Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 537. 11 de julio de 2004

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

Es valenciano y ha sido Obispo de Jaén desde 1988

Monseñor Santiago García Aracil, nuevo Arzobispo de Mérida-Badajoz

Tomará posesión el día 4 de septiembre en la Catedral Metropolitana de Badajoz

Monseñor Santiago García Aracil es el nuevo Arzobispo de Mérida-Badajoz, en sustitución de Monseñor Antonio Montero Moreno. El nombramiento se hizo público este viernes. Don Santiago García Aracil se convierte así en Arzobispo electo hasta su toma de posesión, mientras que Monseñor Antonio Montero pasa a ser Arzobispo emérito de Mérida-Badajoz y Administrador apostólico de esta sede hasta la toma de posesión de su sucesor, que tendrá lugar en la Catedral Metropolitana de Badajoz el sábado 4 de septiembre por la tarde, completada con una solemne misa de pontifical al día siguiente en la Concatedral de Mérida.

Nacido en Valencia el 8 de mayo de 1940, Monseñor García Aracil realizó su formación teológica en el Seminario Metropolitano de Valencia. Ordenado sacerdote el 21 de septiembre de 1963, se licenció en Teología por la Facultad de San Vicente Ferrer de Valencia. El 20 de noviembre de 1984 fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia y elegido para la sede titular de Creo. Fue consagrado el 27 de diciembre de 1984 . Posteriormente es nombrado Obispo de Jaén el 31 de mayo de 1988, donde tomó posesión el 3 de julio.


Carta del Arzobispo

Don Bienvenido se llama Santiago

Carta familiar diocesana

Pasados diez meses ya desde mi presentación al Santo Padre de la renuncia al Arzobispado de Mérida-Badajoz, me acaba de llegar ahora la bondadosa aceptación de la misma, junto a la grata nueva de la provisión de la Sede, en la persona del hasta ahora Obispo de Jaén, don Santiago García Aracil. En las páginas que siguen de Iglesia en Camino se ofrece una copiosa información sobre su destacada personalidad y los perfiles biográficos de la misma, a más de sendos mensajes, el suyo y el mío, de presentación del nuevo Pastor a los fieles de esta Iglesia local.

En las cálidas y próximas semanas de agosto nos aprestamos a prepararle, con cariño y con esmero, una acogida cálida también, pero no en sentido térmico, en esta tierra, en este pueblo y en esta familia eclesial. Todo culminará, Dios mediante, en su solemne y entrañable toma de posesión de la nueva Sede metropolitana, el día 4 de Septiembre en la Iglesia Catedral de Badajoz, ante el Nuncio Apostólico, obispos, clero, religiosos, religiosas y laicos cristianos de toda condición; completado esto, al día siguiente, en la magna y solemne Eucaristía, con rango de misa de pontical, en la Concatedral de Mérida, de la que también se posesionará.

Todos los esplendores externos, impregnados por la belleza y la espiritualidad de los ritos litúrgicos, y expresión también del fervor religioso de los participantes, serán signo y anticipo de lo que esperamos, queremos y pedimos a Dios -Don Santiago el primero y nosotros con él- que sea, a partir de entonces, su ministerio de Padre y Pastor entre nosotros.

Trilogías pontificias

El Santo Padre Juan Pablo II nos ha brindado muy recientemente a todos los obispos de la Cristiandad tres preciosos instrumentos, de cuño y estructura diferentes, pero complementarios entre sí, que iluminan la misión apostólica de los obispos en la Iglesia, según las líneas maestras, diseñadas por su magisterio y su ejemplo, para abrirle paso entre los hombres por los senderos del siglo XXI y con los horizontes de tercer milenio cristiano. Los cito, e insinúo su contenido, según sus fechas y aparición.

El primero es la Exhortación apostólica "Pastores de la grey", resultante del Sínodo General de los Obispos, dedicada especialmente a ellos mismos, en Otoño de 2001. El documento papal se subtitula "Sobre el Obispo servidor del Evangelio de Jesucristo, para la esperanza del mundo". Presenta con trazos certeros el misterio y el ministerio de la figura eclesial del Obispo, al que describe en apartados muy claros y sintéticos, como maestro de la fe y heraldo de la Palabra, dispensador superior de la gracia y del sacerdocio; con autoridad pastoral sobre su grey, eslabón ineludible en la comunión de la Iglesia y de las Iglesias, y adelantado de los retos de la Iglesia en el mundo contemporáneos, Doctrina, espíritu, criterios pastorales, y puntería estratégica en la conducción de la Iglesia.

El segundo, es todo un tratado, un Directorio completo sobre el ministerio pastoral de los obispos, bajo la autoría, respaldada por el Papa, de la Congregación romana correspondiente, de triple extensión que el anterior. Sustituye, actualiza y completa a otro anterior y excelente, publicado en latín y que me ha prestado ayuda preciosa a lo largo de mi andadura de pastor. Repaso ahora el nuevo, aparecido hace dos meses. Lleva por lema latino el de Apostolorum successores, que no es preciso traducir. Sus índices muy detallados, ocuparían aquí tres páginas, que solo insinúo. La identidad y misión de los Obispos, su puesto y misión en la Iglesia, el Colegio de los Doce, la atención del Obispo a toda la Iglesia y a todas las Iglesias, las conferencias episcopales. Y luego, las virtudes que han de adornarlo, su formación permanente, su misterio y ministerio en su Iglesia diocesana, que consume dos tercios de los programas y que se ocupa incluso de los Obispos eméritos (¡Toma!).

El tercero es un libro más leve, sencillo y aromático, de puño y letra de Juan Pablo II, una biografía emotiva de su vida episcopal, como lo fuera, hace unos años, "Don y misterio", en su jubileo presbiteral y en especial sobre aquella época. Ahora se centra especialmente sobre sus seis años de Obispo auxiliar y Arzobispo de Cracovia, antes, en y después del Concilio, con un latido de encanto y de verdad que cautivan a cualquier lector. Y, para los obispos, el perfil de un Pastor atractivo y animoso, que justifica el título de la obrita: "¡Levantaos! ¡Vamos!" A los lectores cultivados e inquietos les indico la referencia de esta trilogía singular: La Exhortación está publicada por la BAC, El Directorio por la Librería Editrice Vaticana y la Autobiografía episcopal por Plaza y Janes.

¡No temáis!

¿A qué viene todo esto, querido Santiago? Nuestros fieles, míos hasta ayer, tuyos desde mañana, pueden adivinar por lo dicho la grandeza y la belleza, la cruz y la luz, los horizontes y los retos del rudo oficio de Pastor, como decía el Cardenal Etchegaray. Y también su misterio de muerte y de resurrección , su ministerio de pontífice, de maestro y de guía. Su pequeñez abrumadora ante esas montañas gigantes, ante esas olas tremendas que nos asustan y estremecen como a Pedro en la noche del Tiberíades.

En repetidas ocasiones, durante el último año, exhortando a nuestros diocesanos a pedir por el nuevo Obispo y a acogerlo como enviado del Señor, le puse un nombre: Don Bienvenido, aplicable al que el Señor nos enviase por la mediación garante de su Iglesia. Has sido tú, Santiago, el elegido y como tal te acogemos. Sé que quieres inspirarte en esa trilogía de libros y no te pedimos que lo apliques todo, pero sí que nos traigas esos tesoros. El Pastor y su grey se configuran entre sí.

¡No temáis! ¡Levantaos! ¡Vamos!

Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

El Arzobispo electo de Mérida-Badajoz ha sido Obispo Auxiliar de Valencia y Obispo de Jaén

Curriculum de Monseñor Santiago García Aracil

Monseñor Santiago García Aracil nació en la ciudad de Valencia el día 8 de mayo de 1940. Cursó los estudios de Bachillerato, de filosofía y de Teología en el Seminario Metropolitano de esa Archidiócesis.

El 21 de septiembre de 1963 recibió el sagrado Orden del Presbiterado.

Después de un curso de prácticas pastorales en un barrio periférico de Valencia (Parroquia de S. Dionisio), fue nombrado cura ecónomo de Penáguila y Benifallím; dos pequeñas parroquias situadas en las estribaciones de la sierra Aitana, lindando con la diócesis de Alicante.

Transcurrido algo más de un año fue destinado al Real Colegio del Corpus Christi (el Patriarca) fundado por S. Juan de Ribera, para encargarse de la liturgia de la Capilla.

A lo largo de los años sucesivos, y de forma acumulativa, fue nombrado capellán de la Institución cultural femenina "Domus" (durante cinco años) y consiliario diocesano de la Juventud Estudiante Católica de Enseñanzas medias y Universitarias de Acción Católica.

A partir de 1971, recibió el encargo de promover la pastoral juvenil y universitaria en la diócesis. Durante esos años reinició en Valencia el Movimiento de Graduados de Acción Católica .

Funda el CEU en Valencia

En el curso 1971-72, y durante catorce años, sin abandonar las responsabilidades pastorales antes mencionadas, trabajó en la fundación del Centro de Estudios Universitarios S. Pablo (CEU) en Valencia, tanto en el colegio de Educación General Básica, Bachillerato y COU, como en la creación del Colegio Universitario de la misma Institución con las divisiones de Farmacia, Derecho y Ciencias de la información, hoy convertido en Universidad privada "Cardenal Herrera" y ampliada en varias facultades. Así mismo colaboró en la creación del Centro Superior para estudios de postgraduados, dentro de la misma institución.

Obispo Auxiliar de Valencia y Obispo de Jaén

Licenciado en Teología por la Facultad de "S. Vicente Ferrer" de Valencia, fue ordenado Obispo en diciembre de 1984, y nombrado Auxiliar de S. E. Mons. Miguel Roca Cabanellas, Arzobispo de Valencia.

El día 31 de mayo de 1988, fue destinado a Jaén como Obispo diocesano. Ministerio que inició el día 3 de julio del mismo año, y que ha ejercido a lo largo de 16 años justos.

El día 9 de julio del año en curso, S.S. el Papa Juan Pablo II le nombró Arzobispo para ocupar la Sede metropolitana de Mérida- Badajoz.

Durante los años de servicio pastoral en la diócesis giennense, ha manifestado especial preocupación por ofrecer horizontes pastorales e instrumentos aptos para quien pudiera necesitarlos. Ha valorado y atendido con especial empeño el acercamiento y colaboración entre los sacerdotes y la promoción e integración eclesial del laicado en los ámbitos parroquial, arciprestal y diocesano.

Considerando el Seminario como el corazón de la diócesis, ha procurado su progresiva renovación tanto en lo que se refiere al edificio, como al plan de estudios, logrando la afiliación a la Facultad de Teología de Granada.

Entendiendo que los sacerdotes merecen la atención preferente del Obispo, ha dedicado a sus presbíteros numerosas cartas personales tratando puntos de especial interés para la propia santificación y para el ejercicio del ministerio pastoral. En el ámbito material preparó una parte del Seminario como amplia y cómoda residencia sacerdotal.

Dada la importancia de las cofradías en las diócesis andaluzas, ha trabajado a favor de un acercamiento constante y sistemático que propiciara la revisión, actualización cristiana y estructuración diocesana de las mismas. Ello ha dado de sí varias publicaciones y la normativa correspondiente.

Formación de sacerdotes y de laicos

Puesto que la formación cristiana es cada vez más necesaria tanto para los sacerdotes como para los seglares, además de potenciar las actividades orientadas a la formación permanente del clero, ha potenciado a lo largo de los años el Centro Diocesano de Formación Cristiana "S. Pedro Pascual" que abarca los niveles fundamental, medio y superior. Este último como centro afiliado al Instituto Superior de Ciencias religiosas a distancia "S. Agustín". En el conjunto de los tres niveles estudian más de mil seglares.

 

Ofrece apertura, diálogo y colaboración

Monseñor Santiago García Aracil saluda a sus nuevos diocesanos

Al recibir del Santo Padre Juan Pablo II la honrosa misión y la gran responsabilidad de pastorear como Arzobispo la Iglesia local Metropolitana de Mérida-Badajoz, envío, ante todo, un abrazo entrañable a mis hermanos de la Provincia Eclesiástica, los Obispos de Coria-Cáceres y de Plasencia, Don Ciriaco y Don Amadeo.

Saludo con toda cordialidad y con cierta emoción a los sacerdotes, mis más próximos, necesarios e íntimos colaboradores en la acción pastoral; a los religiosos y religiosas de vida contemplativa y activa, que enriquecen la acción de la Iglesia, sirviéndola generosamente desde sus respectivos carismas; a las familias cristianas, primera escuela de las virtudes sobrenaturales y sociales, e Iglesia doméstica donde se hace presente Jesucristo, Señor de la vida; a los enfermos y a los ancianos que con su oración y sacrificio alcanzan del Espíritu Santo la gracia divina que tantos necesitamos para seguir al Señor; a los niños y niñas, imagen viva de la limpieza y rectitud que Cristo pide a sus discípulos; a los jóvenes, promesa y esperanza de la sociedad y de la Iglesia; a los catequistas y a los miembros de grupos y movimientos apostólicos, entregados a la preciosa misión de proclamar la acción creadora y salvadora de Dios y su presencia en nuestra vida.

A toda la sociedad

Mi aprecio y mi estímulo se extienden también a cuantos dedican su vida al servicio de la sociedad en los diversos campos de la vida política, de la cultura y la educación, del ejercicio profesional y del voluntariado. Extensivo todo ello a los hombres y mujeres de los pueblos y ciudades de la archidiócesis, de los que me considero ya paisano y a los que agradezco que me acepten como tal. Dirijo, de entre ellos, un deferente y muy cordial saludo a las autoridades autonómicas, provinciales y locales, con ánimo abierto a la colaboración y el diálogo, en el servicio común al pueblo extremeño.

Me dispongo, con la ayuda de Dios a llegar a vosotros con inmensa alegría, con gran ilusión, con mucha confianza y con profunda esperanza. La inmensa alegría se debe a que el Señor, por medio del Santo Padre Juan Pablo II, me ha manifestado fiarse de mí, al pedirme el sacrificio de renunciar a la queridísima diócesis de Jaén para entregarme sin reservas, en adelante, a esta ya querida Iglesia de Mérida-Badajoz.

Ilusión y compromiso

Mi acercamiento a Extremadura tiene el doble tinte de la ilusión y del compromiso; ilusión, no sólo porque llego a un pueblo fuerte y capaz de nobles aventuras, sino porque me acerco a unas gentes, tan tiernas como fuertes, que veneran por Patrona a la Virgen Nuestra Señora, bajo el título gozoso y de renombre universal, de Santa María de Guadalupe. A ella he invocado, en la diócesis de Jaén, como Patrona de la bella ciudad de Úbeda. El compromiso se cifra en poder aportar a esa querida diócesis todo lo bueno y positivo que la Divina Providencia me ha regalado como herencia de las tierras de Valencia y Andalucía, unidas a Badajoz por San Juan de Ribera, nacido en Sevilla, Obispo nóbel de Badajoz y Arzobispo de Valencia, en cuya Institución, Colegio y Capilla del Corpus Christi ejercí el ministerio sacerdotal durante dos decenios.

Mi satisfacción y mi gozo actuales obedecen al convencimiento creyente de que Dios me abre una etapa nueva, en la misión episcopal que recibí hace ya casi veinte años. Sé que El me ayudará para que, en el ejercicio de la caridad pastoral, aproveche toda la riqueza que adorna a esta diócesis extremeña y que debo agradecer a quienes han trabajado ahí hasta ahora en el nombre del Señor. Tengo presente, como cabeza, Pastor, y ejemplar exponente de todos ellos, a mi querido hermano y antecesor, don Antonio Montero Moreno, vuestro Pastor actual desde hace casi un cuarto de siglo.

La abundante confianza nace de saberme parte integrante y pastor de una Iglesia particular, cuya rica historia propicia la madurez en la Comunión eclesial y en la corresponsabilidad apostólica entre todos sus miembros. Donde el pasado es enjundioso, el futuro es prometedor.

Apertura, diálogo y colaboración

La esperanza, que es regalo de Dios y en cuyo cultivo estamos comprometidos con la ayuda de su gracia, es mi lema episcopal. El Señor está con nosotros hasta el fin del mundo. Y, si está con nosotros, ¿quién podrá contra nosotros?

Deseo con toda el alma que mi presencia y mi trabajo entre vosotros sea, para todos sin excepción, un signo de apertura desde el amor, de diálogo desde la paciente escucha, de colaboración desinteresada, y un estímulo para que cada uno sea coherente con su identidad teniendo como referencia la verdad, como base la justicia y como ideal y motivación, a la vez, el amor.

Que el Señor os bendiga.

Jaén, 9 de Julio de 2004

+ Santiago García Aracil
Preconizado Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Carta circular de Monseñor Montero a los fieles de la diócesis de Mérida-Badajoz

Don Antonio Montero destaca la sólida experiencia pastoral del nuevo Arzobispo

Queridos fieles diocesanos:

Es de dominio público en la comunidad cristiana de Mérida-Badajoz, que el año pasado, exactamente el 28 de agosto, fecha de mi 75 cumpleaños, secundando gozoso la recomendación de la Iglesia, presenté al Santo Padre mi renuncia al gobierno de la archidiócesis, haciendo constar a Su Santidad mi agradecimiento por su confianza de 35 años de episcopado y también por la benevolencia de la Iglesia, al permitirme pasar a la situación de emérito, con las posibilidades que ésta trae consigo para una vida personal más sosegada, libre de responsabilidades sobre otros, más propicia al descanso, el estudio, la oración, la convivencia familiar y amistosa y servicios eclesiales de otra índole.

Mas, no es ésa ya la noticia de este día. Hace muy pocas fechas recibí una comunicación escrita del Nuncio Apostólico en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro, en la que se me hacía saber que, tras la aceptación de mi renuncia, el Santo Padre Juan Pablo II "se ha dignado nombrar Arzobispo de Mérida-Badajoz, al Excmo. Mons. Santiago García Aracil, en la actualidad Obispo de Jaén". En él se centra, por lo tanto, el contenido de esta carta y la notificación de su texto, que hago hoy, 9 de julio de 2004, a las 12 de la mañana y en la sede del Arzobispado, ante los miembros de la Curia diocesana, junto a un reducido grupo de sacerdotes y fieles convocados al acto media hora antes, con carácter casi simbólico. Estaban citados también los profesionales de los medios de comunicación, dado el significado e importancia de la noticia.

Prelado de amplia notoriedad

Cuando esta carta circular llegue a sus lectores en las ciudades y pueblos de nuestro territorio eclesiástico, ya se habrán adelantado las emisiones de radio, los periódicos locales y nuestra revista Iglesia en camino a difundir la biografía y la semblanza de nuestro nuevo Arzobispo, un prelado de amplia notoriedad, valenciano de origen, de sólida experiencia y nutrido historial en la Conferencia Episcopal Española, miembro de su Comisión Permanente y Presidente de la Comisión Episcopal del Patrimonio Eclesiástico.

Ordenado sacerdote en 1963, Don Santiago García Aracil desempeñó, durante sus 21 años de presbítero, toda una cadena de ministerios pastorales en la capital valenciana, centrados siempre en el apostolado juvenil, singularmente con los estudiantes universitarios, primero como Consiliario de la JEC, después como Delegado diocesano para la Pastoral universitaria y finalmente como Delegado episcopal de Apostolado Seglar y Consiliario de la Acción Católica. Paralelamente ejerció el ministerio sacerdotal en un templo muy señalado de Valencia, la iglesia del Colegio Corpus Christi, fundado por San Juan de Ribera y foco de cultura cristiana durante más de cuatro siglos. Allí precisamente se han formado numerosos sacerdotes de Badajoz, en el pasado y en el presente, haciendo uso de las becas que fundara en su Colegio para nuestra diócesis el que fuera antes Obispo de Badajoz, San Juan de Ribera.

En 1971, el nuevo Arzobispo de Mérida-Badajoz formó parte del Equipo fundador del Centro de Estudios Universitarios (CEU) San Pablo, actualmente Universidad Herrera Oria. El 20 de noviembre de 1984 fue nombrado por Su Santidad Juan Pablo II, Obispo Auxiliar del Arzobispo Roca Cabanellas, de Valencia, y cuatro años más tarde, Obispo de Jaén. Su celo pastoral y sus dotes de organizador han dado mucho de sí en esa diócesis andaluza, como tendremos tiempo de ir conociendo cuando dispongamos de más datos sobre su intenso servicio pastoral en Jaén. Es persona de un carácter abierto y resuelto, buen conferenciante y orador.

Acogida esperanzada

Aunque Don Santiago reconoce que por el itinerario geográfico de su vida no ha tenido apenas contactos con Extremadura, sí recuerda que, en los primeros años 90, invitado por nuestro Secretariado de Pastoral Familiar, pronunció una enjundiosa conferencia sobre materias de esa índole en el Salón de Actos de la Caja de Ahorros de Badajoz. El y yo conservamos de aquel acto un recuerdo feliz y hemos mantenido siempre en el seno de la Conferencia Episcopal un contacto fluído y cordial. En nombre propio y en el del Clero y Pueblo de Dios de esta Iglesia local, le acojo con esperanza y le deseo ricos frutos de renovación cristiana para nuestra tierra y en nuestro pueblo. ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!

Os bendice en el Señor.

+ Antonio Montero,
Arzobispo de Mérida-Badajoz


Información diocesana

Tomaron parte más de setenta intelectuales católicos de España y de fuera de nuestro país

Presencia extremeña en el I Seminario de Profesores e Investigadores Católicos

Acaba de celebrarse en Los Negrales (Madrid), el I Seminario Interdisciplinar de Profesores e Investigadores Católicos. El encuentro, organizado por la Subcomisión Episcopal de Universidades de la Conferencia Episcopal Española, ha reunido durante los días 23, 24 y 25 de Junio a más de setenta intelectuales católicos, laicos en su mayoría, procedentes de diferentes puntos de España y el extranjero, y diversos en cuanto a áreas de conocimiento, especialidades, vida académica y procedencia eclesial.

Responder a nuevos retos

El objetivo de este Seminario interdisciplinar ha sido crear un espacio para que Profesores e Investigadores piensen juntos su identidad y misión, con el fin de responder con más eficacia a los retos que plantea la nueva forma de realización histórica de la Iglesia.

El Seminario ha tenido un importante contenido doctrinal, a cargo de ponentes de reconocido prestigio en diferentes ámbitos del diálogo fe-cultura. La profesora Romero Tabares, los doctores Miguel Ángel García Baró, Agustín Udías, Javier Leach Albert, Santiago del Cura Elena y los obispos monseñor González Montes o monseñor Fisichella, pronunciaron diferentes alocuciones y ponencias sobre temáticas de sus respectivas especialidades: la filosofía, la geofísica y meteorología, el lenguaje y los sistemas informáticos, la teología dogmática o la literatura.

Presencia extremeña

En el apartado de las comunicaciones, miembros vinculados a los Servicios de Pastoral Universitaria de ocho universidades españolas, entre ellas la de Extremadura, presentaron trabajos relacionados con los retos y posibilidades del cristianismo actual ante el mundo de la cultura académica universitaria.

También se celebraron dos mesas redondas sobre ésta y otras cuestiones afines, y numerosos debates y largas tertulias informales, propiciadas por el marco incomparable de la Casa de Santa María de Los Negrales, lugar donde reposan los restos de S. Pedro Poveda, y donde vive el espíritu de diálogo fe-cultura que anima incansablemente la Institución Teresiana.

En la Evaluación y Prospectiva de este I Seminario, los asistentes coincidieron en agradecer vivamente a la Conferencia Episcopal Española la organización de Jornadas como éstas; en proponer que se continúen convocando jornadas de este tipo, bajo una metodología que permita una mayor participación oral de los convocados; y en solicitar a los obispos españoles, una dinamización más eficaz del Foro de Laicos, como ámbito en el que materializar las iniciativas de diálogo intraeclesial fe-cultura.

 

Un matrimonio de Almendralejo, nuevo responsable regional de los Equipos de Nuestra Señora

También ha sido renovado su consiliario, cargo que recae ahora en el sacerdote don Manuel Ruiz

Los Equipos de Nuestra Señora (ENS) en Extremadura han renovado, recientemete, a sus responsables regionales. Los elegidos para dicho cargo son José Romero y Josefa González, que sustituyen a Pedro Herrera y Celia Cobos, quienes venían ocupándose de esta responsabilidad desde el año 1999.

Los nuevos responsables pertenecen a los ENS de Almendralejo y, anteriormente, han sido responsables del sector de dicha zona. En su nueva tarea, asumen el reto de potenciar e implantar este movimiento en zonas donde aun es desconocido.

Así mismo, también se ha procedido a la renovación del consiliario del equipo regional. Este era, hasta el momento, el sacerdote diocesano don Pedro Fernández y su sustituto es el también sacerdote de Mérida-Badajoz, don Manuel Ruiz.

Movimiento matrimonial

Los ENS son un movimiento internacional, nacido en Francia 1947, y su objetivo es ayudar a fortalecer la vida conyugal y favorecer su inserción en la vida de la Iglesia. En la actualidad, lo forman 48.000 matrimonios de todo el mundo, de los que casi 5.000 son españoles y 460 hay en Extremadura.


 

Liturgia dominical

Celebramos el XV Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Libro del Deuteronomio 30, 10-14

Moisés habló al pueblo, diciendo: Escucha la voz del Señor, tu Dios, guardando sus preceptos y mandatos, lo que está escrito en el código de esta ley; conviértete al Señor, tu Dios, con todo el corazón y con toda el alma. Porque el precepto que yo te mando hoy no es cosa que te exceda, ni inalcanzable; no está en el cielo, no vale decir: ¿Quién de nosotros subirá al cielo y nos lo traerá y nos lo proclamará, para que lo cumplamos?; ni está más allá del mar, no vale decir: ¿ Quién de nosotros cruzará el mar y nos lo traerá y nos lo proclamará, para que lo cumplamos? El mandamiento está muy cerca de ti: en tu corazón y en tu boca. Cúmplelo.

 

Salmo 68, 8. 9. 10. 11

R. Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón.

La ley del Señor es perfecta / y es descanso del alma; el precepto del Señor es fiel / e instruye al ignorante.

 

Carta a los Colosenses 1, 15-20

Cristo Jesús es imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura; porque por medio de Él fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles, Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades; todo fue creado por Él y para Él. Él es anterior a todo, y todo se mantiene en Él. Él es también la cabeza del cuerpo: de la Iglesia. Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, y así es el primero en todo. Porque en Él quiso Dios que residiera toda la plenitud. Y por Él quiso reconciliar consigo todos los seres: los del cielo y los de la tierra, haciendo la paz por la sangre de su cruz.

 

Evangelio según san Lucas 10, 25-37

En aquel tiempo, se presentó un maestro de la Ley y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba:

- Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?

Él le dijo:

- ¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?

Él contestó:

- Amarás al señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo.

Él le dijo:

- Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.

Pero el maestro de la Ley, queriendo justificarse, preguntó a Jesús:

- ¿Y quién es el prójimo?

Jesús dijo:

- Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, saco dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo: "Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta". ¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?

Él contestó:

- El que practicó la misericordia con él.

Díjole Jesús:

- Anda, haz tú lo mismo.

 

Comentario Litúrgico

Anda, haz tú lo mismo

Con frecuencia, a la hora de examinar nuestra conciencia nos encontramos un tanto perplejos porque no sabemos si hemos obrado bien o mal en nuestras relaciones con los demás. Es tan compleja la maraña de situaciones, de afectos y fobias que anida en nuestro interior que es explicable las veces que nos asalta la duda antes de actuar o después de haberlo hecho.

Este no saber cómo actuar o si hemos actuado correctamente en nuestras relaciones con los demás es un problema muy actual dado que nuestra cultura urbana -que también se va introduciendo en nuestros pueblos- nos orienta a ignorar la presencia del otro, aunque nos encontremos codo contra codo en el reducido espacio de un ascensor.

La lectura evangélica de este domingo nos puede ayudar a colocarnos en la óptica de Cristo. Se trata de una de las más expresivas y bellas parábolas del Maestro.

El contexto es algo parecido al planteamiento más arriba expuesto de quien no sabe hasta qué límite nos tiene que llevar el cumplimiento de la ley de Dios. Esa era la postura del maestro de la ley que le preguntó a Jesús qué tenía que hacer para alcanzar la vida eterna.

La respuesta de Jesús iluminó a quien hizo la pregunta y también nos puede iluminar a nosotros si meditamos las palabras del Maestro que, partiendo de la afirmación universal de que hay que acomodar nuestro comportamiento a la voluntad del Padre, termina por dar el criterio máximo sobre nuestras relaciones con los demás: no se trata de dar una respuesta positiva a la presencia o a la petición del otro, se trata de estar atentos para detectar la presencia y la necesidad del otro.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

12, lunes: Is 1, 10-17; Mt 10, 34-11, 1.
13, martes: Is 7, 1-9; Mt 11, 20-24.
14, miércoles: Is 10, 5-7. 13-16; Mt 11, 25-27.
15, jueves: Is 26, 7-9. 12. 16-19; Mt 11, 28-30.
16, viernes: Is 38, 1-6. 21-22. 7-8; Mt 12, 1-8.
17, sábado: Mi 2, 1-5; Mt 12, 14-21.
18, domingo: Gn 18, 1-10a; Col 1, 24-28; Lc 10, 38-42.

Santoral

17 de julio: Mártires del Brasil (siglo XVI)

Mártires del Brasil es el nombre con el que son venerados cuarenta mártires portugueses y españoles. El 5 de junio de 1570 salían de la Barra del Tajo, en Lisboa, 74 misioneros de la Compañía de Jesús, divididos en varias naves.

El superior de todos ellos y de la Misión del Brasil, el padre Ignacio de Acevedo, navegaba con 39 más en la nave Santiago, no lejos de Tazacorte, su última escala en la isla canaria de la Palma. De pronto se ven asaltados por corsarios y son arrojados al mar a golpes de espada y de lanza.

El padre Ignacio de Acevedo muere entre los últimos, animándoles a aquel triunfo con una imagen de Nuestra Señora que en Roma le había confiado para el Brasil San Pío V.

Eran 32 portugueses y 8 españoles, la mayoría jóvenes estudiantes universitarios y técnicos.

Solo fue perdonado por los piratas el cocinero, para servirse de él. Pero un sobrino del capitán de la nave que había pedido ya su ingreso en la Compañía de Jesús tomó la sotana de uno de los mártires y, vestido con ella, firmó con su sangre la admisión. Era el 15 de julio de 1570. Santa Teresa de Jesús tenía entre los mártires un sobrino suyo, Francisco Pérez Godoy, de Torrijos, y ese mismo día comunicó en Ávila haber participado en su oración de la gloria de los 40 martirizados.

Valeriano Ordóñez, S. J.
Los Santos. Noticia diaria.

Los santos de la semana

12, lunes: Ignacio C. Delgado, Proclo e Hilarión, Inés Le-Thi, León I.
13, martes: Enrique, Alejandro, Eugenio, Joel, Esdras, Miropa.
14, miércoles: Camilo de Lelis, Francisco Solano, Marcelino, Tuscana.
15, jueves: Buenaventura, Félix, Jenaro, Florencia, Julia y Justa.
16, viernes: Ntra. Sra. del Carmen. Sisenando, Antíoco, Elerio.
17, sábado: Alejo, Eduvigis, Jacinto, Justa y Rufina, León IV.
18, domingo: Federico, Bruno, Emiliano, Materno, Sinforosa, Rufilo.


Contraportada

Habla José Ramón Garitagoiti, autor de un ensayo sobre la aportación del Papa a la unidad europea

Juan Pablo II, puente entre el este y el oeste de Europa

El ensayo "Juan Pablo II y Europa", recientemente publicado, resume la aportación del Santo Padre a la causa de Europa desde los comienzos de su pontificado. Su autor, el profesor vasco José Ramón Garitagoitia Eguía, explica en esta entrevista las conclusiones a las que llega en su libro. Su tesis doctoral sobre "El pensamiento ético-político de Juan Pablo II"fue publicada en 2002 por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, dependiente del gobierno de España, con una presentación del último presidente de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov.

- "Karol Wojtyla es un místico". Así empieza usted su libro. ¿Cree que el Papa tiene una concepción mística de Europa?

- Son muy significativas las palabras que pronunció hace veinticinco años en Gniezno, el 3 de junio de 1979, durante su primera visita a Polonia: "¿No quiere acaso Cristo, no dispone acaso el Espíritu Santo que este Papa polaco, Papa eslavo, justamente ahora manifieste la unidad espiritual de la Europa cristiana?". A la vista de todos está que no hay más que un Karol Wojtyla: es al mismo tiempo profundamente humano e intensamente espiritual. Es un místico que entiende a los hombres, la historia y el mundo desde el auténtico realismo -desde su Verdad más íntima- y esa luz lo ilumina todo, también esa realidad que es Europa.

Por eso insiste en que Europa no es sólo un lugar geográfico, sino más bien un concepto cultural e histórico al que la fe cristiana le ha dado forma, y cuyos valores fundamentales han inspirado el ideal democrático y los derechos humanos de la modernidad europea.

Libertad religiosa

- ¿Cómo es esta Europa de Juan Pablo II?

- De sus intervenciones se desprende que el Santo Padre anhela una Europa en la que las naciones sean consideradas como centros vivos de una riqueza cultural que merece ser protegida y promovida para el beneficio de todos. Una Europa en la que las conquistas de la ciencia, de la economía y del bienestar social no se orienten a un consumismo sin sentido, sino que estén al servicio de todo hombre necesitado y de la ayuda solidaria para con otros países.

La Europa con la que sueña el Papa es aquella en la que su unidad -lograda en gran parte gracias al compromiso de los jóvenes- se construya sobre la libertad de religión y en la que las libertades sociales han madurado sobre el 'humus' del cristianismo. Y para ello es indispensable que la familia sea una institución abierta a la vida y al amor desinteresado y en la que los ancianos cumplan también su papel de promover la transmisión activa de valores y el sentido de la vida.

- ¿El Papa está justamente decepcionado por la ausencia del cristianismo en la Constitución Europea?

- El Santo Padre ha reconocido que la búsqueda y la configuración de un nuevo ordenamiento para Europa son pasos en sí mismos positivos, pues llevan al deseable fortalecimiento del marco institucional de la UE para que pueda contribuir eficazmente al desarrollo de la paz, de la justicia y de la solidaridad en todo el continente.

Con este marco de referencia, el acuerdo sobre la Constitución alcanzado en Bruselas por los jefes de Estado y de Gobierno de los Veinticinco presenta un balance en parte positivo: el Tratado salvaguarda el estatuto de las confesiones religiosas en los Estados miembros y establece el compromiso de la Unión para mantener con ellas un diálogo abierto, transparente y regular, reconociendo su identidad y contribución específica. Sin embargo, el empeño por evitar cualquier mención en el Preámbulo a la herencia cristiana del Viejo Continente ha producido una cierta decepción.

- ¿Usted cree que esta 'derrota' condiciona el futuro de la Unión Europea?

- El tiempo lo dirá. Lo cierto es que una consecuencia principal de esa herencia cristiana -que no se ha querido reconocer- es la necesidad de construir Europa sobre el cimiento sólido del respeto a los derechos del hombre. No puede existir sociedad digna del hombre sin respeto a los valores trascendentales y permanentes. Y esto porque "cuando el hombre se convierte a la medida exclusiva de todo, sin referencia a Aquel de quien todo viene y hacia el que este mundo retorna, rápidamente se convierte en esclavo de su propia finitud". El reconocimiento expreso de ese fundamento último hubiese sido una buena garantía para el respeto de la persona y sus derechos.

Puente espiritual

- ¿Qué significan los dos pulmones europeos, imagen preferida por Juan Pablo II para referirse a Europa?

- La intuición fundamental de Juan Pablo II es, en efecto, que Europa respira con dos pulmones: uno oriental y otro occidental. Lo destacó Romano Prodi, presidente de la Comisión Europea, señalando que la convicción histórica y la inquietud espiritual del Papa eslavo ha sido crear un puente espiritual para unir a los pueblos del Este y del Oeste, sin el cual la ampliación de la UE no puede cumplirse realmente.

Zenit.org


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com




Return to Camino