Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Número 343. 30 de abril de 2000

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

Portada

La Iglesia busca un lugar
en los medios de comunicación
para anunciar el mensaje de Jesús

XXXIV Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

Los medios de comunicación constituyen un instrumento indispensable para la difusión del mensaje de Jesús y para proponer un modelo de sociedad basado en los valores del Evangelio. Por ello la Iglesia celebra este domingo la XXXIV Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales con la que enfatiza la necesidad de formación de las conciencias ante las responsabilidades que incumben a cada individuo, grupo o sociedad , en la formación de la opinión pública y en el uso y desarrollo de los medios de comunicación.

Con la Jornada se invita a los cristianos a orar por los protagonistas de estos medios y se insta a que los creyentes promuevan, sostengan y fomenten las instituciones y las iniciativas lanzadas desde la Iglesia en este terreno.

Desde la Iglesia se busca evangelizar a través de la prensa, la radio y la televisión, pero no se olvida la importancia, cada vez mayor, de las nuevas tecnologías relacionadas con Internet.

En páginas interiores se ofrece detallada información de la programación religiosa, diocesana y nacional, tanto en radio como en televisión.

Editorial

Gobernantes y ciudadanos

Nueva legislatura, nuevo Gobierno, nuevas oportunidades, nuevas esperanzas. Es lo que se desprende de las largas sesiones parlamentarias y de los nombramientos subsiguientes que han dado relieve histórico a la tercera semana de Abril del 2000.

También desde aquí aportamos un crédito de confianza a los nuevos gestores de la cosa pública y del bien común de los españoles. Celebrando, ¿cómo no? , que los grandes pasos legislativos del cuatrienio estén marcados por la creación de puestos de trabajo, por la garantía de las pensiones, por una presencia mayor de las humanidades, de los valores éticos, y esperamos que de los derechos constitucionales en el campo disciplinar de la enseñanza religiosa.

Ni que decir tiene que valoramos, apoyamos sin reservas y rezamos por la consecución de todo lo referente a la erradicación del terrorismo y la plena instauración de la paz en el país vasco, por caminos democráticos y sabia armonización de los derechos de todos. En esto, más que en nada, puede rendir sus mejores frutos el consenso generoso de todas las formaciones políticas y, claro está, del conjunto de la ciudadanía, apoyando en bloque el rechazo de la violencia, y las fórmulas mejores de pacificación.

¿Habrá que recordar aquí que el Estado y sus órganos ejecutivos, o, mejor, que la labor de sus gobernantes rinden sus mejores frutos cuando la ciudadanía, la opinión pública, los medios de difusión, están también a la altura de sus responsabilidades?

 

Carta del Arzobispo

Un bienestar inquietante

Salvo aquellos que se defienden instintivamente de la "funesta manía de pensar", somos muchos, cada vez más, los habitantes de la sociedad de consumo, o, si se quiere, del estado de bienestar, que nos sentimos seriamente incómodos, por no decir avergonzados, de la situación de ricos, que nos ha caído en suerte, dentro de este extraño planeta, poblado por muchedumbres esqueléticas, por millares de niños que mueren literalmente de hambre. Y, para colmo, ante nuestras propias narices, contemplados díay noche en directo, a cámara lenta y en tiempo real, en la pantalla de nuestro comedor.

Me acuso de sentir frecuentemente la tentación, ya hasta de haber caído en ella, de matar al mensajero, sin llegar a romper el televisor, pero enmudeciendo el chisme bruscamente, con las ya conocidas argucias: ¿Por qué esto, Dios mío, un día sí y otro también, precisamente a la hora de la comida, cuando encuentras un respiro familiar, entre la trepidación de la brega diaria? ¿Qué puedo hacer yo por esos prójimos míos en este preciso instante? Con gusto les daría mi propio alimento, si los tuviera aquí a mi alcance. Pero, aguantar, comiendo, esta letanía de tragedias...

Mas, ni aún así te sientes tranquilo, porque al instante te asaltan otras reflexiones tan simples y contundentes como estas: Si sólo contemplar los rostros famélicos, los ojos hundidos, la mirada triste, sin asomo de rencor ni reproche, de las madres escuálidas y de sus niños terminales, produce una desazón tan inquietante, ¿qué será protagonizar las caminatas extenuantes por zonas desérticas, con el hijo agonizante apretado a los senos o en el hatillo de la espalda? ¿Cómo será el terror apocalíptico de los terremotos, con los seres queridos aplasados entre los escombros? ¿O el estruendo de los ciclones y las mareas subsiguientes de las inundaciones torrenciales? ¿O las caravanas de la muerte, en los éxodos espantosos de las guerras tribales?

Paso a paso, y no sin dolorosas resistencias íntimas, nos damos cuenta de que todo eso está ocurriendo en nuestro propio mundo; y de lo inmoral y estúpido que resulta, incluso a corto plazo, salirse de la foto, intentar fugarse del barco y no echarle cuentas a esa pesadilla. No, lo cuerdo y lo decente es ponerse a pensar, sin quedar bloqueados de antemano por un miedo irracional y paralizante.

Somos muy ricos

Metidos a pensar, hablemos de nosotros mismos. Aunque no vivamos sobre un lecho de rosas, los más ­hablo de España­ estamos a cubierto de tan terribles situaciones, en la medida en que disfrutamos de los elementos más significativos del estado del bienestar: trabajo y salario estables, casa, escuela, clínica, seguridad social, derechos democráticos y, en tantos casos, pertenencia entrañable a la comunidad cristiana. Según las encuestas realizadas al efecto en España, todo lo relativas que se quiera, la inmensa mayoría de nuestros conciudadanos se declaran felices e instalados satisfactoriamente en la existencia. España es un gran pais europeo, casi de cabecera, una nación rica del primer mundo.

He intentado antes esquematizar con duros trazos, no tan duros por cierto como los de la realidad misma, algunos focos del mundo de la miseria. Sabemos que en el África del Sida, en las masas irredentas de la India y de otros países asiáticos, en la misma Europa oriental, Rusia incluída, (ejemplo Rumanía) y en nuestra entrañable Hispanoamérica, zonas del centro y del sur, los seres humanos sobreviven o sobremueren, sabiendo, como saben, que el mundo euroamericano, japonés y de otros focos aislados sobreabundan en el despilfarro. Pues, como el televisor es barato y universal, los pobres saben tanto de nuestro lujo deslumbrante, como nosotros de de su espeluznante miseria.

Las cartas están sobre la mesa. Ahora oficia de dueño y señor el capitalismo liberal, creador de riqueza y promotor de libertades, pero con resabios imperialistas y distanciamiento inexorable, a pesar de los pesares, entre pueblos pobres y ricos. Juan Pablo II ha estado severo en su Mensaje Pascua, pidiendo al Resucitado que muestre "senderos de esperanza en los que debemos avanzar juntos hacia un mundo más justo y solidario, donde el egoísmo de unos pocos no prevalezca sobre el grito de dolor de muchos, reduciendo pueblos enteros a condiciones de miseria degradante".

Arreglaremos el mundo

No se trata de satanizar a nadie, pero sí de urgar las conciencias, pues aunque no se demuestre que los países acomodados tienen siempre la culpa de los atrasos de los pobres, sí que tienen, tenemos, en cambio, la responsabilidad de sacarlos, sin resabios paternalistas y por estricta justicia, de su postración actual. Los ricos del Norte habrán de ser los impulsores de la liberación del Tercer mundo, o los causantes, aunque sea por omisión, de su hundimiento definitivo. Ahí estriba la legitimidad y la urgencia de las campañas mundiales como la condonación de la deuda externa o el destino del 0´7 en los presupuestos estatales para inversiones en el Tercer Mundo.

Cierto que arreglar el mundo de arriba abajo y de un plumazo no está al alcance de nadie y que, cuanto más se estudia, más árdua aparece la empresa. Pero las naciones libres y los organismos supranacionales han de asumir esa ética. Sean quienes fueren los alborotadores de Seatle y de Washington, en las dos reuniones últimas del Banco Mundial y del Fondo monetario Internacional, el clamor contra las víctimas de la Globalización (que puede acarrear grandes ventajas) es un imperativo ético de primer orden.

Volvamos, empero, a lo nuestro. Yo, ciudadano español, contribuyente modesto, medio o elevado, persona al tanto de las pateras de Ceuta, del estallido de El Ejdo, de las hambrunas de Etiopía, de las catástrofes naturales o sociales de mi mundo, ¿qué pito toco yo en esta banda? ¿Tengo derecho a refugiarme en lo privado, aunque pague mis impuestos, y vivir a lo grande?

Claro que no. De hecho, según dije al principio, se está produciendo entre nosotros un fuerte malestar de conciencia seguido de un progresivo cambio de mentalidad. Me dicen, por ejemplo, que en los últimos meses las catástrofes de Venezuela, de Mozambique y de Etiopía provocaron una onda social de solidaridad, con aportaciones privadas de miles de millones a través de Cáritas, Cruz Roja y diversas "oenegés". Nos temíamos en la diócesis que naufragaran las colectas del Domund, de Manos Unidas, del Día Nacional de Caridad. No ha sido así, sino al contrario. Han crecido todas ellas a ritmo incluso más alto que la de los años ordinarios.

Sé que el problema y el desafío moral de las desigualdades va más allá, mucho más, que a tirar de la chequera o aligerar el bolsillo, esporádica o periódicamente. Pero esos gestos generosos son ya un buen indicador de lo que vamos persiguiendo: tener clara conciencia del destino social de nuestros bienes. Aunque sea peor no dar nada, no basta,en la moral social, y menos en la evangélica, con pagar la cuota indispensable para tranquilizar la conciencia.

