Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 626. 25 de junio de 2006

Director: Juan José Montes


Portada

La colecta se realiza con motivo de la Solemnidad de San Pedro y San Pablo

El "Óbolo de San Pedro" es el 'fondo' de solidaridad del Papa

La Solemnidad litúrgica de San Pedro y San Pablo, junto con la fiesta de la Cátedra de San Pedro, son dos de las ocasiones destacadas, a lo largo del año, en las que las comunidades cristianas oran por el Santo Padre y piden al Señor por él y por sus intenciones.

Además de ésto, en la Solemnidad -o en el domingo más cercano- se realiza una colecta en todas las parroquias para ser enviada a Roma y formar el llamado "Óbolo de San Pedro", un auténtico 'fondo' de solidaridad papal que lo emplea el Santo Padre en obras misioneras, iniciativas humanitarias y de promoción social, así como también para sostener las actividades de la Santa Sede.

Los orígenes de esta colecta se remontan al siglo VIII, en Inglaterra, cuando los anglosajones, tras su conversión, se sintieron tan unidos al Obispo de Roma que decidieron enviar de manera estable una contribución anual al Papa.


Editorial

Europa, ¿qué Europa?

El pasado lunes, como antesala a la entrega del premio Carlos V al excanciller alemán Helmut Kohl, la Fundación Academia Europea de Yuste organizaba un encuentro en ese monasterio sobre "El futuro de Europa".

El proceso de construcción europea, que nos va dando un perfil de la Europa que hacemos a medida que avanzamos, preocupa a los dirigentes del continente viejo. Aunque se han dado pasos enormes desde el Tratado de Roma de 1957 hasta nuestros días, se sigue hablando de la necesidad de avanzar en esa construcción y a veces se ve en peligro ese proceso. La Unión Europea ha sido clave para el desarrollo económico de áreas continentales enteras por la potenciación de la solidaridad entre naciones, ha facilitado el intercambio social y cultural con la apertura de fronteras y ha generado una conciencia de pertenencia merced a los distintos organismos que vertebran la política comunitaria.

La mayor parte de los europeos, en el caso de los españoles tal vez en mayor medida, son europeístas, quieren construir una Europa unida; ahora bien, tal vez deberíamos preguntarnos ¿qué tipo de Europa queremos? El estímulo de los lazos económicos que tiran del proyecto desde el principio se muestra a todas luces insuficiente, se hace necesario buscar el alma común europea y ahí no se puede obviar la capital importancia del cristianismo en la historia y en los cimientos de este continente que, incluso, se ha exportado a lo largo de los siglos. No en balde Carlos V y Yuste son persona y lugar emblemáticos de Europa, enclave y personaje que centran la reunión de europeístas del siglo XXI.

Europa no puede mirar al futuro prescindiendo de lo que ha sido y de lo que es, el futuro no se construye sobre la nada y menos sobre entelequias, éstas son peligrosas y, en el terreno de la política, además pueden ser dramáticas.


Palabras del Arzobispo

"Es necesario que seamos apóstoles del Domingo"

Homilía en la Eucaristía del día del Corpus celebrada en Mérida

Queridos hermanos sacerdotes concelebrantes, queridos hermanos y hermanas todos, religiosas y seglares de distintas parroquias presentes en esta solemne celebración:

Celebramos hoy la fiesta del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo Sacramentado. El día del "Corpus", como habitualmente le llamamos en la Iglesia, y que cada año celebramos con toda solemnidad.

Es una fiesta eminentemente eclesial y popular. Brota de la iniciativa de los fieles cristianos. Movió a los fieles, para pedirla, una devoción profunda al Santísimo Sacramento del altar, y la gratitud a Dios, que cumplía en este admirable Sacramento su promesa de estar siempre con nosotros hasta el fin de los tiempos. El magisterio de la Iglesia, insiste en que, para llevar a cabo el misterio divino de la salvación universal, "Cristo está siempre presente en su Iglesia, sobre todo en la acción litúrgica. Está presente... sobre todo bajo las especies eucarísticas" (SC 7) Así habla el Concilio Vaticano II.

[...]

La veneración de la Eucaristía, que la Iglesia considera actitud necesaria del cristiano para experimentar constantemente los frutos de la redención, es algo más que un gesto externo de respeto y adoración. Requiere que nos percatemos y que profundicemos en la conciencia de lo que significa el misterio de amor por el que Jesucristo, Dios y hombre verdadero, ha querido permanecer entre nosotros. La veneración auténtica requiere que lleguemos a calibrar esa voluntad de Cristo de permanencia con quienes El ha redimido; aunque permanece sacramentalmente entre nosotros y para nosotros constituye un auténtico riesgo de soledad o de abandono en el Sagrario olvidados por muchísimos fieles. La veneración nos pide calibrar el gesto por el que el Señor ha instituido la Eucaristía como el pan de vida, para ofrecerse a nosotros y para que en él tengamos el alimento de salvación.

Clara y decidida voluntad

Esa veneración que es parte importante de nuestra correspondencia al gesto divino de la Eucaristía ha de ser la expresión de que nos percatamos de lo que significa que el Señor se ofrezca a nosotros como pan de vida para que comiendo de él nos compenetremos con Cristo y alcancemos los frutos de la redención. En la Eucaristía significa el Señor que él desea habitar en lo más íntimo de nuestra intimidad, desea intimar con nosotros, quiere configurarnos con el desde dentro. Pero también significa que esa compenetración, fruto de la libertad, exige de nosotros la clara y decidida voluntad de acercarnos a Cristo, de recibirle en la Sagrada comunión.

Venerar los sagrados misterios del Cuerpo y de la Sangre del Señor, supone la voluntad expresa, por nuestra parte, de entretenernos en la meditación sobre el misterio de la Eucaristía. Para ello es necesario saborear con detenimiento la palabra de Dios que nos transmite la Sagrada Escritura sobre este admirable sacramento. Y, para completar la luz de la palabra, que nos permita profundizar en este misterio de amor, es muy importante asomarse también al Magisterio de la Iglesia, al menos en los documentos más destacados y recientes sobre el Santísimo Sacramento del altar. Un medio muy adecuado para ello, es participar en los actos de adoración a Jesús sacramentado, y escuchar en ellos, con atención religiosa, y meditar con actitud de adoración, lo que el Señor quiere manifestarnos en su palabra a través de la Iglesia, Madre y Maestra de todos los fieles. ¡Qué propicio es el silencio ante el Señor para abrir el corazón a la palabra de Dios y para meditar y contemplar su contenido, ayudados por la enseñanza de la Iglesia!

Si nos percatáramos de lo que significa para nosotros esa maravilla divina que es el sacramento de la presencia real de Cristo vivo entre nosotros, nos acercaríamos al Sagrario con mayor frecuencia, nos prepararíamos mejor para recibirle en la Sagrada Comunión. Y, fortalecidos con este alimento de salvación seríamos apóstoles vivos de la adoración que Dios merece, y del banquete eucarístico que tanto necesitamos para seguir el camino de la virtud en el amor a Dios y a los hermanos.

La sagrada liturgia pone hoy a nuestra consideración estas solemnes palabras de Cristo, que rompen nuestros esquemas sometidos a la limitación humana. Estas palabras nos permiten asomarnos a las profundidades de misterio de Dios a cuyo conocimiento y goce estamos llamados: "Tomad y comed, esto es mi cuerpo... Esta es mi sangre, sangre de la alianza derramada por todos" (Mt 14, 22-26).

Nuestra correspondencia a semejante regalo de Dios no puede ser otra que la fe; y, desde ella, nuestra entrega incondicional al Señor. Así nos lo enseña el Salmo interleccional, lanzando una pregunta y dando, a continuación la respuesta: "¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación invocando el nombre del Señor" (Sal 115, 12-13). Alzar la copa de la salvación significó en Cristo, asumir la cruz donde fue levantado para gloria del Padre y para salvación de los hombres. Cristo mismo fue quien dijo: "cuando sea levantado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí" (Jn 12, 32)

Alzar la copa de la salvación significa para nosotros participar en la Eucaristía, en la que se hace memoria viva y operante de la Alianza sellada con la sangre de Cristo, y por la que nos unimos a Cristo, obediente hasta la muerte. Unidos a El nuestra vida puede llegar a ser ofrenda agradable al Padre.

Alzar la copa de la salvación significa, también, honrar con fe, con veneración profunda y con alegría al Señor Jesús que se ofrece como garante nuestro para que podamos acceder al banquete celestial.

Participar en la Eucaristía

A todo ello nos invita la Iglesia cada día y sobre todo en los domingos, al ofrecernos la posibilidad y hasta la necesidad de participar en la santa misa que es la celebración del memorial de nuestra redención.

Es necesario que seamos apóstoles del Domingo, testigos de la atención que merece el encuentro litúrgico de la comunidad cristiana con el Señor resucitado. Cristo nos ofrece su carne como verdadera comida y su sangre como verdadera bebida, para que así como El venció al poder del pecado con el sacrificio cruento de sí mismo, así también nosotros consigamos vencer la tentación que nos rodea, participando del Cuerpo y de la Sangre del Señor Sacramentado.

Hemos concluido el tiempo dedicado diocesanamente y de modo especial a la Eucaristía con unas reflexiones que nos estimulan a vivir más intensamente este sacramento admirable. Esta ha sido la intención de este breve Congreso acerca de la Eucaristía con el que hemos concluido el curso que el Papa Juan Pablo II, nos invitaba a dedicar a este admirable Sacramento. A lo largo de estos meses, las distintas parroquias y asociaciones de fieles, han podido aprovechar diversos medios para destacar y clarificar el Misterio del Señor Sacramentado. De todo ello deberíamos concluir con el compromiso de acentuar el interés y cuanto esté a nuestros alcance para participar en la celebración de los misterios del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, y de preparar el carácter central que tiene la Eucaristía en la vida cristiana, según dice el Señor: "Si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. Quien come mi carne y bebe mi sangre, habita en mí y yo en él, y yo le resucitaré en el último día" (Jn 6, 53-54).

Tengamos presentes las palabras del Papa Juan Pablo II: "La Eucaristía se manifiesta, pues, como culminación de todos los sacramentos, en cuanto lleva a perfección la comunión con Dios Padre, mediante la identificación con el Hijo Unigénito, por obra del Espíritu Santo" (E de Euch 34)

Pero no olvidemos, como también nos recuerda el Papa de feliz memoria, que "la Eucaristía y la Penitencia son dos sacramentos estrechamente vinculados entre sí" (E de Euch 37). De tal modo que "quien come la carne del Hijo del hombre y bebe su sangre indignamente, come y bebe su propia condenación" (2Cor 11, 29)

Es muy cierto que difícilmente puede mantenerse la fe si no está apoyada sobre una verdadera experiencia de Dios. Y esta experiencia, que puede prepararse y hasta crecer también por la fuerza de la oración y por la recepción de los sacramentos se funda y se hace posible por la participación consciente y devota en el Sacramento de la Eucaristía, comulgando el Cuerpo del Señor. [...]


Centrales

Así lo ha manifestado Benedicto XVI recientemente

El Óbolo es expresión de la participación de los fieles en las iniciativas del Papa

El próximo 29 de junio se celebra la solemnidad litúrgica de San Pedro y San Pablo, apóstoles. Desde muy antiguo, esta solemnidad ha estado unida al recuerdo especial a la figura del Santo Padre, sucesor de Pedro y cabeza de la Iglesia. Un recuerdo que se cristaliza en dos lineas, una material y otra espiritual. La primera queda concretada en el "Óbolo de San Pedro", donación que hacen todas las iglesias al Santo Padre; la segunda, se concreta en la oración especial que, en este día, todos los cristianos dirigen a Dios por el Pontífice y por sus intenciones.

Siendo esta segunda la que, evidentemente, más importancia tiene es, no obstante, la primera la que más efectos prácticos tiene a simple vista, y es que gracias a las aportaciones de los cristianos, el "Óbolo de San Pedro" se convierte en un 'fondo' para la solidaridad papal.

Origen antiguo

La colecta del "Óbolo de San Pedro" se originó en Inglaterra en el siglo VIII. Al parecer, los anglosajones, tras su conversión, se sintieron tan unidos al Obispo de Roma que decidieron enviar de manera estable una contribución anual al Santo Padre. Así nació el "Denarius Sancti Petri" (Limosna a San Pedro), que pronto se difundió por los países europeos.

Al principio, en Inglaterra, el "Óbolo" se estableció como un impuesto de un centavo sobre los propietarios de tierra de cierto valor. Era conocido en el mundo anglosajón con el nombre de 'Romfeoh'. Según una tradición, el "Óbolo de San Pedro" lo recogió por primera vez el Rey Offa de Mercia, quien confirmó el regalo a los legados papales en el Sínodo de Chelsea (787).

Otra tradición, sin embargo, retrasa casi un siglo la aparición de la limosna y cuenta que el "Óbolo" se originó con el Rey Alfredo el Grande de Wessex, que impuso el impuesto en todo el imperio inglés en el 889.

No obstante, el Óbolo fue decayendo hasta ser abolido por el Rey Enrique VIII en el año 1534. La colecta comenzó de nuevo en el siglo XIX para ayudar al Papa Pío IX que se encontraba exilado en Gaeta desde el 1848. Fue este Papa el que, en 1871, reguló de manera orgánica el "Óbolo" con la encíclica "Saepe Venerabailis", dotándolo de una estructura muy similar a la actual.

Caridad Papal

A lo largo de los siglos, el "Óbolo" ha ayudado a los papas a ejercer su ministerio petrino pero ha sido, sobre todo, en el siglo XX cuando el "Óbolo" se ha convertido en un elemento necesario para la misión no ya sólo del papado, sino también de toda la Iglesia. Lo explicaba el papa Juan Pablo II, de feliz memoria, en una alocución a los miembros del Círculo de San Pedro, en febrero de 2003, "conocéis -dice el Papa- las crecientes necesidades del apostolado, las exigencias de las comunidades eclesiales, especialmente en tierras de misión, y las peticiones de ayuda que llegan de poblaciones, personas y familias que se encuentran en condiciones precarias. Muchos esperan de la Sede apostólica un apoyo que, a menudo, no logran encontrar en otra parte. Desde esta perspectiva, el Óbolo constituye una verdadera participación en la acción evangelizadora, especialmente si se consideran el sentido y la importancia de compartir concretamente la solicitud de la Iglesia universal. A este propósito, Roma desempeña un papel peculiar, dado que, por la presencia del Sucesor de Pedro, es el centro y, en cierto modo, el corazón de todo el pueblo de Dios". Así, por tanto, los donativos de los fieles al Santo Padre se emplean en obras misioneras, iniciativas humanitarias y de promoción social, así como también a sostener las actividades de la Santa Sede. El Santo Padre, como Pastor de toda la Iglesia, se preocupa también de las necesidades materiales de diócesis pobres, institutos religiosos y fieles en grave penuria (pobres, niños, ancianos, marginados, víctimas de guerras y desastres naturales; promoción y ayuda a instrumentos de comunicación social; ayudas particulares a Obispos o Diócesis necesitadas, educación católica, ayuda a prófugos y emigrantes).

Signo de comunión

Recientemente, el papa Benedicto XVI se ha referido también al "Óbolo", calificándolo como "la expresión más típica de la participación de todos los fieles en las iniciativas del Obispo de Roma en beneficio de la Iglesia Universal. Es un gesto que no sólo tiene valor práctico, sino también fuertemente simbólico, como signo de comunión con el Papa y de solicitud por las necesidades de los hermanos". En la misma alocución, el papa Benedicto XVI ponía esto en contacto con su encíclica "Deus caritas est", cuya segunda parte "está dedicada, precisamente, al ejercicio de la caridad por parte de la Iglesia como comunidad de amor".

Colaborar con el "Óbolo de San Pedro"

Además de la colecta que se realiza en todas las parroquias del mundo, se puede colaborar con el "Óbolo" mediante donativos directos enviados a la Santa Sede. Estas son las formas posibles:

- Escribiendo directamente a Benedicto XVI, a la dirección postal 00120 - Ciudad del Vaticano.

- También existe la posibilidad de hacer donaciones mediante tarjeta de crédito. Desde hace algunos años, se habilitó un sistema de servidores seguros para que todo aquel que lo desee puede efectuar su donativo mediante este sistema desde la página web de la Santa Sede ( http://www.vatican.va )

 

Lo ha denunciado la agencia "Compass Direct" y Radio Vaticano

Arrestados en Arabia Saudita cuatro cristianos mientras rezaban en una casa

El pasado 9 de junio, diez policías, armados con porras, entraron en una casa privada de Yedá, en el distrito de Al-Rowaise, arrestando a cuatro cristianos de origen africano cuyo delito ha sido el de ser sorprendidos mientras rezaban.

La noticia ha sido denunciada por la agencia "Compass Direct", y retomada por el servicio misionero "AsiaNews" y por Radio Vaticano.

Los dos etíopes y los dos eritreos todavía estarían detenidos en la cárcel local para inmigrantes.

En el momento del arresto, más de cien personas, algunas de ellas filipinas, se encontraban reunidas en la casa.

Según estas fuentes, los fieles invitaron a los policías a sentarse y éstos esperaron durante tres horas la conclusión del acto de oración para después arrestar a los cuatro líderes del grupo.

Un cristiano, que ha hablado con los detenidos por teléfono, ha referido que los cuatro "están bien física y moralmente"; sin embargo, no ha ofrecido detalles sobre cómo están siendo tratados o sobre si son sometidos a interrogatorios.

El gobierno de Arabia Saudita prohíbe la práctica y las manifestaciones públicas de toda religión diferente al Islam. En los últimos años, gracias a las presiones internacionales, la corona saudita ha permitido la práctica de otras religiones, pero sólo en privado.

Ahora bien, según Radio Vaticano, la policía religiosa sigue arrestando, apresando y torturando a personas que practican otras religiones, aunque lo hagan en privado.

Se desconocen cifras exactas sobre la presencia cristiana en el país, constituida en la mayor parte de trabajadores inmigrados.

Zenit

 

El Compendio del Catecismo de la Iglesia ya está en Internet

Antes de que se cumpla el primer año de su publicación, el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica ya está al alcance de cualquier persona en Internet.

El volumen, que en este año ha sido el libro católico más vendido en todo el mundo después de la encíclica "Deus caritas est", ha sido puesto en línea en la página web de la Santa Sede en español, alemán, francés, italiano, portugués y rumano. Un link, en la página del Vaticano ( www.vatican.va ), permite consultar el volumen que presenta en 598 preguntas y respuestas la fe católica.

Zenit


Nuestros Mártires

Eduardo Casillas Pérez de León, fusilado en el cementerio de Berlanga

El Siervo de Dios (SdeD) nació el 4 de septiembre de 1871, en Minas de Río Tinto, provincia de Huelva y entonces diócesis de Sevilla. Hijo de Fernando Casillas Godines-Alcalá, natural de Hoyos (Cáceres) y María de los Dolores Ponce de León Domínguez, natural de Zalamea la Real (Huelva), en cuya parroquia de Santa Bárbara fue bautizado el día 10 del mismo mes.

En 1880, la familia se traslada a Calzadilla de los Barros, provincia y diócesis de Badajoz, en donde su padre ejerce como farmacéutico desde 1880, manteniendo su vinculación con Sevilla. El Dr. González y Díaz, arzobispo hispalense, administró la Confirmación al SdeD, en el palacio arzobispal el día 17 de marzo de 1889.

Ingresó en el Seminario Conciliar de "San Isidoro y San Francisco Javier" de Sevilla. Inicia sus estudios a los quince años, en el curso 1886-87, y solicita ser admitido en la sección denominada "Obra Pía" para sufragar gastos, al no poder abonar el importe de la pensión del internado; lo que se concedió durante tres cursos de Latín (1887-1990).

El Beato Marcelo Espínola, a la sazón Arzobispo Hispalense, le concede el pasar a la diócesis de Badajoz, donde ingresó en el Seminario Conciliar para ultimar sus estudios de Latín y posteriormente un curso de Filosofía (1893-94) y dos de Teología (1894-96) con calificación de aprobado.

Recibe las órdenes sagradas de manos de Don Ramón Torrijos Gómez, Obispo de Badajoz. Los días ocho y nueve de Marzo de 1895: Tonsura y Órdenes Menores (hacerse la coronilla como distintivo de la entrega al servicio de Dios y de la Iglesia y las entonces llamadas órdenes menores ostiario, lector, exorcista y acólito) sustituidas hoy por "colación de ministerios". El Sr. Obispo le confiere el Subdiaconado el día 3 de marzo de 1897. El subdiaconado llevaba consigo el juramento de guarda el celibato ministerial de por vida, lo que hoy se formula antes de recibir el Diaconado, que le fue administrado al SdD el 17 de marzo de 1897. El Presbiterado le fue conferido el 18 de diciembre del mismo año.

Ministerio sacerdotal

Nuestro SdD fue de coadjutoría en coadjutoría (la Diócesis contaba número suficiente de presbíteros para ese ministerio). Fue nombrado Coadjutor de Valverde de Leganés el 14 de marzo de 1898, después de Feria, el 4 de octubre de 1899; a continuación de Aceuchal el l0 de noviembre de 1902; pasa de sacristán mayor y notario eclesiástico de Fuente del Maestre el 16 de junio de 1908; y de coadjutor en Villanueva de la Serena el 25 de noviembre de 1909; capellán de las Religiosas de la Divina Pastora, en Villagarcía de la Torre el 7 de junio de 1910; finalmente, coadjutor de Berlanga, desde el 3 de diciembre de 1925 hasta el 23 de septiembre de 1928 que se hace cargo temporalmente de Maguilla, nombrado cura ecónomo de la misma el 5 de julio de 1929.

Martirio y sepultura

Hecho preso vivió serenamente su entrega al Señor y el amor a los demás. A las frecuentes insinuaciones y golpes para que blasfemara, respondía siempre con un "Viva Cristo Rey", testificado por sus compañeros de cárcel. Hasta el 6 de septiembre de 1936 se prolonga su tortura, entonces le llevan descalzo al "Cerro Pelado" y en el cementerio de Berlanga fue fusilado, habiendo antes confesado a sus nueve compañeros de martirio. Tenía sesenta y cinco años. Fue enterrado en una fosa común, hasta que en el año 1937 fueron colocados sus restos en un nicho datado del cementerio de Berlanga, donado por el Ayuntamiento. La partida de inscripción se sustanció en Maguilla.


Información Diocesana

El Arzobispo clausura los actos del doble aniversario

El pasado fin de semana se clausuraban los actos del doble aniversario que nuestra diócesis ha celebrado durante este curso pastoral.

Por una parte, un buen número de personas se daban cita en el salón de actos del Centro Cultural Alcazaba de Mérida para participar en un Congreso sobre la Eucaristía en el que, durante dos días, se han impartido tres conferencias-coloquio sobre el Sacramento central de la fe.

La primera de estas conferencias estaba dirigida a los miembros de los equipos parroquiales de liturgia, de ahí que su título fuera "Preparar y celebrar la liturgia dominical". Las otras dos conferencias estuvieron dedicadas una a presentar la Ordenación General del Misal Romano -destinada a sacerdotes- y la otra llevaba por título "Un cristiano laico ante la Eucaristía", destinada a los laicos.

La clausura de este Congreso y del doble aniversario se realizaba en la Eucaristía del Corpus Christi que Monseñor Santiago García Aracil presidía en la Concatedral de Mérida y que fue concelebrada por el Arzobispo emérito de Mérida-Badajoz, Monseñor Antonio Montero Moreno.

Este mismo domingo, pero ya por la tarde, Monseñor García Aracil presidía la Eucaristía del Corpus en la Catedral de Badajoz.

Himno diocesano

Además, durante la celebración de este Congreso, también se presentó el himno de la diócesis de Mérida-Badajoz, titulado "Memoria y Profecía", obra de Antonio Bellido Almeida, párroco de Santa Eulalia de Mérida, y de José Antonio Salguero Marín, párroco de Nuestra Señora de Gracia de Badajoz.

 

Los religiosos y religiosas de nuestra Diócesis visitan las Edades del Hombre

Los religiosos y religiosas de la Diócesis de Mérida-Badajoz han realizado unas jornadas de convivencia como actividad final de este curso pastoral.

En esta ocasión, los religiosos y religiosas visitaron la recién inaugurada muestra de la Edades del Hombre, que organizan las diócesis de Castilla y de León y que, en esta ocasión, se realiza en la Santa Iglesia Catedral de Ciudad Rodrigo. Esta exposición, bajo el título de "Kyrios", muestra doscientas obras de arte y un audiovisual para recrear la vida de Cristo y de su Madre, la Virgen María.

 

Más de 40 personas participan en el encuentro organizado por Manos Unidas

Manos Unidas de Mérida-Badajoz ha celebrado su convivencia anual de fin de curso en la que participaron más de 40 voluntarios de dicha organización.

Este encuentro anual tiene, además, un carácter formativo, de ahí que los participantes escucharan la conferencia impartida por Jesús Rodríguez, sobre la Campaña de la Deuda Externa, en la que Manos Unidas está involucrada.

Durante el encuentro también se plantearon algunos de los retos que tiene Manos Unidas, y que pasan por la consolidación de su presencia en la vida de las parroquias y por continuar con los procesos de formación de base.

 

Es su objetivo para el curso que viene

El proyecto "Dando color a la vida... aquí en Badajoz" profundizará en la pertenencia eclesial

El Proyecto "Dando color a la vida... aquí en Badajoz", ha celebrado un encuentro en el Seminario Metropolitano de San Atón para programar el próximo curso.

Este Proyecto, que agrupa a diversos colegios religiosos, parroquias y movimientos de la capital pacense realiza cada año varias actividades de las que, la más significativa, es una ghynkana que este año reunió a más de 400 chavales y 125 animadores.

Para el curso que viene, este Proyecto se ha planteado como objetivo profundizar en la pertenencia a la comunidad eclesial, para lo que han establecido el lema "Sentirnos Iglesia. Una familia".

 

Badajoz

Exposición de fotos de Juventud Obrera Cristiana

El grupo de Juventud Obrera Cristiana (JOC) de la parroquia pacense de Jesús Obrero ha realizado, esta semana, una exposición de fotografías sobre aquellos aspectos más negativos de su barriada, la del Cerro de Reyes, y de la vecina de Suerte de Saavedra.

La iniciativa de realizar esta acción partió del propio grupo que, tras una reflexión y profundización en la realidad de dichas barriadas pacenses, realizada mediante el conocido "ver-juzgar-actuar" propio de los movimientos de Acción Católica, decidieron que era necesario dar a conocer a los habitantes de la zona y, también, a los grupos políticos, las cosas que no estaban bien y necesitaban mejorar en sus barrios.

 

Asamblea parroquial

La parroquia pacense de Nuestra Señora de Gracia ha realizado una Asamblea parroquial en la que se ha trabajado sobre los diversos aspectos del próximo plan pastoral que está preparando esta comunidad.

Para ayudar a realizar este trabajo, los participantes recibieron tres charlas sobre evangelización, impartida por Francisco Colón, liturgia, a cargo de Isidoro Sangros, y caridad, realizada por Miguel Hernández.

 

Visita a las clarisas

El Arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Santiago García Aracil, ha visitado recientemente el Real Monasterio de Santa Ana, que las clarisas tienen en Badajoz.

Tras celebrar la Eucaristía con la comunidad, Monseñor García Aracil conversó con las hermanas clarisas, las cuales le manifestaron su más profundo respeto y agradecimiento por la visita realizada.


Liturgia dominical

Celebramos el XII domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Libro de Job 38, 1. 8-11

El Señor habló a Job desde la tormenta:

- ¿Quién cerró el mar con una puerta cuando salía impetuoso del seno materno, cuando le puse nubes por mantillas y niebla por pañales, cuando le impuse un límite con puertas y cerrojos, y le dije: "Hasta aquí llegarás y no pasarás; aquí se romperá la arrogancia de tus olas"?

 

Salmo 106, 23-24, 25-26. 28-39. 30-31

R. Dad gracias al Señor, porque es eterna su misericordia..

(o Aleluya).

Los hijos de Israel entraron en naves por el mar,

comerciando por las aguas inmensas.

Contemplaron las obras de Dios,

sus maravillas en el océano.

Él habló y levantó un viento tormentoso,

que alzaba las olas a lo alto;

subían al cielo, bajaban al abismo,

el estómago revuelto por el mareo.

Pero gritaron al Señor en su angustia,

y los arrancó de la tribulación.

Apaciguó la tormenta en suave brisa,

y enmudecieron las olas del mar.

Se alegraron de aquella bonanza,

y Él los condujo al ansiado puerto.

Den gracias al Señor por su misericordia,

por las maravillas que hace con los hombres.

 

Carta de san Pablo a los Corintios 5, 14-17

Hermanos: nos apremia el amor de Cristo, al considerar que, si uno murió por todos, todos murieron.

Cristo murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió y resucitó por ellos. Por tanto, no valoramos a nadie por criterios humanos. Si alguna vez juzgamos a Cristo según tales criterios, ahora ya no.

El que vive con Cristo es una criatura nueva. Lo viejo ha pasado, ha llegado lo nuevo.

 

Evangelio según san Marcos 4, 35-40

Un día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos:

- Vamos a la otra orilla.

Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba a popa, dormido sobre un almohadón. Lo despertaron diciéndole:

- Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?

Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago:

- ¡Silencio, cállate!

El viento cesó y vino una gran calma. Él les dijo:

- ¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?

Se quedaron espantados y se decían unos a otros:

- Pero ¿quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!

 

Comentario Litúrgico

¿Aún no tenéis fe?

Han pasado algunos meses. Desde el Miércoles de Ceniza, la liturgia nos ha ofrecido lecturas propias de tiempos fuertes, como Cuaresma y Pascua o de algunas festividades importantes, como los tres últimos domingos. Desde este domingo entramos, de nuevo, en el llamado "Tiempo Ordinario"

Como característica propia de este período del Año litúrgico es destacable que se hace una lectura continua de uno de los evangelios. Concretamente, este año corresponde la lectura del Evangelio según san Marcos.

Es bueno saber esto porque, domingo a domingo, podemos escuchar la lectura de los distintos pasajes evangélicos y seguir de esta manera el itinerario de la vida de Jesús.

El evangelio de este domingo nos sitúa en un momento difícil para los Apóstoles: surcaban el lago, todo era calma, Jesús dormitaba y, en un santiamén, se formó una borrasca que asustó a los discípulos. Este pasaje me recuerda lo que le ocurría a santa Teresa del Niño Jesús cuando iba a hacer la oración: como estaba pasando su famosa crisis de aridez la santa comentaba: "Teresa va hacer la oración y Jesús, como siempre, estará dormido".

Muy cercana es esta experiencia para todos los cristianos que nos ha tocado vivir en estos tiempos: mucha borrasca azota a la Iglesia, especialmente en España, y se sufre lo que llaman los teólogos "el silencio de Dios".

Meditemos el evangelio de hoy y escuchemos la respuesta de Jesús cuando los suyos le pidieron auxilio: antes de apaciguar la tempestad, Jesús se extrañó del miedo de los suyos e incluso les llamó cobardes y les preguntó aún si no creían en Él. Hoy, quizás, Cristo vuelva a hacer esa pregunta a cada uno de nosotros.

Antonio Luis Martínez

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

26, lunes: 2R 17, 5-8.13-15.18; Mt 7, 1-5.
27, martes: 2R 19, 9b-11.14-21.31-35.36; Mt 7, 6.12-14.
28, miércoles: 2R 22, 8-13. 23. 1-3; Mt 7, 15-20.
29, jueves: Hch 12, 1-11; 2Tm 4, 6-8.17-18; Mt 16, 13-19.
30, viernes: 2R 25, 1-12; Mt 8, 1-4.
1, sábado: Lm 2, 2.10-14.18-19; Mt 8, 5-17.
2, domingo: Sb 1, 13-15.2, 23-24; 2Co 8, 7.9.13-15; Mc 5, 21-43.

 

26 de junio: San Pelayo, mártir (+ 925)

Hoy celebra la Iglesia la fiesta de un chaval de 14 años. Lo trajeron a Córdoba a raíz de la batalla de Valdejunquera del año 920.

Permaneció como rehén con el fin de facilitar la liberación de su ilustre tío, el obispo d Tuy, Hermogio, que, a su vez, a su retorno a Zamora y Galicia, debía seguir conseguir la fuerte suma de dinero convenida.

Entre tanto, el pequeño Pelayo tenía que combatir por su pureza frente al mismo Abderramán III. "Cristiano soy. Señor, líbrame", dice en su oración, mientras desgarra el vestido con que lo habían presentado.

El Califa se vio contrariado. Quería abusar de su inocencia.

No tenía entrañas sino solamente malas intenciones. El 26 de junio del 925 mandó que le dieran torturas al chico.

Nunca había visto a una criatura tan valiente en defender su inocencia bautismal, la pureza de su corazón por amor al Crucificado. Le dieron muchos tormentos. Uno de ellos fue arrojarlo lo más lejos posible con una máquina de guerra.

Y se decían: "allá donde caiga, allí mismo se le cortará la cabeza". Pelayo tenía ante sí la fortaleza de otros mártires de Córdoba y de otros lugares. De esta forma aguantó las malas ideas del Califa. Sus restos descansan hoy en la catedral de Oviedo. Todo un ejemplo ante la facilidad con que hoy se juega con la pureza en nuestros ambientes y, es el colmo, se la ve como algo anticuado.

http://es.catholic.net

 

Los santos de la semana

26, lunes: Pelayo, Vigilio, Diosdado, Josemaría Escrivá, Magdalena F.
27, martes: Cirilo de Alejandría, Crescencio, Julián, Nemesio, Zoilo.
28, miércoles: Ireneo,Teodequilda, Juan Southworth.
29, jueves: Solemnidad de San Pedro y San Pablo, apostoles.
30, viernes: Protomártires de la Santa Iglesia Romana.
1, sábado: Julio, Aarón.
2, domingo: Proceso, Martiniano, Juvenal, Monegunda, Bernardino y comps.


Contraportada

Su último libro, "En compañía del sol", lo protagoniza San Francisco Javier y es otro éxito editorial

El sacerdote y escritor Jesús Sánchez Adalid llevará su obra al cine en el 2008

El último libro publicado por el sacerdote y escritor Jesús Sánchez Adalid lleva por título "En compañía del sol" y se lo ha dedicado a los misioneros de nuestra diócesis. El protagonista de la obra es San Francisco Javier, patrón universal de las misiones, de cuyo nacimiento se cumplen este año cinco siglos.

De él afirma el autor que es el personaje más universal que tiene España, "me atrevería a decir que más que Cervantes, porque su figura se mueve no sólo en el espectro occidental, sino en todo oriente".

Sánchez Adalid trabaja ya en el guión cinematográfico de "El Mozárabe", uno de sus libros de mayor éxito, que será llevado a la gran pantalla en el 2008 y que se rodará en un centenar de espacios diferentes.

Este libro es el que más traducciones tendrá de todos los que has escrito ¿no?

En principio, inmediatamente, el libro saldrá en portugués, porque Francisco Javier es considerado como propio por los portugueses. Él partió apoyado por la Corona portuguesa y por la Iglesia particular portuguesa y, por eso, los portugueses lo consideran un santo portugués. Se traducirá al francés pues su juventud se desenvuelve en Francia, en la Universidad de la Sorbona de París y al italiano, porque siempre hay un gran interés por las novelas de santos en ese país. Un poco mas adelante, quizás el año que viene, aparecerá ya traducida al japones y al indio.

¿Que tiene que decir un persona como San Francisco Javier al mundo actual?

Pues tiene que decir mucho. Es un hombre muy actual, es un hombre muy intrépido, es un luchador, una persona muy convencida de sus ideales, una persona en paz consigo misma y en paz con el mundo y al mismo tiempo uno de los grandes reformadores de la Iglesia a su manera.

Nos ha dejado unas cartas muy apasionadas, las Cartas de Javier, en las que se desvela su interior de hombre aventurero, pero sobre todo de gran creyente y de místico con unas características propias de todo ese gran conjunto de santos que se dan en el siglo XVI.

También tienes otros proyectos vinculados a la literatura, pero que van más allá. Tu libro "El Mozárabe" está a punto de ser llevado al cine.

Estoy elaborando el guión cinematográfico, que tengo que entregar a finales de julio. Posiblemente afinales de 2008 comience el rodaje.

¿Quién será el director?

Todavía no se sabe, sí puedo decir que, casi con absoluta seguridad va a ser un director extranjero.

¿Dónde se rodará?

Aparte de los escenarios de estudio, se rodará en 98 lugares exteriores e históricos.

¿La producción será íntegramente española o será una coproducción?

Con casi absoluta seguridad será coproducida, sobre todo desde el momento que ha entrado en el proyecto Sony Pictures.

¿Sólo se llevará a la gran pantalla "El Mozárabe" o existe algún proyecto más?

Seguramente estará en función de los resultados. También tengo en manos de una productora los derechos de "La sublime puerta" y no se descarta que se puedan hacer otras cosas. A mi no me preocupa demasiado ni tampoco me ilusiona demasiado, me preocupa realmente que mis libros sean conocidos y lo que yo quiero contar en mis libros, lo del cine es una cosa anecdótica, le doy la importancia que tiene en la medida que va a difundir mi obra, pero ninguna más, no me interesa meterme en ese sistema que tanto llama la atención a la gente, a mi no me parece tan interesante como el mundo de los libros.

Uno de los puntales en los que se apoyan todas tus novelas es la espiritualidad.

Mis novelas tienen siempre un fondo espiritual. El que vaya buscando simplemente una sucesión de datos se va a equivocar, va a encontrar una trama, se va a entretener, se va a divertir, se va a evadir, pero al mismo tiempo va a encontrar mi apreciación particular del sentido de la vida, que es el humanismo cristiano. Yo creo que las cosas no ocurren sólo porque sí, si no que estamos avocados a algo, no estamos en manos de un destino, de un hado implacable que nos lleve hacia la fatalidad, si no que está ahí la obra de Dios, está detrás de nosotros su providencia, su infinita misericordia, creo en la Redención, en la salvación de las almas y de los cuerpos y creo que toda la historia y las vidas particulares de muchas personas, santos y no tan santos, están en las manos de Dios y sirven para algo.

Tú eres una persona de Iglesia metido en el mundo de la cultura. ¿Echas de menos mayor presencia de la fe en relación a la cultura?

Echo muchísimo de menos la presencia de la fe en relación a la cultura porque prácticamente ha desaparecido. Creo que los cristianos que hoy podemos escribir, publicar en editoriales que no sean católicas, nos contamos con los dedos de las manos. Yo a veces, aunque esto me fatiga y me causa muchas complicaciones, me lo he tomado también como una parte de mi ministerio, me facilita poder acercarme a muchas personas y poder evangelizar. Mi obra es una forma de evangelización, sin lugar a dudas.

Hablando de la cultura, y sin salir de la literatura, últimamente hemos asistido a una gran polémica en torno a "El código Da Vinci". ¿Qué opinión te merecen estas cosas?

Bueno, me parece que es una obra mal hecha y la gente se la lee como un entretenimiento, no creo que haya que tener un miedo especial con respecto a eso. Ha sucedido siempre.

¿Se expone con facilidad la verdad hoy, o existe una amalgama de "verdades"?

La verdad hoy tiene muchas trabas. La sociedad en general se hace la pregunta que ya se hizo Pilato cuando estaba delante de Jesucristo: ¿qué es la verdad?, ese es el relativismo en el fondo.

¿Cómo te da tiempo a hacer tantas cosas: párroco de Alange, conferencias, ferias del libro, guiones cinematográficos y en un año, colocas dos títulos en la calle?

No soy párroco de un pueblo muy grande, aunque tengo muchas cosas: un grupo bastante amplio de jóvenes, las cosas propias de la parroquia, ahora hemos terminado las comuniones, catequesis, grupos de liturgia...todo lo que conlleva una parroquia. Pero yo procuro madrugar, la única manera de poder escribir es madrugar y normalmente a las 11 de la mañana o las 11,30 ya he terminado con la tarea literaria. Unas veces me sirve la literatura como evasión de las tareas de la parroquia y otras veces al contrario. Voy capoteando como puedo.

Juan José Montes González


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino