Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 491. 6 de julio de 2003

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

Será consagrado y tomará posesión el 30 de agosto en la catedral placentina

El Papa nombra Obispo de Plasencia a D. Amadeo Rodríguez, Vicario General de Mérida-Badajoz

El Vicario General de la archidiócesis de Mérida-Badajoz, don Amadeo Rodríguez Magro sustituirá a don Carlos López al frente de la diócesis de Plasencia.

La consagración del nuevo obispo y la toma de posesión tendrá lugar en la catedral de Plasencia el 30 ó el 31 de agosto, de agosto a una hora todavía por determinar.

Monseñor Amadeo Rodríguez Magro nació hace 57 años en San Jorge de Alor, pequeña aldea de Olivenza y realizó sus estudios sacerdotales en el Seminario de Badajoz. Ordenado sacerdote en 1970, su primer cargo pastoral fue de Vicario Parroquial de San Francisco de Sales en Mérida, de donde pasó a ser formador en el Seminario para volver a la misma parroquia como Párroco. Posteriormente se licencia en Ciencias de la Educación, especialidad en catequética en la Universidad Pontificia salesiana de Roma. Ha sido vicario Episcopal de Evangelización y actualmente ocupaba el cargo de Vicario General y deán de la Catedral.

 


Editorial

Jóvenes cooperantes sociales

Surgen acá y allá en nuestro pueblos y ciudades, alistados en voluntariados de signo solidario y, a menudo, de claro compromiso cristiano, las pluriformes 'oenegés' de chicos y chicas que embellecen y ennoblecen el rostro moral de nuestra juventud.

Mientras esto escribimos (jueves, 3-VII, a las 17) están recibiendo cristiana sepultura, en la ciudad toledana de Ocaña, los restos mortales de la joven de veintidós años Ana Isabel Sánchez Torralba. Había llegado el lunes anterior a Bata, la capital de Guinea Ecuatorial, para enrolarse en un programa humanitario de alfabetización de niños, a cargo de una Congregación religiosa, no tenemos aclarado si los salesianos o las escolapias.

Al día siguiente de su estancia, en un cruce de disparos entre policías y delincuentes, una bala penetró en el autobús urbano en el que viajaba, atravesó sus intestinos y provocó su muerte. Todo casual y trágico humanamente hablando.

De Isabel sólo sabemos que era una muchacha generosa y alegre, dispuesta siempre a ayudar a los demás. De su única jornada en Bata, sólo hemos sabido que le manifestó a una religiosa sus ilusiones y sus empeños por dar lo mejor de sí misma a los niños a los que estaba destinada. En su muerte se ha hecho pública también su pertenencia activa, junto con su madre, a una Comunidad neocatecumenal de 'El Camino' y la vinculación espiritual de algunos familiares suyos a los padres dominicos.

En suma, un compromiso humanitario, cristiano y vinculado a la Iglesia (salesianos, dominicos, 'Kicos') encarnado en una chica de nuestro tiempo, cuya callada ejemplaridad sólo hemos conocido por su muerte trágica y cuyos padres, por un talante evangélico, no han querido que se indague ni se acuse a nadie, convencidos de que el tiro mortal no iba intencionadamente destinado a su hija. No es tan absurda una muerte con tantos bienes en su entorno. Gracias, Isabel.


Carta del Arzobispo

El misterio y el ministerio del Obispo

EL Arzobispo, el clero y todo el pueblo cristiano de la Iglesia de Mérida-Badajoz estamos hoy de enhorabuena, honrados y felices con el nombramiento episcopal para la diócesis hermana de Plasencia de uno de nuestros sacerdotes más valorados y queridos, don Amadeo Rodríguez Magro, hasta ahora Vicario general de la Archidiócesis y Presidente de su Cabildo Catedral.

Acogemos la decisión del Santo Padre con ojos de fe, sentido de Iglesia y corazón agradecido. Bendecimos los designios del Señor, que elige a un hermano nuestro para guiar y apacentar a esa escogida porción de su Pueblo Santo, como pontífice, maestro y pastor. Ungido con la plenitud del sacerdocio, unido sacramentalmente al Colegio de los obispos, en comunión jerárquica con el Sucesor de Pedro, presidirá en la caridad a la ocho veces centenaria Iglesia placentina, regida últimamente durante ocho años, con amor y sabiduría, por el Obispo don Carlos López Hernández, que ahora lo es de Salamanca.

El Obispo es ante todo un discípulo de Jesús que, por su gracia y llamada, ha sido agregado al Colegio de los Apóstoles, como los Doce de Galilea lo fueron al primer grupo del Maestro, para vivir en su compañía, conocer más a fondo los misterios del Reino de Dios, beber el cáliz de Jesús, ser testigos de su resurrección, recibir el don del Espíritu y predicar el Evangelio a todos los hombres y pueblos.

Jesús, antes de subir glorioso al Padre, se despidió de sus apóstoles con estas palabras: Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo. (Mt 28, 18-20).

La misma misión de Cristo

¿Se puede encerrar más en menos palabras? Con anterioridad les había dicho, sobre todo en la cincuentena pascual, estas o parecidas expresiones: No me habéis elegido vosotros a mí, sino que soy yo el que os he elegido a vosotros y os he destinado para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto permanezca. (Jn 16, 16) . Y, al igual que del bautismo, los hizo ministros del Perdón (A quienes les perdonéis los pecados les serán perdonados), de la Eucaristía (Haced estos en memoria mía) y de su misión salvadora (Como el Padre me envió, así os envío yo; Quien a vosotros acoge o desprecia, a mí me acoge o me desprecia). Omito citas para aligerar.

No cabe aquí, ni es del caso, una catequesis orgánica sobre el ministerio jerárquico, que pertenece a la identidad y estructura de la Iglesia, asegura la pureza de su fe, la validez de sus sacramentos y el eslabón histórico-geográfico con la primera comunidad de Pentecostés y con la Iglesia madre de Roma. Mejor será ahondar un poco en la significación del nombre, la función y la figura del Obispo, a las que ha asociado siempre la Iglesia muchas de las prerrogativas de Jesucristo, Sumo Sacerdote y Buen Pastor de su grey.

Empecemos por desentrañar las raíces etimológicas de la palabra obispo, utilizada siempre por la tradición cristiana para designar al principal responsable de las Iglesias locales o particulares, llamadas también diócesis por su coincidencia territorial con las demarcaciones civiles de este nombre en las provincias del Imperio romanoLa etimología del nombre es griega, Episkopos, que en el campo profano viene a significar supervisor e inspector y así lo asumió la Iglesia en sus comienzos, sin que hasta el siglo II se deslindaran netamente los nombres y las funciones del Obispo y del Presbítero, nombre éste griego también, literalmente anciano o persona mayor, en el que no entramos ahora.

Se afianzó, sí, para siempre el Episkopos griego, episcopus latino, y luego en las lenguas romances, con nombres semánticamente derivados como el castellano de Obispo. No hizo falta violentar su etimología griega del verbo compuesto episkopein, supervisar, revisar, inspeccionar. Algo y mucho de esto forma parte de su servicio comunitario, porque el Obispo debe conocer y seguir de cerca las personas y las actuaciones del grupo humano que preside. Por eso las Visitas pastorales han tenido siempre mucho, y ahora en menor medida, de esta inspección cuidadosa y responsable. De hecho, en una congregación religiosa tan familiar, entrañable y moderna como los salesianos, a los superiores mayores se les llama Sr. Inspector.

Reflejo del Buen Pastor

No, no tiene porqué achicarse el Obispo ni incomodarse el Clero o los laicos porque el Pastor diocesano sepa por dónde van las personas y las cosas, haga indicaciones o tome medidas para el buen orden y la fidelidad al Evangelio de la Iglesia local que preside y apacienta. En última instancia, eso, debidamente entendido y moderadamente aplicado, nos remite, sin pasarnos de rosca, al "Conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí" de Jesús el Buen Pastor, que también lo es del Papa, de los obispos, del señor arcipreste o del señor cura. El dicho de San Agustín: Con vosotros soy oveja (cristiano) para vosotros soy pastor (obispo).

Con la mirada de Dios

Estamos tratando entre bromas y veras, casi entre juegos de palabras, de la autoridad en la Iglesia. Jerarquía significa, otra vez con el griego, autoridad sagrada, esto es religiosa, o sea, venida de Dios. Siguiendo con el Obispo, nunca fue entendido por la buena teología, ni por el ponderado Derecho canónico, ni, menos todavía, por la sabiduría pastoral y la espiritualidad de la Iglesia, como inspector a secas o superior autoritario, aunque todo puede pasar, Dios nos libre a nosotros y a sus ovejas. La misma etimología "mirar desde arriba" ¿porqué no va a significar altura de miras, grandeza de ánimo, anchura de angular, que no mira a nadie por encima de los hombros, pero sí alza la vista hacia nuevos horizontes, es centinela de su grey, descubre a ésta, desde el presente, nuevos horizontes de futuro, y abre en el desierto, con profetismo apostólico, nuevos caminos al Señor? Ver desde arriba, ver desde Dios.

Sí, pero, desde dentro del rebaño -con vosotros soy cristiano y para vosotros soy obispo- su nombre más bello lo toma de prestado a Jesucristo el buen pastor. Los demás somos sólo su sombra, su pobre remedo, su minúsculo clon. Ojalá. Su carácter de sacerdote en el primer grado lo consagra, pero no lo separa de su comunidad; lo constituye en ofrenda, esto es en víctima. ¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber? En el Sacrificio cristiano, único agradable agradable al Padre y que sigue redimiendo al mundo, el oferente y la víctima se confunden en la persona de Cristo, cordero de Dios, en el Cenáculo y el Gólgota. Por eso Santo Tomás considera la vida y ministerio del Obispo como estado de perfección evangélica adquirida. ¡Vaya por Dios! Lo que te espera, Amadeo.

No te asustes hermano. También a nosotros, como a Pedro, a Tomás, a los hijos del Zebedeo, se nos perdona cada día. Más bonita que la de obispo es la etimología de Pontífice, el que hace puentes, el que reconcilia a los hombres con Dios y a éstos entre sí. Centro de comunión, también puente de amor, servidor como el Maestro; mas también amigo predilecto, padre de los pobres, valedor de los sin voz, siervo inútil, orante por su pueblo, a la espera de su Señor.

+ Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

Don Amadeo Rodríguez Magro será consagrado Obispo de Plasencia el último fin de semana de agosto

Es el primer sacerdote natural de la provincia pacense promovido al episcopado después de 6 décadas

El Papa Juan Pablo II ha nombrado Obispo de Plasencia al vicario general del Arzobispado de Mérida-Badajoz, don Amadeo Rodríguez Magro, según un comunicado emitido por la Nunciatura Apostólica en España, hecho público a las 12 horas del día 3 de julio.

Monseñor Amadeo Rodríguez sucede a don Carlos López Hernández, quien ha ocupado la sede placentina desde 1994 hasta su traslado al obispado de Salamanca en marzo. Desde entonces hasta ahora el obispado de Plasencia ha sido regido, como Administrador Diocesano, por el sacerdote don Juan Bautista Lobato Fernández, elegido por el Colegio de Consultores para el periodo transitorio que culminará con la consagración episcopal y toma de posesión del nuevo prelado en los próximos meses.

El nuevo obispo placentino es extremeño y conoce de primera mano la realidad de la Iglesia en nuestra región ya que, desde la creación de la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz, ha ocupado, en estrecha colaboración con sus obispos, la secretaria general de esta demarcación eclesiástica, que engloba las tres diócesis extremeñas.

Así mismo Monseñor Rodríguez Magro goza de una gran experiencia en labores de gobierno y de animación pastoral pues desde 1986 forma parte del equipo de gobierno de la archidiócesis de Mérida-Badajoz, primero como vicario episcopal de Evangelización y después vicario general desde 1996, habiendo sido durante casi dos décadas un estrecho colaborador de Monseñor Antonio Montero, primer arzobispo de la sede metropolitana extremeña.

Experto en catequesis

Especialmente importante ha sido también la gestión de Monseñor Rodríguez Magro al frente de la secretaría general del Sínodo Pacense de 1992, verdadero acontecimiento eclesial del siglo XX para la archidiócesis pacense que ha supuesto su auténtica renovación conciliar, según el espíritu del Vaticano II. Esta experiencia le será muy valiosa a don Amadeo en su nueva diócesis, ya que ésta se encuentra inserta en la celebración de su X Sínodo.

Conocidos son también sus artículos semanales en la revista diocesana "Iglesia en camino" y reproducidos en el periódico "El Observador" de México, así como su trabajo en el espacio "Buenos días nos dé Dios" de Radio Nacional de España (RNE), donde forma parte del equipo extremeño que periódicamente realiza este programa radiofónico de reflexión cristiana.

Obispo extremeño

Monseñor Amadeo Rodríguez es de hecho (excepción hecha de Monseñor Fernández Conde que, aunque del presbiterio pacense, no era extremeño de origen y llegó a ser obispo de Córdoba en 1959) el primer sacerdote natural de la provincia de Badajoz promovido al episcopado después de seis décadas, en concreto desde que en 1943 lo fuera Monseñor Enrique Delgado, natural de Valverde de Llerena, que fue nombrado obispo de Almería y llegaría a ser el primer arzobispo de Pamplona. La elección por parte del Papa Juan Pablo II de un sacerdote del presbiterio de Mérida-Badajoz para la sede placentina ha constituido para el clero de ambas diócesis y para todo el pueblo cristiano de Extremadura.

Don Amadeo nació hace 57 años en la localidad extremeña de San Jorge de Alor, pequeña aldea de Olivenza, y realizó sus estudios sacerdotales en el Seminario de Badajoz, del que sería formador a mediados de los años 70.

Ordenado Sacerdote el 14 de junio de 1970, su primer destino pastoral fue el de coadjutor de la parroquia emeritense de San Francisco de Sales, comunidad situada en una zona con grandes problemas de marginación y pobreza, de la que posteriormente (1977-83) sería párroco y marcaría decisivamente la gran vinculación de Don Amadeo con la capital extremeña.

Después de obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (Catequesis) en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma, Don Amadeo Rodríguez fue nombrado por Monseñor Antonio Montero vicario episcopal de Evangelización y director del Secretariado Diocesano de Catequesis, tareas que simultaneaba con la vicaría territorial de la zona de Mérida, Alburquerque y Almendralejo, así como su labor docente en el Centro Superior de Estudios Teológicos, en la Escuela de Teología de Badajoz y en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.

En 1996 también fue nombrado canónigo de la Catedral Metropolitana de Badajoz, cuyo cabildo preside actualmente como deán.

Consagración episcopal

La consagración del nuevo obispo y la toma de posesión tendrá lugar en la catedral de Plasencia el sábado 30 de agosto a una hora todavía por determinar.

Sí se conoce, no obstante, el lema episcopal elegido por don Amadeo Rodríguez Magro, que será el mismo que el de don Antonio Montero como homenaje a su persona: "Parare vias Domini" (Preparar el camino al Señor).

Obispo para todos

La noticia de la designación de don Amadeo como nuevo obispo de Plasencia la daba el jueves el arzobispo de Mérida-Badajoz en el salón de actos del Arzobispado. Las primeras palabras de don Amadeo eran de agradecimiento a Dios "porque ha sido siempre bueno conmigo" y al Santo Padre "que me ha nombrado Obispo de la hermana y querida diócesis de Plasencia". También se mostró agradecido a su familia a las personas que han trabajado con él en el terreno pastoral, especialmente a don Antonio Montero. Felicitó Administrador Diocesano de Plasencia, don Juan Bautista Lobato, a quien felicitó por sugestión en estos meses de sede vacante y a su predecesor, don Carlos López.

Don Amadeo manifestó su disponibilidad para servir a su nueva diócesis. "Mi actitud -dijo- es la de hacerme desde el primer día un placentino más y hacer de las tierras del norte, en Salamanca, de las del centro, en Cáceres, y de las del sur, en Badajoz, mi casa y mi campo de brega cotidiano".

El Obispo electo de Plasencia afirmó que sueña con nuevos proyectos, sobre todo el Sínodo Diocesano y pidió la colaboración de los sacerdotes, de los religiosos y religiosas y de los laicos comprometidos en tareas eclesiales y de los que son testigos de su fe en sus ambientes.

Finalizó su intervención declarando que quiere ser un obispo "para todos, para los que creen y para los que de momento no contemplan el problema de Dios en sus vidas; a creyentes y no creyentes me ofrezco. Advierto ya que tendré como preferidos a los más débiles, a los que más sufran, a los que su pobreza humana, espiritual o social les haga más necesitados de la cercanía y afecto de su Obispo.

 

Ofreciendo la brújula de las coordenadas del Evangelio

Con 'Iglesia en Europa' el Papa Juan Pablo II busca dar un alma al viejo continente

Con la publicación de la exhortación apostólica 'Iglesia en Europa' ('Ecclesia in Europa'), Juan Pablo II ofrece una brújula para orientar la construcción de una comunidad europea siguiendo los puntos cardinales del Evangelio.

'Las raíces cristianas son para Europa la principal garantía de su futuro', afirmó al publicar en la Basílica de San Pedro del Vaticano la exhortación en la que recoge las conclusiones que concluye oficialmente el segundo sínodo de obispos para Europa.

El documento, de 135 página recoge las 40 proposiciones que presentaron los 179 obispos que participaron en la asamblea sinodal celebrada entre el 1 al 23 de octubre de 1999.

El lema de la exhortación es el mismo que el que tuvo el Sínodo de los obispos: 'Jesucristo vivo en su Iglesia, fuente de esperanza para Europa'.

El núcleo de la Exhortación

Dado que la Iglesia sólo cumplirá esta misión si vive, anuncia, celebra y sirve el evangelio de la esperanza, estos cuatro enunciados se convierten en el núcleo de la Exhortación. En primer lugar, el Papa hace un llamamiento a los católicos europeos a vivir a fondo el Evangelio, pues constata en la Iglesia en Europa síntomas preocupantes de mundanización. Para ello invita a no perder la identidad cristiana, a recuperar la vida interior, a mantener la comunión, a superar temores, lentitudes, omisiones e infidelidades y a continuar el camino del diálogo ecuménico. En segundo lugar, la exhortación invita a proclamar el misterio de Cristo, constatando que en Europa está creciendo el número de no bautizados a la vez existen muchos bautizados alejados de la fe, contagiados por una interpretación secularista de la fe, que necesitan una nueva evangelización. En tercer lugar, el documento constata la sed de Dios que siguen manifestando los europeos, y advierte ante el peligro de perder el sentido de la celebración de los Sacramentos, en particular el de la Reconciliación y la Eucaristía. En último lugar, propone el servicio de la caridad para extender la 'cultura de la solidaridad', dando nueva esperanza a los pobres con el amor preferencial.

En este sentido, el Papa ofrece tres grandes campos de acción: la defensa y ayuda de la familia (frente a propuestas y proyectos legales que desvirtúan su identidad); de la vida (frente a la escasa natalidad y las amenazas del aborto o de la eutanasia), y la acogida de los inmigrantes (fenómeno de grandes dimensiones en la Europa actual). Con respecto a la defensa de la vida y de la familia, el documento pontificio afirma 'la Iglesia no deja de alzar su voz para denunciar las injusticias y violencias cometidas contra las mujeres, en cualquier lugar y circunstancia que ocurran'. El Papa pide 'que se apliquen efectivamente las leyes que protegen a la mujer y que se establezcan medidas eficaces contra el empleo humillante de imágenes femeninas en la propaganda comercial, así como contra la plaga de la prostitución'.

Al mismo tiempo, desea que 'el servicio prestado por la madre, del mismo modo que por el padre, en la vida doméstica, se considere como una contribución al bien común, incluso mediante formas de reconocimiento económico'.

La propuesta

De este modo, los cristianos podrán ofrecer, según el Papa su contribución para una nueva Europa, que queda expuesta de manera muy concreta en el capítulo sexto.

La unión europea, según el Papa, 'no tendrá solidez si queda reducida sólo a la dimensión geográfica y económica, pues ha de consistir ante todo en una concordia sobre los valores, que se exprese en el derecho y en la vida' (n. 110). Por ello pide que en la futura Constitución Europea figure la referencia al patrimonio religioso y particularmente cristiano y que respete los derechos que son propios de las Iglesias y comunidades religiosas. En definitiva, según el Papa, 'Europa necesita un salto cualitativo en la toma de conciencia de su herencia espiritual' (n. 120). Por eso concluye diciendo a Europa: 'El evangelio no está contra ti, sino a tu favor'.

El documento incluye una oración dirigida a María para invocar su protección sobre Europa. (Zenit)

 

Algunos textos destacados

'Quisiera recordar la pérdida de la memoria y de la herencia cristianas, unida a una especie de agnosticismo práctico y de indiferencia religiosa, por lo cual muchos europeos dan la impresión de vivir sin base espiritual y como herederos que han despilfarrado el patrimonio recibido a lo largo de la historia'.

'Quiero proponer a todos, para que nunca se olvide, el gran signo de esperanza constituido por los numerosos testigos de la fe cristiana que ha habido en el último siglo, tanto en el Este como en el Oeste'.

'Se pide a la Iglesia en Europa que cultive la certeza de que el Señor, por el don de su Espíritu, está siempre presente y actúa en ella y en la historia de la humanidad'.

'En un contexto contaminado por el laicismo y subyugado por el consumismo, la vida consagrada, don del Espíritu a la Iglesia y para la Iglesia, se convierte cada vez más en signo de esperanza, en la medida en que da testimonio de la dimensión trascendente de la existencia. Análoga estima merece la labor de laicas y laicos cristianos, realizada frecuentemente en lo recóndito de la vida ordinaria'.

'Para poder anunciar el Evangelio de la esperanza hace falta una sólida fidelidad al Evangelio mismo. Por tanto, la predicación de la Iglesia en todas sus formas, se ha de centrar siempre en la persona de Jesús y debe conducir cada vez más a Él'.

'Animo además a la Iglesia en Europa a dedicar una creciente atención a la educación de los jóvenes en la fe. Al poner la mirada en el porvenir no podemos dejar de pensar en ellos: hemos de encontrarnos con la mente, el corazón y el carácter juvenil, para ofrecerles una sólida formación humana y cristiana'.

'El amor preferencial a los pobres es una dimensión necesaria del ser cristiano y del servicio al Evangelio. (...) Es preciso también dejarse interpelar por el fenómeno del desempleo, que es una grave plaga social en muchas naciones de Europa'.


Información diocesana

Los arciprestes de la Provincia Eclesiástica celebran el Jubileo en Guadalupe

Realizaron una serie de propuestas de cara al Año Jubilar para las parroquias de Extremadura

Los arciprestes de Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz han celebrado el pasado jueves, 26 de junio, en el Monasterio de Guadalupe, el Año Jubilar Guadalupense, con motivo del 75 aniversario de la Coronación Canónica de la Patrona de Extremadura.

El encuentro daba comienzo con la oración inicial, para pasar a la Ponencia pronunciada por el guardián del Monasterio, fray Guillermo Cerrato Chamizo, quien expresó la necesidad de situar el lugar de guadalupe como "Entraña viva, corazón y santuario" desde el que manifestar la confianza filial, para reavivar la fe. Fray Guillermo llamó a los asistentes a reconocer la necesidad básica de sentirse hijos "porque Alguien nos ama", descubriendo en santa María de Guadalupe a la "Madre y Patrona" que alienta la trayectoria de fe y vida de quienes ven en este icono de María el foco de piedad y devoción que alimenta el camino.

Propuestas

Con el objetivo puesto en obtener las gracias espirituales concedidas por el Santo Padre, avivar la vida cristiana y la devoción mariana, bajo la advocación de Santa María de Guadalupe, Patrona principal de la región extremeña y cultivar y extender su devoción a todos los pueblos y ciudades del ámbito eclesial de las tres diócesis, los arciprestes llevaron acabo una reflexión tras la que se propusieron algunas acciones. Entre ellas destacan que se celebre con especial esmero pastoral y solemnidad la festividad de santa María de Guadalupe en todas las parroquias y comunidades de las tres diócesis, promover el acontecimiento jubilar a través de los medios de comunicación, animar a todos los pastores para que se promueva la devoción a Santa María de Guadalupe en todas las comunidades de las diócesis, recomendar acciones catequéticas y solidarias, además de ejercicios de piedad en torno al Año Jubilar Guadalupense, sugerir peregrinaciones y marchas arciprestales y parroquiales, así como de grupos cristianos al Santuario de la Patrona de Extremadura, promover la presencia de la Virgen de Guadalupe en las casas particulares, las sacristías, los templos etc., domiciliar en Guadalupe los acontecimientos diocesanos e interdiocesanos y promover la peregrinación a Guadalupe de determinados colectivos como sacerdotes, religiosos, familias, jóvenes, mayores, niños etc.

Peregrinación diocesana

Por otro lado, cada diócesis se compromete a organizar una peregrinación diocesana, así como colaborar en una magna de toda la Provincia Eclesiástica.

Finalizada la reunión los asistentes celebraron la Eucaristía en la basílica del Monasterio, presidida por el Arzobispo y concelebrada por el obispo de Coria-Cáceres, don Ciriaco Benavente y el administrador diocesano de Plasencia don Juan Bautista Lobato, así como por los asistentes al encuentro. Posteriormente tenía lugar una comida de hermandad en la Hospedería tras la cual pudieron ver el extraordinario documento de las imágenes cinematográficas, recuperadas por la Filmoteca Extremeña, de la Coronación Canónica de santa María de Guadalupe, grabadas el día 12 de octubre de 1928, en las que se ve al Rey Alfonso XIII y al Cardenal Segura coronando a la imagen en medio del fervor del pueblo extremeño, con asistencia de autoridades eclesiásticas, civiles y militares.

 

También se entregó la Encomienda de la Orden del Mérito Civil al sacerdote y periodista Antonio Pelayo

El obispo extremeño Monseñor Cipriano Calderón recibe la Gran Cruz de Isabel la Católica

Su Majestad el rey, a propuesta del Consejo de Ministros, ha concedido la Gran Cruz de Isabel la Católica al obispo placentino don Cipriano Calderón Polo, vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina (CAL).

La condecoración le fue entregada en la tarde del martes en la embajada de España ante la Santa Sede por el embajador don Carlos Justo Abella y Ramallo. En el acto, se entregó también la Encomienda de la Orden del Mérito Civil al sacerdote y periodista Antonio Pelayo, corresponsal en Roma de Antena 3 TV y del semanario 'Vida Nueva'.

En la ceremonia, sumamente concurrida, participaron el cardenal Darío Castrillón Hoyos, prefecto de la Congregación para el Clero, así como los monseñores Gabriele G. Caccia, asesor para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado Vaticana, y Pietro Parolin, subsecretario para las Relaciones con los Estados.

En sus palabras de agradecimiento, monseñor Calderón, ofreció el homenaje 'a Hispanoamérica, el "continente de la esperanza"', 'pensando que Isabel la Católica fue, de alguna manera, la iniciadora de la Evangelización de América'.

'Por ello y por su santidad de vida, bien merece, si así lo dispone la Iglesia, ser llevada a los altares como deseamos y para ello trabajamos, sobre todo con ocasión del quinto centenario de su muerte, que se cumple el próximo año (26 de noviembre)', añadió.

Nacido en Plasencia en 1927 y ordenado sacerdote hace ahora 50 años en Roma, monseñor Calderón fue el portavoz para los periodistas de lengua española durante el Concilio Vaticano II, y fundador y director de la edición semanal en castellano de 'L'Osservatore Romano' en 1969.

Al reformar y potenciar la Comisión Pontificia para América Latina, el Papa lo nombró vicepresidente y le elevó a la dignidad episcopal, siendo consagrado el 6 de enero de 1989. Desde hace 6 años es también miembro de la Congregación de los Obispos. Zenit/Redacción

 

El arzobispo impartió la bendición a la salida del convoy en Mérida

El 'Tren de la Esperanza' llevó a Lourdes a 400 peregrinos

Cuatrocientos peregrinos extremeños han participado en la tradicional peregrinación de enfermos a Lourdes, conocida popularmente como el 'Tren de la Esperanza', que este año alcanzaba su decimoprimera edición. Partían la víspera de san Juan para regresar este lunes. De los 400 peregrinos, 112 eran enfermos, 180 voluntarios y 100 peregrinos válidos.

'El Tren de la Esperanza' iniciaba su recorrido en Mérida el día 23 a las 22.00 horas tras la bendición impartida por el arzobispo don Antonio Montero. Llegado a Cáceres, se sumaban los peregrinos de Coria-Cáceres, donde eran despedidos por el obispo de esa diócesis, don Ciriaco Benavente.

Año Internacional

Al celebrarse durante el 2003 el 'Año internacional de las personas con discapacidad', el grueso de la peregrinación estaba integrada por discapacitados físicos y psíquicos gravemente afectados. La mayoría de ellos procedían del CAMF de Alcuéscar, de las Casas Familiares de los Hermanos de la Cruz Blanca de Cáceres, Sevilla y Villafranca del Bierzo (León), de la Casa de la Misericordia de Alcuéscar, del Hospital Sánchez Ambrona de Mérida y de sus domicilios particulares.

 

Don José Gago sustituye a monseñor Adrián González en la Vicaría Judicial

El relevo se efectuó el pasado lunes

El sacerdote don José Gago González tomaba posesión el pasado lunes como Vicario Judicial de Mérida-Badajoz en sustitución de don Adrián González Martín, que ha ocupado este cargo desde el año 1975.

Don José Gago era hasta ahora fiscal general de la archidiócesis y Defensor del Vínculo dentro del Tribunal Metropolitano, en el que ha ejercido anteriormente el cargo de notario. Además es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Canonistas. Durante 8 años fue también Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social

Licenciado en Teología y en Derecho Canónico, don José Gago ha sido párroco de Santa María la Real (San Agustín), en Badajoz durante los últimos 13 años. Anteriormente tuvo a su cargo las parroquias de La Lapa, Zalamea de la Serena y Sagrajas.

Don Adrián González, jurista de reconocido prestigio nacional, continuará trabajando en el Tribunal como juez adjunto. Es doctor en Derecho Canónico, con una tesis sobre el 'La valoración del documento privado' y ha publicado diversos artículos en numerosas revistas especializadas.

Don Adrián cesa en la vicaría Judicial después de haber trabajado durante 49 años en la curia diocesana, donde ha ejercido además las funciones de Notario de Curia, Viceadministrador General de la diócesis y Secretario General.


Al paso de Dios

En manos de Dios

La vida de cada ser humano transcurre en manos de Dios: la del santo y la del pecador. Sus manos están siempre abiertas para sostenerlos a ambos y sus brazos dispuestos para acogerlos. La disponibilidad gratuita y amorosa de Dios no nos falta nunca. Si se tuercen nuestros caminos es porque en ocasiones somos esquivos a su dulzura y rechazamos sus caricias; preferimos ignorar su presencia amorosa y hacer como si estuviera ausente de nuestra vida.

Los creyentes, aunque torpes e infieles, sabemos que estamos en manos de Dios; reconocemos que lo que vamos haciendo a lo largo de nuestra vida, nuestras opciones y decisiones, tienen el sello de su mirada providente y de su empujón paternal. Nos orientamos hacia el futuro escudriñando sus designios y nada de lo que hacemos se aparta de su presencia, que nos contempla como un proyecto diseñado con amor para su gloria (la gloria de Dios es que el hombre viva), pues su alegría es nuestra felicidad y salvación, la de cada uno y la de todos juntos.

Cada paso de la vida del cristiano es gracia, porque en todo está en la mano de Dios. Él va marcando el rumbo de nuestros caminos y nos pone en la senda de lo que espera de nosotros. A cada persona, además de cooperar con Él, sólo nos resta decirle: nos abrimos a tus cuidados, Señor.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos el XIV Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Ezequiel 2, 2-5

En aquellos días, el espíritu entró en mí, me puso en pie y oí que me decía:

- Hijo de Adán, yo te envío a los israelitas, a un pueblo rebelde que se ha rebelado contra mí. Sus padres y ellos me han ofendido hasta el presente día. También los hijos son testarudos y obstinados; a ellos te envío para que les digas: "Esto dice el Señor". Ellos te hagan caso o no te hagan caso, pues son un pueblo rebelde, sabrán que hubo un profeta en medio de ellos.

 

Salmo 122, 1-2a, 2bcd, 3-4

R. Nuestros ojos están en el Señor, esperando su misericordia.

A ti levanto mis ojos,

a ti que habitas en el cielo.

Como están los ojos de la esclava

fijos en las manos de sus señores.

Como están los ojos de la esclava

fijos en las manos de su señora,

así están nuestros ojos

en el Señor, Dios nuestro,

esperando su misericordia.

Misericordia, Señor, misericordia,

que estamos saciados de desprecios;

nuestra alma está saciada

del sarcasmo de los satisfechos.

del desprecio de los orgullosos.

 

Carta 2ª de san Pablo a los Corintios 12, 7b-10

Hermanos: Para que no tenga soberbia, me han metido una espina en la carne: un emisario de Satanás que me apalea, para que no sea soberbio. Tres veces le he pedido al Señor verme libre de él y me ha respondido: "Te basta mi gracia: la fuerza se realiza en la debilidad". Por eso, muy a gusto presumo de mis debilidades, porque así residirá en mí la fuerza de Cristo. Por eso, vivo contento en medio de mis debilidades, de los insultos, las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

 

Evangelio según san Marcos 6, 1-6

En aquel tiempo, fue Jesús a su tierra en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada: "¿De donde saca todo eso? ¿Qué sabiduría es esa que le han enseñado? Y esos milagros de sus manos?¿No es éste el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón? ¿Y sus hermanos no viven con nosotros aquí?". Y esto les resultaba escandaloso. Jesús les decía: "No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa".

No pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se extrañó de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando.

Comentario litúrgico

Un pueblo rebelde

Con este domingo volvemos al Tiempo Ordinario que comprende las treinta y cuatro semanas del año que no pertenecen a Adviento-Navidad o a Cuaresma-Tiempo Pascual.

Es un tiempo litúrgico que tiene su atractivo porque nos sitúa en la vida cristiana de cada día y, como alimento de la misma, la Iglesia nos convoca cada domingo para celebrar la presencia de Cristo en la Palabra y en la Eucaristía.

La liturgia de las misas dominicales nos proponen una lectura continuada del evangelio correspondiente (en este Ciclo B, el de san Marcos) y una lectura del AT que toque de algún modo el tema de aquel.

Siguiendo este itinerario hoy nos encontramos que el tema coincidente es la rebeldía del pueblo de Israel ante el anuncio de la Palabra y su negativa a aceptar la voluntad de Dios. Así, en la primera lectura, nos topamos con la confidencia que Dios le hace al profeta Ezequiel: se queja de que su Pueblo se ha rebelado contra Él. A pesar de todo, invita al Profeta a que continúe con su misión de advertir al Pueblo que Él , Dios, no se cansará de provocarles esperando ser escuchado.

En el evangelio, el conflicto se plantea nada menos que entre Jesús y su propio pueblo, Nazaret. Ante la sabia y nueva doctrina que trae y los milagros que hace Jesús, la respuesta de sus conciudadanos es negativa apoyándose en los humildes orígenes familiares de Jesús.

Si queremos hacer una lectura provechosa de estos textos hemos de hacerla desde nuestro interior y descubriremos en él semillas de rebeldía que son las que nos llevan al pecado y, lo que es más grave, a intentar justificarlo con falsos argumentos.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

7, lunes: Gen 28, 10-22a; Mt 9, 18-26.
8, martes: Gen 32 22-32; Mt 9, 32-38.
9, miércoles: Gen 41, 55-57; 42, 5-7a, 17-24; Mt 10, 1-7.
10 jueves: Gen 44, 18-21, 23b-29; 45, 1-5; Mt 10, 7-15.
11, viernes: Gen 46, 1-7; Mt 10, 16-23.
12, sábado: Gen 49, 29-32; 50, 15-26a; Mt 10, 24-33.
13, domingo: Am 7, 12-15; Ef 1, 3-4; Mc 6, 7-13.

 

Santoral

10 de julio: Bto. Carmelo Bolta y comp. (+1860)

Los franciscanos son custodios de Tierra Santa y están acostumbrados a los peligros del país en el que más se reza y más se odia. Recientemente hemos asistido al asedio de la Basílica de la Natividad de Belén y hemos podido observar a los hijos de san Francisco mediar entre unos y otros por la paz.

En 1860 todavía no había judíos en Tierra Santa, pues los asentamientos sionistas comienzan en el siglo XX, pero sí cristianos en minoría dentro de la provincia palestinense del imperio Turco Otomano. En 1856 el Sultán de Estambul, Abdul-Megid, equiparó las confesiones religiosas de sus dominios, pero los Drusos, esos guerrilleros que ahora no se identifican ni con judíos ni con palestinos, comenzaron entonces a matar cristianos masivamente porque se sentían equiparados a los "perros incircuncisos" compartiendo su misma ciudadanía.

Carmelo Bolta o Francisco Pinazo, habían ocupado cargos múltiples en el seminario de Jerusalén, en los colegios de Belén o en los hospitales de Nazaret... por eso los drusos los arrojan por la azotea del noviciado de Damasco,junto a cinco españoles más, rematándolos a golpe de maza en la noche del 10 de julio de 1860.

Eran franciscanos españoles que habían sido expulsados de aquí por la expoliación desamortizadora de Mendizábal: hay hombres cuya santidad está marcada por la intolerancia del entorno, pero consiguen ser testigos de paz, como Cristo en la cruz.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

7, lunes: Fermín, Marcial, Panteno, Edilburga, Odón.
8, martes: Gliceria, Procopio, Pancracio, Hadriano III.
9, miércoles: Cirilo, Félix, Herumberto, Verónica Juliana, Melania.
10, jueves: Rufina y Segunda, Anatolia y Victoria, Amalberta.
11, viernes: Benito, Pío I, Marciano, Marciana, Abundio.
12, sábado: Proclo, Hilarión, Inés Le-Thi, Ignacio C. Delgado, Abundio.
13, domingo: Enrique, Serapión, Miropes, Mildreda.


Contraportada

En el mensaje se recuerda que el buen conductor es el que domina su vehículo, y no al revés

Con el lema 'Condúcete' la Iglesia española celebra la jornada de Responsabilidad en el tráfico

Como cada año, el primer domingo del mes de julio, la Conferencia Episcopal Española lanza la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico, que este año tiene como lema 'Condúcete'. El objetivo es provocar la reflexión entre todos los usuarios de la vía pública (conductores y peatones), con una llamada a la responsabilidad y al dominio de si mismo, tanto si se va al volante como si no. Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), en el año 2002 perdieron la vida en la carretera más de 4.000 personas y otras tantas resultaron heridas, en los 3.434 accidentes que ocurrieron en España.

Para intentar paliar esta situación, monseñor Carmelo Echenagusía, obispo promotor de la Pastoral de la Carretera, recuerda en su mensaje para esta Jornada que "la falta de dominio de sí mismo, el afán desmedido de velocidad, la impaciencia y la irritación pueden arrastrarnos a trasgredir las normas de circulación y convivencia".

Explicando el lema para esta Jornada, monseñor Echenagusía hace suyas las palabras del Episcopado belga que afirmó que "el problema de la circulación es fundamentalmente una cuestión moral y de la conciencia", para continuar diciendo: "Se suele decir: 'si quieres saber el grado de caballerosidad de una persona, ponla al volante'. Este dicho, expresión de la sabiduría popular, nos indica que, con frecuencia, algo importante cambia en la conducta de una persona cuando ésta se pone al volante. Su psicología y comportamiento sufren una alteración muy acusada:personas que en su vida ordinaria son educadas, corteses y pacientes, se convierten con frecuencia en seres exigentes, nerviosos, intolerantes ante los errores y fallos de los demás, hasta groseros y agresivos en palabras y gestos".

La carretera, camino de santidad

Y para un cristiano, con más razón, se han de evitar tales actuaciones, pues "para él la carretera debe ser también una plataforma especial para ejercer sus virtudes, cimentadas, sobre todo, en la prudencia y en la caridad. Ya nos lo dijo en 1960 el hoy beato Papa Juan XXIII: 'Las normas de circulación están confiadas al buen sentido, a la cortesía, a la paciente y vigilante aplicación de todos'. Su antecesor, el Papa Pío XII, nos había advertido: 'El desarrollo normal de la virtud de la caridad lleva consigo necesariamente la comprensión, la benevolencia y los buenos modales'. Y es de lamentar cómo, en la conducta de muchos, desciende notablemente la práctica de estas virtudes cuando ponen sus manos al volante. El cristiano, en efecto, debe dejarse llevar siempre, no por los bajos instintos, sino por el Espíritu ( cfr. Gal. 5, 19-24). Si así lo hace, la carretera se convertirá para él en camino de santificación".

En este sentido, en el mensaje se alude al Congreso Europeo de Apostolado de la Carretera que se celebró en Roma en febrero. En esa ocasión se reunieron representantes de once países, que concluyeron que es necesario promover una "cultura cristiana de la carretera", y que "las carreteras, arterias de paso, han de ser también lugares de encuentro de personas, incluso plazas y areópagos de la nueva evangelización".

Los datos

En el mensaje también se recogen algunas cifras de accidentes. Se habla, por ejemplo, de que a lo largo del siglo XX más de 35 millones de personas han muerto en accidentes relacionados con el tráfico y que más de 1.500 millones han resultado heridas.

Refiriéndonos a España, según el informe de la DGT de primeros de este año, referido a la siniestralidad en carretera, podemos leer que "el resultado de la accidentalidad en carretera, excluidas las zonas urbanas, ­y con datos de seguimiento hasta las 24 horas de ocurrido el accidente por la inmediatez de la información­, el año 2002 se cierra con 3.434 accidentes mortales. En estos accidentes han fallecido 4.026 personas, 2.031 han resultado con heridas graves y 1.918 con heridas leves. Estos datos suponen, con respecto al año 2001, descensos del 2,6% en el número de accidentes, del 2,9% en el de muertos, 5% en heridos graves y 2,1% en heridos leves". Esta tendencia a la baja se viene repitiendo desde el año 1989, un año especialmente trágico en las carreteras españolas con más de 6.000 muertos.

Educación y responsabilidad

En el mensaje de la Jornada, además se recuerda que 846 peatones fallecieron en las vías públicas; que entre un 30% y un 50% de los accidentados superaban la tasa mínima permitida de alcoholemia y que el 50% de los conductores de ciclomotores cometen infracciones, algunas de ellas muy graves.

Ante este panorama, el mensaje aboga primero por la educación vial para todos. En este aspecto, la DGT está invirtiendo 35 millones de euros en educación vial, con el objetivo principal de reforzar la educación en valores y actitudes.

Además, desde el Apostolado de la Carretera se pide que se respeten las medidas elementales de seguridad, como son el uso del cinturón o del casco y que los usuarios conozcan las nuevas normas de circulación, tachando de irresponsabilidad su desconocimiento. Campañas como la de vigilancia del uso del teléfono móvil al volante, concluida recientemente por la DGT, van encaminadas en este sentido, pues no hay que olvidar que el uso del móvil multiplica por 6 el riesgo de distracción y que el año pasado murieron 941 en accidentes causados por esa causa.

Por último, se recuerda que "el uso de la vía pública es de las personas y su vida es irrepetible y no puede ceñirse su valor a lo estipulado por seguro".

JCP


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com


 


Return to Camino