Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 208 - Año V - 11 de mayo de 1997
Director: José María Gil


Portada

Los extremeños, entre los primeros en contribuir con sus impuestos a favor de la Iglesia

Aunque se va perdiendo posiciones en el porcentaje de declarantes

Cada año con la apertura del plazo de presentación de las declaraciones del IRPF por parte de los contribuyentes, la Iglesia inicia una campaña de concienciación de los ciudadanos para que señalen en sus declaraciones con una crucecita la casilla de la Iglesia católica, a fin de que vaya a ésta la asignación tributaria del 0,5 por ciento de su cuota íntegra.
Exceptuada Navarra, según datos suministrados por la mencionada Agencia Tributaria, la provincia de Badajoz ocupa, con un 51,61 por ciento, el quinto lugar del total nacional por el porcentaje de contribuyentes que en su declaración del IRPF realizada en 1996 (correspondiente a 1995) han expresado su deseo de colaborar al sostenimiento económico de la Iglesia.
Por lo que se refiere a nuestra Comunidad autónoma extremeña, ésta continúa este año situándose con un 48,18 % en el tercer lugar del porcentaje de declaraciones a favor de la asignación tributaria a la Iglesia católica en el total de Autonomías, precedida de Castilla-La Mancha y Murcia.


Editorial

Cáceres abierta a la humanidad

Promovida por el Comité "Cáceres, capital europea contra el racismo", se está celebrando en la ciudad hermana, del 6 al 13 de mayo, la Semana contra el racismo, con una gran oferta de actos sociales, culturales y folklóricos, que han llevado ese mensaje a toda la ciudadanía.
El ambicioso proyecto venía avalado por la Consejería de Bienestar Social, la cual, a su vez, obtuvo el respaldo del "Comité español para el Año europeo contra el racismo". Y, por su parte, el Ayuntamiento difundió profusamente un Bando de convocatoria a los actos de la Semana, en tanto que el Obispo de la diócesis, don Ciriaco Benavente, ha destacado, en una breve circular a sus feligreses, los valores humanos y evangélicos que han de inspirar el talante cristiano ante las personas de otras etnias y culturas.
No han faltado en el programa ningún resorte para captar la atención del gran público. En los cien actos de las seis jornadas, los niños encontraban guiñol y marionetas, vídeos y películas, pasacalles y grupos musicales por doquier. Ellos y los mayores son invitados a tomar parte en talleres de debate y reflexión sobre la tolerancia, lo mismo que a elaborar manifiestos en favor de ella. Y, por supuesto, han abundado las ofertas de mayor calado, tales como conferencias en la Universidad, conciertos y exposiciones cuidadas sobre artes plásticas de culturas muy distantes de la nuestra.
Se dirá que, aquí en Extremadura, no proliferan, con la abundancia de otras partes, los inmigrantes multirraciales; y que tampoco somos nosotros quienes más necesitan educación para acogerlos. Es verdad, pero ¡ojo!, que las estadísticas comprobadas nos hablan de entre seis y siete mil temporeros del campo, que acuden a nuestras campañas, procedentes especialmente de Marruecos, Argelia, Senegal, Portugal y América Latina. Y se producen problemas.
Alerta, pues, sobre nuestra acogida al diferente, sea por raza, cultura, religión, pobreza social, o simple procedencia geográfica. Todos somos muy nuestros. Y alguien tiene que abrir las ventanas y los brazos. ¡Felicitación a Cáceres¡


Escritos episcopales

La vida en Cristo resucitado

1. ¡Este es en verdad el día que hizo el Señor!, como cantamos en el salmo. └Quién no se alegra hoy y salta de júbilo? En Cristo resucitado, la mano de Dios Padre ha realizado prodigios y ha estado realmente grande. Por el misterio pascual del Señor, una vida nueva irrumpe en el bello mundo para transformarlo a través del corazón de los hombres. Desde que Jesús venció a la muerte y al pecado, se han abierto nuevos horizontes a la historia de la Humanidad, porque en ella ha penetrado un fermento nuevo, destinado a transformar a toda la masa. El dinamismo transformador de ese fermento jamás dejará de actuar, a pesar de las resistencias que le ofrece el mundo caduco. Llegará pronto el día, el día de la Pascua eterna, en que Cristo será todo en todos (cf. 1Co 15,28).
Celebrar la Pascua como ahora estamos haciendo, equivale, por tanto, a entrar decididamente en un estilo de vida nueva que el Señor nos ofrece por su muerte y resurrección. "Celebremos, pues, la fiesta đdice san Pablođ no con el fermento viejo, no con la levadura de la malicia y la perversión, sino con los panes ácimos de la pureza y de la verdad" (1Co 5,8).

La renuncia al mal y al pecado

2. La celebración pascual exige, antes que nada, que cada uno de nosotros eche de su propia vida la malicia y la perversión. En una palabra: es preciso renunciar al pecado. Esa es la levadura vieja que no sirve para la fiesta de Pascua.
Conocemos como nuestra vida diaria está sujeta a la amenaza y a la corrupción del pecado: "Todos pecamos mucho" (Tgo 3,2) y "si dijésemos que no somos pecadores, nos engañaríamos a nostros mismos y la verdad no estaría en nosotros" (1Jn 1,8). La realidad del pecado nos invade a cada paso y es bueno que tengamos conciencia de nuestra condición de pecadores.
La anestesia de la conciencia moral es, por tanto, uno de los más graves síntomas de decadencia del mundo contemporáneo. Ya Pío XII afirmaba que "el mayor pecado de nuestro siglo es la pérdida del sentido del pecado". Y el actual papa, en la Exhortación Apostólica sobre la Reconciliación y la Penitencia, escribe: "Restablecer el justo sentido del pecado es el mejor modo de combatir la grave crisis espiritual que pesa sobre los hombres de nuestro tiempo" (n. 18).
En el misterio de su muerte y resurrección, Jesús Redentor se echó sobre sí nuestros pecados para purificarnos de ellos. Como escribe el apóstol san Pablo a los Colosenses, nuestra vida se escondió en la de âl y, por la fuerza purificadora de su sangre derramado, fuimos liberados de las cadenas que nos prendían a la vieja Humanidad del primer Adán.
Esta es la libertad más radical, la liberación más profunda a que podemos aspirar y que sólo âl nos ofrece. Sin ella no hay verdadera Pascua, porque no existe para nosotros vida nueva en cristro. Si no dejamos de lado el viejo fermento, la malicia y la perversidad, continuaremos prisioneros del mal y esclavos del Padre de la mentira, que es el demonio.

La vida de la fe y de la gracia

3.Mas la vida nueva que el Señor pone a nuestro alcance, no consiste sólo en la redención del pecado, ni se traduce en la simple purificación de las faltas cometidas. Mucho más que eso, se expresa y se concreta en una completa regeneración espiritual. Son de Cristo, participan de la vida nueva del Señor resucitado, no los que nacieron de la carne y de la sangre, sino los que, por la infinita bondad del amor de Dios, fueron alzados a la condición de hijos mediante el Espíritu que les fue concedido como fruto del misterio pascual. En otras palabras, son de Cristo los que viven de la fe y de la gracia, los que, unidos a la muerte y resurrección del Señor, pasan con âl de la muerte a la vida verdadera.
De este modo, celebrar la Pascua equivale a entender la existencia en un contexto global de fe. El cristiano es esencialmente un creyente, alquien que coloca toda su vida en una perspectiva de fe. Sus criterios y sus comportamientos son siempre amoldados y conducidos por la adhesión de la fe.
La Pascua será siempre una llamada a una fe profunda en el Señor resucitado, que está vivo para no morir jamás. Ninguno de nosotros fue testigo presencial de la resurrección de Cristo; pero ahora, pasados veinte siglos desde el acontecimiento, siguen a nuestro alcance numerosas señales mucho más elocuentes que la de la tumba vacía: son los signos sacramentales, a los que podemos tener acceso diariamente, son los signos que la gracia del Señor resucitado nos muestra en la vida de los santos, es, en fin, la gran señal de la Iglesia que el mismo Señor Jesús legó al mundo como instrumento de su acción salvadora. Quien ve estas señales, si realmente ama, no dejará de alcanzar la verdadera fe pascual.
Y cuando esto acontece, surge un auténtico mundo nuevo en la vida de quien, de esa manera, se abre a la salvación de Cristo. Despunta una nueva luz que da otro sentido a la existencia. Se abren nuevos horizontes de relación humana. La vida pasa a ser alimentada y fortalecida por el pan ácimo de la pureza y de la verdad.

El testimonio de Cristo resucitado

4.La fe en Cristo resucitado y la consiguiente renovación espiritual de la vida conducen necesariamente al testimonio cristiano. Celebrar la Pascua implica anunciar, con palabras y obras, que Jesús es el Señor. En el texto de los Hechos de los Apóstoles lo declara así Pedro al mundo pagano de Cesarea: "Jesús nos mandó predicar al pueblo dando solemne testimonio de que Dios lo ha nombrado juez de vivos y muertos". (Hch 10, 42).
Esta es la misión que reciben cuantos creen en el Señor resucitadio. Esta es la misión de los cristianos, en medio del mundo de nuestro tiempo. Tenemos el deber de llevar a todo lugar el anuncio jubiloso de la Pascua. Cristo resucitó verdaderamente y fue constituido en Señor universal, vencedor absoluto del pecado y de la muerte fuente de renovación del hombre y de la sociedad humana.
Tarea inmensa ésta y nunca totalmente realizada cual es la de dedicarnos a trabajar con ahinco para hacer penetrar el fermento nuevo de la Pascua del Señor en la profundidad de las conciencias de las personas y en el corazón de las realidades temporales. Tarea inmensa, pero de éxito garantizado, porque Jesús salió vencedor del sepulcro y también "nuestra fe y la victoria que vence al mundo" (1Jn 5, 4).
En la alegría de la vida nueva que el señor resucitado nos concede, llegue a todos la fuerza renovadora de la Pascua de Jesucristo.

António Ribeiro
Cardenal Patriarca de Lisboa


Centrales

Extremadura sigue en los primeros puestosde la asignación del Impuesto de la Renta a favor de la Iglesia

Cada año con la apertura del plazo de presentación de las declaraciones del IRPF por parte de los contribuyentes, la Iglesia inicia una campaña de concienciación de los ciudadanos para que señalen en sus declaraciones con una crucecita la casilla de la Iglesia católica, a fin de que vaya a ésta la asignación tributaria del 0,5 por ciento de su cuota íntegra.
Esto no supone un nuevo impuesto para los contribuyentes, sino decidir su destino, en este caso a la Iglesia católica española, que recibió el año pasado, procedente de las declaraciones de los contribuyentes de la provincia de Badajoz un total de 166.956.651 pesetas, cuatro millones menos que el año anterior, según datos de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria.
Esta cantidad, junto al resto de las de otros ciudadanos españoles que así lo expresaron también en su declaración del IRPF, forma la parte fundamental de la aportación económica que el Estado asigna anualmente a la Iglesia católica para su sostenimiento y que la Conferencia Episcopal distribuye después proporcionalmente entre todas las diócesis, por medio del llamado Fondo Común Interdiocesano.
Por lo que respecta a la diócesis de Mérida-Badajoz, la cantidad recibida de este Fondo Común fue en realidad en 1996 de 240.849.448 pesetas, lo que supone para ella un tercio de sus ingresos.
Este año de 1997 la cifra asignada es de 256.373.617 pesetas, quince millones y medio más que el año anterior, a pesar de haber bajado en la provincia de Badajoz, como se ha señalado, el porcentaje de declarantes a favor de la Iglesia.

Badajoz, el quinto lugar

Exceptuada Navarra, según datos suministrados por la mencionada Agencia Tributaria, la provincia de Badajoz ocupa con un 51,61 por cientoel quinto lugar del total nacional, tras Jaén (56,15%), Toledo (53,46%), Sevilla (52,01%) y Valladolid (51,77%), por el porcentaje de contribuyentes que en su declaración del IRPF realizada en 1996 (correspondiente a 1995) han expresado su deseo de colaborar al sostenimiento económico de la Iglesia.
La provincia de Badajoz ocupaba el año pasado el tercer lugar en la clasificación por provincias. Por lo que respecta a la de Cáceres, el porcentaje de contribuyentes a favor de la Iglesia ha sido de 43,28 por ciento y el destinado a otros fines 17,31por ciento.

Aumentan los indecisos

En el mismo periodo, el recuadro destinado a "otros fines de interés social", sólo fue señalado en la provincia de Badajoz por un 9,31% de los contribuyentes, casi dos puntos menos que el ejercicio anterior; pero al establecer la legislación que vaya también a este destino el porcentaje de quienes no especifiquen nada en su declaración, ésta alcanzó un total absoluto de más de casi 106.956.651 millones de pesetas, casi 17 millones más que el año pasado, con lo que se muestra que la Iglesia ha de atraer de manera más decidida a los indecisos, a aquellos declarantes que no especifican con la crucecita el destino de su asignación.
Por lo que se refiere a nuestra comunidad autónoma extremeña, ésta continúa este año situándose con un 48,18 por ciento en el tercer lugar del porcentaje de declaraciones a favor de la asignación tributaria a la Iglesia católica en el total de autonomías, precedida de Castilla-La Mancha y Murcia, pero ha perdido también puntos con respecto al pasado año en que fue del 52,20 %.
La media nacional a favor de la Iglesia se sitúa en el 36,58 % de los declarantes, ocupando el último lugar Cataluña con un 25,84%. En los últimos 10 años, Extremadura viene manteniéndose en los tres lugares de cabeza del porcentaje de declaraciones a favor del sostenimiento de la Iglesia, lo que muestra el alto grado de aprecio de los ciudadanos por la labor de la Iglesia en la Región, aunque las diócesis extremeñas han de intentar corregir la tendencia a la baja.
En cifras absolutas y en cuanto a la cantidad resultante de la Asignación Tributaria que los contribuyentes han decidido que se destine a la Iglesia en la declaración del año pasado, el primer lugar lo ocupa la comunidad de Madrid con 3.240 millones de pesetas, seguida de Cataluña y Andalucía. La suma total de todas las comunidades ha alcanzado 14.138.462.452 pesetas.

Hacia el sostenimiento por los fieles

Mantener e incrementar este nivel de asignaciones a la Iglesia es uno de los retos que tienen planteado los responsables económicos de las diócesis españolas, a la vez que se intenta avanzar en otras formas de financiación que hagan posible que la Iglesia sea sostenida por los propios fieles.
Los pastores de la Iglesia también desearían que los contribuyentes no tuvieran que elegir entre el sostenimiento económico de la Iglesia y otros fines de interés social, como si se estableciera una competencia con otras instituciones benéficas para la sociedad o ella misma no destinase gran parte de estos ingresos al mantenimiento đaparte del clero, de los lugares de culto, de la acción evangelizadorađ de numerosas obras sociales, en favor de la entera población española y de ayuda al Tercer Mundo.
José Marí Gil


Villafranca de los Barros acogerá el próximo sábado la Vigilia diocesana de Pentecostés

En ella participarán sobre todo quienen siguen el Catecumenado de Adultos

La ciudad de Villafranca de los Barros y en concreto su plaza de toros-auditorio es el lugar escogido este año para celebrar el próximo sábado a las 19 horas la Vigilia de Pentecostés, acto solemne con el que se clausura cada año uno de las realidades más fecundas nacida del Sínodo diocesano de 1992: la Catequesis de Adultos.
Se trata de un proceso catecumenal de formación en la fe en el que participan semanalmente más de 5.000 personas adultas en casi todas las parroquias de la diócesis de Mérida-Badajoz y algunas otras comunidades cristianas.
Este año se da la circunstancia de que termina la primera promoción de personas que iniciaron este itinerario catecumenal que les ha llevado en sucesivas etapas a ir profundizando en la fe, a celebrarla y asumir la necesidad de un compromiso cristiano más efectivo.
A lo largo de cinco años en pequeños grupos al frente de los cuales había una persona catequista y contando con el acompañamiento de algún sacerdote, se ha ido avanzando en el camino cristiano.
La primera etapa de este itinerario que coincide con un curso giraba en torno a Dios Padre y era de iniciciación en el proceso; la segunda está destinada a un mayor conocimiento y profundización en el misterio y la persona de Cristo; la tercera es la etapa eclesiológica en que la se reflexiona y estudia la vida y misión de la Iglesia y del cristiano en ella. La cuarta etapa es la última y ha estado normalmente desglosada en dos cursos; es la etapa llamada espiritual; es un tiempo de revivir de una manera espiritual los sacramentos de la iniciación cristiana (Bautismo, Confirmación y Eucaristía) por parte de quienes ya los han recibido actualizando en sus vidas los efectos de los sacramentos. Y en ellos se centra el temario que se les ofrece: en su teología, en su espiritualidad, en sus exigencias y en su celebración o rito.
Se les inicia de manera especial a quienes lo siguen en la oración y dimensión contemplativa de la vida cristiana. Y se les dispone, como final del proceso que han seguido a un efectivo compromiso cristiano apostólico tanto en el interior de la parroquia, en sus distintos servicios (catequético, de la caridda, litúrgico, etc.) como en el apostolado organizado seglar en los distintos ambientes, orientándoles especialmente a la Acción Católica, que pretende implantarse en la diócesis aprovechando el caudal propiciado por la Catequesis de Adultos.
A cada una de estas etapas descritas, comenzando por la fase de iniciación, pueden incorporarse cada año nuevas personas que desean formarse más como cristianos.
Todos ellos, así como los miembros de los movimientos y colaboradores parroquiales están también invitados a la Vigilia de Pentecostés en Villafranca, que se espera sea realmente un impulso del Espíritu para la renovación en nuestra diócesis de un laicado apostólico o militante, de cara al Tercer Milenio, a la nueva evangelización.

Noticias

Renfe cederá terrenos junto a la Estación de Mérida para construir un albergue para personas sin techo

La Red Nacional de Ferrocarriles Españoles (Renfe) cederá los terrenos que ocupaban las antiguas viviendas de la estación de ferrocarril de Mérida para la construcción de un centro de acogida de transeúntes y "sin techo".
Bajo la denominación de "Padre Cristóbal", este centro de acogida se levantará con las aportaciones económicas de distintas administraciones y entidades. La comisión creada al efecto y formada por representantes de la Iglesia en Mérida y Cáritas diócesana tiene muy avanzadas las gestiones tanto con la Junta de Extremadura, como con el Ayuntamiento de Mérida y la Caja de Badajoz. La responsabilidad de la gestión del centro será asumida por la congregación de Hermanas Hospitalarias.
El presupuesto anual ha sido calculado en 19.791.732 pesetas, para equipamiento de usuarios, aseos, farmacia, tramitaciones y ayudas inmediatas); alimentación (un gasto diario de 500 pesetas para cada uno de los 25 usarios) y personal (tres educadores, un trabajador social, un administrativo y un cocinero).
Las obras de reforma y adecuación del edificio de antiguas viviendas de trabajadores de Renfe importarán unos 18 millones de pesetas y la adquisición de mobiliario y equipamiento de cocina y comedor, otros 15 millones.
La idea del centro de acogida de transeúntes fue emprendida hace seis años por las Hermanas Hospitalarias Nazarenas.

Un centenar de hermanos mayores de Cofradías asistieron al IV Encuentro diocesano

Organizado por la Vicaría de Culto y Espiritualidad y el Secretariado diocesano de Hermandades y Cofradías ha tenido lugar el pasado domingo en Villagonzalo la celebración del IV Encuentro de Hermanos Mayores. En él participaron un centenar de directivos de estas asociaciones de fieles que agrupan en sus filas el mayor número de personas en nuestra diócesis.
En esta edición el tema elegido ha sido el de "Las Hermandades hacia el 2000", que fue expuesto en dos charlas, la primera a cargo del vicario episcopal de Culto, don Antonio Muñoz Aldana, quien , en primer lugar, resumió el camino recorrido en la última década por las hermandades y cofradías de cara a su renovación en nuestra diócesis según el espíritu del Concilio Vaticano II y del Sínodo diocesano.
Se detuvo el vicario episcopal en las conclusiones que elaboraron las Hermandades y Cofradías de toda la diócesis en su primer encuentro que tuvo lugar hace un año en Guadalupe, especialmente en lo referente a los comprimisos en el terreno celebrativo o cultual đprincipal fin de estas asociacionesđ , en el aspecto formativo y en las dimensiones comunitarias y de servivio a los demás. Aspectos estos últimos en los que se pidió un especial compromiso por parte de don Antonio Muñoz, quien también trató cuestiones referentes a las obligaciones jurídicas, contables y fiscales de las hermandades y cofradías, además de la relación entre los sacerdotes y estas asociaciones.
Por su parte, el director del secretariado diocesano de Hermandades, don Manuel Amezcua, hizo un recorrido histórico por el pasado de las cofradías, desde la Edad Antigua hastta nuestros días, analizando las luces y las sobras que hoy presentan estas asociaciones de fieles. Don Manuel Amezcua desglosó además las claves para el futuro de estas asociaciones, incidiendo también, como se hiciera en la charla anterior, en las dimensiones formativas, de santificación y de compromiso en la acción caritativa y social de la Iglesia por parte de las hermandades. Tras las ponecias, los hermanos mayores de las cofradías participaron en la misa que fue presidida por el vicario general de la diócesis, don Amadeo Rodríguez.
Tras una comida de hermandad, los participantes tuvieron en este encuentro đque aparte de formativo, fue convivencial y de intercambio de experienciasđ un animado coloquio con los ponentes.

El Presidente de la Conferencia Episcopal pide no equiparar las parejas de hecho con la familia

En el discurso inaugural de la Asamblea Plenaria del Episcopado celebrada recientemente en Madrid, el presidente, monseñor Elías Yanes, se refirió al peligro que supone para la democracia una falsa concepción de la tolerancia y del pluralismo, Monseñor Yanes también se opuso a equiparar las parejas de hecho y las uniones homosexuales con la familia, pues consideró que esa igualdad resultaba muy perjudicial para la sociedad ya que "la familia es el ámbito en el que tiene lugar la socialización fundamental de las personas. Por eso la familia merece toda la atención y todo el respeto por parte de la Iglesia, del Estado y de la sociedad. No podemos dejar de ver con preocupación ciertas campañas y ciertas iniciativas legales o administrativas que tienden a desfigurar la imagen y la realidad de la familia."
Otro de los puntos afrontados por el presidente del Conferencia Episcopal en su discurso fue el proyecto de legislación sobre las parejas de hecho. Tras reconocer que estas uniones siempre han existido, admitió que "hoy, a causa de la gran crisis moral que afecta a nuestras sociedades, abundan más. Las situaciones son muy variadas y no se puede emitir un juicio moral sobre todos los casos."
Uniones homosexuales
Más firme fue su oposición a las uniones homosexuales. No no puede parecer lícito, en ningún caso, afirmó, que se equipare jurídicamente lo que no debe ser equiparado por constituir realidades antropológicas y sociales muy diversas. En el caso particular de las llamadas "uniones homosexuales", siguió diciendo monseñor Yanes, lo primero que hay que decir es que, a diferencia de las uniones de hecho entre un hombre y una mujer, nada pueden tener que ver con la familia, por más que se trate de oscurecer las cosas recurriendo a expresiones como diversos tipos de familia u otras semejantes. La familia se basa en la unión conyugal que hunde sus raíces en el complemento natural que existe entre hombre y mujer.
Después el obispo aclaró que no hay en la postura de la Iglesia ningún rastro de animadversión contra los homosexuales. "Que nos opongamos decididamente a la legitimación de un mal moral como el comportamiento homosexual institucionalizado no quiere en absoluto decir que no tengamos y pidamos el mayor respeto para las personas de orientación homosexual, que no deben ser discriminadas en sus derechos humanos ni, mucho menos, vejadas en su inalienable dignidad humana. Pero hemos de manifestar con tanta firmeza como respeto que las leyes no discriminan a estas personas cuando no les reconocen un derecho inexistente al matrimonio o a la adopción.

Operación primavera: ayudar al clero nativo d elas diócesis

Dentro de las diferentes jornadas que, a lo largo del año, la Delegación de Misiones dedica a diversos temas, el domingo pasado se celebró en toda España el "Día del Clero Nativo". Por coincidir en la misma fecha con la jornada dedicada al enfermo, no tratamos este tema en el pasado número de Iglesia en camino, pero hoy queremos poner especial atención a esta "Operación Primavera" para ayudar al Clero Nativo por la importancia que tiene para la Iglesia la formación de las vocaciones que están surgiendo, cada vez con más fuerza, en estos paises de evangelización aun joven y que pueden servir de levadura ante la crisis vocacional de Occidente.
La campaña anual "Operación Primavera" pone un particular acento en su invitación a las comunidades parroquiales para que, en la medida de sus posibilidades y conscientes de la importancia de las vocaciones en las Iglesias del Tercer Mundo, colaboren con sus aportaciones.
La aportación económica de nuestra Iglesia diocesana a la Operación Primavera del año pasado fueron 3.233.015 pesetas mientra que en la diócesis de Coria-Cáceres se recaudaron 9.500.000. Tanto la cuantía cmo los seminarios beneficiados con las ayudas son determinados, en Roma, por el Consejo Superior de las Obras Misionales Pontificias. De este modo, todos los seminarios de las Jóvenes Iglesias reciben del fondo universal de solidaridad, aunque, para evitar gastos y pérdidas en el cambio de monedas, cada dirección nacional satisface los pagos ordenados desde su propia sede y con permiso de las autoridades del país.
Nuestra ayuda es pues importante para que no se pierda ninguna vocación en estas Iglesias jóvenes que se están convirtiéndose cada vez más en una gran esperanza para la Iglesia universal.

Página litúrgica

Celebramos La Ascensión del Señor

Palabra de Dios:

Hechos de los Apóstoles 1, 1-11

En mi primer libro, querido Teófilo, escribí de todo lo que Jesús fue haciendo y enseñando hasta el día en que dio instrucciones a los apóstoles, que había escogido, movido por el Espíritu Santo, y ascendió al cielo. Se les presentó después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, y apareciéndoseles durante cuarenta días, les habló del reino de Dios.Una vez que comían juntos, les recomendó: No os alejéis de Jerusalén, aguardad que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que yo os he hablado. Juan bautizó con agua, dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.
Ellos le rodearon preguntándole: Señor, └es ahora cuando vas a restaurar la soberanía de Israel? Jesús contestó: No os toca a vosotros conocer los tiempos y las fechas que el Padre ha establecido con su autoridad. Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo.
Dicho esto lo vieron levantarse, hasta que una nube se lo quitó de la vista. Mientras miraban fijos al cielo, viéndolo irse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: Galileos, └qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo volverá como le habéis visto marcharse.

Salmo 46, 2-3, 6-7, 8-9

R. Dios asciende entre aclamaciones;
el Señor, al son de trompetas.
O bien: Aleluya.
Pueblos todos, batid palmas,
aclamad a Dios con gritos de júbilo;
porque el Señor es sublime y terrible,
emperador de toda la tierra.

Carta de san Pablo a los Efesios 1, 17-23

Hermanos: Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé el espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos, y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros, los que creemos, según la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo, por encima de todo principado, potestad, fuerza y dominación, y por encima de todo nombre conocido, no sólo en este mundo, sino en el futuro. Y todo lo puso bajo sus pies y lo dio a la Iglesia como cabeza, sobre todo. Ella es su cuerpo, plenitud del que lo acaba todo en todos.

Evangelio según san Marcos 16, 15-20

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: đId al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.
Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

12, lunes: Hch 19, 1-8; Jn 16, 29-33.
13, martes: Hch 20, 17-27; Jn 17, 1-11a.
14, miércoles: Hch 1, 15-17, 20-26; Jn 15, 9-17.
15 jueves: Hch 22, 30; 23, 6-11; Jn 17, 20-26.
16, viernes: Hch 25, 13b-21; Jn 21, 15-19.
17, sábado: Hch 28, 16-20, 30-31; Jn 21, 20-25.
18, domingo: Hch 2, 1-11;1Co 12, 3b-7, 12-13;Jn 20, 19-23.


Comentario

Hacia el Padre

Hacia el Padre
En evangelios de tan distintos planteamientos como el de Lucas y Juan, encontramos una coincidencia que nos ayuda a entender la fiesta de hoy. San Lucas nos presenta a Jesús adolescente, que se despreocupa incluso de su Madre y da como razón: "└Por qué me buscabais? └No sabíais que yo debía estar en casa de mi Padre?". San Juan recoge otra frase de Jesús que expresa el mismo pensamiento pero englobando toda su existencia humana: "Vengo del Padre y vuelvo al Padre".
En esta clave es fácil conectar los misterio de la Encarnación y la Pascua de Cristo. Si por el primero abandonó, de un modo misterioso, su estar con el Padre; su Pascua fue dejar esta vida humana, por la muerte, para volver al Padre por la Resurrección, que en este sentido, es una Ascensión.
Los textos litúrgicos orientan nuestra atención hacia esta dimensión del misterio que celebramos y nos descubren lo que significa para nosotros. Realmente la Ascensión de Cristo pone a nuestra vida la misma meta que tuvo la suya. Así la oración colecta del día da gracias al Padre "porque la ascensión de Jesucristo, tu Hijo, es ya nuestra victoria y donde nos ha precedido El, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su cuerpo".
La esperanza que nace del misterio de la Ascensión no nos ahorra los trabajos de esta vida: tanto los del crecer constantemente en la vida cristiana y sus compromisos como los que supone el peso de la existencia con todos sus avatares; pero les da a todos ellos la categoría existencial de estar orientados hacia el Padre, de tal forma que vivir en cristiano es una constante ascensión.

Antonio Luis Martínez


Santoral

14 de mayo

San Pacomio (287-347)

San Pacomio es el fundador de la vida religiosa reglamentada dentro de la Iglesia. Siendo militar, todavía joven, aprende primero y enseña después esa suerte de heroísmo cristiano continuado que se manifiesta en la pobreza, la castidad y la obediencia.
Fundador de nueve monasterios, los presidirá como abad, visitándolos periódicamente. Sus monjes se dedicarán al trabajo manual, reuniéndose cinco veces al día para orar.
Otras religiones, incluido el judaísmo en Qumran, presentan fenómenos similares, pero será a Pacomio al que le corresponda inaugurar entre los cristianos este modo de vida. Después san Antonio Abad y san Basilio en Oriente, y el gran san Benito en Occidente, adaptan y modifican aspectos del monacato.
Con Pacomio la Iglesia gana para sí el fenómeno de las órdenes religiosas y con ellas la garantía institucionalizada de que el amor a Dios y al prójimo pueden vivirse con una consagración absoluta a los valores del Reino. Desde la obra de este hombre en adelante los cristianos ganan el derecho a la íntegra radicalidad evangélica.
Si desde el principio estuvimos organizados en Iglesias particulares đdiócesisđ que reproducen a escala la Iglesia universal, con las órdenes religiosas Pacomio inventa unas multinacionales del amor sin las cuales sería imposible entender el cristianismo. ¡Viva , por ello, la madre que lo trajo al mundo!
Manuel Amezcua

Santos de la semana


12, lunes: Pancracio, Nereo y Aquiles, Epifanio, Juana de Portugal.
13, martes: N╗ S╗ de Fátima.. Pedro Nolasco, Pedro Regalado.
14, miércoles: Matías, Bonifacio, Pacomio, Justa, María Dominica Mazzarello.
15, jueves: Isidro, labrador. Heraclio, Torcuato, Hilario, Indalecio.
16, viernes: Alejandro, Peregrino, Ubaldo, Eufrasio, Pacomio.
17, sábado: Pascual Bailón, Restituta, Antonia Mesina.
18, domingo: Juan I, Félix, Epafrodito, Blandina Merten.


Contraportada


Copia de ovejas y de hombres...


Como recuerdan los lectores, ha saltado recientemente a los periódicos la noticia de la clonación de una oveja adulta a partir de una célula de su ubre. Aunque el experimento obtuvo éxito hace ya varios meses, los científicos han esperado a comprobar que la oveja se desarrollaba con normalidad, y sólo después salió publicado con sus detalles técnicos en la revista Nature.
El éxito del experimento ha planteado, de modo realista, y no como futurible de ciencia-ficción, la posibilidad de clonar otros animales o al hombre a partir de algunas de sus células. Evidentemente, el análisis ético de la situación es completamente distinto en ambos casos.
La clonación de animales muestra dos aplicaciones principales. La primera es conseguir unos animales con capacidades óptimas de producción de leche, carne, etc. Este objetivo, una vez que se vea comercialmente aplicable, reúne indudables ventajas: en vez de tener que mantener un programa de cruces selectos para conseguir animales que presente características deseables, bastará clonar un ejemplar que muestre dichas características para conseguir una cabaña óptima desde el punto de vista ganadero.
Empobrecimiento genético
El inconveniente principal, que ya ha salido a la luz pública, es el empobrecimiento del patrimonio genético de los animales obtenidos de esta manera: en vez de tener en un rebaño mucha variedad de genes, todos los ejemplares serán absolutamente idénticos. Aunque esta es la ventaja que se busca, es también el mayor problema: ante la aparición de una enfermedad que afecte a estos animales idénticos, todos tendrán la misma susceptibilidad.
Una epidemia puede acabar con todos con gran rapidez, y así, el hombre, por medio de la técnica, conseguiría destruir parte de la naturaleza que debe cuidar. Esto no sucedería si los animales son distintos y muestran una susceptibilidad diversa a la enfermedad que pueda atacarles. Clonar por sistema a los animales puede ser una gallina de huevos de oro, pero extraordinariamente frágil y peligroso para la supervivencia de la especie doméstica clonada.
La segunda aplicación es más limitada, pero menos problemática: actualmente existen animales modificados genéticamente que producen en su leche sustancias que resulta carísimo obtener por otros procedimientos, que, además, consiguen sólo cantidades exiguas. Modificar genéticamente los animales es extraordinariamente complicado, y la obtención de un buen resultado depende en buena medida de la suerte. Sin embargo, la clonación puede salvar esta dificultad: clonar los animales modificados genéticamente parece ser una operación más sencilla que intentar producirlos de nuevo. De esta manera, se puede abaratar el costo de ciertos productos farmacéuticos de origen orgánico, como pueden ser los factores de coagulación que se emplean en el tratamiento de los hemofílicos.
Esta clonación, al ser en muy pequeña escala, no supone peligro para la especie, pues siguen existiendo muchos ejemplares con dotación genética distinta, que garantizan que la especie conservará todas sus potencialidades para resistir una posible epidemia.

Peticiones sin sentido

Con respecto a la clonación de seres humanos, la cuestión es completamente distinta. Con el hombre, no tienen sentido ni los objetivos ganaderos ni los de producción de sustancias de interés farmacéutico. Y, desde el punto de vista médico, no alcanza objetivos preventivos ni terapéuticos. Sin embargo, la cuestión se complica cuando entran en juego los motivos sentimentales. Al conocer la existencia de Dolly, una mujer expresó su deseo de que se obtuviera una célula de su padre difunto, para poder gestarlo de nuevo y recuperarlo. Y padres que han perdido a su hijo pueden querer volver a tenerlo realizando una copia a partir de una célula del fallecido.
Estas peticiones carecen completamente de sentido: lo que se obtendría sería un ser humano distinto, físicamente igual al fallecido, pero que sería él mismo, del mismo modo que los hermanos gemelos idénticos son iguales físicamente, pero son personas distintas, con un comportamiento propio, que puede ser muy dispar si la educación y el ambiente en que se desarrollan es diferente. "Recuperar" a un difunto no consigue su objetivo; simplemente fabrica un ser humano físicamente igual al fallecido, nada más. Y ese objetivo no es más que un capricho estúpido.
Por otra parte, hay que considerar que el reciente Código Penal español castiga específicamente los intentos de clonación de seres humanos. Aunque en otros países no existe legislación al respecto, todos los científicos consideran semejante intento una aberración carente de sentido y proscrita por una práctica médica mínimamente ética. Además, esta práctica lesionaría el derecho básico del hombre a ser hijo de sus padres y a ser fruto del amor de un matrimonio que constituye la familia donde él madurará física y humanamente.
Antonio Pardo (Aceprensa)

Lo que dice la Iglesia..

La Iglesia se ha levantado en contra de la clonación humana. A finales de febrero solicitó a todas las naciones que dictaran una ley para prohibirla. En esta nota, la Santa Sede alentó a que "no hagan concesiones frente a la presión de las corrientes posibilistas, dispuestas a apoyar la experimentación humana". También se recuerda el documento 'Donum vitae' de 1987, donde se recoge lo contrario que es a la moral "los intentos destinados a obtener un ser humano sin alguna conexión con la sexualidad, ya que contrastan con la dignidad tanto de la procreación humana como de la unión conyugal".


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org