Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Número 309. 25 de julio de 1999

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

Portada

Jóvenes cristianos pasan sus vacaciones
ayudando en zonas deprimidas

Una forma diferente de veranear

Las vacaciones de verano se pueden plantear de múltiples formas, unas más convencionales, otras menos. Entre esas menos conocidas se encuentra la forma elegida por grupos de jóvenes cristianos repartidos por diversos puntos de nuestra diócesis. Conscientes de que el periodo estival les deja mucho tiempo libre, optan porque ese espacio sea ocupado no sólo por playa, piscina o salidas y reservan un tiempo importante para dedicarlo a los demás.

Los campos de trabajo organizados por jóvenes cristianos nos permiten ver durante estos días a chicos y chicas empleando su tiempo en centros de acogida de transeúntes, comedores de gente sin techo, clases de apoyo para niños de escasos recursos económicos, cárceles, hospitales etc. Es una forma diferente de vivir unas vacaciones, largas en el caso de los estudiantes, con un talante diferente.

 

Editorial

País de inmigrantes

Los sucesos de Tarrasa, Gerona y Bañolas, con incendios de casas y mezquitas, agresiones personales por sentimientos racistas, manifestaciones y contramanifestaciones de los nativos y de los inmigrantes, son el último aldabonazo que nos llama a la reflexión y a la cordura. Como antes lo fueron la evacuación forzosa de varias familias rumanas en el poblado madrileno de Malmea o los estallidos recurrentes en barriadas periféricas con asentamientos gitanos.

¿Cómo valorar, cómo digerir, cómo corregir estos desdichados fenómenos? Descartemos de partida los análisis simplistas y las alarmas desmedidas. Porque no puede hablarse, sin ofender a muchos, de que aquí sólo se trata de rechazos y enfrentamientos étnicos, compartidos por todos los nativos del lugar, o por todos los miembros del colectivo inmigrante. En uno y otro bloque se han alzado con fuerza también voces mayoritarias que apuestan por la convivencia, y, con mayor fuerza y energía, rechazan los desafueros criminales del puñal y de la gasolina. Hay una conciencia firme y compartida de repulsa hacia los "cabezas rapadas" y se manifiesta en ambas etnias una absoluta repugnancia ante los energúmenos, como ese fulano dispuesto a llevarse por delante a todos los moros que le salgan al paso.

¡Calma y lucidez! Son innegables y reprobables las actitudes de rechazo del diferente, que se han detectado en estos episodios, entre algunos nativos del lugar. No hay que considerar tampoco como angelitos a todos los inmigrantes por el hecho de serlo. También en estos grupos se infiltran la delincuencia y la trapacería. Hay que desarrollar en todos algo más que la cultura del respeto y de la tolerancia, soportándonos sin más. Como seres humanos, y por coherencia con nuestros propios credos cristiano o musulmán, en los más de los casos, estamos llamados a la buena avenencia y a la cohabitación cordial, hacia un futuro más humano. ¿Seremos capaces?

 

Escritos episcopales

El peregrino,testimonio de la trascendencia

Texto esencial de la lección del Arzobispo de Santiago
en las XXXII Jornadas Nacionales de Catequesis

Permanecen vivos en todos nosotros la memoria y el testimonio de los numerosos peregrinos que el el pasado Año Santo Jacobeo quisieron refrescar las raíces de su fe en la tradición apostólica. Venían cargados con el gozo y con el peso de la vida. Deseaban encontrarse con Cristo guiados por el apóstol Santiago, amigo del Señor y testigo de la resurrección de la hija de Jairo, la transfiguración y la agonía de Jesús en Getsemaní. Ahora el hombre de nuestros días, acosado por constantes interrogantes, busca también la verdad porque "nunca podría fundar la propia vida sobre la duda, la incertidumbre y la mentira; tal existencia estaría continuamente amenazada por el miedo y la angustia" (Fides et ratio, 28). Este Año Santo ha de ser ocasión providencial para encontrar respuesta desde el Evangelio de la gracia que nos ha sido anunciado y en el que hemos sido salvados.

El Año Jubilar Compostelano, año de la Gran Perdonanza, tiene primordialmente una finalidad religiosa que se manifiesta de manera especial en la peregrinación a lo largo del llamado Camino de Santiago. "Os aliento, pues, -nos decía el Papa a los obispos en la última "Visita ad Limina"- a preparar este acontecimiento para que sea un verdadero Año de Gracia en el que por medio de la conversión continua y la predicación asidua de la Palabra de Dios, se favorezca la fe y el testimonio de los cristianos; la oración y la caridad, promueven la santidad de los fieles; y la esperanza en los bienes futuros anime la evangelización continua de la sociedad, lo cual puede ser el gran fruto espiritual y apostólico de ese Año Jubilar en consonancia con la rica tradición precedente".

Es un acontecimiento eclesial y espiritual, que solamente podrá ser comprendido desde la conciencia de nuestra condición de pecadores en una época en la que se percibe "la atrofia del sentido humano y cristiano de la culpa". Es una extraordinaria oferta de perdón, una ocasión de encuentro con la fina y constante lluvia de la gracia que ha de impregnar la esponja de nuestra existencia, sedienta de Dios por naturaleza y por vocación sobrenatural, sintiéndonos "peregrinos por gracia aquí abajo y por gracia ciudadanos de allá arriba". El peregrino se acerca a la Puerta Santa con el dolor de su culpa para entrar en la "Casa de Santiago" y sale por el Pórtico de la Gloria con la alegría de la purificación. Pero, entretanto, será preciso dejar que el Señor remueva las aguas de nuestra existencia, estancadas por la "cómoda herejía de la indiferencia", como precisaba Papini. La vida con todas sus zozobras y certezas no es más que el lugar de la gran trama espiritual. Todo nos viene de Cristo y hemos de llevarlo todo a Él, reconciliando todo en Él. No sería bueno mitigar superficialmente el hambre y la sed de alma con realidades sucedáneas. Es constante el eco de las palabras de Jesús: "Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros; aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón: hallaréis reposo para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera".

Sentido de la peregrinación

En su última visita a Santiago con motivo de la IV Jornada Mundial de la Juventud, el Papa manifestaba: "La peregrinación de hoy constituye no sólo un obligado homenaje al pasado, sino también un acto de confianza en sus perspectivas de renovada vitalidad para el presente y para el futuro". A Santiago se viene o se termina llegando en condición de peregrino. El Año Santo y el sentido de la peregrinación ofrecen la oportunidad de renovar profundamente a los peregrinos, revitalizando sus raíces humanas, espirituales y morales. Renovarse, corregirse a imitar a Cristo ha de ser preocupación primordial para fortalecer la vida cristiana. "El objetivo espiritual de este Año Santo, subraya el Plan de Acción Pastoral de la Conferencia Episcopal Española para el cuatrienio 1997-2000, ha de quedar bien clarificado en el corazón y en el ánimo de los peregrinos y de la opinión pública, por encima de otros intereses culturales, pues la finalidad religiosa es la que originó el Camino, así como todas sus espectativas culturales esparcidas a lo largo de él". La peregrinación no es "turismo religioso" y ha de ayudarnos a confirmar la fe en Dios revelado en Cristo, a mantener la esperanza en la espera activa de la vida eterna y a ser constantes en la caridad. No es un fin en sí misma sino un medio a través del cual el hombre vive la experiencia del éxodo, caminando hacia la tierra prometida, viviendo en la fidelidad y comprometiéndose cristianamente en la realidad que le toca vivir. Hoy en nuestras manifestaciones sociales da la impresión de que hemos elegido ser hijos de la tierra sin tener en cuenta que somos ciudadanos del cielo. "Bueno es -escribía San Agustín- construir la ciudad terrestre, hacerla tan justa, tan fraternal como sea factible, pero es tiempo de pensar en esa Jerusalén que se construye en el misterio de la Iglesia y que descenderá un día visible y gloriosa, sin mancha ni arruga, para transfigurar la figura de este mundo que pasa". El mundo está habitado por Dios y la humanidad ha sido salvada por Él. Con esta confianza el peregrino se acercará a Cristo. Palabra hecha carne y don de Dios en persona. De Él sacará las abundantes aguas de la gracia para que la tierra reseca y agostada de su existencia se empape y florezca en frutos de santidad y justicia. Nadie puede considerarse un espectador pasivo en la peregrinación. El ejercicio de la hospitalidad, dimensión esencial y distintiva de la caridad, nos hace presentes en las inquietudes del peregrino en el que tenemos que ver el rostro de Cristo, de la Iglesia y de nosotros mismos.

El camino de Santiago y su meta

El Camino de Santiago es peregrinación y signo, espacio de reflexión contemplación ámbito de diálogo y "ruta de fraternidad". En él se percibe una profunda corriente espiritual y cultural que los peregrinos han ido acrecentando con su humildad y penitencia, como fruto de la fe y la esperanza. Ha tenido y sigue teniendo una relevancia inusitada ya que "ha sido el elemento esencial que ha insertado la peregrinación compostelana en la historia y en las costumbres, y que ha hecho que llegue hasta nosotros. El camino en su mismo sentido físico ha sido y es memoria viviente, concreta, tangible, real de peregrinación, además de un continuo impulso y reclamo a su práctica". El camino siempre conduce a la meta. No hay camino sin meta ni meta sin encuentro. En este caso, el camino de la peregrinación interior lleva a un encuentro con el Señor, que si es vivido con sinceridad de corazón, siempre nos transforma como aconteció con Zaqueo, con la Samaritana, con la mujer adúltera, con el paralítico, con el ciego de nacimiento y con tantas otras personas a las que pudiéramos referirnos. A un encuentro con la tradición apostólica, fundamento de las raíces de nuestra fe, que nos llama a recibir la revelación divina con la obediencia de la fe, a redescubrir la necesidad de la gracia que salva, a vivir el amor de Dios y a considerar nuestro origen y nuestro verdadero destino. A un encuentro con la comunidad cristiana como ámbito de la celebración sacramental, ordenada a la santificación de los hombres y a la edificación del cuerpo de Cristo, reconociendo que "lo que era visible en nuestro Salvador ha pasado a sus misterios" y recordando que Dios "quiso santificar y salvar a los hombres no individualmente y aislados, sin conexión entre sí, sino hacer de ellos un pueblo para que lo conociera de verdad y lo sirviera con una vida santa. La alabanza, la súplica y la confianza son manifestaciones del peregrino que está en marcha, que vive esa tensión entre la tierra ajena y la ciudad propia, que sale de la patria y vuelve a ella.

+ Monseñor Julián Barrio Barrio
Arzobispo de Santiago de Compostela

 

Centrales

Diversos grupos de jóvenes dedican sus vacaciones
a trabajar con personas necesitadas

Campos de trabajo cristianos

Montaña o playa, la tradicional disyuntiva vacacional no son las únicas opciones. Muchos jóvenes lo demuestran estos días en nuestras parroquias. Los campos de trabajo ayudando a los demás constituyen una opción a la hora de planificar las vacaciones por parte de los jóvenes.

En la diócesis de Mérida-Badajoz son significativos los grupos juveniles que se decantan por esta vertiente. Esta semana nos hemos encontrado con varios tanto en Badajoz capital como en los pueblos de la provincia.

La parroquia Jesús Obrero, en el Cerro de Reyes de Badajoz, acoge hasta finales de mes un grupo de 30 jóvenes madrileños procedentes de varias parroquias y colegios, que llegan acompañados por "Juanjo", el cura de la parroquia de la Misericordia de Vallecas. Llevan a cabo tareas en varios frentes: comedor de las Hijas de la Caridad, el Centro Hermano, la cárcel y los chicos del barrio.

"Las hijas de la Caridad, afirma Ana García, estudiante de ciencias ambientales, tienen todo muy bien organizado. nosotras echamos una mano en el ropero y en el comedor". Algo más peliagudo es el trabajo en la cárcel. Allí están entre otros Pablo Rioja, profesor de música. En el centro penitenciario realizan un taller de cuero, preparan los cantos de la misa con los internos..."Pero sobre todo, admite Pablo, esto es la excusa para acometer una tarea de acompañamiento, hablar con los presos, compartir sus problemas". El mayor número de jóvenes se dedica a trabajar con los chicos del barrio. En este grupo se encuentra Juan Francisco Costumero, técnico informático que señala que su labor se desarrolla con 40 niños de diversas edades con lo que realizan juegos y actividades variadas. El último grupo es el que trabaja en el Centro Hermano, un centro de transeúntes. En él se encuentra Leonor Prieto, profesora universitaria. Leonor nos cuenta que su trabajo consiste básicamente en acompañar a los acogidos; charlar con ellos, llevarlos al hospital, pasear por la ciudad...

Montar este campo de trabajo lleva mucho tiempo. Mari Luz Camacho, una de las encargadas declara que están en ello casi todo el año. Aunque viven en diferentes puntos de Madrid (Se conocieron en el 93 en Santiago, en plena visita del Papa) se reúnen con frecuencia e intercambian opiniones y experiencias.

Solidaridad en las riadas

Buena parte de este grupo lleva viniendo a Badajoz tres años, por lo que ya conocían el barrio cuando se produjeron las riadas. En aquel momento también se sintieron solidarios con la gente, algunos de ellos se trasladaron al Cerro de Reyes a echar una mano y en la parroquia de Vallecas realizaron una campaña para recaudar fondos para los afectados.

También otros barrios pacenses cuentan con grupos de veraneantes especiales. Una veintena de jóvenes relacionados con la Hijas de María Inmaculada (Marianistas) trabajan en dos turnos en El Gurugú y Las Moreras.

Cada mañana y después de un momento de oración los jóvenes abandonan la casa de la comunidad Marianista donde viven para dirigirse al "tajo". Realizan diversas labores que van desde el trabajo con niños y niñas hasta el apoyo con transeúntes, pasando por la formación de adultos.

En esta tarea, los jóvenes intentan transmitir, conjuntamente con los conocimientos propios de la labor que desempeñan, todo un cúmulo de valores cristianos que inspiran la vida de estos voluntarios.

La comunidad marianista lleva en el barrio del Gurugú 20 años realizando durante todo el año los mismos trabajos que llevan a cabo los voluntarios durante el verano. El campo de trabajo se puso en marcha hace cinco años para dar continuidad a la tarea de las hermanas.

La experiencia de la vida en comunidad constituye el otro gran reto para estos jóvenes, pues son ellos quienes realizan todas las labores domésticas. Asimismo tienen la oportunidad de convivir con jóvenes de diferentes partes de España unidos por dos características: la entrega a los demás y el Espíritu Marianista.

A los jóvenes que participan en esta experiencia les resulta difícil expresar en pocas palabras la vivencia de estas dos semanas en el Gurugú. Para ellos es imposible borrar los recuerdos, la experiencia de abrir sus ojos a la realidad de los menos privilegiados.

Sin salir de casa

Pero la experiencia de unas vacaciones solidarias podemos encontrarlas en nuestras propias parroquias, sin salir de casa. Algo así ocurre en Montijo, donde un grupo de estudiantes cristianos lleva a cabo un programa de ayuda al estudio en la Casa de la Iglesia durante todo el mes de julio en horario de mañana.

El número de jóvenes comprometidos en vivir sus vacaciones desde la solidaridad y la gratuidad es de 15, están atendiendo a medio centenar de niños y niñas que cursan estudios comprendidos entre primero de primaria y segundo de E.S.O. Se trata de niños con gran fracaso escolar y cuya economía doméstica no les permite costearse unas clases de apoyo. Paralelamente a la ayuda escolar se ayuda a los niños a crecer humana y cristianamente, vivir la solidaridad desde la opción cristiana y aprender juntos.

 

El cardenal Rouco advierte en una carta de los riesgos de la píldora abortiva

El presidente de la Conferencia Episcopal Española se pronuncia sobre la RU-486

El arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco, ha hecho pública la carta "La Píldora RU-486 ó el cuestionamiento progresivo del derecho a la vida". Este escrito coincide con el anuncio de la comercialización en España, a partir del próximo mes de septiembre, de la más conocida como "píldora abortiva".

Desprotección del no nacido

Entiende el arzobispo de Madrid que "nos encontramos pues ante una decisión de las autoridades sanitarias que va a aumentar la desprotección y el desvalimiento de los no nacidos y de su derecho a la vida, cuya vulnerabilidad se acrecienta hasta límites que ni siquiera la vigente ley despenalizadora del aborto podría controlar. Y que no deja de implicar también peligros y riesgos graves para la salud de la madre, aunque con su uso se intente ahorrarle el trauma de las intervenciones quirúrgicas". "La vivísima discusión suscitada en todos los países europeos en torno a los problemas médicos, éticos y jurídicos que se derivan de la utilización del RU-486 y la firme oposición que se ha concitado en amplios sectores de la opinión pública y de los propios partidos políticos en contra de su legalización demuestran a las claras que se tiene conciencia de que el empleo autorizado de la píldora abortiva significa un nuevo y cualitativo paso en el abandono por parte del Estado y del derecho positivo de su primordial tarea y obligación de proteger y garantizar el derecho a la vida de todo ser humano, sobre todo de los más inermes e inocentes; y de que, por consiguiente, así, se sigue avanzando imparablemente en la dirección de "la cultura de la muerte", afirma el Cardenal Rouco. Y matiza, "porque a nadie se le escapa que el uso del citado fármaco facilita médicamente el aborto en proporciones insospechadas. En primer lugar, porque induce a considerarlo y valorarlo, con mejor o peor conciencia, como un asunto privado que atañe solamente a la persona de la madre. Y, en segundo lugar, porque la inclina a tratar la vida del hijo de sus entrañas en las primeras semanas de gestación como "una cosa" u "objeto" del que puede disponer libremente, hasta su eliminación. Y, además, sin mayores inconvenientes, si se observan los supuestos que contempla la ley, susceptibles de muy laxa interpretación y en la práctica poco accesibles a una seria verificación por parte de los órganos sanitarios encargados de velar por su cumplimiento".

Abandono de las madres

El arzobispo de Madrid advierte que "el aborto se va a trivializar más y más. La vida del no nacido va a quedar más desamparada y a la intemperie. Y a las madres se las deja cada vez más abandonadas a si mismas en estos trances tan dramáticos en las que se ven empujadas a tomar decisiones mortales sobre la vida de sus hijos que en el fondo no quisieran tener que tomar nunca. Se les sugiere la ilusoria tranquilidad de que su salud no corre peligros; y, lo que es más falaz, de que la acción abortiva no les va a pesar en su conciencia, de que no van a quedar heridas por dentro, en lo más íntimo de su ser, es decir, en su corazón de madres". "Se hace inevitable el concluir - continúa - que seguimos progresando en el camino de la negación de la vigencia del quinto mandamiento de la ley de Dios - el "de no matarás" - en el ámbito de la vida social y jurídica; y que proseguimos, por tanto, con el retroceso de los principios y actitudes que hacen posible "la cultura de la vida". Sale reforzado el proceso de relativización creciente de las bases éticas de nuestro sistema de convivencia e, inevitablemente, del mismo Estado de derecho. De nuevo se van a ensayar medidas en las que se pone en juego el destino y la dignidad de la persona humana. Pudiera sonar a grandilocuente y exagerado lo que vamos a decir; pero mucho es de temer que estemos jugando con el hombre, que estemos jugándonos al hombre".

Derecho a la vida

El Cardenal Rouco concluye su carta pidiendo a la Virgen que ayude a "todos los cristianos y a los hombres de buena voluntad a no caer en la trampa de la indiferencia y de la comodidad a la hora de incorporar en la vida personal y de promover en la vida pública la vigencia incondicional del mandamiento de la Vida - que es don y gracia a la vez -, y que cristaliza en un principio jurídico inviolable: todo ser humano es titular del derecho a la vida, de un derecho fundamental, anterior y superior a toda ley positiva, cuya protección incumbe como un deber insoslayable al Estado". (SIC)

¿Qué es la RU-486?

La RU-486 es una antiprogesterona, lo del número se debe a que se trata del producto 486 de la firma farmacéutica francesa Roussel-Uclaf, filial de la alemana Hoechst, encargada de su comercialización.

Una antiprogesterona actúa impidiendo que la hormona progesterona desarrolle sus normales acciones fisiológicas, no haciendo posible la implantación del embrión en la pared del útero materno cuando es administrada antes de dicha implantación y bloqueando la actividad secretora del endometrio, lo que induce a que se produzca el desprendimiento del embrión de la pared del útero una vez implantado.

La píldora se administrará solamente en los hospitales debido a sus efectos sobre la madre, ya que su administración puede producir importantes efectos secundarios como dolores abdominales, nauseas, vómitos, hemorragias vaginales graves en muchos casos, fatiga y legrados para asegurar que se han eliminado todos los restos fetales y placentarios.

SIC
 

Noticiario diocesano

Los obispos extremeños preparan
el Congreso Regional sobre la Pobreza

Los tres prelados de la Provincia Eclesiástica se reunieron la semana pasada

Los tres obispos extremeños y sus vicarios generales se reunían el pasado miércoles en la casa de ejercicios de Villanueva de la Vera (Cáceres) para tratar diversos asuntos. En el orden del día aparecía el estudio de la posible creación de un Instituto de Ciencias Religiosas. En este instituto, dependiente de la Universidad Pontificia de Salamanca pero con sede en varias ciudades extremeñas, podrían hacer la licenciatura de teología todos aquellos laicos que lo desearan . También fueron informados acerca de los preparativos del Congreso Regional de la Pobreza, que se celebrará en Mérida entre el 22 y el 24 del próximo mes de octubre. Se programó un encuentro entre los obispos y los religiosos que realizan su labor en Extremadura. Será el 20 de noviembre en lugar aún por decidir , si bien el encuentro girará en torno a la vocación religiosa.

Los obispos informaron cada uno de sus competencias: se habló de la enseñanza religiosa, del convenio firmado hace unos meses con la Universidad de Extremadura sobre servicios religiosos y de la posible creación de una cátedra de teología, un tema que se persigue desde hace algún tiempo. También se trataron temas de patrimonio, especialmente las relaciones institucionales con la Junta en este terreno.

 

El manual de catequesis de adultos será traducido al portugués

El autor es don Amadeo Rodríguez, vicario general de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

Ya se agotó la primera edición del libro de catequesis de adultos "Venid y lo Veréis", del vicario general de la diócesis, don Amadeo Rodríguez. El libro, editado en tres tomos por la editorial PPC salió a la calle en noviembre pasado y ha despertado un gran interés en toda España, donde ya se está utilizando.

Próximamente saldrá a la calle la segunda edición y comenzará a distribuirse en América Latina. También se piensa en traducirlo al portugués ya que algunas diócesis portuguesas están trabajando con este material todavía en español.

El libro ha supuesto una importante aportación de la Iglesia de Mérida-Badajoz a la Iglesia Española.

Antes de su publicación, se utilizó en forma de folletos de trabajo por unas siete mil personas de toda la diócesis en reuniones de formación, dentro de la catequesis de adultos.

Conferencias en Portugal

Por otro lado cabe decir que el vicario general de la diócesis de Mérida-Badajoz, ha sido el ponente en el IV Encuentro Nacional de Catequesis de Adultos de Portugal, organizado por la Conferencia Episcopal Portuguesa y celebrado la semana pasada en Fátima.

Don Amadeo pronunció dos conferencias, una sobre "Los procesos de motivación para la Catequesis de Adultos" y otra sobre "Los itinerarios de la Catequesis de Adultos". Don Amadeo habló de las condiciones necesarias para acometer un proyecto de catequesis de adultos, donde destacó la importancia que la catequesis debe tener para todos y la necesidad de que exista una pastoral de acogimiento. Se refirió también a la necesidad de que se utilicen todos los medios posibles para que esta motivación pueda darse.

Al Encuentro asistieron delegados nacionales de catequesis de todas las diócesis portuguesas.

El arzobispo inauguró la nueva ermita de la Virgen de Tentudía,
en Monesterio

Las obras han sido financiadas íntegramente por el Ayuntamiento

Don Antonio Montero bendijo e inauguró el pasado sábado, día 17, la nueva ermita de la Virgen de Tentudía en Monesterio, dentro de un acto multitudinario que reunió a más de 2.000 personas.

Tras casi cuatro años de obras desde que se iniciara un proyecto con el fin inicial de acometer pequeños arreglos en el antiguo templo, el sábado abrió sus puertas una ermita nueva, un edificio del que dijo el alcalde, don Ceferino Muñoz, en la inauguración, que se convierte en algo bien distinto de lo que se ideó en un principio, es decir, termina siendo un majestuoso edificio para el que la entidad municipal ha realizado un gran esfuerzo económico, ganando con respecto al viejo templo no sólo en sus valores arquitectónicos, sino en todo su conjunto, ya que el proyecto ha llevado incluido el derribo de los edificios que asfixiaban la ermita y, en sus alrededores, se ha construido una plaza que contribuye al embellecimiento urbanístico local.

Los actos comenzaron a las ocho y media de la tarde con la salida en procesión de la imagen de la Virgen de Tentudía desde la iglesia parroquial hasta la nueva ermita, presidida por el Arzobispo, acompañado por el cura párroco, ocho sacerdotes y todos los miembros de la hermandad de la Virgen. A la llegada los esperaban el alcalde y miembros de la corporación municipal, que dieron la bienvenida a don Antonio Montero, quien, de manera simbólica, recibió de manos del alcalde las llaves del nuevo templo.

En la homilía de la misa, el Arzobispo dirigió unas palabras de agradecimiento a los que han hecho posible esta realidad: "Las obras de edificación de la nueva ermita de la Virgen de Tentudía han sembrado en todo el pueblo de Monesterio la ilusión de un proyecto del que hoy recogemos sus frutos".

Por su parte, el alcalde, don Ceferino Muñoz, expresó su satisfacción por este proyecto, cuya ejecución ha sido financiada íntegramente por las arcas municipales.

Rafael Molina

 

Los Misioneros Claretianos están presentes desde hace más de un siglo
en Extremadura

La semana pasada se cumplió el 150 aniversario de su fundación

El 16 de julio se cumplían 150 años de la fundación de la Congregación de los Misioneros Claretianos por San Antonio María Claret. Claret nació en Sallent (Barcelona) en 1807 y murió en Fontfroide (Francia) en 1870. Fue ante todo un misionero apostólico con el único proyecto de anunciar el Evangelio poniéndose al servicio de la Iglesia.

Desde el momento de su ordenación sacerdotal se dedicó al anuncio de la Palabra. Después de un viaje a Roma para ofrecerse como voluntario para ir a cualquier parte del mundo a evangelizar, misionó durante nueve años los pueblos de Cataluña y Canarias. En 1849 fue nombrado arzobispo de Cuba. Desde 1851 a 1857 desarrolló en esta isla una incansable acción pastoral, hasta que la reina Isabel II lo nombró su confesor. En Madrid compaginó los deberes de su cargo de confesor con un apostolado intenso mediante la predicación y la prensa. Participó en el Concilio Vaticano I.

Su celo por la evangelización lo llevó a fundar un 16 de julio de 1849 la Congregación de Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María -Misioneros Claretianos-, en un momento en el que en España habían sido suprimidas las ordenes religiosas y se padecía una gran necesidad de evangelización.

Hoy, 150 años después de su fundación, los casi 3.000 misioneros claretianos que pertenecen a la Congregación (sacerdotes, diáconos, hermanos y estudiantes), están presentes en 57 países comprometidos en el anuncio del Evangelio a través de diversas obras apostólicas: misiones populares, ejercicios espirituales, publicaciones, enseñanza, pastoral juvenil, parroquias, promoción de líderes evangelizadores seglares Signo de su vitalidad son las nuevas fundaciones misioneras de la Congregación en distintas partes del mundo: Costa de Marfil e Indonesia (1990), Sri Lanka, Bielorrusia y Kenia (1991), Siberia (1992), Praga (1994), Tanzania y Uganda (1995), Camerún (1995), Eslovaquia (1996), San Petersburgo (1996), Ghana (1997) y últimamente Haití (1999).

Claretianos en Extremadura

Extremadura (Plasencia, San Martín de Trevejo, Zafra, Trujillo, Jerez de los Caballeros, Las Hurdes, Almendralejo, Don Benito) ha sido y es testigo desde hace más de 100 años de la presencia de estos misioneros en nuestra tierra que a través de colegios, parroquias, misiones han sembrado y siguen sembrando la semilla de la Palabra de Dios.

P. Félix J. Martínez, cmf

 

Mirada a nuestro tiempo

¡Bienvenidos!

El aumento de los desplazamientos en automóvil y las noticias de accidentes hacen del tráfico protagonista de los medios de comunicación en estos meses de verano. Por una y otra razón se intensifican las llamadas a la prudencia dirigidas a los conductores y se les invita a cuidar con esmero las medidas preventivas antes de iniciar el viaje y a ponerse al volante, especialmente a revisar los elementos mecánicos con una buena puesta a punto y a adoptar todos los medios de protección.

Sin embargo, siendo esto importante, no es suficiente; antes y durante un viaje, la mejor medida de seguridad es que cada conductor se ponga un cinturón ético, que tome conciencia de la responsabilidad que contrae al salir a la carretera. Sólo este protector moral le hará tomarse en serio lo que trae entre manos y le ayudará a acertar en las decisiones que ha de ir adoptando durante el viaje.

El sentido de responsabilidad es lo que mejor contribuye a que estén frescos y ágiles los reflejos de quien conduce. Por él se recuerda el valor de la vida -la nuestra y la de los demás- y por él se cuida con esmero lo que se hace mientras se conduce, especialmente el respeto de las normas y el no cometer imprudencias que nos pongan en peligro a nosotros y a los demás.

Con el cinturón ético también se respeta, comprende y ayuda a los otros, haciendo de la carretera un espacio de convivencia en solidaridad entre los conductores, exento de agresividad y competitividad.

Amadeo Rodríguez Magro
 

Página litúrgica

Celebramos la fiesta de Santiago Apóstol, patrón de España

Palabra de Dios

Hechos de los Apóstoles 4,33;5,12.27-33;12,2

En aquellos días, los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor con mucho valor y hacían muchos signos y prodigios en medio del pueblo. Los condujeron a presencia del Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó: "¿No os habíamos prohibido formalmente enseñar en nombre de ése? En cambio, habéis llenado Jerusalén con vuestra enseñanza y queréis hacernos responsables de la sangre de ese hombre". Pedro y los apóstoles replicaron: "Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros matasteis, colgándolo de un madero. La diestra de Dios lo exaltó, haciéndolo jefe y salvador, para otorgarle a Israel la conversión con el perdón de los pecados. Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo, que Dios da a los que le obedecen".

Esta respuesta los exasperó y decidieron acabar con ellos. Más tarde, el rey Herodes hizo pasar a cuchillo a Santiago, hermano de Juan.

Salmo 66, 2-3. 5. 7-8

R. Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.

El Señor tenga piedad y nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros:
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación.

Carta de san Pablo a los Corintios 4, 7-15

Hermanos: Este tesoro lo llevamos en vasijas de barro, para que se vea que una fuerza extraordinaria es de Dios y no proviene de nosotros. Nos aprietan por todos los lados pero no nos aplastan; estamos apurados; nos derriban pero no nos rematan; en toda ocasión y por todas partes, llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. Mientras vivimos, continuamente nos están entregando a la muerte, por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. Así, la muerte está actuando en nosotros, y la vida en vosotros. Teniendo el mismo espíritu de fe, según lo que está escrito: "Creí, por eso hablé", también nosotros creemos y por eso hablamos; sabiendo que quien resucitó al Señor Jesús, también con Jesús nos resucitará y nos hará estar con vosotros. Todo es para vuestro bien. Cuantos más reciban la gracia, mayor será el agradecimiento, para gloria de Dios.

Evangelio según san Mateo 20, 20-28

En aquel tiempo, se acercó a Jesús la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: "¿Qué deseas?" Ella contestó: "Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu Reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda". Pero Jesús replicó: "No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?" Contestaron: "Lo somos". Él les dijo: "Mi cáliz lo beberéis; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos a quienes lo tiene reservado mi Padre.

Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo: "Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser más grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del Hombre no ha venido para que te sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos".

Lecturas bíblicas para los días de la semana

Lecturas bíblicas para los días de la semana

26, lunes: Ex 32, 15-24, 30-34; MT 13, 31-35.
27, martes: Ex 33, 7-11; 34, 5B-9, 28; MT 13, 36-43.
28, miércoles: Ex 34, 29-35; Mt 13, 44-46.
29, jueves: Ex 40, 16-21, 34-38; Mt 13, 47-53.
30, viernes: Lv 23, 1, 4-11, 15-16, 27, 34b-37; Mt 13, 54-58.
31, sábado: Lv 25, 1, 8-17; Mt 14, 1-12.
1, domingo:Is 55, 1-3; Rm 144, 8-9, 15-18; Rm 8, 35, 37-39.

 

Comentario Litúrgico

El camino de Santiago

La vieja tradición vuelve a presentarnos esta fiesta de Santiago Apóstol, patrón de España y, una vez más, sería estupendo que hiciésemos 'el camino de Santiago', pero no el francés ni el portugués, sino el que nos presenta el evangelio de hoy.

Está enmarcado también en un camino, el de la subida de Jesús a Jerusalén a donde va a encontrarse la muerte. En esa subida a la que se nos invita a todos los bautizados en la muerte de Cristo, como nos recuerda san Pablo, se emplaza la petición de la madre de Santiago.

Tras la madre estaban parapetados Santiago y su hermano. De ellos era la petición y para ellos fue la respuesta de Jesús: buscaban el camino fácil del poder para sobresalir y destacarse de entre los demás discípulos, incluso, como se puede deducir del texto, habría habido alguna refriega previa entre ellos buscando cada cual un sitio para cuando desapareciera el Maestro de entre ellos.

La respuesta de Jesús resultaría inquietante para ellos y sigue siéndolo para nosotros: les habla del 'cáliz' preguntándoles si serían capaces de participar en su pasión y muerte, pero añade que beber ese cáliz no supone obtener los primeros puestos. Está claro que el camino de Santiago no va a ser el del triunfo y la gloria de los primeros puestos.

En la comunidad de Jesús no puede ser como en la sociedad política en la que los poderosos oprimen a los débiles. En aquella, tomando el ejemplo de su Señor, "el que quiera ser primero entre vosotros, sea vuestro esclavo". Este es el 'camino de Santiago' que nuestro Apóstol tomó en serio hasta el martirio y propone a los que se acerquen a cumplir el jubileo.

Antonio Luis Martínez

Santoral

25 de julio: Santiago Apóstol

Aquel que sabe hacer el bien y no lo hace, comete pecado. Vosotros los ricos llorad (...), vuestro oro está podrido y da testimonio contra vosotros (...). Mirad, el salario que no habéis pagado a los obreros que segaron vuestros campos está gritando, y los gritos de los segadores han llegado hasta el Señor. Condenasteis al justo y Él no os resiste". Esta carta de Santiago (5,1 ss.) encierra un contenido moral y social de tal envergadura que, junto a ella, los programas de promoción cultural o turística de Galicia en el llamado 'Xacobeo', se quedan en pura anécdota. El mejor camino de Santiago es una senda bíblica de reforma personal, simbolizada en la magnífica dignidad de un camino secular de entendimiento entre los pueblos y superación de las fronteras.

En la medida en que el hecho santiaguista nos haga a todos caminar, según el mensaje bíblico, por la senda de la justicia y la caridad, bien venido sea; pero en cuanto se nos convierte un hecho religioso en mero acontecimiento turístico, por muy digno que sea, estamos asistiendo a una rebaja que pone en saldo las grandes ideas y las más nobles actitudes.

El día 25 de julio se conmemora el martirio del Apóstol a manos del tirano Herodes. ¡Ojalá el hermoso 'botafumeiro' llene del buen olor bíblico una celebración que nos empuje a caminos de justicia.

Ustedes perdonen que hoy me ponga tan serio, pero "el que puede hacer un bien y no lo hace, comete pecado", dice Santiago, y yo no quería dejar de decir, buenamente, que la instrumentación política de los hechos religiosos lleva, inevitablemente, a abusos en los que el dinero puede más que la fe. ¡Pobre Xacobeo!

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

26, lunes: Joaquín y Ana, Juana, Hugo.
27, martes: Pantaleón, Juliana y Samproniana, Urso.
28, miércoles: Víctor I, Nazario y Celso, Melchor G. Sampedro, Pedro Poveda.
29, jueves: Marta, María y Lázaro, Urbano II, Lupo, Calínicio.
30, viernes: Pedro Crisólogo, Abdón, Julián.
31, sábado: Ignacio de Loyola, Fabio, Elena.
1, domingo: Alfonso M. de Ligorio, Secundino, Félix, León.

 

Contraportada

Santiago,el camino que hizo a Europa

Todos los pueblos tienen sus caminos, pero Europa cuenta con un camino que abraza la geografía de Oriente y Occidente, una ruta singular que a todos pertenece y se llama Camino de Santiago. Reyes y plebeyos, obispos y monjes, caballeros y pecheros, artistas y sabios, juglares y trovadores han discurrido por él. Decir Camino de Santiago es lo mismo que decir Camino de Europa. Peregrinar es la opción de cambiar el tener por el ser.

La Providencia quiso, en torno al año 813, que fuese Teodomiro, el obispo de Iria-Flavia, quien anunciara al orbe el descubrimiento de la tumba del hijo del Zebedeo y de María Salomé, hermano de san Juan, Santiago el Mayor. No dudó el obispo que aquellas luminarias, que habían indicado el lugar donde descansaban los sagrados restos, podían iluminar también a los que acudiesen al lugar sagrado que años depués recibiría el nombre del Libredón, Santiago y Santiago de Compostela. Teodomiro establece la sede episcopal junto al sepulcro, capaz de ser, desde muy pronto, punto de atracción para un notable número de fieles. Éstos serían los primeros peregrinos que, sin saberlo, iniciaban uno de los mayores movimientos piadosos de masas conocido en Occidente. De este modo, se inauguraba el Camino, o mejor los Caminos, de Santiago.

Godescalco, obispo del Puy, primero en la lista de los peregrinos no anónimos, preludiaba de camino a Santiago la futura conexión de los pueblos. Y antes que él, Carlomagno visionaliter camina hasta Compostela, descubre el Camino de estrellas, la Vía Láctea, que conduce hasta la tumba del Señor Santiago, de cuya inventio se comenzaba a hablar por todo el orbe católico. El emperador había intuido que las rutas que llevaban hasta Compostela unirían a los pueblos desunidos. Por eso protege, apoya y adoba los caminos. Y como él, Sancho el Mayor, doña Mayor García de Navarra, Sancho Ramírez de Aragón, Alfonso VI de Castilla y León; y los de Cluny consolidan el Camino, que se convierte en principal arteria de comunicación por encima de localismos y fronteras. Para que por todos sea transitado, se construyen puentes y hospitales al servicio del peregrino. La fuerza unificadora del Camino -Santiago y su tumba- es suficiente para irradiar cultura, aquello que cultiva y engrandece al hombre.

El protestantismo

Las modificaciones de la espiritualidad y las rupturas de la reforma calvinista y luterana no dejaron de convulsionar el alma de la Europa del Camino. Muy pocas realidades provocaron las irónicas y duras reacciones de Lutero tanto como el Camino de Santiago y el culto tributado al Apóstol. El embate se deja sentir en el relativo olvido de Santiago y su mensaje. Algo moría, al filo de la Reforma, cuando se resentía el Camino de Europa. Algo dejaba de latir en Compostela cuando Europa tentaba otros horizontes. Las incomprensiones de Boronio, el intento, en 1859, de traslado de las reliquias de Santiago al Escorial, el forzado ocultamiento de las mismas en el siglo XVI, los agrios ataques explícitos de Lutero... aceleran el decaimiento de la empresa jacobea, decaimiento que se apresura hasta los límites del ocaso con la triste experiencia de la desamortización en el siglo XIX. Pero a la par de la postración del Camino, comenzó a alborear en el horizonte una nueva sensibilidad general hacia la Edad Media.

De igual modo que en los lejanos y oscuros primeros años del siglo IX Teodomiro había descubierto en medio de la maleza una tumba olvidada, en la segunda mitad del siglo XIX, en la noche del 28 de enero de 1879, se redescubre el cuerpo santo del Apóstol escondido por el arzobispo Sanclemente en el siglo XVI por temor a que fuese robado. Se investigan las reliquias, se realizan investigaciones arqueológicas en torno al mausoleo romano. Lo que para muchos era leyenda y para otros fraude, ahora se presentaba como un hermoso relato convertido en innegable testimonio pétreo, contribuyendo con ello a fijar los ojos en Compostela y a recuperar su valor simbólico como elemento configurador de la deseada unidad europea. A mi modo de ver, ninguna voz ha centrado con tanto acierto el significado del Camino de Santiago como la de Juan Pablo II el 9 de noviembre de 1982 en la misma Compostela. Su grito, Europa, vuelve a encontrarte a ti misma, sé tú misma, es como la Carta magna de la conciencia europea y centra sin ambigüedades ni equívocos el lugar del cristianismo como raíz de la identidad y unidad europeas. ¿Pero qué es Europa? ¿Cómo descubrir su ser? Alguien ha escrito que en 1945 muere una Europa y nace otra. Otros matizarán esta afirmación diciendo que en 1945 muere una Europa y emerge el deseo de que otra nazca. En el panorama de la historia que emerge, donde el calificativo es la economía, el átomo y el mercado, se corre el riesgo de la atomización, de que el gran ausente sea el hombre. Para algunos ambientes hoy imperantes, la cultura de Europa ha sido y sigue siendo, sobre todo a partir del Renacimiento, un taller tumultuoso y desordenado que no obedece a plan alguno ni a programas preconcebidos. Las raíces de esta cultura hay que descubrirlas en la dialógica torbellinesca, en las múltiples dialógicas de siempre: religión-razón; fe-duda; pensamiento mítico-pensamiento crítico; filosofía-ciencia; antiguo-nuevo; tradición - progreso; individuo-colectividad; inmanencia-trascendencia. Lo específico de los europeos es, para muchos, la continuidad de sus confrontaciones. Lo que interesa son los antagonismos, las concurrencias, las complementariedades. Y en esta cultura, los productos más significativos son el humanismo de la razón y de la ciencia...

Todo hombre es peregrino

La fatiga en el Camino nos indica que todo hombre es, por esencia, viator, peregrino, que encuentra su mayor grandeza en la fundamentación de la dignidad, en la sacralidad de todos y cada uno de los hombres. Quien no camina no sabe de dónde parte ni tiene conciencia de a dónde debe llegar. Peregrino es el que abandona su casa, deja su patria y emprende su ida a una tierra lejana para cambiar su situación. Es la opción de posponer el tener por el ser.

Eugenio Romero Pose
Obispo Auxiliar de Madrid

(Extraído de Alfa y Omega)



Return to Camino