Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 544. 26 de septiembre de 2004

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

Son los primeros ordenados por el nuevo Arzobispo

La diócesis cuenta desde este sábado con tres nuevos sacerdotes y tres nuevos diáconos

Este sábado han sido ordenados en la Catedral de Badajoz seis jóvenes, tres sacerdotes y otras tantos diáconos. Se trata de los primeros jóvenes ordenados en nuestra diócesis por don Santiago García Aracil.

Los ordenados de presbítero son Antonio Acedo Benítez, de Hornachos; Javier Aguas García, de Badajoz; y Antonio Nogales Tena, de Esparragosa de la Serena, mientras los nuevos diáconos, a los que entrevistamos en nuestro número de la semana pasada, son Jesús Chacón Jiménez, de Puebla de la Reina; Oscar Prieto Perero, de Guadalupe; y Jacinto Ruiz-Roso Rivera, de Cabeza del Buey.

La diócesis de Mérida-Badajoz cuenta con 306 sacerdotes, de los que 15 desarrollan su labor pastoral como misioneros en distintos puntos del mundo. A ellos hay que sumar otros 25 curas incardinados en otras diócesis.

De estos más de 300 sacerdotes, don Antonio Montero ordenó a 107 en los 24 años que permaneció al frente de la diócesis.


Editorial

A propósito del Anteproyecto sobre el divorcio

Nota de la Conferencia Episcopal Española

El anteproyecto de Ley sobre el divorcio aprobado por el Gobierno pretende salir al paso del gravísimo problema social del incremento permanente del número de las rupturas de matrimonios y de los dramas personales que las acompañan. Sin embargo, los medios que se arbitran suscitan una seria preocupación. Muy probablemente lo que vendrá serán más divorcios y más sufrimiento. Porque la Ley no parte de una buena concepción antropológica del matrimonio como institución social fundamental, sino más bien de una ideología individualista que lo reduce a un mero contrato entre particulares. A este respecto recordamos lo declarado por la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal en la Instrucción Pastoral "La familia, santuario de la vida y esperanza de la sociedad":

"Evidentemente, si se pierde el sentido sagrado del matrimonio, se acabará por valorarlo simplemente como un contrato entre particulares, y, por consiguiente establecido a su arbítrio y dependiente de su voluntad, la cual puede cambiar y llegar a romperlo. Tal concepción hace incomprensible la indisolubilidad del matrimonio. Un compromiso para toda la vida sería algo prácticamente imposible y podría darse el caso de que llegara a ser insoportable. En esa óptica, el divorcio es concebido como un derecho, incluso como una condición para contraer matrimonio, una cláusula de ruptura. Esta mentalidad introduce una inestabilidad estructural en la vida matrimonial, que la hace incapaz de afrontar las crisis y las dificultades con las que inevitablemente se encontrará".

"Como ocurre con otros hechos dolorosos de nuestra sociedad, el modo cultural de presentar el divorcio intenta ocultar el drama -humano, psíquico, social- del fracaso matrimonial. Con el lema de 'reconstruir la vida' -quizá con 'otra pareja'- se pretende solucionar el drama solventando los problemas técnicos (jurídicos, económicos), pero sin querer entrar en los verdaderos problemas antropológicos y éticos".


Escritos del Arzobispo

Carta a los presos

Me presento a vosotros como Santiago. Acabo de llegar a la Iglesia de Mérida-Badajoz como el nuevo Arzobispo.

Quizás a alguno de vosotros os resulte un poco extraña esta nomenclatura y hasta la misma organización de la Iglesia. Los sacerdotes y voluntarios pueden ayudaros a entenderla. Yo, de momento, os digo que el Obispo es como el Padre y Pastor de una parte del Pueblo de Dios, de la familia de los redimidos con la Sangre de Jesucristo, Dios y hombre verdadero. Esta gran familia, que es la Iglesia, se hace presente en cada lugar mediante las llamadas Diócesis, de las que los Obispos somos especialmente responsables como Padres y Pastores.

Pero más allá de todo esto, más o menos complejo o desconocido, lo importante es que el Obispo tiene la misión de trabajar en el Nombre del Señor procurando la salvación de todos los hombres y mujeres sin distinción de lenguas, pueblo y naciones, y sin juzgar a nadie por su pasado.

En el Nombre del Señor, pues, quiero manifestaros que, aunque determinados hechos o interpretaciones de vuestra vida hayan sido causa de vuestra actual privación de libertad, vuestro futuro puede ser diferente y debe ser mejor.

Es cierto que las cosas vienen muchas veces torcidas. Pero también es cierto que las profundas convicciones, la ilusión. y el esfuerzo mantenido con la ayuda de Dios, pueden enderezarlas para bien y para siempre. La vida es una preciosa oportunidad que Dios nos ha regalado. Para que la aprovechemos nos ayuda unas veces directamente y otras a través de quienes nos rodean. También es verdad que, en algunas ocasiones, el diablo se aprovecha de nuestras debilidades y se vale de personas y circunstancias que desvían nuestros pasos hacia el mal. Pero ante ello debemos saber que la misericordia del Señor es más grande que nuestros pecados y que la capacidad de reacción, de cambio, de conversión que Dios ha puesto en nosotros puede superar todos los errores del pasado. Dios nos ha creado buenos, nos ha redimido del pecado con su muerte, nos ama a cada uno, y llama de diversas formas a la puerta de nuestra conciencia para que abramos nuestra mente y nuestro corazón a su mensaje. Él es el Camino que conduce a la vida que anhelamos, y nos llena de esa paz interior que tanto necesitamos.

Si me dejáis os llamo hermanos. Somos todos criaturas e hijos del mismo Dios.

Pues bien, queridos hermanos:

Yo no puedo ofreceros la libertad que os lleve fuera de los muros de la prisión. Yo no puedo resolveros los problemas de vuestras familias. Yo no puedo aseguraros un puesto de trabajo para el día siguiente de vuestra liberación. Ya veis que decepcionante puede parecer mi voluntad de ayudaros. Pero ofreciéndoos la luz de Cristo, el amor de Dios, la promesa de la salvación eterna y la fraternidad que nos une como hijos del mismo Padre-Dios, puedo ayudaros a lograr ese cambio interior, esa convicción de que de todo trance, podemos sacar provecho con la ayuda del Señor. Esa esperanza nos anima a luchar y a esperar contra toda desesperanza.

Me tenéis que perdonar. Os he dicho que yo os puedo ofrecer todas esas ayudas, fundamentalmente espirituales, que son las más necesarias e importantes. Quizás no me he expresado bien. Es Dios quién os las ofrece por los méritos de la Pasión y de la muerte en Cruz de su Hijo Jesucristo hecho hombre, que entregó su vida para que pudiéramos pasar del pecado a la justicia, del mal al bien, de la esclavitud del alma a la libertad del espíritu. Yo, junto con los sacerdotes, los religiosos y los seglares que se acercan desinteresadamente a vosotros, no soy más una simple mediación. Pero uno ofrece lo que es y lo que tiene a su alcance. Me tenéis a vuestra disposición.

Os abrazo como hermanos en el Señor.

Santiago, Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Carta a los enfermos y ancianos

Mis queridos enfermos y ancianos:

Quiero saludaros con especial afecto en el Nombre del Señor. Es Él quién me ha enviado junto a vosotros. Los enfermos y ancianos, ofreciendo a Dios con espíritu cristiano vuestras limitaciones y sufrimientos, os convertís en verdaderos Cristos dolientes que alcanzan del Señor para la Iglesia, para sus ministros, para los cristianos y para vuestras familias, esa gracia que Jesús consiguió para todos con su pasión y con su cruz. Por tanto, me alcanzáis del Señor la ayuda que necesito para cumplir la misión que se me ha encomendado. Muchas gracias por ello. Pediré al Señor que os lo pague concediéndoos lo que más necesitéis cada uno.

Sé que sufrís muchas veces porque no podéis participar directamente en fiestas religiosas, en celebraciones sagradas, en acciones apostólicas. Por eso, en todas esas ocasiones he tenido presentes hasta ahora a mis feligreses enfermos y ancianos. También os tendré presentes de un modo especial en adelante, queridos enfermos y ancianos pacenses. Vosotros, con vuestra oración y vuestro sacrificio sois como las columnas sobre las que se mantiene en equilibrio y puede ir creciendo cada día el Pueblo de Dios, la Iglesia santa, la Comunidad de los redimidos con la Sangre de Cristo.

Desde estas líneas, y en los primeros días de mi estancia entre vosotros como vuestro nuevo Arzobispo, quiero saludaros con mucho cariño, porque lo merecéis. Y quiero daros las gracias porque espero encontrar en vosotros esa misteriosa y poderosa ayuda que llega directamente de Dios gracias a vuestra oración y a vuestro sacrificio.

En vuestros ratos de soledad rezad al Señor por vuestro Arzobispo Santiago. Que Dios os lo pague.

Santiago, Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

"En nuestros destinos lo primero que haremos será mirar y aprender"

Los nuevos presbíteros afrontan su futuro con ilusión

Este sábado día 25, Monseñor Santiago García Aracil ordenaba a tres jóvenes como sacerdotes. Estos, junto con los tres ordenados de diáconos y que entrevistamos la semana pasada, forman el grupo de primeros ordenados por don Santiago, desde su toma de posesión como arzobispo de Mérida-Badajoz.

Los ordenados de presbítero son Antonio Acedo Benítez, de Hornachos; Javier Aguas García, de Badajoz; y Antonio Nogales Tena, de Esparragosa de la Serena. Los tres han seguido caminos distintos hasta este momento, desde el que entró en el seminario menor, como Acedo Benítez, hasta el que venía con la mitad de la 'carrera' hecha, como Aguas García.

Los tres se encuentran muy ilusionados ante el camino que se les abre por delante. Los tres tienen muy claro que lo primero que harán cuando ocupen sus destinos, es mirar y aprender, ver lo que se ha estado haciendo y seguir trabajando en la linea de la diócesis. "Yo pienso -decía Javier Aguas- que tenemos que respetar mucho, en cuanto a nuestros destinos, la labor que realizan nuestros compañeros así como la de los que fueron antecesores en la tarea pastoral". Por su parte, Antonio Nogales apunta que "a los pueblos donde vamos tendremos que darles un seguimiento con lo que se ha ido haciendo hasta ahora, aunque a esto le imprimamos un sello personal".

Mensaje creíble

Entre sus prioridades están los jóvenes, los enfermos y los alejados "yo creo -comentaba Antonio Acedo- que, para hacer más creíble el Mensaje, más humano y más cercano, tenemos sobre todo que acercarnos a los enfermos, a los jóvenes, ancianos, sintiendo sus preocupaciones".

También consideran que la Iglesia tiene que usar los modernos medios de comunicación y entrar en los 'nuevos areópagos' para presentar adecuadamente el Evangelio. "El mensaje -comentaba Javier Aguas- es siempre el mismo pero el 'envoltorio' debe ser atractivo".

La 'ruta' que han seguido para ser curas es...

Antonio Acedo Benítez (26 años. Hornachos).

Entró con 13 años en el Seminario. Cuenta que en su vocación ha influido su familia, la parroquia y el seminario. "La familia porque nací en una familia cristiana, que siempre han aceptado el paso que he dado y siempre me han animado para continuar adelante. La parroquia porque en ella he crecido y fue el párroco, don Simón Casimiro, el que me invitó a ir al seminario y también el seminarista que ya había en él de mi pueblo. Y, posteriormente, el seminario, porque en él he seguido un proceso de discernimiento vocacional y, gracias a los formadores, gracias a la oración personal y gracias también a los estudios, he ido moldeando mi vocación y orientado mi vida. En esta trayectoria he tenido momentos de decir que sí al Señor, como cuando tienes que dar el paso del COU al seminario mayor. Además, me ha ayudado el ver cómo había compañeros que seguían adelante, a pesar de que otros se quedaban por el camino".

Javier Aguas García (33 años. Badajoz).

Su vocación es de las llamadas 'tardías'. Después de estudiar Derecho en la Universidad de Navarra y de opositar un par de años a fiscalía, decidió comenzar los estudios eclesiásticos en la mencionada universidad. Tras cursar los tres primeros años en ella, entra en el seminario mayor de Badajoz, cuando tenía 28 años. "En los años de las oposiciones fue cuando, por circunstancias familiares y demás, fui repensando el tema de la vida interior y, ayudado por la oración, fui creciendo y diciendo que sí a lo que el Señor me iba pidiendo, hasta que 'saltó' el tema de la vocación. Al principio pensé que la 'pájara' de las oposiciones me estaba dando por el tema 'místico'. Decidí poner estas cosas en manos de un sacerdote que me fue orientando en el plan de vida y así fue como entré primero en estudios eclesiásticos en Navarra y, después de hablar con don Antonio Montero, me vine para Badajoz a terminar los otros tres años".

Antonio Nogales Tena (26 años. Esparragosa de la Serena).

A partir se su entrada en el grupo de monaguillos de su parroquia empezó a tener contacto con los distintos sacerdotes que en ella prestaban servicio. Así su vocación fue madurando. Tras confirmarse entró a formar parte del grupo de jóvenes de su parroquia. Pasó un breve periodo en el seminario menor pero decidió completar primero sus estudios en el instituto de Castuera y entrar, con 19 años, en el seminario mayor. Fue el testimonio de su párroco el que hizo que le 'picara el gusanillo'. Cuando decidió entrar en el seminario mayor recibió mucho apoyo, tanto de su familia como de los sacerdotes así como del propio pueblo donde, desde hace muchos años, no se ha ordenado ningún sacerdote.

 

Don Santiago García Aracil celebra este domingo la Eucaristía en el Centro Penitenciario de Badajoz

La diócesis cuenta con 2 capellanes y 30 voluntarios en la cárcel, además de un piso de acogida a presos

El 24 de septiembre se celebra a Nuestra Señora de la Merced, patrona de los presos y cautivos. Es la fecha en la que las distintas delegaciones o secretariados de pastoral penitenciaria de las diócesis españolas intentan acercar la realidad de 'los más pobres entre los pobres' a las comunidades cristianas. 'Iglesia en camino' ha entrevistado, por este motivo, al sacerdote Andrés Cruz Barrientos (AC) , director del Secretariado diocesano de Pastoral Penitenciaria de nuestra diócesis y capellán en el Centro penitenciario de Badajoz junto a Manuel Malagón Martínez, y a Concha García Olgado (CG), voluntaria de Pastoral Penitenciaria y coordinadora del área jurídica de la misma.

-- ¿Qué misión tiene el secretariado diocesano de Pastoral Penitenciaria?

-- AC. El Secretariado es el encargado de coordinar, animar y llevar hacia delante todo lo que compete a la pastoral penitenciaria, que es la presencia de la iglesia en el mundo de sufrimiento y de marginación que son las prisiones y todo su entorno, porque hablamos de presos pero no son sólo ellos los que tienen que sufrir, muchas veces la familia del que se encuentra recluido sufre por esa situación. Es, por tanto, la presencia de la Iglesia con sacerdotes y todo un voluntariado que los acompaña, legalmente reconocidos por Instituciones Penitenciarias, que ayudan a ser una palabra de esperanza en medio de ese mundo de privados de libertad.

A nivel nacional, el Secretariado está organizado en tres grandes bloques: pastoral, jurídica y social. En cada una de ellas participan una serie de voluntarios -que en nuestra diócesis rondan la treintena- siendo la más amplia la de pastoral, donde entra desde lo que es el trato directamente con los internos o con sus familias hasta la cuestión sacramental.

Los inmigrantes

-- CG. El trabajo en el área jurídica, que yo coordino, trata de ofrecer asesoramiento jurídico a los reclusos en general. Como hace poco que hemos iniciado el trabajo en este campo y aun somos pocos voluntarios, procuramos ayudar sobre todo a los más desfavorecidos que son, en este caso, los extranjeros. Portugueses, sudamericanos y magrebíes suelen ser los principales destinatarios porque suelen ser los que más 'despistados' están al ingresar en prisión. La abogada que nos ayuda se encarga de ayudarles con los recursos y el papeleo que tienen que hacer y nosotros, además, los apoyamos en la búsqueda de permisos, nos informamos de la situación de sus casos en el juzgado...

-- ¿En qué situación se encuentran hoy los centros penitenciarios con respecto al número de reclusos, procedencia...?

--AC. En la Asamblea de capellanes de prisiones que se celebró en Madrid en febrero pasado se apuntó que el número de inmigrantes en los centros penitenciarios había aumentado más de un 30 % en los últimos cinco años. Eso ha hecho que nuestro secretariado diocesano tenga que plantearse nuevas actuaciones para dar respuesta a las necesidades concretas de este colectivo. Por ejemplo, los extranjeros que se encuentran en los centros penitenciarios no pueden disfrutar de permisos, que es un derecho del preso supuestas una serie de condiciones, y no pueden porque no cuentan con algo que se denomina 'aval', es decir, de alguien que se responsabilice del recluso mientras está disfrutando del mencionado permiso. Ante eso, desde nuestro secretariado, venimos manteniendo un piso para acogida, precisamente, de los extranjeros por que es esa la única posibilidad que tienen para poder disfrutar de un permiso.

Los pobres entre los pobres

-- Dentro del centro penitenciario, ¿cuáles son los mayores problemas de los privados de libertad?

-- CG. Es un mundo donde están absolutamente todas las pobrezas. Tenemos una voluntaria, por ejemplo, que está siempre en el pasillo y lo único que hace es escuchar, escuchar a los que quieran acercarse y contarle su historia. Por que esa necesidad de saberse escuchados, de saber que hay alguien con quien poder hablar, no la encuentran en la prisión y, con nuestra actuación, les ayudamos a humanizarse, a sentirse más persona y no sólo un número más dentro de la estructura del centro.

-- AC. Es verdad. Es un mundo tan de pobres, en el sentido más verdadero del término, porque en prisión quien suele entrar son sólo los pobres materiales, porque los ricos, si van, saben buscarse la salida... Pero no sólo pobreza material, también, los excluidos, los marginados, los pobres culturalmente, familiarmente -pues muchos proceden de familias desestructuradas-.

-- ¿Sólo vosotros estáis trabajando en los distintos centros penitenciarios?

--AC. Por fortuna no somos los únicos que estamos trabajando allí. Cada vez hay más organizaciones que trabajan allí, bien desde un planteamiento de fe como puede ser la labor de 'Proyecto Vida', o desde otras motivaciones. En los diez años que llevo como capellán he visto como ha crecido notablemente el número de organizaciones que están allí tendiendo una mano. Lo que si es verdad, es que nosotros tenemos una dimensión, la creyente, que nos ayuda a ser ese instrumento de auténtica libertad, y que nos permite ayudarles a creer que no todo está perdido y que hay esperanza. En ese sentido hay experiencias hermosas de personas que, poco a poco, han ido rehaciendo su vida, a pesar de provenir de situaciones terribles de desestructuración y marginación. Recuerdo como experiencia importante los procesos de catequesis de adultos que se iniciaron, al unísono con la diócesis, y que permitieron a algunos retomar su propia historia y su situación personal.

-- ¿Qué puede hacer la comunidad diocesana para ayudar en esta tarea?.

-- AC. Una de las cosas importantes que tienen que hacer las distintas comunidades parroquiales es 'abrir puertas', porque no podemos olvidar que son personas.

¡Cuantos empresarios y cuantas personas se han echado para atrás al conocer su pasado! Y, por otro lado, es muy importante que la comunidad ore por este mundo de pobreza y de marginación que, muchas veces, está muy olvidado, sobre todo por instituciones y políticos.

 

Junto al derecho a emigrar existe el "derecho a no emigrar", creando condiciones de vida digna

Juan Pablo II con motivo de la Jornada del Emigrante y el Refugiado, que se celebra este domingo

Este último domingo de septiembre la Iglesia celebra la 'Jornada del Emigrante y el Refugiado' o, como se denomina en España, el 'Día de las Migraciones'. Por este motivo, tanto el papa Juan Pablo II como la Conferencia Episcopal Española, a través de su Comisión Episcopal de Migraciones, han sacado a la luz sendos mensajes en los que, desde la óptica de la paz, reflexionan sobre este fenómeno social.

El propio Juan Pablo II explica para que sirve esta jornada al escribir en su mensaje que ésta "llama la atención de la opinión pública sobre la movilidad humana forzada, centrándose en algunos aspectos problemáticos de gran actualidad a causa de la guerra y de la violencia, del terrorismo y de la opresión, de la discriminación y de la injusticia, por desgracia siempre presentes en las crónicas diarias. Los medios de comunicación hacen llegar a las casas imágenes de sufrimiento, de violencia y de conflictos armados. Son tragedias que perturban profundamente a países y continentes, y con frecuencia golpean a las zonas más pobres. De este modo, a un drama se le suman otros". Además, el Papa advierte que "por desgracia nos estamos acostumbrando a ver la peregrinación desconsolada de los desplazados, la huida desesperada de los refugiados, el desembarque de emigrantes en los países más ricos, en busca de soluciones para sus muchas exigencias personales y familiares".

Causas de la migración

Para los obispos españoles, por su parte, "la pobreza, el hambre, la inseguridad política e institucional, la violencia e incluso la persecución religiosa son manifestaciones de un mundo estructuralmente injusto, que cierra a muchos hombres y mujeres la puerta a la esperanza. Esta situación y los reclamos de los omnipresentes medios de comunicación, que pintan el mundo desarrollado como un paraíso, explican tanto el fenómeno migratorio, como los riesgos y las tragedias a las que tantas personas se exponen buscando un futuro mejor".

Derecho a no emigrar

Puede resultar extraño, no obstante, que junto al derecho a emigrar, Juan Pablo II defienda en su mensaje, y secundado por los obispos españoles, el "derecho a no emigrar", en el sentido que es necesario crear condiciones para vivir en paz y dignidad en la propia patria. "Gracias a una atenta administración local y nacional, a un comercio más equitativo, a una solidaria cooperación internacional, hay que ofrecer a todo país la posibilidad de asegurar a sus habitantes, además de la libertad de expresión y de movimiento, la posibilidad de satisfacer sus necesidades fundamentales como la comida, la salud, el trabajo, la casa, la educación, sin las cuales mucha gente se ve en la obligación de emigrar por la fuerza". "El problema original -apostillan los obispos españoles- no es la emigración, sino la injusta distribución de los bienes. Por eso, frente a las explicaciones simplistas o los planteamientos emocionales, hay que reivindicar con urgencia estrategias globales de co-desarrollo. Las mafias y la delincuencia organizada, que será necesario abordar y denunciar , son síntoma y consecuencia de una situación estructural más amplia , que constituye el caldo de cultivo en el que aquellas se desarrollan". "Tampoco -aclara Juan Pablo II- se puede dejar de denunciar el tráfico de explotadores sin escrúpulos que abandonan en el mar, en embarcaciones precarias, a personas que buscan desesperadamente un futuro menos incierto. Quien atraviesa condiciones críticas tienen necesidad de ayudas diligentes y concretas".

Junto a esto está el derecho a emigrar, reconocido y fundamentado en el destino universal de los bienes, si bien tanto Juan Pablo II como los obispos reconocen que es derecho de los gobiernos "reglamentar los flujos migratorios en el pleno respeto de la dignidad de las personas y de las necesidades de sus familias, teniendo en cuenta las exigencias de las sociedades que acogen a los inmigrantes" y que en este sentido, "existen ya acuerdos internacionales que tutelan a los que emigran, así como a quienes buscan refugio o asilo político en otro país", pero que esos mismos acuerdos "pueden ser ulteriormente perfeccionados", dice el Papa en su mensaje.

Buscar el bien común

Los obispos españoles, parafraseando a Juan Pablo II, invitan a "contemplar las migraciones como la punta avanzada de los pueblos en camino hacia la hermandad universal. Hay que tomar distancia de los particularismos egoístas a los que muchos responsables políticos se refieren como intereses nacionales. Sólo la preocupación por el bien común universal nos permitirá situarnos adecuadamente ante el fenómeno de las migraciones modernas".

Por último, el mensaje de la CEE apunta la tarea que tienen que cumplir las parroquias españolas, "nuestras Iglesias, además de su disponibilidad y apertura para acoger a todos y de su obligación de contribuir a la defensa de los derechos del inmigrante y de su dignidad, tienen otra tarea no menos importante, que mira al interior de la mismas: promover una sólida formación de los fieles cristianos y una exquisita educación para convivir fraternalmente con quienes, siendo diferentes , son hijos del mismo Dios que a todos nos ha conferido idéntica dignidad".


Información Diocesana

Les habló del papel que deben jugar dentro de sus demarcaciones

El Arzobispo de Mérida-Badajoz se reúne con los arciprestes

El arzobispo de Mérida-Badajoz, don Santiago García Aracil, continúa con la ronda de encuentros que viene celebrando, con los distintos sectores eclesiales, desde su toma de posesión de la diócesis. Esta semana pasada, le tocó el turno a los arciprestes, que son aquellos que representan al obispo en las distintas demarcaciones en las que se divide Mérida-Badajoz.

Por tratarse éste del primer encuentro entre don Santiago y los arciprestes, estos fueron presentando un informe en el que detallaban la situación de sus respectivos arciprestazgos tanto en lo referente a las cuestiones pastorales y religiosas como a los aspectos socio-económicos, demográficos y geográficos de estos. Así mismo, en sus informes, los arciprestes presentaron la situación del clero, su edad media, número de habitantes que atendían... Por último, relataron a Monseñor García Aracil las actuaciones más relevantes que se realizan en las distintas parroquias.

Por su parte, el Sr. Arzobispo prorrogó en sus cargos a todos los arciprestes y les habló del importante papel que los arciprestazgos deben jugar en el funcionamiento de la diócesis. Por otro lado, y refiriéndose a la figura del arcipreste, explico que éstos deben actuar con solicitud pastoral y paternal sobre los sacerdotes de sus arciprestazgos y servir de nexo de unión entre los sacerdotes y el Arzobispo.

Además, don Santiago expresó su deseo de participar en al menos una reunión por arciprestazgo de las que mensualmente suelen celebrarse en éstos.

En un orden más general, se aprovechó esta reunión para presentar los distintos temas sobre los que se trabajará en las reuniones arciprestales a lo largo de este curso. Entre estos están "el laico en la Iglesia y en el mundo", "la evangelización de los jóvenes" o "Eucaristía". Será el Sr. Arzobispo el que, con el Consejo Episcopal, prepara una síntesis de todos ellos para así hacerlos operativos y que puedan ser trabajados en los arciprestazgos.

Por último, don Gabriel Cruz Chamizo, delegado episcopal para el Clero, presentó también un informe sobre la mencionada delegación así como el calendario de las acciones más inmediatas que desde ella se van a realizar.

 

Campaña de Cáritas 'Emaús 2004'

Durante toda esta semana se ha celebrado en Badajoz la campaña de sensibilización 'Emaús 2004', organizada por Cáritas diocesana de Mérida-Badajoz.

Las acciones de esta campaña se han organizado en 4 sectores: tienda solidaria, animación infantil, una mesa redonda y una representación teatral.

La tienda solidaria la formaban unas casetas -instaladas en la pacense Plaza de San Atón- en las que se exponían y vendían productos artesanales procedentes de los distintos programas y proyectos que Cáritas tiene. Entre ellos cabe destacar las labores realizadas en los programas de mujer y los de reinserción laboral. Junto a esta tienda solidaria, se ha desarrollado la segunda acción de esta campaña -animación infantil- en la que, a cargo de la Asociación 'El Zapito', se han realizado juegos para educar en la paz a los más pequeños.

Por otro lado, la mesa redonda contó con la presencia de distintos representantes de Cáritas, y versó sobre el comercio justo y el consumo responsable.

Por último, la representación teatral rindió homenaje a Federico García Lorca, con la obra 'Verde que te quiero verde', a cargo del grupo teatral 'Septem-Aras.

 

Agenda

Trecenario de Santa Eulalia

Desde el pasado lunes, y hasta el próximo día 2, se está celebrando en Mérida el trecenario en honor de Santa Eulalia mártir.

En él está previsto que participen los tres obispos de las diócesis extremeñas, así como varios vicarios episcopales, entre ellos los generales de las diócesis de Coria-Cáceres y Mérida-Badajoz.

El programa del trecenario incluye el rezo del rosario, una celebración de la palabra, la exposición del Santísimo y la celebración eucarística, que comenzará a las 20'30 horas, así como otros actos devocionales.


 

Liturgia dominical

Celebramos el XXVI Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Profecía de Amós 6, 1a, 4-7.

Así dice el Señor todopoderoso: "¡Ay de los que se fían de Sión y confían en el monte de Samaría! Os acostáis en lechos de marfil; arrellenados en divanes, coméis carneros del rebaño y terneras del establo; canturreáis al son del arpa, inventáis, como David, instrumentos musicales; bebéis vino en copas, os ungís con perfumes exquisitos y no os doléis del desastre de José. Pues encabezarán la cuerda de cautivos y se acabará la orgía de los disolutos".

 

Salmo 50, 3-4, 12-13, 17 y 19

R. Alaba, alma mía, al Señor. ( o Aleluya)

Él mantiene su fidelidad perpetuamente, / Él hace justicia a los oprimidos, / Él da pan a los hambrientos. / El Señor liberta a los cautivos.

 

Primera carta de san Pablo a Timoteo 6, 11-16

Hombre de Dios, practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la delicadeza. Combate el buen combate de la fe. Conquista la vida eterna a la que fuiste llamado, y de la que hiciste noble profesión ante muchos testigos. En presencia de Dios, que da la vida al universo, y de Cristo Jesús, que dio testimonio ante Poncio Pilato con tan noble profesión: te insisto en que guardes el mandamiento sin mancha ni reproche, hasta la manifestación de nuestro Señor Jesucristo, que en tiempo oportuno mostrará el bienaventurado y único Soberano, Rey de los reyes y Señor de los señores, el único poseedor de la inmortalidad, que habita en una luz inaccesible, a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. A Él, honor e imperio eterno. Amén.

 

Evangelio según san Lucas 16, 19-31

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:

- Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico. Y hasta los perros se le acercaban a lamerle las llagas. Sucedió que se murió el mendigo, y los ángeles lo llevaron al seno de Abrahán. Se murió también el rico, y lo enterraron.

Estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantando los ojos vio de lejos a Abrahán, y a Lázaro en su seno, y gritó: "Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas". Pero Abrahán le contestó: "Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces. Y además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que no puedan cruzar, aunque quieran desde aquí hacia vosotros, ni puedan pasar de ahí hasta nosotros".

El rico insistió:"Te ruego, entonces, padre, que mandes a Lázaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que, con su testimonio, evites que vengan también ellos a este lugar de tormento". Abrahán le dice: "Tienen a Moisés y a los profetas, que los escuchen". El rico contestó: "No, padre Abrahán. Pero si un muerto va a verlos, se arrepentirán". Abrahán le dijo: "Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto".

 

Comentario Litúrgico

La orgía de los disolutos

Si el domingo pasado el evangelio nos presentaba a un sinvergüenza - el administrador injusto- que intentó hacerse rico robando, las lecturas de hoy presentan la denuncia evangélica de otro tipo de riquezas.

En la primera lectura, el profeta Amós hace el retrato de una sociedad opulenta, llena de comodidades y refinamientos tanto en las comidas como en las casas y mobiliario.

Por mucho que se busque no se encontrará la menor alusión a un origen oscuro de las riquezas que poseen. El profeta denuncia, sin más, el hecho de poner todo el sentido de la vida en el goce de los placeres que puede ofrecer el ser rico, lo que él llama "la orgía de los disolutos".

Como una luz difusa, presenta el Profeta la falsa actitud religiosa de aquella gente que, sin dejar la orgía, confiaban que la santidad del Templo los cubriría a la hora del juicio.

El evangelio nos acerca a una escena parecida: un rico que banqueteaba espléndidamente cada día, que vivía a tope todo lo que le ofrecía su condición privilegiada. No hay rastro alguno que pueda hacernos sospechar que fueran riquezas adquiridas injustamente.

Junto a ese personaje, Cristo sitúa a Lázaro en el extremo opuesto: lleno de miseria, de llagas y totalmente desprovisto de lo mas mínimo necesario para vivir.

El final de la parábola lo conocemos: el rico va a parar al infierno y el pobre Lázaro al seno de Abrahán. Quizá este final no encaje en la mentalidad de muchos cristianos ricos y bienpensantes que cifran toda su vida cristiana en un cumplimiento ritualista de devociones y sacramentos, sin la menor inquietud social. Pero ahí está el Evangelio.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

27, lunes: Jb 1, 6-22; Lc 9, 46-50.
28, martes: Jb 3, 1-3.11-17; Lc 9, 51-56.
29, miércoles: Dn 7, 9-10. 13-14; Jn 1, 47-51.
30, jueves: Jb 19, 21-27; Lc 10. 1-12.
1, viernes: Jb 38, 1. 12-21. 40, 3-5; Lc 10, 13-16.
2, sábado: Jb 42, 1-3. 5-6. 12-16; Lc 10, 17-24.
3, domingo: Hab 1, 2-3. 2, 2-4; 2Tim 1, 6-8. 13-14; Lc 17, 5-10.

 

Santoral

28 de septiembre: San Lorenzo Ruiz y compañeros mártires (s. XVII)

Es el primer santo filipino, aunque no murió en Filipinas, como veremos.

Nuestro santo nació de padre chino y madre filipina, hacia 1600, en Binondo, cerca de Manila. Fue educado por los dominicos, trabajó en la parroquia.

Contrajo matrimonio y tuvo tres hijos, dos niños y una niña.

Tuvo que salir de Filipinas, aunque el porqué no es muy claro.

Y así, en 1636, parte rumbo al Japón junto con dos dominicos y un laico japonés.

En aquellos momentos, los cristianos eran cruelmente perseguidos en Japón. Nada más poner los pies en Okinawa fueron apresados.

A Lorenzo parece que lo sometieron a la tortura del agua, que consistía en hacer tragar agua al prisionero hasta que casi se ahogara.

Lo sentenciaron a morir colgado, cerca de Nagasaki, donde fue conducido, junto con otros cristianos, a la vista de todos, para aumentar así la burla.

Lo colgaron por los pies y tardó más de dos días en morir.

Cuando por fin descansó, su cuerpo fue quemado y sus cenizas arrojadas al mar.

Los santos de la semana

27, lunes: Nuestra Sra. de Belén, Vicente de Paúl, Marcos, Cayo, Adolfo.
28, martes: Wenceslao, Lorenzo Ruiz.
29, miércoles: Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael.
30, jueves: Jerónimo,Leopoldo, Antonio.
1, viernes: Teresa del Niño Jesús, Remigio, Máximo, Julia.
2, sábado: Santos Angeles Custodios, Modesto Sardo, Leodigario, Primo.
3, domingo: Francisco de Borja, Cándido, Dionisio, Fausto.


Contraportada

El Dr. Rafael Navarro Valls, catedrático de Derecho de la Complutense, analiza la anunciada reforma

"La nueva ley del divorcio somete al matrimonio al capricho de las partes"

El Consejo de Ministros aprobó el pasado día 17 la modificación de la actual Ley del Divorcio, desoyendo las peticiones de las asociaciones familiares que habían solicitado la creación de una mesa de diálogo previa a cualquier modificación.

Según ha trascendido, algunas "novedades" de la nueva Ley serán la anulación de las causas de divorcio, la supresión de la separación como paso previo a la solicitud del divorcio, y la rapidez con la que éste se concederá.

Rafael Navarro Valls, catedrático de Derecho de la Universidad Complutense y Secretario de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, analiza en esta entrevista concedida a Zenit-Veritas y que resumimos, la "dialéctica tramposa" que encierra el divorcio y la auténtica naturaleza de la institución matrimonial.

­¿Considera que era necesaria una modificación de la actual Ley de Divorcio?

­Su pregunta me recuerda lo que en Derecho de familia llamamos "dialéctica tramposa". Quiero decir: que hay instituciones que, por su propia lógica, siempre están exigiendo reformas. Eso le pasa al divorcio. Su lógica es ampliar cada vez más en el tejido social la fina cuña que permitió su introducción. De ahí que toda ley de divorcio esté potencialmente en perpetua reforma para facilitarlo al máximo Este cambio de imagen de la familia es interpretado como consecuencia de la oposición de dos modelos familiares: la realidad cultural y económica de los padres y los modelos que les ofrecen principalmente los medios de comunicación social, que presentan un marco de vida bastante engañoso.

­¿Qué importancia tiene la supresión de la separación como paso previo a la solicitud judicial del divorcio?

­Chesterton solía decir que "no derribes una valla sin indagar antes en la causa por la que la pusieron".

El trámite previo de la separación puede parecer innecesario cuando hay una clara voluntad de divorciarse. Sin embargo, la experiencia de la ley vigente, es que hay un número muy apreciable de matrimonios, aparentemente sin solución, que han encontrado la reconciliación precisamente en el espacio de tiempo que existe antes del divorcio vincular en firme.

En concreto, según las últimas estadísticas, un 35% de las separaciones no termina en divorcio. Y un 25% acaban reconciliándose. Dada la importancia de la estabilidad matrimonial, ese "doble trámite" es (era) uno de los pocas cautelas que la ley establece para defenderla.

Favorece la ruptura

­La reforma prevista haría desaparecer tres artículos del Código Civil (arts. 82, 86 y 87). Bastaría con que uno de los cónyuges no desee su continuación para que pueda pedir el divorcio ¿Cómo valora este punto?

­Recuerdo que una colega decía que si cuando uno vende una casa y luego se arrepiente, es necesario para anular esa venta el consentimiento del que la compró y que, además, no se cause perjuicio a terceros, parece lógico que algo similar ocurra con el matrimonio. De otro modo, volvemos a una forma de "darwinismo social", en el que la ley del más fuerte se impone sobre el débil

Por otra parte, no hay que olvidar, como ha precisado Anderson, que un sistema de divorcio que depende de la voluntad de cualquiera de los cónyuges, hace algo más que proporcionar una salida del matrimonio. Cambia las reglas para la entrada en él. Un sistema de divorcio sin causa, recompensa el compromiso del cónyuge con su propio individualismo y el bien del individuo frente al bien común del matrimonio.

Debido a que la comunidad matrimonial no queda protegida en el ambiente legal de un divorcio "sin causa", un compromiso tal se hace solamente a cuenta y riesgo del contrayente. Así, el nuevo marco legal apoya las tendencias que causan la ruptura del matrimonio, y no las que fomentan su unión y carácter mutuo. Ya que el marco legal de un divorcio "sin causas" les dice a los contrayentes que inviertan menos en la comunidad marital, no es de sorprender que cada vez esperen menos de ella.

Divorcio 'express'

­¿Qué concepción del matrimonio cree que hay detrás de ésta nueva Ley?

Creo que supone el final de un camino hacia atrás, que conduce de nuevo a una forma primitiva de matrimonio: el romano. El divorcio que quiere introducirse supone convertir al matrimonio en un affaire (asunto)privado, una relación fundada sobre la cohabitación y el consentimiento continuado.

La facilidad de la disolución hace que lo que queda del matrimonio ya no reenvíe ni a la fidelidad ni al amor. Este divorcio, que puede llegar a asemejarse al repudio unilateral islámico, significa que el derecho no sostiene al matrimonio, haciéndolo disponible al simple capricho de una de las partes. El matrimonio así se convierte -por decirlo gráficamente- "en una sociedad de responsabilidad fuertemente limitada".

Si bien el divorcio puede parecer, a veces, el remedio adecuado para poner fin a matrimonios básicamente fallidos o enmendar situaciones creadas por un cónyuge cruel o irresponsable, en general suele empeorar la situación.

La buena crianza de un hijo es una responsabilidad enorme que a menudo agota los esfuerzos y la energía de los dos progenitores, pero, para uno solo de ellos, lo más seguro es que la tarea sea pesada.

Como se ha puesto de manifiesto, lo más alarmante de la extensión del divorcio en los últimos tiempos es que parece hacer olvidar que su realidad pertenece a la patología del matrimonio, para pasar a pertenecer a la normalidad del mismo. Esto explica la facilidad con que la nueva legislación intenta regular un "divorcio-expres", de rápida resolución .

­¿Es esta reforma una solución al aumento de divorcios o más bien el aumento de divorcio se ha producido por una inadecuada política de conciliaciones y apoyo a la familia?

­Creo que este aumento "en flecha" del número de divorcios se está produciendo por una incorrecta política de desatención al matrimonio y la familia. Aunque también la responsabilidad recae sobre gran parte de los medios de comunicación. Las ideas sobre el matrimonio y la familia que la mayoría de la gente considera casi evidentes por sí mismas, son puestas en cuestión por muchos cuyo trabajo consiste en estudiar, asesorar a las familias u orientar a la opinión pública. De este modo, el legislador se siente como compelido a modificar el ecosistema familiar con medidas legislativas precipitadas. Con frecuencia, la legislación en España ha sido más eficaz contribuyendo al asentamiento de las tendencias disgregadoras de la familia que a su fortalecimiento.

Zenit.org


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com




Return to Camino