Iglesia en camino

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Número 708. 27 de abril de 2008

Director: Juan José Montes


Temas de la semana

La Diócesis ha acogido las I Jornadas Hispano-Lusas de Pastoral Penitenciaria

Este domingo la Iglesia ora por las Vocaciones Nativas

La Pascua del Enfermo mira al acompañamiento de las familias

Culmina la visita del Papa a EE.UU

Niños de toda la Diócesis participan en el Festival de la Canción Misionera

Escuela de padre: Ética y sus aplicaciones

Visita Pastoral del Arzobispo a Valverde de Burguillos

Jerez de los Caballeros renueva sus campanas

Centenario del nacimiento de D. José Hidalgo

 


Actualidad

Jornada de las Vocaciones Nativas

Aumentan las vocaciones nativas y también sus necesidades

Este domingo se celebra la Jornada de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol dedicada a las vocaciones nativas en países de misión. Una jornada, que bajo el lema Responsabilidad de todos, “pretende sensibilizar y buscar ayuda en las comunidades cristianas, para que las vocaciones que en Europa escasean se produzcan en otros sitios”, como apunta Juan Andrés Calderón, Director de las Obras Misionales Pontificias (OMP) en la Archidiócesis de Mérida-Badajoz.

Aumento de vocaciones y de carencias

En los últimos años las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada están experimentando un aumento en los países de misión, donde la fe cristiana y las comunidades se van afianzando de una manera estable. Pero este aumento no ha sido proporcional al aumento de los recursos necesarios para atender a tantas personas. Juan Andrés Calderón indica que “las mayores carencias en estos países son el cierre de seminarios antes de concluir el curso por falta de alimentos para los seminaristas, la falta de formadores y profesores suficientemente preparados, y la carencia de los materiales más básicos, como libros o aulas, imprescindibles para la formación adecuada de las vocaciones ”.

Becas de formación

Desde la OMP se ayuda al sostenimiento de las vocaciones atendiendo a más de 80.000 seminaristas, una cuarta parte de todos los que hay en los países de misión.

Una forma de ayudar a la formación de las vocaciones nativas es a través de “Becas”, que suponen un apoyo económico a seminaristas y novicios en sus diversas modalidades (un curso académico, tres o seis años de formación). Con estas becas se complementa el gran esfuerzo que hacen las diócesis de los países de misión para apoyar las vocaciones nacidas en sus comunidades.

Además, según afirma Juan Andrés Calderón, “con esta jornada también se ayuda a sostener a los sacerdotes mayores enfermos y jubilados de los países de misión, que han dado su vida por Jesús y por la Iglesia, y que ahora no cuentan con recursos”..

 

Este domingo la Iglesia celebra la Pascua del Enfermo

El Sexto Domingo de Pascua la Iglesia española celebra la Pascua del Enfermo que, en esta ocasión, se centra en la última etapa de la vida y en el duelo, con la esperanza de Jesús resucitado. Una celebración enmarcada dentro de la Campaña del Enfermo que comenzó el 11 de febrero, con la jornada mundial.

Con motivo de esta Pascua, la Pastoral de la Salud de nuestra diócesis se pregunta “cómo se puede mejorar nuestra actitud a la hora de acoger, de acompañar, tanto a la familia como al enfermo, y ofrecerle la solidaridad, el cariño, la cercanía y el respeto que necesita”, como apunta José Manuel Álvarez Maqueda, Delegado episcopal para la Pastoral de la Salud, que añade “acompañar desde la solidaridad, estar cercano más allá de intereses puntales, es una labor importante que se se realiza en las comunidades cristianas”.

Colaboración con instituciones

Desde nuestra diócesis se trabaja en varios frentes el acompañamiento a los enfermos y a sus familiares colaborando, por ejemplo, con los Equipos de Cuidados Paliativos del Servicio extremeño de Salud. Además realiza, junto a otras instituciones, “una labor de formación de un voluntariado que pueda acompañar dignamente en las situaciones de dificultad que se presentan al final de la vida, donde está implicada la familia y, también de alguna manera, la comunidad cristiana”, afirma José Manuel Álvarez.

Desde la Pastoral de la Salud de nuestra diócesis se espera que “cada vez sean más los cristianos que se formen en la atención a los enfermos, de tal manera que cualquier situación que se presente, cualquier familia, pueda tener en la medida que nos sea posible un acompañamiento digno ante la muerte”.

Grupos en las parroquias

En la mayoría de las parroquias de nuestra diócesis ya existe un grupo que trabaja en dar ese acompañamiento necesario tanto a enfermos como a familiares. Pero la importancia de estos grupos para una comunidad cristiana hace que se trabaje arduamente para potenciarlos en toda la diócesis.

Gévora

Capellanes y voluntarios de las cárceles participan en unas Jornadas Penitenciarias

La casa de oración de Gévora ha acogido el primer Encuentro Hispano-Luso de Pastoral Penitenciaria, organizado por la Delegación episcopal de Pastoral Penitenciaria de Mérida-Badajoz y la Pastoral Prisional de Portugal.

Numerosos representantes

Al encuentro, que duró dos días, asistieron alrededor de 60 personas, entre capellanes de cárceles y voluntarios, y contó, además, con la presencia del arzobispo de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, el obispo de Santander y responsable de la Pastoral Penitenciaria de la CEE, Vicente Jiménez Zamora, y el obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro.

Durante estas jornadas se trabajó en ponencias los retos de la pastoral penitenciaria, así como el perfil del voluntariado y la importancia de su formación. También se aprovechó este encuentro para visitar Olivenza, donde se celebró la Eucaristía.

Para Andrés Cruz, Delegado episcopal para la Marginación Social, este encuentro “ha sido una experiencia enriquecedora al poder compartir reflexiones y formas de trabajar con los reclusos”.

 

Fuente del Arco

El arciprestazgo de Llerena organiza un encuentro de catequistas

Alrededor de cuarenta catequistas del arciprestazgo de Llerena se reunieron en Fuente del Arco bajo el lema “Llamados a una nueva evangelización”. Una jornada que contó con la participación del Delegado episcopal para la Catequesis, Francisco Romero. En este encuentro se trabajó, en grupos, la importancia de la formación permanente de los catequistas para estar bien preparados para anunciar el Evangelio en la situación socio-religiosa actual.

Los catequistas aprovecharon las reuniones por grupos para compartir sus preocupaciones y alegrías.

Tras la comida, los asistentes a este encuentro participaron en un juego de preguntas bíblicas.

La jornada concluyó con una Eucaristía en la ermita de la Virgen del Ara, donde se desarrolló el encuentro, con la que se dio gracias a Dios por todo lo recibido durante la jornada.

Los participantes se mostraron “ilusionados y contentos por el encuentro celebrado” y esperan que “el próximo curso se vuelvan a reunir en otra convivencia que les ayude en el arduo trabajo de transmitir la Buena Noticia a los niños y jóvenes”.

 

Jerez de los Caballeros

Se renuevan las campanas

La comunidad parroquial de Jerez de los Caballeros ha culminado, recientemente, el proceso de restauración y renovación de las numerosas campanas -21 en total- con las que cuentan sus templos parroquiales.

Este proceso de recuperación, que se iniciaba en noviembre de 2005, ha sido realizado por la empresa extremeña “Campanas Rivera”, gracias al patrocinio de la Fundación “Caja Madrid”, La Caixa, así como las aportaciones particulares de los jerezanos. Además, el Ayuntamiento de la localidad ha costeado una nueva campana, dedicada a la Virgen de Aguasantas, patrona de la localidad, que se une a la campana conmemorativa de nueva factura que se ha realizado en recuerdo de esta restauración.

 

Montijo

La parroquia de San Pedro celebra una convivencia

La comunidad parroquial de San Pedro Apóstol de Montijo ha celebrado, en Barbaño, una convivencia en la que participaron más de un centenar de personas para celebrar la Pascua de Resurrección y con el objetivo de que la parroquia crezca como “la gran familia de la Iglesia”.

Durante esta jornada se realizaron dinámicas y juegos que ayudaron a conocerse a los allí presentes. Además, se celebró una misa en la que la parroquia obsequió a sus Agentes de Pastoral con una Agenda Parroquial..

 

200 personas participan en el Festival de la Canción Misionera

El Seminario de Badajoz ha acogido la celebración del Festival de la Canción Misionera en el que participaron 200 personas, entre niños y catequistas.

En el encuentro se trabajó el espíritu misionero a través de reuniones y juegos, amenizados por la Renovación Carismática de Mérida. La jornada concluyó con las canciones preparadas por los grupos. 

 

Encuentro del Movimiento Rural Cristiano

El MRC ha celebrado el encuentro anual de nuestra diócesis en Atalaya. Un encuentro en el que participaron unas 60 personas. En esta jornada los asistentes trabajaron, bajo el lema “Participar: recuperar el sentido de lo comunitario”, la necesidad de implicarse en la vida de los pueblos. El encuentro concluyó con una Eucaristía.

 

Contenedor a Honduras

Estos días llegará a Honduras el contenedor enviado el pasado 8 de marzo desde Talavera la Real, para colaborar con el Padre Patricio Larrosa en la obra social que mantiene en ese país. Dicho contendedor lleva hasta Honduras 20.000 kilos de material de ayuda, entre el que encontramos carne enlatada y otros alimentos, sillas y mesas para colegios, colchones, 3.000 kilos de ropa nueva y usada, calzado nuevo, máquinas de escribir y material informático. El Padre Patricio mantiene en este país proyectos de ayuda a la población, sobre todo a los niños, con becas y comedores.

 

Cursillo prematrimonial

La casa de oración de Gévora ha acogido un cursillo extraordinario para novios que pronto contraerán matrimonio, organizado por el arciprestazgo de San Fernando y coordinado por la parroquia de San Juan de Dios. A este cursillo han asistido 19 parejas, de distintas parroquias de Badajoz, y se ha desarrollado en un clima de diálogo y participación. El equipo encargado de impartir este cursillo estuvo formado por cuatro matrimonios de los movimientos Equipos de Nuestra Señora y Encuentro Matrimonial, acompañados por dos sacerdotes del arciprestazgo.

 

Cáritas Diocesana

Reunión de la Comisión de Inmigración

Almendralejo ha acogido el lunes la celebración de la segunda reunión de la Comisión de Inmigración de Cáritas Diocesana. A dicha reunión asistieron Eugenio Campanario, Delegado episcopal para las Migraciones, y los técnicos y miembros de las cáritas parroquiales y arciprestales involucradas en el trabajo con este sector de la sociedad.

En esta comisión se trató el borrador del “protocolo de actuación con población inmigrante”, que pretende ser una herramienta que nos ayude a trabajar, convivir y compartir con ellos.

 

Miembro de la Pastoral Universitaria

Un profesor de la Uex presenta un documento sobre la pobreza

Jesús Pérez Mayo, profesor de Economía aplicada de la Universidad de Extremadura, ha escrito “La dimensión territorial de la pobreza y la privación en España”, documento en el que se analiza la distribución de la exclusión social en España, haciendo hincapié en su dimensión territorial, observándose importantes diferencias entre comunidades autónomas. Además, en este estudio, se determinan cuáles son los factores causantes de la pobreza.

En el documento, su autor plantea una serie de medidas para paliar esa pobreza, como la creación de una agencia estatal que coordine las políticas sociales del gobierno.

 

Breves

Oferta de empleo en Cáritas

Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz convoca una plaza de Auxiliar Educador para el Programa Sin Hogar, en el Centro Padre Cristóbal, de Mérida. Los interesados pueden mandar el curriculum antes del día 2 de mayo a: Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz. Avda. Antonio Masa Campos, 13-bajo. 06005-Badajoz. O a secretaria.cdmeba@caritas.es .

 

Día de la Salud en San Fernando

El pasado lunes tuvo lugar en la parroquia de San Fernando de Badajoz el Día de la Salud y la Vida con el objetivo de concienciar de que todos somos agentes de la salud. La jornada comenzó con la conferencia impartida por la psicóloga Teresa de Felipe y continuó con un chequeo médico. El acto concluyó con la celebración de la Eucaristía.

 


España/Mundo

El balance de ésta es muy positivo, según han recogido numerosos analistas vaticanos

Termina la Visita Apostólica del Papa Benedicto XVI a los Estados Unidos

Benedicto XVI finalizó el domingo su octavo viaje apostólico internacional a Estados Unidos, dejando atrás momentos muy emotivos, como el vivido al encender un cirio en la Zona Cero donde el Pontífice pronunció una oración ante representantes de las autoridades civiles y familiares de las víctimas en la que pidió que el amor llegue a los corazones de cuantos viven nublados por el odio. El Santo Padre visitó Washington y Nueva York, en cuatro días, durante los que se encontró, además de con el presidente estadounidense, con jóvenes universitarios, niños discapacitados, familiares de las víctimas de abusos sexuales, miembros de las diferentes archidiócesis, el personal de Naciones Unidas, y con la comunidad judía de la capital norteamericana. Cumpliendo una agenda repleta de actos que el Papa quiso cumplir para mostrar a este país, la cercanía de la Iglesia.

El domingo pasado terminaba el Viaje Apostólico del papa Benedicto XVI a los Estados Unidos. Un viaje que ha sido calificado de “éxito” por los analistas vaticanos.

Entre ellos, el padre Federico Lombardi, director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, quien hacía un breve balance de este Viaje Apostólico pocas horas antes de su finalización, asegurando que se han logrado, incluso inesperadamente, los objetivos propuestos para este Viaje, pues el encuentro del Papa y el pueblo estadounidense fue de amistad, de respeto y de reconocimiento de las características positivas de este pueblo y su vocación de servicio a toda la humanidad.

Reconciliación

Pero además se ha logrado la reconciliación de la Iglesia católica por los casos de pederastia que, años atrás, dañaron gravemente la imagen de la Iglesia católica norteamericana y sobre los que el Papa no ha dudado en afirmar sentir “vergüenza”. “También se alcanzó -ha afirmado el Padre Lombardi- el necesario aliento a la Iglesia católica americana que ha vivido sus períodos difíciles, seguidos por los ya bien conocidos escándalos de los años recientes, pero que ha sido proyectada por el Papa con confianza hacia el futuro, más allá de este dolor de estos años, haciendo que esta triste y dolorosa experiencia del pecado, sea también un punto de partida para una renovada responsabilidad y para una gran esperanza en poder volver a dar un pleno entusiasmo. Fue muy emotivo el encuentro que mantuvo el papa Benedicto XVI con algunas de los familiares de las víctimas de abusos sexuales.

Visita a la “Zona Cero”

En el última día del Viaje de Benedicto XVI también tenía lugar otro encuentro emotivo en la visita que el Papa realizaba a la “Zona Cero” donde antes se levantaban las “torres gemelas” de Nueva York. “Ciertamente -explicaba Federico Lombardi- la esperanza es la gran lectura de este viaje del Papa a Estados Unidos. Y si bien este momento en la Zona Cero evoca tragedias terribles, debe ser leído en clave de esperanza, de purificación. Hemos estado en un lugar símbolo del odio, de un odio incomprensible, de un odio misterioso, muy grande, la negación de la dignidad de la vida humana. Pero, es también un lugar que recuerda mucha solidaridad, que recuerda el empeño por buscar salvar a aquellos que habían sido golpeados por esta tragedia. Un lugar donde muchos sacrificaron sus vidas por los demás”.

Construir hacia lo alto

Para el portavoz vaticano la Zona Cero es “Un lugar para construir hacia lo alto, como los rascacielos de Manhattan, un lugar donde encontrar las bases para volver a construir, donde ha habido un gran odio, un lugar fundado en el amor, en la comprensión recíproca y en los valores comunes que son más fuertes que la muerte”.

El Santo Padre recordaba también, en su discurso de despedida, la visita que había realizado a la Zona Cero y que quedaría profundamente grabada en su memoria. “Seguiré rezando por los que fallecieron y por los que sufren las consecuencias de la tragedia que tuvo lugar en 2001. Rezo por todos los Estados Unidos, realmente por todo el mundo, para que el futuro traiga una mayor fraternidad y solidaridad, un creciente respeto recíproco y una renovada fe y confianza en Dios, nuestro Padre que está en el cielo”.

Discurso en la ONU

Por último, refiriéndose a la visita de Benedicto XVI en Naciones Unidas, el Padre Lombardi reconoció que ha tenido un carácter muy especial respecto a los otros momentos de encuentro con el pueblo y la iglesia estadounidense, ya que allí dio su mensaje a toda la humanidad.

Redacción/Agencias

 

Ha fallecido el Cardenal colombiano Alfonso López Trujillo

El Cardenal Alfonso López Trujillo, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia, falleció esta semana en Roma por complicaciones de una larga enfermedad. El Purpurado estaba hospitalizado desde hace cuatro semanas en la capital italiana.

El Cardenal López Trujillo nació en Villahermosa, diócesis de Líbano-Honda, Colombia, el 8 de noviembre de 1935. Fue ordenado sacerdote en 1960. En 1971 fue nombrado Obispo Auxiliar de Bogotá y en 1979, Arzobispo de Medellín.

El 2 de febrero de 1983 fue creado cardenal por el Papa Juan Pablo II. En ese momento, se convirtió en el cardenal más joven de la Iglesia. Desde el 8 noviembre de 1990 trabajaba como Presidente del Consejo Pontificio para la Familia.

ACI


Crónicas de la Visita Pastoral a la Diócesis

Valverde de Burguillos

La pequeña comunidad parroquial de Ntra. Sra. de la Antigua de Valverde de Burguillos acogió entusiasmada la Visita del Sr. Obispo, después de casi diez años que no se producía una Visita pastoral.

Fue recibido en la ermita de Ntra. Sra. del Valle, patrona de la localidad, por el párroco, Antonio Mª Rejano, acompañado del Consejo de Pastoral y del Alcalde. Durante la recepción, el Sr. Obispo se dirigió a los fieles invitándoles a vivir la Visita pastoral como un impulso en la evangelización e hizo hincapié en la necesidad que tienen los laicos de ser los protagonistas en la vida de la iglesia. Pudo compartir en el templo con los fieles su satisfacción y su alegría por encontrarse en un paraje tan espectacular.

El encuentro con los Consejos de pastoral y de economía fue un buen estímulo para que sigan desarrollando su misión de acompañar al párroco en las distintas decisiones que en la Parroquia se tomen. Compartió con ellos un café preparado por los miembros del consejo.

Junto a los niños de catequesis, seis, compartió la alegría de quienes saben valorar las cosas pequeñas y maravillosas que le ofrece la vida. Le hicieron preguntas interesantes, donde expusieron sus conocimientos adquiridos en la clase de religión y en catequesis. Le preguntaron a don Santiago cómo podrían acoger a Jesús, como lo acogió María, a lo que respondió que hay que acogerlo en el corazón, portándose bien, rezando y hay que hacerle caso al Señor.

Paseando por la localidad, se acercó a visitar a los distintos enfermos, entre ellos dos centenarias, que compartieron con el Sr. Obispo el dolor y el deseo de seguir viviendo. El alcalde del municipio lo recibió en la puerta del ayuntamiento, desde donde accedió al salón de plenos para compartir con la corporación municipal las inquietudes del pueblo, expresando ambas partes la colaboración existente entre las dos instituciones.

Culminaría el día con la Misa estacional, donde junto a todos los sacerdotes del arciprestazgo y el vicario episcopal de zona, el Obispo compartió la mesa del Señor con los fieles congregados en torno al altar, animándoles de nuevo a sacar muchos frutos de la Visita Pastoral.

Antonio Mª Rejano Caballero
Secretario de Visita Pastoral


Análisis

“Es inconcebible que los creyentes tengan que suprimir su fe para ser ciudadanos activos”

Discurso de Benedicto XVI en la Asamblea de la ONU

Al comenzar mi intervención en esta Asamblea, [...] saludo a los Embajadores y a los Diplomáticos de los Estados Miembros, así como a todos los presentes: a través de ustedes, saludo a los pueblos que representan aquí. Ellos esperan de esta Institución que lleve adelante la inspiración que condujo a su fundación, la de ser un “centro que armonice los esfuerzos de las Naciones por alcanzar los fines comunes”, de la paz y el desarrollo. [...]

A través de las Naciones Unidas, los Estados han establecido objetivos universales que, aunque no coincidan con el bien común total de la familia humana, representan sin duda una parte fundamental de este mismo bien. Los principios fundacionales de la Organización –el deseo de la paz, la búsqueda de la justicia, el respeto de la dignidad de la persona, la cooperación y la asistencia humanitaria– expresan las justas aspiraciones del espíritu humano y constituyen los ideales que deberían estar subyacentes en las relaciones internacionales. [...] Las Naciones Unidas encarnan la aspiración a “un grado superior de ordenamiento internacional”, inspirado y gobernado por el principio de subsidiaridad y, por tanto, capaz de responder a las demandas de la familia humana mediante reglas internacionales vinculantes y estructuras capaces de armonizar el desarrollo cotidiano de la vida de los pueblos. Esto es más necesario aún en un tiempo en el que experimentamos la manifiesta paradoja de un consenso multilateral que sigue padeciendo una crisis a causa de su subordinación a las decisiones de unos pocos, mientras que los problemas del mundo exigen intervenciones conjuntas por parte de la comunidad internacional.

Ciertamente, cuestiones de seguridad, los objetivos del desarrollo, la reducción de las desigualdades locales y globales, la protección del entorno, de los recursos y del clima, requieren que todos los responsables internacionales actúen conjuntamente y demuestren una disponibilidad para actuar de buena fe, respetando la ley y promoviendo la solidaridad con las regiones más débiles del planeta. Pienso particularmente en aquellos Países de África y de otras partes del mundo que permanecen al margen de un auténtico desarrollo integral, y corren por tanto el riesgo de experimentar sólo los efectos negativos de la globalización. [...]

La vida de la comunidad, tanto en el ámbito interior como en el internacional, muestra claramente cómo el respeto de los derechos y las garantías que se derivan de ellos son las medidas del bien común que sirven para valorar la relación entre justicia e injusticia, desarrollo y pobreza, seguridad y conflicto. La promoción de los derechos humanos sigue siendo la estrategia más eficaz para extirpar las desigualdades entre Países y grupos sociales, así como para aumentar la seguridad. Es cierto que las víctimas de la opresión y la desesperación, cuya dignidad humana se ve impunemente violada, pueden ceder fácilmente al impulso de la violencia y convertirse ellas mismas en transgresoras de la paz. Sin embargo, el bien común que los derechos humanos permiten conseguir no puede lograrse simplemente con la aplicación de procedimientos correctos ni tampoco a través de un simple equilibrio entre derechos contrapuestos. La Declaración Universal tiene el mérito de haber permitido confluir en un núcleo fundamental de valores y, por lo tanto, de derechos, a diferentes culturas, expresiones jurídicas y modelos institucionales. No obstante, hoy es preciso redoblar los esfuerzos ante las presiones para reinterpretar los fundamentos de la Declaración y comprometer con ello su íntima unidad, facilitando así su alejamiento de la protección de la dignidad humana para satisfacer meros intereses, con frecuencia particulares. La Declaración fue adoptada como un “ideal común” (preámbulo) y no puede ser aplicada por partes separadas, según tendencias u opciones selectivas que corren simplemente el riesgo de contradecir la unidad de la persona humana y por tanto la indivisibilidad de los derechos humanos. [...]

El discernimiento muestra cómo el confiar de manera exclusiva a cada Estado, con sus leyes e instituciones, la responsabilidad última de conjugar las aspiraciones de personas, comunidades y pueblos enteros puede tener a veces consecuencias que excluyen la posibilidad de un orden social respetuoso de la dignidad y los derechos de la persona. Por otra parte, una visión de la vida enraizada firmemente en la dimensión religiosa puede ayudar a conseguir dichos fines, puesto que el reconocimiento del valor trascendente de todo hombre y toda mujer favorece la conversión del corazón, que lleva al compromiso de resistir a la violencia, al terrorismo y a la guerra, y de promover la justicia y la paz. Además, esto proporciona el contexto apropiado para ese diálogo interreligioso que las Naciones Unidas están llamadas a apoyar, del mismo modo que apoyan el diálogo en otros campos de la actividad humana. El diálogo debería ser reconocido como el medio a través del cual los diversos sectores de la sociedad pueden articular su propio punto de vista y construir el consenso sobre la verdad en relación a los valores u objetivos particulares. [...]

Obviamente, los derechos humanos deben incluir el derecho a la libertad religiosa, entendido como expresión de una dimensión que es al mismo tiempo individual y comunitaria, una visión que manifiesta la unidad de la persona, aun distinguiendo claramente entre la dimensión de ciudadano y la de creyente. [...] Es inconcebible que los creyentes tengan que suprimir una parte de sí mismos –su fe– para ser ciudadanos activos. Nunca debería ser necesario renegar de Dios para poder gozar de los propios derechos. Los derechos asociados con la religión necesitan protección sobre todo si se les considera en conflicto con la ideología secular predominante o con posiciones de una mayoría religiosa de naturaleza exclusiva. No se puede limitar la plena garantía de la libertad religiosa al libre ejercicio del culto, sino que se ha de tener en la debida consideración la dimensión pública de la religión y, por tanto, la posibilidad de que los creyentes contribuyan la construcción del orden social. [...] El rechazo a reconocer la contribución a la sociedad que está enraizada en la dimensión religiosa y en la búsqueda del Absoluto –expresión por su propia naturaleza de la comunión entre personas– privilegiaría efectivamente un planteamiento individualista y fragmentaría la unidad de la persona.   

 

Este mundo nuestro

Laicos

La semana pasada glosaba, desde esta misma sección, la realidad de la institución de ministros extraordinarios de la Comunión en nuestra archidiócesis, lo que ha supuesto un aldabonazo, incluso preocupándose de ello varios medios de comunicación social.

La Iglesia con ese ministerio y otros muchos, denominados laicales, tiene bastantes seglares en sus tareas hacia dentro de Ella misma, aunque aún no en el número ni en la calidad suficiente. Baste fijarnos en los Consejos de economía, pastoral, arciprestal, catequistas, Cáritas, grupos de oración, ornamentación, liturgia, etc. Las parroquias, como comunidades de referencia para la Iglesia desde hace siglos, no subsistirían sin un buen número de laicos, todos ellos – salvo rarísimas excepciones – voluntarios.

Ahora bien, ¿ésta es la misión prioritaria de los fieles cristianos laicos en el mundo en que vivimos? Pues… me parece que no. Esta función y misión es como voluntariado, como cooperación, como compromiso además de ...

¿Y qué es lo primero? Lo que tienen entre manos cada día: ahí está su misión de transformar las realidades terrenas, haciendo endecasílabos (versos heróicos) de lo más ordinario de cada día, como nos recuerda maravillosamente la Carta a Diogneto. En la universidad, en la oficina, en la política, en la casa, en el colegio, en el hospital, en la calle, en la diversión ¿distinguen ustedes a alguien por ser cristiano? ¿En qué? ¿El lugar de los cristianos en la sacristía, en el voluntariado dentro de la parroquia, en oenegés? Hay que hacer esto pero sin descuidar lo otro, que es lo primero en doctrina del Vaticano II y de los Papas y Obispos posteriores: A la calle, en medio del mundo, sin ser “piadositos” sino auténticos seguidores de Jesucristo. Ánimo que vale la pena, como Pedro en los primeros tiempos cristianos, alegres por ser testigos del Señor, aunque nos partan la cara. Los cristianos auténticos de todos los tiempos saben mucho de esto.

Sebastián González González
Vicario General

 

Editorial

Cristianos ante el Primero de mayo

Decir primero de mayo no es hablar de una fecha, es mucho más. Para unos el día del trabajo es una celebración, para otros una oportunidad para reivindicar, para muchos las dos cosas.

Los movimientos especializados de Acción Católica para la evangelización del mundo obrero han aprovechado esta fecha para manifestar su cercanía a “los gozos y las esperanzas de los hombres y mujeres del mundo obrero y sus familias, especialmente de los que sufren paro o de aquellos que soportan unas condiciones de trabajo que imposibilitan una vida digna”.

Una vez más estos movimientos denuncian la precariedad laboral que tiene forma de flexibilidad laboral, temporalidad, bajos salarios, jornadas interminables de trabajo... Todo ello tiene como resultado, entre otras cosas, la mercantilización del trabajo con la consiguiente deshumanización de la persona en función de la productividad económica.

Fruto de este análisis, los movimientos de AC proponen a la sociedad el modelo evangélico, donde lo primero sea la persona.

También el movimiento de las Hermandades del Trabajo ha levantado la voz durante esta jornada. En su comunicado recuerdan que las preocupaciones de los españoles, son por este orden, el paro, la situación económica, el terrorismo, la vivienda y la inmigración.

Desde las Hermandades del Trabajo piden que cuando el Gobierno quiera llegar a pactos sociales, el primer bloque de negociación sea el empleo y, en especial, el empleo de las mujeres, para las que demandan seguridad, licencias y permisos. Junto a ello solicitan medidas específicas a favor de la familia, para que hombres y mujeres, en igualdad, puedan conciliar la vida profesional con la vida familiar.

Por último el comunicado de este movimiento llama la atención sobre el trabajo de los jóvenes, para evitar frustraciones ante el desempleo tras finalizar sus estudios, el reconocimiento del voluntariado como experiencia pre-profesional, apoyos a la vocación empresarial, contratos oficiales de cooperantes para el desarrollo del Tercer Mundo e incentivos para la promoción social y económica de los “mileuristas”.

 


Iglesia y familia

Escuela de Padres

Ética y sus aplicaciones

En todo el proceso de humanización de la vida cobra vigencia, con más fuerza que nunca, la supervisión y el control de los avances científicos y tecnológicos. Se hace imprescindible volver a recordar que no todo lo que se puede hacer se debe hacer y que la ciencia debe estar al servicio del hombre. Unamuno lo expresa magníficamente en el siguiente párrafo de su obra El sentimiento trágico de la vida: “sí, sí, lo veo; una enorme actividad social, una poderosa civilización, mucha ciencia, mucho arte, mucha industria, mucha moral, y luego, cuando hayamos llenado todo el mundo de maravillas industriales, de grandes fábricas, de caminos, de museos, de bibliotecas, caeremos agotados al pie de todo esto y quedará, ¿para quién?¿Se hizo el hombre para la ciencia o se hizo la ciencia para el hombre?”

Bioética

Centrándonos en la práctica de las profesiones sanitarias es necesario recordar que siempre han planteado interrogantes y problemas éticos. Basta recordar los múltiples Códigos Deontológicos desarrollados en el ámbito de la Sanidad, pasando por la constitución reciente de los Comités de Ética, para darnos cuenta de la importancia de la ética en la Sanidad. Asistimos en la actualidad a multitud de problemas morales que se plantean y que hacen imprescindible una sólida preparación ética para las profesiones que tienen relación con la medicina.

Son varias las causas que explican este cambio, pero me quiero detener en tres. La primera es el paso del paternalismo médico al redescubrimiento de la capacidad de decisión del enfermo (autonomía), la segunda es el enorme avance técnico de la práctica sanitaria. En tercer lugar, el papel relevante que ha tenido el mundo de lo legal en el campo de la sanidad. Todo esto ha contribuido a la aparición y al creciente desarrollo de la bioética, pero qué es la bioética.

1971 es el año clave para hablar de bioética, ya que el médico R. Van Potter publica el libro “Bioethics: Bridge to the future” que es donde aparece por primera vez el término bioética. En esa ocasión se definió como “el estudio sistemático de la conducta humana en el área de las ciencias humanas y de la atención sanitaria, en cuanto se examina esa conducta a la luz de los valores y principios morales”. Por tanto, podemos afirmar que la ética en medicina no es una ética particular, sino una ética de situaciones particulares, antes la ética y después su aplicación y no al revés, si no queremos perder perspectiva intelectual y caer en un reduccionismo de la práctica científica.

Realidades sorprendentes

Sabemos que los avances tecnológicos del último cuarto de siglo han sido sorprendentes. Las innumerables técnicas para mantener la vida, los adelantos en la manipulación genética y las nuevas realidades en la reproducción humana asistida son muestras inequívocas, hasta tal punto que las nuevas tecnologías hacen poner en duda lo que resulta beneficioso para el enfermo y lo que no. La frase general tan repetida de que “los profesionales de la salud deben actuar siempre a favor de la vida” se ha convertido en tema actual de discusión. De ahí que sea preciso recordar el enorme don de la vida y su valor, pero al mismo tiempo hay que afirmar que la vida, en cuanto vida biológica solamente, no es un valor absoluto.

Acompañamiento

A mi modo de entender es necesario retomar, como rasgo primero de humanización, el acompañamiento en el proceso de toda persona enferma. Este estar al lado no debe interpretarse ni como suplantación del ser autónomo ni como olvido de la persona que está enferma. En segundo lugar, volver a insistir en que la muerte no es un fracaso ni la vida un valor absoluto. Ambos términos deben humanizarse con una dignidad en la muerte y una calidad en la vida. En tercer lugar, la preparación psicológica y ética de todo profesional de la salud resulta irrenunciable para humanizar a la persona enferma. Por último y no menos importante, la dimensión religiosa no como algo social sino como opción vital que hay que saber acoger y acompañar.

Ya para terminar, recuerdo en mis años de filosofía en la Universidad Autónoma de Madrid que me dieron clases sociólogos, psicólogos, pedagogos, moralistas, etc. y recuerdo en mi formación como psicólogo el contar con profesores médicos, estadísticos, filósofos, etc. El contar con estos profesionales, bien preparados en sus materias, me enriqueció y me dio la posibilidad no solo de una buena formación sino de una interdisciplinariedad que siempre he agradecido.

En todas las carreras universitarias hay campos del saber que son patrimonio de varias disciplinas e incluso, hay algunos que no tienen porqué ser de la carrera que se está estudiando, por lo que no es bueno limitar su presencia, eso empobrecería la formación y, por tanto, el futuro profesional. Asignaturas como física, estadística, bioquímica, biología, psicología son una breve muestra de asignaturas que se estudian en medicina y que son impartidas por profesionales que no son médicos. La persona que imparta la materia de bioética tiene que ser un experto en bioética, y ya se encargará de dar a los alumnos las herramientas y los conocimientos suficientes para que los puedan aplicar en las situaciones que se les vayan planteando.

José María Fernández Chavero
Psicólogo y máster en Bioética
chavero@correo.cop.es

 

Libros

'Orar con las madres del desierto', de Mary Forman

En los siglos IV y V apareció una generación de grandes cristianas con carisma de discernimiento y de guía espiritual

Las mujeres que han llegado a ser conocidas como madres de la primitiva tradición ascético-monástica representan la rica diversidad de trasfondos culturales y regiones en las que las encontramos.

En el siglo XX, los estudiosos sobre los orígenes del monacato de los siglos IV y V tendían a presentar una visión monolítica del movimiento de impulso monacal que comenzó en Oriente –particularmente en Egipto, abriéndose camino a través de las tradu- cciones de la Vida de Antonio y de las historias de los héroes del desierto egipcio- y terminó en Occidente, en concreto en Italia y en la Galia meridional.

Este enfoque ignoraba casi por completo las contribuciones de las dirigentes de casas de mujeres cristianas occidentales que peregrinaron a Oriente, apoyaron a colonias enteras de comunidades monásticas masculinas en Egipto, Palestina y regiones circundantes y fundaron monasterios tanto para varones como para mujeres.

Las recientes traducciones de las biografías e historias de estas mujeres, a las que en la literatura pertinente se suele denominar ammas , han arrojado luz sobre el singular papel que, de hecho, desempeñaron en la fundación del monaquismo.

En este libro se parte de las noticias de la vida y enseñanzas que se tienen sobre esas ammas para ofrecernos algunas sugerencias de oración y meditación. Las ammas eran mujeres capacitadas para la dirección espiritual.

Mary Forman recupera estas figuras, que han permanecido relegadas en los estudios y las historias, no sólo con la finalidad de divulgar su conocimiento sino, fundamentalmente, para mostrar su actualidad como maestras de la vida interior.

Cada capítulo se inicia con un texto bíblico y una oración. A continuación siguen algunos relatos y comentarios sobre alguna madre del desierto y, finalmente, se propone un ejercicio de reflexión para experimentar las enseñanzas de las madres del desierto.

David Amado
Forumlibertas.com

 

Vamos al cine

My Way

Tras haber pasado por festivales como el Iberoamericano de Huelva, el Santa Barbara International Film Festival o el Independent Features Film festival de New York, nos llega este último proyecto del cineasta catalán José Antonio Salgot, un proyecto que busca la dignidad en medio de las bienaventuradas II repúblicas y guerracivilismos de un solo bando, gays superguays y demás glorias del triste cine español (sálvense también los orfanatos y los crímenes en islas remotas). Vaya, pues, por delante que hay que aplaudir el coraje de cineastas como Salgot para salir del circuito-basura generado por el clientelismo de algunos con el dedo en la ceja. Myway “pretende ser una crónica de la fragilidad del ser humano en todos los sentidos, de su esfuerzo y de su camino cargado de esperanzas y buena fe para llegar a una meta curiosa: su propia destrucción inevitable”, afirma Salgot. Así van los personajes de este realizador, tirando de valor para intentar dar sentido al hecho de que se está vivo: es una moral de instrínseca subsistencia.

El filme pretende contar una historia donde se percibe que al final somos un cúmulo de soledades que se acompañan en medio del absurdo hacia la nada o a la fusión con el todo, que en el fondo es lo mismo. Y cada personaje lo testimonia con su vida, de manera especial la omnipresencia de Alberto, el anciano padre de Marc enfermo de Alzheimer (espléndido trabajo de Joan Dalmau).

Para potenciar el efecto intimista se abusa de la cámara al hombro y los desenfoques. Y el final, a nuestro juicio se precipita de forma poco coherente con la historia.

Mª Ángeles Martínez

 

De web en web

Acólitos

Siempre se ha dicho que la vida es toda una sorpresa. Internet, forma parte de la vida, así que uno no deja de sorprenderse de lo que encuentra por internet. Miren esto: www.acolitosdeespiritusanto.com. No me digan que no es curioso. Pero atención, esto no es una broma, sino una cosa muy seria, con una parte formativa increíblemente bien preparada, si no, miren la parte en la que se refiere la historia del grupo. Es algo muy bien pensado por lo que se ve. Le pasaré la página a alguno muy preocupado por esto de los acólitos. Habría que premiar a quienes desarrollan esta labor, desde internet también.

Casimiro Muñoz


Celebrar la fe

Celebramos el VI domingo de Pascua

Hechos de los Apóstoles 8, 5-8. 14-17

En aquellos días, Felipe bajó a la ciudad de Samaría y predicaba allí a Cristo. El gentío escuchaba con aprobación lo que decía Felipe, porque habían oído hablar de los signos que hacía y los estaban viendo: de muchos poseídos salían los espíritus inmundos lanzando gritos, y muchos paralíticos y lisiados se curaban. La ciudad se llenó de alegría.

Cuando los apóstoles, que estaban en Jerusalén, se enteraron de que Samaría había recibido la palabra de Dios, enviaron a Pedro y a Juan; ellos bajaron hasta allí y oraron por los fieles, para que recibieran el Espíritu Santo; aún no había bajado sobre ninguno, estaban sólo bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo.

Salmo 65, 1-3a. 4-5. 6-7a. 16 y 20

R. Aclamad al Señor, tierra entera.

Aclamad al Señor, tierra entera / tocad en honor de su nombre,
cantad himnos a su gloria. / Decid a Dios: ¡Qué temibles son tus obras!. R.

Que se postre ante ti la tierra entera, / que toquen en tu honor,
que toquen para tu nombre. / Venid a ver las obras de Dios,
sus temibles proezas en favor de los hombres. R.

1ª carta del apóstol san Pedro 3, 15-18

Queridos hermanos:

Glorificad en vuestros corazones a Cristo Señor y estad siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pidiere; pero con mansedumbre y respeto y en buena conciencia, para que en aquello mismo en que sois calumniados queden confundidos los que denigran vuestra conducta en Cristo; que mejor es padecer haciendo el bien, si tal es la voluntad de Dios, que padecer haciendo el mal.

Porque también Cristo murió por los pecados una vez para siempre: el inocente por los culpables, para conducirnos a Dios. Como era hombre lo mataron; pero como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida.

Evangelio según san Juan 14, 15-21

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque vive con vosotros y está con vosotros.

No os dejaré huérfanos, volveré. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis, y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy con mi Padre, vosotros conmigo y yo con vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama, lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

28, lunes: Hch 16, 11-15; Jn 15, 26-16, 4a.
29, martes: 1Jn 1, 5-2, 2; Mt 11, 25-30.
30, miércoles: Hch 17, 15-22-18, 1; Jn 16, 12-15.
1, jueves: Hch 18, 1-8; Jn 16, 16-20.
2, viernes: Hch 18, 9-18; Jn 16, 20-23.
3, sábado: 1Co 15, 1-8; Jn 14, 6-14.
4, domingo: Hch 1, 1-11; Ef 1. 17-23; Mt 28, 16-20.

 

El Santo de la semana

San José Benito Cottolengo (1786-1842)

Nació en Bra del Piamonte (Italia) en el año 1786. Era el mayor de 12 hermanos Desde niño tuvo una buena formación humana y cristiana y su madre le transmitió amor a los pobres y necesitados.

En 1811 fue ordenado sacerdote mostrando cualidades en la dirección espiritual y sensibilidad en la asistencia a pobres y enfermos. Se doctoró en teología, fue nombrado canónigo en Turín dedicándose a la acción caritativa y social recogiendo a niños minusválidos, enfermos incurables, ancianos y marginados de la sociedad. Ante las dificultades que encontró para que éstos fueran atendidos en los hospitales inició una nueva experiencia abriendo un hospital en un local junto a la iglesia del Corpus Domini, de Turín. Local dotado con lo más imprescindible para una asistencia prestada por un grupo de voluntarios y algunos asalariados.

Cuando tenía 45 años fundó “la Pequeña casa de la Divina Providencia”, llamada así porque inició su obra sin contar con un céntimo, ésta casa sería el germen del posterior proyecto social de Cottolengo. Hoy es una de las grandes empresas de caridad de nuestro tiempo.

Para el cuidado de los enfermos fundó las Damas de la Caridad, las Vicentinas, o Cottolengas como el pueblo prefirió llamarlas. José Cottolengo solía decir que el Banco de la Providencia no quiebra y su lema era: “Caridad y confianza. Lo mismo le cuesta a Dios dar de comer a dos pobres o enfermos que a dos mil”.

Con el paso del tiempo, la obra se fue enriqueciendo con cuatro comunidades claustrales femeninas y una masculina, una congregación de sacerdotes para la atención religiosa de la “Pequeña Casa”.

Murió agotado de trabajo a los 56 años en Chieri (Italia) en 1842. El papa Benedicto XV lo beatificó en 1917 y fue canonizado por el papa Pío XI en 1934.

Gonzalo Encinas Casado

 

La liturgia...paso a paso

Dar razón de vuestra esperanza

Los cristianos somos más sensibles a la espiritualidad y exigencias de conversión que dimanan de la Cuaresma que la que pudieran derivarse del tiempo pascual que estamos celebrando.

La historia de la Iglesia nos da una respuesta de primera mano: durante los últimos siglos, la Cuaresma ha acaparado casi todo el esfuerzo pastoral de las comunidades cristianas con una meta muy concreta: ayudar a que todos, tanto los pastores como los cristianos de a pie, dieran pasos muy comprometidos en el camino de la conversión.

Era algo perfectamente lógico como preparación para celebrar las fiestas pascuales pero al llegar éstas y, pasado el Triduo Pascual, se tiene el peligro de que la alegría pascual conlleve una cierta dejación en las exigencias morales y, por consiguiente, olvido de que el encuentro con el Resucitado debe desembocar en adhesión y seguimiento reforzados con la invitación a la amistad que el Señor resucitado nos hace a todos desde su primera aparición a los discípulos en el Cenáculo.

Con suavidad las palabras de Cristo nos introducen en la exigencia de un estado permanente de conversión : “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos… El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama, lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él”. En la segunda lectura, San Pedro sintetiza la vida cristiana como: “Dar razón de vuestra esperanza”.

La oración de la Iglesia se hace solidaria con esta necesidad de fidelidad a Cristo, el Señor resucitado. Hagamos nuestra la oración colecta de la misa de hoy: “Concédenos, Dios Todopoderoso, continuar celebrando con fervor estos días de alegría en honor de Cristo resucitado, y que los misterios que estamos recordando transformen nuestra vida y se manifiesten en nuestras obras”.

Antonio Luis Martínez

 

Dichos y preguntas

Primeras comuniones: ¿qué y cómo?

Estamos en medio de la Pascua del Señor, tiempo de alegría, ilusión y esperanza. Jesucristo está vivo y presente en medio de nosotros.

En nuestras comunidades parroquiales es tiempo de la celebración de las primeras comuniones de los niños que están haciendo el proceso de la iniciación cristiana, desde la catequesis, y en este curso les corresponde participar de la mesa de la Eucaristía y recibir al Señor que se hace pan para que lo comamos y al comerlo nos parezcamos a Él, en el amor, el servicio y la entrega. Es por tanto un acontecimiento de fiesta, de sentirnos dichosos, porque algunos de los nuestros ya van a participar con pleno derecho de la celebración de la Eucaristía comulgando.

Al contemplar la realidad, tal cual es, no debe ser motivo de desaliento el ver la parafernalia social que se crea alrededor de esta fiesta cristiana, ni debemos desinflarnos de nuestra tarea de ser catequistas cuando contemplamos que lo que menos importa a muchos familiares es la fe y el don de la Eucaristía, sino que le importan otras cosas superfluas que giran entorno a la primera comunión.

Nosotros, desde esta realidad, queremos buscar el camino que posibilite el que los niños puedan acercarse a la Eucaristía con una buena actitud de fe y encuentren el sentido de cuanto celebran, así como llegar a su familia y despertar en ella el interrogante que les pueda llegar a Dios en aquellas que están lejos de Él y a los que están cerca que se centren en lo nuclear. Si es de esta forma quizás podamos decir “dichosas primeras comuniones”.

Francisco Julián Romero Galván
Delegado Episcopal para la Catequesis


Última

Fundó las Escuelas parroquiales para educar a niños sin recursos

Olivenza celebra el centenario del nacimiento de don José Hidalgo

El pasado martes se celebraba en el colegio del Sagrado Corazón de Olivenza una eucaristía y un acto institucional para recordar el centenario del nacimiento del sacerdote don José Hidalgo, fundador del colegio y autor de una gran labor social en toda la localidad.

El colegio, ubicado en la barriada de “La Farrapa”, nació con la intención de escolarizar a los niños sin recursos, un objetivo ampliamente conseguido gracias al esfuerzo y a la dedicación de don José y de la gente de la que se rodeó desde el principio.

La eucaristía del martes fue presidida por Monseñor Santiago García Aracil y concelebrada por diversos sacerdotes. Posteriormente se realizaba el acto institucional con la participación del propio Arzobispo, el Presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, cuya mujer e hijos son antiguos alumnos, el Alcalde de la localidad Manuel Cayado, también antiguo alumno, el párroco oliventino y director del centro, Santiago Ruiz y sor Jesusa Beloqui, superiora de las religosas del Apostolado del Sagrado Corazón de Jesús, que gestionan el colegio.

En su intervención, el Arzobispo destacó la importancia de la iniciativa social y de la colaboración entre instituciones.

Por su parte el Presidente de la Junta recordó la figura de don José y afirmó que cultura, educación, religiosidad y ocio, factores que nos hacer ser más personas, concurren en la obra de don José.

El alcalde, que hizo entrega a Jesusa de una placa, adelantó que propondrá a la corporación municipal que nombre a estas religiosas hijas adoptivas de Olivenza. Ella agradeció el gesto y manifestó que siempre se han sentido integradas, queridas y valoradas.

Santiago Ruiz Dorado afirmó que don José forma parte de un grupo de sacerdotes del siglo XX que supieron dar respuesta desde el Evangelio a las necesidades de su época. Entre ese grupo citó a otros como don Luis Zambrano, don Digo Mera o don Leocadio Galán.

Recordando a Don José Hidalgo

Desde el año 1970 que fue cuando llegué a Olivenza hasta el 1991, fecha de su fallecimiento, muchas son las vivencias que he tenido con D. José.

Desde el primer momento percibí en él una fuerte personalidad, producto del ambiente que había vivido. Su infancia no había sido nada fácil, ya que su familia atravesó por situaciones económicas propias de la época.

Presumía de tener en la escuela una comunidad de religiosas. Para él era prioritaria la formación religiosa y moral de sus alumnos y nuestra presencia le daba seguridad. Recuerdo cómo le encantaba que le acompañáramos los domingos, todas, a visitar a sus amistades en los campos o en algunos pueblos. Familias que eran para él muy importantes por los donativos que conseguía para seguir construyendo el colegio.

Fomentaba de una manera especial los valores familiares. Hacía lo posible por reunir a todos en distintas fiestas, como el día de su santo, las Navidades, etc. Aunque no era de muchas palabras disfrutaba de la presencia de todos. Sufría en silencio cuando no entendía las situaciones que se crean en las familias.

Se fue sin hacer ruido, sin dar trabajo, dejando todo muy bien atado, con la seguridad de que su obra era obra de Dios y podía continuar sin su presencia física.

Jesusa Beloqui Iriarte
(Religiosa del Apostolado)

Escribir sobre D. José es una tarea que no resulta fácil porque quizás el trato diario y continuo durante años, así como el afecto y el cariño que le tenía haga que mis opiniones no sean objetivas.

D. José luchó por un barrio y se entregó a él desde su fe profunda y su idea evangelizadora. Llegó con las manos vacías, sin recursos, sin medios pero con mucha ilusión, entusiasmo, ganas y FE. La oración y la constancia hacían el resto.

Tenía un reto: la mejora de un barrio en todas sus dimensiones, cultural, social y laboral. Lo consiguió con creces. Dejó una obra que perdurará en el tiempo y en los corazones de todos los que hemos pasado o estado en su obra: “Las Escuelas Parroquiales del Sagrado Corazón” como quería él que se llamasen.

D. José era una persona metódica, ordenada, respetuosa, constante en la oración. Tengo recuerdos de verlo sentado en el patio de la entrada rezando el rosario, de las largas conversaciones con mi padre al atardecer en el jardín, pensando siempre en alguna obra nueva.

Era un amante de la tertulia y le encantaba viajar. Después nos contaba sus viajes, con quién había estado y quién le había dado donativos para su colegio.

Maria Luisa Cabacas
(Profesora del Colegio)

Patrimonio cultural de nuestra Iglesia

Fuente del Maestre (IV)

No debemos poner fin a la que ha sido breve aproximación al abundoso patrimonio cultural de nuestra Iglesia en Fuente del Maestre sin referirnos al convento e iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza; fundación cuyos primeros pasos tienen lugar a partir de 1645, gracias a las disposiciones testamentarias de doña Elvira García Zambrano. Fueron los moradores del convento los Franciscanos Descalzos de la Provincia de San Gabriel, quienes se vieron obligados a abandonarlo en 1835, por vez primera, a causa de las medidas desamortizadoras del momento. La segunda y acaso definitiva salida de los hijos de San Francisco del mismo convento, al que tuvieron ocasión de volver, tendrá lugar en el año 1987; momento en el que se deja sentir la creciente crisis vocacional, que afecta por igual al clero secular y al regular.

A cargo ahora de la institución parroquial el citado conjunto monástico, hemos de valorar sobremanera el esfuerzo para mantener con dignidad la iglesia y el armonioso claustro del mismo; claustro que no ha sufrido alteración alguna desde su conclusión en 1680 (la fecha la ostenta una tarjeta en la clave de un arco). En la planta baja del claustro se abren vanos de medio punto en sus cuatro lados -más reducidos en las confluencias angulares de éstos-, cuyos arcos apean sobre generosos pilares, en los que resaltan -de menor sección, pero ganando altura- pilastras recorridas por la cornisa divisoria de la planta alta, en la que se disponen vanos rectangulares verticales.

La iglesia, de sencilla planta de cruz latina y bóveda de cañón, nos ofrece exteriormente un variado juego de volúmenes, dadas las sucesivas intervenciones sufridas desde los tiempos fundacionales y, entre éstas, la que supuso tempranamente (1677) la construcción de una capilla dedicada al Cristo de la Salud; capilla que, dada la importante contribución del marqués de Lorenzana a la obra de la misma, según nos relata Gómez-Jara, quedó bajo el patronazgo de esta importante familia fontanesa; más la de la capilla llamada de las Guzmanas (María, Josefa y Catalina de Guzmán y Carvajal), construida en 1749 y bien documentada. El conjunto va precedido de un elegante atrio, dotado de un bello arco de entrada escoltado por pilares y limitado en altura por curvilíneas molduras y remates piramidales.

Dada, pues, la condición franciscana de la iglesia de la Esperanza, podemos contemplar todavía en ella una importante muestra iconográfica de la Orden Seráfica, en la que, en determinados casos, nos sorprende la calidad de las obras. Así la de la imagen de San Pedro de Alcántara o la de Santa Margarita de Cortona (1247-1249), terciaria franciscana que quiso, cual nueva María Magdalena, compensar los extravíos de su juventud con las más rigurosas penitencias (piezas ambas del siglo XVIII). Maravilloso resulta el conjunto escultórico de la Piedad, Nuestra Señora del Mayor Dolor (finales del citado siglo), muy ajustado en su lograda labra a la manera de la escuela madrileña, según la procedencia que se viene postulando para esta obra sumida todavía en el anonimato. 

Francisco Tejada Vizuete

 

Han dicho...

P. Federico Lombardi, Director de la Oficina de Información de la Santa Sede:
En Estados Unidos, el Papa ha dado esperanza no sólo a los católicos.

Benedicto XVI:
La libertad debe fundarse en la verdad. La crisis de la verdad se arraiga en la crisis de fe.

Natalia López Moralla, Pta. de la Asociación Española de Bioética y Ética Médica:
Es un “derecho de la verdad” explicar que las células madre adultas están dando resultados en la curación de enfermos.

Obispos de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar (CEAS):
El abandono de la formación ha conducido a muchos bautizados a una visión deformada del cristianismo y de la Iglesia.

Claire Marie Stubbeman, teóloga:
La capacidad de donación queda en la mujer creyente reforzada por su inclinación religiosa.

Mª Encarnación González, Directora de la Oficina para las Causas de los Santos de la CEE:
La Iglesia es siempre martirial, porque ha nacido de la sangre derramada por Jesucristo.

Véritas


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino