Iglesia en camino

 

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 353. 9 de Julio de 2000

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


 

Portada

Los encarcelados celebran su jubileo
y la Iglesia pide humanizar las cárceles

En la archidiócesis de Mérida-Badajoz hay 700 reclusos

El 80% de los presos españoles están en la cárcel por delitos relacionados directa o indirectamente con la droga. Es un dato que llama a la reflexión cuando este domingo miles de reclusos de todos el mundo se reúnan con el Papa en la Plaza de San Pedro para celebrar su jubileo.

Por este motivo el Papa ha hecho público un mensaje en el que pide la humanización de las cárceles y señales de clemencia para los presos. Juan Pablo II afirma que "la cárcel no debe ser un lugar de deseducación, de ocio y tal vez de vicio, sino de redención".

Por lo que se refiere a nuestra diócesis, el número de internos en el único centro penitenciario de la provincia es de 700. Con ellos trabajan dos capellanes y 28 voluntarios, entre religiosas y laicos, que realizan su labor dentro y fuera. Entre otras cosas mantienen un piso en el que los reclusos pueden permanecer un tiempo cuando salen de la cárcel.

 


 

Editorial

Vacaciones compensatorias

Compensatorias, de qué? No, por supuesto, de los trabajos del curso dejados atrás, para acabar con ellos como sea, robándole tiempo al descanso; pero sí de las carencias y omisiones que provoca casi siempre, sin pretenderlo, la arrolladora vida ordinaria.

Quién, por ejemplo, no arrastra un déficit de descanso y de sueño, que tiene que enjugar ahora sin reloj y con serenidad? Eso se da por supuesto, pero, a menudo ocurre lo contrario, ya sea por el turismo, las veladas nocturnas, las relaciones sociales o las imprevisiones familiares. Para muchas amas de casa el veraneo es un nublado, porque las amenaza con trabajos sobreañadidos hasta la extenuación. Pensárselo bien. Buscar a tiempo los remedios o los aliviaderos.

Nos vienen también a la mente otras carencias o asignaturas pendientes: el encuentro silencioso consigo mismo, la conversación sosegada entre los esposos, el diálogo personal padres-hijos, ya sea caminando por senderos campestres, ya sentados bajo un árbol, o echados en la tumbona mirando la mar o a las estrellas. Hay placeres no violentos como la lectura, la música, el vídeo cultural, el paseo vespertino hasta la ermita.

El encuentro sosegado con uno mismo tiene mucho que ver, en los hombres y mujeres creyentes, con la experiencia religiosa y el diálogo con Dios. En muchas playas y estaciones de montaña existen capillas o ermitas donde se encuentran a menudo celebraciones eucarísticas entrañables y participativas. Espacios muy propicios para la oración silenciosa, para el sacramento del perdón, para el ordenamiento más exigente y comprometido de nuestra vida creyente después de las vacaciones.

Encuentro con nosotros mismos, con los nuestros y con Dios. Renovados en el cuerpo, en la mente, en el espíritu. Demasiado bonito? Por intentarlo, que no quede.

 


 

Carta del Arzobispo

Como a ti mismo

Siempre he dudado bastante de que Santa Teresa hubiera pronunciado alguna vez la famosa y peligrosa expresión que tantos le cuelgan: "La verdadera caridad empieza por uno mismo". Me gustaría que alguno de los expertos teresianos, que sobreabundan en nuestro país, desmintiera, ratificara o rectificara la autoría de la Santa abulense en esa afirmación de bulto, con la que no pocos justifican el barrer siempre para adentro y conjugar sin descanso el pronombre posesivo en la primera persona del singular.

De suyo, lo del amor a sí mismo no hay porqué entenderlo forzosamente así, puesto que, no ya Santa Teresa, sino el propio Jesucristo, afirmó algo parecido, aunque no en los mismos términos. A la pregunta farisáica sobre cuál era el primer mandamiento de la Ley de Moisés, El contestó incluyendo también el segundo. Después de proclamar, cómo no, la primacía absoluta del amor a Dios, con todo el corazón, el alma y la mente, añadió: "El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo". Así, al pié de la letra, no existe en ninguna parte el precepto de amarse a sí mismo. Eso brota de las raíces íntimas de todo ser vivo y entra, como diríamos hoy, en el lote genético de todo ser humano.

Nadie podría sobrevivir sin el instinto de conservación respirar, alimentarse, desarrollarse, protegerse que nos lleva instintivamente a cuidar de nosotros mismos. Cuando por dejadez, abulia, depresión, bajamos la guardia, se resquebraja por dentro el propio yo y se queda anulada la persona.

Por estar el amor a uno mismo inscrito en la propia naturaleza, entendemos que ese amor es bueno de por sí y tiene a Dios en su origen, sin que sean necesarias para apuntalarlo otras leyes divinas o humanas. De ese amor propio en el mejor sentido brotan la vitalidad física y síquica, el desarrollo intelectual, espiritual y moral, e incluso económico, y hasta la presencia activa en la sociedad. Porque necesitamos también, mujeres y varones, un nombre propio en nuestra comunidad de pertenencia, desde la familia al municipio, desde el pupitre escolar al puesto de trabajo.

 

Menosprecio y egoísmo

Claro que cabe la degeneración por exceso o por defecto. Cuando, por miserias físicas o morales del mundo familiar, ni en la infancia ni en la adolescencia se recibe el apoyo imprescindible de amor, protección, alimento y sanidad; cuando faltan o fracasan la escuela y la educación religiosa y moral; cuando brilla por su ausencia la protección contra las crueldades del habitat material o del entorno social, crecen las flores del mal con el aborrecimiento propio y el resentimiento social.

Hay otros caminos de destrucción del yo, que puede acarrear la vida, no sin reponsabilidades, siempre difíciles de medir, de los propios interesados. Pereza y desorden de costumbres, irresponsabilidad familiar y profesional, alcoholismo, droga, delincuencia. Lo que pudiéramos llamar amor desordenado a sí mismo. Lo tienen todos los egoístas, egocentros y egolatras que en el mundo han sido y son. La ley de nunca acabar.

Por causas y por culpas, mezcla de propias y ajenas, estas sombras del cuadro nos ofrecen el reverso del desamor a sí mismo; y mal podemos aconsejar a quienes se tratan tan torpemente a sí mismos, aunque buscando por instinto el pasarlo bien, que tomen como referencia ese amor propio para practicar con generosidad y desprendimiento el amor a sus prójimos. Pero, como seres humanos e hijos de Dios, también estos hermanos y hermanas nuestras generan en sus extrañas conductas algunas flores del bien. Dios les sigue amando.

 

Seremos agradecidos

Mas nuestro discurso no va por ahí. Abundan por doquier en personas sanas, buenas y rectas, con un saludable amor propio que les hace rendir en su trabajo, asumir como padres, esposos e hijos sus responsabilidades; prosperar incluso en sus carreras o posición en la sociedad; y, por contra, si las carencias económicas, las quiebras de salud o los fracasos inculpables les frenan u oprimen, ellos y ellas resisten con valentía, asumen su destino desde la fe y la esperanza, se abren camino con la frente alta, o, al menos, con humilde resistencia.

Estos se aman a sí mismos, porque agradecen a Dios el don de la vida, la desarrollan como personas y muchos como creyentes; suelen ser sujetos con ambición, pero sin ambiciones que arrollen a otros; no rehusan el tener, pero anteponen siempre el ser. A estos sí les vienen bien, y los más las escuchan con gusto, las palabras de Cristo al fariseo: "El le dijo: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el más grande y el primer mandamiento. El segundo, semejante a este, es: Amarás al prójimo como a ti mismo".

Eso han de recordarlo siempre los "normales", los triunfadores en la vida, los cristianos consecuentes. No hablo de seres excepcionales, no; se trata de familias trabajadoras, del campo o del taller; de la sanidad o de la enseñanza; de cristianos convencidos, incluso no muy practicantes. A ellos, a nosotros, el Maestro nos hace caer en la cuenta de que todo se lo debemos a Dios y, por lo mismo, no es nuestro. Y lo más suyo es nuestra conducta, llamémosla correcta, en la sociedad y en la Iglesia. Pues, sí, a nosotros se nos dice en directo lo de amar a Dios por encima de todo, y al prójimo, los prójimos de los párrafos anteriores, igual que a nosotros mismos.

 

Darse sin medida

Estoy por decir con Capmani Toma nísperos! Porque sobre nosotros, los satisfechos más o menos de la vida, recae solidariamente el peso de la humanidad doliente. Aquí, en Chechenia, en Sierra Leona, en todos los excluídos de nuestra sociedad, entiéndanse como se entiendan los ocho millones de pobres en España y los cincuenta y dos millones de la Comunidad europea. Imposible tratar como a nosotros mismos a todos los miembros de la especie humana, porque no alcanzamos a tantos.

Entonces, repartirlo todo? Eso lo dice el lector y ojalá fuera escogido para ello. De mí y de todos ustedes sí tengo que decir, copiando perezosamente a mi Maestro, que los términos comparativos en los que tenemos que movernos son el amor a Dios sobre todas las cosas y el amor a esa gente, más o menos parecido al que nos tenemos a nosotros mismos y a los nuestros. Basta, por hoy, con que nunca nos parezca mucho lo que damos, o, mejor dicho, lo que amamos.

 

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


 

Centrales

Juan Pablo II pide humanizar las cárceles
y señales de clemencia para los presos

Mensaje de Juan Pablo II al mundo de las prisiones con motivo del Jubileo

Será recordado como uno de los textos más originales y significativos del gran Jubileo del año 2000. En vísperas del día jubilar de los encarcelados, que se celebrará en todo el mundo este domingo 9 de julio, Juan Pablo II ha tomado papel y pluma para enviar un mensaje en el que pide hacer un auténtico examen de conciencia sobre la delicada situación que atraviesan los sistemas penitenciarios en el mundo: "La cárcel no debe ser un lugar de deseducación, de ocio y tal vez de vicio, sino de redención".

El Papa que se movilizó para que se le concediera el indulto presidencial a Ali Agca, el terrorista turco que atentó contra él el 13 de mayo de 1981, celebrará el Jubileo del mundo de la cárcel precisamente en la prisión tristemente más famosa de Roma, el "Regina Coeli". Allí escuchará a los presos y compartirá con ellos durante un día sus decepciones y esperanzas.

El concepto más repetido en la carta, preñada de palabras de comprensión y de cercanía para las personas que se encuentran detrás de las rejas, a quienes el Papa llama "hermanos y hermanas en humanidad", es el siguiente: "La perspectiva que el Jubileo abre a cada uno es una ocasión que no se ha de desperdiciar". En otras palabras, el Pontífice pide que este año jubilar se convierta en una "oportunidad" privilegiada para humanizar la cárcel y, por qué no, para ofrecer "una señal de clemencia en favor de todos los encarcelados".

 

Por una cárcel regeneradora

Si bien "la prisión como castigo es tan antigua como la historia del hombre", Juan Pablo II considera que "abstenerse de acciones promocionales en favor del recluso significaría reducirla a mera venganza social, haciéndola solamente odiosa". Por tanto, lo que el Papa propone no son medidas esporádicas, sino la revisión de todo el sistema.

La prioridad, según el obispo de Roma, tiene que ser prevenir el delito. Ahora bien, cuando el delito ya ha sido cometido, la sociedad tiene que adoptar "el compromiso de contribuir al establecimiento de procesos de redención y de crecimiento personal y comunitario" de los encarcelados.

Cuáles son los obstáculos que se plantean en el mundo para alcanzar este objetivo? El Papa los enumera pocas líneas después, al exigir la abolición de "aquellas normas contrarias a la dignidad y a los derechos fundamentales del hombre", de "las leyes que obstaculizan el ejercicio de la libertad religiosa para los detenidos", de "los reglamentos penitenciarios que no prestan suficiente atención a los enfermos graves o terminales". De este modo, pide revisar las "instituciones destinadas a la tutela legal de los más pobres", analizar "las condiciones precarias de los lugares de reclusión en los que los encarcelados se ven obligados a vivir, así como a las vejaciones infligidas a veces a los presos por discriminaciones motivadas por razones étnicas, sociales, económicas, sexuales, políticas y religiosas".

"En ocasiones constata con tristeza, la cárcel se convierte en un lugar de violencia comparable a los ambientes de los que frecuentemente provienen los encarcelados. Esto hace inútil, como es evidente, todo intento educativo de las medidas de reclusión".

A partir de estas premisas, Juan Pablo II hace un sentido llamamiento a los gobernantes del planeta para que, en este año santo, adopten "las enmiendas que sean necesarias" para humanizar las cárceles. "No se trata de aplicar casi automáticamente o de modo puramente decorativo medidas de clemencia meramente formales, de manera que, acabado el Jubileo, todo vuelva a ser como antes advierte. Se trata, por el contrario, de poner en marcha iniciativas que sean un punto de partida válido para una renovación auténtica tanto de la mentalidad como de las instituciones".

 

Una señal de clemencia

El Papa se dirige a los responsables de los Estados "para implorar una señal de clemencia en favor de todos los encarcelados: una reducción, aunque fuera modesta, de la pena sería para ellos una clara expresión de sensibilidad hacia su condición, que provocaría sin duda ecos favorables, animándolos en el esfuerzo de arrepentimiento por el mal cometido y favoreciendo el cambio de su conducta personal".

"La acogida de esta propuesta por parte de las autoridades competentes concluye Juan Pablo II, a la vez que animaría a los detenidos a mirar al futuro con renovada esperanza, sería también un signo elocuente de la progresiva afirmación de una justicia más verdadera en el mundo que se abre al tercer milenio cristiano, porque estaría abierta a la fuerza liberadora del amor".

ZENIT

700 presos en Badajoz

En la diócesis de Mérida-Badajoz existe un único centro penitenciario situado en Badajoz. En él residen 700 reclusos, el 80% de los cuales cumple penas por delitos relacionados directa o indirectamente con el tráfico de drogas, al igual que en el resto de las prisiones españolas.

Uno de los problemas que padecen los presos repartidos por las 86 cárceles de nuestro país es el hacinamiento. Sin ir más lejos, la prisión de Badajoz, con capacidad para 450 reclusos, alberga casi el doble, y según don Andrés Cruz, capellán del centro junto a don Manuel Malagón, "cuando nosotros llegamos a la capellanía, en el año 93, eran 900".

Desde la Pastoral Penitenciaria de la diócesis se trabaja tanto desde dentro de la cárcel como desde fuera. Dentro se imparte catequesis semanal a más de una treintena de reclusos y se celebra la Eucaristía los sábados y los domingos, a la que viene asistiendo un centenar de internos. Sin embargo, los capellanes destacan que el papel de la Pastoral a la que pertenecen los dos sacerdotes y 28 voluntarios, entre religiosas y laicos, es acoger y comprender, conscientes de que "en el cielo hay más alegría por un pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan conversión".

Desde fuera también se llevan a cabo acciones muy importantes. La Pastoral Penitenciaria cuenta con un piso cedido por Cáritas Interparroquial en el que se acoge a los reclusos que salen con permiso y que no tienen a dónde ir. Por el piso pasaron en el año 99 un total de 102 reclusos. Este proyecto tiene especial importancia para los presos extranjeros y sin familia , ya que para poder salir es imprescindible disponer de un lugar de residencia.

 

Vía libre a nuevos santos y beatos, entre ellos tres españolas

La santidad no tiene nacionalidad ni edad

La santidad no tiene nacionalidad ni edad. Lo demuestran los decretos de cinco canonizaciones, dos beatificaciones, y de reconocimiento de las virtudes heroicas de doce siervos y siervas de Dios promulgados el 1 de julio por la Congregación vaticana para las Causas de los Santos. En este grupo, explicó el arzobispo José Saraiva Martins, prefecto de este organismo vaticano: 'se encuentran representantes, hombres y mujeres, de diferentes condiciones sociales, estado de vida y nacionalidad'.

La mayoría vivieron en el siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX. El país más representado es Italia (diez), pero la lista de los reconocimientos queda completada por tres españolas, dos mexicanas, un francés que dedicó toda su vida apostólica a México, un bielorruso, una alemana y una libanesa. La gran mayoría son fundadores de congregaciones religiosas o miembros de las mismas.

La Iglesia ha reconocido cinco milagros atribuidos a la intercesión de otros tantos beatos. Era el único paso que les quedaba para poder ser canonizados. Se trata del italiano Luigi Scrosoppi (1804-1884), sacerdote del Oratorio de San Felipe Neri y fundador de la Congregación de las Hermanas de la Providencia; de Agostino Roscelli (1818-1902), también italiano, fundador de las Hermanas de la Inmaculada Concepción de la Virgen María; de Bernardo de Corleone (1605-1667), siciliano, laico profeso de la Orden de los Frailes Menores capuchinos; de Paula de San José de Calasanz (1799-1889), catalana, fundadora de las Hijas de María de las Escuelas Pías; y de Rebeca (Petra Ar-Rayès De Himlaya), quien vivió entre 1832 y 1914, monja profesa de la Orden libanesa de San Antonio de los Maronitas.

Próximos beatos

Entre los próximos beatos, se encuentran Alfonso María Fusco (1839-1910), italiano, fundador de la Congregación de las Hermanas de San Juan Bautista; y María Eutimia (cuyo nombre de pila era Emma Üffing), religiosa alemana de la Congregación de la Compasión, que vivió entre 1914 y 1955.

Además, Juan Pablo II ha reconocido las virtudes heroicas de los siguientes siervos de Dios: monseñor Carlo Liviero (1866-1932), obispo italiano, fundador de la Congregación de las Pequeñas Siervas del Sagrado Corazón; Marco Antonio Durando (1801-1880), sacerdote italiano, fundador de las Hermanas de Jesús Nazareno; Félix de Jesús Rougier (1859-1938), sacerdote de origen francés y gran apóstol de México en este siglo, fundador de la Congregación de los Misioneros del Espíritu Santo, de las Hijas del Espíritu Santo, de las Misioneras Guadalupanas del Espíritu Santo y de las Oblatas de Jesús Sacerdote; Adriano Osmolowski (1838-1924), sacerdote bielorruso de la Orden de los Frailes Menores, fallecido en Italia; Eugenia Ravasco (1845-1900), italiana, fundadora de las Hijas de los Sagrados Corazones de Jesús y María (1845-1900); Bonifacia Rodríguez Castro (1837-1905), española, fundadora de las Congregación de las Siervas de San José; María de Jesús (1852-1923), italiana, fundadora de las Hermanas Capuchinas de la Inmaculada Concepción de Lourdes; Piedad de la Cruz (1842-1916), española, su nombre de pila era Tomasa Ortiz Real, fundadora de la Congregación de las Religiosas Salesianas del Sagrado Corazón; María Luisa del Santísimo Sacramento (1866-1937), mexicana, fundadora de la Congregación de las Carmelitas del Sagrado Corazón y de las Carmelitas del Santísimo Corazón de Los Ángeles; María Guadalupe (1878-1963), mexicana, su nombre de pila era Anastasia Guadalupe García Zavala, fue cofundadora de las Siervas de Santa Margarita María y de los Pobres; María Rosa (1917-1972), italiana, su nombre de pila era Bruna Pellesi, de la Congregación de las Hermanas Franciscanas Misioneras de Cristo; Casimiro Barello Morello (1857-1884), un laico nacido en Italia pero fallecido en Alcoy, España.

ZENIT

 

Medio millar de cristianos que huían de la persecución en las Molucas mueren ahogados

El barco llevaba 492 personas y sólo se salvaron diez

Un barco lleno de personas, en su gran mayoría cristianas que huían de la cacería humana que han organizado grupos fundamentalistas islámicos, se hundió el jueves día 29 en aguas del Mar de las Molucas. El barco había zarpado el miércoles, día 28, del archipiélago de las Molucas (Indonesia).

Según se ha podido saber, se trataba de 492 personas, que han encontrado una muerte atroz .

El Papa se refirió a este asunto el domingo por la mañana. Juan Pablo II dijo dirigiéndose a los peregrinos: "Expreso vivo dolor por las víctimas, mientras pido al Señor que les conceda el premio eterno e invoco con todas mis fuerzas paz y seguridad para aquellas islas atormentadas por la violencia".

 

Diez supervivientes

Las agencias de noticias informaron que una nave de la policía costera indonesia rescató a diez supervivientes de la "Cahaya Bahari" (Luz del océano), que se hundió el jueves en medio de una tempestad. La buena noticia por el rescate de estas personas, constituyó la confirmación de los temores de la víspera: el resto de las personas que viajaban en la embarcación perecieron en el mar. Durante horas se pensaba que habían podido ser víctimas de un secuestro.

