Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 207 - Año V - 4 de mayo de 1997
Director: José María Gil


Portada

El Día del Enfermo, dedicado este año a los ancianos

Para los obispos españoles "el anciano necesita sobre todo cariño"

El Día del Enfermo que celebra la Iglesia en España en este domingo, lo dirige de una manera especial en esta ocasión al mundo de los ancianos, al anciano enfermo. Con este motivo los obispos de la Comisión episcopal de Pastoral han elaborado un mensaje en el que piden a la entera sociedad una mayor valoración de la ancianidad y mejores cuidados, sobre todo cariño, para quienes han dado todo en favor de los demás: los ancianos.
Esto es tanto más necesario decirlo cuanto "la cultura actual no favorece una justa valoración del anciano y menos aún cuando está enfermo. Él es memoria de la precariedad y de la provisionalidad de la existencia, símbolo del pasado que ya no cuenta". En este sentido es conveniente crear una cultura que valore y agradezca "la aportación de los ancianos a la construcción de la sociedad, sus esfuerzos y sufrimientos, y evitar cuanto pueda contribuir a que se sientan "inútiles" y condenados a la "dura soledad"É Mucho hacen las familias cristianas e instituciones de la Iglesia, sobre todo religiosas, en este sentido, pero a la vez es todo un reto en el presente y en el futuro, que dará la medida de nuestra grandeza humana y cristiana.

Editorial

Las Escuelas-taller para jóvenes

Encanta toparse con un tema cuyos perfiles, en lo personal y en lo social, presentan claros signos positivos y nos invitan a elogiarlos sin reservas. Tal es el caso de las Escuelas-Taller, promovidas por el INEM y establecidas progresivamente en nuestros pueblos y ciudades a partir del año 95. Aunque han tenido sus altos y sus bajos, al compás de las disponibilidades o de las penurias presupuestarias, y de los equipos de gestión de los ayuntamientos, el saldo es notoriamente favorable y la aceptación en todas partes es unánime.
Nuestra simpatía por ellas y nuestro estímulo para su continuidad y su incremento, nace de sus tres componentes positivos:
a)Su valor educativo, en la preparación teórico-práctica de jóvenes del lugar, lo mismo para delicadas labores de artesanía, que en oficios más comunes u otros quehaceres manuales.
b) La ocupación digna de ese tiempo juvenil y la remuneración modesta de los trabajos, reduciendo las cotas del paro y aliviando los presupuestos familiares.
c) La apertura de cauces para un empleo posterior de estos chicos y chicas, que concurrirán mejor equipados a las ofertas del mercado laboral.
Eso en lo social. Porque el otro pilar de esta experiencia, la restauración y recuperación de edificios históricos o monumentos del lugar, supone otro sumando muy valioso para el salvamento y la puesta en valor del patrimonio histórico artístico de cada población. Como los judíos en la construcción del templo, como los artesanos del medioevo en la edificación de catedrales -valgan estos precedentes tan insignes- los jóvenes implicados en estos programas disfrutan y sueñan con su aportación a esta mejora de los tesoros más suyos. Toda la población experimenta, no pocas veces, el mismo orgullo.
Adelante, sin reservas. Nuestra Iglesia diocesana se goza también de la recuperación para el culto y el disfrute cultural de los antiguos templos, conventos y ermitas. Contemplamos también con esperanza la posible expansión de estas escuelas al patrimonio ambiental o a la promoción rural.

Carta del Arzobispo

Manual del televidente

Me explico. No vayan a entender lo que sigue como unas "Instrucciones para el usuario" de las que acompañan hoy los artilugios electrónicos que todos utilizamos, aunque, a decir verdad, no todos lo hacemos con la destreza debida o, simplemente, no lo sabemos hacer. A un servidor de ustedes se le acaba la cuerda y la inteligencia más allá del manejo del despertador o del mando a distancia. El resto son misterios insondables para mi mente, porque no entiendo apenas el "espanglish" de las instrucciones; y luego para mis dedos, porque acostumbro a moverlos en la botonadura del invento con una torpeza insigne.
Así es que lo del Manual se refiere lógicamente a otra cosa: a discernir los contenidos de la programación, y averiguar lo que veo y oigo, como suelo hacerlo con lo que como y bebo. Ahora, lo primero ante un producto alimenticio cuidadamente envasado, es averiguar, en la letra pequeña de su envoltura, la fecha de su caducidad. Y si se trata de medicinas, la cosa es más compleja. Somos muchos los que suplimos nuestra ignorancia supina sobre materias médico-farmacéuticas, leyendo escrupulosamente el papelito interior que acompaña a las cápsulas, los comprimidos o las inyecciones. Se analizan con esmero sus incompatibilidades para los diabéticos, los asmáticos y los alérgicos. Luego anotas también la dosis a tomar y los peligros de adición.
No ocurre así, que yo sepa, las más de las veces, con el menú del televisor. Lo encendemos a la buena de Dios, jugamos acaso unos momentos al zapping y ¡a tragarse lo que caiga! Peor, si se le ordena al telemando que busque enseguida un programa indigno, de violencia feroz, de sexualidad grosera, de estupideces acumuladas, de vacío infinito. -¡Es que eso es lo que más abunda! Pero, ¿es así porque los millones de memos que jaleamos el esperpento lo hacemos posible entre todos? ¿O somos así nosotros, como resultado de esa dieta?

