Iglesia en camino

 Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 345. 14 de Mayo de 2000

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


 

Portada

En nuestro país se preparan seis mil jóvenes para la vida sacerdotal, religiosa o seglares consagrados

Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

 

En España se preparan actualmente 6.000 jóvenes para la vida sacerdotal, religiosa o de seglares consagrados. Para fomentar las vocaciones a esta forma de vida, este domingo se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, instituida por el Papa Pablo VI en 1963.

El lema elegido para esta Jornada es "Hágase en mi según tu palabra", respuesta de María al anuncio del Ángel Gabriel.

Juan Pablo II, en su mensaje con motivo de este día, anima a los jóvenes a seguir a Jesús. "De él -asegura- podéis sacar el coraje para ser sus apóstoles en este particular paso histórico: el 2000 será como vosotros jóvenes lo queráis y lo deseéis".

Juan Pablo II se dirige también a los animadores vocacionales, sacerdotes, religiosos y laicos a los que pide que no se cansen y anima a cada consagrado y consagrada a descubrir la belleza de su propia vocación y testimoniarla a los demás.

 


 

Editorial

La litrona, ¿o qué?

Se mueven las aguas en el Parlamento extremeño, a la búsqueda de un posible "Pacto por la noche", que pudiera canalizar por cauces más saludables y correctos las movidas nocturnas de los adolescentes y jóvenes, que tienen por emblema el botellón de cocacola, mezclada con whisky u otros ingredientes más enérgicos, o la consabida litrona de cerveza.

El corrillo juvenil a la intemperie, o el aglomeramiento ensordecedor y las luces mareantes, al interior de la discoteca, son el marco ambiental de unas diversiones cuyo presumible aburrimiento y cansancio se van conjurando con rondas de alcohol. Así, horas y horas, hasta la extenuación noctámbula del amanecer.

Preocupa el fenómeno en sí, por lo insalubre de sus efectos, que generan, preténdase o no, la adición gradual y silenciosa al alcoholismo. Preocupan los ruidos nocturnos que perturban al numeroso vecindario, las basuras sórdidas y cutres de las botellas y los plásticos, los presumibles accidentes que amenazan a los automovilistas, el efecto lamentable que la vuelta provoca muchas veces en el domicilio familiar.

Los Ayuntamientos, los vecinos, los padres incapaces de regular el fenómeno, y ahora los partidos políticos, buscan salidas razonables, eficaces y democráticas a un fenómeno tan poco edificante. Importa más que nada la buena salud, en todos los órdenes, de estos muchachos y muchachas.

¡Que no se pierdan los políticos en pleitos de competencias o en usufructos partidistas. Busquen el consenso, pidan la colaboración de los ciudadanos. Aquí estamos.

Carta del Arzobispo

Un flash sobre la Iglesia en España

El pasado jueves, 11 de mayo, el Arzobispo de Badajoz, don Antonio Montero, invitado por el Obispo de Huelva, don Ignacio Noguer, pronunció una conferencia en el Centro Colón de aquella ciudad, en el marco de unas celebraciones marianas en las que han participado varios prelados, sobre "Las prioridades pastorales de la Iglesia en España", del que transcribimos aquí unos párrafos de su primera parte.

 

Estamos a un cuarto de siglo de la normalización democrática en España y a veinte años de las Comunidades autonómicas. Nos movemos en un régimen de libertades, incluida la religiosa, dentro de un Estado aconfesional, que no por ello ha de entenderse como arreligioso, ni, menos, como confesionalmente laico.

En cuanto a nuestra sociedad, empiezan a estar desgastados los diagnósticos de hedonismo, consumismo, relativismo doctrinal y moral, y nihilismo filosófico. Unas formulaciones que definen la onda cultural predominante en la Europa comunitaria, y de los que no estamos exentos nosotros, aunque nuestro cuerpo social en su conjunto no sea muy consciente de ello, ni lo considere una apostasía formal de su condición religiosa o católica. Lo cierto es que todo eso flota en el ambiente que respiramos y ha de ser tenido muy en cuenta a la hora de elaborar las propuestas y respuestas pastorales a semejante situación. Sin embargo, según el juicio valorativo del muchos años director de la Oficina de Estadística y Sociología Religiosa, Francisco Azcona Sanmartín, la Religión Católica sigue teniendo carta de ciudadanía en la sociedad española.

Retrato robot

El noventa por ciento de su población se autodefine católica, en proporción prácticamente invariable, en torno al 90 %, en todos los cómputos anuales desde 1990 a 1997. Sin embargo, en este último año la Encuesta del Instituto de la Juventud bajaba esta proporción hasta el 85 % en los jóvenes entre 18 y 29 años. De los cuales, no obstante, sólo un 5 % habían pertenecido a un partido político y sólo un 11 % estaba o había estado alguna vez en un sindicato.

En cuanto a otros componentes de la religiosidad española, en los mismos estudios sociológicos la asistencia a la misa dominical se sitúa entre el 27-29 % de los adultos, en tanto que la de los jóvenes ha descendido a niveles entre el 15 y el 17 %. Cierto que eso no se corresponde en los jóvenes con su nivel de creencias, que se mantiene en ellos más estable que entre los adultos no practicantes.

Según los indicadores de actitudes ante el matrimonio, con datos del profesor Andrés Orizo en 1996, las preferencias de los jóvenes, entre los 18 y los 24 años, eran: el 64 % matrimonio por la Iglesia; el 17 % abogan por la unión informal (sin papeles) y el 13 % por el matrimonio civil. Sin entrar en precisiones sobre otros capítulos, los porcentajes de petición de enseñanza religiosa católica para los niños se sitúa entre el 80 y el 95 %, en tanto que la asignación tributaria a la Iglesia, con la famosa crucecita, se mueve entre el 40 y el 50 % de los contribuyentes.

Aunque los cómputos sean múltiples y variados, puede calcularse "grosso modo" que una tercera parte de los católicos españoles se consideran a sí mismos como católicos practicantes, otro tercio como no practicantes (en el sentido de la asistencia a misa) y el tercio colindante se reparte entre indiferentes y alejados de la práctica religiosa.

La valoración de estas cifras puede ser muy desigual, a tenor de los criterios interpretativos de cada observador. Quizá contribuya a la profundidad del análisis un dato suministrado por el Estudio del CIRES en 1990, sobre la proporción de españoles que estarían dispuestos a dar su vida por diversas causas. El 32,7 %, casi un tercio matemático, se mostraba dispuesto a dar su vida por Dios; por la patria, el 18; por la justicia, el 30; por la libertad, el 43,5.

Los diez millones de españoles para los que la fe, la religión, el cristianismo, son algo profundamente serio y comprometedor, junto a los que se sienten creyentes y católicos, más los que no son hostiles, configuran en su conjunto un catolicismo español vivo, esperanzado y prometedor, que, si en otro tiempo supo pasar la prueba de la sangre en una persecución cruenta, hoy afronta, sin perder el pulso ni el paso, el embate silencioso, la carcoma voraz del indiferentismo, sin que pueda decirse con verdad que ha sucumbido en la prueba.

Lectura especializada

Para avanzar en el diagnóstico, justo es tener en cuenta las lecturas globales de este fenómeno que ofrecen sociólogos neutrales como Armando de Miguel, con afirmaciones de ete tipo:

"En otros varios aspectos de la sociedad (la militancia política o sindical, por ejemplo) se da ese mismo fenómeno de simpatizantes que no militan o de militantes que no cotizan, o que no asisten a las reuniones periódicamente. Por otra parte, el aspecto dinámico señala que, con el paso del tiempo, muchos adolescentes pierden su fe, pero otros muchos adultos la recobran al hacerse mayores"

"Los católicos españoles se distinguen en todo de los que no practican y, todavía más, del resto... El balance no es como para imaginar el desplome del catolicismo en España, ni siquiera su erosión fundamental. Otra cosa es que el mensaje evangélico vaya presentando nuevas caras" .

La transición primero, la Monarquía parlamentaria después, y la sucesión de gobiernos socialdemócratas con los de centro-derecha, en la medida en que podemos analizar los ya 25 años de democracia (nos falta, evidentemente, distancia para la observación) han sido para la Iglesia un período de sedimentación, de clarificación de identidad, de evidente progreso en la asimilación y aplicación del Concilio Vaticano II (pensemos en los sínodos diocesanos y en tantos encuentros de renovación) y de serena pacificación en sus filas. La Iglesia de hoy es más sosegada, más entregada a sus quehaceres propios, menos supeditada a los vaivenes ideológicos y políticos, del interior y del exterior, libre para fijar sus líneas de acción y llevar a buen término sus proyectos pastorales.

No ignoro que esta Iglesia es menos significativa en la vida pública y que ha sido tachada de involucionista, una controversia en la que no puedo terciar ahora. Pero afirmo sin rebujos que aquí se puede predicar el Evangelio y trabajar por el Reino de Dios, sin privilegios ni discriminaciones. Que esta sociedad, junto a sus lacras y sombras, no es reacia a la presencia activa de la Iglesia, sino más bien permeable y respetuosa, y en muchos casos acogedora de su influjo pastoral. Sé que estas apreciaciones mías son bastante sumarias y no por todos compartidas, pero me atrevo a esperar que las aproximaciones sociológicas y los trazos un tanto optimistas que acabo de aportar, sirvan de premisa, asidero, plataforma o punto de partida para un posicionamiento pastoral de la Iglesia ante las nuevas realidades.

 

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


 

Centrales

La vida consagrada es necesaria en la Iglesia para anunciar a Jesús y servir a los hermanos

Jornada Mundial de oración por las vocaciones

Durante este curso 1.200 jóvenes españoles han decidido cambiar de vida e ingresar en un Seminario, noviciado o casa de Formación. Y son más de 6.000 los jóvenes que en España se forman para la vida sacerdotal, religiosa o de seglares consagrados.

La importancia de que haya personas que dediquen su vida a anunciar el Evangelio con una consagración especial llevó a Pablo VI en 1963, a crear la Jornada Mundial de Oración por la Vocaciones, que se celebra este domingo bajo el lema "Hágase en mi según tu palabra". El objetivo es impulsar las vocaciones misioneras, sacerdotales, de vida religiosa y de institutos seculares.

Los campos donde prestan su servicio sacerdotes, religiosos y religiosas, institutos seculares y otras formas de vida consagrada son múltiples: parroquias, misiones, la enseñanza, la marginación, la evangelización, el mundo laboral, la familia, los ancianos, los enfermos, la promoción de la mujer, el trabajo por la paz, etc.

Todos los años son noticia algunas personas consagradas, por su testimonio de entrega en países del Tercer Mundo, compartiendo los problemas de las guerras o apoyando en situaciones dramáticas por catástrofes, etc. Pero hay otras muchas vidas consagradas que calladamente, en España o por todo el mundo, están contribuyendo a hacer una humanidad mejor. Actualmente hay en Países del Tercer Mundo más de 20.000 sacerdotes, religiosos, religiosas y miembros de Institutos seculares procedentes de España.

Hoy sigue habiendo jóvenes que están dispuestos a consagrar su vida en una vocación religiosa o sacerdotal, no sólo dedicar unas horas a la semana o unas semanas de verano, o algún año de la vida a una ONG humanitaria. La vocación consagrada es ofrecer toda la vida para servir a los demás según los proyectos de Dios.

El mensaje del Papa para esta jornada se refiere a la Eucaristía que "constituye el momento culminante en el que Jesús, al darnos su Cuerpo inmolado y su Sangre derramada por nuestra salvación, redescubre el misterio de su identidad e indica el sentido de la vocación de cada creyente".

Juan Pablo II se dirige también a los jóvenes, a los que anima a seguir a Jesús. "De Él -asegura el Papa- podéis sacar el coraje para ser sus apóstoles en este particular paso histórico: el 2000 será como vosotros jóvenes lo queráis y lo deseéis". El Santo Padre manifiesta que "hacen falta hombres y mujeres que creen en la vida y la acogen como llamada que viene de lo alto."

Por último se dirige a los animadores vocacionales, sacerdotes religiosos y laicos "que se prodigan con entusiasmo en este fatigoso ministerio. No os dejéis desanimar por las dificultades, ¡tened confianza! El Papa invita a cada consagrado y consagrada a redescubrir la belleza de su propia vocación y testimoniarla a los demás.

Opiniones

Marcos es salesiano y por tanto cercano al mundo juvenil. Opina que los jóvenes son frágiles ante los problemas, se hunden más fácilmente ante las dificultades.

Este joven salesiano opina que se da un fallo en las estrategias pastorales cuando "presentamos a un Dios demasiado lejano".

Marcos se refiere también a los valores. "Hubo un tiempo en que se hablaba del compromiso o la utopía, que eran valores válidos y aunque sigan siéndolo, habría que aprovechar los nuevos valores emergentes."

 

Claustra, que pertenece al Verbum Dei, piensa que los jóvenes de hoy se encuentran con una dificultad para entrar en la vida de fe, a todos nos gusta lo que se palpa, lo que se ve, pero el paso a la fe, para percibir otro mundo de valores, otra relación con la gente, supone un salto arriesgado. Sin embargo, Clausta opina que, una vez que se ha dado el salto, es igual de visible, de sensible, de palpable y de eficaz. Un camino de acercamiento a Dios es hacerlo próximo a la vida de la gente, lo que provocaría una interpelación.

 

Javier, de la Compañía de Jesús, manifiesta que la entrega definitiva es hoy tan difícil en la vida religiosa como en cualquiera. "No sólo la vida consagrada está en crisis -declara- también esté en crisis la vida del matrimonio y están en crisis los colegios profesionales... Las ONGs que tanto se habla están en crisis, cualquiera que conozca mínimamente ese mundo sabe que no es oro todo lo que reluce. En un cambio de época como el que nos toca vivir, lo que está en crisis es la propia persona, estamos todos un poco despistados".

 

Manoli estudia económicas, tiene 25 años y es aspirante del instituto secular Hogar de Nazaret. Cuenta que su proceso vocacional es muy sencillo. Afirma que pertenece a una familia normal, cristiana. "Tuve la gracia -asegura- de conocer a un sacerdote que me ayudó bastante en una edad decisiva para mi, con 15 ó 16 años, que me fue orientando y me planteó la posibilidad de un seguimiento a Cristo".

No conocía el hogar de Nazaret, pero al llegar a Badajoz, a la universidad, descubrió en este Instituto secular un estilo de vida que la llenó.

 

El ecumenismo de los mártires es el más convincente

Juan Pablo presidió la conmemoración ecuménica de los testigos de la fe del siglo XX

Juan Pablo II presidió en el Coliseo de Roma ante unas 5.000 personas la conmemoración ecuménica de los testigos de la fe del siglo XX, en la que participaron 19 representantes de iglesias y comunidades eclesiales ortodoxas, protestantes y anglicanas.

Tras la Liturgia de la Palabra, durante la cual se leyó el Evangelio de las Bienaventuranzas, el Santo Padre pronunció la homilía.

El Papa afirmó que en el siglo XX el número de cristianos que dieron su vida por Cristo tal vez fue superior al del primer período del cristianismo, y afectó a todas las iglesias. "La generación a la que pertenezco ­dijo­ ha conocido el horror de la guerra, los campos de concentración y la persecución. En mi patria, durante la segunda Guerra Mundial, sacerdotes y cristianos fueron deportados a los campos de exterminio. Sólo en Dachau fueron internados casi 3.000 sacerdotes". "Yo mismo ­continuó­ fui testigo en los años de mi juventud, de tanto dolor y de tantas pruebas. Mi sacerdocio, desde sus orígenes, ha estado inscrito en el gran sacrificio de tantos hombres y de tantas mujeres de mi generación".

El recuerdo de quienes experimentaron persecución, violencia y muerte "no debe perderse sino más bien debe recuperarse de modo documentado. Los nombres de muchos no son conocidos; los nombres de algunos fueron manchados por sus perseguidores, que añadieron al martirio la ignominia; los nombres de otros fueron ocultados por sus verdugos".

"Muchos ­añadió Juan Pablo II­ rechazaron someterse al culto de los ídolos del siglo XX y fueron sacrificados por el comunismo, el nazismo, la idolatría del Estado o de la raza. Muchos otros cayeron, en el curso de guerras étnicas o tribales, porque habían rechazado una lógica ajena al Evangelio de Cristo. Algunos murieron porque, siguiendo el ejemplo del Buen Pastor, quisieron permanecer junto a sus fieles a pesar de las amenazas".

Camino hacia la unidad

El Santo Padre señaló que "el ecumenismo de los mártires y de los testigos de la fe es el más convincente; indica el camino de la unidad a los cristianos del siglo XXI". "Si nos enorgullecemos de esta herencia no es por parcialidad y menos aún por deseo de revancha hacia los perseguidores, sino para que quede de manifiesto el extraordinario poder de Dios, que ha seguido actuando en todo tiempo y lugar. Lo hacemos perdonando a ejemplo de tantos testigos muertos mientras oraban por sus perseguidores".

Terminada la homilía, se efectuó la conmemoración de los 12.600 testigos, agrupados en ocho categorías que abarcan la memoria de los fieles cristianos de todos los continentes y de las diferentes iglesias y comunidades cristianas: cristianos que han testimoniado la fe bajo el totalitarismo soviético; testigos de la fe, víctimas del comunismo en otras naciones de Europa; confesores de la fe, víctimas del nazismo y del fascismo; seguidores de Cristo que han dado la vida por el anuncio del Evangelio en Asia y en Oceanía; fieles de Cristo perseguidos por odio a la fe católica; testigos de la evangelización en África y Madagascar; cristianos que han dado la vida por amor a Cristo y a los hermanos en América; testigos de la fe en varias partes del mundo.

Al final de la ceremonia, el Papa exhortó a "mantener viva la memoria de nuestros hermanos y de nuestras hermanas y a imitar su ejemplo".

VIS

 

Falleció el cardenal O'Connor, de Nueva York

Tras padecer desde hace tiempo un tumor cerebral, por el que había sido operado en agosto pasado, falleció a la edad de ochenta años el arzobispo de Nueva York, el cardenal John O'Connor. Ha sido, sin duda, una de las figuras más eminentes del Colegio Cardenalicio en las dos últimas décadas. Juan Pablo II lo creó cardenal en 1985 y, a pesar de que desde 1995 ya había presentado sus dimisiones, no quiso prescindir de su decisiva ayuda en el gobierno de la metrópoli estadounidense.

A los fieles de esa archidiócesis y a los católicos de Estados Unidos el Papa les ha expresado su pésame por la muerte del cardenal de Nueva York con un telegrama en el que exalta su contagioso testimonio del Evangelio y su vigorosa acción en defensa de la vida humana, así como el compromiso incansable al servicio del diálogo ecuménico e interreligioso. "Ha sido un auténtico pastor fiel y un testigo ejemplar de la fe y de la dignidad humana, una figura extraordinaria de la Iglesia católica en Estados Unidos", así lo ha recordado el portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls, revelando que el Papa se conmovió ante la noticia.

"El cardenal O'Connor ­añadió el director de la Oficina de Información del Vaticano­ asumió sus compromisos siempre con la máxima atención por las personas necesitadas".

ZENIT

 

 


 

Noticiario diocesano

Gran éxito de la novela del sacerdote villanovense
Jesús Sánchez Adalid

En breve estará en las librerías de España y América Latina la segunda edición

No han faltado en el clero de nuestra diócesis pacense sacerdotes que han hecho de la Literatura un importante terreno en el que realizar con destreza un fecundo diálogo entre la fe y la cultura, especialmente a través de la poesía. Así ha ocurrido en el pasado y, a Dios gracias, continúan haciéndolo. Pero realizar esta tarea en el género de la novela ha sido excepcional. Esto es precisamente lo que ha hecho el sacerdote villanovense Jesús Sánchez Adalid, que ha desarrollado su ministerio sacerdotal en las parroquias de Azuaga y ahora realiza estudios de Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca.

Publicada por la famosa editorial Ediciones B, ya está en las librerías de todos los países de lengua española la segunda edición de su novela La luz del Oriente, cuya primera edición ha conseguido un gran éxito de la crítica y de los lectores.

Con el bagaje de un conocimiento muy documentado y un estilo vivo que hace mantener fresco el interés del lector, Jesús Sánchez Adalid narra en su novela, ambientada en el siglo III, el periplo vital de Félix, un joven lusitano que a la par que resume en sí las crisis de un convulso periodo del Imperio Romano, personifica, sobre todo, la búsqueda del sentido último de la vida.

Muchos lo pondrán en un sinfín de mitos y creencias, pero el protagonista, en el comienzo prometedor auriga en la Emérita romana, después viajero fracasado en una sucesión de desgracias en la Roma imperial, acaba enrolado en el Ejército de Oriente. De vuelta, en la Tierra de Jesús ­geografía esencial de la fe­ y en contacto con los cristianos, terminará encontrando la luz que le ilumina plenamente: la fe en Cristo, el único Salvador.

Como su propio autor la describe, La luz del Oriente es una obra "tramada como una novela de aventuras, aunque ahondando en su sentido último, nos encontramos con un relato eminentemente filosófico e impregnado por el deseo de crecimiento espiritual y la búsqueda interior".

Con Sánchez Adalid nos encontramos con una gran promesa de novelista cristiano que sabrá, sin duda, trasladar a las tramas de sus personajes los anhelos, sufrimientos, luchas, alegrías de los hombres de nuestro tiempo, aunque, como en este caso, los sitúe en otros escenarios. Pero en todos ellos el protagonista será el ser humano de siempre, el que busca el sentido, el que anhela a Dios. Toda una bella e interesante forma de evangelizar con obras la cultura.

J.M.G
 

Dos jóvenes claretianos son ordenados
de diácono y sacerdote en Almendralejo

El arzobispo de Mérida Badajoz, don Antonio Montero, ha animado a los sacerdotes de la Iglesia a dar ejemplo de amor a Cristo y entrega al prójimo con el fin de que sus vidas se conviertan en ejemplos válidos y atractivos en el mundo de hoy para los jóvenes que están madurando su vocación y se plantean entregar la vida en el sacerdocio.

Las palabras del arzobispo formaron parte de la homilía pronunciada el pasado sábado en la parroquia de la Purificación de Almendralejo cuando presidía la ordenación sacerdotal de Lorenzo García Palacios, un joven natural de Almendralejo que tiene 25 años y pertenece a la Congregación de Misioneros Claretianos del Corazón de María.

En el mismo acto también fue ordenado diácono Juan Jesús María Gea, un joven natural de Vélez Rubio, en la provincia de Almería.

Elogios a la ciudad

El provincial de los Claretianos en la provincia Bética, don Juan José González tomó la palabra en la parte final de la ordenación para agradecer a los almendralejenses la magnífica acogida que han dispensado a los misioneros claretianos en los más de cien años que han permanecido en la ciudad.

En la actualidad hay otros dos jóvenes almendralejenses que realizan estudios eclesiásticos con la intención de ingresar en la Congregación de Misioneros Claretianos, y un tercer joven nacido en esta misma cuidad que se encuentra en el Noviciado de Loja (Granada), por lo que puede decirse que la ciudad ha aportado un importante número de vocaciones a la congregación claretiana.

 

Jubileo infantil en el arciprestazgo de Olivenza

300 niños del arciprestazgo de Olivenza, procedentes de Villanueva del Fresno, Cheles, San Benito, Almendral, La Albuera y la propia Olivenza, participaron el pasado sábado en el Jubileo dedicado a ellos en la ciudad oliventina. El encuentro comenzaba a las 11 de la mañana con una oración dirigida por don Francisco Gallego, párroco de Almendral, a la que siguió un gran juego por equipos. Tras la comida, en un parque de la ciudad los niños participaron en una pequeña celebración con la que se dio por concluido el encuentro.

 

Una cruz gigantesca en el Santuario de Tentudía
recordará el Jubileo

La ceremonia se realizó el pasado domingo

Centenares de peregrinos de distintas procedencias acudieron al Santuario Jubilar de Tentudía para ganar las indulgencias del gran jubileo y asistir a la instalación de la cruz conmemorativa del nacimiento de Jesucristo y del nuevo milenio.

La nave del templo fue incapaz de acoger a los numerosos peregrinos procedentes de la parroquia de San Juan de Rivera (Badajoz), El Real de la Jara (Sevilla), Cabeza la Vaca y de otras localidades cercanas o más alejadas del entorno de Tentudía, así como una nutrida representación de Monesterio que llegó con su Hermandad de la Virgen.

Todos fueron recibidos por la Rectoría del Santuario y miembros de la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Virgen de Tentudía.

La Eucaristía concelebrada fue presidida por el Vicario de Zona, don Francisco Maya, y cantada por la coral "Cabarco", de Monesterio.

En la homilía don Francisco Maya se refirió al significado del Gran Jubileo y a la distinción de la que ha sido objeto este histórico santuario mariano, centro de espiritualidad de la Baja Extremadura, extendiéndose luego en el significado de la colocación del símbolo del cristianismo, que después se haría, finalizando con un emocionado recuerdo al periodista José Luis López de la Calle, asesinado esa mañana por ETA.

Terminada la misa se procedió a la bendición de la cruz que fue sacada a hombros del Santuario hasta el lugar de su colocación donde esperaba una potente grúa que la elevó para dejarla en su punto de anclaje.

La lluvia se sumó en ese momento al acto acompañando durante la interpretación de himnos y la bendición final. Una ofrenda floral y de fuego puso fin a la ceremonia, quedando la cruz erguida en un risco, desde donde abre sus brazos a las tierras extremeñas y andaluzas.

Junto a la cruz se ha colocado una placa conmemorativa en la que puede leerse: " ante el nuevo milenio la Cruz de Cristo vuelve a erigirse en esta cima bendiciendo a los pueblos del entorno de este santuario jubilar".

 

Los gitanos celebraron el Jubileo
en la Catedral Metropolitana

Los gitanos de la diócesis de Mérida-Badajoz participaban el pasado día 4 en su jubileo en la Catedral de Badajoz. Al acto asistían también muchos payos, que mostraron así la universalidad de la fe y que la filiación divina está por encima de la raza.

A lo largo de este año han ido pasando por la catedral diferentes grupos para celebrar, de forma específica, el año jubilar. El hecho de que el día 4 fuera el elegido para el Jubileo de los gitanos, era debido a que esa jornada se celebraba el día del beato Ceferino Jiménez Malla "El Pelé", el primer gitano que subió a los altares, cuya imagen permaneció en el presbiterio durante la misa. Ese jueves era también la jornada designada como "Día Mundial del Pueblo Gitano".

La celebración en la Catedral consistió en una concelebración Eucarística, presidida por el Arzobispo, donde los gitanos daban gracias a Dios por seguir existiendo como Pueblo, se recordaba a los difuntos y a los que han sido perseguidos desde la salida de este Pueblo de la India, de forma especial a los 120.000 gitanos expulsados de Kosovo y los 40.000 que dejaron sus vidas en ese nuevo holocausto.

Los propios gitanos realizaron las lecturas de la Misa y las preces, así como las ofrendas. La Eucaristía fue cantada por el coro rociero "Puente Real".

 


 

 

Al paso de Dios

Flores para Etiopía

Estoy convencido de que detrás del enriquecimiento obsequioso con que muchos cristianos cuidan las imágenes y del adorno de nuestras celebraciones, no todo es vanidad y competitividad, como algunos piensan, sino que hay una fe de muchos quilates, a la que le suele faltar un cultivo adecuado. Por eso no se puede caer en la crítica fácil, descalificadora e hipócrita, como lo fue la de Judas con la mujer pecadora que perfumó el cuerpo de Jesús. Pero hay una norma básica para el gasto religioso: que vaya precedido y acompañado por el amor y el servicio a los pobres, pues, de lo contrario, le faltaría legitimidad a lo que hacemos para Dios. "A los pobres los tenéis siempre con vosotros" y os deben preocupar y ocupar permanentemente, dice Jesús para justificar el gasto de aquella mujer.

Con este criterio actuó un pueblo de nuestra diócesis, Almendral, que esta Semana Santa, a pesar de la belleza y la tradición de sus pasos procesionales, renunció al adorno y el importe de las flores lo destinó a Etiopía.

Estos gestos solidarios no deberían faltar en ninguna de nuestras manifestaciones religiosas y celebraciones de los sacramentos, en las que tendríamos que renunciar al excesivo ornato y a los gastos suntuosos y colaborar en algún proyecto social. Nuestras Primeras Comuniones, Bodas, Bautizos y Primeras Misas ganarían en sencillez y calidad cristiana y manifestarían mejor el agradecimiento a Dios, que todo lo hace generosa y gratuitamente en favor nuestro, al tiempo que colaborarían a que toda la comunidad cristiana se ponga en estado de solidaridad.

Amadeo Rodríguez Magro

 

 

Liturgia del domingo

Celebramos el IV Domingo de Pascua

 

Palabra de Dios

Libro de los Hechos de los Apóstoles 4, 8-12

En aquellos días, Pedro, lleno del Espíritu Santo, dijo:

- "Jefes del pueblo y ancianos: Porque le hemos hecho un favor a un enfermo, nos interrogáis hoy para averiguar qué poder ha curado a ese hombre; pues quede bien claro, a vosotros y a todo Israel, que ha sido el nombre de Jesucristo Nazareno, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de entre los muertos; por su nombre, se presenta éste sano ante vosotros. Jesús es la piedra que desechasteis vosotros, los arquitectos, y que se ha convertido en piedra angular; ningún otro puede salvar; bajo el cielo, no se nos ha dado otro nombre que pueda salvarnos".

Salmo 117, 1 y 8-9, 21-23, 26 y 28-29

R. La piedra que desecharon los arquitectos
es ahora la piedra angular.

O bien: Aleluya.

Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.
Mejor es refugiarse en el Señor,
que fiarse de los hombres;
mejor es refugiarse en el Señor,
que fiarse de los jefes.

Te doy gracias porque me escuchaste
y fuiste mi salvación.
La piedra que desecharon los arquitectos
es ahora la piedra angular.
Es el Señor quien lo ha hecho,
es un milagro patente.

Carta 1 del apóstol san Juan 3, 1-2

Queridos hermanos: Mirad queéamor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! El mundo no nos conoce porque no lo conoció a Él. Queridos: ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a Él, porque lo veremos tal cual es.

Evangelio según san Juan 10, 11-18

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:

- Yo soy el Buen Pastor. El Buen Pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estrago y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el Buen Pastor, que conozco a las mías y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a esas tengo que traer, y escucharán mi voz y habrá un sólo rebaño, un sólo Pastor. Por eso me ama el padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para quitarla y tengo poder para recuperarla. Este mandato he recibido de mi Padre.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

15, lunes: Hch 11, 1-18; Jn 10, 1-10.
16, martes: Hch 11, 19-26; Jn 10, 22-30.
17, miércoles: Hch 12, 24-13, 1-5a; Jn 12, 44-50.
18, jueves: Hch 13, 13-25; Jn 13, 16-20.
19, viernes: 1P 5, 5b-14; Mc 16, 15-20.
20, sábado: Hch 13, 44-52; Jn 14, 7-14.
21, domingo: Hch 9, 26-31; 1Jn 3, 18-24; Jn 15, 1-8.

 

Comentario litúrgico

 

Yo soy el Buen Pastor

El pasado domingo veíamos que el reto del Tiempo Pascual es estar atentos a los signos de la presencia del Resucitado para encontrarnos con El y participar así de la sanación que nos trae. El título de este pequeño comentario ya nos adelanta una presentación en toda regla de Quien hemos de buscar y encontrar.

El de pastor es un título que viene de lejos en la literatura bíblica, incluso aplicado a Yawhé. Es entrañable el tan rezado salmo 22 que pone en boca del orante una confesión de fe llena de confianza: &laqno;El Señor es mi pastor». Por eso no es de extrañar que Dios hecho hombre se presente como el Buen Pastor, es decir el único pastor que nos puede conducir a las verdes praderas del Reino.

San Juan, en el evangelio, nos da suficientes noticias como para hacer un resumen de lo que debe significar para cada uno de nosotros que Cristo se presente como el Buen Pastor.

En primer lugar, es Buen Pastor porque da la vida por sus ovejas. Es fácil darlo por sabido, por eso es necesario interiorizarlo y caer en la cuenta de que mucho antes de una posible entrega por nuestra parte, el Cristo, a quien prometemos entregas sin cuento, ya El se nos ha dado dejándose matar por amor en la cruz.

En segundo lugar, Cristo habla de un doble conocimiento y amor que nos ha de intranquilizar. Se trata de un conocimiento pleno de amistad que se da de su parte hacia nosotros pero que solicita una respuesta recíproca.

Ser reconocido y reconocer, ser amado y amar podrían ser los verbos que definiesen una vida cristiana auténtica que haya madurado lo suficiente como para poder decir con verdad: Cristo es mi Pastor.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

19 de mayo: San Agustín el Nuevo (+ 1309)

La bien amueblada cabeza de Mateo de Tarano, que es el nombre de pila de nuestro santo, le llevará a enseñar derecho en su propia universidad de Bolonia, siendo nombrado prefecto del gobierno en el reinado del monarca napolitano Manfredo.

Cuando Carlos Anjou le disputa el trono, nuestro buen Mateo defiende con ardor a su soberano y es dado por muerto en la batalla de Benevento (1266). Sorprendentemente escapa vivo a pesar de heridas gravísimas. Estando en agonía promete hacerse fraile y lo cumple ingresando como hermano lego en los ermitaños de san Agustín de Sicilia. Durante años sólo el superior del convento sabrá que el humilde lego es el antiguo canciller del reino.

Un pleito jurídicamente difícil hará que el gran doctor ejerza sus saberes en favor del monasterio. Dada la brillantez de la defensa es reconocido y le son encargados, por obediencia, arduos problemas de su orden, de la que terminará revisando todos los estatutos. Durante veintidos años, ya sacerdote, será confesor del papa Nicolás IV y elegido General de la orden Agustiniana.

Agustín "el Nuevo", que fue su nombre religioso nos ofrece el ejemplo de estudio, de defensa de su patria, de confianza en Dios y de fidelidad a la palabra dada... también de coherencia en la obediencia religiosa al salir de su anonimato.

Los santos son, sobre todo, hombres y mujeres de una pieza: consecuentes, fieles y coherentes. Gracia que para todos, como para mi, deseo... Que buena falta nos hace... Eso.

Manuel Amezcua

 

Los santos de la semana

15, lunes: Isidro labrador. Heraclio, Torcuato, Hilario, Aquileo.
16, martes: Alejandro, Peregrino, Ubaldo, Gema Galgani.
17, miércoles: Pascual Bailón, Restituta, Antonia Mesina.
18, jueves: Juan I, Epafrodito, Blandina Merten, Rafaela Mª Porras.
19, viernes: Urbano I, Partenio, Dunstano, Agustín el Nuevo.
20, sábado: Bernardino de Siena, Austregisio, Etelberto.
21, domingo: Timoteo, Paterno, Teobaldo, Hospicio.

 


 

Contraportada

Vietnam, 25 años de persecución religiosa

El país oriental celebró un cuarto de siglo del fin de la guerra

El pasado 30 de abril, Vietnam puso punto final a la guerra civil con el abandono de una de las intervenciones armadas más complicadas que ha emprendido Estados Unidos en toda su historia. La lenta reconstrucción del país, sin embargo, no parece contar con el derecho a la libertad religiosa por parte de los ciudadanos.

Se estima que los católicos en Vietnam son unos 7 u 8 millones, lo que hace que sea el segundo país en número de fieles católicos en Asia, después de Filipinas.

Publica el Centro Evangélico Fe y Vida Pública ("Centre for Faith and Public Life") de Canadá una información, avalada por la experiencia de los protestantes en el país asiático, en la que denuncia la persecución que sufren los cristianos en Vietnam.

Un investigador del Centro Evangélico Fe y Vida Pública realizó una entrevista al padre Huan, un anciano sacerdote de una gran diócesis cercana a Hanoi cuya biografía es típica en Vietnam.

Se le prohibió abandonar su aldea de 1964 a 1988, es decir 24 años. Es el único sacerdote ordenado que puede atender a 24 comunidades católicas con un total de 16.000 fieles. Otro sacerdote, informa el padre Huan, es el único ministro de la Iglesia católica ordenado para un total de 47 comunidades católicas que cuentan con siete iglesias del tamaño de catedrales. Esta situación es el resultado de los controles y limitaciones impuestos por las autoridades, durante muchos años, a la preparación de nuevos sacerdotes.

 

Conversiones y represión

Sin embargo, en muchos lugares la Iglesia católica crece por las conversiones de adultos. Con pequeños libros del nuevo testamento regalados por sociedades bíblicas, los católicos se reúnen en pequeños grupos a estudiarlo.

El informador del Centro afirma que es muy probable que la persecución actual se deba a este crecimiento. "Las autoridades -añade en un informe enviado a Zenit-, ven a la religión como una forma potencial de organización que les asusta, especialmente el cristianismo. Atribuyen una gran importancia a la influencia de las Iglesias cristianas en la caída de los regímenes comunistas de Europa. Y quieren evitar que lo mismo suceda en Vietnam".

El informador del Centro evangélico ha recogido una amplia información sobre los abusos, la discriminación y la brutal represión que sufren todos los días los cristianos en las aldeas de Vietnam. Son habitualmente perseguidos, ridiculizados, interrogados, golpeados, privados de sus pertenencias por las mismas autoridades, desposeídos de la tierra, forzados a trasladarse a aldeas ancestrales, destinados a trabajos forzados, encarcelados en duras condiciones y, en ocasiones, asesinados. Se les presiona para que firmen documentos abjurando de su fe. A los que sucumben, se les pide que regresen a prácticas religiosas ancestrales como beber la sangre de animales sacrificados. Tres iglesias han sido destruidas por el Gobierno desde 1999. Los cristianos fueron excluidos de la asistencia pública durante las riadas que devastaron parte del país el año pasado. Los hijos de los cristianos son excluidos sistemáticamente del acceso a la educación. Viven completamente marginados.

 

Misa con tres gotas de vino

El pasado mes de marzo, el arzobispo vietnamita Van Thuân predicó los ejercicios espirituales a Juan Pablo II y a sus colaboradores de la Curia romana. El obispo manifestó que cuando fue arrestado, el 16 de agosto de 1975, fue transportado en la noche a 450 kilómetros de Saigón, en la más absoluta de las soledades. Su única compañía fue el rosario. En esos momentos -explica Van Thuân-, cuando todo parecía perdido, se abandonó en manos de la Providencia y encontró en la Eucaristía el apoyo para su sufrimiento y el de sus compañeros.

"Cuando me encarcelaron en 1975 ­recordó el prelado vietnamita­, me vino una pregunta : "¿Podré celebrar la Eucaristía?"".

El prelado explicó en una de las meditaciones que, dado que al ser detenido no lo dejaron llevarse ninguno de sus objetos personales, al día siguiente le permitieron escribir a su familia para pedir bienes de primera necesidad: ropa, pasta dental, etc. "Por favor, enviadme algo de vino, como medicina para el dolor de estómago". Los fieles entendieron bien lo que quería y le mandaron una botella pequeña de vino con una etiqueta en la que decía: "Medicina para el dolor de estómago". Entre la ropa escondieron también algunas hostias. La policía le preguntó: "¿Le duele el estómago?". "Sí", respondió monseñor Van Thuân, "Ahí tiene su medicina".

"No podré expresar nunca mi alegría: celebré cada día la Misa con tres gotas de vino y una de agua en la palma de la mano. Cada día pude arrodillarme ante la Cruz con Jesús, beber con él su cáliz más amargo. Al recitar la consagración, confirmé con todo mi corazón y con toda mi alma un nuevo pacto, un pacto eterno entre Jesús y yo, a través de su sangre mezclada con la mía. Fueron las Misas más bellas de mi vida".

Más tarde, cuando lo internaron en un campo de reeducación, al arzobispo lo metieron en un grupo de cincuenta detenidos. Dormían en una cama común. Cada uno tenía derecho a cincuenta centímetros.

"A las 21,30 se apagaban las luces y todos tenían que dormir-cuenta-. En la cama, yo celebraba la Misa de memoria y distribuía la comunión pasando la mano por debajo del mosquitero. Hacíamos sobres con papel de cigarro para conservar el santísimo Sacramento. Llevaba siempre a Cristo Eucaristía en el bolso de la camisa".

Dado que todas las semanas tenía lugar una sesión de adoctrinamiento en la que participaban todos los grupos de cincuenta personas que componían el campo, el arzobispo aprovechaba los momentos de pausa para pasar con la ayuda de sus compañeros católicos la Eucaristía a los otros cuatro grupos de prisioneros. "Todos sabían que Jesús estaba entre ellos, y Él cura todos los sufrimientos físicos y mentales. De noche, los prisioneros se turnaban en momentos de adoración; Jesús Eucaristía ayuda de manera inimaginable con su presencia silenciosa: muchos cristianos volvieron a creer con entusiasmo; su testimonio de servicio y de amor tuvo un gran impacto en los demás prisioneros; incluso algunos budistas y no cristianos abrazaron la fe. La fuerza de Jesús es irresistible. La oscuridad de la cárcel se convirtió en luz pascual".

 

ZENIT



Return to Camino