Iglesia en camino

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 405. 16 de septiembre de 2001

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

El odio terrorista paraliza el mundo

El Papa y la Conferencia Episcopal Española condenan el atentado

El martes 11 de septiembre pasará a la historia como el día en que el terrorismo y el fanatismo hicieron temblar al mundo. Tres aviones secuestrados por terroristas suicidas hicieron blanco en el corazón financiero, político y militar de la primera potencia mundial: Estados Unidos.

Dos de esos aviones fueron estrellados contra las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York y otro contra la sede del Pentágono, en Washington. Un cuarto avión fue, al parecer, derribado por cazas americanos.

Desde la Iglesia se han producido reacciones desde el Vaticano hasta la Conferencia Episcopal Española, que han condenado el atentado a la vez que han pedido que nos sumemos a la oración por las víctimas.


Opinión

Bienes para el bien

Cesar Lumbreras, con ocasión de la tan traída y llevada inversión de instituciones religiosas en una agencia de valores mal gestionada, se preguntaba si no pasará que muchos creyentes, cuando el domingo pasen a su lado en la misa el cesto de la colecta, se preguntarán si ese dinero será bien administrado. Pues bien, estoy de acuerdo con mi compañero Lumbreras: después de esa cantidad de barbaridades que se llevan diciendo desde hace un mes sobre la gestión económica de la Iglesia, no tener esa inquietud o esa duda es harto difícil. Pero, también es verdad, que a la hora de pasar el cesto de la colecta a nuestro lado, podemos preguntarnos muchas más cosas, como estas tres preguntas, a modo de ejemplo:

I. ¿Acaso la Iglesia a la que pertenezco es como una multinacional cuya finalidad es ganar dinero, y que para ello tiene toda su gestión económica controlada desde un solo super administrador o, como sé que es, y quiero que siga siendo, son completamente autónomos el consejo de economía de mi diócesis y de mi parroquia, el administrador del colegio religioso de mis hijos, el tesorero de la asociación apostólica a la que pertenezco y la ONG eclesial a la que ayudo? ¿ Nuestros bienes comunes conviene dedicarlos directamente a su finalidad propia, ya sea el culto, la evangelización, la ayuda social, o conviene juntarlos en un fondo para que cuando ese sea suficientemente amplio pueda servir para construir instituciones, casas y programas capaces de desarrollar nuevos ámbitos para la liturgia, la enseñanza de la fe y la promoción humana y social de los más necesitados?

II. ¿Acaso lo mejor es que cuando una institución religiosa quiera abrir una nueva comunidad en cualquier país donde tiene una misión o quiera ampliar el espacio deportivo de un colegio, o de su capilla, o su profesorado, o hacer un colegio nuevo, deba ir ahorrando y metiendo el dinero en un calcetín, y a la postre nunca poder hacer nada de esto, pues es muy poco a poco y a base de mucho sacrificio y austeridad como puede ir haciendo una suma suficiente y cuando lo tiene, aquello que quería hacer cuesta diez veces más, o más bien, lo que tiene que hacer, es poner ese dinero en manos de quienes se supone que profesionalmente saben hacer que de modo lícito y prudencialmente seguro pueda ser rentable, y al menos no devaluarse?

III. ¿Acaso no es lógico que, precisamente para no dedicarse directamente a especular en inversiones variables los administradores de esas instituciones tienen todo el derecho y la obligación de buscar y confiar en entidades financieras que les ofrezcan una suficiente garantía, rentabilidad y seriedad? Pues entonces, si han sido engañados, si hasta la autoridades públicas han informado favorablemente sobre estas entidades hasta el momento mismo de su quiebra, si han sido defraudados, lo normal es que todos, no sólo los católicos, los apoyemos, los ayudemos, los defendamos y no hagamos a las víctimas verdugos.

Lo normal es que cuando hoy pase el cesto de la colecta a mi lado, yo les muestre mi solidaridad, más aún cuando el terrible azote del viejo y agresivo anticlericalismo que todavía da sus coletazos en esta sociedad nuestra, ha aprovechado la ocasión para desinformar, confundir, dividir y engañar. Cesar Lumbreras decía en ese artículo al que yo antes me refería que a pesar de todo seguiría apoyando económicamente a la Iglesia. Yo digo que no "a pesar de todo", sino que precisamente con mayor razón por todo esto, seguiré apoyando a mis padres, madres y hermanos, que son la Iglesia, no sólo con mis bienes, sino con mi vida, porque, si quiero ser discípulo de Cristo, ellos son, humanos y limitados como todos, mi siempre nueva y formidable familia.

Manuel María Bru, presentador del programa "Es domingo" de COPE.

 


Carta del Arzobispo

Llanto tras el holocausto

Entran en prensa estas cuartillas, por imperativo del cierre de la revista, pasadas apenas veinticuatro horas desde el choque terrorífico de los dos aviones suicidas con las Torres Gemelas de Nueva York, al sur de Manhatan. A estas horas todos somos aun presa del pasmo y del espanto, provocados de repente por esta increíble fechoría que ha cortado la respiración del planeta en los cinco continentes.

Poseriormente, como es sabido, conocimos y vimos en pantalla nada menos que el derrumbamiento estruendoso de los dos colosos, con la angustia sobrecogedora de las víctimas aplastadas por los escombros, momentos después de sus patéticas peticiones de socorro desde las ventanas altísimas, por las que algunos se precipitaban presos del terror. Supimos y vimos en pantalla, a renglón seguido, el repentino incendio y la orgía de llamaradas nada menos que en el legendario edificio del Pentágono, el más grande del planeta, sede del Ministerio de Defensa americano, emblema incontestable, desde siempre, de su poderío militar.

Poco a poco se ha ido perfilando la magnitud de la catástrofe: la urdimbre simultanea de los cuatro aviones de la muerte, el cuarto de los cuales se estrellaba también despues en las cercanías de Pitsburg, estado de Pensilvania. Con los coletazos posteriores de la bomba sobre Camp David (casa de los presidentes) y el camión cargado de explosivos, descubierto esa misma mañana, con la detención de los sujetos.

Malos presagios

Me siento obligado a repetir aquí ese somero resumen de los hechos, apenas descifrados todavía, primero por dejar constancia en estas pájinas, para el archivo de la revista, de un acontecimiento sin precedentes y luego para dar soporte a los sentimientos, oraciones y reflexiones que se derivan de esta insólita tragedia. Nadie la considera como un episodio más, en la cadena de hostigamientos por cuenta del extremismo terrorista de los palestinos y los fundamentalistas islámicos, durante el largo medio siglo en el que ha discurrido, con fuertes atentados sangrientos , fuera del escenario de la guerra, el conflicto árabe israelí. Pero esto, avisan los expertos, rompe todos los moldes y da pábulo a los peores presagios.

Estamos ante la más terrible de las noticias, que ensangrienta, con ráfagas siniestras, los albores del siglo XXI y del tercer milenio ¿cristiano? Algunos hablan ya sin tapujos, quizá con excesivo tremendismo, de la tercera guerra mundial. Es ésta la primera ocasión, orquestada hasta el máximo por su magnitud, en la que se atacan, en propia tierra norteamericana, en Washingthon y Nueva York para más inri, unos objetivos bien precisos, emblemáticos del poderío americano: el económico-financiero, en las Torres; el militar y político, en el Pentágono.

Pero el sesgo trágico, el estremecimiento desolador, nos viene, y nos abruma, del gigantesco holocausto de las víctimas. Cuando escribo, nadie da cifras ni siquiera aproximadas. El único número exacto es el de los pasajeros de los cuatro aviones: 266. Se habla con cierta aproximación de 300 bomberos y 60 policías, sepultados bajo la primera torre cuando acudieron fulminantes a socorrer a los damnificados. Pienso en la agónica conversación, por móvil, de la pasajera de un avión con su marido; en tanto que los asaltantes, puñal en mano, desalojando a los pilotos, empuñando los mandos del avión y degollando de paso a los viajeros y a los supervivientes, volaban fulminados y de bruces hacia el choque mortal con la torre.

Flores del bien

¿Y qué decir, Dios mío, de los bomberos, una profesión santa, muertos en acto de servicio, que habrán salvado a muchos a costa de la propia inmolación? Ellos han sido una ofrenda de la inocencia y de la bondad, un campo de flores blancas sobre el estiércol podrido de los terroristas. Las víctimas redimen siempre, en el cortejo del Cordero inocente, que lavó, y sigue lavando, los pecados del mundo.

Falta nos hace, desde luego. Porque nadie sabe ni se atreve aun a dar el trágico listado de las mujeres y los hombres empleados por millares en las Torres, de los turistas de las últimas plantas, de los simples visitantes de fuera que acuden a una ventanilla a entregar cualquier papel o recoger una licencia. Desde el recuerdo trágico de Pearl Harburg, que empujó a los Estados Unidos a la guerra contra el Japón, en la segunda mundial, con un saldo de 2.483 muertos en aquella ensenada, no hay memoria de nada semejante. Esto es peor.

Para cuando el lector llegue a este punto, ya habrá resultados, al menos aproximativos, de la muchedumbre humana inmolada bajo los escombros del World Trade Center. ¿Diez mil víctimas? ¿Supervivientes en huecos insólitos, paredes, techos y muebles? Cien pisos son muchos pisos; lo mismo si estás arriba que si te encuentras abajo, ¡ay, Dios mío!

Reconducir el futuro

¿Y los verdugos, los desalmados, los infames, los enloquecidos? Desde luego hacen falta agallas y calentura para entrenarse como piloto especializado de un modelo de avión, programar el suicidio colectivo con los criminales del equipo y con todo el pasaje de viajeros, para acabar todos como Sansón. Y eso, cuatro veces, en el mismo país y casi a la misma hora. ¿Quién envenena esas mentes, quién fermenta y corrompe esos corazones? Sólo el odio. Siempre el que mata es el odio antes y después de la dinamita.

El odio terrorista engendra sangre, muerte y miedo. Pero en el caso árabe-israelí, en los extremistas islámicos de Irán, Irak, Palestina, Siria y Sudán, concurren otros factores de carácter étnico, religioso (pseudo), cultural y, sobre todo económico y comercial. ¡Ay del dichoso petróleo! Sé que se baraja responder a la guerra con la guerra, previa una represalia de escarmiento. Yo me permito simplemente recordar que los conflictos del Oriente Medio y de Mesopotamia llevan medio siglo a la greña y van a peor.

Comprendo que tanto arsenal de odio, tantas maldades y crímenes, tanta riada de sangre no deben quedar impunes, por respeto sagrado a los muertos, por garantía de vida para los ciudadanos y por el buen orden mundial. Pero, caso de que se localice a los culpables de esta infamia, ¿bastará una represalia firme para reconducir el proceso de paz? Es urgente y necesario que los países libres y democráticos se apiñen solidarios en un frente de libertad y de justicia. Mas, ¿lo será también de reconciliación y de paz? ¿ No podría quizá entonces renacer una política de bloques en términos de guerra fría?

Tras el apocalipsis de Manhatan, yo no garantizaría el refrigerador. De haber algún horizonte, yo lo buscaría en una política de Plan Marshall a escala intercontinental, de una Alianza para el Progreso, actualizando la de Kennedy, de un rearme moral y religioso preconizado tantas veces por Juan Pablo II. Y desde luego, sin dejar al Dios único secuestrado por los fundamentalistas fanáticos. ¡Jerusalén, Jerusalén, clamaban los profetas mesiánicos, conviértete nuevamente al Señor tu Dios¡

 


Centrales

Los padres y la educación de sus hijos en puertas de un nuevo curso escolar

El mes de septiembre tiene muchas connotaciones, entre ellas, para los más pequeños, la vuelta al cole. Lo hacían los niños de Infantil y Primaria el pasado día 13 y lo harán los de Secundaria el 17. Durante estos días la prensa ha afrontado el regreso al cole desde muchos ámbitos, unos más serios que otros, desde el problema y la protesta que plantean decenas de pueblos contra el traslado a los niños, hasta el coste de la equipación escolar.

Desde Iglesia en camino hemos hablado con los padres, concretamente con los responsables de la CONCAPA, la Confederación Católica de Padres de Alumnos, que en Extremadura agrupa a cuarenta mil familias en cerca de sesenta colegios, a pesar de lo cual la CONCAPA denuncia estar infrarrepresentada en el Consejo Escolar y verse excluida del "Pacto por la educación".

Desde la CONCAPA se pide a los padres una mayor implicación en la educación de sus hijos, ya que la participación de los padres en el proceso educativo es escasa y eso afecta a la calidad de la enseñanza. Por ello desde este organismo se realiza un gran esfuerzo en la organización de cursos formativos dirigidos a los padres.

Libertad y calidad

El presidente de esta asociación en Extremadura, don Javier López de Lerma, afirma que las ideas básicas que la sostienen es la libertad y la calidad de la enseñanza. Persiguen que los padres tengan libertad para elegir la educación que deseen para sus hijos, sin costes añadidos ni penalizaciones en el caso de que los padres opten por una enseñanza privada, y que el nivel académico y educativo suba día a día. De ahí que una de sus grandes preocupaciones de cara al nuevo curso escolar que ahora empieza esté en los conciertos de la educación infantil, de tres a seis años. Este tipo de educación no es gratuita en centros cuya titularidad no es pública, lo cual, a juicio de López de Lerma, supone un incumplimiento de facto del artículo 27 de la Constitución, que reconoce entre otras cosas, la libertad de enseñanza y el deber de los poderes públicos de garantizarla.

López de Lerma manifiesta que llevan luchando por la concertación siete años. Hace dos, el Ministerio puso encima de la mesa mil millones de pesetas para concertar 72 unidades en la región, con la promesa de seguir incrementando este presupuesto. Paradójicamente, esta medida supuso un verdadero problema pues se daba el caso de que había colegios con dos o tres unidades de educación infantil y una sola concertada, sin embargo se aceptó en previsión de que el concierto aumentara progresivamente. "No obstante, declara López de Lerma, el pasado curso no se incrementaron los conciertos y para este año se ha retirado, sustituyéndolo por subvenciones".

Formación de padres

Como organización que agrupa a los padres de alumnos, la CONCAPA realiza todos los años diversos cursos dirigidos a ellos. Entre esos cursos destaca el de prevención en drogodependencias, que se realiza en colaboración con el Ministerio del Interior y la Dirección del Plan Nacional sobre Drogas.

Según el presidente de la CONCAPA en Extremadura, el año pasado estos cursos se desarrollaron en Badajoz, Cáceres y Don Benito. También se realizaron cursos de educación en valores en los que intervinieron psicólogos y pedagogos, se llevaron a cabo programas de información sobre los Consejos Escolares y cursos de formación de dirigentes para que los padres se impliquen progresivamente en la vida de los centros escolares, seminarios de educación para la salud en temas de interés como la anorexia y la bulimia y cursos sobre cómo potenciar la autoestima en los niños.

Conscientes de la importancia que está adquiriendo Internet, se desarrollan cursos de sobre ella para padres, con el fin de que éstos, según señala López de Lerma "sepan el valor de este instrumento para el estudio de los niños y los peligros que acarrea, de forma que puedan ayudar a sus hijos en la utilización de estas nuevas tecnologías".

CONCAPA
Tel. (924) 255102 / 229122
Correo electrónico: concapaex@teleline.es

 

¿Impuesto revolucionario?

La polémica suscitada, y alentada desde determinados medios sobre las clases de Religión, se ha visto nutrida esta semana con nuevos capítulos. Se ha llegado a afirmar que algunas diócesis pedían un "impuesto revolucionario" a los profesores de Religión, un porcentaje de sus sueldos. Llegados a este punto han sido ya los propios profesores los que han tenido que salir a la palestra para desmentir estas acusaciones.

Los profesores de Religión de Tenerife han aclarado ante la opinión pública que acordaron "en Asamblea, en el año 1994, y a propuesta de ellos mismos, colaborar al sostenimiento de la Delegación Diocesana de Enseñanza con una cantidad equivalente al 0´6% de su sueldo (en este momento, 1.500 pesetas al mes los profesores de Secundaria, 936 pesetas los de Primaria). Fue una iniciativa del profesorado de Enseñanza Secundaria que estuvo aportando durante varios años esa pequeña cantidad y apoyando así a sus compañeros de Primaria que en aquel momento cobraban una cantidad mísera por parte del Ministerio de Educación. Cuando estos profesores de Primaria pudieron hacerlo, porque su situación se iba regularizando, se les invitó a que colaboraran en la misma proporción (no con la misma cantidad)".

Por su parte, los profesores de religión de Almería, reunidos estos días en la IX Semana Teológica que se está celebrando en la capital almeriense, han suscrito un comunicado en el que manifiestan su "profunda indignación por la manipulación interesada y desproporcionada" que se ha hecho del tema de los profesores de Religión desde partidos políticos y sindicatos hasta algunos medios de comunicación. En otro punto de este comunicado subrayan su acuerdo con las decisiones y declaraciones hechas por los obispos, así como el "escrupuloso respeto a la legalidad internacional y a las sentencias" que ha presidido estas actuaciones. Asimismo, salen al paso de las recientes informaciones en las que se destacaba el supuesto "pago de impuesto revolucionario" al que se habría obligado a los profesores de Religión. Los profesores de Almería niegan esta posibilidad y afirman que nunca han sufrido "ninguna directriz por parte de nuestros obispos, ni de instancia eclesial alguna, en la línea de sentirnos obligados a abonar ninguna cantidad económica".

También desde la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis se han aclarado las informaciones erróneas de días pasados.

 

La religión nunca puede ser argumento para desatar ni justificar el odio terrorista

El Papa condena sin paliativos los atentados contra Estados Unidos y pide que pare la violencia

Ni los más fantasiosos guionistas de la industria cinematográfica americana podían idear un guión tan horrendo, espectacular, dramático y peligroso como el que dibujaron en el cielo y el suelo de los Estados Unidos los terroristas suicidas que el pasado martes asesinaron a miles de personas en Nueva York y en Washington.

Con una precisión y coordinación impensables secuestraron cuatro aviones y los lanzaron contra las Torres Gemelas del Word Trade Center de Nueva York y contra la sede del Pentágono, en Washington poniendo en jaque al gobierno de la primera potencia mundial y a todos los países de la Tierra, en lo que los analistas han coincidido en calificar como un hecho que marcará un antes y un después en las relaciones internacionales.

La acción criminal ha dejado miles de muertos y malherido el orgullo americano, que ha visto saltar por los aires algunos de sus lugares emblemáticos sin saber, muchas horas después del hecho, quien está detrás.

Desde la Iglesia se han producido reacciones desde todos los ámbitos. El Papa, que al conocer la noticia se retiró en oración por el fin de los ataques, ha mostrado su horror por la muerte y la destrucción de los ataques.

El Santo Padre, que siguió las noticias desde su residencia de Castel Gandolfo, se apresuró a enviar pocas horas después de que comenzaran los ataques un telegrama al presidente George W. Bush. "Conmocionado por el inenarrable horror de los inhumanos ataques terroristas contra gente inocente, en diferentes partes de Estados Unidos, me apresuro a expresarle a usted y a sus ciudadanos mi profunda tristeza y mi cercanía en la oración con la nación en este oscuro y trágico momento", dice el telegrama papal.

"Encomendado las víctimas a la misericordia eterna de Dios todopoderoso -continúa diciendo el Santo Padre a Bush-, imploro su fuerza para todos los que están involucrados en los esfuerzos de rescate y de atención a los supervivientes. Le pido a Dios que lo sostenga a usted y a la gente de Estados Unidos en esta hora de sufrimiento y de prueba".

El cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado del Vaticano, reveló que en el momento en el que el pontífice escuchó la noticia de los ataques, se fue a rezar "para pedir al Señor el fin de esta violencia fratricida".

Al enviar su telegrama, el Papa quiso expresar la cercanía de toda la Iglesia con el pueblo de Estados Unidos y con sus líderes, añadió el cardenal Sodano. Aseguró que la esperanza del Papa era que "este increíble y desesperado acto lleve a todos a reflexionar sobre la naturaleza antihumana y anticristiana de la violencia, de toda la violencia, que no lleva a nada".

El cardenal Sodano confirmó en declaraciones a los micrófonos de Radio Vaticano que todas las personas que trabajan y viven en el Vaticano están de luto por las muertes de esta absurda tragedia.

"Le pedimos al señor que dé paz a la humanidad atormentada en el inicio de este milenio, que esperamos sea un milenio de paz y no de odio", concluyó.

Redacción/Zenit

 

La Iglesia española condena los atentados

Por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Cardenal Antonio María Rouco envió un telegrama de condolencia al presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, monseñor Joseph Anthony Fiorenza, obispo de Galveston-Houston. En ella se afirmaba que "los pastores de la Iglesia en España estamos siguiendo con vivísima emoción y consternación las terribles noticias que nos llegan de los Estados Unidos de América. Sentimos hasta lo más hondo del alma las muertes de tantísimas personas inocentes y condenamos en nombre de Dios y del Evangelio los atentados terroristas, cualesquiera que sean sus autores y fines, que han causado tanta desolación y dolor en su país y en el mundo entero".

El cardenal Rouco continuaba afirmaba que "nos sentimos fraternalmente unidos a los pastores y fieles de la Iglesia Católica en los Estados Unidos y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que lloran por esta tragedia. Le manifestamos nuestra condolencia, cercanía y solidaridad. Encomendamos a Dios el eterno descanso de las víctimas. Pedimos también al Señor el consuelo para todos los que se han visto afectados por los sucesivos atentados. Rogamos por fin al Dios de la Paz que esta violencia homicida cese y no genere nuevas violencias.

Por último el presidente de la CEE pedía a los fieles de nuestro país que se uniesen a la oración de todo el mundo. "Al mismo tiempo que rogamos a las comunidades cristianas de la Iglesia en España que se unan a nuestra oración, aprovecho esta triste circunstancia para manifestar a V. E., en nombre de todos los Obispos españoles, nuestra comunión afectuosa y fraterna".

Monseñor Rouco también se dirigió al embajador de Estados Unidos en España . "En nombre propio y de los Obispos miembros de la Conferencia Episcopal Española, decía el telegrama, le expresamos nuestra consternación por las terribles noticias que nos llegan de los Estados Unidos. Lamentamos y condenamos en nombre de Dios y del Evangelio los atentados terroristas de hoy, cualesquiera que sean sus autores y fines, que han causado tanta desolación y dolor en su país y en el mundo entero. Encomendamos a Dios el eterno descanso de las víctimas y la recuperación y el consuelo para todos los que se han visto afectados por los atentados de hoy contra personas, instalaciones e instituciones de su país. Rogamos al Dios de la Paz que esta violencia homicida cese y no genere nuevas violencias, al mismo tiempo que llamamos a las comunidades cristianas de la Iglesia católica en España a que se unan a nuestra oración".

 


Noticiario diocesano

Las parroquias de la zona de San Fernando, en Badajoz, se unen para formar a sus miembros

El arciprestazgo de san Fernando, que aglutina a cinco parroquias de la margen derecha del Guadiana en Badajoz, viene organizando durante este mes de septiembre una serie de encuentros especializados en cada una de sus sedes parroquiales bajo el nombre de "Quincena de encuentros. Septiembre 2001".

Se trata de una nueva experiencia a través de la cual las parroquias del arciprestazgo quieren expresar que todas ellas son corresponsables en la formación cristiana de sus miembros más activos, independientemente de la parroquia a la que pertenezcan y de la función eclesial en la que intervengan.

Sedes

Así, en parroquia de santa Teresa se vienen reuniendo los jóvenes; en la de san Juan de Dios, las personas que vienen trabajando en la pastoral de Familia y en los cursillos prematrimoniales; en la de santa Engracia, las personas que trabajan en pastoral Educativa; en la de san Fernando los catequistas y en la de Nuestra Señora de la Asunción, los miembros de Cáritas, que debido a unas obras, tienen que reunirse circunstancialmente en san Fernando.

Profesores

Los cursos están impartidos, no sólo por los sacerdotes, sino también por un nutrido grupo de laicos especializados en diversos temas de contenido social, teológico, catequético o familiar, dependiendo de la rica diversidad de situaciones y necesidades que vive y tiene la Iglesia.

 

El Seminario Metropolitano inaugurará el curso el próximo día seis

El Seminario Metropolitano de San Atón inaugurará el curso académico el próximo día seis de octubre.

La inauguración dará comienzo a las once de la mañana con la lectura de la memoria del curso anterior en el salón de actos del centro. Al término de la lectura de la memoria tendrá lugar la celebración de la Eucaristía del Espíritu Santo, presidida por el arzobispo, don Antonio Montero y concelebrada por los formadores del Seminario y otros sacerdotes de la diócesis.

Lección inaugural

Otro de los actos destacados en la inauguración del curso en el Seminario será la lección inaugural, a partir de las doce y media. La lección correrá a cargo del sacerdote don Antonio García Moreno, profesor del Centro Superior de Estudios Teológicos de Badajoz y canónigo de la Santa Iglesia Catedral, que disertará sobre el tema "Cristo Hombre en el Cuarto Evangelio".

A continuación tendrá lugar la intervención del Rector, don Pedro Rodríguez y del arzobispo. Finalmente se interpretará el "Gaudeamus Igitur".

 

Nombramientos de sacerdotes

A los nombramientos para distintos cargos en las parroquias de la diócesis, publicados en Iglesia en camino la semana anterior se añaden ahora estos otros:

Don Javier Ramiro Vázquez, vicario parroquial de san Fernando y santa Isabel de Badajoz;

Rvdo P. Andrés Jesús Castiñeiras Bustillo, Carmelita, vicario parroquial de santa Teresa de Jesús.

Misa para pedir la beatificación de don Rafael

El próximo día 28 se celebrará una eucaristía en la Catedral metropolitana de Badajoz para pedir al Señor la pronta beatificación del Siervo de Dios don Rafael Sánchez García.La misa, que será presidida por don Manuel Amezcua, dará comienzo a las ocho de la tarde. Don Rafael, que goza de gran popularidad en toda la diócesis, fue 37 años capellán del Hospital Provincial.zo a las ocho de la tarde. Don Rafael, que goza de gran popularidad en toda la diócesis, fue 37 años

 

Manos Unidas niega haber invertido en renta variable

La Junta de Extremadura anunció que no le concederá subvenciones

Ante las informaciones aparecidas en la prensa sobre la inversión de Manos Unidas a través de la agencia de valores Gescartera, y que, entre otras cosas han llevado a la Junta de Extremadura a no conceder una subvención de 30 millones a esta organización, la dirección de Manos Unidas ha enviado una carta a sus socios, colaboradores y amigos en la que se asegura que Manos Unidas realizó, en febrero de 2000, una inversión de cincuenta millones de pesetas en renta fija a través de Gescartera Dinero sgc, suscribiendo el correspondiente contrato. El 27 de julio de 2000 se produjo el relevo en el equipo directivo de la Organización y la nueva Dirección encargó entonces una auditoría extraordinaria a la empresa Ernst Young para conocer la situación de la Organización; siguiendo, además con la práctica habitual de realizar una auditoría anual a cargo de Price Watwerhouse. En ninguno de los dos casos estos prestigiosos auditores detectaron ninguna irregularidad.

Campaña

Manos Unidas lanza su Campaña en el mes de febrero, siendo febrero y marzo los meses en que se recauda la mayor parte de los fondos. Estos fondos están destinados a los fines de Manos Unidas y se van utilizando a medida que son requeridos. La inversión de estos fondos, desde que se recaudan hasta que se envían, se realiza siempre en valores de renta fija.

Desde Manos Unidas se considera importante señalar que esta organización nunca invierte en renta variable (acciones que cotizan en bolsa), por lo que son falsas las noticias que quieren vincularla con la especulación en bolsa.

Como otros muchos inversores, esta organización afirma sentirse muy preocupada por la situación provocada por las irregularidades en Gescartera Dinero sgc, por lo que ha emprendido acciones legales para la recuperación de su inversión en el mismo momento que tuvo conocimiento por la prensa de la intervención de la CNMV a dicha agencia de valores.

Por la prensa

En una carta dirigida por Manos Unidas a sus socios y colaboradores, se asegura que esta organización ha tenido noticias de las irregularidades de Gescartera exclusivamente a través de la prensa, emprendiendo inmediatamente el proceso legal para recuperar su inversión. En la misma carta se recuerda que Manos Unidas sólo es un medio cuyo fin es la lucha contra la pobreza en el Tercer Mundo y que las informaciones que han aparecido en su contra perjudican únicamente a los más indefensos, a sus beneficiarios.

 

El IEME tampoco invirtió en renta variable

Esta institución misionera no recibe subvenciones públicas

También desde el IEME, el Instituto Español de Misiones Extranjeras, se ha hecho público un comunicado para aclarar su relación con Gescartera.

En enero del año 2000 el IEME comenzó a depositar en Gescartera un dinero hasta llegar al valor de 200 millones de pesetas pertenecientes al patrimonio de la Institución (fondo histórico proveniente de fundaciones y testamentos de particulares). Estos fondos no provienen, por tanto, de los fondos públicos que el Estado aporta a la Iglesia ni de subvenciones estatales.

Según un comunicado del IEME, los depósitos fueron hechos en la modalidad de renta fija, no variable, a un interés del 4,5% al principio y del 5% más tarde, guardando todas las garantías de legalidad. Por todo ello el IEME señala que no se trata de dinero negro ni público ni de fiebre especulativa, como han asegurado algunos medios.

Desde el IEME se parte de la idea de que es legítimo tener bienes para el funcionamiento de los servicios de las misiones, dentro de la línea de sencillez y austeridad por la que siempre se han significado.

 


Al paso de Dios

Creo en la Iglesia

Había pensado escribir esta semana sobre uno de los asuntos, relacionados con la Iglesia, que están en el candelero de la opinión pública: los profesores de religión. Pero lo dejo para mejor ocasión, para cuando los criterios lleguen a un ambiente menos apasionado y se puedan exponer las ideas con mayor serenidad. Como, de momento, esto no parece posible, pienso que ahora lo que procede, además de informarnos adecuadamente, es afianzar nuestra confianza en la Iglesia. Eso no es mirar para otra parte, al contrario, es mirar hacia lo que, con tantas informaciones y comentarios, pueda haber quedado dañado en muchos cristianos: su visión de la Iglesia.

Cuando la fe se pone a prueba, la confesión ha de ser más explícita: hemos de renovar nuestra confianza en la barca de Pedro, aunque se mueva en un mar de tempestad. Ahora no podemos olvidar que el timonel es Jesús, que Él fue el que la echó a la mar y el que cuida de que no se pueda ir a la deriva. Por eso, hasta que se dejen de utilizar estos asuntos para otros fines y se puedan situar también en su dimensión religiosa, animo a sentir y a decir: creo en el misterio de la Iglesia, pues es la familia de los hijos de Dios, confieso que en ella se manifiesta el amor de Jesucristo y sé que el Espíritu Santo la sostiene.

Y porque la Iglesia es una realidad encarnada por los hombres y mujeres en los que confía Jesús para encomendarles su misión, confiemos también los unos en los otros y, de modo especial, en nuestros pastores.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Libro del Éxodo 32, 7-11, 13-14

En aquellos días, el Señor dijo a Moisés: Anda, baja del monte, que se ha pervertido tu pueblo, el que tú sacaste de Egipto. Pronto se han desviado del camino que yo les había señalado. Se han hecho un novillo de metal, se postran ante él, le ofrecen sacrificios y proclaman: "Éste es tu Dios, Israel, el que te sacó de Egipto". Y el Señor añadió a Moisés: Veo que este pueblo es un pueblo de dura cerviz. Por eso, déjame: mi ira se va a encender contra ellos hasta consumirlos. Y de ti haré un gran pueblo. Entonces Moisés suplicó al Señor, su Dios: ¿Por qué, Señor, se va a encender tu ira contra tu pueblo, que tu sacaste de Egipto con gran poder y mano robusta? Acuérdate de tus siervos, Abrahán, Isaac y Jacob, a quienes juraste por ti mismo, diciendo: Multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo, y toda esta tierra de que he hablado se la daré a vuestra descendencia para que la posea por siempre. Y el Señor se arrepintió de la amenaza que había pronunciado contra su pueblo.

Salmo 50, 3-4, 12-13, 17 y 19

R. Me pondré en camino adonde está mi padre.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado.

Primera carta a Timoteo 1, 12-17

Querido hermano: Doy gracias a Cristo Jesús, nuestro Señor, que me hizo capaz, se fió de mí y me confió este ministerio. Eso que yo antes era un blasfemo, un perseguidor y un insolente. Pero Dios tuvo compasión de mí, porque yo no era creyente y no sabía lo que hacía. El Señor derrochó su gracia en mí, dándome la fe y el amor en Cristo Jesús. Podéis fiaros y aceptar sin reserva lo que os digo: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, y yo soy el primero. Y por eso se compadeció de mí: para que en mí, el primero, mostrara Cristo Jesús toda su paciencia, y pudiera ser modelo de todos los que creerán en Él y tendrán vida eterna. Al Rey de los siglos, inmortal, invisible, único Dios, honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Evangelio según san Lucas 15, 1-32

En aquel tiempo, solían acercarse a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los escribas murmuraban entre ellos: Ése acoge a los pecadores y come con ellos.
Jesús les dijo esta parábola:
Si uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y, al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos para decirles: "¡Felicitadme!, he encontrado la oveja que se me había perdido". Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse. Y si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas para decirles: "¡Felicitadme!, he encontrado la moneda que se me había perdido". Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

17, lunes: 1Tim 2, 1-8; Lc 7, 1-10.
18, martes: 1Tim 3, 1-13; Lc 7, 11-17.
19, miércoles: 1Tim 3, 14-16; Lc 7, 31-35.
20, jueves: 1Tim 4, 12-16; Lc 7, 36-50.
21, viernes: Ef 4, 1-7.11-13; Mt 9, 9-13.
22, sábado: 1Tim 6, 13-16; Lc 8, 4-15
23, domingo: Amos 8, 4-7; 1Tim 2, 1-8; Lc 16, 1-13.

 

Comentario litúrgico

Alegría en el cielo

El capítulo quince de evangelio según san Lucas es una de las páginas santas que debiéramos tener presente constantemente en nuestra vida porque hace un resumen de todo lo que es la salvación que anunció y realizó Jesús.

Al comienzo de dicho capítulo, el evangelista describe la situación que rodeaba el anuncio de Reino y el distinto eco que producía en los diferentes grupos de oyentes que rodeaba a Cristo.

La primera noticia que se nos da es que quienes se acercaban más a Jesús era precisamente los oficialmente excluidos de la comunidad: los publicanos y los pecadores. Es más, no sólo se acercaban a Jesús sino que este les daba la bienvenida e incluso gustaba compartir con ellos la mesa cuantas veces era invitado.

Frente a este hecho, podemos leer la reacción de los fariseos y los escribas, es decir, los representantes de la postura ortodoxa del judaísmo y que se presentaban como los maestros religiosos del pueblo.

El pleito se veía venir: incluso tiene una formulación clara la sentencia condenatoria: "Ese acoge a los pecadores y come con ellos".

El Maestro usa su mejor lenguaje para responder a la incomprensión de aquella gente, acude a las parábolas y nos deja tres joyas de la interpretación del Reino: la oveja perdida, la mujer que pierde una moneda y el hijo pródigo. Las tres tienen un mismo final: frente a la preocupación moralista por la ortodoxia a la que apelaban fariseos y escribas, Jesús presenta el corazón del Padre que palpita de alegría cuando uno de sus hijos se reconoce pecador y vuelve buscando su Rostro.

Buscar el Reino es sintonizar con la alegría que reina en el cielo.

Antonio Luis Martínez


Santoral

21 de septiembre: san Mateo (siglo I)

"El don de Dios" significa tu nombre
y eres, Mateo, regalo para el mundo,
pues nadie ha escrito un texto tan rotundo
que tanto alabe a Dios y ensalce al hombre.

La dignidad encuentra su horizonte
cuando acepta la condición humana
que la vida es más bella, más galana,
viviendo según el "Sermón del monte".

Recaudando impuestos opresores
por traidor a tu pueblo eras tenido,
sembrando en la injusticia los rencores,

pero tu amor venció sobre el dinero,
siguiendo al Rey más pobre que ha existido
y dándonos de Dios, tu "don" entero.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

17, lunes: Roberto Belarmino, Lamberto, Columba.
18, martes: Ariadna, Ferreolo, Ricarda.
19,miércoles: Jenaro, Trófimo, Pomposa.
20, jueves: Andrés Kin Taegon y compañeros mártires, Hipacio.
21, viernes: Mateo, Jonás, Maura, Pánfilo.
22, sábado: Emérita, Basilia, Salaberga.
23, domingo: Lino, Sosio, Tecla.

Contraportada

El Arzobispo, don Antonio Montero, ofreció la Medalla de Extremadura a la Iglesia extremeña

La recibió el día 7, antesala del día de la comunidad autónoma, en el Teatro Romano de Mérida

Don Antonio Montero recibía el pasado día 7, antesala del día de la comunidad autónoma, la Medalla de Extremadura. El Arzobispo compartía la Medalla con otras dos personalidades extremeñas, el artista don Ángel Duarte Jiménez, el arquitecto don Dionisio Hernández Gil, además de la Sociedad Filarmónica de Olivenza. El acto comenzaba con la lectura del Decreto de Concesión de la Medalla, que le era impuesta en primer lugar a don Antonio Montero, posteriormente a don Ángel Duarte Jiménez, don Dionisio Hernández Gil y don Antonio Gadella Martínez, presidente de la Sociedad Cultural "La Filarmónica" de Olivenza. Posteriormente, siguiendo el orden inverso al de la imposición de la Medalla, intervenían los galardonados. El turno de discursos lo cerraba el presidente de la Junta, don Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Un concierto de la Orquesta de Extremadura ponía fin al acto.

El máximo galardón que otorga el gobierno regional le fue entregado a don Antonio en el Teatro Romano de Mérida en un acto que servía para abrir las actividades preparadas con motivo del día de la comunidad autónoma, que se celebraba el sábado coincidiendo con el día de la Virgen de Guadalupe.

La concesión de la Medalla a don Antonio está motivada, "por el amor y dedicación a Badajoz y Extremadura mostradas en su dilatada carrera sacerdotal y pastoral". De hecho este galardón llega en el año en que se cumplen sus bodas de oro sacerdotales.

El Arzobispo compartía la Medalla con otras dos personalidades extremeñas, el artista don Ángel Duarte Jiménez, el arquitecto don Dionisio Hernández Gil, además de una institución, la Sociedad Filarmónica de Olivenza.

El acto comenzaba con la interpretación del himno de Extremadura y un desfile de las banderas nacional y autonómica a los sones del himno a la Alegría, portadas por niños ataviados con trajes regionales y escoltados por policías de gala.

En el aforo del Teatro Romano se daban cita autoridades de todos los niveles y gente que había acudido a seguir el acto en directo y que aplaudió en repetidas ocasiones el discurso de don Antonio, cargado de ingenio y chispas de humor y no exento de asuntos serios.

A toda la Iglesia extremeña

En su intervención el Arzobispo agradeció la distinción y se la ofreció a toda la Iglesia extremeña. "Pienso -dijo Monseñor Montero- en los incontables fieles de estas diócesis extremeñas, sacerdotes, religiosos y laicos, que se desviven a diario , en una entrega total y clamorosamente anónima, lo mismo en las parroquias rurales que en los barrios suburbanos ...incluyo en el lote de los premiados a todos aquellos que viven y practican su fe, como ciudadanos cabales y creyentes auténticos, en los ásperos ambientes de la descristianización posmoderna. A ellos y a las tres Iglesias extremeñas a las que pertenecen, les brindo de todo corazón esta medalla".

Don Antonio Montero aprovechó para dar un repaso a la historia autonómica extremeña y tuvo un recuerdo para los más necesitados, aludiendo al Congreso sobre la Iglesia ante la pobreza en Extremadura celebrado en Mérida hace dos años. Terminó su discurso ofreciendo diálogo a la administración regional en temas que afectan a la Iglesia extremeña como Patrimonio, Bienestar Social y Educación.

Desde que se instaurasen las Medallas de Extremadura, en el año 86, tres instituciones de la Iglesia aparecen en la lista de condecorados: el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, en el año 92, la Asociación Católica Internacional de Servicios a la Juventud Femenina, en el 98 y el instituto secular "Hogar de Nazaret" en el 99.

Cita en Guadalupe

Al día siguiente, día de la Virgen de Guadalupe, los actos centrales del día de Extremadura tenían carácter religioso y se llevaban a cabo en el Monasterio de la Puebla de Guadalupe.

A las once de la mañana daba comienzo la Eucaristía, presidida por el arzobispo de Toledo, Cardenal Primado de España, don Francisco Álvarez y concelebrada por los tres obispos extremeños, el prior del Monasterio y decenas de sacerdotes.

Juan José Montes

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com



Return to Camino