Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 585. 31 de julio de 2005

Director: Juan José Montes


Portada

El Anteproyecto fue aprobado por el Consejo de Ministros del pasado día 22 de julio

Numerosos colectivos muestran su rechazo a la Ley Orgánica de Educación

El pasado 22 de julio, el Consejo de Ministros aprobaba -de forma sorpresiva- el Anteproyecto de la Ley Orgánica de Educación, a pesar de los informes contrarios a ella del Consejo Escolar del Estado, y de las críticas y rechazo frontal que ha cosechado dicha Ley por parte de numerosos colectivos.

Tras la aprobación, la Conferencia Episcopal Española (CEE), emitía una nota de prensa en la que expresaba su desacuerdo con el proyecto de Ley Orgánica de Educación porque "pone seriamente en peligro la enseñanza de la religión en la escuela" y "recorta el derecho de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos de acuerdo con sus creencias religiosas".

No sólo esta cuestión ha sido crítica, también el Sindicato de Estudiantes ha manifestado que la norma no incluye "medidas contundentes" para acabar con el fracaso escolar como la prometida reducción de alumnos por aula.


Editorial

Las vacaciones

Cada año por estas fechas asistimos a una peregrinación gozosa que significa una desconexión de nuestro entorno, especialmente del laboral. El descanso oficializado y reconocido por ley en eso que llamamos vacaciones marca el ritmo de nuestras ciudades durante los meses de julio y agosto, aunque a finales de junio ya notamos algo y en septiembre encontramos alguna resistencia a la normalidad, si bien con un marcado grado de excepcionalidad.

Las vacaciones no son descanso a secas, conllevan una serie de connotaciones que le otorgan cierto estatus al que las disfruta. Van asociadas a estancias, más o menos prolongadas, a la playa, a visitas a otras ciudades, al desarrollo de actividades impensables o imposibles el resto del año.

Para un creyente las vacaciones, ¡no faltaba más!, tienen la misma duración que para nuestros amigos indiferentes ante la fe o abiertamente incrédulos, pero ¿tienen el mismo contenido?, ¿qué lugar ocupa Dios en este tiempo que disfrutamos o vamos a disfrutar?, ¿lo mandamos a descansar o descansamos con Él? Al igual que ahora disponemos abundantemente de esa especie de tesoro cada vez más escaso que es el tiempo para tomar el sol, sortear olas o pasear entre matorrales, también podemos ocuparlo en asistir a la Eucaristía con más tranquilidad, sentarnos con sosiego delante del Santísimo, avanzar en nuestra formación con alguna lectura espiritual que nos aconsejaran o sobre la que pidamos asesoramiento...

El cultivo del cuerpo, no debe ser en modo alguno una excusa para descuidar el cuidado del espíritu, tal y como recordaba el papa Benedicto XVI hace algunos días desde Les Combes, en el valle de Aosta, donde se encuentra pasando, precisamente, unos días de vacaciones.


Palabras del Arzobispo

"El hombre, cuando avanza de espaldas a Dios, no puede escapar de la esclavitud de sí mismo"

Homilía pronunciada por Monseñor García Aracil en la Eucaristía del día de Santiago Apóstol

Con mi saludo afectuoso quiero haceros llegar también mi sincera gratitud por uniros a esta celebración solemne en la Fiesta de Santiago Apóstol, patrón de España y día de mi onomástica.

Que acompañéis a vuestro Arzobispo en esta fecha, añade un matiz de cordialidad y de acercamiento personal a la comunión de fe que estimo deseáis tener y acrecentar con vuestro pastor como miembros vivos de la Iglesia.

Que el Señor os pague este detalle de consideración, y os bendiga ayudándoos a vivir el amor fraterno y la conciencia de vuestra condición diocesana como parte integrante y valiosa de esta Iglesia particular.

Santiago fue el primero de los Apóstoles de Jesucristo que sufrió la muerte cruenta uniéndose a la Cruz de su maestro. El sacrificio de su vida fue la más elocuente garantía de sinceridad en la respuesta que dio al Señor cuando, tras la petición de la madre de los Zebedeos a favor de sus hijos, Cristo preguntó a los dos hermanos: "¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber?" (Mt 20,22)

Juan y Santiago respondieron a una sola voz, con la presteza que asegura y manifiesta la más profunda decisión: "Podemos. Somos capaces".

Todas las personas necesitan sentirse capaces, necesitan ser conscientes de que pueden. Esta necesidad lleva a muchos a confundir la capacidad de realizar algo con el poder para erigirse en árbitros del bien y del mal, y en la referencia de sí mismos, lejos o de espaldas a Dios mismo. La convicción cada vez más extendida de las capacidades y poderes del ser humano, llega a presentarse muchas veces, no sólo como una reafirmación de sí mismos, sino incluso como un desafío a toda fe en la trascendencia.

El hombre no respeta el Plan de Dios

En efecto: Dios creó al hombre y a la mujer y los erigió en reyes de la naturaleza con el mandato de dominarla: "creced, multiplicaos, llenad la tierra y sometedla" (Gn 2, 28). El hombre ha ido desarrollando las capacidades con que Dios le dotó. Pero no siempre ha respetado el ámbito en que el Señor le situó y el orden que debía seguir en su actuación. De este modo, la humanidad afirma hoy con cierto orgullo:

- Podemos vencer con rapidez largas distancias geográficas tanto por tierra, como por mar y por aire. Podemos alargar la vida humana venciendo muchas enfermedades y paliando el dolor.

- Podemos construir instrumentos para establecer la comunicación global en tiempos reales.

- Podemos allanar montes y rellenar valles para llevar a término proyectos faraónicos de urbanización y de comunicación vial.

- Podemos condicionar casi a gusto propio el nacimiento y el desarrollo de la criatura humana, de modo que pase a formar parte de los productos de mercado para el beneficio de quienes tengan acceso a los núcleos de manipulación y de decisión, etc.

Así de grande es el poder de que dispone la criatura humana, precisamente a partir de la riqueza con que Dios le ha dotado por creación.

Por eso muchos se abandonan a su propio juicio, tan presionado por concupiscencias e intereses y cometen graves errores utilizando sin más motivación y norma que la propia satisfacción inmediata.

Y mientras somos capaces de conquistar el espacio y de manipular la misma naturaleza humana hasta condicionar el nacimiento y configuración de la persona podemos decir con toda verdad, que el hombre puede con casi todo, pero que no puede consigo mismo.

Los avances, privilegios de unos pocos

El hombre cuando avanza de espaldas a Dios quizás pueda llegar a dominar en buena medida la naturaleza: pero no puede escapar de la esclavitud de sí mismo.

Por eso, muchísimos avances técnicos y científicos se convierten en privilegios para muy pocos y en amenazas temerarias de unos hacia otros. En consecuencia a pesar de los avances y a veces a causa de ellos van acrecentandose las injustas diferencias sociales y los intolerables desprecios de la ley natural y de los derechos humanos. Nunca la humanidad ha acumulado tanto poder y tanto miedo, tanto lujo y tanto sufrimiento, tanta autonomía y tanta esclavitud, paradójicamente y al mismo tiempo. ¿A qué, pues, tanto poder? ¿Es que el hombre es capaz de poder a favor del autentico progreso si pretende avanzar al margen de Dios?

La pregunta del Señor a los hijos de Zebedeo es una seria advertencia acerca del camino necesario para que el poder del hombre llegue a culminar positivamente: "¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber?" (Mt 20, 22)

El cáliz de Jesucristo significa la decisión de obedecer a Dios por encima de todo, amando y sirviendo a los demás aun a costa de los propios beneficios legítimos. Esa decisión comporta, evidentemente, sufrimiento por el necesario dominio de sí mismo para contribuir al proyecto divino de salvación.

Los hijos del Zebedeo y su madre misma buscaban la felicidad eterna que se disfruta junto al Señor; y pedían disfrutarla ocupando su derecha y su izquierda en su Reino. Y, a cambio de ello, olvidándose de sí mismos, estaban dispuestos a pasar por donde iba a pasar el Señor, aunque esto fuera la muerte cruenta.

Los hijos del Zebedeo contaban con la ayuda de Dios, hablaban desde la plena confianza y la sana ingenuidad que proporciona la fe. Estaban convencidos de que deseaban una cosa buena y posible porque Dios quiere la gloria eterna para todos. Ellos, movidos por el legítimo anhelo que Dios pone en nuestro corazón, se atrevieron a pedirlo. Nada incorrecto había en ello porque Jesucristo animó a pedir lo bueno diciendonos: "Pedid y recibiréis" (Mt 7, 7-8) y enseñándonos a orar con estas palabras: "el pan nuestro de cada día dánosle hoy no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal". (Lc 11, 1ss)

Nosotros deseamos la felicidad. No cabe duda de que nuestro anhelo se dirige a la gloria celestial. Estoy seguro de que todos hemos pedido la propia salvación y la de los hermanos e incluso otras cosas, materiales o terrenas también, que nos parecían legítimas.. Pero cabría preguntarnos: ¿Estamos dispuestos a beber el cáliz que Cristo bebió, en la forma en que el nos lo ofrezca o permita, si esta es la condición para disfrutar los bienes que pedimos?

La disposición a beber el cáliz de Jesucristo supone la decisión de buscar la plenitud personal en la aceptación y cumplimiento de la vocación que el Señor nos da eligiéndonos para un cometido concreto.

Nos quejamos frecuentemente

Nuestra aceptación de la vocación como padres, como catequistas, como educadores, como sacerdotes, etc. parece flaquear en cambio muchas veces cuando nos arredramos ante las dificultades, expresándonos demasiado reincidentemente con palabras de queja o de excusa.

Cuando esto ocurre, no cabe duda de que nos falta fe, o de que nuestra fe flaquea, de que no nos pertrechamos con las armas propias de la fe que son la confianza en el Señor, la intimidad con él y la ofrenda sincera de nosotros mismos a Dios.

Ocurre entonces que, mientras los que viven de espaldas a Dios, pronuncian con más vigor su convicción de que son capaces para llevar a cabo sus propias hazañas, los que tenemos a Dios de nuestra parte nos aproximamos a la retirada o a la indecisión. Gran paradoja ésta.

Hoy necesita el mundo, más que en otros tiempos, cristianos decididos que, ante la llamada del Señor, respondan con optimismo y decisión, diciendo en su interior y desde la fe y la humildad: "Podemos".

En verdad podemos. Lo que ocurre es que sólo podemos con la ayuda de Dios, con la gracia de Dios. Y esta gracia, esta ayuda del Señor, que brotan del obsequio divino, las llevamos en las vasijas de barro que somos nosotros mismos a poco que nos abandonemos o nos confiemos demasiado en nuestras fuerzas. Por eso Jesucristo nos obsequió con la Eucaristía diciéndonos: "El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él". (Jn 6 55-56).

Y constatar que la fortaleza obra en nosotros a pesar de que somos pobres y débiles como vasijas de barro, debe llevarnos a reconocer con gratitud sincera y constante que todo en nosotros es obra de Dios, obsequio del Señor, bendición del cielo.

Si miramos así nuestra vocación, llegaremos a entender que la debilidad sentida, la dificultad hallada y hasta la persecución sufrida, no pueden ser causa de retirada, sino de apertura y entrega en manos de Dios, convencidos de que "todo lo podemos con Aquel que nos conforta". (Cfr. Flp. 4,13)

Pidamos al Apóstol Santiago, crecer en la fe, acercarnos cada vez más al Señor, cultivar el don de la fortaleza, asumir la propia condición débil pero elegida y dotada por Dios, y orar constantemente desde la humildad y la esperanza.

Que la Santísima Virgen nos ayude a ello.

Santiago. Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

La CEE ha dicho que "la ley recorta el derecho de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos"

A pesar del informe crítico del Consejo Escolar del Estado, el gobierno da 'luz verde' a la LOE

El Consejo de Ministros aprobaba, el pasado viernes 22, el anteproyecto de la Ley Orgánica de Educación (LOE) que deroga la Ley de Calidad instaurada por el anterior gobierno, amén de introducir una serie de reformas y cambios en el sistema educativo español que, en muchos casos, gustan a muy pocos.

Ya el Consejo Escolar del Estado había criticado -pocos días antes de la aprobación del anteproyecto- en su informe sobre la LOE, la no inclusión en la Ley del esfuerzo, mérito y capacidad del alumno, no hablar de valores o no recoger y tratar de corregir el fracaso escolar. También lamentaba que la Ley no recogía un Pacto de Estado sobre Educación y expresaba que "hubiera sido deseable mantener en vigor, con algunas correcciones, la Ley de Calidad".

En aquel momento, diversas instituciones educativas -como la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA y la Unión Sindical Obrera (USO)- catalogaban este dictamen del Consejo Escolar del Estado como "varapalo al anteproyecto de la Ley Orgánica de Educación", que además expresa CONCAPA, "se agrava con las objeciones que cuatro ministerios (Medio Ambiente, Cultura, Economía y Hacienda, y Trabajo y Asuntos Sociales) han planteado por diversos motivos".

No obstante, el carácter consultivo del Consejo Escolar del Estado ha restado fuerza a sus informes, lo que ha permitido la aprobación de la LOE.

Reacción de la CEE

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha sido de las primeras en mostrar su rechazo tras la aprobación por el Consejo de Ministros. El mismo día, nada más terminar el Consejo de Ministros, la CEE expresó su desacuerdo con el proyecto de Ley Orgánica de Educación porque "pone seriamente en peligro la enseñanza de la religión en la escuela" y "recorta el derecho de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos de acuerdo con sus creencias religiosas".

El secretario general, Juan Antonio Martínez Camino, leyó un comunicado del Comité Ejecutivo de los obispos en el que subraya que el texto legal es "de la responsabilidad exclusiva del Gobierno, ya que no ha habido diálogo ni negociación alguna con respecto al mismo". El portavoz del organismo eclesial añadió que "sólo se pide respeto de lo pactado en acuerdos internacionales y de los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución".

En la habitual rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se refería a este asunto, y explicaba que "la religión no debe imponerse" (cosa que la CEE nunca ha pedido) y "no debe condicionar el futuro de los estudiantes a la hora de decidir su futuro si quieren ser matemáticos, médicos o abogados". Quedaba así claro que la religión no será evaluable ni computará en la media del curso con el resto de asignaturas. La vicepresidenta insistió que el Gobierno, con la nueva ley, "garantiza la libertad para los padres que quieren que sus hijos estudien religión y también la libertad para los que no quieren que sus hijos estudien religión". "Que quieren tenerla, que la tengan; que no quieren tenerla, que no la tengan", reiteró. Sin embargo, en ningún momento aclaró si hay alguna medida para coordinar los programas de estudio en este aspecto y si habrá una asignatura alternativa para los que no quieran religión.

No sólo la Iglesia

Pero no sólo desde los sectores eclesiales ha sido criticada la nueva ley. El Sindicato de Estudiantes ha apuntado en un comunicado que la LOE representa un "grave ataque a la educación pública" y ha anunciado una huelga general de estudiantes en octubre para mostrar su rechazo a la nueva norma. Igualmente, calificaba de "absolutamente insuficiente" la memoria económica presentada para financiar la ley educativa y observa que la norma no incluye "medidas contundentes" para acabar con el fracaso escolar como la prometida reducción de alumnos por aula.

Ley de educación, inaceptable y por sorpresa

Nota de prensa de la CEE ante la aprobación de la LOE

Ante el Proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE) aprobado hoy por el Gobierno, hemos de hacer públicas las siguientes observaciones:

1. Se trata de un texto desconocido para la Comisión Mixta que se reunió una vez, el pasado día 23 de junio, en orden a negociar las cuestiones que afectan a la Iglesia y al Estado por venir reguladas en los Acuerdos entre éste y la Santa Sede.

2. El Proyecto de Ley es, por tanto, de la responsabilidad exclusiva del Gobierno, ya que no ha habido diálogo ni negociación alguna respecto del mismo. Este procedimiento no es respetuoso con los usos habituales en materias afectadas por tratados internacionales.

3. La Conferencia Episcopal ha manifestado sus propuestas reiteradamente, por escrito y de palabra, a las autoridades gubernativas sin haber obtenido más resultado que el que hoy lamentamos.

4. Tras una primera lectura del texto legal debemos manifestar nuestro desacuerdo con el mismo por los siguientes motivos: recorta el derecho fundamental de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos de acuerdo con sus convicciones religiosas, morales y pedagógicas; limita gravemente la libertad de la escuela católica y de las demás instituciones educativas de iniciativa social en el ejercicio de sus derechos a la educación; pone seriamente en peligro la enseñanza de la religión en la escuela y arbitra un nuevo estatuto de los profesores de religión que contradice la reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo.

5. Invitamos a padres, profesores, alumnos, instituciones católicas y a la sociedad en general, a una reflexión profunda y a poner el máximo empeño en la defensa y promoción de un marco legal que permita la educación integral de niños y jóvenes en un contexto de justicia y libertad. Confiamos en que la discusión parlamentaria de la Ley, permita salir al paso de las graves deficiencias de la misma. Sólo se pide el respeto de lo pactado en Acuerdos internacionales y de los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución.

 

Benedicto XVI recuerda las raíces cristianas de Europa en la víspera de la fiesta de Santiago Apóstol

"Que las nuevas generaciones sepan ser en Europa fermento de un renovado humanismo"

El Santo Padre, durante la reflexión antes de rezar el Ángelus del pasado domingo, recordó la festividad del patrón de España, Santiago Apóstol y la pasada de Santa Brígida de Suecia, patrona de Europa para recordar la contribución "que el cristianismo ha dado y continua dando a la construcción de Europa".

Recordando a Juan Pablo II

Con motivo de la celebración del 25 de julio del Apóstol Santiago, "cuyas reliquias se veneran en el célebre santuario de Compostela en Galicia y meta de innumerables peregrinos de cada parte de Europa", el Papa ha querido recordar las palabras de su predecesor Juan Pablo II durante su visita a España en 1982.

Entonces pronunció el Papa polaco: "Yo, Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia universal, desde Santiago te dirijo, oh vieja Europa, un grito lleno de amor: ¡Vuélvete hacia ti, sé tú misma! Descubre tus orígenes. Recupera tus raíces. Revive aquellos valores auténticos que han hecho gloriosa tu historia y beneficia con tu presencia a los demás continentes".

Este acto que Benedicto define como "solemne acto europeístico" fue el inicio de un "proyecto de una Europa consciente de su propia unidad espiritual apoyadas sobre el fundamento de los valores cristianos" que hoy, según Benedicto XVI, toma actualidad "a la luz de los acontecimientos recientes del continente europeo".

Al final el Santo Padre recordó su próxima cita en Colonia en la XX Jornada Mundial de la Juventud "pedimos para que las nuevas generaciones sepan ser en la sociedad europea fermento de un renovado humanismo en el que la fe y la razón cooperen en el fecundo diálogo de la promoción del hombre y la edificación de la auténtica paz".

A los peregrinos españoles asistentes les saludó con unas palabras haciéndoles notar su presencia siempre alegre con sus cantos con un "se os oye". "Saludo a los fieles de lengua española. En estas fechas veraniegas, os invito a reponer las fuerzas del cuerpo y a escuchar con sosiego la palabra de Dios, acogiéndola en el corazón, como hizo la Virgen María. Feliz domingo".

(Veritas)


Información Diocesana

La villanovense Sonia Fernández Holguín, fue elegida miembro del Equipo permanente

Militantes de la Juventud Estudiante Católica de Extremadura participan en una Asamblea nacional

La semana pasada tenía lugar, en el seminario menor de Oviedo, la XXXIII Asamblea General de La Juventud Estudiante Católica (JEC) , movimiento perteneciente a la Acción Católica, bajo el lema "La Militancia es Buena Noticia".

La asamblea contó con la presencia de una treintena de miembros de las tres diócesis extremeñas, acompañados de varios animadores y consiliarios de este movimiento.

Una extremeña en la Permanente

En el transcurso de la Asamblea fue elegida miembro del equipo permanente la militante de la diócesis Sonia Fernández Holguín. Durante tres años, esta extremeña -natural de Villanueva de la Serena- se dedicará por entero al movimiento, ocupándose de la Economía de la JEC, relevando a la asturiana Ainara Helices.

Durante los días de la Asamblea, se estuvo reflexionando sobre la relación que había entre la militancia y la evangelización, y la manera de ser buena noticia en el medio.

Estas reflexiones se estuvieron trabajando por etapas -secundaria, universidad y graduados- siguiendo la metodología característica de los movimientos de Acción Católica -Ver, Juzgar y Actuar-.

Los militante de secundaria, reflexionaron el tema de la militancia mediante dinámicas propias de su edad, siguiendo la metodología mencionada anteriormente.

Por su parte, los militantes provenientes de la Universidad y Graduados, tuvieron como guía en sus reflexiones, las ponencias de diversos especialistas en cada uno de estos temas.

Informe de gestión

Durante la asamblea tuvo lugar el informe de gestión del equipo federal y permanente. Dicho informe fue aprobado por la asamblea.

Finalmente el encuentro se clausuró el sábado 23 con una Eucaristía.

 

Los seminaristas menores preparan el próximo curso con una convivencia

Se han reunido en el Seminario Diocesano para trazar los puntos fundamentales para crecer como personas y cristianos

Los que formarán la comunidad de los más pequeños del Seminario Menor el próximo curso 2005-2006 se encontraron el pasado fin de semana en el Seminario para revisar el verano e ir programando el próximo curso.

Un total de 20 adolescentes de distintas comunidades de nuestra Diócesis ( Santa Marta de los Barros, Corte de Pelea, Azuaga, Salvaleón, Campillo de Llerena, Cordobilla de Lácara, La Nava de Santiago, Puebla del Maestre y Calera de León) serán los que el próximo curso ingresarán en el Seminario Menor.

La Convivencia de verano supone para ellos encontrarse, tras un mes de vacaciones, los que se conocen y llevan algún año en el seminario y acoger a los que se incorporarán el próximo curso.

En la programación para el próximo curso cabe destacar los puntos que los propios jóvenes seminaristas, tras una mañana de reflexión en grupo, creen fundamentales para crecer como personas y cristianos: la amistad, la alegría, la fe, el amor, la esperanza, la ayuda, la sinceridad y contar con Dios en todo.

 

Varios miembros de nuestra diócesis son enviados a cursar estudios en Roma, Salamanca y Valencia

Nuestra diócesis enviará, el curso que viene, a cuatro de sus miembros a cursar estudios en diversas universidades eclesiásticas.

Se trata de los sacerdotes Luis Manuel Romero Sánchez y Marceliano Guerrero Montero, y de los seminaristas mayores Mario Corrales y Antonio Maqueda.

Romero Sánchez acaba de licenciarse -con la calificación 'Magna cum laude'- en Sagradas Escrituras por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma con una tesis de licencia titulada "La mujer de Betania: modelo de discipulado. Comentario exegético de Mc 14, 3-9". Permanecerá en Roma, donde está previsto que inicie ahora los estudios en Teología Dogmática.

Por su parte, Guerrero Montero, será enviado a la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Pontificia de Salamanca, para cursar la licenciatura en esta especialidad. Actualmente es el párroco de la de San Pedro Apóstol de Monesterio.

Por último, Corrales y Maqueda, cuya ordenación diaconal está prevista para el próximo día 1 de octubre, son enviados a Valencia, a la Facultad "San Vicente Ferrer", para cursar Teología Histórica, el primero, y Teología Bíblica, el segundo.

 

Fue presidida por Monseñor García Aracil

Eucaristía del día de Santiago Apóstol

Cerca de trescientas personas y más de setenta sacerdotes participaban en la Eucaristía que presidía Monseñor Santiago García Aracil el pasado día 25 de julio, solemnidad de Santiago Apóstol patrono de España, en la Catedral Metropolitana de Badajoz, en la que, además, el arzobispo de Mérida-Badajoz celebraba su onomástica.

 

Boda en la familia de 'Iglesia en camino'

Juan José Montes González, director de 'Iglesia en camino' y Delegado Diocesano para los Medios de Comunicación, contrajo matrimonio con Rosana Bermejo Moreno el pasado día 23 en la Catedral de Badajoz.

La ceremonia fue presidida por el Arzobispo emérito de nuestra diócesis, Monseñor Antonio Montero y concelebrada por varios sacerdotes amigos de la pareja. Monseñor García Aracil, que no pudo asistir debido a diversos compromisos, quiso felicitar personalmente, no obstante, a los recién casados al termino de la misma.

 

Fallece una colaboradora de los obispos diocesanos

El pasado lunes recibía sepultura en Ribera del Fresno Rosa Malfeito Jorge -perteneciente al Instituto Secular 'Hogar de Nazaret'-, quien durante muchos años sirvió a los obispos de nuestra diócesis. Primero, durante cuatro años, a Monseñor Doroteo Fernández, y luego a Monseñor Antonio Montero, quien fue el que presidió la Eucaristía del funeral. En su homilía, Monseñor Montero destacó la delicadeza y finura con la que hacía las cosas 'Rosita' como era cariñosamente conocida.


Liturgia dominical

Celebramos el XVIII domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Isaías 55, 1-3

Esto dice el Señor: Oíd, sedientos todos, acudid por agua también los que no tenéis dinero. Venid, comprad trigo; comed sin pagar vino y leche de balde.

¿Por qué gastáis dinero en lo que no alimenta? ¿Y el salario en lo que no da hartura?

Escuchadme atentos y comeréis bien, saborearéis platos sustanciosos. Inclinad el oído, venid a mí: escuchadme y viviréis.

Sellaré con vosotros alianza perpetua, la promesa que aseguré a David.

 

Salmo 144, 8-9, 15-16. 17-18

R. Abres tú la mano, Señor, y nos sacias de favores.

El Señor es clemente y misericordioso

lento a la cólera y rico en piedad;

el Señor es bueno con todos,

es cariñoso con todas sus criaturas.

Los ojos de todos te están aguardando,

tú les das la comida a su tiempo;

abres tú la mano, y sacias de favores a todo viviente.

El Señor es justo en todos sus caminos,

es bondadoso en todas sus acciones;

cerca está el Señor de los que lo invocan,

de los que lo invocan sinceramente.

 

Carta de S. Pablo a los Romanos 8,35.37-39

Hermanos: ¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?: ¿la aflicción?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada?

Pero en todo esto vencemos fácilmente por Aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.

 

Evangelio según san Mateo 14, 13-21

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos.

Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: ­Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer. Jesús les replicó: ­No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.

Ellos le replicaron: ­Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces. Les dijo: ­Traédmelos.

Mandó a la gente que se recostara en la hierba y tomando los cinco panes y los dos peces alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

 

Comentario Litúrgico

Dadles vosotros de comer

La escena evangélica que la liturgia de hoy propone a nuestra contemplación es conmovedora en sí misma y también porque es una escena de máxima actualidad. Hoy mismo, en cualquier ligar del mundo se da la misma situación: una muchedumbre de hombres y mujeres deambulan por la vida sin norte ni apoyo donde descargar el peso de su angustia.

Lo más evidente es el mundo del hambre, el paisaje desolador que nos ofrece con frecuencia la T.V. y que rompe nuestra tranquilidad e incluso nos hace indigesta la comida que se amontona en nuestras mesas.

Pero no nos dejemos engañar, la multitud que suscitó lástima en el corazón del Maestro no son sólo los hambrientos de ese otro mundo, también en nuestro mundo cercano hay muchedumbre de enfermos de cuerpo y alma que, con toda seguridad, multiplica por infinito los lugares del mundo donde Dios llora.

Ese es el escenario real: el visto por T.V. y el mundo con el que nos topamos cada día sin salir de nuestra ciudad, de nuestro barrio, quizá sin salir de nuestra casa.

En ese lugar, ante esa persona o grupo de personas que necesitan ayuda y consuelo es donde hemos de alertar nuestro corazón para que escuche la invitación de Jesús: "dadle vosotros de comer".

Ciertamente, el evangelio de hoy nos invita a quitarnos las caretas, a vernos como somos, pues es frecuente la falsa actitud de mirar al cielo cuando nos encontramos con el dolor o las carencias del otro, como si nada nos tocara hacer a nosotros, como hicieron los discípulos en la escena evangélica que estamos comentando. Es necesario aplicar en este caso el conocido "a Dios rogando y con el mazo dando".

Antonio Luis Martínez

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

1, lunes: Nm 11, 4b-15; Mt 14, 22-36.
2, martes: Nm 12, 1-13; Mt 15, 1-2. 10-14.
3, miércoles: Nm 13, 1-2. 25-14, 1. 26-29. 34-35; Mt 15, 21-28.
4, jueves: Nm 20, 1-13; Mt 16, 13-23.
5, viernes: Dn 4, 32-40; Mt 16, 24-28.
6, sábado: Dn 7, 9-10. 13-14; 2Pe 1, 16-19; Mt 17, 1-9.
7, domingo: 1R 19, 9a. 11-13a; Rm 9, 1-5; Mt 14, 22-23.

 

2 de agosto: San Eusebio de Vercelli (+ 371)

Nuestro santo de esta semana había nacido en Cerdeña (Italia) en el siglo IV, aproximadamente.

De su tierra natal se trasladó a Roma. Allí fue ordenado lector y después nombrado obispo de Vercelli, en el Piamonte.

No le tocó tiempos precisamente fáciles a nuestro santo. La Iglesia andaba metida en plena lucha contra la herejía arriana, que negaba la divinidad de Cristo, teniendo también en contra al emperador Constancio. El paladín de la fe ortodoxa era san Atanasio, con quien nuestro santo se entendía muy bien. Participó en el concilio de Milán, pero salió mal parado de allí, ya que los obispos arrianos consiguieron que el emperador lo desterrase, junto a algunos obispos más que se mantuvieron en la ortodoxia. A Eusebio lo mandaron a la otra punta del imperio. Pasó 6 años desterrado, sufriendo toda clase de penalidades de manos de los arrianos. Pasó por el Caucaso, Capadocia y Egipto. A la muerte de Constancio pudo regresar por fin a su diócesis. Colaboró después con san Hilario de Poitiers en el restablecimiento en la verdadera fe en su iglesia y en los obispados cercanos.

Nuestro santo también tuvo tiempo para dedicarse al estudio, especialmente al campo de los estudios bíblicos, lo que le ha valido un hueco en la historia de las letras cristianas. Murió en paz el año 371.

 

Los santos de la semana

1, lunes: Alfonso Mª Ligorio, Félix, Pedro Julián.
2, martes: Eusebio de Vercelli, Pedro, Mª Angeles Porcincula.
3, miércoles: Pedro de Osma.
4, jueves: Juan María Vianney.
5, viernes: Dedicación B. S. María, Ntr. Sra. Remedios, Virgen Blanca.
6, sábado: Transfiguración del Señor.
7, domingo: Cayetano, Sixto II, Alberto de Trapani.


Contraportada

Entrevista a Javier Jordán, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Granada

"La esencia del terrorismo es matar a unos pocos para aterrorizar a millones"

¿Quiénes son los señores de la guerra? ¿Cuál es el nuevo rostro de la guerra? Responde en esta entrevista concedida a la agencia de noticias Zenit el politólogo Javier Jordán, de la Universidad de Granada. Profesor de Ciencias Políticas en ella, Jordán ha trabajado en el sector académico de la OTAN así como en el Ejército español, en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional y en el Instituto de Altos Estudios de la Seguridad Interior francés.

¿Los nuevos escenarios de la guerra son los trenes, los metros, los lugares públicos de cualquier punto del planeta?

Los terroristas que actúan inspirados por la yihad global consideran que están librando una guerra defensiva contra Occidente y pretenden convertir nuestras sociedades en un campo de batalla.

Sus atentados en territorio occidental suelen buscar dos objetivos. Por una parte aterrorizar a la población mediante acciones indiscriminadas y, en los casos de Madrid y Londres, contra sistemas de transporte público que utilizan millones de personas todos los días. De esa manera transmiten la idea de que cualquiera puede ser víctima de un atentado de esas características.

Por otra parte pretenden dañar gravemente a la economía. Esto es más difícil de conseguir ya que los potenciales objetivos estratégicos (centrales nucleares, refinerías, gaseoductos) se encuentran mucho más protegidos.

Usted ha estudiado en prospectiva la actualidad y el futuro de las guerras: más que ejércitos y armas nucleares, el terror está ahí, al lado de casa. ¿Somos más vulnerables que nunca?

Esa es la impresión que los terroristas tratan de transmitir. Sin embargo la realidad es muy distinta. Las posibilidades de ser víctima de un atentado terrorista son mucho menores a las de tener un accidente de carretera o contraer una enfermedad grave. Pero esa es la esencia del terrorismo: matar a unos pocos para aterrorizar a millones y condicionar su comportamiento político y social.

¿Quienes son los señores de la guerra y los nuevos mercenarios?

Son dos actores armados tan antiguos como la civilización, pero que están resurgiendo en aquellas zonas del planeta donde se deteriora el poder del Estado.

Un señor de la guerra es un jefe militar y, a la vez, un jefe político y social. Por ejemplo, los señores feudales de la Edad Media tenían muchos rasgos que coinciden con los actuales señores de la guerra de determinadas regiones de Asia Central y África Subsahariana.

Los mercenarios son también una figura muy antigua en la historia de la guerra. En la actualidad han adoptado una nueva apariencia a través de las empresas militares privadas, que no siempre prestan servicios de combate directo a los gobiernos que las contratan. Son un actor habitual en muchos conflictos de África Subsahariana pero también están presentes por ejemplo en Irak. Los medios de comunicación suelen referirse a ellos como "contratistas".

¿Cual puede ser la "respuesta global" al terrorismo que se exige desde tantos frentes?

Por una parte es preciso desactivar los conflictos enquistados que son una fuente de radicalismo y que alimentan la propaganda terrorista. También conviene favorecer el entendimiento entre diferentes culturas y formas de ver la vida.

Sin embargo, siempre habrá radicales que intenten imponer sus puntos de vista a través de la violencia. Esto ha sido una constante en la historia de la humanidad. Por tanto, junto a las medidas &laqno;suaves», también son precisas la cooperación internacional y la acción de los Estados en materia de inteligencia y policial con el fin de desarticular las redes terroristas.

Zenit


Iglesia en camino toma vacaciones

Nuestra publicación aprovecha el mes de agosto para tomarse un descanso. Este será nuestro último número antes de las vacaciones; el próximo saldrá el día 4 de septiembre.

Esperamos seguir gozando de su confianza tras este paréntesis. Por nuestra parte renovaremos el empeño por hacerles cercana la vida de la Iglesia para conseguir en el nuevo curso, contando con la inestimable ayuda de ustedes, alcanzar una mayor difusión.


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com



Return to Camino