Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 220 - Año V - 7 de septiembre de 1997
Director: José María Gil


Portada

Con la Virgen de Guadalupe, por Extremadura

(Fotografía: procesión de la imagen de la Virgen por las calles de la Puebla de Guadalupe, en la provincia de Cáceres, comunidad autónoma de Extremadura)

Escritos episcopales

Día de Guadalupe, Día de Extremadura

Mensaje de los Obispos de la Provincia Eclesiástica

Queridos hermanos: Con la fiesta mariana del 8 de septiembre vuelve a vivir nuestro pueblo su gran encuentro filial y fraterno, en torno a Santa María de Guadalupe, ya sea con la presencia física en su Santuario-Monasterio, o con el corazón a sus plantas. Todos en la Casa grande de la Madre bendita, borradas nuestras diferencias por la fe común y el amor compartido.
¡Oh, si siempre fuera así! Pero deber nuestro es obtener el máximo rendimiento moral, la mejor cosecha cristiana de estas fiestas anuales. Son muchos los extremeños que viven con singular fervor ese acontecimiento de gracia. Díganlo, si no, los miles de peregrinos que acuden a pie enjuto, en caminatas diurnas y nocturnas de decenas y aún centenas de kilómetros, hasta la santa colina de las Villuercas. ¿Hay algo más bello y conmovedor que aquel salón de acogida, en la planta baja del Monasterio, donde se suceden, noche y día, los turnos de abnegados voluntarios para lavar los pies de los peregrinos?
Estos y aquellos representan lo más puro de nuestro pueblo, los unos con la fe ardiente y la austeridad sacrificada del peregrino, los otros, rememorando a Jesús, en la Cena, postrados a los pies de los hermanos. Son las dos dimensiones esenciales del ser y del actuar cristiano que, cuando se viven en ocasiones singulares, pero, sobre todo en la existencia de cada día, escalan, paso a paso, altos niveles de santidad. Tanto más si están empapadas de fervor mariano, e inspiran su modelo espiritual en la figura de nuestra Señora.
Tenerla y sentirla como Patrona nos impulsa a la imitación humilde de la Virgen fiel, de la llena de gracia, de la bendita entre las mujeres, de la madre del Señor y de los hombres, vida, dulzura y esperanza nuestra. Invocarla y servirla en su título entrañable de Guadalupe, nos remite a nuestra ascendencia cristiana y mariana de siglos, desde que a través de su imagen morena, rescatada en la Edad Media por Gil Cordero, ella dispensa sus gracias sobre los hijos de nuestro pueblo y de cuantos la invocan con amor dentro y fuera de los confines de España.

Un foco de fe y de cultura

Guadalupe es un título y una devoción de inmenso renombre, sobre todo en tierras americanas, donde los hijos de Extremadura llevaron la fe cristiana y la devoción mariana, precisamente con esta denominación. Por algo, centenares de pueblos y ciudades, en los dos hemisferios de América, llevan todavía el nombre bendito de Guadalupe. Para nosotros este patronazgo es una garantía de la protección de María, pero a la vez un estímulo constante a imitar sus virtudes y traducir en nuestras vidas el mensaje del Santuario-Monasterio, donde resonaron siempre las alabanzas divinas, y fueron también acogidos, con singular amor evangélico, los pobres y los enfermos. ¡Qué bien, si siempre fuera ése, o al menos lo más posible, el rostro y el talante de los cristianos de Extremadura!
Lo dicho hasta aquí se refiere, es cierto, al patronazgo estrictamente religioso de Santa María de Guadalupe sobre esta región. Junto a eso, la irradiación cultural y social, hacia dentro y hacia fuera de nuestras fronteras, de esa tradición mariana y del conjunto monumental que la representa en las Villuercas, suponen para nosotros un ascendiente de nobleza y de unidad, un patrimonio común de todo nuestro pueblo. A lo que se suma el misterioso poder de convocatoria y de concordia que tiene para los extremeños el nombre y el significado de Guadalupe.
De esto no hay que concluir que aquellos de nuestros paisanos que no compartan, por su libre opción, la devoción mariana o la misma fe cristiana, no son tan extremeños como los demás, y, menos, que estén excluídos por la Virgen de su amor y de su protección. Pensamos, desde luego, que serán muy pocos en Extremadura quienes, por uno u otro título, no contemplen con simpatía a Guadalupe, como un punto de convergencia, histórica y actual, del pueblo extremeño en su conjunto.
Así lo vieron, con votación cualificada, los legisladores del Parlamento autonómico, al votar la Ley 4/85, en cuyo título III se declaraba el día 8 de septiembre, fiesta de la Virgen de Guadalupe, como el "Día de Extremadura". Esta vinculación afectiva y emblemática de las dos celebraciones ha cobrado entre nosotros carta de naturaleza durante los doce años transcurridos desde entonces.

Con la Virgen, por Extremadura

Es, pues, la misma devoción a la Virgen de Guadalupe la que nos impulsa al servicio comprometido de este pueblo suyo y nuestro. Si el amor a Extremadura nos remite con naturalidad a su Santuario, también el que profesamos a la Virgen morena habrá de redundar a su vez sobre nuestra tierra y su comunidad. De ahí que nos sintamos obligados, como Pastores de la Iglesia en este marco geográfico y humano, a sumar nuestra voz a las muchas que resuenan en esta fecha, en las plazas y los recintos públicos, con ocasión del Día de Extremadura.
Hace pocos meses los Obispos de la Provincia Eclesiástica dirigimos un mensaje pascual a las comunidades cristianas y a todo el pueblo extremeño, convocando a los miembros de la comunidad a un empeño bien concertado de autosuperación y de progreso integral, tomando por referencia la energía, la vitalidad y la esperanza que irradian del misterio de la Resurrección de Cristo. Os convocábamos entonces a levantar el ánimo, autoridades y pueblo, en un empeño superador de diferencias, en solidaridad compartida entre nosotros y con otros pueblos, de dentro y de fuera de España.
¿A qué podemos aspirar todos en el Día de Extremadura sino a mejorarla y engrandecerla? Si no queremos quedarnos en vagos halagos y en palabrería, hemos de fijar los ojos en las graves carencias, lacras penosas, asignaturas pendientes: el paro, la pobreza y la marginación; el alcoholismo de mayores y de jóvenes, que minan nuestra fortaleza como pueblo y amenazan nuestro futuro; las quiebras matrimoniales y familiares, el materialismo ambiente, la cultura del vacío.
Los pastores de la Iglesia, las autoridades a todos los niveles, los padres y los educadores, estamos ante el reto de un saneamiento moral, de una implantación de valores en el tejido profundo de nuestra sociedad. Mirando a lo más nuestro, a las comunidades cristianas, pedimos a los creyentes que saquen y practiquen las consecuencias sociales de nuestra fe. Ofrezcámosle a María en su fiesta nuestros empeños de mejora; brindémosle al Pueblo extremeño, en su Jornada-97, nuestro compromiso solidario de caminar con él.

+ Antonio Montero, Arzobispo de Mérida-Badajoz
+ Ciriaco Benavente, Obispo de Coria-Cáceres
+ Carlos López, Obispo de Plasencia

Centrales

Festividad de Nuestra Señora de Guadalupe, siglos de tradición y fe en el pueblo extremeño

Nuestra Señora de Guadalupe recibe desde antiguo el homenaje de devoción y culto de España, América, Filipinas y otras partes del mundo. Su nombre es glorioso en nuestra historia, como ningún otro en la cultura y patrimonio espiritual de Extremadura.
El padre Diego de Écija, monje jerónimo de Guadalupe durante los años 1467-1534, y cronista del monasterio desde 1514, recoge en su historia las afirmaciones de los padres más antiguos de la casa y describe con bastante claridad los orígenes del templo. Narra que hubo tres fases en la construcción del monasterio: la ermita primitiva fue construida en los últimos años del siglo XIII o principios del XIV, cuando se apareció la Virgen al pastor Gil Cordero y fue encontrada su imagen. Cuando Alfonso XI en su primera visita a Guadalupe hacia 1330 contempló esta pequeña iglesia en estado ruinoso, mandó ensancharla, le otorgó varios beneficios y ordenó edificar en sus alrededores hospitales y albergues para peregrinos. Y por último, el templo gótico actual fue engrandecido suntuosamente después de ganar Alfonso XI la batalla del Salado y fue entregado a los padres jerónimos.
Es pues, desde hace ya muchos siglos, la festividad de nuestra Señora de Guadalupe en el mes de septiembre fecha gloriosa en nuestra historia, día de alabanza, de acción de gracias y del gran encuentro filial y fraterno de toda la extirpe extremeña en torno a la Virgen. Pero, pero como nos recuerdan hoy en la tercera página nuestros obispos, esta celebración no debe quedarse en pura fiesta o romería, debemos obtener de ella el "máximo rendimiento moral y la mejor cosecha cristiana".

Guadalupe-97

Numerosos son los actos que han sido programados para festejar este año a la patrona de Extremadura en el día de su festividad que, por su arraigo popular y por la dimensión cultural e histórica que tiene, se celebra también en nuestra región el Día de Extremadura, por decisión acertada de nuestra Comunidad Autonómica.
Empezaron los actos especiales el pasado 30 de agosto con un pregón de exaltación guadalupense pronunciado por don Teresiano Rodríguez Núñez, director del diario Hoy. El día 31 comenzaron dos solemnes novenarios- matutino y vespertino- y las concelebraciones eucarísticas, con vísperas marianas que han sido presididas y en las que han predicado monseñor Amigo Vallejo, arzobispo de Sevilla; don Juan José Asenjo, obispo auxiliar de Toledo; don Guillermo Cerrato, ministro de la Provincia Bética Franciscana y los obispos de nuestra diócesis, don Carlos López, obispo de Plasencia, don Ciriaco Benavente, de Cáceres y el arzobispo de Mérida-Badajoz, monseñor Montero.
Los actos concluirán mañana lunes con la fiesta popular de Nuestra Señora de Guadalupe y comenzaran con un rosario cantado a las 7,30 de la mañana y la solemne Eucaristía concelebrada a las 11, presidida por el arzobispo de Toledo y Primado de España, monseñor Álvarez Martínez. La procesión de la Virgen por el templo basilical y el claustro mudéjar se celebrara a las 12,30. En todas las celebraciones, ha intervenido la Coral Santa María de Guadalupe.

Balance positivo de la participación de los jóvenes pacenses en las XII Jornadas Mundiales de París

"Construyamos una civilización del amor y de la reconciliación", pidió el Papa en la misa de clausura

¿París, un milagro? Parece imposible explicar de otra manera lo acontecido en el mes de agosto en la capital francesa, con motivo de la celebración de las XII Jornadas Mundiales de la Juventud, en sus calles, sus plazas y sus parques, transformados por más de un millón de jóvenes peregrinos en un gigantesco templo donde se celebró al Dios de la Vida y la Esperanza. Durante siete días París ha sido símbolo de la "novedad" del Evangelio, vivido de manera sobria y gozosa por los jóvenes.
Ese ha sido el balance positivo en que coinciden los casi doscientos jóvenes de nuestra diócesis que allí han participado, entre ellos los que acudían en el grupo del Secretariado de Pastoral Juvenil y en el de Misión Joven de la parroquia de La Haba, coordinado también por el mencionado secretariado, cuyo director diocesano, D. Antonio Becerra, ha hecho llegar a nuestra revista algunas de las impresiones de los participantes, en las que, entre otras cosas, estos señalan que"se han sentido más Iglesia y saben que en ella no están solos. Hacen también el propósito de reafirmar su fe y ser personas más orantes y solidarias, viviendo la fe desde la acción, sabiendo que el cristianismo no es monotonía ni aburrimiento, sino alegría y júbilo".
Lo mismo afirman los integrantes del grupo Misión-Joven: "Dios nos ha premiado con estas jornadas llenas de su mensaje, que nos ha llegado a a través de las oraciones en grupo, catequesis, celebraciones, etc.... El Papa nos ha dicho con su presencia que no hay barreras para anunciar a Jesucristo. Ahora, en el "cada día" queremos nosotros ir viviendo todas estas hondas experiencias experimentadas en París".
Efectivamente, el Papa Juan Pablo II que tuvo su primer encuentro con los jóvenes el día 22 de agosto, les dijo en la misa del domingo 24: "Queridos jóvenes, vuestra jornada no termina aquí... Ahora id al frente. Avanzad por los caminos del mundo, por los senderos de humanidad. Construyamos una civilización del amor y de la reconciliación".
La larga y gozosa jornada de ese día, momento central de las XII Jornadas, comenzó en realidad el sábado por la tarde, cuando los peregrinos fueron llegando al campo hípico de Longchamps, antigua sede de una famosa abadía benedictina destruida durante la Revolución Francesa. Un mar interminable de luz formado por velas sostenidas por un millón de jóvenes dio la bienvenida al Papa. La vigilia se inició con la ceremonia bautismal de diez jóvenes, dos de cada continente. El Santo Padre recordó en su alocución el diálogo entre el Señor Jesús y Nicodemo, donde el Salvador explica la necesidad de un nuevo nacimiento. "Habéis sido llamados, elegidos por Cristo para vivir en la libertad de los Hijos de Dios y habéis sido también confirmados en vuestra vocación bautismal".
También recordó las difíciles opciones que deben realizar los jóvenes cristianos. La renovación moral no viene fácilmente, debiéndose pagar algunas veces "precios heróicos por las opciones opuestas a los comportamientos del mundo", manifestó el Papa Juan Pablo II, quien compartió con los jóvenes tres horas de cánticos, oraciones y testimonios.
Al día siguiente, a las seis de la mañana, un coro de religiosas benedictinas que entonaban los cánticos gregorianos de las laudes, despertó a los peregrinos. Ni el cansancio de la vigilia ni el calor opresivo habían mermado la alegría de los jóvenes que habían pasado la noche en el hipódromo.
Mientras tanto, se seguían sumando más peregrinos -unos trecientos mil- que debieron ser acomodados fuera del recinto de Longchamps, donde se habilitó equipo de sonido de emergencia.
El Papa celebró la misa de clausura de las Jornadas en un marco impresionante. Flanqueado por 500 centenares de obispos y 5.000 sacerdotes manifestó en la homilía: "Sólo la adhesión a la fe da la felicidad, incluso si la fe impone una conducta moral exigente que choca con el mundo actual". También los invitó al apostolado y "a recorrer los senderos de la humanidad" testimoniando a Cristo.

Santa Teresa de Lisieux, doctora de la Iglesia

Durante el rezo del Ángelus, al final de la misa, Juan Pablo II anunció que proclamará como "Doctora de la Iglesia" a Santa Teresa de Lisieux, más conocida como Santa Teresita del Niño Jesús. El acto de proclamación tendrá lugar el próximo 19 de octubre en Roma, día que la Iglesia celebra la Jornada de las Misiones, de las que la santa de Lisieux es patrona. Santa Teresita acompañará como "doctora" a Santa Teresa de Ávila y S. Catalina de Siena.
El Papa se despidió en diversos idiomas. A los jóvenes de lengua española les dijo "que sigan floreciendo entre vosotros numerosas formas de compromiso en favor de la Iglesia y de la humanidad". También invitó a todos los jóvenes a las próximas Jornadas Mundiales de la Juventud que serán en Roma con motivo del Jubileo del Año 2000.

París bien valió el cansancio...

¡La caña...!: más de un millón de personas reunidas para alabar a un mismo Dios. Distintas culturas, distintos idiomas, pero igual amor de hermanos. Ni un sólo mal gesto, todo amabilidad y confianza. Ha sido una demostración a la maltrecha sociedad que nos ha tocado vivir de que los jóvenes no sólo somos el futuro sino ya el presente. Ni los franceses pudieron organizar plenamente en París la concentración de jóvenes cristianos que se les venía encima. Triplicamos las previsiones y todo ello sin altercados, para que todo el mundo se diera cuenta de la paz que nos da a todos el Espíritu. Ahora toca demostrar estas vivencias en la realidad social. Hemos salido del sueño de Dios y de la alegría compartida para que el resto de los jóvenes de nuestros pueblos lo vean y sientan nuestra fe fortalecida.
Es de desear que esta experiencia personal vivida en París nos sirva para cambiar la rutina semanal, sea un fuerte impulso para que no nos contentemos con sólo ir el domingo a misa porque sí... Estaremos deseando vivirla, participando en todos nuestros hechos de Dios con alegría, recordando el cansancio y el calor sufridos, sabiendo que todo es un regalo para vivir con fe. Y pese al mencionado cansancio sentido en los encuentros junto a los demás jóvenes, con calor, sudor, las comidas y el poco dormir, ¿quién abandonó?, ¿quién dijo que no al Papa?: Nadie. ¿Quién no se emocionó?...
¡Llevemos esta alegría a nuestras familias y amigos! Ahora el objetivo es multiplicar el grupo; que nos animemos nosotros para atraer a los alejados hasta volver a Roma en el 2000. Al igual que los apóstoles somos los discípulos de la luz de Cristo, cada uno en su lugar de vida ¡Compartámosla!
Grupo de jóvenes de Arroyo de San Serván

Noticiario diocesano

Más de 2.000 personas participarán la próxima semana en el Congreso de Pastoral Evangelizadora

Nuestra diócesis envía una delegación presidida por el Arzobispo.
Más de dos mil personas, provenientes de todas las diócesis de España se darán cita durante los días 11 al 14 de septiembre en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid, para participar en el Congreso de Pastoral Evangelizadora que ha sido organizado por la Conferencia Episcopal Española y coordinado por el Comité para el Jubileo del Año 2000.
Los objetivos de este importante encuentro que tienen como lema "Jesucristo, la Buena Noticia", son, según sus organizadores: "Proponer una pastoral misionera gozosa, estimulante y gratificante, fruto de la renovación espiritual de los evangelizadores; analizar los contenidos prioritarios de la evangelización, sus métodos y lenguajes ante los nuevos desafíos culturales y sociales y servir de estímulo para la preparación y celebración del Jubileo del Año 2000 en cada diócesis". El contenido de los diferentes actos del Congreso se encuadra dentro de la preparación para el Tercer Milenio, y tendrá como protagonista a Jesucristo y su mensaje.
Las distintas ponencias estarán a cargo de destacados especialistas, siendo el Arzobispo de Pamplona, monseñor Fernando Sebastián, el encargado de exponer la primera de ellas en la que desarrollará las líneas básicas del Congreso y situará la figura de Jesucristo en el contexto actual de la sociedad española.

Ponencia de nuestra diócesis

Las más de treinta comunicaciones que se han presentado a este Congreso pretenden ser un repaso del camino recorrido por las diócesis españolas en la Nueva Evangelización, entre ellas está la que ha hecho nuestra diócesis con la Catequesis de Adultos. Por otra parte, los talleres previstos sobre distintos campos pastorales como son: medios de comunicación, jóvenes, laicos, relaciones fe-cultura, parroquia, catequesis, liturgia, religiosidad popular, etc quieren ser "nuevas propuestas de carácter práctico y de acciones positivas concretas que concreten y expresen el anuncio de Jesucristo en este fin de siglo y comienzo del Tercer Milenio".
La dimensión cultural y artística de la fe en Jesucristo también estará presente en este encuentro y está prevista una exposición de arte sacro sobre Cristo, en la que colaborarán todas las diócesis españolas. Además, durante la celebración del Congreso, el Auditorio Nacional acogerá un concierto sobre la figura de Jesús, a cargo de la Orquesta y Coro Nacional de España bajo la dirección de García Navarro.
La representación de la diócesis de Mérida-Badajoz en el Congreso de Pastoral Evangelizadora estará , según el cupo asignado, compuesta de 25 personas, presididas por el Arzobispo don Antonio Montero, y de la que forman parte, entre otros, el vicario general, los vicarios episcopales, delegados diocesanos, miembros de secretariados, religiosos y religiosas, y seglares responsables de distintos campos de la pastoral diocesana.

Un nutrido grupo de jóvenes toman parte en un campo de trabajo en Sancti-Spíritu, Risco y Garlitos

Un grupo de 41 jóvenes entre 16 y 19 años procedentes de nuestra comunidad autónoma y de otros puntos de España, han participado, durante diez días del mes de julio, en el campo de trabajo que han organizado las carmelitas de Vedruna en los pueblos pacenses de Sancti-Spíritu, Risco y Garlitos. Para todos los participantes, según nos ha manifestado una de ellos, Elena Sánchez Durán, esto ha supuesto una experiencia "que no se olvida nunca: un campo de trabajo cuyo objetivo era echar una mano, ayudar en lo que pudiéramos y aprender a vivir con menos en una realidad diferente, en un pueblo pequeño y ver desde el Evangelio qué nos quería decir Jesús desde esta experiencia". El trabajo de los grupos, una vez distribuidos con sus monitores entre los diferentes pueblos, consistía en poder llegar a todas las personas, y para eso se realizaban actividades a todos los niveles. Con los más pequeños, entre 3 y 13 años, se hacían juegos, teatros, canciones...Con los jóvenes se realizaban marchas, fiestas y conversaciones de carácter formativo. Con las personas ancianas las actividades fueron más de escucha, visitas y ayuda en sus domicilios.
Dentro de cada grupo también se realizaban reuniónes de carácter formativo e informativo y, a medida que pasaban los días, se iban formando lazos de amistad entre los jóvenes participantes y los habitantes de los diferentes pueblos.

María Luisa Llorente Marzal, nueva Directora General de la Institución "Hogar de Nazaret"

La Institución Hogar de Nazaret, fundada hace más de sesenta años por el sacerdote don Luis Zambrano, en su VI Asamblea General, celebrada el pasado mes de agosto, ha elegido a doña María Llorente Marzal como Directora General, siendo la segunda persona en ocupar dicho cargo.
La primera directora fue doña María Gragera, también la primera persona consagrada en el año 1935 y sobre quien el fundador, don Luis Zambrano, puso toda la responsabilidad de la nueva Institución y ella, con una entrega sin límites, contagió, en aquellos difíciles años, su entusiasmo a aquel incipiente grupo. Ha sido también, como brazo derecho del fundador, la impulsora de las grandes iniciativas en todos los ámbitos que ha llegado a alcanzar el Hogar de Nazaret. En esta Asamblea General, doña María ha sido nombrada Directora General Honoraria, con una presencia enriquecedora dada su capacidad y experiencia.
La nueva directora está consagrada a la Institución desde el año 1949 y es una experta conocedora de la misma, a la que se ha dedicado plenamente desde el Colegio Menor de Santa Teresa de Badajoz. Tiene a su cargo el archivo de los escritos de don Luis Zambrano y ha sido hasta ahora Secretaria General del Hogar de Nazaret. La Asamblea ha elegido también a las cinco consejeras de la nueva directora: María Vera, María José Antúnez, Dolores Muñoz, Segunda Sánchez y Purificación Sáenz.

María Auxiliadora une a Mérida con la comunidad del "Dos de Mayo", de Leymebamba (Perú)

Esta parroquia es atendida por sacerdotes extremeños

Se ha recibido en la comunidad del Dos de Mayo, próxima a Leymebamba (Perú), una imagen de María Auxiliadora donada por la asociación emeritense de dicha advocación. Esta imagen se ubicará en el nuevo templo que se inaugurará próximamente en el Dos de Mayo,, el cual ha sido erigido en gran parte con el trabajo de los católicos de esta comunidad. No ha sido tarea fácil ya que los habitantes de esta población son en su mayoría sabatistas y adventistas y el número de católicos es reducido.
El padre Diego Isidoro García, sacerdote emeritense que marchó de misionero a Perú el mes de marzo de 1996 y que está destinado en la parroquia de Leymebamba junto al sacerdote de Talavera la Real, don José Ardila, agradece a la Asociación de María Auxiliadora de Mérida esta donación y los sentimientos de amistad y cariño que en ella se encierra.
Al mismo tiempo, don Diego Isidoro agradece a sus antiguas comunidades de Entrín Bajo, Cortegana, Colegio Santa Ana de Almendralejo y a sus paisanos de Mérida la ayuda constante y eficaz que brindan a la parroquia de Leymebamba, una de las comunidades en las que se hace visible los lazos de cooperación que la diócesis de Mérida-Badajoz tiene con otras iglesias.

Clausurado el centenario de Santa Teresa Jornet, fundadora de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados

El pasado 26 de agosto se cumplió el centenario de la muerte de Santa Teresa Jornet e Ibars, que fundó el 3 de octubre de 1872, junto al sacerdote don Saturnino López Novoa, la Congregación de Hermanas de los Ancianos Desamparados y que es patrona de los ancianos.
En la actualidad las Hermanitas son 2.715 y cuentan con 213 Casas en 17 naciones de Europa, América y África. En Maputo (Mozambique) están desde el 15 de noviembre de 1994. En sus hogares atienden a 28.150 ancianos. En España tienen 136 Casas.
En la provincia de Badajoz las Hermanitas de los Ancianos Desamparados tienen en la actualidad seis casas: en Badajoz, Azuaga, Don Benito, la Fuente, Fregenal de la Sierra y Mérida.
En la de Badajoz , los ancianos son atendidos por por 16 religiosas que para celebrar este centenario organizaron una novena y el día 26 por la mañana una solemne Eucaristía cantada por el coro de la residencia, concelebrada por 13 sacerdotes y presidida por don Antonio Muñoz Aldana, vicario de Culto y Espiritualidad. Por la tarde organizaron una merienda cena con verbena a la que asistieron todos los ancianos de la casa -que recibieron un regalo-, sus familiares y el voluntariado que ayuda a las Hermanitas.
Teresa Jornet nació en Aytona, provincia de Lérida en una familia de sencillos labradores. Estudia Magisterio y ejerce esta profesión, descubriendo en su camino docente los proyectos fundacionales del sacerdote don Saturnino López en favor de los ancianos. Teresa acoge la idea como inspiración de lo alto y será el instrumento que la hará realidad. Pronto se las reclamará en tierras del Turia y a Valencia se van para comenzar su misión apostólica en servicio de los ancianos. Junto a la Virgen de los Desamparados florecerá la Congregación que tanto frutos de servicio está dando en favor de los ancianos.

Un grupo de jóvenes de la provincia de Badajoz participó en el encuentro de Taizé'97

Del 3 al 10 de agosto el Secretariado Diocesana de Ecumenismo ha realizado, como todos los años, un viaje a Francia participando en los encuentros semanales de oración y reflexión bíblica que la comunidad de Taizé organiza para jóvenes y adultos. Este año, en medio de una gran afluencia de jóvenes, trece mil en total, se ha tratado el tema "De la duda a la claridad de la reconciliación ", una propuesta de comunión desde donde es posible vivir la acogida y la misericordia . Todo ésto es una llamada a todos y especialmente a los jóvenes a vivir la reconciliación de cara al año 2000. En la carta del hermano Roger se indicaba , parafraseando a S. Agustín , que era importante "Amar diciéndolo con la vida donde el elemento más importante es el perdón..."

Un encuentro para jóvenes

Los jóvenes son en Taizé una realidad importante por ello se organizan estos encuentros ecuménicos porque "junto a los jóvenes nunca nos olvidamos de que Cristo es ante todo comunión ".
Como siempre estas jornadas han revitalizado en unos y despertado en otros un compromiso sencillo con su realidad más inmediata.
De nuestra diócesis han participado jóvenes de Azuaga, Badajoz, Granja de Torrehermosa, Los Santos de Maimona, Olivenza, Zarza de Alange y Zafra. Gracias a los párrocos de estos pueblos, algunos de sus catequistas y jóvenes de posconfirmación, han podido experimentar esa maravillosa experiencia de oración y de encuentro ecuménico por el que se puede comprobar que la Iglesia de Cristo no se queda encerrada en los cuatro puntos de la región sino que es más amplia.
El autobús de nuestra diócesis acogió también a algunos jóvenes procedentes de Sevilla, Salamanca, Toledo y Madrid.
Faustino Lobato

Mirada a nuestro tiempo

Apuntarse a catequesis

Aunque parece la vuelta a la rutina de cada año, el comienzo de curso es una toma de conciencia colectiva para la sociedad: en la vuelta a lo de siempre muchas veces se hace una valoración de nuestra actividad cotidiana.
En concreto, la catequesis es una acción habitual de la Iglesia que exige cada año una decisión, de participar o no en ella, por parte de todos sus actores.
Los catequistas tienen que poner en juego su madurez cristiana para asumir, en las mejores condiciones, este servicio que les pide la comunidad a la que pertenecen. Llamados por los responsables de las parroquias, y por el mismo Espíritu Santo, han de decidirse por esta acción y han de comprometerse a ser testigos creíbles de la fe de la Iglesia a lo largo de todo el curso.
Los padres han de renovar la palabra que dieron en el Bautismo de sus hijos, de educarlos en la fe y de iniciarlos en la vida cristiana, dejándose acompañar en esta tarea por la parroquia.
Los jóvenes han de preguntarse si quieren seguir cuidando y enriqueciendo su identidad cristiana desde los valores del Evangelio.
Los adultos, que son los principales destinatarios de la catequesis, han de tomar la decisión de actualizar, renovar y profundizar su fe, acompañados en grupo por otros cristianos.
En definitiva, todos hemos de apuntarnos a esa oferta básica y necesaria de la Iglesia, que es la catequesis.
Amadeo Rodríguez

Página litúrgica

Celebramos el XXIII Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios:

Libro del profeta Isaías 35, 4-7a

Decid a los cobardes de corazón: sed fuertes, no temáis. Mirad a vuestro Dios, que trae el desquite, viene en persona, resarcirá y os salvará.
Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará.
Porque han brotado aguas en el desierto, torrentes en la estepa, el páramo será un estanque, lo reseco un manantial.

Salmo 145, 6b-7. 8-9a. 9bc-10

R.Alaba, alma mía, al Señor(o Aleluya)
Alaba, alma mía, al Señor:
Que mantiene su fidelidad perpetuamente
que hace justicia a los oprimidos,
que da pan a los hambrientos.
El Señor liberta a los cautivos.
El Señor abre los ojos al ciego,
el Señor endereza a los que ya se doblan,
el Señor ama a los justos,
el Señor guarda a los peregrinos.

Carta del apóstol Santiago 2, 1-5

Hermanos: no juntéis la fe en nuestro Señor Jesucristo glorioso con la acepción de personas. Por ejemplo: llegan dos hombres a la reunión litúrgica. Uno va bien vestido y hasta con anillos en los dedos; el otro es un pobre andrajoso.
Veis al bien vestido y le decís:
- Por favor siéntate aquí, en el puesto reservado.
Al otro, en cambio:
- Estáte ahí de pie o siéntate en el suelo.
Si hacéis eso, ¿no sois inconsecuentes y juzgáis con criterios malos?
Queridos hermanos, escuchad: ¿Acaso no ha elegido Dios a los pobres del mundo para hacerlos ricos en la fe y herederos del Reino, que prometió a los que le aman?

Evangelio según san Mateo 7, 31-37

En aquel tiempo, dejando Jesús el territorio de Tiro, pasó por Sidón, camino del lago de Galilea, atravesando la Decápolis. Y le presentaron a un sordo, que, además, no podía hablar; y le piden que le imponga las manos.
Él, apartándolo de la gente a un lado, le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua. Y mirando al cielo, suspiró y le dijo:
- Efetá. (Esto es: Ábrete)
Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba sin dificultad.
Él les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos. Y en el colmo del asombro, decían:
- Todo lo ha hecho bien: hace oir a los sordos y hablar a los mudos.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

8, lunes: Mi 5, 1-4a; Mt 1, 1-16, 18-23.
9, martes: Col 2, 6-15; Lc 6, 12-19.
10, miércoles: Col 3, 1-11;Lc 6, 20-26.
11 jueves: Col 3, 12-17; Lc 6, 27-38.
12, viernes: 1Tm 1, 1-2, 12-14; Lc 6, 39-42.
13, sábado: 1Tm 1, 15-17; Lc 6, 43-49.
14, domingo: Nm 21, 4b-9; Flp 2, 6-11; Jn 3, 13-17.

Comentario litúrgico

Le tocó la lengua...

Con mucho sentido, la lectura evangélica describe el encuentro de Cristo con el sordomudo con estas palabras: "Él, apartándolo de la gente a un lado, le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua".
Ciertamente Jesús hizo muchos milagros con sólo el poder de su palabra, pero en este caso prefirió hacerlo plásticamente, es decir, con gestos que indican que el milagro se produce porque se origina en un encuentro tan personal entre Él y el enfermo que llega hasta el contacto físico.
Los historiadores de la liturgia ven en estos gestos de contacto una reminiscencia de los gestos sacramentales previos al bautismo. Efectivamente, el sacerdote tocaba los oídos y los labios del niño pronunciando la palabra ritual "Efetá", esto es, "Ábrete".
Profundizando un poco más, podemos ver en los gestos de Jesús como una prolongación del misterio de la encarnación del Verbo. Efectivamente, en la encarnación se produjo el gran encuentro entre Dios y el hombre. La divinidad llegó a tocar, con toda sus consecuencias, a la humanidad y tan determinante fue este momento que la salvación sólo se realizará si entre Cristo resucitado y el hombre se repite el gesto encarnatorio y el hombre queda tocado por Cristo.
Signos sensibles de estos encuentros, por los que Cristo resucitado puede "tocar" al hombre y salvarlo, son la Palabra y los Sacramentos. Por parte del hombre, lo que hace posible que él también pueda "tocar" al Resucitado es la fe.
Participemos en la Eucaristía actualizando nuestra fe para que por medio de ella se produzca ese encuentro íntimo con Él, que tan bien define el verbo "tocar".
Antonio Luis Martínez

Santoral

4 de septiembre: Beato Antonio Chevrier (1826-1879)

Nació en la francesa Lyón y fue ordenado sacerdote en 1856 a sus 30 años. Era coadjutor de una parroquia de su ciudad cuando el Ródano inundó gran parte de la hermosa población. Antonio se deshace en el socorro de las numerosas víctimas, con riesgo repetido y cierto de su vida. Es lo que él mismo llamará siempre su "conversión" de 1862.
Desde entonces decide dedicarse enteramente al mundo obrero: contempla cómo han quedado los barrios periféricos de Lyón, la escasez total de medios y las carencias culturales, humanas y cristianas que allí se padecen. Todo esto le lleva a comprar un salón de baile, llamado "El Prado", para la instrucción de la juventud obrera: "Si los obreros no vienen a la Iglesia, iremos nosotros a buscarlos".
La sociedad de sacerdotes del Prado está extendida hoy por 34 países, trabajando en la periferia de los núcleos urbanos obreros.
Si todos los cristianos hubieran poseído el espíritu del padre Chevrier, amigo del cura de Ars, hoy no tendríamos el problema de esos que llamamos "los alejados". Quizá repetir su paciente creatividad ayude a paliar el problema. Sobre todo, si la creatividad nace, como la suya, no de un interés por la presencia sociológica de la Iglesia, sino del más puro amor evangélico.
Manuel Amezcua

Santos de la semana

8, lunes: Natividad de la Stma. Virgen. Ntra.Sra. del Coro, Diómedes.
9, martes: Ntra.Sra. de los Remedios, Ntra.Sra. de Aránzazu, María de la Cabeza.
10, miércoles: Nemesio, Nicolás, Pulqueria, Verano, Cándida.
11, jueves: Ntra.Sra. de la Cueva, Domingo de Silos, Dídimo.
12, viernes: Ntra.Sra. de la Salud, Sta. Mar’a de Valvanera, Autónomo, Inés.
13, sábado: Juan Crisóstomo, Virgen de la Fuensanta, Julián, Eugenia.
14, domingo: Exaltación de la Santa Cruz. Alberto, Materno.

Contraportada

Fray Luis Blanco: "Tenemos en proyecto hacer un centro de espiritualidad en Guadalupe"

Pocos lugares son tan privilegiados en Extremadura para tomar el pulso a la religiosidad de los extremeños como lo es el Monasterio de Guadalupe. Allí están las raíces más profundas de nuestra identidad como pueblo, de la que forma parte consustancial su impronta religiosa.
Por eso nadie mejor que su actual "guardián" -así llaman los franciscanos a los superiores de sus conventos- de esta casa común de los extremeños, el P. Luis Blanco Arias, para hablarnos, con motivo de la fiesta del 8 de septiembre, de la fe mariana de los peregrinos que allí acuden con sus problemas y acciones de gracias a invocar la secular protección de Santa María de Guadalupe.
Sin merma de la importancia histórica y artística del Real Monasterio, Fray Luis Blanco destaca en esta entrevista el papel espiritual de Guadalupe y apunta la posible creación, en un futuro próximo, de un centro de espiritualidad que potencie aun más esta dimensión tan necesaria para las personas y los pueblos.
-¿Cómo describiría usted la devoción mariana del pueblo extremeño?
-En Guadalupe es donde realmente se observa la profundidad de la fe mariana del pueblo extremeño. Es gratificante ver cómo los jóvenes se suman a esta devoción recibida de sus padres y abuelos.
- ¿Cómo son los peregrinos que llegan a Guadalupe?
- Hay varios tipos. Por una parte están los que que vienen en grupos organizados, por ejemplo los universitarios de Madrid, Toledo y Córdoba; también ocurre lo mismo con las peregrinaciones procedentes de pueblos de Extremadura, y por otro lado está la gente -jóvenes y familias enteras- que han hecho promesas y vienen aquí. Estas peregrinaciones son ejemplares y, al mismo tiempo, por su emotividad nos estimulan a seguir trabajando en la acogida y atención a los peregrinos. Muchos de ellos llegan de rodillas y cansados. Quieren ver a la Virgen a la que imploran.
Desde hace unos años se viene observando, además, un aumento notable de peregrinaciones de las parroquias extremeñas a Guadalupe, especialmente de la provincia de Badajoz, de donde provienen la mayor parte de los peregrinos, sobre todo de las comarcas de la Serena y de la Siberia.

-Se está haciendo frecuente también el que muchas personas elijan Guadalupe para vivir la Semana Santa....
- Así es y tengo grabada la imagen de las últimas semanas santas que he vivido en Guadalupe y realmente ha habido una gran afluencia de gente que no sólo vienen por turismo, sino mayoritariamente para vivir la liturgia que se celebra en la Basílica. Sé de muchos de estos peregrinos que llegan buscando la tranquilidad y la paz en la oración.
-¿Con este atractivo y significación, no se han planteado ustedes hacer en Guadalupe un centro de espiritualidad?
-Sí y además el Padre Provincial, Fray Guillermo Cerrato, viene insistiendo en ello desde hace tiempo. Tenemos un proyecto para hacer un centro de espiritualidad en Guadalupe, pero nos encontramos con el gran problema de la falta de personal para atenderlo, porque aún nos sentimos insuficientes para la Basílica, las celebraciones litúrgicas y todo lo que lleva consigo este gran complejo histórico-artístico y, sobre todo, santuario mariano de Guadalupe. No obstante, le he dicho al Padre Guillermo que la comunidad franciscana de Guadalupe puede hacer este centro de espiritualidad, pero es necesaria una comunidad aparte que se hiciera cargo de su funcionamiento.

Oferta de espiritualidad

-¿Qué ofrecería ese proyectado centro de espiritualidad?
-Tendría que ser una casa que realmente dé lo que la gente viene buscando: paz, ambiente de oración, acompañamiento o dirección espiritual, posibilidad de hacer ejercicios espirituales, jornadas de retiro, etc. Todo ello tanto para sacerdotes como para religiosos, religiosas y seglares. Son muchos, por ejemplo, los religiosos que vienen pensando que teníamos una hospedería normal de atención al peregrino y se encuentran que lo que nos ha salido es prácticamente un hotel, aunque yo siempre les ofrezco las habitaciones que tenemos en la comunidad reservadas para esos casos. No obstante, este año hemos acogido la celebración, por ejemplo, de tres tandas de cursillos de cristiandad y las semanas franciscanas clarisas...

Presencia franciscana

- La presencia de la Orden Franciscana en Extremadura a lo largo de los siglos ha sido muy importante, Háblenos de la labor que realizan en Guadalupe, donde están desde principios de siglo.
- Efectivamente, tal vez sea Extremadura la región de España donde más raíces tiene el franciscanismo porque fue uno de los territorios en los que más se extendió la Orden Franciscana en los siglos XVI y XVII. En Guadalupe estamos desde 1908 y desde esa fecha, a pesar de la pobreza en número, los franciscanos estamos trabajando por el bien de este Monasterio. Quizá lo más palpable de esta labor sean las mejoras de los edificios del Monasterio y de la Basílica ya que estaban en ruinas muchas de su partes cuando los franciscanos nos hicimos cargo. Pero también hay otra obra además de la artística y cultural: una gran labor pastoral y espiritual que la comunidad franciscana viene llevando a cabo desde el Monasterio y que es la que justifica nuestra presencia en Guadalupe y en la que ponemos todo nuestro empeño al acoger a los fieles que llegan a ver a la Virgen, en el cuidado de las ceremonias litúrgicas y en la dirección espiritual de los peregrinos, sobre todo mediante la atención de los confesionarios donde los fieles se acercan en busca del perdón de Dios y del consejo oportuno. Es ésta una labor maravillosa. Es en el confesonario donde uno se lleva las sorpresas más agradables al ver a personas que, después de años y años de abandono de su vida cristiana, vuelven de nuevo en Guadalupe a la reconciliación con Dios.
-Está cercano el centenario de san Pedro de Alcántara. ¿Hay previsto con este motivo algún acontecimiento en Guadalupe?
- Por tratarse de un santo tan grande, extremeño y franciscano, la Provincia Bética no podía estar al margen de este centenario. En este sentido ya se tienen proyectado varios eventos, entre ellos, al principio de octubre un congreso en Guadalupe para dar a conocer aún más la figura y espiritualidad de san Pedro de Alcántara.
-¿Cuáles son las ilusiones que para Guadalupe tiene puesto pensando en el futuro? -Sueño con hacer el centro de espiritualidad del que hemos hablado, que refuerce el papel de Guadalupe como el centro espiritual de Extremadura y todos los extremeños lo sientan como su casa.
José María Gil


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org