Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 215 - Año V - 29 de junio de 1997
Director: José María Gil


Portada

Un día para orar por el Papa

Colecta en favor de la Santa Sede

La Iglesia celebra este domingo, festividad de San Pedro y San Pablo, el Día del Papa. Todos los católicos del mundo nos unimos a esta celebración porque el Romano Pontífice es para nosotros, como dice el Concilio Vaticano II, "el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles" (LG 23). Jesús edificó sobre la Roca de Pedro a todos los obispos de Roma y por eso vemos en el Santo Padre la imagen cercana, segura y querida de Cristo Buen Pastor entre nosotros.
Desde estas páginas invitamos a todos los fieles a rezar por las intenciones de Su Santidad y les recordamos que la colecta -el tradicional Óbolo de San Pedro- de este último domingo de junio, va destinada a sufragar los servicios pastorales de la Santa Sede, de los que salen beneficiadas todas las diócesis del mundo. Los católicos tenemos una ocasión para colaborar con el ministerio apostólico del Papa. Pidamos por él y ayudémosle con nuestra limosna.

Editorial

Una palabra de los jóvenes

Llega a nuestra mesa de redacción el librito "Extremadura, jóvenes de hoy", subtitulado Alternativa joven de Extremadura, el nombre de una entidad juvenil que se presenta a sí misma como de carácter sociocultural y que dice nutrirse también de las aportaciones de los Scouts de Extremadura y de la "Escuela de animación libre" de nuestra región.
El estudio comprende tres trabajos consecutivos, muy entrelazados en sus contenidos, titulado el primero "Informe sobre la realidad juvenil" al que sigue un extenso "Documento sobre la marcha juvenil en nuestra región", para finalizar con un "Análisis sobre la problemática juvenil de la vivienda". Se trata, en su conjunto, de un panorama de interés, interpretado, entendemos, por los jóvenes adultos que se mueven como líderes y educadores de estos movimientos. El hecho de que este Cuaderno esté dedicado a la memoria de Vicente Marcelo Nesi, malogrado dirigente Scout, y venga prologado por Santiago Cambero Rivero, Coordinador de "Alternativa joven", nos da las claves de su lectura. Y aún más, si añadimos que la presentación que encabeza estos escritos lleva la firma de Antonio Fernández Preciado, Director General de la Juventud, y que es la propia Consejería de Cultura la que edita y distribuye esta publicación.
Se proponen sus promotores hacerla conocer por personas e instituciones interesadas en el desarrollo y formación integral de nuestra juventud, además de que alimentan el propósito de que las reflexiones del librillo puedan correr de mano en mano entre los grupos juveniles de diferentes denominaciones, como instrumento de debate y de discernimiento.
Interesante trabajo, en su conjunto, inspirado por nobles intenciones y que surtirá, esperamos, efectos generalmente positivos. Yerra el que busque aquí rigor científico o estadísticas fiables. Son más bien apreciaciones de expertos en juventud. El libro está elaborado en clave de respeto, escucha y confianza en los jóvenes. Quizá es más descriptivo que orientador. Lo encontramos algo pobre de criterios y claramente deficiente, aunque no sectario, en el tratamiento de temas religiosos o de criterios morales. Nuestros movimientos cristianos habrán de completarlo y perfeccionarlo.

Carta del Arzobispo

La Iglesia en la llamada y en la respuesta vocacional

Homilía del Arzobispo en la ordenación de siete presbíteros

Hemos venido a bendecir al Señor por el don a su Iglesia de estos siete ministros del altar, de la palabra, de los sacramentos, de la comunidad cristiana y de los hombres todos. La palabra sacerdote significa don sagrado y hoy nuestra Iglesia local de Mérida-Badajoz recibe estos siete dones que casi nos recuerdan a los del Espíritu Santo.
Estamos aquí también para felicitar a la juventud cristiana de nuestra diócesis porque de sus filas han salido estos siete compañeros, elegidos por el Señor. Y para felicitar especialmente, como es lógico, a José María, Antonio, Manuel, Tomás, José Ignacio, José Antonio y Luis por su respuesta generosa y fiel a la llamada del Maestro y a las necesidades de la Iglesia y del mundo.
A la par que pedimos, en nuestra oración comunitaria, dos gracias: Primera, que el Señor que comenzó en estos hermanos la obra buena, El mismo la lleve a término. Y segunda, que mueva también el corazón de otros niños, adolescentes y jóvenes de nuestra Iglesia local para que sigan el mismo camino de los ordenandos de hoy.

Dios toma la iniciativa

Yo os invito a meditar unos momentos sobre la gracia de la vocación. Hemos escuchado en la primera lectura la bella narración del Libro primero de Samuel (16, 1-13) sobre la unción secreta de David como elegido del Señor, para ser Rey de Israel. Después de recorrer el profeta, uno por uno, a los siete hijos de Jesé, sólo sobre el último de ellos, ausente por demás, se fijó la mirada de Yavé, y a David le fue comunicado, por la unción del profeta, el Espíritu del Señor.
El mismo mensaje de gracia y de misteriosa elección se nos transmite, en el Nuevo Testamento y por la boca de San Pablo en su Carta a los Efesios (4, 1-7; 11-13) proclamada como segunda lectura.
"Cada uno hemos recibido la gracia, en la medida que Cristo nos la ha dado. Cristo ha constituido a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y doctores para el perfeccionamiento de los fieles y para la edificación del Cuerpo de Cristo".
¿Puede estar más clara la iniciativa personal del Señor, la actuación misteriosa de su mano en la buena marcha de su Iglesia, no tratándonos a nosotros como autómatas, pero sí como instrumentos libres de la acción misteriosa de su Espíritu? Y, por si algo faltaba, recordamos también aquí, con toda su fuerza de amor y de misterio, las palabras de Jesús a sus Apóstoles, en la noche asombrosa de la Cena pascual:
"No me habéis elegido vosotros a mí; soy yo el que os ha elegido a vosotros y os he puesto para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto permanezca" (Jn. 15,17).

