Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 543. 19 de septiembre de 2004

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

Los niños, los matrimonios, los enfermos y ancianos y los presos entre los primeros destinatarios de Monseñor García Aracil

El Arzobispo escribe a diversos sectores sociales

El Arzobispo de Mérida-Badajoz ha comenzado su ministerio episcopal en Badajoz con una serie de mensajes en forma epistolar que ha dirigido como saludo a diferentes sectores sociales, comenzando por los más pequeños y los matrimonios, cuyas cartas hoy reproducimos en nuestra revista, como haremos con el resto las semanas próximas.

En ellas y con un lenguaje adaptado a los destinatarios y teniendo en cuenta las diversas circunstancias de cada uno, Don Santiago les habla de la misión que, como obispo, el Señor le ha confiado en nuestra diócesis, poniéndose a disposición de todos, especialmente de los más pequeños y necesitados. A todos les invita a la colaboración eclesial.

Estos mensajes se suman al que ha dirigido a los sacerdotes, sus más estrechos colaboradores en el ministerio pastoral y se enmarcan también en una agenda intensa de contactos y reuniones que está celebrando el Arzobispo en estos días con diferentes estamentos eclesiales y organizaciones, como son las mantenidas con la Curia, el Cabildo de la Catedral, los arciprestes, los responsables de Cáritas diocesana, etc. A todos les ofrece su entrega pastoral y les pide colaboración y oración para la común tarea eclesial.


Editorial

Cultura de la muerte

Incluso haciendo el esfuerzo por preservar la visión positiva de las cosas y por ello reconocer, sin ninguna duda, la excelente calidad cinematográfica de la película "Mar adentro", de Alejandro Amenábar, premiada hace poco más de una semana con el "León de Plata" en el Festival de Venecia, resulta enormemente difícil desechar la sospecha de que con este film, como enseña emblemática, nos encontramos ante una campaña propagandística en toda regla, con el propósito de sensibilizar a la opinión pública a favor de la eutanasia. El "León de Oro" fue -¡qué casualidad!- para la película claramente pro abortista "Vera Drake", del director inglés Mike Leigh.

Refuerza nuestra sospecha y la hace más preocupante los respaldos políticos que la mencionada obra de Amenábar ha recibido, al convertirse su estreno en un casi acto de Estado con la presencia del presidente del Gobierno y media docena de ministros. Lo mismo cabe decir de los unánimes apoyos mediáticos y de intelectuales progresistas.

Para lograr el objetivo señalado, "Mar adentro" se sirve del caso de Ramón Sampedro, el famoso tetrapléjico gallego que encabezó hace unos años la demanda de un marco legal que amparase la muerte provocada o eutanasia en enfermos irrecuperables o terminales, como era su caso.

Con una magistral seducción cinematográfica en la que se juega con los sentimientos, la película de Amenábar hace de la muerte la solución compasiva a una existencia que se juzga indigna del estado del bienestar o de calidad de vida al uso. Los parámetros que se aplican son los del relativismo nihilista que, ayuno de trascendencia, concibe la vida humana con el sentido burgués de una propiedad privada de la que se dispone arbitrariamente sin ninguna referencia moral.

Síntomas estos, en definitiva, de una cultura de la muerte como la ha calificado Juan Pablo II en su encíclica "Evangelium vitae" y en la que lo más grave e inquietante, como él mismo señala, "es el hecho de que a la conciencia misma... le cueste cada vez más percibir la distinción entre el bien y el mal en lo referente al valor fundamental mismo de la vida humana".

La solución para escapar de esta confusión mortal está, como también dice el Papa, en vivir la civilización del amor y en proclamar con claridad y sin complejos, pero con firmeza y creatividad, la dignidad inviolable de toda la vida humana y de la vida de todos, sabedores de que "el Evangelio del amor de Dios al hombre, el Evangelio de la dignidad de la persona y el Evangelio de la vida son un único e indivisible Evangelio".


Escritos del Arzobispo

Carta a los niños

Hola, amigos! Soy vuestro nuevo Arzobispo. Mi nombre es Santiago. Estoy seguro de que todavía no me conocéis. Tampoco yo os conozco. No nos hemos visto nunca. Por eso, os resultará extraño que os salude llamándoos amigos.

Sin embargo tengo motivos para consideraros amigos y quereros mucho incluso antes de conoceros. ¿Sabéis por qué? Es muy sencillo. El Señor es muy amigo de todos los niños. Mirad hasta qué punto os quiere, que, estando rodeado de personas mayores y de gente muy importante, en cuanto se dio cuenta de que había niños entre ellos que deseaban verle, dijo a los mayores: "Dejad que los niños se acerquen a mí". Ya veis.

Pues ahora escuchadme: ¿No os han dicho nunca que el Arzobispo representa al Señor en la Iglesia? Así es. Por eso el Arzobispo debe procurar parecerse lo más posible al Señor e imitarle en todo lo posible. ¿Entendéis ahora por qué os digo amigos? Si el Señor os quiere, también yo debo quereros. Si el Señor quiere estar cerca de vosotros, también yo debo conoceros y hablar con vosotros. Si el Señor es vuestro amigo, también yo quiero se vuestro amigo. Al llegar a esta tierra tan hermosa, que es vuestra tierra, y a estos pueblos tan bonitos, que son vuestros pueblos, he querido escribiros una carta antes que a nadie. Como no sé dónde vivís cada uno, os la he enviado a vuestras parroquias y a vuestros colegios para que os la den vuestros sacerdotes, vuestros catequistas y vuestros profesores de religión.

Como tengo muchas ganas de veros, se me ocurre una cosa. Cuando vaya a un pueblo diré que os avisen. Vosotros vendréis a la Parroquia y yo os saludaré uno por uno como hacen los buenos amigos. Y si tardo en ir a alguno de los pueblos donde vivís, no penséis que os he olvidado o que no os hago caso. Lo que ocurre es que no puedo ir a todos los sitios al mismo tiempo. Pero cuando llegue el día y os vea, me alegraré muchísimo de conoceros y de que me conozcáis.

Ahora quiero deciros una cosa y pediros un favor:

Quiero deciros que, desde hoy en adelante, rezaré por vosotros, por vuestros papás, por vuestros hermanos mayores y por vuestros abuelitos. Cuando nos veamos hablaremos y me contaréis muchas cosas.

El favor que quiero pediros es muy fácil de cumplir. Consiste en que, cuando os acordéis, recéis por mí. Así el Señor me ayudará a ser buen amigo vuestro y a enseñaros cómo es Jesús, cuánto nos quiere y cuánto nos ayuda a todos para que seamos buenos y felices.

Espero veros pronto.

En esta carta os envío un beso a cada uno. Si no lo veis en la carta, mirad si se ha quedado en el sobre.

¡Ah! Si tenéis hermanitos muy pequeños que no van ni al cole ni a la catequesis, dadles un beso de mí parte. También a ellos los quiere el Señor. A todos nos quiere mucho más que nadie. Hasta pronto.

Santiago, Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Carta a los matrimonios

Queridos matrimonios cristianos: Acabo de escribir a los más pequeños y más queridos de la Iglesia: los niños. Ellos son la alegría de los padres y la vida de los hogares. También constituyen vuestra principal preocupación. Sobre todo cuando van creciendo, cuando atraviesan esa edad en que resulta difícil entenderles, cuando comienzan a querer decidir sobre su vida, cuando sueñan despiertos y quedan abstraídos y absortos por tantas vivencias y sentimientos como van descubriendo.

Vosotros, queridos matrimonios que habéis sido bendecidos por Dios con hijos pequeños, adolescentes y jóvenes, lleváis sobre vuestros hombros la responsabilidad de vuestra vida, de la apasionante aventura de vuestro matrimonio y de la educación y desarrollo de vuestros hijos. Por eso, al llegar a esta bendita tierra, cerca de vuestros hogares, quiero dirigiros un saludo cordial, con todo el afecto de Padre y Pastor.

Deseo manifestaros mi solidaridad con vosotros. Quisiera ofreceros de parte de la Iglesia cuanto pudierais necesitar para ir afrontando con optimismo, con sentido cristiano y con esperanza los abundantes y difíciles retos que plantea vuestra condición de casados y vuestro deber de padres. Para ello, rezaré por vosotros y trabajaré con vosotros.

Los matrimonios cristianos estáis llamados a ser los primeros apóstoles de los otros matrimonios que necesitan la luz del evangelio y el apoyo fraternal que nace de la caridad.

Los padres que recibís los hijos como una bendición de Dios, tenéis la misión de transmitir a los otros padres el sentido cristiano de la paternidad y de ayudarles a vivir con paz y esperanza, confiados en que Dios ayuda a quién se esfuerza en conocerle, amarle y seguirle.

A los matrimonios sin hijos quiero hacerles llegar un mensaje especial. Vosotros habéis ofrecido al Señor, como un sacrificio agradable a Dios, la ilusión de vuestra vida y de vuestra vida matrimonial: los hijos y la soñada paternidad. Sois, por ello, elegidos de Dios para volcar vuestro amor y vuestro afecto sobre aquellos que no lo reciben de nadie. Sois, desde este punto de vista, una imagen viva y tierna de Jesucristo, que dio su vida por quienes no eran hijos suyos según la carne. ¡Hay tantos niños, jóvenes, adultos y ancianos carentes de afecto, cariño y atención! Sed vosotros para ellos el rostro comprensivo, la mirada amorosa, el brazo tendido y el corazón capaz de acoger a quienes sufren la soledad, el olvido o la marginación Esa será vuestra más fecunda paternidad.

Cuando parece que Dios ha olvidado a algunos que vemos tan desposeídos, nos está diciendo con toda claridad que desea darles a ellos, lo mismo que a los otros. Todos son hijos suyos infinitamente queridos por Él. Pero a los más pobres corporal y espiritualmente, quiere que les lleguen esos preciosos dones, precisamente a través vuestro. Los matrimonios sin hijos estáis llamados a ser padres de los hijos sin hogar, y de los que sufren la soledad de la incomprensión o del olvIdo. De vosotros necesita mucho la Iglesia. Vosotros sois necesarios para la recuperación de la sociedad.

A vosotros me debo también y por vosotros rezaré al Señor. No tengáis reparo ninguno en acercaros a mí y pedir lo que estiméis que pueda ofreceros en cada momento. Debemos trabajar juntos. A todos nos ayudará el Señor.

Santiago, Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

El Camino de Santiago galardonado con el Principe de Asturias de la Concordia

Este año ha registrado la mayor afluencia de peregrinos de su historia

La Fundación 'Principe de Asturias' hacía público, recientemente, la elección del Camino de Santiago como 'Premio Principe de Asturias de la Concordia 2004', al que éste concurría junto a otras 39 candidaturas de 20 paises.

El 'Principe de Asturias de la Concordia', está destinado a galardonar "a aquella persona, grupo de trabajo o institución cuya labor haya contribuido de forma ejemplar y relevante, a la fraternidad entre los hombres, a la lucha contra la injusticia, la pobreza, la enfermedad o la ignorancia, a la defensa de la libertad, haya abierto nuevos horizontes al conocimiento o se haya destacado en la conservación y protección del patrimonio de la Humanidad", según los estatutos de estos premios.

El jurado de la Fundación ponía de manifiesto en su comunicado de prensa, que "la peregrinación jacobea, generadora de una extraordinaria vitalidad espiritual, social, cultural y económica, se ha convertido, en sus 1.200 años de historia, en un símbolo de fraternidad entre los pueblos y auténtico eje vertebrador de la primera conciencia común de Europa".

Camino de Europa

Así mismo, en la concesión de este premio, se destacaba que, ya en 1993, la UNESCO declaraba al Camino de Santiago 'Patrimonio Cultural de la Humanidad'. Además, "dos años después, el Consejo de Europa otorgó la distinción de Primer Itinerario Cultural Europeo al Camino, ratificando este apoyo en 2004 con la categoría de Gran Itinerario Cultural de Europa, en el que, asegura, se ve representado 'el significado del ser humano en sociedad, las ideas de libertad y de justicia (...), un espacio de tolerancia, del conocimiento y de la solidaridad, un espacio de diálogo y reunión'".

Por último, la 'Fundación Principe de Asturias', señalaba que "La peregrinación a Santiago de Compostela nace en el contexto de una sociedad sacralizada, espíritu que aún se mantiene, aunque hoy en día se entremezclan otros aspectos como el contacto entre personas, la superación personal, la integración en la naturaleza y el arte, etc., convirtiendo la peregrinación en un fenómeno de masas entre peregrinos y voluntarios que proceden de todos los rincones del mundo. Prueba de esta pujanza es que se calcula que a la finalización del actual Año Jacobeo, el próximo 31 de diciembre, Santiago de Compostela habrá recibido seis millones de peregrinos, una cantidad nunca alcanzada". Sólo en el primer semestre de este año se han superado ya ampliamente los dos millones de peregrinos.

Camino de fe

Por otra parte, José Antonio Torres, prior del Monasterio Benedictino de Monte Irago, en Rabanal del Camino, y uno de los puntos por los que mayor número de peregrinos pasan cada año, ha afirmado recientemente que, aunque en la actualidad más del 70 % de los que inician el Camino de Santiago no son creyentes, la mayoría acaba planteándose cuestiones religiosas.

La comunidad de Monte Irago lanzó en 2001 un proyecto evangelizador para el Camino de Santiago, en respuesta al interés que en los últimos años despierta entre personas del todo el mundo el recorrido de las rutas de los peregrinos a la tumba del apóstol en Galicia.

"Éramos conscientes de que no se trataba simplemente de atender las necesidades espirituales o sacramentales de los creyentes que peregrinaban por el Camino de Santiago. Se trataba, más bien, de compartir con ellos la alegría de nuestra fe", reconoce el padre Torres.

Entre las conclusiones que los monjes han extraído de su experiencia en estos años, el prior destacó que "el Camino de Santiago constituye una oportunidad evangelizadora de primer orden para la Iglesia en nuestro contexto occidental". La Iglesia "ha de ser un signo, ha de seguir siendo lo que por esencia es: anuncio de Cristo, presencia del amor salvador de Dios entre los hombres. Ha de aportar el rico patrimonio de nuestra tradición espiritual a la indigencia materialista de nuestro entorno. Defraudar este sentido conllevaría degradar su mensaje", sostuvo.

Los monjes han constatado que "probablemente, un 70 o incluso un 80% de cuantos comienzan a recorrer el Camino no son creyentes. Ahora bien, hay que completar este dato con otra afirmación: un alto porcentaje de estas personas, después de recorrer a pie el Camino, aceptando su ascesis y su dimensión de ejercicio no sólo físico sino, sobre todo, eminentemente espiritual, llega un momento en el que se plantean cuestiones radicalmente existenciales e, incluso, claramente religiosas, en el sentido más cristiano del término".

Según el Prior de Monte Irago, el caminante de hoy, a diferencia de los primigenios peregrinos cristianos, "suele partir de la no-fe, para barruntar a lo largo del Camino, entendido éste como experiencia espiritual de purificación, un destino más allá de la propia ciudad Compostelana".

"Posiblemente, el gran milagro de Compostela no sea, como puede ser en Lourdes, o era en los santuarios de la Antigüedad, la curación del cuerpo: el Camino está curando al ser humano de hoy de su preocupante inhumanidad; está infundiendo dosis de esperanza en nosotros, esperanza nacida del gran regalo que Dios nos ha hecho en la persona de Jesucristo, nuestro mejor compañero de Camino", concluyó.

Reacciones del Arzobispado

Tras conocer la noticia del galardón, Monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela, expresaba su alegría por la "distinción que el Camino de Santiago acaba de recibir", y señalaba que "este premio es un signo de que Europa nació peregrinando y que las raíces europeas se encuentran en el Cristianismo, que asentó los valores comunes de referencia a todos los países miembros".

(Redacción/Agencias)

 

Lo hacía en su habitual alocución de los domingos en la cadeda COPE

El cardenal Rouco reafirma el papel subsidiario del Estado en la educación

La web de la Conferencia Episcopal Española (CEE) (www.conferenciaepiscopal.es) recoge esta semana la habitual alocución que el arzobispo de Madrid dedica los domingos, en la cadena COPE, al tema de la educación, y en la que reafirmó el papel subsidiario del Estado en este ámbito de la vida social.

"El papel del Estado ha de ser subsidiario, abriendo y garantizando a las familias y a las legítimas y acreditadas instituciones sociales, este ámbito de libertad responsable al definir y elegir el modelo educativo que estimen el más adecuado para responder a las necesidades de una auténtica educación integral para las nuevas generaciones", dijo el cardenal.

Para el arzobispo de Madrid, "las inseguridades, vacilaciones e insuficiencias prácticas que dominan el ambiente de la escuela en España al comienzo de este curso, tan fuertemente, tienen que ver en definitiva con la respuesta objetiva y verdadera a una pregunta elemental: ¿Cuál es la idea o ideal de hombre que debe guiar e impregnar toda la normativa y actividad educativas?".

El prelado sostiene que la respuesta "a esta pregunta clave" no puede venir dada, "y menos impuesta, por el ordenamiento jurídico, sino por la conciencia de los padres y de la sociedad rectamente formada y expresada con libertad responsable".

Ante "la visión del hombre y de su destino que circula" y que calificó como "extraordinariamente contradictoria, imprecisa y, muchas veces, opuesta y hostil a la visión cristiana del hombre", el arzobispo llamó la atención de padres y educadores cristianos para que "tomen conciencia cada vez más lúcida y vigilante de que lo que está en juego en el actual debate educativo español es el concepto y valor mismo mismo de la persona humana".

Esta toma de conciencia -cree el cardenal- les permitirá caer "en la cuenta de lo absolutamente insustituible que resulta para el futuro de sus hijos y de la sociedad española su empeño personal y colectivo para que en cualquier proyecto de reforma o actuación legal y administrativa sobre la institución escolar se guarde y respete escrupulosamente su derecho a elegir libremente el modelo de escuela y, que, al menos y en todo caso, en las escuelas estatales se mantenga la opción académica indiscriminadamente formulada, de la enseñanza de la religión y moral para los alumnos, cuyos padres así lo pidan".

También la CONFER

Por su parte, Ignacio Zabala, presidente de la Conferencia de Religiosos (CONFER), cree que la enseñanza religiosa debe estar presente en el sistema educativo, "porque pertenece al conjunto de saberes de la Historia de la Humanidad".

(Véritas/Ivicon)

 

La pérdida de la observancia dominical debilita el testimonio cristiano

Así lo ponía de manifiesto el papa Juan Pablo II a los obispos neozelandeses

Juan Pablo II está convencido de que la mejor manera de comunicar la esperanza que anima a la comunidad católica está en la participación alegre en la misa dominical.

"La misa del domingo, antes que ser el cumplimiento de una obligación solemne, es una gloriosa manifestación de la Iglesia, en la que el Pueblo de Dios, al compartir activa y plenamente la misma celebración litúrgica, testimonia el supremo día de la fe, el día indispensable, el día de la esperanza cristiana", considera.

El Papa dejó este mensaje a los obispos de Nueva Zelanda con los que se encontró esta semana al concluir su visita quinquenal "ad limina apostolorum" al Papa y a la Curia romana.

Los católicos, indicó Juan Pablo II, "por su vocación bautismal están llamados a compartir el testimonio de la esperanza de la Iglesia. Y no hay mejor manera de hacerlo que con la participación en el culto", afirmó el Santo Padre

"El debilitamiento de la observancia de la misa dominical, de la que cada uno de vosotros ha hablado con gran preocupación, difumina la luz del testimonio de la presencia de Cristo en vuestro país", reconoció el Papa en referencia a los informes que los obispos le han presentado con motivo de su visita.

"Cuando el domingo se subordina a un concepto popular de 'fin de semana' y es dominado indebidamente por el entretenimiento y el deporte, en vez de santificarlo y revitalizarlo, la gente queda atrapada en una búsqueda implacable y a menudo sin sentido de la novedad y no puede experimentar la frescura del 'agua viva' de Cristo", constató.

Tras hacer un llamamiento a los jóvenes católicos a redescubrir la misa dominical, el pontífice recordó que "de la sagrada liturgia la Iglesia saca la fuerza y la inspiración en su emisión de evangelizar" y éste, concluyo, "es un deber que ningún creyente puede ignorar".

(Zenit)

Así lo ponía de manifiesto Carlos Esteban Garcés, miembro de la Delegación de Enseñanza de Madrid

"La CEAPA no respeta el sentir de sus asociados con respecto a la asignatura de religión"

El responsable de formación de la delegación de Enseñanza del Arzobispado de Madrid, Carlos Esteban Garcés, ha denunciado recientemente que "la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) no respeta a sus propios asociados, pues las estadísticas indican que la mayoría quiere que sus hijos reciban la asignatura de religión, mientras la confederación de asociaciones de padres de centros públicos insiste en defender que desaparezca la enseñanza de la religión en la escuela". Con esta declaración, Garcés sale al paso de diversas intervenciones de la CEAPA en las que pedía la exclusión de lo religioso del ámbito educativo.

Opción mayoritaria

Según los datos que maneja el Secretariado de Enseñanza de nuestra diócesis, más del 78% de los alumnos de los centros públicos de Mérida-Badajoz optaron el curso pasado por la asignatura de religión, lo que supuso un aumento en más de 4.000 alumnos con respecto al curso anterior superando, en ambos casos, a la media nacional, que se sitúa -no obstante- en un 72% de los alumnos matriculados, es decir, más de 2'2 millones de chicos y chicas.

Carlos Esteban Garcés hizo estas declaraciones durante su conferencia sobre "El modelo educativo de la Unión Europea y la enseñanza de la religión y teología", en el marco de la XII Semana de Teología celebrada en Almería en días pasados.

Por otra parte, el responsable de formación vaticinó que "la asignatura de Religión seguirá siendo evaluable y computable en la enseñanza obligatoria con el actual Gobierno Socialista".

En esta línea, afirmó que "la revisión del actual Gobierno les llevará a la propuesta de la LOGSE, donde la religión estaba implantada dentro del horario académico. Eso sí, seguramente será optativa y se podrá elegir entre las diferentes religiones". De todas formas, éste consideró que "la nueva ley educativa saldrá sin consenso, por lo que será transitoria".

(Redacción/Véritas)


Información Diocesana

Así lo ponen de manifiesto los tres jóvenes que serán ordenados diáconos el próximo sábado

La Iglesia ofrece a la sociedad un estilo de vida y la capacidad de acoger y escuchar

El sábado de la próxima semana, los jóvenes Jesús Chacón Jiménez, de Puebla de la Reina; Oscar Prieto Perero, de Guadalupe; y Jacinto Ruiz-Roso Rivera, de Cabeza del Buey, serán ordenados diáconos por Monseñor Santiago García Aracil.

Estos tres jóvenes -ninguno supera los 25 años- se encuentran ilusionados ante su próxima ordenación y, además, consideran que es un bonito detalle que sus órdenes sean las primeras que realiza Don Santiago en la diócesis.

El futuro de la Iglesia

Miran el futuro de la iglesia diocesana y universal con esperanza. Para Jesús, por ejemplo, "el papel de los laicos y de la familia ha crecido mucho. Ellos mismos se han dado cuenta de la importancia que tienen en la evangelización y que ésta no es algo que queda reservado a los que vamos a ser curas". Además, apostilla Jacinto, "en estos últimos años se ha trabajado mucho a nivel diocesano y se han tenido muchas experiencias que, ahora, revertirán en las parroquias y comunidades". También en el tema vocacional ven perspectivas de futuro gracias a,por ejemplo, el Plan Diocesano de Animación que se inició el curso pasado y a que, este año, entrarán cinco nuevos jóvenes en el Seminario Mayor.

Lo que ofrece la Iglesia

Para los tres, la Iglesia ofrece a la sociedad una personalidad, un estilo de vida que dota al hombre de un talante que lo plenifica, presentándole un nuevo modo de ver al hombre, basado en el modo de ser de Jesucristo. Además, el hombre de hoy encuentra en la Iglesia la acogida y la escucha que tanto busca pero que no encuentra.

Los tres invitan también a los jóvenes de su generación a que descubran a Jesucristo "que es el que puede dar sentido a sus vidas", apunta Jesús. Para Oscar, los "jóvenes no deben tener miedo a compartir sus inquietudes y sus esperanzas".

¿Qué es un diácono?

Es el ministro sagrado que participa de una manera especial en la misión y la gracia de Cristo. El Sacramento del Orden lo marca con un sello (carácter) que lo configura con Cristo que se hizo 'diácono', es decir, el servidor de todos. El diácono puede impartir la bendición, presidir una celebración del matrimonio, bautizar, predicar, celebrar exequias y liturgias de la Palabra, pero no puede ni celebrar la Misa, ni confesar.

Los diáconos han sido parte de la Jerarquía desde el principio de la Iglesia. En los Hechos de los Apóstoles, leemos como fue necesario escoger 'siete hombres espirituales y prudentes' (6:1) para ayudar con la distribución de los bienes a las viudas de habla griego.

Hay diáconos -los seminaristas en la etapa final de sus estudios- con miras a ser ordenados sacerdotes, como es el caso de los tres jóvenes que se ordenará el día 25 en la Catedral de Badajoz, y hay diáconos permanentes, que son ciudadanos, generalmente hombres casados, que han recibido la sagrada orden del Diaconado, y que trabajan de modo estable ejerciendo su ministerio en diversas parroquias.

Los futuros diáconos relatan su vocación

Jesús Chacón Jiménez (24 años. Puebla de la Reina).

"Yo era monaguillo en mi parroquia, como otros tantos monaguillos que había allí. Mi relación con la parroquia era intensa, también procedía de una familia cristiana, donde aprendí el trato con Jesucristo y el acercamiento a la Iglesia. También estuve en un colegio religioso, en Villafranca, y allí fue donde empecé a discernir cuál era el camino que iba a seguir de mayor, que 'carrera' elegiría. Y en el trato con ellos y con mi párroco, fui discerniendo que camino era el que me haría plenamente feliz. Poco a poco fue descubriendo que el ser sacerdote llenaría mi vida y que merecía la pena probar si Dios me llamaba por ese camino, que ese presentimiento, ese germen de vocación que yo tenía, era o no verdadero. Por eso, cuando terminé COU en el colegio, me fui al seminario. Y, tras estos seis años en el seminario, he descubierto que el Señor me llama, que merece la pena seguirle y apostar por todo lo que Él me pide".

Jacinto Ruiz-Roso Rivera (24 años. Cabeza del Buey).

"Me he criado en el seno de una familia cristiana, mi madre ha sido catequista.. y el ambiente de la iglesia siempre lo he disfrutado y vivido en mi casa. Pero sobre fue a partir de la llegada de un sacerdote joven a mi parroquia, y que formó un grupo de jóvenes, de gente de mi edad, que hacíamos actividades, convivencias... y, sobre todo, a raiz del grupo de oración que creamos y de la experiencia de Dios que estaba teniendo en aquellos años. Mi deseo principal era ver cómo podría yo compartir con los demás todo lo que había experimentado en aquellos años, como había sentido que el Señor estaba llenando mi vida y que estaba haciendo que fuera plenamente feliz. A partir de ahí fue surgiendo la posibilidad de hacerlo desde el sacerdocio y, sobre todo, cuando el sacerdote me preguntó si me había planteado el tema.. desde entonces empezamos a trabajar y así terminé en el Seminario. y a lo largo de estos seis años he sido muy feliz y, ahora, estoy ya con ganas de empezar el ministerio".

Oscar Prieto Perero (24 años. Guadalupe).

"Yo entré en el Seminario por mi hermano, que había entrado en el seminario con 12 años y,a raiz de preguntarle yo que hacían allí y cómo se lo pasaba y si estaba alegre, pues me 'picó' el gusanillo... mis padres también pusieron de su parte, pues me animaron bastante para que fuera al seminario, donde he estado 14 años. En ese tiempo, y desde las experiencias que he vivido, d elos amigos que he tenido y con la ayuda de los formadores, he ido descubriendo y madurando, día a día, esa vocación y esa llamada que Dios me hizo".

 

Miembros del Secretariado de Juventud participan en un encuentro nacional

Miembros del Secretariado de Pastoral de Juventud de nuestra diócesis han participado, la semana pasada, en un encuentro nacional de Delegados y Jóvenes, organizado por el Departamento de Juventud de la Conferencia Episcopal Española (CEE), bajo el lema "Jóvenes en la Iglesia, cristianos en el mundo".

En él se ha revisado el 'Proyecto Marco de Pastoral de Juventud', que la CEE viene desarrollando hace una década, y que había quedado obsoleto en algunos aspectos. Así, se han añadido realidades como la inmigración, el consumismo o los Medios de comunicación.

Además, este encuentro sirvió para presentar la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en Colonia (Alemania) en el verano del 2005.

 

Los actos han consistido en un Triduo y una procesión de la titular

La parroquia pacense de Santa María de Guadalupe celebra a su patrona

La parroquia pacense de Santa María de Guadalupe ha celebrado, como cada año, una serie de actos en honor de su Patrona, coincidiendo con su fiesta el pasado 8 de septiembre y que tenía, como punto fuerte, la procesión de la imagen titular, ese mismo día, por las calles adyacentes a la parroquia.

Durante los tres días previos a la fiesta, se celebró un triduo en honor de la Virgen, en el que participaron los sacerdotes diocesanos don Manuel Cobo Rayo, director espiritual del Seminario Metropolitano; don José Moreno Losada, director del Secretariado Diocesano de Pastoral Universitaria; y don Julián García Franganillo, párroco de la mencionada parroquia.


 

Liturgia dominical

Celebramos el XXV Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Profecía de Amós 8, 4-7

Escuchad esto, los que exprimís al pobre, despojáis a los miserables, diciendo: "¿cuándo pasará la luna nueva, para vender el trigo, y el sábado, para ofrecer el grano?" Disminuís la medida, aumentáis el precio, usáis balanzas con trampa, compráis por dinero al pobre, al mísero por un par de sandalias, vendiendo hasta el salvado del trigo. Jura el Señor por la Gloria de Jacob que no olvidará jamás vuestras acciones.

Salmo 112, 1-2, 4-6, 7-8

R.- Alabad al Señor, que alza al pobre.

Alabad, siervos del Señor,
alabad el nombre del Señor.
Bendito sea el nombre del Señor,
ahora y por siempre. R.-

El Señor se eleva sobre todos los pueblos,
su gloria sobre el cielo;
¿quién como el Señor, Dios nuestro,
que se eleva en su trono
y se abaja para mirar
al cielo y a la tierra? R.-

Levanta del polvo al desvalido,
alza de la basura al pobre,
para sentarlo con los príncipes,
los príncipes de su pueblo. R.-

Primera carta a Timoteo 2, 1-8

Querido hermano:

Te ruego, pues, lo primero de todo, que hagáis oraciones, plegarias, súplicas, acciones de gracias por todos los hombres, por los reyes y por todos los que están en el mundo, para que podamos llevar una vida tranquila y apacible, con toda piedad y decoro. Eso es bueno y grato ante los ojos de nuestro Salvador, Dios, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Pues Dios es uno, y uno solo es el mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús, que se entregó en rescate por todos: éste es el testimonio en el tiempo apropiado: para él estoy puesto como anunciador y apóstol -digo la verdad, no miento-, maestro de los paganos en fe y verdad. Encargo a los hombres que recen en cualquier lugar, alzando las manos limpias de ira y divisiones.

Evangelio según san Lucas 16, 1-13

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

Un hombre rico tenía un administrador, y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: "¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido. "El administrador se puso a echar sus cálculos: "¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa." Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero: "¿Cuánto debes a mi amo?" Éste respondió: "Cien barriles de aceite. Él le dijo: "Aquí está tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta. Luego dijo a otro: "Y tú, ¿cuánto debes?" Él contestó: "Cien fanegas de trigo." Le dijo: "Aquí está tu recibo, escribe ochenta." Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz.

Y yo os digo: ganaos amigos con el dinero injusto, para que, cuando os falte, os reciban en las moradas eternas. El que es de fiar en lo menudo también en lo importante es de fiar; el que no es honrado en lo menudo tampoco en lo importante es honrado. Si no fuisteis de fiar en el vil dinero, ¿quién os confiará lo que vale de veras? Si no fuisteis de fiar en lo ajeno, ¿lo vuestro, quién os lo dará? Ningún siervo puede servir a dos amos, porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero.

 

Comentario Litúrgico

Entrégame el balance de tu gestión

Nos encontramos este domingo ante una parábola muy original porque contiene una trama que podríamos catalogar como perteneciente al teatro del absurdo.

Efectivamente, conforme se va leyendo el ejemplo que Jesús pone, la lógica nos va empujando hacia un final muy concreto y justo. Pero, aquí está la originalidad de su enseñanza, cuando esperamos que Jesús condene la mala e injusta gestión del administrador, la presenta como un ejemplo a seguir por los suyos.

La clave para entender correctamente la parábola es que Jesús no alaba las trampas hechas por el administrador sino la astucia que usó para guardarse las espaldas, porque estaba seguro de que su amo lo destituiría del cargo.

Por tanto, lo que nos recomienda Jesús en esta parábola es que tracemos nuestra vida cristiana con el convencimiento de que al final se nos preguntará por nuestra gestión.

Una segunda lectura de la parábola nos enfrenta con la treta que se inventó el administrador que consistió en ser sumamente generoso con el dinero de su señor y así ganarse amigos. El evangelio traduce esa maniobra del administrador injusto en el comportamiento que debemos tener con lo que tenemos nosotros y le falta a los otros.

Así se monta la batalla entre nuestro egoísmo y el mandato evangélico, es decir entre el afán de acaparamiento de posesiones que nos sale naturalmente del corazón y la verdad cruda que Jesús resume diciendo "no podéis servir a Dios y al dinero". Con esta frase debe quedar al descubierto en el fondo de nuestra conciencia la mala gestión que estamos haciendo de nuestra vocación de cristiano.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

20, lunes: Pr 3, 27-34; Lc 8, 16-18.
21, martes: Ef 4, 1-7. 11-13; Mt 9, 9-13.
22, miércoles: Pr 30, 5-9; Lc 9, 1-6.
23, jueves: Qo 1, 2-11; Lc 9, 7-9.
24, viernes: Qo 3, 1-11; Lc 9, 18-22.
25, sábado: Qo 11, 9-12; Lc 9, 43-45.
26, domingo: Am 6, 1a. 4-7; 1Tim 6, 11-16; Lc 16, 19-31.

Santoral

21 de septiembre: San Mateo (s. I)

La tradición nos dice que Mateo es Leví y viceversa, es decir, es el mismo el evangelista, que el apóstol, que el recaudador de impuestos.

Imagínense ustedes lo simpático que sería Mateo en su tiempo... sólo tenemos que pensar en el escalofrío que a muchos les recorre la espalda al oír la palabra 'hacienda'. Porque Mateo era recaudador de hacienda, pero de una forma muy particular: él era judío, pero recaudaba para los romanos; además, podía utilizar todos los medios que quisiera para conseguir los tributos y, encima, se hacía la vista gorda si cobraba un 'poquito' de más para quedárselo él.

Por eso les tenían tanto 'aprecio' a los recaudadores en su tiempo, que era mejor que no caminaran solos por un callejón oscuro.

Sin embargo, un día Jesús lo llama, como sólo Jesús sabe hacerlo, y Mateo lo deja todo y le sigue. Y con el Maestro estuvo hasta la ascensión.

Lo que pasó después está muy 'embrollado', porque no hay datos fiables de su vida tras el envío del Maestro antes de su Ascensión, pero lo más importante lo dejó hecho: escribir un evangelio -primero en arameo y, enseguida, traducido al griego- contando los años que pasó con Jesús... todo un regalazo el que nos hizo el bueno de Mateo... muchas gracias, hombre.'

 

Los santos de la semana

20, lunes: Andrés Kin, Pablo Chong, Eutiquio, Agapita.
21, martes: Mateo, Jonás, Efigenia, Eusebio.
22, miércoles: Tomás de Villanueva, Mauricio, Cándido, Víctor.
23, jueves: Lino, Tecla, Xantiga, Polifema.
24, viernes: Gerardo, Rústico, Pacífico, Nuestra Señora de las Mercedes.
25, sábado: Fernando, Cleofás, Alejandro, Paulo.
26, domingo: Cosme, Damián, Cipriano. Justino.


Contraportada

Entrevista con D. Luis de Moya a propósito de la película "Mar adentro"

El sacerdote tetrapléjico que habló con Ramón Sampedro cuenta sus impresiones

Un sacerdote tetrapléjico, D. Luis de Moya, tuvo oportunidad de visitar a Ramón Sampedro año y medio antes de que éste ­también tetrapléjico por un accidente­ se quitara la vida (en 1998), una decisión que ha inspirado la película que pretende reavivar el debate sobre la eutanasia, "Mar adentro".

Presentada en el Festival de Venecia donde ha logrado el León de Plata, la película ­dirigida por Alejandro Amenábar­ en una secuencia ridiculiza la intervención y las palabras de un sacerdote, también él tetrapléjico, metiéndole en los esquemas teóricos, siempre exigentes, de la moral católica, olvidando que ésta pide ser vivida con fe y amor», según ha denunciado Radio Vaticano. En esta entrevista concedida a la Agencia Zenit y que resumimos para nuestros lectores, D. Luis de Moya (Ciudad Real, 1953) recuerda el encuentro con R. Sampedro y trata de la cuestión de la eutanasia desde su condición de tetrapléjico, sacerdote y médico.

­ Hay críticos que han señalado el carácter caricaturesco», "anticatólico" e "históricamente falso" de la escena de la película en la que R. Sampedro recibe la visita de un sacerdote también tetrapléjico. ¿Podría relatar su encuentro con él?

­ Si esa situación verdaderamente cómica --que desata la carcajada unánime de la sala--, en la que un supuesto sacerdote jesuita se desgañita ­del modo menos razonable posible--, tratando de convencer a un tetrapléjico de su error, fuera una invención de Amenábar, se podría considerar razonable en una película como tantas, que ni pretenden ser históricas ni, mucho menos, recordar un hecho muy conocido que, como es el caso, afecta en primera persona a miles de individuos del país.

No es científicamente imposible, desde luego, que a Ramón Sampedro lo visitara en una furgoneta un jesuita tetrapléjico acompañado de unos jóvenes y que el tenor de lo sucedido fuera tan ridículo como se muestra en la película. En mi opinión, sin embargo es una falsedad, y cómo me gustaría equivocarme por el bien de Alejandro Amenábar. Lo digo porque yo, que no soy jesuita, sino que pertenezco al Opus Dei, y bien lo sabía Ramón Sampedro, sí le visité junto a otras personas desplazándome, como siempre, en mi furgoneta, y tampoco pude subir, como el jesuita, hasta la habitación del enfermo.

­ ¿Qué le movió a visitar a Sampedro?

­ Ambos teníamos ya un conocimiento bastante preciso de nuestros respectivos puntos de vista sobre la vida y acerca del sentido de la vida en nuestra particular situación. Mi visita pretendía ser, y de hecho lo fue, de absoluta cordialidad. Hablamos por teléfono a primera hora de la mañana, concretando la cita, en un tono más que amable por su parte, y me aventuré a la visita aún con la duda de si lograría entrar donde él estaba.

­ Ramón Sampedro permaneció en cama 29 años. No utilizaba la silla de ruedas ni salía de su cuarto. ¿Es esto habitual?

­ El caso de Sampedro, que se negaba a utilizar la silla, es verdaderamente insólito como saben de sobra las personas que tienen alguna relación con el mundo de los lesionados medulares. Especialmente insólito además teniendo en cuenta el nivel de lesión --siendo tetrapléjico muy favorable-- con el que quedó después de su accidente. Ramón tenía una interrupción medular a nivel C-7, según el mismo me confirmó de palabra. Baste decir que con esa lesión, de haber querido, podría haber conducido un coche, como hacen otros muchos. Pero la decisión de la vida es siempre del sujeto y, no pocas veces, totalmente al margen de influencias, apoyos o estímulos. Pero, ¿Ramón Sampedro ­entonces­ era una persona normalmente equilibrada? Él decía que sí. Algunos especialistas, sin embargo, lo ponen en duda.

-- Según transmite la película, Ramón Sampedro consideraba su vida indigna de ser vivida. ¿Qué opina al respecto?

­ Es indudable ­me parece que puedo decirlo con fundamento tras nuestros reiterados encuentros­ que él pensaba demasiado, no sé si casi de modo exclusivo, en lo que había perdido. No es la movilidad, como es evidente, lo más noble y grandioso que tiene la persona. Lo que nos caracteriza en cuanto hombres no se pierde con el movimiento. Las consecuencias negativas de quedar tetrapléjico no disminuyen para nada la humanidad del sujeto ni quedan más lejos que antes, tras ese accidente fatal, los ideales de realización de la persona.

--Usted es sacerdote católico. ¿Por qué la Iglesia está a favor de la vida, aún en condiciones "desesperadas"?

--A la luz de la fe, por consiguiente, para cualquier católico coherente, somos hijos de Dios. La certeza de nuestra filiación divina nos lleva a la persuasión de que jamás nos veremos en una situación imposible. Es más, cualquier momento y circunstancia de nuestra vida, puede y debe ser ocasión para amar a Dios y, por tanto, de verdadera grandeza personal y de alegría.

­¿Cree que el caso de Ramón Sampedro se utiliza en la película para hacer una apología de la eutanasia?

­ En mi opinión parece muy claro que se utiliza su triste historia en un intento de trivializar la eutanasia y de ese modo preparar el terreno para su próxima legalización. No pienso invertir ni un euro en la película y recomiendo a los demás otro tanto, a menos que quieran invertir en la contemplación de una articulada y sentimental cascada de mentiras.

Administrar la muerte a voluntad del paciente pudiera parecer en una primera y superficial observación un acto de máximo respeto a su libertad. Eso sostienen bastantes partidarios de la eutanasia. Sin embargo, únicamente parece lógico que esté a nuestra disposición la vida animal. De hecho, tratamos al otro como a un animal cuando nos permitimos acabar con su vida (tanto da si es con su voluntad): como al típico caballo de carreras con la pata rota que ya no podrá ser nunca el mismo. Y, a fin de cuentas, los deseos de alguien los consentimos sólo cuando son correctos, no en cualquier caso. Y desear morir a toda costa nunca será correcto.

Zenit.org


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com




Return to Camino