Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 391. 13 de mayo de 2001

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

Extremadura es una de las comunidades españolas que mejor responden al sostenimiento de la Iglesia a través del IRPF

El 0,5% de lo que cada contribuyente
paga puede ir destinado a ese fin

Nuestra región ocupa el tercer puesto en el ranking nacional a la hora de poner la cruz en la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta. Con ello los contribuyentes hacen que el Estado destine el 0,5% de lo que ya pagan a sostener la actuación de la Iglesia.

La Iglesia necesita la participación de todos los fieles para desarrollar su misión evangelizadora y mantener las numerosas obras sociales y humanizadoras, abiertas a todas las personas, sin distinción de religión, por lo que la Iglesia pide también la colaboración de todos, sean creyentes o no.

Durante el último ejercicio tributario, en la provincia de Badajoz, el 58,62% de los contribuyentes puso la cruz en la casilla de la Iglesia, de ellos, el 13,11% lo hizo también en la casilla de otros fines sociales, haciendo uso así de la nueva modalidad estrenada el año pasado, que permite poner las dos cruces sin necesidad de repartir la asignación.

Los fondos obtenidos por la Iglesia en la declaración de la renta van a un fondo conocido como Fondo Común Interdiocesano, que junto a otras aportaciones, se distribuyen posteriormente entre todas las diócesis españolas.

Poner la cruz en la casilla de la Iglesia no supone ningún coste para los contribuyentes, ni pagarán más ni se les devolverá menos.

 


Editorial

Protección de la infancia en la televisión

La pasada semana un informe de la Confederación Española de Amas de casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) volvía a dar la voz de alarma con respecto a los contenidos de algunos de los programas infantiles que se emiten en las cuatro televisiones generalistas en abierto de nuestro país (TVE-1, La 2, Antena 3 y Telecinco), en los que se han detectado excesivas escenas violentas, sexistas y ridiculizantes de la cultura.

Para remediar semejante siembra de contravalores, la mencionada organización propone un mayor cumplimiento de la Ley de TV Sin Fronteras y la creación del Consejo de lo Audiovisual.

Nos alegra semejante inciativa social que, en gran parte, coincide con la petición que hacían los obispos españoles en su mensaje para la reciente Jornada Mundial de las Comunicaciones, cuando afirmaban que "es obligación de la Administración preservar unos mínimos de calidad ética y estética en los medios, sobre todo en el ámbito televisivo, y pensamos que un instrumento que contribuiría a ello sería la creación en España, al igual que ya existe en la mayor parte de los países europeos, de un Consejo de lo Audiovisual que, gozando de la mayor representatividad social posible, velase por la calidad de los productos audiovisuales a la que tienen derecho los ciudadanos como consumidores."

¿Cómo podremos construir una cultura de la paz y de la vida cuando la violencia está presente en el 28 por ciento del tiempo televisivo que los niños consumen cada día?, ¿cómo evitar que los comportamientos violentos de la ficción televisiva no lleguen, con el tiempo, a ser real en el hogar, en la escuela y en la calle?

No cabe duda que una forma de evitarlo es la denuncia y la reclamación del cumplimiento de las leyes de protección de la infancia, empezando por la propia Constitución (Art. 20, 3) hasta llegar al Convenio para la autorregulación de los programas dirigidos a una audiencia infantil, firmado por el Ministerio de Educación y las televisiones españolas en 1993. ¿Qué ha sido de él?

Pero sobre todo, como también señalaban nuestros obispos, "el público ha de asumir también una mayor responsabilidad en el uso de los medios. Especial misión tienen, en este sentido, los padres y educadores, sin olvidar a la propia comunidad cristiana. Las exigencias éticas y morales de la comunicación social no pueden estar ausentes de los contenidos didácticos de la catequesis y enseñanza religiosa de niños y jóvenes, y de las materias formativas de los futuros esposos o de las escuelas de padres." En una palabra: hay que educar, también cristianamente, para ver televisión y seleccionar lo que se ha de ver. Es una cuestión de salud moral.

 


Carta del Arzobispo

A los primeros confirmados del siglo XXI

I.- UN JOVEN DE AYER

Querido o querida Tú:

En las más de cien mil confirmaciones que llevo efectuadas durante mis treinta y dos años de Obispo, siempre he sentido y siento una especial emoción cuando, siguiendo el ejemplo de los Apóstoles con los primeros cristianos, impongo mis manos sobre la cabeza del o de la confirmanda y os unjo después la frente con el santo crisma, repitiendo también ese signo religioso del Antiguo y del Nuevo Testamento. Ya sabes que el propio Jesús quiso llevar por sobrenombre Cristo, palabra griega equivalente a ungido, en su caso por el Espíritu de Dios. En el momento sacramental, mientras escucho tu nombre de labios del padrino, gozo contemplando tu rostro juvenil y le digo interiormente al Señor: ¡Anda, echale una mano! ¿No ves cuántos años tiene por delante para hacer cosas grandes por tí, por la Iglesia y por los hombres?

Es muy natural que como Obispo, padre y amigo vuestro os abra el corazón en carta personal, para deciros unas palabras más directas de cariño y de estímulo, porque en esta primavera se cumple el cincuenta aniversario del momento más querido de mi vida joven, cuando, a los 22 años, fui ordenado sacerdote en Roma, el 19 de Mayo de 1951. Seguro que ni tú ni tú os acordáis con mucha exactitud de esa fecha.

Tengo, por lo pronto, la obligación de ponerme muy contento con mis cincuenta años de sacerdocio, los dieciocho primeros de cura, presbítero es la palabra técnica, y los otros treinta y dos de Obispo, once de ellos en Sevilla como Auxiliar, y 21 en Extremadura como titular de Badajoz y luego de Mérida-Badajoz. El Obispo ama y se entrega a la Iglesia como a su esposa y por eso llevamos el anillo. (Lo de Arzobispo, hace seis años, es una añadidura que no afecta mucho a lo que estamos hablando). No sabes con cuánto gusto cumplo con ese deber de ponerme contento. Lo estoy por los cuatro costados, no por el número redondo, sino por lo mucho y bueno que me ha pasado por mi vida durante tan largo trecho de tiempo.

Otra obligación sobreañadida, que brota de las Bodas de Oro, es la de contarles a otros lo que ha sido tu historia y tu vida, por si les ayuda a ellos a enriquecer o corregir la propia. Este trance es el peor para mí, porque me falta humildad para hablar de mí mismo y que me tomen por vanidoso o engreído. Algunas personas buenas, de las que me fío mucho y me conocen bien, me han rogado con insistencia: ¡Dígales algo a los jóvenes, desde lo que usted ha vivido y para animarlos a una vida interesante y bonita!

Bueno; pues, allá voy. ¡Vamos al grano! Yo vengo de una familia cristiana de pequeños labradores en la Vega de Granada, fui niño de la Guerra en la zona de Franco, estudié en el Seminario de Granada durante todos los años cuarenta, la dura época del hambre, de la reconstrucción de España, de intenso ambiente religioso, como suele vivirse en las posguerras; con ganas de vivir y con grandes ideales de fe y sueños de quemar la vida por una causa importante.

¿Que porqué me fui al Seminario? En principio, porque la falta de edad y retraso en la matrícula me impidieron matricularme en el Instituto. A partir del segundo curso, ya seguí en el Seminario por elección personal, puesto que el ambiente de los profesores y de los compañeros de estudio, cautivó mi alma de niño y luego de adolescente. Más tarde, entre los 15 y los 17, tuve que decidir mi vocación al sacerdocio, sabiendo que renunciaba a otras carreras más rentables y que tendría que anteponer, al ordenarme de sacerdote, el seguimiento de Cristo y el anuncio del Evangelio, al amor de una mujer y a la creación de una familia.

Del Seminario, en años tan difíciles, conservo, sin embargo, unos recuerdos estupendos. Allí estudiábamos por entonces las famosas Humanidades, que ahora se intentan recuperar: latín y griego, geografía e historia, literatura, música, deportes. A pesar de la escasez y la pobreza, nunca nos faltaron el alimento y los cuidados necesarios para nuestro desarrollo físico e intelectual. Nos criábamos sanos y fuertes, en un ambiente de familia y de alegría. El internado, que nos costaba un poco a los más pequeños, se suavizó con la visita semanal de nuestras familias, que nos traían del pueblo embutidos, quesos y otros productos agropecuarios de la vega granadina, con los que reforzábamos la dieta y practicábamos el compañerismo con los condiscípulos de la Capital que, aún siendo de familias acomodadas, no tenían cosechas ni matanzas como los de los pueblos.

De mi primer curso allí, con los diez años recién cumplidos, recuerdo el cariño de los sacerdotes jóvenes que ejercían de tutores y maestros; y de otros compañeros mayores, para nosotros casi viejos, que, cumplidos los veinte años, cursaban ya estudios de Teología y nos hablaban con enorme ilusión de su ya próxima ordenación sacerdotal. Algunos dijeron su primera misa al final del curso y en el mismo Seminario, en un ambiente increíble de alegría. Hace ahora algunos meses, uno de ellos, Alfredo Raya, que ha fallecido después, me escribió una carta preciosa con una estampa recordatorio de sus sesenta años de sacerdocio. ¡Ahí es nada!

El Seminario, desde primaria hasta fin de carrera, duró doce cursos: cinco de Humanidades, tres de Filosofía y cuatro de Teología. Aquello no era ni más ni menos difícil que hacer los estudios corrientes en el Instituto y en la Universidad. Yo tuve y tengo bastantes amigos, estudiantes de otros centros, que luego fueron maestros, abogados o médicos. Y algunos compañeros míos, que habían recibido en el Seminario una primera formación muy valiosa, siguieron luego otro camino, bien porque su vocación no estaba clara, o porque le faltaron arrestos para afrontar los compromisos sacerdotales.

Los que seguimos adelante no éramos ni más listos ni mejores que ellos ( pero tampoco el pelotón de los torpes ni chicos aburridos); pero la intensa vida de fe, el entusiasmo de seguir a Cristo, lo que llamábamos entonces la salvación de las almas, llenaron de luz nuestra juventud. Creíamos a pie juntillas (y lo sigo creyendo todavía) que la vocación era una gracia y un privilegio de Dios y sacábamos del fervor religioso la energía para domar nuestras pasiones juveniles e ir conquistando año tras año una madurez humana y cristiana, desde los 15 a los 25, que nos garantizaría, al final de los estudios, la admisión por el Obispo, con todos los informes en regla, a recibir el sacramento del Orden en sus dos primeros grados de diácono y de presbítero.

