Iglesia en camino

 

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 386. 1 de abril de 2001

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


 

Portada

Ante las tergiversaciones difundidas por algunos medios de comunicación

Voces de todos los sectores defienden
la labor de los misioneros en el mundo

Los misioneros han estado, a su pesar, en las portadas de los periódicos durante los últimos días. Ha sido a raíz de un reportaje publicado por un periódico católico estadounidense, el National Catholic Reporter, en el que aparecía una investigación sobre abusos realizados por algunos miembros del clero local sobre religiosas. Doloroso, pero poco significativo si tenemos en cuenta que en África hay más de 26.000 sacerdotes. Esa información ha llegado a Europa en forma de acusaciones a los misioneros de violar monjas; un gran escándalo, magnificado por lo que tiene de incierto.

Desde muchos sectores se han alzado voces que defienden y reconocen la labor limpia de los misioneros, que dejan las comodidades del primer mundo para compartir el dolor de los más pobres. Junto a ello están los datos que hablan por sí solos. Además de la entrega callada, en los últimos 10 años han muerto violentamente 600 misioneros.

 


 

Editorial

Somos acogedores

O al menos eso dice de los españoles una encuesta del Observatorio Europeo de Racismo, que nos revela como el más tolerante de los pueblos europeos con la llegada a nosotros de personas de otra raza o religión, a las que consideramos como un enriquecimiento social y cultural, en tanto que sólo un cuatro por ciento los ve como un foco de inseguridad.

En cambio, las encuestas de casa nos muestran que no tanto la raza, religión o cultura de los emigrantes, sino el fenómeno de la inmigración misma, es considerado por la mayoría de los españoles como el tercer problema del país, siendo por supuesto los dos primeros el terrorismo y el paro. Tal vez, más bien que de problema habría que hablar del hecho migratorio como tal, porque los emigrantes no tienen que ser para nosotros necesariamente un perjuicio, sino justamente lo contrario.

Parece ser también que tres cuartas partes de la población ven con buenos ojos que el Gobierno ponga orden y concierto en la entrada de inmigrantes, por conveniencia suya y nuestra. En esto, como en todo, el justo medio o el equilibrio acertado no es tan fácil de definir y, menos, de realizar. Por eso cuenta mucho el talante receptivo de nuestras gentes ante el extranjero que nos llega, la apertura humana y cristiana del corazón al emigrante, como familia, como convecino, como español del futuro, en sí o en su descendencia.

También se está diciendo, con sinceridad y valentía, no siempre entendida por todos, que los emigrantes han de poner su "quota parte", como se nos decía hace años, en adaptarse e integrarse en nuestra sociedad, sin disolver su identidad. Difícil. ¿Podrán hacer algo, en esa ruta, las Escuelas de niños inmigrantes, previas a su incorporación, con cierto entrenamiento, a los centros escolares con nuestros niños? Nos encantaría.

 


 

Carta del Arzobispo

El Viacrucis de la Iglesia

Con la terrible acusación de que un centenar de religiosas africanas han sido objeto de abusos sexuales por parte, se ha dicho, de sacerdotes misioneros, viene a colmarse el cáliz de amargura, o el vaso de iniquidad, de los denigrantes y múltiples reproches vertidos sobre el rostro de la Iglesia en unas pocas semanas. ¡Mensis horribilis! La resonancia de esos hechos en la gran prensa nacional y en los canales públicos y privados de la radiotelevisión, ha inundado todos los ambientes de la opinión pública con la misma fuerza arrolladora con la que los aguaceros, en este mismo mes, han desbordado, no ya los ríos y los arroyos, sino hasta los sembrados y las calles urbanas.

Fue primero el crispado episodio de la renuncia de los obispos a firmar con los partidos políticos el Pacto antiterrorista; y las subsiguientes inculpaciones políticas y periodísticas de tibieza en la condena del terrorismo, escasa sensibilidad hacia sus víctimas, negligencia pastoral en la orientación de sus fieles. De lo que fuera explicable malestar por la ausencia de la firma, o una extrañeza incómoda por el silencio episcopal, se pasó, en un acelerón de fin de semana, a las acusaciones graneadas del Gobierno y de la oposición, orquestadas a bombo y platillo por emisoras y periódicos, con la sobredosis del insulto y del escarnio hasta límites que no resulta pastoralmente correcto rememorar.

Desconcierto de los fieles

Lo más negativo y doloroso han sido, sin duda, la confusión, la perplejidad, la desconfianza originada en millones de gentes de buena fe hacia sus pastores, sin defensas informativas ni formativas para asimilar correctamente una situación como ésta. La cordura del Gobierno en cerrar rápidamente el episodio, las intervenciones clarificadoras del cardenal Rouco y del Ejecutivo de la Conferencia, las actuaciones de otros prelados en su ámbito diocesano, apagaron pronto unas llamas que, como suele ocurrir con el fuego, contribuyeron también a iluminar las mentes y las conciencias.

En el área eclesiástica hemos redescubierto nuestros deficientes cauces de comunicación con la sociedad y con los poderes públicos; los efectos nocivos de intervenciones episcopales públicas y aisladas que puedan sembrar divisiones, o ser tomadas por voz de la Iglesia; y, por último, nuestras responsabilidades pastorales ante la escasa formación de los fieles, en todos los estratos sociales, sobre la verdadera función de la Iglesia y de los laicos cristianos en la sociedad. Tampoco nos viene mal, especialmente en Cuaresma, una ducha de improperios que sacuda nuestras inercias y nos asiente en la mansedumbre evangélica.

Menor seísmo, pero no inferior desagrado, vino a provocar, casi a renglón seguido, el accidentado relevo en la dirección nacional de las Obras Misionales Pontificias. Fue como un estallido informativo repentino con segos de escándalo: denuncias, irregularidades y episodios desafortunados que, sin dañar en directo a la Obra misionera de la Iglesia ni a la supervisión responsable de la Santa Sede, descubrió incidentes ingratos y dio pie a inculpaciones desmesuradas y muy dolorosas. La aireación de nombres propios ha dañado gravemente la caridad, generando a raudales tristeza y malestar. ¿Qué diablos hace el Demonio, en esta primera Cuaresma del milenio, incordiando a la Iglesia por todas partes, como a Cristo en el desierto?

No fue ningún misionero

Y, para colmo, ¡lo de África! También ¡qué cosas! mordiéndole el talón de nuevo a la causa nobilísima de las misiones. Sentí escalofríos cuando escuché al locutor de turno relatar asépticamente lo de las quinielas, o del anticiclón de las Azores, la noticia feroz de los abusos sexuales en África de misioneros con religiosas. Por muy duro que me sonara aquello, era tan grueso el asunto que no podría haber sido inventado para las agencias informativas por un corresponsal sin escrúpulos.

Me puse inmediatamente a indagar la verdad de los hechos y, a las pocas horas, los tenía suficientemente localizados y esclarecidos, previos enlaces con Roma y con las congregaciones religiosas afectadas. Averigüé que no se trataba de invención ni de calumnia, pero a la vez descubrí una tergiversación grave, al atribuir muchos medios de información a los misioneros (sacerdotes voluntarios del exterior, llegados a África para evangelizar de por vida) los desafueros perpetrados por sacerdotes del clero africano con jóvenes religiosas de sus etnias y países.

Sus autores son tan miembros de la Iglesia y hermanos de fe y de sacerdocio como los misioneros europeos o de otras procedencias. Todos nos sentimos concernidos y asumimos con dolor ese fenómeno. ¿Quién de nosotros se siente inmune a la tentación y al pecado? Pero el escándalo en nuestras Iglesias de retaguardia sería más llamativo y cercano si nuestros misioneros, que trabajan codo con codo con el clero nativo, hubieran sido los agentes directos de esta tragedia. Busquen el ABC del 26 de marzo y lean con emoción el artículo, todo él aroma y transparencia, de Juan Manuel de Prada sobre Las misioneras, desde que percibió el fenómeno, en la segunda mitad de los 90.

El affaire fue sacado recientemente a la luz pública por el periódico católico estadounidense "National Catholic Reporter" recogiendo los informes elaborados por la Hermana Maara O´Donohoue, médico y miembro del Fondo Católico de Ayuda al Desarrollo, y la Hermana Marie Me Donald,Superiora General de las Misioneras de África. Estos informes se han realizado mediante contactos directos con las presuntas víctimas en doce países del África negra meridional, entre los años 1980-95. La Santa Sede tomó cartas firmes y directas en el asunto dictando severas directrices para seguirlo y atajarlo, incluso con las más severas penas canónicas, a los Obispos y Superiores Mayores de los Institutos religiosos.

Mal, pero pocos

Hoy puede hablarse, con datos de la Dirección general de los Institutos misioneros, de un centenar de casos (ponga quien quiera el doble por los que no se hubieran descubierto). Para situar los hechos en su marco, bueno es saber que en África viven hoy 116 millones de católicos, una décima parte del catolicismo mundial. Sería, por estos simples números, terriblemente falso, ofensivo y desenfocado, culpabilizar en bloque a todo el clero nativo de África (que está escribiendo páginas hermosas en la historia sangrante del continente) por la defección condenable de un 0´4 % de sus miembros.

Ha sido oportuno y bueno que, en este lance tan triste, la Unión Internacional de Superiores religiosos nos haya recordado que hay en el mundo un millón de religiosas y casi doscientos mil religiosos, dedicados a Dios y a los hombres, al Evangelio y la caridad. No basta con decir que son hombres como los demás, insinuando que todo vale en la vida religiosa y sacerdotal. Es pecado y escándalo todo lo que lo es, y no cabe el ocultamiento, el disimulo o la condescendencia culpable, abiertos siempre al perdón de Dios. Pero sería disparatado decir que hay que bajar el listón de los consejos evangélicos porque pasen esas cosas, quiera Dios que no todas en un mes, como acaba de ocurrirnos en España. Provechoso Vía crucis para nuestra Iglesia.

+ ANTONIO MONTERO MORENO
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


 

Centrales

Ante las tergiversaciones difundidas por algunos medios de comunicación

Resumen de los hechos en torno a las acusaciones contra los misioneros en África

El periódico católico estadounidense National Catholic Reporter se hacía eco la semana pasada de una serie de informes presentados, entre 1994 y 1998, por las hermanas Maura O'Donohue, médico y coordinadora del programa sobre sida de Cáritas Internacional y miembro del Cafod (Fondo Católico de Ayuda al Desarrollo), y Marie McDonald, superiora general de las misioneras de Nuestra Señora de África.

En esos informes se alertaba sobre algunos abusos de poder o de tipo sexual por miembros del clero local a religiosas en países del centro y sur de África: Lesotho, Kenia, Ghana, Malaui, Burundi, Botsuana, Nigeria, Suráfrica, Sierra Leona, Tanzania, Togo, Uganda, Zambia, República Democrática del Congo y Zimbabue. En los mismos informes, se asegura que de ninguna manera puede hablarse de abusos generalizados, a la vez que se recuerda la cantidad de sacerdotes y religiosos que dan su vida cada año en África por el Evangelio.

Estos hechos aislados y lamentables, investigados y denunciados por la propia Iglesia, llegaron a la prensa española en forma de denuncias a los misioneros, a los que se les acusaba de "violar monjas". La respuesta no se ha hecho esperar desde todos los frentes.

Desde la Unión de Institutos Misioneros se afirma que "las noticias aparecidas en los medios de comunicación en los últimos días sobre abusos sexuales cometidos por misioneros contra religiosas transmiten un mensaje inexacto y posiblemente malintencionado.El artículo en el que se basan, aparecido en el "National Catholic Reporter", no menciona ni una sola vez a los misioneros si no es para decir que colaboraron en la investigación sobre dichos abusos".

26.000 sacerdotes en África

La Unión de Institutos Misioneros declara en una nota de prensa que "aunque sin duda alguna, el artículo ( de National Catholic Reporter) contiene datos verídicos e indica un problema que es real e importante, sería sumamente injusto generalizarlo e implicar a todo el clero y religiosos africanos. Hay en África más de 26.000 sacerdotes y religiosos que viven dedicadamente su celibato sirviendo al pueblo, la mayoría de las veces en condiciones límites".

