Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 535. 27 de junio de 2004

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

Zapatero asegura que mantendrá buenas relaciones con el Vaticano y la Conferencia Episcopal

El Papa señala que la visita de Zapatero al Vaticano refleja el deseo de proseguir con buenas relaciones

El Santo Padre recibió el pasado lunes en audiencia al Presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, pocos meses después de haber asumido este cargo. El Papa aseguró al Presidente que "Su presencia aquí refleja el deseo de proseguir con buen clima las relaciones de colaboración entre la Iglesia local y el Estado para el bien del pueblo español".

La visita se producía tres días después de que el nuevo embajador de España ante la Santa Sede, Jorge Dezcallar, presentara sus credenciales. Entonces el Santo Padre habló de defensa de la vida humana y de la familia en referencia a los proyectos de ley sobre el aborto y los matrimonios entre homosexuales del gobierno socialista; algo que fue recordado y reafirmado por el Papa ante Zapatero.

El Presidente del Gobierno español calificó la visita de "muy cordial y entrañable" y aseguró haber transmitido a Juan Pablo II "la voluntad del Gobierno español de mantener una relación abierta y de dialogo con la Iglesia en general".


Editorial

Responsabilidad vial, responsabilidad moral

La pasada semana conocíamos la noticia de un nuevo accidente de tráfico en las carreteras extremeñas que segaba, en una madrugada de fin de semana, la vida de tres jóvenes extremeños. Estas muertes llenaban de dolor la población de Madrigalejo y a todos nos hacía pensar cómo poner remedio a esta plaga que nos visita con macabra periodicidad. La solución no es otra, por mucho que nos empeñemos en no asumirlo plenamente, que conseguir una mayor responsabilidad y prudencia en la conducción de nuestros vehículos.

Precisamente el próximo domingo la Iglesia en España celebrará la jornada de responsabilidad en el tráfico. Y es que la llamada a la prudencia vial no es sólo una cuestión de la Dirección General de Tráfico que cada campaña por vacaciones nos suelta cifras dolorosas sobre accidentes, hasta que se nos pasa el efecto del susto de los primeros anuncios y nos olvidamos. La responsabilidad en el tráfico es también una cuestión moral: de quinto mandamiento de la Ley de Dios, de no matarás, dicho en negativo, o si se prefiere en positivo: de respetar la vida, la propia y la del prójimo.

Así de sencillo pero a la vez de exigente y grave, con exigencia de mandamiento, moral, sin necesidad de una multa, porque Dios no tiene guardias apostados en las curvas, sino con el mejor de los dispositivos de control en el salpicadero del alma: nuestra propia conciencia. Procuremos encenderla también cuando conducimos. Cuando caemos en la cuenta de que cualquier irresponsabilidad puede convertirnos en verdugos o en víctimas, nos parecerá estúpido cualquier afán de competitividad, cualquier complejo de superioridad en razón de la marca o de los caballos de nuestro vehículo. Consideraremos, en cambio, hermoso pensar en el uso de la carretera o la vía pública como un camino para el encuentro con los demás.


Juan Pablo II

Discurso del Papa Juan Pablo II al nuevo Embajador de España ante la Santa Sede

1 Me es grato recibirle al hacerme entrega de las Cartas Credenciales que le acreditan como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario del Reino de España ante la Santa Sede, en este acto que me ofrece también la oportunidad de expresarle mi cordial bienvenida y, a la vez, los mejores deseos para el desempeño de la alta responsabilidad que su Gobierno le ha encomendado.

Agradezco las amables palabras que me ha dirigido, las cuales me han hecho reavivar los sentimientos de cercanía y aprecio a un País que, como Vuestra Excelencia ha resaltado, desde su honda raigambre cristiana se ha distinguido siempre por su vinculación a la Iglesia, dando lugar a que, mediante una ingente obra de evangelización, un gran número de sus fieles en el mundo hablen español.

Aprecio de corazón los saludos de parte de Su Majestad el Rey, de la Familia Real, de la Nación española y de su Gobierno, rogándole se haga intérprete ante ellos del afecto entrañable del Papa por todos los españoles.

2 Al constatar con satisfacción el estado de las relaciones diplomáticas entre España y la Santa Sede, basadas en la estima y el respeto, no puedo olvidar mis cinco viajes a ese país. Recuerdo sobre todo el más reciente, el año pasado, cuando a la expresividad de los testimonios se unió una vivacidad y fervor desbordantes. Me encontré una vez más con una multitud de todos los sectores sociales, vibrante, de una fe profunda y un afecto entrañable al Sucesor de Pedro. Fue un signo muy claro de esperanza para la Iglesia y también para la sociedad española, pues los elevados valores vividos intensamente son como el alma que da cohesión a toda actividad humana e infunde creatividad y entereza en los momentos de decaimiento o de adversidad, de la que España ha tenido también muy recientemente trágicas experiencias, sobre todo a causa de la plaga del terrorismo.

Consciente de ello, me despedí dirigiendo una invitación encarecida a los españoles: "No descuidéis nunca esa misión que hizo noble a vuestro País en el pasado y es el reto intrépido para el futuro" (Regina caeli, Madrid, 4 mayo 2003). Es una misión que perdura incluso fuera de las fronteras patrias, donde muchos miles de religiosos y religiosas, voluntarios y cooperadores laicos, con su dedicación y esfuerzo abnegado, son tantas veces portadores de la mejor imagen de su patria. España ha dado una pléyade de santos y está sembrada de monumentos, centros de asistencia, de cultura y obras de arte inspirados por la fe. Son muestras patentes de su identidad y de la fuerza vital que ha guiado su gloriosa historia y ha sabido llevar con generosidad a muchos otros pueblos. En el momento en que en la vieja Europa nace también un nuevo orden, no puede faltar entre sus aportaciones la manifestación expresa de las raíces cristianas, de las que, como en los otros países europeos, ha ido brotando durante siglos un alto concepto de persona abierta a la trascendencia, que es también un factor decisivo de integración y universalidad.

La autonomía de la Iglesia

3 En el ejercicio de su propia misión, la Iglesia busca el bien integral de cada pueblo, actuando en el ámbito de sus competencias y respetando plenamente la autonomía de las autoridades civiles, a las que aprecia y por las pide a Dios para que ejerzan con generosidad, acierto y justicia su servicio a todos los ciudadanos.

En efecto, se trata de dos ámbitos autónomos que no pueden ignorarse, pues ambos se benefician de un diálogo leal y constructivo, ya que el bien común requiere con frecuencia diversas formas de colaboración entre ambos, sin discriminación o exclusión alguna. Esto es lo que plasman los Acuerdos parciales entre la Iglesia y el Estado, establecidos inmediatamente después de la aprobación de la actual Constitución española. Los frutos alcanzados y el desarrollo adquirido en su aplicación concreta son resultado también de una constante comunicación abierta, establecida sobre una base firme y duradera precisamente para evitar el riesgo de alteraciones bruscas o alternancias pasajeras, que en muchos casos producen inseguridad y desconcierto respecto a los derechos propios de las instituciones, de la familia y de los ciudadanos.

4 En su acción evangelizadora, la Iglesia se esfuerza en invitar a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a construir una sociedad basada en valores fundamentales e irrenunciables para un orden nacional e internacional justo y digno del ser humano. Esto va unido a su misión religiosa y tiene un carácter ético de alcance universal, fundado en la inigualable dignidad de la persona humana, creada a imagen de Dios, de la que nacen sus derechos inalienables, que precisamente las instituciones públicas han de servir y promover, según el clásico principio de subsidiariedad. Así, la convivencia humana, en vez de obedecer únicamente a intereses parciales o pasajeros, se debe regir por los ideales de libertad, justicia y solidaridad.

Defender la vida

Desde esta perspectiva, es conveniente poner de manifiesto la incoherencia de ciertas tendencias de nuestro tiempo que, mientras por un lado magnifican el bienestar de las personas, por otro cercenan de raíz su dignidad y sus derechos más fundamentales, como ocurre cuando se limita o instrumentaliza el derecho fundamental a la vida, como es el caso del aborto. Proteger la vida humana es un deber de todos, pues la cuestión de la vida y de su promoción no es prerrogativa solamente de los cristianos, sino que pertenece a toda conciencia humana que aspira a la verdad y se preocupa por la suerte de la humanidad. Los responsables públicos, en cuanto garantes de los derechos de todos, tienen la obligación de defender la vida, en particular la de los más débiles e indefensos. Las verdaderas "conquistas sociales" son las que promueven y tutelan la vida de cada uno y, al mismo tiempo, el bien común de la sociedad.

En este campo se dan algunas mal llamadas "conquistas sociales", que lo son en realidad sólo para algunos a costa del sacrificio de otros, y que los responsables públicos, garantes y no origen de los derechos innatos de todos, deberían considerar más bien con preocupación y alarma.

Algo similar sucede en ocasiones con la familia, núcleo central y fundamental de toda sociedad, ámbito inigualable de solidaridad y escuela natural de convivencia pacífica, que merece la máxima tutela y ayuda para cumplir sus cometidos. Sus derechos son primarios respecto a cuerpos sociales más amplios. Entre tales derechos no se ha de olvidar el de nacer y crecer en un hogar estable, donde las palabras padre y madre puedan decirse con gozo y sin engaño. Así se prepara también a los más pequeños a abrirse confiadamente a la vida y a la sociedad, que se beneficiará en su conjunto si no cede a ciertas voces que parecen confundir el matrimonio con otras formas de unión del todo diversas, cuando no contrarias al mismo, o que parecen considerar a los hijos como meros objetos para la propia satisfacción.

Entre otros, la familia tiene el derecho y el deber de educar a los hijos, haciéndolo de acuerdo con sus propias convicciones morales y religiosas, pues la formación integral no puede eludir la dimensión trascendente y espiritual del ser humano. En este contexto se plantea el papel de las instituciones educativas vinculadas a la Iglesia, que contribuyen al bien común, así como tantas otras que en diversos ámbitos prestan también un servicio a los ciudadanos, a menudo a los menos favorecidos. Tampoco se debe infravalorar la enseñanza de la religión católica en las instituciones estatales, basada precisamente en el derecho de las familias que lo solicitan, sin discriminaciones ni imposiciones.

5. Señor Embajador, le reitero mis mejores deseos al frente de la Embajada de su País ante la Santa Sede y, en este Año Santo Jacobeo, ruego al Apóstol Santiago que, como lo ha sido durante siglos, continúe siendo un faro luminoso para los pueblos de España y haciendo de sus tierras un camino sembrado de esfuerzos y esperanzas para tantos peregrinos de toda Europa. Muchos de ellos han quedado fascinados por la acogida y la nobleza de quienes han encontrado a su paso; han sido testigos de su laboriosidad, constancia y fidelidad; han descubierto una nación que sabe mirar alto. Éstas son virtudes que han conformado una gloriosa historia y que, con el empuje y la colaboración leal entre todos, hacen esperar también en un futuro prometedor, en una sociedad más próspera, ecuánime y abierta a los valores del espíritu.

Con estos deseos, a la vez que le deseo una feliz estancia en Roma, le imparto la Bendición Apostólica, que extiendo a su distinguida familia y a sus colaboradores.


Centrales

El Presidente del Gobierno pretende mantener los acuerdos vigentes con la Santa Sede

Según manifestó el lunes, tras reunirse con Juan Pablo II en el Vaticano

El Papa recibió el pasado lunes al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Según el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls, "durante la conversación se pasó revista a las principales relaciones bilaterales a la luz de los Acuerdos entre la Santa Sede y España, en particular de los de 1979, y se reafirmó la voluntad de diálogo y colaboración. También se intercambiaron puntos de vista sobre la situación internacional, con particular interés en la perspectiva europea y en los países de América Latina".

El Papa aseguró al presidente que esta visita "pone de relieve su estima a la Sede Apostólica". Juan Pablo II afirmó que "su presencia aquí refleja el deseo de proseguir con buen clima las relaciones de colaboración entre la Iglesia local y el Estado para el bien del pueblo español, deseo que Usted mismo me expuso cuando lo encontré en Madrid, al final de la Santa Misa en la Plaza de Colón el 4 de mayo del año pasado".

Desarrollo con valores

Juan Pablo II manifestó el deseo de que España "marche siempre hacia el progreso inte-gral, se fortalezca en ella la convivencia pacífica en la unidad entre las gentes y pueblos de esa gran Tierra, con la maravillosa y variada diversidad que la constituye, y se conserven los valores morales y culturales, así como sus raíces cristianas".

Tras recordar que el viernes pasado, durante el encuentro con el nuevo embajador ante la Santa Sede, Jorge Dezcallar de Mazarredo, había hablado de varios aspectos de la sociedad española, dijo: "Reafirmando cuanto he dicho en tal ocasión, quiero renovarle mi sincero agradecimiento por esta amable visita. Espero vivamente que su compromiso personal, así como el de su Gobierno, alcance los objetivos prefijados de fomentar el moderno desarrollo de España, y que en esa tarea se tengan en la debida cuenta los valores éticos, tan arraigados en la tradición religiosa y cultural de la población".

El Papa aseguró al presidente la "colaboración de la Santa Sede para trabajar unidos en la gran causa de la paz y en favor del progreso espiritual de los pueblos; para ayudar en lo que se refiere a la erradicación del terrorismo y de la violencia en todas sus formas; para alcanzar el mayor logro de las legítimas exigencias de la persona humana, con su dignidad, derechos y libertades".

La visita se producía tres días después de que el nuevo embajador de España ante la Santa Sede, Jorge Dezcallar, presentara sus credenciales. Entonces el Santo Padre habló de defensa de la vida humana y de la familia en referencia a los proyectos de ley sobre el aborto y los matrimonios entre homosexuales del gobierno socialista; algo que fue recordado y reafirmado por el Papa ante Zapatero.

Se mantendrán los acuerdos

El Presidente del Gobierno español calificó la visita de "muy cordial y entrañable" y aseguró haber transmitido a Juan Pablo II "la voluntad del Gobierno español de mantener una relación abierta y de dialogo con la Conferencia Episcopal española y con la Iglesia en general". Según Zapatero pretende "mantener los acuerdos vigentes y mantener una relación abierta y fluida con el Vaticano".

El Presidente del Gobierno español se encontró posteriormente con el cardenal secretario de Estado, Angelo Sodano y con el arzobispo Giovanni Lajolo, secretario para las Relaciones con los Estados. Acompañaban a Zapatero el ministro de Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos Cuyaubé, el embajador de España ante la Santa Sede, Jorge Dezcallar de Mazarredo, el subsecretario de Exteriores, Luis Calvo Merino y el director general del Departamento Internacional y Seguridad de la Presidencia del Gobierno, Carles María Casajuna Palet.

Texto íntegro del discurso de Juan Pablo II

El Papa muestra su cercanía con el pueblo español

Señor Presidente:

Es para mí motivo de viva satisfacción recibirle a los pocos meses de haber asumido su alto encargo, junto con sus ilustres acompañantes, en esta visita con la cual pone de relieve su estima a la Sede Apostólica. Su presencia aquí refleja el deseo de proseguir con buen clima las relaciones de colaboración entre la Iglesia local y el Estado para el bien del pueblo español, deseo que Usted mismo me expuso cuando lo encontré en Madrid, al final de la Santa Misa en la Plaza de Colón el 4 de mayo del año pasado.

A través suyo quiero renovar mi afecto y cercanía a todos los españoles, a Sus Majestades los Reyes y a la Familia Real, que, juntamente con quienes en cada momento estaban en el Gobierno, me han acogido tan bien en las cinco veces que he visitado su País. Yo correspondo a esas muestras de cariño renovando mi sincero aprecio a la comunidad católica en España que con sus Obispos camina por las sendas de la fe en estrecha comunión con el Papa. Elevo así mismo mi oración para que esa querida Nación marche siempre hacia el progreso integral, se fortalezca en ella la convivencia pacífica en la unidad entre las gentes y pueblos de esa gran Tierra, con la maravillosa y variada diversidad que la constituye, y se conserven los valores morales y culturales, así como sus raíces cristianas.

Hace pocos días, recibiendo a su nuevo Embajador, he tenido oportunidad de referirme a algunos aspectos de la sociedad española. Reafirmando cuanto he dicho en tal ocasión, quiero renovarle mi sincero agradecimiento por esta amable visita. Espero vivamente que su compromiso personal, así como el de su Gobierno, alcance los objetivos prefijados de fomentar el moderno desarrollo de España, y que en esa tarea se tengan en la debida cuenta los valores éticos, tan arraigados en la tradición religiosa y cultural de la población. Sepa que puede contar con la colaboración de la Santa Sede para trabajar unidos en la gran causa de la paz y en favor del progreso espiritual de los pueblos; para ayudar en lo que se refiere a la erradicación del terrorismo y de la violencia en todas sus formas; para alcanzar el mayor logro de las legítimas exigencias de la persona humana, con su dignidad, derechos y libertades. Pido fervientemente al Todopoderoso que derrame abundantes dones y bendiciones sobre Usted, Señor Presidente, sobre sus colaboradores en las tareas de Gobierno, y sobre los amadísimos hijos de su noble País.

 

Estos premios se otorgan también al cine, prensa, radio y nuevas Tecnologías

Popular TV, galardonada con el "Premio ¡Bravo!" de Televisión

La Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social ha fallado los Premios Bravos 2004.

El premio ¡Bravo! Especial ha recaído en la escritora y periodista María Salas Larrazábal, por su larga trayectoria personal y divulgativa, tanto el mundo editorial como en el periodístico, a favor de la promoción de la dignidad y misión de la mujer en la sociedad y en la Iglesia. Todo ello realizado con un gran sentido de compromiso cristiano y eclesial.

El premio ¡Bravo! de Prensa es para la revista "Nuestro Tiempo", editada desde hace 50 años por la Universidad de Navarra.

El premio ¡Bravo! de Radio ha sido para la periodista Tina Barriuso Gutiérrez, directora del programa Contigo en la distancia, de Radio Nacional de España .

El premio ¡Bravo! de Televisión es para los Servicios Informativos de Popular TV, por haber conseguido generar en el ámbito de las televisiones locales una nueva opción informativa, realizada por comunicadores jóvenes, con modestos recursos materiales y una amplia visión de los criterios informativos, abierta al sentido social de la comunicación y a los valores transcendentes del ser humano.

La película La Pasión de Cristo, del director Mel Gibson, obtiene el premio ¡Bravo! de Cine.

En el apartado musical, el reconocimiento es para el disco Coloquio de Amor, de Sonia Rivas-Caballero, Octavio Lafourcade y Belén Yuste, editado por el sello RTVE y donde se recoge un recital de poemas de santa Teresa de Jesús, san Juan de la Cruz y de la beata Ana de San Bartolomé, cantados sobre música española del siglo XVI.

El premio ¡Bravo! de Nuevas Tecnologías es para la Agencia ZENIT, mientras que el premio ¡Bravo! al trabajo diocesano en Medios de Comunicación es para el sacerdote Juan Antonio Paredes Muñoz, delegado diocesano de Medios de Comunicación Social de Málaga, por su trayectoria pastoral en favor de una mejor presencia de la Iglesia en el ámbito de la comunicación.

El fin de los "Premios ¡Bravo!" es reconocer, por parte de la Iglesia, la labor meritoria de los profesionales de la comunicación en los diversos medios, que se hayan distinguido por el servicio a la dignidad del hombre, los derechos humanos y los valores evangélicos.

Jurado

El Jurado para la concesión de estos "Premios ¡Bravo!" ha estado compuesto por monseñor Joan Carrera Planas, obispo auxiliar de Barcelona y miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS), que actuó como presidente; han actuado como vocales: D. Joaquín Luis Ortega, periodista y director de la B.A.C.; D. Rafael Ortega, periodista, director de Emisoras Territoriales de RNE y presidente de la Unión de Informadores y Periodistas de España (UCIP-E); D. José Antonio Carro, periodista y director de la revista "Ecclesia"; D. José Luis Restán, periodista y director de Área de Programación Socio-Religiosa de la Cadena COPE; D. Jesús de las Heras, periodista y director de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española; D. Juan Orellana, crítico de Cine y director del Departamento de Cine de la CEMCS. Don José María Gil, periodista y director del Secretariado de la CEMCS, actuó como Secretario.

 

La eliminación de la pobreza aumenta la cohesión social

El arzobispo Silvano Tomasi, C.S., representó a la Santa Sede en la XI sesión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), celebrada en Sao Paulo (Brasil) del 13 al 18 de junio. Este organismo, del que es miembro la Santa Sede desde su fundación en 1964, estudia las relaciones comerciales y financieras internacionales y orienta a los estados y organizaciones internacionales para encontrar políticas económicas justas y que respeten a la persona.

El arzobispo Tomasi recordó que la UNCTAD "sigue siendo un instrumento válido para lograr sus aspiraciones iniciales y promover el desarrollo y el diálogo entre los países desarrollados y en desarrollo".

"La eliminación de la pobreza -continuó- aumenta la cohesión social y es un medio para el crecimiento sostenible. En este sentido, tenemos que subrayar la importancia de la erradicación de la pobreza como un objetivo común. El camino para lograrlo pasa a través del fortalecimiento de los mercados nacionales, y sobre todo, de las inversiones en el desarrollo de los recursos humanos y en mejorar la participación de la población activa y de toda la comunidad en las oportunidades que ofrece la integración económica".

El delegado de la Santa Sede subrayó que "el único objetivo del desarrollo no es hacer personas 'más productivas' sino garantizar su dignidad y mejorar su capacidad de actuar".

(Servicio Vaticano de Información)


Información diocesana

Entre otras cuestiones, se acordó iniciar un proceso para implantar una Red Informática de la Iglesia

Los obispos extremeños revisan la Provincia Eclesiástica y sus relaciones con la Junta

La casa de oración "Virgen de la Montaña", en Cáceres, ha sido el escenario en el que se ha desarrollado la última reunión, del curso 2003-2004, de los obispos y vicarios generales de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz.

En estas reuniones, los obispos extremeños repasan diversas cuestiones referentes al desarrollo y la coordinación de la Provincia Eclesiástica, así como los temas que afectan a las relaciones con la Junta de Extremadura.

Las cuestiones tratadas, en esta ocasión, hacen referencia a patrimonio, educación y formación laical, nuevas tecnologías y, también, se hizo un seguimiento al proceso que se está llevando a cabo sobre Guadalupe.

Consejo Extremeño para la Educación

Con respecto a la cuestión educativa, los obispos extremeños analizaron la situación actual del profesorado de religión desde la doble perspectiva de lo pastoral y lo laboral. En esta linea se acordó que, a partir del mes de septiembre, Monseñor Amadeo Rodríguez, obispo encargado de este sector en la Provincia Eclesiástica, relance el Consejo Extremeño Cristiano para la Educación. En él están representadas todas las instituciones educativas católicas, las delegaciones diocesanas de enseñanza, FERE, así como profesores y alumnos cristianos y tiene como objetivo reflexionar y promover una educación de calidad para nuestra región.

Unido a esta reflexión, José Moreno Losada, director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas (ISCR) "Santa María de Guadalupe", presentó un informe sobre la actual situación de este centro. Entre los aspectos apuntados, destaca el papel que debe jugar el ISCR en los procesos de formación del profesorado de religión y cómo éstos, en un futuro, deben aspirar a una mayor formación teológica optando por cursar la diplomatura en Estudios Eclesiásticos.

Convenios con la Universidad

En su informe, Moreno Losada, también sometió al parecer de los obispo la cuestión de los posibles convenios en diversas materias educativas entre el ISCR y la Universidad de Extremadura.

Por otro lado, los obispos extremeños hicieron balance de la marcha de la Comisión Mixta Iglesia-Junta en cuestiones de Patrimonio.

Responsable de patrimonio y bienestar social

En este campo los acuerdos más destacados son el de nombrar un responsable supradiocesano para el seguimiento de los proyectos emanados de dicha Comisión Mixta. Esta persona, además, se encargaría de realizar el seguimiento a los proyectos de otra de las comisiones mixtas Iglesia-Junta, la que trata los asuntos referidos a Bienestar Social.

Por otro lado, se apuntó que era necesario establecer una comunicación más estrecha entre las delegaciones de patrimonio de las tres diócesis extremeñas.

Por último, en esta reunión se presentó el proyecto para la constitución de una Red Informática de la Iglesia en Extremadura. Los obispos acordaron iniciar el proceso de reflexión operativa sobre este tema bajo la coordinación de Francisco Maya Maya, Vicario General de Mérida-Badajoz y director del Secretariado de la Provincia Eclesiástica.

 

Nuevos nombramientos de sacerdotes para parroquias y otros cargos pastorales en nuestra diócesis

Durante estos días toman posesión

El Arzobispo, don Antonio Montero, ha realizado ocho nombramientos de sacerdotes para distintas parroquias y cargos pastorales en la diócesis.

Don Francisco Pantrigo Patiño ha sido nombrado párroco de Santa Catalina Mártir, en Higuera la Real. Cesa como párroco de la de Santa Marta, en Salvaleón.

Don Manuel Jesús Cintas Rosas ha sido nombrado párroco de Santa Marta, en Salvaleón. Cesa como párroco en las de Nuestra Señora de la Esperanza y Nuestra Señora de la Antigua, en Valencia del Ventoso y Valverde de Burguillos, respectivamente.

Don Emilio Sánchez Saavedra, se hará cargo de la parroquia de San José, en Mérida. Cesa como párroco de la de San Pedro Apóstol, en la localidad de Montijo.

Don César Caro Puértolas, será nuevo párroco de Nuestra Señora de la Esperanza y Nuestra Señora de la Antigua, en Valencia del Ventoso y Valverde de Burguillos, respectivamente.

Don José Antonio Sequeda Delgado será el nuevo vicario parroquial de San Juan de Ribera, de Badajoz. Cesa como párroco de Santa Marta de Trasierra, y en el Equipo pastoral de Llerena.

Don José Luis Legrán Fernández será Capellán a tiempo parcial del Hospital del Servicio Extremeño de Salud en Mérida.

Cambios en el Seminario

En el equipo de formadores del Seminario hay varios cambios. Don Fermín González Melado será el próximo curso Formador de los alumnos del Seminario Metropolitano. Cesa como Vicario parroquial de San Juan de Ribera, de Badajoz, mientras que don Manuel Fernández Rico, que mantiene su actual cargo de Formador de alumnos del Seminario Metropolitano, ha sido nombrado Director del Secretariado diocesano de Pastoral Juvenil. Don Juan Román Macías, que ocupaba este cargo, marcha a la Universidad Gregoriana de Roma para estudiar historia de la Iglesia.

 

Trabajarán con los misioneros de nuestra diócesis en ese país

Un grupo de profesores llevará a cabo una experiencia misionera en Perú

Acogidos por la parroquia de Leymebamba, un grupo de laicos ha presentado un proyecto educativo para esta comunidad de Perú, donde la diócesis cuenta con dos misioneros. El grupo está formado por 8 personas, 4 de ellos profesores, además del sacerdote diocesano José Corrales, que partirán hacia el país sudamericano el 3 de julio y permanecerán allí hasta mediados de agosto.

Hábitos en la enseñanza

Entre los objetivos del Proyecto, sobre hábitos en la enseñanza y lectoescritura, dirigido a profesores, se encuentran intercambiar opiniones y experiencias respecto al trabajo que los profesores lleva a cabo en la escuela para la adquisición de buenos hábitos, descubrir la importancia de los hábitos en la vida de los estudiantes y tomar conciencia de cara al proceso educativo, establecer una línea de trabajo a través de una metodología eficaz y diseñar actividades y materiales para la programación diaria.

De igual manera, este grupo conocerá la realidad pastoral de la misión y compartirá la vida, cultura y costumbres de estas comunidades.

El Proyecto se desarrollará en la parroquia de Leymebamba.

 

Tuvieron una convivencia en Guadalupe

Un grupo de sacerdotes celebra sus bodas de oro

Recientemente han celebrado sus bodas de oro sacerdotales los sacerdotes Adrián González Martín, Cristino Portalo Tena, Francisco Santos Neila, Heliodoro Almeida Oyola, Tobías Medina Cledón, Manuel Botello Marín, Jacobo Moreno Mingorace, Jesús Martín Mendieta, Vicente Molano Tabas y José Luis Casillas Lozano, todos pertenecientes al curso de 1954 del Seminario Metropolitano de "San Atón".

Para festejar este aniversario, los sacerdotes celebraron una convivencia en el Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, donde concelebraron la Eucaristía. En el transcurso de esta, cada uno de los sacerdotes expuso los momentos más destacados de sus cincuenta años de pastoral.

Este día recibieron, además, diversos mensajes de felicitación, entre los que se contaba uno del Santo Padre, que enviaba para ellos su Bendición Apostólica.

 

Agenda

Campamento vocacional

El Secretariado de Pastoral ocasiones y el Secretariado diocesano de Juventud organizan, del 1 al 10 de agosto, un campamento de verano en Solana de Ávila. El campamento está ligado al Plan Diocesano de Animación Vocacional.

El campamento va dirigido a los chicos y chicas, desde sexto de primaria hasta cuarto de la E.S.O que estén en clase de religión o en procesos catequéticos.

Los interesados pueden hacer su inscripción en el Seminario Metropolitano o llamando al teléfono (606) 960389.

 

Peregrinación a Santiago

La parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, de Badajoz, llevará a cabo una peregrinación del 5 al 12 de julio a Santiago de Compostela. Siguiendo la ruta norte, partirán desde Villalba. Los interesados en participar en la misma pueden llamar al teléfono de la parroquia: (924) 260209, de 18,30 a 19,30.


Liturgia dominical

Celebramos el XIII Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Primer libro de los Reyes 19, 16b, 19-21

En aquellos días, el Señor dijo a Elías:

- Unge profeta sucesor tuyo a Eliseo, hijo de Safat, de Prado Bailén.

Elías se marchó y encontró a Eliseo, hijo de Safat, arando con doce yuntas en fila, él con la última. Elías pasó a su lado y le echó encima el manto.

Entonces Eliseo, dejando los bueyes, corrió tras Elías y le pidió:

- Déjame decir adiós a mis padres; luego vuelvo y te sigo.

Elías le dijo:

- Ve y vuelve; ¿quién te lo impide?

Eliseo dio la vuelta, cogió la yunta de bueyes y los ofreció en sacrificio; hizo fuego con aperos, asó la carne y ofreció de comer a su gente; luego se levantó, marchó tras Elías y se puso a su servicio.

 

Salmo 15, 1-2a y 5, 7-8, 9-10, 11

R. Tú, Señor, eres el lote de mi heredad.

Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti; / yo digo al Señor: "Tú eres mi bien". / El Señor es el lote de mi heredad y mi copa; / mi suerte está en tu mano.

 

Carta a los Gálatas 5, 1, 13-18

Hermanos: Para vivir en libertad, Cristo nos ha liberado. Por tanto, manteneos firmes, y no os sometáis de nuevo al yugo de la esclavitud.

Hermanos, vuestra vocación es la libertad: no una libertad para que se aproveche la carne; al contrario, sed esclavos unos de otros por amor. Porque toda la Ley se concentra en esta frase: "Amarás al prójimo como a ti mismo". Pero, atención: que si os mordéis y devoráis unos a otros, terminaréis por destruiros mutuamente.

Yo os lo digo: andad según el Espíritu y no realicéis los deseos de la carne; pues la carne desea contra el espíritu y el espíritu contra la carne. Hay entre ellos un antagonismo tal que no hacéis lo que quisierais. En cambio, si os guía el Espíritu, no estáis bajo el dominio de la Ley.

 

Evangelio según san Lucas 9, 51-62

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén. Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron:

- Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?

Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea. Mientras iban de camino, le dijo uno:

- Te seguiré adonde vayas.

Jesús le respondió:

- Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza.

A otro le dijo:

- Sígueme.

Él respondió:

- Déjame primero ir a enterrar a mi padre.

Le contestó:

- Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.

Otro le dijo:

- Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.

Jesús le contestó:

- El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.

 

Comentario Litúrgico

Tu eres mi bien

Tiene una buena carga religiosa el salmo responsorial de este domingo. Quien lo haya escrito manifiesta que posee una buena experiencia de lo que puede llegar a ser Dios para un creyente. El salmista remata su pensamiento diciendo que el Señor es el &laqno;lote de su heredad», es decir, lo que llena de sentido su vida y justifica su propia existencia.

Desde luego estamos ante una experiencia religiosa nada común pero que la liturgia de hoy nos invita a hacerla nuestra para que, por lo menos en deseo, sintonicemos con ella y así enriquezcamos nuestras aspiraciones como creyentes.

Hay un aparente contraste entre lo que presenta el salmo y el contenido de la lectura evangélica: en ella encontramos por tres veces el rechazo, por parte de Jesús, de quienes se acercaron a Él con intención de seguirle. Es bueno que indaguemos el porqué de la actitud del Maestro.

Si leemos despacio el pasaje evangélico nos daremos cuenta de que en los tres que se acercan a Jesús con intención de hacerse sus discípulos se da una coincidencia: exponen su deseo de ser discípulos de Jesús entre comillas: el primero parece que desea solamente agregarse al grupo, los otros dos ponen una condición a cumplir antes de entregarse al Señor.

Es evidente que los tres personajes en cuestión están bastante lejos de la experiencia religiosa de la que nos habla el salmo responsorial: para ellos ciertamente Jesús no es un "bien" tan absoluto que se prefiera, sin condiciones, ante cualquier otra alternativa.La conclusión práctica de todo lo anterior corresponde a cada uno de nosotros en una soledad absoluta en presencia de Cristo.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

28, lunes: Am 2, 6-10; Mt 8, 18-22.
29, martes: Hch 12, 1-11; 2Tm 4, 4, 6-8.17-18; Mt 16, 13-19.
30, miércoles: Am 5, 14-15.21-24; Mt 8, 28-34.
1, jueves: Am 7, 10-17; Mt 9, 1-8.
2, viernes: Am 8, 4-8.9-12; Mt 9, 9-13.
3, sábado: Ef 2, 19-22; Jn 20, 24-29.
4, domingo: Is 66, 10-14c; Gal 6 14-18; Lc 10, 1-12; 17-20.

Santoral

4 de julio: Santa Isabel de Portugal (+1336)

Hija de Pedro II, rey de Aragón, nieta de Jaime I el conquistador y sobrina-nieta de santa Isabel de Hungría. Precisamente por esta última le pusieron el nombre.

Con tan sólo 12 años la casan con Dionisio o Dionis, rey de Portugal. Su matrimonio no era lo que se dice ejemplar: el marido era un "bala perdida" y tenía el palacio lleno de hijos bastardos. Sin embargo, Isabel los educaba con afecto y cariño, casi como si fuesen suyos.

Además, nuestra santa recibió el sobrenombre de 'ángel de la paz' o 'reina de la paz' y no lo decían por congraciarse con ella, sino que era un título muy merecido porque por su mediación se detuvieron dos guerras civiles, una entre su esposo y uno de sus hijos y otra entre este y un nieto de Dionis, y otra más entre Portugal y el reino de Castilla.

Además, atendía en todo lo que podía a los más pobres y necesitados.

Cuando su esposo estaba para morir, lo atendió amorosamente y, después de su muerte, vistió el hábito de las terciarias franciscanas, aunque su intención era hacerse clarisa, pero por razones de estado no la dejaron profesar como tal, aunque sí vivió en el convento.

Murió en Estremoz (localidad portuguesa cercana a Badajoz) el 4 de julio de 1336 y fue canonizada en 1626, por el papa Urbano VIII.

Los santos de la semana

28, lunes: Ireneo, Papio, Argimiro, Vicenta Gerosa, Pablo I, Marcela.
29, martes: Santos Apóstoles Pedro y Pablo. Casio, Emma.
30, miércoles: Protomártires de la Santa Iglesia Romana, Lucina.
1, jueves: Preciosísima Sangre, Aarón, Atilano Cruz, Julio, Domiciano.
2, viernes: Martín ob., Proceso, Martiniano, Crescencio, Urbano.
3, sábado: Apóstol Tomás, León, Ireneo,Jacinto.. Ramón Llull.
4, domingo: Isabel de Portugal, Oseas, Ageo, Laureano, Teodoro.


Contraportada

Entrevista a Trinidad Ruiz, nueva Presidenta nacional de "Profesionales Cristianos"

"Nuestro compromiso es evangelizar al mundo y transformarlo desde dentro"

La Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española nombraba, en su última sesión, a Trinidad Ruiz Téllez, Presidenta nacional del Movimiento "Profesionales Cristianos" (PX), que se inserta dentro de los movimientos especializados de la Acción Católica Española.

Ruiz Téllez es laica, Profesora Titular de Botánica de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Extremadura; casada y con dos hijos, lleva varios años integrada en PX, movimiento que ha sido aceptado oficialmente dentro Acción Católica, lo que hace de ella la primera presidenta de este movimiento.

¿Como encaja una en su vida el haber sido nombrada Presidenta nacional de un movimiento, teniendo en cuenta que está casada, que tiene dos hijos...?

Pues con sencillez, con naturalidad... Para mi, el haber asumido esta responsabilidad dentro del Movimiento significa una oportunidad de poder ayudar a gente que está en el ámbito profesional, en primer lugar, a ser protagonista de su vida profesional, a tomar las riendas de lo que es su trayectoria como profesionales, lo mismo a gente que tenga una vivencia cristiana que se sientan parte de la Iglesia como personas que viven alejadas de la misma pero que están compartiendo con los cristianos el vivir de cada día.

Yo he recibido, a lo largo de mi vida, muchas cosas positivas del movimiento y de la Iglesia en general y esto es una manera de "devolver" a todas esas personas y a la comunidad todo eso que he recibido.

Influir en la cultura

¿Qué es "Profesionales Cristianos"?

"Profesionales Cristianos" (PX) es un movimiento de la Iglesia que está encuadrado dentro de la Acción Católica Española. PX es una organización de gente cristiana del mundo profesional que está comprometida con el mensaje del Evangelio y empeñada en querer influir en el ámbito de la cultura, desde el respeto y el diálogo. Este movimiento ha estado gestándose durante diez años y, durante este tiempo, se ha ido reflexionando acerca de la necesidad y la oportunidad de que surgiera, también sobre dónde encuadrarlo si dentro de la Acción Católica o no... hasta que se han aprobado de manera oficial sus estatutos.

Al quedar PX encuadrado dentro de la Acción Católica, asume las notas principales de ésta, de ahí su especial vinculación a la Iglesia diocesana y que su herramienta principal de trabajo sea la 'Revisión de Vida'.

¿Quienes lo forman?

La gente que lo forma son personas que se mueven dentro del mundo profesional, de cualquier sector, porque cuando decimos que queremos influir en el ámbito de la cultura lo que nosotros queremos es que, con nuestra práctica profesional, contribuyamos a crear una sociedad más justa, más solidaria, una sociedad más acorde con los valores del Evangelio. Y esto porque nuestro trabajo como profesionales repercute en la sociedad, en la cultura y en la vida de cada día. Por ejemplo, un funcionario, aunque no escriba poemas, contribuye también a generar cultura: hay una cultura de lo público, de cómo nos situamos ante lo público. Nosotros, como creyentes, tratamos de contribuir, por ejemplo, al ejercicio ético de la profesión. Creemos que falta una reflexión y un debate, dentro del ámbito profesional, acerca de temas de ética y deontología profesional; incluso en muchos planes de estudio de carreras universitarias esta cuestión está ausente. También queremos contribuir a una ética social que sitúe al hombre en el centro y que respete su dimensión religiosa. Porque vivimos en una sociedad donde muchas veces caemos en el "las cosas son así", "el mundo de la empresa es así", "la sociedad es así"... y muchas veces los cristianos estamos divididos: por un lado, la dimensión religiosa -en el mejor de los casos- la vivimos en unas estructuras familiares, de una forma más privada, y lo asumimos con un encogimiento de hombros. Por nuestra parte, y desde el respeto y el diálogo, eso es lo que queremos que cambie.

Retos de futuro

Y ahora, ¿hacia dónde quiere caminar "Profesionales Cristianos"?

En principio, por convertir las dificultades que tengamos en oportunidades para crecer. El reto no es, ahora mismo, el número sino que se trata de evangelizar el mundo y transformalo desde dentro, como decía la Evangelii Nuntiandi, para que tenga valores acordes con el Evangelio. Es un reto al que merece la pena dedicar la vida propia. Son las cosas que, verdaderamente, son gratificantes y llenan a uno por dentro y que, cuando son descubiertas, uno sabe que ha encontrado su camino.

Redacción


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com




Return to Camino