Iglesia en camino

 

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 359. 17 de Septiembre de 2000

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


 

Portada

La Iglesia pide a la ONU paz, desarrollo, promoción
de los Derechos Humanos e igualdad

El Cardenal Angelo Sodano defendió
estos cuatro postulados en la Cumbre del Milenio

El Palacio de Cristal de Nueva York fue escenario la pasada semana de una gran reunión, conocida como la Cumbre del Milenio, en la que se dieron cita más de 150 países para proponer soluciones a la situación de pobreza que se vive en buena parte de nuestro planeta.

La Iglesia, a través del cardenal Angelo Sodano, expuso lo que estima que deben ser las grandes prioridades de la ONU como instrumento consensuado de política internacional. El primero de ellos es mantener y promover la paz en el mundo, el segundo promover el desarrollo, un tercer pilar sería la promoción de los derechos humanos y, por último, garantizar la igualdad de todos los miembros del organismo internacional.

Sodano ofreció la colaboración de la Iglesia y aportó soluciones concretas como condonación de la deuda externa, renovación de la ayuda al desarrollo y apertura de los mercados y el respeto del derecho a la vida, entre otros.

 


 

Editorial

Familias y colegios

Ya zumba estruendoso todas las mañanas, lo mismo en pueblos que en ciudades, el alegre enjambre estudiantil. ¡Venga, niños, a levantarse, que hoy empiezan las clases! De nuevo el Cole y el profe, los libros y el bocata, el transporte escolar, los cruces de horarios entre papá y mamá, entre los dos con los hijos. ¡Qué bueno tener abuelos en forma para que lleven o recojan a los más pequeños, porque los pequeñines le tocan a mamá o, en todo caso, a la tata!

Es como un himno a la vida, un ritmo alegre que a todos nos pone en jaque, con el protagonismo indiscutible de los niños y de los adolescentes. Siempre que digamos niños, poned la barra y /as para las del sexo bello, porque lo de débil es un sarcasmo, ya que son las más listas, empollonas y aventajadas en los exámenes.

En el centro escolar, otro enjambre más juicioso y programado, más complejo y adulto también, el de los profesores: clases, curriculos, programaciones, evaluaciones, tutorías, consejos escolares, y APAS. La Academia con sus proyectos didácticos, con sus ajustes laborales, con sus anhelos y frustraciones. Ultimamente con crisis y tensiones frente a un alumnado a menudo displicente, en ocasiones áspero, no rara vez agresico. ¡Los tiempos!

Enseñanza, educación, formación. Un trípode tan justificado y razonable, como tambaleante y desequilibrado en una matriculación masiva y obligatoria. ¿La familia educa, la escuela enseña y la Iglesia forma? Peligrosa tricotomía. El trípode es tal cuando los tres puntales se unen por el vértice. Así aquí, y sin interrupción. Misión compartida entre padres, maestros y catequistas. No es mucho pedir. Los niños lo merecen todo.

 


 

Carta del Arzobispo

Dios cree en los hombres

Un famoso profesor universitario, de agudo talento y lengua mordaz, se despachaba, hace años, en una tertulia de colegas, poniendo a escurrir a otro compañero ausente. ­Hombre, terció uno de los presentes, no hables así, porque Fulano, como bien sabes, cree en Dios. ­Nunca lo he puesto en duda, repuso el flagelante; lo que sí doy por cierto es que Dios no cree en Fulano.

Pues, yo sí creo en que Dios cree en nosotros los hombres, incluídos el sujeto y el objeto de aquella murmuración, ambos con sus cualidades y agujeros, cuyos nombres recuerdo y no doy, por razones obvias del guión. Estoy hablando, como es patente, del Dios bíblico, del Dios cristiano, Padre de Nuestro Señor Jesucristo. Somos, en última instancia, criaturas de Dios, imagen de Dios, hijos de Dios. "Tanto amó Dios al mundo, que le dio a su hijo único, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna", le diría Jesús a su amigo Nicodemo, en un coloquio nocturno de profunda amistad.

 

La cara oscura del hombre

Se me dirá, y con motivos, que ése es el comportamiento de Dios con nosotros, pero no el nuestro con Dios, por lo que El tiene motivos más que sobrados para no fiarse ni un pelo ni de los hijos ni de las hijas de Adán. ¿A qué acumular aquí todas las atrocidades de la historia humana? El crimen de Caín, la corrupción anterior al Diluvio, las inmundicias de Sodoma y de Gomorra. Todo aquello era emblemático de un planeta empapado de sangre, siglo tras siglo, que ha conocido en nustro tiempo holocaustos sin precedentes y que registra ahora mismo entre nosotros el bochorno de las esposas degolladas y el espanto del terrorismo etarra. ¿Somos así de malos?

Ejemplos no faltan desde luego para darle la razón a Rousseau en que "el hombre es un lobo para el hombre". ¿A qué buscar más ejemplos, si el propio Nicodemo, dos años más tarde de aquella conversación, pudo comprobar con toda Jerusalén, con sus dominadores romanos y con los peregrinos pascuales de la Diáspora, cómo el Mesías de Dios era condenado, clavado y muerto en la cruz, a manos de aquellos mismos que habían escuchado su Evangelio y a los que también redimía con su sangre? Entonces, ¿porqué se sigue fiando Dios de nosotros? ¿Porqué ha creído, cree y seguirá creyendo en una especie zoológica tan extraña?

 

No saben lo que hacen

El propio Jesús se adelanta a darnos una explicación. "Día vendrá en el que quien os mate piense que dá culto a Dios (Jn 16,2). Esto lo decía a sus apóstoles en la Cena del Jueves Santo, y al día siguiente, clavado ya en la cruz, rezaría así por sus verdugos: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen". No hay porqué entender que estas expresiones son únicamente de misericordia y de perdón, pero que no reflejan la realidad. Sí que la reflejan, al menos en gran medida. Las mismas o parecidas palabras las repetiría más tarde el apóstol Pedro en su predicación a los judíos: "Ya sé yo, hermanos, que obrásteis por ignorancia, lo mismo que vuestros jefes (Hch 3,17) y Pablo en su primera carta a los Corintios (2,8): "Predicamos la sabiduría de Dios, misteriosa y escondida... desconocida de todos los príncipes de este mundo, pues, de haberla conocido, no hubieran crucificado al Señor de la gloria..."

Pido excusas por acumular tantas citas, pero estamos ante un diagnóstico y una acusación gravísima ­el deicidio­ sentados en el banquillo no sólo unos hombres concretos, sino la humanidad como tal. ¿Qué duda cabe de que, incluso humanamente hablando, la condenación y muerte de Jesús supuso un atropello feroz, con responsabilidades morales y penales muy repartidas entre los responsables directos e indirectos, por comisión u omisión?Pero de eso a satanizarlos a ellos, lavándonos los demás en la palangana de Pilatos, va mucho trecho, en el que se situa el misterio teológico de la sangre de Jesús, derramada "por nosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados" (cf. Mt 26,28).

En la misma confidencia con Nicodemo Jesús le dijo también: "No envió Dios al mundo a su hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por El" (Ibd). En esas estamos, ahondando en el misterio de Dios y del hombre, de la libertad y la fragilidad, del pecado y de la gracia, del bien y del mal. Pero, en su clave última, del amor oceánico de Dios, no en abstracto ni en el vacío, sino a nosotros los seres humanos. Cristo no nos juzgó, sino nosotros a El, saliendo paradójicamente nosotros como ganadores.

Suya es nuestra grandeza, que la tenemos, y enorme. Como tenemos también, acumulado en milenios, un inmenso patrimonio universal de bondad, de sacrificio, de transformación de la historia, de billones de personas buenas desde que el mundo es mundo. ¡Oh los mártires, los niños inocentes, las víctimas de todas las guerras y genocidios! ¡Oh los sabios, los artistas, los monjes y misioneros, las madres infinitas, las y los maestros pacientes y amorosos! ¡Oh el blanco ejército de los justos, muchedumbre infinita que nadie podría contar! (Ap 7,9).

Son el rostro hermoso de la historia, de la cultura, de la religión, de la Iglesia, del futuro de la humanidad. Mientras no esté demostrado que existen en otros planetas seres humanos o parecidos, y mejores que nosotros, seguimos siendo los reyes de la creación y la gloria visible de Dios en esta esfera azul del sistema solar.

 

El reflejo de Dios

Nadie como San Ireneo, Obispo de Lyon y lumbrera de la Iglesia hacia finales del siglo II, ha descrito la grandeza del hombre en su referencia esplendorosa al Dios creador. Copio un fragmento de su texto más lapidario: "La gloria del hombre es Dios; el hombre, en cambio, es el receptáculo de la actuación de Dios, de toda su sabiduría y su poder... Si el hombre acoge sin vanidad ni jactancia la verdadera gloria procedente de cuanto ha sido creado y de quien lo creó, que no es otro que el poderosísimo Dios que hace que todo exista, y si permanece en el amor, en la sumisión y en la acción de gracias a Dios, recibirá él aún más gloria, así como un acrecentamiento de su propio ser, hasta hacerse semejante a aquel que murió por él".

Y pocos son también los comentaristas de Ireneo que hayan desplegado con tan alto vuelo su antropología teológica como nuestro teólogo salmantino Olegario de Cardedal en su esplendente libro La gloria del hombre. Esa gloria nos viene de prestado, pero es nuestra. Ennoblecida luego por la entrada, en nuestra estirpe e historia, del Verbo encarnado del Padre, tan hombre como es Dios y para siempre. En adelante no se puede hablar ya del ser humano más que refiriéndolo a Cristo, su arquetipo y plenificación.

Digamos, pues, que Dios cree en el hombre, porque éste forma parte de su casa y familia aún antes del tránsito definitivo a su Reino. ¿Cómo no va a creer en nosotros, si tenemos tanto y tan suyo? Dios practica desde siempre su confianza en el hombre, perdonándolo setenta veces siete si es que no juega con su gracia, asistiéndole con su Espíritu y con la mediación de su Iglesia, en su incesante escalada hacia el bien.

 

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


 

Centrales

Los tres vicarios episcopales son renovados en sus cargos
tras permanecer en ellos cuatro años

Más de 20 sacerdotes cambian de parroquia o asumen nuevas responsabilidades

El Arzobispo ha renovado en sus cargos a los tres vicarios episcopales: José Antonio Salguero Marín, vicario episcopal de Comunión y Solidaridad y vicario de la zona noroeste, don Francisco Maya Maya, vicario episcopal de Evangelización y vicario de la zona sur, don Antonio Muñoz Aldana, vicario episcopal de Culto y Espiritualidad y vicario de la zona este.

Los vicarios son colaboradores directos del Arzobispo, junto al vicario general. Coordinan las distintas delegaciones y secretariados de la archidiócesis, las áreas de pastoral y mantienen un contacto directo con los sacerdotes de las zonas que tienen asignadas.

Los organigramas, con las responsabilidades, de las distintas vicarías son:

 

VicarÍas territoriales

I. - VicarÍa Episcopal de la Zona de Badajoz­Ciudad. Coordinada por el vicario general don Amadeo Rodríguez.

(Agrupa los tres arciprestazgos que tiene la ciudad de Badajoz: San Fernando, San Juan Bautista y San Juan de Ribera).

II.- VicarÍa Episcopal de la Zona Noroeste. Coordinada por don José Antonio Salguero.

(Agrupa los arciprestazgos de Alburquerque, Almendralejo, Calamonte, Mérida y Montijo).

III.- VicarÍa Episcopal de la Zona Este. Coordinada por don Antonio Muñoz.

(Agrupa los arciprestazgos de Castuera, Llerena, Villanueva de la Serena y Zalamea de la Serena).

IV.- VicarÍa Episcopal de la Zona Sur. Coordinada por don Francisco Maya.

(Agrupa los arciprestazgos de Fuente de Cantos, Fregenal de la Sierra, Jerez de los Caballeros, Olivenza y Zafra).

 

VicarÍas sectoriales

- VicarÍa Episcopal de Evangelización. De esta vicaría forman parte las siguientes delegaciones y secretariados: Laicos, Misiones, Enseñanza, Catequesis, Medios de Comunicación, Pastoral Familiar, P. Universitaria, P. Juvenil, P. Obrera, P. Gitana y P. de la Tercera Edad. Su vicario impulsa y coordina en la diócesis todo lo referente al servicio de la fe, a la militancia cristiana y a la misión de la Iglesia en el mundo.

- VicarÍa Episcopal de Culto y Espiritualidad. De esta vicaría forman parte las siguientes delegaciones y secretariados: Clero y Formación Permanente, Liturgia, Patrimonio Artístico, Pastoral Vocacional y Hermandades y Cofradías. Su vicario promueve la pastoral de sacramentos, orienta la religiosidad popular, coordina los movimientos y grupos de espiritualidad y fomenta todas la vocaciones consagradas.

- VicarÍa Episcopal de Comunión y Solidaridad.De esta vicaría forman parte las siguientes delegaciones y secretariados: Vida Consagrada, Cáritas diocesana, Pastoral de la Salud, Ecumenismo, P. Penitenciaria y P. de las Migraciones. Su vicario se ocupa primordialmente de la animación y actualización de la pastoral socio-caritativa y de las parroquias; promueve la inserción de los religiosos, religiosas y miembros de institutos seculares en la Iglesia diocesana y en su acción pastoral. Orienta también y coordina los grupos de fe y comunidades de distintas denominaciones.

 

Nombramientos

Don Antonio Montero ha realizado también más de 20 nombramientos de cara al nuevo curso pastoral. Son los siguientes:

Don Antonio Manuel Álvarez Becerra, Párroco de Santa Catalina de Alejandría, en Esparragosa de Lares.

Don Juan Francisco Apolo Márquez, Párroco de San Antonio Abad, en Malcocinado y Vicario parroquial de Ntra. Sra. de la Consolación y del Santísimo Cristo del Humilladero, en Azuaga.

Don Francisco Calurano Gallego, Párroco de Ntra. Sra. de los Ángeles, en Hinojosa del Valle y Vicario parroquial de Ntra. Sra. de los Ángeles, en Los Santos de Maimona.

Don José Carrasco Pina, Párroco de San Jorge, en San Jorge de Alor y Vicario parroquial de Santa María del Castillo y Santa María Magdalena, ambas en Olivenza.

Don Antonio Cerro Ruiz, Párroco de La Purísima Concepción, en la localidad de Cheles y de la de San Benito Abad en San Benito de la Contienda.

Don Francisco Gallego Bélmez, Párroco de Ntra. Sra. de la Candelaria, en Torre de Miguel Sesmero, manteniendo su estado de Párroco de las de Santa María Magdalena y San Pedro Apóstol, en Almendral.

Don José Luis Garduño Romero, Notario de la Curia Diocesana.

Don Pedro Gómez Serrano, Párroco de Ntra. Sra. del Camino, en La Albuera.

Don José Ignacio López Navarrete Garrido, Párroco de San Onofre, en La Lapa, manteniendo su estado de Vicario parroquial de Ntra. Sra. de la Candelaria, en Zafra.

Don Manuel Matos López, Párroco de Ntra. Sra. del Camino, en Atalaya y Vicario parroquial de San Miguel, en Zafra.

Don Francisco Pantrigo Patiño, Párroco de San Cristóbal, en Nogales, manteniendo su estado de Párroco de la de Santa Marta, en Salvaleón

Don Francisco Romero Galván, Párroco de Nuestra Señora de Gracia, en Usagre.

Don Jorge Sánchez Muriel, Párroco de Santiago Apóstol, en Casas de Reina y miembro del Equipo Sacerdotal de Llerena.

Don José Antonio Sequeda Delgado, Párroco de Santa María, en Trasierra y miembro del Equipo Sacerdotal de Llerena.

Don Leonardo Terrazas Roncal, Párroco de Ntra. Sra. de los Ángeles, en Cabeza la Vaca, manteniendo su estado de Párroco de Santiago Apóstol, en Calera de León.

Don Ángel Jaime Vinagre Pallero, Párroco de Santa María del Camino, en Medina de las Torres.

Don Pedro Alberto Delgado Vadillo, Vicario Parroquial de la de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en la ciudad de Badajoz.

Don Francisco González Lozano, Vicario parroquial de San Vicente Mártir, en San Vicente de Alcántara.

Don Isidro Luengo Cruda, Vicario parroquial de San Juan Macías, en la ciudad de Badajoz.

Rvdo. P. Francisco Salinero Martín, CM, Párroco de Sto. Domingo, en Badajoz capital.

Rvdo. P. Luis Gil Pascual, CSRR, Vicario parroquial de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro, en Mérida.

Rvdo. P. Francisco Martín Rodríguez, O.M.I, Párroco de Ntra. Sra. de la Asunción en Badajoz capital.

Rvdo. P. Juan Miguel Márquez Meneses, O.M.I, Vicario parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción en Badajoz capital.

Don José Antonio Salguero, consiliario de Manos Unidas.

Don Francisco Gordón Gordón, adscrito a la de Santa Eulalia de Mérida, en la ciudad de Badajoz.

Don Manuel Fernández Rico, Formador y Profesor de los alumnos del Seminario Metropolitano de San Atón, de Badajoz.

Don Miguel Ángel García Encinas, Formador y Profesor de los alumnos del Seminario Metropolitano de San Atón, de Badajoz.

Don Diego Muñoz Cardo, Director del Colegio Diocesano, anexo al Seminario.

 

La Iglesia ofrece a la ONU un programa de prioridades
para alcanzar un mundo más justo

El Vaticano pide en la Cumbre del Milenio
paz, desarrollo, respeto a los derechos humanos e igualdad

El cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado vaticano, intervino el viernes día 8 en la Cumbre del Milenio que reunió a más de 150 jefes de Estado y de Gobierno en el Palacio de Cristal de Nueva York.

El cardenal Sodano, haciéndose portador de los saludos de Juan Pablo II, indicó cuáles son, según la Santa Sede, los cuatro deberes de las Naciones Unidas: mantener y promover la paz en el mundo, el desarrollo, los derechos humanos y la igualdad entre todos sus miembros.

Por lo que se refiere al primer deber de la ONU, &laqno;mantener y promover la paz en el mundo», el brazo derecho de Juan Pablo II en la guía de la Santa Sede afirmó que &laqno;De frente al aumento de los conflictos, en particular de las luchas civiles y étnicas, la ONU tiene el deber de intervenir en el marco de la Carta para obtener la paz» y prometió que el Vaticano aprobará todas las iniciativas &laqno;destinadas a lograr el respeto del derecho internacional y limitar los armamentos».

El segundo deber de la ONU, según el secretario de Estado vaticano es &laqno;promover el desarrollo». &laqno;Hoy todavía, una parte importante de la población mundial vive en condiciones de miseria que son una ofensa a la dignidad humana».

Frente a esta situación, el cardenal propuso &laqno;una movilización moral y financiera, que comprenda objetivos precisos para lograr una disminución radical de la pobreza, entre ellos la cancelación de la deuda de los países pobres, una renovación de la ayuda al desarrollo y una generosa apertura de los mercados. Además, se deben lanzar programas para que el progreso social vaya a la par con el crecimiento económico».

&laqno;Promover los derechos humanos», es desde el punto de vista de la Iglesia, otra de las funciones irrenunciables de las Naciones Unidas. Sodano ofreció el apoyo de Juan Pablo II para luchar contra &laqno;el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y la intolerancia» . Ahora bien, reconoció que todavía falta mucho para que la ONU garantice este deber. En particular, citó la violación del derecho humano más elemental &laqno;el derecho a la vida, tan a menudo puesto en peligro».

El último deber de la ONU, según la Santa Sede, es &laqno;garantizar la igualdad de sus miembros». Sodano consideró que la ONU tiene que emprender &laqno;ciertas reformas, para adaptar su estructura a las realidades actuales y reforzar la legitimidad de su acción».

ZENIT

 


 

Noticiario diocesano

El Nuncio del Papa presidió la celebración del día 8 en Guadalupe

Destacó la presencia de esta advocación en la evangelización de América

Miles de fieles acudían a venerar la patrona extremeña, la Virgen de Guadalupe, el pasado día 8 de septiembre. La misa, concelebrada por decenas de sacerdotes, en la que estuvieron presentes los tres obispos extremeños y el obispo auxiliar de Toledo, fue presidida por el nuncio del Papa en España, don Manuel Monteiro de Castro. El nuncio recordó la presencia de la Virgen morenita en la evangelización de América.

Tras la eucaristía, celebrada a las once de la mañana, daba comienzo la tradicional procesión de la Virgen por el claustro del monasterio.

Finalizados los actos religiosos, la comunidad franciscana encargada del monasterio ofreció un almuerzo a las numerosas autoridades presentes, entre ellos el presidente de la Junta.

 

La Familia Marianista de Badajoz celebra la beatificación
de su fundador, Guillermo José Chaminade

La comunidad Marianista de Badajoz celebra este domingo una eucaristía de acción de gracias por la beatificación, el pasado día tres, de su fundador, el padre Guillermo José Chaminade. La eucaristía, prevista para las doce de la mañana en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, en el Gurugú, estará presidida por el Arzobispo, don Antonio Montero.

Guillermo José Chaminade nació en Périgueux (Francia) en 1761. Veinticuatro años después se ordenó sacerdote.

En 1790, ya iniciada la Revolución Francesa, se trasladó a Burdeos, donde pasó la mayor parte de su vida. En 1791 se negó a jurar la Constitución Civil del Clero y ejerció clandestinamente el ministerio sacerdotal, poniendo su vida en continuo peligro y exponiéndose a la muerte en guillotina. En 1797, durante el Directorio, se vio obligado a exiliarse en Zaragoza, donde residió tres años. Allí, junto a la Virgen del Pilar, en la oración, la reflexión y el estudio, forjó sus grandes convicciones misioneras y marianas, y recibió la inspiración de fundar una familia de laicos y de religiosos dedicados a María.

En noviembre de 1800 regresó a Burdeos y trató de refundar sobre bases nuevas la antigua congregación mariana. Se esforzó en dar a sus congregantes una formación religiosa sólida y los orientó hacia objetivos apostólicos bien precisos, exhortándolos a ofrecer a la sociedad indiferente y descristianizada el "espectáculo de un pueblo de santos". Esta congregación será la base de su incansable actividad evangelizadora orientada a la recristianización de Francia.

En 1816, junto a la Venerable Adèle de Batz de Trenquelléon (1789-1828), funda en Agen el Instituto de las Hijas de María Inmaculada y al año siguiente, en Burdeos, la Compañía de María.

Sus primeros miembros, que con el tiempo se llamarían Marianistas son congregantes, hombres y mujeres que quieren responder al Señor con una entrega más radical, prolongación de su consagración bautismal y de su consagración al culto de la Virgen María.

 

Tentudía fue una vez más exponente del fervor religioso
de la Baja Extremadura

El pasado día ocho tuvo lugar la centenaria Romería de Tentudía, santuario jubilar, al que se acercaron miles de fieles.

Los actos dieron comienzo a las siete y media de la mañana con la salida de la imagen de la Virgen de la parroquia hacia el monasterio en una carroza. La Virgen estuvo acompañada por una multitud de romeros y peregrinos que en dos horas alcanzaron la cima en donde se encuentra el histórico Monasterio.

Los fieles llenaron el templo; miembros de la Junta de Gobierno de la Hermandad facilitaron asientos adicionales y a pesar de ello muchos tuvieron que seguir la ceremonia de pie desde los pasillos. Personas de la más variada procedencia ofrecieron a la Virgen decenas de ramos de flores .

Ofició la misa el párroco de Calera de León y rector del Santuario, don Leonardo Terrazas, quien en su homilía se refirió a la importancia del acto que se puede encuadrar dentro de las celebraciones propias de este Santuario Jubilar, refiriéndose después a la necesidad de la restauración del monumento a fin de que se hagan realidad los proyectos existentes para que la Casa de Santa María de Tentudía sea centro de espiritualidad de la Baja Extremadura , meta y tránsito de peregrinos jacobeos y exponente de cultura y arte.

Al final del acto el Hermano Mayor de la Hermandad, don Luis Megías, agradeció a todos su asistencia y anunció otros actos a celebrar en este Santuario con motivo del Jubileo 2000.

A continuación se efectuó el besamano. Durante todo el día el templo se vio lleno de files que acudían a orar en silencio y a realizar ofrendas. Ya a la caída de la tarde tuvo lugar la oración de despedida. 

 

Una joven toma el hábito en la comunidad
de las Hermanas Clarisas de Zafra

Mercedes Toro Gómez es enfermera

El pasado día 8 tuvo lugar en el Monasterio de Santa María del Valle, de las Hermanas Clarisas, en Zafra, la ceremonia de la Iniciación a la vida religiosa de Mercedes Toro Gómez, natural de Alconera.

Había trabajado como enfermera en el Hospital Infanta Cristina en Badajoz, y después de una vida de intenso apostolado en diversas áreas en la Parroquia de San Juan Macías, de la misma ciudad: Cáritas, comedor de indigentes, catequesis, colaboración en diversas actividades parroquiales, etc., experimentó la llamada del Señor a una vida dedicada de lleno a Él y a los hermanos a través de la oración y el retiro de la clausura.

 

Rodeada de amigos

La ceremonia, que culminó con la celebración de una Eucaristía en la que concelebraron 10 sacerdotes, fue presidida por don Manuel Santos, Delegado diocesano para la vida consagrada.

Entre los asistentes, acompañaron a la Comunidad numerosas religiosas: claretianas, formacionistas, Hermanitas de los Ancianos, y también miembros de la Institución "Hogar de Nazaret ". Además, asistieron al acto numerosas personas de Badajoz pertenecientes a su Parroquia y de Alconera; entre ellos, amigos y familiares.

 

Monjas informatizadas

Desde su nueva comunidad de religiosas clarisas se espera que "el testimonio de esta joven sea secundado por otras jóvenes que se decidan generosamente a seguir a Cristo como Hermanas Pobres de Santa Clara".

Las Hermanas Clarisas cuentan con una página web, a través de la cual se ofrece información de lo que son, cual es su espiritualidad y forma de vida. Ese página es la siguiente: www. geocities. com/santaclara 99/.

 

Se celebró en Badajoz el novenario en honor a la Virgen de la Soledad

La Virgen de la Soledad, Patrona de Badajoz, ha regresado a su ermita, después de permanecer durante nueve días en la Catedral, a donde fue trasladada el día 6 en procesión.

Desde entonces hasta eldía 15 se ha llevado a cabo el novenario predicado por varios párrocos de la ciudad: el día 7 el párroco de San José, seguida de una ofrenda floral a la Virgen, el día 8 el de San Juan Bautista, seguida de la imposición de medallas a los nuevos hermanos. El día 9 la novena fue predicada por el párroco de San Juan de Dios, el 10 por el de San Juan Macías, el 11 fue el de San Juan de Ribera, el 12 el de San Pedro de Alcántara, el 13 el de San Roque, donde se procedía también al besamanos y el 14 el de Santa Eulalia con una ofrenda floral.

El programa incluía el cierre del novenario en la Catedral a cargo del Arzobispo, don Antonio Montero.

 

Fallecen el mismo día dos sacerdotes de la diócesis de Mérida-Badajoz

Don Hipólito Fernández fue párroco en Alburquerque
y don José Gallardo en Valle de la Serena

El presbiterio diocesano sufría el pasado día 9 de septiembre la muerte de dos venerables sacerdotes: se trata de don Hipólito Fernández Contador, antiguo Párroco de Santa María de Alburquerque, que fallecía en el Hospital Infanta Cristina de Badajoz, tras una importante intervención quirúrgica de la que no logró recuperarse, y de don José Gallardo Calderón, antiguo párroco del Valle de la Serena, que moría en el Hospital de Santa Justa de Villanueva de la Serena, después de una larga enfermedad.

Ambos dieron un ejemplar testimonio sacerdotal en el sufrimiento, que asumieron con un gran sentido cristiano y que ofrecían por la Iglesia, a la que siempre sirvieron de forma sencilla y a la vez abnegada en los distintos destinos pastorales que ocuparon.

Así lo puso de manifiesto el Arzobispo, don Antonio Montero, en la homilía que pronunció en cada una de las misas de funeral que celebró por los fallecidos: por don Hipólito en la iglesia parroquial de Santa María la Real en Badajoz, y por don José en la de la Asunción de Villanueva de la Serena. En ambas celebraciones eucarísticas el Pastor diocesano estuvo acompañado de numerosos sacerdotes y fieles, lo que muestra el aprecio y cariño que sentían hacía los sacerdotes fallecidos, que dejan tras de sí un largo servicio pastoral.

De espíritu profundamente alegre, comunicativo y servicial, don Hipólito Fernández nació hace 77 años en Badajoz y, tras cursar sus estudios en el Seminario de Badajoz y ser ordenado sacerdote, fue nombrado en 1948 párroco de Pallares y Santa María de Nava. En 1949 fue enviado a San Jorge de Alor, donde permaneció hasta 1955, en que pasó a regir la parroquia de Cheles. En 1958 es nombrado párroco de la de Santa María en Alburquerque, en la que permaneció hasta 1975, cuando se traslada por motivos de salud a Badajoz, sirviendo primero como capellán en el Real Monasterio de Santa Ana y posteriormente en el Hospital Materno Infantil y en la Casa Cuna. En la actualidad era sacerdote adscrito de la parroquia pacense de Santa María la Real.

Don José Gallardo, de 73 años, era natural de Campanario y celebraba este año sus Bodas de Oro Sacerdotales. De talante inquieto y dotado de una fina capacidad intelectual, a la par que de una gran modestia, Don José hizo sus estudios sacerdotales en el Seminario Diocesano de Badajoz. Tras ser ordenado sacerdote fue destinado en 1950 de párroco a las localidades de Aljucén y Carrascalejo, pasando en 1953 a servir en la parroquia de Llera. En 1956 es destinado de párroco al Valle de la Serena, feligresía a la que sirvió la mayor parte de su vida sacerdotal. Fruto de su inquietud intelectual, en esta población compaginó su tarea pastoral con los estudios de Filosofía y Letras que cursó en la UNED.

En 1981 fue nombrado capellán del Monasterio de Concepcionistas Franciscanas de Villanueva de la Serena y sacerdote adscrito a la parroquia de la Asunción.

Descansen en paz estos dos servidores del Señor.

 

Malcocinado: homenaje a don Luis Pérez Rangel
con motivo de sus bodas de oro sacerdotales

Con motivo de los cincuenta años de su ordenación, la población de Malcocinado ha ofrecido un homenaje al sacerdote don Luis Pérez-Rangel, cuyo primer destino fue ese pequeño pueblo que limita con la sierra norte de Sevilla.

El homenaje consistió en una celebración eucarística presidida por el propio don Luis y concelebrada por otros sacerdotes que han pasado por la localidad posteriormente, don Gregorio García Fernández (marzo del 82 a septiembre del 87) y don Nicolás García Dávila (septiembre del 87 a septiembre del 94).

 

Textos y poesías

La homilía, agradeciendo todos los servicios prestados por don Luis a la Iglesia Diocesana durante todo este tiempo, estuvo a cargo de don Nicolás García Dávila.

Durante la celebración se leyeron también varios textos y poesías y se le hicieron regalos al homenajeado, que agradeció emocionado estos gestos ante un templo abarrotado de fieles, no sólo los residentes en la localidad, sino también muchos emigrantes que se encontraban en el pueblo.

El reconocimiento a la labor del sacerdote trascendió a la propia comunidad parroquial, ya que el alcalde, don Avelino Camacho, en nombre de la corporación municipal que preside, entregó a don Luis un obsequio como recuerdo.

El colofón a los actos se puso en la caseta municipal, donde todos los asistentes pudieron compartir unos aperitivos y bebidas e intercambiar impresiones y recuerdos.

 


 

Al paso de Dios

Dos pateras

Le sucedió a alguien -que bien podrías ser tú- y tal como me lo contó os lo cuento:

"Tengo un terrible dolor de cabeza - me decía- porque esta noche me he soñado que una patera, a la que habían subido rostros familiares y queridos, andaba a la deriva. Iban camino de no sé adónde en busca de la libertad y el futuro, como le ocurre a tanta gente. Pero la tragedia frustró no sólo las vidas, sino que acabó también con las esperanzas.

Al ver el rostro cercano y amigo de cada uno de ellos y ante mi impotencia para ayudarles, aunque estaba dispuesto a todo por ellos, sentí una angustia terrible. Pero desperté y me di cuenta de que afortunadamente no había sido más que un sueño.

Puse la radio, para cambiar de imágenes y despejar mi mente, y las noticias hablaban, como cada día, de una nueva patera cargada de seres anónimos, a los que se llamaba magrebíes, subsaharianos y "sin papeles" o "ilegales", que había sido interceptada en las costas de Andalucía. Aunque sentí también un leve disgusto -muy mitigado por la repetición del hecho y por el anonimato de los afectados- esta noticia, en el fondo, alivió mi tensión.

Pero se me ocurrió pensar dónde estaba la diferencia entre las dos pateras y vi que sólo la segunda es real: cada niño, cada mujer embarazada, cada ser humano... tiene un rostro, es mi hermano, y yo tengo que acogerlo. Y ahora no deja de dolerme la cabeza, porque el sueño se repite cada día."

Amadeo Rodríguez Magro

 


 

Liturgia del domingo

Celebramos el XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

 

Palabra de Dios

Libro del profeta Isaías 50, 5-10

El Señor Dios me ha abierto el oído; yo no me resistí ni me eché atrás: ofrecí la espalda a los que me apaleaban, la mejilla a los que mesaban mi barba; no me tapé el rostro ante ultrajes y salivazos. El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado. Tengo cerca a mi defensor, ¿quién tiene algo contra mí? Que se acerque. Mirad, mi Señor me ayuda; ¿quién me condenará?

Salmo 114, 1-2. 3-4. 5-6. 8-9

R. Caminaré en presencia del Señor
en el país de la vida.

Amo al Señor, porque escucha
mi voz suplicante;
porque inclina su oído hacia mí,
el día que lo invoco.

Carta del apóstol Santiago 2, 14-18

¿De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Es que esa fe lo podrá salvar? Supongamos que un hermano o una hermana andan sin ropa y faltos del alimento diario, y que uno de vosotros les dice: "Dios os ampare: abrigaos y llenaos el estómago", y no les dais lo necesario para el cuerpo; ¿de qué sirve? Esto pasa con la fe: si no tiene obras, por sí sola está muerta. Alguno dirá: "Tú tienes fe y yo tengo obras. Enséñame tu fe sin obras y yo, por las obras, te probaré mi fe".

Evangelio según san Marcos 8, 27-35

En aquel tiempo Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Felipe; por el camino preguntó a sus discípulos:

- ¿Quién dice la gente que soy yo?

Ellos le contestaron:- Unos, Juan Bautista ; otros Elías, y otros, uno de los profetas.

Él les preguntó:- Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

Pedro le contestó:

- Tú eres el Mesías.

Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y empezó a instruirlos:

- El Hijo del Hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los senadores, sumos sacerdotes y letrados, ser ejecutado, y resucitar a los tres días.

Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó a parte y se puso a increparlo. Jesús se volvió y de cara a los discípulos increpó a Pedro:

- ¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres y no como Dios!

Después llamó a la gente y a sus discípulos y les dijo:

- El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por el Evangelio, la salvará.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

18, lunes: 1 Co 11, 17-26. 33; Lc 7, 1-10.
19, martes: 1Co 12, 12-14. 27-31a. ; Lc 7, 11-17.
20, miércoles: 1Co 12, 31-13, 13; Lc 7, 31-35.
21, jueves: Ef 4, 1-7. 11-13; Mt 9, 9-13.
22, viernes: 1Co 15, 12-20; Lc 8, 1-3.
23, sábado: 1Co 15, 35-37. 42-49; Lc 8, 4-15.
24, domingo: Sb 2, 17-20; St 3, 16-4.3; Mc 9, 30-37.

 

 

Comentario litúrgico

La fe y las obras

Hoy hablamos de fe comprometida. Es igual. Lo importante es caer en la cuenta de que la frase de Santiago: &laqno; ¿De qué le sirve a uno decir que tiene fe, si no tiene obras ? Es una clara denuncia del divorcio que puede darse en la vida de muchos : estar muy cerca de las cosas de la Iglesia y lejos de vivir el Evangelio.

La lectura de Isaías propone un ejemplo del perfecto creyente. En él se dan la fe y las obras. Con frases contundentes presenta la postura comprometida del Siervo: "El Señor Dios me ha abierto el oído", es decir, el Señor ha hecho que me llegue su mensaje de salvación y "yo no me resistí ni me eché atrás". Con otras palabras: me he puesto a vivir según su Palabra, no he huido las dificultades, he pagado el precio de ser creyente.

El Evangelio nos propone el compromiso de fe del mismo Cristo y de sus auténticos discípulos.

En primer lugar, si Jesús acepta los títulos de Mesías o de Hijo del hombre, que están pregonando su vocación divina, a continuación reconoce que el camino que le conduce a la resurrección es la persecución, la condena difamatoria, el tormento y la muerte.

Después, al proponer su gran invitación no lo hace con engañosa publicidad. Habla de negarse a sí mismo para ponerle a Él y al prójimo como objetivos de nuestros proyectos; de cargar con la cruz que supone ser discípulo suyo en un mundo que se ríe de su propuesta; de perder o gastar la vida por el Evangelio, desoyendo las alternativas de la riqueza, del placer, de la complicidad con los poderosos de este mundo.

"Pero el que pierda su vida por el Evangelio la salvará ". Merece la pena el esfuerzo.

Antonio Luis Martínez

 

 

Santoral

23 de septiembre:Santo Tomás de Villanueva (1488-1555)

Dos amigos jóvenes charlan sobre sus bodas; uno dice: "Me he casado con una muda", y el otro responde: "Tienes suerte, yo me casé con lo puesto".

Pues bien, si es verdad -¡y lo es!- que los obispos se desposan con su diócesis, Tomás de Villanueva se casó con lo puesto, pero no precisamente con una "muda": los canónigos valencianos obsequiaron a su reciente prelado, llegado literalmente con lo puesto, con la suma nada tacaña de cuatro mil ducados para que montase su casa. Tomás se gasta la mitad en el hospital de los pobres y la otra mitad en abrir ventanas y reformar la cárcel.

No era esta la primera disensión con el cabildo: viendo un prebendado cómo el arzobispo remendaba su propio hábito agustino le dijo enfadado "eso lo hace un sastre por dos cuartos", nuestro santo responde: "con dos cuartos doy yo de comer a un pobre". Era toda su obsesión.

El que había renunciado a ser predicador imperial de Carlos V y arzobispo de Granada, fue obligado a aceptar la mitra de Valencia teniendo tiempo de fundar colegios, reformar hospicios y escribir el famoso "Sermón del amor de Dios", verdadera síntesis de las razones para vivir de tal manera que nuestra existencia sea absurda si no es en razón de Dios.

Unos se casan con una muda y otros con lo puesto...y otros más nos dejan mudos viviendo tan para los demás que se olvidan de sí mismos. ¡Que guay!

Manuel Amezcua

 

 

Los santos de la semana

11, lunes: Bonifacio V, Catalina Fieschi, Ariadna, José de Copertino.
12, martes: Jenaro, Trófimo, Pomposa, María de Cervellón.
13, miércoles: Andrés Him, Pablo Chong, Hipacio, Francisco
14, jueves: Mateo, Jonás, Maura, Pánfilo.
15, viernes: Emérita, Basilia, Salaberga, Dionisio Pamplona.
16, sábado:Lino, Sosio, Tecla, Tomás de Villanueva.
17, domingo: Nuestra Señora de la Merced, Andoquino, Rústico, Gerardo.

 

Contraportada

El nacimiento y desarrollo de un barrio visto
desde la parroquia que impulsó su crecimiento

Don Diego Barrena publica un libro sobre la historia
de la barriada de la Estación, de Badajoz

Don Diego Barrena, sacerdote jubilado de 85 años, ha visto crecer la barriada de la Estación de Badajoz desde que llegó al Seminario, en 1926 hasta la actualidad. Ahora acaba de publicar un libro que bajo el título de "Desde la Parroquia de San Fernando y Santa Isabel, Barriada de la Estación"hace un recorrido por esta entrañable zona de Badajoz desde el año 1860 hasta la actualidad. Este barrio es particularmente importante por ser la cuna del ferrocarril en torno al último tercio del siglo XIX. Entre otros materiales, don Diego ha revisado cerca de 30.000 partidas de bautismo, matrimonio y defunciones de la Parroquia.

Don Diego Barrena está tan ligado al Barrio de la Estación que una de sus calles lleva el nombre de este sacerdote nacido en 1915 en Calamonte. Su historia con esta zona de Badajoz comenzó cuando entró en el Seminario Metropolitano, en 1926, un año después de que se inaugurara. En 1956 fue nombrado párroco de San Fernando y Santa Isabel, la parroquia de la barriada y allí permanece, ya jubilado, junto a otros sacerdotes.

Cuenta en el libro que en la barriada está el Fuerte de San Cristóbal, construido entre 1640 y 1680, donde hubo capilla. "En 1773 la Virgen de Bótoa es traída a Badajoz y hace noche en esa capilla", asegura el autor.

 

Duelos en el fuerte

Resultan curiosos, por lo que tienen de anacrónicos, los duelos entre caballeros que se disputaban en el Fuerte. "Estos duelos -se asegura en el libro- estaban prohibidos por las autoridades, de tal forma que cuando en el transcurso de los mismos se producía un herido o muerto, las noticias que daban los periódicos aludían a que don fulano de tal, revisando sus armas al aire libre y al sitio del Fuerte, se le disparó una de ellas, produciéndole heridas de gravedad".

Otro hito importante, que marcó para siempre la relación de esta barriada con el resto de la ciudad, fue la llegada del ferrocarril, inaugurado el 24 de octubre de 1864. Ello supuso un empuje fuerte a la población en la zona, por lo que comienzan las demandas de construir una iglesia. Ésta es inaugurada en 1897 junto a la Estación de ferrocarril, pero no como parroquia, sino como capilla, por lo que es atendida por un coadjutor de la parroquia del Sagrario. Ello explica que los bautizos que se hicieron en esta época en la barriada estén registrados en esa parroquia del centro de la ciudad.

Sin embargo la situación dura poco tiempo; en 1899 se crea la parroquia, con don Rafael Ramos como primer párroco, "que estuvo al frente de ella seis meses e hizo siete bautizos", nos explica don Diego.

Setenta y cinco años después, el templo comenzó a amenazar ruina, se hundió el coro y ello obligó a construir uno nuevo, inaugurado el 1 de junio de 1974.

 

Promoción social del barrio

Desde la parroquia se trabajó siempre por la promoción social del Barrio. Fruto de este esfuerzo fue el Ropero Parroquial, "que tenía la misión específica de proporcionar ropa en las mejores condiciones a la gran cantidad de pobres de solemnidad", el Centro de Alimentación, fundado en 1959 y que "en un año había repartido más de 5.000 litros de leche, 2.000 kilos de queso, 500 litros de aceite, 1.000 kilos de mantequilla, 200 kilos de pan, 118 mantas, 40 colchones, además de otras muchas cosas de las que no se guardan recibos como alquileres de viviendas, recibos de luz y de agua, recetas de medicamentos..."

Existió también un botiquín parroquial que "se nutría de las medicinas que regalaban los visitadores médicos".

Los niños formaron parte de los proyectos de esta comunidad cristiana. Para ellos se creó un comedor "en el que comían 60 niños y niñas durante el período escolar".

Las Cenas de Navidad constituyeron otra actividad asistencial. Nacieron en 1960 promovidas por un grupo de Cursillos de Cristiandad. La radio y el diario Hoy fueron los portavoces de la idea. Las cenas duraban de Navidad a Reyes y cada noche cenaban 80 personas necesitadas.

El cine fue otra de las preocupaciones. Durante los años de posguerra se creó el Cine Parroquial, que estuvo en pie durante 19 años.

 

Labor evangelizadora

Estas actividades fueron paralelas a la labor de evangelización en la que han trabajado muchas asociaciones parroquiales y de la Iglesia en general: desde los catequistas y la pastoral juvenil hasta la cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Angustia, Acción Católica, Adoración Nocturna, o los Cursillos de Cristiandad, pasando por las Hijas de María, la Milicia de Santa María o la Legión de María.

Don Diego Barrena da un repaso a algunas personalidades que han tenido relación con la Barriada a lo largo de su historia. En la lista destaca la poetisa almendralejense Carolina Coronado, el médico Augusto Vázquez Torres, el que fuera director de la Escuela Normal de Magisterio, don Manuel Saavedra, o el empresario don José Bas Rojas, por citar algunos ejemplos.

JUAN JOSÉ MONTES


Return to Camino