Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 203 - Año V - 6 de abril de 1997
Director: José María Gil


Portada


Los jóvenes cristianos se preparan para su Encuentro Mundial en París


La preparación de la XII Jornada Mundial de la Juventud que congregará junto al Papa en París, del 19 al 24 de agosto próximo, a cientos de miles de jóvenes cristianos, procedentes de todos lo continentes, ya está en su recta final.
Una magnífica ocasión para culminar procesos de animación y catequesis que los jóvenes han ido siguiendo en sus parroquias, grupos y movimientos cristianos, y sobre todo en las diócesis, en torno a un tema propuesto por el propio Papa para la reflexión y compromiso de los jóvenes, esperanza de la Iglesia.
Este año, al ser el dedicado a Jesucristo como preparación del Jubileo del año 2000, el lema elegido es "Él vive entre nosotros, venid y veréis". En la diócesis de Mérida-Badajoz los preparativos para estas Jornadas los está llevando a cabo el Secretariado de Jóvenes, el cual ya ha recibido peticiones de casi treinta parroquias de la diócesis interesadas en la oferta de peregrinación que ofrece a los jóvenes de 16 a 25 años, además de la preparación catequética para este importante acontecimiento.


Editorial


Las "teleordinarieces"


No nos va el oficio de quejicas, ni con la televisión ni con nada, pero tampoco ejercer de ganado lanar que aguanta sin rechistar todo lo que le echen. El vaso de la ordinariez y la procacidad se está desbordando hasta tales límites que las personas normales y decentes experimentan a tope una vergüenza ajena, que termina por ser propia, si no decimos ni hacemos nada.
Es la violencia degradante, son las indecencias del peor gusto, es la estupidez y la sal gruesa, que van estropeando el paladar de unas masas populares con tan escasas defensas en su nivel cultural y en su formación moral. Les hacen tragarse a los más pobres y sencillos que la vida y el mundo han de ser normalmente así: feudo de aberraciones sexuales, de trampas para enriquecerse, de imposiciones del vicio sobre la virtud, de la fuerza sobre la dignidad. ¡Un asco!
Lo peor de todo esto es la falsa naturalidad. Como si no existieran otros modelos de vida, asentados sobre las costumbres honestas, el trabajo perseverante, el matrimonio fiel, la familia sana y unida, los valores morales y la fe en Dios. Se hace incluso en estos programas escarnio de la virtud, o se la presenta en moldes tan anticuados y repelentes, que mejor sería callarse. Lamentamos que profesionales destacados del Medio televisivo se presten a enjuagues semejantes y, más aún, que algún clérigo, irregular y errabundo, entre a su aire en montajes así.
Es hipócrita también, sentimos decirlo, lamentar todo esto y tragarse, sin más, uno tras otro, los seriales de esa estofa bajo el pretexto morboso de tener que criticarlos. Peor, si no se cuida de que los niños y adolescentes accedan a manjares más dignos. Suspenso para los que producen y emiten tales engendros. Suspenso para quienes, visionándolos, garantizan los anuncios y, con ellos, financian la producción. ¡Infame círculo vicioso! Otro día trataremos de asuntos menos penosos.


Escritos episcopales


"Mi vida con Cristo"


El cardenal Martini relata su itinerario cristiano


"Fe y búsqueda de Dios" es el título de un ciclo de "encuentros con la ciudad" promovidos por la diócesis de Roma dentro de la Gran Misión que allí se está celebrando, convocada por el Papa, como preparación al Gran Jubileo del Año 2000.
Considero como un reto esta invitación a hablar sobre la figura de Jesús, como un estímulo para repensar, en el umbral de mis 70 años, qué ha sido para mí desde el comienzo la figura del Señor, y cómo se ha desarrollado la aventura de mi camino con Jesucristo, con qué etapas, con qué oscuridades y con qué luces. Hablo, en consecuencia en tercera y en primera persona, singular y plural, expreso algo personal que puede serlo de cada uno, cuento una aventura que podría ser emblemática y que, espero, pueda hacer pensar , o "ayudar a responder". Una aventura que se puede acompasar según los tiempos... dividiré mi narración en cinco fases:

El tiempo del fuego o de la fascinación


El viaje empezó para mí muy pronto, en la pre-adolescencia. Es la historia de un muchacho que conoció a Jesús -en la educación familiar, escolar, en el ambiente- y que quedó como fascinado si no enamorado profundamente de Él. Enseguida cayó en la cuenta de que con una figura así no se puede bromear: o se toma todo, o se rechaza todo. Es un tiempo de conocimiento creciente y entusiasta. El tiempo del fuego. Uno aprende a leer los Evangelios, a maravillarse de la incisividad de las palabras, de la riqueza de los contenidos, de la fuerza de las decisiones, del coraje de las opciones, de la coherencia del testimonio de Jesús...

El tiempo de las dudas o de la tierra


Este primer tiempo feliz, sin embargo no dura mucho. Le sigue una segunda etapa que podríamos llamar la etapa de las preguntas de las dudas. La etapa de la tierra. Empiezan los interrogantes, primero apenas insinuados, después más insistentes. ¿Pero era realmente así? ¿Cómo podemos saber que los Evangelios nos dicen la verdad? ¿las cosas sucedieron realmente de este modo?¿Cuál es el fundamento histórico de lo que nos narran estos libros sobre Jesús? ¿Por qué estas páginas son creíbles? ¿No corremos quizá el riesgo de construir una figura a partir de la fantasía de algunos fanáticos del pasado? Todo lo que se dice sobre Jesús es muy bello, ¿Pero tendrá un fundamento?
El muchacho decide entonces leer todo cuanto encuentra sobre los fundamentos históricos de la figura de Jesús. Hurga en las bibliotecas, escucha a quien parece saber más que él sobre el tema... Y las soluciones, un poco dadas por descontado, no satisfacen hasta el fondo.

El tiempo del viento o del encarnizamiento


Un tercer tiempo me había puesto en contacto con una multitud de textos, de recuerdos antiguos que permiten fundamentar de modo más seguro y científico cuanto se puede decir de Jesús...El tiempo del encarnizamiento debía estar acompañado del tiempo de la prueba, de la puesta en cuestión (cuarta etapa)... Viene a la mente la palabra de Jesús a Pedro: "Simón, mira que Satanás os ha reclamado para cribaros como trigo". La criba no es un incidente del recorrido, es un momento providencial. La etapa del terremoto, según la evocación del libro de los Reyes, siempre a propósito de Elías, es el tiempo en que la fe es sacudida y puesta a prueba, a examen.
Una criba de esta clase es lo que me sucedió a mí...Me puse a leer todos los libros y las interpretaciones, las devoraba, las escrutaba, las sopesaba. Quería saber quien tenía razón. Muchas veces, en este esfuerzo, se entra en la noche del espíritu, incluso en el ansia, se pasan días, semanas y meses en fuerte tensión interior y surge la sospecha: ¿habrá un camino de salida al túnel de la duda crítica y de la puesta en cuestión sistemática de todos los datos?
(...) La mía fue una sistemática, crucificante y al mismo tiempo saludable exposición de la duda, en la indefensión de una conciencia que busca la verdad. Era como buscar continuamente el equilibrio en unas superficie expuesta al terremoto. Al margen de la metáfora, la cuestión fundamental a la que había que responder era: ¿esta palabra, este hecho de la vida de Jesús, estas actitudes, etc., son originarios, suyos, o son fruto de una elaboración posterior del entusiasmo o del fanatismo de admiradores, de seguidores, o de las fuerzas creativas de las primitivas comunidades?...
(...) Buscando el evaluar uno por uno los argumentos contrarios y confrontándolos con los textos y los hallazgos antiguos, se reforzaba dentro de mí, de modo cada vez más claro, la conciencia de que no se puede eludir el fundamento substancial de cuanto podemos saber de Jesús y que no se puede reducir su figura a contornos evanescentes o inalcanzables sin contradecir, sin caer en alguna contradicción con los presupuestos de una seria investigación. En otras palabras, venía experimentando cómo un acercamiento exhaustivo a las fuentes sobre Jesús no puede -sin contradecir en sus premisas científicas- no reconocer que existen dichos y eventos significativos y decisivos de su vida resistentes a cualquier crítica, por más corrosiva que sea, hechos inexplicables por la mera creatividad de las comunidades posteriores... para mí el haber descubierto todo esto en el esfuerzo de tomar en serio cada posible objeción, fue de una grandísima ayuda.

Tiempo de lucha o de brisa ligera


Al tiempo del enamoramiento, al tiempo de las dudas y de las preguntas, al tiempo del encarnizamiento y al tiempo de la prueba le acompaña y sigue el tiempo de la lucha nunca concluida con el personaje de Jesús...
Es la quinta etapa, la etapa del conocimiento de la fe, del murmullo de una brisa que apenas se percibe como en los casos de Jacob y Elías. Aquí existe un salto que ninguna indagación histórica puede llevar a cabo, un paso del que cada uno responde en su interior y frente a la propia conciencia. Un paso que nos lleva no sólo frente a la figura sino frente al misterio de Jesús, a su relación única con el Padre, a su trascendencia, a su significado para la historia de cada hombre y de la humanidad entera, a su capacidad de revelar el rostro de Dios. Comienzan entonces a surgir muchas cuestiones nuevas y todavía más arduas. ¿Por qué éste que se considera tan próximo a Dios y que ha sido amado por Él es sometido en su vida a una suerte tan cruel? ¿Por qué aparece tan vencido? ¿Por qué se muestra débil e inerme?
Existe, por lo tanto, un último escalón del conocimiento de Jesús, por lo que el nombre de Jesús no es suficiente, y es el tiempo del conocimiento de la fe, también fuente de preguntas y de búsqueda en el intento de empezar de nuevo, de relacionar el fracaso humano de Jesús de Nazaret con su intimidad con Dios, la cruz y la muerte con la divinidad...
Y todavía sucede un hecho nuevo, otra sorpresa: cuando uno se pone frente al misterio de Dios crucificado, frente a la debilidad de Dios, contemplándola en Jesús crucificado y resucitado, entonces las palabras y los gestos de Jesús, las parábolas, las bienaventuranzas, las curaciones, las enseñanzas de perdón, su tortura a muerte adquiere una evidencia nueva...Todo se recompone en un conocimiento nuevo de Jesús, de modo que lo hace entrar en la carne viva de nuestra experiencia de hombres frágiles que estamos a la búsqueda de una experiencia que no defrauda.
Es este el viaje, misterioso y fascinante, que deseamos para cada hombre y mujer de la tierra.
+ Carlo Maria Martini
Arzobispo de Milán

Centrales


XII Jornada Mundial de la Juventud


París será la cita de los jóvenes cristianos en agosto de 1997


La preparación de la XII Jornada Mundial de la Juventud que congregará en París junto a Juan Pablo II a cientos de miles de jóvenes cristianos, procedentes de todos lo continentes, ya está en su recta final.
Instituidas en 1985 a raíz del encuentro espontáneo en Roma en el año 1985 de miles de jóvenes con motivo del Año Santo de la Redención, que coincidió con el dedicado por la ONU a la juventud, ha sido en sus distintos escenarios: Roma, Buenos Aires, Santiago de Compostela, Czestochowa, Denver y Manila, una magnífica ocasión para culminar procesos de animación y catequesis que los jóvenes han ido siguiendo en sus parroquias, grupos y movimientos cristianos, y sobre todo en las diócesis, en torno a un tema propuesto por el propio Papa para la reflexión y compromiso de los jóvenes, esperanza de la Iglesia.

Encuentro religioso y festivo


Este año, al ser el dedicado a Jesucristo, como preparación del Jubileo del año 2000, el lema elegido es, parafraseando el texto evangélico de Jn 1, 35-45, "Él vive entre nosotros, venid y veréis".
El Pontificio Consejo para los Laicos, ya ha hecho público el "programa oficial" que regirá el encuentro a celebrarse en París, entre los días 19 y 24 de agosto.
El primer acto de estas jornadas será una "misa inaugural" en el Campo de Marte, el día 19 a las seis de la tarde. En las mañanas de los días 20, 21 y 22 de agosto, se ofrecerán sesiones de catequesis para los jóvenes en varios idiomas, dirigidas por cardenales y obispos de todo el mundo. Los temas de las catequesis, respectivamente, serán los que ofrecemos en esta página.
Por las tardes y por las noches de esos tres días habrá un "Festival de la Juventud", tiempo para la oración, formación espiritual, encuentros, intercambios fraternos y conocimiento histórico-cultural de París, ofrecido a todos los jóvenes por el Comité Organizador Francés.
El jueves 21 de agosto a las 16.45, en el Campo de Marte, los jóvenes darán la bienvenida a Juan Pablo II. El día 22 está previsto un solemne Vía Crucis juvenil. El sábado 23 de agosto, tendrá lugar la peregrinación a pie, al Hipódromo de Longchamp. Allí los jóvenes encontrarán al Santo Padre, y a las 20 horas comenzarán junto con él una vigilia de oración. La Misa de clausura de la XII Jornada Mundial de la Juventud la celebrará Juan Pablo II el domingo 24 de agosto a las 9.30 en el Hipódromo de Longchamp.

En nuestra diócesis


En la diócesis de Mérida-Badajoz los preparativos para estas Jornadas los está llevando a cabo el Secretariado de pastoral de Jóvenes, el cual ya ha recibido peticiones de casi treinta parroquias interesadas en la oferta de viaje que ofrece por el precio de 40.000 pesetas a los jóvenes de 16 a 25 años y que abarca desde el día 16 al 25 de agosto. En él se incluyen el viaje en autobus,comidas y estancia en camping, seguro de viaje y cuota de solidaridad para ayudar a los jóvenes de los países pobres.
Los jóvenes interesados en realizar la pre-inscripción pueden dirigirse a sus parroquias o al mencionado secretariado de Pastoral (Tfno. 24 77 50) antes del día 1 de junio, quienes les facilitarán también la integración en algunos de los grupos de la peregrinación diocesana que participarán en el encuentro de París y la preparación catequética para este importante acontecimiento.

Las catequesis del Encuentro


1. Buscando el rostro del Señor


"Muy queridos jóvenes, como los primeros discípulos, ¡seguid a Jesús! No tengáis miedo de acercaros a Él, de cruzar el umbral de su casa, de hablar con Él cara a cara, como se está con un amigo (cfr. Ex 33,11). No tengáis miedo de la "vida nueva" que Él os ofrece: Él mismo, con la ayuda de su gracia y el don de su Espíritu, os da la posibilidad de acogerla y ponerla en práctica" (Mensaje del Papa para la XII JMJ, 3).
Texto bíblico de referencia: Mc 10, 17-22
"Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener la vida eterna?"

2. Jesús vive en su Palabra (lectio divina)


"En vuestros grupos, queridos jóvenes, multiplicad las ocasiones de escucha y de estudio de la Palabra del Señor, sobre todo mediante la lectio divina: descubriréis en ella los secretos del Corazón de Dios y sacaréis fruto para el discernimiento de las situaciones y la transformación de la realidad. Guiados por la Sagrada Escritura, podréis reconocer en vuestras jornadas la presencia del Señor, y entonces el "desierto" podrá convertirse en "jardín", donde la criatura podrá hablar familiarmente con su Creador: "Cuando leo la Sagrada Escritura, Dios vuelve a pasear en el Paraíso terrenal" (S. Ambrosio, Epístola, 49,3)" (Mensaje del Papa para la XII JMJ, 6).
Texto bíblico de referencia: Jn 1, 35-45
"Maestro, ¿dónde vives? Venid y veréis."

3. Jesús vive en la Eucaristía


"Jesús vive entre nosotros en la Eucaristía, en la cual se realiza de modo total su presencia real y su contemporaneidad con la historia de la humanidad. Entre las incertidumbres y distracciones de la vida cotidiana, imitad a los discípulos en camino hacia Emaús y, como ellos, decidle al Resucitado que se revela en el gesto de partir el pan: "Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado" (Lc 24,29). Invocad a Jesús, para que en los caminos de los tantos Emaús de nuestro tiempo, siempre permanezca con vosotros. Que Él sea vuestra fuerza, vuestro punto de referencia, vuestra perenne esperanza. Que nunca os falte, queridos jóvenes, el Pan Eucarístico en las mesas de vuestra existencia. ¡De este pan podréis sacar fuerza para dar testimonio de vuestra fe!" (Mensaje del Papa para la XII JMJ, 7).
Texto bíblico de referencia: Jn 6, 48-58
"Si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros."

