Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 623. 4 de junio de 2006

Director: Juan José Montes


Portada

Este domingo celebramos la Jornada del Apostolado Seglar y la Acción Católica

La Iglesia mira a los laicos como protagonistas indispensables de la Nueva Evangelización

Este domingo la Iglesia celebra la Jornada del Apostolado Seglar y la Acción Católica, con la que se pretende "recordar a toda la iglesia que ésta existe para evangelizar y que es toda la Iglesia la llamada a realizar la nueva evangelización, con nuevo ardor, con nuevos métodos y con nuevas expresiones y que son los laicos los llamados a llevar acabo esta nueva evangelización con la palabra y con el testimonio de la propia vida en los lugares donde viven", según el Vicario Episcopal de Apostolado Seglar de nuestra diócesis, Antonio Becerra Cordero.

Los obispos piden a los laicos en su mensaje para esta jornada que "ante quienes desean una Iglesia silenciosa, callada, escondida en las sacristías" muestren "una Iglesia humilde, valiente, fiel al encargo recibido del Señor y presente en la vida pública porque ella tiene la responsabilidad de mostrar a la humanidad el rostro sufriente y glorioso de Jesucristo para que cada ser humano pueda acogerlo en su mente y en su corazón desde la total libertad"


Editorial

¿Qué tendrá ese deporte?

Algo tendrá el agua cuando la bendicen, reza uno de los refranes privilegiados de nuestra lengua española, al menos por la cantidad de veces que se usa.

Desde que terminó la liga de fútbol en primera división tenemos que conformarnos con las migajas que nos ofrecen los equipos que intentan asaltar categorías superiores jugándosela con los de siempre, como si estuviesen abonados. Pero este año veremos la promoción de nuestros equipos más cercanos con la esperanza que nos aporta disfrutar, a partir del día 9, con el fútbol de los que nunca o casi nunca veremos de cerca. Y es que estamos a un paso de que se inaugure un mundial que este año en sus inicios habla alemán, ya veremos cuando termine.

Volviendo a la frase con la que arrancamos, si algo tiene el agua cuando la bendicen, algo tendrá el fútbol para ser, por méritos propios, el deporte más seguido por las masas de casi todos los rincones del planeta. Desde América hasta África, pasando por Europa y Oceanía y terminando en Asia, ver cómo once jugadores se pelean por hacerse con un balón es todo un espectáculo capaz de sacar a la calle a millones de personas para celebrar o poner en estado casi depresivo a otros tantos a golpe de derrota.

Cuando el deporte de élite sucumbe en no pocas ocasiones a la tentación de alterar todas las normas, hasta la salud de los deportistas, para batir marcas e imponerse al adversario de cualquier manera, sería muy deseable que estos mundiales mostrasen lo más noble de la persona valiéndose de la manifestación deportiva, enseñándole a los niños y jóvenes lo que puede llegar a unir a las personas de cualquier raza el esfuerzo, la entrega y el sacrificio para superar sin excluir.


Conferencia Episcopal

El Papa presenta a Pedro, el apóstol

Intervención durante la audiencia general

En estas catequesis estamos meditando en la Iglesia. Hemos dicho que la Iglesia vive en las personas y, por ello, en la última catequesis comenzamos a meditar en las figuras de cada uno de los apóstoles, comenzando por san Pedro. Hemos visto dos etapas decisivas de su vida: la llamada en el lago de Galilea y, después, la confesión de fe: "Tú eres el Cristo, el Mesías". Como dijimos, se trata de una confesión todavía insuficiente, inicial, aunque abierta. San Pedro se pone en un camino de seguimiento. Hoy queremos considerar otros dos acontecimientos importantes en la vida de san Pedro: la multiplicación de los panes --acabamos de escuchar en el pasaje que se ha leído la pregunta del Señor y la respuesta de Pedro-- y después el pasaje en el que el Señor llama a Pedro a ser pastor de la Iglesia universal.

Comencemos con la multiplicación de los panes. Sabéis que el pueblo había escuchado al Señor durante horas. Al final, Jesús dice: están cansados, tienen hambre, tenemos que dar de comer a esta gente. Los apóstoles preguntan: "Pero, ¿cómo?". Y Andrés, el hermano de Pedro, le dice a Jesús que un muchacho tenía cinco panes y dos peces. "Pero,¿de qué sirven para tantas personas?", se preguntan los apóstoles. Entonces el Señor pide a la gente que se siente y que se distribuyan estos cinco panes y dos peces. Y todos quedan saciados. Es más, el Señor encarga a los apóstoles, y entre ellos a Pedro, que recojan las abundantes sobras: doce canastos de pan (Cf. Juan 6,12-13). A continuación, la gente, al ver este milagro --que parecía ser la renovación tan esperada del nuevo "maná", el don del pan del cielo--, quiere hacer de él su rey. Pero Jesús no acepta y se retira a rezar solo en la montaña. Al día siguiente, Jesús interpretó el milagro en la otra orilla del lago, en la sinagoga de Cafarnaúm. No lo hizo en el sentido de ser el rey de Israel, con un poder de este mundo, como lo esperaba la muchedumbre, sino en el sentido de la entrega de sí mismo: "el pan que yo voy a dar es mi carne por la vida del mundo" (Juan 6, 51). Jesús anuncia la cruz y con la cruz la auténtica multiplicación de los panes, el pan eucarístico, su manera totalmente nueva de ser rey, una manera totalmente contraria a las expectativas de la gente.

"Tú tienes palabras de vida eterna"

Podemos comprender que estas palabras del Maestro, que no quiere realizar cada día una multiplicación de los panes, que no quiere ofrecer a Israel un poder de este mundo, resultaran realmente difíciles, es más inaceptables, para la gente. "Da su carne": ¿qué quiere decir esto? Incluso para los discípulos parece algo inaceptable lo que Jesús dice en este momento. Para nuestro corazón, para nuestra mentalidad, era y es algo "duro", que pone a prueba la fe (Cf. Juan 6, 60). Muchos de los discípulos se echaron atrás. Buscaban a alguien que renovara realmente el Estado de Israel, su pueblo, y no a uno que dijera: "Doy mi carne". Podemos imaginar que las palabras de Jesús fueran difíciles incluso para Pedro, que en Cesarea de Filipo se había opuesto a la profecía de la cruz. Y sin embargo, cuando Jesús preguntó a los doce: "¿Queréis iros también vosotros?", Pedro reaccionó con el empuje de su corazón generoso, guiado por el Espíritu Santo. En nombre de todos, respondió con palabras inmortales, que son también palabras nuestras: " Señor, ¿donde quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna, y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios" (Cf. Juan 6, 66-69)

Aquí, al igual que en Cesarea, con sus palabras, Pedro comienza la confesión de fe cristológica de la Iglesia y se convierte en voz también de los demás apóstoles y de los no creyentes de todos los tiempos. Esto no quiere decir que ya había comprendido el misterio de Cristo en toda su profundidad. Su fe era todavía inicial, una fe en camino; sólo llegaría a su verdadera plenitud a través de los acontecimientos pascuales. Si embargo, ya era fe, abierta a la realidad más grande --abierta sobre todo porque no era fe en algo, era fe en Alguien: en Él, en Cristo--. De este modo, también nuestra fe es siempre una fe inicial y tenemos que recorrer todavía un gran camino. Pero es esencial que sea una fe abierta y que nos dejemos guiar por Jesús, pues Él no sólo conoce el Camino, sino que es el Camino.

La generosidad impetuosa de Pedro no le libra, sin embargo, de los peligros ligados a la debilidad humana. Es lo que también nosotros podemos reconocer basándonos en nuestra vida. Pedro siguió a Jesús con empuje, superó la prueba de la fe, abandonándose en él. Llega sin embargo el momento en que también él cede al miedo y cae: traiciona al Maestro (Cf. Marcos 14, 66-72). La escuela de la fe no es una marcha triunfal, sino un camino salpicado de sufrimientos y de amor, de pruebas y fidelidad que hay que renovar todos los días. Pedro, que había prometido fe absoluta, experimenta la amargura y la humillación del que reniega: el orgulloso aprende, a costa suya, la humildad. También Pedro tiene que aprender que es débil y que necesita perdón. Cuando finalmente se le cae la máscara y entiende la verdad de su corazón débil de pecador creyente, estalla en un llanto de arrepentimiento liberador. Tras este llanto ya está listo para su misión.

La tristeza ante la infidelidad

En una mañana de primavera, esta misión le será confiada por Jesús resucitado. El encuentro tendrá lugar en las orillas del lago de Tiberíades. El evangelista Juan nos narra el diálogo que en aquella circunstancia tuvo lugar entre Jesús y Pedro. Se puede constatar un juego de verbos muy significativo. En griego, el verbo filéo expresa el amor de amistad, terno pero no total, mientras que el verbo agapáo significa el amor sin reservas, total e incondicional. La primera vez, Jesús le pregunta a Pedro: "Simón, ¿me amas más que éstos (agapâs-me)?", ¿con ese amor total e incondicional? (Cf. Juan 21, 15). Antes de la experiencia de la traición, el apóstol ciertamente habría dicho: "Te amo (agapô-se) incondicionalmente". Ahora que ha experimentado la amarga tristeza de la infidelidad, el drama de su propia debilidad, dice con humildad: "Señor, te quiero (filô-se)", es decir, "te amo con mi pobre amor humano". Cristo insiste: "Simón, ¿me amas con este amor total que yo quiero?". Y Pedro repite la respuesta de su humilde amor humano: "Kyrie, filô-se", "Señor, te quiero como sé querer". A la tercera vez, Jesús sólo le dice a Simón: "Fileîs-me?", "¿me quieres?". Simón comprende que a Jesús le es suficiente su amor pobre, el único del que es capaz, y sin embargo está triste por el hecho de que el Señor se lo haya tenido que decir de ese modo. Por eso le responde: "Señor, tú lo sabes todo, tu sabes que te quiero (filô-se)". ¡Parecería que Jesús se ha adaptado a Pedro, en vez de que Pedro se adaptará a Jesús! Precisamente esta adaptación divina da esperanza al discípulo, que ha experimentado el sufrimiento de la infidelidad. De aquí nace la confianza, que le hace ser capaz de seguirle hasta el final: "Con esto indicaba la clase de muerte con que iba a glorificar a Dios. Dicho esto, añadió: "Sígueme"" (Juan 21, 19).

Desde aquel día, Pedro "siguió" al Maestro con la conciencia precisa de su propia fragilidad; pero esta conciencia no le desalentó. Él sabía, de hecho, que podía contar a su lado con la presencia del Resucitado. De los ingenuos entusiasmos de la adhesión inicial, pasando a través de la experiencia dolorosa de la negación y del llanto de la conversión, Pedro llegó a fiarse de ese Jesús que se adaptó a su pobre capacidad de amor. Y nos muestra también a nosotros el camino, a pesar de toda nuestra debilidad. Sabemos que Jesús se adapta a esta debilidad nuestra. Nosotros le seguimos, con nuestra pobre capacidad de amor y sabemos que Jesús es bueno y nos acepta. Pedro tuvo que recorrer un largo camino para convertirse en testigo seguro, en "piedra" de la Iglesia, al quedar constantemente abierto a la acción del Espíritu de Jesús. Pedro mismo se presentará como "testigo de los sufrimientos de Cristo y partícipe de la gloria que está para manifestarse (1 Pedro 5, 1). Cuando escribe estas palabras ya es anciano, abocado a la conclusión de su vida, que sellará con el martirio. Será capaz, entonces, de describir la alegría verdadera y de indicar dónde puede encontrarse: el manantial es Cristo, en quien creemos y a quien amamos con nuestra fe débil pero sincera, a pesar de nuestra fragilidad. Por ello, escribirá a los cristianos de su comunidad estas palabras que también nos dirige a nosotros: "Le amáis sin haberle visto; creéis en él, aunque de momento no le veáis, rebosando de alegría inefable y gloriosa; y alcanzáis la meta de vuestra fe, la salvación de las almas" (1 Pedro 1, 8-9).

+ Benedicto XVI


Centrales

Según el Vicario Episcopal de Apostolado Seglar de Mérida-Badajoz, Antonio Becerra Cordero

En nuestra diócesis existen muchos movimientos laicales pero reducidos en el número de miembros

Este domingo día 4, Solemnidad de Pentecostés, la Iglesia de España celebra la Jornada del Apostolado Seglar y la Acción Católica bajo el lema "Enviados para evangelizar".

Según ha explicado a 'Iglesia en camino' el Vicario Episcopal de Apostolado Seglar de nuestra diócesis, Antonio Becerra Cordero, "lo que se pretende con esta jornada es, principalmente, recordar a toda la iglesia que ésta existe para evangelizar y que es toda la Iglesia la llamada a realizar la nueva evangelización, con nuevo ardor, con nuevos métodos y con nuevas expresiones y que son los laicos los llamados a llevar acabo esta nueva evangelización con la palabra y con el testimonio de la propia vida en los lugares donde viven". No obstante, como reconocen los Obispos de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en su mensaje para esta jornada, "en estos momentos, muchos cristianos viven sumidos en un gran confusionismo doctrinal y vivencial; afirman creer en Jesucristo, pero esta fe no se traduce después en unas prácticas religiosas ni en unos comportamientos consecuentes con el seguimiento de Jesucristo y con sus enseñanzas", lo que no quita que también haya "muchos creyentes que profesan una adhesión inquebrantable a Jesucristo y a su Iglesia, que viven gozosamente su fe en las celebraciones sacramentales y que son testigos del amor de Dios en las relaciones familiares y sociales".

Evitar el activismo

Para los obispos, la nueva evangelización debe huir del activismo incontrolado, propio de los que han roto "la relación de cercanía y de intimidad con la Iglesia" y apuntan que "para poder evangelizar ahora, como en los primeros momentos de la Iglesia, es necesario que todos estemos convencidos de que, antes de hacer proyectos o fijar objetivos pastorales, hemos de escuchar y acoger las llamadas e invitaciones del Señor, desde una actitud contemplativa. No será posible evangelizar sin un conocimiento profundo e interno de Jesucristo, sin hacer nuestros sus sentimientos, actitudes y comportamientos".

Los obispos advierten, además, que la Iglesia no es un 'convidado de piedra' dentro de la sociedad y pide a los laicos que "ante quienes desean una Iglesia silenciosa, callada, escondida en las sacristías" muestren "una Iglesia humilde, valiente, fiel al encargo recibido del Señor y presente en la vida pública porque ella tiene la responsabilidad de mostrar a la humanidad el rostro sufriente y glorioso de Jesucristo para que cada ser humano pueda acogerlo en su mente y en su corazón desde la total libertad".

El papel de los movimientos

Muchas veces los movimientos laicales son los que tienen el peso del protagonismo a la hora de realizar esta misión. Sobre todo la Acción Católica pues, como apunta Antonio Becerra, "ésta es el movimiento de los Obispos. Es decir, que mientras que detrás de los otros movimientos hay un fundador, un carisma determinado... detrás de la Acción Católica están los obispos y, por eso, su primera acción es llevar acabo los planes pastorales de cada obispo en los lugares donde está implantada la AC, al servicio de la diócesis y llamada a evangelizar desde las orientaciones que el obispo va marcando".

No obstante, como el propio Antonio Becerra reconoce, "los movimientos de Acción Católica que están presentes en nuestra diócesis son minoritarios en cuanto al número de miembros, si bien se están impulsando y propiciando todos los que tenemos. Además, hay otros movimientos que no pertenecen a la Acción Católica y que también queremos que se potencien desde la Delegación Diocesana para los Movimientos Apostólicos". Esto es, precisamente, lo que Clarisa Pinheiro, Delegada diocesana para los Movimientos y Asociaciones laicales, presentaba como futuro más inmediato para el trabajo de dicha Delegación en nuestra diócesis, "para que, al menos, ninguna comarca, ninguna zona de la diócesis, esté desprovista de la presencia de movimientos" y añadía que "es un camino no exento de dificultades, pero creemos que la riqueza que aportan los movimientos laicales a la vida de las comunidades y parroquias merece el esfuerzo".

Grupos y Movimientos de Acción Católica en España

- Acción Católica General de Adultos (ACGA).

- Movimiento de Jóvenes de Acción Católica (MJAC).

- Movimiento Junior -para niños-.

- Juventud Estudiante Católica (JEC).

- Juventud Obrera Cristiana (JOC).

- Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC)

- Profesionales Cristianos (PX)

- Mujeres Trabajadoras Cristianas (MTC)

- Movimiento Rural Cristiano (MRC)

- Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos (MJRC)

- Fraternidad Católica de Discapacitados (FCD)

 

Actual arzobispo de Cracovia, fue secretario particular del pontífice durante cuatro décadas

Los escritos personales de Juan Pablo II se cuentan "a montones", confirma el cardenal Dziwisz

"Hombre de trabajo y también de pluma. Escribía mucho", así recuerda el cardenal Stanislaw Dziwisz a Juan Pablo II, confirmando que son "montones" los escritos personales del Papa polaco.

Su traslado desde Roma al frente de la archidiócesis polaca ha supuesto también la llegada de numerosos documentos privados de Juan Pablo II, quien había indicado en su testamento que se quemaran.

"Nada merece el fuego", dijo su antiguo secretario a las pocas semanas del fallecimiento del Papa Karol Wojtyla, y lo ha repetido recientemente, recién concluido el viaje de cuatro días que ha realizado Benedicto XVI a tierras polacas tras las huellas de su predecesor.

Éste "era un hombre alegre, siempre familiar, pero serio. No escribía cosas con la idea de que pudieran ser quemadas: hacerlo sería algo verdaderamente incomprensible", afirmó el cardenal Dziwisz.

Causa de beatificación

Los paquetes de documentos han sido examinados en el contexto de la causa de beatificación del siervo de Dios Juan Pablo II.

En el futuro deberían ser confiados a un grupo de expertos, y es probable que se recojan en el nuevo Centro Juan Pablo II de Cracovia, apunta el citado portal juvenil.

El sábado pasado, al término del multitudinario encuentro que celebró con los jóvenes en el Parque de Blonie, Benedicto XVI bendijo la primera piedra de este centro. La cita fue en el lugar donde Juan Pablo II reunía a muchedumbres de polacos cuando regresaba a la ciudad de la que había sido arzobispo.

El futuro complejo "no será sólo un museo; ciertamente deberá haber recuerdos del Papa, pero queremos sobre todo difundir cuanto hizo, desde la defensa de los derechos humanos a la vida, desde el compromiso por la paz al diálogo interreligioso. Es importante no olvidar su herencia y evitar encerrarla en museos o bibliotecas", explicó el arzobispo Dziwisz.

El interés de algunos documentos es indudable como, por ejemplo, la carta que escribió al terrorista turco Mehmet Alí Agca tras el atentado de 1981. Jamás enviada, la misiva "es un texto maravilloso, y en un futuro tal vez será posible mostrarla para permitir comprender cómo juzgaba el Papa aquellos acontecimientos", apuntó el purpurado.

Zenit


Nuestros Mártires

Don Tomás Carmona Gómez, ordenado en Roma en 1932, apenas pudo ejercer su ministerio cuatro años

Tras la apertura, el pasado día 26 de mayo, del proceso de canonización de los mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, dedicaremos una sección semanal para dar a conocer la vida de cada uno de estos Siervos de Dios. Abrimos esta sección con la vida de don Tomás Carmona Gómez.

El sacerdote don Tomás Carmona Gómez nació el día 28 de septiembre de 1908, en La Haba (Badajoz). Hijo legítimo de Tomás Carmona Arce, labrador y María Segunda Gómez Romero, de dicha villa, en cuya iglesia parroquial fue bautizado el día 8 de octubre del mismo año, estudió en el Seminario de San Atón de Badajoz el ingreso -Latín y Humanidades- entre 1921 y 1925, con las máximas calificaciones en todas las asignaturas.

Estudiante en Roma

Por mandato del Obispo y, con cargo a la diócesis, marcha a Roma para residir en el Colegio Español de San José y cursar estudios superiores en la Universidad Gregoriana, donde alcanzó el doctorado de Filosofía y la licenciatura en Derecho Canónico. Durante su estancia en Roma siempre obtuvo, por su comportamiento, la calificación "A", es decir, intachable en su conducta. Entre 1932 y 1933 fue designado prefecto de filósofos.

Don tomás Carmona recibió todas las órdenes Sagradas en la capital italiana; el sagrado orden del presbiterado el día 19 de marzo de 1932 de manos del Cardenal Pedro Segura, en la capilla del Pontificio Colegio Español. Celebró su primera Misa el día siguiente, en el altar y sepulcro de San Estanislao de Kostka y volvió a España el 16 de julio de 1934.

Durante los dos años de sacerdocio que vivió, a su regreso a nuestra diócesis, ejerció el único cargo eclesiástico por mandato de don José María Alcaraz, obispo a la sazón de Badajoz: Prefecto de disciplina y Profesor del Seminario de San Atón desde el día 1 de octubre de 1934.

Martirio y sepultura

El corazón de don Tomás Carmona ardió siempre en las llamas de celo apostólico, Hizo sus primeros ensayos en las vacaciones veraniegas en su pueblo al organizar la catequesis y la Acción Católica. En estos menesteres se ocupaba, una vez que los seminaristas marchan, en abril de 1936, a sus casas por cerrarse el Seminario.

Tres milicianos, "Vinagre", "el Mocho" y Juan Manuel llegan a su casa de la calle Jesús n° 2, el 25 de julio para conducirle a la sacristía en donde se encontraba privado de libertad el farmacéutico, don Domingo. Pide un compañero de fatiga y él se ofrece voluntariamente. Evita la profanación de las Hostias consagradas, que retira sirviéndose de Ellas para sostener su fortaleza.

El día 11 de Agosto, a las tres de la madrugada lo sacan con aspecto demacrado, descalzo y maniatado. Llevado al cementerio de Villanueva de la Serena fue fusilado junto con el farmacéutico. Es sepultado en la pared de la carretera; pero el sepulturero, que era su paisano, puso una señal para luego identificarlo.

El 21 de septiembre de 1940 sus restos fueron exhumados por el mismo enterrador. Sólo quedaban los huesos, la cadena con el Crucifijo del Colegio y una medalla de San Estanislao de Kostka. Hoy reposan en la Iglesia Parroquial de la Haba, tras el rito funerario presidido por Monseñor Manuel Fernández Conde, su antiguo compañero romano y luego Obispo de Córdoba, quien expresó "¡Qué emoción al tener su cráneo en mis manos!". En el presbiterio se lee esta inscripción: "El Presbítero Dr. D. Tomás Carmona Gómez. Mártir de Cristo. R.I.P. 11 de agosto de 1936".


Información Diocesana

Ha designado nuevo Ecónomo General, Archivero diocesano, Director espiritual del Seminario y Formador de la Comunidad del Mayor del mismo

El Arzobispo nombra a tres sacerdotes y un laico para cargos de responsabilidad diocesana

Esta semana, Monseñor Santiago García Aracil ha realizado diversos nombramientos para cargos diocesanos. Dentro de la estructura de la Curia ha nombrado como nuevo Ecónomo General al laico Julián Peña Ripado. Además, ha nombrado Archivero diocesano al sacerdote Teodoro Agustín López López. Para el Seminario ha nombrado al sacerdote Juan Román Macías como nuevo formador del Seminario Mayor. También, para éste, ha nombrado como nuevo Director espiritual al sacerdote Gabriel Cruz Chamizo que, al mismo tiempo, compaginará este cargo con el de Delegado diocesano para el clero.

Gabriel Cruz Chamizo

Natural de Magacela. Ordenado sacerdote en 1972 trabajó, sucesivamente, en las parroquias de Zalamea de la Serena y Llerena. De 1980 a 1988 ocupa el cargo de Vicario Episcopal de Comunidades Cristianas y zona este; deja esta ocupación y es designado Delegado diocesano del Clero y Ecónomo diocesano. En abril de 2005 asume también la administración del Seminario diocesano. Además, forma parte del Comité de Asuntos Económicos de la CEE y del Secretariado para el sostenimiento de la Iglesia en España y, en 1999, fue nombrado canónigo de la Catedral de Badajoz.

Teodoro A. López López

Natural de Fuente del Maestre, fue ordenado sacerdote en 1966. Ha cursado estudios en la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Roma, en la Literaria de Sevilla, en la Escuela Normal de Magisterio de Badajoz y en la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es párroco de Balboa y, anteriormente, lo fue de Higuera de Llerena. Además es Catedrático de filosofía en el IES "Rodríguez Moñino".

En abril de 2005 fue designado Delegado diocesano para la Piedad Popular, Santuarios y Peregrinaciones, cargo que ocupa en la actualidad.

Juan Román Macías

Natural de Salvaleón, fue ordenado sacerdote en 1993. Su primer destino fue el equipo sacerdotal para las parroquias de Jerez de los Caballeros, Brovales, La Bazana y Valuengo. En el año 2001 fue nombrado formador de una de las dos comunidades del Menor de nuestro Seminario diocesano. Al mismo tiempo, ocupa la dirección del entonces Secretariado Diocesano de Pastoral Juvenil. En el curso 2004-2005 deja ambos cargos para marchar a la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma donde, los dos últimos años, ha cursado la Licenciatura en historia.

Julián Peña Ripado

Nació en Badajoz en 1964. Casado y padre de cuatro hijos.

Curso estudios en la Universidad de Extremadura donde obtiene la Licenciatura en Ciencias Económicas y Empresariales. Comenzó a colaborar en la administración de la diócesis de Badajoz en el año 1989, compaginando esta tarea con su trabajo en la Dirección Provincial del INEM en Badajoz. En 1990 pide una excedencia en el INEM y se incorpora, como Jefe de contabilidad, a la administración diocesana. En septiembre de 2003 asume la Dirección Técnica y de Asuntos Financieros de la diócesis, cargo que ha ocupado hasta su nombramiento como Ecónomo General de la diócesis.

Además, ha colaborado en la administración de Cáritas diocesana y ha formado parte de la Comisión Permanente y del Consejo diocesano de dicha institución.

 

Será el próximo jueves, 8 de junio, a las 20,30 horas

Don Santiago García Aracil consagrará la Concatedral de Mérida

El jueves 8 de junio, fiesta litúrgica de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, Monseñor Santiago García Aracil tiene previsto presidir la ceremonia de consagración del Altar y Templo Concatedralicio de Mérida, dedicado a la Asunción de Santa María.

Al parecer, no hay constancia de que, en su momento, se hiciera dicha consagración de este templo concatedralicio por lo que Monseñor García Aracil ha querido que se realice ahora, en el marco de doble celebración-aniversario que este año está viviendo nuestra diócesis -el 1350 aniversario del primer documento que cita a Mérida como una comunidad cristiana plenamente constituida y el 750 aniversario de la instauración de la diócesis en Badajoz-.

La ceremonia de consagración, que está previsto que comience a las 20'30 horas, consta de varios momentos, entre los que destaca la unción con Crisma del Altar mayor y las paredes del templo, con lo que el primero se convierte en símbolo de Cristo y, el segundo, en imagen de la Ciudad Santa de Dios.

Una vez realizada la consagración, el Arzobispo presidirá la celebración de la Eucaristía.

 

La Codosera

Fiesta en honor de la Virgen de Chandavila

Fieles llegados de distintos puntos de la diócesis y de la vecina Portugal participaron el pasado domingo en la fiesta en honor a la Virgen de los Dolores de Chandavila, en La Codosera.

La Misa Solemne celebrada en la explanada del santuario a las 12,30, tras el rezo de los Siete Dolores en la Vía Sacra, fue presidida por el párroco de La Codosera, Diego Valle y contó con la participación del coro de la Catedral de Badajoz.

Los actos del día finalizaron con una procesión eucarística, que había estado precedida por la Misa en el interior del santuario.

La fiesta tiene como preámbulo cada año una semana de espiritualidad, en la que en esta ocasión han intervenido 8 sacerdotes.

 

Restaurada la ermita de Higuera de Llerena

La ermita del Cristo del Humilladero, de Higuera de Llerena, ha sido bendecida recientemente tras ser sometida a un proceso de restauración al que han contribuido tanto el Ayuntamiento de la localidad como la comunidad parroquial de Higuera de Llerena. La Eucaristía fue presidida por el párroco actual don Leonardo Terraza y concelebrada por varios antiguos párrocos de Higuera.

 

Higuera de Vargas celebra a la patrona de la Fuerza Aerea Española

Durante este fin de semana, y desde el pasado martes, la localidad extremeña de Higuera de Vargas celebra sus fiestas en honor de Nuestra Señora de Loreto, patrona de la aeronáutica militar española. Es por este motivo por el que desde hace años la Base Aérea de Talavera la Real tiene una papel importante en los actos celebrativos y, una vez más, un Grupo de Gastadores de dicha Base militar ha acompañado a la imagen en su recorrido.

 

Agenda

Peregrinación interdiocesana a Lourdes

La Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes ha organizado, como cada año, una peregrinación interdiocesana con enfermos al santuario mariano de Lourdes, conocida como "El tren de la Esperanza", si bien este año no se realizará en tren, al cerrar RENFE la posibilidad de contratar un tren 'charter' para realizar la peregrinación, lo que ha hecho que los organizadores opten por la contratación de autobuses especialmente adaptados para que los enfermos realicen el viaje con toda comodidad.

La peregrinación tiene prevista su salida para el próximo día 22 de junio y el regreso para el 28 del mismo mes. Este año, además, se ha introducido como novedad dentro del programa, un día de convivencia festiva en Bètharram, lugar cercano a Lourdes.

En esta peregrinación, amén de los enfermos, pueden participar como voluntarios todas las personas que lo deseen -para lo que no se requiere ninguna preparación sanitaria- o simplemente personas que deseen peregrinar con la Hospitalidad.

Las personas interesadas en participar pueden recabar más información en los teléfonos 924 242595 y 924 317 366.

 

Asamblea de 'todosuno'

El movimiento 'todosuno' tiene previsto celebrar una asamblea en Badajoz los próximos 9, 10 y 11 de junio en la que, en línea con las aspiraciones de este movimiento, se tratarán diversos temas relacionados con la unidad de los cristianos. Para realizar esta actividad en Badajoz, se ha contado con la ayuda de la plataforma "Dando color a la vida... aquí en Badajoz", que aglutina a numerosos colegios religiosos de la ciudad, así como a varios grupos y movimientos cristianos.


Liturgia dominical

Celebramos la Solemnidad de Pentecostés

Palabra de Dios

 

 

Libro de los Hechos 2, 1-11

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería.

Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Enormemente sorprendidos preguntaban: - ¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.

 

Salmo 123

R. Envía tu Espíritu, Señor, / y repuebla la faz de la tierra. (o Aleluya).

Bendice, alma mía, al Señor: / ¡Dios mío, qué grande eres! / Cuántas son tus obras, Señor; / la tierra está llena de tus criaturas.

 

Carta a los Corintios 12, 3b-7, 12-13.

Hermanos: Nadie puede decir: "Jesús es Señor", si no es bajo la acción del Espíritu Santo.

Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común.

Porque lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo.

Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu.

 

Evangelio según san Juan 20, 19-23

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: - "Paz a vosotros".

Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: - "Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo".

Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: - "Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos".

 

Comentario Litúrgico

El misterio de Pentecostés

Con la fiesta de Pentecostés, tiene un solemne final este tiempo litúrgico, que celebra la Pascua del Señor,. Pero tenemos el peligro de considerar esta fiesta litúrgica como el día del Espíritu Santo. Algo parecido a la fiesta de un santo.

La Iglesia a través de la liturgia nos orienta hacia una interpretación más correcta. Ya en la primera oración de la misa, la colecta, nos habla de "el misterio de Pentecostés" indicándonos así que no se trata sólo de un mero recuerdo del hecho acaecido en la Era Apostólica: la venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, como nos narra la primera lectura, sino de "el misterio de Pentecostés".

No es una mera frase, se trata de afirmar que Pentecostés, la venida y la acción del Espíritu Santo, es una realidad que, tuvo una manifestación espléndida a los cincuenta días de la resurrección de Cristo, pero que sigue teniendo plena vigencia en la actualidad de la Historia de la Salvación. y que es un hecho de cada día., aunque sea un "misterio" y por tanto su presencia sólo se hace sensible por y desde la fe.

Esta es la realidad: .la acción del Espíritu Santo, además de estar presente, de un modo privilegiado, cada vez que se celebra un sacramento, está continuamente ofreciéndose como una insinuación en nuestra vida como nos narra san Pablo, en la segunda lectura.

El Apóstol nos alerta frente a la bipolaridad que continuamente acecha nuestra vida cristiana: la propia experiencia de cada uno nos puede avisar de cómo en cada instante estamos ante un cruce de caminos: los deseos de la carne y la guía del Espíritu Santo.

Ser cristiano es vivir un continuo Pentecostés.

Antonio Luis Martínez

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

5, lunes: 2P 1, 2-7; Mc 12, 1-12.
6, martes: 2P 3, 12-15a.17-18; Mc 12, 13-17.
7, miércoles: 2Tm 1, 1-3, 6-12; Mc 12, 18-27.
8, jueves:Is 52, 13-53 (o Hb 10, 12-23); Jn 22, 14-20.
9, viernes: 2Tm 3, 10-17; Mc 12, 35-37.
10, sábado: 2Tm 4, 1-8; Mc 12, 38-34.
11, domingo: Dt 4, 32-34.39-40; Rm 8, 14-17; Mt 28, 16-20.

 

9 de junio: San Efrén (s. IV)

Poco es lo que sabemos de la vida de San Efrén. Nació en Nisibi, en la Mesopotamia septentrional a comienzos del siglo IV, probablemente en el 306. Por lo tanto, tenía siete años cuando Constantino promulgó el edicto de Milán. Pero parece que Efrén no pudo gozar de la libertad de culto en el seno de la propia familia, porque el padre era sacerdote pagano y no estaba de acuerdo con la formación cristiana que la piadosa madre quería impartirle. A Los 18 años recibió el bautismo y vivió del propio trabajo, en Edesa, como empleado en un baño público. En el 338 Nisibi fue atacada por Los Persas, y Efrén acudió en su ayuda.

Cuando Nisibi cayó en mano de Los Persas, Efrén, que ya era diácono, se estableció definitivamente en Edesa en el 365, y allí dirigió una escuela. Allí murió el 9 de junio del 373. Benedicto XV lo declaró doctor de la Iglesia en 1920. La tradición nos lo recuerda como un hombre austero. No conocía el griego y probablemente esta era la razón por la cual no encontramos en su obra literaria ese influjo teológico contemporáneo, caracterizado por Las controversias trinitarias. Él es el transmisor genuino de la doctrina cristiana antigua. El medio usado por San Efrén para la divulgación de la verdad cristiana es sobre todo la poesía, por lo cual con razón se lo ha definido "la cítara (o el arpa) del Espíritu Santo".

http://es.catholic.net

 

Los santos de la semana

5, lunes: Bonifacio, Claudio, Doroteo.
6, martes: Norberto, Eustorgio, Gudualdo, Marcelino Champagnat.
7, miércoles: Colmano, Godesclacio, Ana de San Bartolomé.
8, jueves: Gildardo, Medardo, María del Divino Corazón.
9, viernes: Efrén, Primo y Feliciano, Diomedes, Ana María Taigi.
10, sábado: Timoteo, Censurio, Diana de Andaló.
11, domingo: Santísima Trinidad, Bernabé, Juan de Sahagún.


Contraportada

Se producía el sábado y ya se cuentan 6.000 muertos

Terremoto de Indonesia: los misioneros relatan lo sucedido

EL pasado sábado un terremoto de 6,2 grados en la escala de Richter sacudía a la isla indonesia de Java. Es el más grave de los registrados en esa zona tras el devastador "tsunami" de 2004. Según las autoridades, el número de muertos que ha dejado el terremoto está entorno a los 6.000. Las organizaciones humanitarias y muchos gobiernos trabajan y envían ayuda.

Benedicto XVI ha manifestado su dolor por lo ocurrido y ha manifestado que "reza po las víctimas y por las familias sumidas en el luto", al mismo tiempo el Santo Padre ha alentado a los que trabajan por aliviar el sufrimiento a los afectados.

Desde Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz se han abierto cuentas de ayuda.

El Padre Rudy Rehkito, misionero indonesio de los Oblatos de María Inmaculada, relata lo sucedido a pocas horas del inesperado terremoto en la isla de Java: "Esta mañana estaba celebrando la Eucaristía cuando hemos advertido un fuerte movimiento sísmico y toda la gente ha huido fuera de la iglesia. Ahora, a nuestro alrededor, no hay más que devastación, miedo y desesperación. Tratamos de hacer todo lo que podemos para ayudar a quien tiene necesidad. En los próximos días continuaremos rezando por las víctimas y por las familias que han perdido algún ser querido. Y pondremos en marcha iniciativas de solidaridad, poniendo a disposición de los prófugos y de los heridos todas nuestras estructuras. También Caritas Yogyakarta está organizando ayudas. Sabemos que la Iglesia católica de Cristo Rey en Yogyakarta ha sido fuertemente dañada. Ahora no debemos desanimarnos sino tratar de infundir esperanza en la población, trabajando junto con las autoridades".

La vista perdida

También el misionero javeriano de origen mejicano, padre Salvador, que vive en la periferia norte de Yogyakarta, cuenta lo que vio tras pasar la mañana en la zona del sur de la ciudad, en torno a Bantul, el área más castigada por el terremoto del sábado pasado.

"Acabo de entrar en casa hace un momento después de una visita a la zona de Bantul y la situación es verdaderamente grave. Hemos visto por todas partes a gente sentada en las aceras con la vista perdida y en los ojos la preocupación del que ha perdido todo lo poco que tenía. Están ahí esperando a que alguien les ayude. La gente de Yogyakarta se ha movilizado, pero también la de otras zonas de Indonesia. Hay muchísimos voluntarios y soldados enviados por el gobierno que siguen buscando supervivientes entre los escombros. Hay quienes llevan medicinas y comida a las aldeas lejanas. También están las ayudas internacionales que han comenzado a llegar. En definitiva, hay una gran movilización, pero el escenario es devastador", añade el padre Salvador.

Habrá más víctimas

"Por todas partes se ven casas derruidas y, con el pasar de las horas, el balance de víctimas aumentará", afirma el padre Rodolfo Ciroi, misionero javeriano italiano. "El terremoto ha castigado todo tipo de construcción. Cerca de nuestra casa se había inaugurado hace dos meses un gran centro comercial: la estructura se ha mantenido, pero paredes y techo se han venido abajo", dice el misionero. "También las pequeñas viviendas típicas de la población local se han demostrado un peligro, sobre todo por una peculiaridad de la arquitectura de la isla de Java. A diferencia de otros lugares de Indonesia, aquí incluso las familias más humildes utilizan tejas para el techo, en vez de las láminas de zinc. El terremoto ha transformado estas tejas en verdaderas armas". Es el mismo tipo de vivienda que se encuentra a lo largo de la costa en las muchísimas aldeas de pescadores de las que todavía hay pocas noticias.

Cómo ayudar

Atendiendo a las indicaciones de la autoridades locales, el personal de la red Cáritas en el terremoto y la Iglesia de Indonesia están dando la máxima prioridad a la asistencia médica de los heridos y a la habilitación de refugios temporales para miles de damnificados.

Cáritas Española ha enviado ya a la Cáritas local una ayuda urgente de 300.000 euros para apoyar la labor de ayuda a los damnificados.

Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz ha abierto una cuenta en Caja Badajoz con el número: 2010-0001-34-0502130304.

Desde Obras Misionales Pontificias también se ha abierto una cuenta en el Banco Popular para este fin. El nombre de la cuenta es: Obras Misionales - Donativo terremoto Java y el número de cuenta es el 0075-0204-96-0600739304.

OMPRESS


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino