Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 444. 30 de junio de 2002

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

A sus 82 años, Juan Pablo II lleva 23 al frente de la Iglesia

Este domingo, una jornada para rezar por el Papa

Cada año, coincidiendo con la fiesta de san Pedro y san Pablo, la Iglesia le pide a los cristianos que recuerden de forma especial al Papa, a la vez que pide que la colecta que se realiza en las parroquias se destine al Santo Padre.

El pontificado de Juan Pablo II, con 23 años en el sillón de Pedro se ha convertido en uno de los más largos . Los pontificados más extensos en la historia son el de Pío IX (1846-1878), León XII (1878-1903), Pío VI (1775-1799), Adriano I (772-795) y el de Pío VII (1800-1823).

Prueba de la fecundidad del pontificado de Juan Pablo II son sus 13 encíclicas y sus numerosos viajes apostólicos: casi un centenar de viajes en los que ha recorrido casi 140 países. En total, más de un millón de kilómetros recorridos.

Durante todo este tiempo el Papa ha mostrado una enorme debilidad por los jóvenes, con los que encontrará este verano en Canadá.


Editorial

El tráfico, responsabilidad moral

La próxima semana comienzan para muchos las vacaciones veraniegas y millones de españoles se pondrán en la carretera hacia sus lugares de descanso. Por desgracia, este necesario tránsito se salda cada año con un triste balance de accidentes que podrían ser evitados y con ello el sufrimiento y dolor de tantas víctimas y sus familias. La Iglesia no es ajena a esta preocupación por lo que cada año, por estas fechas, organiza una campaña de responsabilidad en el tráfico, de la que dará cumplida cuenta nuestra revista la próxima semana.

En este número baste con "calentar los motores" y recordar las exigencias morales y cívicas que comporta el ser conductor y peatón. Y es que, amigos, la responsabilidad en la conducción vial no es sólo una cuestión de buenas carreteras y de los funcionarios de la DGT y agentes del orden, que periódicamente nos sueltan cifras y cifras terroríficas sobre accidentes, hasta que se nos pasa el efecto del susto de los primeros anuncios y nos olvidamos.

La responsabilidad en el tráfico es también una cuestión moral: de quinto mandamiento de la Ley de Dios, de no matarás, dicho en negativo, o si lo prefieren en positivo: de respetar la vida, la propia, la de la mujer, la de los hijos y la vida de los demás, su mujer, sus hijos, sus padres.

Hasta lo dice el Catecismo de la Iglesia Católica, cuando en el apartado en que habla de la dignidad de la persona y al cuidado de la salud, afirma de forma tajante que "quienes en estado de embriaguez o por afición inmoderada de velocidad ponen en peligro la seguridad de los demás y la suya propia en las carreteras, se hacen gravemente culpables". Así de sencillo pero a la vez de exigente y grave, con demanda de mandamiento, o sea moral, sin necesidad de una multa, porque Dios no tiene guardias apostados en las curvas, sino el mejor de los dispositivos de control en el "salpicadero" del alma: la propia conciencia. Procuremos encenderla también cuando conducimos. ¡Buen viaje!

 


Carta del Arzobispo

Interioridad y dispersión

 

Los más ni se lo preguntan. Hablan, andan, comen, duermen, piensan inclusive y ni se enteran. No acostumbran a conversar consigo mismos y se confunden cuando lo intentan, porque la falta de ejercicio les lleva a identificar el silencio con el vacío, la soledad con el aburrimiento. Si quieres ser feliz, como me dices, no analices muchacho, no analices. Ellos o ellas optan, en los tiempos muertos, no digo libres, por manejar el mando a distancia y abrevar en lo que segregue el televisor o, los adolescentes y jóvenes, calarse el casco de los auriculares para atiborrarse de ruidos sin que los oiga nadie.

No quiero pasarme de raya al agrandar la extensión y profundidad del fenómeno, ni menos acusar en bloque a toda una sociedad que trabaja y se afana por sobrevivir con decoro y se compone de individuos más cultos y abiertos que sus abuelos y sus padres. De las aulas salen los trabajadores especializados, los profesores, funcionarios, ejecutivos de todos los niveles, a quienes les acecha, sin merma de lo dicho, el frenesí de la vida moderna, marcada por la alienación del tráfico rodado, los videojuegos, la indigestión televisiva, el fanatismo forofo de los estadios.

Como burda parodia del "Vivo sin vivir en mí" de San Pablo o de Santa Teresa, estas masas alienadas del urbanismo moderno -los reductos rurales son otra cosa-, se desviven por mil cosas, o sea, no ejercen de vivos consigo mismos. Alienadas he dicho, o enajenadas, que es lo mismo y más sencillo. Palabra ésta muy explotada, exprimida y manoseada por el marxismo radical, que contemplaba a las masas obreras enajenadas (en manos ajenas) por la religión, el patriotismo no internacional, los señuelos capitalistas o las necesidades primarias. Feroz y trágica contradicción, dado que el marxismo ortodoxo o el socialismo real han constituído la alienación más trágica de media humanidad en el siglo XX.

Ajenos a nosotros mismos

Para no perder el hilo, dejemos en claro que la interioridad, la consciencia y vivencia del propio yo, el cultivo lúcido y amoroso de la persona que soy, están hoy amenazados en todos los estamentos sociales, o por lo que nos sobra o por lo que nos falta. Tenemos el alma alquilada, vivimos sin enterarnos.

El hombre, ese desconocido fue el título afortunado (no tanto su versión española "La incógnita del hombre")de un libro famoso de Alexis Carrel. No era su novela un tratado de introspección, sino la historia humana apasionante de un médico rural. Pero traigo a colación el rótulo de la obra para aplicarnos el cuento los hombres de hoy, perfectos desconocidos, por millares, cada cual para sí mismo. Porque si se vive fuera de sí, simplemente no se vive. ¿Desde cuándo no habla usted cariñosamente consigo mismo, sobre sí mismo, para sí mismo?Ya estoy escuchando infinitas respuestas, tan chuscas como repetidas:

­Pero, hombre, si lo que a mí me pasa es cabalmente lo contrario. Yo no pienso más que en mí mismo, en mis problemas, en mis conveniencias, en mis intereses, en mi prestigio social, en mis amiguetes y en mis diversiones. Llámeme, si quiere, egoísta, egocéntrico, o ególatra; pero ¿yo desconocido, ausente, alienado de mí mismo? De eso nada de nada.

Tengo entonces que aclarar la pregunta. Los asuntos, los afanes, la dispersión de objetivos, las tensiones de todo tipo y, por supuesto, las diversiones obsesivas y frenéticas (divertirse es hacerse diverso, salir de sí, verterse hacia fuera), todo eso, digo, tapa, sofoca, como las hojas de otoño, el fondo cristalino del propio yo. En sus aguas límpidas sobrenada abandonado el niño que fuimos, lo más puro de nosotros mismos, pidiendo ser oído, porque tú y yo somos más importantes que todo lo que hacemos.

No seré yo el que invite a nadie al ensimismamiento, al aislamiento, a la abulia. Los hombres y las mujeres de más rica interioridad personal son los que tienen más que darnos, los más abiertos también a una comunicación auténtica de persona a persona, de corazón a corazón. Referidos al diálogo con Dios, subrayan eso mismo estos versos del Oficio litúrgico de Laudes:

No he venido a refugiarme de aristocracia interior.

dentro de tu torreón, Pues vine huyendo del ruido,

como quien huye a un exilio pero de los hombres no.

 Interioridad riquísima

La interioridad es un vocablo de amplio espectro que acoge en su alforja de significados un tesoro de experiencias, cercanas todas entre sí, pero de fuente y expresión diversas. La interioridad es una prerrogativa del ser humano que comprende toda la gama de sus pensamientos y sus sentimientos, su libertad y su conciencia, su poder de decisión, su llamada transcendente, su capacidad de ser feliz y desgraciado. Con sus antenas también para interpretar el mundo y entenderse a sí mismo.

De suyo, la experiencia interior se nutre de todo lo dicho y es la que define a la persona humana, en su riqueza y en su misterio sin asideros apenas de la corporeidad. Pregúntenlo, si no, al doctor Stephen Hawking. Nuestra alma, nuestro espíritu, nuestra intimidad, nuestro amor, nuestro asombro, nuestra adoración, nuestra culpabilidad, nuestro perdón activo y pasivo, nuestro obstinado anhelo de felicidad, pastan por las praderas interiores.

Dejo aparte, en toda su grandeza, por no ser mi fuerte ni haber aquí espacio, la interioridad activa del pensador, del filósofo, del creador literario o artístico. La de las culturas orientales budistas e hinduísta, con sus experiencias de yoga, dharma e inmersiones en el absoluto; la de la psicología y psicoterapia que sanan el sufrimiento y recomponen a la persona. Me quedo con la interioridad religiosa, de la que tengo que saber un poco porque, según me dice un amigo laicote, entra en mi sueldo. La interioridad religiosa cristiana es concebida por la tradición bíblica y la experiencia secular de la Iglesia no tanto como una conquista del espíritu humano, cuanto como una gracia de lo alto. Es de suyo más descendente que ascendente.

El Espíritu en mi espíritu

Pero, cuidado, que tampoco es esa toda la verdad. Porque, aun teniendo su fuente en el Dios uno y trino, la experiencia de Dios, las virtudes teologales, los dones del Espíritu Santo, son realidades palpitantes y, a su modo palpables y visibles en el planeta en que viajamos. Otra vez San Pablo: "El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado" (Rom 5, 5) Quienes nos lo dan, a los cristianos de Roma y a nosotros, son el Padre, que envió a su Hijo al mundo, y éste, de vuelta y glorioso, miembro irreversible de la estirpe humana. La Trinidad es a un tiempo autora y destinataria de la oración, del culto, de la experiencia religiosa cristiana. Somos templo vivo suyo, salvo cuando naufragamos en el pecado. Nuestra interioridad es soledad sonora y silencio polifónico. díganlo, si no, los místicos.

El creyente como todos los humanos tiene a su alcance los resortes de la educación, de los métodos de autocontrol, de las terapias síquicas o farmacológicas. Pero él vuela más alto, más libre y más acompañado, dejando que su espíritu se mueva por el Espíritu, sus oídos escuchen al Maestro, y que toda su pequeñez se deje inundar por una infinita confianza en el Padre.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


Centrales

Propiciará también una reflexión entre teólogos e intelectuales cristianos sobre este fenómeno

La Permanente de la Conferencia Episcopal anuncia un documento sobre terrorismo

La Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española, reunida los días 18 y 19 de este mes, ha iniciado la reflexión sobre el cumplimiento del Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española para el cuatrienio 2002-2005 "Una Iglesia esperanza. ¡Mar adentro!" (Lc. 5,4), de noviembre de 2001. En este contexto, ha decidido impulsar la puesta en marcha de la acción número 16 prevista en dicho Plan. Esta acción, considerada como un servicio a la Iglesia y a la sociedad, consiste en propiciar una reflexión entre los teólogos e intelectuales católicos sobre el terrorismo. Consiste además en la publicación de un documento que aliente a los católicos y a los hombres y mujeres de buena voluntad a trabajar sinceramente según sus posibilidades para eliminar esta lacra social y consolidar la convivencia en la libertad y respeto de los derechos humanos. De acuerdo con el número 58 del Plan Pastoral, los criterios que han de orientar su elaboración son los siguientes:

1º) La condena tajante y sin paliativos del terrorismo de ETA, que constituye un desprecio a la vida humana, don sagrado, y un atentado gravísimo contra el hombre, imagen del mismo Dios, en la línea de los numerosos pronunciamientos de la Conferencia Episcopal y de los Obispos. Dicha condena incluye asimismo a todos los que directa o indirectamente lo toleran, lo justifican o le dan cobertura.

Apoyo a las víctimas

2º) El apoyo y cercanía de la Iglesia a las víctimas del terrorismo, a sus familiares y a los amenazados, viendo en ellos el rostro doliente de Cristo y alentando en esta tarea a las instituciones políticas y sociales.

3º) El compromiso de la Iglesia en la eliminación del terrorismo desde el ámbito de su misión específica: invocando la ayuda de Dios, inculcando en la sociedad y particularmente en la juventud el sentido moral y la referencia a los valores cristianos y a la dignidad de la persona humana, y creando en ella espacios de diálogo, de convivencia y de fraternidad.

4º) El estudio en profundidad de los orígenes, causas y consecuencias del terrorismo a partir de la Doctrina de la Iglesia.

Con esta acción y con el conjunto de su Plan Pastoral, la Conferencia Episcopal Española, que confía en el Dios de la vida y del amor que acompaña siempre a su pueblo, trata de contribuir a la paz en el País Vasco y en toda España sembrando la esperanza en los fieles católicos y en la sociedad en general.

La Comisión Permanente, ante acontecimientos e informaciones de diverso tipo que han podido afectar a la confianza de los fieles católicos en la Iglesia y sus pastores, invita a todos a renovar el amor a la Iglesia, madre y maestra, sacramento y camino, siempre y para todos, del encuentro con Dios y de los hombres entre sí. Ella es además signo de la presencia de Cristo Resucitado y de la acción del Espíritu Santo a pesar de las deficiencias de todos sus miembros, pastores y fieles. Invita, por fin, a éstos a fortalecer la comunión con sus pastores y a vivir con gozo, unidad y confianza su condición de hijos de la Iglesia.

 

El Nuncio da su impulso a la Asamblea Diocesana

Les ofrecemos a continuación la parte de homilía que el Nuncio pronunció en la clausura de la Asamblea que hace referencia a la misma y que, por error, no se reprodujo en nuestro número anterior como reflejaba el titular.

 

En la convocatoria a la Asamblea Diocesana de 2002, el Sr. Arzobispo solicitaba con urgencia el compromiso, la ayuda, ¡por caridad!, y el empeño eclesial de todos para conducir a esta Iglesia local de Mérida-Badajoz por caminos de conversión, renovación, comunión, santidad personal y testimonio apostólico.

"Ante el reto mundial y local ­escribía Mons. Montero­ de tantas pobrezas, con las tremendas sacudidas de la globalización, con la guerra antiterrorista, en la búsqueda de un nuevo orden mundial más justo y solidario, ¿puede justificarse hoy una vida vulgar de los cristianos auténticos?, ¿una Iglesia apocada y continuista, unos pastores, obispos y presbíteros, encogidos o ausentes?".

Frente a la lacra de un crecimiento lamentable del materialismo, del indiferentismo, del consumismo y del vacío moral...., continuaba preguntándose el Sr. Arzobispo, "¿qué hace nuestra Iglesia en nuestro campo pastoral de Extremadura?, ¿nos hemos situado con la claridad, el coraje, la unión y esperanza necesarias para ser alma de esta sociedad?, ¿no es todo esto un reto, un aguijón a nuestro mejoramiento manifiesto, a nuestro compromiso personal y comunitario de vivir y testimoniar la fe?".

Bajo este análisis, humilde y valiente, de la situación diocesana se podía adivinar una intención clara, una inquietud apasionada y una invitación explícita, entusiasta y decidida "para caminar con Cristo", consolidando una vida creyente personal (Contemplación) y asumiendo con generosidad el compromiso de un verdadero testimonio evangélico (Misión) para construir en esta diócesis de Mérida-Badajoz una hermosa parcela del Reino de Dios, cimentado, predicado y empezado a construir por el mismo Jesucristo, asentado en los fundamentos de la "Verdad, Justicia, Paz y Amor".

Este "Caminar con Cristo" ha sido el eje sobre el que han girado los dos grandes temas de la convocatoria: Contemplación y Misión, que han constituido fundamentalmente el argumento de encuestas, diálogo en vuestras reuniones, grupos de trabajo, encuentros de reflexión y oración.... Es la llamada Pastoral del Encuentro. Encuentro con Dios mediante la oración, el estudio y la escucha atenta de la Palabra, la Eucaristía dominical como cita de fidelidad con Jesucristo, para, así, llegar a la experiencia íntima y profunda de Dios.

Encuentro con los hombres, como la dimensión misionera de la experiencia de Dios. Compromiso fuerte con Jesucristo para la extensión y crecimiento de su Reino, ahora y aquí, en medio de los avatares de la vida en nuestro mundo.

La clausura de la Asamblea es el inicio de una nueva etapa. La Asamblea diocesana ha sido convocada para que vuestra Iglesia de Mérida-Badajoz "opte por la contemplación del rostro de Cristo, al que confiesa como sentido de la historia y luz de su camino, y para que todos sus miembros aprendan a reflejarlo en sus vidas y a hacerlo resplandecer por el testimonio y el anuncio".

Nueva etapa en la que os corresponde la no fácil tarea de traducir en la vida del quehacer cotidiano, con gestos, conductas y actitudes, los compromisos, artículos y resoluciones que habéis plasmado por escrito en las Conclusiones finales de la Asamblea que estamos clausurando.

 

 

Ante la fiesta de san Pedro y san Pablo, la Iglesia pide la oración de los fieles por el Santo Padre

El de Juan Pablo II, uno de los pontificados más largos de la historia

El sábado 29 se celebra el día de San Pedro y San Pablo, por ello la Iglesia recuerda este domingo, el más próximo al día 29, al Papa Juan Pablo II , el sucesor del primero de los apóstoles, pidiendo la oración de los fieles y realizando una gran colecta, el óbolo de San Pedro destinada a sufragar los servicios pastorales de la Santa Sede.

Karol Wojtyla, el Papa que vino del Este, el Atleta de Dios, Juan Pablo II es a sus 82 años el cuarto pontificado más largo de la historia: 23 años en el sillón de Pedro, los mismos que Adriano I (772-795) y Pío VII (1800-1823)

El Papa viejo, con un atentado a sus espaldas, seis operaciones, párkinson... se mantiene al frente de la Iglesia aceptando el encargo recibido de Dios desde que en octubre de 1978 fuese elegido para conducir a la Iglesia católica hacia el tercer milenio, como profetizó el cardenal Wyszynksi. Desde entonces este hombre temperamental y de espíritu ascético, ha realizado casi un centenar de viajes en los que ha recorrido casi 140 países. En total más de un millón de kilómetros recorridos, tres veces la distancia entre la Luna y la Tierra, anunciando el Evangelio, afirmando la dignidad de la persona, el derecho a la vida, la libertad de las naciones oprimidas por regímenes políticos, denunciando la preminencia de los sistemas económicos sobre las personas y proclamando la igualdad de todos, independientemente de la raza, el credo o la nación.

13 encíclicas

Prueba de la fecundidad del pontificado de Juan Pablo II son sus 13 encíclicas, pero en estos 23 años el Papa ha mostrado su preocupación por la nueva evangelización de países cristianos que se olvidan de Dios; se trata de una evangelización que debe ser nueva en sus formas, en su ardor y en sus expresiones.

Durante su pontificado Juan Pablo II se ha esforzado enormemente por llamar a la unidad en una doble dirección: interconfesional, a la unidad de los cristianos, e interreligioso, a construir un mundo en paz con las otras religiones monoteístas: el judaísmo, al que ha denominado hermano mayor del cristianismo, y el Islam. De esa inquietud han surgido , entre otras acciones, las jornadas mundiales de la paz en Asís, donde a primero de año se reúnen líderes religiosos de todo el planeta.

Talón de Aquiles

Pero si hay que buscarle un punto débil, un talón de Aquiles al Papa, éste lo encontramos en los jóvenes. A ellos les ha dicho que el mundo será lo que ellos quieran que sea y les ha pedido que en el centro de la construcción de ese mundo esté Dios. Son célebres sus encuentros mundiales de la juventud celebrados en lugares como Polonia, España, concretamente en Santiago de Compostela, en París o en Roma, donde en el año 2000, con motivo del Jubileo, reunió a 2.000.000 de jóvenes.

Junto a los jóvenes, el corazón del Papa Wojtyla, están los mayores. Su decisión de mantenerse al frente de la Iglesia a pesar de su enfermedad, parece decir que las personas mayores no son ni mucho menos un estorbo, ellos tienen el secreto de lo que sólo enseña la vida con el paso de los años.

Primado Anglicano: El Papa, un líder espiritual de toda la cristiandad

El primado de la Iglesia anglicana y arzobispo de Canterbury, el doctor George Carey, considera que Juan Pablo II es el líder espiritual de toda la cristiandad en todo el mundo.

El líder de los 70 millones de fieles de la Comunión anglicana hizo estas declaraciones a los micrófonos de Radio Vaticano, al encontrarse este viernes con el obispo de Roma en el Vaticano.

La visita del pastor anglicano estaba cargada de melancolía, pues el arzobispo número 103 de Canterbury ha anunciado con cuatro años de anticipación su retiro para el 31 de octubre próximo.

Carey reconoció en sus declaraciones a la emisora pontificia que su visita tenía ante todo un carácter "sumamente personal para expresar mi gratitud al Santo Padre por la amistad que hemos podido construir en estos últimos 11 años".

"He podido encontrarme con él en muchas ocasiones. Siento por él una gran estima, como hermano en la fe, y respeto de la manera más total su figura de líder espiritual para toda la cristiandad en todo el mundo".

"En nuestras conversaciones hemos hablado del camino hacia la unidad más profunda --revela--; ciertamente hay divergencias, pero sobre los aspectos fundamentales la Iglesia católica romana y la Comunión anglicana están en realidad muy cerca".

De 66 años, originario del East End londinense, el doctor Carey fue nombrado arzobispo de Canterbury en tiempos en los que era primera ministra Margaret Thatcher.

La presencia del arzobispo en Roma ha coincidido con la exposición que tiene lugar en estos momentos en los Museos Vaticanos sobre la historia del anglicanismo en el surco de la tradición cristiana de occidente, marcada por momentos de lejanía y acercamiento a Roma.

Al hablar de este aspecto, Carey afirma: "Creo que es necesario trabajar más intensamente a nivel teológico, aunque tengo que reconocer que los estudios avanzan de manera tranquila: no tan rápidamente como quisiera, pero es verdad también que tenemos que pensar a largo plazo".

"En el fondo --reconoce--, ¡hemos estado divididos y separados durante 450 años y no podemos pensar en alcanzar la unidad deseada en uno o dos años! Los progresos que estamos dando son sin lugar a dudas alentadores". ZENIT

ZENIT

 


Noticiario diocesano

Medio millar de personas asisten a una vigilia diocesana de espigas

Conmemorado en Mérida el 25 aniversario de la Adoración Nocturna Femenina

Tal y como adelantábamos en este Semanario, la Adoración Nocturna Femenina Española (ANFE) celebró el pasado sábado su 25 aniversario en la Basílica de Santa Eulalia de Mérida, donde está incardinada desde su fundación.

Coincidiendo con esta efeméride, toda la Adoración Nocturna de la Diócesis de Mérida-Badajoz, ANE (masculina) y ANFE, ha celebrado la "Vigilia Diocesana de Espigas", a la que acudieron adoradores de diversas poblaciones: Badajoz, Almendralejo, Fuente del Maestre, Villafranca de los Barros, Castuera, Santa Marta, Villanueva de la Serena, Hornachos, Fuente de Cantos, Granja de Torrehermosa, Calamonte, Ribera del Fresno y Mérida. En total, más de 500 personas tomaron parte en esta actividad.

Esta Vigilia comenzó con la llamada "Procesión de Banderas" desde la Ermita del Carmen hasta la Basílica de Santa Eulalia. Una vez allí se celebró la Eucaristía, presidida por el director espiritual diocesano de la ANFE, don Antonio Bellido Almeida, y concelebrada por varios sacerdotes.

Tras esta Eucaristía comenzaron los turnos de vela que se prolongaron hasta las 4 de la mañana cuando, con el café y los dulces, se dio por terminada esta Vigilia

 

Con un encuentro en Olivenza

El Hogar de Nazaret clausura sus actividades juveniles

El pasado sábado se clausuraban en Olivenza las actividades del Secretariado de la Pastoral Juvenil y Vocacional del Instituto Secular "Hogar de Nazaret".

Durante todo el curso, este Secretariado ha venido celebrando diversos encuentros por toda la geografía diocesana donde la Institución se encuentra presente. Cada tres meses, un grupo de 20 jóvenes procedentes de Trasierra, Llerena, Fuente del Maestre, Badajoz, Ribera del Fresno, Lobón y Olivenza, se han estado reuniendo en estos encuentros que tenían por objeto la reflexión, la revisión de vida, la oración y la orientación vocacional para así ir ayudandoles en su crecimiento en el compromiso cristiano.

Para llevar adelante ente proceso, el Secretariado cuenta con 5 miembros del "Hogar de Nazaret", que son las responsables de coordinar y animar esta experiencia.

El encuentro de Olivenza

En el encuentro celebrado en Olivenza, los jóvenes se reunieron por grupos para revisar y analizar lo que esta experiencia ha supuesto para ellos durante el curso. En esta revisión se valoraba positivamente el acompañamiento personal de cada uno de los miembros, que es precisamente uno de los retos a los que pretende dar respuesta la Institución con esta iniciativa.

Además de la revisión, se plantearon algunos objetivos para el curso que viene, entre los que se cuentan la consolidación de este grupo, el animar a otros jóvenes para crear grupos nuevos e iniciarse en los "ejercicios en la vida diaria".

Tras esto, los jóvenes participaron en una eucaristía, celebrada en el templo de Santa María Magdalena, donde cada uno pudo dar gracias a Dios por lo experimentado durante el curso. Con la comida posterior, se dio por terminado este encuentro.

 

Cuatrocientos peregrinos parten para Lourdes

El conocido como Tren de la Esperanza partió el martes en dirección a Lourdes con más de cuatrocientos peregrinos entre enfermos y no enfermos.

Los peregrinos de Mérida-Badajoz eran bendecidos por el Arzobispo, don Antonio Montero, en la estación de RENFE de Mérida, de donde salieron en dirección a Cáceres, para recoger a los peregrinos de esa diócesis.

Los enfermos van acompañados por 170 voluntarios, entre los que se encuentran 8 sacerdotes, 10 religiosas, 3 médicos, 1 farmacéutico, 25 enfermeros y otros tantos auxiliares de clínica.

Esta es la décima peregrinación del Tren de la Esperanza.

 

José María Gil elegido consejero de COPE

El sacerdote de nuestra diócesis y director de esta revista, José María Gil Tamayo, ha sido nombrado miembro del Consejo de Administración de la Cadena COPE en la reunión mantenida el viernes día 21 en Madrid por la Junta General de Accionistas de esta cadena de emisoras.

Por otro lado, la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española lo ha confirmado también por un nuevo mandato como director del Secretariado Episcopal de Medios de Comunicación Social, cargo que compatibiliza con su encargo pastoral en nuestra diócesis.

 

Durante la Eucaristía del día de San Juan Bautista

El Arzobispo muestra su preocupación por los jóvenes

El Arzobispo, don Antonio Montero, presidía el pasado lunes la Eucaristía del día de san Juan en la Catedral Metropolitana. Como es tradicional, la misa fue concelebrada por los canónigos y párrocos de la ciudad, y a ella asistieron numerosos fieles, que llenaron el templo, así como la corporación municipal, presidida por su alcalde don Miguel Celdrán, el Delegado del Gobierno, autoridades militares, policiales y judiciales.

En su homilía, don Antonio dio un repaso a la vida en la ciudad y al compromiso cristiano y social de sus habitantes. Tras señalar al Bautista como referente de fortaleza de la persona frente al ambiente, mostró su preocupación por los jóvenes, por su educación y porque encuentren su sitio en la sociedad sin hacer otra paralela.

Don Antonio destacó dos signos de esperanza en la ciudad: la inauguración este domingo de la nueva parroquia de Jesús Obrero, en el Cerro de Reyes y la bendición, el día 10 del parque temático.

Subvención a la Catedral

Además, la Catedral Metropolita es noticia porque la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), en su reunión celebrada los días 18 y 19 de este mes, ha estudiado y aprobado la adjudicación de subvenciones correspondientes al año 2002 con cargo al convenio firmado por la CEE en 1998 con la Fundación Endesa para la iluminación de catedrales españolas y de otros templos especialmente significativos. Entre los templos se encuentra la Catedral de Badajoz, a la que se destinarán 30.000 euros (5 millones de pesetas) para completar su iluminación y 72.000 euros (12 millones de pesetas) para la Concatedral de Mérida.

También se destinarán 18.000 euros para el Santuario de la Virgen de la Montaña de Cáceres, además de otros once templos más de toda España con un importe total de 720.300.000 euros.

Desde el año 98 se han distribuido 652.701.981 pesetas con destino a 55 proyectos de iluminación de catedrales.

 

El proyecto se ejecutará en dos fases

Iniciadas las obras de la parroquia de San Juan de Dios en Badajoz

Las obras de la parroquia de san Juan de Dios de Badajoz acaban de iniciarse.

El nuevo templo irá ubicado entre el parque existente enla urbanización Jardines del Guadiana y la de Cañada-Moreras. El territorio comprendido en la demarcación de la comunidad parroquial abarca, además de las conocidas barriadas "Cañada-Moreras", las nuevas urbanizaciones de la "Universidad", "Guadiana", "Jardines del Guadiana" y la urbanización "Ruta de la Expo".

En una primera fase, que se espera que esté concluida a mediados de julio de 2003 se va a construir un complejo pastoral, que contará con dos plantas y cuyo presupuesto es de 510.860 euros (85 millones de pesetas) , para lo que el párroco, don Enrique Cruz ha solicitado la ayuda de los fieles.

En la planta baja se ubicará provisionalmente el templo parroquial y en la superior diez salas para impartir la catequesis, así como para las actividades del Centro de Promoción de la Mujer, Cáritas, jóvenes, niños etc.

El complejo que ahora se ha empezado a construir tendrá una extensión total de 650 metros cuadrados repartidos entre las dos plantas.

Columbario

En un futuro se acometerá la segunda fase, que consistirá en la construcción definitiva del templo. Una vez construido éste, la planta inferior (la que ahora se utilizará como templo) se destinará a columbario, una cripta en la que se podrán depositar las cenizas de los difuntos que lo deseen. Será la primera parroquia que cuente con una cripta de estas características.

 

 


Al paso de Dios

Europa es cristiana

EN este momento hay abierto un debate que no debería estar solamente en el campo de los políticos y de las élites intelectuales. Me estoy refiriendo a si la Convención Europea -la futura constitución- tiene que recoger o no una referencia explícita a la aportación histórica del cristianismo a la identidad de Europa. Sinceramente soy de los que piensan que de no hacerlo se traicionaría el humus cultural de un conjunto de pueblos que han pensado, han sentido y han vivido desde la fe en Jesucristo a lo largo de muchas generaciones.

Es verdad que éste proceso ha tenido junto a luces, también muchas sombras; pero que levante la mano quien no presente errores en su currículo vital. No es noble querer renunciar a lo que somos, y es de una intolerable suficiencia que una minoría le quiera negar a las mayorías más sencillas -que en definitiva son las que hacen la historia- su identidad más profunda. Por mucho que se empeñen algunos, Europa es y seguirá siendo cristiana. Nadie podrá borrar las huellas que han dejado siglos de andadura y de cocido cultural.

Olvidar la labor del pasado, sería dejar en el vacío y sin perspectiva a millones de seres humanos, no sólo aquí sino también entre los pueblos que han heredado de nosotros la fe cristiana. A esos les parecería que "la abuela Europa" ha perdido definitivamente los papeles. Dicho todo lo anterior, hay también que afirmar que cultivar la identidad propia no es obstáculo para que se defienda también una Europa abierta, tolerante e integradora.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el XIII Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

2º Libro de los Reyes 4, 8-11. 14-16a

Un día pasaba Eliseo por Sunam y una mujer rica lo invitó con insistencia a comer. Y siempre que pasaba por allí iba a comer a su casa.

Ella dijo a su marido:

-Me consta que ese hombre de Dios es un santo; con frecuencia pasa por nuestra casa. Vamos a prepararle una habitación pequeña , cerrada, en el piso superior ; le ponemos allí una cama , una mesa, una silla y un candil y así cuando venga a visitarnos se quedará aquí.

Un día llegó allí, entró en la habitación y se acostó. Dijo a su criado Guejazi:

-¿Qué podemos hacer por ella? Contestó Guejazi: Qué sé yo. No tiene hijos y su marido ya es viejo. Él le dijo: Llama a la sunamita. La llamó y ella se presentó a él. Eliseo dijo: El año que viene, por estas mismas fechas abrazarás a un hijo.

 

Salmo 88, 2-3, 16-17, 18-19

R. Cantaré eternamente las misericordias del Señor.

Caminaré eternamente las misericordias del Señor, /anunciaré tu fidelidad por todas las edades. / Porque dije: Tu misericordia es un edificio eterno, / más que el cielo has afianzado tu fidelidad.

Dichoso el pueblo que sabe aclamarte: / camina, oh Señor, a la luz de tu rostro; / tu nombre es su gozo cada día, / tu justicia es su orgullo.

 

Carta de S. Pablo a los Romanos 6, 3-4.8-11

Hermanos: Los que por el bautismo nos incorporamos a Cristo fuimos incorporados a su muerte.

Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que así como Cristo fue despertado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva.

Por tanto si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con Él, pues sabemos que Cristo una vez resucitado de entre los muertos ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre él. Porque su morir fue un morir al pecado de una vez para siempre, y su vivir es un vivir para Dios.

Lo mismo vosotros consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús.

 

Evangelio según san Mateo 10, 37-42

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles:

- El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí, la encontrará. El que os recibe a vosotros, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha enviado. El que recibe a un profeta porque es profeta, tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo, tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

1, lunes: Am 2, 6-10. 13-16; Mt 8, 18-22.
2, martes: Am 3, 1-8; 4, 11-12; Mt 8, 23-27.
3, miércoles: Ef 2, 19-22; Jn 20, 24-29.
4, jueves: Am 7, 10-17; Mt 9, 1-8.
5, viernes: Am 8, 4-6. 9-12; Mt 9, 9-13.
6, sábado: Am 9, 11-15; Mt 9, 14-17.
7, domingo: Za 9, 9-10; Rm 8, 9. 11-13; Mt 11, 25-30.

 

Comentario litúrgico

Querer ser cristiano

Desde que la leí, me ha hecho pensar mucho la frase de Pablo VI: "No basta ser cristiano. Es necesario querer serlo".

Si tenemos la valentía de rumiarla en nuestro interior y aplicarla a nuestro caso concreto, seguro que producirá una revolución en nuestro mundillo religioso. Nos quitará la seguridad, que, con cierta frivolidad, mantenemos respecto a nuestra fe.

La página evangélica nos introduce en este camino de autocrítica de nuestro cristianismo personal.

"El que quiere a su padre... el que quiere a su hijo... el que encuentre su vida". Son frases que en vez de hacerlas problemas afectivos, debemos interpretarlas como la presentación del seguimiento de Jesús, como la decisión personal más importante de nuestra vida. Así de absoluta la presenta Cristo.

Cada cual haga recuento de su escala de valores, de la serie de decisiones personales que está firme en mantener... y pregúntese en que lugar coloca su decisión de ser discípulo de Cristo.

El evangelio de hoy nos ofrece un test para examinarnos: en qué medida estamos dispuesto a perder algo o a dar acogida a alguien por Cristo.

Una mirada retrospectiva a nuestra vida puede ofrecernos la calidad cristiana de ésta.

Si el resultado es muy negativo, supliquemos al Padre; "concédenos vivir fuera de las tinieblas del error y permanecer siempre en el esplendor de la verdad".

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

1 de julio: San Oliverio Plunket (1629-1681)

Estamos ante una víctima de la terrible persecución inglesa contra la iglesia católica de Irlanda. Ser alumno de una escuela católica era alta traición a su graciosa majestad británica.

Un clandestino legado papal, de Urbano VIII, llamado Scarampi, llevó a Roma a cinco muchachos para cursar estudios sacerdotales, pues los seminarios de Irlanda habían sido cerrados por los ingleses. Oliverio es ordenado sacerdote en 1654 y aunque las normas del Colegio Irlandés exigen la inmediata vuelta a la isla, las matanzas de Cronwell determinan su permanencia en Roma, como profesor del colegio de "Propaganda fide".

El papa Clemente IX lo envía a Irlanda como obispo para reconstruir la iglesia perseguida y, desde 1670, sortea con habilidad las prohibiciones inglesas que pesan sobre el catolicismo, confirmando a más de 50.000 fieles, construyendo escuelas y hospitales y ordenando 250 sacerdotes..., a pesar de que no pudo reconstruir ninguna de las iglesias incendiadas y saqueadas.

Finalmente, a nuestro buen obispo se le acusa de organizar un complot papista, celebrándose un juicio sumarísimo en Londres, que termina con el "asesinato legal" en 1681, por haber escondido a 100 sacerdotes. La idea de tolerancia es compleja y difícil, pero desde luego no es hija de la Gran Bretaña. Eso.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

1, lunes: Julio y Aarón, Domiciano, Teodorico, Oliverio Plunket.
2, martes: Proceso y Martiniano, Juvenal, Monegunda.
3, miércoles: Tomás, Anatolio, Heliodoro, León II, José Nguyén.
4, jueves: Isabel de Portugal, Jacinto, Laureano, Florencio, Berta.
5, viernes: Antonio Mª Zaccaría, Cirila, Marta, Domicio.
6, sábado: María Goretti, Goar, Sexburga, Ángela, Nazaria I. March.
7, domingo: Fermín, Marcial, Panteno, Edilburga, Odón.

 


Contraportada

Entrevista a María Trinidad González, Hija de la Caridad misionera en Marruecos

"En Marruecos anunciamos el Evangelio con las obras, no con las palabras"

María Trinidad González González, Hija de la Caridad de S. Vicente de Paul y Sta. Luisa de Marillag. Se encuentra actualmente desempeñando su labor en la misión católica de Ksar el Kebir, en la región de Larache (Marruecos). Allí llegó el 24 de septiembre de 2000, destinada por la provincial de Sevilla, recién terminado su periodo de formación y las prácticas apostólicas. Además, antes de entrar en las Hijas de la Caridad, esta joven se licenció en medicina por la Universidad de Extremadura.

P/¿Qué fue lo que te encontraste en la misión?

R/ Lo primero fue aprender el idioma. Allí se habla el darilla, que no es el árabe culto, pero que es un dialecto propio de Marruecos. Llegué a una comunidad donde había cuatro hermanas, que ya llevaban algunos años en la misión. La que más tiempo hace que esta allí lleva once años, y conoce muy bien la realidad socio-cultural, política y religiosa del pueblo y del país, porque se han preocupado de inculturarse en aquella realidad. Y yo, como llevo menos tiempo, lo que estoy haciendo es aprendiendo en ese sentido.

La misión se encuentra en una antigua iglesia de los franciscanos. Allí tenemos una guardería, en la que atendemos a 95 niños, donde -aparte de desayunar, comer y merendar- aprenden las primeras letras, a jugar, a relacionarse con sus compañeros, hábitos de higiene... y también, a través de los niños, llegamos a sus familias. Normalmente proceden todos de las chabolas, de familias desestructuradas, gente muy pobre y muy miserable. Hacerse una idea desde aquí es muy difícil, pero por ejemplo no tienen agua, ni luz, con una alimentación muy pobre, tienen que vender lo poquito que tienen para alimentarse...

Dispensario

P/ Además de la guardería tenéis más cosas ¿verdad?

R/ Sí, tenemos un dispensario a 8 kilómetros del pueblo, en medio del campo, desde donde atendemos a 47 poblados con más de 24.000 habitantes en total. Hemos empezado con él en enero de este año. La gente, desde el primer día, iban en sus burros, pues con problemas de todos tipo: quemaduras, dolores, problemas infecciosos y respiratorios... un poco todo lo que puede llegar a un centro de salud de aquí en España. Lo que pasa es que no contamos para nada con los medios que aquí hay. Por ejemplo, nosotras las vendas las tenemos que reutilizar. Recuerdo que recién llegada, vino un hombre con un vendaje muy sucio, y yo pensé "pues la tiro a la basura" y la hermana que está conmigo, que es enfermera, me dijo "ni se te ocurra, porque eso lo lavamos y está nuevo, y así al día siguiente la podemos reutilizar". Tampoco tenemos medicamentos, ni podemos suministrar lo que la gente necesita, por eso también desarrollamos programas de educación para la salud y de promoción social.

P/ ¿Cómo se asume en un país de mayoría musulmana, y con una cultura totalmente distinta, que unas religiosas estén prestando ese servicio allí?

R/ La gente sencilla nos acoge y nos aprecian. Además nos dicen "mujeres de Dios". Recuerdo que cuando nos cedieron el terreno para hacer el dispensario y el Centro de promoción de la Mujer, en las escrituras ponía "les dejamos esta tierra para que las 'mujeres de Dios' atiendan a los más pobres", fue algo muy entrañable para nosotras. Y es que participamos en su vida, desde el "tajara", que es lo de la circuncisión, hasta las bodas, los entierros y, en definitiva, en todas sus fiestas nos hacemos partícipes. Y luego ellos también nos felicitan en nuestras fiestas: en navidad, en la encarnación, que es cuando nosotras renovamos los votos.

A nivel gubernamental la cosa es distinta. Nosotras no dependemos para nada del gobierno marroquí. Ellos nos respetan pero estamos muy controladas: saben enseguida donde estamos, que estamos haciendo, van a casa, ven la guardería, la biblioteca.., y todas las actividades que tenemos las conocen, incluso tenemos que pedir permiso para hacer muchas cosas. Nos respetan e incluso nos admiran, pero nada mas. Por ejemplo, nosotros vivimos delante del ayuntamiento, pues no estamos, como si no existiéramos.

Cristiano en país musulmán

P/ ¿Cómo se lleva lo de ser cristiano en un país musulmán?

R/ Bueno, nosotras no podemos hacer anuncio verbal del Evangelio. Pero él no se anuncia sólo con palabras, se anuncia con las obras, con el testimonio, "estando". Lo que hizo Jesucristo, que pasó por la tierra haciendo el bien, es lo que nosotras intentamos hacer. Yo estoy convencida de que el mundo creerá en la medida en que uno da testimonio del amor, del perdón, del servicio a los más pobres y a los más necesitados. Creo que vivir en gratuidad, sin esperar que este o aquel se convierta, es para mi la mayor alegría, el darte, el entregar lo que eres para el servicio a los demás.

P/ ¿Que se puede hacer para colaborar con vosotras en la tarea que estáis realizando?

R/ Lo primero es la oración , porque la oración es fundamental: nos ayuda a mantenernos fuertes. No todo el mundo puede irse para allá, ni todo el mundo puede aportar lo que quisiera. A veces, es como la viuda del evangelio, el óbolo, lo poquito que cada uno tiene. Y sobre todo convencerse de que hay gente muy necesitada y de que hay gente que lo está pasando francamente mal. Yo creo que en la medida en que nos sensibilicemos un poquito y que cada uno aporte lo que tiene y puede, que no nos olvidemos, que no sea sólo cuando se hacen esas grandes campañas cuando uno parece que recuerda. Que en nuestro vivir cotidiano no seamos injustos, que seamos sensibles a las situaciones dolorosas, que no apaguemos la televisión cuando salen escenas de pobreza, en definitiva, que seamos gratuitos.

José Carrasco


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com



Return to Camino