Lo hace a través nuestro

Nos movemos, hermanos, en un espacio de gracia, de amor de Dios a su Pueblo, de predilección por sus elegidos; no para el disfrute egoísta de éstos, sino para el bien de los fieles, para la edificación de su Cuerpo que es la Iglesia. En tiempo de los profetas y de los apóstoles, lo mismo que en las comunidades creyentes de hoy, la regla vuelve a cumplirse, aunque en otros escenarios y con personajes distintos.
David fue elegido y ungido, porque pertenecía a una familia numerosa y practicante de la ley del Señor, la de Jesé el de Belén. Todos los miembros de la misma fueron purificados por el Profeta, y ofrecieron con él el sacrificio, implorando juntos la luz del Señor para conocer al elegido. David fue escogido, pues, en el seno de una familia creyente y orante.
En cuanto a los dones del Espíritu en la Comunidad de Éfeso, la gracia de ser pastores y doctores recaía sobre unos determinados miembros de la misma, de todos los cuales se asegura, dos versículos más arriba, que tenían "un sólo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre".
Así es que, salvo el caso excepcional de Pablo, derribado del caballo y marcado a la vez por la vocación apostólica, la gracia de la vocación sacerdotal es una rama de la vocación cristiana, en el tronco de la comunidad creyente. La elección final y nominal de los doce apóstoles, tal y como se nos describe en el capítulo tercero del Evangelio de Marcos, la realiza Jesús escogiéndolos libremente entre el grupo muy numeroso de los que ya eran sus discípulos, de los que se enumeran setenta y dos en el Evangelio de San Lucas.
Siguiendo en esa misma línea, dos discípulos de Juan pasaron a serlo de Jesús. Dos parejas de hermanos, Simón y Andrés de Betsaida, Santiago y Juan, hijos del Zebedeo, entraron en la docena de los elegidos del Maestro. Contaba mucho aquí la familia creyente, contaba el grupo juvenil, iniciado anteriormente en la Ley del Señor. Dios llama en estos ambientes; o, mejor dicho, la familia y el grupo de fe son mediaciones de Dios, como Samuel o como Pablo, para que la llamada les llegue a los elegidos.
Dios llama hoy en la Iglesia a través de la Iglesia. Los padres, los hermanos, los amigos, los maestros y, no digamos, los sacerdotes y los catequistas, son miembros vivos de la comunidad eclesial y agentes privilegiados de pastoral vocacional. Ellos personalizan la llamada, la suscitan, la acompañan, la protegen. Como el plantel, como el invernadero. La vocación nace en la Iglesia.

Llamada individual, respuesta libre

Mas, con la misma o mayor verdad, hay que reconocer que la voz del Señor resuena en el corazón del elegido. Recordemos el ejemplo del propio Samuel, oyendo repetidas veces lo que el creía la voz de Dios hasta que tuvo eco su respuesta: "Habla, Señor, que tu siervo escucha".
Jesús se dirigió sin titubeos a Pedro y Andrés, a Santiago y Juan, a Mateo, y ellos le siguieron de inmediato, los unos dejando las redes y el otro abandonando la ventanilla de los impuestos. Pero, no siempre fue así. El caso más conocido es el del joven rico, que se puso triste y se marchó, cuando Jesús le invitó a vender sus bienes y seguirlo en pobreza y libertad (Mt. 19, 21).
Otros ejemplos muy gráficos los tenemos en el capítulo 10 del Evangelio de San Lucas. Baste con transcribir este párrafo:
"Siguiendo el camino, vino uno que le dijo: Te seguiré adondequiera que vayas. Jesús le respondió: Las raposas tienen cuevas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza. A otro le dijo: Sígueme, y respondió: Señor, déjame ir primero a sepultar a mi padre. El le contestó: Deja a los muertos sepultar a sus muertos, y tú vete a anunciar el Reino de Dios. Otro le dijo: Te seguiré, Señor; pero déjame antes despedirme de los de mi casa. Jesús le dijo: Nadie que, después de haber puesto la mano sobre el arado, mire atrás es apto para el Reino de Dios."
Queridos jóvenes: Hoy también se cruza Jesús en el camino de muchos chicos y chicas llamados por Él a sus seguimiento (ellas son llamadas también a una plena consagración a Él y a su Evangelio) y algunos como los siete diáconos aquí presentes, le responden sin titubeos y con gozo, al igual que lo hicieron los doce apóstoles, como lo han hecho también los 320 sacerdotes de nuestra diócesis, como las mil religiosas que sirven a Dios y a los hombres, en nuestra misma Iglesia local de Mérida-Badajoz.
Se dan, por supuesto, otros casos, y son mayoría numérica, que encuentran parecidas excusas a los de aquellos personajes del Evangelio, para escurrir el bulto a la llamada de Jesús. Recordad cómo el Señor no hizo ningún comentario; no le dijo a ninguno una palabra recriminatoria. Porque el no plantearse o el no seguir la vocación al sacerdocio o a la vida religiosa, no puede decirse que sea un pecado grave. Aquellos personajes se lo perdieron. Pudieron haber pasado a la historia y al catálogo de los santos y se quedaron sumergidos en el anonimato y en la vulgaridad.
No digo, por tanto, que los que no se van al Seminario o los que se salen de él vayan a malgastar su vida. Dios me libre. Dios tiene muchos caminos. Pero ¡cuánto se pierden ellos! Y ¡cuánto nos perdemos nosotros por aquellos jóvenes, chicos o chicas que tienen miedo, o se anegan en mares de dudas en el seguimiento radical de Jesucristo!
Lo que sí resulta verdaderamente lamentable, es cuando quienes obstruyen el camino de su vocación son sus padres, hermanos o amigos. Si sus comunidades parroquiales, colegiales, catequísticas, o sus mismos pastores, no ejerciéramos sobre ellos el atractivo suficiente, para que nos acompañen en el camino.

Cuenta mucho la oración

No olvidemos nunca, sin embargo, que nos estamos moviendo en una atmósfera de fe, de gracia y de libertad.Y que, para que estos mecanismos funcionen adecuadamente, nos es necesaria a todos la ayuda de la oración. Resulta llamativo el hecho de que, siendo Dios el vocante fundamental y, por ello mismo, la fuente misteriosa de toda vocación, haya querido Él contar previamente, no sólo con la libre respuesta de los llamados, sino, además, con las oraciones suplicantes de la comunidad cristiana. "La mies es mucha y los obreros son pocos; pedid al Señor de la mies que envíe obreros a su mies" (Lc.10,2).
Nos encontramos, por tanto, con dos ineludibles mediaciones humanas. Somos nosotros los que le pedimos al Señor de la Iglesia que llame y que envíe a quienes habrán de ser sus ministros; son estos mismos los que, desde su misteriosa libertad responsable, habrán de dar, o no, una respuesta afirmativa.
Aquí pasa de todo, queridos hermanos, como acabamos de recordar en los ejemplos del Evangelio. Jesús lo comprobó también: "Muchos son los llamados y pocos los elegidos" (Mt. 22,14). Misterios de Dios y misterios del ser humano. La Iglesia está en medio. Rezando por las vocaciones, promoviéndolas desde la familia, la escuela, la catequesis, la comunidad creyente. Colaborando primero a la llamada y apoyando después la respuesta de los interesados, también desde diversas instancias pastorales, y especialmente desde el Seminario. Oremos, pongamos los medios y esperémoslo todo de su gracia.
Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Centrales

Solemnidad de San Pedro y San Pablo

La Iglesia dedica este domingo a pedir por el Papa y a ayudar a la Santa Sede con una colecta

La Iglesia celebra este domingo el Día del Papa al coincidir con la festividad de San Pedro y San Pablo. Todos los católicos del mundo nos unimos a esta celebración, porque el Romano Pontífice es para nosotros, como dice el Concilio Vaticano II, "el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles" (LG 23). Jesús edificó sobre la Roca de Pedro a todos los obispos de Roma y por eso vemos en el Santo Padre la imagen más cercana, más segura y más querida de Cristo Buen Pastor entre nosotros.
Ofrecemos a nuestros lectores una reseña biográfica del actual Papa, Juan Pablo II que en sus 19 años de pontificado ha batido récords en su actividad , magisterio y dedicación al servicio de la Iglesia. Invitamos, al mismo tiempo, a todos los fieles a rezar por las intenciones de Su Santidad y les recordamos que la colecta -el tradicional Óbolo de San Pedro- de este último domingo de junio, va destinada a sufragar los servicios pastorales de la Santa Sede, de los que salen beneficiadas todas las diócesis del mundo. Los católicos tenemos una ocasión para colaborar con el ministerio del Papa. Pidamos por él y ayudémosle con nuestra limosna.
Juan Pablo II festejaba hace poco más de un mes - el 18 de mayo- su 77 cumpleaños con una visita pastoral a la parroquia romana de San Atanasio, ya que ante todo es el Obispo de Roma; además ésta es una de sus actividades preferidas pues le hacen mantener el contacto directo con sus fieles, como le ocurre a cualquier obispo diocesano en las visitas pastorales a las parroquias de su diócesis. Desde el comienzo de su pontificado, el 16 de octubre de 1978, ha visitado 258 de las 328 parroquias que funcionan actualmente en la Urbe.
Estas visitas suelen tener el mismo programa, preparado antes con un encuentro con su Vicario para la Urbe, el cardenal Ruini, el obispo auxiliar de la zona donde está enclavada la parroquia y el párroco y sus vicarios. Todo se desenvuelve en un clima familiar, y en esta ocasión, nada más llegar al templo parroquial de San Atanasio, Juan Pablo II fue homenajeado con canciones polacas. Los jóvenes entonaron "Sto Lat" en polaco y el Papa explicó que esas palabras significan que le desean "100 años", y añadió con humor: "Eso significa que todavía me faltan veintitrés ". Un niño contó que el día de su cumpleaños, su madre siempre le pide que haga un propósito, y preguntó al Papa: "-¿Qué propósito harás tú?". "-Intentaré ser más bueno", respondió Juan Pablo II. Y recordó también que nació "entre las cinco y las seis de la tarde. Casi a la misma hora, 58 años después, fui elegido Papa".