Yo diría más bien lo contrario: para intranquilizar la conciencia; para recordarnos que lo nuestro no es nuestro y, desde ahí dar más, mucho más, pensando el cómo, el cuánto y a quién entregamos nuestros recursos para que contribuyan a acabar con la exclusión, la de aquí y la de fuera. Nosotros valemos más que nuestros bienes. El voluntariado competente, permanente, abnegado, alimentado con la fe y la caridad cristiana, debiera ser algo normal en todos los que vamos a misa. La creación de una conciencia solidaria a todos los niveles, ha de pertenecer a las señas de identidad de todo cristiano comprometido. Que siempre que tuviéramos algún ingreso, lo notaran los pobres en cualquier punto del planeta.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Centrales

La Iglesia cuenta con diversos medios
para hacer llegar su mensaje, pero aspira a más

XXXIV Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

La Iglesia celebra este domingo la XXXIV Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, fue instituida por el Concilio Vaticano II con el fin de que la gente tomara conciencia de la importancia de las comunicaciones sociales en la Iglesia, de la importancia de utilizar los medios y, al mismo tiempo, evangelizar los medios para que en ellos sea proclamado eso que dice el Papa para este año en el lema de la Jornada "anunciar a Cristo en los medios de comunicación".

3,5 horas diarias de Tele

Estos medios son claves para crear un estilo de vida a través de sus mensajes que conforman opinión; basta recordar que en el 52% de los hogares españoles existen dos televisores y que los españoles pasan una media de 3,5 horas diarias viendo televisión.

La radio es también compañero fiel de miles de personas que son acompañadas en trayectos o durante determinadas labores en casa y fuera de ella. Mucho podríamos decir también de la tirada, difusión e incidencia en la opinión pública y en las instancias de toma de decisión que tiene la prensa escrita.

La Iglesia siempre ha tenido interés por estar presente en los medios de comunicación para difundir su mensaje. En la actualidad cuenta con una cadena de radio, la COPE, y mantiene presencia en la programación de las emisoras radiofónicas públicas. En nuestra diócesis está presente también en la programación de prácticamente todas las emisoras locales existentes, como se detalla en el recuadro que aparece en la parte inferior.

Nuevas tecnologías

En televisión pueden seguirse programas religiosos en TVE y en los canales autonómicos, y en prensa escrita, en la actualidad existen más de mil publicaciones de la Iglesia en toda España, si bien se echa de menos un gran diario como lo fuera en su día el Ya, capaz de incidir en la opinión pública nacional, proyectando un modelo de sociedad acorde con el Evangelio.

Por lo que se refiere a las nuevas tecnologías, es importante la apuesta que está haciendo la Iglesia por Internet. La diócesis de Mérida-Badajoz tampoco ha querido quedarse atrás en el uso de este medio de comunicación. Desde febrero del año pasado existe una página en Internet y son varias las parroquias que mantienen sus páginas.

El reciente Congreso sobre la Iglesia ante la Pobreza en Extremadura también pudo seguirse desde la página de la diócesis. "Iglesia en camino" fue uno de los primeros medios de comunicación católicos que pudo verse en Internet. Actualmente, también mantiene un servicio de suscripciones, mediante correo electrónico, que envía la revista a los cinco continentes, puntos tan distantes como Polonia, Argentina, México, Australia y, por supuesto, España.

A todo esto hay que unir el creciente interés que el clero de Mérida-Badajoz está mostrando en el aprendizaje y uso de este nuevo medio.

Apoyar iniciativas

Desde la Conferencia Episcopal Española se es consciente de que si los cristianos quieren tener un medio de comunicación que ilumine a la sociedad con una conciencia cristiana, deben apoyarlo.

En nuestra diócesis la gente tiene la oportunidad de seguir la información de la Iglesia y tener un criterio sobre lo que acontece, a la luz del Evangelio, a través de "Iglesia en camino", en lo que se refiere a la prensa escrita, y gracias a la programación que se emite a en las diferentes cadenas de radio, especialmente de la COPE y de las emisoras municipales de radio, la práctica totalidad de las cuales incluye en su programación emisiones de carácter socioreligioso de carácter semanal.

Los obispos piden un acercamiento mutuo entre la Iglesia
y los medios de comunicación social

Entre los fines perseguidos por la Jornada de este domingo, la Iglesia enfatiza la formación de las conciencias ante las responsabilidades que incumben a cada individuo, grupo o sociedad, en la formación de la opinión pública y en el uso y desarrollo de los medios de comunicación.

También se hace una invitación a la oración para ofrecer el testimonio de que el hombre depende en todo de su creador y para dar a los "medios"el carácter religioso que, como dones maravillosos de dios, les es debido. También para que a todos se nos conceda el tomar conciencia de nuestro deber ante la variada problemática de estos medios y sus grandes responsabilidades.

Por último se recuerda la necesidad de que los cristianos promuevan, sostengan y fomenten las instituciones y las iniciativas promovidas por la Iglesia en esta materia.

Entre las actividades promovidas recientemente por la Iglesia española en este terreno nos encontramos los cursos de formación en la comunicación social para sacerdotes, seminaristas y voluntarios de la acción pastoral, la organización de una presencia pastoral en pequeñas emisoras locales de radio y televisión y los primeros pasos para la creación de centros de programación religiosa para radio y televisión.

Los obispos

En el mensaje de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, a la que pertenece don Antonio Montero, los obispos recordando a Pablo VI en Evangelii Nuntiandi, afirman que "La Iglesia se sentiría culpable ante el Señor si no utilizara estos poderosos medios".

Los obispos reconocen que se necesitan comunicadores cristianos, bien formados profesionalmente pero, al mismo tiempo, buenos cultivadores de una relación con Dios basada en "la oración, la Eucaristía y el sacramento de la Reconciliación, leyendo y meditando la Palabra de Dios, estudiando la doctrina cristiana y sirviendo a los demás".

En su mensaje los obispos de la Comisión piden un examen de conciencia por parte de los medios que, en palabras del Papa "conduzca a una mayor conciencia crítica sobre la tendencia a un escaso respeto por la religiosidad y las convicciones morales de la gente". Se lamenta que, "faltando al debido respeto a las creencias religiosas que garantiza y exige nuestra Constitución, se ofendan los sentimientos de los fieles cristianos o se hagan recursos abusivos a símbolos, lenguajes, edificios y "personajes" de carácter religioso y eclesial en los anuncios publicitarios".

Los prelados anuncian su preocupación por la concentración mediática, que puede hacer que se pierda de vista la verdadera función de los medios de comunicación en beneficio de intereses puramente comerciales.

El mensaje finaliza con una llamada a la renovación de la propia Iglesia, siguiendo el espíritu jubilar, y "superar la pasividad, cuando no la desconfianza", con los medios de comunicación.

Programas nacionales en radio y televisión

Televisión Española

-PUEBLO DE DIOS: lunes en "La 2" a las 17,15 horas. Se repite los domingos en

"La 2" a las 09,30 horas.

- ULTIMAS PREGUNTAS: domingos en "La 2" a las 10 horas.

- TESTIMONIO: domingos en "La 2" a las 10, 25 horas.

- EL DÍA DEL SEÑOR (Reportaje y celebración de la Santa Misa): domingos y fiestas en "La 2" a las 10,30 horas.

Radio Nacional

-BUENOS DÍAS NOS DÉ DIOS: todos los días a las 05,55 horas.

-MISA DE ESPAÑA: domingos y fiestas a las 08,15 horas.

-FRONTERA: domingos de 06 a 07 horas.

Radio Exterior de España

- HORIZONTES: los lunes (para todo el mundo) a las 01,30 (hora española).

Cadena COPE

-GUIA DOMINICAL: domingos a las 07,30 horas.

-LA PALABRA: domingos a las 08,30 horas.

-SANTA MISA: domingos a las 09,00 horas.

- IGLESIA NOTICIA: domingos a las 10,00 horas.

-ANGELUS: todos los días a las 12 horas.

-LINEA COPE: de lunes a viernes a las 14,30 y a las 19,00 horas.

-SANTORAL: sábados a las 07,20 horas.

-EL ESPEJO DEL TERCER MILENIO: lunes a las 15,05 horas.

-EL ESPEJO DE LA EDUCACIÓN: martes a las 15,05 horas.

-EL ESPEJO DE CÁRITAS: miércoles a las 15,05 horas.

-EL ESPEJO DE LA VIDA RELIGIOSA: jueves a las 15,05 horas.

-EL ESPEJO DE LA IGLESIA: viernes a las 15,05 horas.

-EL ESPEJO DEL TERCER MUNDO: domingo a las 15,05 horas.

-LOS DECANOS: de lunes a jueves a las 15,30 horas.

-RADIO ENSANCHE (Cultural): sábados a las 14,30 horas.

-LETRA Y MÚSlCA: domingos a las 14,30 horas.

-LA LINTERNA DE LA IGLESIA: domingos a las 22,05 horas.

-PENSAMIENTOS: frases de contenido espiritual, ético y religioso intercaladas a lo largo de la emisión.

Programas diocesanos en radio

Cadena COPE

-EL ESPEJO DE LA IGLESIA: lunes a las 19.00 h.

-INFORMATIVO DIOCESANO: domingos a las 09,45 horas.

Emisoras municipales y comerciales

- Onda Cero Montijo: Sábado 13.00

- Radio Hornachos (SER): Viernes 19,30

-Radio Campiña Sur (COPE) Viernes alternos a las 18.00 h.

- Radio Azuaga: Domingo a las 10,00. Santoral diario a las 10.30.

-Radio Berlanga: Sábados a las 10.00 h.

- Radio Serena ( Cabeza del Buey) :    Lunes a las 10.00 h.

- Radio Zújar (Castuera): Viernes a las 19,30 h.

- Radio Fuente de Cantos: Sábados 10.00 h.

- Radio Forum (Mérida):Viernes 11.00 h.

- Onda Serena ( Monterrubio de la Serena) :Viernes 13,30 h.

- Onda Oliva Fronteriza (Oliva de la Frontera) : Lunes 13.00

- Onda Sur (Salvatierra de los Barros): Sábados 10.00 h.

- Radio Valverde ( Valverde de Llerena):  Jueves 12.00 h.

- Radio Villafranca : Sección religiosa en determinados informativos de mediodía.

- Cadena Musical La Frontera ( Villanueva del Fresno): Jueves 12.00

- Radio Emisur (Zafra): Sección religiosa en el magazine del viernes por la mañana.

- Radio Tierra Blanca (La Zarza) : Viernes 13,15 h.

- Radio Monesterio: Domingo 11.00 h.

-Radio Comarca de los Baldíos (Alburquerque): Viernes 17,30 h.

- Radio Ciudad de La Serena (Villanueva de la Serena) : Viernes 11.00

- Radio La Fuente (Fuente del Maestre): Sábados 11.00 h.

- Radio Almendralejo: Sábados 11.00 h.

 

Noticiario diocesano

El clero de la diócesis renovó en Zafra
sus promesas sacerdotales

Más de un centenar de sacerdotes de la diócesis se dieron cita el pasado día 19 abril en el templo parroquial de Santa María de la Candelaria, de Zafra, para participar en la Misa Crismal que presidió el Arzobispo don Antonio Montero.

En dicha celebración eucarística, en la que el Arzobispo bendijo los Santos Óleos y consagró el Crisma, los presbíteros renovaron las promesas que hicieron el día de su ordenación sacerdotal, como expresión de su seguimiento a Cristo y de servicio a la Iglesia.

Excepción

El motivo de la celebración este año de la Misa Crismal en la ciudad de Zafra es debido, tal y como explicó don Antonio Montero en la homilía, a la conmemoración del quinto centenario del nacimiento de san Juan de Ávila, patrón del Clero secular español, quien ejerció durante más de un año su ministerio en Zafra, desarrollando una gran labor evangelizadora mediante la predicación en las iglesias de esta ciudad y en los pueblos de su comarca, así como en Fregenal de la Sierra.

Don Antonio Montero propuso a San Juan de Ávila como modelo para el clero diocesano, ya que su vida y mensaje, desplegados en el ejercicio del ministerio sacerdotal, tienen permanente actualidad. "Estamos llamados ­dijo el Arzobispo a los sacerdotes­ no sólo a la hombría de bien y a una religiosidad sin más, sino a la santidad, al seguimiento del Maestro, al ejercicio heroico de la caridad pastoral".

Petición de perdón

En el espíritu de este año que es también jubilar, Don Antonio pidió perdón, en nombre de todo el clero diocesano, por las veces en que los sacerdotes no han sabido estar a la altura de las exigencias de santidad del su ministerio. También concedió el que los sacerdotes pudieran ganar en la celebración de la Misa Crismal la gracia jubilar de la indulgencia plenaria.

 

Hornachos: festival en beneficio de los misioneros
de Mérida-Badajoz en Zimbabue

El sábado día 15 tenía lugar en la casa de la cultura de Hornachos un festival benéfico cuya recaudación, en torno a 400 mil pesetas, se entregará íntegramente a los dos misioneros de la diócesis de Mérida-Badajoz que trabajan en este país africano, Nemesio Frías, natural de Hornachos y Serafín Suárez, de Ribera del Fresno, población cercana a la anterior. Parte de la familia de Serafín desciende también de la localidad hornachega.

La idea surgió de los amigos de Nemesio, al enterarse de que sus padres tenían la intención de viajar a Zimbabue. Se pusieron en marcha para realizar distintos actos con el fin de recaudar la mayor cantidad de dinero posible y entregarlo directamente en la misión.

Los muchos asistentes al festival pudieron seguir distintas actuaciones musicales, exhibiciones de bailes de salón, grupos folclóricos, canción misionera y la actuación de la joven promesa de la canción española Zaira Martín, acompañada al piano por el profesor José Antonio Forte.

Sorpresa

En el transcurso del festival se emitió una grabación de Nemesio agradeciendo a sus paisanos la ayuda, lo que provocó la sorpresa y la emoción de todos los asistentes.

Tras el acto benéfico se ha abierto una cuenta corriente en la oficina bancaria de Banesto en Hornachos, con el fin de que cualquier persona pueda hacer su aportación económica desde cualquier punto de la región y colaborar con la gran labor que desarrollan en este país africano los misioneros extremeños.

 

Puerto Rico: don José Lozano recibió
el título de Prelado de Honor de Su Santidad

El sacerdote extremeño, natural de Santa Marta, don José Lozano, recibía el pasado día 10 el título honorífico de Prelado de Honor de su Santidad. El título había sido requerido por monseñor Juan Freimot Torres Oliver, Obispo de Ponce, en Puerto Rico, donde don José Lozano lleva a cabo su labor misional en agradecimiento por el trabajo realizado.

A la eucaristía, celebrada en la parroquia de Santa María Reina, asistía el Cardenal de la República Dominicana, don Nicolás López Rodríguez, el arzobispo de San Juan de Puerto Rico, el Obispo Auxiliar de Ponce y varios obispos de las distintas diócesis puertorriqueñas.

El Arzobispo de Mérida-Badajoz estuvo representado en el acto por el delegado Diocesano de Misiones, don Pedro Losada, un detalle que fue agradecido por monseñor Freimot, que manifestó que "ello demuestra el cariño y aprecio de don Antonio por sus sacerdotes".

