Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 407. 30 de septiembre de 2001

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 


Portada

El Arzobispo convoca una asamblea diocesana

Don Antonio Montero invita a los fieles a reflexionar sobre los retos que se le plantean a la Iglesia de Mérida-Badajoz en el nuevo milenio

El Arzobispo, don Antonio Montero acaba de convocar (ver página 3) una asamblea diocesana a la que invita a participar a todos los fieles de Mérida-Badajoz.

La Asamblea diocesana es una experiencia extraordinaria de vida comunitaria, convocada por el Obispo cuando las circunstancias lo requieren, en la que todos los miembros de una iglesia local buscan juntos y en camino, con la ayuda del Espíritu, y reunidos a través de diversos cauces (grupos y asambleas) y con diversos niveles de participación (parroquial, arciprestal y diocesano), cómo quiere hoy el Señor que realicemos la misión que nos ha encomendado de anunciar la buena nueva de la salvación.

El objetivo de la Asamblea es actualizar el Sínodo del año 92, reflexionando sobre los retos que se le plantean a la Iglesia diocesana en este nuevo milenio que acabamos de estrenar.

La Asamblea diocesana tendrá dos grandes acentos: la misión y la contemplación.


Editorial

El trabajo y el acoso

Un estudio de la Universidad de Alcalá de Henares ponía de manifiesto recientemente que el 11,4% de los trabajadores españoles soporta acoso moral y sexual por parte de sus compañeros de trabajo. Este porcentaje se nutre principalmente de mujeres separadas y divorciadas, un 41,4% frente a un 18,7% de solteras y un 15,3% de casadas.

Las condiciones laborales de las trabajadoras tienen mucho que ver con estos comportamientos abusivos, que es soportado por el 27,1% de las mujeres que carecen de contrato y el 33% de las trabajadoras que realizan tareas que no les son propias. A estos datos hay que sumar que la tasa de ocupación de las mujeres españolas es la más débil del continente.

Las mujeres, por tanto, tienen mayor dificultad para acceder a un puesto de trabajo, lo hacen en peores condiciones que el hombre, tienen problemas para ascender en la escala directiva y, no pocas veces, se ven acosadas por llevar a cabo una labor que debería dignificarlas como persona.

Visto así el asunto, los sindicatos han pedido reformas legislativas que eviten la indefensión de las trabajadoras acosadas, que en muchos casos abandonan el trabajo antes de denunciar el acoso.

Ante este fenómeno es indudable que cabe protección jurídica, pero no es menos cierto que lo que lleva a estos extremos es un preocupante agotamiento moral.

Es inaceptable desde una conciencia cristiana que las relaciones de autoridad laboral se sustenten en la precariedad del trabajo o la consideración del trabajador como instrumento productivo. Como afirma el Catecismo de la Iglesia Católica (n. 2428) "El valor primordial del trabajo pertenece al hombre mismo, que es su autor y su destinatario. El trabajo es para el hombre y no el hombre para el trabajo".

 


Carta del Arzobispo

Convocatoria de una Asamblea diocesana

Queridos hermanos y hermanas:

1.- Muchos de vosotros estáis ya al tanto de la próxima celebración de una Asamblea diocesana, conmemorativa del X Aniversario del Sínodo pacense de 1992, e impulsora de un nuevo proceso de renovación cristiana, en los umbrales de los nuevos siglo y milenio. A ella os convoco en el nombre del Señor y con buen ánimo, fiado en la gracia de su Espíritu y en la protección de Nuestra Señora, Santa María de Guadalupe.

Partimos de la memoria agradecida de aquel Sínodo, que ha dado rostro de nuestra Iglesia diocesana en el último decenio del siglo XX. En el Sínodo están las raíces de los Planes pastorales de varios trienios, las Catequesis de adultos, las Escuelas de Agentes pastorales, las Obras sociales en favor de los sin techo y los drogodependientes, los grupos de oración, de Liturgia y Visitadores de Enfermos, las publicaciones diocesanas, las emisiones religiosas radiofónicas, y pronto televisivas. Al trienio sinodal de diálogo, oración y aportaciones comunes, se debe en buena parte la renovación de nuestra diócesis a la luz del Concilio Vaticano II.

Otras fuentes

2.- Tampoco puede decirse que el Sínodo lo haya sido todo, porque, en esta década intensa y rica, la Iglesia universal y la diocesana han recibido nuevos dones del Espíritu y se han abierto a nuevas perspectivas. Debido en gran parte a los grandes documentos pontificios sobre los sacerdotes, los laicos y los consagrados; pero sobre todo, al cuatrienio excepcional de preparación y celebración del grandioso Jubileo 2000, que ha conmovido a la Iglesia universal y llevado a millones de fieles a un redescubrimiento personal y ferviente de la Persona de Cristo y del misterio trinitario.

La Conferencia Episcopal, las Iglesias locales de nuestro país y la nuestra en particular participaron en ese proceso con diligencia y creatividad. En nuestra diócesis pacense hemos vivido acontecimientos importantes de desarrollo interno y ensanchamiento eclesial a partir del año 94, con su transformación en Arzobispado de la Provincia eclesiástica extremeña.

3.- La nueva situación ha abierto paso a un incremento de comunicación y comunión con las tres diócesis hermanas, con frutos sobresalientes como el Congreso sobre "La Iglesia en Extremadura ante la Pobreza" (1999) y la vertebración enriquecedora, a nivel regional, de las actividades pastorales en campos muy variados: Enseñanza, Educación, Cáritas, Religiosos, Seminarios, Patrimonio artístico, etc. Otro fruto muy destacado y esperanzador de esta colaboración lo es también el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, con casi un centenar de alumnos laicos de Teología a nivel universitario.

4.- Aunque no todo lo haya hecho el Sínodo, justo es reconocer que tampoco nosotros hemos desarrollado todas sus riquezas, en las 276 Propuestas , aprobadas en el templo de Santa Eulalia de Mérida, el 6 de Junio de 1992. Era, quizá, una ambición demasiado grande asimilar todas las riquezas allí contenidas y hacerlas llegar como alimento al seno de la Comunidad cristiana y a los complejos entramados de la sociedad. Ahora, en la Asamblea podemos evaluar lo realizado y lo pendiente, con voluntad de completar el programa.

Los nuevos retos

5.- De otra parte, el panorama que nos presenta la realidad circundante de la sociedad y de la Iglesia no invita precisamente a sestear. Crecen profusamente a nuestro derredor las malas hierbas del materialismo, del indiferentismo, del consumismo y del vacío moral. Es ese el medioambiente humano de muchos hogares, donde la ausencia de educación y de paciente tutoría de millones de niños y de jóvenes, les deja enredados a muchos en las mallas de un alcoholismo precoz, con una acusada anemia de valores. Las familias causantes o resultantes de estos procesos se rompen y se entremezclan entre sí, y son a menudo escenario de violencia y hasta de muerte entre los cónyuges.

6.- Nuestra Iglesia, entre tanto, procura no vivir en Babia. Queda afectada de contínuo por su entorno social, con frecuencia indiferente o reacio, cuando no hostil a su presencia y su mensaje. Como en la parábola de la cizaña, pero con tintes más obscuros, tenemos la impresión a veces de que es el trigo el que crece entre una fronda de hierbas venenosas. No se llega a tanto, desde luego, en nuestro campo pastoral de Extremadura, pero sí que nos asalta, al interior de las comunidades creyentes, una desazón: ¿Nos hemos situado nosotros con la claridad, el coraje, la unión y la esperanza necesarios, para ser alma de esta sociedad? ¿No es todo esto un reto, un aguijón a nuestro mejoramiento manifiesto, a nuestro compromiso personal y comunitario de vivir y testimoniar la fe?

7.- Volvamos al comienzo. Después del santo Jubileo, ante el reto mundial y local de tantas pobrezas, con las tremendas sacudidas de la globalización, con la guerra antiterrorista, en la búsqueda de un nuevo orden mundial más justo y solidario, ¿puede justificarse hoy una vida vulgar de los cristianos auténticos? ¿Una Iglesia apocada y continuísta, unos pastores ­obispos y presbíteros­ encogidos o ausentes? Todo esto nos empuja, por coherencia personal y por desazón de conciencia, a sumergirnos en la gran corriente de santidad y de misión que brota del Jubileo universal, y que el Santo Padre ha diseñado en su comprometedora encíclica "Novo millennio ineunte".

Asamblea de nuevo cuño

8.- En esas estamos. Para esto os convoco a la Asamblea diocesana en su proceso desde Septiembre de 2001 a Junio de 2002, que tiene por meta recuperar y superar si cabe, el espíritu, el entusiasmo, el clima de amistad y el fervor de conversión, que experimentamos muchos de nosotros durante los tres años del itinerario sinodal, entre 1989-92.

La Asamblea, como ya sabéis y os lo aclararán mejor los documentos de trabajo, no tiene las pretensiones de un sínodo en su rango teológico, jurídico y pastoral. Pero vamos a revivir aquella experiencia en el ambiente familiar de los grupos de trabajo de parroquias u otras comunidades, en los encuentros arciprestales y zonales, y en las sesiones finales, representativas de la diócesis, con métodos semejantes o parecidos, aunque más simplificados, que los del Sínodo del 92.

9.- En vuestras parroquias, comunidades o asociaciones se os indicarán los modos de participar en los grupos de diálogo, reflexión y oración en común. Nada parecido a unas clases particulares o al simple estudio personal para adquirir cultura religiosa. Será una escucha humilde y compartida de la palabra de Dios, una reflexión sobre el mensaje de la Iglesia, una asimilación de los misterios de la fe, para proyectarlos luego en nuestra propia vida, en la comunidad eclesial de pertenencia y en el ambiente humano que nos rodea. Todo ese proceso, que discurrirá en las semanas comprendidas entre Noviembre y Febrero, está pensado "Para caminar con Cristo" y se divide en dos bloques temáticos, uno sobre la Contemplación (vida creyente personal) y el otro sobre la Misión (el testimonio evangélico).

10.- No será ésta una Asamblea que pretenda abarcar toda la vida cristiana, ni tan siquiera un resumen sintético de sus componentes principales. Optamos por dos de sus dimensiones, ambas esenciales y cruzadas entre sí: una es la experiencia de Dios en la oración personal, comunitaria y litúrgica, con un fuerte acento sobre la escucha de la Palabra, la vivencia profunda del Domingo y la contemplación del rostro de Cristo en los pobres; y la otra, es la dimensión testimonial o misionera. Se denomina Pastoral del encuentro y pone especial énfasis en descubrir las huellas de Dios en el mundo y en la sociedad, y plantear las estrategias pastorales de la diócesis y las parroquias desde los signos evangélicos de la luz y del fermento. El acento principal es la recuperación de aquellos bautizados que, por los avatares de la vida, se alejaron de la Iglesia o de la misma fe.

