Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Número 341. 9 de abril de 2000

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

Portada

Reúne a laicos, sacerdotes y religiosos

Constituido el Consejo Diocesano de Pastoral

El pasado sábado, 1 de abril, comenzaba su andadura el nuevo Consejo Diocesano de Pastoral, formado por laicos, sacerdotes y religiosos. Este organismo, compuesto por 62 personas, tiene como misión analizar, estudiar, planificar y evaluar la acción pastoral de la diócesis, ejerciendo un papel de asesoramiento del Arzobispo.

El Consejo Diocesano de Pastoral es un organismo diocesano propuesto por el Sínodo pacense en el que están representados cualitativamente las cuatro zonas en que se divide la diócesis, así como todos los sectores del Pueblo de Dios ­sacerdotes, religiosos y laicos­ y las diversas tareas pastorales, desde los órganos de gobierno hasta las obras asistenciales, de promoción, colegios, pastoral familiar, jóvenes, misiones, cofradías, movimientos apostólicos... de donde salen los consejeros elegidos para el Consejo.

Entre los retos marcados destacan tres fundamentales: acrecentar la experiencia de Dios en nuestras comunidades cristianas, desarrollar y estructurar la acción misionera y continuar profundizando en la solidaridad.

 

Editorial

Extraños adolescentes

Decimos adolescentes porque se encuentran situados entre la niñez y la primera juventud, representan, de algún modo, a esas dos tandas de edad. Decimos extraños, por no ofender a ese conjunto de chicos y chicas llamándolos como se merece una ínfima minoría de ellos, sujetos siniestros, a los que pasamos a referirnos.

Partimos de la atrocidad perpetrada el domingo pasado, por el joven murciano de diecisiete años, José Rabadán, matando a sangre fría a sus padres y a su hermana disminuida de nueve años, con una espada samurai y rematándolos ferozmente con una katana japonesa. Todo, en el más puro estilo de su héroe Squall, del videojuego Final Fantassy VIII, que se vengaba del "poder de los dictadores". Con ellos indentificó, a lo que parece, este sujeto, nada menos que a sus progenitores, un matrimonio normal y cariñoso, incluso hasta mimoso, liquidándolos de cuajo junto a la hermanita, "para que esta fuera directamente al cielo". ¡De locos! Aquí no se ha dado la familia rota ni la infancia desgraciada; sino más bien la inmersión febril en el mundo de las fantasías grotescas del ordenador y de la violencia continuada de los seriales TV, por una personalidad frágil sin los debidos controles familiares y escolares.

Llueve aquí, no ya sobre mojado, sino sobre tierras inundadas por el torrente audiovisual que arrolla a chicos y a grandes, con terribles consecuencias para algunos y deformaciones psicológicas y éticas de muchos. Recientes está la entrada a tiro limpio en un colegio americano de un alumno que dejó muertos a varios profesores y condiscípulos.

No es cosa de acusar, y menos de mencionar por su nombre a ningún culpable; sino de encender con tiempo la luz roja o, al menos, la luz ámbar en todos los ámbitos de la educación preventiva, lo mismo en la familia que en la escuela y en la parroquia.

 

Carta del Arzobispo

La Misa Crismal en Zafra, en memoria de San Juan de Ávila (1500-1569)

Carta del Arzobispo a los sacerdotes

 

Hermanos sacerdotes:

Un año más, y esta vez con gozoso acento jubilar, os convoco a concelebrar conmigo la Misa Crismal del Miércoles Santo, tan llena de riquezas sacramentales, sacerdotales y de comunión eclesial.

El hecho de que este año 2000 estemos celebrando también el V Centenario del nacimiento de San Juan de Ávila, Patrono muy querido del Clero secular español, nos va a traer una particular novedad de la que paso a informaros.

Todos recordaréis que, en nuestro último encuentro navideño en Villafranca, comenté con vosotros la importancia y belleza de este centenario, y os hice entrega de un Mensaje de la Conferencia Episcopal a los sacerdotes de nuestro país, en el que se descubren los rasgos más sobresalientes de la personalidad de San Juan de Ávila, las riquezas de su doctrina, la ejemplaridad de su vida y el valor permanente de su testimonio y de su mensaje.

Sabemos que en muchas diócesis españolas están teniendo lugar diversos actos celebrativos de su centenario y se anuncia también, con carácter nacional, un magno encuentro del Clero español en Montilla, al que en su momento, y con especiales tÌtulos, nos sumaremos los sacerdotes de nuestra diócesis, en términos aun por concretar.

Dos años en Zafra

¿Por qué con especiales títulos? Quizá muchos de vosotros no estáis al tanto de que, en nuestra tierra, particularmente en la zona sur de Zafra-Fregenal, el Santo maestro permaneció dos años completos, y vino después en múltiples ocasiones, dejando en nuestro clero y pueblo una huella extraordinaria de santidad personal y de celo apostólico.

Me permito, por esto, ocupar una parte de mi escrito con esta larga cita de una biografía del Santo:

"A principios de mil quinientos cuarenta y seis, los Condes de Feria, Don Pedro Fernández de Córdoba y Figueroa y Doña Ana Ponce de León, partieron para Zafra. A los dos meses llamaron al Maestro Ávila, quien, tan pronto como llegó a la villa, comenzó la predicación de Cuaresma...

Lo primero que hizo al llegar a Zafra fue rechazar cortesmente el alojamiento que los condes le habían preparado en el palacio. Durante los dos años que permaneció en esta villa, vivió con otro sacerdote en una modesta y retirada casa. Iba a predicar y tenía necesidad de libertad de espíritu, para poder hablar con libertad de palabra...

Terminada la Cuaresma, prosiguió sin variaciones su labor en el púlpito. Predicaba todos los domingos y días de fiesta por la tarde. Las mañanas las consagraba casi íntegras al confesonario y la enseñanza de la doctrina cristiana. Durante los días laborables se dedicó a explicar la primera epístola de San Juan a las cinco de tarde, en la Iglesia de Santa Catalina.(En Zafra recibió las visitas de San Juan de DIos, de Fray Luis de Granada y de San Pedro de Alcántara, y desde allí se desplazó a menudo a Fregenal, donde fundó un colegio para niños).

Con frecuencia salía por los pueblos más cercanos para extender la irradiación de su palabra apostólica y no cesó en estos dos años de dirigir a gran número de personas que desde otras partes solicitaban su consejo". (Del opúsculo biográfico publicado para su canonización por los escritores Nicolás González Ruiz y josé Luis Gutiérrez García).

Desde el principio, los Condes de Feria supieron responder con fidelidad a las exhortaciones del Padre Ávila. De hecho, el Conde Don Pedro le tuvo por maestro y guía en los últimos años de su vida y fue acompañado por él hasta su muerte en 1552. En cuanto a Doña Ana, su joven viuda, ésta, que había iniciado el proceso de conversión en vida de su marido, terminó por ingresar como religiosa profesa en el Convento de Santa Clara de Montilla.

Misa Crismal en La Candelaria

Teniendo en cuenta todo eso, y asesorado por la Delegación del Clero y por otros sacerdotes, he creído conveniente celebrar este año la Misa Crismal en Zafra, a las 11 de la mañana, en el templo parroquial de Nuestra Señora de la Candelaria, el recinto grandioso donde tantas veces presidió nuestro Santo los divinos misterios de la Eucaristía y del perdón, donde resonó sin descanso su palabra de profeta. Allí celebraremos nosotros el rito litúrgico de la Misa Crismal, que va a unir este año a su carácter propio el sabor de la memoria y la presencia del Padre Maestro Juan de Ávila.

Animaos, pues, todos, queridos sacerdotes, a respirar allí el Miércoles Santo un aire de santidad por los cuatro costados, reafirmar los compromisos de vuestra ordenación, e invocar a nuestro Santo Patrono, en el marco también del gran Jubileo 2000. A esto os ayudará el cálido mensaje que, como todos los años, dirige a los sacerdotes del mundo el Santo Padre Juan Pablo II.

Os encomienda y bendice,

 

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Centrales

Se constituye el Consejo Diocesano de Pastoral

Profundizar en la experiencia de Dios, acción misionera y solidaridad, grandes retos

El pasado sábado, día 1, comenzaba su andadura el nuevo Consejo Diocesano de Pastoral, que está integrado por 62 personas, entre laicos, sacerdotes y religiosos, que tendrá una vigencia de cuatro años.

Este organismo tiene como misión analizar, estudiar, planificar y evaluar la acción pastoral de la diócesis, ejerciendo un papel de asesoramiento del Arzobispo, para lo que se reúne, al menos, dos veces al año de forma ordinaria.

Entre los retos que se han marcado de forma especial para los próximos años, destacan tres fundamentales: acrecentar la experiencia de Dios en nuestras comunidades cristianas, desarrollar y estructurar la acción misionera y continuar profundizando en la solidaridad según las líneas marcadas en el Congreso de la Pobreza celebrado en el mes de octubre en Mérida.

 

Todos representados

El Consejo posee miembros natos, miembros elegidos por los distintos sectores pastorales de la Archidiócesis y miembros designados por el Arzobispo. Don Antonio está incluido en la primera categoría, junto al Vicario General, los tres Vicarios de zona y el Judicial, así como los delegados diocesanos del clero, de laicos, de religiosos y el presidente de la CONFER, la Confederación de religiosos, en la que se integran las distintas congregaciones religiosas existentes en la diócesis.

Los nuevos miembros del renovado organismo se reunían en la parroquia de Santa Teresa de Jesús, de Badajoz, confiada a los frailes carmelitas, a las diez de la mañana. Tras una oración de inicio, don Antonio Montero daba la bienvenida a todos los integrantes del Consejo, del que dijo, tiene su razón de ser como expresión de la Iglesia comunión, resaltando la labor del Consejo saliente en la elaboración de los planes pastorales 1996/98 y 1998/2000 y de los documentos de la Pastoral de la acogida y la misericordia y el documento de la Formación del laicado, que han tenido gran repercusión diocesana.

Comisión Permanente

Posteriormente se procedía a la lectura de la memoria por parte del Secretario del Consejo, don Francisco Maya. El Vicario General, don Amadeo Rodríguez, hizo una breve reflexión mirando al futuro sobre los retos pendientes de la Iglesia Diocesana, a los que calificó de deudas, en consonancia con el Año Jubilar que estamos viviendo. A las intervenciones siguió el trabajo en grupo sobre estos retos.

Por último, como cierre de la jornada, se procedió a votar y elegir a nueve de los diez miembros que componen la Comisión Permanente, ya que el décimo es elegido por el Arzobispo de forma directa.

 

¿Qué es? y ¿por qué?

El Primer consejo Diocesano de Pastoral se constituyó el 23 de octubre de 1993 en la casa de Espiritualidad de Villagonzalo presidido por don Antonio Montero.

Se trata de un organismo diocesano propuesto por el Sínodo pacense en el que están representados cualitativamente las cuatro zonas en que se divide la diócesis, así como todos los sectores del Pueblo de Dios ­sacerdotes, religiosos y laicos­ y las diversas tareas pastorales, desde los órganos de gobiernos hasta las obras asistenciales, de promoción, colegios, pastoral familiar, jóvenes, misiones, cofradías, movimientos apostólicos... de donde salen los consejeros elegidos para el Consejo.

El fundamento de los Consejos de Pastoral hay que buscarlo en la eclesiología de comunión que acuña el Concilio Vaticano II . La igualdad fundamental de todos los fieles cristianos, dimanante de su incorporación a Cristo por el Bautismo, y la participación en su misión salvífica, hace que todos estén llamados a cooperar activamente en la misión de todo el pueblo de Dios.

Cardenal Rouco en el discurso de apertura de la Asamblea Plenaria de la C.E.E

La Iglesia debe seguir ofreciendo con decisión su mensaje sobre el amor humano

Con el discurso del Presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal Antonio María Rouco Varela, comenzaba el lunes la LXXIV Asamblea Plenaria de los obispos españoles, que se desarrollaba hasta el viernes, día 7. En ella se han abordado, principalmente, el estudio de temas como la promoción de la vida humana en su relación con el matrimonio y con la familia y su futuro, así como diversos temas institucionales y pastorales bajo la responsabilidad de la Conferencia Episcopal.

El nuevo Nuncio Apostólico en España, Monseñor Manuel Monteiro de Castro, quien ha participa por primera vez en la Plenaria del Episcopado español, ha dirigido un saludo a los allí presentes.

Petición de perdón

En primer lugar, el cardenal Rouco ha realizado una reflexión sobre el momento actual de la Iglesia en la que ha recordado que el año Jubilar 2000 es fundamentalmente penitencial y una ocasión para la conversión y el fortalecimiento de la fe. Por ello recordó el documento que se aprobó en la última Asamblea Plenaria en el mes de noviembre titulado "La fidelidad de Dios dura siempre, Mirada de fe al siglo XX", que supone ante todo "una confesión de fe, un agradecimiento a Dios por sus dones, reconocer nuestras culpas y no desfallecer ante la esperanza".

El cardenal Rouco indicó que "en el capítulo de las culpas pedimos perdón a Dios porque los hijos de la Iglesia hemos participado en no pocas ocasiones de los grandes pecados de nuestra época. No pensamos que nosotros estemos limpios y que las culpas sean sólo de los otros. Hemos pecado de la autosuficiencia propia del tiempo moderno y por eso hemos permitido con demasiada frecuencia la secularización más o menos oculta de nuestra fe y de nuestra esperanza". Tampoco -añadió el Presidente de la CEE- "estamos libres todos los católicos de haber contribuido con acciones y omisiones a la configuración de la cultura de la muerte y al gravísimo mal del deterioro de la institución y de la vida matrimonial y familiar".

En este marco, "no podía faltar una referencia a la guerra civil que costó la vida a tantos españoles. Naturalmente un episodio de estas características no puede ser más que lamentado. Nos parece que no hubiera sido justo ni oportuno entrar en juicios históricos de esa naturaleza. Hemos pedido y pedimos perdón a Dios por todas las acciones contrarias al Evangelio de la paz y de la misericordia cometidas por los españoles de un lado y de otro. Hemos pedido y pedimos a Dios la fuerza y la clarividencia necesarias para que no se vuelva más en España a la guerra y a la violencia como medio de resolución a los problemas sociales y políticos". En este sentido subraya que "la Iglesia y los católicos españoles no quieren ser otra cosa que instrumentos de reconciliación y de paz".

Testimonio de los mártires

En cuanto a la petición de perdón por los pecados de los cristianos se une a las iniciativas del Santo Padre y "pedimos perdón por lo que atañe a la Iglesia en España y a sus hijos en el último milenio". Destaca el cardenal Antonio María Rouco que "la verdad histórica es el presupuesto fundamental del examen de conciencia eclesial. Pero el compromiso con la verdad no nos puede poner en conflicto con la caridad. Nosotros no debemos creernos superiores a nuestros hermanos del pasado ni del presente. Sólo Dios juzga la responsabilidad moral subjetiva. Sólo él sabe lo que cada uno ha dejado de hacer o ha hecho culpablemente".

También explica que en esta Asamblea va a tratar del modo de organizar -unificándolos y agilizándolos- los procesos de canonización de algunos de los numerosos hermanos y hermanas en la fe que dieron su vida por Cristo en los trágicos acontecimientos de la Guerra civil. Todos ellos perdonaron a sus perseguidores y no fueron actores de violencia, sino víctimas inocentes de ella. "El recuerdo y la honra que les tributamos no debe inducir a nadie a reabrir viejas heridas ni a justificar la violencia como arma política, al contrario, el testimonio de los mártires de Cristo ha de ayudarnos a todos a abrigar sentimientos de caridad y de perdón, de verdadera tolerancia y de la fe inquebrantable en el Dios del Amor".

"Estos son -explica- cimientos seguros para una convivencia capaz de resistir los impulsos disgregadores y las tentaciones de la violencia. Son los sentimientos necesarios para eliminar los fermentos de los que surgen fenómenos tan deplorables como el terrorismo, que no sólo hemos de condenar sin paliativos, sino combatir en sus raíces mismas por medio de la educación integral en las virtudes cristianas".

Defensa de la familia

Asimismo pide un examen de conciencia sobre la familia y el respeto a la vida humana, que son "hoy un gran desafío para nuestra fe cristiana. Son problemas de primera importancia para el presente y para el futuro de la iglesia y de la humanidad". Recuerda la "catastrófica situación de la demografía en nuestra patria y afirma que no es un mal inevitable". "La iglesia debe seguir ofreciendo, con humildad y decisión su mensaje sobre la vida y el amor humano. Es urgente una reflexión profunda sobre las relaciones internas que se dan entre los errores más extendidos en la concepción de la persona humana y de la familia, por un lado y los detrimentos y violaciones a los que ve sometida la vida y la dignidad de las personas y de los pueblos".

Como conclusión, monseñor Rouco afirmó que "Para la resolución de los problemas de la sociedad de hoy son necesarios espíritu de diálogo, voluntad de entendimiento, abnegación y constancia, siempre con las miras puestas en la justicia y el bien común". Recuerda la deuda de los países más pobres "constituye una señal inequívoca de las graves faltas de justicia y solidaridad internacional que caracterizan al mundo de nuestros días". (SIC) 

 

Noticiario diocesano

El movimiento se encuentra en fase de expansión

La Juventud Obrera Cristiana reúne
a sus militantes extremeños en Mérida

La JOC, Juventud Obrera Cristiana, integrada en la Acción Católica, celebraba el pasado domingo, 2 de abril, una convivencia con sus miembros en etapa de iniciación del movimiento en la región. El encuentro tuvo como escenario la parroquia Nuestra Señora de los Milagros de Mérida. En ella tomaban parte grupos de Navalmoral de la Mata, Cáceres, Badajoz, Plasencia y Mérida, cincuenta jóvenes en total que compartieron las experiencias vividas en lo que va de curso.

En estos momentos, la JOC se encuentra en una etapa de relanzamiento en toda Extremadura, para lo que se dieron los primeros pasos en una asamblea regional que se celebraba en el mes de noviembre.

Durante los días 1 y 2 de abril en la Casa de Espiritualidad de Gévora

La CONFER celebró las VIII Jornadas
de Vida Religiosa en Extremadura

La Casa de Espiritualidad de las Esclavas de Cristo Rey de Gévora, acogía el pasado fin de semana las VIII Jornadas de Vida Religiosa en Extremadura, que contaron con la asistencia de 105 Religiosas y Religiosos procedentes de las tres diócesis extremeñas (67 de Mérida-Badajoz, 18 de Coria-Cáceres y 20 de Plasencia).

Don Jesús Lobato, Vicario General de la Diócesis de Plasencia y Profesor en su Seminario, se encargó de dirigir y animar los trabajos de este día y medio, dedicados al tema general de "El Año 2000, Año del Gran Jubileo".

El encuentro comenzó con el rezo de Laudes, y el saludo de la Presidenta, la hermana Dulce Nombre de María Grande Cantero, de las Hijas de la Virgen para la Formación Cristiana. La primera ponencia, llevó como título "El Jubileo en el Antiguo Testamento". Al finalizar, y después de un breve coloquio con el ponente, éste propuso unas preguntas en relación con el sentido y exigencias del Año Jubilar para la Iglesia, a la luz de lo expuesto, y el contraste con nuestro contexto cultural. Tras una reflexión personal y un espacio de trabajo en grupos, la mañana concluyó con una puesta en común del trabajo de los grupos.

El tema de la tarde, al que se hizo presente don Manuel Santos, Delegado para la Vida Religiosa en la Diócesis de Mérida-Badajoz, era "Jesús, nuestro Jubileo". En una dinámica de trabajo semejante a la de la mañana, la tarde concluyó con una puesta en común, y la Eucaristía.

La mañana del Domingo se centró en las "Implicaciones actuales del Año Jubilar". Toda la presentación estuvo inspirada en la "Tertio millenio adveniente" y desarrolló con profundidad tanto los aspectos más estrictamente religiosos, como sus implicaciones a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia. De nuevo el trabajo en grupos permitió profundizar en la materia y proponer vías prácticas de realización.

Las Jornadas concluyeron con la Eucaristía presidida por el Vicepresidente de CONFER Regional, el padre Francisco Martín O.M.I., y la comida fraternal de despedida.

La convivencia intensa de estos días, y los ratos de participación en la liturgia y oración común han completado esta rica experiencia.

 

Una jornada reúne a directores
y presentadores de programas religiosos

El Secretariado de Medios de Comunicación del Arzobispado de Mérida-Badajoz organizaba el pasado sábado un encuentro con presentadores de programas religiosos y directores de emisoras de radio de la Archidiócesis en la Casa de la Iglesia.

Los actos comenzaban a las 11 de la mañana con una conferencia a cargo de Isidro Catela, profesor de la facultad de periodismo de la Universidad Pontificia de Salamanca, que habló de la radio y la programación especializada. Posteriormente tenía lugar un almuerzo al que se sumaba el Arzobispo y una visita a los estudios de producción de radio del Obispado, donde se graba parte de la programación socio-religiosa de la COPE y una veintena de programas que se insertan semanalmente en emisoras municipales.

El acto ante los medios de comunicación se realizó en Mérida

Presentado el libro de actas
del Congreso de la Pobreza

El viernes, día 31 de marzo se presentaba en rueda de prensa en la sede emeritense del Arzobispado, el libro de actas del Congreso de la Pobreza, celebrado los días 22, 23 y 24 de octubre pasado en el colegio de las Hermanas Escolapias de la capital autonómica.

La presentación de las actas, que recogen todo la dicho por los ponentes y comunicantes del Congreso, estuvo a cargo del Obispo de Coria-Cáceres, don Ciriaco Benavente, que estuvo acompañado por el que fuera coordinador del evento y representantes de Cáritas de las tres diócesis.

Don Ciriaco aseguró que ya se están comenzando a ver los frutos del Congreso "La Iglesia en Extremadura ante los pobres", conocido popularmente como Congreso sobre la Pobreza, ya que grupos de las tres diócesis extremeñas están trabajando actualmente sobre las conclusiones que se obtuvieron de aquel encuentro que congregó a un millar de personas.

El libro de actas recoge también las conclusiones prácticas del Congreso, entre las que figuran algunas propuestas de tipo asistencial como la petición de un salario social, otras de carácter formativo que interpelan a los cristianos extremeños y muchas también de carácter preventivo como atender a la juventud o integrar a la mujer, especialmente la que desarrolla su labor en el ámbito rural.

 

Parroquia de S. Roque

Semana de reflexión

La parroquia de San Roque de Badajoz ha celebrado esta semana unas jornadas de reflexión en las que se ha hablado de la familia en una mesa redonda el día 4, de la droga, en una conferencia a cargo de Diego Muñoz, director del Proyecto Vida, del enigma del sufrimiento, por la psicóloga Teresa de Felipe y del cristiano en el mundo por el profesor universitario Vidal Luis Mateos.

Orden Franciscana Seglar

Retiro Jubilar

La Orden Franciscana Seglar de Badajoz ha llevado a cabo un retiro con motivo del Año Jubilar en la parroquia de San Juan de Ribera. El retiro ha sido dirigido por fray Luis Vicente, de la comunidad franciscana de Cáceres y asistente de la Zona Extremeña. A este retiro asistían doscientos cincuenta hermanos terciarios .

Al paso de Dios

¿Mártir o cobarde?

Un escritor de moda, creador de personajes de ficción, como el capitán Alatriste, espadachín pendenciero al que pretende presentar como modelo de hombre valiente, decía en una entrevista hace pocas fechas que no le gustaban los cristianos porque se dejaban llevar cobardemente a las fieras. Con esta reducción juzgaba la actitud heroica de los mártires, que, según él, es también la de los cristianos ante la vida. Parece querer decir que en nosotros no existe la lucha, que lo nuestro es un dejarnos llevar dócilmente por un valle de lágrimas, sin la más mínima pelea por superarlo.

Se olvida este escritor que para llegar al martirio, antes ha habido una vida de convicciones profundas, de lucha e, incluso, de desafío; se olvida de que la muerte del mártir sólo llega como consecuencia de una rebeldía activa o pasiva ante el poder constituido -"fáctico o institucional"-, cuando este obliga a darle culto y suplanta al verdadero Dios. Se olvida de que el martirio no se improvisa, ni es el fruto de un momento de locura o insensatez; que ante el martirio sólo hay un sí o un no, y que dan el sí los que han madurado y mantenido esta decisión durante todo su recorrido vital

Para ir al paso de Dios no son suficientes los impulsos espontáneos y aislados en determinados momentos; andar con Dios requiere meter la vida en su vida, pues como decía San Buenaventura: "Poseer a Dios significa ser poseídos por Dios". Andar con Dios es incorporarse a Jesús: pensar en El, juzgar en El, decidir en El, en las cosas de cada día y en los momentos decisivos de la existencia.

Amadeo Rodríguez Magro

 

Página litúrgica

Celebramos el V Domingo de Cuaresma

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Jeremías 31, 31-34

Mirad que llegan días ­oráculo del Señor­ / en que haré con la casa de Israel y la casa de Judá / una alianza nueva.

No como la que hice con vuestros padres, / cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto: / Ellos aunque yo era su Señor, quebrantaron mi alianza ; / ­oráculo del Señor­ /: Meteré mi ley en su pecho, / la escribiré en sus corazones; / yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.

Y no tendrá que enseñar uno a su prójimo, / el otro a su hermano, diciendo: / Reconoce al Señor.

Porque todos me conocerán, / desde el pequeño al grande / ­oráculo­ del Señor­, / cuando perdone sus crímenes, / y no recuerde sus pecados.

Salmo 50, 3-4, 12-13, 14-15

R. Oh Dios, crea en mí un corazón puro.
Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado.

Carta a los Hebreos 5, 7-9

Cristo en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado. Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y , llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación eterna.

Evangelio según san Juan 12, 20-33

En aquel tiempo, entre los que habían venido a celebrar la fiesta había algunos gentiles; estos, acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban:

- Señor, quisiéramos ver a Jesús.

Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús. Jesús les contestó:

- Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre. Os aseguro, que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere da mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga y donde esté yo, allí también estará my servidor; a quien me sirva, el Padre le premiará. Ahora mi alma está agitada y, ¿qué diré?: Padre, líbrame de esta hora. Padre, glorifica tu nombre.

Entonces vino una voz del cielo:

- Lo he glorificado y volveré a glorificarlo.

La gente que estaba allí y lo oyó decía que había sido un trueno; otro decía que le había hablado un ángel.

Jesús tomó la palabra y dijo:

- Esta voz no ha venido por mí, sino por vosotros. Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí.

Esto lo decía dando a entender la muerte de que iba a a morir.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

10, lunes: Da 13, 1-9. 15-17. 19-30.33-62; Jn 8, 1-11.
11, martes:
Nm 21, 4-9; Jn 8, 21-30.
12, miércoles:
Da 3, 14-20. 91-92. 95; Jn 8, 31-42.
13, jueves:
Gen 17, 3-9; Jn 8, 51-59.
14, viernes:
Jer 20, 10-13; Jn 10, 31-42.
15, sábado:
Ez 37, 21-28; Jn 11, 45-56.
16, domingo:
Is 50, 4-7;Flp 2, 6-11; Mc 14, 1-15, 47.

 

Comentario Litúrgico

Atraeré a todos hacia Mi

Este último domingo de Cuaresma nos lleva hasta el dintel de la Semana Santa y por eso las lecturas y la oración colecta hacen referencia al misterio de la muerte y resurrección de Cristo.

Nuestra reflexión sobre el tema nos centra también en la tarea jubilar pues como dice Juan Pablo II: &laqno;Para nosotros los creyentes el año jubilar pondrá claramente de relieve la redención realizada por Cristo mediante su muerte y resurrección. Nadie después de esta muerte, puede ser separado del amor de Dios, si no es por su propia culpa».

Para introducirnos en todo esto, la segunda lectura no ahorra la descripción del drama de la pasión de Cristo. Toda la vida de Jesús había sido un estar pendiente de la voluntad del Padre, pero, dice el texto que &laqno;a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer». Así indica la sorpresa de Cristo y la nueva modalidad de obediencia que se le impuso en la noche oscura de la pasión y de la muerte. El sufrimiento le descubrió una nueva dimensión de la fidelidad y de la esperanza puesta en el Padre.

El texto termina presentando el valor de salvación que ha tenido para todos nosotros esa asunción del dolor humano y de la miseria del pecado por parte de Cristo, que le ha convertido &laqno;para todos los que le obedecen en el autor de la salvación eterna»

San Juan alude también a la fecundidad del acto redentor de Cristo. En primer lugar lo compara con la fuerza emergente del grano de trigo que cae en la tierra y germina. Finaliza con la frase de Jesús: &laqno;Y cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí», aludiendo a su muerte en cruz. Rumia esto y celebrarás mejor la Pascua.

Antonio Luis Martínez

Sigamos la misa

5. Comulgar con Cristo

En la Ultima Cena, Cristo además de pronunciar una bendición sobre el pan y el cáliz, los dio para que comieran y bebieran sus discípulos. Por eso la participación en la Misa incluye la comunión eucarística.

En esta última parte de la Misa encontramos una serie de oraciones que nos preparan para la comunión. El Padrenuestro es la más importante y, por otra parte, tiene mucho sentido que la asamblea lo recite antes de la comunión pues recuerda que al consumar el sacrificio se exige disponibilidad total, que es lo que corresponde a las peticiones: santificado sea tu nombre; hágase tu voluntad; como también son adecuadas al momento la petición del pan cotidiano, que también es, e incluso lo es principalmente, la Eucaristía; la petición de perdón, que asegura la limpieza requerida para acercarse a Cristo, y el perdón ofrecido o caridad fraterna.

El embolismo o añadidura desarrolla la última petición, pidiendo la liberación de todos los males, en particular del pecado, así como vivir en paz.

Muy unido a todo esto viene el rito de la paz. El sentido del gesto, así como de la oración que lo acompaña, es evidente: con él los fieles imploran la paz y la unidad para la Iglesia y toda la familia humana, y se expresan mutuamente la caridad, antes de participar de un mismo pan .

A continuación encontramos el gesto de la fracción del pan. Lo practicó Jesús y San Pablo ve en el pan entero y luego partido para que todos coman de él una figura aptísima para expresar una de las ideas centrales de su teología: Porque aun siendo muchos, un solo pan y un solo cuerpo somos, pues todos participamos de un solo pan (l Cor 10,17).

Dada la paz sigue la invitación a comulgar: Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los llamados a esta cena. Resuena las palabras del Bautista al señalar la presencia de Cristo. Ante este anuncio la asamblea recoge otra frase evangélica y dice: Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme.

En este momento nuestra fe ha de alimentarse con las palabras del Señor: El que come mi carne y bebe mi sangre, mora en mí y yo en él (Jn 6, 56).

La fórmula que dice el ministro al dar la comunión indica el contenido del sacramento: El Cuerpo de Cristo. La respuesta del comulgante ha de considerarse muy importante, pues el Amén equivale a una confesión de fe.

Mientras el pueblo avanza al encuentro del Señor es natural que cante como expresión de su unidad -es un pueblo- y de alegría -va a recibir a su Señor. .

Dice el Misal: Cuando se ha terminado la distribución de la comunión, el sacerdote y los fieles, según parezca oportuno, pueden orar un rato recogidos. Si se prefiere, puede también cantar toda la asamblea un himno, un salmo o algún otro canto de alabanza

Después de comulgar, toda la asamblea, interiorizada con Cristo, ora intensamente y recuerda la finalidad de la comunión eucarística que expresan los Santos Padres con mucho sentido. Así, San Agustín dice: La virtud que dicho pan encierra es la unidad para que nosotros mismos seamos lo que recibimos: miembros de Cristo integrados en su cuerpo. Y lo mismo san León Magno: Nuestra comunión con el cuerpo y la sangre de Cristo no tiene otra finalidad que transformarnos en lo que tomamos.. De ahí que la comunión sacramental pida que continuemos la comunión con Cristo en la vida diaria y en el trato con los hermanos.

El rito de la comunión finaliza con una oración presidencial en la que se pide que sea fructuosa la comunión recibida.

Llegado el final, el sacerdote bendice a los presentes, los despide y venerando el altar se retira.

 

Antonio Luis Martínez.

 

Santoral

13 de abril: San Hermenegildo (+ 585)

Estamos en la apasionante España de los visigodos: el rey Leovigildo desea mantener unido su reino en la fe arriana: sus hijos Hermenegildo y Recaredo no son ajenos a la influencia de los grandes pastores católicos: Leandro e Isidoro de Sevilla o Masona de Mérida lo cierto es que a Hermenegildo lo martiriza su propio padre y a Recaredo lo recibe la Iglesia como primer rey godo católico de España.

Estos hechos, tan populares en nuestros años de escuela, son hoy oscurecidos por los libros de texto de nuestra nación, donde, no sólo se infravalora la asignatura de Religión, sino que se oscurecen los acontecimientos religiosos de la Historia.

Hermenegildo es un príncipe cabezón: terco en política y rebelde a cualquier tiranía; terco en religión y mártir por amor a Cristo.

Sería deseable que esta bendita terquedad visigoda, venciera la que demuestran los últimos ministros de Educación para oscurecer todo cuanto de católico hay en nuestra historia, que es tanto como oscurecer nuestra historia entera: es una tarea imprescindible recuperar para nuestros escolares la impronta cristiana de la historia de España, aunque no sea más que para que puedan entender las gracias soeces de Pedro Almodovar cuando es premiado.

A este paso tendremos que "descanonizar" a san Pedro para que no se enfade Nerón.

 

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

10, lunes: Beda, Apolonio.
11, martes:
Estanislao, Elena Guerrat.
12, miércoles:
Víctor, Visia.
13, jueves:
Martín I, Hermenegildo, Ida.
14, viernes:
Jacob, Liduvina.
15, sábado:
Crescencio, Teodoro.
16, domingo:
Leónides, Engracia, Toribio, Fructuoso.

 

Contraportada

Don Clemente Serna, Abad del Monasterio de Santo Domingo de Silos

La contemplación ayuda a dar primacía
a las cosas que son esenciales en la vida

Don Clemente Serna González nació en Montorio (Burgos), el 27 de diciembre de 1946. En septiembre de 1957 ingresa en el Seminario Menor de San José de Burgos. Tres años más tarde entra en la Abadía de Santo Domingo de Silos (Burgos), donde continúa sus estudios y hace la profesión monástica en 1964. En 1971 es ordenado presbítero. Amplía estudios teológicos en la Abadía de Solesmes (Francia), así como en la Facultad Teológica de Burgos y termina doctorándose en el Pontificio Ateneo San Anselmo de Roma. Durante once años fue secretario de la Sociedad Española de Estudios Monásticos. Ejerció el cargo de maestro de novicios en la Abadía de San Pablo Extramuros de Roma. También ha sido párroco de Silos. Profesor en Roma y en la Facultad de Teología de Burgos. En 1988 es elegido Abad de Silos.

 

¿La memoria de las cosas y, sobre todo, de las personas, es un buen ejercicio?

Sí, a condición de que no sea añoranza. Sin memoria es mucho más difícil construir, pues fácilmente se cometen los errores del pasado. Sin memoria bregamos siempre entre Scila y Caribdis. Sólo una memoria dinámica, sabe utilizar el pasado como rampa de lanzamiento hacia el futuro. La memoria, sobre todo la de Jesucristo resucitado de ente los muertos, nos ayuda a avanzar en humanidad, que es el verdadero progreso que nos significa y realiza. Silos: mil años como foco de espiritualidad y de cultura. ¿Un rico pasado es fundamento de futuro y de nuevos compromisos?. Constituye una auténtica exigencia que impide dormirse en los laureles. Máxime cuando es el fruto de una fe dinámica y un empeño continuo de búsqueda del rostro de Dios. Jesús dice que siempre trabaja, como hace también su Padre del cielo. Los discípulos hemos de imitarlo. Eso sí, sin agobios, sin prisas, sin nervios, y con la seguridad de su ayuda. Hemos de ser conscientes de que la contemplación de la Belleza infinita plasma naturalmente su esplendor en el hacer de cada día.

Contemplativos hoy

¿Qué significado tiene la vida contemplativa en la Iglesia de hoy?

Mucho. Es fundamental. Enseña a dar la primacía a lo esencial, al encuentro con Dios. Habla de gratuidad, de entrega generosa, de belleza, de eternidad. Todo lo cual es muy importante para la Iglesia de hoy y para nuestra sociedad, tan frecuentemente encadenada a lo inmediato y efímero.

Santo Domingo de Si1os está vivo por muchos motivos. Es lugar referencial para la Diócesis y para la Iglesia en general: importante por la música, el arte, etc. ¿Lo que aparece representa en verdad lo que es una comunidad?

Creo que sí. El monje por definición es un buscador nato de Dios. Si deja todo, no es por despecho o miedo, sino para encontrarse con el que lo es todo. En la medida en que es coherente con su opción, se convierte en miembro vivo y activo dentro de la Iglesia y la sociedad. A partir de ahí es lógico que su vida "escondida" en Dios transparente la luz divina. Como monjes, nuestro único deseo es trabajar por el Reino desde la llamada que hemos recibido. El ideal monástico exige separación, no ruptura o indiferencia. No se puede olvidar que el Verbo de Dios se encarnó en nuestra realidad terrena. Una comunidad monástica no busca el protagonismo, ni influir desde el poder. Pero sí cultiva todos los valores, comenzando por la oración y el amor a la "lectio divina", lo cual ayuda al ser humano a realizarse integralmente. Creo que éste ha de ser el mensaje de una comunidad monástica. Por eso, quizá, podemos hablar aquí "del poder que reside en el no poder".

Cuando la gente se acerca al monasterio, ¿Qué busca? ¿Qué puede encontrar?

Las motivaciones por las que viene hasta el cenobio son múltiples y variopintas. Sin embargo, es fácil descubrir cómo, de una manera más o menos consciente, lo que vienen buscando es dar respuesta a sus interrogantes y exigencias más fundamentales, como son, por ejemplo, dar sentido real a su vida, caminos de felicidad auténtica, encuentro con lo transcendente. Dios no anda lejos ni siquiera de aquellos que se creen muy alejados de él. En el monasterio no sólo encuentran arte y cultura que satisface su gusto estético o su intelecto. También, y sobre todo, pueden participar con la comunidad en la alabanza divina, lo cual crea sintonía con aspectos tan importantes como la paz interior, el deseo de Dios, la relativización de muchos pseudovalores, etc.

¿Cuál es el rostro del monasterio hoy?

La comunidad de Silos se compone actualmente de 32 miembros. Su tarea primordial consiste en el rezo cantado del Oficio Divino. Haciéndose corazón y voz de la Iglesia, se reúne siete veces al día para proclamar las grandezas de nuestro Dios, lleno de generosidad y bondad y siempre dispuesto a la misericordia. El resto de la jornada se reparte entre las distintas actividades necesarias para el buen funcionamiento de todo colectivo, así como para tender hacia la realización humana de cada individuo: trabajos manuales, artísticos o intelectuales. Desea compartir su oración y sus ideales con cuantos, huéspedes o turistas, quieran hacerlo.

Milenario de Sto. Domingo

Actualmente se prepara para celebrar el Milenario del Nacimiento de Santo Domingo de Silos (20 de diciembre de 2000), reflexionando sobre su propio proyecto monástico en el aquí y ahora de la Iglesia y de la sociedad, así como con diversas actividades culturales y artísticas, entre las que descuella un Congreso sobre la historia, la cultura, el arte y la espiritualidad de la Abadía silense.

 

Julián Gumiel Velasco


Return to "Iglesia en Camino"