Mi caso fue algo distinto, porque mi corta edad y mi buena suerte en los exámenes, inclinaron a mis superiores a mandarme a Roma para que ampliara estudios de Historia de la Iglesia. Allí viví una experiencia preciosa con compañeros de muchas diócesis españolas y de medio mundo, presencié grandes acontecimientos, presididos en el Vaticano por Pío XII, y ensanché mi espíritu hacia los grandes horizontes de la Iglesia universal. Recibí el Orden sacerdotal, en la fecha ante dicha, en la Catedral de roma, que no es la Basílica de San Pedro, sino la de San Juan de Letrán "madre de todas las Iglesias del orbe". Éramos unos veinte los jóvenes ordenandos, entre españoles, norteamericanos, italianos, ingleses y varios africanos. Nos ordenó el Vicario del Papa, Cardenal Clemente Mícara. También esto ensanchó mi corazón y marcó para siempre mi mentalidad.

(Continuará en el próximo número con el apartado II, Los jóvenes del Evangelio y los de hoy).

+Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


Centrales

Los extremeños siguen destacando
en su aportación a la Iglesia vía IRPF

Cada contribuyente puede destinar a ese fin
el 0,5% de lo que paga

En el último ejercicio, Extremadura ocupó el tercer puesto en España en cuanto a porcentaje de contribuyentes que se inclinan por la aportación a la Iglesia a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), tras Castilla-La Mancha y Murcia. Los catalanes son los que menos, seguidos de Melilla y Ceuta.

El día 20 de junio finalizará el plazo establecido para efectuar la declaración de la renta en el caso de que la declaración salga positiva, o lo que es lo mismo, a pagar. En el caso de que sea al contrario, de que Hacienda devuelva, este plazo es algo más amplio, hasta el 2 de julio. "Hacienda somos todos", rezaba un eslogan publicitario de ese organismo, y consciente de ello, la Iglesia católica, como hace cada año llegada esta fecha, pide a todos los contribuyentes, de manera especial si son creyentes, que contribuyan a su sostenimiento poniendo la cruz en la casilla destinada a ello, tanto si la declaración resulta positiva como si es a devolver, lo que no supone ningún coste añadido para el contribuyente.

Creyentes y no creyentes

La Iglesia necesita la participación de todos los fieles para desarrollar su misión evangelizadora y sostener las numerosas obras sociales y humanizadoras, abiertas a todas las personas, sin distinción de religión. Por ello la petición de colaboración se dirige a todos, incluso a los no creyentes. En la diócesis de Mérida-Badajoz, además del sostenimiento de los sacerdotes, lugares de culto y de reuniones, existen importantes obras sociales y humanizadoras en favor de los pobres y marginados, como el centro de drogadictos (Proyecto Vida) y varios centros de transeúntes.

Durante el último ejercicio tributario, en la provincia de Badajoz, el 58,62% de los contribuyentes puso la cruz en la casilla de la Iglesia, de ellos, el 13,11% lo hizo también la casilla de otros fines sociales, estrenando así la nueva modalidad iniciada el año pasado que permite poner las dos cruces sin necesidad de repartir la asignación.

El 21,89% solamente puso la cruz en otros fines sociales, mientras que el 19,49% no expresó ninguna preferencia.

Fondo Común

Los fondos de la asignación tributaria van a engrosar lo que se conoce como Fondo Común Interdiocesano. Este Fondo se nutre con otras partidas, tales como el reintegro de las cuotas de la Seguridad Social a los capellanes, aportaciones de las diócesis en función del número de habitantes, renta per capita etc, o donativos. El Fondo Común se distribuye entre las distintas diócesis españolas dependiendo del número de sacerdotes y parroquias con las que cuente, extensión de la diócesis etc.

Del Fondo Común Interdiocesano, llegaron el año pasado a nuestra diócesis alrededor de 200 millones, que contribuyen a sostener las 214 parroquias existentes, atendidas por más de 300 sacerdotes. Además con ese dinero se ayuda también a financiar la labor social de la Iglesia y se auxilia a los misioneros de Mérida-Badajoz, que se dedican a anunciar el Evangelio en todo el mundo.

¿Por qué aportar?

XXI siglos haciendo el bien.
La Iglesia católica lleva más de veinte siglos haciendo el bien. Tanto en la dimensión individual como social de la persona, transmite, vive y cuida los valores religiosos y humanos que redundan en bien de todos.

Seguir aportando.
Para que la Iglesia pueda seguir transmitiendo esos valores necesita que entre todos la financiemos. Por eso, los católicos y todos aquellos que valoran esa aportación de la Iglesia a la sociedad debe poner la X en la casilla de la Iglesia católica en la declaración de la renta, ya que una parte importante de su financiación se lleva a cabo por este método.

Miles de personas
(sacerdotes, religiosos/as, seglares) están dedicando su vida a transmitir, vivir y cuidar esos valores y necesitan que entre todos los mantengamos. No les regalamos nada, sino que los compensamos por su trabajo y dedicación.

No te cuesta nada.
Poner la X no significa que pagues más impuestos, sino que cinco pesetas de cada mil de las que ya pagas pasa a la Iglesia católica.

También si la declaración es 'a devolver'.
Si tu declaración te sale a devolver, pon también la X porque no te van a devolver menos.

Tu colaboración se destina a:

- Prestar atención espiritual y humana a todo aquel que lo necesite, tanto de los católicos como de los que no lo son.

- El mantenimiento de cerca de 25.000 parroquias, lugares de culto y numerosos servicios sociales de todo tipo repartidos por toda la geografía española.

- La retribución de más de 23.000 sacerdotes que dedican su tiempo a la atención espiritual, social y cultural a través de proyectos pastorales para adultos, jóvenes y niños.

- A colaborar en la evangelización y en el desarrollo de los pueblos del Tercer Mundo.

- El cuidado de los más pobres y desfavorecidos de la sociedad.

Miles de niños celebran
el Encuentro Nacional de la Infancia Misionera

Tuvo lugar en Madrid los días 28 y 29 de abril

Desde las 10 de la mañana del día 28, a través de los cuatro arcos que dan acceso a la Plaza Mayor de Madrid, iban entrando riadas de niños procedentes de todas las diócesis de españa con sus distintivos, pañoletas de diversos colores al cuello y enarbolando banderas. La plaza estaba a rebosar. Colores, gritos, canciones, risas, banderas de todos los países del mundo y miles de globos se unieron dejando atónito al turista de turno, cámara en mano. Cada uno de los 11.000 niños, 500 de ellos de nuestra diócesis, fueron ocupando su sitio en la plaza .

Apertura del encuentro

A las 11 de la mañana se efectuaba la inauguración del Encuentro cuando el cardenal Antonio María Rouco, arzobispo de Madrid, junto con el alcalde don José María Álvarez del Manzano y monseñor Francisco Pérez González, obispo de Osma-Soria y Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias, saludaron a los miles de niños, animándolos a vivir con espíritu misionero el "Encuentro de niños 2001".

Todos los niños sujetaban fuertemente un globo en su mano. Dentro de cada uno de ellos había un mensaje, una petición personal que habían formulado y que, en un momento del Encuentro, soltarían para que volasen libremente y llegasen a tierras lejanas, donde otros niños pudieran leerlos, y cumplir así con su labor de misioneros, llevando la Buena Noticia de Jesús más allá de nuestras fronteras.

Canción misionera

El Encuentro continuó en el Auditorium del Parque Juan Carlos I, donde tuvo lugar el Festival de la Canción Misionera, una carrera de antorchas, un acto a la Virgen seguido de un espectáculo de luz y sonido que escenificaba la historia de las misiones en España.

El lema "Contigo el mundo sonreirá" estaba representado en un logotipo, con forma de bola del mundo, en el que la "T" de contigo tiene una forma de cruz, simbolizando el acto de fe en la promesa misionera de Jesús, que se comprometió a estar con nosotros todos los días , lo que exige de nosotros una respuesta de compromiso personal, que ha sido concretado en un trabajo que durará cinco años dedicando cada uno al conocimiento de un continente. El término "mundo" del eslogan quería recordar la universalidad del mandato de Jesús: "Id por todo el mundo..."

Así, con cantos, sonrisas y mucho amor y disposición, los misioneros del tercer milenio se prepararon para llevar a cabo su misión.

 

Reunión hispano-portuguesa sobre Medios de Comunicación

El pasado 2 de mayo se clausuró en Lisboa el Encuentro de las Comisiones Episcopales de las Comunicaciones Sociales de España y Portugal, en el que se abordaron las relaciones de la Iglesia con los Medios de Comunicación Social y la organización en cada diócesis de la pastoral de las comunicaciones sociales.

Por parte de la Conferencia Episcopal española asistieron el presidente de la Comisión de Medios de Comunicación Social, el obispo de Sigüenza-Guadalajara, Monseñor José Sánchez, el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Antonio Montero, el obispo de Lugo, Monseñor José Gómez y el obispo de Jerez de la Frontera, Monseñor Juan del Río, así como el director de la Comisión, el sacerdote don José María Gil Tamayo.

Como representantes de la Conferencia Episcopal portuguesa asistieron el presidente de la Comisión de Comunicaciones Sociales y obispo de Coimbra, Monseñor Joao Alves; el obispo de Beja, Monseñor. Antonio Vitalino; el obispo emérito de Beja, Monseñor Manuel Falcao, el obispo auxiliar de Lisboa, Monseñor Manuel Clemente, y el director de la Comisión, el Padre Antonio Rego.

Conclusiones

En sus conclusiones, los obispos expresan que la Iglesia considera necesario que los medios se impregnen del Evangelio. La Iglesia se siente llamada a adecuar su lenguaje al lenguaje de los medios de comunicación para que su mensaje sea percibido. Consideran que el lugar específico de la comunicación social debe concretarse en las diócesis y para ello deberán contar con personas comprometidas y profesionales. Asimismo indican que la Iglesia debe preservar todo su derecho de presencia en los medios de comunicación públicos y reclama en todos los medios una mayor atención a la información religiosa. Por último y haciendo uso del Mensaje del Papa Juan Pablo II para la 35 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, la Iglesia católica deberá asumir un compromiso más activo y creativo en la pastoral de las comunicaciones.

 

15 de mayo, Día del Mundo Rural,
jornada de reflexión sobre el agua

El Movimiento Rural Cristiano y el Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos celebrará el próximo día 15, festividad de san Isidro Labrador, el Día del Mundo Rural, en esta ocasión bajo el lema 'Agua, vida y desarrollo'. En esta jornada se pretende reflexionar sobre el agua, un bien valioso y cada vez más escaso en muchas zonas de nuestra península ibérica y en el planeta tierra, así como ahondar en la nueva cultura del agua que nos exige hallar nuevos recursos de captación y regulación, de ahorro y reciclaje para que siga siendo fuente de vida y desarrollo.

La presentación del Plan Hidrológico Nacional ha suscitado en la sociedad española, y especialmente en algunas regiones, un intenso debate en torno al agua. Un debate que trasciende la realidad nacional ya que el agua es un bien escaso y fundamental para la vida y el desarrollo de los pueblos.

Los ciudadanos tenemos que saber que el agua es un bien valioso y cada vez más escaso: se calcula que dentro de treinta años cada habitante dispondrá de la mitad de agua potable que en la actualidad. Hay pueblos y regiones, zonas extensas, que saben ya lo que es sufrir las restricciones del agua. Según datos del informe del PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) de 1998, el 43% de la población de los países menos desarrollados y el 29% de los países en vías de desarrollo no tienen acceso a agua potable: esto representa a unos 1.500 millones de personas. Esta situación tiene tremendas consecuencias: según Unicef, el 80% de las enfermedades de los países pobres están relacionadas con la falta de agua potable.

Se reflexionará con detenimiento sobre dos problemas ecológicos que afectan al agua dulce: la escasez y la contaminación. Aunque una mirada superficial nos hiciera creer que hay agua para dar y tomar, la realidad es que los recursos del agua dulce disponibles son limitados. El agua es fuente de vida, pero cuando está contaminada puede producir numerosas enfermedades e incluso la muerte.

 


Noticiario diocesano

El Arzobispo de Mérida-Badajozse unió al sentir de todos contra la barbarie terrorista

Lo había hecho ya en reiteradas ocasiones

El Arzobispo, don Antonio Montero, participaba el pasado lunes en la concentración celebrada a las puertas del Ayuntamiento de Badajoz contra el atentado del domingo contra el senador del Partido Popular, don Manuel Giménez Abad.

Don Antonio ha participado en este tipo de actos de condena del terrorismo en varias ocasiones anteriormente y cuando no se lo ha permitido la agenda ha asistido en su representación el vicario general don Amadeo Rodríguez Magro.

Nada de rendirse

En relación al terrorismo, don Antonio Montero ha manifestado a la Oficina Diocesana de Información que frente a estas acciones criminales no cabe rendirse. "Si ante eso nos rendimos -dijo- ¿qué queda del Estado y qué queda esperar en el futuro de cualquiera que se desmadre?" Tras negar que la sociedad deba resignarse, afirmaba que se debe tener paciencia ante la negación de la moral y destrucción social que supone el crimen terrorista, ya que con los instrumentos del estado democrático se puede vencer el terror respetando la legalidad y los derechos humanos que también tienen los terroristas.

Don Antonio reconoció que en el debate de la calle se escuchan cosas bastante cuerdas en general, aunque añade que "hay que huir de las soluciones falsas. Es evidente que a todos nos brota la rabia... pero nuestra grandeza es que existen garantías jurídicas también para los terroristas, que pasando por los tribunales se les respetan unos derechos".

Elecciones en el País Vasco

Respecto a las elecciones de este domingo en el País vasco, don Antonio pidió que el nuevo gobierno no ahonde en el enfrentamiento del pueblo vasco ni ensanche "ninguna distancia afectiva ni efectiva entre el pueblo vasco y los pueblos de España porque en la Constitución, en el país, somos la misma nación. Por lo tanto tendrá que haber firmeza en los criterios e incluso dureza en el castigo del crimen".

El Seminario celebró el Día del Monaguillo

Se celebró en el Seminario Metropolitano de San Atón, en Badajoz, el tradicional Encuentro anual de Monaguillos, el llamado "Día del Monaguillo".

Acudieron a esta celebración más de 140 monaguillos venidos de toda la diócesis.

A su llegada al Seminario, los monaguillos fueron acogidos por los seminaristas, mayores, tras la cual participaron todos en una pequeña celebración en la Capilla Mayor del Seminario, para la que cada uno de los monaguillos vestía su túnica, signo de la labor que desempeñan. Acabada la celebración, todos participaron en un gran juego al que siguió la comida.

Ya por la tarde, fueron algunos alumnos del Seminario Menor los encargados de representar una pequeña obra teatral, titulada "Sembrando Semillas", con la que se ponía fin a este Encuentro.

Este "Día del Monaguillo", que se celebró el sábado día 5, cumple una doble tarea, pues por un lado quiere servir como pequeño homenaje a estos niños y jóvenes que, por toda la geografía diocesana, entregan su tiempo y su ilusión al servicio de las parroquias. Y por otro lado, el Encuentro tiene una clara orientación vocacional, de dar a conocer el Seminario a estos monaguillos que, por su misma función, están muy cercanos a los sacerdotes y a la parroquia.

 

Escuela de Monaguillos en la Parroquia de San Juan de Ribera

La parroquia de san Juan de Ribera de Badajoz cuenta desde el año pasado con una escuela de monaguillos. En ella 30 niños con edades comprendidas entre los 10 y los 13 años participan en una sesión semanal en la que se conocen, aprenden a compartir y estar juntos. Cada semana leen el Evangelio y preguntan sus dudas a los tres monitores que tiene la escuela, tres jóvenes universitarios de la parroquia coordinados por el sacerdote don Fermín González.

Según el director de la escuela, Alberto Magariño, junto a la convivencia y el conocimiento del Evangelio y la figura de Jesús, a los niños se les enseña a tener una actitud en el altar. "Les enseñamos cada parte de la Eucaristía", asegura Alberto.

El director de la escuela afirma que al final del primer año tienen una especie de rito de admisión que constituye toda una fiesta en la que participan los padres y los amigos.

Este proceso es paralelo a la catequesis de postcomunión, ya que pasados los tres años de la escuela de monaguillos, los niños pasan a catequesis de confirmación.

Alumnos de Religión viajan a Roma

Cursan estudios en el el Instituto 'Vegas Bajas', de Montijo

El Departamento de Religión del I.E.S. "Vegas Bajas" de Montijo, ha organizado un viaje a Italia desde el 31 de marzo al 8 de abril. Dicho viaje, que ha contado con la organización conjunta con los Departamentos de Cultura Clásica y Actividades Extraescolares, ha tenido como objetivo fundamental, aplicar una buena parte de los conocimientos que se han adquirido en clase de religión y que estaban directamente relacionados con la Historia de la Iglesia y el deseo expreso de que conocieran lo que sin duda es, el centro del mundo católico.

Recorrido por Italia

Con visitas a Pisa, Siena, Florencia, Roma, Ciudad del Vaticano, Pompeya, Venecia y Milán, los alumnos de religión y clásica, dirigidos por los profesores don Pablo Iglesias (área de religión), don Ángel L. Gallego (clásica) y don Luis Fernández (encargado de las actividades extraescolares del centro), veían cumplido un objetivo marcado ya a finales del curso pasado. Se pretende desde el área de religión, quedar instituido este viaje de tal manera, que cada dos años, se puede viajar a Italia.

Los alumnos, pudieron visitar los Museos Vaticanos, con una obligada y detenida presencia en la Capilla Sixtina así como de la Puerta Jubilar, la Basílica de San Pedro, entrando en la tumbas de los Papas y la Catacumbas. Igualmente se visitó el Coliseum, escenario del martirio de los primeros cristianos. Fue vista la iglesia de San Pietro, donde se encuentra el famoso Moisés de Miguel Ángel y los grilletes con los que San Pedro entró prisionero en Roma.

Peregrinacion a Santiago

El Departamento de Religión de este centro, prepara para el próximo curso (2001/2002), una peregrinación a Santiago de Compostela con los alumnos que estén matriculados en esta asignatura.

'El mozárabe', nuevo libro de don Jesús Sánchez Adalid

Ediciones B ha publicado recientemente el nuevo libro del sacerdote diocesano don Jesús Sánchez Adalid, titulado "El Mozárabe".

Se trata de una novela de tipo histórico, al igual que su anterior obra "La luz del Oriente", en la que se narra la extraña relación que surge entre sus dos personajes protagonistas, Abuamir y Asbag. El primero es musulmán, decidido y ambicioso, y pasará a la historia con el nombre de Almanzor. Por contra, Asbag es de origen mozárabe (nombre dado a los cristianos que habitaban en las regiones musulmanas), clérigo y aventurero. Estos dos personajes, separados por su origen y por su fe, quedan atrapados en un momento singular de la historia, la cercanía del año mil, que representaba para muchos el final del mundo y para otros el inicio de una nueva época.

La historia se ubica en la Córdoba del año 929, cuando Abderramán III toma la decisión de proclamarse califa y Emir de los Creyentes, títulos que ya habían adoptado los omeyas de Damasco y que ahora utilizaban los abasíes de Bagdad y los fatimíes del norte de África. Rompía así los débiles lazos religiosos que unían el estado cordobés con el Oriente musulmán y se abre en la España musulmana una etapa de florecimiento inigualable, que la colocó al nivel de los países más prósperos del momento. La fama de su capital Córdoba, llegará a extenderse por todo el mundo.

Es en esta floreciente Córdoba donde inician su larga y prolífica andadura los dos protagonistas de 'El mozárabe'.

Sánchez Adalid, autor de 'La luz del Oriente', se adentra con su nueva novela en un territorio virgen: el mundo de los mozárabes

 


Al paso de Dios

La Primera Comunión

Antes, ahora y mañana, comer el Pan eucarístico por primera vez será una circunstancia especialmente feliz en la vida de aquellos que lo hacen y para la comunidad de los creyentes en la que viven esta experiencia singular. Donde se plantea el problema es en el ambiente en el que esto ocurre, si propicia o no el clima de fe que tal acontecimiento requiere.

Efectivamente, la cuestión no está tanto en cómo, dónde y cuándo se celebra, está, sobre todo, en la valoración creyente que se hace del sacramento que se recibe; y me temo que hoy no está el ambiente para exquisiteces en lo religioso. Al contrario, lo social va ganando terreno.

El futuro de la primera comunión está en consolidar la actitud de fe del que la recibe y, si fuera posible, también de su entorno, al menos del más íntimo. Hoy no ocurre como antes, que el ambiente religioso ayudaba a vivir con devoción la experiencia infantil de comulgar por primera vez. Ahora hay que ser especialmente cuidadoso en acompañar el crecimiento de la fe y las actitudes cristianas de los candidatos a los sacramentos. Es más, la catequesis de la Iglesia no se puede limitar a la preparación para éstos, sino que se ha de extender a lo largo de toda la iniciación cristiana; y será en ese crecimiento gradual -fruto de la acción de Dios, del acompañamiento de la comunidad y de la acogida personal-, en el que se han de situar los acontecimientos que van sellando la acción de la gracia en cada catecúmeno. Se preparan para ser cristianos no para pasar la prueba del día de la primera comunión.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el V Domingo de Pascua

Palabra de Dios

Libro de los Hechos 14, 21b-27

En aquellos días, Pablo y Bernabé volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, animando a los discípulos y exhortándolos a perseverar en la fe diciéndoles que hay que pasar mucho para entrar en el reino de Dios.

En cada Iglesia designaban presbíteros, oraban, ayunaban y los encomendaban al Señor, en quien habían creído. Atravesaron Pisidia y llegaron a Panfilia. Predicaron en Perge, bajaron a Atalía y allí se embarcaron para Antioquía, de donde los habían enviado, con la gracia de Dios, a la misión que acababan de cumplir.

Al llegar, reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe.

Salmo 144, 8-9, 10-11, 12-13ab

R. Bendeciré tu nombre por siempre jamás,
Dios mío, mi rey.
(o Aleluya)

El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas.

Explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad.

Libro del Apocalipsis 21, 1-5a

Yo, Juan, vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra han pasado, y el mar ya no existe.

Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, enviada por Dios, arreglada como una novia que se adorna para su esposo.

Y escuché una voz potente que decía desde el trono: "Ésta es la morada de Dios con los hombres; acampará entre ellos. Ellos serán su pueblo, y Dios estará con ellos y será su Dios. Enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor. Porque el primer mundo ha pasado".

Y el que estaba sentado en el trono dijo: "Todo lo hago nuevo".

Evangelio según san Juan 13, 31-33a, 34-35

Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: "Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en Él. Si Dios es glorificado en Él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará. Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros".

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

14, lunes: Hch 1, 15-17; Jn 15, 9-17.
15, martes: Hch 14, 19-28; Jn 14, 27-31a.
16, miércoles: Hch 15, 1-6; Jn 15, 1-8.
17, jueves: Hch 15, 7-21; Jn 15, 9-11.
18, viernes: Hch 15, 22-31; Jn 15, 12-17.
19, sábado: Hch 16, 1-10; Jn 15, 18-21.
20, domingo: Hch 15, 1-2. 22-29; Ap 21, 10-14. 22-23; Jn 14, 23-29.

 

Apunte Litúrgico

Ser en el amor

Una vez más, la lectura evangélica nos presenta el Mandamiento Nuevo. Hoy lo hace en el contexto del Tiempo Pascual en el que se nos impone la tarea de descubrir la presencia de Cristo Resucitado en nuestras vidas. Es más, se nos presenta como una realidad que asegura esa presencia y nuestra propia identidad de cristianos.

En primer lugar, el Mandamiento Nuevo no es una mera ley moral que agotara su contenido en un determinado comportamiento ético. Se trata de una realidad teológica.

San Juan, en el contexto de la Cena pascual, lo sitúa en el lugar que debiera ocupar el relato de la institución de la Eucaristía. Así nos dice que el Mandamiento del amor es un memorial de Cristo tan real como el sacramento del altar, pues asegura la presencia de Cristo en la comunidad cristiana.

Se trata de tener la experiencia del amor de Cristo y transmitirla a los demás (Jesús te ama y yo te amo porque Él te quiere). Así el amor cristiano se hace signo sacramental de la presencia de Cristo para quien ama y para quien se siente amado.

En segundo lugar, Cristo ha dado al Mandamiento Nuevo una densidad eclesial que lo trasforma en instrumento eficaz de la misión de la Iglesia: las gentes reconocerán la comunidad cristiana por el amor que se tengan sus miembros.

Nuestra fe cristiana debe presentarse como un signo de amor para los demás: a nivel individual, en nuestras relaciones con los que nos rodean y a nivel social, en orden a un compromiso liberador que actúe en las estructuras sociales, económicas, políticas, etc.

En el amor nos jugamos nuestro encuentro con el Señor y nuestra propia identidad cristiana.

Antonio Luis Martínez

Santoral

15 de mayo: san Isidro Labrador (1080-1130)

Cuando Madrid fue frontera
de Españas mora y cristiana
surgió una nueva manera
de ser santo en cuerpo y alma.

Siendo un simple jornalero
que en muy poco era tenido,
rico en amor, no en dinero,
fecundo el campo florido:
floreciendo en el amor
del deber muy bien cumplido,
se puede ser labrador
y santo reconocido.

Con María Toribia casa
"de la cabeza" llamada,
y el corazón se le abrasa
por el amor de su amada.

Un hijo les da el Señor
como fruto del cariño,
que no hay regalo mejor
que la sencillez de un niño.

Niño Isidro aprendió a ser
a golpe de arado duro,
pues no se puede crecer
sin un esfuerzo maduro.

La mayor simplicidad
del deber muy bien cumplido,
es pareja a la humildad
de ser muy agradecido:
y así nuestro hombre supo
ser un marido ejemplar,
y como padre le cupo
la gran tarea de educar.

Por ser labrador honrado,
honesto y hombre cabal,
seas de todos venerado
como gran santo seglar.

Pues estando bautizado
al mortal nada le falta,
para ser santo acabado
con la santidad más alta.

Manuel Amezcua

 

Los santos de la semana

14, lunes: Matías, Justa, Bonifacio, Poncio, María Dominica.
15 martes: Isidro, Heraclio, Torcuato, Hilario, Indalecio, Eufrasio.
16, miércoles: Alejandro, Peregrino, Ubaldo, Gil de Santarem.
17, jueves: Pascual Bailón, Restituta, Antonia Mesina.
18, viernes: Juan I, Félix, Epafrodito, Blandina Merten.
19, sábado: Urbano I, Partenio, Dunstano, Pedro de Dueñas.
20, domingo: Bernardino de Siena, Austregisio, Etelberto.

 

Contraportada

Por primera vez el Papa pisa una mezquita

Histórica peregrinación de Juan Pablo II a Siria y a Grecia

Después de haberse quitado los zapatos, con paso lento pero seguro, Juan Pablo II entró
en la mezquita de los Omeyas (Mosquée Omeyade). Era en la tarde del domingo día 6
y la primera vez que un Papa pisaba un templo musulmán.El pontífice penetró en el recinto islámico acompañado por la máxima autoridad religiosa de los musulmanes de Damasco,
el gran mufti Ahmed Kuftaro, quien le dispensó los máximos honores típicos de la hospitalidad árabe. El pontífice pudo admirar la belleza de la impresionante mezquita de los Omeyas,
en la que se encuentra, según la tradición, la cabeza de Juan Bautista,
conocido con el nombre de 'Yahia' en el Islam.

Desde ese recinto sagrado, que sintetiza la historia siria ­a través de los siglos ha sido templo pagano, iglesia cristiana y mezquita musulmana­, Juan Pablo II propuso una nueva era de relaciones entre musulmanes y cristianos para que no se haga "un mal uso de la religión para promover o justificar el odio y la violencia, que destruye la imagen del Creador en sus criaturas, y no debería ser nunca considerada como fruto de convicciones religiosas".

Tras la visita del recinto sagrado, Juan Pablo II fue conducido al patio de la mezquita desde donde escuchó la lectura de versículos del Corán y la letanía de los nombres de Dios, Alá. A continuación tomó la palabra el gran mufti Ahmad Kuftaro (Damasco, 1915), quien dijo, entre otras cosas: "Todos adoramos al mismo Dios. De nuestro Dios viene la paz y a él regresa. Nosotros somos expresión de paz. Dios, Alá, llama a todas sus criaturas a la paz, a creer en el amor".

Juan Pablo II respondió: "Cada vez que los musulmanes y los cristianos se ofenden unos a otros tenemos que buscar el perdón que viene del Todopoderoso y ofrecernos mutuamente ese perdón. Jesús nos enseña que tenemos que perdonar las ofensas de los otros para que Dios pueda perdonar nuestros pecados".

Tres religiones de Abraham

Joaquín Navarro-Valls, portavoz del Vaticano, reconoció que el pontífice sentía el peso que implicaba la primera visita de un Papa a una mezquita musulmana y espera que traiga nuevos frutos en el diálogo entre el Islam y el cristianismo. Su deseo, añadió el portavoz, es que las tres religiones de Abraham superen diferencias históricas y puedan trabajar con confianza y audacia al servicio de sus hermanos y del entendimiento mutuo.

Juan Pablo II exigió en la mañana de ese domingo que cristianos, musulmanes y judíos trabajen juntos para que llegue el día "en el que cada pueblo vea sus legítimos derechos respetados". Fue en el estadio de Damasco, 'Abbassyine', ante cincuenta mil personas, en su mayoría jóvenes, que le dispensaron una acogida desbordante, en un país compuesto por un 90% de fieles islámicos. De hecho, entre los presentes no faltaban los musulmanes, que asistían por primera vez en su vida a una misa. También escuchaban al pontífice peregrinos de varios países de la región, sobre todo del Líbano.

La liturgia dominical fue ante todo un homenaje a Saulo de Tarso, quien en su camino a Damasco pasó de ser el perseguidor de los cristianos al gran apóstol de los Gentiles. La misa fue celebrada en árabe y en francés. Las oraciones de los fieles se elevaron en armenio, arameo, caldeo, sirio, árabe e inglés. Los católicos presentes pertenecían a varios de los ritos de la Iglesia católica.

En su visita a Siria, tierra de ecumenismo, Juan Pablo II dio un decidido impulso a la unidad entre los cristianos y propuso alcanzar un acuerdo para que cristianos de oriente y occidente celebren la Pascua en la misma fecha.

Juan Pablo II en Grecia

Previamente, entre el 4 y el 5 de mayo, Juan Pablo II visitó Atenas, la capital de Grecia, donde pidió perdón por los pecados y ofensas históricos de católicos contra ortodoxos. Otro acontecimiento histórico en la búsqueda de la unidad de los cristianos. El arzobispo ortodoxo de Atenas y Juan Pablo II vivieron un momento de oración común, a pesar de que en un primer momento los representantes ortodoxos habían excluido tajantemente esta posibilidad. Para algunos sectores radicales de la Iglesia ortodoxa griega no es posible rezar con exponentes de la 'herejía' católica. El episodio ocurrió en la noche del 4 de mayo. Al final del tercer encuentro entre Juan Pablo II y el primado griego, mientras se despedía el Papa propuso: "¿Por qué no rezamos juntos el Padrenuestro en griego?". El arzobispo acogió con gusto la propuesta.

"Estamos orgullosos por esta visita. Se abre una nueva era", dijo Christodoulos, quien nada más terminar la peregrinación del obispo de Roma a Grecia, voló a Moscú para encontrarse con el patriarca ortodoxo Alejo II. El primado de la Iglesia griega llevaba una medalla como regalo de parte de Juan Pablo II para el líder de la Ortodoxia rusa. Christodoulos le llevó a Alejo II el mensaje de que la petición de perdón de Dios del Papa Wojtyla alcanza no sólo a los griegos, sino a todos los ortodoxos, incluidos los rusos.

Zenit

 


La Iglesia en América Latina:

http://www.aciprensa.com/iglesia.htm

 



Return to Camino