Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 435. 28 de abril de 2002

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

La Asamblea Diocesana afronta su recta final con la redacción definitiva de las propuestas

La fase Diocesana será los días 25 de mayo y 1 de junio

La Asamblea Diocesana está llegando a su tramo final con la elaboración de las propuestas definitivas a cargo de la Comisión Diocesana. Dichas propuestas proceden de las que se elaboraron desde los arciprestazgos, recibidas a su vez de las distintas parroquias.

Esta semana don Antonio Montero ha hecho pública una exhortación pastoral y convocatoria para la Asamblea Diocesana propiamente dicha, que tendrá lugar el 25 de mayo y el 1 de junio.

Don Francisco Maya, que coordina la comisión diocesana en su área de Misión, destaca que las propuestas en este área apuntan a "la implicación y la participación del laicado tanto en el interior de la comunidad como de la misma sociedad". Por su parte, don Antonio Muñoz, encargado de coordinar la Comisión Diocesana en su área de Contemplación, destaca que las propuestas apuestan por acentuar la necesidad de la oración y fomentar la lectura de la Biblia".


Editorial

La verdad os hará libres

En el momento forzoso de cerrar este número de "Iglesia en Camino", está por terminar la reunión extraordinaria del Papa Juan Pablo II con los doce cardenales norteamericanos y otros altos responsables de la Curia pontificia, para analizar en común y adoptar las decisiones pertinentes en el detestable fenómeno de los abusos sexuales con niños o con jóvenes, cometidos en numerosas diócesis de aquel país por una minoría, no por exigua menos llamativa y escandalosa, de sacerdotes y de religiosos.

Publicamos en páginas interiores la dolorida alocución del Santo Padre, en la apertura del magno encuentro vaticano, donde quedan patentes la enérgica condena moral de esos pecados, la profunda compasión que le inspiran las víctimas y sus familias, y la firme voluntad de esclarecer, sancionar y corregir unos abusos tan perniciosos.

Además de grave y dolorosa, esta situación se nos muestra compleja, confusa en algunos aspectos y necesitada de directrices bien definidas. Ya han sido diseñadas, en gran medida, por la Santa Sede, pero es de esperar que se apuntalen con claridad y para todos, a partir de esta reflexión al máximo nivel de la Iglesia. Es comprensible que, en materias tan delicadas, las acusaciones recibidas por los obispos sobre alguno de sus sacerdotes, sean tratadas con la máxima reserva, tanto en el diálogo con el acusado, como en atención a las víctimas o sus familiares.

La voluntad de evitar el escándalo, convencidos de que haría más daño la publicidad de los hechos y el intento pastoral de reconducir al buen camino a un hermano que muestra su arrepentimiento, han conducido en muchos casos a una tolerancia excesiva, de la que se han derivado daños repetidos y muy prolongados. Varios obispos americanos lamentan hoy haber procedido así, han pedido perdón a sus diocesanos y en algún caso se han visto, o pueden verse, ante la exigencia moral o canónica de renunciar a su cargo.

Reconocen algunos prelados, y no pocos pueden sentirlo así, que no se han planteado ellos con suficiente claridad la opción entre la misericordia y la justicia, entre el pecado moral y el delito civil o criminal. Es evidente que en la pederastia concurren ambas dimensiones, por lo que la discreción y el silencio caritativo terminan por convertirse en encubrimiento culpable. ¿Puede estar obligado un obispo a denunciar a la jurisdicción penal del Estado los malos pasos de un sacerdote? En Francia, no hace mucho, se ha condenado a un obispo, con la multa simbólica de un franco, por no haber sido delator de un caso así.

Es claro en el concepto, y difícil en la aplicación, que la verdad, por amarga que sea, es siempre preferible a la ocultación culpable, cual puede ser, y lo ha sido en estos casos, acallar a las víctimas mediante compensaciones dinerarias. Pero, no siempre la verdad coincide con la publicidad y, si esto es así, ¿ha de ser el Pastor el denunciante, cuando eso no se les exige penalmente ni a los esposos entre sí ni a los padres con sus hijos? Bienvenidas sean, en todo esto, la clarificación y la norma. Pero antes y siempre la purificación continua de la Iglesia, a la que todos manchamos a diario. ¿Quién tira la primera piedra?

 


Exhortación Pastoral y Convocatoria del Arzobispo de Mérida-Badajoz

A las puertas de la Asamblea Diocesana

Queridos hermanos:

1.- Con un saludo pascual de paz y de comunión, os dirijo esta Exhortación pastoral sobre la Asamblea diocesana del 2002, a la que os convoqué en otra anterior el 29 de Septiembre del año pasado. Ahora podemos congratularnos ya del recorrido intenso y provechoso de sus dos primeras etapas, la parroquial y la arciprestal, durante el semestre transcurrido desde entonces.

La respuesta a la convocatoria diocesana fue desde el primer día abundante y generosa. Unas siete mil personas, en más de quinientos grupos, de parroquias y de otras comunidades, celebraron de Octubre a Febrero nueve reuniones de reflexión y diálogo, dos convivencias de oración y una asamblea parroquial conclusiva.

Los grupos parroquiales, de aire familiar y fraterno, han vuelto a revivir, con nuevos rostros y horizontes distintos, la experiencia imborrable del Sínodo-92. Cristianos ellos y ellas, comprometidos con su fe y con su Iglesia -laicos, consagrados y clérigos- han ejercitado juntos la animación recíproca mediante el intercambio de ideas, de anhelos y experiencias, pero, sobre todo, de dones del Espíritu. Vivencias únicas de comunión y de vida, como miembros en activo de nuestra Iglesia local. Esto es ya, de por sí, un fruto esencial de la Asamblea.

2.- Las propuestas de los grupos, presentadas por sus delegados, con los de otras parroquias colindantes, pasaron a la Asamblea, compuesta por todos ellos, del Arciprestazgo correspondiente. En esas asambleas arciprestales, todos sus componentes ordenaron sabiamente las materias y se repartieron el trabajo para clasificar, integrar y condensar la copiosa cosecha de propuestas en un listado razonable, puesto que habría que sumarlas después a las procedentes de otros dieciséis arciprestazgos.

