Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Iglenca@grn.es

Número 306. 4 de julio de 1999

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

Portada

Seis mil personas perdieron la vida por accidentes
de tráfico el año pasado en España

La Iglesia invita hoy a reflexionar sobre la responsabilidad en la carretera

La carretera se ha convertido en uno de los mayores causantes de muerte. El año pasado murieron en nuestras carreteras unas seis mil personas. Junto a ellas, una legión de heridos: más de 140.000. La cosa es tan seria que la Iglesia dedica este domingo, coincidiendo con el inicio del período vacacional, a una jornada de reflexión sobre la responsabilidad en la carretera.

Las estadísticas revelan que el 37,5% de los accidentes fueron por salidas de la carretera, el 21,48% por colisiones laterales entre vehículos y el 18,55% por choques frontales.

Los técnicos afirman que los viajes cortos son más peligrosos que los largos, debido a que los conductores se confían más.

Muchos de los pequeños viajes de estas fechas obedecen a salidas a fiestas entre pueblos cercanos donde se introduce un factor digno de ser tenido en cuenta y causante de no pocos accidentes: el alcohol.

 

Editorial

Ancianos en soledad

Existe un arte de descansar bien, como lo hay de trabajar bien. Con esta comparación no queremos oponer las vacaciones al trabajo, como si en ellas todo consistiera en no dar golpe, en el dolce farniente (dulce no hacer nada) de los italianos, y como si el trabajo no llevara consigo tantas veces un gozo auténtico, un disfrute del espíritu. Es falsa, por lo mismo, esta otra afirmación: trabajar es pasarlo mal, descansar es pasarlo bomba.

Tampoco es acertado pensar ni decir que el trabajo es orden y proyecto, en tanto que las vacaciones son desorden, anarquía e improvisación. En lo uno y en lo otro, las personas, cuanto más adultas, más hemos de movernos en todas las circunstancias de la vida como dueños de nosotros mismos, como sujetos que hacen conscientemente lo que deben y quieren hacer y en ello encuentran su equilibrio, su satisfacción, su descanso profundo.

Todo el mundo, claro está, tiene pensado cuando menos el sitio, el tiempo y el modo de sus vacaciones. Familia, playa, interior, viajes, o en casa descansando. Ese es, digamos, en sus múltiples versiones, el marco exterior del descanso veraniego. Pero cada sujeto arrastra sus propios cansancios, frustraciones, necesidades personales, que el curso ha dejado pendientes: Necesito más soledad o más convivencia, más sueño o más ejercicio físico; tengo pendientes lecturas imprescindibles, encuentros familiares sanantes, atención delicada a los míos, que la vida laboral ha ido deteriorando; ser fiel a las prescripciones médicas sobre mi salud. Pregunta no impertinente: Habría que poner a punto mis relaciones con Dios?

Se trata, en una palabra, de recomponer mi persona, mi familia, mi situación en la vida. Todo eso es compatible con la playa, con la montaña, con el viaje, con la tertulia. Que no se quede todo, por favor, en cansarnos de descansar.

 

Carta del Arzobispo

El peregrino y su misterio

Iba yo, años ha, desde Sevilla a Ecija, como Obispo auxiliar a la sazón, muy de mañana, aunque ya abierto el día, al volante de mi utilitario, tarareando a solas cancioncillas andaluzas o trozos de salmos, al tiempo que me recreaba con el silencio ambiente, con el frescor de la amanecida y con la pureza del paisaje. El tráfico era muy escaso, por lo que pude divisar fácilmente, al fondo de una recta en la carretera, y caminando por su arcén derecho, la silueta de un mendigo con alforja, cayado y sombrero. Tardé, lógicamente, muy poco en adelantarlo, no sin observar de pasada su figura y atuendo, en los que descubrí un halo de limpieza y dignidad que no casaban mucho con los de un mendigo de cliché.

Sería cosa de unos segundos tras mi adelantamiento, cuando empecé a sentir un escozor de esíritu, un malestar conmigo mismo, por haberlo dejado seguir a pie, sin ofrecerle un asiento en mi coche. Cavilé un par de minutos más y, en rápida maniobra, volví sobre mis ruedas, hasta encontrarme enseguida con el mendigo misterioso. Paré, crucé la carretera y lo saludé: Quiere usted subir conmigo? Perdone que no lo hiciera antes. No, padre, gracias. Yo camino a pie por un motivo religioso. Pues, rece, entonces, por mí. Lo haré. Y nos despedimos hasta nunca.

Sería aquello una promesa? Sería la búsqueda voluntaria y programada de Dios en el silencio del paisaje, en el compás de las propias pisadas, en el rumor de los árboles y el cantar de los pájaros, en la penitencia del esfuerzo, en la sobriedad del menú, en la hondura del corazón? En Santiago sólo reconocen como peregrinos a los que hacen el camino, en proporciones notables bien homologadas, ya sea a pie, a caballo, o últimamente, en bicicleta. O sea, con tracción sanguínea. De modo que la aventura requiera una resolución personal, exigente, continuada, interiorizada, digamos, porque todo eso acarrea espacios y tiempos de encuentros insólitos con ese personaje, tan desconocido a veces, que todos llevamos dentro.

Peregrinación liberadora

Cuando todo conduce ahora a aturdirnos con el ruido, los instrumentos de percusión, y las radio-fórmulas, a padecer el comecocos de la publicidad desaforada y, por ende, a la masificación y al borreguismo, la peregrinación viene a rescatarnos de una serie inacabable de alienaciones, que es lo mismo que enajenación, vaciamiento de lo más íntimo del propio yo. Con la ironía sobreañadida, de que el grito desmelenado ante los divos, por cientos de millares de fans fotocopiados y casi clonados, se proclaman como signos de una omnímoda libertad. La peregrinación es liberadora de la autonomía pensante y de la identidad personal de cada sujeto humano.

Por etimología, peregrino es el que camina campo a través. (Per agra= por los campos). Nada pues ni de urbanismo ni de aldeanismo cerrados sobre sí. Lo primero aquí es salir de las propias casillas, respirar el aire libre, contemplar la naturaleza, sumergirse en ella. Y nada de pararse! Ponerse en marcha, pues; pero, hacia dónde? Si solo se tratara de una movida sin rumbo, estaríamos arreglados! No; aquí hablamos de un peregrinaje con estación de salida y de destino. Son los romeros. Saben de dónde viene la palabra? Pues de Roma. Eran y son los peregrinos a Roma, aunque el vocablo tiene ahora una acepción universal. Pero, anotémoslo, a través de campos, montes, ciudades, vamos a Roma; allá conducen todos los caminos del mundo. Somos peregrinos hacia una meta religiosa, hacia la patria de la cristiandad.

Lugares de la cristiandad

Tres lugares, tan insignes como famosos, focalizaron, desde la Edad Media, las peregrinaciones de la Europa cristiana: Jerusal;en, Roma y Santiago. Ya se entiende el porqué de cada caso. En Jerusalén destaca, a finales del siglo IV, la famosísima peregrina Egeria, dama cristiana de origen gallego, que nos legó unas crónicas minuciosas y emotivas de la veneración por los cristianos en el Viernes Santo del sepulcro y del madero de la cruz, más la columna de la flagelación. Desde entonces, transcurren siglos agitados de muy complejos avatares, sin que mengüe el atractivo de los santos lugares para la cristiandad, hasta que en el año 1099 los primeros cruzados rescatan Jerusalén del dominio musulmán.

Roma, por su parte, con los bárbaros primero, luego con el cisma de Oriente, y los emperadores germánicos después, más el destierro de Avignon, el cisma de Occidente y la ruptura protestante, no tuvo tampoco unos siglos de sosiego, desde Constantino hasta Lutero. Mas la memoria del martirio de loa apóstoles Pedro y Pablo, de las vírgenes y de los mártires romanos, de las grandes Basílicas, de Papas insignes de cada siglo, mantuvo también el fuego sagrado de las peregrinaciones. Tuvo, ciertamente, como Jerusalén, momentos e incluso eclipses, de menor afluencia de fieles. Pero, desde el año 1300, en el que instituyó Bonifacio VIII el primer jubileo universal, se ha mantenido en la ciudad eterna una afluencia ininterrumpida y creciente de peregrinos, con verdadera explosión en el siglo XX, que esperamos supere todas las marcas con los cuarenta millones calculados para el año 2000.

Explosión 2000

Poco hablaré de Santiago, porque a la vista está. El fenómeno peregrino ahora se nos muestra con todas sus galas culturales, no excluídas las gastronómicas de los itinerarios del Norte. Se recobra o adquiere relieve el camino del Sur-Vía de la Plata, junto a los renombrados y clásicos caminos del Norte. Roma y Santiago, adquieren en sus fastos jubilares, dimensiones gigantescas, marcadas, querámoslo o no, por el turismo de masas. Qué hacer? Exorcizar a los que, en los análisis de sangre o en la reosnancia magnética, no acusen motivaciones penitenciales, orantes, creyentes? Claro que no. En nosotros está el desafío de salvar, incrementar y ensanchar la identidad religiosa del Jubileo, de la gran perdonanza, de la indulgencia plenaria.

Ya supone mucho lo que Juan Pablo II haya ido marcando el itinerario espiritual para la Iglesia, con los tres años dedicados a Cristo, Al Espíritu y al Padre, y la apoteosis trinitaria y eucarística del Jubileo 2000. El mismo acaba de anunciarnos y razonanrnos su programa de peregrinaciones en el año jubilar, a los grandes escenarios geográficos de la Historia de la Salvación: Ur de los Caldeos (Abraham), Montes Sinaí y Nebo (Exodo), Nazaret y Jerusalén (Jesús) y Damasco (San Pablo), para adorar allí las maravillas de Dios y revivir allí, con toda la cristiandad, los más grandes acontecimientos de gracia.

Lo mismo que hay tiempos sagrados, hay espacios sagrados, según la gran tradición bíblica y cristiana, aunque toda la tierra lo es, y toda la historia está henchida del Espíritu. La encarnación de Cristo, en un tiempo y en un espacio, la visibilidad de la fe, la tradición de la Iglesia, la antropología moderna, acentúan los valores de la peregrinación auténtica como encuentro consigo mismo; como ámbito de silencio, de escucha y conversación con Dios; como esfuerzo prolongado de austeridad y penitencia; como diálogo creyente con otros peregrinos o abierto a las personas de la ruta; como gracia sacramental del perdón de los pecados y arranque de un futuro de esperanza.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Centrales

El alcohol causa entre el 30% y el 50%
de los accidentes mortales de tráfico

Casi seis mil personas perdieron la vida el año pasado en las carreteras españolas

El año pasado perdieron la vida en accidentes de tráfico 5.957 personas y más de 140.000 resultaron heridas. Esta es la razón por la que desde la Iglesia se organiza anualmente una jornada de reflexión sobre la responsabilidad en la carretera. La celebramos hoy, día 4 de julio. Además, en España 1999 ha sido declarado "Año de la seguridad vial".

El responsable de este asunto en la diócesis, don Guillermo Soto, manifiesta que la carretera causa más muertos que una guerra. "No es fácil, asegura, determinar los datos, pero parecen estar entre un 30% y un 50% del total de los accidentes mortales los que encuentran sus causas en el alcohol. De los casos estudiados, el 33% supera el 0,8 gramos por litro de sangre".

El casco y el cinturón

El uso del casco en la carretera ha aumentado, en cambio ha disminuido en la ciudad. Los accidentes de moto son el 10%, aunque sólo sean el 7% del parque nacional de vehículos. De los muertos en accidentes de tráfico en 1997, 460 personas, el 8,2%, lo fueron en moto y quizás en torno a 500 personas no hubiesen perdido la vida de haber llevado cinturón. En cuanto a los accidentes por atropello, en ese mismo año, produjeron 453 víctimas, a los que hay que sumar 116 ciclistas.

Las estadísticas señalan que el 37,5% de los accidentes fueron por salidas de la carretera o accidente de un solo vehículo, las colisiones laterales entre vehículos ascendieron al 21,48% y las frontales al 18,55%.

A la luz de estos datos, el obispo promotor de la pastoral de la carretera, don Ciriaco Benavente, obispo de Coria-Cáceres, afirma que "Jesús vino para que los hombres tuvieran vida y vida en plenitud. El Evangelio no es prioritariamente una moral, sino una Buena Noticia, pero del Evangelio se deriva un estilo de vida, el propio del seguimiento de Jesús, que, en la medida en que es vivido, se convierte en una experiencia sanadora del hombre". De ahí que este año el lema de la jornada sea "Amarás la vida sobre todas las cosas y la del prójimo cono tu vida misma".

Viajes cortos, los peores

El director provincial de tráfico, don Antonio Marín, destaca que los recorridos cortos son más problemáticos que los largos, ya que en los viajes largos la gente está prevenida, sin embargo en los cortos, de fiestas, entre pueblos cercanos etc. la gente se confía mucho más y se relaja el cumplimiento de las normas. En este sentido ha aconsejado que no se baje la guardia en los pequeños viajes y se programen los largos.

El señor Marín opina que actualmente las carreteras de la provincia se hallan en bastante buen estado y no ofrecen problemas en las operaciones de tráfico veraniegas.

Con la estadística en la mano, el director provincial de tráfico asegura que las mujeres tienen menos accidentes que los hombres.

 

Responsabilidad vial, responsabilidad moral

Con motivo de esta jornada, desde el Secretariado de Pastoral de la Carretera, presidido por el obispo de Coria-Cáceres, don Ciriaco Benavente, se ha hecho público un mensaje bajo el título "Responsabilidad vial, responsabilidad moral" en el que se afirma que la revolución del motor constituye hoy uno de los fantasmas más preocupantes..."hoy es la muerte en carretera la mayor epidemia de los tiempos modernos".

Don Ciriaco resalta que "ya en los años 50 el Papa Pío XII prestaba atención al fenómeno del tráfico como medio de comunicación y enriquecimiento de los pueblos", continúa afirmando que "Juan XXIII contemplaba la vida como peregrinación y confiaba las normas de la circulación al buen sentido, a la cortesía, a la paciencia y a la vigilante aplicación de todos". Esa preocupación es recogida por el Concilio Vaticano II y es expresada también por Pablo VI, que pide que "El hombre no sea víctima del hombre, de su progreso y de sus formidables instrumentos en los que sabe expresar su ingenio y multiplicar su poder".

Don Ciriaco Benavente continúa afirmando que "la encíclica 'El Evangelio de la vida' (de Juan Pablo II), puede considerarse la carta magna de la dignidad y respeto a la vida humana y a su integridad en todas sus fases y en todos sus ámbitos de relación".

Para el obispo extremeño "Es evidente la mejoría de las carreteras, pero todavía queda mucho por hacer...También han mejorado los vehículos en confort, en seguridad, en potencia y en velocidad... Pero, o el progreso se ordena al hombre y a su perfección y felicidad o, de lo contrario, se vuelve contra el hombre".

Don Ciriaco plantea en su comunicado una serie de exigencias como conocer las normas de circulación, superar la tentación fatídica de que hay que pagar un tributo al progreso, no hacerse a la psicología errónea del "asegurado", asegura que los poderes públicos han de velar por el buen estado de las calzadas, apela a la prudencia y a la solidaridad entre los conductores y, sobre todo, a la responsabilidad.

Entre las conclusiones del comunicado se afirma que se deben "inculcar estos valores y actitudes desde todos los ámbitos" en la familia, en la escuela, en la catequesis, en la formación de jóvenes y adultos, en las autoescuelas, en el instituto, en la universidad y en los medios de comunicación social".

 

Luz verde para llevar a los altares a Jacinta y Francisco,
los pastorcillos de Fátima

El día 28 fueron promulgados los decretos de beatificación

Jacinta y Francisco, los dos videntes de las apariciones de Fátima serán beatificados. Tras superar positivamente las dos primeras fases del proceso de beatificación (la médica y la teológica), la semana pasada concluyó en el Vaticano la tercera y decisiva: el parecer del Colegio de los cardenales. Significativamente todos los purpurados se manifestaron a favor de la beatificación.

Fecha y lugar

De este modo, según ha informado la emisora portuguesa "Radio Renascensa", se ha concluido el proceso de beatificación. La lectura de los decretos tenía lugar el pasado día 28 en el Vaticano, junto a otras 16 causas más, y en estos momentos ya sólo queda por decidir la fecha y el lugar de la beatificación.

Desde Portugal no se esconden deseos de que la ceremonia de beatificación de los dos pastores se celebre en Fátima en el año 2000, sin embargo este extremo parece poco probable, ya que ello, obviamente, implicaría planificar una visita del Santo Padre al país lusitano para esta ceremonia.

El día 28 fueron promulgados más decretos de beatificación, 18 en total. Entre ellas se encuentra la de Cristóforo Magallanes y sus 24 compañeros mártires, asesinados durante la Guerra Cristera en México. En total, fueron presentadas dos causas de canonización, cinco de beatificación, tres de declaración de martirio, y ocho de reconocimiento del ejercicio heroico de virtudes.

Mártires españolas

También fueron promulgados decretos en torno al martirio de mujeres españolas durante la Guerra Civil, tanto laicas como religiosas. Junto con ellas, se encuentran un grupo de mujeres polacas asesinadas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Noticiario diocesano

Veinticinco niños y jóvenes realizan el curso de ingreso en el Seminario

Proceden de diversas parroquias de la diócesis

El Seminario de Badajoz ha organizado esta semana, entre el martes y el viernes, el cursillo de ingreso que deben realizar todos aquellos niños y jóvenes que quieren entrar en este centro de formación sacerdotal para el próximo curso. Un total de 25 chicos, entre los 12 y los 14 años, han tomado parte en el cursillo que tiene como objetivo ver las actitudes y la aptitud de los que quieren ingresar en el Seminario. Para ello, los responsables realizan test psicológicos, pruebas de lectura y escritura, dinámicas de grupo, momentos de oración y actividades lúdicas como deporte, piscina y dinámicas de grupo

Junto a un formador del propio Seminario, don Francisco José Andrades Ledo, han trabajado en el curso dos seminaristas mayores y otros dos del Seminario Menor.

Junto a los niños y jóvenes que sean admitidos tras el cursillo, la mitad de los cuales ya han participado en las convivencias vocacionales organizadas a lo largo del año, el próximo curso se incorporarán al Seminario Mayor tres jóvenes que han realizado sus estudios de bachillerato y universitarios fuera del Seminario.

El curso comenzará el día 27 de septiembre.

 

Misioneros convivirán con jóvenes en un campamento interdiocesano

El Seminario organiza su tradicional campamento en Solana de Ávila

Buena parte de las parroquias de nuestra diócesis, congregaciones, colegios religiosos y movimientos organizan durante estos meses campamentos juveniles a los que acuden cientos de niños. Entre ellos encontramos el que organiza el Seminario y el campamento misionero, de carácter interdiocesano, al que acuden jóvenes de las tres diócesis extremeñas: Coria-Cáceres, Mérida-Badajoz y Plasencia.

Convivir con misioneros

Por séptimo año consecutivo, las tres delegaciones extremeñas de misiones organizan conjuntamente un campamento misionero de verano. Constará de dos turnos, del 14 al 22 de julio y del 22 al 30 del mismo mes y se desarrollará en Bohoyo (Ávila).

El delegado de misiones de nuestra diócesis, don Pedro Losada, manifiesta que "Son ya siete años de experiencia, con dos turnos cada año y os puedo asegurar que hace impacto y marca fuertemente. La razón fundamental es que, son nueve días conviviendo con misioneros nativos de distintos países. Si le quitáramos esto sería una acción más como las muchas y buenas que realizamos, pero en esa presencia misionera estriba su especificidad". Para don Pedro Losada, "Nuestras comunidades cristianas necesitan personas, a ser posible jóvenes, que vivan una experiencia fuerte de universalidad, para que no se cierren en sí mismas".

Campamento vocacional

En cuanto al campamento organizado por el Seminario Metropolitano, cabe decir que contará con un solo turno del 7 al 20 de julio en Solana de Ávila para chicos entre 10 y 13 años.

Don Francisco José Andrades Ledo, formador del centro, manifiesta que "El fin de este campamento es dar a conocer el Seminario, es un fin vocacional. De hecho, los monitores del mismo son seminaristas mayores y muchos de los niños que acuden a él entran en el Seminario". Respecto a las actividades, este campamento contará con marchas, rastreos, subidas a la montaña y talleres, entre otros, además de las actividades religiosas.

El campamento del Seminario es uno de los que cuenta con mayor tradición en la diócesis. Se realiza desde hace más de 20 años y ha pasado por varias etapas, desde Santa Amalia hasta la Redondela, en la provincia de Huelva.

 

El arciprestazgo de Calamonte realiza el I Encuentro de Catequistas

El arciprestazgo de Calamonte ha celebrado el I Encuentro de Catequistas en Carrascalejo. Medio centenar de catequistas procedentes de Torremejía, La Zarza, Esparragalejo, Arroyo de San Serván, Cordovilla de Lácara y Calamonte, con sus respectivos párrocos intercambiaron experiencias y conocieron la forma de trabajar de sus compañeros.

El Encuentro se iniciaba con el saludo del arcipreste, don Oswaldo Ordoñez, párroco de Calamonte, posteriormente uno de los catequistas dirigía una oración para distribuir a continuación el material de trabajo. No faltó una comida fraternal entre todos los asistentes ni la Eucaristía, que sirvió para poner el cierre a este I Encuentro de Catequistas del Arciprestazgo de Calamonte.

 

Jóvenes de Villanueva cierran el curso con un encuentro de reflexión

Miembros de la parroquia de la Santa Cruz de Villanueva de la Serena, procedentes de los grupos de confirmación, y jóvenes acompañados por sus catequistas, han llevado a cabo una convivencia de fin de curso que reunió a unas cuarenta personas.

La convivencia comenzaba con la acogida y posterior oración en la parroquia de Santa Ana, en Magacela. Se reflexionó sobre el camino que lleva a Dios Padre y se proyectó un montaje de diapositivas para analizar, con ejemplos muy actuales, la parábola del "Buen Samaritano". A partir de la misma se pretendía alcanzar uno de los objetivos: descubrir cuál es la postura de cada uno ante la llamada de los demás.

Siguiendo unas pautas de trabajo, se realizó una marcha desde el pueblo hasta la Ermita de los Remedios donde continuó el trabajo.

 

La Escuela Taller de Valverde de Leganés, dirigida por Cáritas,
acaba de concluir su primera fase

Ha concluido la primera fase de la Escuela Taller de Valverde de Leganés que el Programa de Empleo de Cáritas Diocesana viene desarrollando desde el 29 de diciembre de 1998. Inmediatamente ha dado comienzo la segunda fase.

Esta escuela se dedica a la formación ocupacional de 40 alumnos y alumnas, así como a su posterior inserción laboral, trabajando en la recuperación y mejora de los entornos afectados por la riada de 1997 mediante talleres de albañilería, cerrajería, jardinería y formación básica complementaria.

En la primera fase del proyecto, el esfuerzo se ha encaminado a la formación práctica y teórica del alumno y, si bien es a partir de la segunda fase cuando se realizarán las tareas de recuperación, ya se ha establecido un primer acercamiento al entorno a través de la visita de 250 escolares de la localidad al vivero de prácticas en el que trabajan los alumnos de la escuela-taller, compartiendo con ellos una experiencia que, debido a sus positivos resultados, se pretende continuar en el próximo curso.

Subvencionada por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y el Fondo Social Europeo, y promovida por Cáritas Diocesana, la Escuela Taller de Valverde de Leganés cuenta con un equipo técnico de nueve personas y un plazo total de ejecución de dos años. En la segunda fase, ya iniciada, los alumnos tienen un contrato laboral para la formación.

 

La comunidad parroquial de Llerena prepara
el Congreso de la Pobreza de octubre

Los responsables diocesanos de peregrinaciones trabajan en la gran peregrinación diocesana a Tierra Santa del año 2000 para vivir la experiencia jubilar visitando los Santos Lugares. Dicha peregrinación tendrá lugar del 7 al 15 de octubre del 2000, con la participación del arzobispo, don antonio Montero. Previamente se han llevado a cabo ya una peregrinación a Zaragoza con ocasión del Congreso Mariano y a Santiago de Compostela, con motivo del Año Santo Compostelano, enmarcadas, ambas, en la preparación en la preparación al Jubileo del 2000.

Pasado el verano, a través de las parroquias, se concretarán todos los detalles. Las personas interesadas pueden comunicarlo en sus respectivas parroquias o al responsable diocesano, don Enrique Cruz Barrientos. También pueden dirigirse a cualquiera de las dos sedes de la Curia Diocesana, en Mérida o en Badajoz.

 

Curso de Biblia en Campanario

La parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Campanario ha puesto en marcha este año un curso de aproximación a la Biblia. El curso durará tres años, a lo largo de los cuales se busca un acercamiento a las Sagradas Escrituras en un primer curso, al año que viene se profundizará en el Antiguo Testamento y se finalizará con el estudio del Nuevo Testamento.

El objetivo general que se persigue es que el medio centenar de asistentes al curso se acerquen a los aspectos necesarios para conocer mejor la Biblia: cultura de Israel, historia, geografía, las fiestas...

Las clases, durante el curso que ahora termina, han tenido una periodicidad semanal y se han desarrollado de octubre a mayo de manos de los sacerdotes de la localidad: Antonio Pérez Carrasco y Manuel Enrique Hernanz Carroza.

 

Don Juan Pablo Parejo, nombrado "Amaliense del año"

El sacerdote don Juan Pablo Parejo Ayuso ha sido nombrado "Amaliense del año" por la Asociación Cultural "Amigos de Santa Amalia", un reconocimiento que se hará efectivo este fin de semana en el transcurso de un acto cultural en su pueblo, en Santa Amalia, con motivo de las fiestas.

Don Juan Pablo recibe este nombramiento después de pasar doce años fuera de la localidad, pese a lo cual se le recuerda con cariño. Actualmente tiene 36 años, se ordenó sacerdote en el año 88 y desde entonces ha pasado tres en Monterrubio de la Serena, Peraleda del Zaucejo y Puerto Hurraco, otros tres en la parroquia de la Santa Cruz de Villanueva de la Serena y en Entrerríos y tres más en Roma, donde se licenció en ciencias de la educación con especialidad en catequética en la Universidad Pontificia Salesiana. En la actualidad ejerce como vicario parroquial en la parroquia de San Fernando y Santa Isabel de Badajoz, una labor que compatibiliza con la de profesor en el Seminario y en la Escuela de Teología.

 

Mirada a nuestro tiempo

Los catequistas

El curso se acaba; muchos colectivos interrumpen su actividad durante los meses de verano, y también los que realizan tareas en la Iglesia finalizan su actividad. Eso sucede, por ejemplo, con los catequistas, a los que traigo hoy bajo esta mirada especial a las cosas de nuestro tiempo. A los cristianos y cristianas que asumen en sus parroquias y comunidades la responsabilidad de transmitir la fe les llega también en estas fechas su merecido descanso. Todos ellos -más de tres mil- son voluntarios y voluntarias que han acogido la llamada de la Iglesia a colaborar en la enorme responsabilidad de ser los que llevan a adelante la tarea de entregar el mensaje cristiano a las nuevas generaciones; a veces en medio de especiales dificultades por la edad y el comportamiento de los chicos y por el escaso interés de su entorno familiar y social.

Para este servicio tienen que sacar tiempo de donde no lo hay, pues su tarea no se limita sólo a la sesión semanal, sino que se echan sobre sus espaldas la maternidad y la maternidad espiritual y el acompañamiento de los niños adolescentes y jóvenes a los que educan en la fe y en la vida cristiana. Y a todo esto hay que añadir el tiempo que necesariamente tienen que dedicar a su formación, pues han de actualizarse doctrinal y pedagógicamente, si quieren estar a la altura de la misión que la Iglesia les encomienda.

Por todo lo que hacen merecen no sólo el descanso, sino también el reconocimiento y el respeto de las comunidades en las que sirven.

Amadeo Rodríguez Magro
 

Página litúrgica

Celebramos el XIV Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Libro del profeta Zacarías 9, 9-10.

Así dice el Señor: Alégrate, hija de Sión; canta, hija de Jerusalén; mira a tu rey que viene a ti justo y victorioso, modesto y cabalgando en un asno, en un pollino de borrica. Destruirá los carros de Efraín, los caballos de Jerusalén, romperá los arcos guerreros, dictará la paz a las naciones. Dominará de mar a mar, desde el Eúfrates hasta los confines de la tierra.

Salmo 144, 1-2, 8-9, 10-11, 13cd-14

R. Bendeciré tu nombre por siempre, Dios mío, mi rey.

Te ensalzaré, Dios mío, mi rey;

bendeciré tu nombre por siempre jamás.

Día tras día te bendeciré

y alabaré tu nombre por siempre jamás.

El Señor es clemente y misericordioso,

lento a la cólera y rico en piedad ;

El Señor es bueno con todos ,

es cariñoso con todas sus criaturas.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,

que te bendigan tus fieles;

que proclamen la gloria de tu reinado,

que hablen de tus hazañas.

El Señor es fiel a sus palabras,

bondadoso en todas sus acciones.

El Señor sostiene a los que van a caer,

endereza a los que ya se doblan.

Carta de S. Pablo a los Romanos 8, 9, 11-13

Hermanos: Vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros.

El que no tiene el Espíritu de Cristo no es de Cristo. Si el Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó de entre los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por el mismo Espíritu que habita en vosotros.

Por tanto, estamos en deuda, pero no con la carne para vivir carnalmente. Pues si vivís según la carne, vais a la muerte; pero si con el Espíritu dais muerte a las obras del cuerpo, viviréis.

Evangelio según S. Mateo 11, 25-30

En aquel tiempo, Jesús exclamó:

- Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo mas que el Padre, y nadie conoce al Padre, sino el Hijo y aquel a quien se lo quiera revelar.

Venid a mí todos los que estéis cansados y agobiados y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón , y encontraréis vuestro descaso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

Lecturas bíblicas para los días de la semana

5, lunes: Gn 28, 10-22a; Mt 9, 18-26.
6, martes: Gn 32, 22-32; Mt 9, 32-38.
7, miércoles: Gn 41, 55-57; 42, 5-7a, 17-24a; Mt 10, 1-7.
8, jueves: Gn 44, 18-21, 23b-29; 45, 1-5; Mt 10, 7-15.
9, viernes: Gn 46, 1-7, 28-30; Mt 10, 16-23.
10, sábado: Gn 49, 29-32; 50, 15-26a; Mt 10, 24-33.
11, domingo: Is 55, 10-11; Rm 8, 18-23; Mt 13, 1-23.

 

Comentario Litúrgico

El Hijo y el Padre

Para entender el evangelio de hoy es necesario saber que, en los párrafos anteriores, san Mateo nos ha presentado las correrías apostólicas de Cristo que no obtienen el fruto esperado y le llevan a pronunciar una queja contra las ciudades que no han querido escuchar su palabra.

Todo lo anterior da a entender que Jesús debió sentir esa soledad absolutamente única que tuvo que sufrir su corazón humano de Unigénito que tan extraño se sentiría alejado del cálido hogar de su Padre y tan inmerso en la incomprensión y la fría acogida que le dieron y le damos los hombres.

No hay que extrañarse que en ese momento, públicamente y no sólo como en sus largas noches de oración en soledad, se dirija a su Padre y, así, nos revele algunos trazos del más íntimo secreto de su alma.

Cuando cabría esperar una súplica un tanto desesperada por el fracaso apostólico, del corazón de Cristo surge una acción de gracias: "Te doy gracias, Padre (Abba), Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor ". Esta frase y la que le sigue denotan la absoluta conformidad de Cristo a la voluntad del Padre y la total armonía que coinciden en su preferencia por los que en el mundo no tienen cabida, pero están abiertos a la esperanza que le propone el evangelio.

Después de este encuentro oracional con su Padre, Jesús se vuelve a la muchedumbre que le rodea y le hace la gran invitación: "Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados , y yo os aliviaré". Quitémonos las caretas y apariencias y pongámonos en la fila.

Antonio Luis Martínez

Santoral

5 de julio: Mártires de Bohemia (siglo XV)

Entre 1419 y 1434 pasan quince años de tremenda crueldad y terribles masacres. Los seguidores de Juan Hus, llamados por tanto 'husitas', masacraron ciudades enteras para purificarse de la presencia de 'papistas', dando lugar a una de las pocas canonizaciones 'en masa' de la historia de la Iglesia. Es cierto que también los católicos fueron eficaces tanto defendiéndose como atacando. Juan Pablo II ha pedido perdón por la participación de nuestra Iglesia en aquellos desórdenes, pero desde el rigor histórico, la balanza es claramente favorable a la causa católica en cuanto al número de muertos: es como si quisiéramos pesar por igual las fosas comunes de los serbios con la escasez de la defensa albanokosovar, en la Eslavia del sur, ahora en nuestros días.

Tanto obispos como sacerdotes y numerosos laicos, así como conventos enteros de agustinos, dominicos, cartujos o benedictinos, con sus respectivas órdenes femeninas, fueron arrasadas y masacradas en una especie de 'limpieza religiosa' que deseaba imponer una reforma 'evangélica'.

Al fin, Hus terminó en la hoguera. Cuánta tristeza ofrece una historia que se repite! No es lo malo que en el siglo XV Praga y sus alrededores se vieran envueltos en la violencia; lo peor es que Europa se encontraba dividida por un racismo religioso y ecxcluyente, con 'limpiezas étnicas' que desconocen los elementales derechos de "libertad de pensamiento', tolerancia o pluralismo. O las Iglesias son las primeras luchadoras por los derechos humanos o todos se reirán cuando promovamos 'derechos divinos', que, por cierto, también existen.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

5, lunes: Antonio Zaccaria, Cirila, Marta, Domicio.
6, martes: María Goretti, Goar, Sexburga, Ángela.
7, miércoles: Panteno, Edilburga, Odón, Fermín.
8, jueves: Gliceria, Procopio, Pancracio, Hadriano III.
9, viernes: Cirilo, Félix, Herumberto, Verónica Juliana, Melania.
10, sábado: Rufina y Segunda, Anatolia y Victoria, Amalberta.
11, domingo: Benito, Pío I, Marciano, Marciana, Abundio.

 

Contraportada

La Iglesia de Cuba resurge
con fuerza un año y medio
después de la visita del Papa

Sin embargo, la apertura del régimen castrista es mínima y en cuanto a libertades y derechos humanos ha dado marcha atrás

El respeto a las culturas y a la soberanía de los pueblos, deber ser una premisa para la normalización de las relaciones entre estados Unidos y Cuba, señaló el arzobispo de Santiago de Cuba al recibir el doctorado 'honoris causa' de la Universidad de Georgetown. "Más allá de las presiones y gestiones de intereses de parte, éticamente deben priorizarse las necesidades del pueblo que sufre", dijo Monseñor Pedro Meurice Estiú en la capital norteamericana.

Sus palabras no quedaron desencarnadas de la realidad cubana. En su discurso el arzobispo primado de Cuba presentó ante su audiencia el resurgir de la Iglesia cubana, purificada por la cruz y también la tragedia de un pueblo que vive en la pobreza, con grandes desigualdades sociales, sin libertades fundamentales , sin espacios internos para asumir el propio protagonismo y bloqueado por un embargo comercial.

Apoyado en las palabras del Santo Padre "Que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba", monseñor Meurice ofreció lo que considera los pasos a seguir para crear "un ambiente de mayor libertad y pluralismo" en Cuba, como pidiera el Santo Padre.

Causas de una crisis

"En mi opinión --dijo el arzobispo-, estos pasos que marcarían lo que se ha llamado "la nueva etapa" después de la visita papal, no tendrán rumbo cierto y no serán creíbles si no van encaminados a solucionar eficazmente las cuatro causas que entre otras provocan la actual crisis que vivimos en Cuba". Para el arzobispo estas cuatro causas son, en primer lugar, la pobreza material y moral junto a medidas económicas que provocan desigualdades injustas . Ello "provoca una angustia existencial que conduce por un lado a la emigración imparable y por otra a un exilio interior que enajena a muchos". Es una situación que junto a las medidas económicas de supervivencia "han provocado desigualdades injustas que no concuerdan con el ideal de justicia social".

Una segunda causa es para el prelado la limitación a las libertades fundamentales, fruto del colectivismo estatalmente impuesto. En el fondo del problema él sitúa "las limitaciones de las libertades fundamentales", provocando la despersonalización y el desaliento, lo que explica que no asuman el protagonismo de sus vidas.

Otra causa de la pobreza sería el aislamiento y las restricciones comerciales y económicas, como el embargo. Señala monseñor Meurice que el "bloqueo externo, junto a los bloqueos a la iniciativa y la liberad personal, son éticamente inaceptables y al ser injustos deben ser abolidos". Pero además señala que la apertura no se puede reducir a relaciones comerciales materialistas "como si Cuba, u otros países, fueran sólo playas, mujeres, ron, azúcar o níquel".

El primado cubano ve una cuarta causa de pobreza en la ruptura en las relaciones de Cuba con los Estados Unidos. Apoyado en el pensamiento de dos padres de la nación cubana el padre Félix Varela y el apóstol José Martí el arzobispo señaló que "constituye un absurdo que dos países vecinos con una comunidad en continuo movimiento migratorio y otros elementos de mutuo beneficio, cedan a la lógica de la confrontación y no dejen paso a unas relaciones respetuosas de la soberanía geográfica y cultural de ambos y unos lazos de intercambio que vayan más allá del mercado.

Estudiantes y exiliados

Además de unos 2.000 estudiantes que se graduaban, aplaudieron al arzobispo los cubanos exiliados que asistieron al acto y participaron en una misa en la capilla de la universidad. Entrevistado a su paso por Miami, monseñor Meurice señaló que en su discurso había tratado de expresar sus "propias reflexiones sobre lo que se vive en Cuba y lo que he escuchado en conversaciones con mucha gente".

Dijo que era consciente del lugar donde pronunciaba su discurso y que esperaba que sus palabras fueran tomadas en serio porque se trata de una línea de pensamiento "en conexión con la identidad del pueblo cubano y de su historia". "No fue dicho para que quede como palabras bonitas, sino para que los cubanos, y las instituciones aludidas, lo confronten con sus propios criterios, si ven algo bueno lo asimilen y quizás rectifiquen o confirmen lo que ya piensan".Al expresarse, dijo, "la verdad absoluta no la tiene nadie, la vamos encontrando todos juntos En ese intercambio es posible caminar adelante".

ZENIT


Return to "Iglesia en Camino"