Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 212 - Año V - 8 de junio de 1997
Director: José María Gil


Portada

Cáritas diocesana invirtió el año pasado 225 millones en favor de los más pobres


Hay dimensiones de la gran labor asistencial y de promoción de Cáritas que no pueden contabilizarse con baremos simplemente humanos, por pertenecer al terreno de la fe y de la caridad, al de las valoraciones sobrenaturales y humanitarias; y lo mismo cabría decir del trabajo desinteresado de los 1. 832 voluntarios, repartidos en las 139 Cáritas parroquiales e interparroquiales y en los Servicios generales.
No obstante esto, una de las mejores maneras de hacerse una idea y apreciar el trabajo que lleva a cabo esta institución de la Iglesia es asomarse a su Memoria anual. La de 1996 se ha hecho pública recientemente con motivo del Día de la Caridad.
En ella se señala que el total los recursos invertidos por Cáritas diocesana de Mérida-Badajoz en 1996 fueron 225.331.395 pesetas. El programa al que se destinó la partida más importante fue el de Acogida y Acción Base seguido del Proyecto Vida de Drogodependencias y del Programa de Transeúntes y Sin Techo.

Editorial

Extremeños de Primera División

Se escriben estas líneas en un día privilegiado en el que el Mérida Club Polideportivo acaba de regresar a la División de Honor, en tanto que el Extremadura de Almendralejo permanece todavía en ella, aunque su permanencia más de una semana tenga en su contra los más oscuros pronósticos del cálculo de probabilidades. En todo caso, tiene su gracia y su intríngulis que, en un momento dado, Extremadura haya contado con dos equipos en Primera División.
No es esta la tribuna más indicada para hacer valoraciones técnicas sobre los méritos deportivos de uno y otro equipo. Pero sí para unirnos, con la máxima sinceridad y alegría, a la felicitación del pueblo extremeño a estos dos conjuntos futbolísticos. Al Mérida por su más que merecido triunfo, fundado en el buen hacer de sus jugadores, detrás de los cuales están su entrenador y sus directivos. Al Extremadura, continúe o no en Primera -¡ojalá que sí!-, porque su temporada deportiva ha sido singularmente espléndida, con viva admiración de propios y extraños. A entrambos clubes, por su bien concertada labor, su esfuerzo sostenido, su fortaleza en las pruebas, su honestidad en el buen hacer, para ejemplo y regocijo de toda la afición.
Y viene la pregunta: ¿por qué no estimular, en tantos otros campos, lo que estamos haciendo en el fútbol? Buena organización, coraje, compromiso de calidad, perseverancia en los empeños, apoyo social a todo el que lo haga bien. Lo bonito sería que, enterrando de una vez por todas la apatía y las quejas lastimeras, nos propusiéramos, como Pueblo y como Iglesia, subir sin arrogancia a la Primera División. ¿Han leído ustedes la Catequesis pascual de nuestros Obispos?

Carta del Arzobispo

Estas cartas en un libro: el volumen 576 de la Biblioteca de Autores Cristianos

Nohe sacado la cuenta exacta, pero, de los doscientos doce números de "Iglesia en camino", que se cumplen con el de esta semana, doy por seguro que la carta episcopal de la tercera página ha aparecido aquí en más de doscientas ocasiones. Debe ser porque no me gusta hacer novillos, o porque creo en el riego gota a gota, y debido indudablemente también a la paciente cortesía que me han venido demostrando hasta el presente los lectores de este semanario. Desde el lado de acá de la mesa, puedo asegurarles en verdad que me conmueve mucho cualquier eco que pueda despertar en el corazón de otro hermano una cosa escrita por mí. Quiero imaginar, sin encogimiento ni vanidad tonta, que algo parecido les ocurriría a ellos, si cambiáramos los papeles entre el que escribe la cosa y el que la lee. Gracias, pues, y punto y aparte.
Inicié esta correspondencia semanal con el sano propósito de establecer con los fieles de mi diócesis una comunicación de fe, que me parece muy apropiada entre el Pastor y su comunidad. Ellos tienen derecho a recibir puntualmente el pan de la Palabra; y yo la obligación de servírselo caliente y tierno, con respeto y amor, ya sea de viva voz, ya de mi puño y letra. Los Apóstoles, sin ir más lejos, predicaron doblemente el Evangelio, primero con las lenguas de Pentecostés, en las sinagogas judías o, a grito limpio, en los foros del imperio romano. Pero luego, conforme iban consolidándose las nacientes comunidades, se dirigían a sus fieles con las famosas Epístolas, que hoy seguimos proclamando en nuestras Asambleas eucarísticas.
Arrimándome yo ahora al buen árbol de la tradición apostólica, vengo escribiendo a mi modo, semana tras semana va ya para cinco años, estas cartas volanderas, sin la sustancia y el empaque de una Exhortación pastoral, pero con los mismos propósitos. Gentes hay tan buenas, que, a más de leerse semanalmente estas glosas, me dan ánimo para seguir escribiéndolas e incluso me recomiendan que las publique en libro aparte. Confieso que también a mí se me había ocurrido lo mismo, pues ya que, si se impone uno a sí mismo el esfuerzo de escribir cualquier texto -algo, lo confieso, harto empinado en mis circunstancias- lo que lógicamente pretendes es que llegue al mayor número de destinatarios, dando por supuesto, claro está, que no te llamas Miguel de Cervantes.
A disipar las dudas que restaban llegó oportunamente la oferta del director de la BAC, afanoso de ir engrosando los títulos de una serie de volúmenes con escritos episcopales. Vuelvo, pues, a la casa editorial de mis años jóvenes, donde publiqué otro volumen hace la friolera de treinta años. Así es que, sin más cavilaciones, opté por seleccionar un tercio de estos escritos, digamos que los artículos más articulables por sus argumentos afines, en un cuerpo argumental con cabeza, tronco y extremidades.
Aquí surgió la sorpresa, agradable por demás, de que muchas de esas cartas se prestaban, de por sí, a ser ensambladas con naturalidad en una construcción orgánica, de carácter parecido a la estructura de un libro ordinario. Con lo cual, cuando menos, quedaba orillado el peligro de dar a la publicidad un cajón de sastre. Los noventa capítulos del volumen, aparecidos en Iglesia en camino en fechas diferentes, escogidos uno de cada tres, se reparten, bajo el título general de Creyentes y testigos, en siete apartados: I. La condición humana.- II. La experiencia creyente.- III. El comportamiento evangélico.- IV. El señorío de Cristo.- V. La pertenencia a la Iglesia.- VI. Laicos todoterreno.- VII. Los llamados y elegidos.
Al acariciar el lomo del volumen, como los padres de un recién nacido la pelusilla de su bebé, experimento la sensación de una etapa ya cumplida, que se cierra con una bella encuadernación y una cubierta agradable. Es también una invitación a cambiar de disco, por lo que me siento inclinado a cerrar a corto plazo esta oficina postal apenas me deje libre el señor director del Semanario. Supongo que él me permitirá hacer otra cosilla a partir de entonces. Por hoy, sólo me queda dentro un torrente de gratitud, que inunda mi espíritu. A los lectores de la revista y a los del libro. Al único Señor de todos.
Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Centrales

Cáritas diocesana invirtió el año pasado 225 millones de pesetas en ayudas para los más pobres

Coincidiendo con la celebración el pasado domingo del Día de la Caridad, Cáritas diocesana hacía pública su Memoria anual correspondiente a 1996 y lanzaba un llamamiento al compromiso con los más pobres, al tiempo que solicitaba la colaboración económica que le permitirá realizar programas que abarcan desde los más elementales y primarios hasta aquellos otros que son auténticamente promocionales como los que se hacen en favor de la formación para el empleo juvenil, la rehabilitación de drogodependientes, y la formación del voluntariado.
En total los recursos invertidos por Cáritas diocesana de Mérida-Badajoz en 1996 fueron 225. 331.395 pesetas. El programa al que se destinó la partida más importante fue el de Acogida y Acción Base (61,8 millones d e pesetas). Este programa se orienta al conjunto de la población y trata de dar respuesta a las necesidades básicas, mejorando las condiciones económicas y facilitando la inserción y promoción social de las personas afectadas por distintos tipos de marginación y pobreza.
El segundo puesto por gastos de financiación lo ocupa el "Proyecto Vida" o Programa diocesano de Drogodependencias, con un total de 47,5 millones de pesetas. A éste le sigue el Programa de Transeúntes y Sin Techo, con 38,9 millones de pesetas.

Aumento de ayuda oficial

En cuanto a las inversiones hay que destacar también el fuerte incremento en la partida de Programas de Cooperación Internacional: 9 proyectos en Perú y 1 en Colombia, con un total de 13.000 beneficiarios.
En cuanto al origen de los fondos económico que, según la citada Memoria de 1996, ascendieron a 225. 331.395 pesetas, estos procedían en su mayor parte de subvenciones y convenios con organismos oficiales, especialmente de la Junta de Extremadura con 59,5 millones de pesetas (30 millones más que el año 1995), seguida de las ayudas recibidas del Ministerio de Asuntos Sociales (IRPF) que con 10,3 millones de pesetas ha aumentado también en 6 millones su aportación con respecto al año anterior.
En cuanto a las ayudas directas de los fieles y demás ciudadanos, procedentes de las campañas (Navidad, Marcha de la Solidaridad, Día del Amor Fraterno y de la Caridad), se recaudaron en 1996 un total de 39,9 millones de pesetas; de donativos: 33 millones de pesetas y de las cuotas de los socios de Cáritas: 20,7 millones. Produciéndose en estos apartados un descenso importante -en torno a 16 millones de pesetas- con respecto al año anterior, explicable, en parte, por el gran número de campañas de solidaridad que realizan otras organizaciones y que concurren al solicitar la ayuda de los ciudadanos.
Para paliar este descenso y sin descuidar la captación de fondos oficiales, en el resumen de la Memoria se señala por parte de Cáritas que es su deseo "ir incrementando progresivamente el porcentaje de socios, realidad mucho más estable y que expresa mejor nuestro compromiso eclesial".
Precisamente y en el terreno de este compromiso, el gran activo de Cáritas es su voluntariado: 1.832 personas, en su mayoría mujeres (65%) que de manera desinteresada entregan lo mejor de sí en el servicio a los más pobres.

Para hacer el bien, colabora con tu Iglesia

Como todos los años por estas fechas, el cumplimiento del deber social de contribuir al bien común con la declaración de la renta de las Personas Físicas (IRPF) nos ofrece a los católicos la posibilidad de cumplir a la vez nuestro deber de contribuir al sostenimiento de nuestra Iglesia, asignándole el 0,52% de los impuestos que debemos pagar, mediante el sencillo procedimiento de poner una X en el recuadro correspondiente de la declaración.
Los dos deberes enunciados tienen, como es sabido, fundamento y naturaleza bien diferentes. El pago de impuestos es una obligación jurídica de todos los ciudadanos frente al Estado, mientras que la asignación tributaria al sostenimiento de la Iglesia católica es una forma posible de ejercer el deber moral que tenemos los católicos de aportar a nuestra Iglesia los medios económicos que necesita para llevar a cabo su misión religiosa.
Pero estos deberes tan diversos tienen, sin embargo, un punto de relación en el concepto de bien común. Conviene a este propósito recordar que la garantía del derecho de libertad religiosa es un elemento integrante del bien común, que es el conjunto de condiciones de la vida social que permiten a las personas y a los grupos por ellas constituidos conseguir más plena y más fácilmente su propia perfección integral.
De acuerdo con esta concepción del bien común, el sistema actual de asignación tributaria a la Iglesia católica, tal y como está establecido en el correspondiente acuerdo con el Estado español, tienen un fundamento firme en el principio de colaboración recogido en la propia Constitución y respeta plenamente el derecho de libertad religiosa de todos los ciudadanos.
Por todo ello, nada impide que el Estado pueda ofrecer su colaboración para que los ciudadanos católicos podamos cumplir simultáneamente la obligación jurídica de pagar los impuestos al Estado y el deber moral de contribuir al sostenimiento de nuestra Iglesia. Y la misma posibilidad queda abierta para todos aquellos que, aún no sintiéndose miembros de la Iglesia católica, valoran su obra humanizadora, cultural y benéfico-asistencial y quieren colaborar a su realización.
Es bueno que tanto los sacerdotes como los fieles laicos tengamos en cuenta estos principios básicos y desechemos todo posible reparo ante la colaboración económica con nuestras Iglesias mediante el sistema de asignación tributaria. Si este sistema se aplica bien, no hemos de temer que de él se derive limitación alguna de la libertad de la Iglesia en el ejercicio de su misión. Y no estará mal recordar una vez más que poner la X no significa pagar más y que también ha de ponerse la X cuando la declaración resulta negativa, es decir, cuando nos han de devolver dinero.
Los datos de los últimos años revelan que son muchos quienes no han puesto la X ni a favor de la Iglesia ni para otros fines. Ello podría deberse, entre otras causas, al gran número de declaraciones realizadas por gestorías, a las que tal vez no les consta la voluntad de los declarantes. En estos casos, quienes desean asignar sus porcentaje a la Iglesia, deberían manifestarlo expresamente a los gestores y comprobar el cumplimiento de su voluntad al firmar la declaración.
La financiación parcial de nuestra Iglesia por esta vía de la asignación tributaria puede y debe ser promovida con todo empeño e interés, sobre todo mientras la colaboración de los fieles al sostenimiento de la Iglesia por otras vías siga siendo tan escasa como hasta ahora, es decir, mientras la meta de la autofinanciación siga estando tan lejana. Por ahora, la cantidad percibida por la asignación tributaria es para nuestra diócesis del todo necesaria para su subsistencia.
Con estos fondos se financian la mayor parte de la remuneración de los sacerdotes, una parte de la actividad pastoral diocesana y del funcionamiento del Seminario, algunos costes de la nueva edificación y mantenimiento de templos, casas parroquiales y locales para la actividad pastoral, así como, en la medida de lo posible, obras benéficas promovidas por la diócesis.
Nuestra Iglesia diocesana sigue necesitando tu colaboración para hacer el bien con su misión evangelizadora del hombre y de la sociedad.
Monseñor Carlos López Hernández
Obispo de Plasencia

Noticias

Un nuevo Tren de la Esperanza parte para Lourdes desde Cáceres

Un año más, la Hospitalidad Nuestra Señora de Lourdes ha organizado la peregrinación "El Tren de la Esperanza" con enfermos disminuidos físicos de los centros CAMF y disminuidos psíquicos de la Casa Familiar de los Hermanos Franciscanos de la Cruz Blanca, en la ciudad de Cáceres, así como de otros enfermos y personal sanitario y voluntarios, tanto de la diócesis de Coria-Cáceres como de la de Mérida-Badajoz. que deseen participar. El tren saldrá de la capital cacereña el próximo día 20 de junio y regresará el día 26 de junio.
Por su parte, la diócesis de Plasencia, con la experiencia adquirida antes con la diócesis de Coria-Cáceres, este año organiza por primera vez su propia peregrinación de enfermos a Lourdes, prevista para los días 7 al 12 de julio.
Un año más, el "Tren de la Esperanza" volverá a presidirlo el obispo de Cáceres, don Ciriaco Benavente Mateos. Para financiar en parte los elevados costes de dicha peregrinación, la mencionada asociación organizó las pasadas fiestas navideña un rastrillo benéfico y ha instalado un puesto en la XV Muestra Regional de Artesanía, que ha tenido lugar recientemente en Cáceres.
En su llamamiento a la participación en el Tren de la Esperanza, monseñor Benavante Mateos afirma que "Lourdes se hace este año grito, invitación, llamada a repetir en nuestro hoy la experiencia de ayer: el encuentro luminoso y vivificante de Jesús".
"La visita a Lourdes -agrega el obispo- nunca decepciona. Sus altas cumbres, el baño de verdor de su floresta, las aguas mansas o impetuosas del Gaves; las agujas de su basílica ... cautivan al turista. Pero no es éste el atractivo fundamental de Lourdes. Su encanto secreto... es ser estímulo e invitación a renacer en Cristo. Renacer a su amor original, inédito, el amor que impulsa a cargar con el dolor de los hermanos. Y todo ello, de la mano maternal de María, la mejor pedagoga del encuentro con Cristo. ¿Podría yo, vuestro hermano y obispo, dejar de invitaros a subir al Tren de la Esperan za? Venid y lo veréis".
Las personas de la diócesis interesadas en participar en el Tren de la Esperanza a Lourdes, pueden dirigirse a los siguientes teléfonos: en Mérida. 31 30 78, y en Badajoz, 24 25 95 o 22 23 36.

La Juventud Obrera Cristiana (JOC) realiza una campaña contra la precariedad laboral

La Juventud Obrera Cristiana de Badajoz ha realizado una marcha a pie por las calles céntricas de Badajoz como acto de protesta por la precariedad laboral, dentro de la campaña de carácter nacional que está llevando a cabo dicho movimiento, que pretende presentar al conjunto de la sociedad la voz de los jóvenes del mundo obrero, su opinión y valoración de un tema que de forma tan directa afecta a la sociedad.
A lo largo de la marcha se leyó ante oficinas de empresas de trabajo temporal un manifiesto, en el que se afirma que las excesivas jornadas laborales, la inestabilidad en el empleo, la desconexión de los estudios con respecto al mercado laboral, el paro de larga duración, la remuneración inadecuada....son situaciones injustas cuyas consecuencias recaen especialmente sobre los jóvenes.
La J.O.C. hace, pues, una llamada a la unidad de esfuerzos en la lucha por conseguir una sociedad más justa e igualitaria, que no se base en los intereses económicos, de los que se benefician unos pocos, sino en el pleno respeto a la dignidad de la persona como máximo exponente en la construcción de una sociedad en la que todos tengamos los mismos derechos y oportunidades. Una estudio ha puesto de manifiesto que 94 de cada cien jóvenes parados no perciben subsidio de desempleo y que 35 de cada cien jóvenes que trabajan lo hacen más de ocho horas al día.

Desánimo


Como consecuencia, el desánimo es el sentimiento que más expresan los jóvenes (66%) y la inseguridad es el sentimiento más arraigado (59%), por lo que el 89% considera necesaria la búsqueda de alternativas colectivas a la precariedad laboral. Esta es, por tanto, la reivindicación común de la campaña de la J.O.C., que se desarrolla en los siguientes aspectos:
Trabajo para todos, porque el trabajo no es sólo un elemento de producción, sino que posibilita el desarrollo personal y colectivo y hace a los jóvenes protagonistas en la construcción de la sociedad.
Trabajo estable, porque la función humanizadora del trabajo no se puede entender desde la esclavitud o la precariedad, la rotación laboral, los trabajos de dos meses o las temporadas de paro.
Trabajo en condiciones, porque "no somos máquinas ni bestias de carga; queremos un espacio en el que no seamos explotados y en el que sí seamos valorados por lo que somos: personas".

Puebla de la Calzada rinde homenaje a la Hermana Dolores Morejón al cumplirse 26 años de servicio en la localidad

Puebla de la Calzada rinde homenaje a la hermana Dolores Morejón, del Colegio "Nuestra Señora del Carmen", que llevan las Hermanas de la Congregación Hijas de la Virgen para la Formación Cristiana.
La Asociación de Padres de Alumnos del colegio ha organizado este merecido homenaje a la hermana Dolores Morejón por su labor, durante 26 años, en Puebla de la Calzada.
La hermana Dolores es una castellana de pura cepa, hecha, por los años, extremeña y poblanchina. El lema de su entrega en la vida religiosa es "que tu mano derecha no sepa lo que hace tu izquierda" y ha ido dejando su impronta en los párvulos de su colegio, en los niños y adolescentes de la catequesis, en los ancianos y enfermos, a los que cada domingo imparte la Comunión.

Mirada a nuestro tiempo

Solidaridad y justicia

Las catástrofes naturales no ocurren porque Dios esté manipulando la naturaleza a su antojo, sino porque el universo ha sido dotado por el Creador de sus propias leyes. Éstas son la verdadera causa de esos efectos malignos, con los que a veces se rompe el equilibrio fecundo y benéfico con que la naturaleza se manifiesta normalmente.
Los hombres sabemos que, aunque no sea posible anunciar con antelación ciertas alteraciones, sí que se pueden prever. Es por eso que en muchas ocasiones nos protegemos para mitigar los efectos de las posibles catástrofes naturales, o bien preparándonos para hacer frente a sus consecuencias o bien asegurándonos contra sus previsibles destrozos.
Pero como casi siempre estos desequilibrios se presentan por sorpresa, lo normal es que no nos cojan preparados, como le acaba de ocurrir a muchos agricultores de algunas zonas de nuestra provincia: Corte de Peleas, Santa Marta, Almendralejo, Puebla de la Calzada, Lobón... Cuando esto sucede, más que tiempo de reproches por lo que se pudo hacer y no se hizo, es tiempo para una doble reacción: la solidaridad y la justicia.
La solidaridad a todos los ciudadanos ha de ponernos al lado de los damnificados con nuestra reacción inmediata de ayuda, para compensarles por sus sufrimientos y pérdidas.
La justicia ha de ponerla la Administración pública que, huyendo de planteamientos cicateros, ha de arbitrar, con criterios de prioridad, los medios necesarios para paliar las pérdidas tenidas y ha de poner esperanza en la ya de por sí castigada economía rural..
Amadeo Rodríguez

Página litúrgica

Celebramos X Domingo del Tiempo Ordinario


Palabra de Dios:


Libro del Génesis 3, 9-15

Después que Adán comió del árbol, el Señor llamó al hombre:
-¿Dónde estás?. Él contestó: -Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo, porque estaba desnudo, y me escondí. El Señor le replicó: -¿Quién te informó de que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol que te prohibí comer?. Adán respondió: -La mujer que me diste como compañera me ofreció del fruto y comí. El Señor dijo a la mujer: -¿Qué es lo que has hecho? Ella respondió: -La serpiente me engañó y comí. El Señor Dios dijo a la serpiente: -Por haber hecho eso, serás maldita entre todo el ganado y todas las fieras del campo; te arrastrarás sobre el vientre y comerás polvo toda tu vida; establezco hostilidades entre ti y la mujer, entre tu estirpe y la suya; ella te herirá en la cabeza cuando tú la hieras en el talón.

Carta a los Corintios 4, 13-6, 1

Hermanos:Teniendo el mismo espíritu de fe, según lo que está escrito:Creí, por eso hablé, también nosotros creemos y por eso hablamos; sabiendo que quien resucito al Señor Jesús también con Jesús nos resucitará y nos hará estar con vosotros. Todo es para vuestro bien. Cuantos más reciban la gracia, mayor será el agradecimiento, para gloria de Dios.
Por eso, no nos desanimamos. Aunque nuestro hombre exterior se vaya deshaciendo, nuestro interior se renueva día a día. Y una tribulación pasajera y liviana produce un inmenso e incalculable tesoro de gloria. No nos fijemos en lo que se ve, sino en lo que no se ve. Lo que se ve es transitorio; lo que no se ve es eterno. Es cosa que ya sabemos: Si se destruye este nuestro tabernáculo terreno, tenemos un sólido edificio construido por Dios, una casa que no ha sido levantada por mano de hombre y que tiene una duración eterna en los cielos.

Evangelio según san Marcos 3, 20-35

En aquel tiempo, Jesús fue a casa con sus discípulos y se juntó de nuevo tanta gente que no los dejaban ni comer. Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque decían que no estaba en sus cabales. También los escribas que habían bajado de Jerusalén decían:
-Tiene dentro a Belcebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios.
Él los invitó a acercarse y les puso estas parábolas:
-¿Cómo va a echar Satanás a Satanás? Un reino en guerra civil no puede subsistir; una familia dividida no puede subsistir. Si Satanás se revela contra sí mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido. Nadie puede meterse en casa de un hombre forzudo para arramblar con su ajuar, si primero no lo ata; entonces podrá arramblar con la casa.
Creedme, todo se les podrá perdonar a los hombres: los pecados y cualquier blasfemia que digan, pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre.

Se refería a los que decían que tenía dentro un espíritu inmundo.
Llegaron su madre y sus hermanos y desde fuera lo mandaron llamar. La gente que tenía sentada alrededor le dijo:
-Mira, tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan.
Les contestó:
-¿Quienes son mi madre y mis hermanos? Y, pasando la mirada por el corro, dijo:
-Éstos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre.

Lecturas bí;blicas para los dí;as de la semana


9, lunes: 2 Cor 1, 1-7; Mt 5, 1-12.
10, martes: 2 Cor 1, 18-22. Mt 5, 13-16.
11, miércoles: 2 Cor 3, 4-11; Mt 5, 17-19.
12, jueves: 2 Cor 3, 15-4, 1. 3-6; Mt 5, 20-26.
13, viernes: 2 Cor 4, 7-15; Mt 5, 27-32.
14, sábado: 2 Cor 5, 14-21; Mt 5, 33-37.
15, domingo: Ez 17, 22-24; 2 Cor 5, 6-10; Mc 4, 26-34.

Comentario litúrgico

"Te aplastará la cabeza..."

Con éste, volvemos a los domingos del Tiempo Ordinario. Constituyen la mayor parte del año litúrgico -34 semanas- y su liturgia de la palabra se caracteriza por una lectura continuada de los evangelios. En el actual Ciclo B, estamos leyendo el evangelio de san Marcos.
Cada domingo nos encontramos con un pasaje evangélico y una lectura del Antiguo Testamento que ha sido escogida en función del tema principal de aquel.
El tema de este domingo, aunque lo queramos esquivar, va de Satanás. Cualquiera que sea la interpretación que se le quiera dar es una realidad que los textos bíblicos presentan como perteneciente a la Historia de la Salvación y presente en la vida de los hombres.
Efectivamente, la lectura del Génesis, al describir el drama del pecado, presenta a Satanás como el promotor del mismo, pero también anuncia que un descendiente de mujer le aplastará la cabeza. La tradición de la Iglesia nos dice que se trata de Cristo, que con su muerte y resurrección, ha decapitado la fuerza del mal para hacer posible que el hombre salga victorioso del combate. Este tema nos acerca a la lectura de San Marcos en la que presenta a Jesús con tal poder sobre Satanás que sus adversarios, no pudiendo negar lo evidente, le atacan diciendo: "Tiene dentro a Belcebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios".
En la respuesta de Jesús destaca su afirmación de que el único pecado que no alcanzará perdón es, precisamente, el de los que niegan que tenga poder para vencer al mal.
Somos cristianos si, contra las apariencias, confiamos que Cristo puede liberarnos del mal que nos arrastra.
Antonio Luis Martínez

Santoral

9 de Junio: Beato José de Anchieta (1534-1597)

José es natural de Tenerife, pero jamás vivió con el reloj atrasado, no ya una hora.., ni siquiera un minuto.
Este jesuita canario es uno de los padres de la nación brasileña y fundador de su capital Río de Janeiro. A la edad de 17 años ingresa como hermano de la Compañía de Jesús, siendo enviado a Brasil, donde trabaja, durante cuarenta y cinco años, hasta su muerte. Aprende la lengua tupi-guaraní y funda Sao Paulo. Catequiza incansablemente por medio del teatro, la poesía, la canción y todos los medios imaginables.
Defiende a los indios y negros de las opresiones colonizadoras de los portugueses, ganándose no pocas enemistades. Su aventura se completa con un secuestro a manos de piratas protestantes franceses, los famosos hugonotes. Nuestro José, como buen canario, lleva a la Virgen de Candelaria en el corazón y compone en la prisión una Vida de María en 3.000 versos latinos... ¿Había algo que no supiera hacer este hombre? Sí, aburrirse. A los 30 años fue ordenado sacerdote, continuando su actividad misionera con mayor entrega.
Los jesuitas siempre han demostrado que las únicas formas de parecerse a Dios son ser creativos, por una parte, y, por otra, redimir al hombre. A la postre, las maravillas de Dios son la creación y la redención. Los genios, como Anchieta, siempre viven con el reloj adelantado respecto de sus contemporáneos, abriendo nuevas expectativas a la vida y nuevos corazones a la fe de Cristo.
Manuel Amezcua

Santos de la semana

9, lunes: Efrén, Primo y Feliciano, Diomedes, José de Anchieta.
10, martes: Timoteo, Censurio, Diana de Andaló.
11, miércoles: Bernabé, Remberto, Adelaida, Juan de Sahagún.
12, jueves: Basílides, Onofre, león, Mercedes Molina.
13, viernes: Antonio de Padua, Aquilina, Eulogio.
14, sábado: Eliseo, Proto, Fortunato, Metodio.
15, domingo: Amós, María Micaela del Santísimo Sacramentos.

Contraportada

Un controlador aéreo, al frente del Centro Hermano


A veces, nuestra profesión nos coloca ante personas que rozan la heroicidad anónima con sus vidas de entrega y sacrificio hacia los más débiles y necesitados: Juan de Mata, militar, controlador aéreo en la Base de Talavera la Real. Es joven, padre de tres hijas de 16, 15 y 10 años. Aunque nació en Andalucía, lleva 17 años residiendo en Badajoz, donde llegó recién salido de la Academia Militar. Contactó con su parroquia, San Juan Macías, al principio, como "cristiano de base". Un sacerdote amigo lo introdujo, hace diez años, en la pastoral prematrimonial -"una de las etapas más bonitas de nuestra vida parroquial"-. Llega un momento en que sus inquietudes le llevan a sentir cierta intranquilidad; en su familia siempre han vivido una intensa vida de fe comprometida. Busca Juan sin saber qué ni dónde hasta que, hace dos años, el equipo directivo de Cáritas Diocesana le propone que se haga cargo de la dirección del Centro Hermano, auténtico hogar para traseúntes y personas sin techo. Desconoce todo lo relativo a esta nueva iniciativa. Tiene que pensarlo: toda la responsabilidad de este trabajo, unida a una profesión muy estresante, le va a suponer restar tiempo a su vida familiar. Consulta con su mujer y sus hijas y el mensaje evangélico pasa a "controlar" la existencia de este controlador aéreo que afirma "haber tomado la decisión más importante de su vida".
-¿Es difícil compaginar tantas cosas en días de 24 horas?
-Sí. Pero puedo decir que en este año he encontrado lo que buscaba en mi vida. El Centro Hermano me ha restado tiempo de estar con mi familia, pero fue una decisión aceptada por todos y todos colaboran conmigo. Fíjate que mi vida profesional es controlar el tráfico aéreo en una base militar como la de Talavera. Siempre tienes el sistema nervioso en tensión, pero este año he estado mucho más relajado. Mis compañeros y mi mujer lo han notado.
-¿Se quejan tus hijas de tus ausencias?
-Al principio, sobre todo la pequeña, Marina. Somos una familia muy unida y lo que hacemos es que, cuando pueden, son ellas las que vienen al Centro Hermano. Les está sirviendo mucho en su formación conocer y contactar con otras realidades. Por mi parte procuro suplir, en la convivencia, la cantidad con la calidad.
-Háblenos del Centro Hermano. ¿Cuántas personas han pasado por él en estos dos años?
- Calculo que unas dos mil personas. Este último año, que es el que yo llevo como director, concretamente ha habido 803 acogidos que siguen un proceso, 11.500 atenciones y se han repartido 13.000 comidas.
-¿Qué tipo de personas acuden?
-Es un colectivo muy amplio: transeúntes, emigrantes, drogodependientes, indomiciliados, ex reclusos..., incluso familias enteras. Son personas con graves problemas y totalmente desestructuradas que han llegado a su tope de desasimiento.
-¿Qué les ofrecéis vosotros?
-Lo primero que hay que ofrecerles cuando pisan las puertas es una sonrisa y una bienvenida. Lo más importante, una acogida humana, a partir de ahí todo lo materialmente necesario: alojamiento, manutención...
-¿Cuánto tiempo pueden permanecer acogidos?
-Sobre el papel (luego la realidad humana siempre desborda lo establecido) una persona puede estar un mínimo de tres días y un máximo de siete.
-¿Qué han dejado atrás esas personas para hacer de sus vidas un continuo tránsito?
-El perfil es casi siempre el mismo: personas que han sufrido una separación traumática y a partir de ahí entran en una carrera descendente: pierden trabajo, se desarraigan de la familia..., un callejón sin salida que les lleva al alcohol, compañero inseparable del transeúnte.
-¿Y los que cuando llega el séptimo día no tienen a dónde ir?
-Según las características personales, se les puede ofrecer la oportunidad de permanecer en el Centro para entrar en un programa de promoción y su estancia, entonces, puede durar hasta seis meses. También sobre el papel porque la realidad ... No todo el mundo va en el mismo tren. Hay que bajar siempre a los casos concretos, aunque a veces corramos ciertos riesgos.
-¿Qué capacidad tiene el Centro?
-Podemos acoger a 45 personas, claro que a veces se supera esta cifra. El fin de semana pasado, que llovió tanto, tuvimos que acoger a 56. Estamos siempre al límite.
-¿Cuántas personas estáis para hacer frente a tanto trabajo?
-Somos 55 personas. Ocho son contratados: cinco trabajadores de Cáritas, un coordinador del Centro y un psicólogo a tiempo parcial. El resto somos todos voluntarios.
-¿Cómo son esos voluntarios?
-Tienen que ser personas con una gran capacidad de escucha.Los acogidos tiene que verte allí, a su lado, para que te encuentren en el momento que te necesitan.
-¿Qué trabajo realizan?
-Los voluntarios intentamos hacer las mismas funciones que el trabajador. Tenemos el Centro parcelado en áreas y los responsables de ellas son siempre voluntarios. Su labor es supervisar a los acogidos porque en Cáritas se apuesta por el seguimiento personal de cada uno.
-¿Qué lleva a una persona a trabajar como voluntario?
-A mí, como católico, me llevó un mensaje en el que creo: el de Jesús de Nazaret y me siento feliz viviendo así. También muchos acuden por una llamada de solidaridad hacia el hermano marginado.
Mary Murillo

Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org