Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: Iglenca@grn.es

Número 261. 5 de julio de 1998

Director: José María Gil

 

Portada

La asignatura de religión, a examen

Un estudio de la Conferencia Episcopal señala
que hay buena valoración de la enseñanza
y carencias en la aceptación de los contenidos

La Enseñanza religiosa en los centros escolares es el título de un estudio sociológico que ha sido elaborado por la Conferencia Episcopal Española, con los datos aportados por una serie de encuestas, llevadas a cabo en toda España, en el que se evalúa la situación actual de esta asignatura, la actitud hacia ella de alumnos, padres y profesores, etc.

En general, la actitud de los alumnos hacia la asignatura de religión es positiva en todo tipo de centros. En los centros públicos se valora en general aún mejor, (88,6%), que en los centros católicos, (81,1%). En cuanto a la valoración que se hace del profesor de religión por parte de los alumnos también es positiva.

Lo que ya no es tanto, en los datos que ofrece el estudio, es la aceptación de los contenidos de la asignatura: así entre los alumnos predomina una concepción básica de Dios como "Padre que nos cuida y nos ama", con el que el 65 % de los alumnos siente la necesidad de comunicarse con Él mediante la oración, pero no se le considera en la misma proporción como el valor supremo de la existencia. Con respecto a la resurrección, no llegan a la mitad los alumnos que afirman claramente creer que hay vida después de la muerte.

En cuanto al aborto su rechazo total es de un 60% de los alumnos. Pero el porcentaje se reduce si se tienen en cuenta los cursos superiores. La adhesión, en cambio, a disfrutar de completa libertad sexual aumenta con la edad: un 57% d elos alumnos de 4º de ESO y el 60% de los de 3º de BUP.

Editorial

Las vacaciones del ama de casa (?)

Estamos, como ahora se dice, ante el colectivo más numeroso del mundo laboral. Primero, porque las responsabilidades materiales y familiares del ama de casa son todavía función exclusiva de muchos millones de mujeres españolas; y segundo, porque amas de casa son igualmente, entre nosotros, aquellas otras, millones ya también, que simultanean un trabajo extradoméstico con la batuta de las labores hogareñas, si bien, en los más de los casos, asistidas por sus cónyuges y por los hijos de ambos, al compás de su crecimiento.

En suma, que casi todas las mujeres españolas, si acaso con la excepción de las que disponen de numerosa servidumbre, suelen ser aplicadas y abnegadas amas de casa durante todo el santo año. También en las vacaciones?

Si es que no las tienen, porque su nivel de vida familiar no da para tanto, ya está todo dicho, porque ese oficio las merece y las necesita. Protestamos, por tanto, y que se lo piensen bien todos los de la casa para aliviar, al menos en verano, la carga de la mamá o de la entrañable tía soltera, tantas veces generosa y sacrificada. Pero hablamos de las amas de casa que "emigran" en vacaciones, aunque quizá no de vacaciones, con toda la tropa familiar y, si no van a hoteles de pensión completa, han de trabajar ellas como esclavas para alimentar y vestir a la tribu de maridos, hijos, sobrinos o nietos, todos con derecho al descanso. Y ellas no?

Ojo, amigos, con la explotación inconsciente de la más buena del clan y también la más necesitada de relax veraniego! A currar, pues, todo hijo de vecino! Las vacaciones pueden y deben ser un divertido y esforzado entrenamiento de todos para hacerse felices entre sí. De acuerdo? No hay de qué.

 

Carta del Arzobispo

Jubilados activos en la Iglesia

Debido, sin duda, a los enormes progresos de la medicina y de la dietética, pero, como efecto también de una nueva cultura del envejecimiento, nos encontramos, por un lado, con una prolongación entre diez y veinte años de la vida humana y, por otro, con una proporción de jubilados muy superior a lo que antes representaban éstos en la pirámide de edades. A esto último contribuye, en el polo opuesto, la también acelerada, ya alarmante, disminución de la natalidad en los últimos veinticinco años. En todo caso, nuestros mayores, aunque sean tan viejos como los de antaño, no están tan viejos como ellos.

En la que hoy se denomina (de algún modo hay que llamarla) la Tercera edad, se engloban los que se jubilaron de un trabajo fijo, por lo común a los sesenta y cinco años, junto a otros muchos a los que diversos avatares de la vida los han ido retirando del (vaya palabreja!) mercado laboral. E incluyendo, cómo no, a la multitud considerable de aquellos, y más aun de aquellas, que nunca tuvieron un empleo contratado del que ahora hayan de jubilarse.

Cuidado con no confundir la falta de empleo, o la condición de pensionista, con el ocio, el aburrimiento o la ausencia de sentido en sus vidas. Muy por el contrario, en esa gran banda de varones y de mujeres entre los sesenta y los setenta y cinco años, -es una acotación aproximada- encontramos a granel personas de alta calidad humana y de recios perfiles cristianos. Nacidos entre los años veinte y los cuarenta, ellos representan a unas generaciones marcadas por el ambiente religioso y la austeridad de vida, cuyos exponentes más significativos fueron también la estabilidad de la familia, la abundancia de vocaciones consagradas y la implantación vigorosa de la Acción Católica.

Una gran reserva moral

Son legión todavía entre nosotros, pero no ya por mucho tiempo, los abuelos y abuelas que se mantienen en activo en sus propias familias, en las comunidades cristianas y en el seno de la sociedad. Baste recordar, en lo civil, a los valiosos Colegios de eméritos y a varias figuras egregias de nuestra cultura. Y en las filas de la Iglesia, los grupos parroquiales y diocesanos de la Tercera edad y la asociación católica internacional "Vida ascendente".

A mediados de los años setenta, aproveché unas semanas de vacaciones para recorrer varias diócesis de Francia y de Suiza, con miras a comprobar de cerca la implantación de las revistas católicas en las parroquias urbanas y rurales del país. Aquello supuso para mí una experiencia enriquecedora, pero no sólo por eso; acaso lo que más despertó mi atención fue encontrarme en todos los ambientes eclesiásticos franceses posters muy vistosos y desplegables llenos de interés, sobre los movimientos cristianos de la Tercera edad.

Y lo que me hizo valorar más a fondo este fenómeno fue una larga conversación, en la Residencia Arzobispal de Marsella, con el entonces su arzobispo, hoy famoso cardenal de la Curia Romana, monseñor Roger Etchegaray, que siempre me ha honrado con su amistad. Nuestra Iglesia, me decía Roger, tiene en estas personas mayores una inmensa reserva espiritual y apostólica, porque nacieron y crecieron en ambientes de fe y de prácticas cristianas, que ellas siguen viviendo y compartiendo.

La dimisión de los padres

Pasado un cuerto de siglo desde aquellos contactos exteriores, compruebo ahora, en las correrías pastorales por tierras y poblaciones de Extremadura, un fenómeno parecido, salvadas importantes diferencias. No puedo afirmar que nuestra diócesis presente en la actualidad una fisonomía espiritual homóloga del desértico panorama religioso de los barrios de Marsella en los años setenta; pero sí que está adquiriendo una importancia singular entre nosotros el papel educativo de los abuelos en los hogares posmodernos hoy en boga. El trabaja fuera, ella también. Los niños se van al cole, vienen cansados, se pegan al televisor. Quién hablará con quién? La modelación educativa del alma de los niños, por la amorosa y sostenida comunicación con el padre y con la madre, o brillan por su ausencia, o se quedan en intentos aislados de diversa longitud de onda.

Otras veces se produce, sí, una simultaneidad de horarios en casa entre los niños y sus progenitores, o, al menos uno de ellos. Pero se trata de parejas, entre los treinta y los cuarenta años, cuya adolescencia, juventud y primeras etapas conyugales discurrieron entre trasiciones políticas y religiosas, entre quiebras de modelos sociales; carentes é y ella de guías, con la resultante de una desestructuración interior, de una pavorosa falta de entrenamiento para educar en valores a otros seres humanos, aunque sean los propios hijos.

Pasemos ahora, sin cargar más las tintas, al terreno religioso. Contemplen ustedes las paredes del pisito, del adosado, del duplex. Lo más frecuente es que en la decoración interior no figure un crucifijo ni una Virgen, ni la menor referencia religiosa. Rezan ustedes en casa? No es discreto preguntarlo, pero a veces te sorprenden con una respuesta tan chusca como, en defintiva, consoladora: Eso lo llevan los abuelos.

Helos aquí al abuelo, recién jubilado, que lleva y recoge a los niños en sus idas y venidas al colegio. A la abuela que los enseña a rezar; a los dos viejos, que le dan al hogar un cierto aroma creyente y cristiano, sin que se opongan, justo es decirlo, y hasta más bien agradeciéndolo, los dos padres treintañeros, que viven alienados por el trabajo, por las diversiones, cuando pueden, y siempre, naturalmente, por el cuponazo. Ya sé que no es éste un modelo único, que la realidad ofrece contrastes más complejos. Sí; pero cuántos casos se dan en los que los abuelos han de asumir, por segunda vez, la educación religiosa de sus descendientes!

Voluntariados plurales

Cambiemos de escenario. Y pasemos a referirnos a la inmensa minoría de las personas ya mayores, incardinadas desde siempre a una vida cristiana comprometida, que se jubilan con júbilo y aspiran, no tanto a darle más años a la vida, cuanto a infundirles más vida a los años. Son un ejército laical de voluntarios dispuestos a servir a la comunidad cristiana y a los sectores más pobres de la sociedad, con la donación de su tiempo libre, en los voluntariados más plurales: Catequesis a todos los niveles, animación litúrgica, visitas regladas a los enfermos, servicios asistenciales de Cáritas, gestión económica de las parroquias, trabajos materiales y gratuitos de su propia profesión anterior.

Esto sí que es una cultura del ocio, en su sentido más elevado. La presencia del hombre maduro, de la abuela con energías, lo mismo en un coro parroquial, que en la campaña contra el hambre, o en una cofradía fervorosa, genera simpatías, suscita ayudas y estimula la imitación. Aquí no sobra nadie y nos faltan muchos. Y, si no, ahí están la calle, el barrio irredento, la institución de ayuda, esperando brazos y, más que eso, corazones amigos. Venid también vosotros a mi viña!

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Centrales

Un estudio de la Conferencia Episcopal evalua la situación actual
de la enseñanza de religión

Buena valoración de los profesores y carencias importantes en la aceptación de los contenidos

"La Enseñanza religiosa en los centros escolares" es el título de un estudio sociológico que ha sido presentado al término de la última reunión de la Comisión Permanente de los Obispos españoles, celebrada en Madrid el pasado mes de junio.

Este estudio es fruto de una elaborada serie de encuestas, llevadas a cabo en toda España entre profesores, padres y alumnos. Con ella se pretende evaluar la calidad de la enseñanza religiosa escolar.

En total han sido realizadas 6.366 encuestas: 2.946 a alumnos, 2.364 a padres y 1.056 a profesores, estratificadas por tipo de enseñanza (pública o privada) y por etapas educativas, por comunidades autónomas y con una selección aleatoria de centros o profesores, dependiendo de los casos.