En el nombre del Señor

11.- En el nombre de Cristo, Buen Pastor, os exhorto

­ A los sacerdotes que pastoreáis conmigo la grey del Señor en esta tierra.

­ A los responsables de organismos pastorales y movimientos apostólicos de la Diócesis.

­ A las comunidades de vida consagrada, en la contemplación, la acción caritativa y la vida apostólica.

­ A las y los cristianos laicos de toda edad y condición, que ejercéis vuestro compromiso creyente en las parroquias y en otros ambientes, a que os comprometáis personalmente en este empeño eclesial de la Asamblea Diocesana del 2002 (así será su nombre definitivo) y me ayudéis, por caridad, a conducir al Pueblo de Dios, que peregrina en nuestra Iglesia de Mérida-Badajoz, por caminos de conversión, renovación, comunión, santidad personal y testimonio apostólico, en este tiempo de gracia y esperanza que nos ha tocado vivir. ¡A Cristo Jesús el honor y la gloria!

Os bendice en su nombre,

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida - Badajoz

 


Centrales

La Asamblea diocesana tendrá una estructura similar al Sínodo pacense del año 92

Será una experiencia extraordinaria de vida comunitaria para buscar caminos de evangelización

Don Antonio Montero acaba de convocar una asamblea diocesana que tendrá como misión actualizar el Sínodo diocesano del año 92.

Una asamblea diocesana en su naturaleza y en su estructura es muy semejante a la experiencia sinodal, aunque es temporalmente más breve, con un contenido más selectivo y con unas exigencias jurídicas más abiertas. En cuanto a su obligatoriedad, una vez que el Obispo asume las conclusiones, son de obligado cumplimiento para todos y se convierten en guía de la tarea pastoral en cualquier ámbito de la diócesis.

La Asamblea diocesana es una experiencia extraordinaria de vida comunitaria, convocada por el Obispo cuando las circunstancias lo requieran, en la que todos los miembros de una Iglesia local buscan juntos y en camino, con la ayuda del Espíritu, y reunidos a través de diversos cauces (grupos y asambleas) y con diversos niveles de participación (parroquial, arciprestal y diocesano), cómo quiere hoy el Señor que realicemos la misión que nos ha encomendado de anunciar la buena nueva de la salvación.

¿Por qué ahora?

En concreto, dos son las circunstancias que Don Antonio ve para esta convocatoria: una es el décimo aniversario del Sínodo Pacense de 1992 y la otra el comienzo del nuevo milenio, con los nuevos retos que plantea para la evangelización. 

Es precisamente el décimo aniversario de la celebración del Sínodo Pacense lo que ha sugerido esta posibilidad.

Es verdad que todo no ha sido fruto del Sínodo en la actividad de nuestra diócesis, de nuestros arciprestazgos y parroquias. Otros acontecimientos han enriquecido nuestros proyectos pastorales, como, por ejemplo, el programa de preparación para el Jubileo 2000, presentado por el Papa el Tertio Milennio Adveniente e incluso el Congreso de la Pobreza, celebrado junto a las otras dos diócesis extremeñas. El Sínodo Pacense y estos acontecimientos, han sido los grandes cauces por los que ha corrido la renovación espiritual y pastoral para los cristianos y para las comunidades de Mérida-Badajoz.

Objetivos

La Asamblea diocesana tiene como objetivo orientar pastoralmente el futuro inmediato de nuestra Iglesia diocesana, desde la memoria del Sínodo Pacense y a la luz de la Nueva Evangelización, al comienzo del nuevo milenio. Mira al pasado, a la tradición más remota y más cercana, para abrir nuevos caminos hacia los que orientar la vida espiritual y pastoral con confianza y esperanza.

Se trata de que todos los sectores del Pueblo de Dios y todas las instituciones de la diócesis busquen en común lo que el Señor le pide hoy a nuestra Iglesia y lo que la situación concreta, religiosa y humana, de los hombres y mujeres de nuestra tierra está demandando a los que somos la Iglesia de Jesús al Sur de Extremadura.

Desde los grupos parroquiales, a los equipos de personas que colaboran con el Obispo en su misión y coordinan los diversos secretariados, pasando por los movimientos, asociaciones, hermandades, y, sobre todo, por las comunidades parroquiales, han de compartir esta tarea común: diseñar y crear, bajo la guía del Espíritu,  el futuro pastoral de nuestra Iglesia de Mérida-Badajoz.

¿Para qué la Asamblea?

La asamblea diocesana se hace para caminar en Cristo por la contemplación y la misión. En efecto, la asamblea la hará una Iglesia en marcha que ha optado por la sinodalidad; es decir, por un camino en común, por las responsabilidades compartidas.

La Asamblea se centra en Jesucristo, fuente y camino de la identidad cristiana y eclesial, al que queremos conocer, amar e imitar con el fomento permanente de la santidad.

La asamblea se hace para que nuestras comunidades opten por la contemplación y la misión: dos horizontes de la mirada creyente, que siempre ha de apuntar a Jesucristo y desde él a los hombres nuestros hermanos, a los que se ofrece, con el testimonio y el anuncio, lo que se contempla.

En resumen, la asamblea diocesana se convoca para que nuestra Iglesia de Mérida-Badajoz opte por la contemplación del rostro de Cristo, al que confiesa como sentido de la historia y luz de su camino, y para que todos sus miembros aprendan a reflejarlo en sus vidas y a hacerlo resplandecer por el testimonio y el anuncio.

 

Acentos

Dos son los grandes acentos que se plantean en un clima de responsabilidad compartida: la contemplación y la misión.

La asamblea diocesana quiere promover la contemplación en el cultivo de la experiencia de Dios y el fomento de la santidad para:

- fomentar y estimular la oración personal y comunitaria.

- promover la participación plena consciente y activa en las celebraciones litúrgicas.

- vivir el domingo como día del Señor.

- hacer una lectura creyente de la realidad.

- enriquecer la capacidad para leer e interpretar la Palabra de Dios.

- poder contemplar el rostro de Cristo en los pobres.

- suscitar y desarrollar la experiencia vocacional.

Al mismo tiempo, la asamblea diocesana busca un mayor ardor en la misión para:

- promover una pastoral misionera que abra caminos de encuentro (espacios, lugares y ámbitos) con el prójimo que necesite de nuestro testimonio y de nuestro anuncio: las personas que nos preocupan, nos duelen y nos llenan de alegría.

- descubrir y plantear los criterios y las opciones de una pastoral misionera.

- encontrar caminos concretos con los que testimoniar y comunicar la fe al hombre de hoy.

- discernir qué pasos organizativos hay que dar para llegar a ser una comunidad diocesana significativa y creíble.

 

Juan Pablo II pide a musulmanes y cristianos trabajar juntos por un mundo sin violencia

El Papa visitó Kazajistán y Armenia en el que ha sido su viaje número 95

El Papa Juan Pablo II ha visitado durante el fin de semana pasado y principios de esta semana las repúblicas de Kazajistán y Armenia, en el que ha sido su viaje número 95. El Santo Padre lanzó desde la capital de Kazajistán un dramático llamamiento al mundo para que los atentados contra Estados Unidos no "hagan más profundas las divisiones" y la religión no sea nunca motivo de conflicto.

Al dirigirse, en la plaza de la Madre Patria en Astana, a unas 50.000 personas, de las que tres cuartas partes eran de religión islámica, el pontífice pidió a musulmanes y cristianos elevar una "intensa oración" a Dios por la paz, en estos momentos en los que se prepara la respuesta estadounidense a los salvajes ataques. "Deseo dirigir un sincero llamamiento a todos, cristianos y pertenecientes a otras religiones ­exclamó el Papa al concluir la misa­, a trabajar juntos para construir un mundo sin violencia, un mundo que ama la vida y que avanza en la justicia y en la solidaridad".

En presencia de la máxima autoridad religiosa musulmana, el gran mufti Absattat Derbassalie, y del presidente kazajo, Nursultán Nazarbayev, el obispo de Roma añadió: "No podemos permitir que lo que ha sucedido haga más profundas las divisiones. La religión no puede ser nunca fuente de conflicto". "Desde este lugar, invito tanto a los cristianos como a los musulmanes a elevar una inmensa oración al único y omnipotente Dios, del que todos nosotros somos hijos, para que pueda reinar en el mundo el gran don de la paz", añadió el Santo Padre.

Armenia

El martes, Juan Pablo II continuó su viaje, esta vez por la república de Armenia. Robert Kocharian, presidente de la República, y Karekin II, el Katholikos de la Iglesia Apostólica de Armenia, acogieron cariñosamente al Papa en una visita que aspira a lograr avances en el ecumenismo.

El Santo Padre hizo notar, a su llegada a la capital, Yerevan, que "el pueblo de Armenia fue el primero que abrazó, como nación, la gracia y la verdad del Evangelio de Jesucristo" con el bautizo del rey Tiridates III en el año 301 por San Gregorio 'el Iluminador', un noble convertido al cristianismo al que el rey encerró, por ese motivo, durante trece años en una prisión.

"Vengo como peregrino ­dijo Juan Pablo II­, para celebrar con vosotros el 1.700 aniversario de la proclamación del cristianismo como religión de Armenia". Según la tradición, el Evangelio llegó a estas montañas con los apóstoles Tadeo y Bartolomé. Por eso es una iglesia 'apostólica' y no 'ortodoxa', que se separó de las demás el año 451 al rechazar, por un malentendido lingüístico, los decretos del Concilio de Calcedonia sobre la naturaleza humana de Jesús.

ZENIT

 


Noticiario diocesano

El Encuentro Diocesano de Cofradías reunió a unas 300 personas en Almendralejo

El Vicario General les presentó la Asamblea diocesana

La Iglesia de san Antonio de Almendralejo acogió el pasado domingo el IX Encuentro Diocesano de Hermandades y Cofradías, al que asistieron más de 250 miembros de juntas de gobierno de distintas cofradías de la diócesis.

