Iglesia en camino

 

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 351. 25 de Junio de 2000

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


 

Portada

Cáritas atendió el año pasado a 7.770 personas
en más de medio centenar de proyectos

Este domingo se celebra el Día de la Caridad

La Iglesia celebra este domingo el Día Nacional de Caridad, coincidiendo con el Corpus Christi. Con motivo de ello Cáritas ha hecho pública su memoria del año 99, de la que se deriva que Cáritas atendió el año pasado a 7.770 personas en toda la diócesis, de las que 4.827 fueron atendidas desde las cáritas parroquiales y las 2.943 restantes lo fueron a través de talleres o fases de los programas que siguen un proceso de capacitación profesional o reinserción. En conjunto se invirtieron 366.428.412 de pesetas.

Todo ello fue posible, entre otras cosas, gracias a la labor silenciosa pero abnegada de 2.052 voluntarios y 4.253 socios, además de aportaciones en las colectas de las parroquias, donativos y acuerdos con instituciones.

Cáritas ha contado en el año 99 con diez programas, cada uno de los cuáles desarrollaba varios proyectos.

 


 

Editorial

La procesión del Corpus

FORMA parte de nuestras tradiciones religiosas más bellas y arraigadas, aunque no con la misma fuerza y colorido en todas las regiones españolas. Rima con otras expresiones brillantes del fervor eucarístico, tales como las grandes custodias, el esplendor de los sagrarios, los primores de la orfebrería litúrgica y la creatividad, a un tiempo teológica y literaria, de los autos sacramentales.

En la espiritualidad católica anterior y posterior al Concilio de Trento, el misterio de la Eucaristía, como presencia permanente de Jesús en el pan consagrado, ha sido vena y nervio de las hermandades sacramentales, de las congregaciones religiosas marcadas por la adoración, y de la piedad popular en su conjunto. El Sol de este sacramento brilla desde siglos en el rostro de nuestras comunidades.

En ese marco situamos la procesión del Corpus Christi. La Custodia y el blanco viril se enseñorean de las calles, entre balcones engalanados, alfombras de juncia fresca, lluvia de pétalos. Largas hileras de blancos cirios, a la luz de la mañana o del atardecer. Cánticos, silencios, belleza, adoración. A lo sumo, bandas de música con repertorios adecuados.

Difícil se va haciendo todo eso entre semáforos, sirenas y motores de explosión, aunque todavía suelen acotarse los itinerarios. No es lo mismo la del Corpus que las procesiones de Semana Santa, los clásicos pasos de Cristos y Vírgenes tallados en madera policromada. No, aquí el Misterio en vivo, por así decirlo, de la Hostia consagrada reclama reverencia y adoración.

Es muy de desear que, en un régimen de libertades, sobrevivan con fuerza y calidad artística estas expresiones públicas de fe. De su autenticidad religiosa, su belleza y su concurrencia social social, depende su futuro. Un desafío más.

 

 

Carta del Arzobispo

A Roma vamos

Roma, 26 de junio. Creo y espero que mi tercera peregrinación a Roma, en lo que va del año jubilar, me va a deparar tantas gracias y bendiciones como las dos anteriores. Palizas, sí, porque lo son el trasiego de los autobuses, los recorridos a pie, los madrugones solemnes para celebraciones o aeropuertos, las calurosas caminatas o las colas a pie enjuto, por no hablar de algunas comidas donde se puede y como se puede, que de todo acontece en estas piadosas aventuras.

Vine aquí a mediados de enero a despachar asuntos obligados de la diócesis y de la Curia romana, e hice coincidir ese viaje "de negocios" con las primeras semanas del Jubileo 2000. Logré así, además de sacar a flote o activar los expedientes y mantener contactos provechosos, vivir una experiencia exultante de la que dí cuenta en "Iglesia en camino" (n. 330, 23-I-2000).

Me las arreglé entonces como pude para recorrer las cuatro basílicas y asistir a una audiencia pontificia; y, sobre todo, tuve la fortuna de estar presente todavía en la apertura de una Puerta Santa, la de San Pablo Extramuros, el martes 18 de enero, en un acto histórico sin precedentes. La abrieron con el Papa el Primado de la Iglesia anglicana y un patriarca ortodoxo; figuraban en el cortejo litúrgico cuarenta representantes de treinta Iglesias cristianas. La gran plegaria ecuménica, con la basílica a tope, revistió una emoción, una belleza, un esplendor, jamás experimentado por ninguno de los presentes. Una experiencia espiritual y eclesial que ningún obispo olvida en estos casos, como representante y orante de la Iglesia que apacienta.

 

Reincidente

Desde la segunda experiencia jubilar no ha transcurrido un mes todavía. Volví a Roma a comienzos de junio, acompañando como animador y casi como "capellán", aunque íbamos varios sacerdotes, a los ciento cincuenta periodistas españoles que, con otros seis mil colegas, formaron parte de la peregrinación jubilar y mundial de los hombres de la prensa. Allí hube de acudir, requerido por la feligresía periodística, en razón de mis "antecedentes penales" en la materia. No pude decir que no a quienes tenían peso moral para pedírmelo y viví esta segunda experiencia, ahora con mínimos papeleos en la Curia romana.

Fue un tríduo exultante: Vigilia de oración en la apertura, nada menos que en la Capilla Sixtina, deslumbradoramente restaurada; magnos encuentros en la Sala de Pablo VI (ocho mil asientos) unas veces para conferencias magistrales, otras para celebraciones religiosas comunitarias. Nos presiden sucesivamente, con actuaciones destacadas, cuatro cardenales relevantes en la Curia y en la Iglesia: Sodano, Secretario de Estado; Etchegaray, Presidente del Jubileo 2000; Castrillón, Prefecto del Clero; Cassidy, Presidente de Ecumenismo.

No es tan frecuente encontrarte con seis mil informadores cristianos, pensando en voz alta sobre el bien y el mal que genera hoy la implantación mundial de los periódicos, las emisoras de radio y de tele, los gabinetes de comunicación, el universo de Internet. Estamos, lo reconocen todos, en la era de la comunicación planetaria. Nos han dado en Roma los primeros ejemplares de un documento de la Santa Sede: Etica de los Medios de Comunicación.

Ojo, también a los compromisos éticos de los lectores, radioyentes, televidentes, navegantes de la Red. Tan complacientes los más ante la telebasura y todos los productos audiovisuales cutres o degradantes. Valga para todos lo que el Papa nos dijo a los periodistas: "No se puede escribir o transmitir sólo en función del nivel de la audiencia, a costa de otros servicios verdaderamente formativos. No se puede tampoco apelar indiscriminadamente al derecho a la información, sin echarle cuentas a otros derechos de las personas. Ninguna libertad, incluída la libertad de expresión, es absoluta; ésta tiene su límite en el deber de respetar la dignidad y la legítima libertad de los demás. Ninguna cosa, por muy fascinante que sea, puede ser escrita, realizada o transmitida con daño para la verdad; y estoy pensando no tan sólo en la verdad de los hechos que vosotros haceis pública, sino también en la verdad del hombre y en la dignidad de la persona humana en todas sus dimensiones" .

Encontré entre los colegas de los cinco continentes un afán de servicio al Evangelio, a los que no tienen voz, a los marginados y excluídos de todo el planeta, a la causa de la paz y de la fraternidad. Tal fue el gozo de esta segunda peregrinación, sin excluir catacumbas ni basílicas. Me conmovió en el Aula Nervi el apoyo cálido y compacto del periodismo católico mundial al viejo campeón Karol Wojtila, comunicador todoterreno, pionero de la nueva evangelización. Los españoles, en un gesto de ternura cargado de significados, le regalamos un bastón de ébano, con empuñadura de plata, nada llamativo. ¡Santo Padre, apóyese en nosotros, que aquí estamos!

 

Somos Iglesia peregrina

¡Vamos ya con la tercera peregrinación! O sea, la de nuestra casa y familia, que el Obispo, aunque le protesten los huesos, quiere y debe acompañar y, además, con buen ánimo, convencido firmemente de la bondad del empeño: Peregrinación diocesana de Mérida-Badajoz, en el Jubileo de la Encarnación del Señor (26 de junio a 3 de julio, 2000). Sé de bastantes personas y familias, tanto de la capital como de los pueblos, que se han enrolado ya en otros grupos peregrinantes a la Roma jubilar. ¡Un aplauso sin reservas! Y otro a los numerosos jóvenes nuestros que se han inscrito ya para el encuentro romano con el Papa en agosto.

Lo interesante y lo significativo de la expedición diocesana, el centenar de hombres y mujeres que estamos, quizá, volando a Roma mientras usted lo está leyendo, es nuestro carácter comunitario, eclesial, diocesano, mensajeros de la Iglesia local de Mérida-Badajoz con su Pastor, ante la Iglesia de Roma con el suyo, el Sucesor de Pedro. Quiere ser un signo de fe, de amor, de comunión, de confianza y de obediencia filial al Santo Padre Juan Pablo II, y de solidaridad, a través suyo, con todas las Iglesias que integran, bajo su cayado, la Catolicidad universal. Alguna o algunas veces en la vida, hay que experimentar y visibilizar estas creencias íntimas, esta parcela entrañable de nuestra fe y de nuestra experiencia católica. No es sólo la unidad de doctrina y de disciplina; son los tejidos afectivos espirituales, apostólicos, que nos estrechan, en Cristo, con Pedro.

Visitaremos en clave de fe y de oración compartida su tumba y la de San Pablo, las cuatro Baílicas mayores: Petrina y paulina, dos de ellas, junto a la del Salvador (Letrán) y la de Santa María la Mayor. Las Catacumbas y las basílicas primitivas nos avivarán la memoria de los mártires. El encuentro visible con el Papa, junto a los hermanos en la fe de todo pueblo y nación, que ahora abarrotan la Urbe, nos abriran el corazón a la Ekumene, a todo el Pueblo de Dios en el Planeta, y a todos los hombres que ama el Señor, creados por Dios y redimidos por Cristo. Buscamos, sin tapujos, una peregrinación religiosa, una experiencia de Iglesia, un aprovisionamiento de energías.

 

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


 

Centrales

Cáritas de Mérida-Badajoz invirtió en 1999
más de 366 millones de pesetas

Este domingo se celebra el Día de la Caridad

Cáritas atendió el año pasado a 7.770 personas en toda la diócesis, de las que 4.827 fueron atendidas desde las cáritas parroquiales y las 2.943 restantes lo fueron a través de talleres o fases de los programas que siguen un proceso de capacitación profesional o reinserción. En conjunto se invirtieron 366.428.412 millones de pesetas. Son algunos de los datos que aparecen en la memoria anual de Cáritas Diocesana, que ve la luz coincidiendo con el Día de la Caridad, que la Iglesia celebra este domingo, con motivo del día del Corpus Christi.

Según los datos de dicha memoria, la tarea de Cáritas durante el año 99 se centró sobre todo en la potenciación y consolidación de sus programas y en los proyectos que dependen de ellos. Para esta tarea ha contado con la colaboración de 2.052 voluntarios en toda la diócesis y con la aportación económica de 4.253 socios, además de ayudas institucionales.

 

Programas

Cáritas ha contado en el año 99 con diez programas, cada uno de los cuáles desarrollaba varios proyectos y que han sido dotados con casi 317 millones en conjunto.

Por volumen de recursos económicos que ha movilizado destaca el programa de empleo, que comprende ocho proyectos, entre los que destaca reciclaje de ropa, instalador electricista, albañilería, forja y jardinería, en los que la cifra de recursos invertidos ha superado los 72 millones de pesetas.

El programa de transeúntes, que engloba a los centros de Badajoz, Almendralejo y Mérida ha movilizado casi 71 millones de pesetas, ocho millones menos ha requerido el proyecto de drogradicción, el conocido como Proyecto Vida.

El resto de los programas ha requerido un menor esfuerzo económico, aunque también importante, especialmente el de Acción de Base, con cerca de cuarenta millones de inversión. Este programa se ha llevado a cabo en 31 cáritas parroquiales e incluye acogida, escucha, información, acompañamiento, gestión de recursos sociales y derivación.

En Infancia y Juventud se han acometido 14 proyectos, que incluyen apoyo escolar, educación de calle y ocio y tiempo libre, para los que se han invertido algo más de 17 millones de pesetas, Mujer y Familia ha acometido 28 proyectos, que han incluido promoción integral de la mujer, organización doméstica, seguimiento domiciliario, alfabetización y corte y confección entre otros.

Otros programas en marcha han sido Comunicación y Sensibilización, Formación y Voluntariado, servicios Diocesano y Cáritas Parroquiales y cooperación Internacional, mediante el cual se han acometido tres proyectos de desarrollo en Perú que constaban de sensibilización, construcción, equipamiento escolar y capacitación del profesorado, con una inversión total de 16.500.000 pesetas.

Ha sido importante la labor llevada a cabo por Cáritas en ayuda internacional en casos de emergencias y catástrofes. En este apartado los pacenses aportaron 49.553.132 pesetas. Estos recursos fueron destinados a paliar los daños causados por el huracán Mitch, a Colombia, Sudán, Kosovo, Turquía, Timor, Venezuela, India, México y Taiwán.

Personas atendidas

Atendidas a través de las Cáritas Parroquiales....................................................................................... 4.827
- Desde la Acogida................................................................... 2.529
- Desde los proyectos de mujer/familia............................. ....... 830
- Niños y jóvenes, desde las Cáritas Parroquiales............. ........ 702
- Drogodependientes desde las Cáritas Parroquiales....... .......... 722

Atendidas a través de talleres o fases de los programas de capacitación profesional o reinserción........ 2.943
- Transeúntes............................................................................ 1.828
- Drogodependencias............................................................... 386
- Empleo.................................................................................... 133
- Cooperación internacional para el desarrollo......................... 596

Total de personas atendidas ................................................................................................................. 7.770

Recursos económicos

 

Procedentes de Organismos oficiales y privados
- Administración Autonómica extremeña.......... 62.724.500 ptas
- Administraciones Locales..................................... 8.269.577 ptas.
- Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (lrpf)...... 6.229.000 ptas.
- Ministerio de Educación y Cultura...................... 6.644.000 ptas.
- Instituto Nacional de Empleo (In em)............... 52.798.601 ptas.
- Entidades Privadas y Cajas de Ahorros........... 15.287.290 ptas.

 

Procedentes de la comunicación cristiana de bienes
- Colectas institucionales (Día de la Caridad, Amor Fraterno y Campaña de Navidad) ..... 22.783.586 ptas.
- Socios............................................................................................................................. 28.426.914 ptas.
- Donativos generales........................................................................................................ 14.626.391 ptas.
- Entidades de la Iglesia.......................................... .......................................................... 37.083.876 ptas.
- Donativos en especie (alimentos, ropa, enseres, publicidad en prensa, radio etc)............. 19.119.950 ptas.
- Otras aportaciones (ingresos de beneficiarios)............................................................... 21.861.952 ptas.
- Donativos específicos a programas o proyectos.............................................................. 14.519.161 ptas.
- Emergencias y otras campañas específicas...................................................................... 56.053.614 ptas.

 

La Eucaristía, alimento para servir al hombre

La Comisión Episcopal de Pastoral Social ha hecho público un comunicado con motivo del Día de Caridad en la festividad del Corpus Christi donde se afirma que "Es preciso detenerse ante la Eucaristía para percibir, intuir y acoger el misterio de Dios, su amor incomparable, sin medida, su inenarrable fecundidad. Es Pan en el desierto, Pan que hace brotar vida allí donde parece imposible". Los obispos aseguran que la celebración y contemplación de la Eucaristía nos ayudan a conocer y comprender mejor al hombre, porque el hombre, como Dios, es también un misterio.

La nota añade que "Es preciso detenerse ante la Eucaristía religiosa y creyentemente, prolongadamente, para salir a ayudar al hombre sin reduccionismos ideológicos, para tratarlo dignamente, sin profanarlo", una idea que se completa al afirmar que "De la celebración de la Eucaristía, renovados por el misterio pascual, salimos a los caminos y senderos de la vida para ponernos al servicio del hombre, de todos los hombres, de cualquier hombre, para continuar la obra que ha iniciado Dios en nosotros.

 

La Eucaristía, clave evangelizadora en tiempos de globalización

Intervención del cardenal de Chicago en el Congreso Eucarístico

El Papa inauguraba el domingo en la Plaza de San Pedro el 47 Congreso Eucarístico Internacinal, que lleva por lema "Jesucristo, único Salvador del mundo, Pan para la vida nueva".

La nueva evangelización, que tiene por centro la Eucaristía, es la respuesta ante los desafíos que plantea la globalización y el secreto para que ésta no se rebele contra los más pobres o marginados. Lo subrayó el cardenal Francis E. George, arzobispo de Chicago, al ofrecer en la Basílica de San Juan de Letrán la primera de las cuatro catequesis públicas que constituyen los pilares doctrinales del Congreso Eucarístico Internacional.

"Vivimos en una sociedad cada vez más globalizada ­constató el arzobispo de Chicago­. En la economía, en la política, en la cultura y en la comunicación, los pueblos están cada vez más conectados que nunca. Pero la conexión no significa necesariamente una relación personal. La economía y la política, en este contexto, ofrecen la oportunidad de unir a la familia humana en la justicia y el amor; pero presentan también el peligro de un orden en el que los pobres quedan al margen de la partición en los bienes de la tierra y se ven imposibilitados para gozar de la libertad que Dios quiere para ellos. La globalización no será globalización solidaria sin la Iglesia no evangeliza de una nueva manera".

De este modo, el cardenal profundizó en el papel de la Eucaristía, en torno a la cual Cristo reúne a la comunidad de los creyentes, afirmando, en particular, que alimentados con el cuerpo y la sangre del Señor, los bautizados son enviados con el poder del Espíritu Santo, a evangelizar y transformar la sociedad. "Es demasiado bello para ser verdadero", afirmó citando las palabras de un no creyente, y, sin embargo, es así, "el Señor resucitado no ha abandonado a su pueblo".

El cardenal George explicó que hay una función social en la Eucaristía destinada a construir la civilización del amor. La liturgia eucarística es el motor de la evangelización, en ella el Señor resucitado, nos hace libres para adorar y evangelizar, para convertir los corazones y transformar el mundo. En la celebración de la Eucaristía los creyentes pasan con la invocación del Espíritu Santo a través de varios momentos sucesivos que son el perdón, la palabra de Dios, la intercesión, el ofertorio, la consagración, la comunión, y, por último, la misión.

 

Globalizar la solidaridad

El contexto actual de la misión es precisamente la sociedad globalizada, con sus oportunidades y peligros. De aquí surge la necesidad de globalizar la solidaridad a través de la nueva evangelización. "Y es la eucaristía quien da el valor para evangelizar, pues el objetivo de la unidad de la familia humana ya está presente en la Eucaristía".

En cada uno de los días del Congreso Eucarístico Internacional, tras la catequesis, tuvo lugar un testimonio. El primero se le encomendó a Jean Vanier, un laico franco-canadiense fundador de la Federación Internacional L'Arche, que se dedica a ayudar y sostener a personas con deficiencias mentales y a sus familiares.

"Nuestra vida consiste en vivir junto a las personas que tienen deficiencias mentales y que en general se encuentran en hospitales psiquiátricos, o a veces también las calles --explicó--. Al vivir junto a ellos estas personas se convierten en la presencia de Jesús. Pero para descubrir esta presencia es necesario nutrirse de la Eucaristía. Existe por tanto un lazo entre los pobres y la Eucaristía». Cristo quiso quedarse entre los hombres a través de los pobres y de la Eucaristía, existe por tanto, una relación íntima &laqno;entre el sacramento del pobre y el sacramento de la eucaristía".

 

Zenit

 

 

La Eucaristía y Ladislao, el oculista de los pobres

Ladislao Battyhány Strattmann, que se encuentra ya en las puertas de la beatificación, nació en 1870 en el seno de una de las familias nobles más conocidas de Hungría. En el año 1900, acabó sus estudios de medicina. Se casó con la condesa María Teresa Coreth, dama de corte en Viena: un matrimonio feliz del que nacieron cuatro hijos.

Los dos sentían un llamamiento especial a la caridad. En 1991, Ladislao construyó en el pueblo de Köpcsény (actual Kitsse en Austria) un hospital sumamente moderno, con 30 camas, en un primer momento, y 70 después. En 1920, a causa de las divisiones territoriales del final de la primera guerra mundial, se vio obligado a retirarse en su castillo. Allí, en una de sus alas, construyó un segundo hospital. Se especializó en oftalmología y se convirtió en el oculista de los pobres. Murió en enero de 1931, en Viena, tras una larga enfermedad que duró cuatro años.

La obra de caridad de Ladislao era total. Él pagaba todo, desde la construcción del hospital hasta el sueldo del personal. Las enfermeras eran religiosas. Se dedicaba casi exclusivamente a atender a enfermos pobres, a quienes trataba como si fueran príncipes del imperio austro-húngaro. "Ayudando a quien sufre ­decía­, puedo ejercer el papel de Simón de Cirene al llevar la cruz de Cristo".

Antes de las intervenciones quirúrgicas más difíciles en los ojos, se recogía en oración en la capilla, ante la Eucaristía. De hecho, su dedicación a los enfermos más necesitados no era más que una consecuencia de su amor a Cristo Eucaristía: esto implicaba atención gratuita, asistencia sanitaria, asistencia a los ancianos, una jubilación digna, ayudas familiares. En su diario, escribió: "Los días en los que no podemos recibir la Santa Comunión, no son días verdaderamente completos".

Ladislao ayudaba a Misa con mucho cariño: &laqno;Me he dado cuenta de que se puede rezar con devoción particular, cuando se ayuda a misa. Seguirla con el misal es más íntimo».

Quiso transmitir su tesoro a sus hijos y, tras la celebración, daba gracias junto a ellos.

Ladislao Battyhány Strattmann se dedicó con entusiasmo a colaborar con el Comité Permanente de los Congresos Eucarísticos Internacionales, convirtiéndose en su patria en uno de los grandes promotores de la devoción por el Santísimo.

 

(Del libro 'Eucaristía: Santidad y Santificación'(Librería Editora Vaticana) en el que se presentan las actas de un Congreso que se organizó en Roma sobre este tema en diciembre de 1999. Junto a las intervenciones de importantes expertos, el volumen contiene 64 historias de santos, beatos y siervos de Dios que han dedicado su vida a la Eucaristía. Algunos han llegado a dar la vida, en medio de atroces sufrimientos, movidos por ese amor apasionado a la presencia de Jesús en el sacramento.)

 


 

Noticiario diocesano

Varias parroquias de la archidiócesis ponen en marcha el Movimiento Juvenil de Acción Católica

El presidente nacional de este movimiento, Francisco Javier Medel, visitó Badajoz

El pasado lunes visitó Badajoz el presidente de Jóvenes de Acción Católica, Francisco Javier Medel, para presentar este movimiento, de reciente creación, en la diócesis.

 

Características

Desde este movimiento se quiere ofrecer a los jóvenes un proyecto evangelizador, un proceso formativo, una respuesta desde un laicado organizado en torno a la parroquia, como ámbito natural de desarrollo de sus actividades, aunque no se trata sólo de un trabajo hacia el interior de la parroquia sino también insertándose en los barrios y pueblos.

La clave educativa fundamental de este movimiento es la pedagogía de la acción, que se concreta en una serie de elementos entre los que destaca la "revisión de vida".

Su funcionamiento básico se centra, sobre todo en el equipo de militantes, jóvenes que han decidido tomar un compromiso más profundo con la Acción Católica y que ya han llevado un proceso largo y consolidado y desde ahí ver cómo llegar a su realidad y ver cómo transformarla, es decir, jóvenes trabajando con jóvenes. Cuando los grupos de militantes son numerosos, se constituye la Comisión diocesana, encargada de coordinar todas las actividades del movimiento en la diócesis.

A nivel nacional, Jóvenes de Acción Católica se encuentra en expansión y son muchas las diócesis españolas que se van añadiendo. La mayor penetración se está dando en el País Vasco, Aragón y Andalucía .

 

Nuestra diócesis

Con esta visita se pretende iniciar el proceso de formación de este movimiento en la diócesis, aunque ya existen seis parroquias que han decidido iniciarse en él: San Roque de Badajoz, Zafra, Salvatierra de los Barros, Ribera del Fresno, Alburquerque y San Vicente de Alcántara. Son 20 animadores los que están llevando acabo la formación inicial para comenzar el próximo curso con los grupos.

 

La vida contemplativa es respetada en general, aunque no siempre comprendida

Padre Francisco de Andrés, prior del monasterio de Yuste

El pasado domingo la Iglesia celebraba la jornada Pro-Orantibus, un día dedicado a orar por las religiosas y religiosos de vida contemplativa.

En nuestra diócesis existen dieciocho monasterios de vida contemplativa femenina, sin embargo, en toda la Extremadura tan solo hay uno masculino, el monasterio de Yuste.

El padre Francisco de Andrés, prior de este monasterio, en el que viven diez monjes, afirmaba en "El Espejo de la Iglesia", programa que emite la cadena COPE los lunes a las siete de la tarde, que su vida transcurre orando y trabajando. Comienzan la jornada a las seis de la mañana con el oficio de lecturas y lo terminan a las diez de la noche con el rezo de completas. El padre Francisco afirma que este año, al celebrarse el quinto centenario del nacimiento de Carlos V, que murió en este monasterio, hay con mucha frecuencia actos culturales: presentaciones de libros, conciertos, conferencias etc. Pese a ello el prior de Yuste destaca que se intenta que la vida monástica no sufra menoscabo o al menos la menor perturbación posible, aunque también es consciente de que ello enriquece la vida de la comunidad.

El monje Jerónimo piensa que la vida contemplativa es respetada en general, aunque no siempre comprendida. Cree que ahora se está revalorizando más a los ojos de la gente porque lo a están descubriendo como lo que es, espacio de serenidad, de paz, de tranquilidad y de silencio

 

Un centenar de personas en la peregrinación diocesana a Roma

 

Cerca de un centenar de personas parten mañana para Roma, dentro de la Peregrinación Jubilar Diocesana.

Esta peregrinación está encabezada por el arzobispo don Antonio Montero, a quien acompañarán personas de toda la diócesis.

Durante una semana los peregrinos podrán visitar Florencia, Siena, Asís y, por supuesto, Roma donde visitaran algunos de los lugares más importantes de la Roma clásica y de la cristiandad. El miércoles por la mañana se trasladarán a la Plaza de San Pedro para asistir a una audiencia con el Papa y por la tarde celebrarán la misa en la Basílica de Santa María la Mayor. También en la Ciudad Eterna tendrán la oportunidad de conocer, entre otras cosas, la Basílica de San Juan de Letrán.

 

La Adoración Nocturna celebra sus Bodas de Diamante

Lo festeja con una solemne Vigilia de Espigas en Mérida

La Adoración Nocturna celebra este año sus bodas de diamante, 75 años ya trabajando. Lo celebraba el sábado por la noche en Mérida, en la basílica de Santa Eulalia con la solemne Vigilia de Espigas que comenzaba a las 8,30 con la recepción de todas las secciones de adoradores en la Iglesia del Carmen. A las 10,30 comenzaba la procesión de banderas desde la Iglesia del Carmen hasta la Basílica de Santa Eulalia, en la que tomaban parte los adoradores y adoradoras llegados de diversos puntos. Al llegar a la basílica, en torno a las once, se celebraba celebraba la Eucaristía, que estuvo presidida por el arzobispo, don Antonio Montero, acompañado por varios sacerdotes.

 

Medio siglo adorando

En el transcurso de la misa se hacía un reconocimiento público a los adoradores más veteranos, a aquellos que llevan cincuenta años o más adorando al Santísimo dentro de este movimiento.

Don Antonio Montero resaltó la importancia que ha tenido y que tiene actualmente en la Iglesia la Adoración Nocturna, y lo que significa que camine buscando ya el centenario dejando por el camino tantos frutos en el terreno no sólo de la alabanza divina, sino también en el compromiso con los hermanos, algo que siempre se deriva de la relación auténtica con Dios.

Tras la celebración eucarística se presentaba a los adoradores y comenzaban los turnos de vela. En torno a las tres y media de la mañana los participantes rezaban laudes y poco después, sobre las cuatro se iniciaba la procesión hacia el estadio de fútbol emeritense, el Romano José Fouto y bendición de los campos. A continuación tenía lugar un desayuno de hermandad entre los adoradores.

La Vigilia de Espigas ha estado precedida de un triduo preparatorio durante los días 14, 15 y 16 con eucaristía y exposición del Santísimo, que han estado muy concurridas.

 

Una misa presidida por el arzobispo clausuró la exposición 'Eucarística 2000'

Contó con la intervención de los Danzantes de Fuentes de León

El viernes, día 16, se clausuraba en la Catedral de Badajoz la exposición "Eucarística 2000", abierta al público desde el día 10 de mayo. Desde entonces han pasado por el claustro de la catedral pacense en torno a 10.000 personas de toda la provincia, de fuera de Extremadura y de Portugal.

La clausura consistió en una eucaristía presidida por el arzobispo al final de la cual actuaron los Danzantes de Fuentes de León.

Al acto asistía un grupo de personas procedentes de Bienvenida que ese día peregrinaban a la Catedral, templo Jubilar diocesano.

 


 

 

Al paso de Dios

Pan de Solidaridad

Hay cosas que tienen un significado más profundo e incluso más real que el aparente: el pan, alimento básico del hombre, lleva en sus entrañas un misterio que lo hace capaz de ser instrumento del que Dios se sirve para una comunicación salvífica con nosotros. Hay un horno que hace un pan que es presencia sacramental de Jesús y que es también símbolo de una relación de amor que, partiendo de Dios, se prolonga entre todos los que lo comen y los pobres. El Pan Eucarístico es pan de solidaridad.

Los pobres son los grandes favorecidos de la Eucaristía, que es reparto de amor sobre el altar con Pan tierno y del día. A ellos ha de llegar la solidaridad de los que comulgan de la misma comida en la misma mesa; es decir, de los que entran en relación con esa fuente de amor que todo lo convierte en entrega generosa de sí mismo: de Jesús y de aquellos que comen del Pan de Vida.

La solidaridad que nace de la Eucaristía es concreta, va de persona en persona: de Cristo a cada cristiano, de estos entre sí y de los cristianos a los pobres en su identidad y situación. La Eucaristía nos lleva a ver, desde el rostro real de Jesús, el rostro no menos real de todos aquellos indigentes de hambre de Dios y de pan, de sed de justicia y de verdad, de libertad de esclavitudes espirituales y sociales. Aunque nuestros métodos de servicio exijan trabajar con una mirada estadística y con proyectos globales, nada nos exime de ponerle rostro al hermano, porque la solidaridad de los que celebran la Eucaristía es solidaridad personalizada.

Amadeo Rodríguez Magro

 


 

Liturgia del domingo

Celebramos el Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

 

Palabra de Dios

Libro del Éxodo 24, 3-8

En aquellos días, Moisés bajó y contó al pueblo todo lo que había dicho el Señor y todos sus mandatos; y el pueblo contestó a una:

- Haremos todo lo que dice el Señor.

Moisés puso por escrito todas las palabras del Señor. Se levantó temprano y edificó un altar en la falda del monte, y doce estelas, por las doce tribus de Israel. Y mandó a algunos jóvenes israelitas a ofrecer al Señor holocaustos y vacas, como sacrificio de comunión. Tomó la mitad de la sangre, la puso en vasijas, y la otra mitad la derramó sobre el altar. Después tomó el documento de la alianza y se lo leyó en alta voz al pueblo, el cual respondió: Haremos todo lo que manda el Señor y le obedeceremos.

Tomó Moisés la sangre y roció al pueblo, diciendo:

- Esta es la sangre de la alianza que hace el Señor con vosotros, sobre todos estos mandatos.

Salmo 115, 12-13. 15 y 16bc. 17-18

R. Alzaré la copa de la salvación,
invocando el nombre del Señor.

Obien: Aleluya.

¿Cómo pagaré al Señor
todo el bien que me ha hecho?
Alzaré la copa de la salvación,
invocando su nombre.

Mucho le cuesta al Señor
la muerte de sus fieles.
Señor, yo soy tu siervo, hijo de tu esclava;
rompiste mis cadenas.

Te ofreceré un sacrificio de alabanza,
invocando tu nombre, Señor.
Cumpliré al Señor mis votos,
en presencia dr todo el pueblo.

Carta de san Pablo a los Hebreos 9, 11-15

Hermanos: Cristo ha venido como Sumo Sacerdote de los bienes definitivos. Su templo es más grande y más perfecto: no hecho por manos de hombre, es decir, no de este mundo creado. No usa sangre de machos cabríos ni de becerros, sino la suya propia; y así ha entrado en el santuario una vez para siempre, consiguiendo la liberación eterna.

Si la sangre de machos cabríos tiene el poder de consagrar a los profanos, devolviéndoles la pureza externa, cuánto más la sangre de Cristo que, en virtud del Espíritu eterno, se ha ofrecido a Dios como sacrificio sin mancha, podrá purificar nuestra conciencia de las obras muertas, llevándonos el culto del Dios vivo.

Por esa razón, es mediador de una alianza nueva: en ella ha habido una muerte que ha redimido de los pecados cometidos durante la primera alianza; y así los llamados pueden recibir la promesa de la herencia eterna.

Evangelio según san Marcos 14, 12-16. 22-26

El primer día de los Ázimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos:

- ¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?

Él envió a dos discípulos, diciéndoles:

- Id a la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua: seguidlo, y en la casa que entre decidle al dueño: "El maestro pregunta: ¿Dónde está la habitación en que voy a comer la Pascua con mis discípulos?" Os enseñará una sala grande en el piso de arriba, arreglada con divanes. Preparadnos allí la cena.

Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la cena de Pascua.

Mientras comían, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio, diciendo:

- Tomad, esto es mi cuerpo.

Cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias, se la dio y todos bebieron. Y les dijo:

- Esta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos. Os aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el Reino de Dios. Después de cantar el salmo, salieron para el Monte de los Olivos.

 

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

26, lunes: Tb 1, 3; 2, 1a-8; Mc 12, 1-12.
27, martes: Tb 2, 9-14; Mc 12, 13-17.
28, miércoles: Tb 3, 1-11a, 16-17a; Mc 12, 18-27.
29, jueves: Hch 12, 1-11; 2Tm, 4, 6-8. 17-18; Mt 16, 13-19.
30, viernes: Os 11,1b,3-4,8c-9; Ef 3, 8-12,14-19; Jn 19, 31-37.
1, sábado: Is 61-, 9-11; Lc 2, 41-51.
2, domingo: Sb 1, 13-15; 2, 23-24; 2Co 8, 7-9. 13-15; Mc 5, 21-43.

 

 

Comentario litúrgico

De la memoria a la esperanza

Los textos litúrgicos que sirven a la Iglesia para expresar su fe en la múltiple riqueza del misterio eucarístico invitan a sumergirnos en un movimiento que parte del pasado y llega hasta la eternidad.

En efecto, en la oración colecta leemos &laqno;Oh Dios, que en este sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu pasión». Se nos invita a rememorar la muerte 'sacrificial' de Cristo que sacramentalmente se hace presente cuando celebramos la eucaristía. En la misma línea tenemos que leer, en las plegarias eucarísticas, los textos llamados memorial y que hacen referencia a casi todas las etapas del misterio pascual de Cristo. La Iglesia obedece el mandato de Cristo : &laqno;Haced este en memoria mía».

Pero la celebración no nos permite quedarnos en una mera evocación del pasado, sino que nos introduce en la realidad actualísima de la presencia sacramental de Cristo. Nos lo indican las diversas fórmulas de invocación por la que pedimos al Padre que envíe el Espíritu Santo para que el pan y el vino, que están sobre el altar, se conviertan en Cuerpo y Sangre de Cristo.

Finalmente, la fe de la Iglesia recoge, en múltiples textos litúrgicos, la idea de que celebrar y recibir la Eucaristía tiene como meta final la de alcanzar que consigamos el último y definitivo encuentro con Cristo en el más allá del tiempo, como reza la poscomunión de hoy: &laqno;Tu Cuerpo y Sangre, Señor, ... nos llenen del gozo eterno de tu divinidad». Esto aclara la paradoja del texto de la aclamación que sigue a la consagración. Acaba de realizarse la presencia sacramental y sin embargo, aclamamos: !Ven, Señor Jesús!

Antonio Luis Martínez

 

 

Santoral

28 de junio: san Argimiro (+ 856)

Mientras en la España del norte se alcanza una prosperidad monástica enorme, con monjes, en gran parte venidos de Andalucía y Extremadura, el monacato de Córdoba agoniza oprimido por la intolerancia musulmana. Téngase en cuenta que aún no se han fundado ni Ripoll (880) ni Silos (919), cuando ya Córdoba se nutre de un glorioso pasado monástico, cuyo ocaso es parejo al nacimiento de Monserrat, hace mil años.

La geografía humana de los monjes marca y sella la implantación de la Iglesia en las raíces de los pueblos: lástima que nuestra archidiócesis, tan viva en otros aspectos, sea nula en el monacato masculino... es posiblemente la más grave carencia de nuestra iglesia local. Nos falta la irradiación sobrenatural de los monasterios y su corte de bondades tan santificantes como civilizadoras.

Pues bien, Argimiro abandona la política para hacerse sacerdote y monje ¡cuánto mejor le iría a nuestra tierra si más de un político siguiera sus pasos! El 28 de junio del 856 es atravesado por varias lanzas musulmanas a causa de conceder un valor absoluto a Jesucristo. En este año Jubilar es bueno hacer memoria de los mártires para gozarnos en la alegría de la suprema identificación con el Señor. Argamiro había nacido en Cabra, antes llamada Egabro, hermosa población cordobesa que, gracias a su antiguo nombre, consigue que sus naturales se llamen egabrenses, ¡menos mal!

Manuel Amezcua

 

 

Los santos de la semana

26, lunes: Pelayo, Diosdado, Josemaría Escrivá, Magdalena Fontaine.
27, martes: Cirilo de Alejandría, Crescencio, Julián, Nemesio, Zoilo.
28, miércoles: Ireneo, Teodiquilda, Juan Southworth, Argimiro.
29, jueves: Pedro y Pablo. Casio, Salomé y Judit.
30, viernes: Protomártires de la Iglesia Romana, Basílides, Erentrudis.
1, sábado:Julio y Aarón, Domiciano, Teodorico.
2, domingo: Proceso y Martiniano, Juvenal, Monegunda.

 

Contraportada

Cinco jóvenes son ordenados sacerdotes
en la Catedral Metropolitana

Nuevos presbíteros para la Diócesis de Mérida-Badajoz

Cinco jóvenes fueron ordenados sacerdotes este fin de semana en la Catedral Metropolitana de Badajoz por el arzobispo don Antonio Montero, que estuvo acompañado por cerca de un centenar de sacerdotes de toda la Archidiócesis.

Durante la ceremonia, celebrada el sábado a las once y media de la mañana, el templo estuvo abarrotado de público procedente de los pueblos de los jóvenes y de las localidades donde éstos han venido desarrollando su labor como diáconos desde octubre pasado. Pese a ello, los pormenores de la celebración pudieron seguirse desde todos los puntos del templo catedralicio gracias a la instalación , en los laterales, de dos grandes pantallas.

En su homilía el arzobispo afirmaba que estos chicos , con una media de 24 años de edad, son un regalo para la Iglesia, a la vez que los animó a ser sacerdotes profundos y cercanos a la gente. Reconoció el arzobispo que la escasez de ordenandos en la diócesis obliga, cada vez más, a los sacerdotes a multiplicarse en multitud de tareas. Pese a ello, don Antonio afirmó que no por la escasez se ha rebajado la calidad sino que, muy al contrario, los nuevos presbíteros están a la altura de las circunstancias, son hombres de su mundo y saben llegar a todos.

Simbología de la celebración

La ceremonia de ordenación está repleta de una simbología de gran calado, que nace en los albores de la Iglesia. El momento más destacado es el de la imposición de manos, a semejanza de lo que los apóstoles hacían en la primitiva Iglesia. Los ordenandos también prometían fidelidad al arzobispo y a sus sucesores, hacían promesa de celibato y de rezar la liturgia de las horas.

Los nuevos curas, que ya conocen sus destinos, forman parte del presbiterio diocesano, compuesto por unos 275 sacerdotes en activo. A comienzos del próximo curso pastoral, otros dos jóvenes serán ordenados diáconos, primer paso sacramental para el presbiterado.

 

 

Los cinco nuevos sacerdotes

Francisco González:

 

"Han sido muchas las personas que han colaborado en mi vocación: mi familia, con su trabajo y su ejemplo, la parroquia de Cristo Rey de Mérida, donde fui monaguillo, y el Seminario que me ha ido acompañando en todos estos años. Este año he ejercido mi labor como diácono en San Vicente de Alcántara, donde he aprendido muchísimas cosas, sobre todo de los sacerdotes, que me han ido enseñando cómo llevar una parroquia y como estar con la gente. La gente, tanto de San Vicente como de Mérida te van dando muchos consejos de como actuar y predicar a Jesús".

Manuel Matos:

 

"Yo he estado como diácono en La Parra y La Morera y lo fundamenta l para mi ha sido, después de salir del Seminario, el contrato humano con la gente, el acercamiento, y desde ahí vivir mi ministerio de acompañar y, más que nada, aprender con el sacerdote lo que es la actividad en una parroquia. Pero lo fundamental es tratar con la gente, porque es una cosa de la que en el Seminario estamos faltos por ser un internado y también porque estás dedicado a los estudios... por eso, el visitar a los enfermos, el participar con la gente de sus cosas ha sido fundamental durante este período formativo".

Antonio M. Álvarez:

 

Antonio Manuel es el mayor del grupo. Asegura que fue al seminario animado por el ejemplo de un sacerdote. "He estado, asegura, varios años en el seminario formándome y mi labor de diácono la he ejercido en La Albuera, un pueblo que me ha acogido perfectamente y en el que he aprendido tanto del sacerdote que me ha acompañado como de la experiencia directa con los jóvenes, los niños y los adultos que forman esa comunidad parroquial. Me he sentido muy feliz con ellos".

Ahora Antonio Manuel continuará su labor pastoral desde otras responsabilidades.

José A. Sequeda:

 

"Mi experiencia vocacional comienza en la parroquia de Los Santos de Maimona, ya desde pequeño, animado por un sacerdote. Y a lo largo de este camino han sido muchas las personas que han intervenido, y por las cuáles doy gracias a Dios. Durante este curso he estado en Llerena y Casas de Reina, entregándome todo lo que he podido, con gran ilusión y con mucha alegría. También te das cuenta de que la gente te ayuda, te anima y también se alegra contigo. Y eso te ilusiona cada día más y hace que tu quieras entregarte al Señor y entregarte a los demás. Mi experiencia vocacional comienza en la parroquia de Los Santos de Maimona, ya desde pequeño, animado por un sacerdote. Y a lo largo de este camino han sido muchas las personas que han intervenido, y por las cuales doy gracias a Dios. Durante este curso he estado en Llerena y Casas de Reina, entregándome todo lo que he podido, con gran ilusión y con mucha alegría. También te das cuenta de que la gente te ayuda, te anima y también se alegra contigo. Y eso te ilusiona cada día más y hace que tu quieras entregarte al Señor y entregarte a los demás".

Francisco Calurano:

 

"Estuve diez años en el Seminario y allí fui descubriendo la vocación. que es un proceso y un camino. Mi labor como diácono la he realizado en la parroquia de Los Santos de Maimona, comunidad a la que estaré eternamente agradecido, porque en el Seminario aprendes mucha teoría pero te falta lo que es el contacto con la realidad y lo que es el contacto con la gente. Es una experiencia muy positiva porque en Los Santos hay un gran calor humano y una gran acogida por parte de la gente. Además, me he encontrado con una comunidad cristiana bastante comprometida".

 

 


 

Pon la X en la casilla de la Iglesia

Declara tu compromiso

Para hacer el bien

Declaración de la renta 1999

 


ZENIT


Return to Camino