Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 487. 8 de junio de 2003

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 


Portada

La paz centra este año la celebración de esta jornada

Día del Apostolado Seglar: una llamada para la reflexionar sobre el compromiso de los laicos

La Solemnidad de Pentecostés es aprovechada en la Iglesia española para celebrar el Día de la Acción Católica y el Apostolado Seglar.

Es esta una jornada en la que se pide reflexionar a los laicos sobre su compromiso con la sociedad y su opción por formar parte de un laicado asociado, capaz de actuar críticamente ante los problemas de la sociedad actual.

El mensaje que los obispos integrantes de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar (CEAS) recoge este año una especial orientación hacia el trabajo por la paz, al cumplirse los cuarenta años de la encíclica "Pacem in Terris". En este sentido, los obispos invitan a todos los movimientos y asociaciones laicales a que inicien procesos de educación para la paz, así como "un compromiso más decidido de los cristianos en las actividades políticas y sindicales, para cambiar desde dentro las estructuras injustas".


Editorial

Selectividad

Se acerca el fin de curso y con ello la hora de ver si se han hecho bien, o al menos se han hecho, los deberes. Aunque todos escucharán que los profesores lo único que hacen es reflejar en forma de notas el esfuerzo y el conocimento alcanzado por los alumnos durante el año, la mayoría harán el "sprint" que los lleve a arañar un punto, unas décimas, o ¿quien sabe?, tal vez un aprobado, que de todo hay.

Esta rendición de cuentas periódica, en que unos esperan justicia y otros apelan a la generosidad en detrimento de aquella, es especialmente dramática para los jóvenes estudiantes que se juegan su futuro profesional en esa especie de "todo o nada", que significan las pruebas de acceso a la Universidad.

Para miles de chicos la selectividad vendrá a ser su primera oposición porque no dependen sólo de sus conocimientos, ni de su estado de ánimo, de salud o suerte, que también; dependen igualmente de los conocimientos, del estado de ánimo, de salud y de la suerte de sus compañeros. Los números son los números y las plazas serán ocupadas por los que tengan las notas más altas. Probablemente sea su primera experiencia seria de competitividad.

Como casi todas las cosas importantes en la vida, este trance no se vive solo, de él participan, ¡y cómo!, padres y amigos. Los horarios se alteran, el nerviosismo crece, las tensiones se avivan...y así no sé cuantas cosas más que hacen que la normalidad deje de ser lo normal.

Tal vez a estas alturas de curso han quedado atrás ya los planteamientos que han llevado a soñar con una carrera o con otra, pero no estaría mal pensar que entre los criterios, además de la inclinación personal, no falten otros como el bien que se pueda hacer en su desarrollo.


Carta del Arzobispo

Desde el quirófano y la UCI

Se me hace un tanto cuesta arriba tener que hablar en primera persona, pero no encuentro otra salida para poner de manifiesto, como me pide mi conciencia, algunas cosas buenas del mundo del hospital, donde acabo de beneficiarme, la pasada semana, de una afortunada intervención quirúrgica arterial. Me dejo, pues, de remilgos y escribo lo que sigue a corazón abierto -y no porque hasta el mío haya llegado el bisturí- para contarles lo que sigue sobre lo visto y lo vivido en ese trance.

Comenzaré, aunque no es lo mío, por describir someramente a mi manera los términos del diagnóstico y del preoperatorio. Se trataba de una obstrucción muy pronunciada de la arteria carótida izquierda, con notorio déficit de riego cerebral y latente amenaza, más segura que probable, de una crisis vascular aguda, de efectos tan inocentes como la ceguera, el infarto o el derrame cerebral, y otras palabras mayores, sin excluir naturalmente, porque ahora nada se oculta al paciente, la bajada definitiva del telón.

Esto, de suyo no avisa, sino que sobreviene, aunque en otros casos, un episodio de menor o mayor cuantía, enciende la luz de alarma. La mía no pudo ser más inocente; sólo una leve anomalía visual en el ojo izquierdo, al que el ojo clínico de mi oculista, valgan las redundancias, le puso enseguida sobreaviso y detectó de inmediato la escasez, casi carencia, del riego sanguíneo ocular. Pasó mi caso a su colega, el internista responsable del servicio, luego acompañante y padrino, en todo mi proceso clínico. Primero me invitó él mismo a un diálogo a tumba abierta sobre mis patologías y dolencias desde la infancia a la senectud.

Como parte de la confesión general, le hice entrega de los análisis preparados cautelarmente por mi médico habitual, amigo por más señas, con el que de tarde en tarde me hago unas revisiones de trámite, porque el guión no dá más de sí, dedicando el resto de las entrevistas a departir sobre la religión y la política. Esta vez tenía él la mosca en la oreja, me detectó la subida de la tensión y me remitió a la antedicha revisión ocular, en la que saltó la alarma vascular.

Un serial de pruebas clínicas

Completada la confesión con el internista sobre los antecedentes penales de mi organismo -afortunadamente sano en su conjunto- acompañado por él pasé por todo un serial de pruebas clínicas, lo más parecido a una extraña secuencia cinematográfica: la Eco-doplex en radiología, el electrocardiograma, la radiografía del tórax y una compleja sesión con el Equipo médico de los vasculares, primero con una nueva exploración externa y, en su tramo final, con un cateterismo arterial de rigurosa espeleología intracorpórea, que recorrió todo el curso fluvial de la arteria del cuento, desde la incisión de la ingle hasta bajo el mentón izquierdo de la barba, todo esto descrito en términos muy toscos.

Visualizado el proceso en terminales informáticos e incorporado cada informe al dossier preoperatorio, pasó todo a manos de anestesistas y, en instancia decisoria, al cirujano. Con uno de los primeros y a requerimiento suyo, celebré de víspera una enjundiosa conversación en la que él aclaró punto por punto, sin énfasis ni ambigüedades, los peligros contrapuestos de operarme o de no hacerlo y subrayó mi responsabilidad personal exclusiva sobre una u otra de las opciones. Con pleno conocimiento de causa y serenidad de ánimo, ratifiqué mi voluntad de operarme. Pedí el impreso, un tanto terrorífico, donde se sometían a mi firma todas las eventualidades del caso. Lo firmé sin rechistar, lamentando que la desconfianza y el riesgo de denuncias que hoy acecha a la clase médica, obligue a tantas cautelas. Lo sentí más por ellos que por mí.

Con esto estoy entrando en mis sentimientos personales, experimentados con tanta intensidad y riqueza en esta semana de vivencias tan marcadas. -Pero, ¿es usted miedoso? -Sí que lo soy. -¿Ha pasado usted miedo? -Ninguno en absoluto. -¿Entonces...? Déjeme hacer, para aclararlo, una especie de cateterismo espiritual. Primero hablaré de sensaciones y luego de sentimientos, aunque no es tan fácil deslindar los unos de los otros. -¿Sensación global, o de conjunto? -Digamos que magnífica.

El proceso preoperatorio ha tenido lugar en el Departamento de Medicina Interna del Hospital Perpetuo Socorro, en tanto que el tratamiento quirúrgico y momentos posteriores se llevó a cabo en el Servicio de Angiología y Cirugía vascular del gran complejo hospitalario "Infanta Cristina" de Badajoz, primer Centro sanitario de Extremadura, referente para los demás de la región. No quiero perderme en la especie de deslumbramiento que me han producido las instalaciones clínicas de ambos Centros, donde impera la informática en todas las estancias, donde cada una de las incontables exploraciones y terapias cuentan con el artilugio electrónico de la última generación, donde cada órgano, víscera o rincón recóndito del cuerpo humano es conectable a un terminal que nos desvela sus secretos.

Sensaciones y sentimientos

No pude experimentar, por la anestesia, las manos prodigiosas del cirujano. Antes, en el dóplex ecográfico, en torno al cuello, me impresionó sin asustarme escuchar, como un regato en borbotones, el flujo de mi propia sangre; en el cateterismo arterial, cada vez que, por indicación del doctor, dejaba de respirar o insalivar, me invadía de oídos adentro una interna bocanada de calor, con sensación nada molesta pero sí inédita y extraña. Y ahorro, en aras de la brevedad, la intensa experiencia solitaria y solidaria de una larga noche en la UVI, cosido, sin dolor, con agujas, conectado por cables a distintos terminales, sometido a todas las pruebas exploratorias de un largo protocolo, que conjuraba todos los peligros de un arriesgado postoperatorio. -¿Dolores? -Ninguno. -¿Incomodidades? -Múltiples, pero llevaderas. Se sobreponían en mí, a más de la explicable impregnación religiosa y orante, sin muchos escarceos místicos, la gratitud ante los sorprendentes logros de la cirugía, de la anestesia, de las ciencias, de la clase médica y del mundo hospitalario en su conjunto, que en aquellos momentos nos devolvían la vida a tantos seres humanos, inermes y desvalidos, a los operados en "el Infanta" y a millones de enfermos en el mundo.

Y más, mucho más, que el milagro técnico de las pantallas y de los bisturíes, el prodigio de los anestésicos, de los Tacs y las resonancias magnéticas, estaba el gran ejército de los sanitarios en el mundo: médicos especialistas de los altos saberes, cirujanos de manos divinas, enfermeras, cuidadoras transidas de respeto y ternura hacia el enfermo; toda una constelación de hombres y mujeres, vocacionados para aliviar y curar a sus semejantes, desde la Ministra de Sanidad hasta las limpiadoras del quirófano, cuidadoras de las camas y las dietas de los pacientes, servidores de Dios y de los hombres, en le planeta inmenso de la Salud.

Todo esto, para chicos y grandes, gentes del pueblo llano y de todos los niveles societarios, provistos cada uno y cada una de nuestra tarjeta, personal e intransferible, como beneficiarios de la Seguridad Social. Sé que se aspira a que cada enfermo tenga su propia habitación, Yo lo experimenté así en una operación anterior. Pero confieso, con la mano en el pecho, que me ha sido más placentero, humana y espiritualmente, compartir el número 425 del Hospital con el señor Baldomero, campesino recio y notable cazador de Zahínos, asistido por su hija Eduarda, emigrante en Barcelona hace cuarenta años, donde ha dejado a sus hijos mayores para atender a su padre. ¡Qué dichosa compenetración conmigo y con mis hermanas!

Entré en el quirófano fortalecido con la absolución y la unción sacramentales, fiado en el Padre y adorando sus destinos, sin sacar billete de vuelta. El me la ha concedido y además enriquecido con una experiencia de amor y de fraternidad que ennoblece al Hospital. Gracias, queridos doctores, y perdón por no dar vuestros nombres. Sé que servís a todos como a mí y, con esto, queda todo dicho.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

El Día del Apostolado Seglar recuerda la necesidad de un laicado comprometido y asociado

Este domingo se celebra Día del Apostolado Seglar y de la Acción Católica

Bajo el lema "Cristianos laicos, instrumentos de paz" se celebra este domingo el Día de la Acción Católica y el Apostolado Seglar. Una jornada destinada a sensibilizar a todos los cristianos de la necesidad de que exista un laicado asociado, comprometido y capaz de actuar críticamente ante los problemas de la sociedad actual.

En el mensaje de los obispos de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar (CEAS) para la jornada de este año, se hace especial hincapié en el tema de la paz, al hilo del cuarenta aniversario de la encíclica "Pacem in Terris" del beato Juan XXIII. En este sentido, los obispos de la CEAS recuerdan que en nuestro mundo hay multitud de conflictos, muchos de ellos olvidados, "la guerra de Irak no es el único conflicto existente en el mundo. En la actualidad permanecen vivos los enfrentamientos entre palestinos e israelíes y existen fuertes tensiones políticas y sociales en distintos países de África, Asia e Hispanoamérica, la mayoría tristemente olvidados; el mundo vive bajo la amenaza permanente del terrorismo internacional y también nuestro país". Ante este panorama, los obispos piden primero "de los responsables políticos y de la organizaciones internacionales una seria revisión de las causas que provocan tanta violencia con el fin de encontrar soluciones permanentes, basadas en un nuevo orden mundial que tenga sus fundamentos en principios morales y en el respeto escrupuloso de los derechos humanos".

Educar para la paz

Para los movimientos laicales, el mensaje recoge una serie de propuestas, encabezadas por la de educar para la paz, "queremos proponer a todos los movimientos apostólicos de apostolado seglar y a la Acción católica el compromiso de educar a sus miembros en la espiritualidad de comunión, que es en realidad también saber 'dar espacio' al hermano, llevando las cargas de los otros y rechazando las tentaciones egoístas que continuamente nos acechan y engendran competitividad, desconfianza y envidias. Ahí están los gérmenes de las discordias y de las guerras. Es urgente, pues, educar para la paz".

Además, los obispos de las CEAS afirman que "en muchos casos, la defensa de la paz y la construcción de la misma exigirá, en congruencia con el Evangelio, un compromiso más decidido de los cristianos en las actividades políticas y sindicales, así como en otras organizaciones sociales, para cambiar desde dentro las estructuras injustas, para implantar la verdad y la justicia superando intereses particulares, para defender los derechos de quienes no tienen voz y para invitar a cumplir los deberes que todos tenemos en la consecución del bien común".

De todos los movimientos laicales, quizás sean los de Acción Católica los que hoy están viviendo un resurgir, merced al apoyo e impulso que la Conferencia Episcopal Española está dando a estos. En declaraciones a la agencia de noticias Veritas, la presidenta diocesana de la Acción Católica General de Madrid, Irene Szumlakowski, , explicaba que "la particularidad (de la Acción Católica) es que no tenemos un carisma particular, sino un fuerte sentido de Iglesia, por eso la Acción Católica nunca caduca. La peculiaridad es que ese sentido eclesial se vive desde el espíritu asociativo diocesano". Preguntada por la aparente pérdida de peso específico de la Acción Católica, Irene Szumlakowski comentaba que "la Acción Católica tuvo un momento en que era lo único que había. Nunca vamos a volver a ese momento. Han surgido muchos nuevos movimientos con carismas específicos, pero hay que seguir defendiendo el sitio de la Acción Católica, que no rivaliza con ellos".

Amplitud de campos de acción

La Acción Católica se agrupa en torno a una Federación de Movimientos, con dos maneras de ser: general y especializada. "La Acción Católica especializada -relata Irene Szumlakowski- empezó en Francia y se desarrolló en España. Fundamentalmente agrupa a movimientos de trabajadores como la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) o la Juventud Obrera Católica (JOC); de estudiantes, como la Juventud Estudiante Católica (JEC); el Movimiento de Jóvenes Rurales Cristiano, y también la Fraternidad Cristiana de Enfermos y Minusválidos (FRATER). La Acción Católica general reúne a los grupos de adultos, jóvenes y junior".

Movimientos de Apostolado Seglar y Acción Católica presentes en la diócesis de Mérida-Badajoz

 

Cuentan con el apoyo de la Conferencia Episcopal Española

El grupo Radio Televisión Española presenta dos vídeos con lo mejor de la última visita del Papa

El grupo Radio Televisión Española (RTVE), que ofreció toda la cobertura televisiva durante la visita de Juan Pablo II a España entre el 3 y el 4 de mayo, ha puesto a la venta dos vídeos o DVD´s que recogen los momentos más relevantes de la visita del Santo Padre al país.

Las dos cintas tienen una duración total de cuatro horas, cuestan 14,95 euros y ya se pueden adquirir en kioscos y en grandes superficies comerciales de toda España.

Los vídeos y DVD fueron presentados la semana pasada en Prado del Rey, sede de RTVE, por su director general, José Antonio Sánchez; por el director de Radio Nacional de España (RNE), José Antonio Sentís; por Pedro Vallejo, director gerente comercial de RTVE y por monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, secretario de la Conferencia Episcopal Española (CEE).

El director general de RTVE aseguró durante la presentación que el lanzamiento de los vídeos y DVD respondía al gran interés mostrado por toda la sociedad española que siguió masivamente a través de TVE los diversos actos en los que intervino el Papa.

Monseñor Asenjo corroboró el gran interés que suscitado por el último viaje de Juan Pablo II, y aseguró que "en la sede de la CEE estamos recibiendo cientos de cartas y mensajes de correo electrónico agradeciendo que se invitara al Papa y felicitando por la organización, y muchos también dan las gracias a TVE por la cobertura que realizó de los eventos".

Zeni


Información diocesana

Suponen 522.400 euros para las tres diócesis extremeñas

Firmado el convenio entre Cáritas y la Junta
para personas sin hogar

El pasado día 29 de mayo tuvo lugar, en Mérida, la firma del Convenio de Colaboración entre la Consejería de Bienestar Social de la Junta de Extremadura y las Cáritas Diocesanas de Mérida-Badajoz, Coria-Cáceres y Plasencia para el desarrollo del Programa de "Acogimiento para personas sin hogar en Extremadura".

Según lo acordado en dicho convenio, la Consejería de Bienestar Social aportará la cantidad de 522.400 euros, de los cuales 246.300 euros irán destinados a Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz; 119.960 euros a Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres y 156.140 euros a Cáritas Diocesana de Plasencia.

De la cantidad asignada al Programa Diocesano de Personas Sin Hogar de Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz, 180.303'63 euros irán al "Centro Hermano", en Badajoz, y 65.996'37 euros al "Padre Cristóbal", en Mérida.

Teniendo en cuenta que el Presupuesto del "Centro Hermano" para el año 2003, es de 273.071'11 euros y el del "Padre Cristóbal" de 144.830 euros, este convenio significa una colaboración de la Consejería de Bienestar Social del 66% en el caso del "Centro Hermano" y del 46% en el del "Padre Cristóbal".

Entre estos dos centros el año pasado acogieron a 1.300 personas aproximadamente.

 

Con motivo del Año del Rosario

La Virgen de Bótoa volvió a Badajoz después de 49 años

La Virgen de Bótoa salió de su templo el pasado domingo a las 7,30 de la mañana, para recorrer los 18 kilómetros que lo separan de la ciudad de Badajoz. Durante el Trayecto estuvo acompañada por medio millar de personas, que la condujeron hasta la parroquia de San Fernando y Santa Isabel, a donde llegaron en torno a las 13,30 horas.

Por la tarde, a las 18,00 horas, la Virgen partió en procesión hacia la parroquia de Santa María la Real, donde, durante los días 2 y 3, ha recibido la visita de cientos de pacenses. Allí se ha celebrado la eucaristía a las 13,00 horas y a las 20,00.

En la Catedral

El día 4 la Virgen partía en procesión hasta la Catedral, donde se le ha realizado un triduo a partir de las 20,00. El primer día el triduo estuvo predicado por el obispo de Coria-Cáceres, don Ciriaco Benavente, el segundo día estuvo a cargo del administrador diocesano de Plasencia, don Juan Bautista, mientras que el tercer día, el encargado de presidir la eucaristía fue el Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero.

Al cierre de esta edición estaba previsto que la Virgen volviera a su ermita el sábado tras la misa de 9 en la Catedral y lo hiciera en procesión hasta Cuatro Caminos.

 

El sacerdote don Jesús Sánchez Adalid presentó su cuarto libro

"La tierra sin mal" nos sitúa en la conquista americana

El sacerdote de nuestra diócesis don Jesús Sánchez Adalid, párroco de Alange y notario del Arzobispado en Mérida, acaba de publicar su cuarto libro, titulado "La tierra sin mal". Este libro narra las aventuras de dos hombres totalmente opuestos: Tomás Llera, un hidalgo extremeño que parte a las Indias en busca de fortuna, y Enrique Madrigal, un misionero utópico que viaja para participar en las reducciones jesuíticas de Paraguay. Es la historia de dos ilusiones enfrentadas.

Éxito editorial

"La tierra sin mal" viene a sumarse a "El Mozárabe", primer libro que Sánchez Adalid publicó en Ediciones B en abril de 2001, que va camino de su séptima edición, "Félix de Lusitania" y "La luz de Oriente".

En la presentación, el pasado lunes en el hotel Villamagna de Madrid, Sánchez Adalid estuvo acompañado por Luis Alberto de Cuenca y Miguel de la Quadra Salcedo. El secretario de Estado de Cultura, que se declaró lector de todas las obras de Sánchez Adalid, aconsejó la lectura del nuevo libro. En el acto dos indios guaraníes, ataviados con el arcoiris de un tocado de plumas, tocaban violines confeccionados por ellos mismos.

 

El XVI Curso de verano para formación del clero, del 30 de junio al 4 de julio

Entre el 30 de junio y el 11 de julio se desarrollará en el Seminario Metropolitano San Atón, el XVI Curso de verano organizado por la Delegación del Clero, dentro su Plan de Formación Permanente.

La primera semana tiene como tema central "La programación y organización pastoral", y contará con la participación de los profesores don Pedro Escartín Calaya, vicario general y de pastoral de Barbastro y Monzón y de don Francisco Maya Maya, vicario episcopal de evangelización de Mérida-Badajoz.

La segunda semana girará en torno a la bioética y en ella se analizará la vida humana en sus dimensiones ética y teológica. Para esta parte del curso están invitados cuatro profesores: don José Román Flecha, decano de la Facultad de Teología y catedrático de Teología Moral de la Universidad Pontificia de Salamanca; don Fermín González Melado, biólogo y profesor del Colegio Diocesano; don José María Fernández Chavero, psicólogo y director del Centro de Rehabilitación Social de Enfermedades Mentales de Badajoz y don José Manuel Álvarez Maqueda, profesor del Centro Superior de Estudios Teológicos y el Instituto Superior de Ciencias Religiosas.

Previamente, del 22 al 27 de este mes, la Delegación para el Clero, organiza una tanda de ejercicios espirituales para sacerdotes en la casa de oración de Gévora. El director será el jesuita padre Miguel Ángel Sánchez Arjona.

La oferta de ejercicios se completa con otra tanda, del 14 al 19 de septiembre en la casa de oración de Villagonzalo, dirigida por don Alfonso Fernández Casamayor, rector del seminario de Málaga.

 

Don Antonio se reincorpora a sus tareas pastorales

El Arzobispo, don Antonio Montero, se ha incorporado esta semana a sus tareas pastorales en la diócesis después de unos días de descanso obligado tras su intervención quirúrgica el pasado día 20 en la que se le eliminó una obstrucción en la arteria carótida izquierda.

Don Antonio ha agradecido el interés y la preocupación mostrados por sacerdotes, religiosos y seglares de la diócesis, así como las oraciones de todos por su pronta recuperación.

 

Clausura del curso catequético

Las parroquias "Virgen de Guadalupe" de Badajoz y "Santa Cruz" de Arroyo de San Serván finalizan juntas el curso

Las parroquias de la Santa Cruz, de Arroyo de San Serván, y la de Nuestra Señora de Guadalupe, de Badajoz, clausuraron juntas el curso catequético con una convivencia entre los niños y catequistas de ambas parroquias. La jornada se desarrolló a caballo entre Arroyo de San Serván y el Santuario de la virgen de Perales, cercano a dicha localidad, incluyendo una marcha de unos cinco kilómetros hasta el paraje donde se desarrolló la mayor parte de la jornada.

 

Agenda

Campamento Misionero Extremeño

La Delegación Diocesana de Misiones de Mérida-Badajoz, prepara su XV Campamento Misionero en colaboración con las otras diócesis extremeñas. El campamento se desarrollará entre el 14 al 22 de julio y entre el 22 y el 30 del mismo mes, ambos en Bohoyo (Ávila). Más información en la Delegación de Misiones, en el teléfono (924) 222847.

 

50 años de exposición del Santísimo

La comunidad de religiosas Clarisas Descalzas de Badajoz celebra durante los días 19,20 y 21 de junio a las 7 de la tarde, un solemne triduo en acción de gracias por los 50 años de Exposición solemne del Santísimo en su Iglesia.

 

Reflexiones en torno a la celebración de Pentecostés

Han terminado los días de Pascua, y la Iglesia los ha venido celebrando durante cincuenta días, siendo el último de ellos el que llamamos Domingo de Pentecostés. Pero antes de ser un día, el último de Pascua, en los primeros tiempos de la Iglesia era llamado Pentecostés todo el tiempo pascual, la misma cincuentena pascual. Así lo confirman Melitón de Sardes y Tertuliano.

La Ascensión de Jesús al cielo y el envío del Espíritu santo fueron fiestas que, en sus inicios, se celebraron juntas. Así lo testimonia el IV evangelio (Jn 16, 7), donde Jesús anuncia su partida y, al mismo tiempo, pero condicionado por esta partida, el envío del Espíritu santo. No deberíamos, pues, olvidar el carácter unitario de la Pascua de Cristo. Los misterios de la muerte y resurrección, de la ascensión, del anuncio de la Parusía (la segunda venida de Cristo), y del envío del Espíritu santo forman una unidad inquebrantable, aunque por razones de sicología humana y pedagogía litúrgica sean celebrados en días distintos.

La muerte de Jesús es ya el inicio de su Pascua. La resurrección es la confirmación gloriosa de que el Padre lo ha levantado y le ha devuelto su señorío. La ascensión es la subida al Padre de Aquel que volverá "como lo habéis visto marcharse". El envío del Espíritu es el primer fruto de la resurrección, el alma del nuevo cuerpo de Cristo que es la Iglesia. Por tanto, todos estos momentos de la vida de Cristo no se pueden separar del elemento común que los une internamente: todos ellos forman y conforman la Pascua. Cristo mismo es la Pascua. Este es el sentido de la oración colecta de la Misa de la vigilia de Pentecostés [Oh Dios que has querido que celebremos el Misterio pascual en el sacramento de los cincuenta días] Tanto es así, que las primeras generaciones cristianas esperaban la segunda venida de Cristo en la mañana de Pascua.

La vigilia y el canto del Veni Creator

Pentecostés comienza a asumir una propia autonomía litúrgica a principios del siglo IV, cuando, durante su vigilia en Roma, celebrada con la misma solemnidad que la vigilia pascual, se conferían también los sacramentos de la Iniciación cristiana. Así lo alude claramente San León Magno en su sermón de Pentecostés. Esta vigilia era casi una copia de la vigilia pascual. El canto del Veni Creator Spiritus, obra de un desconocido autor del siglo IX, se cantaba en el oficio de vísperas. En nuestros días, si no se canta en latín, al menos se debería recitar su versión castellana de una forma solemne, acompañada de algún suave instrumento musical, por cuanto es una oración íntima, muy tierna y llena de frescura. En este canto se aplican al Espíritu santo nombres entrañables como Padre amoroso del pobre, dulce huésped del alma, brisa en las horas de fuego...

Al Espíritu se le conoce por sus obras

La liturgia, en sus oraciones y prefacios, muestra sencillamente la fe en la acción del Espíritu santo en la Iglesia y en el mundo. En primer lugar, el don de la única confesión del nombre de Dios, que tiene su contraste en la división de lenguas y en la dispersión de los pueblos. El Espíritu es el garante de la fe verdadera ("lo que hable no será suyo, hablará de lo que oye y recibirá de mí lo que os irá comunicando", Jn 16, 15), vivida y expresada en la convocación de la Iglesia una. También como el que ilumina los corazones de los renacidos por el bautismo, el que santifica a la iglesia extendida por todas las naciones, el que comunica el ardor apostólico, el que inunda de amor a la iglesia y la hace signo visible de salvación, el que nos descubre la realidad oculta y salvífica de los sacramentos y nos lleva al conocimiento pleno toda la verdad revelada.

En el prefacio propio de este día descubrimos también una preciosa imagen del Espíritu santo: es el alma y la fuerza de la Iglesia naciente, es el que infunde a todos los pueblos el conocimiento de Dios, y el que congrega en una misma fe, para contrarrestar así las divisiones causadas por el pecado.

Termino con unas palabras de San Ireneo: "así como la tierra seca no puede fructificar si carece de humedad, tampoco nosotros, que éramos leño seco, hubiéramos podido dar frutos de vida sin la lluvia de la voluntad divina". Feliz día de Pentecostés, y que la Pascua de Cristo continúe viva y fructífera a lo largo de todo el año, especialmente en el contexto de la pascua semanal, que es el domingo.

José Manuel Puente Mateo


Al paso de Dios

Donar es amar

Hace unos días, en un programa de televisión, le escuché a Don Joaquín Sabina un comentario sobre otra entrevista a su colega el gran cantante Raphael que, en mi opinión, fue muy desafortunado.Haciendo referencia a su reciente operación de trasplante de hígado, dijo que "en lugar de darle tantas gracias a Dios, debería de dárselas a su donante". Hay que decir que Raphael no se olvidó en su agradecimiento de la persona y de la familia que habían hecho posible la recuperación de su salud.

Probablemente lo que quería decir Sabina era: "¿Qué pinta Dios en estas cosas para que haya que agradecérselas? Para el que no tiene fe, nada; pero para quien la tiene, mucho. Para ese, todo lo que le ocurre es gracia de Dios. Lo que no es incompatible con que se reconozca que todo el proceso del trasplante ha ido bien porque hubo un donante generoso, un equipo médico muy experto y unas condiciones sanitarias adecuadas. Pero un creyente sabe que Dios está en los entresijos de su vida y de su historia y que interviene en nuestro favor, creamos o no en Él..

También Dios está en el gesto del donante y en el de sus familiares. Es verdad que no hace falta tener fe para este acto de generosidad; pero la fe lo sitúa en el amor de Dios. La decisión de donar órganos es uno de los gestos que más elocuentemente expresan la fraternidad humana. Ser donante es haber entendido lo que significa la entrega generosa de mi vida en favor de la vida de los demás. La donación de órganos es semilla de vida para otras personas: el que dona algo de su cuerpo a otro, no pierde nada; al contrario, gana la vida del receptor.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos la Solemnidad de Pentecostés

Palabra de Dios

 

Hechos de los Apóstoles 2, 1-11

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería.

Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Enormemente sorprendidos preguntaban:

­¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oye hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos ; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.

 

Salmo 103, 1ab y 24ac. 29bc-30, 31 y 34

R. Envía tu Espíritu, Señor, / y repuebla la faz de la tierra. O bien: Aleluya.

Bendice, alma mía, al Señor: / ¡Dios mío, qué grande eres! / Cuántas son tus obras, Señor; / la tierra está llena de criaturas.

Les retiras el aliento, y expiran,/ y vuelven a ser polvo;/ envías tu aliento, y los creas/ y repueblas la faz de la tierra.

 

Carta de Pablo a los Corintios 12, 3b-7. 12-13

Hermanos: Nadie puede decir: "Jesús es Señor", si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. Porque lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu.

 

Evangelio según san Juan 20, 19-23

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús se puso en medio y les dijo:

- Paz a vosotros.

Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:

- Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado. así también os envío yo.

Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:

- Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.

 

Comentario litúrgico

Como llamaradas

En este domingo terminamos el Tiempo Pascual, los cincuenta días que la liturgia dedica a la celebración del Misterio Pascual, que no sólo comprende la muerte y resurrección de Cristo sino también la venida del Espíritu Santo.

No es un misterio distinto de lo que hemos celebrado estos días sino que es el fruto de la obra de Cristo y que hace posible que la redención alcanzada por Cristo por su muerte y resurrección pueda ser participada y hecha realidad en nosotros

Es sugerente la descripción que hace san Lucas, en la primera lectura, de lo ocurrido a los cincuenta días de la resurrección de Cristo. Me quedo con la expresión "como llamaradas"; describe de un modo brillante la obra del Espíritu Santo no sólo entonces sino a lo largo de la historia santa inaugurada precisamente aquel día en el que, se puede decir, comenzó una nueva forma de vivir en la humanidad.

En la lectura evangélica nos encontramos el anuncio de esa novedad. Jesús se despide de los suyos en la Última Cena, el ambiente estaba rodeado de nubarrones que anunciaban la muerte del Señor, los discípulos sentían el sobrecogimiento del miedo y de la orfandad. Pero Cristo les habla de futuro, de un tiempo nuevo en el que habrá la novedad de la presencia del Espíritu Santo que los llevará a la verdad plena, a la fortaleza de ser sus testigos. Sobre las cenizas de la huida y del dolor del Viernes Santo las llamaradas del Espíritu rehizo la comunidad apostólica y la lanzó al mundo.

La segunda lectura nos describe cómo nuestra vida de pecadores puede, por la llamarada del Espíritu, ser trasformada en Cristo. !Ven Espíritu Santo!

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

9, lunes: 2Co 1, 1-7; Mt 5, 1,12.
10, martes: 2Co 1, 18-22; Mt 5, 13-16.
11, miércoles: 2Co 3, 4-11; Mt 5, 17-19.
12, jueves: Is 52, 13; 53, 12 (o Hb 10, 12-23); Jn 22, 14-20.
13, viernes: 2Co 4, 7-15; Mt 5, 27-32.
14, sábado: 2Co 5, 14-21; Mt 5, 33-37.
15, domingo: Dt 4, 32-34. 39-40; Rm 8, 14-1; Mt 28, 16-20.

 

Santoral

12 de junio: San Pancracio (+ s. III)

Repugna la extendida costumbre de colocar perejil y monedas de agujero en la imagen del santo, como repugnan al buen sentido cristiano de las cosas tantas devociones imbéciles, completamente impropias de la religión y más cercanas a la magia.

La verdadera devoción a María o a los santos, consiste en imitarlos, pero jamás en pretender que "funcionen" con perejil o extintas monedas agujereadas.

La piedad popular es buena en sí misma como campo de evangelización y está necesitada de una continua purificación que impida confundir la fe con las creencias, la religión con la magia o la providencia con la buena suerte.

Pancracio es un mártir romano de muy antigua tradición, jovencísimo y nobilísimo por todos los conceptos, en cuya basílica le gustaba predicar a San Gregorio Magno, que se ocupó de su culto ante la incuria del clero que la regentaba en el año 554.

Los dos santos debieran echarnos una mano en nuestra propia incuria respecto del culto a los mejores hijos de la iglesia, cuyas vidas ignoramos, cuyo ejemplo desconocemos y cuyas imágenes deshonramos a base de supersticiones ridículas, tan groseras como mediocres y tan decadentes como falsas.

El culto a los santos es algo serio y no una estupidez. En serio.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

9, lunes: Efrén de Siria, Maximiano, Primo y Feliciano, Ricardo.
10, martes: Bogomilfo, Censurio, Itamaro, Landerico, Buenaventura.
11, miércoles: Bernabé, Alicia, Mª Rosa Molas, Máximo, Parisio.
12, jueves: Basílides, Onofre, León III, Juan de Sahagún, Odulfo.
13, viernes: Antonio de Padua, Aventino, Fándila, Salmodio, Trifilio.
14, sábado: Anastasio, Elíseo, Proto, Fortunato, Metodio, Digna.
15, domingo: María Micaela, Amós, Bernardo, Landelino, Vito.


Contraportada

El jueves se celebró el Día del Donante

En Extremadura hay 175 personas en espera de un trasplante, en su mayoría de riñón

EL jueves se celebraba el Día del Donante. En Extremadura hay 175 personas en espera de un trasplante, la mayoría, hasta 150, de riñón. 500 personas más viven gracias a que otros decidieron donar sus órganos cuando ya no los necesitaban. Según el coordinador autonómico de trasplantes, José Antonio Juliá, en Extremadura el nivel de donaciones no está mal, depende de con quien nos comparemos. El año pasado se produjeron 27 donaciones de órganos, cifra ligeramente superior a la de 2002 y 2001, que se dieron 25 y 26 donaciones respectivamente.

Estos datos nos indican que estamos a la cola de España en cuanto a donaciones por millón de habitantes, sólo por delante de Murcia, La Rioja, Aragón y Castilla-La Mancha. Sin embargo, si tenemos en cuenta a los paises de nuestro entorno, "en Extremadura tenemos más trasplantes que en Inglaterra, Francia o Noruega", según don José Antonio Juliá, que desvela otro dato negativo, y es que nuestra región es donde más negativas se dan por parte de los familiares cuando se les propone la opción del trasplante. "Yo creo, dice, que influyen varios factores, uno de ellos es probablemente de tipo cultural. En las regiones del norte de España se asume la donación como algo muy natural, cosa que aquí no ocurre. De todas maneras estamos haciendo campañas de divulgación y yo espero que esto cambie con el tiempo. No es cuestión de meses, evidentemente, es cuestión de años".

¿Quién puede?

Cuando una persona fallece se pide el consentimiento de los familiares para hacer efectiva la donación, algo que no es preciso si el fallecido es donante, ha expresado previamente su deseo de donar.

Ahora bien, no cualquier persona que fallece puede donar sus órganos. De cada 100 personas que fallecen en un hospital, sólo 1 es potencial donante de órganos, incluso en casos de muertes que en principio podrían dar origen a una donación , como un accidente de tráfico, deben seguirse una serie de requisitos. Es preciso que la persona llegue viva al hospital, que se puedan mantener las funciones vitales y que se produzca la muerte encefálica, la muerte cerebral.

Los pacientes que necesitan un trasplante son inscritos en una lista de espera. Cuando se produce una donación se pone en marcha un gran dispositivo nacional para acelerar la operación.

Los riñones se quedan casi en un 95% de los casos en Extremadura porque aquí se trasplantan riñones, además de córneas, huesos y médula ósea. El resto de los miembros: páncreas, corazón, intestinos etc. se deriva a otros hospitales donde exista un receptor en ese momento.

M.M /J.J.M

Dos hermanos, en espera de un riñón

Paloma y José Félix ­los niños que vemos en la fotografía­ son hermanos. Además de los genes comparten una necesidad: la de un riñón. El niño está en lista de espera desde hace 18 meses, Paloma, que acaba de hacer la comunión, entrará en ella próximamente.

Su madre, Anabel, declara que cada vez que suena el teléfono le da un vuelco el corazón pensando que puede ser el ansiado riñón para su hijo. El trasplante puede llegar en cualquier momento, todo depende de que se obtenga un donante compatible.

Coordinadora Extremeña de Trasplantes. Avda. Huelva, 8. 06005 Badajoz. Tel. (924) 218176.

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com




Return to Camino