El Encuentro se iniciaba a las 10,30 con la recepción de los participantes en el conventual de san Antonio, para pasar posteriormente a la iglesia del mismo titular donde tenía lugar la oración y la ponencia, a cargo del Vicario General de la Diócesis, don Amadeo Rodríguez Magro, que presentó a los cofrades la Asamblea diocesana que se iniciará próximamente.

Don Amadeo afirmaba que el objetivo de la asamblea "consistirá en algo tan sencillo, pero a veces tan complicado, como es tomar conciencia de que somos cristianos y de que eso es un regalo de lo alto que se goza cada día y se convierte en una responsabilidad en cada momento y circunstancia de nuestra vida".

El vicario general destacaba que "la asamblea diocesana, estoy seguro, reforzará el sentido de Iglesia de todos cuantos participen en ella y les hará recordar su pertenencia al Pueblo de Dios y su responsabilidad en ese Pueblo".

Don Amadeo Rodríguez les dijo a las cofradías "que sus miembros no pueden perder de vista nunca que lo que hacen es para expresar la fe (confesar a Jesucristo) y anunciar la buena noticia a los hombres y mujeres de nuestros pueblos y ciudades con la sensibilidad de esta época (anunciar a Jesucristo)".

"Las cofradías son Iglesia"

El arzobispo, don Antonio Montero presidió la eucaristía, en la que, entre otras cosas, pidió la oración por los responsables del mundo, tras los atentados de Estados Unidos y aseguró que "las cofradías son Iglesia, no el lugar de encuentro de unos amigos que comparten aficiones . Eso confiere a las cofradías una dignidad, un respeto, pero también una responsabilidad". Don Antonio llamó también al testimonio "en una sociedad secularizada, y en algunos casos, también hostil, como lo estamos viendo".

Tras la eucaristía los asistentes al Encuentro visitaron la parroquia de la Purificación, tuvieron una comida de hermandad e hicieron un recorrido turístico por algunos lugares de Almendralejo.

 

Unas jornadas de Pastoral de la Salud abordan la formación y programación

El Secretariado Diocesano de Pastoral de la Salud celebraba el pasado fin de semana unas jornadas de formación para agentes de este área pastoral en el que participaban alrededor de cincuenta personas.

Las jornadas estuvieron dirigidas por don Ezequiel Sánchez Sánchez, director del centro de Escucha san Camilo de Madrid, que habló, entre otras cosas, de cómo hacer una programación pastoral, los fundamentos bíblicos-teológicos de la Pastoral de la Salud y los roles del agente de pastoral. En este sentido don Ezequiel Sánchez señalaba la función simbólica del agente, que puede desencadenar en el enfermo y en su familia luces y sombras, otra de las funciones sería la de consolar, escuchar y ponerse al nivel del enfermo, también se señaló la función de guía espiritual, ya que "el agente tiene la oportunidad de ser un guía importante en el proceso de esclarecer la fe, de sostenerla cuando está presente o de esclarecerla cuando está adormecida. Para el director de las Jornadas es una función importante también del agente de pastoral de la salud ser una persona que facilite las relaciones, pues la ausencia de éstas causa en el enfermo desesperación y vacío, y en tiempos de crisis desempeñan un papel vital. Por último se destacó la función ritual. Don Ezequiel Sánchez, destacaba que "el rito es un medio para comunicar, mediante actos exteriores, realidades interiores".

Por lo que se refiere al trabajo en común, se realizaron grupos que, mediante dinámicas, trataron de descubrir necesidades, valores, contravalores y retos que se ponen de manifiesto en la parábola del buen samaritano.

 

Don Antonio Montero celebró la Eucaristía con los presos

El Arzobispo, don Antonio Montero acudió el pasado domingo al centro penitenciario de Badajoz para celebrar la eucaristía con los reclusos con motivo de la fiesta de la Virgen de la Merced.

Don Antonio, que estuvo acompañado por los dos capellanes, don Andrés Cruz y don Manuel Malagón, realizó una homilía emotiva en la que le habló a los presos de las penas y alegrías de la vida y cómo ésta adquiere sentido desde Dios, que nos hace libres interiormente, incluso aunque la persona sufra privación de libertad. Invitó al centenar de reclusos asistentes a la misa a valorarse como personas, hijos de Dios. A la misa asistió también la dirección del centro, un grupo de voluntarios y gente procedente de algunas

Las Jornadas de Reflexión Misionera abordaron la globalización y la misión

Asistió un centenar de personas de las tres diócesis extremeñas

Un centenar de personas procedentes de las tres diócesis extremeñas se han dado cita el pasado fin de semana en las "XIII Jornadas de reflexión Misionera" celebradas en la casa de espiritualidad de Pago de San Clemente, bajo el lema "Globalización y Evangelio".

Las ponencias presentadas han corrido a cargo de varias profesoras e investigadoras. María Dolores Galmayo Fernández, investigadora del C.S.I.C. (Centro Superior de Investigaciones Científicas) y vicepresidenta de O.C.S.H.A. (Obra de Cooperación Social Hispanoamericana-Cristianos por el Sur), centró su intervención en la globalización y la cotidianidad y mostró el fenómeno de la globalización y su influencia en la política, la economía y la cultura. Otra de las ponencias fue desarrollada por Esperanza Meijame Pérez, coordinadora de O.C.S.H.A. en la zona de Andalucía. Presentó los aspectos positivos y negativos de la globalización, aterrizando en los desafíos y retos que se le presentan a la Iglesia y más concretamente a la Misión partiendo de la Biblia.

En conexión con la temática de las Jornadas, la doctora Elena García Delgado, perteneciente a la O.N.G. SETÉN, expuso el tema "Comercio justo, consumo responsable" dando a conocer la ideología del Comercio Justo, su implantación, la influencia que va adquiriendo en la sociedad y en concreto en Extremadura.

Las Jornadas terminaron con la celebración de la eucaristía presidida por el obispo de Coria-Cáceres, don Ciriaco Benavente.

Manifiesto

Al final de las Jornadas de Reflexión Misionera se presentó el siguiente manifiesto en relación con los trágicos acontecimientos que actualmente están ocurriendo en el mundo:

- Manifestamos nuestra solidaridad con las víctimas inocentes de los recientes atentados terroristas contra EE. UU. y nuestra oposición a cualquier acción violenta, independientemente de las causas que las generen.

- Denunciamos que EE. UU. y los países más desarrollados del mundo ejercemos una clara acción represora, y en algunos casos violenta, hacia la mayoría del Planeta. Recordamos que 100.000 personas mueren cada día por causas no naturales.

Reconocemos que muchos, de forma activa o pasiva, estamos implicados en mantener este sistema de opresión, permitiendo que el poder y el dinero sean más importantes que las personas. Por lo tanto, como cristianos y como ciudadanos, en plena sintonía con el Santo Padre y con nuestros obispos,

- Manifestamos nuestro deseo de que el diálogo y la paz mundial sean realidades, y que los últimos sucesos que hemos padecido, en vez de generar venganza y guerra, sean el inicio de un cambio del sistema mundial donde prive la justicia, la igualdad y la tolerancia entre pueblos.

- Oramos confiadamente a Dios, Padre de todos los hombres, para que nos ilumine en la búsqueda de un mundo mejor.

 

La parroquia de San Mateo Apóstol, de Alburquerque, estrena página web

La parroquia arciprestal de San Mateo Apóstol de Alburquerque tiene, desde la semana pasada, un nuevo medio para prestar un servicio a la comunidad parroquial y a todos los internautas del mundo. Se trata de una página Web en la que se recoge la historia de la ciudad, un recorrido por los templos parroquiales, la ermita de Nuestra Señora de Carrión, las actividades de la parroquia, reflexiones y comentarios, así como la agenda de actividades y el horario de las eucaristías. Igualmente pone a disposición de todos los internautas, una dirección para comunicaciones a través del correo electrónico.

Para todas las personas que aún no han visitado la página, su dirección es http://www4.planalfa.es/parroquias/parroquia2 y el correo electrónico: parroquiasanmateo@latinmail. com.

 


Al paso de Dios

Ecos de una tragedia

Tocado interiormente por el atentado terrorista del 11 de Septiembre, he iniciado la lectura de un libro que compré con interés, pero aún esperaba ser leído. Por la actualidad de su contenido, Los interrogantes del mal y el sufrimiento, ahora le ha llegado su turno. En él busco algo de luz ante la tragedia que ha afectado a unos cuantos miles de personas, pero ha herido al resto de la humanidad. Empieza afirmando que el mal tiene siempre tres caras: es un escándalo, un problema y un misterio.

En efecto, los atentados en los Estados Unidos nos han escandalizado y horrorizado. Nuestra confianza en el hombre, aunque no siempre sea merecida, no nos permitía pensar que nadie entre los seres humanos fuera capaz de cometer semejante atrocidad.

Enseguida esos hechos se han convertido en un problema que suscita preguntas: por qué y hacia dónde. Tras las preguntas, análisis en cascada desde muchos enfoques, con respuestas siempre parciales, como es natural en los humanos, y con reacciones, justificaciones y decisiones que ponen de relieve la complejidad del mundo y también sus límites; porque siempre hay algo que se nos escapa.

El límite a nuestras respuestas está en el misterio del mal que queremos alejar y en el misterio del bien que deseamos recuperar. Ese misterio nos lleva inevitablemente a Dios que, de momento, ha optado por la estrategia de la cruz, pero en sus planes no está el fracaso. En el horizonte de Dios está la única justicia infinita, que se alcanza en el cielo, pero se practica ya en la tierra con la civilización del amor.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el XXVI Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Profecía de Amós 6, 1a, 4-7

Así dice el Señor todopoderoso: "¡Ay de los que se fían de Sión y confían en el monte de Samaría! Os acostáis en lechos de marfil; arrellenados en divanes, coméis carneros del rebaño y terneras del establo; canturreáis al son del arpa, inventáis, como David, instrumentos musicales; bebéis vino en copas, os ungís con perfumes exquisitos y no os doléis del desastre de José. Pues encabezarán la cuerda de cautivos y se acabará la orgía de los disolutos".

Salmo 50, 3-4, 12-13, 17 y 19

R. Alaba, alma mía, al Señor. (o Aleluya).

Él mantiene su fidelidad perpetuamente,
Él hace justicia a los oprimidos,
Él da pan a los hambrientos.
El Señor liberta a los cautivos.

Primera carta de san Pablo a Timoteo 6, 11-16

Hombre de Dios, practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la delicadeza. Combate el buen combate de la fe. Conquista la vida eterna a la que fuiste llamado, y de la que hiciste noble profesión ante muchos testigos. En presencia de Dios, que da la vida al universo, y de Cristo Jesús, que dio testimonio ante Poncio Pilato con tan noble profesión: te insisto en que guardes el mandamiento sin mancha ni reproche, hasta la manifestación de nuestro Señor Jesucristo, que en tiempo oportuno mostrará el bienaventurado y único Soberano, Rey de los reyes y Señor de los señores, el único poseedor de la inmortalidad, que habita en una luz inaccesible, a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. A Él, honor e imperio eterno. Amén.

Evangelio según san Lucas 16, 19-31

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:

- Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico. Y hasta los perros se le acercaban a lamerle las llagas. Sucedió que se murió el mendigo, y los ángeles lo llevaron al seno de Abrahán. Se murió también el rico, y lo enterraron.

Estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantando los ojos vio de lejos a Abrahán, y a Lázaro en su seno, y gritó: "Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas". Pero Abrahán le contestó: "Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces. Y además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que no puedan cruzar, aunque quieran desde aquí hacia vosotros, ni puedan pasar de ahí hasta nosotros".

El rico insistió:"Te ruego, entonces, padre, que mandes a Lázaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que, con su testimonio, evites que vengan también ellos a este lugar de tormento". Abrahán le dice: "Tienen a Moisés y a los profetas, que los escuchen". El rico contestó: "No, padre Abrahán. Pero si un muerto va a verlos, se arrepentirán". Abrahán le dijo: "Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto".

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

1 lunes: Zac 8, 1-8; Lc 9, 46-50.
2, martes: Zac 8, 20-23; Lc 9, 51-56 (o Ex 23,20-23; Mt 18,1-5.10)
3, miércoles: Neh 2, 1-8; Lc 9, 57-62.
4, jueves: Neh 8, 1-4a. 5-6. 7b-12; Lc 10, 1-12.
5, viernes: Dt 8, 7-18; Mt 7, 7-11.
6, sábado: Bar 4, 5-12. 27-29; Lc 10, 17-24.
7, domingo: Ha 1, 2-3; 2, 2-4; 2Tm 1, 6-8. 13-14; Lc 17, 5-10.

 

Comentario litúrgico

Los disolutos

Volvemos a encontrarnos este domingo con lecturas de denuncias sociales y un lenguaje verdaderamente duro. Nos pueden ayudar a hacer una revisión de los meses de vacaciones en los que fácilmente hemos caído en lo que denuncia la Palabra de Dios.

La primera lectura, separándose de la del pasado domingo, no denuncia explotación o pecado alguno de los ricos contra los pobres. Se atiene a describir su status social: tener en sus casas un mobiliario lujoso, disfrutar de abundantes banquetes, gozar de la buena música y la danza. En definitiva se denuncia la buena vida que gozan los ricos que, al final de la lectura se califica como &laqno;la orgía de los disolutos». En esta forma de vida hay una carencia que pondrá al descubierto la lectura evangélica.

Efectivamente, en el evangelio de hoy se nos presenta dos vidas paralelas aunque con contenidos totalmente dispares. Primeramente Jesús nos habla de &laqno;un hombre rico» que participaba de la citada orgía de los disolutos y, a continuación nos presenta la pobreza de tantos hombres y mujeres que la han sufrido en la historia de la humanidad en la figura de Lázaro que vive en los antípodas de la orgía: todo en él es dolor, soledad y miseria.

Después de presentar a los personajes, Jesús introduce en la escena algo que va a trastocar todo lo anterior: la muerte. Si, la muerte niveladora de toda desigualdad y apariencia.

Con la muerte llega un cambio total: la orgía del rico se convierte en tormento de infierno y la miseria del pobre en gloria de cielo. Les separa al abismo que la ceguera del rico fue abriendo entre él y Lázaro: faltó la comunicación de bienes.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

4 de octubre: san Francisco de Asís (+1226)

Si le quitamos a San Francisco el exceso de lo que podríamos llamar romanticismo dulzón, nos quedaría un santo divinamente ecológico, capaz de construir una catedral en cada corazón. Eso.

Se cumplen ocho siglos franciscanos
construyendo por dentro la armonía
de un templo interno y una sintonía
acompasada al son de ser hermanos.

No hay cristiano que de serlo se precie
que en su vivir a Cristo interiormente,
no reviva el sueño sorprendente
de seguirlo en tu género y especie:

La vida que se vive desviviéndose
en franciscano amor pacificante,
humildad en todo regalándose,

esperanza jamás truncada, anclándose
en belleza sencilla y refrescante:
¡caridad que siempre crece, dándose!

Mientras otros catedrales hacían
con la piedra pulida y muy labrada,
o edificaban ciencia bien trabada
que en summas y tratados construían,
tú dedicas la vida por entero
a construir paz interior y bien certero.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

1, lunes: Teresa del Niño Jesús, Romano, Dodón.
2, martes: Ángeles Custodios, Eleuterio, Teófilo, Saturio.
3,miércoles: Francisco de Borja, Cándida, Fausto.
4, jueves: Francisco de Asís, Amón, Petronio, Áurea.
5, viernes: Mauro y Plácido, Flor, Froilán.
6, sábado: Bruno, Sagar, Romano, Magno, Isidoro de San José.
7, domingo: Nª Sª del Rosario, Justina, Marcos, Osita.

 

Contraportada

Aquí no sobra nadie

Extremadura cuenta con unos 12.000 inmigrantes

Este domingo la Iglesia celebra el Día de las Migraciones con el lema "Aquí no sobra nadie". El objetivo es que los cristianos se sensibilicen y oren por la situación que viven miles de personas obligadas a salir de su tierra en busca de mejores condiciones de vida.

Extremadura ha pasado de ser una región que ofrecía emigrantes a recibir inmigrantes. Pese a ello la balanza sigue siendo negativa; Extremadura tiene muchos más emigrantes fuera que inmigrantes acogidos: 12.000 frente a 600.000.

El mapa de la inmigración está cambiando mucho en poco tiempo. Si hace unos años los inmigrantes se localizaban en zonas determinadas de nuestra comunidad, ahora esos focos no se limitan a las grandes ciudades, sino que se han extendido a poblaciones más pequeñas.

A los clásicos trabajadores temporeros se le han unido los procedentes de África e Hispanoamérica, que llegan con intención de quedarse. De un tiempo a esta parte se hacen notar también los inmigrantes procedentes de los países del Este.

Don Eugenio Campanario, director del Secretariado Diocesano de Migraciones manifiesta que la Iglesia, en esta jornada, parte de dos afirmaciones fundamentales, una sociológica, que es el hecho de que los inmigrantes son necesarios en nuestro país, reconocer el hecho de su presencia entre nosotros, y otra el reconocimiento del derecho a emigrar. "A partir de esas dos afirmaciones -declara- la Iglesia nos propone en esta Jornada un lema que es muy claro: "Aquí no sobra nadie", el aquí se refiere a la comunidad, a la parroquia, a la Iglesia, pero también quiere reflejar el aquí de nuestro mundo occidental, de nuestro país en concreto, una sociedad rica que necesita de la aportación de las personas que vienen a compartir su vida con nosotros".

Por su parte, doña María Gemio, miembro del mismo Secretariado afirma que en Badajoz, nunca ha habido muchos inmigrantes, pero se da la particularidad de que están viniendo de las grandes ciudades, porque se corre la voz de que en las ciudades pequeñas hay más trabajo que en las ciudades grandes, que ya están un poco saturadas.

Sobre la procedencia de los inmigrantes que recalan en nuestra tierra Gemio asegura que "es muy diversa, desde ucranianos hasta senegaleses. También hay muchas personas que están viniendo de los países del este. Llegan muchos marroquíes, aunque los que más tiempo llevan son senegaleses".

Momentos difíciles

En torno a la comunidad de inmigrantes, la que vive estos días de forma especial es la musulmana tras los atentados de EE.UU. El imán de la Mezquita de Badajoz, Adel Mohamed Najjar responde que los musulmanes están preocupados y reconoce la importancia de los llamamientos del Papa a la paz y a no confundir el Islam con el terrorismo. "Creo -declara- que todos estamos en una situación crítica, porque los días posteriores a los atentados y en los días que vendrán vamos a pasarlo un poco difícil. No solamente los musulmanes sino todos, porque estamos en una situación difícil. Yo creo que, actualmente, tenemos que estrechar los lazos y unir los corazones e intentar rezar para que todo se haga con prudencia y sin hacer daño a ningún pueblo, porque actualmente muchos pueblos sufren y yo creo que tenemos que darnos cuenta de ese sufrimiento y pensar y reaccionar con prudencia y madurez a la hora de tomar las decisiones". Con respecto a la comunidad musulmana de Badajoz, Adel cuenta que hay personas procedentes de Senegal, Marruecos, de Oriente Medio y también gente de segunda generación, nacidos en España.

Juan José Montes

 

En la Iglesia nadie es extranjero

Los obispos de la Comisión Episcopal de Migraciones recuerdan en su mensaje con motivo del Día de las Migraciones, que los inmigrantes vienen en busca de mejores condiciones de vida y que en los países que los reciben se necesita su mano de obra. También se dice que la inmigración supone una verdadera sangría humana para los países de origen y hacen memoria de lo que significó para muchos españoles en los sesenta tener que marcharse fuera de España y experimentar "la soledad más absoluta".

Los obispos aseguran que es preciso reconocer a todo ser humano el derecho a emigrar, aunque deba estar debidamente reglamentado por razones del bien común.

A continuación se recogen pasajes del mensaje del Santo Padre con ocasión de esta Jornada en los que Juan Pablo II afirma que "el bien común universal abarca a toda la familia de los pueblos , por encima de cualquier egoísmo nacionalista".

En el mensaje se denuncia la "degradación humana a la que muchos inmigrantes se ven sometidos actualmente por no tener unos papeles. Tampoco se puede permitir la explotación económica de las mafias, que se dedican al tráfico con seres humanos, ni el comportamiento de algunos empresarios sin escrúpulos que buscan el beneficio económico a cualquier precio". Este tipo de comportamientos hace que "muchos emigrantes se vean abocados a vivir en la clandestinidad y en situación de semiesclavitud, a no encontrar un trabajo debidamente remunerado y a permanecer en el engaño permanente".

Los obispos recuerdan con el Papa que "en la Iglesia nadie es extranjero" y piden a los inmigrantes que se esfuercen "en abrir sus corazones y tender sus manos para colaborar en la construcción de la sociedad que ahora los acoge".

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com

 



Return to Camino