 

Cáritas de Fuente del Maestre recauda cuatro millones
y medio en su Jubileo solidario

Cáritas Parroquial de Fuente del Maestre inició el año Jubilar viviendo la Solidaridad y el mensaje esencial del Papa para este año santo. En una colecta celebrada el día de Navidad se recaudó la cantidad de 800.000 pts, que se enviaron a Venezuela. En la colecta de Manos Unidas la recaudación ascendió a la cantidad de 1.200.000 pts, aún quedando todavía por recaudar para este mismo fin los beneficios que se saquen de un chiringuito que realizarán los jóvenes en el mes de Junio.

Para los ancianos

En la Cuaresma, en colectas de los días de diario, se ha recaudado la cantidad de 200.000 pts. para entregar a las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de la localidad. Y por último la colecta especial 'Etiopía', realizada el Domingo de Ramos ha recaudado la cantidad de 2.300.000 pesetas.

Todo esto ha sido organizado por Cáritas Parroquial con el deseo de seguir sirviendo en el servicio a los más pobres.

 

Comunicado de JOC y HOAC ante el 1º de Mayo

Con motivo del 1º de Mayo, la Juventud Obrera Cristiana (JOC) y la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), han hecho público un comunicado en el que se señala que "El neoliberalismo en auge se presenta como único sistema posible de organizar la economía y la vida. Un sistema sin fe ni ley, que alarga sus tentáculos por todas las sociedades". Estos movimientos critican que estas corrientes hayan instalado en nuestra sociedad una cultura que concibe al trabajo como una variable económica más, dentro de los costes de producción donde la dignidad de la persona y sus derechos quedan, en el mejor de los casos, "como un factor más de costes a tener en cuenta, pero no como el criterio fundamental para organizar el trabajo".

Los movimientos obreros de Acción Católica condenan el paro y que el 30% de los parados tengan menos de 25 años, así como la precariedad laboral, que, según el comunicado, afecta a más de 3,6 millones de personas, las cuales trabajan sometidas a unos contratos cuya duración media no alcanza los 70 días.

El mensaje de la JOC y la HOAC finaliza afirmando la unión a las personas que "permanecen fieles al servicio del mundo obrero en sindicatos, partidos, asociaciones etc. Y, animados por el Espíritu de Jesucristo, testimonian, como Iglesia en el mundo obrero, la Buena Nueva de Jesucristo: "Yo he venido para dar vida a los hombres y para que la tengan en plenitud".

 

Al paso de Dios

Tierra agradecida

La Tierra de Barros tiene fama de ser especialmente fértil: sus viñas y olivos dan normalmente cosechas generosas. Se dice que la fertilidad le viene de las cualidades originarias de la tierra, que la hacen extraordinariamente útil para las plantas que, con el permiso del clima, se cultivan en ella. Pero lo que especialmente se percibe cuando se pasa por cualquiera de las carreteras que la cruzan, en el largo periodo del tiempo de cultivo, es que esta hermosa y rojiza tierra es tratada con un mimo especial por la mano de los buenos agricultores de los pueblos de esa comarca. Al recorrer la Tierra de Barros se tiene la impresión de que con sus cosechas agradece los cuidados de quien vela por ella, la prepara y la trabaja.

De los cristianos se espera que en la Pascua nos mostremos como tierra agradecida, dando frutos como sarmientos fecundos de la Vid, que es Cristo Resucitado. En el periodo de cultivo ­la vida entera y, cada año, la Cuaresma­ hemos sido cuidados por la mano amorosa del Viñador con constantes detalles. En la viña de la Iglesia nos ha ido liberando de cualquier obstáculo que pudieran impedir nuestro crecimiento y desarrollo; y ahora es tiempo de mostrar que algo nuevo está brotando.

Vivir la Pascua es ser testigos de su fecundidad, con obras que manifiesten la alegría, la paz, la solidaridad y la esperanza... Esa es la cosecha de una planta especialmente cuidada por el trabajo del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, el Dios que se nos muestra como Señor de la Vida.

Amadeo Rodríguez Magro

 

Página litúrgica

Celebramos el II Domingo de Pascua

Palabra de Dios

Hechos de los Apóstoles 4, 32-35

En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía. Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor con mucho valor.

Todos eran muy bien vistos. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían tierras o casas las vendían, traían el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno

Salmo 117, 2-4, 16ab-18, 22-24

R. Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. O bien: Aleluya.

Diga la casa de Israel:
eterna es su misericordia.
Diga la casa de Aarón:
eterna es su misericordia.
Digan los fieles del Señor:
eterna es su misericordia.

Carta 1ª de san Juan 5, 1-6

Queridos hermanos: Todo el que cree que Jesús es el Cristo nacido de Dios; y todo el que ama a Aquel que da el ser, ama también al que ha nacido de Él. En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. Pues en esto consiste el amor a Dios: en que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son pesados, pues todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y lo que ha conseguido la victoria sobre el mundo es nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? Este es el que vino con agua y con sangre: Jesucristo. No sólo con agua, sino con agua y con sangre; y el Espíritu es quien da testimonio, porque el Espíritu es la verdad.

Evangelio según san Juan 20, 19-31

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.

Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.

Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu santo; a quien perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.

Tomás, uno de los Doce, llamado "el mellizo", no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: Hemos visto al Señor.

Pero él les contestó: Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.

A los ocho días, estando otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: Paz a vosotros.

Luego dijo a Tomás: Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.

Contestó Tomás: ¡Señor mío y Dios mío!

Jesús le dijo: ¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.

Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos han sido escritos para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

1, lunes: Hch 4 23-31; Jn 3, 1-8.
2, martes: Hch 4, 32-37; Jn 3, 7b-15.
3, miércoles: Hch 5, 17-26; Jn 3, 16-21.
4, jueves: Hch 5, 27-33; Jn 3, 31-36.
5, viernes: Hch 5, 34-42; Jn 6, 1-15.
6, sábado: Hch 6, 1-7; Jn 6, 16-21.
7, domingo: Hch 3, 13-15, 17-19; 1Jn 2, 1-5a; Lc 24, 35-48.

Apunte litúrgico

El retorno anual

El título recoge una expresión de la oración colecta que dice: &laqno;Dios de misericordia infinita, que reanimas la fe de tu pueblo con el retorno anual de las fiestas pascuales». Es evidente que se explica la finalidad de la cadencia anual de la celebración de los distintos misterios de Cristo. Se trata de que, como la lluvia mansa, la memoria sacramental de los mismos vaya dejando su sedimento de salvación en nosotros, tan necesitados de una perenne renovación.

Desde esta perspectiva hemos de leer de nuevo el relato que nos ofrece el evangelio de san Juan. En una meditación reposada del mismo podemos ir recobrando la novedad original que presenta, para así revitalizar nuestra vida cristiana.

Son varios los temas que nos ofrece este pasaje. En una primera aproximación nos damos cuenta de que las dos apariciones de Cristo Resucitado tienen lugar en el mismo día de la semana: el domingo. De aquí viene la vieja tradición de que los cristianos, ese día, nos reunamos en asamblea, escuchemos la Palabra del Señor y celebremos su presencia sacramental en la Eucaristía.

Si prestamos atención a las palabras del Resucitado nos fijaremos en que por tres veces saluda a los suyos con estas palabras: &laqno;Paz a vosotros».Es el gran fruto del misterio pascual: se ha realizado la gran obra de reconciliación entre Dios y los hombres. La ruptura del pecado ha sido superada por la era la paz inaugurada por la vuelta de Cristo al Padre.

Fruto de esta paz es el regalo pascual que Cristo nos entregó por manos de la Iglesia: &laqno;Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados».

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

1 de mayo:San Ricardo Pampuri (1897-1930)

Era el décimo de un total de once hijos, cuya madre muere joven. Pronto la acompaña el padre, fallecido en un accidente callejero. Erminio, que es el nombre de pila de nuestro protagonista, crecerá con sus abuelos y tíos. Estallada la Primera Guerra Mundial, se enrola como sanitario y descubre el mundo del dolor como cercanía a Cristo crucificado, en las personas de los civiles y militares heridos.

Se le conoce alguna acción heroica durante la contienda, salvando una ingente cantidad de medicamentos y material sanitario, cargado en un carro que avanza por el frente, a pesar de una lluvia feroz durante más de veinticuatro horas seguidas. Erminio sabía lo imprescindible que era aquel material para sus compañeros hospitalizados.

Tras la guerra, estudia medicina y se dedica a sus pacientes, con una entrega tan generosa y radical que, al fin, con treinta años, decide ingresar en la orden de San Juan de Dios, adoptando el nombre de Ricardo.

La oceánica inmensidad de su amor lo lleva a contagiarse de tuberculosis y morir con sólo treinta y tres años.

Las madres, dicen, llevaban a sus hijos para que nuestro hombre les impusiera las manos. ¿Os recuerda algún pasaje evangélico? A mi sí.

Quien pone gestos de paz en la guerra, de salud en la enfermedad y de abandono total en el amor, termina por parecerse muchísimo a Jesucristo.

¡Qué güay este médico que no se hizo rico a costa del dolor de nadie, sino que enriqueció a todos con la nobilísima medicina de un amor perfectamente gratuito!

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

1, lunes: José Obrero, Andéolo, Isaac, Segismundo.
2, martes: Atanasio, Félix, Boris.
3, miércoles: Felipe, Santiago, Evencio, Alejandro, Teódulo.
4, jueves: Agapito, Secundino, Antonia,Silvano.
5, viernes: Joviniano, Eutimio, Máximo.
6, sábado: Evodio, Mariano, María Catalina Troyana.
7, domingo: Flavia, Domitila, Domiciano, Rosa Venerini.

Contraportada

De Cáritas Diocesana a las Cáritas de Kenia
y Sudán, para coordinar la ayuda internacional

Amparo Alonso, responsable del programa de empleo
de esta institución en Mérida-Badajoz, viajará a Nairobi
a mediados de mayo

Amparo Alonso es una joven de 26 años, trabajadora de Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz, a la que Cáritas Española ha designado para que coordine la ayuda que esta institución envía a la Cáritas de Kenia y de Sudán. De momento tendrá que dedicar algo de tiempo a conocer el terreno, a perfeccionar el inglés y a aprender el suajili, así como a hacerse una idea de la actuación que se puede llevar a cabo en esta parte de África. En su mente no estuvo marcharse a estos países, lejanos y conflictivos, especialmente Sudán, pero la cosa surgió y, tras una selección de candidatos, Amparo fue elegida para acometer este importante proyecto de Cáritas Española. Antes de partir hemos hablado con ella desde Iglesia en camino.

- ¿Es una gran responsabilidad este encargo de Cáritas Española?

- Es más bien un reto, un reto profesional, un reto humano en todos los sentidos. Tengo muchas ganas y con mucha ilusión de ir para allá.

- ¿Cuál ha sido tu trabajo hasta ahora en Cáritas diocesana de Mérida-Badajoz?

- En los últimos cuatro años he sido la coordinadora del Programa de Empleo y anteriormente estaba en el departamento de Administración.

- Y ahora en Kenia y Sudán ¿cuál será tu trabajo?

- En Kenia trabajaré en la Cáritas Nacional de ese país, me desplazaré a la provincia de Garissa, que es una provincia muy pobre. Ellos crearon hace dos años una infraestructura de Cáritas diocesana, y yo voy para organizar, planificar lineas de intervención. Aparte de eso, hay una propuesta del presidente de Cáritas Española de ir a Sudán, todavía una propuesta no muy concreta, porque en la actualidad hay una chica que está allí en Sudán, pero vuelve a España en verano. Quieren que yo me encargue también de la zona de Sudán, pero más en el plano de la ayuda de emergencia y todo este tema, pero todavía no hay funciones concretas de la labor que tengo que desarrollar allí.

Lugar conflictivo

- Son sitios conflictivos, sobre todo Sudán, donde hay el grave problema de la guerra entre la comunidad musulmana y la comunidad cristiana. ¿Cuéntas con esos problemas?

- Sí, hay que extremar las medidas de seguridad en esas zonas, tanto en Kenia como Sudán, porque cuando vas a esos sitios siempre tienes un mínimo riesgo que asumir, pero lo asumes.

- Te moverás mucho por esa zona, ¿no?

- Claro, aunque mi lugar de residencia será Nairobi, la capital de Kenia, allí viviré en una casa de acogida de niños de la calle, con una comunidad laica, donde hay otro cooperante italiano que también actúa en Sudan. Hay dos cooperantes alemanas y una familia italiana que atienden a 45 niños de la calle. Con lo cual, además del trabajo diario, me "relajaré" con estos niños.

- ¿Cuáles son las necesidades fundamentales que se viven allí?

- Pues hasta que no me desplace y no conozca la realidad no lo sé en concreto. Tengo muchas ganas de empezar a descubrir necesidades porque la gente me dice que me van a dar ayudas para llevarme, yo les respondo que lo mejor es esperar a que yo sepa exactamente qué hace falta.

- Cuando venga para Navidad tendré más conocimiento de causa.

Suajili

- Uno de los primeros problemas es el del idioma

- Sí, se habla inglés en casi todo el territorio, excepto cuando te adentras más en las tribus, donde se habla el suajili. La mayoría de la gente habla el inglés.

- Allí no conoces a nadie, al menos todavía

- Allí no, aunque bien es verdad que no voy sola, la primera semana me acompañará gente de Cáritas Española hasta que establezca los primeros contactos.

- ¿Cuándo te hicieron esta propuesta para que te marcharas a África?

- Me la hicieron en marzo, había varias personas propuestas, no sólo yo. Después de varias entrevistas me quedé yo.

- ¿Qué te dicen en casa?

- En casa no he tenido problema. Mi madre tiene una hija en Nuevo México y ahora tendrá otra en Kenia, pero en el fondo comparte mi decisión, ella me conoce y sabe cómo soy, sabe mis inquietudes... pero un añito es un añito, y más en Kenia. Como es madre, lo ve como una madre.

Hasta dentro de un año 

- Dentro de un año ¿regresarás o tienes opción de quedarte un tiempo más allí?

- Vuelvo pero me quedo en Madrid porque tengo ganas de dar otro paso.

- Yo hice económicas y desde Cáritas he descubierto una cara de la economía mucho más humana, tengo mucho interés por continuar , lo que no sé si tanto desde lo económico, pero sí desde lo social, por lo menos por otros años más.

 - ¿Te vas a primeros del mes de mayo a Madrid?

- Me voy a Madrid a primeros de mayo y desde allí salgo para Kenia, aunque esto dependerá de los vuelos, en principio será sobre el 13.

- ¿Luego a trabajar?

Tendré una primera fase de conocimiento de la cultura y hay que ser consecuente con eso; luego, a trabajar.

Juan José Montes

Redacción


Return to Camino