El Papa invita a los jóvenes a ser amigos de Jesós


Mensaje para la próxima Jornada Mundial de la Juventud


Jesús es el único que puede ofrecer respuestas que no engañan o decepcionan...No tengáis miedo de la 'vida nueva' que Él os ofrece (...). Abatid las barreras de la superficialidad y del miedo! (...) conversad con Jesús en la oración y en la escucha de la Palabra; gustad la alegría de la reconciliación en el sacramento de la Penitencia; recibid el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Eucaristía; acogedlo y servidle en los hermanos (...) Su rostro es el de los más pobres , de los marginados.
Ofrecemos a continuación a nuestros lectores, especialmente a los más jóvenes un resumen del mensaje que bajo el lema "Maestro, dónde vives? Venid y veréis", el Papa Juan Pablo II ha dirigido a los jóvenes católicos de todo el mundo como preparación a la XII Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en París a mediado del próximo mes de agosto.
"Jóvenes de todo el mundo, en el camino de la vida cotidiana podéis encontrar al Señor! (...) Es Jesús quien toma la iniciativa. Cuando Él está entre nosotros, la pregunta siempre se da la vuelta: de interrogantes se pasa a ser interrogados, de 'buscadores' nos descubrimos encontrados'; es Él, de hecho, quien desde siempre nos ha amado primero. Esta es la dimensión fundamental del encuentro: no hay que tratar con algo, sino con Alguien, con "'el que Vive'. (...) a Él se dirigen las preguntas que brotan del corazón humano frente al misterio de la vida y de la muerte. Él es el único que puede ofrecer respuestas que no engañan o decepcionan (...)".
"Muy queridos jóvenes, como los primeros discípulos, ¡seguid a Jesús! No tengáis miedo de acercaros a Él, de cruzar el umbral de su casa, de hablar con Él cara a cara, como se está con un amigo. No tengáis miedo de la 'vida nueva' que Él os ofrece (...). Abatid las barreras de la superficialidad y del miedo! (...) conversad con Jesús en la oración y en la escucha de la Palabra; gustad la alegría de la reconciliación en el sacramento de la Penitencia; recibid el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Eucaristía; acogedlo y servidle en los hermanos. Descubriréis la verdad sobre vosotros mismos, la unidad interior y encontraréis al 'Tú' que cura de las angustias, de las preocupaciones, de aquel subjetivismo salvaje que no deja paz".

Vive en nosotros


"(...) Jesús vive junto a nosotros, en los hermanos con los que compartís la existencia cotidiana. Su rostro es el de los más pobres, de los marginados, víctimas casi siempre de un modelo injusto de desarrollo, que pone el beneficio en el primer puesto y hace del hombre un medio en lugar de un fin. (...) Allí, entre los hombres, está la casa de Cristo, que os pide que sequéis, en su nombre, toda lágrima y que les recordéis a los que se sienten solos que nadie está solo si pone en Él su esperanza".
"Jesús vive entre los que le invocan sin haberlo conocido; entre los que, habiendo empezado a conocerlo, sin culpa suya, lo han perdido; entre los que lo buscan con corazón sincero, (...) entre los hombres y las mujeres 'que se honran con el nombre de cristianos' (...). Jesús vive concretamente en vuestras parroquias, en las comunidades en las que vivís, en las asociaciones y en los movimientos eclesiales a los que pertenecéis, así como en otras formas contemporáneas de asociación y de apostolado al servicio de la nueva evangelización. La riqueza de tanta variedad de carismas es un beneficio para toda la Iglesia (...)".

En la palabra y en el Pan


"Jesús es 'la Palabra del Padre' (...). Su Palabra no es imposición que desquicia las puertas de la conciencia; es voz persuasiva, don gratuito que, para llegar a ser salvífico en la vida concreta de cada uno, pide una actitud disponible y responsable, un corazón puro y una mente libre. En vuestros grupos, queridos jóvenes, multiplicad las ocasiones de escucha y de estudio de la Palabra del Señor, sobre todo mediante la 'lectio divina' (...)".
"Jesús vive entre nosotros en la Eucaristía, en la cual se realiza de modo total su presencia real y su contemporaneidad con la historia de la humanidad. (...) Alrededor de la mesa eucarística se realiza y se manifiesta la armoniosa unidad de la Iglesia, misterio de comunión misionera, en la que todos se sienten hijos y hermanos, sin exclusiones o diferencias de raza, lengua, edad, clase social o cultura".

El amor fraterno


"(...) ¿Pero por qué se reconocerá que sois verdaderos discípulos de Cristo? Porque 'os amaréis los unos a los otros' siguiendo el ejemplo de su amor: un amor gratuito, infinitamente paciente, que no se niega a nadie. (...) Esta es la gran 'novedad' que puede asombrar al mundo, desgraciadamente todavía herido y dividido por los violentos conflictos, a veces evidentes y claros, otras, sutiles y escondidos. En este mundo vosotros estáis llamados a vivir la fraternidad, no como una utopía, sino como posibilidad real". "El 30 de septiembre de 1997 celebraremos el Centenario de la muerte de Santa Teresa de Lisieux. Sin duda que en su patria su figura llamará la atención de los jóvenes peregrinos, porque Santa Teresa es una santa joven que hoy propone de nuevo este simple y sugerente anuncio, lleno de estupor y de gratitud: Dios es Amor; cada persona es amada por Dios, que espera que cada uno lo acoja y lo ame. (...) De la juventud de Teresa del Niño Jesús brota su entusiasmo por el Señor, la gran sensibilidad con la que vivió el amor, la audacia no ilusoria de sus grandes proyectos. Con la atracción de su santidad, confirma que Dios también concede a los jóvenes, con abundancia, los tesoros de su sabiduría".
"Queridos jóvenes, en la casa donde vive Jesús encontrad la presencia dulce de la Madre. (...) A Ella encomiendo la preparación y la celebración de la XII Jornada Mundial de la Juventud, así como las esperanzas y deseos de los jóvenes que, en cada rincón del mundo, repiten con Ella: 'He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra' y van al encuentro de Jesús para habitar en su casa, preparados para anunciar después a sus coetáneos, como los Apóstoles: 'Hemos encontrado al Mesías'".

Noticias


El movimiento de Cursillos de Cristiandad celebró el número 200


El Movimiento de Cursillos de Cristiandad ha celebrado durante los días 21 al 24 de marzo su Cursillo número 200 desde que comenzara esta importante labor de apostolado seglar en nuestra diócesis allá por el año 1959.
Este cursillo 200 se ha celebrado en la casa de oración "Quinta San Joa›", perteneciente a la portuguesa diócesis vecina de Évora. En él han participado 37 nuevos cursillistas procedentes de diversas parroquias de la diócesis.
El acto de clausura que se celebró en el salón de actos de la parroquia de San José, en Badajoz, contó con la presencia del Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero, y de numerosos cursillistas venidos de todos los rincones de la diócesis para celebrar este acontecimiento emblemático del Cursillo 200.
Fueron muy aplaudidos los testimonios de los asistentes a este cursillo, motivo que aprovechó el Arzobispo para animar a los cursillistas a continuar trabajando por una presencia activa de los seglares en el campo de la evangelización, sintiéndose corresponsables de la acción pastoral que la diócesis desarrolla en este sentido.
Por su parte, el presidente diocesano del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, don Francisco Carrallo, recordó la tarea evangelizadora realizada hasta ahora, teniendo una mención especial para los distintos presidentes diocesanos que ha habido.
Como ya ha escrito en nuestra revista el actual consiliario diocesano, don Jesús Pérez Mimbrero, "el Movimiento de Cursillos de Cristiandad surge como respuesta a una sociedad sociológicamente cristiana pero con una fe personal poco comprometida. Cursillos, en tres completos e intensos días, comunica a los que así lo deseen, de forma vivencial y gozosa, lo fundamental cristiano."
El primer cursillo de Cristiandad se celebró en Badajoz del 16 al 20 de julio de 1959 y a él asistieron 30 laicos y 9 sacerdotes, siendo también los siguientes cursillos sólo para hombres hasta que en el año 1970 se celebrara el primero para mujeres. En 1979 tendría lugar el primer cursillo mixto que ha sido la fórmula normal desde entonces.
A lo largo de estos 38 años y hasta la celebración de éste último celebrado en Elvas (Portugal), han pasado por Cursillos de Cristiandad en nuestra diócesis 5.154 hombres y 2.017 mujeres, alcanzando en total una cifra de 7.171 cursillistas. Lo que hace de este movimiento seglar el más numeroso de nuestra diócesis presente en la práctica totalidad de sus parroquias.
El año en que asistieron mayor número de cursillistas fue el de 1961 con un total de 679, en su totalidad varones.
Por lo que se refiere al número de sacerdotes que han participado en ellos, se alcanza la cifra de 331, siendo también el año 1961 en el que más asistieron con un total de 72.
En cuanto a las sedes, es la ciudad de Mérida la que ocupa el primer lugar ya que en ella han tenido lugar en estos 38 años un total de 63 cursillos.
Con motivo de esta efemérides, los cursillistas de la diócesis de Mérida-Badajoz han recibido numerosas felicitaciones, entre ellas la del actual presidente nacional del Movimiento de Cursillos, don José Pacheco, natural de Oliva de la Frontera, quien les anima a seguir "trabajando cada día con más ilusión, con más entrega, con más espíritu de caridad."
"No somos -les dice también- un grupo aparte, no vamos por libre. Somos Iglesia que debe ser comunión "para que el mundo crea", en la que, como Movimiento evangelizador (útil, eficaz, actualizado, experimentado) tenemos un lugar propio, dentro de la acción misionera".


Azuaga acogió la convivencia de jóvenes del arciprestazgo de Llerena


El pasado mes de marzo se reunieron en Azuaga jóvenes pertenecientes a las distintas parroquias del arciprestazgo de Llerena. Fue una jornada de convivencia para compartir la fe y enriquecerse mutuamente. Después de comenzar con una oración, el responsable arciprestal de pastoral juvenil, don Máximo Martín, presentó el tema de trabajo para toda la jornada: Jesús nos ofrece una Vida Nueva, ¿cómo responden los jóvenes a esa llamada?
En una reunión de trabajo por grupos, todos los participantes se fueron identificando con algunos personajes evangélicos: el joven rico, la vocación de Mateo, los primeros discípulos...y en la posterior puesta en común los jóvenes manifestaron que ellos sienten la llamada a seguir a Jesús y que les parece una persona atrayente, pero que en muchas ocasiones su respuesta es pobre por comodidad, por dudas o porque el ambiente no les ayuda.
Seguidamente un seminarista y un diácono dieron su testimonio vocacional que dio ocasión a un diálogo sobre la vocación. Terminó la jornada con una divertida velada en la que se presentó el campamento de verano para jóvenes que tendrá lugar el próximo mes de julio en la sierra de Tentudia.

Número cien de la Hoja Parroquial de San Vicente de Alcántara


La Hoja Parroquial de San Vicente de Alcántara ha editado un número extraordinario para conmemorar que hace ya cien meses que esta publicación salió a la calle por primera vez y ha contado desde entonces con el trabajo desinteresado de un grupo de personas que han puesto en ello todo su conocimiento e ilusión.
En septiembre de 1986, el vicario parroquial, don Manuel Alegre Ortiz, en colaboración con algunos feligreses, comienza a editar una publicación con el título de Hoja Parroquial, este número uno, que aparece sin portada, constaba de tres páginas escritas a una sola cara. Al ser trasladado don Manuel Alegre como formador al Seminario diocesano le sustituye en la dirección de la Hoja el nuevo vicario, don Serafín Suárez Hidalgo.
En la actualidad junto al párroco don Antonio Cortés Calvo, asume la continuidad de la revista un equipo ejecutivo en el que figuran, entre otros, el vicario parroquial D. Pedro Alberto Delgado y el periodista Emilio José Rodríguez, quienes ponen todo su empeño y tesón para hacer realidad esta Hoja parroquial.

La parroquia pacense de S. María la Real edita el disco compacto de su último recital de Villancicos


La parroquia de Santa María la Real de Badajoz ha editado un disco compacto con la grabación en directo del V Recital de Villancicos 1996 en el que se recogen todas las actuaciones de los diez colegios, públicos y privados, que participaron este año en el Teatro López de Ayala en el festival de villancicos que organiza la parroquia pacense en las fechas de Navidad.
Esta ha sido la quinta edición de este Recital de Villancicos que comenzó en 1991 con grupos reducidos y que fue alcanzando mayores participaciones y gran aceptación de público por lo que las dos últimas ediciones han tenido que celebrarse en el Teatro López de Ayala que siempre se ha mostrado dispuesto a colaborar.
Esta primera edición es de mil discos compactos que pueden adquirirse en la parroquia o en los colegios que han participado en el V Recital.

Falleció don Ramón Vázquez, párroco emérito de Jerez de los Caballeros


Tras una larga enfermedad, el pasado día 2 de abril falleció en la residencia de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, de Badajoz, el párroco emérito de Jerez de los Caballeros, don Ramón Vázquez Zambrano.
Don Ramón deja tras de sí el ejemplo de una vida sacerdotal plenamente entregada a los fieles en los distintos servicios pastorales que ha desempeñado desde que fuera ordenado en 1948.
Nacido hace 71 años en Fuente del Maestre, don Ramón realizó sus estudios en el Seminario de Badajoz. Su primer destino pastoral fue el de párroco de Puebla del Prior donde permaneció hasta 1958 en que pasa a regir la parroquia de Valverde de Llerena.
En 1969 es nombrado párroco de la de san Miguel de Jerez de los Caballeros y encargado de la de san Bartolomé. Posteriormente (en 1978) sería además párroco de esta última y encargado de la de Santa Catalina, también de Jerez de los Caballeros. Allí estaría hasta su jubilación al frente del equipo sacerdotal que atendía también las poblaciones de Brovales, La Bazana y Valuengo.
En 1994 don Ramón recibía el homenaje agradecido de todas estas parroquias y de los sacerdotes del arciprestazgo para los que fue un entrañable amigo y ejemplo. Descanse en paz.

Opinión


El camino de la Pascua


Con la Pascua llegamos a la meta de nuestras esperanzas y se colman todas nuestras ilusiones como creyentes. Pero también es el comienzo de un camino nuevo, de una vida nueva, de una lucha nueva.
El Ritual de la Iniciación Cristiana prevé que esta semana sirva para una toma de conciencia de lo que nace en la noche de Pascua. Conservando el vestido blanco ("in albis"), que simboliza la nueva dignidad de hijos de Dios y la nueva vida interior, los bautizados profundizan en el significado de los misterios que han tenido la suerte de vivir: el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía.
Para los que hemos sido bautizados en nuestra infancia, este es un tiempo para concretar, cada año, la identificación con Cristo trabajada en la Cuaresma y para descubrir sus exigencias, tanto en las responsabilidades que hemos de asumir en la Iglesia, como miembros activos y responsables, como en aquellas que se refieren a nuestra vida social: familiar, cultural, de ocio, política, etc.
La renovación de las promesas del Bautismo que hicimos la noche de Pascua, en "la madre de todas las Vigilias", es sólo la ratificación de que estamos dispuestos a continuar en la brecha de la vida cristiana hasta que el Señor quiera que vivamos con Él la Eterna Pascua. Es por lo que éste no es un tiempo de llegada, sino de marcha y de camino.

Amadeo Rodríguez


Página litúrgica


Celebramos el II Domingo de Pascua


Palabra de Dios:


Hechos de los Apóstoles 4, 32-35


En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía. Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor con mucho valor.
Todos eran muy bien vistos. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían tierras o casas las vendían, traían el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno.

Salmo 117, 2-4, 16ab-18, 22-24


R. Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. O bien: Aleluya.
Diga la casa de Israel:/ eterna es su misericordia./ Diga la casa de Aarón:/ eterna es su misericordia./ Digan los fieles del Señor:/ eterna es su misericordia.

Carta 1» de san Juan 5, 1-6


Queridos hermanos: Todo el que cree que Jesús es el Cristo nacido de Dios; y todo el que ama a Aquel que da el ser, ama también al que ha nacido de Él. En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. Pues en esto consiste el amor a Dios: en que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son pesados, pues todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y lo que ha conseguido la victoria sobre el mundo es nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? Este es el que vino con agua y con sangre: Jesucristo. No sólo con agua, sino con agua y con sangre; y el Espíritu es quien da testimonio, porque el Espíritu es la verdad.

Evangelio según san Juan 20, 19-31


Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu santo; a quien perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.
Tomás, uno de los Doce, llamado "el mellizo", no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: Hemos visto al Señor.
Pero él les contestó: Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.
A los ocho días, estando otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: Paz a vosotros.
Luego dijo a Tomás: Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.
Contestó Tomás: ¡Señor mío y Dios mío!
Jesús le dijo: ¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos han sido escritos para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

Lecturas bíblicas para los días de la semana


7,lunes: Hch 4 23-31; Jn 3, 1-8.
8, martes: Hch 4, 32-37; Jn 3, 7b-15.
9, miércoles: Hch 5, 17-26; Jn 3, 16-21.
10, jueves: Hch 5, 27-33; Jn 3, 31-36.
11, viernes: Hch 5, 34-42; Jn 6, 1-15.
12, sábado: Hch 6, 1-7; Jn 6, 16-21.
13, domingo: Hch 3, 13-15, 17-19; 1Jn 2, 1-5a; Lc 24, 35-48.


Comentario


La vivencia originaria


La lectura evangélica de este segundo domingo de Pascua es la única que se repite en los tres ciclos del que consta el leccionario de la misa dominical. Esto nos ha de alertar sobre su importancia.
Efectivamente, se trata del relato que describe el proceso que se dio en el Apóstol Tomás y que nos ayuda a desentrañar lo que intenta comunicarnos la liturgia pascual y que podemos definir como la vivencia originaria del cristianismo.
Se trata de la llamada experiencia pascual, la gran vivencia que tuvieron los discípulos de Jesús y que ha dado origen a nuestra fe cristiana: ¡¡que Jesús, el que enterraron cerca del Gólgota, se les apareció resucitado y glorioso!!
Tomás, cuando oye la noticia de que Jesús había resucitado, se niega rotundamente a aceptarla. Sentía aún por todo su cuerpo el estremecimiento que le causaron los acontecimientos del Gólgota. Necesitaba palpar con sus manos aquel cuerpo que habían enterrado, para aceptar lo que le decían.
A los ocho días, el encuentro con el Señor le hace dar el paso de la fe: "¡Señor mío y Dios mío!".
En estos días, también ha llegado a nosotros la Buena Noticia: la última palabra en la vida de Jesús no la tuvo la pasión, la cruz, la muerte, sino el poder de Dios que lo resucitó y lo constituyó Señor de la Historia.
Como Tomás, cada uno de nosotros, con nuestra carga de dudas, permitamos que la acción invisible -pero cierta de Cristo Resucitado- nos arranque un sincero "¡Señor mío y Dios mío!", que nos lleve a la vivencia espiritual de la Pascua, la que invierte la escala de los valores pues donde el mundo ve pérdida y muerte, Dios saca ganancia y vida.

Antonio Luis Martínez


Santoral


9 de abril

Santa Waldetrudis (+ 686)


Esta historia demuestra cómo una familia santa, por muy alemana que sea, puede compatibilizar la perfección evangélica con el mal gusto para los nombres. Waldetrudis es hija de dos santos: san Walberto y santa Bertilia; su esposo, llamado Madelgario es también venerado como santo... no contenta con semejante récord, nuestra protagonista dio a luz cuatro vástagos que alcanzaron el honor de los altares: Dentlino, Landrico, Aldetrudis y Madalberta.
En resumen: estamos ante una plusmarquista mundial de la santidad que, además de vivir en el seno de una familia cristianísima, cuando queda viuda funda un monasterio cercano a la ciudad de Mons, donde alabar al Señor y servir a los más pobres, especialmente a los niños enfermos.
Está visto que incluso en la Alemania del siglo VII, tan incierta y violenta, puede crecer el amor donde se siembra el amor, para recoger amor...
¿Veis? Una familia cristiana es, aún en medio de la circunstancias más adversas, una avanzadilla en la lucha por un mundo más evangélico: crecer en amor es la clave para que cada hogar cristiano sea un faro de alegría, una "Iglesia doméstica" o bien, "parroquia casera". Sólo un reproche para el cura que les echó el agua: ¿Por qué no les pudo bautizar con nombres como Dios manda?

Manuel Amezcua


Santos de la semana


7, lunes: La Anunciación del Señor. Juan de la Salle, Jorge, Ursulina.
8, martes: Dionisio, Amancio, Martín, Gualterio, Toribio.
9, miércoles: Máximo, Casilda, Waldetrudis.
10, jueves: Beda, Apolonio, Miguel de los Santos.
11, viernes: Estanislao, Elena Guerra.
12, sábado: N» S» de la Montaña, N» S» del Puerto, Victor, Visia.
13, domingo: Martín I, Hermenegildo, Ida.


Contraportada


Don Ángel Herrera: un hombre de fe y acción


Recientemente se abrió en Madrid el proceso de beatificación y canonización del cardenal Herrera Oria, en un acto promovido por la Asociación Católica de Propagandistas. Promotor de la Asociación Católica de Propagandistas y celebrado en el Auditorio de la Funfdación Pablo VI, al que asitió el arzobispo don Antonio Montero.
Se inicia así el itinerario canónico que, Dios mediante, llevará a los altares y con ello será propuesto como un modelo e intercesor de los fieles a una de las figuras más sobresalientes de la Iglesia española en el presente siglo. Un hombre de fe y acción, apóstol moderno que supo aunar en su persona la fe y la acción, su pensamiento cristiano y su conducta coherente. Abrió caminos nuevos para los seglares mediante su compromiso cultural, social y político a través de la Acción Católica, a fin de que estos fueran verdaderos fermentos evangélicos que transforman la masa social.
El ejemplo y el talante de Don Ángel siguen vigentes para los cristianos de ahora, a punto de estrenar milenio y llamados a una nueva evangelización. Para acercar su figura traemos a nuestra última página un artículo del que fuera director del diario "Ya", Alejandro Fernández Pombo, aparecido en la revista "Mundo Cristiano".

No sólo es una anécdota muchas veces repetida, sino que es la síntesis de la doctrina de Ángel Herrera Oria como periodista. Se acercó, sonriente, una señora a Herrera cuando éste iniciaba la operación de "El Debate".
- Don Ángel, haga usted un gran periódico católico.
Don Ángel, con la serenidad que le caracterizaba, le contestó sonriente:
- Vamos a tratar de hacer un gran periódico y que sea católico.
Desde entonces esto -el periódico como sustantivo- fue norma de la Editorial Católica, la llamada "Santa Casa", cumplida en sus mejores momentos. Sólo haciendo un gran periódico podría ser efectivo y eficaz el hacer un periódico católico. Y Ángel Herrera demostró tener cualidades para llevarlo a cabo.
Era santanderino, nacido en 1886, tenía vocación de abogado y su objetivo era la abogacía del Estado. Fue por entonces cuando el jesuita P. Ayala se fijó en él para presidir la naciente Asociación de Jóvenes Propagandistas. Con las oposiciones ganadas en 1907, Ángel Herrera se vería llamado para otros menesteres inesperados. El Congreso Eucarístico Internacional, celebrado en Madrid en 1911, había sido un reactivo para muchos católicos españoles que empezaron a entender de otra manera el ejercicio de su fe. Y se dieron cuenta de que necesitaban un periódico nacional. Así surgió "El Debate" (aprovechando una cabecera existente, pero de escaso éxito), en 1911, y la Editorial Católica en 1912. Detrás, toda una serie de títulos y de obras que convirtieron a la Editorial Católica en la mayor empresa confesional católica del mundo en medios de comunicación social: un periódico nacional y cuatro diarios más de provincias, una agencia, una editorial y, en su memoria histórica, la primera escuela de Periodismo de España. González de Cardenal lo definió como "la oferta más significativa dentro de los últimos años".

Momentos clave


En la trayectoria personal de Ángel Herrera hay algunos momentos clave; uno fue el de esos primeros años del siglo en que decide su proyección apostólica y su dedicación a los medios de comunicación. Otro es en los años treinta cuando "El Debate" resulta haber sido factor decisivo para la victoria del grupo de la Ceda (capitaneado por Gil Robles, que había sido redactor de "El Debate"). Esta victoria le lleva a Ángel Herrera al convencimiento de que "El Debate" ha adquirido un tono tan evidentemente político que ha alcanzado su techo; será raro que alguien que no comparta las ideas de esa coalición derechista, compre el periódico. Y Ángel Herrera, que desea llegar a todos piensa en otro periódico que, sin renunciar a su ideología, sea menos "político", más informativo, más abierto y también más joven, más moderno, más gráfico. Ese será el "Ya". Sin embargo, cuando el "Ya " aparezca, en enero de 1935, don Ángel ya no estará al frente de la Editorial Católica. Por fin, su vocación sacerdotal, seguramente de hace muchos años, le lleva al seminario de Friburgo. Vendrán después su ordenación sacerdotal, su obispado y el cardenalato que llega, con Pablo VI, a título personalísimo, cuando Herrera rige una diócesis que generalmente no recibe capelos.

Un seglar y santo moderno


Pero detrás quedaba más de la mitad de su vida de seglar. Ángel Herrera Oria puede ser uno de esos santos modernos y seglares que vendrán muy bien como ejemplo y estímulo a la sociedad. Como Manuel Aparici, también vocación tardía, como Manuel Lozano Garrido, también periodista, o el arquitecto Gaudí. En los estudios históricos ya se reconoce la personalidad histórica y periodística de Herrera. "Nadie podrá escribir la historia de la prensa española durante los últimos años sin citar el nombre de Ángel Herrera, que ilustró nuestra profesión y la exaltó como muy pocos lo han hecho", escribió otro periodista contemporáneo, Manuel Aznar. Fue el "sumo protagonista del catolicismo español en la primera mitad del siglo XX", según Laín Entralgo.
Es ahí, en su proyección cristiana, donde se manifiesta el famoso posibilismo de Herrera que, como muy bien explica su biógrafo García Escudero, aparece "cuando se encuentra con unas estructuras secularizadas y pluralistas y, en vez de eternizarse esperando a que cambien o intentar el imposible de volver por la fuerza a la sociedad cristiana del pasado", acepta resueltamente actuar dentro de tales estructuras. Pero además, esto lo hace santamente. El arzobispo Montero habla de su "religiosidad acendrada" y su "ardiente celo apostólico".

Acción y soledad


Quizá una de las claves de Ángel Herrera Oria, precisamente la de su santidad (sometida a un proceso de beatificación iniciado solemnemente hace unas semanas) está en la contradicción de gran parte de su vida. Fue un hombre de acción, en el mejor sentido de la palabra, posiblemente su vocación era la soledad, aunque ésta no era para él un fin (lo que él llamaba la filosofía de la soledad) sino un medio (la teología de la soledad) precisamente para llegar a la compañía. Este fue el tema de una famosa homilía en la Catedral de Málaga, a propósito del Evangelio de la curación del sordomudo, al que separa de la turba para su curación.
Ahora, en el repaso de su vida y sus textos, se puede rastrear esa vocación sacerdotal que él tenía. Dios sabe desde cuando. Y, sin embargo, más de la mitad de su vida fue seglar y ejemplo de seglares como un hombre de acción.

Alejandro Fernández Pombo


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org