Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 536. 4 de julio de 2004

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

Este domingo se celebra la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico

La Conferencia Episcopal Española llama a un uso más humano de las vías públicas

Este domingo, coincidiendo con el inicio 'oficioso' del periodo veraniego, la Iglesia Española celebra la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico, que quiere servir como llamada de atención sobre la necesaria implicación de todos, conductores y peatones, en el uso responsable de las vías públicas.

Las cifras nos dicen que en el año 2002 hubo en España más de 144.000 accidentes de circulación, con un número aún mayor de personas implicadas en ellos. Mientras que, en el año 2003, fueron unos 150.000 los accidentes, con 4.032 personas que se dejaron la vida en las carreteras españolas.

Ante esta situación, el Mensaje de los obispos españoles para esta Jornada, invita a humanizar el uso de las vías públicas y vivirlas como "lugar de encuentro" -que es precisamente el lema para la Jornada-. Encuentro con uno mismo, con los otros usuarios de la vía y con Dios.


Editorial

Libertad religiosa

La Organización 'Ayuda a la Iglesia Necesitada' ha presentado el día 25 de junio en Roma, su informe sobre libertad religiosa en el mundo. Todavía hay muchos países donde se persigue a los ciudadanos por sus creencias. No son nuevos en la lista de irrespetuosos con los derechos humanos, entre los que se encuentra el derecho a la libertad religiosa, paises como China, Afganistán, Sudán o Nigeria .

Sin embargo, llaman la atención determinadas actitudes en paises de tradición democrática y raíces cristianas donde, si bien no podemos hablar en muchos casos de persecución, sí encontramos ciertas actitudes vergonzantes que tratan de relegar lo cristiano al ámbito privado, desligándolo de la vida pública como si la fe no tuviese una trascendencia social y los cristianos una obligación con el mundo en el que viven, que es el suyo. Detrás de todas estas actitudes se esconde la idea de que la religión no aporta nada útil a la persona ni a la sociedad.

En Francia, durante el año pasado se prohibió el uso de símbolos religiosos en las escuelas aferrándose a una laicidad con marchamo revolucionario dieciochesco, como si antes de 1789 no hubiese existido Francia.

Por lo que se refiere a España, el informe de 'Ayuda a la Iglesia Necesitada' recuerda la decisión de convertir a la asignatura de religión en no evaluable, volviéndola a marginar del conjunto de las materias, a pesar de contar con el plus de legitimidad que le aporta la petición expresa de los padres, responsables últimos de la educación de sus hijos.

Todos estos síntomas son muestras de la crisis de una sociedad postmoderna que no es capaz de ofrecer ideales a las nuevas generaciones ni un sentido trascendente de la existencia que dé solidez a la vida. Asistimos a un intento de construir "algo" partiendo de la nada para contentar a todos, un cierto complejo de igualación por debajo que cree que llegará a la integración renunciando a lo que es. Ese no es buen camino.


Juan Pablo II

"Usemos todos los medios para alimentar el espíritu de recíproca acogida"

Discurso del Papa ante el Patriarca Ecuménico de Constantinopla Bartolomé I

Publicamos a continuación el discurso pronunciado por Juan Pablo II en la mañana de este martes al recibir en audiencia a Su Santidad Bartolomé I, Patriarca (ortodoxo) Ecuménico de Constantinopla y séquito con ocasión del 40º aniversario del histórico abrazo que Pablo VI y el Patriarca Atenágoras se intercambiaron en Jerusalén en enero de 1964.

Santidad, ¡Venerados y amados hermanos del Patriarcado ecuménico!

1. ¡Bienvenidos en el nombre del Señor! A Él nuestro agradecimiento porque nos permite hoy encontrarnos en la fiesta de los Santos Pedro y Pablo, venerados también por la Liturgia ortodoxa como Protóthronoi, esto es, aquellos que se sientan en los primeros tronos.

Damos además gracias a Dios conmemorando juntos el bendito encuentro que tuvo lugar hace cuarenta años entre mi venerado predecesor, el Papa Pablo VI, y el venerado Patriarca Atenágoras I. Éste tuvo lugar en Jerusalén, donde Jesús fue alzado en la cruz para redimir a la humanidad y congregarla en la unidad. ¡Qué providencial fue para la vida de la Iglesia aquel encuentro, valiente y gozoso al mismo tiempo! Impulsados por la confianza y por el amor a Dios, nuestros iluminados predecesores supieron superar prejuicios e incomprensiones seculares y ofrecieron un ejemplo admirable de pastores y guías del Pueblo de Dios. Al redescubrirse hermanos, advirtieron un sentimiento de profunda alegría que les empujó a retomar con confianza las relaciones entre la Iglesia de Roma y la Iglesia de Constantinopla. ¡Que Dios les recompense en su Reino!

2. Santidad, con gran afecto le recibo, verdaderamente contento de poderle acoger en esta casa en la que está viva la memoria de los Santos Apóstoles. Junto a usted, saludo a los que le acompañan, y en especial a los Metropolitas y a la Delegación del Patriarcado; saludo también al grupo de fieles de la archidiócesis greco-ortodoxa de América, y al grupo de profesores y estudiantes del Instituto de Teología ortodoxa de Estudios Superiores de Chambésy, guiados por el obispo Makarios. A todos agradezco su cordial presencia.

Acontecimientos importantes

En estos cuarenta años nuestras Iglesias, en sus relaciones, han vivido ocasiones importantes de contacto que han favorecido el espíritu de recíproca reconciliación. No podemos olvidar, por ejemplo, el intercambio de visitas entre el Papa Pablo VI y el Patriarca Atenágoras I en 1967. Conservo, además, viva memoria de mi visita a Fanar en 1979 y del anuncio, con el Patriarca Demetrios I, del inicio del diálogo teológico. Recuerdo, además, la visita a Roma del Patriarca Demetrios I, en 1987, y la de Vuestra Santidad, en 1995, a la que siguieron otras significativas ocasiones de encuentro. Son muchos signos del común empeño de continuar recorriendo el camino emprendido, a fin de que se realice cuanto antes la voluntad de Cristo: ut unum sint!.

3. A lo largo de este camino ciertamente han pesado los recuerdos de dolorosos sucesos de la historia pasada. En particular, en esta circunstancia, no podemos olvidar lo que ocurrió en el mes de abril del año 1204. Un ejército que partió para recuperar Tierra Santa para la cristiandad se dirigió a Constantinopla para tomarla y saquearla, derramando la sangre de los hermanos en la fe. ¿Cómo no compartir, ocho siglos después, también nosotros la indignación y el dolor que, a la noticia de lo que había ocurrido, manifestó inmediatamente el Papa Inocencio III? Después de tanto tiempo podemos analizar los acontecimientos de entonces con mayor objetividad, aún en la conciencia de lo difícil que es indagar la plena verdad histórica.

Nos ayuda, al respecto, la advertencia del apóstol Pablo: "Así que no juzguéis nada antes de tiempo hasta que venga el Señor. Él iluminará los secretos de las tinieblas y pondrá de manifiesto los designios de los corazones" (1 Co 4, 5). Oremos, por lo tanto, juntos para que el Señor de la historia purifique nuestra memoria de todo prejuicio y resentimiento, y nos conceda avanzar libremente en el camino de la unidad.

Pasos hacia la unidad

4. A esto nos invita también el ejemplo dejado por el Patriarca Atenágoras I y por el Papa Pablo VI, que hoy conmemoramos. Que el recuerdo de aquel encuentro favorezca un salto adelante en el diálogo y en la consolidación de las mutuas relaciones fraternas. El diálogo teológico, a través de la "Comisión mixta", permanece, a tal fin, como un instrumento importante. Por esto deseo que cuanto antes se avive de nuevo. Estoy convencido, de hecho, de tal urgencia y es voluntad mía y de mis colaboradores hacer uso de todo medio para alimentar el espíritu de recíproca acogida y comprensión, en la fidelidad al Evangelio y a la común Tradición apostólica. Nos impulsa en este camino el mandamiento antiguo y siempre nuevo del amor, que el apóstol Pablo proclamaba en las conocidas palabras: "Amaos los unos a los otros con afecto fraterno, compitiendo en estimaros recíprocamente" (Rm 12, 10).

5. Confío estos propósitos de reconciliación y de plena comunión a los Santos Apóstoles que hoy recordamos. Les invocamos con confianza para que su celeste intercesión nos refuerce en la fe y nos haga perseverantes en la búsqueda de llevar a cabo cuanto antes la voluntad de Cristo. Que nos obtenga este don María, la Madre de Aquél que nos llama a todos a la plena unidad en su amor.

Con estos sentimientos le renuevo a usted, Santidad, y a todos ustedes, mis gratos huéspedes, la más cordial bienvenida.

[Traducción del original italiano realizada por Zenit]


Centrales

Es preciso un uso más adecuado, humano y solidario de la carretera

El año pasado fallecieron más de 4000 personas en las carreteras españolas

La Iglesia española celebra este domingo la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico con la que, como pone de manifiesto el mensaje de los obispos, "la iglesia que peregrina en España [...] colabora con tantas personas y organismos que se esfuerzan por mejorar el clima de buena convivencia en los usuarios de nuestras rutas".

La siniestralidad en la carretera

Con un parque automovilístico cercano a los 26 millones de vehículos, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), y que ha aumentado un 40 % en la última década, España sufrió en el año 2003 155 accidentes mortales por cada millón de vehículos, lo que eleva a 4.032 las víctimas mortales habidas durante ese año. No parece mucho pero, como dice Segismundo Oñate, Director Nacional de Pastoral de la Carretera, "un sólo muerto sería ya motivo de reflexión e interés". Además, estas cifras no dejan de ser engañosas, pues el número total de accidentes rondó los 150.000, con un número similar de heridos, y teniendo en cuenta que el 90 % de todos ellos fue el "factor humano" (excesos de velocidad, alcohol, no llevar puesto el cinturón de seguridad...). Para todas estas víctimas, el mensaje de esta Jornada dirige sus primeras palabras: "es obligado que las primeras palabras sean dirigidas, con un profundo sentimiento de condolencia y cercanía, a tantos hermanos que han visto sesgadas o malparadas sus vidas en accidentes de tráfico, así como a sus familiares y amigos, y también, con agradecimiento, al personal sanitario dedicado a la atención y rehabilitación de los heridos y discapacitados".

Por todo esto, la invitación que se hace en el mensaje es que "todos, peatones y conductores, deberíamos aprovechar esta Jornada anual para reflexionar sobre los problemas del tráfico y, en consecuencia, aceptar nuestra parte de responsabilidad, tomando las medidas convenientes para evitar riesgos y contribuir a una convivencia más humana en todas nuestras rutas".

Camino de encuentro

Precisamente porque todos somos usuarios de las vías públicas, el lema escogido este año es "Camino de encuentro", con el que se quiere llamar la atención sobre la vía pública como lugar de encuentro "consigo mismo, con los demás y con Dios", apunta Segismundo Oñate, "es suficiente hacer un largo viaje en coche o en la cabina de un camión para darnos cuenta de ello y quienes habitualmente los hacen pueden añadir infinidad de reflexiones que enriquecerán sin duda dicha afirmación". Además, a esto se añade lo apuntado en el mensaje episcopal "'Camino de encuentro' es un lema que evoca entre nosotros el Año Jacobeo que estamos celebrando. Recuperando una tradición europea multisecular, miles y miles de personas de diversos países se ponen en camino hacia Compostela por múltiples rutas. Hacer el camino a pie parece ser la forma más peculiar, pero en nuestros días son muchos los peregrinos que se acercan a la tumba del Apóstol Santiago en diversos vehículos, aprovechando las ventajas de las nuevas autovías y de la mejora de las carreteras. El camino jacobeo sigue siendo, de este modo, lugar y ocasión de encuentro de personas, creencias y culturas, expresión y estímulo de ese alma cristiana que necesita la nueva Europa que está surgiendo".

Humanizar la carretera

El planteamiento ante la cuestión de la responsabilidad en el tráfico es humanista, como apunta Oñate, "partimos de que el elemento esencial es el ser humano y que su primera obligación e interés es la atención a la calzada, al vehículo y las señalizaciones, o sea todo lo que se exige para hacer un uso correcto y solidario de la vía pública". "Si se considera la vía pública -continúa Oñate- como un lugar de encuentro esto contribuirá a un uso más adecuado, humano y solidario de la calzada, pues es la persona humana que se cruza, nos acompaña, antecede o precede, lo que nos exigirá preparación, educación y sensibilidad al compartir la calzada pública. Si bien la forma de vida que estamos generando suele ser acelerada, ruidosa, agitada y agobiante, con frecuencia el vehículo se convierte en un lugar y tiempo de silencio, soledad y reflexión, que da para mucho, hasta para estar consigo mismo, contemplar las grandezas y maravillas de la naturaleza, transformaciones realizadas por el hombre y lo dado por Dios. Y quién pone en duda que es un lugar de encuentro con los demás, de las formas más variadas que podamos pensar, pues cada uno trasladamos en el uso del volante y la calzada la forma de ser en la vida cotidiana, agresividad o paz, tristeza o alegría, sonrisa o enfado, desprecio o cortesía, prepotencia o amabilidad, y tantas posibilidades más de ayuda, solidaridad..."

 

Las cifras de la carretera

o España cuenta con 25.924.779 vehículos, con más de 20.000.000 millones de conductores y se expidieron de 600.000 permisos nuevos en el año 2003.

o En el año 2003 se produjeron 3.446 accidentes mortales en los que fallecieron 4.032 personas, seis más que en el año anterior

o El número total de accidentes en las carreteras españolas fue de 143.304 con un saldo de víctimas de 146.197 personas (Datos del 2002).

o El 90 % de los accidentes se produjeron por causas debidas al ser humano.

o Extremadura es una de las comunidades autónomas donde menor número de accidentes mortales se registraron, 111 en el 2003, donde fallecieron 133 personas. La que más, Andalucía, con 552 accidentes mortales y 662 fallecidos.

 

El encuentro entre ambos, celerbado en Roma, es un hito importante en el camino ecuménico

Juan Pablo II y el Patriarca ortodoxo Bartolomé I tienden nuevos puentes para la unidad

Esta semana Roma ha acogido uno de los momentos importantes en el camino ecuménico que recorren la Iglesia Católica latina y la Iglesia Ortodoxa con el encuentro que han celerbado el papa Juan Pablo II y el Patriarca Ecuménico de Constantinopla Bartolomé I, considera como la cabeza visible de las Iglesias Ortodoxas orientales.

El mencionado encuentro se ha realizado en la conmemoración del 40 aniversario del encuentro entre el Papa Pablo VI y el Patriarca Atenágoras I, celebrado en Jerusalén en enero de 1964 y que supuso el inicio de una nueva etapa en el diálogo entre las igleias tras más de 900 años de desencuentros y condenas recíprocas.

Sensibilidad Ecuménica

El propio Juan Pablo II confesaba en el Ángelus del domingo pasado, explicaba la razón de este encuentro "queremos conmemorar juntos el histórico encuentro entre nuestros venerados predecesores, el Papa Pablo VI y el Patriarca Atenágoras I, que hace cuarenta años se intercambiaron un inolvidable abrazo de fraternidad y de paz en Jerusalén (...) mientras tenía lugar el Concilio Ecuménico Vaticano II. Desde entonces -continuó el Papa- a pesar de las dificultades que sigue habiendo, el ecumenismo ha dado notables pasos y la sensibilidad ecuménica se ha desarrollado en el Pueblo de Dios. La semana de oración por la unidad de los cristianos ha pasado a formar parte del camino litúrgico-pastoral normal de las diócesis y parroquias. Son numerosas las asociaciones y comunidades eclesiales que dedican una atención constante al conocimiento recíproco y a la amistad entre cristianos de diferentes confesiones, de manera que cada vez se encuentran más unidos en obras de solidaridad, justicia y paz".

El patriarca, que ya visitó al Papa en 1995, llegó el lunes a Roma y fue recibido, entre otros, por el cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y por el arzobispo Leonardo Sandri, sustituto para Asuntos Generales de la Secretaría de Estado. El día siguiente, tras su encuentro con el Papa en el Palacio Apostólico Vaticano en el que ambos firmaron una Declaración Común, el Patriarca visitó San Pedro y allí rezó ante el Altar de la Cátedra y ante la tumba del papa Pablo VI, que se encuentra en las grutas vaticanas. Esa misma tarde, Bartolome I participó en la Eucaristía, en la Plaza de San Pedro y presidida por el Santo Padre, en la solemnidad de San Pedro y San Pablo.

Regalo del Papa

Uno de los momentos más señalados de esta visita tenía lugar el pasado día 1, cuando el patriarca Bartolomé I presidía la la inauguración para el uso litúrgico de la Iglesia de San Teodoro en el Palatino, que el cardenal Camillo Ruini, vicario general para la diócesis de Roma, ha confiado por deseo expreso del Papa, a la comunidad greco-ortodoxa de Roma para sus celebraciones litúrgicas y para la pastoral.

(Agencias)

 

Pidió a Dios que les ayude en su nuevo estado

El Papa recibió a los Príncipes de Asturias

Juan Pablo II recibió el pasado lunes a Sus Altezas Reales Don Felipe y Doña Leticia de Borbón, Príncipes de Asturias, a quienes expresó su alegría por poder recibirlos poco después de haber contraído matrimonio, y les dio las gracias por "la deferencia de haber querido visitarme en los comienzos de su vida conyugal".

"El nacimiento de una nueva familia, les dijo el Papa, es siempre un gran acontecimiento. Lo es para los esposos, cuyo amor mutuo se enriquece y afianza con la gracia divina. Lo es también para las respectivas familias y para la sociedad, pues una convivencia fiel que no caduca, conlleva nuevas esperanzas y promesas de vida".

Hogar feliz

Juan Pablo II renovó sus deseos manifestados en el día de la boda y pidió a Dios "que les ayude en este nuevo estado de vida, para que formen un hogar feliz, el cual, por el relieve que tiene en la sociedad española, sea también punto de referencia ejemplar para tantas familias de esa querida Nación".