En una jornada de arduos esfuerzos, las asambleas arciprestales cumplieron su objetivo de ordenar, punto por punto, el material aportado por las parroquias. Digamos que fue una segunda pasada consciente, reflexiva y acordada por muchos, de los contenidos eclesiales y pastorales de las propuestas. Ha sido esta mediación de los arciprestazgos uno de los elementos más interesantes de la Asamblea diocesana 2002, que no la tuvo el Sínodo del 92, cuya instancia intermedia fueron las Asambleas de Zona, que estaban y están menos arraigadas en nuestra diócesis.

Como eslabón intermedio entre las asambleas parroquiales y la diocesana final, las arciprestales, y más concretamente los miembros de sus equipos responsables, han obtenido el doble fruto de facilitar el trabajo de las comisiones de síntesis, indispensables para las votaciones finales; al tiempo que ellos mismos se han enriquecido con los elementos de fe vivida y de impulso misionero que emanen de esta magna experiencia eclesial.

La comisión de síntesis

3.- Bien; ¿por dónde vamos y qué nos queda? Sabed que lo elaborado por las asambleas arciprestales pasa ahora a un nuevo molino, mejor, a un doble molino, para el tratamiento de los centenares de propuestas que nos suministran las dos etapas anteriores. Se trata de un material tan valioso como disperso, de diecisiete fuentes distintas y acerca de los dos bloques temáticos sobre los que se asienta la Asamblea: Contemplación y Misión.

No cabe quedarse en el amontonamiento aglomerado de esos materiales. Aprovechando al máximo ese torrente de vida, se impone unificar las repeticiones, asociar los puntos colindantes, jerarquizar y trabar conceptos, resumir lo prolijo, distinguir con claridad entre los objetivos y las tareas y limitar razonablemente el número de las propuestas para que, como pudiera ocurrir, no superen incluso a las del Sínodo. Ese cometido corresponde ahora a la Comisión de Síntesis, prevista en el Proyecto de la Asamblea. Está compuesta por treinta personas, de destacada competencia, que, divididas en sendos grupos, se ocupan de los dos bloques temáticos sobre los que ha de pronunciarse la Asamblea final.

4.- Lamento consumir párrafos de esta Exhortación en los elementos organizativos, sobre los que los asambleístas recibiréis una más cumplida información en estas próximas semanas. Pero considero un deber recordar y encomiar la labor de tantos miembros de la comunidad diocesana entregados generosamente a estos instrumentos operativos, que no sólo preparan las sesiones públicas y decisorias de la Asamblea, sino que su labor es ya Asamblea, porque están actuando sobre lo que han de ser sus puntos álgidos de reflexión, de diálogo, de acción renovadora y de proyección misionera.

No podemos olvidar los ejes teológicos, espirituales y pastorales que sustentaron la convocación de la Asamblea, tomando por referencia las deudas pendientes de nuestra Iglesia local con el Sínodo del 92, y las líneas de futuro trazadas para toda la Iglesia por la Carta apostólica "Novo millennio ineunte ". Y más en concreto, los componentes esenciales de la misma: la contemplación del rostro de Cristo y la urgencia reevangelizadora de la Iglesia, cifrados en dos palabras-fuerza, el binomio contemplación-misión, de cuya insondable riqueza se nutren todos los puntos de nuestra programación comunitaria.

5.- Por un lado, y como referente esencial, el rostro del Señor resucitado, espejo de la gloria y el amor de Dios Padre, al que accedemos por la escucha de su Palabra, por los grandes sacramentos de la fe, por la adoración silenciosa y por la oración comunitaria y litúrgica de la Iglesia. En el lenguaje de la Carta apostólica y en el de la Iglesia de nuestro tiempo suelen expresarse esas realidades en términos como experiencia de Dios, búsqueda explícita de la perfección cristiana, y pastoral de la santidad. Con mayor fuerza aún que en las décadas de nuestro Sínodo, se nos impone ahora y desde dentro a todos, como llamada especial del siglo XXI, la experiencia religiosa personal y el encuentro con Cristo en los pobres.

Todo ello, no tanto como requisito previo, sino concomitante e inseparable de un empuje evangelizador, que nos alcance a nosotros mismos y se extienda a la Iglesia en su talante con los hombres. Nosotros somos, no mediadores, pero sí mediación casi siempre obligada, y espejo para ellos del rostro de Dios y de la credibilidad de la Iglesia. Juegan en esto conceptos y exigencias, tales como la nueva evangelización, la pastoral de alejados y la inmersión de los cristianos, especialmente de los laicos, en el entramado social del mundo presente y del porvenir.

Convocatoria de la Asamblea

6.- Traducir todo esto a compromisos concretos, visibles y viables, es el desafío de nuestra Asamblea, en sus sesiones generales y públicas de los días 25 de Mayo y 1 de Junio, con la clausura litúrgica el 8 del mismo mes. La Asamblea estará compuesta, como el Sínodo que recordamos, por todos los estamentos de la vida cristiana: sacerdotes, personas consagradas y seglares de toda condición. Los sacerdotes, por su misma condición y ministerio, están convocados todos a participar en este magno encuentro diocesano, sin estricta obligatoriedad, y agradeciendo siempre su participación. Los laicos, los religiosos y asimilados, serán convocados con arreglo a sus responsabilidades en la Iglesia, en términos parecidos a los que se utilizaron en el Sínodo, aspirando a una cierta paridad entre el clero y los demás fieles, también con los criterios de entonces.

La Asamblea diocesana 2002 de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz quiere ser un empeño común de fe, de Iglesia, de Espíritu y de amor a los hombres nuestros hermanos. Si la Asamblea va a impulsarnos a orar más y mejor, hagámoslo desde ahora mismo: una Iglesia en oración por una Asamblea para orar mejor. Permitidme cerrar esta Exhortación-Convocatoria, transcribiendo el párrafo séptimo de la que os dirigí al anunciarla hace ocho meses:

"Volvamos al comienzo. Después del santo Jubileo, ante el reto mundial y local de tantas pobrezas, con las tremendas sacudidas de la globalización, con la guerra antiterrorista, en la búsqueda de un nuevo orden mundial más justo y solidario, ¿puede justificarse hoy una vida vulgar de los cristianos auténticos? ¿Una Iglesia apocada y continuista, unos pastores -obispos y presbíteros- encogidos o ausentes? Todo esto nos empuja, por coherencia personal y por desazón de conciencia, a sumergirnos en la gran corriente de santidad y de misión que brota del Jubileo universal, y que el Santo Padre ha diseñado en su comprometedora encíclica "Novo millennio ineunte".

