Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Iglenca@grn.es

Número 307. 11 de julio de 1999

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

Portada

Los sacerdotes de la diócesis se ponen al día

Durante estos días se realiza el XIV curso de formación permanente

Por decimocuarto año consecutivo los sacerdotes de la diócesis acuden al Seminario para actualizarse dentro de los cursos de formación permanente.

Este año son 35 los sacerdotes que toman parte en estos cursos de verano, que giran en torno a la figura de Dios Padre, en consonancia con el calendario propuesto de cara al Jubileo del año 2000. La formación en el campo teológico se complementa con la convivencia entre los sacerdotes durante las dos semanas que dura el curso.

Don Gabriel Cruz, de la Delegación del Clero, afirma que son importantes también los retiros espirituales, las reuniones arciprestales que todos los sacerdotes mantienen una vez al mes en sus respectivas zonas, las propias escuelas de agentes, las escuelas de catequistas o la catequesis de adultos que tienen que preparar".

 

Editorial

Nuestros niños,más felices

Leemos con agrado que, según una tesis doctoral del profesor González Hernández, de la Facultad de Pedagogía de Badajoz, los niños de Extremadura son menos propensos al desequilibrio síquico y a la depresión, que los de otras regiones de nuestro entorno geográfico y cultural.

Don Juan de Dios González ha contado para su estudio con la colaboración técnica de cuarenta colegas psicólogos sobre los datos obtenidos de 1225 niños de diez años, de los que se deduce que éstos poseen una capacidad de autocontrol, unos niveles de comunicación y un trato muy fluido entre los hijos y los padres, sobre todo en las comarcas rurales.

En el estudio se valora como factor determinante de la buena salud psicológica y el equilibrio emocional de las chicas y de los chicos extremeños su favorable entorno familiar, escolar y de amistades. De ahí derivan la conciencia clara de su identidad y un buen nivel de autoestima en los pequeños.

El estudio se adentra igualmente en los niños discapacitados y todos los incluídos en el área de la educación especial, ya sea por anomalías de nacimiento o por carencias o impactos derivados de un ambiente familiar de signo negativo. Aunque las lacras de esa naturaleza se producen aquí como en otras partes, la tesis doctoral de referencia señala que las tasas extremeñas son notoriamente inferiores a las de otras Comunidades, seguro que por los elementos favorables que acabamos de mencionar.

Dos conclusiones: Una, que los niños son nuestro tesoro más preciado y, por desgracia, un bien escaso, que debemos, no mimar, sino acompañar y educar con alta responsabilidad. Otra, que Extremadura es todavía, al menos en términos relativos, una sociedad sana, con una familia sana y una infancia sana. Ahí queda eso.

 

Carta del Arzobispo

Orar sin saber orar

Cunde a menudo el desánimo entre cristianos de toda condición, incluso versados en teología o personas consagradas, frente a las dificultades con que tropiezan para practicar asíduamente la oración mental. Cosas aparentemente difíciles, como dominar las propias pasiones, servir a los pobres o anunciar el evangelio, les resultan más hacederas que entrar en el silencio interior y comunicarse sosegadamente con Dios.

Parece cumplirse en tales casos la sentencia paradójica de Jesús: "Al que tiene se le dará más, y tendrá de sobra, y al que no tiene se le quitará aun aquello que cree tener" (Mt 13,12). ¿Cómo entender al Maestro? Pues recordando tal vez los terrenos tan desiguales sobre los que cayó la semilla de la parábola, o acudiendo al texto de Isaías que cita el mismo Jesús a renglón seguido de las parábolas anteriores: "El corazón de este pueblo se ha embotado, se han vuelto torpes sus oídos y se han cerrado sus ojos" (v. 15).

No es que las dificultades para orar se deriven necesariamente de una obturación del alma o una resistencia a la acción del Espíritu. Algo, empero, no funciona en el comportamiento cristiano cuando éste no se alimenta de una experiencia orante.

Conviene, en todo caso, analizar a fondo las carencias o las quiebras de la oración, sin darse por rendido ni atribuirlas a la fatalidad. Hay que plantearse noblemente estos tres interrogantes: ¿No oro porque no quiero, porque no sé, o porque no puedo? Lo de no querer es lógico que desconcierte y turbe a más de uno: "Pero, si lo estoy deseando con todo el corazón, lo paso fatal cuando me encuentro mudo ante el Señor, me aburro como un tonto, me duermo como un bendito, me canso en cinco minutos o me desanimo al segundo intento". ¿Será que estos así tienen grandes deseos pero poca voluntad, ya que ni ponen los medios para orar bien ni perseveran en el empeño? Todo eso entra en la palabra querer.

No improvisar la oración

Pero interesa igualmente lo de saber. Todos los maestros de la vida espiritual coinciden en que la plegaria requiere un ambiente, una preparación, algunos instrumentos para penetrar en ella, como la muleta del cojo, el tacatá de la abuela o la jaulita rodante del bebé. Pasar sin aduanas intermedias del ruído de la calle, del estrés personal o del ruido interior, al soliloquio sereno con Dios... fracaso garantizado. Hacerlo cansado, soñoliento, tres cuartos de lo mismo. Y no digamos con la mente en blanco y sin haberte preguntado con San Ignacio, ¿a dónde voy y a qué? Arrodillarse o sentarse, apretarse las sienes con las manos y ¡venga, a orar!

Jesús recomienda que busquemos el rincón más íntimo y sosegado de la casa, que recemos desde lo más hondo de nosotros y con no muchas palabras, después de haber bajado cuidadosamente a ese sótano interior. Nos insiste en que insistamos: "Pedid y recibireis". Nada de rendirse a la primera, sin haber pedido audiencia al Padre, o al Maestro, o al Espíritu, o a la Virgen María. Sin haber repetido muchas veces "Habla, Señor, que tu siervo escucha". "Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad". "Señor, enséñame a orar".

La oración tiene sus métodos, sus técnicas, sus trucos si se quiere. Al menos, hasta que pone en marcha el alma y que el Espíritu haga de las suyas. Se nos habla de la lectura espiritual, la lectio divina de los Padres, de la meditación contemplativa, de la escucha silenciosa, de la recitación masticada de las grandes oraciones: Padre nuestro, salmos, jaculatorias bíblicas, rosario meditado. Lo más común y certero es alimentar la oración con la lectura de la Palabra. Pero, no al tuntún, sino con un cierto plan: las oraciones de Cristo, las parábolas del Reino, su acogida a los enfermos y pecadores, su sagrada pasión.

Si yo dedicara a la oración personal un trabajo parecido al que me cuesta escribir esto, o quien ponga la misma atención que concentra en arreglar un reloj, preparar un buen menú, dar una lección de cátedra o componer un buen peinado, otros gallos cantarían. Por experiencias propias y ajenas, negativas naturalmente, sé que muchas veces, al arrodillarno o sentarnos, callar la lengua y disfrutar de la penumbra del templo, encontramos un buen descanso, pero no siempre espiritual, sino del otro. A cristianos así les vienen pintiparadas ahora las Escuelas de Oración y los Grupos de Oración de algunas parroquias.

Perdónenme si banalizo el tema; pero quiero insistir, por el contrario, en que la oración, por nuestra parte, requiere programa, preparación, materiales de trabajo, constancia, tozudez, aguante. Por nuestra parte, digo, porque todo esto es puro andamiaje, hasta que surge el encuentro, hasta que escuchas en lugar de hablar mucho, hasta que se te regala el silencio contemplativo.

Los que ni saben ni pueden

Hasta ahora estamos hablando de una actividad orante, específicamente tal, realizada en tiempo y lugar propio, practicada asíduamente cada día. ­¿En qué mundo vive usted? ¿Cuántos son los que se proponen esto, los que pueden hacerlo, los que lo consiguen? ­No me ponga contra las cuerdas, que no soy estadístico, ni, menos, boxeador. Me es útil la pregunta porque, en efecto, el mensaje de esta carta, si es que tiene alguno, no va encaminado a los orantes de oficio, sino más bien a los que oran poco y no saben si oran, a los cristianos de a pie, no me gusta decir del montón, que no intentan tan siquiera plantearse un proyecto de oración, no porque la desprecien, sino porque sienten y piensan que eso es mucho para ellos.

La oración, de infinitos modos y en cierta medida, debe estar al alcance de los pobres de fe; es como la respiración del alma. Salvo a los que rechazan de plano toda fe y la religiosidad como tal, hay que recomendar a todos que recen a su manera. No es absurdo, aunque lo parezca, pedir a un Dios en quien no crees que te ayude a creer en él. ¿Cuánta gente reza en las ermitas, en las procesiones, cuando sufre, cuando goza? Cuando la plegaria se dirige a Cristo, a una Virgen, a un santo, la religiosidad está coloreada de fe cristiana y, desde luego, llega a su destino. Dios se entera y es Pade misericordioso. ¿Quién de nosotros puede desvelar lo que pasa entre Dios y estas personas?

Oración para todos

No es una prácica anticuada, sino todo lo contrario, recomendarles a estas gentes que introduzcan en sus vidas algunos referentes religiosos: estampas, medallas, capillas circulantes con una imagen de María. ­¿Con eso se conforma usted? ­Yo no he dicho eso; lo que digo es que hay que esparcir simiente de fe, como el viento las gramíneas y los insectos el polen, para que se posen sobre la tierra del corazón y pueda germinar allí, en un ambiente de gracia, la palabra viviente del Señor.

Son buenas, a tal efecto, las grandes peregrinaciones, la digna celebración de bautizos, comuniones, bodas, funerales, fiestas patronales. Son muchos los religiosamente mendigos que alimentan allí sus exíguas creencias. Depende, claro, de lo que allí se encuentren, porque de todo hay, aunque no debiera haberlo, en la casa del Señor.

Y para los ateos confesantes, para los agnósticos-escépticos, para los indiferentes, para los podridos por el dinero, el orgullo o la carnalidad, ¿no tiene usted nada? ­Yo, nada de nada. Dios sí que tiene muchísimo, sobre todo misericordia. ­Deles algún consejillo. ­Que no hagan un dogma de su increencia, que duden de la duda, que no sean orgullosos, que recen sin creer, que practiquen el amor al hermano.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Centrales

Los sacerdotes de nuestra diócesis están
cada día más preocupados por su formación

Los cursos de verano profundizan en la figura de Dios Padre

Treinta y cinco sacerdotes de toda la diócesis participan en el XIV Curso de Verano, organizado por la Delegación Diocesana del Clero. Este curso se inscribe en el Plan Anual de Formación Permanente del Clero como un medio para el reciclaje espiritual, teológico y pastoral de los sacerdotes de nuestra diócesis, que encuentran también en él unos días para la convivencia fraterna, el deporte y las visitas culturales.

El curso tiene una duración de dos semanas en las que se profundiza en diversos temas vertebrados por Dios Padre. Don Luis Maya Garduño, profesor del Centro Superior de Estudios Teológicos (C.S.E.T.) del Seminario de Badajoz, disertará sobre "El Misterio de Dios", don Fernando Fuente Alcántara, Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, y don Francisco Maya Maya, Vicario Episcopal y profesor del C.S.E.T. del Seminario de Badajoz, hablarán de la "Teología de la Caridad y Pastoral de la Caridad". Por último, don Dionisio Borobio García, profesor de la Universidad Pontificia de Salamanca hablará del "Sacramento de la Penitencia: teología y pastoral".

Don Gabriel Cruz, de la Delegación del Clero, afirma que estos cursos han favorecido tanto la formación, la puesta al día, como la preocupación por la necesidad de formación, pero "me doy cuenta en estos encuentros de que los sacerdotes nuestros, de norte a sur, desde la Serena hasta los Baldíos o la Campiña, están utilizando bien las escuelas de agente de pastoral, donde los mismos sacerdotes son profesores. Cuando aquí se cita bibliografía, no son ajenos ni ponen cara de sorpresa".

Don Gabriel añade que son importantes también, en el plano formativo, los retiros espirituales, las reuniones arciprestales que todos los sacerdotes mantienen una vez al mes en sus respectivas zonas, las propias escuelas de agentes, las escuelas de catequistas o la catequesis de adultos que tienen que preparar".

 

Es bueno actualizarse (José María Villar)

Don José María Villar desempeña su labor pastoral en Almendralejo, donde atiende el hospital, la residencia de ancianos y la comunidad de clarisas. Afirma que viene al curso siempre que puede porque es bueno actualizarse y "desde que fui ordenado han cambiado muchas cosas".

Asegura que es especialmente interesante el encuentro con los compañeros, el compartir con los demás opiniones, recordar cosas..."es, dice, para mí un encuentro maravilloso". Don José María Villar es uno de los pioneros en estos cursos, ya que los realizó en Cádiz, antes de que se pusieran en marcha aquí.

Es importante compartir experiencias (don Jorge Rodríguez)

Don Jorge Rodríguez, que reparte su tiempo entre la parroquia del Valle de Villafranca de los Barros y Puebla del Prior, destaca que el curso es importante en dos sentidos: por el aspecto doctrinal , teológico y por la carga de relación humana que conlleva, de compartir experiencias, incluso con las diferencias de edad.

Don Jorge confiesa que las actividades pastorales no le dejan a uno todo el tiempo necesario o todo el que desearía para formarse, por ello de vez en cuando se hace necesario parar y ponerse un poco al día, conociendo por dónde va la teología .

A muchos les gusta volver al Seminario (don Antonio Sama)

Don Antonio Sama es párroco en Villar del Rey. Opina que los cursos de formación permanente son un buen instrumento para actualizarse un poco, mantenerse fresco en lecturas, ya que "los profesores te abren el apetito a seguir leyendo en la medida que te lo permita tu trabajo pastoral, te seleccionan un poco las lecturas donde puedes focalizar tu interés".

Está convencido de que los sacerdotes acuden con agrado a los cursos porque "encuentran algo que para nosotros es importante: compartir, rezar juntos, convivir y a mucha gente le gusta volver al Seminario".

En la medida que nos llenemos, llenamos a los demás (don Manuel Ruiz)

Don Manuel Ruiz es uno de los sacerdotes más jóvenes que acuden al curso de actualización, a sus treinta años atiende la parroquia de San Roque de Almendralejo. Es la primera vez que acude y opina que se viven momentos importantes en el plano humano e intelectual.

Tiene reciente la teología que estudió en sus años de seminario y opina que lo que está escuchando durante estos días tiene nivel y es interesante. Sobre la actualización de los sacerdotes piensa que tiene trascendencia posterior sobre las parroquias pues "en la medida que nos llenemos, llenamos a los demás".

 

México pide la canonización de Juan Diego, el indígena
al que se apareció la Virgen de Guadalupe y en cuya humilde tilma
quedó grabada para siempre la sagrada imagen

El Papa proclamará en noviembre catorce nuevos santos, entre ellos diez mártires de la Guerra Civil Española

El Arzobispo Primado de México, Cardenal Norberto Rivera Carrera, señaló que se espera "pronto" el anuncio de la canonización del indio Juan Diego , tras el reciente anuncio de la canonización de los mártires mexicanos.

El Purpurado, que llegó recientemente de la Santa Sede, relató que había participado en el acto de anuncio -en presencia del Papa Juan Pablo II- de la próxima canonización de los mártires, pero el Cardenal Rivera subrayó que "la gran esperanza" de los católicos mexicanos es la canonización del indígena vidente de la Virgen de Guadalupe, y en cuya humilde tilma se perennizó la imagen de la Virgen que hoy se encuentra en el Santuario de Guadalupe, el más visitado del mundo.

"Actualmente hay varios mexicanos cuyas causas están ya muy avanzadas", explicó el Purpurado, pero señaló que "entre ellos el que más nos interesa evidentemente es Juan Diego, cuya causa fuimos a impulsar a la ciudad de Roma".

Santidad de una esclava

Muy pronto la Iglesia contará con catorce nuevos santos. Entre ellos se encuentra Giuseppina Bakhita, una esclava sudanesa que después de bautizarse se hizo religiosa. Nació en 1869, en Dafur, y cuando tenía nueve años fue raptada y vendida como esclava. De este modo, sus dueños la llevaron a Venecia. Cuando éstos quisieron regresar a Sudán, la muchacha se negó a seguirlos. El resto de su vida estuvo en un convento.

Junto a Bakhita ha sido reconocida la santidad de Cirilo Bertrán y ocho compañeros mártires, Hermanos de las Escuelas Cristianas, y la de Inocencio de la Inmaculada, sacerdote pasionista, todos ellos mártires durante la persecución religiosa que tuvo lugar durante la guerra civil española.

Primer santo argentino

Entre los mártires de la Guerra Civil española que serán canonizados está Héctor Valdivieso Sáez, que será proclamado como el primer santo nacido en Argentina.

El futuro primer santo argentino fue un mártir de la persecución religiosa del periodo previo a la Guerra Civil española fusilado en Turón (Asturias, España) junto con otros 12 sacerdotes y religiosos. Por haber entregado su vida por causa de la fe, todos los mártires de Turón fueron beatificados por el Papa Juan Pablo II el 29 de abril de 1990.

A Valdivieso y sus compañeros se les atribuye la curación milagrosa de una mujer de 24 años, Rafaela Bravo Jirón, que se encontraba gravemente enferma por causa de un cáncer al útero. La joven Rafaela, que había sido desahuciada por los médicos que le habían pronosticado sólo dos semanas más de vida, sintió en la noche de aquel 29 de abril fuertes dolores en el vientre, luego de lo cual expulsó una extraña masa visceral. Al día siguiente, la mujer estaba totalmente curada, sin que los médicos pudiesen explicar cómo.

El asombroso acontecimiento ha sido reconocido oficialmente como milagro.

Héctor Valdivieso Sáez, hijo de inmigrantes españoles, nació en Buenos Aires (Argentina) el 31 de octubre de 1910 y fue bautizado en la parroquia de San Nicolás de Bari. Posteriormente se trasladó con su familia a España.

Entre los futuros santos se encuentra también la religiosa mexicana María de Jesús Sacramentado Venegas, fundadora de la Congregación de las Hijas del Corazón de Jesús, fallecida hace 40 años.

Dos italianos

Los otros dos canonizables son italianos. Benedetto Menni (1841-1914), de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, reorganizó esta familia religiosa en España, donde había sido suprimida por las leyes anticlericales. Abrió 22 hospitales en España, Portugal y México. Asimismo fundó la Congregación de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús. Tommaso da Cori (1655-1729), entró en la familia franciscana a los 22 años, constituyendo en el Orden de los Frailes Menores los &laqno;retiros», comunidades particulares en los que la regla franciscana era observada con gran austeridad.

Los mártires españoles y los dos santos italianos serán canonizados el 21 de noviembre. Sor Giuseppina Bakhita será proclamada santa el 1 de octubre del 2000, mientras que la fecha de la canonización de la beata mexicana todavía no ha sido establecida, aunque seguramente también tendrá lugar en Roma con motivo de las celebraciones del jubileo.

ZENIT-ACI

 

El testimonio de los laicos es imprescindible

Palabras del cardenal J. Francis Stafford, Presidente del Pontificio Consejo para los laicos

&laqno;El confesor laico está llamado a mantener vivo el sentido de maravilla y temor de niño delante del misterio del amor infinito de Dios por nosotros», recordó recientemente el Cardenal J. Francis Stafford, Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos.

En el curso de una celebración Eucarística en la que participaron numerosos sacerdotes y jóvenes de toda Italia y de algunos países de Europa, el Cardenal Stafford subrayó el testimonio de compromiso laical del beato Pier Giorgio Frassati, a quien recordó como el &laqno;confesor» laico. &laqno;En la Iglesia primitiva y hasta la época medieval -explicó el Cardenal- el título de confesor laico era dado a quien había sufrido por haber profesado su propia fe, sin todavía haber llegado al martirio».

A lo largo de la Misa, el Purpurado destacó la necesidad del compromiso de los laicos en la Evangelización. Recordando al Beato Frassati, señaló que &laqno;la calle, no el altar o el claustro, era la vocación que había recibido de Dios». "Y en cada curva de esta calle encontró desafíos y sufrimientos, aquello que San Pablo llama guerra", añadió. Llamando la atención sobre la incomprensión que sufrió por parte de sus familiares y amigos el Beato Frassati, subrayó que &laqno;el confesor laico descubre que la persecución constituye la condición normal de la Iglesia en su relación con el mundo». Asimismo, destacó la necesidad en los laicos de una unidad que recoja en torno a Cristo los diversos intereses.

N.E.

Ya se prepara el Rosario Mundial que este año se celebrará
el día 30 de octubre

Se realizarán ocho mil actos simultáneos del rezo de la entrañable oración en más de 100 países

Ya se ha puesto en movimiento la organización del Rosario Mundial que en este año se celebrará el 30 de octubre. Se trata de una iniciativa en la que por cuarta edición consecutiva unirá a más de cien países de los cinco continentes en el rezo simultáneo de una de las oraciones más entrañables para los cristianos.

El acontecimiento central tendrá lugar en la Ciudad de México, donde vive el grupo promotor de la primera edición, a las 19:00. En ese momento, comenzarán unos ocho mil rosarios simultáneos que congregarán a grupos de personas por todo el planeta.

Lugares insospechados

Los lugares donde tendrá lugar son de los más variado: se trata de estadios deportivos, plazas de toros, catedrales, escuelas, cárceles, hospitales, fábricas y oficinas.

Para organizar esta actividad se requiere, primero, nombrar a un representante para coordinar en cada localidad. En segundo lugar, se busca un lugar público de buena capacidad. A continuación se requiere la aprobación del obispo local o del párroco y se busca su apoyo.

Los organizadores recomiendan invitar a todos los movimientos religiosos y laicos locales. No puede faltar obviamente la promoción en todas las iglesias y parroquias, escuelas y universidades, centros cívicos, estadios, hospitales, oficinas públicas, centros comerciales, autobuses, etc.

Por último, se sugiere la promoción del acontecimiento a través de los medios de comunicación como prensa, radio y televisión locales.

Los promotores recomiendan rezarlo preferentemente con el Santísimo Sacramento expuesto. Sugieren tener sacerdotes disponibles para dar el sacramento de la reconciliación, invitar a guardar ayuno ese día y sensibilizar a los participantes para que el acto esté acompañado por nueve días en los que se rece la oración mariana, ya sea en grupo, en familia, o en lo personal.

ZENIT
 

Noticiario diocesano

El movimiento 'Mujeres Trabajadoras Cristianas', de Acción Católica, clausura el año académico con un cursillo sobre autoestima

Dos psicólogas y un sacerdote dirigieron las charlas

El Movimiento de Mujeres Trabajadoras Cristianas, Acción católica, de Almendralejo, ha finalizado sus actividades apostólicas y sociales del curso 1998-99. Como cierre se desarrolló un cursillo de autoestima para la mujer, en la que han participado cerca de cincuenta personas. Las charlas fueron impartidas por las psicólogas doña Paloma Vázquez Sánchez y doña Encarna García Luna y el sacerdote don Rafael Julián Rey, párroco de San José.

Depresión en la mujer

El cursillo iba dirigido a la mujer para despertar su autoestima y poder superar las depresiones originadas por problemas como la falta de empleo y de medios económicos, la incomprensión entre padres e hijos y el poco valor que la sociedad da al trabajo en el hogar.

A través del diálogo, las asistentes fueron descubriendo sus problemas y las psicólogas y el sacerdote les indicaron el camino para ayudarse a sí mismas y a las demás.

Estas charlas han despertado tanto interés que se ha decidido repetir este cursillo a comienzos del próximo curso de actividades, que se realizará en la Casa de la Iglesia de Almendralejo.

Ayudar en vacaciones

Como cierre del curso, doña Cándida Regaña, presidenta del Movimiento de Mujeres Trabajadoras Cristianas, les deseó a todas las participantes unas felices vacaciones de verano, pero les recordó que el trabajo continúa, puesto que, aunque afloja el ritmo de trabajo, siguen ahí los enfermos, los niños abandonados, las mujeres marginadas, que necesitan ayuda y comprensión. Además, en este periodo hay una oferta interesante de convivencias y cursillos en las casas de espiritualidad de la diócesis (Villagonzalo y Gévora), para fortalecer el cuerpo y el espíritu y prepararse para un nuevo curso dirigido a la promoción y evangelización de la mujer trabajadora.

 

Enfermos extremeños peregrinan a Lourdes ayudados por voluntarios

El grupo se completaba con voluntarios y acompañantes

Cerca de 300 peregrinos de las diócesis de Mérida-Badajoz y de Coria- Cáceres, han tomado parte en la VII peregrinación a Lourdes, desarrollada entre el 24 y el 30 de junio.

La salida tenía lugar el día de San Juan desde Cáceres en cuatro autobuses, tras una misa presidida por el obispo don Ciriaco Benavente. Entre los peregrinos destacaba la presencia de 76 enfermos y 129 voluntarios que se encargaron del cuidado de aquellos , además de otras 91 personas que los acompañaron.

Los enfermos pernoctaron en el hospital Accueil de Notre Dame, situado dentro del recinto del Santuario y estuvieron acompañados por el doctor Martín Salvador Zabala y Morales, que se sumó a la peregrinación desde la salida.

En Lourdes, los peregrinos participaron en un amplio programa de actividades, que incluía la celebración de la Eucaristía diaria, Viacrucis, baño de enfermos en las piscinas procesiones marianas, celebraciones penitenciales, oración en la gruta, encuentros entre voluntarios y enfermos y excursiones.

Entre los asistentes de nuestra diócesis encontramos gente de Mérida, Badajoz, Almendralejo, San Vicente de Alcántara, Hornachos, Villafranca de los Barros, La Garrovilla, Palomas, Santa Marta de los Barros, Alange y Segura de León.

Milagros

Los enfermos que acuden a Lourdes buscan fuerza dentro de la enfermedad, aunque no se esconde la esperanza de la curación. Desde la agencia Zenit se recuerda esta semana la curación de una niña de 13 años. Katie Kiesel estaba desahuciada con una avanzada leucemia. Tras intentar los más duros tratamientos, y contra las advertencias de los médicos, sus padres decidieron llevarla a los pies de la Virgen de Lourdes para pedir un milagro.

Katie ahora tiene 25 años y ha dedicado la mitad de su vida a trabajar como voluntaria en Lourdes en agradecimiento por la curación que se obró en ella y que, de ser aprobada por el Vaticano, se convertiría pronto en un nuevo milagro mariano de Lourdes.

A Katie le diagnosticaron leucemia a los 8 años de edad. En 1987, sus padres interrumpieron su tratamiento de quimioterapia para viajar a Francia en un acto de fe para salvar la vida de su hija menor. Las dolorosas úlceras en la boca y el esófago causadas por la quimioterapia se estaban curando y le permitían comer normalmente. Fue en esas circunstancias que, una noche antes de regresar a casa, hizo una promesa: "Regresaré el próximo año como voluntaria", y así lo hace desde entonces.

 

Con una exposición de labores la Parroquia de San José
de Badajoz recauda dinero para los más necesitados

La parroquia de San José de Badajoz ha organizado, entre el 19 y el 27 del pasado mes de junio, en los porches de la parroquia, su ya tradicional exposición y venta de labores en favor de los más necesitados (Centro Hermano, Religiosas Trinitarias, Cáritas Interparroquial etc).

Durante la semana que han permanecido expuestas las labores, han sido visitadas por cientos de personas, que la esperan cada año.

Durante el curso

Los trabajos, de forma especial ropa de niños pequeños, mantelerías y objetos de adorno de gran calidad, son realizados, a lo largo del curso, por señoras de la comunidad parroquial que colaboran desinteresadamente.

Esta actividad forma parte de las múltiples actuaciones que se llevan a cabo desde esta parroquia pacense por parte de sus miembros, que pretenden el desarrollo de sus capacidades artísticas, compartirlas con el resto de la comunidad mediante la exposición y, como objetivo añadido, la obtención de fondos que son destinados a organizaciones que trabajan a favor de personas sin recursos.

 

El Opus Dei nombra vicario para la Delegación de Extremadura

El obispo-prelado del Opus Dei, monseñor Javier Echevarría, ha nombrado vicario para la Delegación de Andalucía Occidental y Extremadura a don Gregorio Ruiz.

El nuevo vicario regional nació en Motril (Granada) en 1956. Es licenciado en Biología por la Universidad de Granada y doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Sustituye en el cargo al sacerdote pacense don Narciso Sánchez García, quien pasa a la Universidad de Navarra.

En la diócesis de Mérida-Badajoz, el Opus Dei cuenta con una importante presencia de seglares, con cinco centros ubicados en Badajoz desde los que se atienden numerosas labores apostólicas en Mérida y en otras ciudades.

Su misión es promover la llamada universal a la santidad, mediante el desempeño del trabajo diario y la vida ordinaria en todos los ambientes.

ODISUR

 

Mirada a nuestro tiempo

Los coros parroquiales

Los coros parroquiales cumplen un papel importantísimo en la liturgia de la Iglesia: con el canto le dan el tono de fiesta que toda celebración cristiana ha de tener. Con la música se reza mejor y se participa en el culto con mayor profundidad. La tarea de los coros es la de animar el canto de la comunidad. Algunos, sin embargo, se empeñan en sustituirla y anularla, pues hay coros que en lugar de hacer comunidades activas en el canto las convierten en pasivas y, a veces, incluso en sufridoras de sus ritmos excesivos, de sus ruidos estridentes, de sus letras inadecuadas, así como de su afán de privarlas del silencio que tanto necesitan para interiorizar la acción de Dios que en toda celebración litúrgica se realiza.

El canto en la liturgia no es un concierto o un espectáculo en el que lucirse, es un servicio que tiene que estar en sintonía con las necesidades de la comunidad, y con el contenido y clima religioso y sagrado del rito. Su función es darle mayor solemnidad a la celebración, por lo que su música y sus letras han de ser aptas para el uso sagrado y para la dignidad del templo. Se canta, en efecto, para lo que se celebra, por eso las intervenciones de los coros han de ser adecuadas a la acción litúrgica a la que sirven. Los coros son muy necesarios en la vida celebrativa de una comunidad, la selección de los cantos no se puede hacer sólo desde las preferencias y gustos de sus miembro; tanto la música como la letra hay que escogerlas en sintonía con el rito y con sus textos litúrgicos y deben hacerla los responsables de la animación litúrgica en las parroquias.

Amadeo Rodríguez Magro
 

Página litúrgica

Celebramos el XV Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Libro del profeta Isaías 55, 10-11

Esto dice el Señor: Como bajan la lluvia y la nieve desde el cielo, y no vuelven allá, sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que hará mi voluntad y cumplirá mi encargo.

Salmo 64, 10, 11, 12-13, 14

R. La semilla cayó en tierra buena y dio fruto.

Tú cuidas de la tierra, la riegas
y la enriqueces sin medida;
la acequia de Dios va llena de agua,
prepara los trigales.

Riegas los surcos, igualas los terrones,
tu llovizna los deja mullidos,
bendices sus brotes.

Coronas el año con tus bienes,
tus carriles rezuman abundancia;
rezuman los pastos del páramo,
y las colinas se orlan de alegría.

Las praderas se cubren de rebaños,
y las valles se visten de mieses,
que aclaman y can tan.

Carta de san Pablo a los Romanos 8, 18-23

Hermanos: Considero que los trabajos de ahora no pesan lo que la gloria que un día se nos descubrirá. Porque la creación expectante está aguardando la plena manifestación de los hijos de Dios; ella fue sometida a la frustración no por su voluntad, sino por uno que la sometió; pero fue con la esperanza de que la creación misma se vería liberada de la esclavitud de la corrupción, para entrar en la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

Porque sabemos que hasta hoy la creación entera está gimiendo toda ella con dolores de parto.

Y no sólo eso; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos en nuestro interior aguardando la hora de ser hijos de Dios, la redención de nuestro cuerpo.

Evangelio según san Mateo 13, 1-23

Un día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a Él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó y la gente se quedó de pie en la orilla. Les habló mucho rato en parábolas:

Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó.

Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena y dio grano; unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta.

El que tenga oídos que oiga Vosotros oíd lo que significa la parábola del sembrador: Si uno escucha la parábola del Reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino.

Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la Palabra, sucumbe.

Lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la Palabra, pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la Palabra y la entiende; ese dará fruto y producirá ciento o setenta o treinta por uno.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

Lecturas bíblicas para los días de la semana

12, lunes: Ex 1, 8-14, 22; Mt 10, 34-11, 1.
13, martes: Ex 2, 1-15a; Mt 11, 20-24.
14, miércoles: Ex 3, 1-6, 9-12; Mt 11, 25-27.
15, jueves: Ex 3, 13-20; Mt 11, 28-30
16, viernes: Ex 11, 10-12, 14; Mt 12, 1-8.
17, sábado Ex 12, 37-42; Mt 12, 14-21.
18, domingo: Sb 12, 13, 16-19; Rm 8, 26-27; Mt 13, 24-43.

 

Comentario Litúrgico

El éxito del Reino

Comenzamos este domingo la lectura de un capítulo que san Mateo dedica a presentar una serie de parábolas. Estas son comparaciones que ilustran aspectos de la vida o, por el contrario, los encubren suscitando la curiosidad e invitando al oyente a pensar sobre la cuestión de la que se trata.

Jesús las usa para anunciar el misterio del Reino de Dios, es decir, la realidad de salvación que hace presente su misma persona, sus milagros y sus palabras. Podríamos decir que las parábolas de Jesús son "puro evangelio", buena noticia que no podemos leerla por encima, pues trata de lo que nos afecta de un modo mucho más definitivo que cualquier otra realidad de nuestra vida.

La primera parábola que propuso Jesús fue la del sembrador para responder a la situación de aparente fracaso que rodeaba su predicación. Leída en cualquier momento esta parábola vuelve a tener el mordiente que tuvo desde el principio.

La parábola, como fue predicada por Jesús, puso ante los apóstoles unos resultados sorprendentes: en una tierra tan árida como Palestina que la semilla del Reino, si cae en buena tierra, pueda llegar a dar hasta ciento era asegurar que, a pesar del fracaso palpable de los principios, el final sería sorprendentemente positivo. Esta es su primitiva significación : el saldo final del plan de salvación será asombrosamente positivo.

Para que este dato no nos lleve al "ancha es Castilla", las comunidades primitivas añadieron una explicación a la parábola, que tenemos que tener también en cuenta,pues señala que la suerte que corre la semilla depende también de la acogida que se le dé.

Antonio Luis Martínez

Santoral

11 de julio: Beato Manuel Medina Olmos (+ 1936)

Natural de Lanteira, Manuel nace y crece como cualquier niño del Marquesado, comarca cuya hermosura compagina la majestad de las ,montañas con la inmensa grandeza del llano de proporciones marítimas.

Estudia en el seminario de Guadix y, posteriormente, en Granada. Es canónigo de la Abadía del Sacramento y amigo íntimo de Andrés Manjón. Como renovador de la pedagogía y la catequesis escribe obras teatrales y materiales auxiliares del acto catequético. Será famoso como predicador que une a la profundidad de la doctrina la amenidad del que sabe trasladar las más altas verdades al común sentir de sus oyentes.

Nombrado primero Obispo Auxiliar de Granada será después designado para ocupar la sede de su diócesis natal: Guadix-Baza. Como pastor de la sede accitana despliega una incensante actividad que se singulariza, sobre todo, por su preocupación catequética y su cercanía a todos.

Proclamada la república, don Manuel, en carta pastoral, la acepta y declara su obediencia al resultado de las urnas..., pero es apresado, vejado, insultado, desposeído de todo derecho, secuestrado en un barco del puerto de Almería junto al obispo de aquella diócesis y otros sacerdotes y hermanos de La Salle. Allí, la esclavitud, la tortura y la muerte en un barranco que desemboca en el mar, sin juicio ni sentencia, sólo por ser obispo, sacerdote, cristiano. Murió perdonando. Manuel Medina es el mejor signo de reconciliación de la historia de Guadix.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

12, lunes: Proclo, Hilarión, Inés Le-Thi, Ignacio C. Delgado, Abundio.
13, martes: Enrique, Serapión, Miropes, Mildreda.
14, miércoles: Camilo de Lelis, Onésimo, Vicente Madelgario, Tuscana.
15, jueves: Buenaventura, Eutropio, Felipe.
16, viernes: Ntra. Sra. del Carmen. Onesíforo, Reinalda.
17, sábado: Justa y Rufina, Narzalies, Jacinto, Matilde.
18, domingo: Federico, Emiliano, Rufino, Teodosia.

 

Contraportada

Sustituir a Dios por una baraja
de cartas

Italia: aumentan los jóvenes que creen en magos y astrología

El hombre de hoy, racionalista, autosuficiente, que no necesita a Dios, ni siquiera a los demás, no ha alcanzado como muchos creen la mayoría de edad. La necesidad de la trascendencia que el nuevo agnosticismo y ateísmo contemporáneo niegan, lo está llevando a buscar sucedáneos espirituales, falsos dioses que, como los mitos presocráticos griegos expliquen lo inexplicable. Un estudio del sociólogo italiano Enzo Pace concluye que los jóvenes de este país creen cada vez más en el ocultismo. Algunos estudiosos afirman que estamos ante el resultado de una larga oleada de desacralización de la vida privada y colectiva.

Los jóvenes italianos de menos de treinta años creen en la astrología, en la cartomancia, en el poder de los magos y en el esoterismo en general, en un porcentaje doble respecto a la generación que tiene más de cincuenta años. Lo afirma en un ensayo recién publicado ('La generación invisible', encuesta sobre jóvenes de nuestro tiempo, Ediciones 'Il sole 24 ore') el sociólogo Enzo Pace.

En la astrología cree el 38,8% de los jóvenes contra el 22% de los que tienen más de 50 años. En la cartomancia, el 22% de los jóvenes contra el 13% de los mayores. En el poder de los magos, el 12,4% de los hijos contra el 7% de los padres. Las cifras, tomadas de una investigación del sociólogo Vincenzo Cesareo, testimonian una fe en el esoterismo redoblada entre una generación y la siguiente.

Cuál es el origen?

Culturalmente es casi una mutación. Cómo explicar este ascenso? Cecilia Gatto, antropóloga y estudiosa del mundo juvenil, dice que el éxito actual del esoterismo y el 'new age' es "el resultado de una larga oleada de desacralización de la vida privada y colectiva que tiene sus raíces ya en la mitad del siglo pasado. Han surgido el ateísmo marxista y el anticlericalismo masón. En las escuelas, la enseñanza, durante decenios, ha estado marcada por un 'espiritualismo' contrapuesto a la cultura cristiana. Mazzini creía en la reencarnación, Garibaldi era masón, D'Azeglio y Cavour practicaban el espiritismo. Fenómenos de élite que lentamente capturan a las clases superiores".

Sin embargo, hoy este espiritualismo se ha convertido en un fenómeno de masas. "El momento del cambio es el 68 explica la antropóloga, comportador de una cultura que se propone abatir toda norma y toda forma estructurada de conocimiento. En el vacío de la demolición realizada en el 68, toman pie estas creencias ajenas a nuestra tradición".

Necesitan creer en algo

"Los jóvenes añade no saben nada de esta historia que tienen detrás. Pero creciendo en una cultura que implícita o explícitamente descalifica al cristianismo, como no pueden vivir sin creer en algo se precipitan en el esoterismo. Es un hecho humano. Si no se acepta la Providencia para explicar el misterio de la vida, hace falta recurrir a otra cosa cualquiera".

En el ensayo de Pace se habla de que el cristianismo no es rechazado pero sólo se acepta una parte que se mezcla con otras doctrinas. "No me parece un hecho positivo comenta Cecilia Gatto. Significa que estos jóvenes que 'mezclan' las creencias no saben ni siquiera qué es el cristianismo. El cristianismo es un hecho, es Dios que se ha hecho hombre: o lo aceptas o no. No puedes tomar una parte y dejar otra. Yo veo una gran confusión en estos chicos. Una confusión subterráneamente realizada por la operación masónica de afirmar la existencia de un cristianismo 'secreto', para iniciados, de un gnosticismo que en el caos e este momento cultural acaba por alinearse al 'séptimo evangelio' de la 'new age'. Conozco a chicos que sostienen que Cristo, Mahoma y Buda son a fin de cuentas la misma cosa; y no saben bien quién sea cada uno de los tres".

Buscan pero no encuentran

El ensayo habla de una "caída del estatuto de verdad". De hecho, sólo 8 jóvenes sobre 100 creen que "la religión verdadera es una sola". "Yo llamaría a estos chicos comenta la antropóloga 'nómadas espirituales'. Se adhieren a un grupo budista, están tres años, ven que no resuelven sus problemas existenciales y se pasan a los esteinerianos y luego quizá a los Hare Krishna. No es que no busquen verdades absolutas. Es que no las encuentran".

Sobre el más allá, un joven de cada diez en Italia cree en la reencarnación. Cómo se explica este éxito? "A diferencia de la cultura oriental responde Cecilia Gatto donde la reencarnación es expiación, purgatorio, para los jóvenes occidentales esta perspectiva asume una valencia materialista. En esta vida soy desafortunado, pero en la próxima... La trascendencia no existe, existe el 'aquí y ahora' o, al máximo, en la vida venidera".

Retorno a la Iglesia

Los esoterismos son una respuesta a las dificultades, al dolor? "En mi experiencia explica la antropóloga el momento del drama coincide a menudo con el retorno a la Iglesia, el único lugar en el que se encuentra solidaridad. Porque un dato común a las diversas corrientes del 'new age' es el mito de la autorrealización, del contar sólo consigo mismo. El sacerdote, en cambio, sigue siendo el único que, cuando no puedes más, es capaz de decirte: tu dolor es mi dolor".

ZENIT


Return to Camino