Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 216 - Año V - 6 de julio de 1997
Director: José María Gil


Portada

El volante, espejo del alma

Hoy se celebra la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico

"La cara es el espejo del alma; pero también al volante se refleja lo que llevamos dentro: la serenidad o la prisa, el respeto o la intolerancia, la estima o el desprecio de la vida"., dicen don Ciriaco Benavente, obispo de Cáceres y promotor del Apostolado de la Carretera, y don José Martín, director nacional, con motivo de la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico 1997 que se celebra este domingo, 6 de julio.
Se recuerda hoy a los católicos que las posibles y dramáticas consecuencias derivadas de su incumplimiento confieren a las normas de tráfico el carácter de obligación también en conciencia: Quienes en estado de embriaguez o por afición inmoderada a la velocidad ponen en peligro la seguridad de los demás y la suya propia en las carreteras... se hacen gravemente culpables (Catecismo de la Iglesia Católica, 2290).

Editorial

Todos más libres con Ortega Lara y Delclaux

No hay en la tierra, conforme a mi parecer, contento que se iguale a alcanzar la libertad perdida". Así se expresa Cervantes y no le falta razón a nuestro clásico cuando en estos días toda España ha podido comprobarlo al participar en el júbilo por la liberación y puesta en libertad de José Antonio Ortega Lara y de Cosme Delclaux .
La sociedad entera se ha identificado con estos dos ciudadanos que han sufrido el calvario de sendos secuestros, el primero desde hace más de año y medio, y el segundo desde hace siete meses.
Sus personas, sus familias y amigos han suscitado, en el sentido más genuino, la simpatía del resto de los ciudadanos de bien. Ahí están las manifestaciones perseverantes de los funcionarios de prisiones, de los compañeros de Delclaux, de organizaciones como Gesto por la Paz, de colegiales, de deportistas, etc, simbolizados todos ellos en el lazo azul, ahí se encuentra también la plegaria de miles de creyentes, pidiendo a Dios para estos seres humanos la vuelta a sus hogares.
Quizá sea esta la victoria más importante conseguida por la sociedad frente a los violentos, frente a ETA: la recuperación progresiva de una mayor conciencia solidaria, de una más profunda cohesión social y cívica frente a los que, por desgracia, han hecho de la violencia y la muerte su única razón.
Con la liberación de Ortega Lara y de Delclaux somos todos más libres, pero sobre todo somos más pueblo, más sociedad, al hacer de la paz y de la dignidad humana el argumento más certero y la base de la auténtica convivencia.
Este sí que ha sido un rearme ético del que tan necesitada está nuestra sociedad. Lo triste es que tengamos que esperar a los momentos difíciles para ser mejores. Intentémoslo cada día.

Escritos episcopales

El examen de conciencia

"Recibid, Señor, el sacrificio de mis confesiones que os ofrece mi lengua, que vos mismo habéis formado y movido para que confiese y bendiga vuestro santo nombre... El que os refiere y confiesa lo que pasa en su interior, no os dice cosa alguna que no sepáis, pues por muy cerrado que esté el corazón humano, no impide que le penetren vuestros ojos; ni la dureza de los hombres puede resistir la fuerza de vuestra mano, antes bien cuando queréis, ya usando de misericordia, ya de justicia, deshacéis enteramente su dureza, ni hay criatura alguna que se esconda de vuestro calor: Que os alabe mi alma, Señor, de modo que os ame y os confiese vuestra misericordia, de modo que os alabe. Todas vuestras criaturas no cesan de tributaros alabanzas... para que nuestra alma suba a descansar en vos, apoyándose en estas cosas para llegar a vos, que sois el que las ha hecho de manera maravillosa, en quien tienen sus seguro descanso, su propio sustento y su verdadera fortaleza. (S. Agustín. Confesiones. Lib. 5, c. 1).
Estas palabras nos introducen en la reflexión sobre el examen de conciencia, una cosa que parece estar un tanto descuidada en la literatura y en la práctica espiritual. Un artículo que he leído hace poco sobre el tema decía: "El examen de conciencia es la primera de la prácticas de piedad que desaparece cuando la vida interior empieza a declinar."
¿Por qué ocurre esto?, nos preguntamos. Probablemente porque el examen de conciencia ha sido criticado como tantas cosas, ha sido acusado de ser una práctica formal y de escasa utilidad.
Evidentemente hemos confundido el examen de conciencia con la fórmula: ¿Qué pecados he cometido? Siendo así, se comprende que pueda resultar aburrido, sobre todo si tienen que ser diario, como aconseja la sabiduría espiritual de la Iglesia. Todos los días parecen iguales entre sí, no hay pecados nuevos, y poco a poco el examen de conciencia va perdiendo su importancia y su frecuencia en la vida personal. De otro lado, es inútil que empecemos de nuevo a practicarlo si no tratamos de comprender su verdadero sentido. El artículo al que he aludido propone un cambio en la terminología que tal vez no sea muy bien aceptado, pero que puede servir al menos como estímulo para la reflexión. Sugiere que hablemos de examen de conocimiento, sustituyendo la pregunta: "-¿Qué pecados he cometido?" por otra más honda: "-¿Quién soy yo ante ti, Dios mío?"; "-¿Cómo vivo mi situación ante ti, oh Padre?" De este modo entraremos fácilmente en ese largo diálogo que son las Confesiones de san Agustín, en las que presenta su conciencia ante Dios. Y es maravilloso ver cómo su persona, su pasado y su presente, su madre, sus amigos, sus recuerdos, sus maestros, el obispo Ambrosio y después la ciencia, la cosmología, la Sagrada Escritura, en fin, todo entra en esta conciencia orante de Agustín ante Dios.
Si analizamos más detenidamente esta actitud, veremos que hay tres momentos fundamentales, que podremos utilizar también como claves interpretativas de tres niveles diferentes de las Confesiones.

Confesión de alabanza

1. En primer lugar la "confessio laudis". Las Confesiones son ante todo unas confesiones de alabanza, lo hemos leído en el pasaje transcrito: " Que os alabe mi alma, Señor, de modo que os ame y os confiese vuestra misericordia, de modo que os alabe." El examen del conocimiento se expresa dando voz a la sabiduría del corazón: "Yo te alabo y te glorifico, Dios mío, porque tú me has amado, me has perdonado, me has conservado hasta este momento, porque sólo tú eres grande, misericordioso, poderoso, santo, porque riges el mundo con tu fuerza y tu sabiduría, porque tú te manifiestas en todas las situaciones de la Tierra, dentro y fuera de la Iglesia, en las personas que conozco y en los pueblos que no conozco".
Es la confessio laudis que expresa nuestra vida puesta bajo el amor misericordiosos de Dios. Hay muchas páginas de san Agustín que traen recuerdos de su vida para confesar las alabanzas del Señor.

Confesión de vida

2. En segundo lugar, el hecho de sabernos en la presencia, se expresa en una confessio vitae, porque mi pobre vida no está a la altura de los dones y del amor de Dios. "El que os refiere y confiesa lo que pasa en su interior, no os dice cosa alguna que nos sepáis" El Señor nos conoce y lo sabe todo de nosotros, pero repetírselo es una manera de alabar su bondad. La confessio vitae no consiste en una amargo arrepentimiento, en la conmiseración de uno mismo, en el sentimiento de culpa, sino en decir: -Señor, tú me has conservado hasta ahora en tu amor y yo soy incapaz de corresponderte, de estar a la altura de mi vocación.
Ahora es cuando puedo manifestar todo aquello que me pasa, que quisiera no tener dentro de mí, que me estorba, que me parece estar en desarmonía con lo que yo debería ser delante de Dios y de los hombres.
Lo expreso con este lenguaje de alabanza, de confianza y de paz, a pesar de que se trata de un verdadero arrepentimiento de mis culpas. Pero es un arrepentimiento que mide la distancia, que sufre por la desproporción y, por tanto, es un acto de amor.
Probablemente una de las razones de que el sacramento de la confesión y el examen de conciencia hayan decaído sea porque no hemos llegado a vivirlos como fuente de paz y de contricción, sino siempre como causa de insatisfacción, de amargura o como autoacusación resignada o escéptica...
Educarnos y educar en el auténtico arrepentimiento es un trabajo arduo, requiere un verdadero conocimiento de la cruz de Jesús, y exige que, como hacía san Carlos Borromeo, nos pongamos a meditar ante el Crucifijo para descubrir la entrega que Dios hace de sí mismo hasta el fondo, totalmente para mí. Sólo entonces podremos descubrir y confesar, pero con paz, nuestro alejamiento, infinitamente más grande de lo que podamos imaginar. ¡Claro que si nos comparamos con el Decálogo nos sentiremos pecadores, pero nos consolaremos pensando que hay quienes pecan más que nosotros! En cambio, si nos medimos con el proyecto de amor que Dios tiene para cada uno de nosotros, para mí, vamos a notar que hemos faltado infinitamente y a la vez vamos a sentirnos estimulados para iniciar un diálogo de confianza y de paz con el Señor.

Confesión de fe

3. Del segundo momento surge el tercero, la confessio fidei: La fe en Jesús salvador, la fe evangélica en Jesús que salva al hombre del pecado, la fe que el Papa describe también en su encíclica Dominum e vivificante...
Ha llegado el momento de decir: "Señor, creo en tu fuerza que destruye mi debilidad, creo en el poder de tus dones que fortalecen mi flaqueza e iluminan mi falta de serenidad, que alumbran mi camino oscuro y sombrío; creo que tú eres el Salvador de mi vida, que has muerto en la cruz por mis pecados." Entonces es cuando el kerigma se actualiza: tú has muerto en la cruz por estos pecados míos de los que me salvas perdonándome y rehabilitándome. De esta breve descripción del examen de conciencia ampliado podemos sacar tres conclusiones:
- Tienen un parecido asombroso con el llamado discernimiento de los espíritus, es decir, con la capacidad de tomar conciencia de los movimientos del espíritu en mi vida diaria.
- El examen de conocimiento no se puede concebir aisladamente. Está unido a una vida de oración en la que haya unos espacios precisos dedicados al ejercicio formal de la plegaria meditativa y contemplativa, que saque precisamente a la luz el conocimiento interior de los dones de Dios en nuestra vida...
- Para el examen de conciencia cada uno debería encontrar la manera de recogerse que le sea más familiar, alcanzando esos instantes de sabiduría del corazón que tan importantes son para su vida. Sobre todo cuando las jornadas están llenas de tantas cosas y de tantos pensamientos...
No hace falta decir que sin estos momentos de conocimiento ante Dios, nuestra vida espiritual se disolvería hasta desaparecer como una materia sólida bajo una lluvia torrencial.
Carlo Maria Martini
Cardenal-Arzobispo de Milán

Centrales

Este domingo es la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico

Los valores éticos han de estar presentes en el mundo del volante

Como todos los años por estas fechas, este domingo, día seis de julio, se celebra La Jornada de Responsabilidad en el Tráfico. Monseñor Ciriaco Benavente, prelado de Coria-Cáceres y Obispo promotor del Apostolado en Carretera, ha emitido una Exhortación pastoral que, bajo el lema El volante, espejo del alma, quiere recordarnos a todos que si la cara es el espejo del alma, al volante se refleja todo lo que llevamos dentro: la serenidad o la prisa, el respeto o la intolerancia, la estima o el desprecio de la vida, por esto la Exhortación Pastoral desea que esta nueva jornada "sirva para estrechar filas con todos aquellos que, cada día más numerosos, apuestan con nosotros por unas carreteras que, por humanas, sean caminos de libertad y de tolerancia" y se insiste en cosas tan elementales como el absurdo de afrontar en la carretera riesgos mortales que no se consienten en la vida corriente, poniendo especial atención en que los valores éticos han de estar presentes en el mundo del volante porque están en juego valores tan sagrados como el de la vida, la convivencia en solidaridad y la preservación misma de la naturaleza y, ante esto, ni la humanidad y menos aún el Evangelio pueden callar."

Irracionalidad al volante

Y es que, como nos recuerda monseñor Benavente, la irracionalidad nos persigue. Desde el comienzo del año 1997, las "grandes operaciones de Tráfico" han incrementado el número de sus víctimas, sirva de ejemplo que en el pasado puente del Primero de Mayo, a pesar de contar con un día menos que el de 1996, superó a éste en 22 muertos. "Frente a esto hay que escoger o bien la postura incongruente del avestruz, con una estúpida resignación frente a lo que puede ser evitado, esperar que la permanente sangría provoque una auténtica alarma social que nos movilice a todos, o, lo que sería mejor y más humano, asumir una actitud responsable ante el desafío del riesgo de la carretera. Puesto que hace ya mucho el automóvil se convirtió en el símbolo de muchas cosas, urge crear una nueva cultura del coche y también conductores de perfiles nuevos." "Aquí se libra -sigue diciendo el comunicado episcopal- la batalla definitiva pues el hombre es factor emergente en cualquiera de las situaciones. Así lo evidencia la lectura de cuanto nos ocurre: distracciones en la conducción, fatiga, violaciones de las normas, fallos mecánicos..."
Por todo esto, la Exhortación Pastoral resalta la importancia de la imposición normativa que habrá de mejorar como se intenta plausiblemente en la reciente reforma de la Ley sobre Tráfico y Seguridad Vial.

La conciencia del hombre

Para prevenir no basta con el recurso al temor a la sanción o con la mejora de las pruebas psicotécnicas, que por si solas no consiguen descubrir y, por tanto, solucionar los problemas psicológicos y de irresponsabilidad moral, tan graves actualmente en la conducción, "se precisa la siembra de actitudes y disposiciones fundamentales en lo más profundo de la conciencia del hombre, experimentado todo ello con un hábito espontáneo y gratificante." Y en todo caso, respetando los derechos laborales de los conductores.

Los profesionales de la carretera

A este respecto tiene el obispo de Coria-Cáceres un recuerdo especial para los profesionales del transporte: camioneros y conductores de autocares y autobuses porque ellos constituyen, junto con los comerciales, uno de los colectivos de más riesgo. Nos recuerda también que "es demasiado frecuente que se niegue a estos hombres una vida civilizada: como si no tuvieran familia y amigos y unos relojes biológicos que no pueden marchar en constante tensión de fatiga crónica, insomnio, estrés físico y mental, circunstancias éstas que, en muchos casos, les fuerzan a abandonar prematuramente sus puestos de trabajo".
Y todo esto porque los reglamentos sobre horario, salud y seguridad apenas tienen validez práctica. En ello podría caber una grave responsabilidad tanto de las autoridades encargadas de la inspección de la Norma, como de los empleadores.

Actitud cristiana al volante

No debemos olvidar al tomar el volante que la vida en su integridad es don de Dios y si somos creyentes, nuestra ética, más allá de la meramente civil, ha de ganar en profundidad de campo, en la exigencia de las motivaciones y en las ayudas para su cumplimiento. El nuestro es, también en el Tráfico, un proyecto divino que nos responsabiliza ante un juicio superior. El Catecismo de la Iglesia dice claramente que "quienes en estado de embriaguez o por afición inmoderada a la velocidad, ponen en peligro la seguridad de los demás y de las suya propia en las carreteras... Se hacen gravemente culpables". Termina la Exhortación con un mensaje de optimismo para que disfrutemos de las carreteras con justicia y solidaridad, ayudando al más débil.

En la provincia de Badajoz, 29 muertos en los cinco primeros meses

Pese a los esfuerzos de todos -entre ellos el que realiza en nuestra diócesis cada año el Secretariado de Apostolado de la Carretera que dirige el arcipreste de Mérida, don Guillermo Soto- con campañas de concienciación, a pesar también de las mejoras de la red viaria, de la intensificación de la vigilancia y de las sanciones..., las carreteras siguen cobrándose año tras un año un buen número de víctimas en nuestra provincia.
De 83 muertos y 1.035 heridos en 1.010 accidentes ocurridos en 1995 en la provincia de Badajoz, se pasó en el año 1996 a 96 muertos y 1.309 heridos en 1.035 accidentes. Y en los cinco primeros meses de 1997 ya se han registrado 401 accidentes con un total de 29 muertos y 463 heridos, según las estadísticas elaboradas por la Jefatura Provincial de Tráfico.
Las cifras de este año nos permiten, sin embargo, ser moderadamente optimistas, pues son un poco más reducidas que las del mismo período de los dos años anteriores: 434 accidentes, con 37 muertos en 1996 y 432 accidentes con 35 muertos en 1995.

Noticias

El Arzobispo, restablecido tras una intervención quirúrgica

Continúa de manera satisfactoria en el Hospital Infanta Cristina, de Badajoz, el proceso de recuperación del Arzobispo de la diócesis, don Antonio Montero, tras la intervención quirúrgica a la que fue sometido el día 26 de junio en el mencionado centro sanitario de la Seguridad Social, debido a una patología prostática, frecuente en los varones a partir de determinada edad.
El equipo médico encargado de la intervención y del seguimiento posoperatorio del Arzobispo está dirigido por prestigiosos facultativos: los urólogos Dr. Simón Asuar Aydillo y Dr. José Luis Castaño Casaseca, y el internista Dr. Francisco García de la Llana.
Durante su estancia en el hospital, don Antonio Montero ha recibido numerosas muestras de atención y cariño por parte del personal sanitario y auxiliar del mencionado centro clínico, y también la visita de autoridades y de gran número de sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles que se han interesado por la salud del Pastor diocesano, al que han acompañado con su oración y cariño, como lo han hecho también la entera comunidad diocesana, haciéndole llegar sus deseos de pronta recuperación.

Los sacerdotes actualizan su formación en el XII Curso de Verano

Este año los temas de estudio se refieren a Cristo, la Virgen María y el sacramento del Bautismo

La XII edición del Curso de Formación Permanente del Clero comenzó el pasado lunes en el Seminario Metropolitano de Badajoz con asistencia de casi treinta sacerdotes de distintas edades, que durante dos semanas estudiarán diversas disciplinas teológicas que servirá a los miembros del clero diocesano para actualizar sus conocimientos y poder servir así mejor a los fieles.

Formación teológica y pastoral

Este año, al ser el dedicado a Jesucristo como preparatorio del Jubileo del 2000 y al hacerse especial referencia a María y al Bautismo, han sido estos precisamente las materias de estudio que se han escogido para el curso de verano por la delegación diocesana del clero, encargada de organizarlo bajo la dirección de don Gabriel Cruz Chamizo.
Los profesores han sido del propio claustro del Centro superior de Estudios Teológicos de Badajoz.
La pasada semana ha sido el profesor Ricardo Cabezas de Herrera, quien ha explicado en tres sesiones diarias una serie de temas referidos al misterio de Cristo, centrándose en la Encarnación, Mensaje, Muerte y Resurrección del Señor.
Durante su explicación el profesor Cabezas de Herrera encuadró previamente las cuestiones desde un punto de vista histórico y semántico, para, posteriormente, adentrarse en cada uno de estos misterios de Cristo guiado por la Sagrada Escritura y hacer así la consiguiente lectura teológico y creyente, concluyendo con las repercusiones pastorales que se derivan para la vida eclesial. En la próxima semana, los encargados de impartir las clases serán los profesores Miguel Ponce y José Moreno Losada quienes tratarán respectivamente de "María en el misterio de Cristo" y del "Sacramento del Bautismo."

Convivencia y oración

A este curso de formación teológico pastoral en el que también hay espacios para el descanso, el deporte, la cultura y la convivencia de los sacerdotes, ha precedido una tanda de Ejercicios Espirituales que ha tenido lugar en la Casa de Oración de Gévora, predicada por el jesuita Padre Juan José Rodríguez, secretario de los Obispos de la Provincia Eclesiástica, de Madrid y a la que han asistido más de treinta sacerdotes.

Clausura de la Catequesis de Adultos en la parroquia emeritense de Santa Eulalia

El grupo de Esparragosa de Lares lo hizo en el Santuario de la Virgen de Belén

La Parroquia de Santa Eulalia, de Mérida, se vistió de gala para celebrar solemnemente la clausura de los cuatro primeros grupos de la Catequesis de Adultos que comenzaron su andadura en 1992, siendo 59 las personas que han realizado esta experiencia.
El acto tuvo lugar en la misma basílica, con una misa cantada por el coro parroquial bajo la dirección de don Manuel Domínguez Merino. En ella se dio una amplia participación en preces, ofrendas y sobre todo en testimonios acerca de lo que ha supuesto este proceso sumamente enriquecedor para todos.
La Eucaristía fue presidida por el vicario general, don Amadeo Rodríguez Magro, quien en su homilía animó a comenzar con ilusión esta etapa de nuestra vida desde la experiencia y enriquecimiento del Catecumenado. Los grupos, por su parte, reconociendo el éxito y el trabajo de don Amadeo en la implantación del catecumenado, le obsequiaron con un hermoso reloj, con alusiones emeritenses. La Catequesis de Adultos para estos grupos que terminan y lo mismo para los ocho restantes que la están realizando es una experiencia eclesial única e impagable cuyos frutos se van haciendo notar cada día en la formación, vivencia y compromiso con la Iglesia por parte de todos los catecúmenos.

Esparragosa de Lares

Por otra parte, y también referido a la Catequesis de Adultos, las personas que siguen este proceso formativo en la localidad de Esparragosa de Lares, eligieron el bello paraje del Santuario de la Virgen de Belén, en Cabeza del Buey, para clausurar el curso. Lo hicieron con una convivencia en la que se alternaron los momentos de esparcimiento en contacto con la naturaleza y la celebración de la misa en el mencionado santuario, sin olvidar la reflexión y evaluación de curso que ahora termina.

Veintitrés personas participaron en el último Cursillo de Cristiandad de la diócesis

La casa de Oración de Gévora ha acogido el pasado fin de semana la celebración del 201 Cursillo de Cristiandad de la diócesis de Mérida-Badajoz, al que han asistido 23 personas procedentes de Almendralejo, Azuaga, Badajoz, la Garrovilla, Higuera la Real, Llerena, Mérida, Oliva de la Frontera, Oliva de Mérida, Pinofranqueado, Talavera la Real y Zafra.
Los participantes en los cursillos reflexionan durante 3 días sobre lo fundamental del mensaje cristiano en un clima de vivencia evangélica testimonial, que supone para algunos una auténtica conversión y para otros un fortalecimiento de su fe.
Según ha manifestado el consiliario diocesano de Cursillos, don Jesús Pérez Mimbrero, "después de estos días los cursillistas se insertan con mayor vigor en las comunidades que los habían enviado, normalmente las parroquias. Los que no proceden de comunidades son orientados a encontrar su carisma dentro de la Iglesia. Entre tanto pueden permanecer en los grupos que oferta el Movimiento de Cursillos de Cristiandad".
Con este cursillo celebrado en Gévora se clausuran las actividades hasta septiembre, en que volverán a ponerse en marcha las Escuelas de Cursillos de Badajoz, Llerena, Jerez y Mérida, así como las distintas ultreyas que estas escuelas llevan a cabo mensualmente por los pueblos de sus respectivas zonas.

Talleres para jóvenes en La zona de la Serena

Las parroquias de Malpartida, Esparragosa y Quintana de la Serena, junto a las religiosas de la Congregación de María Inmaculada, han organizado numerosos talleres para jóvenes de estas localidades que durarán del día 7 hasta el 28 de julio. Estos campos de trabajo abarcan desde la formación hasta el deporte y el ocio y van a tener dos sedes: las casas parroquiales de Quintana y Zalamea de la Serena.

Formación

En cuanto a los contenido de los talleres de formación, estos van a desarrollar un curso completo de catequistas y de iniciación a la oración. También habrá charlas, con un enfoque cristiano, sobre la educación afectiva de los jóvenes con temas como Sexualidad integradora de la personalidad y afectividad. La educación para la salud, será otro de los contenidos y se hablará de la salud mental, peso ideal y alteraciones patológicas de la alimentación: obesidad, anorexia, bulimia..., y la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Ocio

En el apartado dedicado al ocio se están preparando un curso de peluquería, aprendizaje de diversos modos de baile y educación ambiental. En el ámbito del deporte está previsto el fútbol en diversas modalidades: mixto, cadetes y juveniles; competiciones de juego de mesa: ping-pong, ajedrez, damas, dardos y un gran maratón de 24 horas seguidas, vividas deportivamente día y noche. Todos los jóvenes que participen en estos talleres, realizarán también una acampada en Montánchez, Cáceres, donde van a practicar el senderismo y van a tratar temas relacionados con la naturaleza y la ecología.
Estas actividades formativas se enmarcan en la pastoral juvenil conjunta que llevan a cabo las mencionas parroquias de La Serena.

Toledo pone en marcha el primer canal de televisión católica en España

Emite 24 horas de programación religiosa en colaboración con la EWTN

La archidiócesis de Toledo ha ha puesto en marcha el pasado día 29, con la retransmisión de la misa de Juan Pablo II con motivo de la fiesta de San Pedro y San Pablo, el primer canal de televisión de temática religiosa de España. Lo ha hecho gracias a la colaboración que ha suscrito con la cadena de televisión católica mundial "Eternal World Television Network" (EWTN). Según ha explicado en su presentación el arzobispo de Toledo monseñor Francisco Alvarez Martínez, "nosotros nacemos para el ámbito religioso. En especial para dar la cobertura específica que de cara al año 2000 el Papa nos está pidiendo a todos los obispos".
La archidiócesis de Toledo y "EWTN" ya mantenían entre sí una amplia colaboración avalada por las más de cuatrocientas horas de programación religiosa que "Radio Santa María" ha producido para la cadena de radio y televisión católica estadounidense. Después de un período de emisión en pruebas, el canal diocesano ofrecerá la programación diaria que la EWTN distribuye en español por satélite, además de los actos presididos por Juan Pablo II en el Vaticano.
En su comparecencia ante los medios de comunicación, monseñor Francisco Alvarez Martínez explicó así las razones que han llevado a la creación de un canal diocesano: "Nuestro proyecto obedece a la necesidad de ofrecer a nuestra diócesis -y recalcó el ámbito exclusivamente diocesano de esta iniciativa televisiva- una programación especializada en temas de vida religiosa".
La "EWTN", fundada por la religiosa estadounidense Madre Angélica, es la mayor cadena de televisión religiosa por cable. En la actualidad es recibida por más de 55 millones de hogares de todo el mundo. Este canal incorpora la televisión por cable e inalámbrica, la directa y la abierta. Bajo la dirección del sacerdote y periodista Juan Díaz-Bernardo, Toledo es la segunda diócesis de Europa que lanza una iniciativa de esta envergadura.
La pionera en el viejo Continente ha sido la diócesis de Verona, que ha creado "Tele Pace", una cadena de televisión con presencia en buena parte del territorio nacional italiano y que trabaja en estrecha relación con el Centro Televisivo Vaticano.

Mirada a nuestro tiempo

Iglesia diocesana

La lectura ya veraniega del libro La Iglesia local, escrito por mi amigo Bernardo Álvarez, sacerdote de la diócesis de Tenerife, ha acrecentado mi amor a la Iglesia.
Con su profundidad y su ágil y sencilla expresión literaria, me ha ayudado a resituar mi vida cristiana en ese ámbito, familiar y misterioso al mismo tiempo, en el que Dios se manifiesta y en el que los hombres acogemos día a día su plan de salvación sobre nosotros: la diócesis.
Todas sus páginas son una invitación a amar a la Iglesia en la que nacemos y vivimos en la fe. Se nos presenta en ella la riqueza de matices de esa Iglesia imprescindible para que la existencia cristiana tenga un referencia histórica, social, cultural y humana. Sólo la diócesis se aproxima al terreno concreto en el que camina el Pueblo de Dios.
Es verdad que la eclesialidad se vive también en ámbitos más amplios (Iglesia universal) y más pequeños (parroquias y pequeñas comunidades); pero es en la Iglesia diocesana donde somos la Iglesia de Jesús. En ella se realiza, se mira, y se ama lo universal y también se le da cuerpo y vida a lo particular. Si a nuestra eclesialidad le falta la referencia efectiva y afectiva de la diócesis, se diluye en un universalismo desencarnado, que nos evade de nuestros compromisos, o en un localismo aldeano, que nos empobrece y le resta horizonte a nuestra vida cristiana.
Amadeo Rodríguez

El Arte es la sonrisa de Dios

En este lugar cargado de Arte, de Historia y de Cultura a través de todos los que en él se hallan y de los que por él han pasado, voy a tañer mi guitarra, y con ella intentaré demostrar que todos servimos y somos imprescindibles. Porque aunque yo tocara como los propios ángeles, si no estuviérais aquí, la vibración quedaría sin resonancia. Yo necesito de todos vosotros y vosotros de mí: éste es el milagro de la gratuidad en el servicio al Arte y de su efecto de unificación, atributo éste tan particular de la Música.
"Cada uno es como ha querido Dios". Este verso de un villancico entrañable de Federico Muelas ha tenido eco en mí y ha madurado estas ideas: ser como lo ha querido Dios es obedecer a lo que cada uno tenemos encomendado en nuestro paso por el planeta Tierra, ahora, en el momento histórico en que nos hallamos y con la singularidad y los talentos de cada ser irrepetible. Al ser servidor de algo trascendente, borro toda posibilidad de vanagloria. Si a mí me toca aportar algo en un instante preciso, aquel en el que me es dado vivir, es porque, antes que yo, otro hombre aportó lo suyo. Una aportación no borra la anterior; se suma fundiéndose en inteligencia y conocimiento.
Antes de seguir adelante, me apresuro a decir que yo no he inventado nada. Yo no he añadido cuatro cuerdas a la guitarra por capricho, sino por necesidad. ¿Por qué tenemos que tocar obras antiguas con instrumentos modernos haciendo transcripciones inútiles que mutilan la música? Yo he salido al encuentro de esta limitación, restituyendo al mundo del Arte la guitarra de diez cuerdas que ya había existido en los siglos XVIII y XIX.
Es necesario acercarse en conocimiento y en consciencia a aquello de entonces. Pero no hay una sola manera de hacerlo. Quiero decir que si tengo un avión a mi alcance no tengo que viajar en burro. Debemos aprender a asumir sin miedo las posibilidades ilimitadas que nos rodean.
La única limitación que el hombre se impone es prescindir del qué le da la vida y no comprender, con madura, humildad, que somos un átomo de Dios y que tenemos una potencia insospechada para vibrar y transmitir las maravillas del mundo. No me atrevo a decir que he alcanzado una cima: sabemos mi guitarra y yo que nos quedan muchos caminos desconocidos por recorrer. Lo esencial es ser capaz de estar a la escucha de Su Voluntad. Y no estoy hablando ahora de un alto sentimiento, ni de una intuición trascendente y creadora, ni siquiera de una realidad que me sobrepasa y a la que no sé nombrar. Estoy hablando de Dios. Y me enorgullece decirlo. Porque también me enorgullece el Arte a través del cual Él se da a conocer.
¡Ojalá podamos ser recordados por generaciones futuras como fieles servidores del único Señor y Dueño al que vale la pena servir! Entonces habrá sido válida nuestra ofrenda en el Arte y habrá dado el Hombre un paso más en la unificación del espíritu con la materia, de lo visible con lo invisible, del cielo con la tierra. Yo intuyo que el Arte es la sonrisa de Dios.
(Fragmento del discurso de ingreso en la Real Academia de Bellas Artes del célebre guitarrista Narciso Yepes, recientemente fallecido y que traemos a nuestras páginas por la ejemplaridad de su testimonio cristiano. Es todo un vigoroso -y más que nunca sonoro y armonioso ejemplo- del diálogo entre la fe la cultura vivido por un cristiano cabal de ahora).

Página litúrgica

Celebramos el XIV Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios:

Libro del profeta Ezequiel 2, 2-5

En aquellos días, el espíritu entró en mí, me puso en pie y oí que me decía:
- Hijo de Adán, yo te envío a los israelitas, a un pueblo rebelde que se ha rebelado contra mí. Sus padres y ellos me han ofendido hasta el presente día. También los hijos son testarudos y obstinados; a ellos te envío para que les digas: "Esto dice el Señor". Ellos te hagan caso o no te hagan caso (pues son un pueblo rebelde), sabrán que hubo un profeta en medio de ellos.

Salmo 122, 1-2a, 2bcd, 3-4

R.Nuestros ojos están en el Señor,
esperando su misericordia.

A ti levanto mis ojos,
a ti que habitas en el cielo.
Como están los ojos de la esclava
fijos en las manos de su señora,
así están nuestros ojos
en el Señor Dios nuestro,
esperando su misericordia.
Como están los ojos de la esclava
fijos en las manos de su señora,
así están nuestros ojos
en el Señor, Dios nuestro,
esperando su misericordia.

Carta 2» de san Pablo a los Corintios 12, 7-10

Hermanos:
Para que no tenga soberbia, me han metido una espina en la carne: un emisario de Satanás que me apalea, para que no sea soberbio. Tres veces le he pedido al Señor verme libre de él y me ha respondido: "Te basta mi gracia: la fuerza se realiza en la debilidad". Por eso, muy a gusto presumo de mis debilidades , de los insultos, las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Evangelio según san Mateo 16, 13-19

En aquel tiempo, fue Jesús a su tierra en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada:
-¿De donde saca todo eso? ¿Qué sabiduría es esa que le han enseñado? Y esos milagros de sus manos?¿No es éste el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón? ¿Y sus hermanos no viven con nosotros aquí?
Y desconfiaban de él. Jesús les decía:
-No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa.
No pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se extrañó de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

7, lunes: Gen 28, 10-22a; Mt 9, 18-26.
8, martes: Gen 32 22-32; Mt 9, 32-38.
9, miércoles: Gen 41, 55-57; 42, 5-7a, 17-24; Mt 10, 1-7.
10 jueves: Gen 44, 18-21, 23b-29; 45, 1-5; Mt 10, 7-15.
11, viernes: Gen 46, 1-7; Mt 10, 16-23.
12, sábado: Gen 49, 29-32; 50, 15-26a; Mt 10, 24-33.
13, domingo: Am 7, 12-15; Ef 1, 3-4; Mc 6, 7-13.

Comentario litúrgico

Lo cotidiano

Los latinos repetían una frase -cotidia vilescunt- que refleja la precariedad que transmite a todo, incluso a lo más grande, la estrecha capacidad humana de estar atento a todo y en cada momento con la intensidad que se merecen las cosas y las personas.
En este sentido, hablamos con frecuencia de "deformación profesional" cuando constatamos la frialdad con la que son tratadas realidades humanas tan impactantes como la enfermedad o la muerte en cuanto salen del ámbito afectivo de la familia o amistad.
Si pasamos a la esfera de lo religioso no es difícil constatar que también se envilecen las realidades más sagradas al contacto con nuestra casi congénita incapacidad de estar a la altura de las circunstancias.
Así les ocurrió a los nazaretanos. Habían tenido en medio de ellos la presencia espléndida de Jesús durante treinta años. Se habían acostumbrado a Él y le habían minimizado lo suficiente como para poderlo encuadrar en sus esquemas. Por eso no se podían creer lo que sus ojos veían y sus oídos oían, aquel sábado en la sinagoga. Todas las preguntas que se hacían es la constatación de que ni querían, ni podían salir de sus prejuicios y se quedaban con el Jesús al que estaban acostumbrados. Por eso no aceptaron la propuesta que les hacía su paisano.
Es fácil dar el paso que nos introduzca en nuestra experiencia de fe. También cabe en ella una cierta "deformación profesional" que nos hace indiferentes a la permanente novedad de Cristo que con su Palabra intenta arrancarnos de lo cotidiano y orientarnos hacia la asignatura pendiente de estar atentos a su presencia, siempre provocadora.
Antonio Luis Martínez

Santoral

7 de julio: San Odón (+ 1122)

Aunque san Fermín, obispo navarro, parece monopolizar esta fecha del calendario, el séptimo día de julio celebramos también a un colega suyo, obispo de Urgel. ¿Qué hizo? Ser un santo. Militar de noble cuna, termina en el orden clerical defendiendo los derechos de la Iglesia, de los campesinos y de los pobres contra cualquier clase de usurpación y tiranía, proclamando que nadie tiene derecho a los que no es suyo, por muy elevada posición que tenga.
Defendió con ardor a las viudas, los peregrinos y los enfermos y, una vez nombrado obispo de Urgel por aclamación del clero y pueblo, pleiteó con la nobleza usurpadora hasta conseguir la libertad de los valles pirenaicos en que pastoreaba a su grey.
No es extraño que los moradores de aquellas montañas decidieran ponerse bajo la protección episcopal para no verse en la ruda opresión de sus vecinos, súbditos de señores feudales que más bien podríamos llamar, con terminología moderna, "terroristas de estado" o "simples señores de la guerra".
El Pirineo catalán vive, desde entonces, admirado de la prosperidad de los valles de Andorra, de los que el obispo de Urgel es copríncipe y señor natural, para la defensa de los derechos de todos, especialmente de los pobres. ¿Simple feudalismo o teología medieval de la liberación? Más bien parece lo segundo.
Manuel Amezcua

Santos de la semana

7, lunes: Fermín, Marcial, Panteno, Edilburga, Odón.
8, martes: Gliceria, Procopio, Pancracio, Hadriano III.
9, miércoles: Cirilo, Félix, Herumberto, Verónica Juliana, Melania.
10, jueves: Rufina y Segunda, Anatolia y Victoria, Amalberta.
11, viernes: Benito, Pío I, Marciano, Marciana, Abundio.
12, sábado: Proclo, Hilarión, Inés Le-Thi, Ignacio C. Delgado, Abundio.
13, domingo: Enrique, Serapión, Miropes, Mildreda.

Contraportada

El día 1 de julio la colonia británica ha pasado a soberanía China

La Iglesia en Hong Kong: entre el temor y la esperanza

El pasado día 1 de julio la que ha sido 150 años La joya del Imperio británico, Hong Kong, pasó a manos de la República Popular China. El futuro de la ya ex-colonia británica despierta recelos entre los observadores internacionales, pero la mayoría de los análisis y pronósticos que se han hecho se han fijado de manera casi exclusiva en las consecuencias económicas y políticas que traerá consigo el estar a partir de ahora bajo la soberanía del régimen comunista chino.
La incertidumbre también existe en el terreno religioso. Para los católicos hongkoneses, el futuro es incierto: por un lado, están atenazados por el miedo a la persecución; por el otro, conscientes de la difícil misión que se les presenta, la de llevar la esperanza a una Iglesia martirizada durante decenios en el resto del territorio de la República Popular China, con el agravante además de que allí los mismos católicos están a su vez divididos entre la Iglesia patriótica u "oficial", fiel al gobierno comunista, y los que en medio de grandes sufrimientos mantienen su fidelidad y comunión con el Romano Pontífice y son considerados partidarios de un poder extranjero.

Iglesia-puente

En este sentido misionero se manifestaba en una entrevista reciente al periódico "Sunday Examiner", el obispo auxiliar de Hong Kong, monseñor Joseph Zen: "La expresión Iglesia-puente la usó el Papa, hablando con los obispos de Taiwan. Puente entre la Iglesia china y la Iglesia universal. Tenemos la mejor oportunidad de llevar a cabo esta tarea porque podemos entrar en China y, a la vez, formamos parte de la Iglesia universal. Al mismo tiempo, sabemos que en China es necesario un puente entre dos realidades, la clandestina y la oficial. Cuando hemos visitado China, hemos intentado ayudar a las dos partes a entenderse, porque todos somos hermanos. Hemos verificado que la denominada "Iglesia oficial", separada de la Santa Sede por un Gobierno que impide todo contacto, no está en absoluto escindida de Roma, sino más bien deseando volver. Todos aman al Santo Padre, y esperan el día en que podrán reunirse al resto de la Iglesia".
Respecto al futuro de los católicos hongkoneses bajo autoridad china, monseñor Zen está preocupado, pero también nutre esperanzas: "En la Ley Básica, que regulará el futuro de Hong Kong bajo soberanía china, se afirma que todo continuará como hasta ahora, hasta dentro de 50 años. En el resto del territorio chino, el Gobierno nombra a los obispos; pero esto no sucederá aquí. En principio, los misioneros extranjeros podrán quedarse, porque las leyes sobre inmigración continuarán siendo muy abiertas. Con todo, hay problemas: algunas personas están en la lista negra y no podrán entrar en China. Muchos católicos, que llegaron a Hong Kong escapando de la persecución, quieren irse. Cada uno debe pensar responsablemente en su familia: ¿Quién nos dice que China respetará los Acuerdos durante 50 años? Yo no estoy seguro. ¿Cómo puedo hacer correr riesgos a otras personas? Sólo puedo decir: Yo me quedo". A la pregunta de por qué cree que China teme a la Iglesia, monseñor Zen responde: "Los comunistas quieren tenerlo todo bajo control, y saben que es difícil controlar a los creyentes. Por eso tienen miedo".

Aliento del Papa

Juan Pablo II ha querido estar cercano a los católicos de Hong Kong en este especial momento histórico lleno de temor y esperanza; prueba de ello es la carta que, fechada el día 24 de junio, ha dirigido a la comunidad católica en la persona del obispo de Hong Kong, el cardenal John Baptist Wu Cheng-Chung. En ella el Papa le señala que la devolución a China de la hasta ahora colonia británica "es un acontecimiento que debe ser vivido, en espíritu de fe, en actitud de oración y de confianza en la Divina Providencia que conduce misteriosamente el curso de la historia humana."
Después, el Papa hace un balance de la fecunda labor que ha desarrollado esta comunidad católica: "Durante sus 156 años de existencia... la Iglesia que está en Hong Kong ha crecido en dignidad y se ha ganado un respeto cada vez mayor en el seno de la sociedad por medio de su servicio generoso al pueblo... Esta presencia es efectiva en muchos campos, y tiene como fin la promoción de los valores religiosos, morales, culturales y sociales, por medio de una extensa red de organismos diocesanos, comunidades religiosas, instituciones educativas y centros caritativos y asistenciales que gozan de estima universal."
Consciente de las incertidumbres que se ciernen sobre Hong Kong en un futuro próximo, Juan Pablo II también anima a los católicos a proseguir su labor evangelizadora, especialmente de cara a la acción misionera en la República Popular: "la diócesis de Hong-Kong está llamada, aún más que antes, a ser en medio de la nación china la 'ciudad situada en la cima de un monte' y 'la lámpara sobre el candelero'. En el nuevo contexto histórico, la misión de la comunidad católica será acompañar a todos en el camino hacia ulteriores conquistas en el progreso social, la paz y la solidaridad."
Ojalá estos deseos del Papa y de la entera comunidad católica, sean una realidad indudable para los católicos de Hong Kong.

Una comunidad católica de alta "productividad": 2.000 conversiones de adultos al año

Si bien los católicos presentes en Hong Kong no son más que 242.491 (a quienes hay que añadir 120.000 católicos filipinos, la mayoría empleadas de hogar), son una auténtica minoría si se compara con los 6,2 millones de habitantes de la ex-colonia británica, pero su presencia en el campo educativo y social es sumamente activa y, para no desmerecer en el terreno apostólicos aquí también su "productividad" es alta: Unos 70 sacerdotes, 113 religiosas, 23 hermanos, 3.606 laicos y 7.301 laicas dirigen un total de 329 escuelas católicas (que van desde guarderías hasta la enseñanza preuniversitaria) en las que estudian 280.149 estudiantes, de los cuales tan sólo es católico el 7,24 por ciento. Por lo que se refiere a las obras sociales, la Iglesia católica de Hong Kong dirige 14 sociales de Cáritas, 6 hospitales (con 129.000 pacientes atendidos) y otras catorce clínicas con 1.048.040 pacientes externos, 17 centros sanitarios para niños, 4 casas residenciales para niñas, 24 residencias y asilos para ancianos (con capacidad para 6.077 personas), 15 centros de rehabilitación (1.141 asistidos) y 10 residencias y alojamientos (con una capacidad total de 120.849 personas).
En Hong Kong, todos los años se dan más de dos mil conversiones de adultos que piden el bautismo a la Iglesia católica.
ZENIT


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org