¡Honor y gloria al Señor resucitado! Os bendice en su nombre

Badajoz, 21 de Abril de 2002, Domingo del Buen Pastor

+Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

El Fondo Diocesano de Solidaridad acometerá trece proyectos de desarrollo

El fondo se nutre del 1% de los gastos ordinarios de instituciones eclesiales

Acaban de aprobarse los proyectos presentados con cargo al Fondo de Solidaridad del año 2001. Del total de proyectos presentados se han seleccionado trece, tanto del Tercer Mundo como de nuestra propia diócesis.

El Fondo de Solidaridad nace en 1995 como fruto de las Propuestas del Sínodo Pacense de 1992. Su objetivo es "manifestar ante la sociedad un rostro samaritano y de mayor cercanía y preocupación por los problemas que atañen a la sociedad misma" (Presentación y Reglamento del fondo Diocesano de Solidaridad).

El presupuesto del fondo se nutre de las aportaciones de parroquias, cofradías, movimientos y otras instituciones eclesiales que entregan el 1% de sus gastos ordinarios para este fin. Una vez recaudadas todas las aportaciones, la Comisión gestora del Fondo se reúne y evalúa los proyectos presentados adjudicando a cada uno la financiación para su ejecución.

La campaña del 2001

El año pasado, este Fondo recaudó 18.938.088 pesetas, con los que se financiarán 13 proyectos de desarrollo en países como Kenia, Mozambique, Perú o El Salvador y que van desde comedores populares hasta pisos de acogida para reclusos. A continuación se detallan estos proyectos.

- Microcrédito para mujeres en situación de exclusión social en Kenia.

Se trata de poner en marcha un sistema de financiación que procure unos ingresos mínimos por familia, enfocando la intervención en 10 grupos de 20 mujeres cada uno. Se contempla la formación de las mujeres, concesión del préstamo, seguimiento y evaluación, devolución y creación de fondo rotativo. Se benefician unas 300 mujeres y se le conceden 1.197.708 Ptas.

- Instalación de energía solar en hospital atendido por Hijas de la Caridad en Mozambique.

Las Hijas de la Caridad solicitan la financiación de la instalación de energía solar en una Hospital Materno-Infantil que gestionan. Atienden a madres embarazadas, parto, atención a niños, vacunaciones, campañas preventivas, refuerzo en vitaminasLa energía solar dotará de luz al Hospital y a un refrigerador para conservación de fármacos. El presupuesto es de 1.620.000Ptas.

- Apoyo al sostenimiento de Residencias juveniles en Guinea Bissau.

Proyecto que presentan los Misioneros de la Preciosa Sangre. Tienen misión en Ingoré, vasto territorio. Acogen en régimen de residencia a chicos de aldeas lejanas y de ambiente de pobreza extrema y afrontan todos los gastos. Los objetivos y coste son alimentación diaria de 38 niños y jóvenes, más salarios de cocinera y mantenimiento: 1.183.600 Ptas.

- Construcción de viviendas a damnificados por terremotos en El Salvador.

Se trata de la construcción de viviendas de 26.04 m2, con área abierta de 6.40m2, tres ventanas y dos puertas. Se aprueba el coste de la construcción de cuatro casas: 1.893.539 Ptas.

- Apoyo económico al sostenimiento de comedor popular en Bolivia.

Se trata de financiar el coste de la comida diaria a 40 personas durante diez meses. Se aprueba la implementación del comedor y coste de personal y mantenimiento: 583.000 Ptas. y el resto, hasta un millón de pesetas, para comidas.

- Construcción de viviendas en la República Democrática del Congo.

Se trata de constituir un fondo rotativo para construcción de viviendas para mujeres abandonadas, viudas o madres solteras (media de 8 hijos). Adquieren el terreno y devuelven parte del coste en régimen de alquiler con lo que se nutre un fondo para ayudar a otras familias. Se aprueba el coste de construcción de tres viviendas: 2.187.600Ptas.

- Piso de acogida para reclusos.

Presentado por un grupo de voluntarios responsables de la gestión del piso de acogida para reclusos en Badajoz vinculados al Secretariado de Pastoral Penitenciaria. Atienden en la cárcel y posteriormente en el piso a personas que, en un futuro próximo, saldrán de la cárcel y no tienen familia que los acoja. Necesitan para cubrir presencia y compañía las 24 horas del día gratificar a dos personas en los horarios que les coinciden con sus trabajos 700.000 Ptas.

- Becas para seminaristas en el Perú.

Por cuarto año consecutivo se concede ayuda para el Seminario del Vicariato de Jaén que rigen los Jesuitas y que acoge a seminaristas de diversas Diócesis del Norte del Perú. Se pide mantener durante este año las becas que cubren los gastos de 9 seminaristas por un importe de 775.641 Ptas.

- Mantenimiento de granja avícola para la alimentación de diversas comunidades del Alto Amazonas.

Presentado por Cáritas Diocesana de Yurimaguas (Perú) para ayudar al Programa de Desarrollo y Seguridad Alimentaria que atiende al sustento de 57 familias pobres del Distrito de Loreto en el Alto Amazonas que abarca a 12 comunidades en crianza de ganado. Solicitan el coste de la alimentación para dos meses por ruinas en sus cosechas. Se conceden 790.000 Ptas.

-Rehabilitación de hospital en Camerún.

Proyecto que trata de mejorar la infraestructura hospitalaria, el equipamiento de material sanitario y la formación de personal en centros primarios de Salud. Se conceden 2.000.000 de Ptas.

