Iglesia en camino

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 525. 18 de abril de 2004

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

Los personajes que hablaron con el Resucitado

La resurrección de Jesucristo es el acontecimiento más extraordinario y excepcional de la historia de la humanidad, en la línea de la encarnación y de la pasión. La gloria de la resurrección estaba ya en las entretelas de la cruz. El Señor crucificado y resucitado lo había anunciado: "Es preciso que el Hijo del Hombre suba a Jerusalén, muera y al tercer día resucite".

Ligados a la resurrección encontramos diversos lugares: el sepulcro vacío, el huerto, la sábana y el sudario... pero aunque Jesucristo es el gran personaje de esta gran historia, podemos hacer un decálogo personas que nos interpelan: Dos hombres (dos ángeles), los soldados guardianes del sepulcro y los sumos sacerdotes, María Magdalena y las demás mujeres, el apóstol San Pedro, el apóstol San Juan, los demás apóstoles excepto Tomás, el apóstol Santo Tomás, los dos discípulos de Emaús, "los otros más de quinientos" y María la madre de Jesús.


Editorial

Momentos críticos y ventanas de esperanza

Así podría definirse esta agitada primavera atmosférica, con enormes sacudidas en nuestros estados de ánimo, tanto individuales como colectivos. ¡Vaya mes el transcurrido desde el 11-M hacia acá! Por si no bastara el holocausto más tremendo de nuestro historial terrorista, vino a renglón seguido el sorprendente vuelco electoral, que descolocó, a favor o en contra, a una sociedad estupefacta, a la que esperaba después el avispero terrorífico de Leganés y la macabra autoinmolación de siete criminales fanáticos.

Entre tanto, iba registrándose un empeoramiento inquietante de la situación en Irak: ensañamiento con cadáveres, emboscadas y voladuras sangrientas, secuestros en cadena, oleada de pánico entre los residentes extranjeros. Y, a la par, el estado de alerta, máxima en ocasiones, se istalaba a su vez en grandes países del mundo occidental. ¿A qué acumular más presagios? Pero, lo evidente es que cunde la inquietud en grandes colectividades humanas y estamos necesitados todos de que se abran, y no artificialmente, ventanas de esperanza.

En España lo han sido, y con gran fuerza, tres signos de salud moral y de grandeza democrática: la inmensa solidaridad de la ciudadanía, de todas las instituciones y de los poderes públicos en la ayuda integral a los damnificados; las certeras actuaciones, dignas del máximo encomio y agradecimiento, de las Fuerzas de Orden público y del Ejército, descubriendo y apresando a la mafia terrorista y librándonos así, en el AVE y en Leganés de sendos cataclismos inimaginables; y, finalmente, el ejemplar respeto democrático, pese a los agravios recíprocos y a otras escaramuzas, en la transmisión de poderes en riguroso acatamiento de los resultados electorales.

Ventana también a la esperanza queremos que sea, y por ello rezamos, la asunción de responsabilidades históricas, el sentido de estado, el compromiso de diálogo y la altura moral de los nuevos gobernantes de España. Y Dios sobre todo. n


Juan Pablo II

La Resurrección de Cristo hace fuerte nuestra esperanza

Mensaje de Pascua del Papa Juan Pablo II

Publicamos el Mensaje de Pascua que pronunció Juan Pablo II el pasado domingo de Resurrección en la plaza de San Pedro del Vaticano, ante los cientos de peregrinos que se habían congregado en Roma para celebrar la Semana Santa.

1. "Resurrexit, alleluia" - "¡Ha resucitado, aleluya!". Este año el anuncio gozoso de la Pascua, escuchado con fuerza en la Vigilia de esa noche, nos llega también para hacer más firme nuestra esperanza.

"Por qué buscáis entre los muertos al que vive?. No está aquí, ha resucitado" (Lc 24,5-6).

El Ángel consuela así a la mujeres que habían ido al sepulcro.

Así nos repite a nosotros la liturgia pascual, hombres y mujeres del tercer milenio:

¡Cristo ha resucitado, Cristo está vivo entre nosotros!

Su nombre es ya "el Viviente", "la muerte ya no tiene dominio sobre Él" (Rm 6,9).

2. "¡Resurrexit!" Hoy Tú, Redentor del hombre, te levantas victorioso del sepulcro para ofrecer también a nosotros, turbado por tantas sombras que nos amenazan, tu promesa de gozo y de paz.

A ti, Cristo, nuestra vida y nuestro guía, se dirija quien esté tentado por el desánimo y la desesperación, para escuchar el anuncio de la esperanza que no defrauda.

En este día de tu triunfo sobre la muerte, que la humanidad encuentre en ti, Señor, la valentía de oponerse de manera solidaria a tantos males que nos afligen.

Hacer frente al terrorismo

Que encuentre, en particular, la fuerza para hacer frente al inhumano, y por desgracia extendido, fenómeno del terrorismo, que niega la vida y vuelve perturbada e insegura la existencia cotidiana de tanta gente trabajadora y pacífica.

Que tu sabiduría ilumine a los hombres de buena voluntad en el compromiso inevitable contra esta plaga.

3. Que la acción de las instituciones nacionales e internacionales, aceleren la superación de las dificultades actuales y favorezca el progreso hacia una organización más ordenada y pacífica del mundo.

Que se confirme y consolide la actividad de los responsables para lograr una solución satisfactoria de los conflictos que perduran, que ensangrientan algunas regiones de África, Irak y Tierra Santa.

Tú, primogénito de muchos hermanos, haz que cuantos se sienten hijos de Abraham descubran la fraternidad que los une y los mueva a propósitos de cooperación y de paz.

4. ¡Escuchad todos los que os interesáis por el futuro del hombre!

¡Escuchad, hombres y mujeres de buena voluntad! Que la tentación de la venganza abra paso a la valentía del perdón; que la cultura de la vida y del amor haga vana la lógica de la muerte; que la confianza vuelva a reanimar la vida de los pueblos.

Si nuestro futuro es único, es un compromiso y un deber de todos construirlo con paciente y solícita clarividencia.

Trabajar por un mundo justo

5. "Señor, ¿a quién vamos a acudir?"

Sólo Tú, que has vencido a la muerte, "tienes Palabras de vida eterna" (Jn 6,68).

A ti dirigimos con confianza nuestra oración, en la que invocamos también tu consuelo para los familiares de las numerosas víctimas de la violencia.

Ayúdanos a trabajar sin cesar para que venga ese mundo más justo y solidario que Tú, resucitando, has inaugurado.

En este esfuerzo está a nuestro lado aquella que creyó que se cumplirían las Palabras del Señor (cf. Lc 1,45).

¡Dichosa tú, María, testigo silencioso de la Pascua!

Tú, Madre del Crucificado resucitado, que en la hora del dolor y de la muerte tuviste encendida la lámpara de la esperanza, enséñanos también a nosotros a ser, entre las contradicciones del tiempo que pasa, testigos convencidos y gozosos del perenne mensaje de vida y de amor que trajo al mundo el Redentor resucitado.

 

[Traducción del italiano distribuida por la Santa Sede]

+ JUAN PABLO II


Centrales

Los personajes de la Resurrección

En recuerdo de Martín Descalzo

Jesucristo es el gran personaje de la resurrección, el gran protagonista. Junto a El, aparecen otros diez personajes o grupos de personajes, que nos interpelan:

1.- Dos hombres -dos ángeles- con vestidos resplandecientes, de aspecto como el relámpago, vestidos como la nieve:

¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí. Ha resucitado. Recordad cómo os habló estando todavía en Galilea, diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de los pecadores y sea crucificado y al tercer día resucite".

(Mt. 28, 2; Mc. 16, 5; Lc. 24, 4-6)

2.- Los soldados guardianes del sepulcro y los sumos sacerdotes:

"Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, se produjo un gran terremoto y rodó la piedra que cerraba el sepulcro... Los guardias, aterrorizados, se pusieron a temblar y quedaron como muertos... Algunos de los guardias marcharon a la ciudad a contar a los sumos sacerdotes todo lo que había pasado". Estos, reunidos con los ancianos, tomaron bastante dinero y se lo dieron a los soldados diciéndoles: Decid que, viniendo los discípulos de noche, le robaron mientras vosotros dormíais. Y si llega la cosa a oídos del gobernador, nosotros le convenceremos y haremos que no se os inquiete".

(Mt. 28,1-5 y 12-15)

3.- María Magdalena, junto a María la de Santiago, Juana, Salomé y las demás mujeres que estaban con ellas:

Pasado el sábado, María Magdalena, María la de Santiago y Salomé compraron aromas para ir a embalsamarle, y muy de madrugada, el primer día de la semana, al salir el sol, van al sepulcro... Jesús resucitó el primer día de la semana y se apareció primero a María Magdalena... Ella fue a comunicarlo a los que había vivido con El, que estaban tristes y llorosos".

(Mc. 16,1-2 y 9-10) También en Mt. 28, 9-10 y en Jn. 20, 14-18.

4.- El apóstol San Pedro: "Salieron, pues, Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro... Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro. Vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte".

(Jn. 20, 3-7) También en Jn. 21, 1-8, en Jn. 21, 15-19 y en Jn. 21, 21-22)

5.- El apóstol San Juan: "Salieron, pues, Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y asomándose, vio las vendas en el suelo, pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro. Vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no había entendido las Escrituras: que él había de resucitar de entre los muertos".

(Jn. 20, 3-9) También en Jn. 21, 1-7 y Jn. 21, 21-24)

6.- Los demás apóstoles, excepto Tomás:

"La tarde del primer día de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se hallaban los discípulos por temor a los judíos, vino Jesús y puesto en medio de ellos les dijo: la paz sea con vosotros. Y diciendo esto les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron viendo al Señor. Les dijo otra vez: la paz sea con vosotros. Como me envió mi Padre, así os envío yo. Recibid el Espíritu Santo; a quienes perdonéis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retengáis, les serán retenidos".

(Jn. 20, 19-23) También en Lc. 24, 36-41 y en Lc. 24,45-49 y en Mt. 28,16-20.

7.- El apóstol Santo Tomás: "Tomás, uno de los doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: Hemos visto al Señor. Pero él les contestó: si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado no creo. A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo sino creyente. Tomás contestó: ¡Señor mío y Dios mío! Jesús le dijo: ¿por qué me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto".

(Jn. 20,24-29)

8.- Los dos discípulos de Emaús:

"Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a una aldea llamada Emaús, distante de Jerusalén unas dos leguas; iban comentando todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. El les dijo: ¿qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?... Lo de Jesús el Nazareno que fue profeta poderoso en obras y palabras ante Dios y ante todo el pueblo... Nosotros esperábamos... Entonces Jesús les dijo: ?qué necios y torpes sois para creer lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria? Y comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, les explicó todo lo que se refería a él en toda la Escritura. Ya cerca de la aldea donde iban, él hizo ademán de seguir adelante, pero ellos le apremiaron diciendo: ¡Quédate con nosotros porque atardece y el día va de caída! Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció. Ellos comentaron: ¿no ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras? Y levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los once con sus compañeros..."

(Lc. 24,13-35)

9.- Los más de quinientos:

"Pues a la verdad os he transmitido, en primer lugar, lo que yo mismo he recibido, que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día, según las Escrituras, y que se apareció a Cefas, luego a los doce. Después se apareció una vez a más de quinientos hermanos, de los cuales muchos permanecen todavía y otros durmieron; luego se apareció a Santiago, luego a todos los apóstoles, y después de todos, como a un aborto, se me apareció también a mi".

(I Cor. 15,3-8)

10.-María Santísima, la Madre del Resucitado:

La Sagrada Escritura no refiere ningún pasaje en el que Jesús Resucitado se apareciera a su Madre, María Santísima. Con todo, toda la tradición de la Iglesia ve en María el modelo que su hijo Jesús propone al apóstol Tomás, al dudar de su resurrección, cuando dice "Dichosos los que crean sin haber visto". María es así prototipo y modelo de aquellos bienaventurados que creen sin ver. María creyó y esperó. De este modo, "Jesús siempre estuvo resucitado en su corazón sin necesidad de aparición alguna". (J. L. Martín Descalzo)

 

Es el reto planteado en la XXXIII Semana para Institutos de Vida Religiosa

Cómo vivir la pobreza en un mundo globalizado

Con el título "Pobres en un mundo global", se ha celebrado esta semana la XXXIII Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada organizada por el Instituto Teológico de Vida Religiosa (ITVR), dirigido por los Claretianos, y que se ha prolongado hasta el sábado 17.

Durante estas jornadas, a las que asistieron alrededor de 500 religiosos y religiosas, se pretendía "releer y actualizar el significado y el alcance de la profesión de la pobreza en la sociedad actual", como señalaba en la presentación del evento el claretiano Bonifacio Fernández García, director del ITVR. Con las ponencias se quería, también, "sensibilizar a los religiosos del primer mundo para abrir nuevos caminos de lucha contra la pobreza".

Cambiar el estilo de vida

Esta lucha -comentaba Bonifacio Fernández- "debe ir contra las causas que provocan las situaciones de pobreza, asumiendo incluso las implicaciones políticas que esto conlleva". Para el director del ITVR, por otra parte, hay que ser conscientes de que "la pobreza de unos está vinculada a nuestro estilo de vida".

También durante esta XXXIII Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada, se han abordado cuestiones relativas a cómo realizar inversiones éticas, es decir, "qué criterios deben dirigir las inversiones de los institutos religiosos". Asimismo se ha tratado sobre cómo incorporar la mentalidad ecológica a la vivencia de la pobreza para favorecer un estilo de vida sostenible, austero y solidario. (IVICON)

 

Durante las celebraciones de Semana Santa

El patriarca latino de Tierra Santa llama a vencer el mal con el bien

"Los tiempos difíciles son momentos de gracia y no de desesperación, ni tampoco tiempos de venganza". Así lo señaló el Patriarca Latino de Jerusalén, Mons. Michel Sabbah, durante las celebraciones con ocasión de la Semana Santa. Durante su homilía en la Basílica del Santo Sepulcro, el Prelado afirmó que "son tiempos en los que tiene lugar el encuentro con la santidad de Dios que nos enseña sus caminos para resolver nuestros problemas y nuestros contrastes por medio del Espíritu que ha sido infundido en nuestros corazones, gracias al cual alcanzamos la fuerza para vencer al mal con el bien"

"El mal de nuestra tierra -afirmó Mons. Sabbah- es la sangre derramada, es la persona humana despreciada y sometida a la humillación y al miedo. Es el asedio, el muro de separación, la inseguridad". "Todos los planes presentados hasta ahora para dar seguridad a esta tierra carecen de la presencia de Dios, porque son planes de muerte o de vida a expensas de los demás. Nadie tiene el derecho de reclamar su seguridad a expensas de la dignidad de los demás o de la vida y de la tierra de los demás", aclaró.

"Esta es nuestra visión de la paz en esta Tierra Santa: libertad y vida para todos, para los dos pueblos, el palestino y el israelí", señaló asimismo Mons. Sabbah. "Una vida en la paz y en el amor de Dios, una vida que es confianza en el otro, de respeto de su vida, de su dignidad humana, de su tierra y de su independencia". "Toda reivindicación de tierra que no respeta el amor de Dios por todas sus criaturas es ilegítima e inmoral", reiteró. (NE)

 

Monseñor Omella es nombrado nuevo Obispo de Calahorra

La Nunciatura Apostólica en España comunicaba a la Conferencia Episcopal Española (CEE), el pasado jueves santo, que el Papa Juan Pablo II había nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño a Monseñor Juan José Omella Omella, desde 1999 Obispo de Barbastro-Monzón.

La diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño estaba vacante desde que el 15 de septiembre de 2003, por razones de salud, le fuera aceptada la renuncia a su gobierno pastoral a Mons. Ramón Búa Otero. Desde entonces y hasta la toma de posesión del Obispo ahora electo, la diócesis es regida por Mons. Fernando Sebastián Aguilar, Arzobispo de Pamplona, como Administrador Apostólico.

Aragonés de 58 años de edad

Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jerusalén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire.

El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca.

Es Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal.


Información diocesana

Más de doscientos jóvenes participan en esta Asamblea

La Juventud Estudiante Católica de toda España se reune en Gévora

Tal y como adelantamos en nuestro número anterior, se ha celebrado en la casa de oración de Gévora la Asamblea nacional de la Juventud Estudiante Católica (JEC), movimiento especializado de Acción Católica, que desarrolla su actividad en el medio escolar, universitario y en el ejercicio de la profesión, desde el mundo del saber y la cultura.

En esta Asamblea el objetivo era profundizar en la vida y el mensaje de Jesús, en un momento importante para la vida de un cristiano como es la Pascua, bajo el lema "Algo está pasando.. ¡vívelo!".

Desde Galicia hasta Andalucía, pasando por Madrid, Aragón y Canarias, Castilla y León, Asturias, País Vasco, Castilla la Mancha, Murcia y la Comunidad Valenciana, así como por Extremadura, provenían las más de doscientas personas que se han dado cita en este encuentro.

Como conclusiones, la JEC constata que es necesaria una mayor implicación en el seguimiento de Jesucristo, así como una mayor acción en los ambientes en los que se mueven además de humanizar esos mismos ambientes mediante el diálogo y la comunicación. Se ha destacado también la necesidad de cultivar la espiritualidad de la acción.

 

La diócesis acoge el encuentro de delegados para el clero del sur

En él se han reunido las archidiócesis de Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz

Ha tenido lugar en la casa de oración de Villagonzalo, entre el jueves y el sábado, la reunión de los delegados para el clero del sur de España, que comprende los arzobispados de Granada y Sevilla, organizado por la Delegación del Clero de Mérida-Badajoz.

Los delegados para el clero del sur de España mantienen tres encuentros anuales en los que toma parte nuestra diócesis desde que ésta pertenecía a la provincia eclesiástica sevillana. En estas reuniones se trata un tema referido a la vida y a la labor de los sacerdotes. Este año, el tema central ha sido la exhortación postsinodal de Juan Pablo II "Ecclesia in Europa" y el programa de los cursos de formación permanente que se celebran en verano.

Los asistentes han tenido en esta ocasión la oportunidad de conocer nuestra región, ya que el programa contemplaba una visita a Mérida al Museo Nacional de Arte Romano de Mérida y otra a Guadalupe para ganar el Jubileo, donde los asistentes celebraron una Eucaristía presidida por el obispo de Cádiz y Ceuta, Monseñor Antonio Ceballos.

A raíz de la exhortación pastoral 'Pastores Dabo Vobis', sobre la formación de los presbíteros, los delegados para el clero del sur de España han venido trabajando en la elaboración de un proyecto de formación permanente integral, que es uno de los trabajos más serios que se han realizado en este terreno.

 

El archivero diocesano publica un nuevo libro

El archivero diocesano, don Eladio Méndez Venegas ha publicado un libro sobre la persecución religiosa durante la II República y la Guerra Civil. El libro lleva por título "Mártires y confesores de la persecución religiosa en Badajoz (1931-1939)". La publicación consta de más de 500 páginas en las que se relatan numerosos casos de martirio y confesión de fe, en su mayoría de sacerdotes, y también de algunos laicos.

El libro está dividido en siete capítulos en los que no solamente se aborda el martirio, sino también la suerte que corrió el culto en las iglesias, los propios templos, obras de arte sacro, imágenes y todo lo referido al culto en general.

 

Magacela

Jovenes preparan una experiencia misionera

Jóvenes pertenecientes a grupos claretianos del sur de España, han celebrado la Semana Santa en la parroquia de Santa Ana, en Magacela, como un paso más en el proceso de preparación para tomar parte este verano en una experiencia misionera en la diócesis de Humahuaca, al norte de Argentina, donde los claretianos tienen una misión desde hace 30 años. Los jóvenes, acogidos por los feligreses y el párroco, don José Romero Guerrero, animaron las celebraciones litúrgicas propias de la Semana Santa.

Además se llevó a cabo un gran viacrucis por las empinadas calles de la localidad hasta llegar a lo alto del castillo, en el que tomaron parte más de 500 personas llegadas de varios pueblos de la comarca. El sábado Santo por la mañana una chica del pueblo escenificó la Soledad de María

 

Gévora

Retiro anual de la Adoración Nocturna Española

Dentro de un clima de oración, y con motivo de la celebración del acostumbrado retiro anual, se reunieron en la Casa de Espiritualidad de Gévora más de un centenar de adoradores y adoradoras de las secciones de Badajoz, Santa Marta de los Barros, Fuente del Maestre, Hornachos, Ribera del Fresno, Villafranca de los Barros y Granja de Torrehermosa.

Las meditaciones referidas a la Eucaristía, la Oración y la Adoración fueron tratadas por don Miguel Ponce Cuéllar, director espiritual diocesano de la Adoración Nocturna.

Por su parte, los Presidentes asistentes tuvieron la oportunidad de tratar asuntos relacionados con la marcha de la obra.

La Eucaristía fue cantada por un grupo de jóvenes adoradores.

 

Los adultos perciben a los jóvenes como apáticos

El Secretariado de Pastoral de Juventud ha dado a conocer esta semana los resultados del trabajo que han venido realizando más de 300 adultos de 16 comunidades parroquiales, y que han reflexionado sobre el tema "Jóvenes y comunidad cristiana". Este tema ya ha sido analizado por los propios jóvenes pero desde este Secretariado no se ha querido dejar fuera a los miembros adultos de las comunidades.

Según los resultados, los adultos perciben a los jóvenes, dentro de la comunidad cristiana, como "apáticos". También creen que la iglesia no les resulta "atractiva" y que los adultos acaparan todos los papeles y los jóvenes, por eso, se sienten desplazados.

Todas estas conclusiones se darán a conocer en un documento que se remitirá a las comunidades parroquiales para su estudio.

 

El autor ha realizado una selección de 365 santos, uno para cada día del año

El sacerdote don Manuel Amezcua publica el santoral de Iglesia en camino

Recientemente ha visto la luz el libro "Santoral: Iglesia en camino", que recoge las biografías de 365 santos, uno para cada día del año. Se trata de una recopilación del santoral publicado en esta revista, durante los diez años de vida de la misma, utilizados también en la cadena COPE.

El autor del libro es el sacerdote don Manuel Amezcua Morilllas, responsable de esta sección. La obra está prologada por nuestro director don José María Gil Tamayo, que entre otras cosas resalta la conveniencia de adentrarse en la santidad de la Iglesia a través de breves pinceladas que unen el rigor histórico a la cercana simpatía por los biografiados.

En todo tiempo y lugar

Según el autor, "en la publicación pueden encontrarse figuras absolutamente diversas entre si: desde prostitutas hasta reyes, desde obispos hasta soldados, desde personajes bíblicos hasta hombres y mujeres absolutamente contemporáneos, de tal manera que la santidad es por una parte intemporal y, por otra, irreductible a un lugar concreto. Hay santos con una vida equilibradamente feliz y otros que han alcanzado un altísimo grado de amor a Dios y al prójimo en campos de concentración nazis". Todo ello lleva a don Manuel Amezcua a señalar que "el amor puede vivirse en todo tiempo, en todo lugar y en toda circunstancia".

Santos con humor

Una de las características del libro es que los personajes están tratados con el suficiente buen humor como para reirse, no de los santos, sino de nosotros mismos en comparación con ellos.

El uso diario de una página de este libro puede ayudar, poco a poco, a encariñarnos con las figuras más importantes de la historia de la Iglesia, en lo que tienen de ejemplares para nuestra vida a fin de calcar sus virtudes en nuestra propia existencia.

Don Manuel Amezcua afirma que "si, además, sirven para hacernos sonreir y para echar una mano a quien pueda necesitarlo, podemos dar por bienvenida una publicación de esta naturaleza.

Fines solidarios

El libro, publicado con fines exclusivamente benéfico-solidarios, que van desde proyectos de infancia hasta programas relacionados con la tercera edad y con la cáritas parroquial de la Estación pacense, puede adquirirse en librerías especializadas, en la parroquia de San Fernando y Santa Isabel de Badajoz y en diversos centros de la Iglesia.


Liturgia dominical

Celebramos el II domingo de Pascua

Palabra de Dios

Libro de los Hechos 5, 12-16

Los apóstoles hacían muchos signos y prodigios en medio del pueblo.

Los fieles se reunían de común acuerdo en el pórtico de Salomón; los demás no se atrevían a juntárseles, aunque la gente se hacía lenguas de ellos; más aún, crecía el número de los creyentes, hombres y mujeres, que se adherían al Señor.

La gente sacaba los enfermos a la calle, y los ponía en catres y camillas, para que, al pasar Pedro, su sombra, por lo menos, cayera sobre alguno.

Mucha gente de los alrededores acudía a Jerusalén, llevando a enfermos y poseídos de espíritu inmundo, y todos se curaban.

 

Libro del Apocalipsis 1, 9-11a. 12-13. 17-19

Yo, Juan, vuestro hermano y compañero en la tribulación, en el reino y en la constancia en Jesús, estaba desterrado en la isla de Patmos por haber predicado la palabra de Dios y haber dado testimonio de Jesús. Un domingo caí en éxtasis y oí a mis espaldas una voz potente que decía: - Lo que veas escríbelo en un libro, y envíaselo a las siete Iglesias de Asia. Me volví a ver quién me hablaba, y, al volverme, vi siete candelabros de oro, y en medio de ellos una figura humana, vestida de larga túnica, con un cinturón de oro a la altura del pecho. Al verlo, caí a sus pies como muerto. Él puso la mano derecha sobre mí y dijo: - No temas: Yo soy el primero y el último, yo soy el que vive. Estaba muerto y, ya ves, vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del abismo. Escribe, pues, lo que veas: lo que está sucediendo y lo que ha de suceder más tarde.

 

Evangelio según san Juan 20, 19-31

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: - Paz a vosotros. Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: - Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: - Recibid el Espíritu Santo: a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.

Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: - Hemos visto al Señor. Pero él les contestó: - Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.

A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: - Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: - Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Contestó Tomás: - ¡Señor mío y Dios mío! Jesús le dijo: - ¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.

Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Éstos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

 

Comentario Litúrgico

Estaba muerto y, ya ves, vivo

Es una frase que podemos encontrar en la segunda lectura de hoy y que merece toda nuestra atención pues nos puede arrancar de un error frecuente en muchos cristianos. Me refiero a interpretar la resurrección de Cristo como un acontecimiento que pertenece al pasado, sin más.

Todo texto merece una lectura atenta. Está clara la intención del autor sagrado al describir la visión que tuvo lugar, precisamente en domingo día dedicado a la evocación del la resurrección de Cristo. Quien se le presenta es el mismo Cristo que tiene palabras que confirma la actualidad del misterio de su resurrección: &laqno;Yo soy el que vive, estaba muerto y, ya ves, vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del abismo»

Es evidente que la resurrección de Cristo no fue un acontecimiento que tuvo lugar en un momento determinado sin más. Sino que se trata de un misterio de vida divina que invadió todo el ser de Cristo y que lo ha transformado en fuente de vida eterna para los que creen en El.

Si pasamos al evangelio, todo lo anterior queda confirmado de manera meridiana: el Resucitado se presenta pero no como una aparición meramente pasiva, para ser vista, sino como Alguien que tiene la fuerza creadora de comunicar el Espíritu Santo e iniciar la obra santificadora y sacramental de la comunidad de los redimidos, la Iglesia.

La incredulidad del apóstol Tomás nos da la ocasión para saber qué camino nos conduce al encuentro con el Resucitado y su potencia salvadora. Los místicos dicen , a este propósito, que es la virtud de la fe la que nos posibilita "tocar" a Cristo resucitado y recibir su gracia .

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

19, lunes: Hch 4, 23-31; Jn 3, 1-8.
20, martes: Hch 4, 32-37; Jn 3, 5a. 7b-15.
21, miércoles: Hch 5, 17-26; Jn 3, 16-21.
22, jueves: Hch 5, 27-33; Jn 3, 31-36.
23, viernes:Hch 5, 34-42; Jn 6, 1-15.
24, sábado: Hch 6, 1-7; Jn 6, 16-21.
25, domingo: Hch 5, 27b-32.40b-41; Ap 5, 11-14; Jn 21, 1-19.

 

Santoral

21 de abril: San Anselmo (1033-1109)

"Hombre, olvida las fatigas que te abruman, ocúpate un instante de Dios y busca en Él tu reposo. Entra en la morada de tu corazón y arroja de ella todo lo que no sea Dios; todo lo que no te ayude a buscarlo. Cierra primero los ojos para abrirlos después".

Cuando los grandes doctores de la iglesia hablan, su palabra permanece vigente durante milenios. Tal es el caso de este italiano que, formado en Normandía, termina de arzobispo en Canterbury, en la Inglaterra plenamente convulsa de los reinados de Guillermo II y Enrique I. El objetivo fundamental de su pontificado será defender, más que a capa y espada, a golpe de mitra y báculo, la soberana libertad de la iglesia para nombrar a sus propios obispos: durante todo el segundo milenio del cristianismo, en su práctica totalidad, uno de los peores males de la iglesia ha venido siendo el que los obispos sean nombrados por los políticos. Naturalmente, a San Anselmo el asunto le cuesta múltiples calumnias y destierros. Este autor del argumento que une el "ser" y el "deber ser" para avanzar en las pruebas de la existencia de Dios, es sobre todo un hombre de vida interior, al que sus difíciles avatares no le privan de la riqueza que otorga el vivir hacia adentro.

Por complicadas que sean las circunstancias externas, Dios late en nuestro interior. Experimentarlo y ser feliz es la misma cosa.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

19, lunes: León IX, Marta, Isnardo de Chiampo, Sibilina Biscossi.
20, martes: Aniceto, Secundino, Mariano, Flavio, Sulpicio.
21, miércoles: Anselmo, Apolonio, Conrado de Parzán.
22, jueves: Sotero, Cayo, Agapito, Oportuna, Hugo de Grenoble.
23, viernes: Jorge, Gerardo, Adalberto, Teresa María Cruz.
24, sábado: Ntra. Sra. de la Montaña, Ntra. Sra. del Puerto, Fidel, Cleofé.
25, domingo: Marcos, Aniano, Esteban, Franca.


Contraportada

Monseñor Burke, antiguo juez de l a Rota romana, da algunas claves para un matrimonio feliz

El matrimonio ha de ser un camino de felicidad

EL matrimonio es una de las mejores escuelas del amor de Dios, el lugar donde Él quiere educar a muchos de sus alumnos. Así lo afirma monseñor Cormac Burke, antiguo juez de la Rota Romana, que actualmente enseña antropología en la Universidad Strathmore de Nairobi. En esta entrevista concedida a Zenit explica cómo únicamente la persona que está preparada para hacer frente a los desafíos del amor crecerá en el amor, y cómo los hijos constituyen un desafío, la capacidad de cada esposo de amar todavía más.

- ¿Cuáles son las "leyes de la felicidad" y cómo se encuentran y viven en el matrimonio cristiano?

- La primera cosa que se debe tener en cuenta es que el matrimonio no puede dar la felicidad perfecta, ni nada parecido aquí en la tierra. El propósito no es dar a los esposos esa felicidad, sino madurarlos para ella.

En todo lo de aquí, en la tierra, Dios está intentando enseñarnos a amar, lo que gozaremos plenamente en el cielo. El matrimonio es una de las más intensivas escuelas de amor, donde Dios quiere entrenar a muchos de sus alumnos.

La felicidad exige un esfuerzo. Cuando una persona casada en dificultades se permite pensar: "Conseguiré el divorcio y me casaré con otro hombre u otra mujer, porque seré más feliz con él o con ella", están diciendo en realidad, "mi felicidad depende de que no se me pida demasiado. Seré feliz sólo si no tengo que hacer mucho esfuerzo para amar".

La persona que escoge pensar así nunca puede ser feliz, porque la felicidad es sobre todo una consecuencia de darse, como dicen los Hechos de los Apóstoles (20, 35): "Hay más felicidad en dar que en recibir".

La felicidad no es posible ni dentro ni fuera del matrimonio para aquella persona que está determinada a conseguir más de lo que él o ella esté dispuesto a dar.

En el matrimonio, por tanto, uno tiene que aprender a amar. Si la gente no aprende, seguirá apegada a su egoísmo, como el diablo o el alma en el infierno. Con todo, el matrimonio es una institución divina que gradualmente los sacará de ese egoísmo.

Uno también se tiene que empeñar en esta tarea, que es inscribirse uno mismo de forma definitiva en esta escuela de amor. Si uno sólo se prepara para dar amor con un único intento y abandonar si no parece que funciona, no funcionará, ni nunca se convertirá en una persona capaz de amar.

La felicidad personal

- ¿Cómo logra, profundiza, madura y hace permanente el matrimonio la felicidad personal de cada uno?

- Sobre todo saliendo de nosotros mismos. Nunca conseguiremos comenzar este camino de felicidad hasta que seamos conscientes de que el principal obstáculo somos nosotros mismos, nuestras preocupaciones, inquietudes y cálculos centrados en nosotros mismos. Paradójicamente todo esto son obstáculos para nuestra felicidad personal.

Para el cristiano, esta paradoja no debería ser difícil de entender, porque viene de la enseñanza del corazón de Cristo sobre aquellos que salvan sus vidas de modo egoísta y calculador: "El que quiera salvar su vida la perderá; y el que la pierda por mi causa, la encontrará". La frase "por mi causa" apunta a todo lo que es bueno, generoso, puro y meritorio.

Uno de los errores modernos más comunes es pensar que la felicidad viene del cálculo. Pensamos que nuestra felicidad depende de considerar las cosas de manera inteligente y cuidadosa: "¿Más de esto, menos de esto, me hará feliz?" No es así. La felicidad personal y la felicidad en el matrimonio dependen principalmente de la generosidad y el sacrificio.

Los hijos

- ¿Cómo pueden los hijos traer felicidad al matrimonio y a cada uno de los esposos individualmente?

- Este siglo ha venido a separar y oponer plenitud matrimonial e hijos. Muchos miran el matrimonio sólo como asunto en tándem -felicidad "à deux"- en el que los hijos son considerados como una posible ventaja o un posible obstáculo al cumplimiento personal. Esto es fundamentalmente no confiar en el diseño de Dios para el matrimonio.

Quienes se casan necesitan ponderar que cada hijo es un regalo totalmente único e irrepetible a la unión y amor de los esposos. También necesitan darse cuenta de que los hijos desafían la capacidad de amar de cada uno de los esposos todavía más que la vida conyugal en sí misma. Sólo la persona que está preparada para hacer frente a los desafíos del amor crecerá en el amor.

Cuarenta años de poner énfasis en la autorrealización o en el confort material han ido acompañados de un énfasis similar en limitar la familia.

Los hijos ­uno o dos, en la mayor parte de los casos­ se han visto considerados como "extras opcionales" para una pareja, no como el cumplimiento natural de sus aspiraciones matrimoniales. Empleo, status, vida social, ocupaciones, vacaciones, tranquilidad y confort parecen ofrecer más felicidad que los hijos.

Sin embargo, si uno juzga por el creciente número de hogares rotos, menos hijos no parece que haya llevado a una mayor estabilidad, plenitud o felicidad matrimoniales.

Las parejas católicas se han visto también profundamente afectadas por la mentalidad de la planificación familiar, hasta el punto que se suele presentar una familia "planificada" como la norma en la preparación pre-matrimonial. Probablemente la mayoría de nuestros jóvenes se casan hoy considerando la planificación como una parte normal del matrimonio; muchos, para los que nunca se proyectó, están experimentando sus efectos en su vida matrimonial.

Zenit


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


 


Return to Camino