Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 213 - Año V - 15 de junio de 1997
Director: José María Gil


Portada

Badajoz: siete nuevos sacerdotes serán ordenados el día 21 en el Polideportivo "La Granadilla"

El Arzobispo don Antonio Montero ordenará siete nuevos sacerdotes el próximo día 21, a las 11:30 de la mañana, en el Pabellón "Extremadura", del polideportivo "La Granadilla", en Badajoz.
Se trata de los diáconos José María Campanón Forte, de Salvatierra de los Barros; Antonio Cerro Ruiz, de Badajoz; Manuel Fernández Rico, de Campillo de Llerena; José Ignacio López-Navarrete Garrido, de Almendralejo; José Antonio Lucas Pimienta, de Barcarrota; Luis Ramirez García, de Fuente del Maestre y Tomás Romero Cuevas, de Valencia de las Torres.
A esta ordenación, que se pretende que sea una auténtica catequesis voacional, se espera que asistan unas 4.000 personas procedentes, en su mayoría, de las mencionadas localidades y de aquellas parroquias en las que los nuevos sacerdotes han desarrollado su actividad pastoral.

Editorial

La autoridad de los padres

Que nadie espere un tratado sobre el tema en estas pocas líneas. Pero hay que hablar de este asunto, aunque sea telegráficamente, no ya porque esté de moda, sino porque es de permanente actualidad, pues de lo que nadie duda es de su importancia decisiva para el porvenir de la familia y el de todos sus miembros.
¿Crisis de autoridad? El fenómeno se extiende a todas las bandas del espectro social y, por lo mismo, sus causas y sus soluciones, si es que las tiene, han de buscarse y resolverse tanto dentro como fuera del círculo familiar. Dejamos a un lado el talante anarcoide que rechaza por principio toda autoridad. Sabemos que esa añagaza no se la creen ni los que la pregonan, cuando no es utilizada para someter de modo encubierto a los mismos catequizados.
Hablamos de ese síndrome de la cultura (?) moderna del odio freudiano al padre, considerado a priori como dominador y autoritario, en cualquier forma o envoltura de la que se revista. Aunque argumentos hay para todo, la orfandad es peor todavía, y es objetivamente falso e injusto confundir paternidad con paternalismo y menos con opresión. El padre es amor, donación personal, educación y protección. Nos referimos aquí con preferencia, más que a la rebeldía de los hijos, a la dimisión de los padres. Para entendernos, dejemos a un lado el ejemplo típico de las y los chicos quinceañeros o más jóvenes, que salen puntualmente de casa los viernes a las once de la noche, para regresar al amanecer del sábado, con resaca de sueño y de litrona. ¿Qué hacemos los padres? ¿Cerrarnos en banda y armarles la bronca? ¿Rendirnos, sin más, a sus deseos, que son órdenes? No hay recetas de urgencia para estas situaciones.
Pero sí pueden ser reveladoras de una incomunicación, de una ausencia de amistad entre padres e hijos, de unas carencias educativas desde los años de la lactancia. ¿Se sienten hoy todos los padres educadores? ¿Ejercen como tales con cariño, respeto y pedagogía? ¿Les predican con el ejemplo a sus pequeños? ¿Los educan en la ley, el amor y el temor del Señor? Cuando todo eso va bien, casi no importa que las o los chicos vayan a las movidas.

Carta del Arzobispo

Dolores y gozos

Me atrevo a volver hoy sobre un tema muy manido, tan viejo como el sol y la luna, tan antiguo como el hombre mismo. Trabajarás con sudor, parirás con dolor. Y, sin embargo, eres el rey de la creación, llevas dentro un manantial de alegría, te sientes candidato a la felicidad, experimentas cada día la sorpresa y el gozo de vivir. Y, como no eres filósofo de profesión, te abstienes de dar más vueltas al asunto y buscas, en la sabiduría humana y en la fe cristiana, una lámpara que guíe tus pasos, en este mundo ambivalente, agridulce, tragicómico, contradictorio.
Tan malo es en esto rechazar sistemáticamente la condición humana, andar hecho un lío y proclamar que la vida carece de sentido, como hacerse el distraído, vivir al minuto y pasar por las cosas sin que las cosas pasen por ti. Nada de atrincherarse tras el sentimiento trágico de la vida; pero, menos aún, en el aburrimiento elegante de los posmodernos, sin otra receta que la consabida: ¡A vivir que son dos días!
Lo nuestro, lo cristiano, va por otros derroteros. Asumir, ante todo, la propia vida y el mundo que nos rodea, con los ojos abiertos y la conciencia en pie, con plena presencia de ánimo y el rostro hacia adelante. Sin sacar pecho, sin gestos arrogantes, más bien al revés: humildemente confiados en el Padre, con la fuerza del Espíritu, copiando, lápiz en mano, el ejemplo de Jesús.
Todo eso cuenta, ante todo, para los tragos amargos de la existencia, porque, para los buenos ratos, apenas si se requiere entrenamiento. Lo atinado es saber conducirse, sin perder la compostura de fuera ni la serenidad interior, en los trances duros y en los lances afortunados, siempre con los apoyos que acabo de enumerar, combinando sabiamente la ascética con la estética cristiana. A lo mejor tampoco se nos exige tanto, bastando, en los tragos amargos, con apretar los dientes mirando el crucifijo, y saltar como un chiquillo cuando las cosas salen bien.

Nuestro destino es vivir

No es mi intento, empero, ofrecerles aquí un recetario de urgencia, entre sicológico y espiritual, para salir airosos de los claroscuros de la propia existencia. No es que eso carezca de interés, ni que yo lo descarte como beneficioso; pero, lo que intento, hasta donde yo sepa y en lo que aquí quepa, es ahondar un poco en la teología cristiana del dolor y del gozo, hacer una lectura creyente del misterio del dolor, de nuestra vocación a la dicha, y de la ambigŸedad de nuestra condición temporal.
Dicen las comadronas que todos lloramos al nacer y que ese llanto es una clara señal de que el bebé ha superado sano y salvo el trance del alumbramiento. Abundan en la Sagrada Escritura, sobre todo en el profeta Jeremías y en el libro de Job, los trazos oscuros sobre el componente trágico de la condición humana. ¿A qué recordar el lamento universal que proferimos en la Salve? "A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas".
Nos acosan en esta vida dos dragones siniestros, a los que designamos con el nombre latino de misterios: mysterium doloris y mysterium iniquitatis; el misterio del dolor y el de la iniquidad. ¿Por qué sufrimos tanto? ¿Por qué somos tan malos? Libros, bibliotecas enteras han consumido esas dos interrogantes claves de nuestro destino. La teología cristiana cifra en el pecado libre de los hombres, activado por la tentación del maligno, la raíz postrera de esos males; aunque no llega a respondernos con evidencia del porqué los permite Dios. Ahora bien; a quienes, por revelación y gracia suya, creemos en su santidad soberana, nos consuela creer que no puede querernos mal quien nos dio a su Hijo único, el cual, por su parte, nos redimió con su sangre, compartió nuestro dolor hasta las heces y nos ha destinado a disfrutar con Él una eternidad gloriosa. Nuestro destino es vivir.
Todos llevamos en el corazón un anhelo total de felicidad. Y a lo largo de la historia humana los hombres han ido conquistándola paso a paso, en sus elementos materiales y culturales, desde las cavernas hasta el Estado de bienestar. Victorias del hombre sobre el hambre, la incultura, la enfermedad, el salvajismo, el retraso en todos los órdenes. Vivimos en un mundo parcialmente horrible todavía. Pero, ¡qué maravillas de la técnica, de la investigación, de la cultura, de la conquista de las libertades, de la humanización de la convivencia! Se han ahorrado a los niños y a los mayores infinitos sufrimientos. Avanzamos en esto todavía.
La presencia de las grandes religiones y, sobre todo, del cristianismo en el planeta ha suavizado, con el amor y la misericordia, infinitas penas y humillaciones de nuestros semejantes. Todos los hombres y mujeres de la tierra saben que existe el amor, lo practican mucho ellos mismos y disfrutan de la alegría de vivirlo. La vida, incluso de los más pobres, abre misteriosas ventanas a la felicidad. ¿Quién, salvo en los casos de depresión profunda, dolores desesperados, o ancianidad extrema y desvalida, no quiere seguir viviendo? Sí, con todos los peros que se quieran, la vida es hermosa, merece la pena luchar por hermosearla. ¿Y quién de nosotros no barrunta, en nostalgia o en lontananza, una existencia dichosa, liberada de las trabas continuas, de los pesados lastres de la presente?

Los gozos del Espíritu

Rechazo como una monstruosidad y una avería patológica pensar que he sido creado para sufrir. Y vienen a demostrarme que no estoy soñando los continuos relámpagos de eternidad feliz que iluminan mi existencia: contemplo el cariño exultante de los novios, la plenitud amorosa, espiritual y física, de los esposos fieles, la ternura de los padres y de los niños, la dicha inefable de las familias sanas. Observo también las romerías populares, las fiestas alegres de las gentes sencillas, abiertas a sus prójimos de toda condición, por ejemplo, en la romería del Rocío.
Y no hablemos de los goces del espíritu. Disfrutan como chinos los hombres de ciencia en sus hallazgos asombrosos y gozamos también todos los que aprendemos algo, con la experiencia continua de saber y conocer. Exultan los poetas, los compositores musicales, así como también quienes leemos sus versos o escuchamos sus partituras. ¡Oh la música, los libros hermosos, las obras de arte, los asombrosos paisajes de la naturaleza! ¿Y el sentimiento inefable de la conciencia limpia, de la amistad sincera, del perdón dado y recibido, de hacer secretamente el bien, de convertirse a Dios?
Subiendo un escalón más, los seres humanos y, dentro de ellos, los que por la gracia bautismal nos sabemos hijos de Dios, a más de experimentar las satisfacciones descritas de nuestro espíritu, estamos llamados a los deleites superiores del Espíritu. Santo, se entiende. Entre los frutos o efectos de su presencia en nuestro ser incluye san Pablo el del gozo, y san Juan Evangelista les escribe a sus discípulos "para que su gozo sea pleno". De las experiencias supremas de ese gozo inefable saben mucho los místicos, así como de los desiertos desolados de la noche oscura. Dolores y gozos de san José, dolores y gozos nuestros. San Pablo, otra vez san Pablo, asegura, no obstante, que sobreabunda la gracia y afirmó de sí mismo, sin titubeos, "sobreabundo de gozo".
Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Centrales

Clausurado en Zafra el curso de la Escuela de Formación de Agentes de Pastoral

Ochenta alumnos de toda la diócesis recibieron sus diplomas


El pasado sábado, día 7, fue clausurado en Zafra el curso de las Escuelas de Formación de Agentes de Pastoral. Al acto de clausura, que comenzó a las diez de la mañana en la Iglesia del Rosario con una oración preparada por el Secretariado de Pastoral Juvenil, asistieron ochenta alumnos de las secciones de la Escuelas en Tierra de Barros, Campiña Sur, Mérida, Badajoz y Zafra.
El ciclo de formación de la Escuela de Formación de Agentes de Pastoral ha durado dos años y se han impartido especialidades sobre Cáritas, Pastoral Juvenil, Catequesis y Liturgia, con una duración de 30 horas a lo largo de cinco sábados desde el 22 de febrero al 7 de junio.
Los directores y secretarios de las distintas secciones de la Escuela de Agentes de Pastoral se reunieron con el director diocesano de la Escuela, don Jose Manuel Álvarez Maqueda, y con el vicario episcopal de Evangelización, don Francisco Maya Maya, para evaluar el curso y preparar el próximo. A esta reunión se incorporó posteriormente el Arzobispo don Antonio Montero y el vicario general, don Amadeo Rodríguez, quienes fueron informados de la marcha de las distintas secciones y de los proyectos futuros. Don Antonio Montero manifestó su satisfacción al comprobar que la formación de los laicos es ya una realidad en la diócesis y tienen además un futuro esperanzado, al compás del Plan pastoral.

Entrega de diplomas

A las dos de la tarde se celebró el acto de clausura y la entrega de diplomas. Don José Manuel Álvarez Maqueda comenzó diciendo que se llegaba al final de una etapa pero no al final de todo y que era una gran alegría ver el entusiasmo de tanto laicos que habían seguido este proceso de formación que les llevará a ser cristianos más eficaces en sus distintas comunidades parroquiales y agradeció también el trabajo y entrega de profesores y colaboradores.
A continuación el Arzobispo entregó a los alumnos los diplomas acreditando la formación recibida y felicitó personalmente a cada uno de ellos. Cerró el acto con palabras de satisfacción al ver consolidado uno de los objetivos del Sínodo Pacense del 92.
Los actos finalizaron con una comida de convivencia.

Un excelente medio de formación para los seglares

Entrevista al profesor Álvarez Maqueda, director de la Escuela de Agentes

Nadie mejor que el responsable diocesano de la Escuela de Agentes de Pastoral, el profesor José Manuel Álvarez Maqueda, para dar algunos trazos de esta realidad formativa, extendida con gran éxito por toda la diócesis, a la que acuden numerosos seglares a fin de formarse con seriedad en el misterio cristiano y ser, a su vez, animadores de los otros cristianos en las distintas tareas pastorales de sus parroquias.
-¿Cuál es el cometido de la Escuela de Formación de Agentes de Pastoral?
- El cometido de la Escuela de Formación de Agentes de Pastoral, como su nombre indica, persigue ante todo la formación de los laicos: el que estos profundicen en lo que significa la Palabra de Dios y se capaciten para que, a la vez que van adquiriendo un mayor conocimiento en la fe, también ellos mismos se sientan capaces de iniciar y acompañar a otras personas en sus respectivas comunidades cristianas.
-¿Cómo está constituida la Escuela de Formación de Agentes de Pastoral?
- Tiene actualmente siete sedes: en Zafra, la Campiña Sur, Tierra de Barros, Zona Sur, Mérida, La Serena y Badajoz. En todas ellas se forman unos 300 alumnos y alumnas de toda la diócesis, distribuidos en los dos cursos de que consta el plan de formación.
-¿Cuál es el contenido de estos dos cursos de la Escuela?
- Son, por una parte, los contenidos básicos del misterio cristiano: quién es la persona de Jesús, cómo se constituye la Iglesia, etc. Y por otra, están las distintas especializaciones pastorales, impartidas por los diferentes secretariados de la diócesis que asesoran en los contenidos elegidos, por ejemplo: cómo trabajar mejor en Cáritas, en Catequesis, en Liturgia, o Pastoral Juvenil...
-¿En la práctica no es ésta una escuela de "mandos intermedios" pastorales?
- Sí, ya que, además de darles una formación, capacita a estos seglares, según la especialidad que hayan cursado, para que acompañen a otras muchas personas de la comunidad parroquial en el trabajo que realizan en las diferentes tareas pastorales de la parroquia.
-¿Cuántos han terminado la especialización?
- Este año ha acabado una promoción de un centenar de personas distribuidas en las especialidades de catequesis, Cáritas, pastoral juvenil y liturgia.
El nivel de asistencia de estos alumnos y alumnas ha sido muy alto y percibo mucha ilusión en todos ellos, a pesar de que muchos tienen que hacer bastantes kilómetros para asistir a las clases. La mayor parte de estos alumnos ya llevan sobre sí muchos años de servicio en sus respectivas parroquias, y, sin embargo, no han recibido nunca una formación para esas tareas. La formación de la Escuela es ofrecida a cualquier creyente que tenga un poco de tiempo para poder formarse más en cómo vivir el misterio cristiano y, al mismo tiempo acercarlo al hombre de hoy.
También quiero hacer mención de algo que me ha llamado mucho la atención y es que, al menos unos sesenta y tantos curas de nuestra diócesis están trabajando en esta Escuela, en sus distintas secciones, pues la mayor parte de las clases son impartidas por ellos que, con este motivo, empiezan de nuevo a repasar sus apuntes teología, a actualizarse y contribuir así a la formación también de los seglares.
-Y de cara al futuro, ¿qué retos se plantean?
-Los retos ya los conocemos y no es otro que la necesidad que tenemos de unos laicos más formados. Unos seglares que sean capaces de participar en nuestra vida pública como creyentes y de forma comprometida, conociendo bien el mensaje social de la Iglesia, el compromiso evangélico y se atrevan a vivir con todas las consecuencias como ciudadanos y como creyentes en nuestra sociedad. Este es un reto para el que tenemos que preparar a la gente.
JMG

Noticias

La parroquia de Los Santos de Maimona rinde homenaje a las Religiosas Doroteas

Esta congregación lleva veinticinco años de presencia y de servicio en la localidad

La parroquia de los Santos de Maimona ha rendido homenaje en los pasados días a la comunidad de Religiosas de Santa Dorotea al cumplirse los 25 años de presencia de esta congregación religiosa en la localidad. Entre los actos organizados, ha tenido lugar una exposición de fotografías en la que se recogen instantáneas de estos 25 años de presencia pastoral en Los Santos de Maimona, además de encuentros de oración. Los actos culminaron con la misa de acción de gracias presidida el día 7 por el Arzobispo don Antonio Montero, a la que se unía todo el pueblo santeño.
Fundadas por la santa italiana santa Paula Franssineti en 1832, la Congregación de Religiosas de Santa Dorotea se encuentra repartida por todo el mundo desarrollando una gran labor educativa y pastoral, en estrecha colaboración con las parroquias y las diócesis donde trabajan, haciendo realidad el deseo de su fundadora, siempre vivo en la congregación: "Buscar siempre y en la mayor Gloria de Dios, en el mayor servicio a los hombres". Y con este espíritu decidieron en 1971 abrir una nueva fundación en el Sur de España y llegaron, por pura providencia de Dios a Los Santos de Maimona, donde la comunidad actualmente está compuesta por cuatro hermanas totalmente integradas en la vida del pueblo y en la parroquia: Elvira Couso, Anastasia Giralda, Teresa de la Torre y Ramona García.
Son el motor de muchas actividades parroquiales, educativas y de promoción: desde Cáritas, catequesis, enseñanza religiosa hasta la Asociación de Mujeres Santeñas en las que hay inscritas unas quinientas y donde se llevan a cabo diversos talleres de cocina, gimnasia, manualidades, formación cultural, etc.
La hermana Anastasia Giralda, que llegó casi a los comienzos de la fundación, relata que al venir a fundar "estuvieron hablando con el entonces obispo de la diócesis, Don Doroteo Fernández, y coincidió que estaba presente el sacerdote don Joaquín Obando, natural de los Santos, que les dijo: -"¿Por qué no van a mi pueblo?". Al Obispo le pareció muy bien esta sugerencia. Lo mismo le ocurrió al párroco, don Ángel Muñoz. El pueblo nos recibió maravillosamente bien. Mejor imposible. La gente nos ayudaba de una manera extraordinaria, nosotras correspondíamos ayudando también a quienes lo necesitaban, prestando diversos servicios."
Es lo que han hecho y siguen haciendo: "La tarde la dedicamos -nos cuenta la hermana Elvira Couso- a la pastoral parroquial en la que estamos todas implicadas... vivimos de manera muy familiar con la gente de Los Santos de Maimona. Les vamos a visitar a sus casas, nos hacemos presentes en los acontecimientos especiales..."
En cuanto a metas futuras, la hermana Teresa señala que "hay sitios dentro del pueblo que están más marginados, jóvenes que no están cercanos a la Iglesia. Hay que ir a ellos y acercarlos; lo mismo cabe decir de una zona de población gitana. Son llamadas que nos indican por donde puede ir nuestra acción futura".

Rosa Iglesias, del Hogar de Nazaret, 50 años trabajando en el barrio pacense de San Roque

Este domingo, día 15, está prevista la misa de acción de gracias en la parroquia de San Roque con motivo de cumplirse los cincuenta años de dedicación activa a este barrio pacense de Rosita Iglesias, perteneciente a la Institución Hogar de Nazaret.
Rosa nació hace setenta años en el pueblo cacereño de Villamesías pero llegó a Badajoz, concretamente al barrio de San Roque, con 20 de edad y aquí estudió la carrera de magisterio y entró en contacto con la Institución Hogar de Nazaret en los años 50.
Aunque también ha realizado trabajos sociales en otros puntos de la provincia donde tiene casa su Institución, es en el barrio pacense donde ha desarrollado toda su labor apostólica y social, siempre al servicio del hermano más necesitado. Ha ejercido de maestra en el colegio público que lleva el nombre de su padre, Enrique Iglesias, donde se jubiló en el año 1992. También ha dado clase y ha impartido catequesis en el Mediopensionado del Niño Jesús. Actualmente reside en el Hogar de Nazaret desde donde atiende a todas las necesidades de las dos parroquias del barrio: la Santísima Trinidad, regida por los padres Jesuitas, y la de San Roque.
Toda una vida de entrega al prójimo que hoy recibe su justo reconocimiento.

Ofertas de actividades para el verano

Jóvenes y mayores están invitados al Campamento Misionero, a una convivencia en Trujillo y al encuentro ecuménico en Taizé

Se acerca el verano y ya están aquí las ofertas de campamentos, convivencias y encuentros para aprovecharlo.
El Campamento Misionero Interdiocesano que realizan cada año las delegaciones de misiones de las diócesis extremeñas tendrá lugar en Bohoyo (Ávila) el mes de julio en dos turnos: del 14 al 22 y del 22 al 30.
Son nueve días conviviendo con misioneros de distintos países. La presencia misionera le da a este campamento su carácter específico. Hace impacto y marca fuertemente. Nuestras comunidades cristianas necesitan personas, a ser posible jóvenes, que vivan una experiencia fuerte de universalidad, para que no se cierren en sí mismas. La juventud puede alargarse hasta la madurez. No se señala edad para participar, ni por arriba ni por abajo. Hay maduros que son adolescentes y hay chavalucos muy serios. La experiencia, hasta ahora, ha sido muy positiva. La mezcla de jóvenes, mayores, parejas, matrimonios, religiosas, religiosas, sacerdotes, misioneros y misioneras hace un buen gazpacho para el verano. Los colegios, las parroquias y, por supuesto, las Delegaciones de Misiones, podrían ofrecer ayudas a las personas más interesas que no puedan hacer frente a la cuota fijada, que es de 13.000 pesetas.

Convivencia en Trujillo

Por otra parte, Ocasha, Cristianos con el Sur, celebrará en Trujillo (Cáceres), del 25 al 29 de julio, una convivencia misionera para laicos cristianos abiertos a la cooperación con el Sur.
Este encuentro va dirigido a jóvenes mayores de 18 años (hombres, mujeres, matrimonios) que estén interesados en conocer la problemática del Tercer Mundo y busquen un compromiso solidario de cooperación. La convivencia tendrá lugar en Las Alberguerías, cerca de Trujillo. El coste de la estancia y manutención será de unas 7.500 pesetas, aunque podría haber ayudas para quienes tengan dificultad económica. Los interesados deben dirigirse a la delegación de Misiones bien a Ocasha, teléfono de Madrid: 91-4454022.

Encuentro ecuménico en Taizé

El Secretariado Diocesano de Ecumenismo invita a jóvenes desde 18 a 30 años a asistir al Encuentro ecuménico Taizé"97, que tendrá lugar en esta localidad francesa del 2 al 11 de agosto. También podrán asistir adultos mayores de 30 años, entre los que podrá haber familias; pero para estos habrá un programa especial. El precio para los jóvenes es de 20.500 pesetas. Para los mayores es de 28.500 pesetas.
Se saldrá de Badajoz, en autobús, el día 2 de agosto. Habrá paradas en Madrid, Zaragoza, Gerona y Lyon. El regreso será el día 10 de agosto.
Animadores de grupos juveniles, catequistas, responsables de Pastoral Juvenil, jóvenes con experiencia de grupo, sacerdotes y familias están invitados a viajar a Taizé, donde podrán reflexionar sobre su vida, encontrar un nuevo impulso, descubrir las fuentes de la fe, convivir con personas de otros países, rezar con la comunidad de Taizé y compartir sus interrogantes, certezas y esperanzas.

La Adoración Nocturna celebró en Badajoz la beatificación de El Pelé

Hubo una Vigilia de acción de gracias en la iglesia de la Concepción

En la noche del sábado 7 de junio tenía lugar en la parroquia pacense de la Concepción, organizada por el Consejo Superior diocesano de la Adoración Nocturna, una Vigilia extraordinaria de acción de gracias por la beatificación del gitano Ceferino Jiménez Malla, miembro de esta asociación de la Iglesia, recientemente elevado a los altares por el papa Juan Pablo II.
Los actos se iniciaron en la ermita de la Virgen de la Soledad, patrona de Badajoz de donde partió una procesión de banderas hasta la parroquia de la Concepción. Allí tuvo lugar la Santa Misa presidida por el vicario episcopal de culto, don Antonio Muñoz Aldana, y,a a continuación la exposición y adoración del Santísimo Sacramento, ante cuyo altar custodiaban y rendían honor ocho banderas, entre las que s encontraban las secciones de Villafranca de los Barros y Santa Marta, turnos de Badajoz, de ambas ramas, juvenil y de la sección de Badajoz.
Don Antonio Silva hizo la presentación de su hermano de raza gitana Ceferino Giménez Malla y leyó unas cuartillas biográficas llenas de los testimonios de caridad cristiana que enriquecieron la personalidad del nuevo beato, terminó con una oración de súplica al Señor para que todos sepamos ser hermanos.
Los actos finalizaron con el canto de una Salve a la Virgen.

Una veintena de soldados hacen una "acampada" espiritual en Gévora

Una veintena de soldados, algunos de ellos próximos a marchar a Bosnia, han participado XVI Acampada de Tropa que ha tenido lugar en la Casa de espiritualidad de Gévora del día 9 al 11 de junio, predicada por los capellanes castrenses entre ellos, dos de la diócesis de Mérida-Badajoz don José Fernández y don Antonio Jesús Marín, acompañados de algunos militares cristianos seglares.
Se trata de unos días de reflexión cristiana para soldados que están integradas dentro de las actividades pastorales que realiza el Arzobispado Castrense - capellanes y seglares- en las distintas unidades militares y se celebran por todo el territorio nacional. En ellas participan soldados de las Fuerzas Armadas, que así tienen, durante la mili, una oportunidad para descubrir el Cristianismo o seguir conectados a su vida cristiana anterior sin que lo interrumpa el tiempo que pasan en el servicio militar.
Durante estos días, lo soldados han reciben charlas o catequesis sobre la Historia de la Salvación, Jesucristo, los sacramentos, además de otras más referidas a los valores humanos y cristianos en el ámbito de la familia, el trabajo, etc.
Después en sus destinos, estos soldados continúan participando en distintas actividades formativas cristianas y se procura conectarlos con diversas asociaciones, movimientos y parroquias en los que desarrollar su participación efectiva en la vida de la Iglesia, cuando se incorporan de nuevo a la vida civil.

Se ha clausurado en Zafra un Seminario de Sagrada Escritura

Durante todos los miércoles, desde el 9 de abril al 27 se mayo, la Sección de Zafra de la Escuela de Formación Teológico-Pastoral ha organizado un Seminario, como ya viene siendo habitual en el segundo cuatrimestre, que ha estado centrado en la figura de Jesucristo en el Evangelio de San marcos. Se ha desarrollado en el Centro Parroquial "Nemesio Gallardo" de la parroquia de la Candelaria. han estado matriculados 43 alumnos, muchos de esta Sección y también de la Escuela de Formación de Agentes de Pastoral, de Zafra, Feria, Fuentes del Maestre, Medina de las Torres, Los Santos de Maimona, la Morera y Llerena.
El Seminario ha estado dirigido con gran acierto por don Francisco Gordón, profesor de Sagrada Escritura del Centro Superior de Estudios Teológicos. El interés y la exposición del tema ha llevado a todos los participantes a profundizar en el conocimiento de la figura de Jesucristo.

El Arzobispo visita a la Presidenta de la Asamblea

El Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero realizó el pasado miércoles, día 11, una visita oficial a la Presidenta de la Asamblea de Extremadura, doña Teresa Rejas, en la sede de esta institución representativa de la soberanía popular extremeña.
Esta audiencia se concertó con motivo de que la Presidenta de la Asamblea no pudo asistir, por enfermedad, al acto inaugural de la casa del Arzobispado en Mérida y se inscribe dentro de los contactos habituales de colaboración que la Iglesia mantiene con todas las instituciones de la Administración en la Región, ya que todas ellas tienen como destinatarios el bien de los ciudadanos.
En la rueda de prensa, posterior a la entrevista, don Antonio Montero destacó que "hay asuntos suprapolíticos que interesan a ambas instituciones". Señaló también que el servicio de la Iglesia no es sólo estrictamente espiritual, sino también social, por eso eso necesita mantener contactos de colaboración con otras instituciones.

Mirada a nuestro tiempo

Primeras Comuniones: signos positivos y negativos

Ahora que ya se han celebrado las Primeras Comuniones, conviene que retomemos el tema para hacer un balance que nos ayude a descubrir qué signos positivos se han dado y en qué aspectos negativos hay que seguir insistiendo.
Es verdad que aún hay muchos padres que prefieren la ostentación y convierten un acontecimiento religioso y familiar en un hecho social. Atrapados por la competencia de los centros de hostelería organizan ridículas fiestas a imagen y semejanza de su soberana inconsciencia y de su falta de respeto a la acción de Dios y a la sensibilidad de los niños.
Sin embargo, hay síntomas de que otros muchos padres son cada vez más sensibles a las sugerencias de la Iglesia. Acompañados por la comunidad parroquial van descubriendo el valor sacramental de la experiencia que viven sus hijos y procuran rodearla de un clima adecuado, que no perturbe la relación de Dios con los niños.
Vencida por muchos la desesperanza de que ésta es una batalla perdida frente a la sociedad de consumo, las parroquias son cada vez más activas en el acompañamiento a la familia a lo largo de la preparación catequética y sus efectos se están dejando sentir. Hay síntomas, en iniciativas y hechos concretos, de una vuelta a lo comunitario-parroquial del acontecimiento, de una mayor austeridad en la celebración familiar y de una incorporación de valores, como la solidaridad, a la Primera Comunión.
Amadeo Rodríguez

Página litúrgica

Celebramos XI Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios:

Libro del profeta Ezequiel 17, 22-24

Esto dice el Señor Dios:
Arrancaré una rama del alto cedro y la plantaré.
De sus ramas más altas arrancaré una tierna
y la plantaré en la cima de un monte elevado;
la plantaré en la montaña más alta de Israel,
para que eche brotes y dé frutos y se haga un cedro noble.
Anidarán en él aves de toda pluma,
anidarán al abrigo de sus ramas.
Y todos los árboles silvestres sabrán
que yo soy el Señor,
que humilla los árboles altos
y ensalza los árboles humildes,
que seca los árboles lozanos
y hace florecer los árboles secos.
Yo, el Señor, lo he dicho y lo haré.

Salmo 91, 2-3, 13-14, 15-16

R.Es bueno dar gracias al Señor
Es bueno dar gracias al Señor
Y tañer para tu nombre, oh Altísimo;
proclamar por la mañana tu misericordia
y por la noche tu fidelidad.
El justo crecerá como la palmera,
se alzará como cedro del Líbano;
plantado en la casa del Señor,
crecerá en los atrios de nuestro Dios.

2» Carta de san Pablo a los Corintios 5, 6-10

Hermanos:
Siempre tenemos confianza, aunque sabemos que, mientras vivimos, estamos desterrados lejos del señor. Caminamos sin verlo, guiados por la fe. Y es tal nuestra confianza, que preferimos desterrarnos del cuerpo y vivir junto al Señor. Por lo cual, en destierro o en patria, nos esforzamos en agradarlo. Porque todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Cristo, para recibir premio o castigo por lo que hayamos hecho en esta vida.

Evangelio según san Marcos 4, 26-34

En aquel tiempo, decía Jesús a las turbas:
-El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche, y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz porque ha llegado la siega.
Dijo también:
-¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después, brota, se hace más alta que las demás hortalizas y acha ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas.
Con muchas parábolas parecidas les exponía la Palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

16, lunes: 2Cor 6, 1-10; Mt 5, 38-42.
17, martes: 2Cor 8, 1-9; Mt 5, 43-48.
18, miércoles: 2Cor 9, 6-11; Mt 6, 1-6-16-18.
19 jueves: 2Cor 11, 1-11; Mt 6, 7-15.
20, viernes: 2Cor 11, 18, 21b-30; Mt 6, 19-23.
21, sábado: 2Cor 12, 1-10; Mt 6, 24-34.
22, domingo: Jb 38, 1, 8-11; 2Cor 5, 14-17; Mc 4, 35-40.

Comentario litúrgico

Otro modo de caminar

Como influencia de la cultura moderna, en la vida de la Iglesia y en su acción pastoral, hoy se da culto a la programación y al ritmo con el que hay que llevarla a cabo.
Como somos hijos de nuestro tiempo, nos parece que las cosas no pueden ser de otra manera. Sin embargo, la lectura evangélica, con el sabroso lenguaje de las parábolas, plantea unos correctivos que nos invitan a introducir en nuestra vida cristiana y en nuestras programaciones pastorales otro modo de caminar.
La primera de las parábolas pone un correctivo al ritmo acelerado de nuestra cultura. En las cosas del Reino, desde la evangelización de un pueblo hasta consolidar la buena formación cristiana en el hijo adolescente que preocupa tanto a los padres, hay que distinguir la obra del hombre -echar la semilla en el surco- y los resultados finales que son el producto de la perseverante, pero oculta, acción de la gracia divina.
Si aceptamos este ritmo evangélico llegaremos a vivir en la confianza, en la postura de quien puede dormir tranquilo porque sabe que Alguien está más interesado que nosotros mismos en que la semilla llegue a ser espiga. Este saber esperar pertenece al quehacer del Reino.
La segunda parábola atañe a los medios. Nuestro afán de protagonismo hace mucho hincapié en la importancia de estos y los juzgamos por la consideración que les conceden los criterios del mundo. Jesús descabalga nuestros ídolos pastorales y asegura que la fuerza del Reino prefiere la insignificancia del grano de mostaza. Este saber aceptar nuestra pequeñez es el medio mas eficaz para permitir que actúe la fuerza de Dios.
Antonio Luis Martínez

Santoral

19 de Junio: San Romualdo (952-1027)

Es un hijo del duque Sergio de Ravena: ve batirse a su padre en duelo con un pariente y comprende lo ilimitado de la misericordia divina y de la estupidez humana.
Romualdo ingresa en los Benedictinos y vive durante diez años en el monasterio español de San Miguel de Cuxá. Vuelto a Italia es elegido abad de San Apolinar de Ravena, pero deja el cargo para promover en Roma y Montecasino la vuelta a los orígenes de su orden. Funda la Camáldula como germen de una reforma llena de austeridad, de simplicidad de vida, ayuno, oración y estudio.
Venerado por todos, desde los emperadores Otón III y Enrique II hasta el pueblo más sencillo, Romualdo es un campeón de la pobreza y de la alegría: ni la comida, ni el vestido, ni el sueño, ni nada de nada que tenga relación con él mismo, le preocupan ni ocupan. Tan sólo, el celo por la gloria del Señor. Romualdo "murió" el día en que vio a su padre dispuesto a matar o morir.
Desde entonces anticipó el cielo en la tierra, no como una evasión piadosa para esconder su miedo, sino con la valentía total de vivir el amor radical para contraponerlo al odio, la violencia y el rencor que nacen de la soberbia del gran Duque Sergio: este morirá como monje del convento de san Severo de Ravena y el hijo del duque adquirirá esa nobleza que no viene de la sangre por ""descender" de alguien, sino que nace del amor por "ascender" en vida evangélica: la única nobleza reconocida en la corte celestial.
Manuel Amezcua

Santos de la semana

16, lunes: Querico y Julita, Bassa, Aureliano, Lutgarda.
17, martes: Blas y Diógenes, Nicandro y Marciano.
18, miércoles: Marcos y Marcelino, Leoncio, Ciriaco y Paula.
19, jueves: Romualdo, Gervasio y Protasio, Gaudencio, Juliana.
20, viernes: Ursicino, Florentina, Adalberto, Margarita Ebner.
21, sábado: Luis Gonzaga, Eusebio, Engelmond, Ramón.
22, domingo: Paulino de Nola, Juan Fisher, Tomás Moro, Consorcia.

Contraportada

Un sociólogo explica la gran expansión de la Iglesia primitiva

La rápida expansión del cristianismo en los tres primeros siglos ha sido siempre motivo de admiración y objeto de interpretaciones diversas. Una explicación innovadora es la que ha ofrecido Rodney Stark, profesor de sociología y religión comparada en la Universidad de Washington, en su reciente obra The Rise of Christianity (University Press. Princeton) Este libro pone en tela de juicio muchas de las ideas comúnmente admitidas sobre el cristianismo primitivo, tanto por cristianos ortodoxos como por escépticos recalcitrantes, y sugiere vías de actuación ahora que los cristianos vuelven a encontrarse en minoría.
Contra la opinión habitual, Stark sostiene que el cristianismo no fue sólo un movimiento propio de desheredados, un refugio para esclavos y para las masas depauperadas de Roma, sino que se encontraba también establecido en las clases medias y altas. Esta afirmación en modo alguno va en detrimento de la "opción preferencial por los pobres", que siempre ha distinguido a la Iglesia y que procede directamente de Cristo mismo. Esa tesis significa simplemente que el cristianismo se difundió mucho más de prisa en las ciudades populosas, mientras que los pobres, en su mayor parte, habitaban en el campo.

Con los judíos de la Diáspora

Una de las conclusiones más llamativas de la investigación realizada por Stark es que, contra lo que suele afirmarse, la evangelización de los judíos por parte de los primeros cristianos fue, en gran medida, un éxito y se prolongó sin pausa hasta el año 300. Según Stark, los cuatro o cinco millones de judíos de la diáspora se habían "adaptado a la vida fuera de Israel de tal forma, que el judaísmo de Jerusalén les resultaba lejano: de ahí la necesidad, ya en el siglo III a.C., de una traducción de la Torah al griego, destinada a los judíos que residían fuera de Israel" (la versión de los Setenta). Para los judíos que vivían en el mundo helénico, "el cristianismo suponía poder conservar gran parte del contenido religioso de ambas culturas y resolver las contradicciones entre ellas".
Pero Stark no se detiene aquí.. Aduce que hacia el año 250, cuando había aproximadamente un millón de cristianos (de acuerdo con su estimación de la tasa de crecimiento, que sitúa en el 40% anual), la gran mayoría debía de ser judía, de modo que quizá hasta uno de cada cinco judíos de la Diáspora eran conversos al cristianismo. Uno de los problemas más difíciles al que tuvo que hacer frente el episcopado católico, ya bien entrado el siglo V, pudo ser el de persuadir a los judíos recién convertidos a dejar de frecuentar la sinagoga y a abandonar las costumbres judías.

Para la nueva evangelización

Así pues, ¿por qué se expandió tanto el cristianismo? Según Stark, "porque los cristianos constituían una comunidad muy unida, capaz de generar la "invencible obstinación" que tanto indignaba a Plinio el Joven pero que daba inmensas recompensas espirituales. Y el principal medio de esta expansión fue el empeño, unánime y ardiente, de los cada vez más numerosos creyentes cristianos, que invitaban a sus amigos, parientes y vecinos a compartir la "buena nueva"". En el núcleo de esta disposición a compartir la fe estaba la doctrina, lo que había de creerse. "Las enseñanzas centrales del cristianismo promovieron y sostuvieron una organización y unas relaciones sociales eficaces, atractivas y liberadoras".
Esa doctrina central, radicalmente nueva para un mundo pagano que gemía bajo un cúmulo de miserias y estaba saturado de una crueldad caprichosa, era, por supuesto, que "como Dios ama a la humanidad, los cristianos no pueden agradar a Dios si no se aman unos a otros".
Este libro muestra que, a la larga, el cristianismo sobrevivió y continúa prosperando gracias a la influencia personal de quienes viven de acuerdo con sus principios, gente corriente que aspira a la santidad según el modelo de Cristo. Esta conclusión ratifica el núcleo del mensaje del Concilio Vaticano II, tan a menudo recordado por el Papa actual: la llamada a la santidad personal, que por fuerza lleva a la evangelización a través del testimonio personal y la vida familiar.

Gran éxito entre las mujeres

En un capítulo que es de especial importancia en los debates actuales sobre el papel de la mujer en la sociedad y en la Iglesia, Stark muestra, con pruebas impresionantes, que "el cristianismo resultaba extraordinariamente atractivo para las mujeres paganas, porque en la subcultura cristiana la mujer disfrutaba de un estatus muy superior al que le otorgaba el mundo grecorromano en general". Stark muestra que el cristianismo reconoció la misma dignidad a la mujer y al hombre, como hijos de Dios con el mismo destino sobrenatural. Además, la moral cristiana, al rechazar la poligamia, el divorcio, el aborto, el infanticidio, etc., contribuyó al bienestar de las mujeres cambiando su situación de siervas impotentes al servicio de los hombres, por el de personas con dignidad y derechos tanto en la Iglesia como en la sociedad civil.
De aquí saca Stark cuatro conclusiones. Primera, que en las comunidades cristianas se produjo rápidamente un importante excedente de población femenina, a consecuencia de la prohibición cristiana del infanticidio -que normalmente se aplicaba a las niñas- y del aborto -que a menudo ocasionaba la muerte de la madre-, así como por la alta tasa de conversiones al cristianismo entre las mujeres. Segunda, que las mujeres gozaban de una posición muy superior en las comunidades cristianas. Tercera, que el excedente de mujeres cristianas dio lugar a gran número de matrimonios mixtos, que a su vez provocaron la conversión de muchos maridos paganos, fenómeno que continúa dándose hoy día. Finalmente, como las mujeres cristianas tenían más hijos, esta mayor fecundidad contribuyó a la expansión del cristianismo.
C. John McCloskey
(Aceprensa)

Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org