Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 398. 1 de julio de 2001

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 


Portada

Inaugurada la iluminación artística
de la Catedral Metropolitana de Badajoz

El nuevo sistema instalada realza el interior del templo

La víspera de san Juan a las 22,30 horas se efectuaba la inauguración de la nueva iluminación artística de la Catedral Metropolitana.

En total se han instalado 233 puntos de luz que incorporan tecnología punta, lo que posibilita visualizar elementos artísticos que antes pasaban desapercibidos para los visitantes, iluminar sin dañar las obras de arte, ya que los puntos luminosos no emiten calor, y reducir el consumo eléctrico.

El encendido de la nueva iluminación estuvo acompañado por música de órgano y el coro de la Catedral, que interpretó el Himno de la Alegría.

Iluminado el templo y bendecida la iluminación, tenía lugar un breve concierto a cargo de un grupo de cámara vocal del Conservatorio compuesto por ocho personas.

Finalmente don Antonio Montero descubría una placa.

La obra ha sido posible gracias al acuerdo firmado entre el Obispado de Badajoz y las fundaciones Endesa y Sevillana, que se enmarca en otro más amplio firmado entre la Conferencia Episcopal y ambas fundaciones por las que éstas se comprometen a invertir 500 millones en la iluminación de catedrales españolas.

A la inauguración, junto al Arzobispo, asistían los responsables de las fundaciones que han ejercido como mecenas, don Jaime Ibarra Llosent y don don Sebastián Martín-Retortillo, asicomo autoridades locales.


Editorial

Los afectados por las huelgas

EN la lista de libertades de toda sociedad democrática figura obligadamente el derecho a la huelga, como recurso de los trabajadores para el logro de aquellas reivindicaciones que no llegan a conseguir por el diálogo normal entre las partes, ni siquiera con la mediación o las presiones sindicales.

El paro organizado y colectivo intenta así oponer la fuerza del número de huelguistas frente al poder de la empresa pública o privada. A pesar de lo cual, la convivencia democrática no se convierte en una ciudad sin ley, dado que en los países libres está también regulado ese derecho personal y colectivo, que tiene que concertarse con los demás derechos del resto de la ciudadanía. Ellos respetan los míos y yo los suyos. No les está permitido el abuso de poder ni a los empresarios, ni a los trabajadores, ni tampoco a las autoridades por represión indebida o por permisividad desmesurada.

O sea, que estamos ante un fenómeno complicado y peligroso, las huelgas puras y duras, que no resulta tan fácil ni aplaudir con euforia ni condenar de un plumazo, sin las aclaraciones que exigen los derechos de todos, la seguridad pública y el bien común. Sobre todo cuando se paralizan servicios esenciales para la comunidad y, sin comerlo ni beberlo, resultan damnificados millares de ciudadanos inocentes, como usuarios de gasolineras o aviones, como vecinos atrapados en montones de basura.

Es cierto que casi siempre las autoridades competentes imponen a los huelguistas unos servicios mínimos para evitar las catástrofes. Pero no pocas veces, o no se respetan o provocan el caos. Algo o mucho de inmoral e intolerable se da en estos ataques a la comunidad y a la democracia. Piénsenlo los responsables, discurran los legisladores.

 


Jornada de Responsabilidad en la Carretera

No vamos solos

Amigos conductores y usuarios de la carretera: el domingo, día 1 de Julio, coincidiendo con el inicio de los desplazamientos veraniegos, celebra la Iglesia católica española la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico. Con este motivo, os dirigimos, un año más desde el Departamento de Pastoral de la Carretera de la Conferencia Episcopal Española, un mensaje de amistad y de esperanza.

No es fácil hablar de esperanza cuando del tráfico se trata. Los medios de comunicación hablada o escrita no dejan de martillearnos, semana tras semana, con sus ya casi fatídicas cifras de accidentes y con la consiguiente secuela de muertos y heridos.

Las referencias de las pasadas vacaciones de Semana Santa producen escalofrío: 135 muertos, 19 más que el año pasado, pese a las provocativas y estimulantes campañas de la Dirección General de Tráfico.

Con tal motivo, los titulares de prensa de aquellos días se hacían eco del problema desde diversos ángulos. Unos hacían referencia a los gastos, alrededor de un billón de pesetas, que los accidentes suponen al año al Estado. Otros, invitaban a la apertura de un debate nacional. No faltaron quienes se preguntaban si tales desgracias eran inevitables. Hasta hubo algún reportero que quiso tocar nuestras fibras más sensibles haciendo de la tragedia humor. Todos lamentaban, como no podía ser por menos, tanto dolor y tanta muerte de personas. Porque de personas, de vidas humanas se trata.

Hay que apostar por la esperanza

Sí, pese a todo, hay que apostar por la esperanza. Los conductores desempeñáis una tarea preciosa, importante, imprescindible a favor de la sociedad. Tenemos que lograr que nuestras carreteras sean arterias por donde discurre la salud y la vida, medios de acercamiento entre los hombres, las culturas y los pueblos, instrumentos de enriquecimiento y bienestar, y no, como son con demasiada frecuencia, rutas hacia la muerte. Tenemos que lograrlo entre todos:

- Las autoescuelas, cada día más preocupadas en formar conductores que sepan conducir correctamente y que sepan conducirse éticamente.

- La pericia de los taxistas, que nos puedan llevar a tiempo a nuestras citas.

- Los conductores de autobuses, conscientes de que a su cargo está la vida de numerosas personas.

- Y los de las ambulancias, siempre con la premura y preocupación de llegar a tiempo para salvar al enfermo encomendado.

- Los camioneros, 'los profesionales de la ruta', obligados a soportar trayectos monótonos y soledades familiares largas, son los primeros interesados en facilitar la mejor conducción.

- Los repartidores urbanos, los viajantes y vendedores de productos, los que cada noche limpian de nuestras calles las basuras, expuestos a los inconvenientes del tráfico.

- Los tractoristas y los que con motivo laboral agrario usan los vehículos y las vías pecuarias y públicas.

- Los que utilizan asiduamente un vehículo para ejercer su profesión.

- También quienes, por solaz, turismo o necesidad, transportan en sus turismos la preciosa compañía de la propia familia.

- Los ciclistas y motoristas, con frecuencia los que más riesgos corren.

Hay que apostar por la esperanza, porque creemos en el Dios de la Vida, porque creemos en el hombre, capaz de lo peor, pero capaz también de lo mejor; porque creemos en la responsabilidad y en el valor de la vida humana, porque no nos resignamos a aceptar que el progreso tenga que lograrse a costa del hombre.

¡Mejorar los medios y cambiar las personas!

Hay que proseguir con la mejora de las calzadas. Tienen que desaparecer los puntos negros que todavía existen en los trazados viales. Hay que velar por la seguridad de los vehículos que utilizamos. Es imprescindible que se cuente con la normativa más eficaz y oportuna. Pero ni las soluciones técnicas, ni las normas más justas serán suficientes si no mejora el hombre. Es el factor más decisivo, en su interior hay que buscar las causas más profundas de este mal de los tiempos modernos. Como decían no hace mucho tiempo los obispos belgas, el actual estado de cosas reclama un "virage" en las disposiciones interiores del usuario de la calzada.

Sabemos del comportamiento ejemplar de la mayoría de los conductores de la carretera. Por eso, nos parece más lamentable que cunda el convencimiento de que el accidente es un atributo inexorable del progreso, que una 'errónea psicología' de 'asegurados' actúe en algunos como factor eximente de responsabilidad, pues la vida nunca está asegurada, que según estudios contrastados, aumente el número de los que llevan a gala ignorar las normas de la circulación, que la potencia del vehículo se traduzca en otros en orgullo o altanería, hasta infravalorar a los demás; que estemos generando una sociedad en que el respeto a la propia vida y a la de los demás, la cortesía, la serenidad y la responsabilidad sean valores en baja, mientras aumentan la competitividad, la prepotencia, la insolidaridad y la irresponsabilidad.

Nos duele especialmente que sean tantos los jóvenes que pierden la vida a chorro en las carreteras durante las madrugadas de los fines de semana.

¡No vamos solos!

Es el slogan que hemos elegido para esta Jornada. Hemos visto con frecuencia, sobre todo el salpicadero de vuestras cabinas, una sencilla estampa de San Cristóbal, el patrón de los conductores. Su nombre significa 'portador de Cristo'. Es un buen lema para quienes lleváis entre manos la responsabilidad del volante. Cristo es "camino, verdad y vida". Con él vuestros caminos serán caminos de Dios, caminos de paz. Sabemos que no faltan entre vosotros quienes piden, cada mañana, a Dios Nuestro Señor mano firme y mirada vigilante para no causar daño a nadie, ni que os lo causen. Es una manera hermosa de comenzar la ruta.

También hemos visto que muchos de vosotros lleváis, junto a San Cristóbal, la fotografía de la familia, de vuestra mujer y vuestros hijos. Ellos, que van en vuestra mente y en vuestro corazón, esperan con impaciencia vuestro regreso a casa. Su amor es una invitación a extremar la prudencia.

Junto a vosotros caminan, en la misma dirección aunque sea en sentido opuesto, miles de vehículos. Son máquinas anónimas, pero dentro, lo sabéis, llevan vida, van personas, hijos de Dios y, por tanto, hermanos vuestros. También están los peatones, con frecuencia ancianos o niños, que pueden cruzarse en la calzada. Sois servidores de la vida. ¡No vais solos!

Conclusión

Vuestros gozos y vuestras esperanzas en la carretera o en la vida laboral, son gozos y esperanzas de la Iglesia. También queremos hacer nuestras vuestras tristezas y vuestras angustias. Precisamente porque sabemos que el peligro acecha siempre en la carretera promovemos anualmente esta Jornada, como día de oración por todos los conductores, como llamada a la responsabilidad de todos los usuarios de la carretera.

A los que en estos días os ponéis en camino para gozar del mar, de la montaña, o junto a la familia en vuestros pueblos de origen, o a cualquier rincón de la geografía, os deseamos felices vacaciones y un regreso sin percances ni sobresaltos. Para todos los que habéis hecho del volante vuestro instrumento de trabajo y de servicio pedimos serenidad, prudencia y una ruta saludable. Os recordamos que no vais solos. Si Cristo camina con vosotros, vuestros caminos serán caminos de Dios, caminos de paz y felicidad.

+ Ciriaco Benavente Mateos
Obispo promotor de la Pastoral de la carretera

 


Centrales

En lo que va de año han muerto más de veinte personas en las carreteras de Badajoz

Este domingo celebramos la Jornada de Responsabilidad en la Carretera con el lema '¡No vamos solos!'

Miles de vehículos se ponen en marcha este fin de semana buscando el descanso veraniego. La Iglesia se suma cada año a los esfuerzos para evitar, en la medida de lo posible, que la carretera se convierta en verdugo de inocentes que encuentra en verano, Navidad y Semana Santa su tiempo fuerte. Por ello celebra este domingo la "Jornada de Responsabilidad en la Carretera" bajo el lema No vamos solos.

Según datos ofrecidos por la Dirección provincial de tráfico, el número de vehículos matriculados en la provincia de Badajoz en el año 2000 era de 16.937. En el apartado de accidentes, desde principio de enero a final de mayo de este año, en nuestra provincia se han producido 527 accidentes con un resultado de 22 muertos, 162 heridos graves y 382 leves.

La distracción en el volante es una de las causas que genera más accidentes. De los 527 siniestros, 131 tienen su origen en esta causa, 83 en la excesiva velocidad y 18 en el alcohol.

Las mismas fuentes señalan que el año pasado las carreteras de la provincia de Badajoz se cobraron 84 muertos y 479 heridos graves, mientras que los leves fueron más de mil.

Salud y comunicación

El Obispo promotor de la Pastoral de la carretera, don Ciriaco Benavente, obispo de Coria-Cáceres, pide en su mensaje, hecho público con motivo de esta jornada, que publicamos íntegramente en la página tres, que los conductores logren hacer de las carreteras "arterias por donde discurre la salud y la vida, medios de acercamiento entre los hombres, las culturas y los pueblos, instrumentos de enriquecimiento y bienestar, y no, como son con demasiada frecuencia, rutas hacia la muerte".

En este sentido, pide un esfuerzo a todos, autoescuelas, profesionales de la carretera en sus diversos ámbitos y quienes utilizan el vehículo para disfrutar de vacaciones y salidas relacionadas con el ocio.

Mejorar los medios

Junto a todo ello, don Ciriaco Benavente estima necesario proseguir con la mejora de las calzadas. "Tienen que desaparecer, escribe, los puntos negros que todavía existen en los trazados viales. Hay que velar por la seguridad de los vehículos que utilizamos, es imprescindible que se cuente con la normativa más eficaz y oportuna. Pero ni las soluciones técnicas, ni las normas más justas serán suficientes si no mejora el hombre".

El obispo promotor de la Pastoral de la carretera destaca finalmente en su mensaje que al volante no vamos solos, que junto a nosotros caminan miles de vehículos, máquinas anónimas pero llenos de vida por dentro, "personas, hijos de Dios y, por tanto, hermanos vuestros".


Los Salesianos, las Escolapias y las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de Mérida celebraron juntos varias beatificaciones

La iglesia de las Escolapias de Mérida acogía el pasado lunes un encuentro de tres comunidades religiosas, Salesianos, Hermanitas de los Ancianos Desamparados y Escolapias para celebrar la beatificación , el 11 de marzo pasado, de 230 mártires de la Guerra Civil Española presentados por el Arzobispo de Valencia.

Entre esos 230 mártires, había treinta salesianos y dos Hijas de María Auxiliadora, seis Escolapias y dos antiguas alumnas seglares y dos Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

El Arzobispo, don Antonio Montero, presidió una misa concelebrada con sacerdotes Salesianos en acción de gracias por estas beatificaciones, en especial por los miembros de las comunidades referidas.

Tras la celebración eucarística, tuvo lugar un encuentro de convivencia fraterna.

 

El Papa, en las fosas comunes del comunismo y el nazismo en Ucrania

Dos gestos para impulsar el entendimiento entre los creyentes

La ciudad de Lviv se volcó con el Papa tras la frialdad de Kiev. Decenas de miles de personas salieron a las calles el lunes para dar la bienvenida a Juan Pablo II dentro de su visita a Ucrania. Con este viaje, Juan Pablo II ha querido dar un impulso decisivo al diálogo entre los creyentes de las diferentes religiones en el país. El patriarca ortodoxo de Kiev y el metropolitano Metodio de la Iglesia ortodoxa autocéfala han abrazado al pontífice y apoyado públicamente los objetivos de su visita.

El Papa fue recibido en el aeropuerto de forma extraordinaria, luego atravesó Lviv engalanada con banderas por todos los rincones.

En el encuentro interreligioso del domingo, el rabino de Kiev pidió al Papa que lance un mensaje a los judíos que han dejado de creer para que vuelvan a abrazar la fe del pueblo de lsrael.

El domingo por la tarde, el pontífice había vistado las fosas comunes de unos 200.000 ucranianos que murieron en las cárceles de Kiev durante la dominación soviética. Al día siguiente, rindió tributo a los judíos ucranianos asesinados en la masacre de 1941, que se convertiría en un dramático presagio de los horrores del holocausto nazi.

En el 'bosque maldito'

Tras encontrarse con el Consejo Panucraniano de las Iglesias y Confesiones Religiosas, el Santo Padre se dirigió el domingo a Bykovnya, el 'bosque maldito', en el que el KGB sepultaba los cuerpos de los opositores.

El pontífice descendió del 'papamóvil' resguardado bajo un paraguas blanco, en medio de una lluvia persistente. Oró en silencio durante dos minutos ante una cruz de seis metros y elevó luego una plegaria en latín para rezar por el eterno descanso de las víctimas.

Holocausto nazi

Al día siguiente, el lunes, poco antes abandonar Kiev para dirigirse a Lviv, el pontífice acompañado por el rabino jefe de Ucrania, Yaakov Dov Bleich, rezó en Babi Yar, el barranco en el que tras la penetración de las fuerzas alemanas en la Unión Soviética, en 1941, más de 30.000 personas, en su mayoría judías, fueron ejecutadas en una semana por las tropas nazis.

Durante dos años, alrededor de 100.000 personas fueron asesinadas en este lugar. Los cuerpos de las víctimas eran enterrados en ese barranco, que ahora se ha convertido en un memorial rodeado de árboles, meta de peregrinación para judíos de Ucrania y de otras partes del mundo.

Juan Pablo II se recogió en oración unas minutos ante el memorial y rezó una oración por las víctimas. Luego, dirigiéndose hacía el rabino, exclamó: "¡Que Dios le bendiga!".

"Gracias a los esfuerzos del pontífice ­dijo el líder judío en declaraciones a los periodistas­, se puede esperar el que no se repitan tragedias corno éstas".

Al referirse a este lugar de muerte, Juan Pablo II había explicado el domingo, al encontrarse con los líderes de las diferentes confesiones religiosas de Ucrania, que "el recuerdo de este episodio de furia homicida debe ser una admonición para todos". "¡El hombre es capaz de terribles atrocidades cuando cree que puede prescindir de Dios!", añadió.

ZENIT

 

Tras el terremoto, Juan Pablo II pide solidaridad internacional a favor del Perú

Juan Pablo II ha hecho llegar su dolor y cercanía a los seres queridos de las víctimas y heridos provocados por el dramático terremoto que flageló el Perú el sábado 23 de junio y ha pedido la movilización de la comunidad internacional "para que expresen la necesaria solidaridad y caridad fraterna, llevando con celeridad y eficacia las ayudas que permitan superar la dramática situación en que se encuentran tantas familias sin hogar y poblaciones abatidas".

Un total de 71 fallecidos, 1.178 heridos, 20.450 damnificados y 61 desaparecidos son los datos arrojados por el balance oficial del Instituto de Defensa Civil del Perú, facilitados al cierre de esta edición.

Las ciudades más afectadas por el seismo son las sureñas Arequipa, Moquegua y Tacna, donde edificios antiguos y casas de adobe se desplomaron y las comunicaciones telefónicas quedaron parcialmente interrumpidas.

También se registraron serios daños en el pueblo de Camaná, en la costa de Arequipa, donde un maremoto provocó la muerte a 16 personas y dejó 1.500 damnificados, según informó el contraalmirante Juan Luis Podestá, jefe de la defensa civil.

Otra de las ciudades afectadas es Ayacucho, donde quedaron heridas 252 personas y damnificadas 230.

Juan Pablo II ha enviado un telegrama en el que manifiesta su especial cercanía a los afectados, ofreciendo sufragios por el eterno descanso por los fallecidos.

ZENIT

 

El obispo de Plasencia convoca el sínodo de su diócesis

Pretende dar un impulso a la acción evangelizadora

Don Carlos López Hernández, obispo de Plasencia, ha firmado y publicado el decreto de Convocatoria del Sínodo Diocesano. "La Iglesia es misterio de comunión para la misión y ha de vivir siempre orientada al anuncio del evangelio", manifiesta en sus palabras iniciales. El Decreto está dado en la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, "alimento y bebida de nuestro camino sinodal".

El prelado placentino se refiere luego a los anteriores planes de trabajo pastoral aplicados en la diócesis y que, en el marco iluminador de la carta apostólica 'Tertio Millennio Adveniente' se había concretado en dos objetivos: el de fortalecer y personalizar la fe y el de testimoniar la fe, objetivos y plan que, finalizado el Año Jubilar, se decidió prorrogar para un nuevo cuatrienio.

Mientras, el Consejo Presbiteral y el Consejo Diocesano de Pastoral culminaron el proceso de reflexión sobre la conveniencia de celebrar un Sínodo Diocesano con respuesta afirmativa en ambos casos. Un proceso final de reflexión en el que ­destaca monseñor López­ ha sido una valiosa ayuda y una providencial gracia de Dios la Carta Apostólica 'Novo Millennio Ineunte'.

Drama pastoral

La diócesis placentina no queda ajena a lo que monseñor López llama "el drama pastoral de nuestro tiempo": la ruptura entre el Evangelio y la cultura. Y añade que la tarea evangelizadora ha de realizarse en medio de las dificultades que provienen de un ambiente cultural que se aleja de la fe cristiana y se orienta hacia un humanismo inmanentista de raíz agnóstica, socialmente tolerante con el cristianismo pero internamente cerrado en principio a lo religioso. A esta dificultad se añade la que proviene del envejecimiento sociológico.

Después de destacar las mejoras pastorales logradas en los últimos años, el obispo destaca los retos y desafíos a los que se ha de prestar atención prioritaria:

- Proseguir con renovado empeño la iniciación de los niños en la fe.

- Cuidar más la transmisión de la fe a los jóvenes, cuestión necesaria y urgente.

- Promoción de las vocaciones al sacerdocio y para la vida consagrada.

- Revitalización de la pastoral familiar.

- Intensificar la formación de los laicos y promover más cauces y apoyos para llevar a cabo su presencia y misión en la vida pública.

- Especial urgencia en promover la formación de personas y la creación de estructuras y medios para la mayor presencia evangelizadora de la Iglesia en los medios de comunicación social.

- Profundizar en la comunión con la Iglesia en el ámbito de la doctrina de la fe y de la moral fielmente compartida y en la aceptación confiada y cordial de los diversos ministerios jerárquicos y laicales.

- Seguir cuidando con el mayor esmero la predicación del evangelio y la celebración de los misterios de la fe.

El cauce más apto

Estima el obispo que el Sínodo Diocesano se presenta como el cauce más apto para que todo el Pueblo de Dios tome parte activa en la búsqueda y posterior realización de una programación pastoral diocesana que traduzca en principios, objetivos y medios de acción evangelizadora las orientaciones de la Carta Apostólica 'Novo Millennio Ineunte'.

Concluye monseñor López Hernández que "acogiendo la positiva recomendación del Consejo Presbiteral y del Consejo Diocesano de Pastoral (... ) convoco el Sínodo Diocesano con la finalidad general de aplicar en nuestra Iglesia particular las orientaciones de la Carta Apostólica 'Novo Millennio Ineunte' y disponer así a nuestra Diócesis para la más adecuada forma de presencia y de acción evangelizadora en las nuevas circunstancias de nuestro tiempo y del inmediato futuro".

 


Noticiario diocesano

Cerca de cuatrocientos peregrinos extremeños
viajaron a Lourdes en el Tren de la Esperanza

De ellos 150 eran voluntarios que atendían a los enfermos

Del 21 al 27 de junio se ha desarrollado la IX Peregrinación Interdiocesana de Lourdes. El conocido Tren de la Esperanza iniciaba por primera vez su recorrido en Mérida, bendecido por el Arzobispo de Mérida-Badajoz. La Peregrinación, presidida por el Obispo de Cáceres, don Ciriaco Benavente, estaba integrada por 370 personas, de ellas 100 enfermos, 120 peregrinos válidos y 150 voluntarios que atendían a los enfermos, entre ellos 12 sacerdotes, 18 religiosas, 2 médicos, 1 farmacéutico y 15 auxiliares de enfermería.

El tren consta de siete vagones, tres de los cuales están destinados a los enfermos y a los voluntarios que los atienden durante el viaje con un departamento exclusivo para botiquín. Otro de los vagones comprende la cafetería y en el resto se acomodan peregrinos y voluntarios.

Un día en Lourdes

La jornada en Lourdes para un voluntario comienza a las 5 de la mañana, media hora después desayuna y sobre las 6 de la mañana realizan una oración antes de comenzar los trabajos. Los voluntarios destinados a salas comienzan el aseo de los enfermos y la limpieza de los dormitorios, los médicos y sanitarios visitan a los enfermos, realizan las curas, inyectan y preparan la medicación. Los destinados al comedor preparan las mesas para el desayuno, revisan las dietas y acomodan a los enfermos en las mesas. Los voluntarios que se ocupan del tiempo de ocio acompañan a los enfermos desde su dormitorio al comedor y los acompañan hasta que se distribuye el desayuno. Las encargadas del lavadero retiran la ropa sucia de los dormitorios y la preparan para su posterior lavado y secado. Los encargados del transporte de los enfermos a primera hora colocan y revisan las sillas de ruedas, carros y camillas para los desplazamientos a las diferentes actividades.

Tiempo para todo

Todos los voluntarios, enfermos y peregrinos se reúnen a la hora determinada para asistir a los diferentes actos litúrgicos que se desarrollan durante la jornada, aunque no todo el tiempo está ocupado por estos actos, hay tiempo libre, baños en las piscinas para enfermos etc. A lo largo del día hay tiempo para la convivencia, el encuentro y las confidencias. Este es el verdadero espíritu de Lourdes: acompañar para acoger y acoger para acompañar mejor; así se da el encuentro con Dios y con el hermano.

La jornada para algunos voluntarios termina alrededor de 22.30 horas, otros seguirán velando por la noche a los enfermos, y es que en el hospital siempre hay un servicio de guardia compuesto por un sacerdote, un médico, un DUE, un auxiliar de enfermería y dos camilleros. Pero la noche también propicia el encuentro y el intercambio de experiencias entre los voluntarios, después de ir a la Gruta y orar en el silencio de la noche.

 

Nuevos sacerdotes

Como informaba Iglesia en camino en su número 396, Mariano Enríquez y José Ignacio Pérez eran ordenados sacerdotes el pasado sábado en la parroquia de Santa María del Castillo de Olivenza, donde estuvieron acompañados por cerca de un centenar de sacerdotes de toda la diócesis. Don Antonio Montero animó a los dos jóvenes sacerdotes a anunciar a Cristo sin arrogancias pero también sin complejos.

 

El ceramista Rafael Ortega obsequia al arzobispo
con una imagen de la Virgen de Guadalupe

El conocido ceramista de Fregenal de la Sierra, don Rafael Ortega entregó a don Antonio Montero, el pasado día 22, una imagen de la Virgen de Guadalupe. Con este obsequio, Ortega, que es Medalla de Extremadura, quiso felicitar personalmente a don Antonio con motivo del cincuenta aniversario de su ordenación sacerdotal. Este ceramista envió una imagen similar al Papa tras su visita a Extremadura en el 82.

 


Al paso de Dios

La buena muerte

Una buena muerte la desean todos los seres humanos con independencia de cual sea su cultura y su credo. Todos quieren, para cuando llegue el paso a la otra orilla, tener las mejores condiciones posibles; es decir, los recursos que se necesitan ante esa cierta e inevitable situación, que en la mayoría de las ocasiones viene precedida del dolor, la angustia, el vacío o la tristeza...

Esa aspiración de una buena muerte se convierte, por otra parte, en un deber para los que acompañan al enfermo, al que han de ofrecer ayuda a lo largo de ese periodo, más largo o más corto, que casi siempre pasa por la enfermedad y la agonía. Sólo se puede ayudar a bien morir cuando se hace desde el más cuidadoso y esmerado respeto a la vida, sin querer disponer de lo que a ninguno de nosotros nos pertenece, y cuando se consideran dignos a todos los hombres y mujeres que sufren, sean cuales sean sus condiciones y circunstancias. Jamás se sirve a la vida cuando se colabora con la muerte (eutanasia) o, incluso, cuando se intenta traspasar por exceso el límite de la vida (encarnizamiento terapéutico).

Todo lo que no sea ofrecer al enfermo cuidados médicos y humanos (cuidados paliativos) no puede ser considerado un servicio a la vida a la hora de la enfermedad y la muerte. Este servicio se enriquece, además, si se le abre al enfermo una puerta a la esperanza, rodeandole de amor, que a los que no creen les anticipa la presencia amorosa de Dios, con quien pronto se van a encontrar, y a los que tienen fe les muestra el rostro de Jesús, que les acompaña hasta la casa del Padre.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el XIII Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Primer libro de los Reyes 19, 16b, 19-21

En aquellos días, el Señor dijo a Elías:

- Unge profeta sucesor tuyo a Eliseo, hijo de Safat, de Prado Bailén.

Elías se marchó y encontró a Eliseo, hijo de Safat, arando con doce yuntas en fila, él con la última. Elías pasó a su lado y le echó encima el manto.

Entonces Eliseo, dejando los bueyes, corrió tras Elías y le pidió:

- Déjame decir adiós a mis padres; luego vuelvo y te sigo.

Elías le dijo:

- Ve y vuelve; ¿quién te lo impide?

Eliseo dio la vuelta, cogió la yunta de bueyes y los ofreció en sacrificio; hizo fuego con aperos, asó la carne y ofreció de comer a su gente; luego se levantó, marchó tras Elías y se puso a su servicio.

Salmo 15, 1-2a y 5, 7-8, 9-10, 11

R. Tú, Señor, eres el lote de mi heredad.

Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti;
yo digo al Señor: "Tú eres mi bien".
El Señor es el lote de mi heredad y mi copa;
mi suerte está en tu mano.

Carta a los Gálatas 5, 1, 13-18

Hermanos: Para vivir en libertad, Cristo nos ha liberado. Por tanto, manteneos firmes, y no os sometáis de nuevo al yugo de la esclavitud.

Hermanos, vuestra vocación es la libertad: no una libertad para que se aproveche la carne; al contrario, sed esclavos unos de otros por amor. Porque toda la Ley se concentra en esta frase: "Amarás al prójimo como a ti mismo". Pero, atención: que si os mordéis y devoráis unos a otros, terminaréis por destruiros mutuamente.

Yo os lo digo: andad según el Espíritu y no realicéis los deseos de la carne; pues la carne desea contra el espíritu y el espíritu contra la carne. Hay entre ellos un antagonismo tal que no hacéis lo que quisierais. En cambio, si os guía el Espíritu, no estáis bajo el dominio de la Ley.

Evangelio según san Lucas 9, 51-62

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén. Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron:

- Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?

Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea. Mientras iban de camino, le dijo uno:

- Te seguiré adonde vayas.

Jesús le respondió:

- Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza.

A otro le dijo:

- Sígueme.

Él respondió:

- Déjame primero ir a enterrar a mi padre.

Le contestó:

- Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.

Otro le dijo:

- Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.

Jesús le contestó:

- El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

2, lunes: Gn 18, 16-33; Mt 8, 18-22.
3, martes: Ef 2, 19-22; Jn 20, 24-29.
4, miércoles: Gn 21, 5. 8-20; Mt 8, 28-34.
5, jueves: Gn 22, 1-19; Mt 9, 1-18.
6, viernes: Gn 23, 1-4. 19; 24, 1-8. 62-67; Mt 9, 9-13.
7, sábado: Gn 27, 1-5. 15-29; Mt 9, 14-17.
8, domingo: Is 66, 10-14c; Ga 6, 14-18; Lc 10, 1-12. 17-20.

 

Comentario litúrgico

Arar y mirar atrás

Durante tres meses todos nos hemos dedicado a la celebrar los tiempos fuertes de Cuaresma y Pascua y las fiestas que han seguido a Pentecostés. Con este domingo volvemos al tiempo ordinario: concretamente, a su domingo decimotercero.

Estos domingos se caracterizan por no celebrar un misterio de Cristo concreto sino la maravillosa realidad del "Día del Señor". Sí, el domingo como día en el que los cristianos nos reunimos en asamblea, celebramos la eucaristía y así damos cumplimiento al mandato que nos hizo el Señor de que mantuviésemos viva su memoria en nuestro corazón.

La liturgia de la Palabra de Dios, en estos domingos, nos ofrece la lectura continuada de lo que queda del evangelio según san Lucas con lecturas del Antiguo Testamento que de algún modo se relacionan con el pasaje evangélico correspondiente. Como segundas lecturas, fragmentos de distintas cartas de san Pablo, aunque sin relación con el evangelio del día.

El epígrafe que titula estas líneas alude a la lectura evangélica y evidencia que no se puede hacer a la vez las dos cosas: arar y mirar atrás. Quien haya visto realizar esta labor del campo sabe perfectamente que para arar hay que tener la mirada muy al frente para que salga recta la besana.

Esta pequeña lección de agricultura nos hace inteligible la postura de Jesús. Él está subiendo a Jerusalén, mirando de frente a la muerte y quienes se le acercan intentando seguirle, ponen condiciones, no rompen con el pasado. Así se hacen indignos del seguimiento.

Podemos examinar nuestras posturas y ver si no hay una tendencia a mirar hacia lo que se tiene que dejar.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

4 de julio: santa Isabel de Portugal (1271-1336)

Nieta de Jaime primero
llamado El Conquistador,
lo es también del tercero
Federico, emperador.

En Zaragoza nacida
hija de don Pedro el Grande,
con alegría es recibida
por Constanza que es su madre.

Santa Isabel de Hungría
se cuenta entre su ascendencia,
que a los pobres socorría
prodigándose a conciencia.

A los doce años casada
con don Dionis portugués,
crecerá en virtud probada
del derecho y del revés.

Su marido es cazador
de gamos y de doncellas,
infiel y buen trovador
en bastardos deja huellas.

Porque la familia cuadre,
los hijos serán guerreros
incluso contra su padre:
¡no sin motivos certeros!

Mas cada vez que hay lucha
en guerra civil cuajada,
Isabel será muy ducha
en poner paz arreglada.

Delante de las mesnadas
ya prontas para luchar,
las huestes ven asombradas
la Santa Reina llegar.

Esta madre portuguesa
con los pobres derrochó,
como buena aragonesa
ni un ochavo le quedó.

Y por eso es venerada
por su generosidad,
y de la paz abogada
en guerra y necesidad.

Su hijo Alfonso lusitano,
otra lucha entablará
con Alfonso castellano,
que la reina evitará.

Será posible que sea
una gran verdad que cuadre,
que la paz el mundo vea
si lo gobierna una madre.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

2, lunes: Proceso y Martiniano, Juvenal, Monegunda.
3, martes: Tomás, Anatolia, Heliodoro, León II, José Nguyén.
4,miércoles: Isabel de Portugal, Jacinto, Laureano, Florencio, Berta.
5, jueves: Antonio M. Zaccaría, Cirila, Marta, Domicio.
6, viernes: María Goretti, Goar, Sexburga, Ángela.
7, sábado: Fermín, Marcial, Odón, Panteno, Edilburga.
8, domingo: Gliceria, Procopio, Pancracio, Hadriano III.

 


Contraportada

La Catedral Metropolitana estrena iluminación artística

EL sábado, víspera de san Juan a las 10,30 de la noche,
se inauguraba la nueva iluminación artística de la Catedral Metropolitana de Badajoz. El acto se desarrolló en un templo
lleno de fieles y estuvo presidido por el Arzobispo,
acompañado por el Consejero de Patrimonio,
el Alcalde de la ciudad, el presidente de la Fundación Sevillana,
don Jaime Ibarra Llosent, el de la Fundación Endesa,
don Sebastián Martín-Retortillo, y otras autoridades.

La inauguración tenía lugar en el corazón de las fiestas de san Juan, titular de la Catedral, incluso hubo de retrasarse la hora de inicio de los fuegos artificiales para que no coincidieran ambas cosas.

Pasadas las 10,30 de la noche del 23 de junio don Antonio Núñez, el Deán, iniciaba la presentación, después comenzaban a encenderse las luces; primero las del presbiterio, luego el coro...al final la capilla del Santísimo, todo ello acompañado por música de órgano y el coro de la Catedral, que interpretó el Himno de la Alegría. Un bello espectáculo que rompía la lógica de las cosas desnudando las piedras más alejadas de la vista y descubriendo los secretos de las obras de arte que, arropadas por la semipenumbra de las alturas, eran descubiertas a simple golpe de vista.

30 millones de pesetas

Los responsables de las dos fundaciones que han hecho posible la obra, en la que han invertido 30 millones de pesetas, aseguran que la nueva iluminación, además de permitir que se observen elementos inapreciables con anterioridad, no deteriora las obras de arte y reduce el consumo eléctrico. En total se han instalado 233 puntos de luz cuyo consumo supone un coste de 256 pesetas cada hora.

Sevillana y Endesa

La obra tiene su origen en un acuerdo firmado entre el Obispado de Badajoz y las fundaciones Sevillana y Endesa, que se enmarca en uno más amplio firmado entre ambas fundaciones y la Conferencia Episcopal Española por el que aquellas se comprometen a invertir 500 millones durante cinco años en iluminación de catedrales.

Don Jaime Ibarra Llosent y don Sebastián Martín-Retortillo se refirieron en sus intervenciones a la labor que llevan a cabo las dos fundaciones que representan, su mecenazgo cultural, tanto en España como en Hispanoamérica. Varios pasajes de las Sagradas Escrituras ilustraron las palabras de Martín-Retortillo, Ibarra Llosent y el propio Arzobispo: la lámpara y el celemín, el Verbo y la Luz... en definitiva iluminar para que brille la Luz.

Iluminado el templo y bendecida la iluminación, tenía lugar un breve concierto a cargo de un grupo de cámara vocal del Conservatorio compuesto por ocho personas, que interpretaron obras, entre otros, de Juan Vázquez y Echevarría.

Placa conmemorativa

El acto terminaba con el descubrimiento de una placa por parte de don Antonio Montero que recuerda el momento y en la que se alude, por decisión unánime del Cabildo Metropolitano, a las bodas de oro sacerdotales del Arzobispo, recientemente celebradas en el mismo templo.

Juan José Montes

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com

 



Return to Camino