(Servicio Vaticano de Información)


Información diocesana

La obra ha sido financiada y ejecutada por la Diputación de Badajoz

Inaugurada un exposición sobre la figura de "Don Rafaelito"

La memoria del sacerdote Rafael Sánchez García, el popular "Don Rafael", cuenta, desde esta semana con un nuevo elemento que hará más perdurable la vida y obras de este Siervo de Dios, gracias a la inauguración de una exposición permanente de diversos objetos que le pertenecieron.

Esta muestra se ha ubicado en un local contiguo a la capilla del antiguo Hospital Provincial de la capital pacense, y que la Diputación de Badajoz ha cedido y acondicionado para este fin, además de la propia capilla y una sala más que servirá de sacristía.

La presentación de la exposición fue realizada por el sacerdote Manuel Amezcua Morillas, biógrafo y miembro de la comisión diocesana pro-betificación de don Rafael Sánchez. En su intervención, Amezcua Morillas destacaba sobre la figura de este sacerdote insigne que "su vida la dedicó, principalmente, a dos cosas, por una parte a la vida espiritual y a la oración; era una persona de una riquísima vida interior. Y, por otra parte, al servicio de los más desheredados, tanto dentro del hospital -principalmente a los enfermos más contagiosos- como a los más pobres de la ciudad de Badajoz".

Objetos de la muestra

Los objetos de la muestra son escasos porque, como ponía de manifiesto el propio Amezcua, "en la exposición se pueden contemplar enseres relacionados con su vida, muy escasos porque él era un hombre de enorme austeridad; también sus libros y sus cuadernos de notas... y luego están toda una serie de objetos litúrgicos, eso sí más dignos, pero que no eran de su propiedad sino de la capilla del hospital".

Para Manuel Amezcua, el hecho de que la Iglesia de Mérida-Badajoz cuente en sus filas con una figura como don Rafael Sánchez "expresa la grandeza de Dios. Los que siguen el Evangelio con toda fidelidad son siempre el mayor regalo que Dios puede hacernos, pero también el mayor compromiso".

Placa conmemorativa

Terminada este presentación, el arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Antonio Montero, procedía a bendecir la muestra, para después, junto al presidente de la Diputación de Badajoz, Juan María Vázquez, decubrir una placa conmemorativa de este acto.

En sus palabras, el Presidente de la Diputación, apuntaba " la finalidad de esta muestra es reconocer la labor de alguien que llevó una vida ejemplar y que esto ha hecho que se le tenga una gran devoción a la figura de don Rafael".

Importante para la Diócesis

Monseñor Antonio Montero, por su parte, destacaba que esta inauguración era un acontecimiento importante no sólo para la ciudad de Badajoz sino también para toda la Iglesia diocesana. Además de "un honor para todo el clero de Badajoz, al que él pertenecía, y que cultivó en favor de los pobres -y fue un testimonio para todos nosotros- de la cuál es la dimensión fraterna, caritativa y solidaria que tiene siempre la Iglesia. Un ejemplo- continúo Monseñor Montero- ya reconocido por Roma, por el hecho de haberse aceptado su causa de beatificación".

 

Los misioneros de Mérida-Badajoz que trabajan en el Perú ponen en marcha encuentros periódicos

El objetivo es compartir experiencias personales y proyectos pastorales de la misión

Los misioneros de Mérida-Badajoz que trabajan en las diócesis de Chachapoyas y Cajamarca, en el Perú, José Ardila, Antonio Saenz, Ángel Maya, Antonio León y Federico Grajera, han puesto en marcha una serie de reuniones periódicas a las que este año se sumará el sacerdote Diego Isidoro, tras un año de estudios en España.

Compartir experiencias

El objetivo de estas reuniones periódicas es compartir sus experiencias personales y proyectos pastorales en la misión.

Según el misionero Federico Grajera Cabrera "los sacerdotes deben hacer muchas horas de camino para encontrarse y para sentirse Iglesia Diocesana a miles de kilómetros de su casa extremeña". Además comparten la oración y las experiencias de cómo se llega a servir a una iglesia necesitada. Esto supone una ayuda a los sacerdotes con más años de servicio en la misión y a los recién llegados, pues a ambos estos encuentros les permite estar más cercanos entre sí.

Cuatro zonas

Los sacerdotes de Mérida-Badajoz están presentes en estos momentos en cuatro zonas del Perú. José Ardila trabaja en la parroquia de Sorochuco, diócesis de Cajamarca; Antonio Saenz está en Celendín, en la misma diócesis citada; Ángel Maya presta sus servicios en la primera parroquia que Mérida-Badajoz tomó bajo su cuidado, la de Leymebamba, en Chachapoyas. Antonio León y Federico Grajera trabajan en las parroquias de San Nicolás, San Miguel y Santo Toribio, de la provincia de Rodríguez de Mendoza.

 

Se llevan a cabo suscripciones para sufragar los gastos

Villafranca de los Barros trabaja para conseguir un centro parroquial

Hace unos meses surgía en el seno de la Comunidad Parroquial de Villafranca de los Barros una comisión que orientaba sus esfuerzos en motivar al pueblo para conseguir los fondos necesarios de cara a la construcción de un Centro Parroquial o Casa de la Iglesia para el municipio. El primer reto era precisamente concienciar a la población partiendo de la idea de que "todos somos Iglesia" y a partir de ahí el compromiso de todos con este proyecto cobraba mayor relieve.

Por todos los medios

Así las cosas se lanzó el mensaje por todos los medios posibles, incluidos los de comunicación, para llegar al máximo posible de la población. Se buscaba encontrar un millar de vecinos comprometidos a pagar una cuota que pueda garantizar una base firme para comenzar el proyecto y asumir la compra del edificio.

Después vinieron las tejas de arcilla con la inscripción "Pro-centro parroquial" que sorprendieron a muchos y que se agotaron rápidamente gracias al esfuerzo de quienes se volcaron en su venta y a la propia originalidad de aquel pequeño elemento con tanto simbolismo para el proyecto. Llegó el calor y con él cientos de abanicos que también tuvieron una excelente acogida entre los feligreses y se agotaron con celeridad. Abanicos clásicos y modernos, para todos los gustos y muy demandados, tanto que se ha encargado un nuevo lote para ponerlo a la venta.

Cara del esfuerzo

Son ideas que por ahora ofrecen la mejor cara del esfuerzo y la ilusión con la que se trabaja y que, sin duda, acercan al presente lo que para muchos constituía una utopía soñada por muchos villafranqueses, que ven en el Centro Parroquial una necesidad apremiante. Y esto no ha hecho más que empezar, ideas no faltan, ganas tampoco, y con un pueblo tan entusiasta no habrá problema para conseguir la felicidad de tener en Villafranca un Centro Parroquial.

Laura Díez


 

Liturgia dominical

Celebramos el XIV Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Libro de Isaías 66, 10-14c

Festejad a Jerusalén, gozad con ella, / todos los que la amáis, / alegraros de su alegría, / los que por ella llevasteis luto. / Mamaréis a sus pechos y os saciaréis de sus consuelos, / y apuraréis las delicias de sus ubres abundantes.

Porque así dice el Señor:

"Yo haré derivar hacia ella, / como un río, la paz, / como un torrente en crecida, / las riquezas de las naciones. /Llevarán en brazos a sus criaturas / y sobre las rodillas las acariciarán; / como a un niño a quien su madre consuela, / así os consolaré yo, / y en Jerusalén, seréis consolados. /Al verlo, se alegrará vuestro corazón, / y vuestros huesos florecerán como un prado; / la mano del Señor se manifestará a sus siervos. "

 

Salmo 65, 1-3a, 4-5, 16 y 20

R. Aclamad al Señor, tierra entera.

Aclamad al Señor, tierra entera; / tocad en honor de su nombre;/ cantad himnos a su gloria; / decid a Dios: ¡Qué temibles son tus obras!

 

Carta a los Gálatas 6, 14-18

Hermanos: Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, en la cual el mundo está crucificado para mí, y yo para el mundo. Pues lo que cuenta no es circuncisión o incircunsición, sino una criatura nueva. La paz y la misericordia de Dios vengan sobre todos los que se ajustan a esta norma; también sobre el Israel de Dios. En adelante, que nadie me venga con molestias, porque yo llevo en mi cuerpo las marcas de Jesús. La gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con vuestro espíritu, hermanos. Amén.

 

Evangelio según san Lucas 10, 1-12, 17-20

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir Él. Y les decía: - La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa decid primero: "Paz a esta casa". Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: "Está cerca de vosotros el reino de Dios". Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: "Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el reino de Dios". Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo.

Los setenta y dos volvieron muy contentos y le dijeron: - Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre. Él les contestó: - Veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad: os he dado potestad para pisotear serpientes y escorpiones y todo el ejército enemigo. Y no os hará daño alguno. Sin embargo, no estéis alegres porque se os someten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.

 

Comentario Litúrgico

Los obreros son pocos

Nos encontramos ante una página evangélica en la que se expresa la dimensión misionera del Evangelio. Quien la lea con detención caerá en la cuenta de que el cristianismo o es expansivo y tiende a llegar a todos los rincones del mundo y a cada uno de sus habitantes o no es fiel al deseo de Cristo.

Encararnos con esta realidad en estos tiempos puede parecer una ironía pues, según nuestra pequeña experiencia y estudios sociológicos muy sesudos, nos encontramos en un momento de recesión en el que la Iglesia, sobre todo en Occidente, parece que no tiene otro destino que ser una realidad testimonial de lo que fue en el pasado.

Ciertamente, estamos ante una época invernal de nuestra fe cristiana en la que el hielo de la increencia o de la indiferencia cubre la exigua realidad de nuestras comunidades parroquiales en las que se intenta vivir la fe y los valores evangélicos a contracorriente de lo que viven y creen nuestros hijos y nuestros nietos.

Ya Jesús comienza su discurso misionero con una advertencia que hoy tiene especial vigencia: "La mies es abundante y los obreros pocos ". Se parte desde la desproporción, desde la convicción de que se trata de una tarea que supera las fuerzas humanas y que solamente se puede comenzar en una actitud humilde de oración ante el Dueño de la mies.

A cada uno de nosotros, como creyentes, van dirigidas las palabras de Jesús: "Poneos en camino... no llevéis talegas... no os detengáis a saludar a nadie." y tienen que ser asumidas como algo que corresponde a nuestra condición de cristianos por reducida y pobre que pueda ser nuestra aportación a la misión de la Iglesia.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

5, lunes: Os 2, 16.17b-18.21-22; Mt 9, 18-26.
6, martes: Os 8, 4-7.11.13; Mt 9, 32-38.
7, miércoles: Os 10, 1-3.7-8.12; Mt 10, 1-7.
8, jueves: Os 11, 1-4.8c-9; Mt 10, 7-15.
9, viernes: Os 14, 2-10; Mt 10, 16-23.
10, sábado: Is 6, 1-8; Mt 10, 24-33.
11, domingo:Dt 30, 10-14; Col 1, 15-20; Lc 10, 25-37.

Santoral

5 de julio: San Antonio María Zaccaría (s. XVI)

Antonio Mª es uno de esos santos de los que se puede decir que si hubiera vivido más habría sido insuperable. Vivió tan sólo 37 años pero, en esa corta vida, tuvo tiempo de fundar tres congregaciones: una para sacerdotes, otra para religiosas y otra para matrimonios. Pero empecemos por el principio.

Nuestro santo nació en la localidad de Cremona, cerca de Milán (Italia), a principios del siglo XVI. Estudia en París y luego en Padua, haciéndose médico. Vuelve a su tierra y allí, a consecuencia de una terrible peste, convierte su casa en hospital, para poder atender a los enfermos. Empieza a plantearse la vocación sacerdotal y con 26 años decide ordenarse sacerdote. Gracias a su acción, en Cremona se empieza a notar un despertar religioso dos años después.

Pasa a Milán, donde fundará sus congregaciones: los 'Clérigos regulares de San Pablo' ­llamados bernabitas por ser la Iglesia de San Bernabé la casa madre­, la 'Congregación de las hermanas angélicas de San Pablo'­dos años después que la anterior­ y la 'Congregación de los casados'.

De estas congregaciones surgirán los gérmenes de renovación de la Iglesia en el Concilio de Trento, y personajes de la talla de León X, Pio IV y Pio V, personajes claves en dicho Concilio. Murió en 1539 e inmediatamente fue venerado como beato, aunque no fue santo hasta 1897, con León XIII.

Los santos de la semana

5, lunes: Antonio Mª Zaccaría, Marta, Cirila, Atanasio, Ave, Domicio.
6, martes: María Goretti, Isaías, Rómulo. Tomás Moro, Goar.
7, miércoles: Fermín, Claudio, Peregrino, Marcial, Odón, Benedicto XI.
8, jueves: Isabel Viuda Reina, Aquila, Priscila, Adriano III, Pancracio
9, viernes: Agustín Zhao Rong, Zenón, Cirilo, Anatolia, Briccio.
10, sábado: Cristóbal, Jenaro, Félix, Felipe, Silvano, Canuto, Vital.
11, domingo: Benito, Patrono de Europa. Juan, Abundio, Plácido.


Contraportada

Entrevista con el padre Alessandro Olivieri Pennesi, especialista en la materia

¿Por qué la 'Nueva Era' es un desafío para el cristianismo?

No sólo su difusión, sino el hecho de que la 'Nueva Era' (o 'New Age') incorpore elementos del cristianismo alterando su significado originario hacen de ese movimiento un desafío para los bautizados, reconoce el padre Alessandro Olivieri, profesor en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas 'Ecclesia Mater' de la Universidad Lateranense.

- ¿Por qué la difusión del 'New Age' representa un desafío para los cristianos?

- El 'New Age' constituye un gran desafío para el cristianismo. No sólo porque se está difundiendo a nivel planetario, sino sobre todo porque incorpora elementos del cristianismo, modificando su significado originario; por ejemplo, Jesucristo ya no es considerado como Hijo de Dios y único Salvador del mundo.

Existe la pérdida del concepto de 'verdad', estamos en pleno subjetivismo. Dios tiene mil facetas (energía cósmica, extra-cósmica, una Mente, el Todo, somos nosotros mismos, etc.).

Si Jesucristo ya no es el Salvador, se va en busca de otras salvaciones que se convierten en 'auto-salvaciones' a través de métodos, meditaciones, prácticas varias, incluso mágicas. Se vacía el sentido de la espera escatológica en cuanto que a la salvación se llegará en cualquier caso tras una serie, tal vez larguísima, de reencarnaciones.

Tal vez el mayor escollo a enfrentar sea indudablemente el de la pérdida de la conciencia de verdad que hace vano todo intento de usar los paradigmas de la razón.

Relativismo ético

- ¿Es cierto que el pensamiento débil y una aproximación particularmente emotiva a la espiritualidad New Age son fenómenos bastante difundidos en el mundo católico?

- Algunos han afirmado que el 'New Age' "es un fenómeno típico de la cultura postmoderna, basada en el pensamiento débil, en el relativismo ético y en el consumismo"; no puedo sino compartir esta afirmación.

El pensamiento del 'New Age' se difunde sutil y casi imperceptiblemente de muchas formas y por muchas vías, según afirma el secretariado para el ecumenismo y el diálogo de los obispos italianos, y es presentado señalándose con los rasgos del amor universal y de la defensa de la naturaleza.

Esta propuesta puede llevar a engaño en cuanto presenta algunas metas sobre las cuales es fácil estar de acuerdo: armonía entre hombre y naturaleza, toma de conciencia y compromiso para hacer mejor el mundo, movilización de todas las fuerzas del bien por un nuevo proyecto unitario de vida.

El 'New Age' vacía de su verdad, singularidad y plenitud el significado del acontecimiento salvífico de Cristo; de hecho el hombre, según tal orientación de pensamiento, puede hacerse capaz, a través de determinadas técnicas, de hacer experiencia de lo divino sin el auxilio de la gracia divina, llevando a cabo con sus propias fuerzas su salvación, de la que depende la armonía universal.

El documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe de 1989, Carta a los obispos de la Iglesia católica sobre algunos aspectos de la meditación cristiana, es un texto de referencia sobre la atención que hay que poner en la reactualización de las antiguas gnosis, donde la salvación sucedería a través de la conciencia, esotérica, para pocos.

Acerca de las prácticas 'New Age' (o gnósticas, que es decir más o menos lo mismo) a nivel de base, existen numerosos ejemplos. Por mencionar uno, el último texto vaticano sobre el 'New Age' se remite al uso -en alarmante expansión- del eneagrama: un símbolo originalmente de carácter de iniciación desarrollado en contexto esotérico-sincretista, que se ha transformado sucesivamente en sistema de clasificación de la personalidad en nueve tipos psicológicos, que sirve para la búsqueda de una autorrealización por vía esotérica.

Estamos en plena gnosis. En ámbitos cristianos angloamericanos, tal método tiene espacio en el terreno de la guía y de la dirección espiritual, por lo que los obispos estadounidenses han creado una comisión adecuada para discernir el fenómeno.

Opuesto al cristianismo

- El cardenal Georges-Joseph Marie Martin Cottier ha declarado que el New Age es "incompatible con la doctrina católica". ¿Cuáles son las razones de una condena tan explícita?

- Es verdad. El purpurado afirma que "las tesis principales del 'New Age' son incompatibles con el cristianismo, mucho más, son opuestas".

Según el documento vaticano "Jesucristo, portador de agua viva. Una reflexión cristiana sobre la Nueva Era": "Resulta difícil separar los elementos individuales de la religiosidad de la 'Nueva Era', por inocentes que puedan parecer, de la estructura general que penetra todo el mundo conceptual del movimiento New Age".

"La naturaleza gnóstica de este movimiento exige que se lo juzgue en su totalidad. Desde el punto de vista de la fe cristiana, no es posible aislar algunos elementos de la religiosidad de la Nueva Era como aceptables por parte de los cristianos y rechazar otros. Puesto que el movimiento de la Nueva Era insiste tanto en la comunicación con la naturaleza, en el conocimiento cósmico de un bien universal ­negando así los contenidos revelados de la fe cristiana­, no puede ser considerado como algo positivo".

Zenit.org


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com




Return to Camino