Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 479. 6 de abril de 2003

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 


Portada

El Encuentro Diocesano de catequistas analizó el papel de la familia en la transmisión de la fe

La diócesis de Mérida-Badajoz cuenta con cerca de 4.000 catequistas

Medio millar de catequistas se daban cita el pasado sábado en el Encuentro Diocesano de Catequesis, celebrado en el colegio Salesiano de Mérida. El tema que ha centrado este encuentro ha sido "La familia y la transmisión de la fe", que puso de manifiesto que uno de los deberes fundamentales de las familias es la formación cristiana de los hijos. Para don Juan Pablo Parejo, director del Secretariado Diocesano de Catequesis "lo que se pide a los padres es que no deleguen esta responsabilidad en la parroquia ni en los catequistas, sino que la asuman".

En la jornada del sábado se presentaron una serie de documentos catequéticos, se desarrolló una ponencia bajo el mismo título de la Jornada, se realizaron diversos talleres y una mesa redonda en la que se presentaron experiencias sobre catequesis familiar. La Eucaristía, presidida por el Arzobispo, puso fin a la Jornada.


Editorial

Diversiones nocturnas de los jóvenes

Estamos pasando afortunadamente de los lamentos estériles o las protestas airadas contra los desmanes juveniles simbolizados por la litrona o el botellón, a la promoción activa de soluciones que implican a toda la ciudadanía e incorporan a los propios jóvenes, limitando medidas represivas a los capítulos indispensables, como la venta de alcohol a menores o la eliminación de daños y perjuicios al vecindario en derechos tan humanos e imprescindibles como el de dormir.

Más. Se está empezando a aplicar con buenos resultados, incluso en su aceptación por los jóvenes, la Ley de Convivencia y Ocio, aprobada hace pocos meses por el Parlamento extremeño. La respuesta activa y creativa de los ayuntamientos, asociaciones de padres y otras instancias comunitarias, fortalece también la sensación de que la cosa va en serio. Los cursos de adiestramiento de policías municipales para acompañar, con respeto y comprensión el cumplimiento de las nuevas normas, es otro sumando a favor.

Por referirnos a la ciudad más grande y representativa, Badajoz, la asignación de recintos adecuados para el ocio nocturno de los jóvenes, en el nuevo Vivero y en la zona de entrepuentes, parece también que va encontrando buena acogida entre los interesados. Esto, con ser un paso importante en la evitación de molestias ciudadanas, es tan sólo el primero de un tratamiento global y resolutivo del fenómeno.

La citada Ley abarca mucho más que la restricción y la simple mejora de lo existente; apunta a nuevas fórmulas allí sugeridas y que ya están siendo experimentadas en los municipios. Así, volviendo a Badajoz, la carta del Alcalde a diez mil jóvenes y a sus familias, ofreciendo una oferta plural y atractiva al ocio nocturno, como actividades de deporte, de música, de teatro, nuevas tecnologías y excursiones. Con la novedad más audaz, justificada y necesaria, de que finalicen los programas a las doce de la noche. Autoridades, padres, jóvenes. ¡Qué bien si llegaran al acuerdo de que el ocio y la diversión no tienen porqué ser obligatoriamente nocturno, ni, menos, bañado en alcohol! Ayudémosles.


Mensaje de Juan Pablo II

Derecho humanitario y repudio de la guerra

Por su interés publicamos el mensaje que ha enviado Juan Pablo II a los capellanes castrenses con motivo del curso de formación en el derecho humanitario que ha realizado en Roma la Congregación vaticana para los Obispos y el Consejo Pontificio Justicia y Paz.

1. Me siento feliz de enviaros mi saludo con motivo del curso de formación en el derecho humanitario, organizado conjuntamente por la Congregación para los Obispos y por el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz.

Deseo expresar mi complacencia por la atención con la que los dos organismos han preparado desde hace mucho tiempo este encuentro, en conformidad con el compromiso asumido por la Santa Sede durante la XXVII Conferencia internacional de la Cruz Roja y de la Medialuna Roja (1999).

Deseo, además, agradecer de manera especial a los expertos, particularmente calificados, que han querido ofrecer con generosidad la ayuda de su apreciada competencia al buen resultado del Curso.

Casi todos los Ordinariatos Castrenses han enviado a sus representantes al curso: es una prueba del valor de la iniciativa, que puede ser un signo claro de la importancia que la Santa Sede atribuye al derecho humanitario, como tutela de la dignidad de la persona humana, también en el trágico contexto de la guerra.

2. Precisamente cuando las armas se desencadenan, se hace imperativa la exigencia de reglas orientadas a hacer menos inhumanas las operaciones bélicas. A través de los siglos, ha ido creciendo paulatinamente la conciencia de esta exigencia hasta la progresiva formación de un auténtico 'corpus' jurídico, definido como "derecho internacional humanitario". Este 'corpus' ha podido desarrollarse gracias también a la maduración de los principios connaturales al menaje cristiano.

Como dije en el pasado a los miembros del Instituto Internacional de Derecho Humanitario, el cristianismo "ofrece a este desarrollo una base en su afirmación del valor autónomo del hombre y de su preeminente dignidad de persona con su propia individualidad, completa en su constitución esencial, y dotada de conciencia racional y de voluntad libre. En los siglos pasados, la visión cristiana del hombre inspiró la tendencia a mitigar la tradicional ferocidad de la guerra, de manera que se asegurara un trato más humano a quienes habían quedado involucrados en las hostilidades. Ha dado una contribución decisiva a la afirmación, tanto desde el punto de vista moral como en la práctica, de las normas de humanidad y de justicia que ahora se han convertido, de manera adecuadamente modernizada y precisada, en el núcleo de nuestras actuales convenciones internacionales" (18 de mayo de 1982).

3. Los capellanes militares, movidos por el amor de Cristo, están llamados por especial vocación a testimoniar que, incluso en medio de los combates más duros, es siempre posible -y por tanto es un deber- respetar la dignidad del adversario militar, la dignidad de las víctimas civiles, la dignidad indeleble de todo ser humano involucrando en los enfrentamientos armados. De este modo, además, se favorece esa reconciliación necesaria para el restablecimiento de la paz después del conflicto.

"Inter arma caritas" ha sido el significativo lema del Comité Internacional de la Cruz Roja desde sus albores, elocuente símbolo de las motivaciones cristianas que inspiraron al fundador de este benemérito organismo, el ginebrino Henry Dunant, motivaciones que no deberían olvidarse nunca.

Vosotros, capellanes castrenses católicos, además de desarrollar vuestro específico ministerio religioso, no debéis dejar de ofrecer vuestra contribución a una apropiada educación del personal militar en los valores que animan el derecho humanitario y que hacen de él no sólo un código jurídico, sino ante todo un código ético.

4. Vuestro curso tiene lugar en una hora difícil de la historia, cuando el mundo se encuentra una vez más escuchando el fragor de las armas. El recuerdo de las víctimas, de las destrucciones y de los sufrimientos provocados por los conflictos armados origina siempre una gran preocupación y un gran dolor. Tendría que quedar claro a todos que la guerra como instrumento de resolución de las contiendas entre los Estados ha sido repudiada, antes incluso que por la Carta de las Naciones Unidas, por la conciencia de gran parte de la humanidad, a excepción de la licitud de la defensa contra un agresor. El vasto movimiento contemporáneo a favor de la paz -que según la enseñanza del Concilio Vaticano II, no se reduce a una "simple ausencia de guerra" ("Gaudium et spes", 78)- traduce esta convicción de hombres de todos los continentes y de todas las culturas.

En este contexto, el esfuerzo de las diferentes religiones para apoyar la búsqueda de la paz es motivo de consuelo y esperanza. En nuestra perspectiva de fe, la paz, si bien es fruto de acuerdos políticos y de entendimientos entre individuos y pueblos, es don de Dios, que debe ser invocado insistentemente con la oración y la penitencia. ¡Sin la conversión del corazón no hay paz! ¡Sólo se llega a la paz a través del amor!

Ahora se pide a todos el compromiso de trabajar y rezar para que las guerras desaparezcan del horizonte de la humanidad.

Desde el Vaticano, 24 de marzo de 2003

JUAN PABLO II

[Traducción del original italiano realizada por Zenit]


Centrales

Las familias no deben olvidar que uno de sus deberes principales es formar a sus hijos en la fe

El pasado sábado se celebró el Encuentro Diocesano de Catequesis

El pasado sábado se celebraba en el colegio Salesiano de Mérida el Encuentro Diocesano de Catequesis, en el que se debatía el papel de la familia en relación a la transmisión de la fe.

Desde el Secretariado de Catequesis se pide a las familias que no olviden que uno de sus deberes fundamentales es educar a los hijos, también en la vida cristiana, porque así lo han asumido los padres desde el día de su matrimonio y también desde el bautismo de los hijos, en que se comprometieron a educarlos en la fe.

Para don Juan Pablo Parejo, director del Secretariado Diocesano de Catequesis, "lo que se pide a los padres es que no deleguen esta responsabilidad en la parroquia ni en los catequistas, sino que la asuman. Nosotros, en la medida de nuestras posibilidades, estamos para ayudar en esa tarea educativa. El catequista es la persona que ayuda a los padres en la formación cristiana de sus hijos, pero los primeros responsables son los padres".

Sobre el nivel de satisfacción con el compromiso de los padres, don Juan Pablo Parejo afirma que lo que se está constatando es la poca relación que tiene la familia con la parroquia. "Normalmente -dice- se lleva a los hijos a la catequesis para que reciban los sacramentos, pero no para lo que está la catequesis, que es para una verdadera educación en la fe, para hacer un cristiano adulto. Por ello queremos también sensibilizar a los padres para que la catequesis no sea una mera preparación para recibir unos sacramentos inmediatos, sino que lleve a los niños y jóvenes a una adultez en la fe".

Momentos fundamentales

Los momentos fundamentales de la vida de una persona vienen precedidos por un periodo formativo. Desde la Pastoral Familiar, con los cursillos Prematrimoniales y Prebautismales, hasta el período catequético, se van cubriendo todas las etapas de la vida: la infancia, la preadolescencia, la adolescencia y la juventud. Parejo declara que "ahora se está trabajando en lo que llamamos el despertar religioso, en la etapa que va desde el nacimiento hasta los seis años, que tiene como responsables más directos a los padres, ya que a esa edad los niños no han salido del hogar para recibir la educación cristiana. En algunas parroquias ya está implantada la catequesis familiar, de cómo los padres se deben formar para dar esa catequesis, y ahí entraríamos a hablar ya de la catequesis de adultos; habría que conjugar esas dos realidades".

Formar a los formadores

En la jornada del sábado se habló de la utilización de nuevos recursos y nuevas metodologías en la catequesis. En este sentido se quiere que los catequistas, cerca de cuatro mil en nuestra diócesis, estén bien formados para responder a los retos de la sociedad y de la Iglesia. Uno de los ámbitos que requieren actuaciones es la dimensión metodológica. Desde el Secretariado Diocesano de Catequesis se muestran convencidos de que hay que invertir en formación y en recursos, que es por donde pasa el futuro.

La formación de los catequistas es otro de los retos que se ha realzado a partir del Sínodo del año 1992 y de la Asamblea Diocesana del año pasado. "En este terreno -manifiesta don Juan Pablo- contamos con un material elaborado por nuestra diócesis y con la revista Shekinah, que pretende ser un instrumento de formación permanente, de adquisición de recursos materiales para la catequesis etc."

Ahora lo más novedoso en ese campo en la diócesis es la elaboración de tres documentos, uno sobre los primeros pasos en la formación del catequista, aspectos básicos que un catequista debe conocer. Sobre la dimensión espiritual del catequista existe otro documento con el que se pretende que estos maestros en la fe no sólo conozcan, sino que vivan, que tengan una experiencia de Dios; otro de los documentos es "El ser del catequista", que ofrece en cinco temas las cinco dimensiones que deben tener estas personas como llamadas, vinculadas a una tradición y miembros de una comunidad, que está al servicio de los demás, con profunda experiencia de Dios. Estos materiales pretenden sólo ser el inicio de un proyecto más amplio de formación que marque otras dimensiones del catequista como el saber y el saber hacer.

Don Juan Pablo Parejo declara que "tenemos que hacer una reflexión también sobre nuestros procesos catequéticos. Hoy día también estamos metidos en la tarea de hacer una reflexión sobre la iniciación cristiana, hasta los dieciocho años, cómo poner en conexión todo ese recorrido, todas esas etapas: infancia, preadolescencia y adolescencia, montando un proyecto que después podrá derivar o no en unos materiales, pero al menos sí en un proyecto marco de un recorrido catequético serio, estructurado, con etapas, en el que los padres veamos cómo tratar a los hijos etcétera."

La familia y la transmisión de la fe cristiana

Ese era el lema de la Jornada sobre catequesis celebrada el pasado día 29 en el colegio salesiano de Mérida, a la que asistían 500 personas.

Tras la oración, se daban a conocer una serie de documentos catequéticos de gran interés. Posteriormente se presentaba una ponencia bajo el mismo título de la Jornada a cargo de la hermana María Teresa García Dorao, de la congregación de Jesús María. A lo largo de la mañana hubo tiempo también para la realización de diversos talleres como técnicas de grupo, oración, la utilización de comics en la catequesis etc.

Para la tarde había programada una mesa redonda en la que se presentaron experiencias sobre catequesis familiar.

La Eucaristía, presidida por el Arzobispo, don Antonio Montero, puso fin a la Jornada.

 

Es una iniciativa de la Conferencia Episcopal de ese país

Los holandeses podrán orar con el Evangelio a través del móvil

Esta Cuaresma, una iniciativa de la Conferencia Episcopal holandesa permite dedicar más tiempo a orar y a compartir con el que está necesitado. Todo ello a través del teléfono móvil.

"Es uno de los ejemplos de nuestra "estrategia de la sorpresa", un servicio "sms"", explicó Jan Willem Wits, de la oficina de prensa del episcopado holandés, a la agencia Sir .

El "sms" - "short message service"- pasa a ser un "short meditation service" (servicio de meditaciones breves) según la propuesta de la Iglesia en Holanda. "Todos los días a las 12.00 (la hora del Ángelus) se recibe un fragmento del Evangelio del día", continuó Willem. Con ello "intentamos ofrecer a los destinatarios un momento de meditación y de reflexión sobre el Evangelio", añadió.

El coste del servicio es de 0,70 euros al día. "La mitad de esta suma se destina a organizaciones encargadas de ayudas al Tercer Mundo. Así se ofrece una contribución por una buena causa y se recibe a cambio alimento espiritual".

A este servicio hay que añadir otro de "enorme éxito: la posibilidad de descargar melodías religiosas en los teléfonos móviles". La web Catholic Tunes ofrece "clásicos" como el Ave María o la Salve. Por el momento, este servicio sólo está disponible para el país holandés.

ZENIT

 


Información diocesana

Cerca de 50 personas participan en la II Asamblea Diocesana del Movimiento de jóvenes de AC

Entre las acciones tomadas está la elección de un coordinador local del MJAC

El Movimiento de Jóvenes de Acción Católica (MJAC) de la Diócesis de Mérida-Badajoz, ha celebrado su II Asamblea Diocesana. Ésta ha tenido lugar en la ermita de Nuestra Señora de Carrión, en Alburquerque, bajo el lema "Sin acción no hay opción", acorde con el objetivo específico de esta Asamblea, encaminado a profundizar en la importancia de la 'acción transformadora' inherente a todo movimiento de Acción Católica.

La metodología usada en esta Asamblea fue el conocido 'ver-juzgar-actuar', realizandose el 'ver' en un trabajo previo al encuentro. Para el 'juzgar' se utilizó el testimonio de un grupo del MJAC que se está iniciando en la acción. A partir de él, los jóvenes pudieron comparar su realidad y establecer las actitudes necesarias para llevar a cabo su acción.

Además, la Asamblea sirvió para exponer algunos temas de organización interna. Entre las acciones resultantes de este trabajo, destaca la decisión de elegir un representante por grupo que actuaría como coordinador local del MJAC y que sería el encargado, además de establecer contacto con los otros grupos para aumentar la coordinación diocesana. En esta misma línea, se ha propuesto la creación de una lista de correo electrónico.

60 jóvenes

Este movimiento se encuentra en fase de expansión dentro de la diócesis y, actualmente, forman parte de él más de 60 personas, repartidos entre los grupos de Alburquerque, Badajoz, La Codosera, Salvatierra de los Barros, San Jorge de Alor, Ribera del Fresno y Olivenza.

 

Los jóvenes de la parroquia de Olivenza reflexionan sobre los valores humanos

Por otra parte. en Mérida se ha celebrado un retiro juvenil sobre la cuaresma

Los grupos de confirmación de la parroquia de Olivenza, están llevando a cabo distintas actividades a lo largo de este curso. Entre éstas se cuenta la marcha-convivencia al campo, realizada en días pasados, en la que se ha trabajado sobre los valores humanos. También, el pasado día 28, se llevaba a cabo una celebración de la penitencia en la Santa Casa de la Misericordia, seguida de la novena del Señor de los Pasos.

Ya en el pasado trimestre de este curso, estos mismos jóvenes tuvieron oportunidad de participar en una convivencia en la Casa de oración de Gévora en la que reflexionaron sobre el tema de "comunicación-no aislamiento".

Los jóvenes de Mérida

El equipo de Pastoral de Juventud del Arciprestazgo de Mérida ha organizado en días pasados un retiro para jóvenes. Con él se pretendía ayudar a los jóvenes a entrar en el sentido de la Cuaresma y ayudarles a vivir este tiempo litúrgico.

En esta actividad, participaron jóvenes y animadores de las parroquias de Santa María la Mayor, Nuestra Señora de los Milagros, Perpetuo Socorro, y de los colegios de las Madres Escolapias y los Salesianos. En este último lugar, precisamente, fue donde tuvo lugar el retiro, que se desarrolló durante toda una jornada de intenso trabajo, que comenzaba con la oración de la mañana, para continuar después con una introducción a lo que significa la cuaresma y el trabajo por grupos, terminando con la eucaristía por la tarde.

Además, durante este fin de semana, el equipo de Pastoral de Juventud también ha organizado una peregrinación de Cañamero a Guadalupe para trabajar el tema de la familia propuesto por el Secretariado Diocesano de Pastoral de Juventud.

El sacerdote diocesano, don Antonio Jesús Marín, miembro del equipo de Pastoral de Mérida, destacaba que éstas son "buenas experiencias del trabajo en común con los jóvenes donde sumando esfuerzos conseguimos mucho más".

 

Escuela de Agentes de Pastoral de Tierra de Barros

Españoles e inmigrantes analizan el fenómeno de las migraciones en un seminario

La Escuela de Agentes de Pastoral de Tierra de Barros ha llevado a cabo un seminario sobre el fenómeno de las migraciones bajo el título "Herederos de una misma tierra" en la Casa de la Iglesia de Almendralejo, en la que han tomado parte una veintena de personas. La duración del mismo ha sido de siete días.

Fenómeno creciente

La primera jornada contó con la participación de una familia croata, residente en Torremejía, que narró su experiencia y la de sus compañeros. Esta familia estuvo acompañada por el director del Secretariado Diocesano de Migraciones, don Eugenio Campanario, que en la segunda jornada invitó a los participantes en el seminario a "descubrir la nueva realidad de nuestros pueblos y ciudades, enriquecidos con la presencia de hombres y mujeres de otros países".

Causas y situación

El sacerdote congoleño, residente en Villafranca de los Barros, Jean Paul Ilunga Nday, desgranó en la tercera jornada las causas de la inmigración y la situación en la que se encuentra África. En el seminario participaron también miembros de organizaciones no gubernamentales, como la religiosa escolapia Milagros Fernández, que se refirió a la actitud que deberíamos tener con las personas que acuden a nuestras parroquias, un testimonio que se enriqueció con las aportaciones de tres mujeres: dos colombianas y una ecuatoriana; otra representante de ONG fue María Gemio, que además es miembro del equipo diocesano de migraciones. Gemio profundizó en algunos aspectos de la Ley de Inmigración.

Los dos últimos días del seminario fueron para Cáritas interparroquial de Almendralejo. Desde ella se invitó a los veinte participantes en el seminario a realizar la "acogida" de Cáritas todos los jueves por la mañana.

 
Casa de Espiritualidad de Gévora

La CONFER celebró las Jornadas de Vida Religiosa

El pasado fin de semana se celebraron en Gévora las Jornadas de Vida Religiosa 2003, que han versado sobre "Afectividad y realización personal. La castidad religiosa desde el Congreso de la Pobreza en Extremadura". En ellas se puso de manifiesto que la opción del celibato por el Reino de los cielos, lleva a los religiosos y religiosas a una entrega libre de todo su ser para responder a las necesidades de la región, tal como han sido expuestas y propuestas en el Congreso de la Pobreza del año 1999.

El desarrollo de las Jornadas tenía un hilo conductor: se partía de experiencias actuales, del cambio que se ha dado en la comprensión de la castidad religiosa desde el Concilio, del significado de esta opción en nuestro mundo y especialmente en el mundo de los jóvenes y desde la misión que se confía a los religiosos y religiosas en la Iglesia y en la sociedad.

Misión de los religiosos

Consuelo Junquera, religiosa del Santo Ángel, a partir de la experiencia, desarrollaba el tema y llevaba a los participantes a sacar conclusiones prácticas para la vida en comunidad y para la misión que realizan los religiosos como personas entregadas a construir un mundo nuevo, más humano y siempre objeto del amor de Dios.

Los religiosos expresaron su deseo de paz, justicia y fraternidad para este mundo que atraviesa momentos difíciles a consecuencia de la guerra. "Celebramos estas jornadas -afirmaron- en el contexto de una guerra que nos desconcierta y nos interpela. Creemos que el mundo de abundancia de nuestro tiempo necesita paz, justicia y fraternidad. Dios ama nuestro mundo y nos invita a ser testigos de su amor".

La Eucaristía fue presidida por el Arzobispo, don Antonio Montero.

 

Hornachos

Cientos de personas tomaron parte en una oración por la paz

Dada la situación bélica existente en nuestro mundo, y confiando en el poder de la oración a la que nos estimula el Papa, el pasado día 26 de marzo, respondiendo a la convocatoria del equipo de pastoral litúrgica de la parroquia Purísima Concepción de Hornachos, la comunidad cristiana se reunió a orar por la paz.

El acto consistió en una Eucaristía en la que se elevaron plegarias a Dios para que desaparezca la violencia en nuestro mundo, asolado por la contienda irakí y por otras muchas guerras abiertas en diferentes puntos del planeta. La respuesta de la comunidad fue unánime, llenándose el hermoso templo parroquial.

En el transcurso de la Eucaristía se puso en el altar la palabra paz rodeada de velas que se iban colocando a cada petición en el momento del perdón y en las preces. En las ofrendas se entregaron al párroco, don Jorge Rodríguez, un ramo de olivo y el arco iris como signo de paz, acompañado del pan y del vino.

 

La Serena

Una veintena de matrimonios en el retiro de Cuaresma

El pasado fin de semana, veinte matrimonios han realizado un retiro espiritual, la mayoría de la comarca de la Serena, en la casa de espiritualidad de Villagonzalo, dirigido por don Francisco Sayago.

En esta ocasión el tema que ha presidido el retiro ha sido el Evangelio del matrimonio y la familia. La clausura del mismo la puso la Eucaristía, que tuvo un tono muy festivo y muy participativo.

Más de 10 años

Este retiro es una experiencia que lleva repitiéndose algo más de diez años y desde entonces los participantes lo valoran muy positivamente. Los organizadores destacan que estos retiros están abiertos a la asistencia de otros matrimonios de la diócesis poniéndose en contacto con el equipo coordinador.

 

Fallece el sacerdote don Francisco Caballero García

Fue impulsor del encuentro mensual que celebraban los sacerdotes pacenses residentes en Madrid

El sacerdote don Francisco Caballero García falleció en Madrid a finales del pasado mes de marzo.

Era natural de Puebla de Obando, donde nació en 1924. Tras su paso por la Escuela de Artes y oficios de Badajoz, donde se especializó en Dibujo y Moldeado de Barro, entró en el Seminario Diocesano de San Atón en el curso 1940-1941. Terminada la filosofía, es enviado al colegio Español de Roma para cursar teología en la Universidad Gregoriana. Es en esta ciudad donde se ordena de sacerdote, en 1949. A su vuelta, en el año 1950, se incorpora al equipo de formadores del Seminario Diocesano donde, además, impartía clases de filosofía.

En 1957 vuelve a Roma para completar sus estudios y, tras esto, se instala definitivamente en Madrid. En la capital de

España se dedica a la enseñanza, tanto como profesor de religión como de filosofía.

Ya jubilado, fue impulsor del encuentro mensual que celebraban los sacerdotes pacenses residentes en la capital de España.

Descanse en paz.


Al paso de Dios

Neocatecumenales

Lo deseable sería que los bautizados viviéramos una conversión interior continua; es decir, que hiciéramos de la vida un camino recto, sin curvas ni cortes, hasta alcanzar la meta en la eternidad. Sin embargo, nuestra condición pecadora frustra muchas veces esa posibilidad y nos obliga a reiniciar el camino, como hacemos, por ejemplo, cada cuaresma. Pero no siempre es posible un cambio del corazón y de la vida con los medios ordinarios. Muchos cristianos, al caer en la cuenta de que está debilitada su conciencia bautismal y su iniciación cristiana, optan por acudir a medios más contundentes, como los procesos catequéticos de inspiración catecumenal.

Entre las muchas experiencias de catequesis de adultos para bautizados surgidas en estos tiempos en la Iglesia, sin duda la más consolidada y extendida por todo el mundo es el "Camino neocatecumenal": un medio para la evangelización de los corazones en el seno de pequeñas y fraternas comunidades. A cuantos acogen su convocatoria les llega un nuevo resonar de la Palabra de Dios, que desemboca en un itinerario de formación cristiana, en el que se va consolidando gradualmente un camino de intimidad con Jesús, de pertenencia a la Iglesia y de presencia en el mundo como testigos del Evangelio.

La moraleja es que no debemos tener miedo a participar en todo aquello que nos lleve hacia una mayor conversión, hacia una más profunda experiencia de Dios y hacia un más sólido compromiso cristiano de entrega al Señor y de servicio al hermano.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos el V Domingo de Cuaresma

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Jeremías 31, 31-34

Mirad que llegan días ­oráculo del Señor­ / en que haré con la casa de Israel y la casa de Judá / una alianza nueva.

No como la que hice con vuestros padres, / cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto: / Ellos aunque yo era su Señor, quebrantaron mi alianza ; / ­oráculo del Señor­ /: Meteré mi ley en su pecho, / la escribiré en sus corazones; / yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.

Y no tendrá que enseñar uno a su prójimo, / el otro a su hermano, diciendo: / Reconoce al Señor.

Porque todos me conocerán, / desde el pequeño al grande / ­oráculo­ del Señor­, / cuando perdone sus crímenes, / y no recuerde sus pecados.

 

Salmo 50, 3-4, 12-13, 14-15

R. Oh Dios, crea en mí un corazón puro.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,

por tu inmensa compasión borra mi culpa;

lava del todo mi delito,

limpia mi pecado.

 

Carta a los Hebreos 5, 7-9

Cristo en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado. Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y , llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación eterna.

 

Evangelio según san Juan 12, 20-33

En aquel tiempo, entre los que habían venido a celebrar la fiesta había algunos gentiles; estos, acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban:

- Señor, quisiéramos ver a Jesús.

Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús. Jesús les contestó:

- Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre. Os aseguro, que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere da mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga y donde esté yo, allí también estará my servidor; a quien me sirva, el Padre le premiará. Ahora mi alma está agitada y, ¿qué diré?: Padre, líbrame de esta hora. Padre, glorifica tu nombre.

Entonces vino una voz del cielo:

- Lo he glorificado y volveré a glorificarlo.

La gente que estaba allí y lo oyó decía que había sido un trueno; otro decía que le había hablado un ángel.

Jesús tomó la palabra y dijo:

- Esta voz no ha venido por mí, sino por vosotros. Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí.

Esto lo decía dando a entender la muerte de que iba a a morir.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

7, lunes: Da 13, 1-9. 15-17. 19-30. 33-62; Jn 8, 1-11.
8, martes: Nm 21, 4-9; Jn 8, 21-30.
9, miércoles: Da 3, 14-20. 91-92. 95; Jn 8, 31-42.
10, jueves: Gen 17, 3-9; Jn 8, 51-59.
11, viernes: Jer 20, 10-13; Jn 10, 31-42.
12, sábado: Ez 37, 21-28; Jn 11, 45-56.
13, domingo: Mc 11, 1-10; Flp 2, 6-11; Mc 14, 1-15, 17.

 

Comentario litúrgico

Quisiéramos ver a Jesús

Ese fue el deseo de unos gentiles que se acercaron al apóstol Felipe buscando su influencia. No es aventurado suponer que, a estas alturas de la Cuaresma, en nuestro corazón purificado por el sacramento de la Reconciliación y sosegado con oración asidua se sienta el mismo deseo que expresaron aquellos gentiles. Las lecturas nos ofrecen caminos para hacer posible ese encuentro.

La lectura profética de Jeremías ya anuncia la característica propia de la nueva alianza, la que hace posible nuestro encuentro con Cristo. Se trata de la nueva Ley, la acción de la gracia de Dios que cambia el corazón de los creyentes y les despierta 'el sentido de Cristo'. Es la obra del Espíritu Santo, que mueve al creyente hacia el seguimiento y la conformación con Cristo. Es lo máximo que podemos tener en esta vida, pero, que si se da en suficiente grado, el encuentro con Cristo es una realidad que llena los días y el corazón del cristiano.

En la lectura evangélica se nos advierte que no basta la acción del Espíritu, sino que es necesario que nos dejemos llevar por la dinámica pascual, como el trigo que para dar fruto tiene que morir. Se trata de escoger entre dos amores como dice Jesús: "el que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna". Todos sabemos que lo que nos pide nuestra propia sensualidad o el ambiente que nos rodea se aleja mucho de los valores evangélicos por eso el seguir a Cristo supone ese aborrecimiento.

Seamos valientes: emprendamos una vida cristiana viva, afincada en el seguimiento, y sentiremos en el corazón Su presencia.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

11 de Abril: Beata Elena Guerra (1835-1914)

En 1959, el papa Juan XXIII, beatificaba -la primera de su pontificado- a una mujer llamada Elena Guerra, natural de Lucca, y fundadora de una congregación para la educación de la juventud. Persona de grandes dotes intelectuales, que dominaba incluso el latín, por asistir clandestinamente a las clases de su hermano. Hasta aquí nada de particular que no sea la vivencia heroica de la virtud en la fundación de asociaciones laicas de voluntariado y de la Congregación de Oblatas del Espíritu Santo. Estaríamos ante una más de las mujeres ejemplares del tremendo siglo XIX...

Pero hay más: por una parte su gran devoción vivencial y práctica al Espíritu Santo y su apuesta decidida por la publicación de sencillas obras didácticas sobre aspectos esenciales de la vida cristiana.

Bueno, pensará el lector, una monja heroica, devota y escritora... ¿nada más?

Pues sí, hay otra originalidad: los últimos años de su vida trascurrieron en el silencio ante la calumnia y el amor derrochado ante los perseguidores. Elena murió olvidada, relevada de sus funciones y emborronada por la incomprensión de sus monjas y del obispo. Murió como Jesús, perdonando. Así como Dios nos ama cuando estamos "muertos por el pecado", así también los que perdonan toda injuria se parecen mucho a Cristo crucificado y resucitado.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

7, lunes: Juan Bautista de la Salle, Afraates, Aiberto, Serapio, Amón.
8, martes: Ágeo, Amancio, Máximo y Timoteo, Dionisio de Corinto.
9, miércoles: Acacio, Casilda, Liborio, Máximo,Edesio, Valdetruda.
10, jueves: Apolonio, Beda el Joven, Ezequiel, Macario de Antioquía.
11, viernes: Estanislao de Cracovia, Antipas, Isaac, Elena Guerra.
12, sábado: Alferio, Basilio, Constantino, Damián, Sabas el Godo.
13, domingo: Carádoco, Carpio, Hermenegildo, Urso, Zoilo, Ida.


Contraportada

"El padre Rubio era un canal por donde pasaba como una tromba la Gracia de Dios"

Entrevista a Pedro Miguel Lamet, biógrafo oficial del Padre José María Rubio

EL 4 de mayo, en su visita a España, Juan Pablo II canonizará, entre otros, al jesuita José María Rubio (1864-1929), conocido como el 'apóstol de Madrid'. Natural de Dalias (Almería) y ordenado sacerdote en 1887, ejerció su ministerio en Chinchón y Estremera. Fue profesor del Seminario de Madrid y en 1906 ingresó en la Compañía de Jesús.

Lo beatificó el Papa en 1985. De su biografía se ha encargado el también jesuita Pedro Miguel Lamet, de la que acaba de aparecer la edición titulada "Como lámpara encendida: José María Rubio (1864-1929)'. Entrevistamos al padre Lamet.

-El padre Rubio no era un intelectual ni un predicador brillante, ni un personaje que haya vivido peripecias ...

-Así es. Pero ahí precisamente está su encanto. Para mí en esa debilidad está la fuerza del padre Rubio. Se habla mucho de la importancia de las cualidades humanas, los títulos, la formación, los medios apostólicos. Y es verdad que Dios normalmente se vale de las mediaciones humanas, pero a veces es como si Dios quisiera romper la baraja y así hizo con el padre Rubio.

-¿No tenía cualidades humanas entonces el padre Rubio?

-Claro que sí. Tenía una voluntad de hierro, mucha dulzura y gran perspicacia e intuición para conocer a la gente, además de buen humor andaluz. Pero no era lo que normalmente entendemos como una figura brillante. A pesar de que era doctor en Derecho Canónico no se le notaba. No hablaba bien en público, era muy tímido, se dejó mangonear la mitad de su vida. Sin embargo tenía una fuerza y un atractivo increíbles. Arrastraba masas a sus misas y su confesonario. El resultado es, incluso para el biógrafo, sorprendente. Murió en olor de multitudes. Y desde año 1929 en que falleció, la gente visita su sepulcro y ahora en pleno siglo XXI seguimos hablando de él.

-¿Y cual era su secreto?

-Yo creo que Dios ha querido mostrar en la vida del padre Rubio algo que hoy olvidamos con mucha frecuencia: que somos puros instrumentos en sus manos en la medida que no le ponemos impedimentos a su gracia. Los "poderes" de Rubio, por llamarlos de alguna manera, procedían simplemente de ser un canal vacío por donde pasaba como una tromba la gracia de Dios. Su secreto era la vida interior, la oración, una oración continua y una confianza total.

-¿Qué impresionaba más de él?

-Su mera presencia. Poco importaba lo que dijera o hiciera; casi sin quererlo, meramente con "ser" regalaba esa luz. De ahí su máxima de vivir "como lámpara encendida".

-¿Se puede hablar de un mensaje teológico original del padre Rubio?

-Académicamente hablando su teología era muy de andar por casa y muy tradicional, pero cientos de testimonios, que contiene su Proceso de Canonización, muestran que a la gente no le interesaba tanto lo que decía, sino lo que él vivía. En una palabra: Él era el mensaje.

-¿Qué papel representó el padre Rubio en la sociedad madrileña de finales del XIX y principios del XX?

-Pudiera pensarse que un sacerdote como este, aparentemente poca cosa, influyera poco en su época. Sin embargo no fue así. Su ingente trabajo en los suburbios y en la dirección espiritual, su predilección por los más pobres y sobre todo su aura de santidad, marcó en ese momento convulso sociopolítico que la Iglesia también se interesaba por los pobres. Hoy, por ejemplo, sabemos que el Rey y Cánovas le consultaron en algunos asuntos.

-¿Cómo resumiría el mensaje del padre Rubio?

-En dos palabras: fe y confianza. Fe para ver más allá en la vida, de tejas para arriba, intuir que hay una luz detrás de todo, que formamos parte de un plan, que sólo somos pequeñas letras que componen el gran poema del Universo. Y por tanto confianza: fuera miedos, porque estamos en manos de Dios. Rubio lo sintetizaba en aquella frase: "Hacer lo que Dios quiere, querer lo que Dios hace". O cuando decía: "Jesús no se cansa de esperarte". Nada importa. Hay otra óptica. Media un tiempo sin límite, el de la eternidad.

-Pero para el mundo de hoy ¿tiene aún vigencia ese mensaje y esa figura?

-Claro que sí, expresa que el Evangelio es siempre joven. En pleno ambiente pre-revolucionario, Rubio demostró que el compromiso cristiano con los más pequeños y pobres no es de ahora, sino de la entraña misma del mensaje de Jesús. Al mismo tiempo en una época como la nuestra, donde la eficacia humana y material, la ciencia y la tecnología, están casi divinizadas, la vida de José María Rubio demuestra que hay que servirse de los medios humanos, pero que, como dice Pablo, a fin de cuentas "lo necio de Dios es más sabio que los hombres; y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres". Al hombre de hoy, solo, confuso y perdido en la gran ciudad global le viene bien este mensaje. La confianza sin límite puede ayudar al gran solitario de un mundo globalizado. No estamos solos.

http://www.padrerubio.com

 

Los jesuitas en la diócesis

La Compañía de Jesús, fundada en 1540 por S. Ignacio de Loyola, está extendida por todo el mundo. Actualmente, los jesuitas trabajan al servicio de la fe y la promoción de la justicia en 123 países de los 5 continentes.

También en nuestra Archidiócesis de Mérida-Badajoz están presentes los jesuitas, en Villafranca de los Barros y en la ciudad de Badajoz.

En Villafranca, con el Colegio de San José, que acoge a cerca de 900 alumnos y cuenta con una larga trayectoria, más que centenaria, al servicio de la formación de los niños y los jóvenes de Extremadura.

En Badajoz podemos encontrar a los jesuitas en varios lugares y en distintas actividades: en la Escuela Virgen de Guadalupe, en San Roque, donde se forman más de 1.200 alumnos de todos los niveles: Educación Infantil, Primaria, ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos, tanto de Grado Medio como de Grado Superior. En la Parroquia Santísima Trinidad, donde ofrecen su servicio pastoral y social. En el Centro Loyola, donde tiene su sede la Comunidad Loyola (de jóvenes), el Voluntariado de Marginación Claver y la delegación de Entreculturas-Fe y Alegría. Y en multitud de servicios como Ejercicios Espirituales, charlas y colaboraciones con sacerdotes, religiosos y laicos en toda la Archidiócesis.


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com


 


Return to Camino