Valoración positiva

Según el cuestionario aplicado a los alumnos de la clase de religión y moral católica, en primer lugar no se observan diferencias apreciables de actitud y opiniones por razón de sexo. En general, la actitud de los alumnos hacia la asignatura de religión es positiva en todo tipo de centros. En los centros públicos se valora en general aún mejor, (88,6%), que en los centros católicos, (81,1%). Hay que tener en cuenta que en estos la opción por la enseñanza religiosa se realiza al optar por este tipo de centro. En los centros públicos necesariamente la valoración se personaliza más.

La influencia de la clase de religión en los alumnos varía claramente de primaria a secundaria, así si atendemos a las respuestas por cursos, se aprecia que entre los alumnos de 6º de Primaria (83 %), los alumnos de 4º de ESO (37 %) y los de 3º de BUP (24 %) se reduce sensiblemente el número de los que manifiestan que la clase de religión les ayuda mucho para su fe en Jesús, y aumenta la proporción de los que afirman que no les ayuda nada.

Se distribuyen de forma similar ante la frase "La clase de Religión me ayuda a saber qué está bien y qué está mal".

En cuanto a la valoración que se hace del profesor de religión por parte de los alumnos también es positiva: más de la mitad de los alumnos aprecian al profesor de religión igual que al resto de los profesores. Entre los alumnos de 4º de ESO y 3º de BUP, hay un tercio del total que considera que el profesor de religión es mejor que los demás, y coincide este porcentaje con el que dice mantener una relación más personal y cercana que con los demás profesores.

Por lo que se refiere a las conclusiones sobre los padres de los alumnos, en el estudio de la Conferencia Episcopal destaca que los padres que se declaran no practicantes e incluso no creyentes consideran la religión como un factor muy importante para la formación de sus hijos. La elección de la asignatura se hace mayoritariamente de manera consensuada entre padres y alumnos.

Los padres y los profesores

Sobre los profesores de religión católica se desprende del estudio que son profesores jóvenes, con una media de edad en Primaria de 32 años. El perfil social del profesor de religión se concreta en: seglares (58%), con una mayor presencia femenina, sacerdotes diocesanos y religiosos (34%). El 40% son casados y sacerdotes secularizados el 2,5%. Esta situación ayuda a superar tópicos de clericalización en la enseñanza religiosa escolar.

En cuanto a las razones que los profesores aducen para dedicarse a la enseñanza de religión son especialmente dos: la respuesta a una vocación evangelizadora y a una vocación docente. No hay ningún profesor de religión que no posea un título académico básico, requerido por la ley para enseñar religión. Además de estos títulos, similares a los de sus compañeros de otras áreas, posee una preparación didáctica adecuada, requisito exigido por la Conferencia Episcopal española para conceder la Declaración Eclesiástica de Idoneidad (DEI). Esta Declaración la tiene el 80,6% en relación a 1989 en que sólo la poseía un 35% del profesorado. También se señala que un 53% del profesorado lleva entre 15 y 20 años dando clases de religión.

Los profesores afirman que el 41% de los padres se interesa poco o nada por la educación religiosa de sus hijos. También se indica que los profesores, en gran mayoría, se sienten integrados en el centro escolar en todos los aspectos. El 52% participa activamente en el Proyecto Educativo y Curricular.

Un 62% delos profesores denuncian las alternativas a la clase de religión que ni siquiera se imparten. Apuntan que no existe alternativa puesto que son recreos, se realizan deberes. No hay profesores designados para esta enseñanza. También denuncia la discriminación económica de los profesores de Educación Primaria y la falta de información a la sociedad sobre el valor de la enseñanza religiosa para la formación de los alumnos. (SIC)

Lagunas importantes en la aceptación de los contenidos

Entre los alumnos predomina una concepción básica de Dios como "Padre que nos cuida y nos ama", con el que el 65 % de los alumnos siente la necesidad de comunicarse con Él mediante la oración, pero no se le considera en la misma proporción como el valor supremo de la vida. De las frases propuestas sobre Jesucristo, el 70 % de los alumnos se adhiere a "Es el Hijo de Dios hecho hombre para salvarnos", pero otros dos grupos de un 15% cada uno de ellos, que afirman de Jesús ser "un hombre excepcional" y "un líder social".

Las actitudes y opiniones de los alumnos en relación con la vida eterna reflejan un problema importante en la transmisión de estos contenidos de la fe cristiana. No llegan a la mitad los alumnos que afirman claramente creer que hay vida después de la muerte.

Pero estas proporciones bajan aún más cuando se les plantea la resurrección de los muertos (42,2%) y la resurrección personal (35,4%).

En relación con la "imagen social" de la Iglesia, la encuesta de la Conferencia Episcopal refleja la superación de ciertos prejuicios históricos de considerar a la Iglesia de los ricos. Por el contrario, los alumnos la perciben como una ayuda para estar cerca de los pobres. Los valores más comúnmente compartidos por los alumnos son los de carácter social.

En relación con la eutanasia, su rechazo es claro y tajante, aunque es significativo que un 18% de los encuestados apoye la eutanasia "siempre o casi siempre". Los valores más comúnmente compartidos por los alumnos son los de carácter social.

Respecto del aborto su rechazo total es de un 60% de los alumnos. Pero el porcentaje se reduce si se tienen en cuenta los cursos superiores. Este dato indica el informe exige un mayor estudio sobre el concepto de libertad y la concepción de la moral católica sobre la sexualidad. La adhesión a disfrutar de completa libertad sexual aumenta con la edad: un 57% de los alumnos de 4º de ESO y el 60% de los de 3º de BUP.

 

Se debe utilizar el vehículo
con respeto para las personas
y las normas de circulación

Este domingo, 5 de julio, Jornada sobre Responsabilidad en el Tráfico

Con motivo de celebrarse este domingo, día 5, la Jornada sobre Responsabilidad en el Tráfico, promovida por la Iglesia Católica en España, el obispo de Coria- Cáceres, don Ciriaco Benavente, promotor del Apostolado de la Carretera, y el Director Nacional de dicho organismo, don Segisfredo Oñate, han escrito un comunicado donde, bajo el título "Motor de Vida", nos recuerdan que, "solidarios con todos los gozos y frustraciones que genera el mundo de la circulación, nos acercamos, un año más, a todos los que os movéis por nuestras carreteras con un mensaje que quiere ser de luz y de esperanza". Uno de los objetivos de esta Jornada es conseguir que el tráfico sea un motor de vida y no sólo una pura realidad mecánica. Por eso la Iglesia, siempre cercana a todas las realidades de la vida, quiere dejar constancia del inmenso valor que supone para los seres humanos "esas arterias por las que fluyen ríos inmensos de vida en sus más variados aspectos y manifestaciones" y también hacerse eco del dolor que producen los innumerables accidentes "que generan lamentos momentáneos para unos, pesar alargado para otros y, para no pocos, destrucción definitiva del don más preciado del hombre: la vida". Y es que nadie, medianamente sensato, y por supuesto, nadie que se confiese creyente de la Buena Nueva del Dios de la Vida puede permanecer impasible ante el sorprendente fenómeno del tráfico rodado.

La movilidad, algo actual

La historia del progreso y las civilizaciones se han tejido siempre junto a los caminos, llámense rutas de las caravanas, calzadas romanas, caminos jacobeos. Por cualquiera de ellos han circulado el arte y sus corrientes, la cultura y sus expresiones, la economía y también los hombres con sus creencias y sus valores. Por esto el Apostolado en Carretera dice que "si hay algo que pueda definir la cultura actual, eso es la movilidad y, dentro de ella, el "tráfico rodado", este movimiento llamado circulación vial, que merece ser valorado en toda su importancia". Y es que pocas cosas han apasionado y han estado tan de actualidad como el automovilismo.

Se trata, con el comunicado, de encuadrar este elemento de progreso en la vida del hombre actual, la circulación rodada, como motor de vida. El tráfico es hoy una de las más importantes fuentes de la economía, podemos decir, que parte de nuestra vida depende hoy del motor. Viajar ya no es sólo un placer de fin de semana; es un acto cotidiano y necesario para un considerable contingente de personas. Es también motor de vida porque acerca a los hombres y a las culturas y nos ayuda a sentirnos ciudadanos de la "aldea global"

Concienciar y educar

Monseñor Benavente nos recuerda que no todo es positivo en este avance de modernidad que es el tráfico. Depende del uso y de quien lo usa para poder dar una valoración positiva del automóvil. El vehículo es un medio, no un fin; ha de ser utilizado con sentido de responsabilidad, con prudencia, con respeto a las personas y a la naturaleza, con atención a las normas de circulación, con civismo y cortesía, amén de todas aquellas cualidades que capacitan al hombre no sólo para conducir, sino para conducirse. Los duros datos estadísticos denuncian que esto no es, por desgracia, siempre así".

Y es que, aunque ha mejorado la situación en nuestro país cuando hablamos de los muertos, no debemos olvidar que los accidentes de circulación se cobran más víctimas que las guerras y que todas las catástrofes naturales juntas. Y a las muertes hay que añadir los muchos miles de heridos graves o leves, los que quedan inválidos para siempre y, también, los inmensos daños materiales. Ante estos datos ilustrativos, se debe hacer una llamada a la concienciación y a la educación, sobre todo cuando sabemos que entre el 70% y el 90% de los accidentes se deben a fallos humanos y que el sueño el alcohol y las drogas son los peores aliados del volante.

Accidentes en nuestra provincia

Por lo que respecta a la provincia de Badajoz, y según datos facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico, el año pasado se produjeron 1.046 accidentes, siendo los meses de verano los de más trágicas consecuencias, sólo en el mes de septiembre se provocaron 116. En lo que va de año, y con datos hasta junio, van ya producidas 442 catástrofes. Mayo fue el peor, con 104 accidentes. Es pues un buen momento, ahora que comienzan las vacaciones, para que reflexionemos sobre los consejos que nos dan los responsables episcopales del Apostolado en Carretera, que terminan su comunicado, después de hacer una llamada a las distintas administraciones para que cuiden el estado de las vías de comunicación, apelando a la conciencia personal de todos los hombres de buena voluntad que quieran acoger este mensaje, sobre todo a los cristianos que tanto pueden aportar desde su fe.

Datos a tener en cuenta

- El 19% de los accidentes mortales se producen los domingos y el 7% ocurren entre las 20 y las 21 horas.

- Entre los peatones, los más accidentados son las personas mayores de 75 años, y más en concreto, los hombres. En horas nocturnas son los jóvenes.

- La relación vehículos-accidentes mortales muestra una alentadora mejoría. En 1990 había 15.696.715 vehículos y se produjeron 5.936 muertes. En 1996 el parque móvil era de 19.300.000 vehículos y se llegó a 5.486 fallecidos en accidentes.

- Entre el 70 y el 90% de los accidentes está en fallos humanos, lo que se podría evitar.

- Entre las causas de accidente entre los jóvenes destaca el uso intensivo del coche, el disfrute del riesgo, el falso concepto de la hombría, el alcohol y las drogas.

- La carretera es la primera causa de mortandad entre jóvenes de 18 a 24 años.

- Un motivo para la esperanza; la mortandad ha descendido el 6% en los últimos 4 años.

 

Protestantes y católicos, más cerca que nunca

Se ha firmado una declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación y se anulan las mutuas condenas históricas

En vísperas del año 2000, ha tenido lugar un avance ecuménico sin precedentes. La "Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación", firmada por la Federación Luterana Mundial y por la Santa Sede, fue definida por Juan Pablo II, en su tradicional cita dominical con los miles de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro el pasado domingo día 28, como un "don del Espíritu de sabiduría de Dios y un importante logro ecuménico".

El texto supera divergencias históricas entre la Reforma protestante y el Catolicismo y levanta las mutuas condenas. Al encontrarse con los fieles que desafiaron el asfixiante calor para escuchar sus palabras, el obispo de Roma consideró que este "acuerdo es el resultado de un atento proceso de evaluación y de un diálogo que comenzó desde el final del Concilio Vaticano II".

El pontífice recordó que "esta Declaración afirma que las Iglesias pertenecientes a la Federación Luterana Mundial y la Iglesia católica han alcanzado un alto nivel de acuerdo sobre la cuestión de la justificación, que tantas controversias ha provocado durante siglos. Si bien la declaración no resuelve todas las cuestiones relativas a la enseñanza de la doctrina de la justificación, expresa un consenso sobre verdades fundamentales de esta doctrina".

Al evocar este decisivo acuerdo, el Papa pidió que sirva además para "reforzar el objetivo declarado que persiguen luteranos y católicos: alcanzar la plena unidad visible".

El cardenal australiano, Edward Cassidy, presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, ha explicado en la presentación de estos acuerdos que "En el siglo XVI, la doctrina de la justificación fue la cuestión neurálgica de la disputa entre Martín Lutero y las autoridades de la Iglesia. Las diferentes interpretaciones fueron objeto de condenas recíprocas tanto por parte del Concilio de Trento como por parte de las confesiones luteranas". Por este motivo, "el acuerdo alcanzado es importante no sólo para la búsqueda de la unidad entre católicos y luteranos, sino también para las demás comunidades que han nacido de la Reforma".

La declaración consta de 44 afirmaciones comunes que afectan a verdades sobre la justificación. El mencionado cardenal Cassidy ha declarado que "el acuerdo alcanzado permite decir que las condenas que pronunciaron mutuamente los católicos y los luteranos en el siglo XVI han dejado de aplicarse tanto para unos como para otros".

Si bien el cardenal Cassidy confirmó el absoluto acuerdo sobre la materia de la Declaración, sin disminuir la importancia del acuerdo, quiso precisar que " al mismo tiempo la Iglesia católica indica al menos tres puntos en los que hará falta seguir reflexionando, pues requieren ulteriores profundizaciones".

"Para nosotros católicos precisó la muerte de Jesús en la Cruz libra al hombre del pecado. Esta remisión se realiza con el Bautismo. De este modo, el hombre deja de estar bajo el dominio del pecado, pues ha pasado a ser hijo de Dios. Para Lutero, en cambio, permanece el pecado de concupiscencia, es decir, la debilidad humana que le empuja al pecado. Lutero consideraba que sólo Dios puede librar del pecado y que las acciones buenas no están en función del designio de salvación. Por esto, condenaba las indulgencias. Para los católicos es ciertamente el Señor quien nos salva, pero los hombres pueden colaborar con este designio de salvación". (ZENIT)

 

Noticiario diocesano

Un grupo de sacerdotes prepara

sus bodas de oro para el año 2000

Celebraron un encuentro en Villafranca y Aceuchal

Según ha hecho saber a Iglesia en camino el sacerdote de nuestra diócesis y actual canónigo archivero de la Catedral de Sevilla, don Pedro Rubio Merino, coincidiendo con el 48 aniversario de su ordenación sacerdotal, un grupo de ocho condiscípulos (don Ramón Calderón Rodríguez, don José Gallardo Calderón, don Pedro Gragera Rodríguez, don Apolonio Noriega Guzmán, don Luis Pérez-Rangel, don José Sánchez-Arjona, don Juan Toscano Quintero y el propio don Pedro) se reunieron en la Residencia de las Hermanas Formacionistas de Villafranca de los Barros en una comida fraterna. Previamente se habían dado cita en la iglesia parroquial de Aceuchal.

En este ambiente acogedor concelebraron la Eucaristía, que presidió el decano del grupo, don Ramón Calderón, actual cura emérito de Arroyomolinos de Montánchez. Les acompañaron el párroco, don Agustín Ríos, y don Miguel Chamorro, emérito también de Albalá, diocesano en otro tiempo de Badajoz. Hicieron también memoria de sus condiscípulos don Emilio Rodríguez Ceballos, natural del lugar, y de don José Domínguez Cardoso.

Tras las lecturas, don Luis Pérez-Rangel, coordinador del grupo, y don Juan Toscano, canónigo de la catedral de Huelva, evocaron recuerdo vividos en el Seminario y en la dilatada trayectoria pastoral de cada uno de los compañeros. La homilía corrió a cargo de don Pedro Rubio.

Terminó la misa con el recuerdo obligado a la Virgen María. Don Apolonio Noriega entonó el 'Tota pulcra est María', canto con el que la saludaban en el Seminario. El canto litúrgico-popular corrió a cargo del coro parroquial.

Durante el almuerzo se adelantaron sugerencias para la celebración de las Bodas de Oro en el año 2000, en la catedral de Badajoz.

El arciprestazgo de Zafra celebró el Día de la Juventud

Jóvenes de siete pueblos se reunieron en la ermita de Belén
de Puebla de Sancho Pérez

El Día de la Juventud del arciprestazgo de Zafra se celebró el sábado, día 27 de junio, en la ermita de Belén, de Puebla de Sancho Pérez.

Con el lema 'El Espíritu nos impulsa al seguimiento' y con la participación de varias parroquias del arciprestazgo (Puebla de Sancho Pérez, Feria, Los Santos de Maimona, Burguillos del Cerro, La Parra, Zafra y Salvatierra de los Barros), se reunieron unos 175 jóvenes que, después de la bienvenida, a cargo de la responsable arciprestal de la juventud, Juliana Naharro, y una oración para comenzar el día, se dedicaron a la convivencia, la reflexión y la diversión.

Se hizo una evaluación, por grupos, del curso pastoral 1997-1998 que acaba de finalizar, poniendo en común los participantes las conclusiones, para, después comer juntos y disfrutar de varias actuaciones musicales, entre ellas la del grupo pop-rock 'Límite Sur'.

En la ermita de Nuestra Señora de Belén se celebró la Eucaristía, presidida por el sacerdote acompañante de pastoral juvenil del arciprestazgo y párroco de Salvatierra de los Barros, don Juan Andrés Calderón, en la que se habló de las esclavitudes de los jóvenes de hoy y de la vida disfrutada intensamente en la libertad del amor que Jesucristo propone.

Hay que destacar la labor de organización en la localidad de Puebla de Sancho Pérez, toda ella llevada por la monitora Susi Castillo, y que se espera que sirva para impulsar la realidad de la pastoral juvenil de esta parroquia pacense.

Un pueblo de Cáceres ayuda a Valverde de Leganés

Un grupo de jóvenes de la localidad cacereña de Villar del Pedroso, acompañados por su párroco, don José María Alsina, se trasladaron hasta Valverde de Leganés para hacer entrega de 400.000 pesetas recaudadas entre varios pueblos de la Vera para ayudar a paliar los daños causados por la trágica riada del pasado mes de noviembre. La mayor parte de este dinero fue recaudado en Villar del Pedroso las pasados Navidades en una representación teatral en la que participaron los niños y mayores de la localidad.

El párroco de Valverde, don Agustín Fernández, acompañó a los jóvenes a la parte del pueblo que había quedado más afectada por las inundaciones. Finalmente, agradeció a todos el gesto solidario de su ayuda y pidió oraciones para ellos y para los afectados.

La localidad de Villar del Pedroso cuenta con unos 600 habitantes y su parroquia pertenece al arciprestazgo de Guadalupe, en las tierras extremeñas correspondientes a la archidiócesis de Toledo, en la comarca de la Jara. ( PN)

El Consejo episcopal y los arciprestes evalúan el curso pastoral

En una reunión conjunta celebrada el día 27 de junio en la casa de Oración de Villagonzalo y presidida por el Arzobispo, don Antonio Montero, el Consejo Episcopal y los arciprestes de la diócesis evaluaron el curso pastoral 1997-1998 que ahora termina.

También se ofreció información sobre los preparativos que, tanto a nivel diocesano como por zonas, se están llevando a cabo para preparar el Jubileo del 2000. Se informó, además, de los pasos que se están dando en la diócesis de Mérida-Badajoz tendentes a una mayor formación del laicado.

Otros de los temas de reflexión y análisis fueron los relativos al documento sobre sacramento de la Confirmación y el funcionamiento del plan que sobre el fomento de la oración se ha iniciado este curso. Igualmente, durante esta reunión conjunta, los arciprestes eligieron al de Mérida, don Manuel Grillo Chávez, como su representante en el Consejo Diocesano de Pastoral.

Una joven de 17 años recibe el Bautismo, la Eucaristía
y la Confirmación en Villanueva del Fresno

La comunidad parroquial de Villanueva del Fresno ha recibido la visita del arzobispo, don Antonio Montero, con motivo de la administración del sacramento de la Confirmación a 45 miembros jóvenes y adultos de la parroquia.

Dentro de esta celebración recibía los sacramentos del Bautismo, Eucaristía y Confirmación la joven Cristina Álvarez Carnero, de 17 años, que ha seguido el catecumenado durante tres años con mucha ilusión y dando un testimonio admirable a toda la comunidad. Cristina manifestó que fueron momentos especialmente emotivos para ella los de la imposición de la vestidura blanca y el abrazo de paz que el arzobipo quiso darle personalmente.

En este año dedicado al Espíritu Santo la comunidad parroquial de Villanueva del Fresno se siente orgullosa del testimonio de fraternidad que estos grupos de jóvenes y adultos han dado al pueblo.

 

Mirada a nuestro tiempo

El fútbol

Alguien ha dicho que el siglo XX es el siglo del fútbol. Seguro que es una exageración, porque estos cien años han deparado acontecimientos tan trancendentales que cualquiera de ellos merece ser considerado el hito fundamental de esta época.

Sin embargo, es muy cierto que el deporte rey se ha desarrollado a lo largo de este siglo: de ser un juego ha pasado a ser un deporte de competición, un espectáculo de masas y el centro de intereses económicos, sociales, culturales, etc. En lo bueno y en lo menos bueno se ha ido abriendo camino a lo largo y a lo ancho de todo el mundo y ha ido recogiendo el fervor de niños y mayores, mujeres y hombres, de gentes cultivadas y de los más sencillos.

En estos días asistimos, precisamente, a la competición que le da más esplendor y que más le abre a la opinión pública, el campeonato mundial por naciones.

Pero el fútbol es también, aunque no siempre sea esto lo que más destaque, una escuela de valores para los millones de prácticantes que tiene en todo el mundo y para los aficionados que no se fanatizan. El 'fair play' o juego limpio en el respeto al contrario por las reglas del juego, el sano uso del tiempo libre y el ejercicio corporal para una buena salud física y mental son sus cualidades más destacables; a pesar de que desgraciadamente haya que lamentar las cada vez más frecuentes y absurdas excepciones en el comportamiento, tanto de los practicantes como de los espectadores, que empañan lo positivo de este deporte.

Amadeo Rodríguez Magro
 

Página litúrgica

Celebramos el XIV Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Libro de Isaías 66, 10-14c

Festejad a Jerusalén, gozad con ella,
todos los que la amáis,
alegraos de su alegría,
los que por ella llevasteis luto.
Mamaréis a sus pechos y os saciaréis de sus consuelos,
y apuraréis las delicias de sus ubres abundantes.

Porque así dice el Señor:

Yo haré derivar hacia ella,
como un río, la paz,
como un torrente en crecida,
las riquezas de las naciones.
Llevarán en brazos a sus criaturas
y sobre las rodillas las acariciarán;
como a un niño a quien su madre consuela,
así os consolaré yo,
y en Jerusalén, seréis consolados.
Al verlo, se alegrará vuestro corazón,
y vuestros huesos florecerán como un prado;
la mano del Señor se manifestará a sus siervos.


Salmo 65, 1-3a, 4-5, 16 y 20

R. Aclamad al Señor, tierra entera.

Aclamad al Señor, tierra entera;
tocad en honor de su nombre;
cantad himnos a su gloria;
decid a Dios: Qué temibles son tus obras!

Carta de san Pablo a los Gálatas 6, 14-18

Hermanos: Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, en la cual el mundo está crucificado para mí, y yo para el mundo. Pues lo que cuenta no es circuncisión o incircunsición, sino una criatura nueva. La paz y la misericordia de Dios vengan sobre todos los que se ajustan a esta norma; también sobre el Israel de Dios. En adelante, que nadie me venga con molestias, porque yo llevo en mi cuerpo las marcas de Jesús. La gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con vuestro espíritu, hermanos. Amén.

Evangelio según san Lucas 10, 1-12, 17-20

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir Él. Y les decía: - La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa decid primero: "Paz a esta casa". Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: "Está cerca de vosotros el reino de Dios". Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: "Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el reino de Dios". Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo.

Los setenta y dos volvieron muy contentos y le dijeron: - Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre. Él les contestó: - Veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad: os he dado potestad para pisotear serpientes y escorpiones y todo el ejército enemigo. Y no os hará daño alguno. Sin embargo, no estéis alegres porque se os someten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

6, lunes: Os 2, 16.17b-18.21-22; Mt 9, 18-26.
7, martes: Os 8, 4-7.11.13; Mt 9, 32-38.
8, miércoles: Os 10, 1-3.7-8.12; Mt 10, 1-7.
9, jueves: Os 11, 1-4.8c-9; Mt 10, 7-15.
10, viernes: Os 14, 2-10; Mt 10, 16-23.
11, sábado: Pr 2, 1-9; Mt 19, 27-29.
12, domingo:Dt 30, 10-14; Col 1, 15-20; Lc 10, 25-37.

Comentario litúrgico

"Poneos en camino!"

Al que haya seguido la lectura de los dos evangelios anteriores no le extrañara el contenido del que se proclama en la eucaristía de este domingo.

Recordará que Jesús abrió bien lo ojos a los discípulos aclarándoles la índole del seguimiento de Alguien que va hacia la cruz y que, a los aspirantes al seguimiento que ponían condiciones al mismo, Jesús les dió una respuesta negativa.

Tanta exigencia hace suponer de que se trata de realizar una misión importante. Y este es el tema que hoy encontramos en la lectura evangélica.

Jesús designa a los primeros predicadores de la Buena Noticia que trae para todo hombre y les propone las líneas pastorales que les ayudará a realizar bien el encargo.

La orden de Jesús "Poneos en camino" ha de resonar este domingo en el corazón de cada uno de nosotros y en el corazón de cada comunidad cristiana. Es la prolongación de la misión que Cristo recibió del Padre y que justifica la existencia de la Iglesia y la de los cristianos.

La razón es la misma para todos los tiempos, pero para el nuestro es estremecedora: "la mies es abundante y los obreros pocos". Qué cristiano, por mediano que sea, no se siente interpelado por estas palabras?.

Ante la dificultad real de ser apóstol del Evangelio en esta sociedad secularizada, totalmente volcada en el consumismo y hedonismo y que hace oídos sordos al grito de los desheredados, conviene leer despacio las recomendaciones de Cristo.

Ciertamente, Cristo no disimula las dificultades de la misión pero asegura que quien, en su nombre, anuncie el Evangelio a un hermano llevará consigo la paz y el comienzo del Reino de Dios.

Antonio Luis Martínez

Santoral

7 de julio: San Odón de Urgel (+1122)

OdÓn fue un hombre educado, o sea, que tuvo por padres a personas preocupadas y ocupadas en darle lo mejor desde la infancia: la mejor escuela y universidad y, sobre todo, los mejoras ejemplos.

Entró en la milicia pero cambió la disciplina externa del ejercito por la interior de la Iglesia, donde, desde el principio, destaca por su amor a los pobres. Muerto el Obispo de Urgel, Odón acepta sucederle, no sin grandes presiones por parte del clero y del pueblo.

Defendió los bienes y los derechos de la Iglesia y los pobres, contra la avidez sin límites de los ricos señores del pirineo. Construyó albergues y hospitales y cuidó con amor de huérfanos y viudas. Sus derroches para los necesitados le valieron más de una crítica por parte de los "bienpensantes".

Con hombres como este no es extraño que los andorranos prefieren tener por jefes de estado a los obispos de Urgel, copríncipes de los valles pirenaicos: el principado asienta su prosperidad en una justicia sobre la que se ejerce la mejor caridad. No, si ya veréis como los más catalanes van a tener razón hasta en esto; no hay nada más "rentable" que ese católico modo de vivir: libertad y justicia aquí y después la vida eterna.

Gracias, Odón, por enseñarnos la más rentable fortuna: el amor.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

6, lunes: María Goretti, Goar, Sexburga, Ángela.
7, martes: Fermín, Panteno, Edilburga, Odón.
8, miércoles: Gilceria, Procopio, Hadriano.
9, jueves: Cirilo, Félix, Herumberto, Verónica Juliana, Juan de Colonia.
10, viernes: Rufina y Segunda, Anatolia y Victoria, Verónica Giuliani.
11, sábado: Benito, Pío, Marciano, Marciana, Abundio.
12, domingo: Proclo e Hilarión, Inés Le-Thi-Thành.

 

Contraportada

La Memoria Recuperada

Exposición de obras restauradas
en la Catedral de Badajoz

Bajo el título de "La Memoria Recuperada" se inauguraba el día 22 de junio en el claustro de la Catedral metropolitana de Badajoz la Exposición de las obras pictóricas restauradas en dicha Catedral durante el curso 1997-98. Un total de veinte obras (abundan las de gran formato) vienen a sumarse a las que fueran restauradas en el anterior curso y expuestas en su día con la idea de aproximar al público el proceso de restauración. Se logra de este modo el acercamiento puntual a la meta pretendida: la recuperación de cuantas obras artísticas de nuestro patrimonio religioso permitirán en años venideros la visión de "el Claustro en su esplendor", dentro de un espacio museístico que se incorpora a la ya importante oferta de la ciudad de Badajoz en ese orden desde su peculiaridad propia. Se trata, en concreto, de la "memoria" de la Iglesia local, plasmada en el expresivo lenguaje de las formas artísticas.

Como se indica en el cuidado Catálogo de la Exposición, la paciencia infinita y la certera mano de unos restauradores jóvenes, a los que tal juventud no resta madurez en el oficio, han ido desvelando esa "memoria", soterrada en unos casos por desafortunadas intervenciones de otras épocas y a punto de perderse, en otros, por cuantas circunstancias adversas le han sobrevenido más allá de la acción del paso inexorable de los años a un patrimonio artístico que clamaba por su recuperación desde un menos comprensible desamparo. Las generaciones futuras podrán, por ello, gozar de esa "memoria", fruto también de importantes firmas de la pintura española del manierismo y el barroco (Pedro Orrente, Blas de Cervera, Antonio Monreal, Juan de Arellano, Pereda, Pedro Atanasio Bocanegra, Antonio Palomino, etc.); pero fruto, sobre todo, de cuantos pintores locales han dejado en la Catedral Metropolitana lo más granado de su arte, a lo largo de más de cuatro siglos. La singular obra del divino Morales se verá dignamente acompañada desde ahora por los también piadosos pinceles de Guerrero y su discipulado, o por inéditas maneras bien logradas de ese posmurillesco que fuera, entre nosotros, don Alonso de Mures.

El sentido pedagógico prevaleció en el acto inaugural, ante un numeroso público que siguió con atención cuantas explicaciones fueron dadas sobre el contenido de la Exposición por el profesor Tejada Vizuete, director del Museo catedralicio y coordinador de los trabajos de restauración, mediante un montaje audiovisual. Obras como la Virgen con Niño coronada de flores y la Santa Bárbara, transformada que había sido en una Santa Brígida, de Alonso de Mures, el anónimo Nacimiento, de mediados del siglo XVII, donación reciente a los fondos del Museo catedralicio, el Regreso de la Huida de Egipto de Antonio Monreal o la soberbia escena de La Conversión de Saulo, adjudicada antes a la escuela flamenca y ahora obra granadina, firmada por Atanasio Bocanegra, desfilaron ante la mirada sorprendida de los asistentes, quienes pudieron percibir la paulitana transformación que se operaba en ellas al hilo del proceso restaurador.

Por su parte, el presidente del Cabildo metropolitano glosó la significación del acto y dió la bienvenida al referido público, al que se unieron el Arzobispo, don Antonio Montero, los vicarios episcopales, don José A. Salguero y don Antonio Muñoz, la delegada de Urbanismo del Ayuntamiento de Badajoz, doña Cristina Herrera, el presidente de Caja de Badajoz, don José M. Sánchez Rojas, y la subdirectora de la Obra Social de la misma entidad, doña Silvina Falero, directores de museos de la ciudad, don Antonio Franco y don Guillermo Kurtz, miembros de la Asociación de Antiguas Alumnas de las Josefinas, eficaces colaboradores también en un proyecto que, sin el generoso patrocinio de Caja de Badajoz, difícilmente hubiera sido viable.

La Exposición, que estará abierta hasta el día 15 de julio, ha registrado ya un alto número de visitantes, a lo que no es ajeno el hecho del paso por Badajoz de quienes se dirigen a Lisboa 98. Mientras tanto, a la vez que se programa para el curso venidero la conclusión del proyecto incial, otro nuevo proyecto se perfila, que permita abordar, poco a poco, la recuperación del legado religioso y cultural que ennoblece los muros de la Seo pacense.


Please send your comments and problem reports to
Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org