Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 570. 17 de abril de 2005

Director: Juan José Montes


Portada

Juan Pablo II comenzó a escribirlo en marzo de 1978

El testamento del Papa nos muestra a un cristiano esforzado en cumplir el plan de Dios en su vida

"Totus Tuus ego sum". Así comienza el testamento de Juan Pablo II distribuido por la Santa Sede tras la muerte del Santo Padre. Un testamento espiritual que el Papa comenzó a escribir en marzo de 1978 a impulsos siempre de la celebración de los ejercicios espirituales de cuaresma que todos los años celebraba con la curia vaticana.

No es el de Juan Pablo II un testamento escrito desde planteamientos doctrinales o teológicos, sino escrito con el corazón. En los pocos folios manuscritos, en su lengua materna, en los que Juan Pablo II lega al mundo su testamento, no encontraremos ni sesudas exégesis bíblicas ni rebuscados planteamientos, sino el corazón de un cristiano, de un Papa, que se abre a la misericordia infinita de Dios y se pone en sus manos para que sea Él el que guíe su vida en la misión que le ha encomendado.


Editorial

Tiempo de silencio

Ha terminado una semana que trascurría entre el dolor por el entierro del Papa y la emoción por la adhesión que ha suscitado su persona y su obra en todo el planeta. Pero si algo ha presidido toda esa riada de sentimientos ha sido la oración desde todos los lugares y en todas las lenguas, motor que movió todo aquello por lo que es recordado Juan Pablo II "El Magno".

Este lunes, 18 de abril, los ojos de los creyentes se vuelven hacia los cardenales electores, entre los que se encuentra con toda seguridad el sucesor de Wojtyla. Por la mañana tiene lugar una solemne celebración eucarística con la Misa votiva Pro eligendo Papa y por la tarde comienzan las votaciones.

En la actualidad hay 183 cardenales más un cardenal in pectore. De ellos sólo 117 son electores, al tener más de 80 años los 66 restantes. Participarán por primera vez en una elección del Romano Pontífice los 114 cardenales electores creados por Juan Pablo II. Los cardenales William Wakefield Baum, Josef Ratzinger y Jaime L. Sin fueron creados por el Papa Pablo VI y participaron en la elección de los Papas Juan Pablo I y Juan Pablo II.

El lugar de la elección y las personas admitidas en razón de su cargo están especificados en la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis, que regula todo lo referido al desarrollo del Cónclave. Los cardenales están alojados por primera vez en la llamada Domus Sanctae Marthae, construida recientemente en la Ciudad del Vaticano. La elección tendrá lugar en la Capilla Sixtina.

Los cristianos no debemos olvidar que seguimos en tiempo de oración para que el Espíritu Santo inspire al grupo de personas sobre el que recae la alta responsabilidad de elegir y por el sucesor designado, que tendrá la misión de seguir conduciendo a la Iglesia por este complejo tercer milenio en la que Juan Pablo II la introdujo, sorteando problemas, aliviando el cansancio de viejas iglesias locales y animando a las iglesia jóvenes que empujan con fuerza, ilusión y compromiso renovado.


Escritos teológicos

La familia, evangelizadora de la familia

Homilía en el Encuentro Diocesano de las Familias

1.- La liturgia de hoy comienza invitándonos a pedir al Señor que nos conceda estar exultantes de gozo al vernos renovados y rejuvenecidos en el espíritu. Esto equivaldría a decir que demos gracias a Dios porque su acción redentora ha estimulado nuestro espíritu para que activemos nuestra fe y seamos consecuentes obrando el bien. Para que esto se cumpla en nosotros son necesarias dos condiciones: La primera, que analicemos nuestra vida para saber donde y en qué andamos más deteriorados, más anquilosados, menos desarrollados y más necesitados de la gracia redentora de Cristo y de nuestra operatividad desde la fe. La segunda, que pensemos el lugar que vamos a dar a la oración y a la práctica de los sacramentos en nuestra vida ordinaria, para que los propósitos no se queden lejos del justo cumplimiento. La oración es la luz de nuestra mente y el motor de nuestro corazón como cristianos.

2.- Estas condiciones, que se refieren a todos los cristianos, tienen unas connotaciones especiales para los matrimonios y para los miembros de las familias en cuanto tales. Dichas connotaciones tienen como base para vosotros, queridos matrimonios, la necesidad de avivar la conciencia de que sois constituidos marido y mujer por un sacramento, que San Pablo refiere a la unión de Cristo con su Iglesia. Por tanto, si es cierto que la vida de todos está en manos de Dios, es también muy cierto que la vuestra es, además y al mismo tiempo, signo del amor de Dios y del compromiso o Alianza de Dios con su pueblo. Esa alianza, que permanece desde la promesa de Dios de cuidar a su Pueblo tras del diluvio, tiene una formulación tan sencilla y clara como profunda y vinculante: "Yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo" (Ez 37, 22). De tal modo, que Dios vive para nosotros, y nos capacita y llama para que vivamos de El, con El y para El.

Es, pues, momento oportuno, para renovar interiormente el compromiso matrimonial. Esta renovación ha de llevar a la atenta consideración de lo que este compromiso sacramental significa. A la luz del significado de la alianza de Dios con su Pueblo, expresado por Jesucristo y explicado luego por S. Pablo, queda claro que cada uno, a ejemplo del Señor, ha de ser el protector, el servidor, el estímulo, la ayuda, el consuelo y el perdón del otro. Jesucristo ha dicho: "El Hijo del Hombre no ha venido a ser servido sino a servir y a dar su vida en rescate por todos" (Mt. 20,28). En esta permanente actitud de servicio mutuo, cada uno ha de poner todo lo que es y tiene, al servicio del otro, como Cristo puso su vida para que nosotros viviéramos. "Yo para eso he venido al mundo, para que tengáis vida y la tengáis en abundancia" (Jn. 10,10).

Lejos de asustarse pensando que cuanto mayor sea la exigencia de perfección serán mayores las dificultades y la necesidad de esfuerzo, debéis tener presente que por este camino se llega al perfeccionamiento del matrimonio y de la propia vida personal. Y que, en la medida avanzáis en la vivencia cristiana del matrimonio y de la familia mayor es el gozo y la plenitud en la vida que ambos podéis disfrutar según el proyecto que ambos elegisteis al mismo tiempo, sintiéndoos llamados por Dios y deseando llevarlo a cabo sinceramente por amor y amparándoos en el Señor.

3.- Sólo la experiencia del bien nos puede llevar a ser apóstoles del bien que experimentamos. Y hoy, queridos hermanos y hermanas, es muy importante que, entre vosotros esposos, y entre vosotros matrimonios cristianos, se ejercite ese apostolado del bien matrimonial. Sólo así brotará gustoso el esfuerzo para alcanzar lo que se desea, lo que se espera y todavía no se tiene, o lo que se tiene de modo incompleto.

Pero, además, ese apostolado tiene otras dimensiones y objetivos: es necesario que, como hizo Jesucristo con la humanidad, nosotros aportemos nuestro esfuerzo para que se vayan rompiendo las ataduras de la muerte en tantos hijos y aspirantes al matrimonio o a la pareja, sin fundamento ni motivación sobrenatural.

El primer apostolado familiar ha de ser con los hijos. Procurando ponerlos todos los días-domingo sobre la patena del sacerdote, para que Dios los reciba y obre en ellos la transformación interior que los lleve a madurar en la fe, a abrirse a Dios y al misterio del verdadero amor, que es un don, y al proyecto de vida compartido con el Señor en el Sacerdocio o en la vida consagrada, o también con el Señor en el matrimonio cristiano. Para ello es necesario el tiempo, la paciencia, la disposición a volver a empezar, la insistencia amorosa, y, sobre todo, la oración. No debéis olvidar que vuestros hijos son también hijos de Dios; y que muchas veces hace más para su bien la aceptación callada y humilde del fracaso educativo cuando así aparezca, que una aparente victoria quizá pasajera y fácil. Además de ello, es muy necesario el contacto con quienes colaboran con vosotros desde el Colegio y la Parroquia, en la tarea educativa que os compete, por derecho, en primerísimo lugar y siempre.

Es momento ahora de pensar qué se está haciendo a favor de las escuelas de padres, de la presencia cristiana en los consejos escolares, en las asociaciones católicas de padres de alumnos, etc..

Si no hay una acción verdaderamente planificada, la familia quedará siendo una célula pasiva de la sociedad, una caja de lamentos, y un rincón de retirada resentida o resignada, pero siempre inoperante.

4.- Otra dimensión de vuestro apostolado, ha de ser, aunque quizás no para todos, la atención a los matrimonios en crisis, a las parejas cansadas, a las familias en peligro, a a quienes viven por inercia el lanzamiento de su matrimonio relativamente reciente, pero que no tienen planteamientos de renovación y no son conscientes de la progresiva pérdida de energía, de ilusión y de futuro. Un matrimonio desilusionado es como un revulsivo contra el matrimonio que infiltra el virus del miedo y la prevención en los hijos y en los matrimonios jóvenes. En cambio, un matrimonio fundamentado y entusiasmado, realista y consciente de su valor y de sus posibilidades, es como un áncora de salvación en el mar agitado de la sociedad movida por vientos irregulares y descontrolados. Vosotros estáis llamados a ser esa áncora de salvación. No son necesarias para ello acciones extraordinarias, ni especialmente originales. Basta, en principio, con el testimonio de la alegría de vivir, del cuidado de compartir, del interés por crecer, y del gozo que sentís en la propia vida la obra maravillosa de Dios nuestro Señor en el seno de vuestra unión.

5.- Finalmente, vuestro apostolado ha de alcanzar a la sociedad a través de las instancias gubernamentales, de los centros de pensamiento, de los grupos de influencia , de los ámbitos educativos y de los medios de comunicación.

Es fácil caer en la tentación de la retirada o del retraimiento pensando que no está en vuestras manos esta labor, que no podéis alcanzar con nuestros recursos personales o institucionales. Pero no tenéis más remedio que lanzaros a motivar, empujar, ayudar y apoyar a quien deba actuar. La familia debe tener una voz permanente, bien fundamentada, respetuosa y enérgica en las instancias de poder donde se toman las decisiones que condicionan la vida del matrimonio y de la sociedad familiar. A este respecto conviene tener en cuenta que no puede haber personas preparadas para ello si no hay grupos que los cultiven y apoyen. Entre todos debemos procurar el grupo y la escuela para que, poco a poco, vayan surgiendo personas preparadas, bien dotadas y mejor dispuestas a trabajar y hacer trabajar a favor de la familia en las instancias correspondientes.

Santiago. Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

Testamento de Juan Pablo II

Totus Tuus ego sum

En el Nombre de la Santísima Trinidad. Amén.

"Velad porque no sabéis en qué día vendrá vuestro Señor" (cf.Mt 24, 42), estas palabras me recuerdan la última llamada, que vendrá en el momento que quiera el Señor. Quiero seguirle y deseo que todo lo que forma parte de mi vida terrenal me prepare a este momento. No sé cuando llegará, pero como todo, también deposito este momento en las manos de la Madre de mi Maestro: Totus Tuus. En sus manos maternas lo dejo todo y a todos aquellos con quienes me ha ligado mi vida y mi vocación. En esas manos dejo sobre todo a la Iglesia y también a mi nación y a toda la humanidad. A todos doy las gracias. A todos pido perdón. Pido también oraciones para que la misericordia de Dios se muestre más grande que mi debilidad y mi indignidad.

Durante los ejercicios espirituales he releído el testamento del Santo Padre Pablo VI. Su lectura me ha llevado a escribir el presente testamento.

No dejo tras de mí propiedad alguna de la que sea necesario disponer. En cuanto a las cosas de uso cotidiano que me servían, pido que se distribuyan como se considere oportuno. Que se quemen mis apuntes personales. Pido que se encargue de todo esto don Estanislao a quien doy las gracias por la colaboración y la ayuda tan prolongadas en estos años y tan grande. Todos los demás agradecimientos, en cambio, los dejo en el corazón ante Dios mismo, porque es difícil expresarlos.

Por lo que se refiere al funeral, repito las mismas disposiciones que dio el Santo Padre Pablo VI (nota al margen: la sepultura en la tierra, no en un sarcófago, 13.3.92)

"apud Dominum misericordia et copiosa apud Eum redemptio"

Juan Pablo II

Roma, 6. III. 1979

****

Después de la muerte pido Santas Misas y oraciones

5.III.90

****

Expreso mi más profunda confianza en que, a pesar de toda mi debilidad, el Señor me conceda todas las gracias necesarias para hacer frente según Su voluntad a cualquier tarea, prueba o sufrimiento que quiera pedir a su siervo en el curso de la vida. También tengo confianza en que no permitirá jamás que, mediante cualquier actitud mía: palabras, obras u omisiones, traicione mis obligaciones en esta santa Sede Petrina.

Folio sin fecha:

 

****

También durante estos ejercicios espirituales he reflexionado sobre la verdad del sacerdocio de Cristo en la perspectiva de aquel tránsito que para cada uno de nosotros es el momento de la propia muerte. Del adiós a este mundo -para nacer a otro, al mundo futuro, signo elocuente (añadido encima: decisivo) es para nosotros la Resurrección de Cristo.

He leído por tanto la escritura de mi testamento del último año, efectuada también durante los ejercicios espirituales, la he comparado con el testamento de mi gran predecesor y padre Pablo VI, con ese testimonio sublime sobre la muerte de un cristiano y de un Papa y he renovado en mí la conciencia de las cuestiones a las que se refiere el registro del 6.III.1979 que yo había preparado (de forma bastante provisional).

Hoy quiero añadirle solamente ésto, que cada uno debe tener presente la perspectiva de la propia muerte. Y debe estar preparado para presentarse frente al Señor y al Juez y al mismo tiempo frente al Redentor y al Padre. Así, yo también lo tengo continuamente en consideración, confiando ese momento decisivo a la Madre de Cristo y de la Iglesia, a la Madre de mi esperanza.

Los tiempos que vivimos, son indeciblemente difíciles e inquietos. También el camino de la Iglesia se ha vuelto difícil y tenso, tanto para los fieles como para los pastores, prueba característica de estos tiempos. En algunos países (como por ejemplo en aquel del cual he leído en los ejercicios espirituales), la Iglesia se encuentra en un período de persecución tal que no es inferior al de los primeros siglos, al contrario, incluso los supera por el grado de crueldad y de odio. Sanguis martyrum - semen christianorum. Y además esto: tantas personas inocentes desaparecen también en este país en que vivimos...

Deseo una vez más confiarme totalmente a la gracia del Señor. Él mismo decidirá cuando y cómo tengo que terminar mi vida terrenal y mi ministerio pastoral. En la vida y en la muerte Totus Tuus mediante la Inmaculada. Aceptando ya desde ahora esta muerte, espero que Cristo me conceda la gracia para el último pasaje, es decir la Pascua, (mía). También espero que haga que sea útil para esta causa tan importante a la que intento servir: la salvación de la humanidad, la salvaguardia de la familia humana, y con ella de todas las naciones y todos los pueblos (entre ellos también me dirijo de forma particular a mi Patria terrena), útil para las personas que de modo particular me ha confiado, para la cuestión de la Iglesia, para la gloria de Dios.

No quiero añadir nada a lo que escribí hace un año, solamente manifestar esta prontitud y al mismo tiempo esta confianza a las que de nuevo me han dispuesto los ejercicios espirituales.

Juan Pablo II

24.II-1.III.1980

****

Totus Tuus ego sum

En el curso de los ejercicios espirituales de este año he leído (varias veces) el texto del testamento del 6.III.1979. A pesar de que todavía lo considero provisional (no definitivo) lo dejo en la forma en que existe. No cambio (por ahora) nada, y tampoco lo agrego, por cuanto se refiere a las disposiciones que contiene.

El atentado a mi vida el 13.V.1981 confirmó, de alguna forma la exactitud de las palabras escritas en el período de los ejercicios espirituales de 1980 ( 24.II- 1.III).

Cuanto más profundamente siento que me encuentro totalmente en las Manos de Dios - y permanezco continuamente a disposición de mi Señor, confiándome a Él en su Madre Inmaculada (Totus Tuus)

Juan Pablo II pp. II

5.III.1982

****

Por cuanto se refiere a la última frase de mi testamento del 6.III.79 ("Sobre el lugar/ es decir el lugar del funeral/ decida el colegio cardenalicio y los compatriotas") aclaro que pienso en: el metropolitano de Cracovia o el Consejo General del Episcopado de Polonia. Pido por tanto al Colegio Cardenalicio que satisfaga en la medida de lo posible las eventuales peticiones de los más arriba citados.

5.III.82

****

De nuevo - por cuanto respecta a la expresión "Colegio Cardenalicio y los Compatriotas": el "Colegio Cardenalicio" no tiene ninguna obligación de interpelar sobre este argumento a "los Compatriotas": sin embargo, puede hacerlo, si por alguna razón lo considerase justo.

JPII

1.III.1985 (en el curso de los ejercicios espirituales)

 

****

Los ejercicios espirituales del año jubilar del 2000

(12-18.III)

(para el testamento)

1. Cuando el día 16 de febrero de 1978 el cónclave de los cardenales eligió a Juan Pablo II el primado de Polonia, cardenal Stefan Wyszynsk, me dijo: "La tarea del nuevo Papa será introducir a la Iglesia en el Tercer Milenio". No sé si repito exactamente la frase, pero al menos éste era el sentido de lo que sentí entonces. Lo dijo el hombre que ha pasado a la historia como primado del Milenio. Un gran primado. He sido testigo de su misión, de su entrega total. De sus luchas: de su victoria. "La victoria, cuando llegue, será una victoria a través de María". Estas palabras de su predecesor, el cardenal August Hlond, las solía repetir el primado del Milenio.

De este modo, me he preparado para la tarea que el día 16 de octubre de 1978 se presentó ante mí. En el momento en que escribo estas palabras, el Año Jubilar del 2000 ya es una realidad. La noche del 24 de diciembre de 1999 se abrió la simbólica Puerta del Gran Jubileo en la basílica de San Pedro, después la de San Juan de Letrán, la de Santa María Mayor, el primer día del año y el día 19 de enero la puerta de la basílica de San Pablo Extramuros. Este último acto, dado su carácter ecuménico, se ha quedado grabado en mi memoria de modo particular.

2. A medida que pasa el Año Jubilar del 2000, un día tras otro, se cierra detrás de nosotros el siglo XX y se abre el siglo XXI. Según los designios de la Providencia se me ha concedido vivir en el difícil siglo que se está acabando, que empieza a pertenecer al pasado y ahora, en el año en que la edad de mi vida alcanza los 80 años ('octogesima adveniens'), es necesario preguntarse si no es tiempo de repetir con el bíblico Simeón: 'Nunc dimittis'.

El día 13 de mayo de 1981, el día del atentado al Papa durante la audiencia general en la Plaza de San Pedro, la Divina Providencia me salvó milagrosamente de la muerte. Aquel que es único Señor de la vida y de la muerte, El mismo me ha prolongado esta vida, en un cierto modo me la ha vuelto a dar. Desde aquel momento pertenece aún más a El. Espero que El me ayudará a reconocer hasta cuando debo continuar este servicio, al que me llamó el día 16 de octubre de 1978. Le pido que me llame cuando quiera. 'Pues si vivimos, vivimos para el Señor; y si morimos, morimos para el Señor' (cf. Rm 14, 8). Espero que hasta que pueda realizar el servicio petrino en la Iglesia, la Misericordia de Dios me preste las fuerzas necesarias para ello.

3. Como todos los años, durante los ejercicios espirituales he leído mi testamento del 6.III.1979. Sigo manteniendo las disposiciones contenidas en él. Lo que entonces y durante los sucesivos ejercicios espirituales se ha añadido es un reflejo de la difícil y tensa situación general, que ha marcado los años ochenta. Desde el otoño del año 1989 esta situación ha cambiado. El último decenio del siglo pasado ha estado libre de las tensiones anteriores; esto no significa que no hayan surgido nuevos problemas y dificultades. De modo particular, sea alabada la Divina Providencia por ello, el período de la llamada 'guerra fría' terminó sin el violento conflicto nuclear que pesaba sobre el mundo en el período precedente.

4. Al encontrarme en el umbral del tercer milenio "in medio Ecclesiae", deseo expresar una vez más gratitud al Espíritu Santo por el gran don del Concilio Vaticano II, - del que junto a la Iglesia entera y todo el episcopado- me siento deudor. Estoy convencido de que las nuevas generaciones podrán servirse todavía durante mucho tiempo de las riquezas proporcionadas por este Concilio del siglo XX. Como obispo que ha participado en el evento conciliar desde el primer al último día, deseo confiar este gran patrimonio a todos aquellos que son y serán llamados a ponerlo en práctica en el futuro. Por mi parte, doy las gracias al Pastor eterno que me ha permitido servir a esta grandísima causa en el curso de todos los años de mi pontificado.

"In medio Ecclesiae"... desde los primeros años de servicio episcopal -precisamente gracias al Concilio -he podido experimentar la comunión fraterna del episcopado. Como sacerdote de la archidiócesis de Cracovia ya sabía que es la comunión fraternal el presbiterio- el Concilio abrió una nueva dimensión de esta experiencia".

5. ¡Cuántas personas tendría que nombrar aquí! Probablemente el Señor Dios habrá llamado a Sí la mayoría de ellos. Por lo que se refiere a los que todavía se encuentran en esta parte, que las palabras de este testamento les recuerden, a todos y en todas partes, allí, donde se encuentren.

En el curso de más de veinte años desde cuando presto el servicio Petrino "in medio Ecclesiae" he experimentado la benévola y muy fecunda colaboración de tantos cardenales, arzobispos y obispos, de tantos sacerdotes y personas consagradas -hermanos y hermanas-, en fin, de tantísimas personas laicas, en el ambiente curial, en el Vicariato de la diócesis de Roma, y también fuera de estos ambientes.

¡Cómo no abrazar con grata memoria a todos los episcopados del mundo, con los cuales me he encontrado a lo largo de las visitas "ad limina Apostolorum"! ¡Cómo no recordar también a tantos hermanos cristianos no católicos! !Y al rabino de Roma y a tantos numerosos representantes de las religiones no cristianas! !Y cuántos representantes del mundo de la cultura, de la ciencia, de la política, de los medios de comunicación social!

6. A medida que se avecina el límite de mi vida terrenal vuelvo con la memoria al principio, a mis padres, al hermano y la hermana (que no conocí porque murió antes de que yo naciese), a la parroquia de Wadowice donde fui bautizado, a esa ciudad que amo, a mis coetáneos, compañeras y compañeros de la escuela primaria, del bachillerato, de la universidad, hasta los tiempos de la ocupación, cuando trabajé como obrero y después en la parroquia de Niegowic, en la cracoviana de San Floriano, en la pastoral de los universitarios, en aquel ambiente.... en todos los ambientes ... en Cracovia y en Roma ... en las personas que de forma especial el Señor me ha confiado.

Quiero decir a todos sólo una cosa: "Que Dios os recompense".

"In manus Tuas, Domine, commendo spiritum meum"

A.D.

17.III.2000


Información Diocesana

Han participado familias de numerosos puntos de la Diócesis

Cerca de cuatrocientas personas participan en el Encuentro Diocesano de las Familias

El pasado fin de semana se celebraba en Zafra el Encuentro Diocesano de las Familias bajo el lema "La sociedad... tu hogar y tu compromiso".

En este encuentro han participado cerca de 400 personas, procedentes de todos los puntos de la diócesis, desde Azuaga hasta Villanueva de la Serena, pasando por Badajoz, Mérida, Almendralejo o la propia Zafra.

Según ha destacado, en declaraciones a Iglesia en camino, el Delegado Episcopal para la Familia, David Martínez Gutiérrez, "en este encuentro hemos conseguido los objetivos que nos habíamos propuesto, es decir, encontrarnos. La llamada era a todas las familias y en el encuentro han participado no sólo aquellas que están en algún movimiento familiar, sino también muchas familias que se han sentido interpeladas por esta actividad".

Trabajo previo

Para preparar este encuentro, en las parroquias se ha trabajado sobre un material, enviado por la Delegación de Familia, con el que se pretendía ayudar a las familias "a descubrir sus rasgos, sobre todo los de ser familia cristiana, al mismo tiempo que descubrieran la importancia que tiene la transmisión de la fe de padres a hijos", como ponía de manifiesto Martínez Gutiérrez.

En la homilía de la Eucaristía de este encuentro Monseñor Santiago García Aracil, arzobispo de Mérida-Badajoz, recordó los principios fundamentales sobre los que se asienta la familia cristiana, así como insistió en la importancia de ésta en la sociedad de hoy.

 

Gracias al proyecto 'Venid y lo veréis' del Plan de Animación Vocacional

Más de setecientos niños y niñas visitan el Seminario Diocesano

El Seminario Diocesano de San Atón, en Badajoz, ha celebrado unas jornadas de puertas abiertas gracias al proyecto 'Venid y lo veréis' del Plan Diocesano de Animación Vocacional.

Este proyecto pretende acercar la institución del seminario a los chicos y chicas de primaria y secundaria de los centros públicos de nuestra diócesis y es el segundo año consecutivo que se realiza.

En esta ocasión han pasado por los muros del Seminario más de 700 chavales procedentes de Badajoz, Zafra, Villafranca de los Barros, Valdebotoa, Ribera del Fresno, Táliga, Monterrubio de la Serena, Puerto Urraco, Torre de Miguel Sesmero, Puebla de Sancho Pérez, Esparragosa de la Serena, Zalamea de la Serena, Valdelacalzada, Higuera de Vargas, Medina de las Torres, Burguillos del Cerro y Guadiana del Caudillo.

Durante el tiempo que han pasado en el seminario, los juegos y las dinámicas les han ayudado a conocer un poco más esta institución y la importancia que ésta tiene para la diócesis. Según los datos de una pequeña encuesta a la que respondieron los chavales, más del 70 % no conocía el Seminario y casi un 40 % no había siquiera oido hablar de él. Y un 85 %, tras pasar por el Seminario, afirmó que se llevaba un buen recuerdo de él.

 

Uno es el del Programa de Infancia y el otro ha sido del Programa de Mujer

Cáritas de Mérida-Badajoz celebra dos Encuentros Diocesanos

Cáritas Diocesana ha celebrado recientemente dos encuentros diocesanos, el X encuentro de su Programa de Infancia y el VII del Programa de Mujer.

El de Infancia se ha desarrollado en el albergue 'Castillo de Luna' de Alburquerque con el tema "Relación chaval-educador" y en él han participado más de 50 voluntarios del mencionado programa de las cáritas parroquiales de Jesús Obrero, San Juan de Dios, San Pedro de Alcántara y Santa Engracia, todas ellas de Badajoz, así como de las de Almendralejo, Esparragosa de la Serena, Fuente de Cantos y Alburquerque.

Este encuentro ha servido, según responsables, para el intercambio de experiencias, así como para el aprendizaje de nuevas técnicas para el trato con los chavales y la mejora de las habilidades educativas.

Por su parte, el Programa de Mujer reunía a casi 300 mujeres de toda la diócesis, bajo el lema "Jugar es crecer", en La Coronada.

El objetivo de este encuentro era el conocimiento entre las mujeres de los diferentes proyectos que tienen las Cáritas locales y de los trabajos que realizan en sus talleres, además de la cooperación y el trabajo en equipo que en este encuentro se puso en común.

Los responsables de este encuentro, en declaraciones a Iglesia en camino, han resaltado "la inestimable colaboración que ha prestado el Ayuntamiento de La Coronoda y, sobre todo, su alcalde -José María Sánchez- en el desarrollo del mismo".

 

El Movimiento de Jóvenes de Acción Católica celebra su IV Asamblea diocesana

El Movimiento de Jóvenes de Acción Católica (MJAC) de Mérida-Badajoz ha celebrado, en la casa de la iglesia de la parroquia pacense de San Roque, su IV Asamblea diocesana.

En este encuentro participaron más de 40 jóvenes procedentes de Alburquerque, Badajoz, Olivenza, Ribera del Fresno, Salvatierra de los Barros y San Jorge de Alor.

En esta Asamblea, el MJAC ha revisado la marcha del movimiento en los últimos años y ha trazado las lineas sobre las que se actuará en los próximos años, sobre todo en lo que se refiere a su organización interna.

 

Culmina la fase diocesana del proceso de canonización del P. Leocadio Galán

El Instituto Religioso de Esclavos de María y de los Pobres ha celebrado la clausura del Proceso Diocesano de Canonización del Siervo de Dios Leocadio Galán, sacerdote y fundador del citado Instituto.

El Acto estuvo presidido por el Obispo de la Diócesis de Coria-Cáceres, Monseñor Ciriaco Benavente Mateos, que animó a los fieles congregados a imitar las virtudes del Padre Leocadio.

En el acto se realizó la revisión de las actas, la firma notarial y el lacrado de las cajas con los distintos testimonios y escritos del siervo de Dios, que se llevaran a la Congregación para las Causas de los Santos en Roma, encargo que ha recaído el P. Arturo Muñoz Gil, Vicario General.

El acto terminó con la presentación de un CD musical, interpretado por el Coro del Conservatorio Superior de Música de Badajoz, y realizado con canciones, letra y música, del propio Leocadio Galán y que lleva por título: "Cadenas".

 

Peregrinación a Roma

Un total de 52 alumnos correspondientes a 4º de la ESO, 1º y 2º de Bachillerato, matriculados en la asignatura de Religión del I.E.S. "Vegas Bajas" de Montijo ha viajado a Italia y Ciudad del Vaticano gracias a la iniciativa del Departamento de Religión y con la colaboración de los Departamentos de Griego y Actividades Extraescolares.

El objetivo del viaje era conocer Roma y Ciudad del Vaticano a fin de que los alumnos descubrieran y sepan valorar lo que el cristianismo ha aportado a la historia de la humanidad sin olvidar el reforzamiento de valores como son el compañerismo, la amistad y la convivencia y lo difícil que es hoy en día, entender al hombre sin el cristianismo.

El profesor de Religión del mencionado instituto, Pablo Iglesias, ha valorado muy positivamente este viaje pues junto a Roma, se han podido visitar ciudades como Milán, Florencia, Venecia, Pisa, Asís, Padua y la ciudad de Pompeya.

 

Congreso Nacional de Profesionales de la Salud

Recientemente se ha celebrado en Valencia el XIV Congreso Nacional de Profesionales Sanitarios Cristianos (PROSAC) al que ha asistido una representación de dicho movimiento en nuestra diócesis.

Durante este Congreso se impartieron cuatro grandes conferencias a cargo de diversos especialistas en el campo de la medicina, la ética y la teología. Así, la primera conferencia corrió a cargo de Adela Cortina, Catedrática de Ética y Filosofía política de la Universidad de Valencia, que versó sobre "Las profesiones sanitarias: fundamentos, sentido y horizontes". Otros ponentes fueron Miguel Payá, profesor de la Facultad de Teología de Valencia, Salvador Rofes, director de Gestión Sanitaria de Barcelona, y Juan Viñas Salas, presidente de la Asociación de Profesionales Sanitarios, quien expuso el tema "Los profesionales sanitarios y su quehacer".


 

Liturgia dominical

Celebramos el IV domingo de Pascua

Palabra de Dios

 

Hechos de los Apóstoles 2, 1-4a. 36-41

El día de Pentecostés se presentó Pedro con los once , levantó la voz y dirigió la palabra: Todo Israel esté cierto de que al mismo Jesús, a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha constituido Señor y Mesías. Estas palabras les traspasaron el corazón, y preguntaron a Pedro y los demás apóstoles: ¿Qué tenemos que hacer, hermanos?

Pedro les contestó: Convertíos y bautizaos todos en nombre de Jesucristo para que se os perdonen los pecados, y recibiréis el Espíritu Santo. Porque la promesa vale para vosotros y para vuestros hijos y, además, para todos los que llame el Señor Dios nuestro, aunque estén lejos. Con éstas y otras muchas razones los urgía y los exhortaba diciendo: Escapad de esta generación perversa. Los que aceptaron sus palabras se bautizaron, y aquel día se les agregaron unos tres mil.

 

Salmo 22, 1-3a, 3b-4, 5, 6

R. El Señor es mi pastor, nada me falta.

El Señor es mi pastor, nada me falta: / en verdes praderas me hace recostar, / me conduce hacia fuentes tranquilas / y repara mis fuerzas.

 

1ª carta de san Pedro 2, 20b-25

Queridos hermanos: Si obrando el bien soportáis el sufrimiento, hacéis una cosa hermosa ante Dios, pues para esto habéis sido llamados , ya que también Cristo padeció su pasión por vosotros, dejándoos un ejemplo para que sigáis sus huellas.

Él no cometió pecado ni encontraron engaño en su boca; cuando lo insultaban , no devolvía el insulto; en su pasión no profería amenazas; al contrario, se ponía en manos del que juzga justamente. Cargado con nuestros pecados subió al leño, para que, muertos al pecado, vivamos para la justicia. Sus heridas os han curado. Andabais descarriados como ovejas, pero ahora habéis vuelto al pastor y guardián de vuestras vidas.

 

Evangelio según san Juan 10, 1-10

En aquel tiempo dijo Jesús a los fariseos:

- Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por la otra parte, ese es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y el va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz : a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.

Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús:

- Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante.

 

Comentario Litúrgico

Pastor y guardián de nuestras vidas

Junto a la Iglesia, vamos progresando en el Tiempo Pascual y así se nos ofrece la oportunidad de cimentar nuestra propia vida cristiana en la sólida base del Misterio esencial de nuestra salvación que tiene su centro en la muerte y resurrección de Cristo, el Señor.

Vivir este tiempo litúrgico es todo un envite para conformar nuestro camino de fe con ese misterio central y, por tanto, permitir que Cristo sea para cada uno de nosotros lo que Él quiere ser.

En la lectura evangélica nos encontramos con unas palabras en las que Cristo presenta lo que piensa sobre su Iglesia y cual es su quehacer en la comunidad y para cada uno de nosotros, los cristianos: se nos ofrece de un modo ambivalente como puerta y pastor.

Si recorriéramos nuestra vida cristiana desde sus orígenes constataríamos cómo Cristo fue la puerta por la que entramos en el ámbito de la salvación y en la gran familia del Padre porque, efectivamente, el sacramento que inició nuestra aventura religiosa no fue otra cosa que el gesto salvífico de Cristo Pastor que nos selló y nos integró en su gran rebaño por el don del Espíritu Santo, que nos ha consagrado y ha dejado en nuestro interior un sello perenne que nos capacita para dar gloria al Padre y unirnos al culto que Cristo resucitado le da en las moradas eternas.

Recordando todo esto, la lectura de San Pedro cobra todo su relieve pues, sin alejarnos de nuestra realidad cotidiana - habla de soportar el sufrimiento-, nos asienta y pacifica el espíritu al advertirnos que no estamos solos en la tarea de ser cristianos porque Cristo es el pastor y guardián de nuestras vidas.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

18, lunes: Hch 11, 1-18; Jn 10, 1-10 ó Jn 10, 11-18.
19, martes: Hch 11, 19-26; Jn 10, 22-30.
20, miércoles: Hch 12, 24-25, 13, 1-5a; Jn 12, 44-50.
21, jueves: Hch 13, 13-25; Jn 13, 16-20.
22, viernes: Hch 13, 26-33; Jn 14, 1-6.
23, sábado: Hch 13, 44-52; Jn 14, 7-14.
24, domingo: Hch 6, 1-7; 1P 2, 4-9; Jn 14, 1-12.

 

19 de abril: San Elfego (ss. X-XI)

Es Elfego uno de esos santos pastores que se deja matar con tal de defender a los pobres, a su diócesis o, simplemente, el mismo ser cristiano.

Nuestro santo nació en una familia de padres virtuosos y honrados, que le dieron una buena educación a Elfego.

En el año 975, el joven decidió optar por la vida religiosa. Su virtud y servicio eran muy grandes y pronto fue elegido abad del monasterio de Bath (Inglaterra). Con tan sólo 30 años fue nombrado obispo de Winchester y en esta diócesis permaneció 22 años. Pasó después a la de Canterbury, donde le sobrevendría la muerte.

Ocurrió que en aquellos años, Inglaterra se veía azotada por los continuos ataques de los daneses, aliados muchas veces con nobles ingleses. Llegaron éstos hasta las mismas puertas de Canterbury, y exigieron que el Obispo diese cobijo a los nobles, pero el se negó. La ciudad, entonces, fue atacada y todos sus habitantes estaban siendo pasados a cuchillo cuando Elfego, corrió a detener aquella matanza. Los daneses apresaron entonces al Obispo y exigieron un grandísimo rescate por su vida. Nuestro santo se negó en rotundo, porque todo su patrimonio era para los pobres y más necesitados.

Al final, le cortaron a la cabeza, poniendo fin así a una vida entregada al servicio de los más humildes.

 

Los santos de la semana

18, lunes: Amadeo, Apolonio, Eleuterio, Perfecto.
19, martes: León IX, Toribio de Asorga, Timón, Elfego; Hermógenes.
20, miércoles: Sulpicio, Serviliano, Cesáreo, Inés de Montepulciano.
21, jueves: Anselmo, Simeón, Félix, Sivio, Conrado de Parzán.
22, viernes: Sotero, Cayo, Lucio, Agapito.
23, sábado: Ntra. Sra. de los Remedios, Jorge, Adalberto, Fortunato.
24, domingo: Fidel de Sigmaringa, Gregorio de Elvira.


Contraportada

Este domingo se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

La Diócesis desarrolla, gracias al PDAV, numerosos proyectos vocacionales para niños y jóvenes

Este domingo se celebra la XLII Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. El papa Juan Pablo II, antes de su paso a la Casa del Padre, ya tenía escrito el mensaje para esta jornada, y en él recordaba que "la llamada de Cristo sigue siendo actual en nuestro tiempo, en la que una difusa manera de pensar propicia la falta de esfuerzo personal ante las dificultades". Por lo que respecta a la diócesis de Mérida-Badajoz, en ella se viene desarrollando desde algunos años el Plan Diocesano de Animación Vocacional (PDAV), que aglutina una serie de proyectos con los que se pretende, precisamente, acompañar y animar a la comunidad diocesana en el campo vocacional.

La XLII Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones se celebrará el 17 de abril, coincidiendo con el IV Domingo de Pascua, sin Juan Pablo II y con sede vacante. Pero el pontífice fallecido dejó su mensaje escrito para este día: "la llamada de Cristo resulta especialmente actual en nuestro tiempo, en el que una difusa manera de pensar propicia la falta de esfuerzo personal ante las dificultades".

En otro momento de su mensaje, Juan Pablo II señala que "quien abra el corazón a Cristo no sólo comprende el misterio de la propia existencia, sino también el de la propia vocación, y recoge espléndidos frutos de gracia". Y añade: "cada vez estoy más convencido de que en el ánimo de las nuevas generaciones es mayor la atracción hacia los valores del espíritu, mayor el ansia de santidad. Los jóvenes necesitan de Cristo, pero saben también que Cristo quiere contar con ellos".

En varios momentos del escrito, el Papa recuerda que esta jornada se celebra para orar por las vocaciones "a la vida consagrada o al ministerio sacerdotal", y que se trata de una "privilegiada oportunidad para reflexionar sobre la llamada a seguir a Jesús y, en particular, a seguirle en el camino del sacerdocio y de la vida consagrada". Por eso también se dirige a los "consagrados", para que guíen a la juventud "por el camino de la santidad" y sean para los jóvenes "ejemplo de generosa fidelidad a Cristo".

El fomento de las vocaciones en Mérida-Badajoz

En nuestra Diócesis, el encargo de potenciar, animar y acompañar a las comunidades en el campo vocacional, recae en el Plan Diocesano de Animación Vocacional (PDAV).

"Este plan -como explicaba para Iglesia en camino Antonio Jesús Marín, Delegado Episcopal para las Vocaciones y responsable del PDAV- nace en nuestra diócesis a raiz de la falta de vocaciones. Y lo que se pretende es crear una estructura que sirva para acompañar a los jóvenes de nuestra diócesis y que, esta estructura, también sirva para dar respuesta a las necesidades que van planteando los mismos jóvenes. El plan abarca una serie de proyectos que van desde los 11 años hasta los 33 y lo que pretende es sensibilizar a la comunidad diocesana de lo que es la llamada vocacional, que todos tenemos porque ésta nace del bautismo, y de que en la respuesta a esa llamada nos va la vida.

Conforme los chavales van pasando de unos proyectos a otros, van recibiendo pequeños 'toques' sobre lo que Dios va pidiendo en sus vidas y se les va acompañando para que el día de mañana puedan ser fieles a lo que Dios les ha ido pidiendo".

Los proyectos del PDAV

"Hay numerosos proyectos dentro del PDAV. Está, por ejemplo, 'Samuel' que es un proyecto de sensibilización total, donde están todas las unidades catequéticas, didácticas, toda la información que se cuelga en la página web de la Delegación de Juventud ( www.yosoyprotagonista.com ). También está el proyecto de 'Venid y los veréis', donde se da a conocer el Seminario a la diócesis.

Hay un proyecto para sacerdotes, 'Nicodemo', que este año está previsto que comience en mayo. Está 'Damasco', que es un proyecto de convivencias vocacionales que se desarrolla en tres zonas de la diócesis (Badajoz, Jerez y Villagonzalo) y que este verano celebra dos campamentos, del 5 al 14 de agosto para los más pequeños y el de mayores que es del 30 de julio al 5 de agosto. Otro de los proyectos es 'Mar adentro', para mayores de 18, que este año lo están realizando seis jóvenes, y que se desarrolla a lo largo de un año entero en el que los participantes se proponen reflexionar sobre lo que Dios pide de ellos, mediante materiales que se distribuyen mensualmente en un encuentro. Este proyecto termina siempre con unos ejercicios espirituales.

Aun faltan también algunos proyectos por desarrollar, como 'Buen Samaritano', orientado hacia la acción social, o 'Pozo de Jacob', orientado a la vida religiosa consagrada.

Redacción/Agencias


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino