Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 490. 29 de junio de 2003

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 


Portada

Además, la colecta de este domingo se destina a la Santa Sede

Un día para orar por el Papa

Este domingo la Iglesia celebra la solemnidad de san Pedro y san Pablo, por ello tiene un recuerdo especial para el Santo Padre. En este día se pide a todos los católicos que recen especialmente por el Papa y sus intenciones y se recuerda que la colecta de ese día en las parroquias se destina a sufragar los servicios pastorales de la Santa Sede, de la que se benefician todas las diócesis del mundo.

Juan Pablo II, que el 3 y 4 de mayo visitaba España, lleva a cabo una labor infatigable. Acaba de regresar de Croacia y durante esta semana ha estado en Bosnia-Herzegovina. Convencido de que sólo la reconciliación puede garantizar un futuro a esa tierra, Juan Pablo II pidió el domingo perdón por las culpas cometidas por los hijos de la Iglesia católica en el país y beatificó al joven Ivan Merz (1896-1928), nacido en Banja Luka.

Durante su pontificado, Juan Pablo II ha realizado más de 100 viajes fuera de Italia. En 1982 realizó una visita a nuestra Extremadura. Karol Józef Wojtyla se postró ante la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe y presidió la concelebración eucarística que se ofició en la plaza de la Puebla de Guadalupe, junto a la fachada principal del Real Monasterio.


Editorial

Saber religión es obligatorio

Con la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE) y, dentro de ella, con el Ordenamiento de la Asignatura de Religión, se han dado, a nuestro juicio, pasos muy notables en el camino de las libertades constitucionales de alumnos, padres y profesores para optar por la fórmula más acorde con sus convicciones en este campo; en el rango académico homologado de esta disciplina con las restantes asignaturas y en el tratamiento igualitario de las dos ramas o secciones en las que se desdoblará la asignatura obligatoria de Sociedad, Cultura y Religión.

Con todo, y como era de esperar, se ha levantado la polvareda de algunas voces contrarias, aunque el ruido sea mucho, que simplemente rechazan que la Religión (la católica, ¿cómo no?) esté presente en el Plan de Estudios, aunque la soliciten los alumnos, se imparta con naturalidad en importantes países de la UE, sustente las raíces históricas de la cultura española y la profesen, con diversas intensidades, la inmensa mayoría de los españoles. Oyendo algunas invectivas, de muy rancio sabor, habría que pedir permiso en España para no ser agnóstico o, cuando menos, anticlerical.

Sin entrar, por ahora, en un análisis pormenorizado de la situación, digamos que la nueva singladura del respeto al diferente, del conocimiento científico y cultural del hecho religioso y de la buena avenencia reglada entre el Estado y las Iglesias o grandes Religiones, en materias de tanto calado humanista, se abre un camino esperanzado de concordia entre las dos Españas de triste recuerdo.

Están ciertamente menos definidos los contenidos curriculares del área aconfesional, aunque ha habido en estos años ensayos muy fructíferos, a cargo de historiadores, filósofos y sociólogos. No será tan difícil encontrarlos, , sin sesgos ni sectarismos que enfrenten a las dos áreas, entre los miles de graduados competentes que salen hoy en día de nuestras aulas universitarias, sin tener que recurrir del todo a la indulgencia plenaria de 10 a todos los alumnos, que insinúa con cierto humor el Presidente Ibarra.


Carta del Arzobispo

Exhortación pastoral del Arzobispo de Mérida-Badajoz

Flaquea el Óbolo de san Pedro

Queridos fieles diocesanos:

Este año 2003, con la celebración tardía, por el calendario litúrgico, de las semanas pascuales, y, por ende, de la solemnidad del Corpus Christi, Día de la Caridad en toda España, se nos ha echado encima, por así decirlo, la fiesta de San Pedro y San Pablo, a su vez Día del Papa, que por caer en domingo, 29 de Junio, habrá de celebrarse en esa fecha. Podría decirse en términos coloquiales que ambas fiestas y colectas imperadas se pisan este año los talones, en sendos domingos consecutivos.

Lo cual encierra el peligro, nada imaginario por cierto, de que, o los sacerdotes aminoren, ya en vísperas de vacaciones, la "presión" sobre sus fieles para no sobrecargarlos, o que éstos se sientan excusados de su compromiso católico con la Iglesia en el Día del Papa. No digo que alguien haga erradas comparaciones entre la atención a los pobres y la ayuda al Santo Padre, cual si se tratara de compromisos alternativos o poco compatibles entre sí; sino que acaso los pastores y los fieles no nos hemos motivado suficientemente en este segundo compromiso eclesial. De hecho, viene advirtiéndose que esta colecta de fin de junio, la clásica del Óbolo de San Pedro, va deslizándose cuesta abajo, en la nuestra y en muchas diócesis españolas, en una pendiente progresiva y preocupante.

Un penoso retroceso

Cierto que ni ésta ni las grandes colectas eclesiales ­Domund, Manos Unidas, Iglesia diocesana, Seminario- tienen por finalidad exclusiva, ni tan siquiera primordial, la recaudación de fondos; aunque éstos resultan indispensables para que la Iglesia pueda llevar adelante su misión evangelizadora, pastoral y caritativa. Y bien que experimentáis esto los sacerdotes en vuestras parroquias, lo mismo que los religiosos en vuestras actividades misioneras, educativas, sociales y humanitarias. Aquí lo fundamental y decisivo es la toma de conciencia personal y colectiva, la asunción por todos y cada uno de las propias responsabilidades como miembros activos de la comunidad cristiana y de la sociedad civil.

Cualquier ofrenda de los fieles a sus Iglesia ha de ir impregnada siempre de amor y de fe. Y es de tanto más valor cuanto mayor sacrificio supone para el oferente. Dios ama al que da con alegría (II Cor 9, 7). A la vista está, no obstante, que no suelen ser los más generosos quienes más bienes poseen; en tanto que los menos favorecidos por la fortuna son con frecuencia los más inclinados a contribuir a proyectos solidarios y a las necesidades de la Iglesia. Sí es verdad, ¡qué penoso resulta saberlo!, que con la implantación del euro como unidad monetaria en nuestro país ha bajado en varios enteros el montante de la colecta en las misas dominicales por la tacaña propensión a las monedas fraccionarias. Necesitamos en este campo algunas advertencias severas y algunas conversiones auténticas entre los que nos creemos buenos.

Contribución de todos los católicos

Pero volvamos al Óbolo de San Pedro. Por tal se entiende la contribución de todos los fieles católicos del mundo, a través de sus respectivas Iglesias locales o diócesis, al sostenimiento de los servicios universales de la Santa Sede y en especial al "ministerio petrino" del Papa, que como es notorio, se prodiga también en ayudas directas a múltiples necesidades materiales y espirituales de toda la Cristiandad. Los obispos de todo el mundo, cuando acuden cada quinquenio a la famosa Visita ad limina, son portadores de ofrendas de sus comunidades para este fin, con un sentido y volumen fundamentalmente simbólicos. Y el mismo destino tienen, como acabo de decir, las colectas que se recaudan cada año en todas las diócesis del mundo el Día del Papa.

Estamos unidos al Santo Padre de Roma por lazos de amor y obediencia, como Vicario de Cristo en la tierra, como Pastor universal, Maestro de la fe, centro de amor y de unidad de la Iglesia extendida por todo el universo, una, santa, católica, apostólica y romana. Muy recientemente, en la Visita apostólica que con tanta grandeza, ardor apostólico y ternura evangélica nos ha hecho Su Santidad Juan Pablo II a los católicos y a todo el pueblo español, hemos respirado esa atmósfera a pleno pulmón y vivido a tope una experiencia de familia de Dios en comunión fraterna.

A esos sentimientos y vivencias quiero apelar en este "Día del Papa" (29-VI-03), porque nos dan la clave de fe y el sentido de Iglesia que subyace en las palabras y actitudes del Pontífice y en la respuesta filial y religiosa que dieron a Juan Pablo II setecientos mil jóvenes en Cuatro Vientos y un millón de personas en Colón.

Colecta imperada y de buen grado

Queridos sacerdotes y demás fieles diocesanos: Después del acontecimiento singular e impresionante del paso del Papa por nuestra casa y familia, por nuestras pupilas, oídos, mente y corazón, muchos nos preguntamos qué querrá Dios de nosotros; en qué medida podrán germinar y granar las semillas preciosas de sus mensajes para nuestra juventud, nuestras familias, nuestras comunidades de fe, nuestras líneas pastorales, nuestra presencia cristiana en la sociedad. Lo que el Papa nos ha dicho tiene peso y valor de permanencia y de futuro. ¿Por qué no repasarlo, no tanto en el domingo próximo, Día del Papa, cuanto a partir de ese día, incluso como lectura y reflexión de vacaciones, para que fermenten y cuajen en nosotros esos mensajes tan preñados de futuro?

Es a raíz de esta experiencia, desde donde someto a la consideración de todos los fieles diocesanos, aunque pueda parecer una pretensión demasiado concreta y material, vuestra participación este año en el Óbolo de San Pedro. Dispongo por tanto que la colecta se realice en todos los templos parroquiales y abiertos al culto los próximos sábado y domingo, preparando a las comunidades con la homilía u otros medios. Será un signo esta vez de nuestra estima y agradecimiento por su presencia, su palabra y su testimonio; y espero también que una corrección de rumbo en nuestra celebración anual del Día del Papa y en la colecta imperada para que nuestra Iglesia local de Mérida-Badajoz pueda acreditar ante el Santo Padre y ante la Sede Apostólica nuestra comunión activa en todos los órdenes con el sucesor de Pedro.

Os bendice de corazón,

+ Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

Solemnidad de san Pedro y san Pablo: una llamada a pedir por el Papa

Se pide también a los católicos que ayuden económicamente a la labor pastoral de la Santa Sede

Con motivo de la solemnidad de san Pedro y san Pablo, la Iglesia nos invita este domingo a rezar de forma especial por el Papa. Todos los católicos del mundo nos unimos para orar por el Santo Padre, sucesor de Pedro, en una muestra de comunión eclesial. Por otro lado, la colecta del domingo, el conocido como Óbolo de san Pedro, se destina a sufragar los servicios pastorales de la Santa Sede, de los que se benefician todas las diócesis del mundo. Ofrecemos a continuación una breve biografía de Juan Pablo II, que el 18 de mayo, pocos días después de realizar su quinta visita a España, cumplía 83 años.

Karol Józef Wojtyla, conocido como Juan Pablo II desde su elección al papado en octubre de 1978, nació en Wadowice, una pequeña ciudad a 50 kms. de Cracovia, el 18 de mayo de 1920. Era el segundo de los dos hijos de Karol Wojtyla y Emilia Kaczorowska.

A los 9 años hizo la Primera Comunión, y a los 18 recibió la Confirmación. Terminados los estudios de enseñanza media en la escuela Marcin Wadowita de Wadowice, se matriculó en 1938 en la Universidad Jagellónica de Cracovia y en una escuela de teatro.

Cuando las fuerzas de ocupación nazi cerraron la Universidad, en 1939, el joven Karol tuvo que trabajar en una cantera y luego en una fábrica química (Solvay), para ganarse la vida y evitar la deportación a Alemania.

Seminarista clandestino

A partir de 1942, al sentir la vocación al sacerdocio, siguió las clases de formación del seminario clandestino de Cracovia, dirigido por el Arzobispo de Cracovia, Cardenal Adam Stefan Sapieha. Al mismo tiempo, fue uno de los promotores del "Teatro Rapsódico", también clandestino.

Tras la II Guerra Mundial, continuó sus estudios en el seminario mayor de Cracovia, nuevamente abierto, y en la Facultad de Teología de la Universidad Jagellónica, hasta su ordenación sacerdotal en Cracovia el 1 de noviembre de 1946. Seguidamente, fue enviado por el Cardenal Sapieha a Roma, donde, bajo la dirección del dominico francés Garrigou-Lagrange, se doctoró en1948 en teología, con una tesis sobre el tema de la fe en las obras de San Juan de la Cruz. En aquel período aprovechó sus vacaciones para ejercer el ministerio pastoral entre los emigrantes polacos de Francia, Bélgica y Holanda.

En 1948 volvió a Polonia, y fue vicario en diversas parroquias de Cracovia y capellán de los universitarios hasta 1951, cuando reanudó sus estudios filosóficos y teológicos. En 1953 presentó en la Universidad Católica de Lublin una tesis titulada "Valoración de la posibilidad de fundar una ética católica sobre la base del sistema ético de Max Scheler". Después pasó a ser profesor de Teología Moral y Ética Social en el seminario mayor de Cracovia y en la facultad de Teología de Lublin.

El 4 de julio de 1958 fue nombrado por Pío XII Obispo Auxiliar de Cracovia.

El 13 de enero de 1964 fue nombrado Arzobispo de Cracovia por Pablo VI, quien le hizo cardenal el 26 de junio de 1967.

Además de participar en el Concilio Vaticano II (1962-65), con una contribución importante en la elaboración de la constitución Gaudium et spes, el Cardenal Wojtyla tomó parte en todas las asambleas del Sínodo de los Obispos.

Desde el comienzo de su pontificado, el 16 de octubre de 1978, el Papa Juan Pablo II ha realizado 101 viajes pastorales fuera de Italia, y más de 140 por el interior de este país.

Trabajador infatigable

Entre sus documentos principales se incluyen: 14 Encíclicas, 13 Exhortaciones apostólicas, 11 Constituciones apostólicas y 42 Cartas apostólicas. El Papa también ha publicado dos libros: "Cruzando el umbral de la esperanza" (octubre de 1994); "Don y misterio: en el quincuagésimo aniversario de mi ordenación sacerdotal" (noviembre de 1996) y "Tríptico romano - Meditaciones", libro de poesías (Marzo de 2003).

Juan Pablo II ha presidido 136 ceremonias de beatificación -en las que ha proclamado 1310 beatos- y 48 canonizaciones, con un total de 469 santos. Ha celebrado 8 consistorios, durante los cuales ha nombrado 201 Cardenales. También ha presidido 6 asambleas plenarias del Colegio Cardenalicio.

Desde 1978 hasta hoy, el Santo Padre ha presidido 15 Asambleas del Sínodo de los Obispos: 6 ordinarias (1980, 1983, 1987, 1990, 1994, 2001), 1 general extraordinaria (1985), y 8 especiales (1980, 1991, 1994, 1995, 1997, 1998 [2] y 1999).Ningún otro Papa se ha encontrado con tantas personas como Juan Pablo II: en cifras, más de 16.700.00 peregrinos en más de 1000 Audiencias Generales que se celebran los miércoles. Ese numero no incluye las otras audiencias especiales y las ceremonias religiosas [más de 8 millones de peregrinos durante el Gran Jubileo del año 2000] y los millones de fieles que el Papa ha encontrado durante las visitas pastorales. Hay que recordar también las numerosas personalidades de gobierno con las que se ha entrevistado durante las 38 visitas oficiales y las 690 audiencias o encuentros con jefes de Estado y 226 audiencias y encuentros con Primeros Ministros.

El Óbolo de San Pedro hoy

Juan Pablo II ha indicado a comienzos de su pontificado el criterio general que inspira la práctica del Óbolo: "La base primaria para el sostenimiento de la Sede Apostólica está representada por los donativos que espontáneamente hacen los católicos de todo el mundo, y eventualmente también otros hombres de buena voluntad. Esto corresponde a la tradición que tiene origen en el Evangelio (cf. Lc 10,7) y en las enseñanzas de los Apóstoles (cf. 1 Co 9, 11)" (Carta al Cardenal Secretario de Estado, 20 de noviembre de 1982). 

Los donativos de los fieles al Santo Padre se emplean en obras misioneras, iniciativas humanitarias y de promoción social, así como también a sostener las actividades de la Santa Sede.  

En su alocución a los miembros del Círculo de San Pedro, el 28 de febrero de este año, Juan Pablo II decía: "Conocéis las crecientes necesidades del apostolado, las exigencias de las comunidades eclesiales, especialmente en tierras de misión, y las peticiones de ayuda que llegan de poblaciones, personas y familias que se encuentran en condiciones precarias. Muchos esperan de la Sede Apostólica un apoyo que, a menudo, no logran encontrar en otra parte.

Desde esta perspectiva, el Óbolo constituye una verdadera participación en la acción evangelizadora, especialmente si se consideran el sentido y la importancia de compartir concretamente la solicitud de la Iglesia universal".

 

En el discurso inicial el cardenal Rouco se refirió a los frutos y retos pastorales de la visita del Papa

La Conferencia Episcopal Española celebró su LXXX Asamblea Plenaria

La semana pasada se celebraba la LXXX Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Comenzaba con el discurso de su Presidente, Cardenal-Arzobispo Antonio Mª Rouco Varela, quien se refirió, sobre todo, a la reciente Visita Apostólica de Juan Pablo II a España y a sus frutos y retos pastorales. Aludió asimismo a distintas cuestiones de la actualidad eclesial y social y al orden del día de la Asamblea Plenaria.

El Nuncio en España, Monseñor Manuel Monteiro de Castro, dirigió un breve saludo a los Obispos y a las personas presentes en la sesión inaugural con referencias a la V visita del Papa a España y a las raíces cristianas de Europa en orden a que la aportación del cristianismo al alma y a la cultura europea sea recogida en el proyecto de Constitución europea que se está debatiendo en estas semanas.

Entre los temas abordados figuran la elección del Secretario General de la CEE para el quinquenio 2003-2008. Como informábamos en el número anterior el elegido ha sido el jesuita Juan Antonio Martínez Camino.

Se analizó la situación de los cristianos en Tierra Santa y se hicieron propuestas sobre la ayuda que se les puede prestar desde España para expresar y vivir la comunión con esta Iglesia tan necesitada. Entre otras se alentó a reanudar las peregrinaciones a Tierra Santa, priorizar las ayudas materiales concretas, canalizándolas a través del Fondo Nueva Evangelización, Cáritas y Manos Unidas, valorar el trabajo que realizan allí la Obra Pía de los Santos Lugares, la Custodia Franciscana y otras presencias eclesiales y mantener informadas a las autoridades españolas de la situación que se vive en los Santos Lugares, siempre que así sea solicitado.

La Comisión Permanente de la CEE, aprobó varios nombramientos, entre los que destacan el de doña Ana Álvarez de Lara, laica de la archidiócesis de Madrid, Presidenta Nacional de Manos Unidas, don Enrique Tabueña Lázaro, laico de la diócesis de Barbastro-Monzón, Presidente Nacional del "Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos" y don Pedro Zalbide Zaballa, sacerdote de la diócesis de Bilbao, Consiliario Nacional del Movimiento 'Vida Ascendente'.

 

Son otorgados por la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social

Fallados los Premios ¡Bravo!, que este año recaen, entre otros, en Alfredo Landa y Juan Manuel de Prada

El jurado de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación (CEMCS) ha fallado los premios Bravo 2003, que se entregarán en la primera quincena del mes de octubre.

Prensa, radio y TV

El escritor y articulista Juan Manuel de Prada, colaborador, entre otros medios de comunicación, del diario ABC y las revistas Tiempo y El Semanal, resultó elegido Premio Bravo de Prensa 2003, por su calidad literaria, su defensa de valores humanos y cristianos y su gran libertad de espíritu.

La periodista Cristina López Schittling por su programa en la Cadena COPE "La tarde con Cristina" ha sido galardonada por el jurado con el Premio de Radio 2003, por el talante de su programa en clara sintonía con el ideario de COPE y por la calidad del mismo, mientras que el Ente Público Radio Televisión Española, por el magnífico trabajo realizado tanto en TVE como en RNE con motivo de la V Visita Apostólica del Papa Juan Pablo II a España, es el Premio Bravo de Televisión 2003.

Cine y música

El Premio Bravo de Cine 2003 ha recaído en el popular actor Alfredo Landa, en reconocimiento a su trayectoria profesional y a su calidad humana. Además, Alfredo Landa ha protagonizado en el último año dos espléndidas películas españolas "Historia de un beso" y "La luz prodigiosa".

El joven compositor de música religiosa Ignacio Yepes, que está renovando el cantoral religioso español, es el Premio Bravo de Música 2003.

Premio especial y diocesano

El periodista Félix García Olano, Delegado diocesano de Medios de Comunicación Social de la diócesis de Bilbao, ha sido considerado por el jurado merecedor del Premio Bravo al trabajo pastoral, profesional y comunicativo en las diócesis. Por su parte, el veterano periodista y sacerdote Manuel de Unciti es el Premio Bravo especial 2003. El jurado valoró la trayectoria de Manuel de Unciti, su servicio comunicativo en la animación misionera, en la formación periodística, tanto en la docencia como mediante el gran servicio prestado por la Residencia Azorín, por él creada, para estudiantes de periodismo, y en su quehacer en la UCIP, en los Diarios YA o El Correo y en la cadena COPE.

Nuevas Tecnologías

Así mismo, por primera vez, el jurado de los Premios Bravo ha creado el Premio a las Nuevas Tecnologías en la Comunicación Social, resultando vencedor este año la Red Informática de la Iglesia en América Latina, por el gran servicio que presta a la comunión y a la comunicación intra y extra eclesial y por su condición de pionera en la utilización de las nuevas tecnologías de la comunicación.

El jurado estuvo presidido por los obispos José Sánchez y Joan Carrera y formaron parte del mismo Rafael Ortega, José Antonio Carro, Jesús de las Heras, Joaquín Luis Ortega, José Luis Restán, Juan Orellana y José María Gil.


Información diocesana

Más de 200 parejas de matrimonios participan en un encuentro regional

Estaba organizado por el movimiento 'Equipos de Nuestra Señora'

El pasado domingo, 22 de junio, más de 200 matrimonios pertenecientes a los 'Equipos de Nuestra Señora' (ENS) de la Región extremeña se reunían en el Colegio de los Padres Jesuitas de Villafranca de los Barros para clausurar el curso 2002/2003.

Temática familiar

Fue una jornada intensa en la que el tema de la familia y sus retos centró la mayor parte de las actividades del día. Después de una oración inicial hubo una conferencia sobre la familia en la los puntos más importantes tratados fueron la Trinidad, referente comunitario de la familia; la familia, Iglesia doméstica en el mundo; y los Equipos de Nuestra Señora, matrimonios y familias en el mundo.

Al terminar la conferencia se reunieron por grupos para priorizar las propuestas que se habían recogido del trabajo hecho por todo el Movimiento en la Región en el mes de febrero y que serán las bases para el plan de trabajo de los próximos años de los ENS en Extremadura. Las propuestas priorizadas fueron que los ENS deben encontrar maneras para dar a conocer con naturalidad y sin complejos lo que es el movimiento de matrimonios cristianos y los efectos tan beneficiosos que han supuesto para los que participan en ellos tanto a nivel personal como de pareja; también se proponen buscar formas pastorales que ayuden a los miembros de los Equipos en una formación que les capacite para el acompañamiento de parejas y familias en todas las situaciones. Por último, los ENS quieren integrarse como equipos estables de pastoral familiar en las parroquias, para actuaciones propias de esta pastoral: prematrimoniales, acompañamiento a grupos novios o jóvenes, catequesis de padres, etc.

Después de la comida se dio lectura al balance de los que ha sido la vida de los Equipos en los últimos cuatro años, se despidió a las parejas responsables de los distintos sectores en que está dividida la Región y se presentó a las nuevas parejas en la Eucaristía con la que acabó el encuentro.

 

Participaron cerca de 150 cursillistas de las tres diócesis extremeñas

El Movimiento de Cursillos celebra su encuentro anual interdiocesano

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad (MCC) ha celebrado, en el Santuario de la Virgen de Carrión (Alburquerque), su encuentro anual interdiocesano.

En él se dieron cita unos ciento cincuenta cursillistas, provenientes de las distintas 'Escuelas de cursillistas' de la diócesis de Mérida-Badajoz -que son las de Llerena, Azuaga, Jerez de los Caballeros y Badajoz, cada una con sus respectivas comarcas- y de las otras diócesis extremeñas.

Reflexión y convivencia

El encuentro comenzaba hacia las 11 de la mañana, con la acogida, a la que siguió una meditación sobre el lugar que cada uno ocupa en el seguimiento de Jesucristo, y que corrió a cargo del consiliario diocesano del MCC, don Feliciano Leal Cáceres, párroco de Lobón y Guadajira. Tras esto, tiempo de descanso e intercambio de experiencias, para culminar con la celebración de la Eucaristía, la comida y una pequeña velada festiva.

Obedecen estos encuentros al deseo de realizar un día de convivencia al año, siempre en un lugar mariano, donde además, se aproveche la ocasión para realizar el retiro espiritual del trimestre y la clausura del curso de las cuatro escuelas diocesanas antes citadas.

A la hora de volver, surgió de manera espontánea realizar una visita al también santuario mariano de Chandavila (La Codosera), donde los cursillistas rezaron una salve a la Virgen y encomendaron de manera especial el último cursillo de este curso pastoral, que se está celebrando este mismo fin de semana en la casa de oración de Gévora.

 

El autor es un antiguo seminarista

Un libro recoge la historia del Seminario en los años 40-50

El ambiente religioso, social y cultural que vivió el Seminario 'San Atón' a finales de los cuarenta y los primeros años de los cincuenta, ha quedado recogido en el libro 'Confesiones de un ex-seminarista', de don Antonio Regalado Guareño. El libro fue presentado en días pasados en Badajoz, en un acto en el que estuvieron presentes, entre otras personalidades, el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Antonio Montero, el alcalde de la ciudad, don Miguel Celdrán y don Jesús Medina presidente de Caja Rural de Extremadura, institución que patrocina la publicación.

La presentación de la obra corrió a cargo de don Manuel Pecellín Lancharo. El prologuista del libro ha sido Santiago Corchete Gonzalo, premio de poesía 'Ciudad de Badajoz'.

El autor destacaba que el libro recoge todas las vivencias que tuvo en el seminario, al que agradece, junto a los formadores que tuvo en ese período, la influencia que tuvieron en su formación"porque me dio y nos dio vida cultural y espiritual a tantos jóvenes extremeños que pasamos por sus benditas instalaciones".

 

Fallece el sacerdote diocesano Antonio Martínez

En el momento de su muerte residía en Sevilla

El pasado día 19 de junio, jueves, fallecía en Sevilla el sacerdote diocesano don Antonio Martínez Valencia, afincado en la capital hispalense desde 1999, año en el que, por motivos de salud, tuvo que dejar las parroquias de Valencia de las Torres e Higuera de Vargas en las que prestaba servicio desde 1973.

Natural de Puebla del Maestre, donde nació en 1941, cursó sus estudios en el Seminario de 'San Atón' de Badajoz y fue ordenado sacerdote en 1967. Enviado como ecónomo a Valencia del Mombuey, permaneció en esta localidad hasta 1973, año en el que es trasladado a Valencia de las Torres e Higuera de Vargas.

De natural callado era, sin embargo, un hombre atento y bueno, que ponía mucho empeño en preparar todas las actividades que realizaba. Tenía, además, una gran sensibilidad artística.

 

Montijo

Jornada festiva con motivo de San Pedro y San Pablo

Coincidiendo con la festividad de San Pedro y San Pablo, en la parroquia de San Pedro Apóstol de Montijo celebra su primera Eucaristía el joven montijano Antonio García Reyes, tras haber sido ordenado sacerdote el pasado 22 de junio en el santuario sevillano de la Trinidad, de manos del Arzobispo de Sevilla, Monseñor Carlos Amigo Vallejo.

Además, esta festividad coincide con el XXXVII Aniversario de la ordenación sacerdotal del párroco de la citada parroquia, don Emilio Sánchez Saavedra, que lleva desde 1991 sirviendo a dicha comunidad, por lo que se une en un mismo día esta triple celebración, que hace de esta festividad un día dedicado especialmente a la acción de gracias.


Al paso de Dios

Una fiesta

Hace unos días celebré el Sacramento de la Confirmación para un grupo de chicos y chicas discapacitados psíquicos en la parroquia de San Bartolomé de Jerez de los Caballeros. Son alumnos de un Centro Ocupacional, al que acuden a diario desde diversos pueblos de la zona, en el que desarrollan sus capacidades, se dignifican como personas y conviven entre ellos y con sus monitores. Y entre todas sus actividades, se han preparado, acompañados por dos sacerdotes, para recibir este sacramento, como hacen los demás chicos y chicas de sus edad.

En realidad esto no debería ser noticia, porque afortunadamente cada vez es mayor la incorporación social del discapacitado; sin embargo, cuando se está entre ellos es imposible no sentir que se vive un acontecimiento y se está en un clima especial. Por eso tengo que decir que para mí fue una experiencia extraordinariamente gratificante, porque me encontré en una comunidad reunida realmente por la fe, en la que se respiraba auténtico amor de Dios y se experimentaba verdadera alegría por la presencia del Espíritu. Allí todo eso era verdad en grado puro, porque nada en estos chicos está contaminado y menos su sentimiento filial hacia su buen Dios y su querido Jesús. Se desarrolló la ceremonia en clima espontáneo y activo, con un constante y fluido diálogo con el celebrante, con gestos y signos, con cantos apropiados y todo esto sin perder nunca el ritmo de la liturgia, que había sido preparada con respeto y creatividad por sus dos sacerdotes acompañantes. Fue una de esas ocasiones en las que se percibe de verdad el gozo de la fe y lo hermoso que es ofrecer la cercanía de la Iglesia.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos la solemnidad de san Pedro y san Pablo

Palabra de Dios

 

Hechos de los Apóstoles 12, 1-11

En aquellos días, el rey Herodes se puso a perseguir a algunos miembros de la Iglesia. Hizo pasar a cuchillo a Santiago, hermano de Juan. Al ver que esto agradaba a los judíos, decidió detener a Pedro. Era la semana de Pascua. Mandó prenderlo y meterlo en la cárcel, encargando de su custodia a cuatro piquetes de cuatro soldados cada uno; tenía intención de presentarlo al pueblo pasadas las fiestas de Pascua. Mientras Pedro estaba en la cárcel bien custodiado, la Iglesia oraba insistentemente a Dios por él. La noche antes de que lo sacara Herodes, estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, atado con cadenas. Los centinelas hacían guardia a la puerta de la cárcel.

De repente, se presentó el ángel del Señor, y se iluminó la celda. Tocó a Pedro en el hombro, lo despertó y le dijo: Date prisa, levántate. Las cadenas se le cayeron de las manos y el ángel añadió: Ponte el cinturón y las sandalias.

Obedeció, y el ángel le dijo: Échate el manto y sígueme. Pedro salió detrás, creyendo que lo que hacía el ángel era una visión y no realidad. Atravesaron la primera y segunda guardia, llegaron al portón de hierro que daba a la calle, y se abrió solo. Salieron, y al final de la calle se marchó el ángel.

Pedro recapacitó y dijo: Pues era verdad: el Señor ha enviado a su ángel para librarme de las manos de Herodes y de la expectación de los judíos.

 

Salmo 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9

R. El Señor me libró de todas mis ansias.

Bendigo al Señor en todo momento, / su alabanza está siempre en mi boca; / mi alma se gloría en el Señor: / que los humildes lo escuchen y se alegren.

 

Carta 2ª de S. Pablo a Timoteo 4, 6-8. 17-18

Querido hermano: Yo estoy a punto de ser sacrificado, y el momento de mi partida es inminente. He combatido bien mi combate, he recorrido hasta la meta, he mantenido la fe. Ahora me aguarda la corona merecida, con la que el Señor, juez justo, me premiará en aquel día; y no sólo a mí, sino a todos los que tienen amor a su venida. El Señor me ayudó y me dio fuerzas para anunciar íntegro el mensaje, de modo que lo oyeran todos los gentiles. Él me libró de la boca del león. El Señor seguirá librándome de todo mal, me salvará y me llevará a su reino del cielo. A Él, la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

 

Evangelio según san Mateo 16, 13-19

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: ¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre? Ellos contestaron: Unos, que Juan Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o uno de los profetas. Él les preguntó: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Simón Pedro tomó la palabra y dijo: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo..

Jesús le respondió: ¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te la revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.

 

Comentario litúrgico

Fundamento de nuestra fe

Feliz coincidencia la que nos permite celebrar la fiesta de san Pedro y de san Pablo en este domingo, pues nos entronca con la más vieja tradición de la liturgia romana que, desde los primeros siglos, ha celebrado en este día la memoria de uno y otro Apóstol. Concretamente, en Roma se tenía una celebración de san Pedro en la colina del Vaticano y una celebración de san Pablo en la vía Ostiense.

El peso de la sede romana y la autoridad moral de los dos santos Apóstoles hicieron posible que muy pronto se extendiera por todo el Occidente una fiesta que celebraba conjuntamente la memoria de los dos apóstoles.

La oración colecta que abre la celebración de hoy nos ofrece la idea central de esta fiesta al decir que san Pedro y San Pablo "fueron fundamento de nuestra fe cristiana".

Las lecturas aportan una serie de noticias sobre los dos apóstoles que justifican ampliamente lo dicho en la oración antes citada.

La lectura evangélica nos presenta una escena esencial para comprender esta fiesta. En ella el Señor da a Simón un nuevo nombre y su misión en la Iglesia: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y el poder del infierno no la derrotará". Después de más de veinte siglos, siguen vigentes las palabras del Señor: Pedro prolongado en la sucesión apostólica del obispo de Roma sigue siendo el faro que alumbra el caminar por este mundo de la Iglesia y constantemente la orienta hacia el encuentro con su Señor, el Cristo, la verdadera roca sobre la que esta edificada.

La segunda lectura nos acercan a Pablo. Sus palabras aún mantienen el calor de su entrega a la causa del Evangelio.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

30, lunes: Gn 18, 16-33; Mt 8, 18-22.
1, martes: Gn 19, 15-29; Mt 8, 23-27.
2, miércoles: Gn 21, 5, 8-20; Mt 8, 28-34.
3 jueves: Gn 22, 1-19; Mt 9, 1-8.
4, viernes: Gn 23, 1-4, 19; 24, 1-8, 62-67; Mt 9, 9-13.
5, sábado: Gn 27, 1-5, 15-29; Mt 9, 14-17.
6, domingo: Ez 2, 2-5; 2Co 12, 7b-10; Mc 6, 1-6.

 

Santoral

4 de julio: Profeta Ageo (+ 518 a.C. aprox.)

Se trata, al parecer, de un judío que retorna a Palestina, tras el exilio, bajo el reinado de Ciro. Ageo trata de reconstruir el templo de Jerusalén, luchando contra toda adversidad, tanto por arriba como por abajo. Me explico: cada vez que hay que construir un edificio religioso, notas cómo las instancias políticas no ayudan en la medida de lo posible; y adviertes, con sorpresa, que los "fieles", tratándose de dinero son pocos, pues la mayoría te da un donativo de "cumplimiento", o sea, cumplo y miento.

Ageo pone todo su ardor en animar a unos y otros para que no cesen ni las subvenciones oficiales ni los donativos desinteresados. Es verdad que también recrimina la racanería y escasez de ambos.

Cuentan de un cura que aseguró a su parroquia: "Ya tenemos bastante para reconstruir el templo, sólo que el dinero está todavía en vuestros bolsillos". Pues bien, una cosa parecida nos dice Ageo.

Los que por deber pastoral hemos sido "constructivos y edificantes" comprendemos bien los apuros del buen profeta al que podríamos encomendarle dos encargos: devolver la dignidad a los templos, en cuyo interior tiene lugar un charloteo absolutamente impropio y mal educado y devolver la paz a la colina sagrada de Jerusalén, que él tanto amó, disputada ahora por la terrible violencia de los terroristas palestinos y el terrorista estado judío. Amén.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

30, lunes: Protomártires de Roma, Basílides, Erentrudis.
1, martes: Julio, Aarón, Domiciano, Teodorico.
2, miércoles: Proceso, Martiniano, Juvenal, Monegunda.
3, jueves: Tomás, Anatolio, Heliodoro, León II, José Nguyén.
4, viernes: Isabel de Portugal, Jacinto, Laureano, Florencio, Berta.
5, sábado: Antonio Zaccaría, Cirila, Marta, Domicio, Miguel de los Santos.
6, domingo: María Goretti, Goar, Sexburga, Ángela.


Contraportada

Juan Antonio Martínez Camino, Secretario General de la Conferencia Episcopal Española:

"Equiparar la clase de religión no es dar un caramelo a la Iglesia"

La semana pasada fue designado como nuevo secretario general y portavoz de los obispos españoles y ya le ha tocado responder sobre el asunto de las clases de Religión en los colegios, que el Gobierno quiere equiparar al resto de las asignaturas del currículum estudiantil. El padre jesuita Juan Antonio Martínez Camino, de 50 años, ha asegurado a la Agencia de noticias 'Zenit' que "se trata de una decisión que se desprende de los pactos legítimos Iglesia-Estado".

- La intención del gobierno de equiparar la Religión al resto de asignaturas curriculares ha levantado una cierta polvareda. ¿Considera justa esta decisión?

- Sin duda. No se trata de un capricho de la Iglesia ni de un caramelo que el gobierno le da a la Iglesia, sino que se trata de una decisión que va en consonancia con la legislación actual. Los acuerdos Iglesia-Estado recogen que la Religión debe ser una asignatura equiparable al resto de curriculares. ¿Se cumple esta premisa cuando la Religión se equipara a una asignatura de ocio? Los pactos Iglesia-Estado son acuerdos entre dos instancias legítimas y reconocidas, y con ellos se da cauce a dos aspectos fundamentales: la libertad religiosa y el derecho de los padres a elegir libremente una opción para educar a sus hijos. Porque quisiera recordar que la Religión es una asignatura opcional, y que no se obliga a nadie a tomarla.

- Sin embargo, al encontrarse el Estado por medio, ¿no debería éste tomar parte en la elección de los profesores de Religión?

- Creo que es lógico que le toque a la Iglesia juzgar la idoneidad de un profesor de Religión. El Estado puede y debe, con legitimidad, poner en manos de la autoridad religiosa competente la decisión de juzgar la idoneidad o no de un profesor de religión. La autoridad religiosa es quien garantiza y asegura que lo que da ese profesor es la correcta doctrina religiosa. De otro modo, ¿quién sería competente para determinar si un docente da teología católica? ¿Los sindicatos? ¿Las asociaciones de padres de alumnos? Sin lugar a dudas, tiene que ser la Iglesia la que juzgue la idoneidad de un profesor de Religión. Si fuese el Estado quien lo decidiese, se trataría de una especie de intervencionismo que no garantizaría el derecho de los padres a exigir que sus hijos reciban una formación religiosa adecuada.

Pacto social

- Pero es probable que, si los socialistas lleguan al poder, se vuelva a revisar este tema. ¿No sería conveniente lograr un gran pacto social entre gobierno, oposición y asociaciones de padres de alumnos?

- Sí, sin duda es una pena que no se haya logrado hasta el momento un mayor consenso para esta cuestión -como ya se ha conseguido en otros países europeos- para no estar pendientes de los cambios de gobierno.

- Hablemos de otro tema. Los ecos de la visita del Papa aún resuenan en la sociedad. De hecho, en la asamblea plenaria fue uno de los temas presentes. ¿Qué pasa con todos los jóvenes de Cuatro Vientos? ¿Dónde se "esconden" habitualmente?

- La presencia del Papa tiene una cualidad: que hace emerger la vida católica que hay en España y que la cultura pública no le permite aflorar. Y esto es una realidad. Si no existiese, no emergería. Yo he reflexionado mucho sobre los cientos de miles de jóvenes que, a pesar del calor, del sol, de tener que desplazarse varios días, gastarse el dinero, etc., acudieron sin dudarlo a Cuatro Vientos. Esto se explica por varios motivos. Primero, que la pastoral juvenil realmente está funcionando con eficacia. En segundo lugar, los jóvenes que allí estaban son jóvenes que van a misa, que participan. Yo estuve en Cuatro Vientos entre ellos, y vi cómo participaban de la misa, cómo la vivían. Se notaba que era algo habitual para ellos. Sin duda, ahora lo que nos toca es avanzar sobre esto. Finalmente, es que el Papa es el Papa. Aquí se demuestra la realidad de la Iglesia católica universal. Sin duda que Juan Pablo II es un hombre cercano, comunicativo. Pero, principalmente, es el Papa. Si hubiese continuado siendo el arzobispo de Cracovia, ¿lograría reunir a tanta gente?

- La práctica sacramental, sin embargo, ha caído notoriamente en los últimos años. Ya hay parroquias que no se llenan los domingos...

- Pero fíjese, casi diez millones de españoles siguen yendo a misa cada domingo. De acuerdo que hace unos años eran quince, pero la realidad católica española es esa. Se trata de un fenómeno sociológico de tal calibre que no tiene parangón en nuestra sociedad. Ni siquiera el fútbol logra tanta aceptación.

¿Exceso de burocracia?

- Algunos lo achacan también a que, como dice el cardenal Joseph Ratzinger, "los cristianos hablamos demasiado de nosotros y de nuestras cosas y poco de Dios". ¿No está aquejada la Iglesia española de un exceso de documentos, de burocracia, de 'reunionitis'?

- Sí, seguramente haya un exceso de documentos, de reuniones. Es un error tratar de solucionar los problemas con papeles y libros. Se solventan a través de vida de fe personal, de coherencia, de oración, de la práctica cristiana, la liturgia y los sacramentos. Los papeles ayudan a todo esto, y son, en alguna manera, necesarios. Pero no nos pueden servir de excusa para no ir a lo fundamental, que es el vivir con entusiasmo y esperanza nuestra fe.

- Hablando de la oración, una pregunta más personal. Usted permaneció hasta hace poco durante 14 meses en el monasterio trapense de San Isidro de Dueñas. ¿Qué lección ha sacado?

- No hablaría de lección, que suena un tanto colegial. Hablaría más bien de una inmersión en lo fundamental, en el corazón de nuestra fe, que es vivir de oración, de trabajo. Ha sido como vivir otro noviciado, como empezar de nuevo. Durante 14 meses he estado casi sin conexión con el exterior, sin periódicos, ni televisión ni radio. Por eso, cuando volví y el Papa dijo en Cuatro Vientos aquello de que el drama del hombre actual era su falta de interioridad, me di cuenta de que tenía toda la razón. La Iglesia se construye desde la unión con Cristo, entregando plenamente la propia vida.

Zenit


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com




Return to Camino