Iglesia en camino

 

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 354. 16 de Julio de 2000

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


 

Portada

Parroquias, movimientos y congregaciones ofrecen la posibilidad de vivir un verano diferente

Acampadas, campamentos, campos de trabajo
y acciones solidarias variadas

El verano abre las puertas a la realización de actividades que no caben en la agenda durante el resto del año.

Las opciones que se ofrecen desde las parroquias, movimientos y congregaciones religiosas son muy variadas y van dirigidas especialmente a niños y jóvenes, aunque también caben los adultos. Entre ellas se pueden citar las acampadas, campamentos, campos de trabajo y acciones esporádicas propiciadas por el aumento de tiempo libre.

Entre las actividades que organiza la diócesis encontramos el campamento misionero, en el que toman parte jóvenes de toda Extremadura junto a misioneros que desarrollan su labor en diferentes países del mundo. Junto a ello aparece este año, la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebra en Roma entre el 15 y el 20 de agosto y en la que los chicos y chicas contarán con la presencia del Papa.

 


 

Editorial

Serviciales en casa

Volvemos a la carga con el tema de la semana pasada, intentando sacarles a las vacaciones, en este caso familiares, el mejor resultado de bienestar compartido, del cuerpo y del espíritu. Repartir cargas para repartir descanso, compartir juntos el placer de la convivencia.

Todo lo sencillo de decir no lo es tanto de practicar y, menos, en pandilla. Nadie espere un recetario de obras buenas, como el que suelen tener para el confesionario algunos curas bondadosos. Se trata aquí del modo de situarse, de la manera de estar en la comunidad doméstica. No es preciso imaginarla como familia patriarcal con estamentos jerarquizados de abuelos, hijos y nietos.

Un modelo familiar será, por ejemplo, el de marido y mujer, quizá con la tía soltera y algún chico menor. Seamos los que seamos, sería muy recomendable a cada cual esta consigna: me comprometo ante mí mismo a tomar la iniciativa de todo lo que sea un esfuerzo, pequeño o mayor, en favor de la manada. Desde comprar el periódico y los churros, hacer toda suerte de recados, ayudar a poner la mesa y...la plusmarca de fregar la vajilla.

Raro será, que en los apartamentos medianos y alquilados haya dos televisores, no exista una habitación al interior, no tengamos que guardar turno para asearnos en el servicio. Pues, ingeniarse astutamente para que los demás nos aventajen. Buscar el consenso en la tele, en apagar las luces, en irse a la cama. Pero si se mantiene el pluralismo hasta en lo más idiota, perder siete veces seguidas y sin cara de bueno.

Es útil la concurrencia y sana la variedad en eso de los "planes familiares". Cuando se pueda, en pandilla, cuando no, en plan libertario. Dejar que tu prójimo o tu prójima haga lo que más le guste, sin molestar y, menos, ofender. Y ¡tutti contenti! Ay, si existiera un recetario para evitar las discusiones: -Por qué estás tan gordo? -Porque no me gusta discutir. - No será por eso. - Pues no será por eso. No hay nada más agradable para nadie, como que a uno se le escuche. ¡Ah, si progresáramos este verano en el arte sublime de la escucha!

 


 

Carta del Arzobispo

Las visitas de María

El obispo de Tenerife, don Felipe Fernández, de raigambre placentina, y monseñor Elías Llanes, natural de la isla canaria de La Palma, han forzado cariñosamente a don Antonio Montero, en este fin de semana, para que pronuncie la Salutación a la Virgen de las Nieves, patrona de aquella isla, en las fiestas quinquenales de su Bajada desde su ermita en el monte cercano a la ciudad de Santa Cruz de la Palma.
A título de lectura mariana, un tanto leve para el verano, don Antonio nos cede las primeras cuartillas de esa Salutación, sin quitarle su sabor local.

Los hijos de esta isla afortunada me brindan la fortuna de contemplar tu rostro y cantar tus alabanzas. He dicho que sí, a la primera, volando sobre tierra y mar, al conjuro de tu nombre y de tu devoción, que pregonan, siglo tras siglo, las olas incesantes del Atlántico.

Como las otras seis canarias, islas míticas para nosotros los peninsulares, también ésta, la Verde, La Palma, tiene por Señora a Santa María, con rostro y nombre propios. O, más exactamente, las otras, como ésta; que en eso se lleva la palma. Porque tú, Señora de las Nieves, fuiste la adelantada y decana entre las advocaciones, imágenes, santuarios, de estas tierras.

No trato aquí, Reina nuestra, de susurrarte algunas travesuras líricas, para simple recreo del corazón. No, los humanos, los desterrados hijos de Eva, al saberte Madre de Dios y madre nuestra, llena de gracia, exenta de pecado, radiante de santidad, rebosante de amor, deslumbrante de gloria, nos ponemos a buscar afanosos lo mejor que podemos encontrar en este planeta para, reuniéndolo todo, aproximarnos a la belleza inefable, a la calidad excelsa de tu ser soberano.

No es que por eso, Madre del Señor y nuestra, te contemplemos como a una diosa lejana y distante. Todo lo contrario. Tú, tan alta y divina, eres la bendita entre las mujeres, gloria de Jerusalén y alegría de Israel, primera entre los redimidos, Virgen delantera entre las prudentes, que sale al encuentro del Esposo con la lámpara encendida, que antecede con su luz al Pueblo de Dios peregrinante como signo de esperanza cierta y de consuelo.

Déjanos llamarte a la vez Virgen de la Montaña, Virgen del Mar, Virgen del Prado, Virgen del Valle, de la Ribera, del Puerto, de la Fuente. Virgen de la Naturaleza, del Planeta, del Cielo estrellado, de la Aurora.

O mejor, buscando destellos divinos en el corazón humano, Virgen del Consuelo, de la Esperanza, de la Paz; o Virgen también, cómo no?, de la Soledad, de los Dolores, de las Angustias, de las Lágrimas. Porque tú, Corredentora, has compartido, saboreado, vivido y bebido hasta las heces como nadie el cáliz de la pasión y de la cruz del Señor. Tú, Virgen de la Amargura, conoces, como nadie, los entresijos sangrantes del corazón humano.

Entre tanto nosotros seguimos aquí, Patrona nuestra. Tú en las Nieves, nosotros en el barro. Pero, bajas a buscarnos. ¡Cuántas bajadas tuyas, contínuas, a nuestro corazón evoca esta Bajada! Desde tu Santuario insular de las Nieves, por los caminos reales de la Dehesa y del Planto, hasta esta Plaza emblemática de la Encarnación, sesenta y cinco veces ya, y enfilando ahora un nuevo milenio, le llega tu visita quinquenal y misericordiosa a esta ciudad noble y leal, a este pueblo creyente y pecador, pero hijo tuyo, de Santa Cruz de la Palma.

Lo que más te va a tí, Virgen María, es visitarnos. Nos dejaste, a tu paso por la tierra, muestras sublimes de ello en la infancia, vida y pasión de Jesús; en el amanecer de la Iglesia. Recuerdas tu caminata juvenil, encinta ya del Verbo encarnado, desde Nazaret a las montañas de Judea para encontrarte en Ain Karin con Isabel, encinta de Juan? Para servirla en su embarazo tardío, para compartir con ella secretos temblorosos de las misericordias del Señor. Ella completó a Gabriel en la composición del Ave María: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. Tú añadiste a la partitura musical del Arcángel el himno estremecido del Magnificat.

Pasó un día y otro día, un mes y otro mes pasó, y así, hasta treinta años, los que tendría Jesús, cuando acudió con María, acompañado él ya de sus discípulos, a la casa y familia feliz de las Bodas de Caná. No fue aquella una visita de cumplido. María les llevó a sus amigos el regalo de su Hijo divino. Ella advirtió de inmediato que se agotaba el vino. Se lo insinuó discretamente a Jesús, que pareció no echarle cuentas al asunto: ­Qué nos va en esto a tí y a mí? Mas, como lo conocía bien, advirtió a los sirvientes: Haced lo que él os diga. Lo demás, ya lo sabemos. Jesús adelantó el milagro. Hizo trampa con el agua, por información privilegiada de María. Mejoró el vino, aumentó la alegría, creyeron los discípulos. En este segundo icono: María nos acerca a Jesús; los dos santificaron allí el amor y el matrimonio, devolvieron la alegría a una familia acongojada, afianzaron la fe de los que luego irían a proclamarla. ¡Madre de las Nieves, danos siempre el mismo vino: del amor, del gozo, de la fe, de la familia!

Tercera visita, hondo misterio de dolor. Visita empinada y horrible al Calvario, en compañía de Juan, el discípulo amado, hasta la misma cima del cerro. Se clavan ambos, de pie enjuto, sin decir palabra, a los pies de Cristo crucificado y ya en las últimas. "Viendo Jesús a su madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a la madre: Mujer, he ahí a tu hijo. Luego dijo al discípulo, he ahí a tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa". Esta visita, Madre nuestra, sí que no fue de cumplido. Fué de compasión, pasión con tu divino hijo. El fue ahora el que nos hizo el regalo. Tú misma, que, desde entonces, eres cosa nuestra; y nosotros, desde entonces, cosa tuya.

Por eso, Madre, has bajado esta tarde. A que arreglemos tiernamente contigo las cuentas del amor y de la fidelidad. Las cuentas de familia, contigo y con el Señor. El tercer icono nos lo muestra clavado en la cruz; a tí y al discípulo a su lado, y en el transfondo a tus hermanas las santas mujeres, calladas, discretas, amorosas. Madre de las Nieves, agrega tú con amor a ese grupo a tus hijos de la mar y de los campos, de la alta montaña y de los valles, de Santa Cruz de la Palma y de los poblados isleños.

Y como remate del retablillo de iconos, de la agenda de visitas marianas, la página primera de los Hechos de los Apóstoles. Momentos después de la subida de Jesús a los cielos, sus discípulos se dan cita en la planta superior de una casa en el Monte Olivete, para esperar allí, en contínua oración, la llegada inminente del Espíritu, el día de Pentecostés. Bueno, pues allí estaba, cómo no?, también María, la Madre de Jesús, con las santas mujeres y otros familiares. Allí imploraban, anhelaban, aguardaban espectantes con María, la irrupción del Espíritu: del viento recio, de las llamaradas en sus frentes, del don de lenguas, del estallido auroral de la predicación del Evangelio. Era el alumbramiento visible de la Iglesia. Y tú la matrona, la partera entrañable de su nacimiento, a la que acunaste en tu regazo, como otrora a Jesús en Belén, en Egipto y en Nazaret. Como ahora a nosotros.

Icono mariano también el de tu Santuario de la Dehesa, atestado siempre de fieles. Icono esta tarde tu trono ambulante, María de las Nieves, de tu presencia triunfal en medio de nosotros. Santa María, Madre de la Iglesia: Que nada ni nadie nos separe jamás ni de ella ni de ti.

 

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


 

Centrales

Parroquias, movimientos y congregaciones organizan variadas actividades de verano

Unas vacaciones diferentes

El verano y las consiguientes vacaciones nos regalan la posibilidad de emplear un tiempo extra en actividades diferentes a las que llevamos a cabo el resto del año. Las opciones son muy variadas, tanto para los adultos como para los niños y jóvenes: desde las típicas estancias en la playa hasta otras algo menos convencionales, aunque también muy extendidas, como los campamentos y los campos de trabajo.

Buena parte de las parroquias de nuestra diócesis organiza actividades veraniegas, especialmente con jóvenes. Ésta adoptan formas muy variadas que encontramos dando una pequeña vuelta por algunos puntos de la geografía diocesana.

Entre las actividades más originales o menos extendidas, encontramos grupos de jóvenes que dedican parte de su tiempo a dar clases a niños de entorno desfavorecido. Es el caso de un proyecto de ayuda al Estudio organizado por las Misioneras del Corazón de María en Montijo. Según la hermana Martina los jóvenes que desean impartir clases acuden a apuntarse cada verano. Este año son 40 los chicos que reciben clases gratuitamente en la Casa de la Iglesia. Junto a las materias académicas se les enseña a los chicos a convivir y se les educa en valores.

En la misma localidad la cofradía "Jesús salvador de los hombres" realiza una campaña de ayuda a las misiones durante una semana. La actividad comenzó en el año 88 con un grupo de jóvenes. Recogen ropa, alimentos, productos de limpieza y aseo personal y donativos. Todo lo envían a las hermanas Formacionistas que trabajan en Chachapoyas (Perú) junto a un grupo de sacerdotes de nuestra diócesis.

Junto a estas iniciativas encontramos los típicos campamentos en los que participan miles de niños repartidos en diferentes turnos de julio y agosto.

 

Campamentos y más cosas

La mayoría tienen carácter parroquial como el que organiza este año por primera vez la parroquia de Santa Engracia de Badajoz. Será entre el 10 y el 20 de agosto en Solana de Ávila y a él asistirán 60 chicos y chicas. "El objetivo, nos comenta el párroco, don Miguel Ángel Carrasco, es ofrecer una posibilidad formativa de tiempo libre para niños y jóvenes". Para obtener fondos se han llevado a cabo actividades variadas y se ha solicitado ayuda a Cáritas Interparroquial.

Otros campamentos cuentan con una larga trayectoria. Es el caso del Campamento Misionero Extremeño, que tiene carácter interdiocesano, con participación de más de un centenar de jóvenes de las tres diócesis extremeñas.

A él acuden misioneros que realizan su labor apostólica en los cinco continentes para exponer sus experiencias. El delegado diocesano de misiones, don Pedro Losada afirma que se buscan tres objetivos básicos: acercar a los jóvenes a la problemática del Tercer Mundo, promover vocaciones misioneras y propiciar una fuerte experiencia de vida cristiana.

Muchos jóvenes optarán este año por acudir a la Jornada Mundial de Jóvenes, que se celebra en Roma, junto al Papa, en agosto. Otros quizás opten por Taizé, en Francia, para participar, junto con miles de jóvenes de toda raza, lengua y credo en una experiencia de oración inolvidable. Como vemos, hay verano para todos los gustos.

 

Si no sabes qué hacer...

La revista Ecclesia acaba de publicar una agenda de verano con cursos y actividades de verano. Estas son algunas opciones:

 

Teología y Derecho

Tercera semana de Espiritualidad y Liturgia. Del 31 de julio al 4 de agosto. Destinatarios: todas las personas que sientan interés por los temas litúrgicos. Sede del curso: Casa de Espiritualidad. Seminario Diocesano. Tarazona (Zaragoza). Información e inscripciones: en la sede del curso. Teléfonos (976) 64 19 12 y (976) 19 90 11. Fax (976) 19 90 10.

XXII curso de actualización en derecho canónico. Moral y derecho ante la conflictividad matrimonial. Del 18 al 20 de septiembre. Lugar: sede de la facultad de Derecho Canónico, Universidad de Navarra. Tel. (948) 42 56 00. Fax (948) 42 56 33.

 

Misiones

XLIV Convivencia de animación misionera para seminaristas en estudios eclesiásticos y en etapa pastoral. Del 28 de agosto al 2 de septiembre. Tema: Jubileo, buena noticia para los pobres. Lugar: "Villa Marista" en Los Molinos (Madrid). Teléfono: (91) 726 84 27. Fax (91) 356 35 35.

 

Periodismo

Comunicación y comportamiento organizacional. Lugar: Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Pontificia de Salamanca. Teléfono (923) 28 27 50. Fax (923) 38 27 47.

 

Jóvenes

Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios. Campo de trabajo para jóvenes a partir de 20 años en Palencia, Mondragón (Guipúzcoa) y Madrid del 19 al 30 de julio. Campo de trabajo en Palencia para jóvenes de la misma edad del 2 al 13 de agosto. Información e inscripciones: Hno. José Mª Bermejo (913) 440 020 y Hno. Juan A. Diego (983) 22 28 75.

Del 9 al 15 de agosto en Alcalá de Guadaira (Sevilla), niños disminuidos psíquicos-físicos. Del 22 al 29 de julio en Ciempozuelos (Madrid), disminuidos psíquicos y enfermos mentales.

 

Varios

Escuela de militancia 2000. Del 1 al 4 de agosto: De la persona al personalismo (Una visión cristiana del hombre). Antonio Calvo. Del 5 al 8 de agosto: La Iglesia esperanza para los pobres hoy? Bartolomé Burgos. Del 9 al 12 de agosto: La violencia estructural y la lucha por la justicia. Agustín Morán, Isabel Bermejo, Ana María Uría, Antonio Saa, Enrique Alarcón, Juan Manuel Pérez Charlín. Del 1 al 6 de agosto. &laqno;Conversión:Caminando hacia el hombre nuevo».Luis Capilla y Javier Gurdiel. Lugar:Casa Nuestra Señora de las Vegas, Requijada (Segovia). Información e inscripciones: Tel. 91 478 12 20.

 

Juan Pablo II comienza sus vacaciones de verano

El pontífice es recibido por la lluvia en el Valle de Aosta

Juan Pablo II llegó el lunes al Valle de Aosta para disfrutar hasta el 22 de julio de unos días de vacaciones veraniegas. Es la octava vez que la pequeña localidad montañera de Les Combes, sumergida en los Alpes italianos, acoge al Papa.

El pontífice fue recibido a su llegada por las autoridades regionales y muchos turistas y peregrinos que lo aguardaban desde la mañana. A continuación, se dirigió en coche hasta la pequeña localidad en la que se encuentra situada su casa de verano y desde la que se puede contemplar el pico más alto de Europa, el Mont Blanc.

Como el recibimiento oficial tuvo lugar en el aeropuerto, en Les Combes, fue recibido sólo por la gente del lugar.

Acogida familiar

Se respiraba aire de familia, pues aquí ya todos conocen al Papa. Los niños de la escuela le recitaron una poesía en dialecto compuesta para esta ocasión. El Santo Padre, sin embargo, pasará estos días en el silencio de la naturaleza, de modo que no tendrá ningún encuentro público, a excepción de su tradicional cita con los peregrinos del próximo domingo con motivo del rezo del &laqno;Angelus», que tendrá lugar junto a la casa en que se hospeda.

El Papa viene para descansar y la gente del lugar está haciendo todo lo posible para que pueda disfrutar de la tranquilidad que necesita.

El obispo de Aosta, monseñor Giuseppe Anfossi, no oculta su complacencia por &laqno;poder ofrecer al pontífice una pausa fundamental en un año tan importante para la Iglesia como es el Jubileo que, seguramente, le está requiriendo muchas energías».

En estos días, además de dedicarse a la oración y a la contemplación de Dios en la naturaleza, Juan Pablo II realizará excursiones a la montaña, disfrutará de la conversación de viejos amigos, se dedicará a la lectura de esos libros que no suele tener tiempo para leer durante los días de trabajo y repasará las ideas para los grandes discursos, documentos y viajes de esta segunda mitad del Jubileo.

ZENIT

 

Don Juan del Río es nombrado
nuevo obispo de Jerez de la Frontera

Sustituye a monseñor Rafael Bellido Caro

La Nunciatura Apostólica en España dio a conocer el día de San Pedro y San Pablo, la designación del sacerdote don Juan del Río Martín como nuevo obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez, sucediendo en el cargo a monseñor Rafael Bellido Caro, que había renunciado al cumplir los 75 años de edad.

El obispo electo de Jerez, tiene 52 años y es natural de la localidad de Ayamonte, en la provincia de Huelva. Sacerdote de la Diócesis de Sevilla, fue ordenado de presbítero el 2 de febrero de 1974 y se doctoró en Teología en la Universidad Gregoriana de Roma.

 

Amplio currículum

Hasta el momento, desempeñaba los cargos de delegado diocesano de Pastoral Universitaria, secretario del Consejo Presbiteral y director del Servicio para la Información y los Medios de Comunicación Social de los Obispos del Sur de España (ODISUR), siendo además profesor del Centro de Estudios Teológicos de Sevilla y de la Universidad Hispalense. Anteriormente fue vicerrector del Seminario Metropolitano y párroco en las localidades sevillanas de Pilas y Dos Hermanas.

Por disposición del Papa, monseñor Bellido Caro continuará gobernando la Diócesis de Jerez de la Frontera en calidad de administrador apostólico, con todas las facultades propias de los obispos diocesanos hasta la toma de posesión del nuevo prelado.

Monseñor Bellido Caro ha sido el primer obispo de la diócesis jerezana, desde su creación el 29 de junio de 1980. Presentó la renuncia al Santo Padre cuando cumplió 75 años, el 10 de marzo de 1999, de acuerdo con el Código de Derecho Canónico.

 

El Papa reafirma la doctrina de la Iglesia sobre la homosexualidad

Poco antes del Angelus el pasado domingo y hablando desde la ventana de su estudio, Juan Pablo II señaló ante los numerosos fieles que se congregaban en la plaza de San Pedro para el rezo de la mencionada oración mariana: "Tengo que hacer una referencia obligada a las bien conocidas manifestaciones que han tenido lugar en Roma los días pasados", es decir a la semana del orgullo gay que se ha celebrado en Roma con una serie de encuentros y que finalizó el sábado día 8 con un desfile por las calles de la ciudad.

"En nombre de la Iglesia de Roma ­prosiguió el Papa­ no puedo por menos que expresar amargura por la afrenta contra el Gran Jubileo del Año 2000 y por la ofensa a los valores cristianos de una ciudad que está presente en el corazón de los católicos de todo el mundo". "La Iglesia -agregó- no puede callar la verdad porque faltaría a la fidelidad hacia Dios creador y no ayudaría a discernir lo que está bien de lo que está mal".

 

Respeto y claridad doctrinal

De ahí que Juan Pablo II reafirmara la doctrina de la Iglesia sobre la homosexualidad, manifestando por una parte un gran respeto para con las personas afectadas de esta inclinación sexual y, por otra, señalando el desorden moral que supone la práctica de esta conducta contraria a la doctrina de la Iglesia. "Me gustaría, a este respecto -dijo el Papa- limitarme a leer cuanto dice el Catecismo de la Iglesia Católica, que después de indicar que los actos de homosexualidad son contrarios a la ley natural, se expresa así: "Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales instintivas. No eligen su condición homosexual; ésta constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas, están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición".

 

Una campaña orquestada

Estas manifestaciones del Papa pretenden clarificar la conciencia de los fieles católicos ante toda una orquestada forma de influencia en la opinión pública que, de la mano de importantes grupos de presión, pretende que la sociedad vea como algo normal las prácticas homosexuales, e incluso darle a las parejas que tienen esta patología todo los reconocimientos legales que el Estado otorga a la familia y a los matrimonios.

Esta campaña de "normalización" está siendo propiciada por poderosos lobbys económicos y mediáticos que ven en el colectivo homosexual un mercado de alto poder adquisitivo.

Todas estas circunstancias han hecho que fuentes de la Santa Sede recuerden que la doctrina de la Iglesia sobre la homosexualidad no ha variado al respecto y que sobre esta problemática ya se pronunció en 1986 de manera extensa en una carta referida a la atención pastoral de los homosexuales, publicada por la Congregación para la Doctrina de la Fe, de la que extraemos para nuestros lectores algunos párrafos.

 

Pastoral a los homosexuales

La particular inclinación de la persona homosexual, aunque en sí no sea pecado, constituye, sin embargo, una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral. Por este motivo, la inclinación misma debe ser considerada como objetivamente desordenada. Quienes se encuentran en esta condición deberían, por tanto, ser objeto de una particular solicitud pastoral para que no lleguen a creer que la realización concreta de tal tendencia en las relaciones homosexuales es una opción moralmente aceptable.

Es de deplorar con firmeza que las personas homosexuales hayan sido y sean todavía objeto de expresiones malévolas y de acciones violentas. Tales comportamientos merecen la condena de los pastores de la Iglesia, dondequiera que se verifiquen. Revelan una falta de respeto por los demás, que lesiona unos principios elementales sobre los que se basa una sana convivencia civil.

 

Dignidad personal

La dignidad propia de toda persona siempre debe ser respetada en las palabras, en las acciones y en las legislaciones. Qué debe hacer entonces una persona homosexual que busca seguir al Señor? Sustancialmente, estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, uniendo al sacrificio de la cruz del Señor todo sufrimiento y dificultad que puedan experimentar a causa de su condición. Para el creyente, la cruz es un sacrificio fructuoso, puesto que de esa muerte provienen la vida y la redención. Aun si toda invitación a llevar la cruz o a entender de este modo el sufrimiento del cristiano será presumiblemente objeto de mofa por parte de alguno, se deberá recordar que ésta es la vía de la salvación para todos aquellos que son seguidores de Cristo.

 


 

Noticiario diocesano

Jóvenes seglares y sacerdotes de la Archidiócesis
participarán en la Jornada Mundial de la Juventud

Tendrá lugar en Roma del 15 al 20 de agosto

Las Jornadas Mundiales de la Juventud se han venido celebrando, cada dos años, desde 1985. Han estado unidas al Encuentro Mundial de los jóvenes con el Papa, constituyendo en ese caso su momento culminante (Roma ´85, Buenos Aires ´87, Santiago de Compostela ´89, Czestochowa ´91, Denver ´93, Manila ´95 y París ´97). Para miles de jóvenes de todos los rincones de la tierra, los Encuentros mundiales han constituido experiencias fascinantes que siempre serán un punto de referencia fundamental para su opción de fe.

La JMJ, desde sus comienzos, ha sido un estímulo para testimoniar la fe; una experiencia de Iglesia joven y universal; una fiesta de la juventud de la Iglesia; un nuevo paso hacia un mundo más justo y unido.

Este año, bajo el lema "La Palabra se hizo carne, y habitó entre nosotros" (Jn 1, 14) la Iglesia propone la JMJ de Roma como una experiencia de fe, que hay que comprender y vivir en el espíritu y con los significados del Jubileo, convirtiéndose de esta forma la JMJ 2000 en el Jubileo de la 'Iglesia joven'.

Como en el 89, 91 y 97, el Secretariado Diocesano de Pastoral de Juventud ha ofrecido a todas las parroquias de nuestra Archidiócesis la posibilidad de que los jóvenes participen en esta especialísima experiencia eclesial. Se han inscrito jóvenes de Almendralejo, Arroyo de San Serván, Calamonte, Jerez de los Caballeros, Llerena, Trasierra, Almendral, Badajoz, Feria y Zafra. Estos, unidos a jóvenes de las diócesis de Cáceres y Plasencia (un centenar en total), se incluirán en la organización que llevará a cabo el Departamento de Juventud de la Conferencia Episcopal Española. Partirán de Badajoz el día 8 de Agosto y antes de la celebración de la JMJ convivirán cuatro días con jóvenes italianos que les acogerán en sus familias y comunidades parroquiales.

 

Desde La Haba

También la Parroquia de La Haba, que ha tenido dificultades por problemas de tiempo para sumarse a la peregrinación diocesana, promueve desde el grupo parroquial 'Misión Joven' la participación en la Jornada Mundial de la Juventud 2000, en Roma, para jóvenes mayores de 18 años y que estén comprometidos en sus parroquias.

Será del 16 al 21 de agosto y los precios son asequibles para los jóvenes. Está garantizada la inscripción y el alojamiento. Los interesados deben contactar con la citada parroquia antes del próximo día 25. La plazas son limitadas.

 

Interior premia al obispo de Coria-Cáceres y al párroco de Almaraz por su labor en el Apostolado de la Carretera

Recibieron la medalla de plata al mérito en seguridad vial

El obispo de Coria-Cáceres, don Ciriaco Benevente ha recibido, junto al párroco de Almaraz, la medalla de plata al mérito en seguridad vial de manos del ministro del Interior, don Jaime Mayor Oreja.

La disitinción se basa en la labor realizada por el Apostolado de la Carretera, cuyo obispo promotor en la Conferencia Episcopal es el obispo cacereño. El párroco de Almaraz fue disitinguido por ser director de dicha pastoral durante dieciseis años.

Mayor Oreja sostuivo en el acto de entrega de la medalla que la misma es un homenaje a la labor llevada a cabo por la Iglesia en numerosas campañas, la última de las cuales tenía lugar el domingo día dos de mayo con la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico.

 

Desde 1968

El Apostolado de la Carretera cuenta ya con cierta tradición ya que surgió en 1968 por una exhortación pastoral de la Comisión Episcopal de Migraciones, "Espíritu Cristiano y el Tráfico". Desde entonces se trabaja para evitar, en la medida de lo posible, los accidentes de tráfico. La Iglesia ha llegado a crear una jornada especial que viene a coincidir con la operación salida de vacaciones para mentalizar a los conductores sobre la responsabilidad que supone ponerse al volante de un vehículo. Apostolado de Carreteras también organiza cursillos y publicaciones sobre este tema.

 


 

Al paso de Dios

Sea amable, por favor

A veces ser o hacer feliz depende de que se cultiven o no pequeños resortes que creen un clima de bienestar a nuestro alrededor. Uno de esos resortes necesarios para sentirnos a gusto y ofrecer paz a los otros es la amabilidad.

Hoy es unánime la opinión de que nuestra sociedad individualista está creando seres humanos hoscos entre sí. En efecto, es muy fácil encontrarse con gentes de cualquier profesión y nivel social que ponen gestos, miradas y poses que marcan distancias e incluso a veces humillan, a poco que el interlocutor no esté muy despierto en su propia autoestima. Se va tiñendo poco a poco el rostro de los ciudadanos de un cierto tono de frialdad e indiferencia de los unos hacia los otros.

Yo creo que hay un Evangelio de la amabilidad: el que los creyentes han sabido descubrir al acercarse a la vida de Jesús y ver en sus palabras y en sus gestos al "Dulce Señor" que dice: "Venid a mi... porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera". Ese evangelio no hay que reservarlo sólo para nuestras más recónditas actitudes, tiene que salir también a nuestros rostros, a nuestras manos, a nuestras palabras. La amabilidad es el amor en movimiento, el amor hecho gesto y vida compartida.

Si los cristianos queremos de verdad establecer puentes entre el Evangelio y los hombres de nuestro tiempo, tendremos que comenzar por poner sonrisa, dulzura, bondad, sencillez, humildad... Difícilmente podremos comunicar, si frustramos el diálogo con el espejo del alma.

Amadeo Rodríguez Magro

 


 

Liturgia del domingo

Celebramos el XV Domingo del Tiempo Ordinario

 

Palabra de Dios

Libro del profeta Amós 7, 12-15

En aquellos días, dijo Amasías, sacerdote de C asa-de-Dios, a Amós:

-Vidente, vete y refúgiate en tierra de Judá: come allí tu pan y profetiza allí. No vuelvas a profetizar en Casa-de-Dios, porque es el santuario real, el templo del país.

Respondió Amós:

-No soy profeta ni hijo de profeta, sino pastor y cultivador de higos. El Señor me sacó de junto al rebaño y me dijo: "Ve y profetiza a mi pueblo de Israel".

Salmo 84, 9ab-10. 11-12. 13-14

R. Muéstranos Señor, tu misericordia
y danos tu salvación.

Voy a escuchar lo que dice el Señor:
"Dios anuncia la paz/ a su pueblo y a sus amigos".
La salvación está ya cerca de sus fieles,
y la gloria habitará en nuestra tierra.

Carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1, 3-14

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales.

Él nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante Él por el amor.

Él nos ha destinado en la persona de Cristo, por pura iniciativa suya, a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya.

Por este Hijo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de los pecados.

El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia ha sido un derroche para con nosotros, dándonos a conocer el Misterio de su Voluntad.

Este es el plan que había proyectado realizar por Cristo, cuando llegase el momento culminante: recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra.

Por su medio hemos heredado también nosotros. A esto estábamos destinados por decisión del que lo hace todo según su voluntad. Y así, nosotros, los que ya esperábamos en Cristo, seremos alabanza de su gloria.

Y también vosotros, que habéis escuchado la Verdad, el evangelio de vuestra salvación, en el que creísteis, habéis sido marcados por Cristo con el Espíritu Santo prometido, el cual es prenda de nuestra herencia, para liberación de su propiedad, para alabanza de su gloria.

Evangelio según san Marcos 6, 7-13

En aquel tiempo llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto.

Y añadió:

-Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.

Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

 

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

17, lunes: Ex 1, 8-14. 22; Mt 10, 34-11,1.
18, martes: Ex 2, 1-15a; Mt 11, 20-24.
19, miércoles: Ex 3, 1-6. 9-12; Mt 11, 25-27.
20, jueves: Ex 3, 13-20; Mt 11, 28-30.
21, viernes: Ex 11, 10-12, 14; Mt 12, 1-8.
22, sábado: Ex 12, 37-42 ; Mt 12, 14-21.
23, domingo: Jr 23, 1-6; Ef 2, 13-18; Mc 6, 30-34.

 

 

Comentario litúrgico

Sacudíos el polvo de los pies

EL mal recibimiento que se le dio en Nazaret parece, a primera vista, que no le impactó mucho a Jesús pues, a renglón seguido, san Marcos nos lo presenta llamando a los Doce para enviarlos a predicar. Sin embargo, haciendo una lectura inteligente de la narración de este primer envío, se pueden detectar indicios de que Jesús deseaba que sus discípulos no olvidasen lo sucedido en la aldea nazaretana.

Efectivamente, si les concede poderes y autoridad para llevar el mensaje y hacer milagros, sin embargo les exige una actitud de absoluta sobriedad que impidiera cualquier atractivo o espectacularidad a la misión: "Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan ni alforja, ni dinero suelto en la faja...". Es más, les advierte que tienen derecho a ser bien acogidos hasta el punto de que son sus posibles oyentes los que tendrán que correr con los gastos del hospedaje de los discípulos, por eso les dice, con cierto desparpajo, "Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio".

Y termina con un consejo escalofriante: "Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa". Fue una manera clara de decir que ante la llamada de Dios, el hombre está ante una disyuntiva que él mismo tiene que decidir.

Toca ahora hacer una aplicación a nuestro caso. A veces, nos creemos con derechos ante Dios y decidimos que será la próxima vez la que aprovechemos para decir un "sí" que nos comprometa en su seguimiento. Otra veces, creemos que hacemos un favor a Dios cuando cumplimos con nuestros deberes religiosos.

Antonio Luis Martínez

 

 

Santoral

22 de julio: Santa María Magdalena

Habiéndose vendido por dinero, fue capaz de regalarse gratis por amor, y en la generosidad de la entrega que nace del conocimiento del Señor, es la más famosa prostituta del mundo: de las que nos "precederán en el Reino de los cielos".

Nadie como esta santa mujer para enseñarnos la gran predilección de Cristo por los más débiles, más pobres, más ignorantes y más atrevidos.

Magdalena era mujer, por tanto no era sujeto de derechos, y "además" impura y consecuentemente marginada de toda salvación; vino a ser lo que hoy llamaríamos "mujer objeto", o sea, resumiendo: una especie de cosa que se compra y se vende y no tiene nada que dar y nada que decir.

Pues bien, Jesús asegura no sólo que las "prostitutas nos precederán en el Reino de los cielos", sino que María Magdalena tiene mucho que decir. Cristo la constituye en la primera testigo de su resurrección: gracias a esta mujer sabemos que la Vida ha vencido a la muerte y el Amor al odio y la gracia al pecado.

Una mujer dio a conocer a la Iglesia su propia razón de ser: anunciar al Resucitado...; es un rumor que continúa extendiéndose desde entonces... ¡Gracias a una mujer!

Manuel Amezcua

 

 

Los santos de la semana

17, lunes: Justa y Rufina, Narzalies, Jacinto, Marcelina.
18, martes: Federico, Emiliano, Rufino, Teodosia.
19, miércoles: Macrina, Isaac, Áurea, Bernaldo, Pablo y Sisenando.
20, jueves: Marina, Frumencio, Juan Bautista Zola, Elías.
21, viernes: Lorenzo de Brindis, Daniel, Juan, Arbogasto, Julia.
22, sábado:María Magdalena, Anastasio, Menelao.
23, domingo: Brígida, Apolinar, Juan Casiano, Valeriano.

 


Contraportada

La Renovación Carismática Católica
celebró su XXII Asamblea Nacional

Tuvo lugar en Madrid y con asistencia de una representación
de la diócesis de Mérida-Badajoz

La Renovación Carismática Católica es un movimiento integrado por 70 millones de personas en 115 países que sitúa en el centro de su espiritualidad al Espíritu Santo. El 18 de febrero de 1967, treinta estudiantes y profesores de la universidad de Duquesne, en Pensylvania, hacían un retiro espiritual para profundizar en la acción del Espíritu sobre la Iglesia primitiva, con un cristianismo tan distinto del que ellos veían languidecer. La experiencia se repitió en las universidades de Notre Dame, en South Bend, Indiana, y en Michigan. Cristianos, protestantes y ortodoxos, sintieron la misma fuerza. Veinte años después, 70 millones de carismáticos se extienden por 115 países. El pasado fin de semana celebraban su XXII Asamblea Nacional en España.

El recinto ferial Juan Carlos I de Madrid acogía durante los días 7, 8 y 9 de este mes la XXII Asamblea Nacional de la Renovación Carismática al que asistían en torno a 7.000 personas entre las que se encontraba una representación de la diócesis de Mérida-Badajoz.

Los participantes estuvieron acompañados por cristianos pertenecientes a otros movimientos eclesiales, haciendo así manifiesta, de forma externa, la comunión eclesial entre todos los miembros de la Iglesia.

Durante estos días los asistentes han tenido la oportunidad de asistir a diversas charlas, conocidas dentro del movimiento como enseñanzas, en las que ha intervenido el padre Manuel Tercero, uno de los coordinadores de la Renovación Carismática en nuestra diócesis, participar en celebraciones sacramentales y orar juntos.

Por la Asamblea han pasado, entre otros, Nikol Baldacchino, miembro del equipo internacional de la Renovación, Gregorio López, Coordinador Nacional, y Monseñor Juan Antonio Reig Pla, obispo de Segorbe-Castellón y enlace del movimiento ante la Conferencia Episcopal.

El lema de la Asamblea ha sido "Gloria al Padre, Gloria al Hijo, Gloria al Espíritu Santo". Bajo esa idea central de la Santísima Trinidad, se han desarrollado tres temas básicos durante los tres días que ha durado el encuentro: "La Trinidad, fuente de unidad", "La Trinidad y la Eucaristía", y "La Trinidad y la glorificación de Dios".

 

¿Qué son los Carismáticos?

A los miembros del propio movimiento les gusta definirse, como grupos que, impulsados por el Espíritu Santo, quieren vivir la buena nueva del Evangelio dando al mundo un testimonio de luz y de esperanza.

Casados, solteros, religiosos, jóvenes y gente de edad, personas de todas las clases sociales, se reúnen para alabar al Señor y reavivar los dones y carismas de las primeras comunidades cristianas.

Su Santidad Juan Pablo II la define así: "Una manifestación elocuente de la vitalidad siempre joven de la Iglesia, una expresión vigorosa de lo que el Espíritu está diciendo a las Iglesias, al final del segundo milenio".

 

Un antes y un después

Desde la Renovación Carismática se afirma que "Vivir el eterno Pentecostés que se encarna cada día en nuestras vidas es la vocación específica de la Renovación Carismática. Esperar, en oración confiada en tomo a María. Y, como el Espíritu nos revela a Jesús, el encuentro personal con Cristo ha sido para muchos una experiencia decisiva. Desde entonces hay un antes y un después en nuestra vida. Hemos descubierto el impulso renovador del Espíritu que hace de la Iglesia ese suplemento de alma que nuestro mundo materialista y desencantado necesita. Ahí estamos, acogemos en ese gran abrazo del Espíritu, todos los dolores, todas las pobrezas, confiando en la salvación que es Cristo. Con alegría, con asombro y respeto infinito, queremos proclamar que Jesús es el Señor. Este es el fin y el fruto primero de la Renovación Carismática".

Este gran movimiento extendido por los cinco continentes está dando frescura y vitalidad a la Iglesia, dando muestras, de palabra y con obras, de que Jesús está en medio de su pueblo, como lo hicieron los Apóstoles en el primer Pentecostés.

 



Return to "Iglesia en Camino"