-Aportación a "Proyecto Vida" de Cáritas Diocesana.

Se solicita ayuda para el pago de salario de un terapeuta (2.681.994 Ptas.) Seguridad Social (860.205 Ptas) gastos de alimentación (750.000 Ptas.) y reparación y conservación (950.000 Ptas.). Se aprueban 2.450.000 Ptas.

- Construcción de capilla en Nicaragua.

El Obispo de la Diócesis de Matagalpa solicita el coste de la adquisición de materiales de construcción para una capilla como centro de culto y dinamización socio-cultural de comunidades rurales muy pobres y que han sido afectadas por terremotos. Se conceden 2.000.000 de Ptas.

-Adquisición de maquinaria agrícola para la República Democrática del Congo.

Proyecto que presenta la Comunidad de Hijas de la Caridad para ayudar al macro proyecto de plantación y tratamiento de arroz que garantice la alimentación de diversas comunidades. Se concede 1.140.000 de pesetas para la adquisición de una máquina para la limpieza del arroz.

La pederastia, pecado y escándalo grave

El Papa lamenta los abusos cometidos por sacerdotes

Las acusaciones de pederastia a algunos sacerdotes de Estados Unidos han llevado esta semana al Santo Padre a convocar una reunión en el Vaticano a doce cardenales de ese país con diversos miembros de la Curia romana.

El Papa ha reaccionado con decisión y energía para atajar esos sucesos que, aunque han afectado a un número muy reducido de sacerdotes, no pueden se consentidas en el seno de la Iglesia. Prueba de ello son las palabras que Juan Pablo II diría a los asistentes al encuentro, que reproducimos íntegramente en esta página.

El primer día de la reunión, el pasado martes, comenzaba con las palabras de acogida del cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado del Vaticano. Tras el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, monseñor Daniel Wilton Gregory, hicieron uso después de la palabra los cardenales de ese país. El Papa cerraría por último las intervenciones de la mañana con su discurso.

El encuentro del miércoles estaba dirigido a la presentación de las propuestas surgidas del día anterior.

El encuentro se ha celebrado en la Sala Bolonia del Palacio Apostólico del Vaticano.

Discurso del Papa a los obispos de EE. UU.

Queridos hermanos:

1. Permitidme que os asegure ante todo mi gran aprecio por el esfuerzo que estáis realizando para mantenernos informados a la Santa Sede y a mí personalmente sobre la compleja y difícil situación que ha surgido en vuestro país en los meses recientes. Confío en que estas discusiones vuestras den mucho fruto para el bien de los católicos de Estados Unidos. Habéis venido a la casa del sucesor de Pedro, cuya tarea consiste en confirmar a sus hermanos obispos en la fe y en el amor, y en unirles en torno a Cristo al servicio del Pueblo de Dios. La puerta de esta casa está siempre abierta para vosotros. En particular, cuando vuestras comunidades se encuentran en el dolor.

Al igual que vosotros, yo también he quedado profundamente apenado por el hecho de que sacerdotes y religiosos, cuya vocación es la de ayudar a la gente a vivir la santidad según Dios, han provocado ellos mismos estos sufrimientos y escándalos a jóvenes. A causa del grave daño provocado por algunos sacerdotes y religiosos, la Iglesia misma es vista con desconfianza, y muchos se han ofendido por la manera en que han percibido la acción los líderes de la Iglesia en esta materia. El tipo de abuso que ha causado esta crisis es en todos los sentidos equivocado y justamente considerado como un crimen por la sociedad; es también un espantoso pecado a los ojos de Dios. A las víctimas y a sus familias, dondequiera que estén, les expreso mi profundo sentimiento de solidaridad y preocupación.

2. Es verdad que una generalizada falta de conocimiento de la naturaleza del problema y el consejo de expertos clínicos llevó en ocasiones a los obispos a tomar decisiones que, según los acontecimientos sucesivos, se han demostrado erróneas. Vosotros estáis trabajando ahora para establecer criterios más fidedignos para asegurar que este tipo de errores no se repitan. Al mismo tiempo, incluso reconociendo el carácter indispensable de estos criterios, no podemos olvidar el poder de la conversión cristiana, esta decisión radical de abandonar el pecado y de regresar a Dios, que alcanzar las profundidades del alma de una persona y que puede producir un cambio extraordinario.

Tampoco deberíamos olvidar el inmenso bien espiritual, humano y social que la gran mayoría de los sacerdotes y religiosos en Estados Unidos han hecho y siguen haciendo. La Iglesia católica en vuestro país siempre ha promovido los valores cristianos con gran vigor y generosidad, de manera que ha ayudado a consolidar todo lo que hay de noble en el pueblo estadounidense.

Un gran obra de arte ha sido manchada, pero conserva su belleza; es una verdad que toda crítica intelectualmente honesta reconocerá. A las comunidades católicas en Estados Unidos, a sus pastores y miembros, a religiosos y religiosas, a los profesores de las universidades y escuelas católicas, a los misioneros estadounidenses en todas las partes del mundo, se dirige el profundo agradecimiento de toda la Iglesia católica y la gratitud personal del obispo de Roma.

3. El abuso de jóvenes es un grave síntoma de una crisis que está afectando no sólo a la Iglesia, sino a la sociedad en su conjunto. Es una profunda crisis de moralidad sexual, incluso de las relaciones humanas, y sus primeras víctimas son la familia y los jóvenes. Al afrontar el problema del abuso con claridad y determinación, la Iglesia debe ayudar a la sociedad a comprender y afrontar esta crisis en su corazón.

Debe quedar totalmente claro a los fieles católicos, y a toda la comunidad, que los obispos y los superiores están preocupados, ante todo, por el bien espiritual de las almas. La gente necesita saber que no hay lugar en el sacerdocio y en la vida religiosa para quienes dañan a los jóvenes. Tienen que saber que los obispos y los sacerdotes están totalmente comprometidos en la plenitud de la verdad católica sobre asuntos de moral sexual, una verdad tan esencial a la renovación del sacerdocio y del episcopado, como a la renovación de la vida matrimonial y familiar.

4. Tenemos que confiar que este tiempo de prueba traerá una purificación de toda la comunidad católica, una purificación necesitada urgentemente si la Iglesia quiere predicar de manera más efectiva el Evangelio de Jesucristo en toda su fuerza liberadora. Ahora vosotros tenéis que asegurar que allí donde abunda el pecado, la gracia sobreabunda (Cf. Romanos 5:20). Tanto sufrimiento, tanta tristeza debe llevar a un sacerdocio más santo, a un episcopado más santo, a una Iglesia más santa.

Sólo Dios es la fuente de la santidad, y tenemos que dirigirnos sobre todo a él para pedir perdón, curación y la gracia de afrontar este desafío con un aliento sin compromisos y con armonía de intentos. Al igual que el Buen Pastor del Evangelio del último domingo, los pastores deben ser entre sus fieles y su gente hombres que inspiran profunda confianza y que les llevan hacia aguas donde pueden descansar (Cf. Ps 22:2).

Pido al Señor que les dé a los obispos de Estados Unidos la fuerza para construir la respuesta a la crisis actual sobre sólidos cimientos de fe y sobre una genuina caridad pastoral hacia las víctimas, al igual que a los sacerdotes y a toda la comunidad católica en vuestro país. Y pido a los católicos que estén cerca de sus sacerdotes y obispos, y que les apoyen con sus oraciones en estos momentos difíciles.

¡Que la paz de Cristo resucitado esté con vosotros!

 

En España hay medio millón de mujeres inmigrantes

Jornadas Nacionales sobre Migraciones con participación de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

El Monasterio de El Escorial, acogía entre el 18 y el 20 pasados, las Jornadas anuales de la Comisión Episcopal de Migraciones, a las que asistían unas 60 personas, presididas por don Ciriaco Benavente, Obispo de Coria-Cáceres, responsable de este área pastoral en la Conferencia Episcopal. Nuestra diócesis estuvo representado por el director del Secretariado diocesano, don Eugenio Campanario.

El tema central de las Jornadas era "La mujer inmigrante". Para acercarse a su realidad se expusieron distintos puntos de vista. Así, el Colectivo IOE ofreció información estadística en la que se destacó la presencia de medio millón de mujeres extranjeras en España, cuya actividad laboral es mayoritariamente el servicio doméstico, la limpieza y la hostelera, evitando pronunciarse sobre el número que trabaja en el campo de la sexualidad.

La doctora Amina Bargach se acercó a la situación psicológica y sanitaria de la mujer inmigrante, insistiendo en el desgarro que provoca la migración, analizando la problemática concreta de las mujeres que viajan con su familia, la de las que lo hacen solas...

Una tercera ponencia introdujo a los participantes en la realidad de las redes de tráfico de mujeres, uno de los aspectos más injustos y dolorosos del actual proceso de las migraciones. Se aportaron datos oficiales en los que es evidente que un altísimo porcentaje de las personas que se dedican a los distintos servicios sexuales en clubes de alterne son extranjeras.

La última ponencia, de don Julio Martínez, de la Universidad de Comillas, insistió en una condena ética del tráfico de mujeres.

La parte final de las jornadas estuvo dedicada a analizar la pastoral diocesana sobre las migraciones, detectando en general una falta de coordinación y la existencia de actividades inconexas que en muchos casos no parten de un análisis correcto de la realidad. Se insistió en la labor pastoral que las Delegaciones o Secretariados deben desarrollar, no polarizándose sobre lo asistencial o social; se recordó que la sensibilización a la comunidad diocesana debe ser una constante en el trabajo, procurando que surjan y se formen adecuadamente agentes de pastoral, entre los que deben incluirse los propios inmigrantes, a los que hay que ayudar a no constituirse en ghettos, facilitándoles su integración en las diversas comunidades cristianas.

 


Noticiario diocesano

La Asamblea Diocesana afronta su recta final con la redacción definitiva de las propuestas

Los vicarios de Evangelización y Culto adelantan por dónde se orientan las demandas de las Asambleas

La Asamblea Diocesana, convocada por don Antonio Montero en septiembre con la pretensión de actualizar el Sínodo diocesano del año 92, está llegando a su recta final. Empezó en las parroquias donde se formaron grupos que analizaron una serie de temas en torno a la contemplación y a la misión, esos grupos hicieron una serie de propuestas que fueron a unas comisiones arciprestales que los resumieron y que a su vez pasaron a una comisión diocesana para su redacción definitiva y en esa parte del proceso es en la que se encuentra ahora.

El vicario de Evangelización, don Francisco Maya, es el encargado de coordinar la comisión diocesana en su área de Misión. Destaca que las propuestas en este área apuntan a "la implicación y la participación del laicado tanto en el interior de la comunidad como de la misma sociedad. Para ello se insiste en la formación del laicado haciendo hincapié en la formación sociopolítica de la fe". También hay propuestas sobre corresponsabilidad del laicado y la estructuración de las comunidades parroquiales y arciprestazgos para que esa corresponsabilidad sea eficaz.

Por su parte, don Antonio Muñoz, vicario de Culto y Espiritualidad y encargado de coordinar la comisión diocesana en su área de Contemplación, destaca que las propuestas apuntan por acentuar la necesidad de la oración y fomentar la lectura de la Biblia, para lo que se hacen propuestas concretas como crear grupos y escuelas de oración, organizar retiros y ejercicios espirituales por arciprestazgos y fomentar el surgimiento de escuelas de formación bíblica. Sobre la contemplación de Cristo en los pobres, don Antonio Muñoz destaca que "se acentúa mucho la importancia de Cáritas y su potenciación".

El 25 de mayo se llevará a cabo el estudio definitivo y aprobación de las propuestas sobre Contemplación y el 1 de junio sobre Misión. Serán sesiones que darán comienzo a las diez de la mañana y se prolongarán hasta las seis de la tarde aproximadamente. En ellas tomarán parte en torno a seiscientas personas de los distintos sectores de la diócesis.

La clausura de la Asamblea tendrá lugar el ocho de junio en Santa Eulalia de Mérida.

 

100 programas religiosos en Onda Cero Montijo

El programa de Radio "Iglesia en Camino", que se emite todos los sábados de 12:30 a 14:00 en Onda cero Radio Montijo, 102.1 F.M., dirigido por Manuel García Cienfuegos llegaba el pasado fin de semana a su edición número cien. Este Programa comenzó a emitirse el 6 de noviembre de 1999, dentro del proyecto de programación radiofónica de la Oficina Diocesana de Información y está dirigido a las comunidades Parroquiales de Montijo y su Arciprestazgo.

Con motivo del centenario, en el programa del sábado, participaron don Antonio Montero y don José Mª Gil Tamayo, director del Secretariado Diocesano de Medios de Comunicación Social, además de los párrocos de Montijo, Valdelacalzada y Puebla de Obando, entre otros invitados, quienes pusieron de manifiesto la importancia que los Medios de Comunicación tienen en la difusión de los Valores Cristianos y en la Labor de la Iglesia.

El programa ofrece semanalmente, entre otras secciones, la Agenda de la Semana, Día del Señor, entrevistas, noticias y tiempos de reflexión y oración. Desde su inicio ha tratado un total de 568 temas, ha ofrecido 2.812 noticias, y han pasado por los micrófonos 338 personas. El programa puede seguirse en internet en la dirección http://www.radiomontijo.es.fm

 

Ordenación de diácono

El joven fontanés Diego Zambrano López ha sido ordenado diácono por don Ciriaco Benavente Mateos en la diócesis de Coria-Cáceres, en cuyo seminario realizó sus estudios eclesiásticos.

Actualmente Diego Zambrano está ampliando su formación en la Universidad Pontificia de Salamanca, donde realiza la licenciatura en Derecho Canónico. Desde la comunidad cristiana de Fuente del Maestre se ha mostrado la satisfacción por la consagración a Dios de este joven.

 

La Hospitalidad de Lourdes peregrina a Fátima

La Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes de la Diócesis de Coria-Cáceres; compuesta por fieles de ésta, de la de Mérida-Badajoz y Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca de Cáceres y Sevilla ha peregrinado por primera vez al Santuario de Fátima con enfermos.

Durante su estancia participaron en la Eucaristía en la Capillita de las apariciones y la procesión de antorchas y en la Misa Internacional que se celebra cada Domingo en el atrio de la Basílica. Además tuvieron algunas celebraciones propias..

Los enfermos procedían de las casas familiares de los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca en Cáceres y Sevilla, del psiquiátrico de Mérida, del Centro de Atención a Minusválidos físicos de Alcuescar y particulares de distintos puntos de las dos diócesis hasta contemplar el número de 40, acompañados por 80 voluntarios y 30 peregrinos.

Participó en esta peregrinación el Hermano Isidoro Lezcano Guerra, fundador de los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca.

 

350º aniversario del convento de las Carmelitas de Fuente de Cantos

El Convento de Jesús, María y José, de las Carmelitas Descalzas de Fuente de Cantos, celebra entre el 27 y el 30 de este mes una serie de actos conmemorativos del 350 aniversario de su fundación.

El programa, que se abre con un pregón a cargo del alcalde de la localidad, don Cayetano Ibarra, consta básicamente de un triduo. El día 28, centrado en la Orden del Carmen, la Eucaristía estará presidida por el Padre Provincial de los Carmelitas Descalzos de Andalucía, el día 29 se centrará en la Iglesia Misionera y la Eucaristía estará presidida por el Padre Director Provincial de los Misioneros de la Preciosa Sangre y el día 30 se dedicará a la Iglesia Diocesana y estará presidido por el Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero.

 

Celebrado el 215º Cursillo de Cristiandad

Una veintena de personas han participado en el 215 Cursillo de Cristiandad celebrado en la Casa de Espiritualidad de Gévora entre el 19 y el 21 de este mes.

El curso estuvo coordinado por don Francisco Carrallo y bajo la dirección espiritual de don Antonio Bellido, párroco de "Santa Eulalia" de Mérida y de don Jesús Pérez Mimbrero, Párroco de Alconera.

La clausura, a la que asistieron más de 200 hermanos procedentes de distintas ciudades y pueblos de la Diócesis, estuvo presidida por el Consiliario Diocesano del Movimiento de Cursillos, don Feliciano Leal y el Presidente de este Movimiento de Iglesia, Francisco L. Bobadilla. Tras la lectura y comentario de la Palabra de Dios, los nuevos cursillistas expresaron su vivencia durante el Cursillo y a continuación lo hicieron también los veteranos exponiendo sus testimonios de cómo viven su acción apostólica después del Cursillo insertándose en grupos para llevar adelante la pastoral diocesana y parroquial junto a los demás grupos de Iglesia.

 


Al paso de Dios

La ancianidad es un don

Se mire por donde se mire, llegar a la ancianidad es un regalo del cielo. Lo es porque es un modo de ser, de vivir, de sentir y, por supuesto, de mirar, tanto para atrás como para adelante. Hay aspectos del destino del hombre que sólo se afrontan en toda su verdad desde la mirada de quien ha vivido mucho ­todas las etapas- y, a pesar de eso, aún espera mucho de la vida. Lo que vive un anciano, aunque se le acorte el tiempo de las ilusiones, es mucho más rico y más denso. Y lo es, sobre todo, porque desde la ancianidad se barrunta mejor y más serenamente lo que está por venir.

Es verdad que la vejez de muchos es hoy especialmente triste, y no precisamente por los achaques físicos. Los peores son los achaques morales, los afectivos, los sociales que hoy tienen que padecer muchos ancianos, especialmente por un bajísimo nivel de valoración social. Nunca se dio tanta fractura entre generaciones y nunca los ancianos estuvieron más lejos y menos comprendidos por las generaciones que les preceden. Ciertamente se le ofrecen más medios que nunca, pero no siempre van acompañados de afecto y reconocimiento.

Por eso es necesario que nuestra sociedad recupere el tesoro de la ancianidad y le reconozca que con su pasado ha hecho posible nuestro presente, que sólo mereceremos en la medida que sepamos agradecérselo.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el V Domingo de Pascua

Palabra de Dios

Hechos de los Apóstoles 6, 1-7

En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de lengua hebrea, diciendo que en el suministro diario no atendían a sus viudas. Los apóstoles convocaron al grupo de los discípulos y les dijeron:

-No nos parece bien descuidar la Palabra de Dios para ocuparnos de la administración. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espíritu de sabiduría, y los encargaremos de esta tarea; nosotros nos dedicaremos a la oración y al servicio de la palabra. La propuesta les pareció bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Simón, Parmenas y Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y ellos les impusieron las manos orando.

La Palabra de Dios iba cundiendo y en Jerusalén crecía mucho el número de discípulos; incluso muchos sacerdotes aceptaban la fe.

Salmo 32, 1-2, 4-5, 18-19

R. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti. (
O Aleluya)

Aclamad, justos, al Señor,
que merece la alabanza de los buenos.
Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas.

1ª carta de san Pedro 2, 4-9

Acercándoos al Señor, la piedra viva desechada por los hombres, pero escogida y preciosa ante Dios, también vosotros, como piedras vivas, entráis en la construcción del templo del Espíritu , formando un sacerdocio sagrado para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por Jesucristo () Vosotros sois una raza elegida, un sacerdocio real, una nación consagrada, un pueblo adquirido por Dios para proclamar las hazañas del que os llamó a salir de la tiniebla y entrar en su luz maravillosa.

Evangelio según san Juan 14, 1-12

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:

- Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias, si no os lo habría dicho, y me voy a prepararos sitio. Cuando vaya y os prepare sitio volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino.

Tomás le dice:

- Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo podemos saber el camino?

Jesús le responde:

- Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.

Felipe le dice:

- Señor, muéstranos al Padre y nos basta.

Jesús le replica:

- Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: &laqno;Muéstranos al padre»? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, Él mismo hace las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

29, lunes: Hch 14, 5-18; Jn 14, 21-26.
30, martes:
Hch 14, 19-28; Jn 14, 27-31a.
1, miércoles:
Hch 15, 1-6; Jn 15, 1-8.
2, jueves:
Hch 15, 7-21; Jn 15, 9-11.
3, viernes:
Hch 1Cor 15, 1-8; Jn 14, 6-14.
4, sábado:
Hch 16, 1-10; Jn 15, 18-21.
5, domingo: Hch 8, 5-8. 14-17; 1P 3, 15-18; Jn 14, 15-21.

 

Comentario litúrgico

No sabemos

La postura de los apóstoles que nos presenta el evangelio puede ser reconfortante para nosotros. Llevan casi tres años con Jesús, en ese tiempo le han oído palabras y promesas que no sólo han sido dichas sino también confirmadas por la misma actitud de Jesús y por sus milagros. Pues, a pesar de todo esto, sentados a la mesa de la Última Cena y cuando es de suponer que la obra de Cristo tiene asegurada su continuidad en aquellos hombres, nuestros hermanos los Apóstoles se descubren con un mar de dudas. Podemos resumir su actitud interior con el epígrafe que encabeza estas líneas: "no sabemos".

Es un "no sabemos" que encaja perfectamente con nuestras oscuridades y nuestras dudas que parecen ser el caldo de cultivo de toda vida de fe.

Tomás es contundente. Cristo se está despidiendo y les anuncia que les espera en su nueva morada y el apóstol con todo aplomo intenta sacar al Maestro de su aparente ingenuidad aclarándole que ni siquiera saben a donde va ¿cómo le van a seguir?:

Pues Felipe no es menos expeditivo: si Jesús cree haber respondido a las dudas acerca del camino afirmando que va al Padre, el apóstol le viene a decir que aún no sabe nada del Padre, ¿cómo se va a sentir interesado en ir a Él?

Las respuestas de Jesús a la repetida ignorancia de los discípulos pueden ayudar también a nuestras dudas y oscuridades: Él se presenta como la solución total y cercana a todas las dudas, a toda la ignorancia de los apóstoles pues Él trasparenta el rostro del Padre y quien se acerca a Él está cerca del Padre.

Es una invitación a volver a la simplicidad del evangelio meditado y a la cercanía de la Eucaristía recibida.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

30 de abril:santos Amador, Pedro y Luis (+ 855)

Era el 30 de abril del 855, cuando la Córdoba califal refulge en todo su espléndido resplandor de poder, ciencia y arte.Pero...no hay poder sin corrupción, ni existe civilización que no pague su tributo a la prepotencia, la intolerancia y la barbarie, porque todo sistema de organización humana conlleva el germen de su propia destrucción; por eso los califas, por tantos títulos admirables, se comportaron en muchos aspectos como déspotas.

Tal es el caso de estos tres mártires, Amador, Pedro y Luis, muertos heróicamente a causa del odio a su fe. Si los traemos ahora a este santoral, no es para atizar el enfrentamiento islamo-cristiano, ¡todo lo contrario!, pues los mártires son víctimas inocentes que mueren perdonando, como signo de la mejor reconciliación. Por eso me da rabia cuando oigo calificar de 'mártires' a los kamikaces palestinos .

Si hoy los recordamos , oportunamente creo, es porque Amador era sacerdote, Pedro un monje y Luis un seglar: esto es lo que podríamos llamar "pastoral martirial de conjunto", o sea, toda una suerte de unidad pastoral de larguísimo alcance.

En los impulsos de la nueva evangelización y en medio de nuestra Asamblea diocesana, está bien recordar que todos somos uno, sin demasiados subdistingos: trabajar unidos laicos, religiosos y clero, no es una opción, es la opción, lo contrario es más ridículo que un guardia suizo vaticano en la plaza Roja de Moscú durante los años 50.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

29, lunes: Catalina de Siena, Acardo, Hugo el Grande, Severo.
30, martes: Pío V, Amador, Augulio, Diodoro, Rodopiano, Donato.
1, miércoles: José, obrero. Andéolo, Isaac, Segismundo.
2, jueves: Atanasio, Félix, Boris.
3, viernes: Felipe y Santiago. Evencio, Alejandro y Teódulo.
4, sábado: Nª Sª de la Montaña. Agapito y Secundino, Silvano.
5, domingo: Joviniano, Eutimino, Máximo.

 


Contraportada

La pastoral obrera de la Iglesia es hoy especialmente necesaria

Ante el 1º de Mayo, solemnidad de San José Obrero y Día Mundial del Trabajo

Cinco años antes de la publicación de la 'Carta Magna de la instauración del nuevo orden económico y social', como llamó Juan XXIII a la Encíclica Rerum Novarum, de León XIII, llegó el 1º de Mayo de 1886. Por todas partes se realizaron importantes manifestaciones a una única voz: "A partir de hoy, ningún obrero debe trabajar más de 8 horas por día". Los obreros de Estados Unidos fueron quienes iniciaron una etapa importante en la historia de la clase obrera. Con su inmensa huelga del 1º de Mayo de 1886, inauguraron una serie de manifestaciones del 1º de Mayo por todo el mundo.

En Chicago no hubo menos de 5.000 huelgas y alrededor de 340.000 huelguistas. Y el 1º de Mayo se produjeron acontecimientos que tendrían una resonancia mundial. Al terminar la tarde, de 7.000 a 8.000 huelguistas se fueron a la salida de la fábrica. Hubo choque con la Policía... la multitud huyó, dejando 6 muertos y muchos heridos por el camino. Detuvieron a 8 obreros. La sentencia dictada el 20 de Agosto de 1886, condenaba a los ocho acusados a la horca. Siete años más tarde, una revisión del proceso demostró la injusticia del mismo.

La sangre vertida por los obreros, a quienes se les reconoce en la historia como los 'Mártires de Chicago', no fue inútil. En total, 125.000 obreros obtuvieron la jornada de 8 horas. A fin de mes se-rían 200.000 y 250.000 un poco más tarde. Al poco, 1.000.000 verían disminuir su jornada de trabajo.

Actualizando el presente

"Nuestro mundo empieza el nuevo milenio cargado de las contradicciones de un crecimiento económico, cultural, tecnológico, que ofrece a pocos afortunados grandes posibilidades, dejando no sólo a millones y millones de personas al margen del progreso, sino a vivir en condiciones de vida muy por debajo del mínimo requerido por la dignidad humana" (NMI 50).

Hoy, la llamada globalización económica está activando mecanismos perversos, propios del actual sistema neocapitalista y neoliberal, a los que "hay que someter en el futuro a un análisis atento bajo el aspecto ético-moral" (SRS 16), los cuales, en nombre del desarrollo económico, hacen que los beneficios sean acaparados por unas pocas manos y, al igual que ocurría en 1886, se sigue empujando cada día a la miseria y a la exclusión a miles de personas que van agrandando el grupo de los empobrecidos de nuestro mundo.

Los gobiernos promulgan normativas que favorecen la competitividad de las empresas y así facilitan la contratación temporal y el despido permanente de los obreros, consideran solamente los intereses del capital y no contemplan los legítimos intereses de la persona contratada. "La economía va bien" para los empresarios, pero muy mal para los trabajadores.

La precariedad laboral afecta a todos los sectores laborales y especialmente la sufren los trabajadores de la economía sumergida, los inmigrantes 'sin papeles' y tantos otros que están subempleados y que son mayoritariamente jóvenes y mujeres. Hoy, en España hay 2.213.400 personas en paro y 3.800.000 de trabajadores están con contrato temporal. Otros 1.168.000 tienen contrato a tiempo parcial.

En Extremadura, 101.000 personas están en paro (el 60% de ellas son mujeres). "La pobreza en nuestra región tiene un rostro juvenil y femenino", se decía en el Congreso sobre 'La Iglesia en Extremadura ante la Pobreza' de octubre de 1999.

Esta precarización del empleo y el aumento de la temporalidad siguen generando inseguridad y falta de salud en el trabajo. De cada 1.000 trabajadores contratados, 105 sufren algún accidente laboral. En Extremadura, en el año 1999, hubo 14.616 accidentes laborales ( leves 14.295; graves 307 y mortales 14)

Mirando el futuro

La pastoral obrera es especialmente necesaria hoy en la actividad pastoral de la Iglesia. "Uno de los contenidos más importantes de la Nueva Evangelización está constituido por el anuncio del 'Evangelio del trabajo' que he presentado en mi encíclica 'Laborem Exercens ' -afirma Juan Pablo II- y que, en las condiciones actuales, se ha vuelto 'especialmente necesario'. Ello supone una intensa y dinámica pastoral de los trabajadores, tan necesaria hoy como en el pasado, respecto de la cual, bajo algunos aspectos se ha vuelto todavía más difícil. La Iglesia tiene que buscar siempre nuevas formas y nuevas métodos, sin ceder al desaliento".

Los 'pobres' se encuentran bajo diversas formas; aparecen en diversos lugares y en diversos momentos; aparecen en muchos casos como resultado de la violación de la dignidad del trabajo humano: bien sea porque se limitan las posibilidades del trabajo ­es decir por la plaga del desempleo y la precariedad, bien porque se deprecian el trabajo y los derechos que fluyen del mismo. (LE 8)

La Iglesia está vivamente comprometida en esta causa, porque la considera como su misión, su servicio, como verificación de su fidelidad a Cristo, para poder ser verdaderamente la "Iglesia de los pobres". (LE 8)

El trabajo juega en nuestra sociedad un papel fundamental y decisivo en la vida personal, familiar y social. Cuando el trabajo y sus condiciones se ven profundamente deteriorados, como ocurre en la situación actual, toda vida personal, familiar y social se ve afectada negativamente: "El trabajo ocupa el centro mismo de la cuestión social y es la clave, quizás la clave esencial, de toda la cuestión social". (LE 3)

Los trabajadores son mayoría en nuestra sociedad y en nuestra Iglesia. Sería una contradicción grande que la actividad pastoral dirigida a ellos no ocupara un lugar preferente en la actividad pastoral de la Iglesia.

Por todo lo anterior, la evangelización del mundo obrero, objetivo central de la pastoral obrera, es preocupación, responsabilidad y tarea de toda la Iglesia (EN 14; CLIM 19).

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com



Return to Camino