Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 222 - Año V - 21 de septiembre de 1997
Director: José María Gil


Portada

Un gran congreso sobre Jesucristo

El hecho más sobresaliente de la semana pasada, dentro del calendario de la Iglesia en España, fue, sin lugar a dudas, el magno Congreso de Pastoral Evangelizadora, celebrado en Madrid del 11 al 15 de septiembre. Es también el acontecimiento más significativo de la celebración del Año de Cristo en nuestro país, el primero de los tres con que prepara la Iglesia el jubileo universal del año 2000.
La Conferencia Episcopal Española, a través de su Comité para dicho jubileo, ha impulsado y asumido este Encuentro de Iglesia, en el que han participado dos mil representantes, clérigos y laicos, varones y mujeres, de todas las diócesis, congregaciones religiosas y movimientos apostólicos de todo el mapa autonómico español.
En su Carta de la tercera página, comenta y valora hoy nuestro Arzobispo la significación y el alcance de este magno Congreso, que ha tenido por lema Jesús, la Buena noticia.
Todas las ponencias, comunicaciones y talleres de diálogo de este Encuentro han acentuado la actualidad permanente de Jesús resucitado, contemplado no como un recuerdo histórico, sino como una persona viviente, presente y actuante en la Iglesia y en nuestro mundo, al que vino como enviado del Padre, tomó nuestra carne, compartió nuestro destino y nos incorporó a su Reino.

Editorial

¡Los jóvenes, los jóvenes!

Un mes ya, desde las impresionantes Jornadas mundiales de la Juventud en París, convocadas, presididas y animadas por Su Santidad Juan Pablo II. Un acontecimiento de fuertes y positivas resonancias, en Europa y en el mundo, cuya transcendencia no se agota en las fechas ni en el sitio que le sirvieron de marco.
Aquello fue, en buena medida, una caja de sorpresas: se triplicó, contra todo pronóstico, el número de los jóvenes participantes; mejoró extraordinariamente la acogida del pueblo francés, de sus autoridades y de los medios de comunicación al anciano Pontífice, a pesar de su deterioro físico y de la firmeza moral de su mensaje.
Eso nos muestra, o al menos nos insinúa, que el momento de nuestra Iglesia, de la sociedad, de la juventud, no es regresivo en lo espiritual; antes, por el contrario, pone de manifiesto claros signos de inquietud espiritual, de recuperación de valores religiosos y morales. Abundan esos mismos síntomas en otras áreas de observación sociológica.
El Papa Wojtyla acreditó ante el crecido millón de sus oyentes en Longchamps, a más de su fortaleza e intrepidez apostólica, contracorriente de los años y los achaques, su amor a los jóvenes, su esperanza en ellos, la confianza que les otorga como artífices de la sociedad y de la Iglesia, en el siglo XXI.
A ellos les ha insistido en que sean promotores de un mundo sin guerras, a que acojan la fe cristiana sin reducciones caprichosas, y la traduzcan en una conducta moral coherente con sus creencias. Ha depositado en ellos semillas de alegría y de fraternidad. Su mensaje interpela a los adultos, como acaba de recordarlo en su mensaje al Congreso de Pastoral Evangelizadora, recién clausurado en Madrid. Los jóvenes son responsables de sí mismos, pero son también tarea de los mayores.

Carta del Arzobispo

Jesús ha estado en Madrid

Jesús venía de Calcuta, donde, confundido entre multitudes oceánicas, había vibrado El también con el corazón del mundo, en torno al féretro blanco de la Madre Teresa. Semanas antes y en París se hizo notar también su presencia con fuerza fascinante, en el rostro luminoso de un millón de jóvenes, al conjuro de la blanca silueta, de la palabra amorosa e intrépida del viejo Pontífice Juan Pablo II. Jesús escuchó en París la misma pregunta del Jordán: Maestro, ¿dónde vives? -Venid y lo vereis. Ellos fueron, vieron, creyeron, dieron testimonio y su testimonio es veraz (Cfn. Jn 20, 8 y 21-24).
Y antes de París, electriza el recordarlo, Jesús fue ejecutado en el Norte de España, en la nuca de un joven de Ermua, inocente por los cuatro costados. La figura invisible del Resucitado flotó entonces, como antaño en las olas del Tiberiades, sobre las mareas humanas de las ciudades de España, en un clamor millonario de voces de paz, de palmas alzadas, de manos sin sangre.
En esta lectura creyente de tantos hechos de asombro, escalonados a lo largo del verano, digo que Jesús se ha hecho en septiembre presente en Madrid con fuerza singular. Somos dos mil los testigos que, refiriéndonos a El, podemos hacer nuestra sin titubeos la afirmación lapidaria sobre Dios de Andre Frossard: Dios existe, yo me lo he encontrado. Nuestra experiencia no se mide por la escala de magnitudes de Calcuta o de París, pero sí que hemos sentido y vivido, como los discípulos de Jesús, un cierto trasunto del Tabor, el aleteo de su presencia, el timbre de su voz, el esplendor de su rostro.
¿Quiénes?¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo? Que nadie se extrañe ni nos tome a broma: En el Palacio de Congresos de Madrid, durante los días 11 al 14 de este mes, los afortunados participantes en el Congreso de Pastoral Evangelizadora, convocados por la Conferencia Episcopal en el marco jubilar del dos mil, venidos de todas las diócesis de España, para profundizar juntos en el misterio solar de nuestra fe: Jesús, la Buena noticia. Un encuentro de Iglesia a todos los niveles, esto es, de obispos y sacerdotes, de mujeres y hombres de vida consagrada, de laicos de toda condición, jóvenes y adultos.

Cristocéntrico y misionero

Buscaban sus promotores una aproximación, a escala, a la Iglesia real de nuestro país, en sus instituciones más representativas y sus sectores más comprometidos: clero, vida consagrada, agentes pastorales, movimientos apostólicos. Unidos con fuerza por un objetivo común, bien reflejado en los programas: Ahondar en el misterio de Cristo, figura eje del primer año prejubilar, como don del Padre a los hombres, como Salvador nuestro que nos comunica a su vez el don del Espíritu. Cristo Jesús es el referente, el contenido y la meta de toda evangelización. Un Congreso de reflexión, de conversión, de impulso evangelizador. Misionero por los cuatro costados.
Buscábamos la iluminación de nuestro espíritu por la palabra inspirada de pastores acreditados, de teólogos de nota, de laicos y religiosos con las manos en la masa. ¿Y cómo asi? Mediante la inteligente conjunción de lecciones magistrales, comunicaciones sobre experiencias vividas, talleres de debate y de búsqueda, celebraciones de la Palabra, de la Penitencia y de la Eucaristía. Incluído ¿cómo no? un prodigioso concierto de la Orquesta y Coros de Radio Nacional de España, en el nuevo Auditorio de Madrid, con piezas maestras de la mejor música religiosa.
Siete Ponencias generales, treinta y tres Comunicaciones (de media hora), diez Talleres han vertebrado el Congreso. El plato fuerte lo han constituído, sin lugar a dudas, las ponencias, llamémoslas si se quiere lecciones magistrales, qe han sido en su conjunto buceos de asombro en el misterio de Cristo, empujones hacia el encuentro con El, acicate para anunciarlo a los hombres de hoy con hechos y palabras, desde una Iglesia desvalida, pero confiada en el poder de su nombre.
Han sido como siete focos que nos descubrían la persona, el misterio y el ministerio de Jesús de Nazaret. O al revés: siete faros que irradiaba su rostro resucitado sobre el relator y los oyentes de estas ponencias. Hemos sido muchos los que, al escucharlas compartía en vilo la experiencia de Emaús. ¿Recordais cómo ardía nuestro corazón? Palabras de hondura teológica, de acentos proféticos, de empuje misionero. Los enunciados de estas siete reflexiones presentaban a Cristo como Buena Noticia, revelación de la verdad de Dios y de la del hombre, fuente de vida, referente moral, Redentor del mundo, donante del Espíritu. Nobleza obliga a transcribir al menos aquí, con viva gratitud, los nombres de los relatores: Fernando Sebastián, Eloy Bueno, Aránzazu Aguado, Avelino de Luís, Angelo Scola, José Antonio Pagola, Eugenio Romero Pose.

Con los pies en tierra

Ahora bien; un Congreso de pastoral y, además, de evangelización, ha de aterrizar, por fuerza, en la existencia cruda de las personas y de las comunidades, ha de pisar el suelo y el polvo de los caminos de la Iglesia. Lo anterior no son teorías abstractas, sino espíritu y vida. Pero, ¿se nota en la Iglesia real? ¿Transforma nuestras vidas? ¿Se les ofrece a los hombres de manera inteligible, interpelante, convincente?¿Cómo anda el pulso de la Iglesia en España?
Sin dar respuestas globales ni sistemáticas, el Congreso abrió su programa a un serial espontáneo y disperso de comunicaciones escritas, treinta y tres de las cuales contaban con tiempo y espacio en las jornadas del Congreso. Busquen el programa, léanse las actas los interesados en los temas. Tampoco los congresistas podíamos acudir a todo, porque el tiempo imponía la presentación simultánea, en aulas diferentes, de tres comunicaciones distintas.
En nuestro caso, los que más, han asistido a unas diez sesiones, sobre temas tan variopintos como la Catequesis de adultos, los nuevos movimientos apostólicos, la evangelización por la radio, los libros heterodoxos sobre Jesús, la promoción de vocaciones, el primer despertar de la fe, la presencia cristiana en el mundo obrero, en los hospitales, en las cárceles, junto a otras múltiples experiencias de pastoral misionera. Puertas y ventanas del Congreso, para la realidad palpitante de nuestra Iglesia, pero sólo a título de muestrario, tan representativo como incompleto.
Valga lo mismo al referirnos a los Talleres, especie de Seminarios del Congreso, sesiones libres para intercambios y debates, simultáneos en el tiempo con las Comunicaciones, en diferentes aulas del recinto, donde otro bloque de congresistas se repartían para hablar de laicado, de liturgia, de Comunicaiones Sociales, presencia evangelizadora de la Iglesia en plurales áreas y estamentos. Seis horas, dos por jornada, que cuajaron luego en unas conclusiones operativas, leídas en la Clausura, y que se incluirán en las Actas, para que surtan su efecto.
Efecto, palabra mágica, incómoda, comprometedora. No dudo en afirmar que el Congreso de Pastoral evangelizadora ha sido un acontecimiento de gracia para los participantes en él. Nos sentimos obligados a compartir esas riquezas con nuestras comunidades (esto es una muestra) y caminar con ellas en consonancia con las luces recibidas. Pienso que, sin el primer Congreso de Evangelización de 1985, nuestra Iglesia no habría cosechado muchos logros del último decenio. Como testigo de los dos, ambos reflejo de su momento eclesial, pienso que éste del 97 no lleva menor carga de futuro. Tanto más, cuanto que este Año de Cristo, en el trienio jubilar, tiene por delante otros tres: del Espíritu, del Padre, de la Trinidad. ¿Porqué titubeamos, hombres de poca fe?
+ Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Centrales

El Congreso de Pastoral anima a los católicos españoles a dar un testimonio más vivo de Cristo

Muy buena acogida de la comunicación sobre la Catequesis de Adultos en la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

Con una gran concelebración eucarística en la que estuvieron presentes más de la mitad de los obispos españoles, el pasado domingo concluyó en Madrid el Congreso de Pastoral Evangelizadora que ha reunido a 2.000 personas procedentes de todas las diócesis, congregaciones y sectores pastorales de la Iglesia en España.
De nuestra diócesis y presididas por el Arzobispo don Antonio Montero, han participado en el Congreso una veintena de personas, designadas de entre las que trabajan en la acción pastoral.
Este importante encuentro, organizado por la Conferencia Episcopal como preparación para el Jubileo del año 2000, ha sido de hecho el marco en el que, además de analizar la realidad social y religiosa de España, se han explicitado los más importantes retos que se le presentan a la Iglesia en el futuro inmediato y se han expuesto las grandes líneas de actuación pastoral con los que hacerles frente mediante el fortalecimiento de la fe y el testimonio cristiano, anunciando a Jesucristo. Tarea que ha sido sintetizada en lo que se conoce como la Nueva Evangelización. En esta perspectiva se han movido tanto el mensaje del Papa a los congresistas, como el discurso del presidente de la Conferencia Episcopal , don Elías Yanes.

Jesucristo, la Buena Noticia

Aparte de las celebraciones litúrgicas, entre ellas una gran celebración penitencial en la que mayoría de los congresistas se acercaron a recibir el sacramento del Perdón, los grandes momentos del Congreso han estado marcado por siete ponencias sobre Jesucristo, a cargo de destacados especialistas. En estas enseñanzas se han mostrado, desde distintas vertientes de la teología, la filosofía y la sociología, la situación del hombre y el mundo de hoy, sus carencias y anhelos, y sobre todo, la persona y propuesta redentora de Jesús, único salvador del mundo y "quien le dice al hombre lo que debe ser el hombre".
Otro de los aspectos más cuidados del Congreso han sido la treintena de comunicaciones que han sido presentadas y que han constituido un rico muestrario de experiencias evangelizadoras que se están llevando a cabo en España. Entre ellas, tal y como señaló el secretario general del Congreso, don Joaquín Martín Abad en rueda de prensa, ha tenido especial acogida por el número de asistentes (cercas de 400) la comunicación enviada por nuestra diócesis sobre la Catequesis de Adultos, que fue presentada por don Amadeo Rodríguez Magro y don Francisco Maya, como un servicio de la comunidad diocesana a la Nueva Evangelización.
También se han tenido diversos talleres, donde expertos han dialogado sobre distintos sectores pastorales y hecho propuestas de futuro que concreten y expresen el anuncio de Jesucristo en este fin de siglo XX.
Como concluía monseñor Fernando Sebastián en su ponencia, "ojalá este Congreso, situado en los albores del Gran Jubileo del año 2000, se convierta en el inicio de una época nueva en nuestras Iglesias, la época del olvido y el silencio sobre nosotros mismos y de una palabra firme y concorde anunciando la presencia entre nosotros de la gracia de Dios que salva y recrea a quienes creen en él por Jesucristo, el Señor presente en su Iglesia y operante por la fuerza de su Espíritu".

Anunciar a Jesucristo, Buena Noticia

Entre otras cosas, el Congreso de Pastoral Evangelizadora ha señalado:
- Nos hemos sentido profundamente necesitados de salvación: son muchas las esclavitudes personales y sociales que hacen de nosotros y de nuestra sociedad un proyecto difícil. Nuestra propia vida cristiana no siempre suscita en los demás ilusión por seguir a Jesús de manera gozosa y comprometida. Pedimos perdón por las veces que no hemos sabido anunciar y testimoniar con nuestro estilo de vida que Jesús para todos los hombres y mujeres, especialmente para los más pobres...
- El congreso ha reavivado en todos nosotros la necesidad de ser evangelizados por el Espíritu de Jesús como creyentes y como Iglesia... Hemos percibido la urgencia de una profunda experiencia de Dios salvador, amigo y cercano que nos enseñe a mirar al mundo y a los hombres con entrega apasionada, como Iglesia servidora, signo de gracia y de esperanza para todos. Sin comunidades que vivan gozosamente la buena noticia de Jesús, abiertas con sencillez y amor al mundo y a los hombres, cualquier nuevo intento evangelizador estaría abocado al fracaso...
- Sólo avalados por una vida cristiana renovada y sincera y expresando el gozo de haber encontrado al Señor, podremos renovar el compromiso por una nueva evangelización...
- A nuestra sociedad que busca caminos para el hombre , queremos anunciarle con nuestras obras y con nuestra palabra que Jesucristo es Camino, Verdad y Vida; que su acogida y seguimiento proporcionan luz y fuerza para responder a las preguntas más hondas y a los problemas personales y sociales que nos salen al paso de manera tan aguda y nueva.
- Queremos acoger y vivir con sencillez el espíritu de las Bienaventuranzas, la pasión por el hombre y sus problemas, la opción decidida por los más pobres, el sincero diálogo con la cultura de nuestro tiempo, el anuncio preferente de Jesucristo a los jóvenes, el acompañamiento pastoral de las familias, la oferta de proyectos concretos de vida cristiana, la propuesta vocacional, la maduración personal y comunitaria de la fe; el compromiso por la paz, la justicia social , la libertad y la igualdad entre los hombres y los pueblos; el respeto y cuidado de la creación... , "todo lo humano" lo sentimos incorporado a nuestro paso evangelizador al nuevo siglo, como estímulo para superar la rutina y el cansancio pastoral.
- Los dos mil años desde la Encarnación y nacimiento de Jesucristo son conmemoración y recuerdo agradecido. Pero lo percibimos también como urgencia de presencia y anuncio, "del fortalecimiento de la fe y del testimonio cristiano"(TMA 42). Con María, Madre de Jesús y Madre nuestra, volvemos a poner en él nuestra esperanza y nuestra salvación. A él confesamos como Buena Noticia, capaz de "hacer nuevas todas las cosas" (Ap 21,5). Unidos a todos vosotros, creyentes en el mismo Señor, y profundamente solidarios con todos los hombres, volvemos a exclamar hoy con los primeros cristianos: "Maranatha. ¡Ven, Señor Jesús!"

Presentada la versión definitiva del Catecismo de la Iglesia Católica

Pena de muerte, legítima defensa, trasplantes de órganos...., algunas aclaraciones del Magisterio

El cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, presentó a los medios de comunicación mundiales la versión definitiva del Catecismo de la Iglesia Católica. En total se han modificado 98 párrafos de la anterior versión.
Las modificaciones más significativas afectan particularmente a los temas relacionados con la vida, pues incluyen las aportaciones ofrecidas por la encíclica Evangelium Vitae , que desde su publicación en 1995 ha arrojado nuevas luces sobre algunos argumentos.
Ofrecemos la nueva redacción de algunos párrafos del casi centenar que han sido modificados:
2266. "Corresponde a una exigencia de tutela del bien común el esfuerzo del Estado dirigido a contener la difusión de comportamientos lesivos de los derechos del hombre y de las reglas fundamentales de la convivencia civil. La legítima autoridad pública tiene el derecho y el deber de infligir penas proporcionadas a la gravedad del delito. La pena tiene, ante todo, la finalidad de reparar el desorden introducido por la culpa. Cuando es aceptada voluntariamente por el culpable, asume un valor de expiación. La pena, además de defender el orden público y tutelar la seguridad de las personas, tiene una finalidad medicinal: en la medida de lo posible, debe contribuir a la corrección del culpable".
2267. "La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena verificación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, cuando ésta fuese la única vía practicable para defender eficazmente del agresor injusto la vida de seres humanos. Si, por el contrario, los medios incruentos son suficientes para defender del agresor y para proteger la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a emplear estos medios, ya que se corresponden mejor con las condiciones concretas del bien común y son más conformes a la dignidad de la persona humana. Hoy, de hecho, como consecuencia de las posibilidades de que dispone el Estado para reprimir eficazmente el crimen haciendo inofensivo al que lo ha cometido, sin quitarle definitivamente la posibilidad de redimirse, los casos de absoluta necesidad de supresión del reo "son ahora muy raros, si no son incluso prácticamente inexistentes" (Evangelium Vitae, n 56)".
2296. "El trasplante de órganos es conforme a la ley moral si los daños y riesgos físicos y psíquicos en los que incurre el donante son proporcionados al bien que se busca para el destinatario. La donación de órganos tras la muerte es un acto noble y meritorio, y se ha de alentar como manifestación de generosa solidaridad. No es moralmente aceptable si el donante o quienes tienen derecho sobre él no han dado su consentimiento explícito. Es además moralmente inadmisible para el ser humano provocar directamente. bien la mutilación que le deja inválido o bien su muerte, aunque sea para retardar el fallecimiento de otras personas".
2297."Los secuestros y el tomar rehenes hacen que impere el terror y, mediante la amenaza, ejercen intolerables presiones sobre las víctimas. Son moralmente ilegítimos. El terrorismo amenaza, hiere y mata sin discriminación; es gravemente contrario a la justicia y a la caridad. La tortura, que usa de violencia física o moral para arrancar confesiones, para castigar a los culpables, intimidar a los que se oponen, satisfacer el odio, es contraria al respeto de la persona y de la dignidad humana. Exceptuados los casos de prescripciones médicas de orden estrictamente terapéutico, las amputaciones, mutilaciones o esterilizaciones directamente voluntarias de personas inocentes son contrarias a la ley moral".
2372. "El Estado es responsable del bienestar de los ciudadanos. Por eso es legítimo que intervenga para orientar la demografía de la población. Puede hacerlo mediante una información objetiva y respetuosa, pero no mediante una decisión autoritaria y coaccionante. No puede legítimamente suplantar la iniciativa de los esposos, primeros responsables de la procreación y educación de sus hijos. En este campo, el Estado no está autorizado a intervenir con medios contrarios a la ley moral".

El Papa pide a los cristianos que luchen contra la usura

Se estudia la posibilidad de escribir una encíclica sobre el uso del dinero

"Sé que la usura es un fenómeno preocupante, que, por desgracia, se ha difundido en muchas ciudades y presenta repercusiónes dramáticas para las familias que quedan involucradas en sus redes". Juan Pablo II saludó con estas exigentes palabras a los miembros del Comité Nacional Italiano de las Fundaciones de Lucha contra la Usura durante la habitual audiencia general de los miércoles.
El problema de los préstamos ilegales que han inducido últimamente a muchos italianos al suicidio se ha convertido en una fuente de honda preocupación para la Iglesia y el Papa. Es necesario unir las energías para "desterrar un sistema tan injusto, que interpela de manera apremiante a las comunidades civiles y eclesiales", continuó diciendo el Papa.
El Santo Padre utilizó calificativos terribles para sensibilizar las conciencias sobre el drama de la usura: se refirió a él como a un "despiadado abuso de la necesidad de los demás" y a una "terrible plaga social". El aumento de las redes de financiación ilegal, que imponen intereses altísimos, ha llevado a la Iglesia italiana no sólo a crear fondos de préstamo solidario, que permita a las familias deshacerse de las garras de los usureros, sino incluso a pensar en la necesidad de escribir una encíclica sobre el uso y abuso del dinero.
La propuesta la hizo recientemente en Florencia monseñor Tarcisio Bertone,secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe al decir que"parece oportuno publicar una nueva encíclica sobre el tema de la usura y, en general, sobre el uso del dinero".
La última vez que un Papa se pronunció solemnemente sobre este argumento fue en 1745. Entonces Benedicto XIV publicó la encíclica "Vix Pervenit" en la que expuso la doctrina social de la Iglesia sobre el préstamo aplicado a la realidad económica de aquel entonces. Monseñor Bertone subrayó los aspectos más dramáticos de la usura, pero también mencionó el "problema del préstamo entre los Estados que acaba provocando el fenómeno de la deuda internacional".
ZENIT

En Estados Unidos "descubren" que la familia es vital para los adolescentes

Según un estudio financiado por el Congreso de EE.UU. y realizado por las universidades de Minnesota y de Carolina del Norte, bajo la supervisión del National Institute of Health, y publicado por la revista de la "American Medical Association", la presencia de los padres es fundamental para garantizar el crecimiento sano de los hijos.
La investigación se ha realizado entrevistando a 90.000 estudiantes estadounidenses en las escuelas secundarias y en los bachilleratos, a 18.000 padres de familia y otros 20.000 adolescentes en sus casas.
La primera respuesta que todos comparten es muy clara: los padres de familia tienen un peso decisivo en el desarrollo de los niños y de los adolescentes, y los mismos muchachos reconocen que una relación intensa de amor y comprensión con los miembros de la propia familia es fundamental para crecer y mantenerse alejado de ciertos problemas. La gran mayoría de los muchachos entrevistados asegura que una relación emocional intensa con sus padres y con los profesores ayuda a evitar el recurso a la droga y al alcohol, motiva a evitar comportamientos violentos y el suicidio, y previene también de la tendencia a llevar una vida sexual activa demasiado pronto.
Richard Udry, uno de los autores del estudio, asegura: Muchos creen que, en esa fase de la vida, la influencia de los amigos sustituye a la de los padres, pero es un error. Los padres siguen siendo tan importantes para los adolescentes como para los recién nacidos.
ZENIT

Noticiario diocesano


Una emeritense y una ruandesa profesan votos perpetuos en Mérida y Fuente de Cantos

La joven emeritense María del Sagrario Domínguez Domínguez hizo su consagración perpetua en la congregación de Siervas de San José, de cuya comunidad de Linares (Jaén) forma parte. La ceremonia tuvo lugar en la Parroquia del Perpetuo Socorro, de Mérida (PP. Redentoristas), a la que la joven profesa había pertenecido antes de ser religiosa.
Asistieron a la ceremonia la Madre Provincial, Vicenta Carrero Ríos, las religiosas de las casas de Extremadura y el profesorado seglar del Colegio de Mérida. También estuvieron presentes las religiosas de la comunidad de Linares, a las que acompañaron dos párrocos de las parroquias de esa ciudad en la que colaboran las religiosas, algunas seglares que comparten con ellas su apostolado y una representación de las comunidades de Granada -donde están ubicadas la Casa Provincial y el Juniorado- y Málaga.
Los cantos de la Eucaristía estuvieron a cargo de religiosas jóvenes, varias junioras y alguna prenovicia. La Coral de Mérida, por estar relacionada con la familia de Sagrario, cantó el Aleluya, de Haendel, y el Ave María, de Schubert.

En Fuente de Cantos

En Fuente de Cantos la Congregación de Hermanas de la Virgen María del Monte Carmelo, que trabaja desde hace muchísimo tiempo en esta localidad extremeña, vivieron una jornada de alegría con la ceremonia de profesión de votos perpetuos por parte de la hermana Drocelle Uwamariya, de Ruanda, la cual estuvo acompañada por sacerdotes diocesanos, carmelitas y de la Preciosa Sangre, además de un nutrido grupo de personas venidas de distintos puntos geográficos que se unieron a la comunidad parroquial, entre ellas numerosas hermanas españolas, zaireñas y ruandesas.
Presidió la concelebración eucarística el arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero.
Después del Evangelio, la profesanda, en presencia de la Superiora General, hermana María Altagracia Bello Gómez, efectuó su profesión solemne según la Regla Carmelita y las Constituciones de las Hermanas de la Virgen María del Monte Carmelo.
E n la celebración de la Eucaristía se entremezclaron cantos y danzas de alabanza ejecutadas por hermanas zaireñas y ruandesas, ofreciendo presentes llenos de simbolismos.
Don Pedro Losada, delegado diocesano de Misiones, ha expresado a Iglesia en camino que hay que dar gracias a Dios porque desde otras partes del mundo están llegando a nuestra tierra vocaciones sólidas y maduras para proveer las necesidades de vocaciones de nuestros institutos y congregaciones.
"A través de ellos -añadió don Pedro Losada- la Iglesia continúa dando a conocer los grandes valores evangélicos de que es portadora; y nadie los atestigua más eficazmente que quienes hacen profesión de vida consagrada a la castidad, pobreza y obediencia, con una donación total a Dios y con plena disponibilidad a servir al hombre y a la sociedad, siguiendo el ejemplo de Cristo".

El Centro Hermano y el Proyecto Vida, en el programa "Pueblo de Dios", de TVE

El programa "Pueblo de Dios", que dirige el padre don José Luis Gago y que se emite en la segunda cadena de Televisión Española los lunes, a las cinco y media de la tarde, mostrará a España entera dos importantes programas de la archidiócesis de Mérida-Badajoz, realizados a través de Cáritas Diocesana.
El próximo día 29 se tratará del Centro Hermano, nombre como es conocido en Badajoz el recinto, pabellón, talleres, etc. que Cáritas tiene en locales cedidos por Renfe en la barriada de San Fernando y en el que son acogidos y atendidos hombres y mujeres "sin techo", transeúntes, emigrantes, etc. Los propios usuarios se constituyen en protagonistas y actores de su superación personal y profesional.
Los lunes 13 y 20 de octubre se emitirá en dos capítulos el programa sobre el Proyecto Vida, con el que Cáritas trata de recuperar a quienes luchan por descolgarse de la droga, tarea que se viene efectuando en tres fases: la "acogida", la "comunidad terapéutica" y la "etapa final".
José Luis Gago estuvo con su equipo de TVE en Badajoz el pasado mes de junio realizando estos reportajes, a los que se añadió el referido a los proyectos de promoción de la mujer gitana que se desarrollan en la Parroquia de la Concepción, de Badajoz, el cual fue emitido el día 1 de septiembre y que no pudimos anunciar debido a que en el mes de agosto no se publicó Iglesia en camino.

Centenario de las Carmelitas de la Caridad en Villafranca de los Barros

Este año, en el mes de septiembre, se ha cumplido el centenario de la llegada de las HH. Carmelitas de la Caridad a Villafranca de los Barros para fundar el colegio de Nuestra Señora del Carmen cuyo objetivo, según el primer diario manuscrito del colegio, era por aquel entonces "la educación de las niñas moral y religiosa, intelectual y manual, o sea, estudios propios adecuados a una señora y labores propias a su sexo y condición".
Este colegio, que comenzó a impartir enseñanza el 15 de octubre de 1897 "con diez niñas a media pensión, algunas externas que entraron el mismo día y otras más adelante y una interna", cuenta an la actualidad con más de 700 alumnas de las cuáles 150 son internas, provenientes de toda la provincia extremeña y de Andalucía, y 40 mediopensionistas e imparte Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria Obligatoria (ESO ) y Bachillerato. En el centro residen en la actualidad 18 religiosas carmelitas.
Para conmemorar este centenario el Colegio ha organizado una serie de actos que comenzaron el pasado día 19 con una conferencia sobre "El carisma educativo Vedruna", impartida por la Hermana María Isabel Burgell, Carmelita de la Caridad Vedruna. El día 20 se celebró una Eucaristía de acción de gracia en la parroquia de Nuestra Señora del Valle de Villafranca de los barros, se descubrió una placa conmemorativa en el patio central del Colegio y a continuación hubo una comida ,seguida de un acto cultural, en Almendralejo.
También con motivo de esta efeméride, las Carmelitas de la Caridad han publicado un libro donde se recogen los recuerdos más importantes de este centenario, obra que ha sido prologada por el arzobispo de nuestra diócesis, don Antonio Montero.

La Juventud Estudiante Católica de Badajoz, en Asturias

La Juventud Estudiante Católica de Badajoz ha participado activamente, con una representación compuesta por 17 personas, en la XXX Asamblea Extraordinaria de la JEC, celebrada en Oviedo y en la que durante cinco días se debatió sobre las tareas y modos de funcionar de este movimiento en el año del cincuentenario de su fundación.
Entre otras conclusiones, se incidió en la importancia de profundizar en la opción por la Escuela y por el movimiento como instrumento para su evangelización. Además, los jóvenes manifestaron su deseo de contribuir al impulso y renovación de la Acción Católica.
La JEC aprobó, en esta Asamblea, sus nuevos Estatutos, que presentarán pronto a la Conferencia Episcopal para su aprobación.

Reunión de Asociaciones Juveniles en Zafra

En el marco de la I Feria de Asociaciones Juveniles, organizada por el Consejo de la Juventud de Extremadura y que se celebró en Zafra, tuvo lugar en la Casa de la Cultura de dicha ciudad una reunión de las asociaciones cristianas asistentes: Amigos de San Francisco de Asís, Cáritas Juvenil, Movimiento Junior, Juventud Obrera Cristiana, Juventud Estudiante Católica y Pastoral Juvenil. El objetivo era retomar las reuniones periódicas para coordinar sus trabajos.

Mirada a nuestro tiempo

Nuevo cura

Para algunas parroquias, una de las novedades del curso es el estreno de un nuevo cura. En muchas ocasiones esto ocurre tras un cambio doloroso, ya que el anterior sacerdote se había ganado el afecto de sus feligreses. En estos casos muchos se preguntan: ¿Por qué se cambia a los sacerdotes y no se quedan siempre entre aquellos que les quieren y les respetan?
Es verdad que debe de tener cierto peso en la decisión de un cambio el efecto con que es acogido el servicio sacerdotal por parte de una comunidad, pero no puede ser el argumento fundamental para quien tiene que decidir el envío a otro lugar o para quien tiene que aceptarlo o acogerlo.
Mucho más valor tiene el hecho de que los sacerdotes somos colaboradores del Obispo en su servicio de pastor de la Diócesis, que nuestra colaboración la hacemos en unión con los otros sacerdotes y que todos juntos realizamos la tarea que la Iglesia tiene encomendada en el conjunto del territorio diocesano y en cada uno de sus rincónes, al servicio de los hombres y mujeres que allí viven. Es por eso que no somos ni dueños de las parroquias ni éstas nos poseen en exclusiva sobre las demás.
Los alrededor de trescientos sacerdotes que formamos nuestro presbiterio, en ocasiones, tenemos que modificar, con disponibilidad misionera, nuestra situación, para que cada comunidad encuentre el pastor adecuado y para que cada pastor encuentre el servicio que puede hacer en ese momento de su vida. Eso no podría hacerse sin la generosidad de unos y otros.
Amadeo Rodríguez

Página litúrgica

Celebramos el XXV domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios:

Libro de la Sabiduría 2, 12, 17-20

Se dijeron los impíos:
Acechemos al justo, que nos resulta incómodo: se opone a nuestras acciones, nos echa en cara nuestros pecados, nos reprende nuestra educación errada; veamos si sus palabras son verdaderas, comprobando el desenlace de su vida. Si es justo hijo de Dios, lo auxiliará y lo librará del poder de sus enemigos; lo someteremos a la prueba de la afrenta y la tortura, para comprobar su moderación y apreciar su paciencia; lo condenaremos a muerte ignominiosa, pues dice que hay quien se ocupa de él.

Salmo 53, 3-4, 5, 6 y 8

R.El Señor sostiene mi vida.
Oh Dios, sálvame por tu nombre,
sal por mí con tu poder.
Oh Dios, escucha mi súplica,
atiende a mis palabras.

Carta del apóstol Santiago 3, 16-4, 3

Queridos hermanos:
Ê Donde hay envidias y rivalidades, hay desorden y toda clase de males.La sabiduría que viene de arriba ante todo es pura y, además, es amante de la paz, comprensiva, dócil, llena de misericordia y buenas obras, constante, sincera.
Los que procuran la paz están sembrando la paz, y su fruto es la justicia.
¿De dónde proceden las guerras y las contiendas entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, que luchan en vuestros miembros? Codiciáis y no tenéis; matáis, ardéis en envidia y no alcanzáis nada; os combatís y os hacéis la guerra.
No tenéis, porque no pedís. Pedís y no recibís, porque pedís mal, para dar satisfacción a vuestras pasiones.

Evangelio según san Marcos 9, 29-36

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía:
- El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará.
Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle. Llegaron a Cafarnaún y, una vez en casa, les preguntó:
- ¿De qué discutíais por el camino?
Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo:
- Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.
Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo:
- El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

22, lunes: Esd 1, 1-6; Lc 8, 16-18.
23, martes: Esd 6, 7-8, 12b, 14-20; Lc 8, 19-21.
24, miércoles: Esd 9, 5-9; Lc 9, 1-6.
25, jueves: Ag 1, 1-8; Lc 9, 7-9.
26, viernes: Ag 1, 15b-2, 9; Lc 9, 18-22.
27, sábado: Za 2, 5-9, 14-15a; Lc 9, 43b-45.
28, domingo: Nm 11, 25-29; St 5, 1-6; Mc 9, 38-43,45,47,48.

Comentario litúrgico

Subir a Jerusalén

El evangelio de hoy nos sitúa en el corazón de lo que se ha llamado la subida a Jerusalén. Será la última vez que Jesús se dirige a la Ciudad Santa y tiene la certeza de que allí le espera la muerte, el gran signo de su entrega al Padre y a los hombres.
La descripción que hace san Marcos pone de relieve el contraste existente entre la actitud de Cristo que será paradigmática para todos cristianos y la que tienen sus más allegados discípulos.
Lo que bullía en el interior del corazón de Cristo lo dicen sus palabras: "El Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará". Era un destino trágico, aparentemente producto de las circunstancias históricas, pero que Cristo reconocía como el camino de su fidelidad al Padre y que tendría como resultado final su propia resurrección y la salvación de los hombres.
En el interior de los discípulos, incluso en aquellas circunstancias, reinaba el desconcierto -"Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle"-y posturas de mutua rivalidad -"pues por el camino habían discutido quien era el más importante"-. Está claro que, a pesar de que sus pasos se dirigían a la Ciudad Santa, sus corazones no subían a Jerusalén.
Si hacemos una lectura comprometida de aquella situación, encontraremos en nosotros una paradoja parecida. Estamos constantemente en el entorno de Cristo, pero aún no hemos dado el paso interior de abrirnos a los valores evangélicos de ser "el último de todos y el servidor de todos". En definitiva, no aceptamos ser como un niño en las manos del Padre y subir a Jerusalén.
Antonio Luis Martínez

Santoral


20 de septiembre: José María de Yermo Parres (1851-1904)

Alguien que nace en Jalmolonga y muere en Puebla de los Ángeles, no puede ser otra cosa que mejicano.
Nuestro sacerdote pasea un día por el campo y nota un afanado conjunto de perros saciando su hambre; acercándose descubre cómo devoran los tiernos cadáveres de unos niños pequeños que habían sido abandonados. Zarandeado en su conciencia, removida hasta el horror, no encuentra otra respuesta de amor para ese hecho que la de convertirse, él mismo, en instrumento de Dios para evitar situaciones como la vivida.
José María decide luchar por conseguir una casona adjunta al Cerro del Calvario, de la ciudad mejicana de León. Pronto obtiene la casa y procura un grupo de Hermanitas de los Pobres para regentarla, pero las dificultades son tantas que opta por sustituirlas por cuatro jóvenes entregadas, que formarán el núcleo fundacional de las Siervas de los Pobres.
El drama de los niños abandonados es la peor secuela del hambre. Hoy las grandes ciudades de América conocen tanto el horror de los pistoleros a sueldo de los ricos -verdaderas jaurías de perros- que solucionan el problema con sus escopetas, como el amor entregado de la congregación del Beato Yermo, cuyo apellido contradice la fecundidad de una vida entregada sin reserva a los niños de la calle.
Y es que, desgraciadamente, en gran parte de América y Asia, ser niño continúa siendo una forma de miseria. Sin bromas.
Manuel Amezcua

Santos de la semana

22, lunes: Emérita, Basilia, Salaberga.
23, martes: Lino, Sosio, Tecla.
24, miércoles: Nrtra. Sra. de la Merced, Andoquino, Rústico.
25, jueves: Ntra. Sra. de la Fuencisla, Cleofé, Pablo, Tata, Jeremías.
26, viernes: Cosme, Damián, Gedeón, Lucía Kim, Orencio, Ketilo.
27, sábado: Vicente de Paúl, Cayo, Florentino, Hiltrudes.
28, domingo: Mauro y Plácido, Flor.

Contraportada

Nuestra Señora de la Soledad, patrona de Badajoz

Más de tres siglos bajo esta advocación mariana

El domingo pasado, muy de mañana, cumpliendo una vez más con la tradición, el pueblo pacense acompañó a su patrona, Nuestra Señora de la Soledad, mientras su imagen recorría las calles lijmítrofes a su ermita. Su salida y su entrada fue aplaudida por un numerosísimo público y durante toda la procesión la fe popular acompañó con su oración a la Virgen de la Soledad. Es tanta la devoción y el cariño que Badajoz siente por su patrona que la novena que en su honor se celebra todos los años en el mes de septiembre ha de hacerse en tres celebraciones distintas- dos de mañana y una de tarde- por los numerosos fieles que siempre llenan la ermita, tanto que ya se empieza a pensar si no sería conveniente volver a celebrar esta novena, como se hacía antaño, en la Catedral pacense y trasladar allí a Nuestra Señora durante estos nueve días.
No existen datos fijos para determinar desde qué época Nuestra Señora de la Soledad es considerada patrona de Badajoz, aunque ya en 1800 figura como tal. Lo que sí se sabe con fecha exacta es desde cuándo los pacenses rinden culto a la Virgen bajo la advocación de su soledad. Concretamente en 1660 un italiano al servicio de la corona española, el duque de San Germán, capitán general por aquel entonces de Badajoz y gran devoto de la Virgen de la Soledad, manda hacer una imagen de Nuestra Señora a un escultor imaginero de Nápoles, desde donde llega a Barcelona. A recogerla, para traerla a Badajoz, fueron unos caballeros devotos. Sabemos por documentos históricos que esta advocación se extendió rápidamente y ya en 1728 la devoción a la Soledad estaba por toda la provincia y más allá de sus fronteras con Portugal.

Ermita y Cofradía

La imagen que veneramos desde hace más de tres siglos, según descripción del sacerdote y académico correspondiente de la Historia, don Teodoro Agustín López, a quien seguimos en este trabajo, es una figura de vestir de 125 cm. de altura, en actitud genuflexa, con manos entrecruzadas a la altura del pecho, cabeza ligeramente inclinada hacia el lado derecho y piernas sin construir para facilitar la funcionalidad.
Cuando esta imagen llega a Badajoz es colocada temporalmente en el convento de San Onofre bajo la custodia de las monjas jerónimas hasta que, alrededor de 1670, se construyó la primera ermita en una casa ofrecida por el propio duque de San Germán, cerca de la capitanía militar.
La primitiva ermita era de estilo barroco y su fachada de mármol estaba adornada con una hornacina con la Virgen. Esta fachada se encuentra hoy adosada a la muralla, en el Jardín Infantil, de Badajoz.
En 1800, durante la guerra contra los franceses, una bomba dejó maltrecha la antigua ermita y la edificación de la actual da comienzo en 1925 cuando la junta rectora de la hermandad, viendo la necesidad inmediata y urgente de abandonar la antigua ermita, ante el peligro de derrumbamiento, hizo gestiones para construir el nuevo y actual templo, y en 1986 se concluyó definitivamente la obra.
La fecha concreta en que nació la Cofradía de la Soledad la conocemos con certeza. Sabemos que un grupo de personas creyentes de aquel entonces solicitan al obispo don Jerónimo Rodríguez de Valderas instituir y formar una cofradía, debido al celo y amor que tenían a la Virgen, bajo la advocación de la Soledad. El obispo, en auto del 1 de abril de 1664, les concede licencia para que sean fundadores y se aprueban las constituciones y ordenanzas que han tenido vigencia hasta 1805.
En la actualidad, siguiendo el espíritu del Concilio Vaticano II y según las orientaciones diocesanas, aparece en 1986 un nuevo marco de reforma de estatutos de Cofradías y Hermandades lo que lleva a redactar los actuales, de 39 artículos en 9 capítulos ,por los que se rige la Hermandad y que añaden a los fines fundacionales de la asociación religiosa: el culto y devoción a la Virgen y los sufragios por los cofrades, la formación y evangelización de los hermanos, que en la actualidad son más de 2.500.

Fiestas y culto

Muchos son los actos de culto que se celebran en la ermita de la Virgen: misa y rosario diario, sabatinas semanales, novena de la Inmaculada triduo al Cristo de la Paciencia, mes de mayo y la solemne novena a Nuestra Señora de la Soledad.
Nuestra Patrona no tiene una festividad típicamente popular y de recreo, como suelen ser las distintas romerías que se celebran en honor de las diferentes advocaciones de la Virgen en tantos y tantos pueblos de España. Cuando realmente la devoción de los pacenses se desborda en torno a su Virgen es en los momentos de su mayor soledad: en la Pasión de su Hijo. Es en Semana Santa cuando la fe popular rompe barreras para acompañar a Nuestra Señora de la Soledad por las calles de Badajoz el Jueves Santo, día en que sale su imagen detrás del Señor amarrado a la columna y el Ecce Homo, como se viene haciendo desde hace más de dos siglos. Un informe de 1771 lo recoge: "Asimismo esta cofradía tiene la obligación de sacar en procesión todos los días de Jueves Santo de cada año al Señor de la Paciencia amarrado a la columna con su Santísima Madre María Santísima dela Soledad".
La intuición y el amor popular caló aun más hondo al comprende el dolor y la soledad de la madre cuando ya el Hijo no estaba con ella, por eso, desde 1870 las mujeres de Badajoz sacan a su Virgen, para acompañarla y consolarla en su soledad, en la noche del Viernes Santo por las calles de Badajoz y nunca Nuestra Señora de la Soledad se siente tan acompañada.
Mary Murillo


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org