Los superiores de vida religiosa han sacado una nota conjunta en la que declaran que "la vida consagrada comprende hoy cerca de 200.000 religiosos y un millón de religiosas, presentes en todos los países del mundo" y que "la fuerza de la vida consagrada está en el hecho de que, en concreto, en la vida de todos los días, religiosos y religiosas son capaces de seguir fielmente su decisión de vivir la castidad, la obediencia, la pobreza y el servicio. El desafío de servir con corazón indivisible es una decisión verdadera y concreta". El comunicado de prensa de la Unión de Superiores Generales termina recordando palabras del director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, don Joaquín Navarro Vals, en el sentido de que "algunas situaciones negativas no pueden hacer olvidar la fidelidad a menudo heroica de la mayoría de los religiosos, religiosas y sacerdotes".

 

¡Misioneros injustamente culpados!

En las últimas semanas los medios de comunicación han salpicado, de una manera injusta, a los misioneros. Es un deber defender la verdad, aunque estoy convencido que ella sola, la verdad, es capaz de levantar su cabeza, sin ruidos, sin ruedas de prensa, y sin necesidad de inculpar a otros para quedar ella bien. Después de las noticias, tan tergiversadas y carentes de rigor mínimamente profesional, nuestros misioneros siguen y seguirán cumpliendo sencillamente su labor, desde una conducta moral intachable, al margen de nuestros criterios de opinión, que fluctúan, desgraciadamente, al son de una prensa que recoge datos muy alejados de la vida real de nuestros misioneros.

Al servicio de este sentido de lo real escribo, y me apoyo en mi experiencia de ocho años en suelo africano como misionero en Zimbabwe. Antes de nada, decir que los misioneros han llegado a aquellas tierras enviados por su Iglesia local, y nunca por cuenta propia. No suelen vivir ni trabajar en solitario, sino en comunidad, lo que hace que su celibato y afectividad se expresen mejor y se vivan con mayor calidad, exentos de cualquier peligro de aislamiento. Y aún en el caso extremo que uno tenga que trabajar sin la compañía física de sus compañeros de misión, él está obligado a asistir a las reuniones de grupo, del presbiterio zonal y diocesano que periódicamente están establecidos. Por otro lado, las religiosas nativas de vida activa que colaboran con el clero misionero (extranjero) y diocesano (local) han sido y son personas que llevan una vida igualmente de comunidad y entregadas al cumplimiento de sus votos, y como signo evidente visten escrupulosamente su hábito de congregación, lo que en la mentalidad africana tradicional indican que "pertenecen" a una nueva familia, evitando así aparecer como mujeres libres.

África es culturalmente un mundo aparte, muy diferente al nuestro de acá, a pesar de que están entrando en él modelos de conducta importados de Occidente, más materialista, y en el campo sexual mucho más permisivo (v. gr. el sida y todo lo que ello conlleva). Pero África, en su mundo más tradicional, conserva aún leyes no escritas que fundamentan valores como la sexualidad dentro del proyecto del matrimonio y la familia, el celibato masculino y femenino de las personas consagradas es asumido sin traumas ni complejos, aunque con dificultades, como en todos los lugares del planeta, y como valor del Reino que es. ¿Que se dan situaciones en que todo esto no es así? Por supuesto, pero ahí están las luchas y fatigas de tantos misioneros empezaron en la formación de seminaristas, para que aquellos seminarios florezcan en vocaciones plenamente africanas y fielmente cristianas; ahí están los desvelos de tantos obispos misioneros, y nativos también, porque se mantenga un estilo de vida exigente y austero en el uso de los medios y los fondos recibidos de las campañas misionales.

Ni mitificar a los misioneros, aunque sea por motivos laudables, ni tampoco incluirlos en el gran saco de los desmadres y desvaríos de nuestra época. Queridos misioneros, gracias por vuestra abnegada tarea, seguid anunciando a Jesucristo y denunciando los abusos que encontréis en el camino, y que los que os hacen cómplices de gravísimos desmanes, aprendan de vosotros el rigor de la verdad y el paciente compromiso de luchar contra ellos.

 

José Manuel Puente Mateo

Misionero durante 8 años en África


Datos del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis

Aumenta el número de alumnos que optan
por la enseñanza religiosa en España

El Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis ha hecho públicos esta semana los datos sobre los alumnos que eligen Religión y Moral Católica durante el presente curso académico. Estos porcentajes representan al 75% del total de alumnos escolarizados, tanto de la escuela católica como de la escuela pública, lo cual aporta una base muy segura sobre la situación actual en cuanto al grado de aceptación de la enseñanza religiosa católica y su evolución con relación al curso pasado. Los datos recabados pertenecen a 61 diócesis de las 68 existentes en toda España.

El porcentaje medio total de todos los alumnos, en todos los colegios y en todas las etapas, que reciben enseñanza religiosa católica asciende al 81.90% del alumnado.

Colegios católicos

Con relación al curso pasado, 1999-2000, en los centros católicos el porcentaje de alumnos que reciben enseñanza religiosa sube un punto más y asciende al 98,94%. Una mayor clarificación del proyecto educativo de estos centros y en consecuencia una mejor información a los padres, motiva la elección que realizan al enviar a sus hijos a un colegio católico.

El proyecto educativo católico supone la enseñanza de la religión católica como área básica e imprescindible para su formación integral. Por ello, los padres que eligen libremente estos colegios para sus hijos saben que su opción incluye la formación religiosa y moral católica.

Colegios públicos

En la escuela pública es necesario distinguir cada una de las etapas.

En la Educación Primaria se observa un progresivo aumento, en concreto, este curso aumenta tres puntos la opción por la enseñanza religiosa con relación al curso pasado. Están inscritos en Religión y Moral Católica el 87.03%.

Las razones pueden ser muchas: el buen trabajo de los profesores de religión, su información a los padres y alumnos, las campañas anuales de motivación e información que se realizan en toda la Iglesia española, la respuesta de los padres creyentes y no creyentes ante los desafíos y peligros que esta sociedad está presentando a la educación moral y religiosa de sus hijos..

Sin embargo hay que denunciar con fuerza el grave deterioro que sufre año tras año la libre opción por esta formación moral y religiosa en la Educación Secundaria. Este curso ha supuesto una bajada de 4 puntos en el primer ciclo y se estabiliza en una opción igual a la del curso pasado en el segundo ciclo.

Las diferencias en un ciclo y otro tienen su explicación: son preadolescentes los alumnos que acceden a la Educación Secundaria en la cual pueden ya comprobar que existe la posibilidad de optar entre religión o actividades sin valor académico e incluso en ocasiones entre religión o nada. Son los padres los que deben hacer la opción por ser sus hijos menores de edad, sin embargo poseen ya de alguna forma capacidad para influir en los padres de tal manera que la opción sea de su agrado. Una opción más responsable sería propia de una edad más adulta. Están inscritos en Religión y Moral católica, primer ciclo, el 63.87%.

A pesar de la discriminación que supone la oferta de un área evaluable y de valor académico como es la Religión junto a unas actividades sin valor académico alguno, la opción por la enseñanza religiosa se recupera en el segundo ciclo con relación al curso anterior ante la experiencia vivida en el primer ciclo. Si bien en el 2º ciclo mantiene una opción inferior por la bajada sufrida en los cursos anteriores. Son alumnos de Religión y Moral Católica en el 2º ciclo el 53.32%.

Esta recuperación se constata también en el Bachillerato con la subida este año de 6 puntos, vistos los resultados académicos y disciplinares de la opción por la alternativa en la E.S.O. Es todavía baja la opción por la enseñanza religiosa después del descenso sufrido con la implantación de la LOGSE. Están inscritos en religión el 47,05%.

La media de alumnos que asisten a Religión y Moral Católica teniendo en cuenta todas las etapas en la escuela pública asciende al 72,02%.

Colegios de titularidad civil.

Por primera vez, se observa una caída importante en la opción por la enseñanza religiosa en los centros de titularidad civil, muchos de ellos no concertados.

Son pocos los centros de este tipo, pero su disminución en la opción por la enseñanza religiosa tan importante presenta una tendencia que habría que analizar más detenidamente.

En concreto, con relación al curso pasado la opción por la Religión y Moral católica en Educación Primaria baja un 8%; en la Educación Secundaria, primer ciclo, baja el 21% y, 2º ciclo, el 6%. En el nuevo bachillerato la opción baja el 8%.

Están inscritos en Religión y Moral Católica el 82% en Primaria, el 62.92% en E.S.O. y el 67, 21% en Bachillerato.

La media de alumnos que asisten a las clases de religión teniendo en cuenta todas las etapas en estos colegios de titularidad civil asciende al 74.79%.

En cualquier caso habría que analizar si la propuesta de alternativa a la enseñanza religiosa se desarrolla conforme a lo previsto en la legislación vigente, es decir, actividades de estudio, sin valor académico, sin evaluación y con las temáticas que están presentes en las disposiciones del Ministerio de Educación del día 16 de Agosto de 1995.

 

La Iglesia y el Gobierno superan los malentendidos surgidos por no firmar el Pacto Antiterrorista

La Iglesia y el Gobierno están consiguiendo mejorar sus relaciones después de la situación que se provocó con la negativa de la Conferencia Episcopal a firmar el Pacto Antiterrorista. Así se ha puesto de manifiesto tras la reunión, la pasada semana del presidente de la Conferencia Episcopal, don Antonio María Rouco Varela y el presidente del Gobierno, don José María Aznar. Ambos compartieron un almuerzo en la Moncloa a mitad de semana en la que, a juicio del Ejecutivo, se superaron los "malentendidos" que tensaron las relaciones de ambas instituciones. Según las mismas fuentes, la situación política y social del País Vasco centró la mayor parte de la conversación entre el cardenal arzobispo de Madrid y el presidente de la Conferencia Episcopal, que acordaron dar continuidad a estos contactos en ámbitos menos oficiales.

Condena del Papa

El Gobierno concede gran importancia a la condena expresa del terrorismo que el Papa ha realizado en reiteradas ocasiones, demostrando que no se necesitan documentos para expresarse con claridad y contundencia.

Enseñanza religiosa

Según fuentes próximas a la reunión, en este encuentro no se habría hablado de temas económicos, como subvenciones a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aunque ambos interlocutores intercambiaron impresiones en torno a la enseñanza de Religión en los colegios, un temas que preocupa seriamente a la Iglesia, que continuamente está demandando acometer con valentía este asunto de una vez por todas.

 


 

Noticiario diocesano

La inauguración de las obras estuvo precedida de una semana de actos

 

Restaurada la parroquia de La Roca de la Sierra

El pasado sábado se inauguraban las obras de restauración realizadas en la parroquia de Santa María del Prado, en la Roca de la Sierra. El acto consistía en una eucaristía presidida por el Arzobispo, don Antonio Montero, y concelebrada por los párrocos que han servido a esta comunidad durante los últimos cincuenta años.

Las reformas han consistido en la recuperación de partes de piedra que estaban encaladas, como el coro y la bóveda de la sacristía, limpieza del retablo, colocación de vidrieras, iluminación y sustitución de los bancos.

La inauguración estuvo precedida por una semana de la parroquia, entre el 13 y el 24, que contó con numerosas actividades, según ha destacado el párroco, don Vicente Martín Muñoz. Entre estas actividades figura un encuentro de catequistas y monitores de asambleas misioneras con el director del Secretariado Diocesano Catequesis, don Juan Pablo Parejo, un encuentro de la tercera edad con el padre Juan Salomé, religioso claretiano, un retiro espiritual de cuaresma a cargo de don Antonio Sama y dos charlas, una para padres sobre educación en valores y prevención en los hijos y otras sobre compromiso social y caridad.

Los jóvenes pudieron participar en una convivencia arciprestal en Puebla de Obando.

Cabe decir también que, siguiendo la tradición de aportar algo a los pobres cada vez que se realiza una obra importante, en la parroquia se hizo una colecta que se destinará a Cajamarca (Perú), donde los misioneros de nuestra diócesis construyen un centro para niños.

Bajo el lema "Contigo el mundo sonreirá"

 

Badajoz acoge la fase diocesana
del Encuentro-Festival de la "Canción Misionera"

El pasado sábado, día 24, se celebró en Badajoz la fase diocesana del Encuentro-Festival de la "Canción Misionera" bajo el lema "Contigo el mundo sonreirá", con la asistencia de 14 grupos musicales provenientes de toda la diócesis, en total más de 500 niños y jóvenes que por decimocuarto año se han reunido para participar en este encuentro.

Encuentro festivo

La primera parte, el Encuentro, se celebró en el colegio Ntra. Sra. del Carmen, de los hermanos Maristas, durante la mañana del sábado. En este Encuentro, los niños y jóvenes, así como los monitores que los acompañaban, participaron en diversas actividades lúdicas para después pasar a formar grupos de reflexión, en los que se trató el lema del Encuentro, "Contigo el mundo sonreirá", para los niños, y "Misión nueva para estrenar el Nuevo Milenio", para los jóvenes. Al finalizar estos grupos, se tuvo una Celebración de la Palabra, presidida por don Pedro Losada, delegado diocesano de Misiones, acompañado por Guadalupe Nieto Herrera, misionera laica en la República Dominicana, y natural de La Morera, que relató a los presentes su testimonio misionero.

Alto nivel musical

Por la tarde dio comienzo el Festival propiamente dicho, para el que los participantes se trasladaron al Teatro López de Ayala. De los 14 grupos, 7 participaron en la modalidad de niños y otros 7 en la de jóvenes, todos ellos con un alto nivel musical. Por los niños participaron el coro parroquial de Fuente del Maestre, con la canción "Contigo el mundo sonreirá"; el coro infantil del Colegio "Sagrada Familia" de Badajoz, con "Alegría misionera"; el Colegio "Santa Teresa" de Badajoz, con "Ven conmigo a sonreir"; el grupo "Arcoiris" de Hornachos, con "Cristo: alegría y paz"; el grupo "Contigo y uno más" de Llerena, con "Empieza a sonreir"; el grupo "Emaus" de Medina de las Torres, con "Si amas el mundo sonreirá" y el Colegio "Virgen de la luz" de Cheles, con "Sonríe". El ganador en este modalidad fue el coro infantil del Colegio "Sagrada familia". En la modalidad de jóvenes participaron la asociación juvenil "Betania", con la canción "Historia sin fin"; el Colegio "Ntra. Sra. del Carmen" de Badajoz, con "Misión que cumplir"; el grupo "Nuevos Horizontes" de Llerena, con "Tu respuesta abre horizontes"; el grupo "Essael" de Badajoz, "Tu esperanza"; el grupo "Agua Viva" de Badajoz, con "Mi nueva misión"; el coro parroquial "San Miguel" de Zafra, con "¿Qué mueve el corazón humano?" y el Colegio Diocesano "San Atón" de Badajoz, con "Jóvenes misioneros para un nuevo milenio". El ganador de esta modalidad fue el coro parroquial "San Miguel" de Zafra.

Los ganadores de ambas modalidades serán los encargados de representar a la diócesis en la fase nacional que se celebrará en León en el mes de mayo, para los jóvenes, y en Madrid en el mes de abril y dentro del encuentro "Los niños misioneros del Tercer Milenio", para los niños.

 

Cursillo de Cristiandad nº 211

Coordinado por Mari Angeles Rossell, y bajo la dirección espiritual de los sacerdotes D. Antonio Bellido, párroco de Santa Eulalia de Mérida y D. Rafael Navarrete, párroco de San Vicente de Alcántara, se ha celebrado en la Casa de Oración de Gévora el Cursillo de Cristiandad nº 211 con la asistencia de 21 personas, más el Equipo Responsable. La clausura fue presidida por el arzobispo D. Antonio Montero Moreno y el por el presidente de Cursillos en la Diócesis D. Francisco Bobadilla.