Lo ponen, porque lo vemos

¿Nos ponen lo que merecemos? Abundan, por millones, las personas iletradas, sin defensas intelectuales ni morales para criticar la degradación cultural, la contaminación deshumanizante, de los subproductos que se emiten. Más me inquieta, ¿cómo no? que los niños y también los jóvenes se nutran de esa bazofia. Resuenan, eso sí, las quejas lastimeras de siempre: ¿A dónde vamos a llegar?¿Has visto qué barbaridades? Conocí en los años cincuenta -ya ha llovido- a un obseso por los excesos de impudor de las playas, que las recorría morosamente con la cámara fotográfica al hombro, para registrar los excesos de desnudismo y poder lamentarse de ellos. ¿Cómo va tu pornoteca?, le preguntábamos con sorna.
Se ha escrito mucho sobre las responsabilidades éticas de los empresarios, guionistas, directores y actores del cine, así como también de los productores políticos, económicos y profesionales de los programas de televisión. Y ¿quién las va a negar? Ni el Gobierno, ni las grandes industrias de la producción televisiva pueden escudarse en los fueros ilimitados de la libertad de expresión, enzarzados en una loca carrera por conquistar las audiencias y, con ellas, los anuncios y los millones. Se ventila en todo esto el porvenir cultural y moral de nuestra sociedad. ¿Por qué entonces no van a admitirse aquí los controles de calidad, las reglas de la competencia, la ecología espiritual de nuestro pueblo? La Unión Europea emitió una directiva en 1994 para impedir la pornografía en los horarios televisivos destinados a menores y una Comisión del Senado español propuso el año pasado que se cree una Comisión, independiente del Gobierno, para conjurar esa plaga. Tiene que encontrarse, y pronto, una salida democrática a tanto disparate.

Espectadores que reaccionan

Pero, repito, la pelota se traslada también, y con fuertes cargos para la conciencia, al campo de los espectadores. En muchos ámbitos de la vida social juegan hoy un papel determinante las asociaciones de consumidores. Su papel, muy eficaz en ocasiones, es el de atajar los abusos de un comercio sin escrúpulos. Veo con enorme simpatía a las organizaciones, hoy minoritarias, de televidentes, que reclaman calidad en los programas y boicotean los productos indignos; mas, como a la vista está, con escasos resultados.
O mucho me equivoco, o me temo que, en las presentes circunstancias, esas asociaciones no van a ver engrosadas sus filas con los millones de televidentes que sacian ahora sus estómagos con las ordinarieces y bajezas a las que nos estamos refiriendo. ¿Porqué? Pues, porque, si no entusiasmados en todos los casos, sí que bastantes de ellos y de ellas, chicos y grandes, consumen todo eso sin mayores escrúpulos, embotando su conciencia y su cultura. ¿Se lo impedimos por la fuerza, aunque sea la fuerza de la Ley?Eso no sería ni ético ni democrático. Búsquense, por caminos legales, unos controles de calidad, unos mínimos de respeto a los carentes de defensas.
Ahora bien; la solución de raíz, la más digna de unas personas libres y de una sociedad adulta es la educación de los usuarios. Ayudarle a cada individuo en su desarrollo personal para que pueda actuar, en esto y en todo, como un ciudadano consciente y libre, a quien no se le puede domesticar halagando sus instintos y comiéndole el coco con cebos y engañifas para su masificación. Con capacidad crítica para hacer el consumo adecuado, en calidad y en cantidad, de los productos audiovisuales del gran supermercado de la comunicación moderna.
Muy pronto ya las televisiones digitales, con sus canales temáticos, multiplicarán por cien, al parecer, las ofertas televisivas que ahora nos desconciertan. ¿Cómo conducirse por esa Babel? Quienes no quieran ser pasto de manipulaciones económicas, ideológicas, políticas o religiosas (las sectas), que se tienten la ropa y aprenda a distinguir la plata de la lata, las setas sanas de los hongos venenosos. Muchos adictos del televisor, ya lo he dicho, ni lo intentarán. Pero, no dudo de que serán bastantes también los que asuman de buen grado unos criterios razonables, una Guía del televidente, distinta del mando a distancia.

El menú audiovisual

Con todo, la labor más sólida y de más futuro, es, como he dicho, la lenta, progresiva, personalizada, educación de los usuarios de los medios de comunicación social, que ahora, y mucho más a partir de ahora, lo somos todos los ciudadanos. ¿Tienen conciencia de esto la familia, la Escuela, la Iglesia? En los hogares, en las aulas, en las catequesis, en los movimientos y asociaciones apostólicas, han de formarse los hombres y las mujeres del siglo XXI, que sepan escoger, para sí y para sus hijos, el menú audiovisual de cada día, como un componente más de su calidad de vida. Humana y cristiana se entiende.
+Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Centrales

"El anciano necesita sobre todo cariño"

Mensaje espiscopal para el Día del enfermo«97

Con motivo de celebrarse hoy en España el Día del Enfermo, dedicado en esta edición al anciano, los obispos de la Comisión episcopal de Pastoral han elaborado un mensaje, del que ofrecemos su resumen en esta página.
Los prelados analizan primero la situación de los ancianos en la sociedad de hoy, deteniéndose particularmente en aquellos que sufren a su vez la enfermedad. "Es evidente, dicen los obispos, que la sociedad está envejeciendo de forma llamativa. La prolongación de la esperanza media de vida no siempre va acompañada de una adecuada calidad de vida. Con el paso de los años, el anciano se hace más vulnerable".
"Por su parte, siguen diciendo los obispos, la cultura actual no favorece una justa valoración del anciano y menos aún cuando está enfermo. Él es memoria de la precariedad y de la provisionalidad de la existencia, símbolo del pasado que ya no cuenta".

Un justo reconocimiento

Los prelados españoles, a la vez que reconocen lo que la sociedad en general, y en particular las instituciones de la Iglesia y las familias hacen por los ancianos, señalan que el Día del Enfermo de este año es una buena ocasión para "reconocer ante todo la dignidad sagrada del anciano enfermo y de su vida". Al mismo tiempo señalan una serie de actuaciones que son necesarias para tratar adecuadamente a los ancianos enfermos, empezando por acercarse a ellos "a fin de conocer su realidad, sus vivencias y sus necesidades".
"Podemos también contribuir a crear una cultura y un ambiente más favorables al anciano y al anciano enfermo".
También señala el documento la necesidad de "apreciar y agradecer la aportación de los ancianos a la construcción de la sociedad, sus esfuerzos y sufrimientos, y evitar cuanto pueda contribuir a que se sientan "inútiles" y condenados a la "dura soledad"É Las mismas instituciones de la Iglesia han de procurar, incluso cuando los recursos materiales sean escasos, ser modelos de atención integral, promover la participación activa del anciano en la vida de la institución, y proporcionarle calor humano y clima familiar. "
No se olvidan los obispos, antes al contrario, de animar a la atención de una manera especial del aspecto religioso de los ancianos enfermos: "Si son creyentes cristianos, tenemos que favorecer su participación en la vida litúrgica y sacramental de la comunidad e integrarles, en cuanto sea posible, en la vida activa, apostólica de la parroquia. Podemos y debemos también ofrecerles la posibilidad de seguir formándose en la fe, ayudarles a vivir su situación de enfermedad con espíritu cristiano y con esperanza y acompañarles humana y pastoralmente en sus últimos momentos. "

Visitadores de enfermos

Las familias de los ancianos enfermos han de ser apoyadas de una manera adecuada por la Iglesia para que atiendan a sus mayores enfermos.
Finalmente, entre las acciones que también destacan los obispos en su mensaje cabe señalar la de los voluntarios: "hemos de promover y formar adecuadamente el voluntariado de visitadores y agentes de pastoral a domicilio y en instituciones, al mismo tiempo, hacer todo lo posible para que en las parroquias se dé vida a una pastoral específica para ellos".
En esta última acción de la organización y formación de grupos de visitadores de enfermos está empeñada de una manera especial el Secretariado de Pastoral de la Salud que dirige desde hace unos meses Sor Isabel María Rodríguez Verdejo, de la Congregación de las Hijas de la Caridad, que trabaja en el Hospital Psiquiátrico de Mérida.
JM Gil

Consejos al visitar a un enfermo


He aquí unas sugerencias que pueden ayudar a quienes visitan a los enfermos, escritas por dos capellanes de la Clínica Universitaria de Navarra, Miguel A. Monge y José Luis León. Ellos nos advierten que nuestra presencia puede dar alivio y consuelo, pero también puede molestar y añadir nuevo sufrimiento:
1. Al entrar en la habitación hay que mirar a la cara al enfermo. En un segundo entenderemos si molestamos o si nuestra presencia es grata.
2. En los casos de enfermos graves convienen hablar poco, en tono suave y trasmitiendo calma, serenidad, esperanza.
3. A los que han pasado por el quirófano, visítales dos o tres días después de la operación, a no ser que seas de mucha confianza.
4. Que la visita sea corta; se han de evitar las tertulias en la habitación del enfermo para no cansarle o fatigarle. Puede tener necesidades perentorias que no se atreva a pedir.
5. Mejor optar por el silencio escuchando sus penas, sus rebeldías y sus cansancios; comprende sus reacciones y no te escandalices de ellas; responde con una sonrisa sincera y una actitud bondadosa. Intenta sintonizar con sus sentimientos.
6. El calor humano, ponerse a su disposición para pequeños servicios, no dar sensación de prisa, no mirar al reloj, no referir nuestras obligaciones, un pequeño obsequioÉ son detalles que le pueden ayudar a abrirse.
7. El enfermo necesita alivio, no le satures con lamentaciones, penas, preocupaciones, problemas, desgracias o cosas negativas. Es él quien se tiene que descargar. Está prohibido hablar de enfermedades y de otros enfermos.
8. Distráele de sus preocupaciones y si te es posible, hazle reír y olvidarse de su dolor cuantas veces puedas.
9. No llores ante el enfermo, no necesita compasión, necesita tu comprensión y que le contagies confianza y esperanza. Infúndele ánimo y ganas de luchar.
10. Evita palabras vacías, frases hechas, sermones, broncas o consejos pesados.
11. Como los contemporáneos de Jesús, lleva al enfermo junto Jesús, ponlo a sus pies. Que escuche a Jesús.
12 Reza por el enfermo y, si lo desea, reza con él. Ayúdale a recorrer su camino hacia Dios y respeta su ritmo. Dios es el más interesado en que alcance la santidad.

Casi un millar de jóvenes se dieron cita en La Haba para asistir a la Jornada diocesana de la Juventud

Casi un millar de jóvenes procedentes de todas las zonas de la diócesis y acompañados de sacerdotes, religiosas y animadores juveniles, se dieron cita el día 19 de abril en la localidad de La Haba y en la ermita de su patrona, Nuestra Señora de la Antigua, situada en un bello paraje de su término municipal, para participar en la XII edición del Día diocesano de la Juventud.
La organización de este encuentro, que supone la coronación del curso pastoral en los distintos grupos juveniles de la diócesis, especialmente parroquiales, ha estado a cargo del Secretariado diocesano de Pastoral de Jóvenes, con la colaboración especial de la parroquia de la mencionada localidad, sobre todo de su párroco, don Manuel Moreno Pajuelo y del grupo cristiano "Misión Joven".

Nuestra vida es Cristo

El lema elegido para dar contenido a la jornada ha este año sido el de "He venido para que tengáis vida", tomado del capítulo 10 del Evangelio de san Juan. Con él se pretendía que los jóvenes reflexionaran sobre la Vida con mayúscula que les ofrece Cristo, único salvador del mundo.
Sobre ello reflexionaron los participantes, después de encontrarse en la Plaza Alta del pueblo y tras una marcha hasta la ermita. Las preguntas para concretar aún más la reflexión fueron las siguientes: ¿Qué es Jesús para tu vida?, ¿qué te aporta la vida que Jesús te ofrece?, y ¿cómo compartes esa vida?
Algunos de los componentes de la Comunidad Pueblo de Dios (Brotes de Olivo) de Huelva que intervinieron con sus canciones, también dieron diversos testimonios y orientaron la reflexión de los jóvenes.
Por su parte, el arzobispo de la diócesis, don Antonio Montero que compartió este día con los jóvenes se reunió con los sacerdotes y religiosas encargadas de la pastoral juvenil, animándolos a fortalecer en ella la dimensión espiritual, la experiencia religiosa profunda, la vida contemplativa y sacramental que harán que tome consistencia en los jóvenes una vida cristiana profunda y apostólica, llena de Cristo.

Según el Espíritu de Jesús

Estas mismas ideas, dirigidas ya directamente a los jóvenes las expresó don Antonio en la homilía de la misa que presidió con la que concluyó esta jornada diocesana juvenil.
"Ojalá hayáis sentido cada uno de vosotros que Cristo, en este momento concreto de tu juventud, sale a vuestro encuentro diciendoos que Él quiere daros vida. Él viene a ofrecer la liberación integral de la persona."
Se refería el Arzobispo a la vida espiritual fundamentalmente, a la que nace del Espíritu Santo enviado por Jesús, la de la gracia, la que se inicia en el Bautismo: "anticipar ya en este mundo el Reino de Dios que ya ha llegado, vivir las tres virtudes teologales: la fe, la esperanza y el amor, para darse a los demás como Jesucristo".
JM Gil

Más de medio centenar de niños bielorrusos acogidos por familias de La Serena extremeña

Procedían de la zona afectada por la central nuclear de Chernobil

Ha estado en Extremadura un grupo de 59 niños de la República de Bielorrusia, de la zona que quedó afectada por el escape radiactivo de la central nuclear de Chernobil. La experiencia fue organizada por el párroco de Malpartida de la Serena, don Andrés Román García, y a través de la organización benéfica "Santa Sofía", de Alcorcón (Madrid).
Los niños han estado acogidos por familias de la comarca de la Serena en Castuera , Higuera de la Serena y Malpartida de la Serena, durante un mes.

Aire puro y cariño

Las razones de este proyecto se basan en que estos niños necesitan respirar aire puro y comer muchas frutas y verduras, para adquirir las defensas necesarias en el cuerpo. En sus casas no pueden hacerlo, ya que los productos de huerta, frutales y animales están afectados por la radiación.
Al agravante radiactivo se une la circunstancia de que en Bielorrusia se vive con una inflación del 200%, hay una tasa de paro elevado y escasos recursos económicos. Muchos de los niños viven prácticamente con lo puesto, por lo que se ha pedido colaboración a las diversas entidades de la comarca: Cáritas, ayuntamientos, establecimientos comerciales, organismos autónomos, etc, obteniendo una respuesta muy buena tanto económicamente como en cosas necesarias para los niños: ropas, material escolar, bolsas de viajes, etc.
Durante su estancia en España, los niños han estado acompañados en cada pueblo por un monitor bielorruso, que ha servido de intérprete para los niños y las personas que los han acogido, a la vez que impartían clases durante la mañana en un aula del colegio correspondiente a cada localidad, lo que ha hecho posible un contacto directo con el resto de los niños de cada población.
La experiencia ha sido muy positiva, por lo que se pretende crear una asociación en la Serena, que la organice en años sucesivos.

La Adoración Nocturna celebró en Gévora las XVI Jornadas de Estudio y Oración

La Adoración Nocturna de la archidiócesis de Mérida-Badajoz ha celebrado en la Casa de Oración de Gévora sus XVI Jornadas de Estudio y Oración, organizadas por la rama masculina de este movimiento eclesial. Las ponencias fueron desarrolladas por don José Gago y don Luis Romero quienes expusieron el tema "La Eucaristía ante el Tercer Milenio".
Los adoradores estudiaron los guiones presentados por los ponentes al final de su exposición, celebrándose a continuación una mesa redonda donde se leyeron las conclusiones.
También se sucedieron los turnos de vela ante el Santísimo Sacramento en una solemne Vigilia.

Asamblea regional de la Asociación de Viudas

La Asociación de Viudas celebró en Miajadas (Cáceres) su asamblea regional, en la que las 36 asociaciones locales presentaron sus realizaciones, problemas y proyectos.
En el templo parroquial del Salvador se celebró una Eucaristía, en la que se presentaron las ofrendas y peticiones de las viudas extremeñas. La misa concluyó con el canto del himno de la Patrona de Extremadura.
La asamblea nacional se celebrará en Granada los días 7 y 8 de junio y versará sobre el tema "Las nuevas pobrezas", que afectan muy directamente a las mujeres viudas y a sus hijos.

Gitanos de nuestra diócesis peregrinan a Villaviciosa (Portugal)

Con motivo de la beatificación de Ceferino Giménez, El Pelé, primer cristiano de raza gitana que llega a los altares, y ante la imposibilidad de muchas personas de poder estar presentes en Roma, los portugueses, a través de su Delegación Nacional de Apostolado Gitano, han organizado, el próximo día 11 de mayo, una peregrinación a Villaviciosa, ciudad portuguesa cercana a Badajoz, donde, coincidiendo con el 350 aniversario de la Consagración de Portugal a la Inmaculada, se dará gracias a Nuestra Señora por la beatificación del Pelé. Don Antonio Montero, arzobispo de Mérida-Badajoz, estará también presente en los actos.

Presencia pacense en la Ultreya Nacional de Cursillos de Cristiandad

El pasado mes de abril se ha celebrado en Guadalajara la Ultreya Nacional de Cursillos de Cristiandad. Han asistido 3.500 personas, entre ellas numerosos cursillistas de nuestra diócesis, cincuenta sacerdotes y una representación de religiosas. El tema central de la Ultreya se desarrollo bajo el lema Anuncia a Jesucristo hoy. Han estado presente representantes de diversos secretariados y el Presidente del Secretariado Nacional de España, el extremeño Jose Pacheco. Los actos concluyeron con una Eucaristía.

Se inicia la campaña para que los padres matriculen a sus hijos en Religión

La Comisión Episcopal de Enseñanza ya ha iniciado su campaña anual en la que informa a los padres sobre la importancia de la Enseñanza Religiosa en la Escuela (ERE). Los obispos de la Comisión Episcopal de Enseñanza han emitido una nota para recordárselo a los padres, profesores y alumnos, ahora, en el tiempo en que se formalizan las inscripciones. También se ha distribuido por todas las diócesis españolas un tríptico en el que se explica qué es la ERE, por qué la Religión en la Escuela, qué enseña y cómo lo enseña, además de hacer una llamada de atención urgente a los padres y a los profesores que imparten esta materia.
En primer lugar, la Comisión de Enseñanza explica que la ERE da a conocer a Jesucristo, descubre la raíz de nuestra cultura, abre caminos a la esperanza y promueve el amor a la vida. Además, aclara que la Religión se debe impartir en la Escuela pues ésta tiene como finalidad el pleno desarrollo de la personalidad humana de sus alumnos y alumnas; los padres tienen derecho a que la educación integre la formación religiosa y moral de sus hijos conforme a sus propias convicciones; la ERE es imprescindible para conocer y comprender las múltiples manifestaciones culturales de nuestro pueblo relacionadas con la fe católica y porque el alumno necesita realizar personalmente la síntesis entre la fe y la cultura de su tiempo.
El tríptico recuerda que la Religión Católica presenta a Jesucristo y su mensaje de salvación para que los estudiantes puedan tener una visión cristiana de la persona, de las relaciones sociales, de la historia, del mundo, de la vida y de la muerte. También aporta una formación moral que les capacita para ser persona responsable consigo misma, con los demás y con Dios; a la vez que ayuda a conocer la realidad humana y social y motiva a intervenir de forma creativa, constructiva y solidaria. Y todo esto lo enseña utilizando los métodos de análisis, comprensión y expresión que propone la escuela como acceso al saber, incorporando a la ERE los principios pedagógicos del diseño curricular; en un diálogo abierto, respetuoso y crítico con otros campos del saber, y evaluando los conocimientos, procedimientos y actitudes del alumno.
Matiza la Comisión de Enseñanza que la ERE no es igual a la Catequesis, aunque ambas se complementan y se necesitan para la fe. Por eso, anima a los padres a que pidan la religión al matricular a sus hijos, y que los motiven para que asuman esta decisión con responsabilidad. También exhorta a los profesores para que preparen sus clases y presten especial atención a la calidad de la formación religiosa escolar, desde un planteamiento globalizado e interdisciplinar.

Convivencia de sacerdotes eméritos en la localidad de La Parra

Catorce sacerdotes eméritos de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz, acompañados de algún laico, celebraron una jornada de convivencia en la Parroquia y pueblo de La Parra, invitados por el párroco, don Antonio Becerra.
Por la mañana, celebraron la Eucaristía, presidida por don José García Fernández y a continuación visitaron distintos lugares y monumentos de la localidad. Les acompañó el alcalde, don Bautista Murillo Gutiérrez, quien les hizo entrega de unos recuerdos de La Parra.
Al almuerzo asistieron también los párrocos de Feria y de Salvatierra de los Barros.

Opinión

Las fiestas jóvenes

Confieso que la primera intención al comenzar a escribir este artículo fue generalizar sobre la extendida conducta de los jóvenes a consumir alcohol. Pero hay que reconocer que cualquier generalización es una injusticia, porque incluye a todos aquellos que se resisten a seguir los modelos de comportamiento de la llamada "cultura del botellón". Es verdad que no son muchos, pero afortunadamente hay jóvenes con los que se puede contar para otro estilo de vida, para otras ilusiones y para otros proyectos, como el que les ha pedido el Papa de trabajar por una sociedad con "alma cristiana".
Reconocido esto, no es menos cierto que otro gran sector de la juventud está adoptando hábitos que son más bien degradantes física y moralmente. Es lamentable, por mucho que se quiera calificar de normal, que todas las fiestas y movidas jóvenes -especialmente de universitarios- tengan como ingrediente necesario el consumo excesivo de alcohol y que necesiten "del puntazo etílico" para sentirse bien y divertirse.
Sin que por esto se pueda descalificar a estos jóvenes, que indudablemente tienen valores e ideales, sin embargo estas conductas no inspiran confianza de cara al futuro y contradicen la imagen de coherencia y rebeldía que siempre se espera de ellos; la dan más bien de presa fácil de manipular por su comportamiento masificado y borreguil.
Amadeo Rodríguez

Página litúrgica

Celebramos el VI Domingo de Cuaresma

Palabra de Dios:

Hechos de los Apóstoles 10,25-26,34-35, 44-48

Cuando iba a entrar Pedro, salió Cornelio a su encuentro y se echó a sus pies a modo de homenaje, pero Pedro lo alzó diciendo: Levántate, que soy un hombre como tú.
Pedro tomó la palabra y dijo: Está claro que Dios no hace distinciones; acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea.
Todavía estaba hablando Pedro, cuando cayó el Espíritu Santo sobre todos los que escuchaban sus palabras. Al oírlos hablar en lenguas extrañas y proclamar la grandeza de Dios, los creyentes circuncisos, que habían venido con Pedro, se sorprendieron de que el don del Espíritu Santo se derramara también sobre los gentiles.
Pedro añadió: ¿Se puede negar el agua del bautismo a los que han recibido el Espíritu Santo igual que nosotros?
Y mandó bautizarlos en el nombre de Jesucristo. Le rogaron que se quedara unos días con ellos.

Salmo 97, 1, 2-3ab, 3cd-4

R. El Señor revela a las naciones su salvación. O bien: Aleluya
Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas;
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo.
El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel.

Carta Primera del apóstol san Juan 3, 7-10


Queridos hermanos: Amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.
En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene; en que Dios mandó a su Hijo único, para que vivamos por medio de Él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó y nos envió a su Hijo, como víctima de propiciación por nuestros pecados.

Evangelio según san Juan 15, 9-17

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en el amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud. Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre, os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

5, lunes: Hch 16, 11-15; Jn 15, 26; 16, 4a.
6, martes: Hch 16, 22-34; Jn 16, 5-11.
7, miércoles: Hch 17, 15, 22; 18, 1; Jn 16, 12-15.
8 jueves: Hch 18, 1-8; Jn 16, 16-20.
9, viernes: Hch 18, 9-18; Jn 16, 29-23a.
10, sábado: Hch 18, 23-28; Jn 16, 23b-28.
11, domingo: Hch 11, 1-11; Ef 1, 17-23 (ó 4,1-13); Mc 16, 15-20.

Comentario

En el amor de Cristo

Las lecturas dominicales del Tiempo Pascual son como oasis en el agotador tráfago de nuestra vida. En ellas bebemos las refrescantes aguas de una Palabra, que nos habla de dimensiones insondables para nuestras vidas.
El evangelio remonta el vuelo y nos lleva a una cumbre impensable para los pobres mortales. Primero nos descubre las dimensiones divinas del amor que Cristo nos tiene: "Como el Padre me ha amado, así os he amado". Después nos asoma a un abismo estremecedor para mucho de nosotros: "Permaneced en mi amor".
Hay una lógica aplastante en todo ello. Como dice von Balthasar: "Si Cristo ha compartido todo con nosotros, toda la insondable profundidad del amor de Dios y nos ha elegido para vivir en ella, ¿no es lo más natural que nosotros, nos conformemos con ese todo, fuera del cual no hay más que la nada?".
Pero Cristo no nos quiso asustar. Todo lo contrario, tanto dará de su parte que nos dice: "Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a su plenitud". Y, para cuando nos sintamos sin fuerzas en esta tarea de amor que impone la vocación cristiana, prosigue diciendo: "Soy yo quien os elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto... De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre, os lo dé".
Esta atmósfera de amor, en la que se convierte la vida cristiana según las palabras de Cristo, no es una evasión de falsos misticismos. Exige una prueba muy palpable: "Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado". Sólo está en la verdad quien se abre a estas anchuras, según Cristo: "Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que os mando".
Antonio Luis Martínez

Santoral

8 de mayo: San Pedro de Tarantasia (1102-1174)

Erase que se era un cisterciense, fundador de diversos monasterios. Pedro, es nombrado arzobispo de la diócesis saboyana de Tarantasia: tanto le aman sus diocesanos que, por pura y dura humildad, huye al monasterio suizo de Lucella, pero las súplicas de la feligresía le harán volver a su sede.
¿A qué se debe esta inmensa popularidad? A varias razones fundamentales: le planta cara a los poderosos, con una valentía similar a la de Cristo ante Pilato. Nada menos que el emperador Federico Barbarroja, adornado de aquel títere de antipapa llamado Víctor IV, pudieron dar fe del desparpajo con que Pedro era capaz de cantarle las cuarenta al imperial lucero. Por otra parte, su amor al prójimo le lleva a fundar hospicios y albergues para los más pobres, de los que será siempre anfitrión, lleno de un amor irremediablemente generoso hasta el extremo.
Como hombre de paz, el Papa Alejandro III le nombra Legado Pontificio para mediar, a solicitud de ambos, entre los reyes Enrique II de Inglaterra y Luis VII de Francia. Nuestro buen Pedro morirá en el intento, viajando ya anciano como nuncio de la paz.
Veréis: al final los que despilfarran con los pobres y son mansos, perdonadores y luchadores por la justicia, van a terminar siendo bienaventurados: ayudar a los miserables contra los tiranos es también Evangelio vivo. ¡Qué gŸay!
Manuel Amezcua

Santos de la semana


5, lunes: Joviniano, Eutimino, Máximo, Amador, Martín de Finojosa.
6, martes: Evodio, Mariano, María Catalina Troyana, Domingo Savio.
7, miércoles: Flavia y Domitila, Domiciano, Rosa Verini.
8, jueves: Victor, Acacio, Bonifacio IV, N»S» de la Salud, San Pedro de Tarantasia.
9, viernes: Pacomio, Geroncio, Beato, M» Teresa de Jesús, Casilda.
10, sábado: Juan de Ávila, Dioscórides, Solongia, N»S» de Argeme.
11, domingo: Ascensión del Señor. Francisco de Jerónimo, Mamerto.

Contraportada


Ceferino Jiménez Malla "El Pelé", un gitano en los altares


Hoy, domingo 4 de mayo, será beatificado Ceferino Jiménez, el primer cristiano de raza gitana que llega a los altares y del que ya les hablamos cuando se inició el proceso. Los obispos españoles han emitido un mensaje donde ponen de manifiesto que es esta una ocasión para dirigir nuestra mirada a un pueblo que no siempre fue tratado justamente por la Iglesia y por la sociedad española y pide que toda la comunidad cristiana coopere en la solución de los problemas que todavía afligen la vida de los gitanos.
Con El Pelé será beatificado también el obispo Florentino Asencio Barroso, nacido en un pueblecito de Valladolid llamado Villasexmil; desde muy pequeño quiso ser sacerdote. Ejerció su sacerdocio en Valladolid hasta que el Papa le nombró obispo de Barbastro, donde, cuando tenía 58 años, la noche del 8 al 9 de agosto de 1936, después de una horrible tortura moral y física, fue ejecutado.

Quiso Dios y el nomadismo de sus padres que Ceferino viniera a nacer en la tierra leridana de Benavent de Segriá, hacia el año 1861. Pero la pila bautismal lo esperaba en Fraga, que ya era tierra de Aragón. Lo llamaron Ceferino porque a lo mejor era el día del santo. En seguida, viéndolo tan desnudito y desarrapado, lo llamarían "El Pelé". Y con El Pelé se ha quedado ya para siempre en los anales de la historia. Sería hermoso que el día de su fiesta en el calendario cristiano, fuera para siempre el día de S.Pelé. Sería un santo mucho más gitano que S. Ceferino.
La infancia del Pelé fue una infancia a salto de mata: de la ceca a la meca en el carromato de sus padres: el Tichs y la Jeseía. El Tichs se marchó pronto de casa y al Pelé le tocó, cuando casi era un niño, ponerse a sacar la familia adelante. Se puso en contacto con su tío, un gitano canastero. Y con él se fue a colocar cestillo y cuévanos por las ferias de los pueblos vecinos a Barbastro (Huesca), que era el pueblo en el que vivía el tío y donde la familia del Pelé se estableció.
El Pelé se casa joven, como lo hacían la mayoría de los gitanos, y lo hizo con Teresa Castro Giménes, que era de Lérida, que sabía leer y escribir -cosa que no supo nunca El Pelé- y que era una mujer de mucho carácter y muy cumplidora. Lástima que el Pelé y la Teresa no tuvieran hijos. Porque al Pelé le gustaban lo chiquillos y se entusiasmaba con ellos. Teresa le trajo a casa a la Pepita, que era un gitanilla preciosa, hija de su hermana. Pepita fue a la escuela de las niñas payas y aprendió mucho y hasta tocaba el piano, cosa que al Pelé debía gustarle bastante y que a la Teresa le llenaba de orgullo.

Honrado tratante de ganado

Se metió El Pelé, como muchos gitanos, en el negocio de las caballerías. Fue un tratante de pro, uno de esos profesionales que sabía de bestias lo suyo. El Pelé sembró fama de hombre bueno, leal para con sus clientes, incapaz de engañar a nadie. le daba lo mismo payo que gitano, arre que so. Por eso resultó una ironía imposible que alguien lo acusara de haberle robado unas mulas. Fue en Vendrell y a El Pelé se lo llevaron los Civiles a la cárcel de Valls. Luego, en el juicio que se le siguió, salió absuelto y se dijo de él aquello de que era "un santo, el patrón de los gitanos".
Hombre de gran caridad, daba a los demás lo que tenía y lo que no. Su dinero era el dinero que podía ir a aliviar las necesidades de los demás: la gitana que lo necesitaba para alimentar a su hijo o a los pobres que llegaban a la casa pidiendo una limosna por Dios. El pelé cargó a hombros con el tuberculoso que se moría de hemoptisis en medio de la calle. El Pelé se marchaba por las tardes a la cercanía de la ermita de san Ramón. Llevaba consigo a los chavales que encontraba en el camino o a los que estaban acogidos en el asilo de las monjas. Les enseñaba el catecismo y canciones. Y les daba consejos buenos: que no mataran a los pajarillos, que no pisaran los furacos de las hormigas, que no se pegaran los unos con los otros.

Un "teólogo" analfabeto

Su biógrafo, el sacerdote y periodista Eduardo T. Gil del Muro dice que "les hablaba de Dios y de la Virgen, les enseñaba cantares y padrenuestros. Les decía que tenían que ser buenos. Que no se olvidaran nunca que ellos eran "los huesitos de Dios", que era una teología de san Pablo que debió oír en alguno de los muchos sermones que escuchabaÉ pero la mejor teología la aprendía El Pelé cuando se quedaba a solas con el Señor".
Iba a misa cada día. De madrugada. Comulgaba con frecuencia porque era muy amante del Sacramento. Se metió en la Adoración Nocturna y en los Jueves Eucarísticos. Y tomó el escapulario y el hábito e la Orden Tercera Franciscana, la destinada a los seglares. Y trabajó con generosidad en las Conferencias de San Vicente de Paúl porque quería que su caridad fuera más eficaz que hacerla a solas y por libre. Con los viejetes del Asilo tenía El Pelé muchos detalles de cariño: rezaba con ellos el Rosario, les montaba algún festejo en los días de la Navidad, les llevaba lo que aquellas personas mayores precisaban.

La fidelidad a su rosario

En 1922 se casó en la Iglesia con Teresa, su mujer gitana, a la que perdió algunos años después. El Pelé se fue a vivir a un piso modesto que le pagaba su amigo don Nicolás Otto de Santos. Y en casa de este distinguido catedrático de derecho estaba cuando estalló en Barbastro el volcán de la guerra civil de 1936. Y en Barbastro anduvo a la caza de las noticias que se producían en la calle y que no eran precisamente las mejores. En la calle estaba El Pelé cuando vió que a un joven sacerdote lo estaban deteniendo los milicianos. El Pelé salió en defensa del cura y los milicianos echaron mano al Pelé y le registraron los bolsillos, encontrando en ellos un rosario, el que siempre llevaba encima porque lo rezaba a cada rato. El Pelé no quiso desprenderse de él ni a las buenas ni a las malas, porque la fidelidad a su rosario -como símbolo- era la prueba de su fidelidad a su fe hasta la muerte.
El Pelé, encerrado en la cárcel que se había habilitado en el convento de las Capuchinas de Barbastro, fue sacado de ella en la madrugada del día 2 de agosto de 1936. Le dieron "el paseo", es decir: lo llevaron al cementerio, a las afueras, y allí lo fusilaron. Dicen que El Pelé gritó "!Viva Cristo Rey!" cuando sonaba la descarga. Era el sello de su martirio. Un martirio verdadero, porque El Pelé fue muerto en aras de la fe y no porque al Pelé se le tuviera odio por ser gitano. Y lo mejor de este Pelé mártir es que identificó con él su condición de gitano leal y de cristiano sacrificado hasta las últimas.

Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org