Una historia singular

Sembrar el bien es lo que ha venido haciendo este hombre singular en unas circunstancias personales e históricas nada fáciles, siendo su persona fundamental para explicar casi el último cuarto de siglo de la Iglesia y de Europa.
Karol Józef Wojtyla, conocido como Juan Pablo II desde su elección como Papa en octubre de 1978, nació en Wadowice, una pequeña ciudad a 50 kms. de Cracovia, el 18 de mayo de 1920. Era el segundo de los dos hijos de Karol Wojtyla y Emilia Kaczorowska. Su madre falleció en 1929 mientras daba a luz a su tercer hijo, que nació muerto. Su hermano mayor Edmund, que era médico, murió en 1932, y su padre (suboficial del Ejército), en 1941.
A los 9 años Karol hizo la Primera Comunión y a los 17 recibió la Confirmación. Terminados los estudios de enseñanza media en la escuela Martin Wadowita de Wadowice, se matriculó en 1938 en la Universidad Jagellónica de Cracovia y en una escuela de teatro. Cuando las fuerzas de ocupación nazi cerraron la Universidad, en 1939, el joven Karol tuvo que trabajar en una cantera y en una fábrica química (Solvay), para ganarse la vida y evitar la deportación a Alemania.
A partir de 1942, sintiendo la vocación al sacerdocio, siguió las clases de formación del seminario clandestino de Cracovia, dirigido por el cardenal Adam Stefan Sapieha. Al mismo tiempo, fue uno de los promotores del "Teatro Rapsódico", también clandestino.
Tras la II Guerra Mundial, continuó sus estudios en el seminario mayor de Cracovia y en la Facultad de Teología de la Universidad Jagellónica, hasta su ordenación sacerdotal el 1 de noviembre de 1946. Seguidamente, fue enviado por el cardenal Sapieha a Roma, donde, bajo la dirección del dominico francés Garrigou-Lagrange, se doctoró (1948) en teología en el "Angelicum", con una tesis sobre La fe en las obras de San Juan de la Cruz. En aquel período aprovechó sus vacaciones para ejercer el ministerio pastoral entre los emigrantes polacos de Francia, Bélgica y Holanda.
En 1948 volvió a Polonia, y fue coadjutor en diversas parroquias de Cracovia y capellán de los universitarios hasta 1951, cuando reanuda sus estudios filosóficos y teológicos. En 1953 presentó en la Universidad Católica de Lublin una tesis titulada Valoración de la posibilidad de fundar una ética católica sobre la base del sistema ético de Max Scheler. Después pasó a ser catedrático de Teología Moral y Etica Social en el seminario mayor de Cracovia y en la facultad de Teología de Lublin.
El 4 de julio de 1958 fue nombrado por Pío XII obispo auxiliar de su ciudad, Cracovia, recibiendo la ordenación episcopal el 28 de septiembre de 1958 en la catedral del Wawel (Cracovia), de manos del Arzobispo Baziak. El 13 de enero de 1964 fue nombrado arzobispo de Cracovia por el Papa Pablo VI, quien le hizo cardenal en 1967.
Además de participar en el Concilio Vaticano II (1962-65), con una contribución importante en la elaboración de la constitución pastoral Gaudium et spes, el cardenal Wojtyla tomó parte activa en todas las asambleas del Sínodo de los Obispos, como signo de su preocupación por todas las Iglesias y vivencia de la colegialidad episcopal.

Gran capacidad de trabajo y apostolado

En cuanto a su magisterio y actividad pastoral, este Papa pasará a la historia por su gran espíritu de trabajo y empeño evangelizador, batiendo récords por la cantidad de sus escritos, viajes, etc:
Entre sus documentos principales se incluyen: 12 Encíclicas, 10 exhortaciones apostólicas, 9 constituciones apostólicas y 34 cartas apostólicas. Juan Pablo II también ha publicado dos libros que han sido auténticos éxitos editoriales: Cruzando el umbral de la esperanza (1994) y Don y misterio: en el quincuagésimo aniversario de mi ordenación sacerdotal (1996). El Papa actual también tiene en su cuenta haber celebrado, hasta el presente, 99 ceremonias de beatificación -en las que ha proclamado 768 beatos- y 31 canonizaciones -con un total de 276 santos-. Ha celebrado además 6 consistorios, durante los cuales ha nombrado 137 cardenales, lo que ha supuesto una gran renovación y universalización de sus componentes. También ha presidido 5 asambleas plenarias del Colegio Cardenalicio.
Desde 1978 hasta hoy, y como expresión de colegialidad, el Sínodo de los Obispos, convocado por Juan Pablo II, ha celebrado 5 asambleas generales ordinarias, una general extraordinaria, 3 asambleas especiales y un sínodo particular.
Desde el comienzo de su pontificado en 1978, Juan Pablo II ha realizado 78 viajes pastorales fuera de Italia, y 126 por el interior de este país.
A parte de las audiencias multitudinarias de los miércoles con miles y miles de fieles, el Santo Padre ha mantenido más de 900 reuniones y audiencias con personalidades políticas, entre ellas, 35 visitas oficiales de Jefes de Estado; otras 507 audiencias y reuniones también con Jefes de Estado; y 161 audiencias con Primeros Ministros.

Noticias

Presentada la reforma de la Curia diocesana a sus responsables

El pasado lunes les fue presentada a los miembros de la Curia diocesana de Mérida-Badajoz la reforma que de este conjunto de organismos va a llevar a cabo el Arzobispo, a fin para animar su funcionamiento de una manera más acorde con el Sínodo pacense de 1992, en el que explícitamente así se pedía para que esta institución siga siendo un instrumento eficaz que ayude al Obispo en el gobierno y animación pastoral de toda la Iglesia particular de Mérida- Badajoz.
El acto de presentación del plan de reforma que tuvo lugar en la Casa de la Iglesia de la capital pacense comenzó con la intervención del Arzobispo, don Antonio Montero, quien explicó a los presentes la razón de ser de la Curia diocesana y la organización que él mismo hizo de ella a su llegada a la diócesis, hace 17 años, con los criterios conciliares e inspirándose en la reforma que el Papa Pablo VI hiciera de la Curia Romana.
El talante de la nueva organización diocesana lo resumía el Arzobispo diciendo que se parte del supuesto de que todas las funciones y actividades que se desarrollan en el arzobispado son de índole pastoral, ya sean tareas burocráticas, administrativas o directamente apostólicas, por eso se pretende aunar y coordinar las funciones gubernativas y las pastorales.
Por su parte el vicario general y moderador de la Curia, don Amadeo Rodríguez, fue describiendo de manera pormenorizada la nueva reforma que lleva como elemento principal el propiciar una mayor coordinación en orden a su eficacia, estructurándose para ello en cuatro clase de organismos (ejecutivos, judiciales, de consulta y coordinación) y en una serie de servicios diocesanos. Como novedad y en aras de un mayor empeño coordinador, aparecen los llamados "Consejos de Vicarías", presididos por los respectivos vicarios episcopales y compuesto además por los delegados diocesanos y los directores de los secretariados que agrupa cada vicaría episcopal.

Oliva de la Frontera acogió este año la celebración de la Fiesta de las Espigas

Dicha localidad ha celebrado también el "Día de la Parroquia"

La celebración de la Fiesta de las Espigas que cada año organiza la Adoración Nocturna diocesana para dar culto de manera solemne a Cristo en la Eucaristía ha tenido este año como escenario la bella localidad de Oliva de la Frontera, cuya comunidad parroquial se ha volcado con su presencia y colaboración en este acontecimiento que tuvo lugar en la noche del sábado 21 al domingo 22 de junio. Tras la recepción de los participantes llegados de diversos puntos de la diócesis, tuvo lugar la procesión de banderas que representaba a las distintas secciones locales de la Adoración Nocturna en la diócesis y a continuación dio comienzo la Vigilia en la que se tuvo, al principio, el rezo de vísperas y posteriormente una solemne misa presidida por el vicario episcopal de culto y espiritualidad, don Antonio Muñoz Aldana, quien en su homilía hizo una llamada a fomentar la adoración de la Eucaristía y a considerar su centralidad en la vida cristiana. De ella nace y se nutre la comunión en la Iglesia, y de ella brota también el impulso evangelizador de la comunidad Cristiana que se dirige al Tercer Milenio.
Después de la celebración de la misa tuvo lugar la exposición del Santísimo Sacramento, la presentación de los adoradores y turnos de vela o adoración que concluyeron con la oración de laudes ya casi al amanecer. Finalmente se salió en procesión con el Santísimo por la calles del pueblo y se impartió la bendición de los campos de esta localidad en los que estaban representados todos los de la diócesis.

Día de la parroquia

La comunidad cristiana de Oliva de la Frontera también ha celebrado recintemente su Día de la Parroquia, poniendo en práctica así una propuesta de la Asamblea Parroquial. El Consejo Pastoral fue el encargado de coordinar todas las actividades a realizar ese día que contó con la colaboración de todos los grupos que trabajan como Iglesia en la Parroquia. La Eucaristía, que reunió a unas 500 personas, fue el momento más emotivo. Anteriormente cada representante de los grupos parroquiales informó de todas las actividades llevadas a cabo durante este curso que termina. El día siguió con la comida compartida y como sobremesa no faltó tampoco una simpática velada donde todos vivieron un ambiente festivo y alegre. Los dos sacerdotes de Oliva, don Juan M» Suárez, párroco, y don Manuel Alegre,vicario parroquial, compartieron con todos este día que se pretende se siga celebrando cada año con la misma intensidad.

Gran participación de fieles y clero en la ordenación sacerdotal de "La Granadilla"

Asistieron cerca de 3.000 personas y unos 200 sacerdotes

Tal y como veníamos anunciando en las pasadas semanas, el día 21 de junio el pabellón "Extremadura" de la ciudad deportiva "La Granadilla", en Badajoz, fue el escenario que acogió un gran acontecimiento para la diócesis: la ordenación por parte del Arzobispo don Antonio Montero de siete nuevos sacerdotes. Estos son José M» Campanón Forte, Antonio Cerro Ruiz, Manuel Fernández Rico, J. Ignacio López-Navarrete Garrido, José Antonio Lucas Pimienta, Luis Ramírez García, y Tomás Romero Cuevas.
En una bella ceremonia, cuidadosamente preparada por una comisión creada al efecto y con la colaboración del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, se dieron cita cerca de 3.000 fieles llegados de las parroquias de origen de los ordenandos y de aquellas otras en las que han desarrollado en el último curso su experiencia pastoral de diáconos.
Los nuevos sacerdotes fueron presentados al Arzobispo por el rector del Seminario, don Pedro María Rodríguez, quien pidió para ellos la ordenación presbiteral y confirmó de manera pública la idoneidad de los ordenandos, formados en el mencionado centro académico.
Durante la homilía, don Antonio Montero explicó el sentido de la vocación sacerdotal e hizo una sentida llamada a los presentes, especialmente a los jóvenes, de responder con generosidad a la vocacion sacerdotal si son llamados por el Señor. A todos -desde las familias a los sacerdotes y educadores- les pidió un empeño mayor en la promoción vocacional.
Después de ser interrogados por el Arzobispo sobre la disponibilidad necesaria para ejercer el ministerio sacerdotal y los compromisos que asumen como presbíteros, éste les impuso las manos a los ordenandos y, tras la oración consacratoria recibieron el presbiterado. Los nuevos sacerdotes fueron acogidos en el Presbiterio por los más de 200 sacerdotes presentes en la ceremonia, y les fueron ungidas las manos con el Crisma por el Arzobispo, con quien concelebraron su primera misa junto con los otros presbíteros.
Por lo que se refiere al número de ordenaciones, en el quinquenio 1989-1993 se ordenaron 27 sacerdotes en la diócesis de Mérida-Badajoz. En los años siguientes: en 1994 se ordenaron cuatro sacerdotes, dos en 1995, cuatro en 1996 y con los el día 21 de junio un total de 8 en 1997.
Los nuevos sacerdotes han celebrado la pasada semana sus primeras misas solemnes, acompañados del cariño de sus familiares, amigos y paisanos.

Con motivo de la festividad de San Juan Bautista, el Arzobispo invita a los pacenses a construir el futuro de la ciudad sobre los valores cristianos

Con gran asistencia de fieles y de las primeras autoridades de la ciudad de Badajoz, presidas por el Delegado del Gobierno en Extremadura, don Oscar Baselga y el Alcalde de la ciudad, don Miguel Celdrán, el Arzobispo don Antonio Montero celebró el día 24 de junio en la Catedral Metropolitana de Badajoz la misa en honor de san Juan Bautista, Patrono de la diócesis de Mérida-Badajoz. Con el Arzobispo concelebraron los componentes del Consejo Episcopal, algunos miembros del Cabildo y sacerdotes de la ciudad.
Durante su homilía que, como es tradicional, se constituye en un mensaje especial del Pastor diocesano para la ciudad de Badajoz, don Antonio describió la excepcional figura de san Juan Bautista , fijándose sobre todo en su espíritu contemplativo y la austeridad de su vida, como se nos relata en los Evangelios. De la enseñanza que resulta de la vida del Bautista, especialmente las dos dimensiones señaladas, nace para la ciudad de Badajoz, según el Arzobispo, un estímulo para afrontar los problemas y retos del futuro con amplitud de miras ,"preparando los caminos del Señor". Para ello es necesario asumir las raíces y valores cristianos que atestigua la historia de la ciudad, de ahí la dimensión contemplativa que trasciende la superficialidad y reclama los valores del espíritu necesarios, además de un talante austero que hace vivir con dominio de sí, con solidaridad y desapego de todo consumismo y materialismo paralizantes. Con este espíritu se podrán acometer, según el Arzobispo, los retos y problemas de Badajoz, especialmente los referidos a erradicación de la pobreza, el esfuerzo por un desarrollo armonizado en todos los sectores, la promoción cultural, etc. Para toda esta tarea, don Antonio pidió la protección y la ayuda de San Juan Bautista.

Jóvenes de Mérida, Villagonzalo y La Zarza, en una convivencia conjunta

Un total de cincuenta y cinco jóvenes de los grupos de catequesis de confirmación y pos-confirmación de algunas parroquias de Mérida, la de La Zarza y la de Villagonzalo, han participado en una convivencia conjunta que ha tenido lugar en la Casa de Oración de esta última localidad.
Con este encuentro se clausuraba el curso y a la vez se fomentaba el mutuo conocimiento de los jóvenes de una misma zona y el trabajo conjunto de sus responsables.
Durante la convivencia de Villagonzalo los asistentes reflexionaron sobre la propuesta de los valores cristianos en el mundo de hoy y se les ofreció diversos testimonios de religiosos y catequistas que se hicieron presentes en ella para hablar sobre su experiencia cristiana de encuentro con Jesús, su vocación y apostolado.

Mirada a nuestro tiempo

Extremadura F.C.: gracias campeones

Sin ocultar mi tristeza de buen aficionado por el descenso a segunda división de nuestro Extremadura F.C., hay que felicitar a estos campeones por el éxito logrado en otras muchas cosas a lo largo de la temporada. Si en la calificación deportiva no han logrado el objetivo deseado, en otras sí que han merecido el primer puesto en esta liga de las estrellas.
Han sido los primeros en modestia, por ser conscientes en todo momento de sus posibilidades deportivas; en austeridad, por saber donde tenían que situar sus límites económicos; en paciencia y sentido de la responsabilidad, por haber respetado en todo momento el trabajo de los profesionales; en tenacidad, porque, contra todo pronóstico, han sabido creer en sí mismos semana a semana, hasta casi lograr metas que a priori parecían imposibles; en deportividad, porque con su señorío y su casta se han ganado el respeto y el cariño de los aficionados de toda España.
Gracias, por haber repartido ilusiones toda la temporada; gracias por haber mostrado las posibilidades de lo pequeño y lo modesto frente a lo grande y poderoso; gracias por devolverle un poco de dignidad al deporte, frente a los que hacen de él un negocio; gracias por haber sabido valorar el trabajo y el esfuerzo más allá del resultado final; gracias por pensar ya en el mañana, animados por lo mejor de la preciosa aventura que han vivido; gracias por haber acudido a la Virgen de la Piedad y tenerla como madre también en la derrota. ¡Gracias, campeones!
Amadeo Rodríguez

Página litúrgica

Celebramos la solemnidad de san Pedro y san Pablo

Palabra de Dios:

Hechos de los Apóstoles 12, 1-11

En aquellos días, el rey Herodes se puso a perseguir a algunos miembros de la Iglesia. Hizo pasar a cuchillo a Santiago, hermano de Juan. Al ver que esto agradaba a los judíos, decidió detener a Pedro. Era la semana de Pascua. Mandó prenderlo y meterlo en la cárcel, encargando de su custodia a cuatro piquetes de cuatro soldados cada uno; tenía intención de presentarlo al pueblo pasadas las fiestas de Pascua. Mientras Pedro estaba en la cárcel bien custodiado, la Iglesia oraba insistentemente a Dios por él. La noche antes de que lo sacara Herodes, estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, atado con cadenas. Los centinelas hacían guardia a la puerta de la cárcel.
De repente, se presentó el ángel del Señor, y se iluminó la celda. Tocó a Pedro en el hombro, lo despertó y le dijo: Date prisa, levántate. Las cadenas se le cayeron de las manos y el ángel añadió: Ponte el cinturón y las sandalias.
Obedeció, y el ángel le dijo: Échate el manto y sígueme.Pedro salió detrás, creyendo que lo que hacía el ángel era una visión y no realidad. Atravesaron la primera y segunda guardia, llegaron al portón de hierro que daba a la calle, y se abrió solo. Salieron, y al final de la calle se marchó el ángel.
Pedro recapacitó y dijo: Pues era verdad: el Señor ha enviado a su ángel para librarme de las manos de Herodes y de la expectación de los judíos.

Salmo 33, 2-3, 4-5, 6-7, 8-9

R.El Señor me libró de todas mis ansias.
Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren.

Segunda carta de S. Pablo a Timoteo 4, 6-8, 17-18

Querido hermano: Yo estoy a punto de ser sacrificado, y el momento de mi partida es inminente. He combatido bien mi combate, he recorrido hasta la meta, he mantenido la fe. Ahora me aguarda la corona merecida, con la que el Señor, juez justo, me premiará en aquel día; y no sólo a mí, sino a todos los que tienen amor a su venida. El Señor me ayudó y me dio fuerzas para anunciar íntegro el mensaje, de modo que lo oyeran todos los gentiles. Él me libró de la boca del león. El Señor seguirá librándome de todo mal, me salvará y me llevará a su reino del cielo. A Él, la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Evangelio según san Mateo 16, 13-19

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?Ellos contestaron:Unos, que Juan Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o uno de los profetas.Él les preguntó:Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?Simón Pedro tomó la palabra y dijo:Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.
Jesús le respondió:¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te la revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

30, lunes: Gen 18, 16-33; Mt 8, 18-22.
1, martes: Gen 19, 15-29; Mt 8, 23-27.
2, miércoles: Gen 21, 5, 8-20; Mt 8, 28-34.
3 jueves: Ef 2, 19-22; Jn 20, 24-29.
4, viernes: Gen 23, 1-4, 19; 24, 1-8, 62-67; Mt 9, 9-13.
5, sábado: Gen 27, 1-5, 15-29; Mt 9, 14-17.
6, domingo: Ez 2, 2-5; 2Co 12, 7b-10; Mc 6, 1-6.

Comentario litúrgico

Los Santos Apóstoles

Los textos litúrgicos de esta fiesta de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo nos ofrecen suficientes ideas para hacer una reflexión sobre lo que la memoria de los mismos supone para cualquier comunidad cristiana que celebre la eucaristía en comunión con la Iglesia. La oración colecta pone de relieve la dimensión magisterial de los santos apóstoles y la urgencia de permanecer fieles a la misma, por eso pide al Padre: "...haz que tu Iglesia se mantenga siempre fiel a las enseñanzas de aquellos que fueron fundamento de nuestra fe cristiana".
La oración sobre las ofrendas nos recuerda que los santos apóstoles no pertenecen sólo al pasado, sino que siguen estando presentes en la misión de la Iglesia por la eficacia actual de la intercesión de los santos. Por eso, pide : "Haz, Señor, que la oración de tus apóstoles acompañe esta ofrenda....nos vuelva agradables a ti..."
La tercera oración la poscomunión- nos sitúa en el corazón de la primitiva comunidad apostólica en la que ve un ejemplo a imitar, por lo que hace esta súplica: "Concede... la gracia de vivir de tal modo en tu Iglesia que, perseverando en la fracción del pan y en la doctrina de los apóstoles, tengamos un sólo corazón y una sola alma, arraigados firmemente en su amor".
El prefacio da gracias al Padre por el don que ha supuesto para la Iglesia los carismas con los que, por caminos distintos, los dos apóstoles sirvieron a la expansión de la Iglesia : "Pedro fue el primero en confesar la fe. Pablo, el maestro insigne que la interpretó, aquel fundó la primitiva iglesia con el resto de Israel, este la extendió a todas las gentes".
Antonio Luis Martínez

Santoral

30 de junio: Santos Protomártires de Roma (+ 64)

El historiador Tácito, nada sospechoso de cristianismo pues se trata de un sabio pagano, nos lo cuenta así: "Nerón, para acallar los rumores del incendio (de Roma), presentó como reos y aplicó los tormentos más refinados a los cristianos. Cristo, el autor de este nombre, había sido llevado al suplicio por el procurador Poncio Pilato, imperando Tiberio (...). Las víctimas fueron reservadas para una fiesta, a la cual se le dio carácter expiatorio. En el juego de la mañana, consagrado a los combates de animales, se vio un desfile desusado. Los condenados, cubiertos de pieles de bestias salvajes, bajaron a la arena, donde los despedazaron los perros rabiosos; a otros los crucificaron; a muchos, revestidos de túnicas impregnadas de aceite, pez o resina, se les ató a unos postes para que sirviesen de luminarias en los festejos de la noche. Al caer la tarde se les dio fuego a aquellos faroles vivientes".
La sementera de la fe en Roma prendió desde entonces en fértil cosecha de santidad. Es un extendido tópico hablar de Roma como un lugar lleno de intrigas cortesano-clericales. Sin negar que, en ocasiones, la historia de la Iglesia de Roma presenta tremendas oscuridades, sería injusto no afirmar, al mismo tiempo, la enorme corriente de amor a Dios, entrega al prójimo, santidad de vida y cultura cristiana que, arrancando de los primeros cristianos, nos llega viva en la vida de los que sí viven el Evangelio... incluso en Roma. Soy testigo.
Manuel Amezcua

Santos de la semana

30, lunes: Protomártires de Roma, Basílides, Erentrudis.
1, martes: Julio, Aarón, Domiciano, Teodorico.
2, miércoles: Proceso, Martiniano, Juvenal, Monegunda.
3, jueves: Tomás, Anatolio, Heliodoro, León II, José Nguyén.
4, viernes: Isabel de Portugal, Jacinto, Laureano, Florencio, Berta.
5, sábado: Antonio Zaccaría, Cirila, Marta, Domicio, Miguel de los Santos.
6, domingo: María Goretti, Goar, Sexburga, Ángela.

Contraportada

La Madre Teresa de Calcuta cuenta algunos rasgos de su espiritualidad

El Senado y la Cámara de los Estados Unidos entregaron el pasado día 5 de junio a la Madre Teresa de Calcuta la Medalla del Congreso, la más alta condecoración civil que puede otorgar el Congreso de los Estados Unidos. La decisión de ofrecer a la religiosa albanesa este prestigioso galardón había sido votada el mes pasado en una sesión conjunta de las dos cámaras del Congreso. El premio le ha sido entregado a la Madre Teresa aprovechando la presencia de la Premio Nobel de la Paz en Estados Unidos. La acertada idea del reconocimiento se debió a la propuesta de los senadores Sam Brownback y Edward Kennedy, quienes de este modo han querido agradecer en nombre de su nación la dedicación total y desinteresada de esta mujer por los más desprotegidos del planeta.
En el texto en que se recogen los motivos de la concesión se recordaba que no se puede perder la "oportunidad de aprender de una de las personas que han alcanzado más logros en la ayuda a lo demás en la historia moderna". Desde la fundación de los EE.UU., 320 personas han recibido este galardón. En 1985 la Madre Teresa ya había recibido de manos del presidente Ronald Reagan la "Presidential Medal of Freedom", el reconocimiento más alto que otorga el Presidente de EE.UU.
Precisamente en estos días ha salido a la luz el último libro "Madre Teresa de Calcuta. Orar. Su testamento espiritual". Se trata de una antología de los pensamientos más intensos de la fundadora de las Misioneras de la Caridad, publicada por Planeta Testimonio.
Dividido en catorce capítulos, se descubre en estos sencillos -por sabidos y elementales- y a la vez profundos pensamientos los rasgos espirituales de una persona que ha hecho de Cristo y los pobres la razón de su vida. ¡Siempre la alabanza divina y el amor fraterno!
Hoy ofrecemos a nuestros lectores algunos de los más interesantes de estos apuntes espirituales referidos a la oración y a la familia. La obra logra recoger la fuerte espiritualidad y la pasión por los olvidados de esta gran mujer: "Cuando un pobre muere de hambre, no es porque Dios se haya olvidado de él. Sucede porque ni yo ni vosotros nos hemos preocupado por ofrecer a tal persona lo que necesitaba." Como era de esperar, en pocos días el libro ya se ha situado entre los títulos más vendidos en España.

Oración y santidad

La santidad no es un lujo de unos pocos. Es un deber de todos. Mío y vuestro. No es lícito llevar una doble vida. No podemos decir al mismo tiempo quiero y no quiero: quiero ser santo y no quiero serlo. El hecho de la muerte no debería entristecernos. Lo único que debería producirnos tristeza es el hecho de que no somos santos.
Tengo la convicción de que los políticos pasan poco tiempo de rodillas. Estoy convencida de que desempeñarían mucho mejor su tarea si lo hiciesen.
Tenemos tanta necesidad de orar como respirar. Sin la oración no podemos hacer nada.
Hay personas que con tal de no orar, pretextan que la vida es tan agitada que les impide hacerlo. No debe ocurrir esto. La oración no nos exige interrumpir nuestra tarea, sino que sigamos desarrollándola como si fuera una oración. No es necesario estar permanentemente en meditación, ni que experimentemos la sensación consciente de que estamos hablando con Dios, por más que sería muy agradable.
Lo que importa es estar con Él, vivir en Él, en su voluntad. Amar con un corazón puro: amar a todos, especialmente a los pobres, es una oración que se prolonga durante las veinticuatro horas del día.
La oración genera fe, genera amor, y el amor genera servicio a los pobres.
El primer requisito para la oración es el silencio. Las personas de oración son personas que saben guardar silencio.
Mi secreto es muy sencillo: oro. Orar a Cristo es amarlo.
Orar no es pedir. Orar es ponerse en manos de Dios, a su disposición, y escuchar su voz en lo profundo de nuestros corazones.
Podemos y debemos convertir nuestro trabajo en oración. Nunca podemos sustituir la oración por el trabajo.
Se puede rezar mientras se trabaja. El trabajo no impide la oración y la oración no interrumpe el trabajo. / Basta con una pequeña elevación de la mente hacia Dios. Basta con decirle: - Señor te amo. Confío en ti. Tengo fe en ti. Tengo necesidad de ti ahora mismo. Pequeñas expresiones como éstas son oraciones magníficas.
Para mí, la raíz de los males que nos aquejan está en la falta de oración. El medio principal y más efectivo para renovar la sociedad es la oración.

Familia

Jesús, nuestro modelo en todo, lo es también en la obediencia. Yo estoy convencida de que siempre pedía permiso para todo a María y a José.
Hoy todo el mundo da la impresión de andar acelerado. Nadie parece tener tiempo para los demás : los hijos para sus padres, los padres para sus hijos, los esposos el uno para el otro. La paz mundial empieza a quebrarse en el interior de los propios hogares.
Muchas veces basta una palabra, una mirada, un gesto para que la felicidad llene el corazón del que amamos.
A veces cuando tropiezo con padres egoístas, me digo:Es posible que estos padres estén preocupados por los que pasan hambre en África, en la India o en otros países del Tercer Mundo. Es posible que sueñen con que el hambre desaparezca. Sin embargo, viven descuidados de sus propios hijos, de que hay pobreza y hambre de naturaleza diferente en sus propias familias. Es más: son ellos quienes causan tal hambre y tal pobreza.
Empieza diciendo una palabra amable a tu hijo, a tu marido, a tu mujer. / Empieza ayudando a alguien que lo necesite en tu comunidad, en tu puesto de trabajo o en tu escuela... No es necesario desplazarse hasta los suburbios para tropezar con la carencia de amor y encontrar pobreza. En toda familia y vecindario hay alguien que sufre.
Me temo que no existe conciencia de lo importante que es la familia. Si se instalase el amor en el interior de la familia, el mundo cambiaría para bien.
El amor comienza por el hogar. Si la familia vive en el amor, sus miembros esparcen amor en su entorno.
Madre Teresa de Calcuta


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org