Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 571. 24 de abril de 2005

Director: Juan José Montes


Portada

Benedicto XVI

"sencillo y humilde obrero de la viña del Señor"


Palabras del Arzobispo

Un Papa nuevo

Una gran espectativa ha seguido al proceso de elección del nuevo Pontífice. Los medios de comunicación social han ido reflejando los deseos y temores que ofrecía, por una parte, la evaluación de un pontificado concluido, y por otra, la consideración de las necesidades que cada uno colocaba en primer lugar tanto en lo que el Papa esperado habría de ofrecer a la Iglesia como en lo que debía aportar al mundo.

Todo esto nos ha manifestado con elocuente claridad el hecho, muy reforzado por el ministerio de Juan Pablo II, de que la figura, los criterios y el ejercicio del Pontificado de la Iglesia católica tienen gran repercusión en esta aldea global de nuestro mundo. Desde esta impresión, generalmente compartida y ratificada en los recientes funerales del último papa de feliz memoria, nos hemos encontrado con una reacción bastante extendida: los pronósticos acerca del próximo sucesor de Pedro, y los perfiles que dibujaban la personalidad y preferencias del Papa a elegir, según los deseos de algunas personas y colectivos. Tiene su explicación en cualquier caso.

Sin embargo, los cristianos, nada ajenos a las consideraciones anteriores, puesto que nacen espontáneamente de la experiencia, de la preocupación, de los diversos gustos y también de los afectos, debemos tener un profundo convencimiento de que ha de privar sobre todo otro criterio. El cristiano, que vive desde la fe, sabe que quien elige al Papa es el Espíritu santo; que la mediación necesaria, según la disciplina de la Iglesia, está en el Colegio de Cardenales reunidos en cónclave; que la responsabilidad lleva a los purpurados a contemplar simultáneamente a la Iglesia y al mundo, procurando mirar la realidad, las necesidades y las posibilidades, no sólo con ojos humanos, sino también desde la perspectiva de Dios ; y que, mediando la oración de los fieles, el Señor enviará a su Iglesia un nuevo Pastor "según su corazón". Por ello hemos orado suplicando al Señor que los cardenales fueran dóciles al Espíritu.

Esta convicción de fe se ha manifestado de forma bien perceptible en el clamor del Pueblo de Dios congregado el martes pasado en la Plaza de San Pedro y en sus aledaños. El gozo que manifestaban en su rostro y en sus aplausos, respondía a la gratitud que Dios merece por habernos enviado un obispo de Roma que ha de regir, a la vez, los destinos de la Iglesia universal como primado del colegio de los obispos. Ese gozo y esa gratitud no dependía del análisis humano del cardenal promovido al papado, sino de la fe en que el Espíritu Santo ha intervenido positivamente en su elección y que lo asistirá en el ejercicio de su ministerio para gloria de Dios, para bien de la Iglesia y para iluminación cristiana del mundo.

No obstante la intervención del Espíritu Santo no logra automáticamente sus fines. Dios se ofrece, pero no se impone. Por tanto en el caso del Papa, como en el de cada uno de nosotros, el Espíritu ha querido necesitar de nuestra libre colaboración. Quien nos ha creado sin nosotros, no nos salvará sin nosotros. ese es el motivo por el que la Iglesia entera ora cada día pidiendo para el Papa la luz de Dios, la Gracia del Espíritu y la docilidad propia de aquel que ha sido elegido para ocupar la sede de Pedro. Y en esta oración se hace significativa la coincidencia de todas las comunidades cristianas, y se expresa la comunión eclesial que vincula a los miembros de la Iglesia en la Unidad querida y suplicada por Jesucristo para todos los miembros de la gran familia de los hijos de Dios.

Nuestra oración tendrá en adelante un claro destinatario: el Papa Benedicto XVI. Tendrá a su vez una intención: que el Sumo Pontífice permanezca firme y fiel a su ministerio y pastoree a la Iglesia con las virtudes del amor y de la fortaleza. Y será siempre una expresión clara de que el Pueblo de Dios, que peregrina por todos los lugares del mundo, cree en el Papa como verdadero sucesor de Pedro a quien el señor encomendó el pastoreo de sus ovejas y el cuidado de sus hermanos los obispos que comparten con él la responsabilidad de cuidar a los elegidos del Señor.

+ Santiago. Arzobispo de Mérida-Badajoz

Impresiones desde Mérida-Badajoz

El pasado miércoles, tras conocerse la noticia del nombramiento del nuevo Papa, el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Don Santiago García Aracil, ofreció una rueda de prensa en la que destacó la figura de Benedicto XVI como una persona "muy religiosa y piadosa", "sencillo", además de "un gran pensador, divulgador y dialogante". Monseñor García Aracil afirma que el Sumo Pontífice puede considerarse, desde el punto de vista de una persona no creyente, como "un hombre inteligente y abierto a la cultura", "paciente y pacífico" que "sabrá escuchar". Para don Santiago cabe destacar de Benedicto XVI "el conocimiento que tiene de la trayectoria de las relaciones de la Iglesia con el mundo, ya que ha vivido el Concilio Vaticano II desde abajo, siendo todavía un sacerdote", con lo que existe "la esperanza de que se haga entender bien y que realice bien su trabajo".

Con respecto a las opiniones vertidas por algunos sectores de la sociedad sobre el carácter conservador del nuevo Papa, Don Santiago García Aracil opina que no debiera considerarse como tal, puesto que "durante el Concilio Vaticano II se le definió como uno de los teólogos más progresistas de la Iglesia".

Por último, el Arzobispo de Mérida-Badajoz cree que Benedicto XVI continuará aplicando el Concilio Vaticano II y confirmó que en alguna ocasión el nuevo Papa ha hablado de la necesidad que tiene la Iglesia de cierta descentralización.


Centrales

Millones de fieles por todo el mundo entonan cantos de acción de gracias por el nuevo Papa

Varios miles se congregaron en la Plaza de San Pedro para aclamar a Benedicto XVI

Joseph Ratzinger es desde el martes 19 de abril de 2005 el Santo Padre Benedicto XVI. Los 115 cardenales electores reunidos desde el lunes 18 de abril en cónclave decidieron que el cardenal alemán sea el 264º sucesor de Pedro y por tanto el 265º Papa de la Historia de la Iglesia Católica.

La fumata blanca anunciaba a las 17,50 horas aproximadamente la elección del nuevo Pontífice. A las 18,41 horas se abría el balcón central del Aula de las Bendiciones, situada sobre el pórtico de la Basílica de San Pedro y que da a la plaza del mismo nombre.

El cardenal chileno Jorge Arturo Medina, como corresponde al Protodiácono, anunciaba al pueblo romano y al mundo entero el nombre del nuevo Papa según la fórmula, pronunciada en latín, de acuerdo con el Ordo Rituum Conclavis: "Os anuncio un gran gozo, tenemos Papa: el Eminentísimo y Reverendísimo Señor Joseph Ratzinger, Cardenal de la Santa Iglesia Romana, quien se ha dado el nombre de Benedicto XVI".

Eran aproximadamente las 18,51 horas cuando el Santo Padre Benedicto XVI se asomaba al balcón de la Basílica Vaticana precedido por la Cruz y acompañado por los primeros cardenales del orden de los obispos, de los presbíteros y de los diáconos. Momentos después impartía su primera Bendición Apostólica Urbi et Orbi y dirigía el primer saludo: "Queridos hermanos y hermanas: Después del gran Papa Juan Pablo II, los cardenales me han elegido, a mí, un sencillo y humilde obrero de la viña del Señor.

Me consuela el hecho de que el Señor sabe trabajar y actuar incluso con herramientas insuficientes y sobre todo me confío a vuestras oraciones.

En la alegría del Señor Resucitado, confiados en su ayuda permanente, prosigamos. El Señor nos ayudará y María, su Madre Santísima, estará a nuestro lado. Gracias".

Primeros momentos

Antes de abrirse el balcón, el nuevo Pontífice ha vivido sus primeros momentos de Pontificado, según está establecido en el séptimo y último capítulo de la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis y en ritual Ordo Rituum Conclavis.

Una vez que el cardenal Joseph Ratzinger alcanzó los dos tercios de los votos necesarios para ser elegido Papa, era canónicamente válida la elección del Romano Pontífice. Realizada la elección canónicamente, el último de los cardenales diáconos, el italiano Attilio Nicora, llamaba a la Capilla Sixtina al Secretario del Colegio de los Cardenales, arzobispo Francesco Monterisi, y al Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias, arzobispo Piero Marini. Ambos eran testigos, junto con los 114 purpurados, de cómo el nuevo Papa daba el consentimiento para el Pontificado: "¿Aceptas tu elección canónica para Sumo Pontífice?" Y, una vez recibido el consentimiento, se le preguntaba: "¿Cómo quieres ser llamado?"

El Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias, actuando como notario y teniendo como testigos a dos ceremonieros que eran llamados en aquel momento, levantaba acta de la aceptación del nuevo Pontífice y del nombre que ha tomado.

En la Plaza de San Pedro la fumata blanca y el repicar de las campanas han anunciado al mundo entero que tenemos nuevo Papa. Joseph Ratzinger se ha convertido en Obispo de la Iglesia romana, verdadero Papa y Cabeza del Colegio Episcopal; y ha adquirido de hecho la plena y suprema potestad sobre la Iglesia universal y puede ejercerla.

El nuevo Papa, acompañado del Maestro de Ceremonias Pontificias, se ha dirigido a la sacristía de la Capilla Sixtina y se ha vestido la sotana blanca y la estola papal. Ya revestido, ha regresado al aula y ha ocupado por primera vez la Cátedra. Junto al resto de los cardenales ha escuchado la palabra de Dios y la la plegaria: "Beatísimo Padre, en esta hora solemne en la que por un impenetrable proyecto de la Divina Providencia has sido elegido a la Cátedra de Pedro, antes de elevar, unánimes, nuestras oraciones a Dios y de darle gracias por tu elección junto a la beata siempre Virgen María, Madre de Dios y todos los Santos, conviene recordar las palabras con las que nuestro Señor Jesucristo prometió a Pedro y a sus sucesores el primado del ministerio apostólico y del amor".

Tú eres Pedro

El primero de los cardenales diáconos ha proclamado el texto del Evangelio, entre los que propone el "Ordo": Mt 16,13-19 ("Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia") o Jn 21,15-17 ("Apacienta mis ovejas"). A continuación, el primer cardenal presbítero ha rezado la oración por el Sumo Pontífice, tras haber invitado a un instante de oración en silencio: "Oh Dios, que en el proyecto de tu sabiduría has edificado a tu Iglesia sobre la roca de Pedro, cabeza del colegio apostólico, protege y sostén a nuestro Papa : tú que lo has elegido como sucesor de Pedro, haz que sea para tu pueblo principio y fundamento visible de la unidad en la fe y de la comunión en la caridad. Por Cristo Nuestro Señor".

Los cardenales electores, cumplidas estas formalidades previstas en el Ordo Rituum Conclavis, se han acercado para expresar un gesto de respeto y obediencia al recién elegido Sumo Pontífice. Al terminar este acto, han dado gracias a Dios en la misma Capilla Sixtina con el solemne canto del himno Te, Deum, laudamus que entona el propio Sumo Pontífice, siguiendo el Ordo.

Llegaba el momento de que el primero de los Cardenales Diáconos, el Protodiácono, anunciara la elección y el nombre del nuevo Pontífice, quien se ha asomado al balcón unos quince minutos después.

El cardenal Joseph Ratzinger, Papa Benedicto XVI, nació en Marktl am Inn, en la diócesis de Passau (Alemania), el 16 de abril de 1927. El padre, comisario de la gendarmería, provenía de una antigua familia de agricultores de la Baja Baviera. Pasó la adolescencia en Traunstein y fue llamado en los últimos meses de segundo conflicto mundial en los servicios auxiliares antiaéreos.

Era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, presidente de la Pontificia Comisión Bíblica y de la Pontificia Comisión Teológica Internacional, decano del Colegio Cardenalicio. De 1946 a 1951, año en que fue ordenado sacerdote (29 de junio) e iniciaba su actividad de profesor, estudió filosofía y teología en la universidad de Munich y en la escuela superior de Filosofía y Teología de Freising. En el año 1953 se doctora en Teología con la disertación "Pueblo y casa de Dios en la doctrina de la Iglesia de San Agustín". Cuatro años más tarde obtenía la cátedra con su trabajo sobre "La Teología de la Historia de San Buenaventura".

Tras conseguir el encargo de Dogmática y Teología Fundamental en la escuela superior de Filosofía y Teología de Freising, prosiguió la enseñanza en Bonn, de 1959 a 1969, Münster de 1963 a 1966 y Tubinga, de 1966 a 1969. En este último año pasó a ser catedrático de Dogmática e Historia del Dogma en la Universidad de Ratisbona y vicepresidente de la misma universidad. En 1962 realizó una notable contribución en el Concilio Vaticano II como consultor teológico del cardenal Joseph Frings, arzobispo de Colonia.

Entre sus numerosas publicaciones ocupa un lugar particular "Introducción al Cristianismo", recopilación de lecciones universitarias publicadas en 1968 sobre la profesión de fe apostólica; "Dogma y revelación" (1973), antología de ensayos, predicaciones y reflexiones, dedicadas a la pastoral. Obtuvo una notable resonancia el discurso pronunciado ante la Academia Católica bávara sobre el tema "¿Porqué sigo todavía en la Iglesia?", en la que afirmaba: "Sólo es posible ser cristiano en la Iglesia y no al lado de la Iglesia". En 1985 publica "informe sobre la fe" y en 1996 "La sal de la tierra".

Cardenal de Pablo VI

El 24 de marzo de 1977, Pablo VI lo nombró Arzobispo de München und Freising. El 28 de mayo sucesivo recibía la consagración episcopal. Fue el primer sacerdote diocesano que asumió después de 80 años el gobierno pastoral de la gran diócesis bávara.

Creado cardenal por el Papa Pablo VI en 1977, fue relator en la V Asamblea General del Sínodo de los Obispos (1980) sobre el tema: "Los deberes de la familia cristiana en el mundo contemporáneo", y presidente delegado de la VI Asamblea sinodal (1983) sobre "Reconciliación y penitencia en la misión de la Iglesia". El 25 de noviembre de 1981 fue nombrado por Juan Pablo II prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; presidente de la Pontificia Comisión Bíblica y de la Pontificia Comisión Teológica Internacional. El 5 de abril de 1993 entró a formar parte del orden de los obispos, con el título de la Iglesia Suburbicaria de Velletri-Segni.

El 6 de noviembre de 1998 fue elegido vicedecano del colegio cardenalicio. El 30 de noviembre de 2002 el Santo Padre aprobó la elección de decano del colegio cardenalicio, realizada por los cardenales del orden de los obispos.

Fue presidente de la Comisión para la preparación del Catecismo de la Iglesia Católica, que tras seis años de trabajo (1986-1992) pudo presentar al Santo Padre el nuevo Catecismo.

El 10 de noviembre de 1999 recibió el doctorado "honoris causa" en Derecho por la Universidad italiana LUMSA. Desde el 13 de noviembre de 2000 era Académico honorario de la Pontificia Academia de las Ciencias. Era miembro del Consejo de la II Sección de la Secretaría de Estado, de las Congregaciones paras las Iglesias Orientales, para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, para los Obispos, para la Evangelización de los Pueblos, para la Educación Católica; del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y de las Pontificias Comisiones para América Latina y "Ecclesia Dei".


Información Diocesana

El pasado viernes tomaban posesión los Vicarios y se entregaban sus nombramientos a los Delegados

El arzobispo de Mérida-Badajoz completa la reestructuración de la diócesis

La reestructuración de la curia diocesana, emprendida por Monseñor Santiago García Aracil, se cerraba la pasada semana con la toma de posesión de los nuevos Vicarios episcopales y la entrega de sus nombramientos a los nuevos Delegados.

A los nombramientos que ya adelantó esta publicación (Iglesia en camino del 3 de abril de 2005) se añaden los siguientes:

Delegado episcopal para el Patrimonio Cultural. El Arzobispo ha nombrado para este cargo a D. Francisco Tejada Vizuete, canónigo de la Santa Iglesia Catedral y académico de la Real Academia de Extremadura.

Delegado episcopal para los Religiosos, Institutos Seculares y Sociedades de Vida Apostólica. La responsabilidad de este campo recae en Dª María José Antúnez, miembro del Instituto Secular 'Hogar de Nazaret'.

Delegado episcopal para la Cooperación Misionera. El elegido para el cargo es D. Juan Andrés Calderón Carrasco, vicario parroquial de San Roque y capellan del Hospital Materno-Infantil, ambos en Badajoz.

Delegado episcopal para las Migraciones. Esta delegación ha recaido en D. Eugenio Campanario Larguero, párroco de Villagarcía de la Torre y Maguilla. Ya venía desempeñando esta función.

Delegado episcopal para los Jóvenes. El elegido para esta cuestión en D. Manuel Fernández Rico, formador del Seminario Menor diocesano, y que ya venía realizando este encargo.

Delegado episcopal para el Mundo del Trabajo. Cargo que recae en el sacerdote D. Jesús Martín Mendieta, párroco emérito de Santa Engracia, en Badajoz y consiliario de la HOAC.

Delegado episcopal para la Liturgia. Para este cargo se designa a D. Antonio Luis Martínez Núñez, canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Badajoz y profesor de Liturgia en el Seminario Diocesano de San Atón. Ya venía desempeñando este cargo.

Delegado episcopal para los Medios de Comunicación. El desigando para este cargo es D. Juan José Montes González, periodista y director de Popular TV Badajoz.

Delegado episcopal para la Pastoral Universitaria y el diálogo Fe-Cultura. Cargo que recae en D. José Moreno Losada director del Centro Superior de Estudios Teológicos "Santa María de Guadalupe" y responsable del Servicio de Atención Religiosa de la Universidad de Extremadura. Ya venía desempeñando esta tarea.

Delegado episcopal para la Catequesis. El designado es D. Juan Pablo Parejo Ayuso, es licenciado en catequética por Roma y actualmente párroco de Sagrajas y profesor en la Universidad de Extremadura, y que ya venía desempeñando ésta tarea.

Delegado episcopal para la Coordinación de los Movimientos Apostólicos. La encargada de esta tarea es Dª Clarisa Pinheiro, laica, y miembro del movimiento matrimonial "Equipos de Nuestra Señora".

Delegado Episcopal para la Tercera Edad. Para esta tarea ha sido designado D. Emilio Rodríguez Benítez, párroco de San Juan Bautista, en Badajoz.

En el acto de presentación, Monseñor García Aracil agradecía a todos los nuevos nombramientos su disponibilidad para el servicio que se les pedía.

 

Más de doscientos niños y jóvenes participan en la fase diocesana de la XVIII edición del Festival de la Canción Misionera

El pasado fin de semana se celebró en el colegio de la Compañía de María, en Badajoz, el XVIII Festival de la Canción Misionera, en el que participaron más de 200 niños y jóvenes, procedentes de Badajoz, Almendral, Atalaya, Bienvenida, Fuente del Maestre, Hornachos, Segura de León y Villanueva de la Serena.

El lema de este Festival ha sido "Caminando hacia Emaús", tema sobre el que tenían que versar todas las canciones participantes.

Además del Festival, durante la mañana se celebró una jornada de reflexión, en la que los jóvenes trabajaron por grupos.

Asimismo, también se realizó una Eucaristía, concelebrada por los sacerdotes Pedro Losada y Juan Andrés Calderón, en la que intervino Rosa María Sáez, una misionera que quiso dar su testimonio de vida y misión a los más jóvenes.

En este festival no existe la rivalidad ni la competencia entre los participantes, ya que todos los partipantes que lo deseen podrán competir en la fase nacional, que este año se celebra en Valencia.

 

Han participado casi veinte chavales

El Seminario Diocesano de San Atón celebra un cursillo de ingreso

Durante los días 15, 16 y 17 de abril se ha celebrado en el Seminario Diocesano de san Atón el Cursillo de Ingreso en el Seminario Menor y el Encuentro mensual del Seminario Menor Externo. Los asistentes al mismo han sido 18 chicos de 11 a 15 años de las parroquias de Campillo de Llerena, Salvaleón, San Vicente de Alcántara, Calera de León, Santa Marta de los Barros, Corte de Pelea, Cordovilla de Lácara, La Nava de Santiago, Trujillanos, Ribera del Fresno y Valdelacalzada. De este grupo saldrán los seminaristas que el próximo curso académico se incorporarán a las comunidades del Seminario Menor para su formación.

 

El SARUEX organiza diversos encuentros para universitarios

La mejora de las relaciones personales y cómo enfrentarse a la cuestión de las drogas han sido los temas

El Servicio de Asistencia Religiosa de la Universidad de Extremadura (SARUEX) está llevando a cabo durante todo el mes de abril una serie de actividades en el campus universitario de la ciudad de Badajoz, dirigidas a todos los universitarios.

La primera actividad que se ha realizado ha sido un taller sobre afectividad y relaciones personales en el que han intervenido alumnos de los distintos centros universitarios. Además, en la facultad de Educación y en la Residencia Universitaria de la Caja de Ahorros de Badajoz, se ha realizado un curso de perfeccionamiento, los días 8, 9, 22 y 23 de abril, bajo el título "Adolescentes y drogas".

Con este curso, se pretendía plasmar la inquietud de la pastoral universitaria por colaborar en la relación Universidad-Sociedad, atendiendo a los problemas sociales y humanos del día a día.

"El problema de las adicciones en los adolescentes -han destacado los organizadores- es de gran importancia y se ha considerado vital que personas que se mueven en el ámbito educativo se conciencien y se preparen para saber intervenir en estas personas".

 

Asamblea anual de Proclade Bética

La Organización No Gubernamental Proclade Bética, nacida en el seno de los Misioneros Claretianos, celebró el pasado domingo en Almendralejo su asamblea anual, a la que asistieron casi 200 socios procedentes de Andalucía y Extremadura.

El encuentro tuvo lugar en el salón de actos de la Caja Rural de Almendralejo, donde se presentaron los proyectos llevados a cabos por la ONG en Argentina, Perú, Marruecos, Brasil, Zimbabue, India y otros países del Tercer Mundo.

Proclade Bética agrupa a 2.000 personas, la mitad de los cuales residen en Extremadura, que colaboran con las iniciativas que ponen en marcha en los lugares más desfavorecidos del planeta.

 

Breves

Peregrinación

Con motivo del 150 aniversario de la proclamación del dogma de la Inmaculada, la Conferencia Episcopal prepara una peregrinación al Pilar a la que se sumará nuestra diócesis.

La peregrinación saldrá de Badajoz el 20 de mayo y las personas interesadas pueden inscribirse llamando al (924) 222847 antes del día 6 de mayo.

 

Conferencia

El próximo martes, 26 de abril, tendrá lugar en la Casa de la Iglesia de Badajoz una conferencia sobre el sacerdote pacense don Rafael Sánchez García. La conferencia, que lleva por título "Para el cielo y los altares", está programada para las 20,30 horas.

 

Festival benéfico

El Club Portalegre organiza el día 28 de abril a las 19,30 y en el hotel Zurbarán de Badajoz, un desfile de moda infantil para recaudar fondos y destinarlos a los países afectados por el tsunami en el sudeste asiático.


 

Liturgia dominical

Celebramos el V domingo de Pascua

Palabra de Dios

 

Hechos de los Apóstoles 6, 1-7

En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de lengua hebrea, diciendo que en el suministro diario no atendían a sus viudas. Los apóstoles convocaron al grupo de los discípulos y les dijeron:

-No nos parece bien descuidar la Palabra de Dios para ocuparnos de la administración. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espíritu de sabiduría, y los encargaremos de esta tarea; nosotros nos dedicaremos a la oración y al servicio de la palabra. La propuesta les pareció bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Simón, Parmenas y Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y ellos les impusieron las manos orando.

La Palabra de Dios iba cundiendo y en Jerusalén crecía mucho el número de discípulos; incluso muchos sacerdotes aceptaban la fe.

 

Salmo 32, 1-2, 4-5, 18-19

R. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

Aclamad, justos, al Señor, / que merece la alabanza de los buenos. / Dad gracias al Señor con la cítara, / tocad en su honor el arpa de diez cuerdas.

 

1ª carta de san Pedro 2, 4-9

Acercándoos al Señor , la piedra viva desechada por los hombres, pero escogida y preciosa ante Dios, también vosotros, como piedras vivas, entráis en la construcción del templo del Espíritu , formando un sacerdocio sagrado para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por Jesucristo ()

Vosotros sois una raza elegida, un sacerdocio real, una nación consagrada, un pueblo adquirido por Dios para proclamar las hazañas del que os llamó a salir de la tiniebla y entrar en su luz maravillosa.

 

Evangelio según san Juan 14, 1-12

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: No perdáis la calma, creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias, si no os lo habría dicho, y me voy a prepararos sitio. Cuando vaya y os prepare sitio volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino. Tomás le dice: Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo podemos saber el camino? Jesús le responde: Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto. Felipe le dice: Señor, muéstranos al Padre y nos basta. Jesús le replica: Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al padre"? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, Él mismo hace las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre.

 

Comentario Litúrgico

Os llevaré conmigo

Acercarse a las lecturas de hoy puede ser una experiencia estremecedora por la carga emotiva que puede suscitar encontrase con promesas que, bien asumidas, dan a la vida cristiana una dimensión que llena de sentido la urgencia del compromiso evangélico.

El misterio que celebramos durante los cincuenta días de la Pascua nos presenta el itinerario de Jesús que no se evadió del espesor de la existencia humana, ni esquivó llegar hasta el límite del sufrimiento hasta la muerte en cruz para así poder ser camino para todo hombre por difícil que sea su vivir y por llenos que estén de dificultades y sufrimientos tanto su cuerpo como su alma.

San Pedro, en la segunda lectura, nos sirve de guía para orientar nuestra vivencia cristiana. Nos invita a acercarnos al Señor para, junto a Él, formar parte como una piedra más, del gran templo de gloria al Padre del que Cristo es la piedra basal y el gran pontífice. Nos invita a descubrir en la participación en la eucaristía y en nuestra propia vida cristiana, comprometida con el evangelio, el eco de la gran liturgia de alabanza al Padre que resuena en la morada celestial.

Si esto ya es consolador, aún hay más: en el evangelio, nos encontramos a Cristo despidiéndose de los suyos en la Última Cena. Les abre sus corazones a la esperanza para que supieran asumir el horror de su pasión y muerte y les descubriesen como el Camino y la Verdad que conducen a la Vida.

En esa escena de amistad y despedida, Cristo, antes de volver al Padre, les da a sus apóstoles y a todos los que se fíen de Él una promesa que hemos de acoger con mimo en nuestro corazón: "Os llevaré conmigo".

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

25, lunes: 1 P 5, 5b-14; Mc 16, 15-20.
26, martes: 1 Cor 2, 1-10; Mt 5, 13-16.
27, miércoles: Hch 15, 1-16; Jn 15, 1-8.
28, jueves: Hch 15, 7-21; Jn 15, 9-11.
29, viernes: 1 Jn 1, 5 - 2, 2; Mt 11, 25-30.
30, sábado: Hch 16, 1-10; Jn 15, 18-21.
1, domingo: Hch 8, 5-8 . 14-17; 1 P 3, 15-18; Jn 14, 15-21.

 

27 de abril: Santa Zita (+ 1272)

Zita es la patrona de todas las empleadas del hogar porque ella, precisamente, lo fue toda su vida, desde los 12 años hasta su muerte con 60: 48 años dedicados al servicio callado y no siempre bien pagado, de limpiar, cocinar, comprar, y que algunos dicen que no requiere esfuerzo físico... en fin, hay gente que dice muchas tonterias.

Nuestra santa nació en la región de Lucca, en Italia, y fue criada por su pobre madre, quien redujo toda la instrucción de Zita a dos máximas: "esto es lo que más place a Dios; esta es su divina voluntad" y "esto no complace a Dios". Con estas enseñanazas, Zita se puso a trabajar en casa de un rico ciudadano de Lucca.

La bondad y dulzura de la muchacha pueden hacernos pensar que para ella fue todo un paseo de rosas, pero nada más lejos de la realidad. Su modestia era tomada, por sus compañeros, como simpleza de mente y su diligencia como orgullo por resaltar. Pero ella nunca se quejó ni perdió la paciencia. Se levantaba mucho antes que nadie y dedicaba largos ratos a la oración, antes de ponerse a trabajar, vestía humildemente, y lo poco que conseguía lo entregaba a los más necesitados.

Tan grande fue su testimonio que, al final, sus amos y sus compañeros, terminaron por reconocer en ella a una persona de Dios y, desde entonces, nunca dejaron de alegrarse por el regalo que tenían en ella. Murió este día en el año 1272.

 

Los santos de la semana

25, lunes: Marcos Evangelista, Aniano, Estebán, Evodio.
26, martes: Ntra. Sra. del Buen Consejo, Isidoro, Cleto, Marcelino.
27, miércoles: Ntra. Sra. de Monserrat, Pedro Canisio, Toribio de Mogovrejo.
28, jueves: Ntra. Sra. de la Cabeza, Pedro Chanel, Prudencio, Pablo C.
29, viernes: Catalina de Siena, Pedro de Verona, Rainmundo Fitero.
30, sábado: Pío V, Amador, Pedro y Luis.
1, domingo: Orencio y Paciencia, Ricardo Pampurí.


Contraportada

El Pontificio Consejo 'Cor Unum' tiene como misión expresar la solicitud de la Iglesia hacia los más pobres

El órgano de caridad del papado invierte en ayudas y proyectos de desarrollo más de 6 millones de euros

El Pontificio Consejo "Cor Unum", el encargado de gestionar la caridad papal por todo el mundo, ha presentado recientemente su informe anual en el que se recogen las acciones emprendidas por todo el mundo en ayuda de los que menos tienen y están más desfavorecidos, sobre todo en los paises del 'Tercer Mundo'.

Segun el mencionado informe, el citado Pontificio Consejo invirtió, durante el año 2004, más de seis millones de euros, tanto en ayudas de emergencia para catástrofes naturales -el sudeste asiático, asolado por el Tsunami, ha sido uno de las principales receptores de fondos-, como en proyectos de desarrollo agrícolas, educacionales o sanitarios.

En el recién publicado informe sobre la caridad papal, a cargo del Pontificio Consejo "Cor Unum", se anuncia que la ayuda a los pobres y a los que sufren en 2004 fue de 6.659.152 euros (8.680.870 dólares). Esta cifra abarca las ayudas a las víctimas del tsunami de diciembre de 2004 en el Sudeste asiático y del conflicto interno en Sudán, así como las sumas destinadas a los proyectos de las dos fundaciones que creó el difunto pontífice: la Fundación Juan Pablo II para el Sahel y la Fundación "Populorum Progressio".

Al servicio de la caridad

"Cor Unum" es el pontificio consejo que se ocupa de la caridad para los pobres y necesitados, para las víctimas de las catástrofes naturales y para los proyectos aprobados por las dos fundaciones antes mencionadas. Según la constitución apostólica "Pastor Bonus" de 1988 esta ayuda financiera se distribuye en nombre del Santo Padre "para estimular el testimonio de caridad evangélica y expresar la solicitud de la Iglesia católica hacia los necesitados para que se favorezca la fraternidad humana y se manifieste la Caridad de Cristo".

El dinero para la caridad papal llega a "Cor Unum" a través de "la generosidad espontánea de diócesis, institutos religiosos, parroquias, escuelas y fieles".

Los socorros enviados a las víctimas del tsunami totalizaron 353.058 euros. Del 29 de enero al 4 de febrero de este año, el arzobispo Paul Josef Cordes, presidente de "Cor Unum", se desplazó como enviado especial de Juan Pablo II a Indonesia y Sri Lanka, las dos naciones más afectadas por el tsunami.

En julio de 2004, el arzobispo visitó Darfur, en Sudán, como enviado del Papa para mostrar su cercanía a la población víctima del conflicto interno en ese país y ayudar con 100.000 euros a los más necesitados. Un mes antes, el arzobispo visitó a las poblaciones de Haití y de la República Dominicana, afectadas por graves inundaciones.

Situaciones de emergencia

La ayuda facilitada en 2004 por "Cor Unum" en situaciones graves y urgentes, como terremotos, tifones, inundaciones, guerras y desplazamientos de población totalizó 992.530 dólares y 519.000 euros. La ayuda económica a las naciones en desarrollo para situaciones no urgentes y en sectores como la agricultura, la educación, la sanidad, la formación profesional y la vivienda fue de 2.024.532 dólares y 608.200 euros.

La contribución a la Fundación Juan Pablo II para el Sahel, creada en 1984, fue de 1.771.157 euros (2.307.286 dólares) y se destinó a 169 proyectos en nueves países del continente africano.

La Fundación "Populorum Progressio", instituida por Juan Pablo II en 1992, distribuyó entre 19 naciones latinoamericanas 1.881.000 dólares (1.442.927 euros) para financiar 231 proyectos para la promoción de las comunidades indígenas campesinas pobres.

"Por lo se refiere a las dos fundaciones -dice el informe de 'Cor Unum'- es importante resaltar que al instituirlas Juan Pablo II quiso que fueran un testimonio permanente de su amor por las poblaciones del Sahel y de América Latina, apelándose a todas las iglesias locales, a los fieles y a todos los hombres de buena voluntad para que respaldasen el precioso servicio encaminado a la promoción integral de esos pueblos".

Servicio Vaticano de Información


El Arzobispo preside este domingo, a las 7 de la tarde, la Misa de Acción de Gracias por el nuevo Pontífice en la Plaza de España de Badajoz

El Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Santiago García Aracil presidirá este domingo, 24 de abril a las 7 de la tarde, una Eucaristía de Acción de Gracias al Señor por el nuevo Pontífice, Benedicto XVI.

En esta Eucaristía el Arzobispo estará acompañado por todos los sacerdotes de la diócesis que puedan asistir y a ella han sido invitados todos los fieles de la Archidiócesis y autoridades.

Las parroquias de la Archidiócesis suprimirán todas las misas de la tarde, salvo extrema y razonable necesidad, con el fin de que los fieles asistan a la Eucaristía de acción de gracias.


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino