Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: Iglenca@grn.es

Número 254. 17 de mayo de 1998

Director: José María Gil

 

Portada

"El Espíritu en la Iglesia y en el Mundo", segundo mensaje pascual de los obispos extremeños

Como ya lo hicieran el año pasado, con fecha del IV Domingo de Pascua , los prelados de las diócesis extremeñas de Mérida-Badajoz, Coria-Cáceres y Plasencia han dirigido a los fieles de la provincia eclesiástica su segundo mensaje pascual que en 1998, al estar dedicado en toda la Iglesia al Espíritu Santo, han querido centrarlo en Él y su acción en la Iglesia y en el mundo, más en concreto en las mencionadas diócesis, en sus seglares, sacerdotes y vida consagrada, en la Extremadura que se dispone a entrar en el Tercer Milenio.

"Ungidos por el Espíritu, estamos llamados -dicen- a animar la confianza en las propias fuerzas, desarrollar las potencialidades de nuestro pueblo, fomentar la autoestima de nuestra región, animando todos los signos de vida que surgen y a aparecen entre nosotros e intensificando la solidaridad con las otras regiones de España". Los obispos proponen una vivencia más cristiana y eclesial, animada por el Espíritu, y un empeño evangelizador más activo, por parte de todos, que les haga ser en nuestra región "profetas de la esperanza".

Editorial

No sólo del euro vive Europa

Comenzaba el mes de mayo con una cumbre comunitaria en Bruselas, calificada de histórica, y en la que los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea dieron luz verde para la definitiva implantación del euro, como la moneda única de todos los europeos.

Entre los acuerdos alcanzados en la mencionada reunión, en la que también se eligió al presidente del Banco Central Europeo, está la aprobación de la lista de países que han cumplido el plan de convergencia y se van a integrar en la nueva moneda europea el 1 de enero de 1999. Entre ellos está felizmente España.

No cabe duda que es un paso importante en la construcción de la unidad europea que favorecerá aún más el libre intercambio económico y la estabilidad de los mercados, con el consiguiente desarrollo en los países miembros de la Unión.

Pero este asunto no sólo tiene unas connotaciones económicas, dimensión que parece estar ocupando de manera excluyente todo el debate político, fuera y dentro de nuestras fronteras, que por cierto han pasado a ser, gracias a Dios, meras líneas discontinuas en la Europa común, como antes eran las que separaban unas provincias de otras.

La cosa pública, la vida social y política -la europea y la española- ha de tener en cuenta otras dimensiones de la vida de los pueblos. Así lo expresaron los obispos europeos en otra cumbre que se reunió, también en Bruselas, para hablar de las consecuencias de la implantación del euro. Los obispos llegaron a ella con la constatación diaria del malestar de los nuevos marginados, de los desempleados. De hecho, temen que el euro pueda tener un impacto dramático entre los más desfavorecidos. "El único cemento que puede consolidar la futura unión y hacerla funcionar es la solidaridad", dijo entonces Diarmuid Martin, secretario del Consejo Pontificio Justicia y Paz. "El desafío del euro depende de la posibilidad de entablar un diálogo entre el mundo económico y la ética social, un diálogo que ha de reconocer los principios éticos, no como una simple aspiración, sino como los puntos cardinales de la vida económica en Europa". Lo mismo decimos nosotros, ya que no sólo del euro ha de vivir Europa

 

Centrales

Los obispos invitan
a considerar al Espíritu Santo
como alma de la vida cristiana
y de la evangelización en Extremadura

Documento Colectivo de los Obispos extremeños

Como ya lo hicieran el año pasado, con fecha del IV Domingo de Pascua, los prelados de las diócesis extremeñas de Mérida-Badajoz, Coria-Cáceres y Plasencia han dirigido a los fieles de la provincia eclesiástica su segundo Mensaje Pascual que este año, al estar dedicado al Espíritu Santo, han querido centrarlo en Él y su acción en la Iglesia y en el mundo, más en concreto en las mencionadas diócesis, en sus seglares, sacerdotes y vida consagrada, en la Extremadura que se dispone a entrar en el Tercer Milenio.

El mencionado mensaje episcopal consta de tres partes. En la primera de ellas, titulada Señor y dador de vida, don Antonio Montero, don Ciriaco Benavente y don Carlos López tratan de acercar a los fieles al conocimiento de la Tercera persona de la Santísima Trinidad, "al Amor personal como Espíritu del Padre y del Hijo".

De la vida íntima de Dios y de su misterio, al que siempre se acercan los humanos con lenguaje inadecuado y balbuciente, pasan los obispos a describir la acción del Espíritu Santo en la vida de la Iglesia, entendida ésta como comunidad y a la vez misterio de fe. "La Iglesia es mucho más que una institución religiosa, benéfica o cultural. Su realidad total y completa -señalan- no puede alcanzarse por el sólo análisis sociológico ni con meros datos extraídos de la experiencia. Sólo desde la fe puede ser descubierta".

Con estos presupuesto los prelados extremeños contemplan la acción del Espíritu Santo en la Iglesia que se hace realidad concreta y visible en las tres diócesis extremeñas, en sus fieles, hombres y mujeres que, aunque no están exentos de errores y pecados, se dan también entre ellos "innumerables frutos de santidad Santos humildes, escondidos, anónimos. Santos forjados en el dolor, en la oración, en la paciencia, en el servicio, en la generosidad, siempre en el amor. Santos en las parroquias, en los conventos, en las familias".

Señalan también los obispos que actualmente hay iniciados siete procesos de beatificación de extremeños. Anónimos y conocidos, todos los cristianos están llamados a ser hombres y mujeres nuevos en la sociedad en la que viven, en este caso la extremeña.

Para ello se cuenta con la ayuda del Espíritu Santo que se hace presente en su Iglesia a través de dones y carismas. Estos son descritos por los prelados extremeños en la segunda parte de su mensaje, a la que titula nAlma del Cuerpo de la Iglesia. De la que dicen que "es el espacio vital de la vida cristiana y el hogar del creyente; un hogar donde se vive al calor del Espíritu".

"En nuestras diócesis , parroquias y comunidades eclesiales descubrimos -siguen diciendo- una rica variedad de ministerios y de carismas que acogemos con gratitud porque son dones del Espíritu". Entre ellos están las distintas vocaciones o sectores: sacerdotes, diáconos, misioneros, religiosos, religiosas, miembros de institutos seculares y laicos, para cada uno de los cuales los obispos tienen palabras de reconocimiento y, a la vez, les invitan a asumir de manera corresponsable la tarea evangelizadora en nuestra región.

A este empeño misionero de la Iglesia dedican la última parte de su documento con el título E l que habló por los profetas. Los retos están presente y por eso los obispos señalan que "la increencia, con el consiguiente abandono progresivo de las prácticas religiosas, así como el rechazo total o parcial de las enseñanzas morales de la Iglesia, no son situaciones ausentes de nuestro entorno, por el contrario, son referentes obligados para nuestra acción pastoral." También se ha de vencer la apatía que paraliza. A la vez que reconocen estas dificultades, la mirada de los obispos es esperanzada -precisamente esa es la virtud que proponen para estos tiempos- ya que reconocen también numerosos signos del Espíritu en el mundo de hoy, sobre todo en nuestro pueblo: la lucha en favor de la vida, la solidaridad, el voluntariado, la honradez, respeto a la naturaleza, etc.

Laicos activos

Entendemos que los laicos cristianos han de empeñarse en estas aspiraciones concretas:

- Adquirir con esfuerzo y constancia una formación integral como cristianos adultos, tanto en los saberes teológicos y la cultura cristiana, como en la doctrina social de la Iglesia y su proyección sobre las realidades del mundo de hoy.

- Dar razón de la propia fe y en el trato con los demás mediante la palabra, la conducta personal y la actuación en los ambientes y las instituciones temporales.

- Promover una relación fecunda entre la fe cristiana, la ciencia, la cultura y las aspiraciones del mundo de hoy.

- Impulsar y defender la dignidad del ser humano y los derechos humanos. Con especial atención a los emigrantes, marginados y los afectados por todas las pobrezas.

- Apoyar especialmente el respeto a la dignidad de la mujer y su promoción integral en la sociedad y en la Iglesia.

- Defender y proteger la vida humana desde el momento mismo de la concepción hasta el último latido de la existencia terrena.

- Difundir los valores cristianos del matrimonio y de la familia y reclamar de los Poderes Públicos la debida protección a los mismos.

- Tomar parte activa en la acción política, encaminada a promover el bien común integral y a transformar las estructuras de la sociedad para que sean más humanas, más justas y más solidarias.

- Defender la naturaleza que, como creación de Dios, nos ha sido confiada para que, en nombre suyo, la dominemos, la hagamos útil para todos y la entreguemos a las generaciones venideras como patrimonio de la humanidad.

- Hacerse presentes en el mundo de las comunicaciones sociales, tan decisivo para el futuro de la humanidad, como gestores o como profesionales y, en todo caso, como usuarios responsables de los mismos. (Número 26).

 

El Espíritu en la Iglesia y en el mundo

Mensaje pascual de los obispos extremeños

Selección de textos

Os dirigimos con afecto este mensaje pascual, centrado en la acción vivificadora del Espíritu Santo para entrar jubilosos en el tercer Milenio de nuestra redención, necesitamos dejarnos guíar por el Espíritu del Señor

María es la llena de gracia y por ello la morada inefable del Espíritu. Bajo su impulso entona agradecida el cántico del Magnífica proclamando como nadie las maravillas de Dios María es la mujer obediente a la voz del Espíritu que resplandece como modelo para quienes se fían con todo el corazón de las promesas de Dios.

- Nuestro primer paso será acercarnos a tientas, con lenguaje balbuciente y siempre inadecuado a la Tercera Persona de la santísima Trinidad, para intentar conocerla en su vida íntima; es decir, en su relación con el Padre y con el Hijo, porque hablar del Espíritu es entrar en el misterio del uno y del otro Como dice san Agustín, "en la vida íntima de Dios son tres: el Amante, el Amado y el Amor", o san Gregorio Nacianceno: "El Padre es la fuente, el Verbo es el río y el Espíritu es la corriente del río".

El Espíritu y la Iglesia

- La Iglesia es mucho más que una institución religiosa, benéfica o cultural. Su realidad total y completa no puede alcanzarse por el solo análisis sociológico ni con meros datos extraídos de la experiencia. Sólo desde la fe puede ser descubierta, ya que ella misma contiene más de misterio que de realidad humana y visible. Si nos quedamos tan solo en sus aspectos institucionales y estructurales, no haremos más que arañar su epidermis. La Iglesia, en su realidad profunda, ha sido convocada por Dios Padre como pueblo suyo, convertida por Jesucristo en su propio cuerpo y habitada por el Espíritu Santo, que la transforma en su templo Todas la Iglesias particulares presentan un rostro propio, en el que se manifiesta la identidad de la única Iglesia y por medio del cual también se diferencia de otras iglesias particulares..

- Tenemos la aspiración de que nuestra reciente Provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz presente un rostro y semblante auténticamente extremeños. Para ello hemos de esforzamos por llevar la Palabra del Señor al corazón de nuestra propia cultura y proclamar su salvación en el contexto ambiental de nuestros pueblos y ciudades. Queremos que la fuerza de su Espíritu impulse el dinamismo de nuestros hombres y mujeres, de nuestras organizaciones y estructuras, de todo nuestro tejido familiar, social y político..

- Es verdad que entre los miembros de la Iglesia se dan errores y pecados, pero tenemos que confortarnos con sus innumerables frutos de santidad. En todas las iglesias y comunidades cristianas detectamos con gozo los efectos del Espíritu; algunos más conocidos como el dato de que actualmente estan en trámite siete procesos de beatificación de personas que florecieron y fructificaron en nuestra tierra. Pero quién podrá decir el número de santos que iluminan y perfuman nuestras comunidades?. Santos humildes, escondidos, anónimos.

Alma de la Iglesia. Ministerios y carismas

- Alma de la Iglesia naciente, se nos dice en un texto litúrgico referido al Espíritu Santo. Ser cristiano es serlo con otros, como miembros del único Pueblo de Dios. Creer en Jesucristo es aceptar el testimonio de los que lo anuncian y ser incorporados al grupo de los creyentes (Cf. Hch 2,41). De la Iglesia hemos recibido la fe y es en la Iglesia donde Jesucristo viene a nuestro encuentro. Ella es el espacio vital de la vida cristiana y el hogar del creyente; un hogar donde se vive al calor del Espíritu Algunos, sin embargo, experimentan ciertas dificultades para su incorporación gozosa a ella: el subjetivismo imperante, la cultura postmoderna del fragmento, la alergia de nuestra sociedad a todo lo que suene a institución

Nuestra pertenencia y adhesión a la Iglesia hemos de vivirla no en el vacío, sino en un ámbito concreto y de dimensiones humanas. Este espacio está constituido comúnmente por la Iglesia diocesana y, más a nuestro alcance por la parroquia, como presencia cercana, entre las casas de sus hijos e hijas.

- La presencia vivificante del Espíritu en la Iglesia se concreta en expresiones múltiples, entre las que sobresalen los siete dones mesiánicos del profeta Isaías (Is 11, 2), transmitidos sacramentalmente en el Bautismo y la Confirmación . Todos los sacramentos de la Iglesia llevan aparejada una acción singular del Espíritu que, incluso en tres de ellos, deja su huella indeleble en el alma de quienes lo reciben. El Magisterio conciliar distingue entre dones jerárquicos y dones carismáticos, que podrían definirse también como institucionales y personales. Entre los primeros sobresalen el Orden sacerdotal con su triple grado de obispos, presbíteros y diáconos. Al servicio siempre del sacerdocio universal que recibimos todos los fieles con las aguas bautismales.

- Los laicos han sido incorporados por el Bautismo al Pueblo de Dios, que es profético, sacerdotal y real; por ello se sienten comprometidos en la vida y misión de la Iglesia. Plenamente conscientes de su vocación bautismal, han de actuar hacia el interior de la Iglesia como miembros activos de la comunidad creyente Mas, sin olvidar, que el laico cristiano ha de conjugar sabiamente, según las propias llamadas, la presencia activa en su comunidad de Iglesia y en la sociedad temporal. Este último es su terreno más específico; ser fermento evangélico de transformación en la sociedad, por medio de la familia, la escuela, el compromiso socio-político. La vocación y misión de los laicos en la Iglesia, conlleva siempre un ineludible compromiso personal, pero ha de plantearse también con categorías comunitarias, como signo patente de eclesialidad. En esto y en las necesidades de la Iglesia y del mundo se justifican las asociaciones laicales de espiritualidad, apostolado y solidaridad fraterna Os hacemos, pues, una llamada y una invitación apremiante a todos los laicos a participar en el apostolado asociado y organizado, de manera especial en la Acción Católica y en sus movimientos especializados.

- Espíritu Santo ha enriquecido a nuestras diócesis con el don eximio de la vida consagrada, para ayudarlas a ser signo de Dios en el mundo y evangelizadoras de la humanidad. Sus institutos son entre nosotros un muestrario riquísimo de los carismas más variados.

Profetas y testigos de esperanza

- La crisis religiosa nos roza también a los creyentes. Estas circunstancias están pidiendo a nuestras Iglesias audacia evangelizadora, revestida de un nuevo ardor, que las saque de las "dormiciones misioneras". Deberá dejarse llevar por el Espíritu, que la saca de sí misma y la lleva al corazón del mundo para anunciarle el evangelio que es "fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree" (Rm 1,16).

La Iglesia del Señor que camina por Extremadura hacia la casa del Padre necesita profetas de esperanza que, viviendo ellos mismos la resurrección, se comprometan en la transformación de la sociedad con la paciencia y la esperanza que inmuniza contra la resignación y s emantienen ante cualquier fracaso histórico de la justicia y de la libertad. La esperanza en la resurrección conduce al compromiso, al servcio en favor de la justicia y del amor.

 

Noticiario diocesano

Jerez de los Caballeros: I Encuentro
de Consejos Pastorales Parroquiales
de la Zona Sur

El I Encuentro de Consejos Pastorales Parroquiales de la Zona Sur tuvo lugar en la Casa de la Iglesia 'Cecilia de Arteaga' de Jerez de los Caballeros. Fue organizado por la Vicaría de zona en unión con los cinco arciprestes que pertenecen a esta demarcación: Fregenal de la Sierra, Fuente de Cantos, Jerez de los Caballeros, Olivenza y Zafra.

Los Consejos Pastorales, que son instrumentos de corresponsabilidad en la línea pastoral de nuestras comunidades, precisan sentirse respaldados y animados, tanto a nivel de la Vicaría de la que forman parte como de otros miembros de las distintas comunidades que trabajan con entusiasmo en el mismo campo de las parroquias.

Unos 150 representantes de los distintos Consejos Pastorales fueron llegando a la Casa de la Iglesia de Jerez de los Caballeros desde Bodonal de la Sierra, Higuera la Real, Fregenal de la Sierra, Bienvenida, Calera de León, Montemolín, Usagre, Oliva de la Frontera, Jerez de los Caballeros, Almendral, San Benito, San Jorge, Olivenza, Burguillos del Cerro, La Morera, La Parra, Medina de las Torres, Los Santos de Maimona y Zafra.

Tras la bienvenida por parte de don Pedro María Mancha, arcipreste de Jerez, se dedicó un tiempo a la oración, que fue dirigida por don Juan Román. El vicario de zona, don Francisco Maya, y los arciprestes de Fuente de Cantos y de Olivenza centraron las razones y metas de este I Encuentro. Seguidamente, el vicario habló sobre la "La corresponsabilidad, dentro de la Iglesia, de todos los agentes de pastoral y la gran tarea a realizar siempre en función de las comunidades parroquiales".

Los Consejos se reunieron por arciprestazgos para intercambiar experiencias y buscar metas comunes. Se sacaron conclusiones que entregaron al vicario para su estudio y envío a los distintos Consejos Pastorales de la Zona Sur.

Todos los participantes se trasladaron al Santuario de Nuestra Señora de,los Remedios, de Fregenal de la Sierra, donde en su explanada se compartió la comida, tras la cual se oró a la Virgen.

Era el sacerdote de más edad de la diócesis: 97 años

Fallece don Juan Rodríguez, párroco emérito
de Villanueva de la Serena

El sacerdote de más edad de la diócesis, el párroco emérito de la Asunción de Villanueva de la Serena, moría en la mencionada localidad, a la edad de 97 años, el pasado día 8 de mayo.

Nacido en Valdefuentes (Cáceres), don Juan deja tras de sí una larga vida de servicio sacerdotal que se inició en 1927, año en que fue ordenado presbítero, tras realizar estudios en el Seminario de Badajoz y en en la Pontificia Universidad de Comillas, donde obtuvo el grado de Doctor en Teología.

Su primer destino pastoral fue de coadjutor de la parroquia de San Mateo, en Alburquerque.

En 1928 es nombrado prefecto y formador del Seminario, tarea que desempeñó hasta el año 1931 en que fue destinado como párroco a Hornachos. De allí pasó a regir en 1946 la única parroquia que entonces tenía Villanueva de la Serena, de cuya demarcación fue también arcipreste.

Sería en ésta la ciudad en la que pasó la mayor parte de su ministerio sacerdotal y con la que se sentía totalmente identificado, en un trabajo abnegado de servicio a todos sus feligreses, que continuó tras su jubilación, como se lo supieron reconocer con su asistencia masiva al funeral que presidió, en nombre del Arzobispo que le había visitado en sus últimos días, el vicario general de la diócesis, don Amadeo Rodríguez Magro, acompañado de los sacerdotes de la zona.

Berlanga: 35 matrimonios celebran sus Bodas de Plata

Un total de 35 parejas -acompañadas de sus hijos, familiares, amigos, e incluso nietos- han celebrado en la parroquia de Berlanga sus Bodas de Plata matrimoniales, mediante una serie de actos de carácter festivo organizados por la mencionada parroquia, y que tuvieron su momento cumbre en una solemne celebración eucarística, en la que actuó la Coral de Valverde de Llerena, y en la que los recuerdos se conjuntaron con la acción de gracias a Dios por estos años de fidelidad matrimonial y el don de los hijos, tal y como hace 25 años en cada uno de los enlaces matrimoniales pidiera a Dios, el sacerdote que entonces -en el año 1973- bendijo estos matrimonios y que todavía permanece al frente de esta comunidad cristiana como párroco, don Victor Cano Cabanillas, para quien este encuentro de tantos esposos cristianos y sus familias ha supuesto un feliz acontecimiento personal y pastoral.

Un grupo de extremeños, salmantinos y madrileños
vive la Pascua en Táliga

Un grupo de personas de Extremadura, Salamanca y Madrid ha participado en una vivencia comunitaria de la Pascua con las religiosas de María Reparadora y la comunidad parroquial de Táliga. Fue una experiencia de oración personal y comunitaria, con intercambio de experiencias de fe y de testimonios de vida y compromiso.

Los participantes han resaltado que Cristo murió como consecuencia de su vida coherente de denuncia y de compromiso en la construcción del Reino y que, hoy, a finales del segundo milenio, todavía existen graves situaciones de injusticia, de desigualdad, de pecado personal y estructural y que, como cristianos, tenemos que sentirnos partícipes y responsables de esa situación y, a la vez, llamados por el Espíritu a dar una respuesta urgente y concreta.Por ello, invitan a participar en las acciones que contra las distintas injusticias convocan las organizaciones no gubernamentales.

Los Santos de Maimona: Manos Unidas recauda
un millón de pesetas para la financiación
de un proyecto en Perú

Manos Unidas de Los Santos de Maimona ha reunido un millón de pesetas para cooperar en la financiación de un proyecto a realizar en Perú.

Esta organización celebró un festival benéfico para tratar de reunir la cantidad de un millón de pesetas que le fue asignada del importe total del peoyecto -27 millones de pesetas- a realizar en el distrito peruano de Huaral y consistente en la puesta en marcha de un centro de capacitación agroecológica, donde a los pequeños agricultores se les enseñarán técnicas de producción y de creación de microempresas para comercializar sus productos.

Gracias a la generosiudad y colaboración de los vecinos y entiades locales (Auyuntmaiento y entidades bancarias) de Los Santos de M aimona se consigiuió reunir el mllón de pesetas. Las fuentes de ingresos han sido las colectas parroquiales, donativos particulares, un rastrillo abierto en periodos alternos durante el año y un festival benéfico.

Finalizó la Misión popular en Villanueva del Fresno

El proceso misionero que comenzó hace tres años en la parroquia de Villanueva del Fresno ha finalizado en los pasados días. Han sido dos años de preparación, de reuniones, de catequesis semanal, de visitas a las casas de la feligresía. Por encima de las dificultades se fraguó el proyecto y se llegó a los 20 días fuertes de evangelización, los que tradicionalmente se denominan Misión Popular Renovada, que se realizó hace un año y en la que intervinieron como misioneros el Equipo Claretiano de Evangelización Popular, acompañados por el párroco. Toda la experiencia se ha ido enriqueciendo a lo largo del año para culminar en la Renovación de la Misión, que se ha efectuado del 4 al 9 de mayo. Esta Misión se recordará en el nuevo sagrario parroquial que se está construyendo. Algunos frutos visibles de esta experiencia son los 400 adultos que forman actualmente las 40 asambleas familiares cristianas existentes, las 100 personas integradas en la Escuela de Oración, los 20 matrimonios que están en grupos, etc.

Convivencia arciprestal de jóvenes en Monterrubio

Se ha celebrado en la ermita de San Isidro de Monterrubio de la Serena una convivencia de jóvenes del arciprestazgo. Participaron treinta jóvenes de las parroquias de Cabeza del Buey y de Monterrubio de la Serena.

La jornada se inició con la oración. Seguidamente hubo una actividad de reflexión, en la que los jóvenes analizaron como es la vida, qué es lo que quieren, cuáles son sus ideales y cómo están luchando por ellos.

A continuación hubo una actividad por grupos, en la que los participantes examinaron cómo es su seguimiento de Cristo. Los jóvenes constataron que este seguimiento es a veces pobre y poco constante y reconocieron que la figura de Cristo les atrae, pero que ellos no se esfuerzan lo suficiente para responder a su llamada.

Después del almuerzo, se celebró una pequeña fiesta, con divertidos juegos y canciones. La convivencia fue organizada por los sacerdotes don Máximo Martín y don David Martínez y por los catequistas de Monterrubio y de Cabeza del Buey.

Otras noticias

El Real Monasterio de Guadalupe abrió
su Museo de Libros Miniados

Se ha abierto en el Real Monasterio de Guadalupe el Museo de Libros Corales Miniados. El acto de inauguración reunió a las principales autoridades políticas y eclesiásticas de la región, el presidente de la Junta de Extremadura, don Juan Carlos Rodríguez Ibarra, fue el encargado de inaugurar oficialmente el museo, que fue bendecido por don Juan José Asenjo, obispo auxiliar de Toledo y recién elegido secretario general de la Conferencia Episcopal Española.

Allí estuvo don Antonio Montero Moreno, Arzobispo de Mérida-Badajoz, junto al provincial de los Padres Franciscanos, don Guillermo Cerrato Chamizo, y el superior del monasterio, don Luis Blanco, así como los presidentes de la Asamblea de Extremadura, del Tribunal Superior de Justicia y de las diputaciones provinciales de Cáceres y de Badajoz.

En el nuevo museo se exhibe una colección de 107 libros, de los que 90 son miniados, 86 libros de coro, dos pasionarios y el Libro de Horas del Prior, que es la pieza más valiosa de todo el conjunto y que ocupa un lugar destacado.

Las cinco estancias del museo tienen tonalidades distintas. Las paredes están estucadas con varias capas y patinadas con cera de abeja. La cubierta es un artesanado de madera de pino, excepto en la última sala, donde se ha hecho una original bóveda. El sistema de iluminación es por fibra óptica, para conseguir una luz tenue, clara y fría, que no daña los pergaminos. El museo cuenta con un sofisticado sistema de alarma. Las obras ha sido financiadas por la Consejería de Cultura y Patrimonio, por un importe de 85 millones de pesetas.

El Papa beatifica a diez mártires de la Guerra Civil Española de 1936

Entre ellas, se hallan dos religiosas del Sagrado Corazón de Jesús

Un extraordinario sol tan caluroso como la concurrida presencia española en la plaza de San Pedro iluminó la beatificación de once religiosas españolas, diez de ellas fusiladas durante la guerra civil española de 1936-1939, y del maestro de vida espiritual libanés Nimatullah al Hardini. A esta ceremonia asistió entre otros prelados, el Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero, invitado por la comunidad del Monasterio de la Visitación, de las Salesas, del que fue durante algunos años capellán. A este convento pertenecían siete de las mártires beatificadas. Al comentar la vida de estos doce nuevos beatos, Juan Pablo II consideró que "en nuestra peregrinación terrenal, nuestros hermanos y hermanas que pasaron victoriosos a través de la gran tribulación, son un ejemplo de estímulo y valentía para todos nosotros".

El Papa se detuvo a comentar el testimonio de cada uno de los siervos de Dios y al hablar de las mártires de la guerra civil española, el Santo Padre consideró que Rita Dolores Pujalte y Francisca Aldea, religiosas de la Caridad del Sagrado Corazón de Jesús, congregación que posee en nuestra diócesis una casa, en concreto la residencia universitaria del Sagrado Corazón de Jesús, en la Plaza de la Soledad, son un auténtico ejemplo "del crecimiento en el amor por los necesitados, que no se arredra ante los peligros ni rehuye el derramamiento de la propia sangre, si fuera preciso, alcanzando el martirio. Su ejemplo --dijo el Papa-- es una llamada a todos los cristianos a amar como Cristo ama, aún en medio de las grandes dificultades".

La madre Rita Dolores tenía 83 años y la madre Francisca 55, cuando las mataron a balazos en Madrid en julio de 1936.

Siete salesas

Después el Papa se refirió a la hermana Gabriela Hinojosa y a las siete religiosas salesas que fueron fusiladas con ella en Madrid. El Pontífice subrayó que para ellas era tan importante la vida de comunidad que prefirieron poner en peligro su vida y quedarse en Madrid en el 36.

Por último, puso de relieve las figuras de las dos carmelitas beatificadas. "La Madre María Sagrario, farmacéutica en su juventud y modelo cristiano para los que ejercen esta noble profesión, abandonó todo para vivir únicamente para Dios, en Cristo Jesús, en el monasterio de las Carmelitas Descalzas de Santa Ana y San José". La Madre Maravillas de Jesús, "es otro ejemplo luminoso de santidad" que "al buscar a Dios durante toda su vida, se consagró enteramente a él en la vida recoleta del Carmelo". Fundó un monasterio en el Cerro de los Ángeles, centro geográfico de España, junto al monumento al Sagrado Corazón, al que se había consagrado la nación".

Con estas diez mártires, son ya 230 los españoles beatificados a causa de su martirio durante la guerra civil española de 1936. Todavía hay pendientes 103 procesos de beatificación que incluyen a un total de 1.268 personas.

 

Mirada a nuestro tiempo

Los invitados

Tiene su importancia saber a quién y porqué se invita. Los invitados deben ser elegidos según el acontecimiento que se celebra. Si es a un acontecimiento familiar, lo normal es que se invite a los más íntimos; si es laboral, a los compañeros de trabajo...; y, si es religioso, los invitados deberán ser personas que valoren y tengan relación con lo que se celebra.

El problema viene cuando el acontecimiento cambia de signo y de religioso pasa a ser social. Eso es exactamente lo que está ocurriendo con las PRIMERAS COMUNIONES, que, de ser un acto que se celebraba en el seno de la familia y en el entorno de la parroquia y de la escuela, ha pasado para muchos a ser la gran ocasión de quedar bien con amigos y conocidos.

El acontecimiento se ha sacado del ámbito de la vida de los niños, para llevarlo al meramente social de sus padres, que cada vez es más indefinido, pues en él caben desde los más cercanos a los apenas conocidos.

Todo esto hace que a las primeras comuniones se lleve a una recua de indiferentes y curiosos, a los que es prácticamente imposible introducir en el acontecimiento.

Si vale el consejo: padres, dejad que la primera comunión de vuestros hijos sea de ellos, no la saquéis de su mundo infantil y religioso! Para quedar bien con los amigos y conocidos, esta no es la ocasión más oportuna.

Amadeo Rodríguez
 

Página litúrgica

Celebramos el VI Domingo de Pascua

Palabra de Dios

Libro de los Hechos 15, 1-2, 22-29

En aquellos días, unos que bajaron de Judea se pusieron a enseñar a los hermanos que, si no se circuncidaban conforme a la tradición de Moisés, no podían salvarse. Esto originó un altercado y una violenta discusión con Pablo y Bernabé; y se decidió que Pablo, Bernabé y algunos más subieran a Jerusalén a consultar a los apóstoles y presbíteros sobre la controversia.

Los apóstoles y presbíteros con toda la Iglesia acordaron entonces elegir algunos de ellos y mandarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé. Eligieron a Judas Barsabá y a Silas, miembros eminentes entre los hermanos, y les entregaron esta carta: "Los apóstoles y los presbíteros hermanos saludan a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia convertidos del paganismo. Nos hemos enterado de que algunos de aquí, sin encargo nuestro, os han alarmado e inquietado con sus palabras. Hemos decidido, por unanimidad, elegir algunos y enviároslos con nuestros queridos Bernabé y Pablo, que han dedicado su vida a la causa de nuestro Señor Jesucristo. En vista de esto mandamos a Silas y a Judas, que os referirán de palabra lo que sigue: Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponeros más cargas que las indispensables: que os abstengáis de carne sacrificada a los ídolos, de sangre, de animales estrangulados y de la fornicación. Haréis bien en apartaros de todo esto. Salud."

Salmo 66, 2-3, 5-6 y 8

R. Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.
( o Aleluya).

El Señor tenga piedad y nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación.

Libro del Apocalipsis 21, 10-14, 22-23

El ángel me transportó en éxtasis a un monte altísimo, y me enseñó la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, enviada por Dios, trayendo la gloria de Dios. Brillaba como una piedra preciosa, como jaspe traslúcido. Tenía una muralla grande y alta y doce puertas custodiadas por doce ángeles, con doce nombres grabados: los nombres de las tribus de Israel. A oriente tres puertas, al norte tres puertas, al sur tres puertas, y a occidente tres puertas. La muralla tenía doce basamentos que llevaban doce nombres: los nombres de los apóstoles del Cordero. Santuario no vi ninguno, porque es su santuario el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero. La ciudad no necesita ni luna que la alumbre, porque la gloria de Dios ilumina y su lámpara es el Cordero.

Evangelio según san Lucas 14, 23-29

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:

- El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a Él y haremos morada en Él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho. La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: "Me voy y vuelvo a vuestro lado". Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

18, lunes: Hch 16, 11-15; Jn 15, 26; 16. 4a.
19, martes: Hch 16, 22-34; Jn 16, 5-11.
20, miércoles: Hch 17, 15-22; 18, 1; Jn 16, 12-15.
21, jueves:Hch 18, 1-8; Jn 16, 16-20.
22, viernes: Hch 18, 9-18; Jn 16, 20-23a.
23, sábado: Hch 18, 23-28; Jn 16, 23b-28.
24, domingo: Hch 1, 1-11; Ef 1, 17-23; Lc 24, 46-53.

Comentario litúrgico

La paz de Cristo

Malévolamente podría comenzar este comentario criticando la superficialidad de la letra de muchos de los "cantos de paz" que se cantan en nuestras eucaristías.

Es preferible prestar atención a lo que dice Jesús: "La paz os dejo, mi paz os doy ; no os la doy como la da el mundo". Estas palabras declaran la originalidad de la paz que promete Cristo y que es la que sacramentalmente se hace presente en la Eucaristía.

Las palabras que comienzan esa misma lectura explican el contenido y los frutos de la paz de Cristo: nace del amor que surge de una fe que guarda la palabra de Cristo y posibilita que se derrame el amor del Padre sobre el cristiano, haciéndole su propia morada.

Es más, sólo la acción del Espíritu Santo puede llevarnos a conocer y vivir esa paz, como Jesús explica a sus discípulos al anunciarles que el Padre les enviará al Defensor.

La primera lectura presenta un caso práctico. Estaba rota la paz en la Iglesia: algunos cristianos creían necesaria la observancia de la circuncisión contra la opinión de Pablo y Bernabé. Para restablecer la paz fue necesaria la acción del Espíritu como lo atestigua el comienzo de la misiva que se envía desde Jerusalén:"Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros".

Poéticamente el Apocalipsis presenta el fruto final de la paz que ha traído Cristo al presentar a la Iglesia gloriosa del cielo. Es una nueva Jerusalén en la que viven reconciliados los dos pueblos -Israel y los paganos- pues tanto los nombres de las doce tribus de Israel como los nombres de los doce apóstoles de Jesús aparecen en lugares destacados como las puertas y los basamentos de la misma.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

23 de mayo: San Crispín de Viterbo (1668-1750)

Se llamaba Pedro y era zapatero remendón, un oficio hoy en desuso por arte y parte de la sociedad de consumo. Al entrar en el noviciado de los Capuchinos cambió su nombre por el del patrón de los zapateros: san Crispín.

Su carisma más original es el de la sonrisa y el canto. En verdad apenas hizo nada más notable que cantar y reir. Como no tenía muchas letras, sus superiores lo colocaron en la cocina, la huerta y la portería; nada de sacristías y, ni mucho menos, de bibliotecas: tan sólo en los más humildes encargos de su convento, pero, eso sí, cantando y riendo.

Era de tan buen carácter que a algunos de su hermanos les parecía poco monástico Su palabra discreta y oportuna, su sonrisa siempre amable y su alegría suavemente desbordante hicieron del buen Crispín un consejero exigente en la entrega y comprometedor en la más rigurosa observancia de la vida interior y el servicio al prójimo: "Fortiter in re, suaviter in modo" O sea, tan serios por dentro para lo sustancial como alegres por fuera para lo accidental. Güay del Paraguay!

Y pensar que este santo vivió en el convento de la romana Via Veneto que posee todo un panteón de osarios convertidos en retablos, fabricados con esqueletos de los propios frailes Estos del Barroco glorificaban la muerte por matar la gloria!

Sonriente san Crispín, ayudanos a despojarnos del miedo a la alegría, destierra en nosotros el opaco y grisáceo comportamiento y haz que entre los cristianos estén bien vistas las carcajadas. Toda tristeza es indigna de la Pascua eterna.Amén

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

18, lunes: Juan I, Epafrodito, Félix, Blandina Merten, Rafaela María.
19, martes: Urbano I, Partenio, Dunstato, Pedro de Dueñas.
20, miércoles: Bernardino de Siena, Austregisio, Etelberto.
21, jueves: Timoteo, Paterno, Teobaldo, Eugenio de Mazenod.
22, viernes: Atón. Joaquina Vedruna, Basilisco, Julia, Rita de Casia.
23, sábado: Efebo, Eufrosina, Desiderio, Juana Antida, Crispín de Viterbo.
24, domingo: Ascensión del Señor. Zoelo, Donaciano, Vicente, Simeón.

 

Contraportada

Impresionante testimonio
de un joven sacerdote que sufre cáncer,
en el Día del Enfermo 1998

Con el lema "Gratis has recibido, da gratis", se celebra en España en este domingo el Día del Enfermo. Este año se pretende resaltar la tarea que desempeñan tantas personas voluntarias que han hecho del cuidado, atención y acompañamiento de los enfermos una forma cualificada de su compromiso cristiano. Pero a todos se nos invita en esta jornada a acercarnos al mundo del sufrimiento y del dolor, a nuestros enfermos. Nosotros queremos hacerlo desde esta última página, trayendo a ella el testimonio ejemplar de un sacerdote de la diócesis de Toledo, de apenas 32 años, afectado por un cáncer terminal, que ha dirigido a algunos amigos suyos una conmovedora carta en la que da una poderosa lección de fe y esperanza.

De esta carta ofrecemos a nuestros lectores algunos pasajes.

En primer lugar permitidme que me presente: me llamo Jesús Muñoz, tengo 32 años y soy sacerdote de la diócesis de Toledo (España). En el año 96 estuve de misionero en Bolivia... Al volver a España para descansar y tener unas vacaciones me diagnosticaron un cáncer colo-rectal con metástasis hepática (...)

He sido sometido a tratamiento de radioterapia y actualmente estoy en tratamiento con quimioterapia. Llevo ya tanto tiempo que el cuerpo se deteriora y por esta razón no puedo viajar, ni muchas veces salir de casa. Bueno, aunque es aceptable mi calidad de vida, varía mucho de mes en mes e incluso de día a día. Nunca es igual, es imprevisible cómo me voy a encontrar a la mañana siguiente. Es un misterio. El sufrimiento es un misterio que solamente desde la fe se ilumina.

Misionero

El tiempo pasado en Bolivia fue fantástico. De niño siempre quise ir a las misiones y el Señor me lo ha concedido. Fue un tiempo de renovación sacerdotal. Pues era un burgués, no me preocupaba de nada salvo de mí mismo. Sin santidad, sin intimidad con el Señor y con su Palabra, sin oración asidua. Muy despreocupado por la liturgia y por quien me tocaba pastorear. No era capaz de morir por nadie... Era un cura de pueblo que sólo hace cosas; pero no lleva el Evangelio a su grey... Pues, el mayor peligro para un cura es el dinero -también para cualquier cristiano-. "Porque la raíz de todos los males es el afán de dinero" (1Tm. 6,10). Pero los milagros que he visto en la Evangelización y sobre todo mi equipo de Evangelización me ayudaron mucho. Me corrigieron a tiempo y a destiempo. Siempre con cariño o, mejor aún, con amor evangélico.

No siempre recibía las correcciones con agrado: mi egoísmo y el ser educado para ser el primero en todo, y un líder como cura se manifestaba con toda claridad. Ciertamente que les estoy muy agradecido, ha sido un segundo seminario de formación.

Tuve también muchos sufrimientos internos. Ver que no era el super cura que me habían dicho y formado; ver que la misión me superaba, pues no podía estar a la altura de las circunstancias. En definitiva tener que pasar por la puerta de la humildad, la cual yo rehusaba (...)

El Señor siempre me ha concedido lo que le he pedido de todo corazón. () Dios provee siempre: lo he visto en la misión y en mi enfermedad. Cuando me diagnosticaron el cáncer, los médicos me aconsejaron que los únicos lugares donde podían hacer frente a la enfermedad eran en Barcelona y en Navarra. Yo llamé por teléfono explicándole todo a mi obispo e hizo los trámites para que me atendieran en Pamplona, en la Clínica Universitaria. Más aún, decidió que la diócesis se hiciese cargo de los gastos, pues además de ser gravosos yo no tenía ni un duro.

Pero aún más, mi comunidad me ayudó y sigue haciéndolo para pagar los viajes; y en Pamplona la Segunda Comunidad de la parroquia de S. Fermín me buscó un piso, que pertenece a una familia de misión en Chile, donde alojar a mi familia y a mí en los periodos en los que estaba y estoy fuera de la Clínica. Dios siempre provee, no deja solo al desvalido, siempre abre puertas allí donde parece que se cierran. () todos me tratan estupendamente, todos puestos a mi servicio. Es obra de Dios.

El dolor y la Cruz

La experiencia del sufrimiento es un misterio. En el postoperatorio aunque estaba sedado con morfina recuerdo que en una ocasión desperté y miré el crucifijo que tenía delante. No estaba encima de la cama, sino enfrente, de modo que el enfermo pueda verlo. Yo miré a Jesucristo y le decía que estábamos iguales: con el cuerpo abierto, con los huesos doloridos, solos ante el sufrimiento, abandonados, en la cruz... Yo me fijé en mí y me rebelé. No lo entendía. Dios me había abandonado. No me quería. Y de pronto recordé las palabras que desde el cielo Dios-Padre pronuncia refiriéndose a Jesucristo el día del bautismo y posteriormente en el Tabor: "Este es mi Hijo amado, mi Predilecto". Y el Hijo amado de Dios estaba colgado frente a mí en la Cruz. El amor de Dios crucificado. El Hijo en medio de un sufrimiento inhumano. Entonces reflexioné: Si me encuentro en la misma situación que Él, entonces yo también soy el hijo amado y predilecto de Dios. Y dejé de rebelarme. Y entré en el descanso. Y vi el amor de Dios. La razón humana no encuentra sentido al sufrimiento, no tiene lógica. Sólo mirando al Crucificado el hombre entra en la paz que el sufrimiento le ha robado. () No! No estoy solo en la cruz. Doy gracias a la Iglesia por el don tan inmenso de la fe. Solo la fe tiene respuestas a los interrogantes del hombre. () Aunque también es cierto que cuántas veces he llorado en el silencio de la cama cuando llegan los dolores y el sufrimiento, y ver que llega el final de los días. Y aparece como una desesperanza; aunque yo rápidamente digo "todo sea por la Evangelización". Por la Evangelización! () Al igual que en la Clínica he colocado un icono de la Virgen enfrente de mi cama, pues quiero morir mirándola a ella. Y quiero morir sin agonía, sin lucha, sino entregándome como ella me ha entregado a su Hijo.

Actualmente mi enfermedad se agrava: tengo tumores en el hígado y en el hueso sacro. Es decir, la metástasis comienza a extenderse; aunque con la quimioterapia parece que la retienen un poco. De todos modos los médicos me han pronosticado que no viviré más de un año, dos a lo sumo; según sea el avance de la enfermedad. Pido a Dios tener una calidad de vida lo suficientemente aceptable como para evangelizar desde mi situación... ()

Creo que me mantiene la oración de los demás: los hermanos, las comunidades religiosas que conozco, el presbiterio diocesano... En fin, la comunión de los santos. Veo que este tiempo es un Adviento particular que el Señor me regla para prepararme al encuentro con el novio y tener las lámparas preparadas con un aceite nuevo. Y así poder entrar al banquete de bodas. () Ciertamente nadie sabe ni el día ni la hora de la muerte. Es vivir de la Esperanza. Nunca mejor en este año de preparación para el Jubileo del 2000. De esto se reflexionará en toda la Iglesia: sobre la virtud de la Esperanza. Y sobre el Espíritu que nos hace decir Abba! (Padre).


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org