Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 217 - Año V - 13 de julio de 1997
Director: José María Gil


Portada

Los sacerdotes, en formación permanente

Una treintena de presbíteros han participado en el XII Curso de Verano

El pasado viernes se clausuró en el Seminario de Badajoz el XII Curso de Verano para sacerdotes.
Se trata de uno de los tiempos privilegiados en que se materializa la formación permanente del clero de la diócesis de Mérida-Badajoz. En él una treintena de sacerdotes de distintas edades han convivido en un ambiente fraterno en el que han recibido clases de teología, intercambiado experiencias pastorales y han dispuesto de amplios momentos para la oración , el deporte y el descanso.
La Iglesia siempre ha sentido la necesidad de actualizar la formación de sus sacerdotes porque al hacerlo así no sólo cuida de este sector tan importante del Pueblo de Dios, sino que a su vez propicia la renovación de la entera comunidad.
Nuestra diócesis tiene ya una larga experiencia en el campo de la formación permanente de los sacerdotes de la que el Papa dice que es una "exigencia intrínseca" al ministerio y que "hoy es particularmente urgente".

Editorial

Aplauso al profesorado

Ahora que han enmudecido las aulas, se han cerrado las últimas evaluaciones y quedan liquidados también los flecos de los expedientes académicos, se sienten libres, por fin, las y los profesores, del peso, las tensiones, las responsabilidades, del intenso curso escolar.
Un ejército inmenso de mujeres y de hombres que, por millones, han encontrado en la docencia su realización humana, su sostenimiento material y, ante todo, su vocación como personas y su servicio a la comunidad. ¿Quién los recuerda en estos momentos, quién reconoce su colosal aporte al desarrollo integral de nuestro pueblo, al horizonte futuro de nuestro país?
Contemplamos el gigantesco complejo de todo el sistema de enseñanza como un monstruo de mil cabezas, como una estructura inabarcable y sin rostro, apta, eso sí, para ser criticada por sus desajustes, contradicciones y deficiencias. ¿Es eso justo? ¿No será que, en este caso, es el bosque el que no nos deja ver los árboles?
Habría que contemplar, lo primero, con infinito agradecimiento, desde naciones como España y regiones como Extremadura, el milagro fantástico de una enseñanza pública y privada, que cubren con su oferta, se diga lo que se diga, todos los rincones del país, todos los estratos de vida humana, desde la primera infancia hasta la adultez consumada. Primaria y Secundaria para toda la población, bachillerato para dos tercios, universidad para uno. Todo esto, "grosso modo" , ya se entiende.
Y detrás, la vocación, la competencia, la entrega, la problemática, de millones de compatriotas nuestros en las filas incontables del profesorado. Los y las más de entre ellos, además de enseñantes, son educadores. Con sus méritos y deméritos, con sus esplendores y sus arrugas, son una gloria de nuestro país. ¡Gracias, queridos profes, maestros y maestras de la ciencia y de la vida!

Escritos episcopales

La enseñanza de la Religión y Moral Católica en la Escuela

En estos días de julio tiene lugar un hecho aparentemente insignificante, pero de gran valor para el futuro de los niños y jóvenes. Los padres con hijos de edad escolar tendrán que formalizar la matrícula de sus hijos en el colegio que hayan elegido. En esta ocasión deberán hacer constar si desean o no que sus hijos reciban enseñanza de Religión y Moral Católica. Esta manifestación ha de hacerse expresamente sobre todo si se matriculan en ese colegio por primera vez o pasan a una nueva etapa.Cuando los alumnos son jóvenes mayores de edad han de ser ellos quienes decidan.
Conviene recordar que se trata de un derecho que tienen los padres y los alumnos. El centro de enseñanza debe recabar la propuesta de los padres (o en su caso de los jóvenes). Este derecho está garantizado por la Constitución de 1978 y los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979 y normas legales posteriores.Son los padres los primeros educadores de sus hijos. A ellos corresponde de manera prioritaria y prevalente el derecho a decidir sobre la orientación de la educación moral y religiosa de sus hijos. Los demás educadores deben respetar este derecho. Este derecho es inseparable de un deber: el deber de los padres de cuidar de la educación de sus hijos, tanto la educación que los mismos padres imparten, como la que sus hijos reciben de otros educadores, profesores, etc.
La enseñanza de la Religión y Moral Católica en un centro de enseñanza, tanto público como privado, tiene un carácter académico similar al de otras disciplinas. El rigor académico no se opone al fundamento de la fe en que tal enseñanza se apoya. La enseñanza de la Teología en facultades universitarias tiene más de siete siglos de experiencias en su haber.
Desde el punto de vista de la fe cristiana, la enseñanza de la Religión y Moral Católica en un centro de enseñanza, debe contribuir a que los alumnos lleguen a una síntesis entre fe y cultura. Como dijo Juan Pablo II: "La síntesis entre fe y cultura no es sólo una exigencia de la cultura, sino también de la fe...Una fe que no se hace cultura es una fe no plenamente acogida, no totalmente pensada, no fielmente vivida" (L'Osservatore R., 6-VI-1982). Desde el punto de vista de la cultura que debe ser transmitida a través del sistema escolar de un país, es evidente que no debe faltar la formación moral y religiosa. Una educación integral del niño y del joven debe incluir una formación moral y una información y apertura hacia la Religión. Y si esto es válido para cualquier país, lo es más para España, cuya historia está esencialmente relacionada con la fe católica. Esta educación integral es hoy especialmente necesaria ante la crisis de valores morales de nuestra sociedad. La enseñanza religiosa y moral enseña a vivir con dignidad, aporta una orientación sobre la raíz y la meta de todo lo humano, una capacidad de valoración crítica, sentido de responsabilidad y un fundamento sólido para la convivencia y la paz.
Elías Yanes
Arzobispo de Zaragoza

Sembrar semilla buena y esperar con paciencia

En la ciudad moderna siempre andamos con prisas. Los hombres del campo viven, en general, con más serenidad y calma, saben dar tiempo al tiempo. El agricultor, que ha aprendido a leer en el libro de la naturaleza, está habituado al desarrollo lento de la vida: siembra, crecimiento, maduración siega...
La forma de desarrollo del Reino de Dios es más asimilable al crecimiento vegetativo que a la producción industrial. Más asimilable tanto por la desproporción entre lo insignificante de nuestra aportación y los frutos finales, como por el ritmo lento que lo caracteriza.
El evangelio apuesta por lo insignificante. Gran parte de su pedagogía consiste en resaltar la virtualidad incontenible de lo pequeño. El Reino de los cielos se parece a "una pequeña semilla que el hombre echa en tierra", "a un grano de mostaza, que es la más pequeña de todas las semillas...".
En las tareas del Reino, más fundamental que el protagonismo individual es la afanosa colaboración de todos y, sobre todo, la confianza en Dios, que es quien da el crecimiento. El cantor solista presta un excelente servicio en el coro, pero siempre que apoye su voz en la estructura armónica del conjunto y que se deje guiar por el director. Porque nos atribuimos la paternidad de todo lo que funciona, sufrimos cuando no se destaca suficientemente la autoría de lo que consideramos nuestros aciertos. "Uno siembra, otro siega, Dios hace crecer", nos dice Jesús.
El evangelio, como la naturaleza, también nos habla del ritmo lento del crecimiento. El adulto, para llegar a serlo, necesita pasar por la debilidad de la niñez, por la crisis de la adolescencia, por el idealismo de la juventud.
El "eficacismo" de la sociedad actual, su búsqueda inmediata de rentabilidad, nos ofrece productos artificiales, fofos, atiborrados de química, sin el sabor de la que ha llegado a su sazón mediante el lento proceso de la maduración. Con razón se quejan los ecologistas de la violencia permanente a que es sometida la naturaleza.
Hoy, que vivimos de impactos, de imágenes efímeras, de sensacionalismo, y tendríamos que volver a aprender ritmo vital en la sabia escuela de la naturaleza. Los frutos de nuestro trabajo, cuando se trata de formar personas, no suelen ser inmediatos, sino a largo plazo. Lo nuestro es sembrar semilla buena, acompañar con amor, confiar y esperar con paciencia. "La semilla va germinando sin que sepamos cómo; primero, los tallos; luego, las espigas, y, por fin, el grano".
Tanto en la obra educativa como en la evangelización necesitamos un cierto ecologismo. Hay que aprender a sembrar con amor, a acoger al que llega débil e inmaduro de años o de formación, a perder vida y tiempo por lo que comienza. Sólo así crecerá la persona equilibrada y sana, capaz, a su vez, de generar vida en el futuro. Es buena pedagogía para edificar partir de lo que hay, de la situación en que, culpable o inculpablemente, se encuentra quien se acerca a nosotros.
Es un error educativo y, si se trata de evangelización, una dejación del papel maternal de la Iglesia, llamada a engendrar hombres nuevos, dejarse contagiar por el disparate social de valorar tan sólo lo inmediatamente productivo y rentable. La abundancia de "pasotas" y "decepcionados" ¿no tendrá que ver mucho con haber olvidado, educadores y evangelizadores, la pedagogía del trabajo lento, continuo, paciente, maternal y amoroso? "Sin saber quién recoge, sembrad...", aconsejaba la poetisa contemplativa. Los frutos sólo se verán del todo en la consumación final.
Ciriaco Benavente
Obispo de Coria-Cáceres

Centrales

La Formación Permanente del Clero, una realidad afianzada en nuestra diócesis

Como ya informábamos a nuestros lectores en el pasado número de nuestra revista, se está celebrando desde hace dos semanas en el Seminario Metropolitano de Badajoz, el XII Curso de Verano para sacerdotes.
Se trata de uno de los tiempos privilegiados en que se materializa la formación permanente del clero de la diócesis de Mérida-Badajoz. En él una treintena de sacerdotes de distintas edades conviven en un ambiente fraterno en el que reciben clases de teología, intercambian experiencias pastorales y encuentran amplios momentos para la oración sosegada, el deporte y el descanso.
La Iglesia siempre ha sentido la necesidad de actualizar la formación de sus sacerdotes porque al hacerlo así no sólo cuida de este sector tan importante del Pueblo de Dios, sino que a su vez propicia la renovación de la entera comunidad.
Son muchas las formas que ha tomado este empeño formativo en nuestra diócesis, desde las ya lejanas colaciones y los llamados exámenes sinodales, en los que los sacerdotes tenían que rendir cuenta periódicamente ante un tribunal sobre cuestiones teológicas y morales a fin de seguir teniendo licencias para confesar y predicar, hasta las más próximas al modelo actual como fueron las charlas formativas de profesores del Seminario por los distintos arciprestazgos en las reuniones que mensualmente tienen los sacerdotes.

Para hablarnos de la realidad actual de esta formación permanente, nada mejor que recurir al encargado de su coordinación en la diócesis de Mérida-Badajoz, don Gabriel Cruz Chamizo, delegado diocesano del clero.
-¿Qué es la formación permanente del clero?
- La formación permanente del clero responde a aquello que dice san Pablo y recoge el Papa actual en la Exhortación Pastores dabo vobis: "Te recomiendo que reavives el carisma de Dios que está en ti" (1Tim 1,6). Lo que se pretende con la formación permanente es poner al día a los sacerdotes, un aggiornamento, como decía el Concilio Vaticano II. Pero la formación permanente va más allá incluso de una mera puesta al día, pues los sacerdotes se han percatado que tienen que estar en un permanente estado de formación. No tiene que haber una línea divisoria entre los años del seminario y luego después la vida ministerial donde ha de continuar el proceso formativo.
-¿Cómo se estructura la formación permanente?
-Se articula en torno a cuatro dimensiones de la vida del sacerdote: el aspecto humano, el intelectual, el espiritual y pastoral. En estos cursos de verano procuramos armonizarlos todos ellos sin separarlos y así en cada tema, por ejemplo teológico, no se olvida la dimensión espiritual o las cosecuencias pastorales que para los sacerdote se derivan de él. Cuando comenzamos estos cursos, hace 12 años, nosotros mismos, anticipando esta línea, ya los articulamos en torno a tres dimeniones de la vida de los sacerdotes: la religiosa, la convivencial y la intelectual. Por ejemplo, en el primer aspecto cuidamos mucho la oración reposada de la Liturgia de las Horas y la celebración de la Eucaristía. Además al curso de verano antecede una tanda de Ejercicios Espirituales. Con respecto a la dimensión convivencial, he de decir que es una de la más valorada por los mismos curas cuando evalúan cómo les ha ido en el curso de verano.
-¿Cómo está respondiendo el clero de la diócesis?
- De una manera muy positiva. No podemos olvidar que tenemos una diócesis muy extensa y el curso se tiene en Badajoz, en un extremo, con las dificultades que ello comporta. También estoy notando que el clero que participa en los curso se le ve cada vez más formado. Muchos de ellos están motivados por la exigencia que les crea el ser profesores de las distintas secciones de la Escuela de Formación de Agentes de Patoral repartidas por toda la diócesis. Esto se nota, por ejemplo, en las cuestiones que les plantean a los profesores.
He de decir también que la formación permanente no se ciñe exclusivamente a los cursos de verano, sino que a lo largo del año también se lleva a cabo seminarios, el encuentro de febrero, los retiros de Adviento y Cuaresma, los ejercicios espirituales, el encuentro de Navidad y el que hemos tenido este año en Guadalupe, etc. Las mismas reuniones arciprestales son también formación permanente y encuentros fraternos.

Don José García, de 84 años, Canónigo de la Catedral de Badajoz

Don José García Fernández es canónigo de la Catedral de Badajoz y lleva de sacerdote casi 60 años. Es muy querido entre el clero de la diócesis ya que ha sido durante 44 años profesor de Sagrada Escritura en el Seminario y rector durante 23.
-Creo que a todos nos está viniendo muy bien este curso de verano, porque, aunque todos hubiéramos estudiado muy bien la Teología, ha habido en esta disciplina mucho adelanto y vamos intentando ponernos al día con las aportaciones que nos ofrecen los profesores del curso. Pero también en el plano espiritual nos es beneficioso este curso ya que nos han puesto la teología muy asequible y viva. A mí me ha hecho un bien espiritual enorme para mi oración y para mi vida de contacto con Jesucristo. El modelo actual de formación permanente de la diócesis me parece muy entrañable porque hay una estrecha convivencia entre los sacerdotes y recordamos, además, tantas cosas que hemos vivido juntos en el Semianrio: anécdotas, apuros, acontecimientos inolvidables, etc...

Don Manuel E. Hernánz, de 26 años, Vicario Parroquial de Campanario

Don Manuel Enrique Hernánz Carroza, lleva de sacerdote dos años y trabaja como vicario parroquial en Campanario.
-Para mí, después de dos años de cura, este curso ha sido especial porque uno se da cuenta de que la formación es una necesidad fundamental para el sacerdote. La Iglesia necesita un alto grado de formación en sus ministros, sobre todo de cara al siglo XXI. La formación se convierte así para los sacerdotes en una necesidad pastoral.
Con referencia a nuestra diócesis, el que se convoque a los sacerdotes para los cursos de verano, según el orden alfabético de sus apellidos es muy acertado, ya que posibilita la convivencia y el que se pueda conocer a compañeros que, de otra manera, no se podría hacer. A mí este curso me está pareciendo muy edificante ya que me he encontrado con una serie de curas muy ilusionados con su formación; especialmente me ha impresionado el ejemplo de los curas mayores. Ha sido una grata sorpresa. También me ha edificado la convivencia que los propios sacerdotes hemos tenido entre nosotros. A muchos de ellos yo ni los conocía y, sin embargo, hemos conectado rápido.

239 niños saharauis acogidos por familias extremeñas

Eduardo Martín Chávez, presidente de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui explica el programa "Vacaciones en Paz"

A lo largo de los meses de julio y agosto unos niños con rasgos especiales en su fisonomía convivirán con niños extremeños, compartiendo con ellos sus juegos, un poco también la lengua española y, sobre todo, el afecto de unas familias. Son los 239 niños saharauis traídos a nuestra región desde el corazón del desierto del Sahara, desde los campamentos de refugiados de Tindouf, al sur de Argelia, para pasar unas vacaciones en paz. Así se llama precisamente el programa que realiza desde hace 4 años la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui que tiene su sede en Villagarcía de la Torre.
De ella forman parte un millar de personas que quieren colaborar con este pueblo -antigua colonia y provincia española- anexionada por Marruecos, tras la precipitada descolonización que de ella hizo España en 1976 y a la que siguió la guerra de los saharauis por su independencia.
La ayuda que esta asociación presta es muy variada y abarca desde la recogida de alimentos y otros materiales hasta el hacer posible estas vacaciones para cientos de niños que pueden así escapar de la precariedad de los campamentos y de la cercanía de la guerra.
Muchos de los artífices de este empeño lo realizan por motivos de solidaridad cristiana, por un compromiso de fe alentado por la parroquia de Villagarcía de la Torre. Entre ellos está el presidente de la mencionada asociación, don Eduardo Martín Chávez, esposo cristiano y miembro del consejo pastoral parroquial, de profesión instalador electricista con quien hablamos sobre esta obra solidaria.
-¿Cómo surgió la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui?
-Se creó hace tres años, a través de un hermano de don Eugenio Campanario, párroco de Villagarcía de la Torre, que es miembro de la asociación de Madrid y que nos ofreció la posibilidad de acoger un grupo de niños saharauis durante el verano. Así lo hicimos y el primer año acogimos 14. A raíz de eso empezamos a crear la asociación de ayuda. Empezamos en Villagarcía de la Torre y en Usagre. En las poblaciones donde tenemos acogidos niños, vamos creando sedes de las asociación. Actualmente son 18 los pueblos de la provincia de Badajoz donde las hemos establecido y contamos con un millar de socios.
-¿Por qué traen ustedes estos niños?
- El motivo de este programa de acogida de los niños durante las vacaciones no es otro que sacar a estas criaturas de las condiciones tan precarias en que viven en los campos de refugiados de Argelia. No olvidemos que viven en medio de una situación de guerra : la que libran sus padres y hermanos, del Frente Polisario, contra el ejército marroquí. Ellos viven en tiendas de campaña en medio de las condiciones inhóspitas del desierto, con unas temperaturas extremas. Con este tiempo de vacaciones se pretende enseñarles a los niños que hay una vida mejor por la que esforzarse. Además se les hace unos reconocimientos médicos.
-¿Cómo son estos niños?
-Son niños de siete a doce años, como los de cualquier parte del mundo. Son "superlistos" ya que aprenden rápidamente el español que ya estudian en los campamentos de refugiados. Normalmente viven con sus madre, pues son las mujeres las que llevan la parte más activa de la vida en los campamentos ya que los hombres están casi todos en el frente. El criterio de selección que se utiliza para traerlos es el de primar a aquellos que mejor rendimiento escolar tienen, también a los huérfanos y a los que padecen alguna enfermedad que exige un tratamiento o seguimiento médico más especializado y sólo es posible hacerlo aquí.
-¿Cómo son las familias que los acogen en Extremadura?
- No hay un perfil generalizado, aunque suelen ser matrimonios jóvenes, gente sencilla, con niños de edad parecida a la de los saharauis. Algunas familias incluso plantean el tema de la adopción de estos muchachos y la posibilidad de acogerlos también a lo largo de uno o varios cursos. Esto es algo que estamos estudiando.
-¿Tiene la asociación alguna finalidad política?
-No, sólo tenemos una motivación humanitaria de ayuda a este pueblo árabe. La asociación quiere aumentar el conocimiento y los lazos de unión con los pueblos del norte de África, de Magreb.
-¿Qué es lo que le mueve a usted a trabajar en la asociación?
-Ni más ni menos que la solidaridad cristiana de ayuda a quien lo necesita y en concreto a este pueblo. Pienso algo muy sencillo y fundamental: que, como cristianos, estamos en este mundo para ayudar a los demás. Es verdad que a veces me asalta la idea de que podía estar en mi casa tranquilo sin estar metido en todos estos problemas y jaleos.
-¿Por qué piensa usted que las familias acogen a estos niños?
-Pienso que también por motivos de solidaridad. Muchas familias, a raíz de haber acogido estos niños, se dan cuenta de cuál es la realidad y la pobreza del Tercer Mundo. Se crean también lazos afectivos con estos niños y con sus familias a lo largo del curso.
-¿En qué poblaciones tienen distribuidos los niños?
-En la provincia de Cáceres tenemos repartidos 22 niños en Navalmoral de la Mata y otros 28 cuya acogida ha organizado la Asociación Solidaridad Extremeña (ASE) lo están en otras localidades. El resto hasta los 239 están en pueblos de la provincia de Badajoz, sobre todo en Zafra y La Parra. En total participan 60 pueblos de Extremadura.
-¿Qué actividades se realizan con los niños durante su estancia en Extremadura?
- Dentro de las actividades comunes, todos los años hacemos una visita a las asamblea de Extremadura. También se realizan actividades conjuntas con niños españoles de su edad: talleres de manualidades, clases de español, etc.
-¿Qué programas lleva a cabo la asociación?
-No sólo organizamos la acogida y reparto de niños durante las vacaciones estivales, sino también se llevan a cabo programas de ayuda a lo largo de todo el año, como pueden ser, entre otros, la llamada "Caravana por la Paz" que consiste en el envío de ayuda humanitaria a los campamentos de refugiados saharauis, también habría que incluir los que se pretende llevar a cabo con la ayuda de la Junta de Extremadura. También colaboran con nosotros otras instituciones como son los ayuntamientos y Cáritas.
-¿En qué consiste la "Caravana por la Paz"?
-Es una recogida de productos alimenticios. Este año nos pidieron en concreto aceite y enviamos 7.000 litros además de 15.000 pares de calcetines. Para mandarlos a los campamentos compramos un camión de segunda mano que también embarcamos y que se quedan con él para ser utilizado en el desierto. Este año nos ayudaron para la adquisición del camión Caja de Badajoz y Caja de Extremadura. Ahora trabajamos en un proyecto de envío de material escolar.
JMG

Noticias

Curso de ingreso en el Seminario Metropolitano San Atón

Han participado 25 aspirantes, de primero y segundo de ESO y primero de Bachillerato

Se ha celebrado en los primeros días de julio el Curso de Ingreso para los chicos que quieren entrar en el Seminario Metropolitano. Han participado 25 alumnos, de tres cursos distintos: primero y segundo de ESO y primero de BUP.
Han sido tres días intensos dedicados a la convivencia, en los cuáles, a través de la realización de test, juegos, pruebas objetivas, veladas, celebraciones, deportes..., se ha conseguido el triple objetivo marcado por el Seminario: vivir un clima de amistad y alegría donde poder observar si los aspirantes podrán integrarse bien en el Centro.
La mayoría de los aspirantes ya habían participado en alguna de las tres Convivencias Vocacionales, una por trimestre, que organiza el Semanario y todos vienen desde muy distintos puntos de la provincia.
En el curso han tomado parte también seis seminaristas, dos del seminario mayor y cuatro del menor. Ellos son los responsables y los que hacen posible que todo salga bien.

III Encuentro General del Movimiento Junior en Huesca

Más de 350 niños y aproximadamente 150 adultos, entre militantes, colaboradores e invitados, han participado en el III Encuentro General del Movimiento Junior que se ha venido celebrando en Huesca desde el pasado día 7 de julio y ha finalizado hoy domingo.
Desde nuestra diócesis viajó a Huesca un grupo de nueve niños, procedentes de Badajoz, Alburquerque y Villagarcía de la Torre, a cargo de una educadora, la responsable de los niños en el Movimiento Junior diocesano.
En plena preparación del Jubileo del año 2000 por toda la Iglesia Universal, y justo en el centro del año dedicado a Jesucristo, los niños del Junior han elegido como lema para este Encuentro: Nos organizamos para actuar, porque quieren una vez más demostrar la capacidad organizativa y evangelizadora de estos jóvenes militantes cristianos de la Acción Católica que por tercera vez se han reunido y en esta ocasión para actualizar el análisis de su realidad para, desde Jesucristo, seguir planteándose sus vidas como militantes cristianos, personal y comunitariamente y para reflexionar sobre la relación que debe existir entre su propia organización, la cual han ido diseñando ellos mismos, y la de los educadores, en orden a una mayor eficacia en el objetivo del Movimiento Junior.

El Junior en la diócesis

El Movimiento Junior tiene en nuestra diócesis seis grupos de niños. Actualmente hay 18 niños en período de iniciación.
Hay siete educadores: cuatro en Alburquerque, 2 en Badajoz y 1 en Villagarcía de la Torre.

El sacerdote Angel David Martín Rubio celebra su primera Misa en Castuera

Angel David Martín, nacido y criado en Castuera, celebró allí, en la parroquia de Santa María Magdalena, su primera Misa tras ser ordenado sacerdote en la concatedral de Cáceres el pasado día 29 de junio, acto al que fue invitada toda la comunidad religiosa. Es la primera vez que esto sucede en la localidad desde 1970.
El nuevo sacerdote, de 27 años y que cursó los estudios de Historia en la Universidad de Extremadura, en Cáceres, donde una vez finalizada su licenciatura ingresó en el Seminario de la diócesis de Coria-Cáceres, añade a su formación universitaria la publicación de algunos trabajos de investigación histórica, relacionados con las persecuciones de la Iglesia y con la pasada Guerra Civil, habiendo sido ya editados cuatro de ellos. El próximo curso Angel David marchará a Roma para ampliar sus estudios sobre la Historia de la Iglesia.
Castuera ha pertenecido a la diócesis de Córdoba hasta 1959 que pasó a la de Badajoz; desde entonces sólo había aportado, en 1970, una vocación sacerdotal al obispado pacense.

Restaurado el templo parroquial de La Guarda

Con una misa presidida por el Arzobispo don Antonio Montero, días antes de ser hospitalizado para la intervención quirúrgica de la que ya se ha restablecido, se ha abierto de nuevo al culto el templo parroquial del poblado de La Guarda, pedanía de Campanario, después de año y medio de obras en la que se han acometido importantes trabajos de reparación en la techumbre, y paredes, con redescubrimiento del granito de su fábrica. La misa inaugural contó con la asistencia de los vecinos de este poblado que han colaborado de manera especial en su ornamentación y mobiliario, además de la del ex vicepresidente de la Junta de Extremadura y antiguo consejero de Cultura, don Antonio Ventura Díaz, ya que ha sido este organismo el que ha financiado esta obra. Durante su homilía, el Arzobispo agradeció toda la ayuda recibida y recordó especialmente al anterior párroco de La Guarda, D. Pedro Morillo-Velarde, ya fallecido y gran animador de esta obra que ahora se ve concluida.

Mirada a nuestro tiempo

¿Es posible ser fiel?

Da la impresión de que la fidelidad es un valor escaso entre los seres humanos. Eso es al menos lo que se deduce del escepticismo con que se contempla este valor.
Ciertos hechos parecen demostrar también que la fe de los unos hacia los otros no suele durar mucho: las revistas del corazón son una muestra de lo efímeros y frágiles que aparentemente son los sentimientos humanos y de lo poco que duran las relaciones entre un hombre y una mujer.
Sin embargo, estadísticamente la fidelidad matrimonial es abrumadoramente más abundante que la infidelidad. Si miramos en nuestro entorno, vemos muchos más ejemplos de parejas felices, porque se son fieles, que de parejas rotas y desgraciadas. Lo normal es que las parejas vivan su día a día -no sin luchas y dificultades-, amándose mutuamente y sin dudar de que ese amor es para toda la vida.
Un ejemplo maravilloso de esta fidelidad hasta que la muerte los separe es el de tantas parejas de matrimonios ancianos que siguen manifestándose tan enamorados como cuando se casaron.
La verdad es que, si el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios, no podía por menos que mostrar en su convivencia la actitud y el comportamiento "del que mantiene su alianza y su misericordia por mil generaciones" (Dt 7,9).
Amadeo Rodríguez

Página litúrgica

Celebramos el XV Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios:

Libro del profeta Amós 7, 12-15

En aquellos días, dijo Amasías, sacerdote de Betel, a Amós:
-Vidente, vete y refúgiate en tierra de Judá: come allí tu pan y profetiza allí, no vuelvas a profetizar en "Casa de Dios", porque es el santuario real, el templo del país.
Respondió Amós:
-No soy profeta ni hijo de profeta, sino pastor y cultivador de higos. El Señor me sacó de junto al rebaño y me dijo: ve y profetiza a mi pueblo Israel.

Salmo 84, 9ab-10, 11-12, 13-14

R.Muéstranos Señor, tu misericordia
y danos tu salvación.

Voy a escuchar lo que dice el Señor:
"Dios anuncia la paz
a su pueblo y a sus amigos".
La salvación está ya cerca de sus fieles,
y la gloria habitará en nuestra tierra.

Carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1, 3-14

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales.
Él nos eligió en la persona de Cristo -antes de crear el mundo- para que fuésemos santos e irreprochables ante Él por el amor.
Él nos ha destinado en la persona de Cristo -por pura iniciativa suya - a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya.
Por este Hijo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de los pecados. El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia ha sido un derroche para con nosotros, dándonos a conocer el Misterio de su Voluntad.
Este es el plan que había proyectado realizar por Cristo, cuando llegase el momento culminante: recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra.
Con Cristo hemos heredado también nosotros . A esto estábamos destinados por decisión del que lo hace todo según su voluntad.Y así, nosotros, los que ya esperábamos en Cristo, seremos alabanza de su gloria.
Y también vosotros, -que habéis escuchado la Verdad, la extraordinaria noticia de que habéis sido salvados, y habéis creído- habéis sido marcados por Cristo con el Espíritu Santo prometido, el cual -mientras llega la redención completa del pueblo, propiedad de Dios- es prenda de nuestra herencia.

Evangelio según san Marcos 6, 7-13

En aquel tiempo llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto.
Y añadió:
-Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.
Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

14, lunes: Ex 1, 8-14; Mt 10, 34-11,1.
15, martes: Ex 2, 1-15a; Mt 11, 20-24.
16, miércoles: Ex 3, 1-6. 9-12; Mt 11, 25-27.
17 jueves: Ex 3, 13-20; Mt 11, 28-30.
18, viernes: Ex 11, 10-12, 14; Mt 12, 1-8.
19, sábado: Ex 12, 37-42 ; Mt 12, 14-21.
20, domingo: Jr 23, 1-6; Ef 2, 13-18; Mc 6, 30-34.

Comentario litúrgico

Al servicio de la misión

Casi al final del segundo milenio del nacimiento de Jesús, la lectura evangélica de este domingo nos sitúa ante uno de los momentos constituyentes de su Iglesia: el envío al mundo de sus discípulos para ser continuadores del anuncio de la Buena Nueva que ha traído al mundo.
Es un hecho constituyente de tal calibre que cada comunidad cristiana, tiene en él un referente para acreditar su propia identidad en cuanto que en su seno debe surgir la vocación específica del que se sabe enviado al mundo como el sacerdote, el misionero o el catequista de base.
San Marcos es muy escueto al describir las condiciones del enviado y su misión, pero dice lo suficiente y pone de relieve sus características.
Para quien lea el texto queda claro el alcance de la misión a la que hay que someter todo lo demás.
Así, el discípulo es un peregrino en función de la misma. Con sólo su bastón, debe ponerse en camino. Por el tesoro que lleva encomendado, debe despreciar cualquier otra riqueza, pero, por la misma razón, es merecedor de que se le libere de la carga de tener que ganar su sustento en otra ocupación.
En cuanto a los receptores de la predicación se le exige una presta acogida, pues los discípulos no pueden perder el tiempo y, en caso de que sus palabras no encuentren el eco suficiente, tienen esta orden: "si en un lugar no os reciben ni os escuchan, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa".
Si tan importante es el anuncio del evangelio de Jesús, hemos de revisarnos. Algunos de la misión de predicador que se nos ha encomendado. Todos de cómo hemos respondido a la gracia de haberlo recibido.
Antonio Luis Martínez

Santoral

14 de julio: San Camilo de Lelis (1550- 1614)

Camilo es un aventurero, soldado mercenario y sobre todo jugador. Un auténtico ludópata, además desafortunado: en más de una ocasión pierde literalmente hasta la camisa.
LLegado a Roma desde el sur de Italia, su desnudez y una úlcera en la pierna, le llevan a hospitales en los que colabora como voluntario en el cuidado de los enfermos.
Poco a poco, tanto el contacto con el dolor humano, como su relación con San Felipe Neri, le llevan por una senda insospechada: Camilo se juega ahora el todo por el todo, para dejarse, no ya la camisa, sino la piel incluso, en favor de los más pobres en los hospitales de Roma. En el año santo de 1575 organiza todo un sistema de acogida de los peregrinos enfermos del que nacerá la Orden por el fundada.
Dotado de un sentido organizativo lleno de eficacia militar, San Camilo es ordenado sacerdote dedicándose, en cuerpo y alma, junto a los compañeros que se le unen, a considerar a los enfermos como sus señores naturales.
No se si le debiéramos tener por patrón del voluntariado, o de los ludópatas: en cualquier caso, este hombre demuestra que la curación de cualquier vicio es, siempre, cuestión de amor.
Tenía una gran estatura y enorme peso, pero su corazón era aun mayor: por eso los hospitales de la cristiandad lo tienen por abogado junto a otro campeón: San Juan de Dios. ¡Ele los tíos con bemoles!
Manuel Amezcua

Santos de la semana

14, lunes: Camilo de Lelis, Onésimo,Vicente Madelgario.
15, martes: Buenaventura, Eutropio, Felipe.
16, miércoles: Nuestra SEñora del Carmen, Reinalda.
17, jueves: Justa y Rufina, Narzalies, Jacinto, Marcelina.
18, viernes: Emiliano, Rufilo, Teodosia.
19, sábado: Macrina, Isaac, Aurea, Bernoldo.
20, domingo: Marina, Frumencio, Juan Bautista Zola.

Contraportada

Juan Pablo II comenzó el pasado miércoles unos días de descanso

"Receta" del Papa para las vacaciones

Para que las vacaciones sean tales y produzcan un auténtico bienestar, es necesario que en ellas la persona encuentre su equilibrio tanto consigo mismo como con el ambiente". Esta es la receta que Juan Pablo II ofreció a los peregrinos que se habían congregado en el mediodía del pasado domingo, día 6 de julio, en la plaza de San Pedro para rezar el "Angelus". Precisamente, el pasado miércoles el mismo pontífice abandonó Roma para pasar nueve días de descanso en las montañas del Norte de Italia, como viene siendo habitual deste hace algunos años por estas fechas.
"Muchas familias en los meses de julio y agosto toman sus vacaciones -constató el Papa en una espléndida mañana soleada-. De hecho, todos necesitamos, cada cierto tiempo, un período de prolongado reposo físico, psicológico y espiritual. Sobre todo, para quienes viven en las grandes ciudades es importante sumergirse algún tiempo en la naturaleza".

Una evasión sana

"Uno de los valores de las vacaciones es el encuentro, el estar junto a los demás de forma desinteresada por el placer de la amistad y el compartir momentos de serenidad -reconoció el Santo Padre-. Sin embargo, conociendo la naturaleza humana y los condicionamientos de la sociedad de consumo, quiero sugerir especialmente a los jóvenes que las vacaciones sean una evasión sana, evitando transgresiones nocivas para la salud propia y ajena. En caso contrario, se termina por desperdiciar tiempo y energías y regresar de las tan esperadas vacaciones sin beneficio alguno. Evadirse puede ser útil, a condición de que no se huya de los sanos criterios morales y del siempre debido respeto a la propia salud".
Siguiendo con el tema de las vacaciones, el Papa subrayó que el derecho a las mismas "no debe hacernos olvidar a cuantos, por distintas razones, no pueden dejar su ambiente ordinario, impedidos por la edad, motivos de salud o de trabajo, por estrecheces económicas u otros problemas".
Precisamente pensando en estas personas, Juan Pablo II resaltó la necesidad de "potenciar ciertos servicios públicos de importancia primaria en el período veraniego" y alabó "la preciosa labor de los voluntarios que dedican su atención a las personas más solas".
El Papa comenzó sus breves vacaciones veraniegas el día 9 en el pequeño pueblo italiano de Les Combes, situado en las montañas del Valle de Aosta, pequeña región italiana fronteriza con Francia y Suiza.

Contacto con la naturaleza

Como bien se sabe, Karol Wojtyla es una apasionado de la montaña y es la sexta vez que escoge este lugar para descansar.
Juan Pablo II se alojará en una sencilla casa de piedra y madera de dos pisos. Este refugio se encuentra situado a 1.300 metros de altitud y a 20 kilómetros de la ciudad de Aosta. Desde ella se puede ver la cumbre más alta de Europa, el Mont Blanc, así como los imponentes montes Rosa y Gran Paraíso.
Durante estos nueve días de vacaciones el Papa se dedicará a la lectura, a la oración y a realizar paseos con sus colaboradores cercanos. En sus caminatas suele saludar a los campesinos y montañeros que encuentra en su camino. En los años pasados, se ha detenido en alguna casa de los habitantes de la zona para contemplar el panorama o entablar con ellos espontáneas conversaciones.
El único encuentro público previsto durante las vacaciones del Papa tendrá lugar en el mediodía del domingo 13 de julio. En esta ocasión, lanzará un mensaje televisado antes del rezo del "Angelus" ante los habitantes de la zona en el que seguramente elevará un himno a la belleza de Dios reflejada en la imponencia de los montes y bosques.
ZENIT


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org