Cuatro mujeres, seis hombres y un cadáver fueron recuperados mientras iban a la deriva. Estas personas pudieron sobrevivir gracias a los salvavidas con que contaba el barco y a los restos de la embarcación que se convirtieron en providenciales tablas de salvación en unos momentos tan difíciles.

Parece que al menos 300, de las 492 personas, eran habitantes de una aldea de la isla de Halmahera, donde el mes pasado los fundamentalistas islámicos quemaron una iglesia, con unas 100 personas en su interior.

El propietario del barco siniestrado, que sólo podía transportar 250 personas, ha declarado tras el dramático suceso que el capitán de la embarcación se vio obligado a aceptar el exceso de pasajeros, pues éstos se encontraban desesperados y tenían miedo por su propia vida. (ZENIT)

 


 

Noticiario diocesano

Dos sacerdotes ligados a la diócesis de Mérida-Badajoz, con responsabilidades en Sevilla

Uno como vicario y otro como rector del seminario hispalense

Dos sacerdotes relacionados con nuestra diócesis tendrán nuevas responsabilidades en la diócesis de Sevilla.

El arzobispo hispalense, monseñor Carlos Amigo Vallejo, ha decretado hace unos días nuevos nombramientos para sendos cargos de responsabilidad en el organigrama de la diócesis, entre ellos el de don Joaquín Reina Sousa, a quien ha nombrado vicario episcopal de la Zona Norte de la Archidiócesis de Sevilla.

Este sacerdote está muy vinculado y es querido en nuestra diócesis, en cuyo Seminario se formó. Además ejerció el ministerio en Zafra, donde fue coadjutor de la parroquia de San Miguel.

 

Un santeño, rector del Seminario Hispalense

También hay cambios en el gobierno del Seminario Diocesano de Sevilla; el nuevo rector es un sacerdote de Extremadura: don Eugenio Hernández Martínez

Don Eugenio es natural de Los Santos de Maimona (Badajoz) y fue ordenado sacerdote en agosto de 1979.

El nuevo rector del seminario hispalense es licenciado en Teología Moral por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, ha ocupado diversos cargos de responsabilidad en la diócesis y en el Seminario Diocesano: profesor-formador y vicerrector.

 

Celebrado el segundo encuentro de catequistas
en el arciprestazgo de Calamonte

El pasado tres de junio tuvo lugar en Villagonzalo el segundo encuentro de catequistas del arciprestazgo de Calamonte, un encuentro que se puede destacar por la masiva asistencia de sacerdotes (7) y catequistas (67), correspondientes a los pueblos de: Arroyo de San Serván, Calamonte, La Zarza, Torremejías, Trujillanos, Mirandilla, Oliva de Mérida, Villagonzalo y Cordobilla de Lácara.

La gran mayoría de estos catequistas son jóvenes, lo que da a entender el acercamiento de éstos a las tareas de la Iglesia, aunque sea lentamente.

Una vez acogidos los participantes, a las diez y medía de la mañana, se rezó Tercias, continuando con una meditación de motivación para el encuentro a cargo de Don Vicente Cortés, párroco de la Zarza.

Sobre las once y media se formaban los distintos grupos de trabajo, para tratar los puntos reseñados en un cuestionario, con una puesta en común sobre los mismos a la una del mediodía. En este sentido hay que resaltar la unanimidad de respuestas a un cuestionario que hacía hincapié en la situación personal del catequista a nivel de fe y la aportación de la catequesis a esa situación. Se cerraba la puesta en común con la problemática de los padres, así como una valoración de la actuación de los sacerdotes en sus respectivas parroquias.

Con una comida compartida, y tras el café, gentileza de las hermanas de la casa de Villagonzalo, todo el mundo disfrutó en una verdadera hermandad de una velada, en la que los juegos y las canciones aplicables a la animación catequética fueron los protagonistas.

A las cuatro y media de la tarde, se procedió a la acción de gracias y con el cántico de la Salve y la despedida de los participantes, se dio por finalizado este segundo encuentro de catequistas del arciprestazgo de Calamonte.

 

Sacerdotes de la diócesis realizan ejercicios espirituales

Un grupo de 25 sacerdotes de toda la diócesis de Mérida-Badajoz han participado la semana pasada en una tanda de ejercicios espirituales en la casa de espiritualidad Nuestra Señora de Guadalupe de Gévora.

Los ejercicios estuvieron dirigidos por el padre Saturnino Gamarra Mayor, gran conocedor de la espiritualidad del sacerdote diocesano, que ocupa el cargo de decano de la facultad de teología de Vitoria y de director espiritual del seminario de Vitoria.

Estos ejercicios espirituales se enmarcan en la dimensión espiritual de la formación permanente del clero.

Para el mes de septiembre se programa una nueva tanda de ejercicios espirituales dirigidos a sacerdotes. La fecha elegida es entre el 17 y el 22 de dicho mes en la casa de espiritualidad de Villagonzalo.

 

Cursillistas de once localidades asistieron en Gévora
al 209º Cursillo de Cristiandad

Entre el 30 de junio y el 2 de julio se ha celebrado en Gévora el cursillo 209, III abreviado, del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la diócesis de Mérida-Badajoz.

El Movimiento ofrece la posibilidad de realizar cursos abreviados, coincidentes con el fin de semana, para aquellas personas que no pueden coger días libres en su trabajo.

Este cursillo reunió en la Casa de Oración de Gévora a 26 cursillistas de Badajoz, Alburquerque, Oliva de la Frontera, Lobón, Jerez de los Caballeros, Llerena, Valdelacalzada, Calamonte, Oliva de Mérida, Don Benito y Azuaga. El cursillo fue coordinado por doña Pilar Elías.

 

Oración y comunidad

La clausura se celebró, en un extraordinario clima de oración y comunidad, el domingo, día 2, y estuvo presidida por don Luis Romero Rangel, delegado diocesano de Apostolado Seglar, en representación de don Antonio Montero, que se encontraba en Roma con la peregrinación diocesana. En la homilía don Luis Romero destacó que el carisma del Apostolado Seglar es estar presente en las estructuras del mundo en las que el seglar está inmerso, para evangelizarlas.

 

Nembrini, pintor de la Purificación junto a Gritti,
expone en Almendralejo

La Sala de Exposiciones de Caja Badajoz en Almendralejo, situada en la calle Real, expone hasta el próximo domingo, día 16, 32 pinturas entre óleos, acuarelas, estudios a carboncillo y dibujos a lápiz del pintor italiano Emilio Nembrini (Pradalunga 1912).

Nembrini, junto con Giovanni Gritti, decoraron al fresco, a finales de la década de los cuarenta, la parroquia de Nuestra Señora de la Purificación almendralejense, que es una verdadera joya de la pintura mural extremeña .

En esta muestra puede verse toda una antología de la vida y la trayectoria artística del autor. El artista cuelga un conjunto de obras de cronologías diferentes; la primera data de 1948 y la última de 2000.

La exposición puede visitarse de 20 a 23 horas.

 

Finalizó la Peregrinación de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz
a Roma

Participaron 85 personas

El pasado lunes regresaban de Roma las 85 personas que participaron en la Peregrinación Diocesana a Roma, que estuvo presidida por don Antonio Montero.

Los peregrinos salían hacia Roma el lunes anterior , entre los actos destacados figura la participación en la audiencia general del miércoles con el Papa.

El martes habían tenido la oportunidad de celebrar la Eucaristía, presidida por el arzobispo, en la Basílica de san Pedro y atravesar la Puerta Santa para ganar el Jubileo. Ese mismo día los asistentes a la Peregrinación pudieron conocer la Roma antigua: Coliseo. Foros imperiales y Termas de Caracalla.

 

No sólo Roma

El programa incluía la visita a otras basílicas romanas y a otros centros de interés dentro de Italia. En este sentido cabe citar Asís, la cuna de San Francisco y Santa Clara, donde participaron de la celebración eucarística y Siena, lugar de nacimiento de Santa Catalina.

La peregrinación se completó con visitas a otras localidades como Florencia, la ciudad de los Medicis.

 

Reparaciones en la iglesia parroquial Puebla de la Calzada

La parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación de Puebla de la Calzada es objeto de un conjunto de reparaciones. Entre ellas se ha procedido a la limpieza, tanto interna como externa, y a la renovación de los equipos de megafonía, así como a la electrificación de las campanas.

Uno de los arreglos más llamativos es la colocación de una imagen la Encarnación a la puertas del templo, que quedará como recuerdo de este año Jubilar.

Según ha indicado el párroco, don Antonio Heredia Muñoz, se ha aprovechado de paso para restaurar un cuadro del siglo XVII que representa las ánimas.

Todo ello es posible gracias al esfuerzo de los fieles de la parroquia así como a la colaboración en distinta medida del Arzobispado, hermandades y cofradías, asociaciones y otras entidades.

 


 

Al paso de Dios

Y usted qué opina?

Hay opiniones para todos los gustos". Así defendemos la libertad de juicio ante lo que vemos, escuchamos o sentimos. Todo es susceptible de un juicio dispar e incluso contradictorio; parece que ni siquiera Dios se libra de una gran variedad de visiones por parte del hombre. Qué hacer entonces ante la pluralidad? Porque sabemos que la pluralidad de juicios produce a veces tensiones. La tolerancia, que es hija del respeto y nieta de la libertad y tiene su seno en la verdad, es la fundamental actitud ante los planteamientos diversos.

Cuando lo plural se afronta desde criterios religiosos hay que saber reconocer las "simientes de verdad" que hay en lo que el otro dice, siente o piensa y hay que ahondar en la tolerancia desde los valores del Reino de Dios: el amor, la paz y la justicia. Pero no podemos olvidar que el punto de partida del respeto a los demás es la conciencia clara de la propia identidad, la firmeza de las propias convicciones; es decir, saber en qué somos diversos a los otros.

En el caso de los cristianos, es necesario conocer y valorar el puesto de Jesús en su vida, descubrir que en Él ha sido revelada la verdad y de que la verdad de los otros se encuentra con la suya precisamente en Cristo, de quien reciben su valor y su sentido. A los cristianos se nos pide que nuestra experiencia de la verdad sea limpia y colabore siempre con la de los otros en todo aquello que defendemos o buscamos en común, como es la defensa de los derechos del hombre y el compartir experiencias de justicia y solidaridad.

Amadeo Rodríguez Magro

 


 

Liturgia del domingo

Celebramos el XIV Domingo del Tiempo Ordinario

 

Palabra de Dios

Libro del profeta Ezequiel 2, 2-5

En aquellos días, el espíritu entró en mí, me puso en pie y oí que me decía:

- Hijo de Adán, yo te envío a los israelitas, a un pueblo rebelde que se ha rebelado contra mí. Sus padres y ellos me han ofendido hasta el presente día. También los hijos son testarudos y obstinados; a ellos te envío para que les digas: "Esto dice el Señor". Ellos te hagan caso o no te hagan caso, pues son un pueblo rebelde, sabrán que hubo un profeta en medio de ellos.

Salmo 122, 1-2a, 2bcd, 3-4

R. Nuestros ojos están en el Señor,
esperando su misericordia,

A ti levanto mis ojos,
a ti que habitas en el cielo.
Como están los ojos de la esclava
fijos en las manos de sus señores.

Como están los ojos de la esclava
fijos en las manos de su señora,
así están nuestros ojos
en el Señor, Dios nuestro,
esperando su misericordia.

Misericordia, Señor, misericordia,
que estamos saciados de desprecios;
nuestra alma está saciada
del sarcasmo de los satisfechos.
del desprecio de los orgullosos.

Carta 2ª de san Pablo a los Corintios 12, 7b-10

Hermanos: Para que no tenga soberbia, me han metido una espina en la carne: un emisario de Satanás que me apalea, para que no sea soberbio. Tres veces le he pedido al Señor verme libre de él y me ha respondido: "Te basta mi gracia: la fuerza se realiza en la debilidad". Por eso, muy a gusto presumo de mis debilidades, porque así residirá en mí la fuerza de Cristo. Por eso, vivo contento en medio de mis debilidades, de los insultos, las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Evangelio según san Marcos 6, 1-6

En aquel tiempo, fue Jesús a su tierra en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada: "De donde saca todo eso? Qué sabiduría es esa que le han enseñado? Y esos milagros de sus manos?No es éste el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón? Y sus hermanos no viven con nosotros aquí?". Y esto les resultaba escandaloso. Jesús les decía: "No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa".

No pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se extrañó de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando.

 

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

10, lunes: Gen 28, 10-22a; Mt 9, 18-26.
11, martes: Gen 32 22-32; Mt 9, 32-38.
12, miércoles: Gen 41, 55-57; 42, 5-7a, 17-24a; Mt 10, 1-7.
13, jueves: Gen 44, 18-21, 23b-29; 45, 1-5; Mt 10, 7-15.
14, viernes: Gen 46, 1-7; Mt 10, 16-23.
15, sábado: Gen 49, 29-32; 50, 15-26a; Mt 10, 24-33.
16, domingo: Am 7, 12-15; Ef 1, 3-4; Mc 6, 7-13.

 

 

Comentario litúrgico

Se extrañó de su falta de fe

El pasado domingo leíamos una página evangélica magnífica en la que se presentaba a Jesús como vencedor de la enfermedad y de la muerte y, junto a él, a un padre y una mujer llenos de fe que se acercaron a Jesús porque estaban seguros de que haría el milagro que pedían.

Volver a su pueblo Nazaret tendría para Jesús la connotación sentimental de ver de nuevo a María, su madre, pero también una cierta curiosidad por saber que eco había producido entre sus paisanos su andanzas misioneras, que, además de la novedad del mensaje, traían el aval de sus milagros.

San Marcos parece comprender la curiosidad del posible lector y, con cierto detenimiento, describe la situación y los sentimientos encontrados que suscita. Parece que la llegada de Jesús no fue muy sonada. Otra cosa fue cuando, llegado el sábado, se presentó en la sinagoga y, después de hacer la lectura, expuso su particular interpretación. Primeramente fue la admiración: De donde saca todo eso... Y esos milagros de sus manos. Pero después vino el juicio malévolo: No es este el carpintero, el hijo de María?... Y desconfiaban de él

La reacción de Jesús también está recogida por el evangelista: el Señor recuerda un viejo refrán que alude al poco caso que se le hace al profeta en su tierra y, lo más peligroso, añade el evangelista: No pudo hacer allí ningún milagro... Y se extrañó de su falta de fe.

Cada uno podemos hacer una lectura personalizada de este relato teniendo en cuenta que sus claves son: el vacío interior que produce la rutina en lo religioso y el obstáculo que ofrece a la gracia el enfriamiento de la fe.

Antonio Luis Martínez

 

 

Santoral

13 de julio: San Enrique (973-1024)

Ser santo requiere empeño, siendo emperador resulta más difícil todavía, teniendo una esposa buena la cosa parece menos complicada a primera vista, pero si ella se llama Cunegunda, la empresa adquiere caracteres heróicos: por muy santa que se pueda ser, llamarse Cunegunda es un crimen de lesa humanidad contra el augusto e imperial esposo y contra el mismísimo santoral.

Bromas aparte, estamos ante un matrimonio santo: san Enrique y santa Cunegunda. Ahí queda eso.

Ambos se preocuparon de la reforma del pueblo cristiano, de impedir la compraventa de cargos en el Estado y en la propia Iglesia, de favorecer a los hospitales y leproserías, de fundar monasterios y conventos y de procurar que Dios y el prójimo fueran amados con sinceridad.

Pero, ante todo, ambos se ocuparon en amarse, haciendo cada uno del otro el centro de la vida y consagrándose a unir sus dos bautismos en uno solo; esto es el matrimonio cristiano: la unidad de dos consagrados a Dios que se consagran el uno al otro.

El cristiano y la cristiana que se casan en el Señor, no sólo se comprometen con el otro sino también con el Dios que vive dentro de cada uno por el Bautismo. Cada bautizado, al desposarse, se llama ante Dios con el nombre de su mujer o de su marido, de manera que sólo podrá vivir consagrado a Dios si se consagra a su esposo o esposa. Por eso, en el fondo, Enrique se llama Cunegundo y viceversa. Cómo se parecen el amor natural de la pareja y el sobrenatural de los sacramentos!

Manuel Amezcua

 

 

Los santos de la semana

3, lunes: Rufina y Segunda, Anatolia y Victoria, Amalberta.
4, martes: Benito, Pío I, Marciano, Marciana, Abundio.
5, miércoles: Proclo e Hilarión, Inés Le-Thi, Ignacio C. Delgado.
6, jueves: Enrique, Serapión, Miropes, Mildreda.
7, viernes: Camilo de Lelis, Onésimo, Vicente Madelgario, Tuscana.
8, sábado:Buenaventura, Eutropio, Felipe, Pompilio.
9, domingo: Nª Sª del Carmen, Onesíforo, Reinalda.

 

Contraportada

La descodificación del genoma humano
es como descubrir un nuevo continente

Habla el obispo Elio Sgreccia, vicepresidente
de la Academia Pontificia para la Vida

Es necesario crear una organización europea encargada de asignar las "etiquetas" que den garantías del respeto de las normas éticas y de los derechos fundamentales en los proyectos de investigación y en los productos biológicos. Esta es la propuesta presentada en el Parlamento Europeo al día siguiente de que se anunciaran los avances en la codificación del genoma humano. El 28 de junio se presentó el primer borrador del genoma humano. Enfermedades incurables como el cáncer o la esquizofrenia podrían prevenirse con las aplicaciones terapéuticas que promete el desciframiento del mapa genético del ser humano. Los investigadores británicos del Proyecto internacional Genoma Humano aseguraron que se ha logrado traducir el 97% del mapa genético del hombre, conocimiento que de manera precisa llega ser del orden de un 85%.

Algunos científicos, sin embargo, redimensionan estos descubrimientos, advirtiendo que todavía falta mucho por hacer para conocer profundamente la estructura y la función de los genes, así como para sacar ventajas de estos conocimientos para la salud del hombre. Ahora hay que saber cómo funcionan los genes y cómo interactúan entre sí. Dicho en palabras sencillas, hay que comprender cómo funciona un gigantesco puzzle que se compone de más de 50 millones de piezas. El ambiente, por tanto, es de entusiasmo por la meta alcanzada, aunque no faltan reservas, y en algunos sectores, incluso temores ante posibles abusos.

Para comprender mejor la situación, "Radio Vaticano" ha entrevistado al obispo Elio Sgreccia, vicepresidente de la Academia Pontificia para la Vida, y director del Instituto de Bioética la Universidad del Sagrado Corazón de Roma.

 

Curación de enfermedades

Según monseñor Sgreccia, el anuncio del gran avance que se ha dado en la descodificación del mapa genético humano constituye un paso comparable "al descubrimiento de un continente o al de los vuelos espaciales. Ahora hay que desear que el primer objetivo de la utilización de estos descubrimientos sea el la prevención de las causas que determinan las enfermedades hereditarias, y después, garantizar un mejor conocimiento de los mecanismos que determinan la formación de tumores. Obviamente también se da el riesgo -y por tanto es necesario hacer un llamamiento a la responsabilidad- de que las conquistas realizadas sean utilizadas para promover el eugenismo, es decir, para determinar la selección de individuos sanos y enfermos, o para establecer una especie de valor de la existencia humana en virtud de las características genéticas".

Se trataría de una especie de dictadura sumamente peligrosa que, además contaría con toda la información de nuestra constitución genética. "Saber es poder y, por tanto, conocer nuestras características quiere decir, en cierto sentido, apoderarse de cada uno de nosotros --confirma monseñor Sgreccia--. Hay que desear que, además de la Declaración universal sobre el genoma humano de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), se promulguen leyes que establezcan las fronteras dentro de las cuales debe utilizarse un descubrimiento de este tipo".

 

Mucho por decir

Tras el anuncio del avance en la descodificación del genoma, alguien ha dicho que ya no queda nada más por decir sobre el hombre y sobre su presencia en el mundo. "Todo lo contrario -responde Sgreccia-. La ciencia biológica describe, no explica, la última causa del origen de la vida, del origen de la realidad y sobre todo de esta maravillosa estructura, que sólo puede ser el fruto de una causalidad inteligente. Así como en el salmo decimos: "Los cielos narran la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos", también en este caso, y con más razón, podemos ver la grandeza de Dios en el orden y la belleza de esta estructura que desciframos en nuestras células. Se trata de explicar qué es la persona y si la materia puede explicar la inteligencia y el espíritu o, si por el contrario, es el espíritu humano quien rige la vida del individuo. La antropología, la filosofía de la ciencia, la metafísica se ven más estimuladas que nunca por este descubrimiento".

 

ZENIT



Return to Camino