Agenda

Encuentro Pascual de la Juventud en Puebla de la Calzada


Del 12 al 15 de Abril los jóvenes que lo deseen tienen la oportunidad de asistir a la Pascua organizada en Puebla de la Calzada por los Salesianos, una actividad de estos religiosos que se ha convertido ya en clásica en esta localidad.

En el año que iniciamos un nuevo milenio, los organizadores de la Pascua quieren hacer llegar a los jóvenes que Jesucristo, con su muerte y resurrección abre un tiempo nuevo de liberación, de presente y futuro.... de solidaridad cuando, además, se celebra el año Internacional del Voluntariado.

Desde la organización se quiere animar a los jóvenes a que estén dispuestos, como Jesús, a hacer de este nuevo siglo un tiempo de gracia y liberación.

La Pascua Juvenil está abierta y dirigida a todos aquellos jóvenes con más de diecisiete años.

Los interesados deben realizar su inscripción antes del 6 de abril. También pueden obtener más información en los Colegios Salesianos de Mérida y Badajoz o a través de Internet en la siguiente dirección: www.salesianos-sevilla.com

 


 

Al paso de Dios

Voluntarios

En verdad hay muchos hombres y mujeres que sirven a los demás de un modo anónimo: son los que en sus obligaciones ordinarias ponen siempre más servicio del que les corresponde, mostrando una total disponibilidad en todos sus actos. Yo tengo la impresión de que no falta generosidad, pero pienso que es necesaria una mayor imaginación para "inventar" formas de colaboración y servicio. Salvo lo que hacen algunas instituciones y colectivos de carácter religioso o civil, aún queda mucho por hacer hasta que la buena voluntad se proyecte en voluntarios y voluntarias; es decir, en personas que ofrezcan su vida y su tiempo en favor de los otros.

Son todavía muchos los sectores sociales en los que se podría o se debería estar presentes con servicios muy concretos y a los que podríamos ofrecerles nuestro tiempo y nuestra ayuda. De un modo especial llamo la atención sobre las necesidades de los ancianos, los enfermos y los discapacitados: además de la atención profesional que se les debe prestar, hay aspectos humanos que pueden ser cubiertos con una mayor y más creativa voluntad de ayuda. Entre éstos destaco la compañía, para la que no se necesita más competencia que el amor, la solidaridad, y la apertura, que nos lleven a poner lo mejor de nosotros mismos a disposición de otras personas, buscando desinteresadamente cubrir sus carencias con lo que yo tengo y soy.

Unas buenas preguntas para nuestros grupos cristianos bien pudieran ser: ¿Qué necesidades hay en nuestro entorno que no estén cubiertas por otros? ¿Qué podemos hacer por los demás desde nuestra capacidad y disponibilidad?

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


 

Liturgia del domingo

Celebramos el V Domingo de Cuaresma

Palabra de Dios

Libro de Isaías 43, 16-21

Así dice el Señor, que abrió camino en el mar/ y senda en las aguas impetuosas; / que sacó a batalla carros y caballos, / tropa con sus valientes; / caían para no levantarse, / se apagaron como mecha que se extingue: / No recordéis lo de antaño, / no penséis en lo antiguo; / mirad que realizo algo nuevo; / ya está brotando, ¿no lo notáis? / abriré un camino por el desierto, / ríos en el yermo. / Me glorificarán las bestias del campo, / chacales y avestruces, / porque ofreceré agua en el desierto, / ríos en el yermo, / para apagar la sed de mi pueblo, de mi escogido, / el pueblo que yo formé, para que proclamara mi alabanza.

 

Salmo 125,1-5

R. El Señor ha estado grande con nosotros,
y estamos alegres.
Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía soñar:
la boca se nos llenaba de risas,
la lengua de cantares.

 

Carta de san Pablo a los Filipenses 3,8-14

Hermanos: Todo lo estimo pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por Él lo perdí todo, y todo lo estimo basura con tal de ganar a Cristo y existir en Él, no con una justicia mía, la de la Ley, sino con la que viene de la fe de Cristo, la justicia que viene de Dios y se apoya en la fe.

Para conocerlo a Él, y la fuerza de su resurrección, y la comunión con sus padecimientos, muriendo su misma muerte, para llegar un día a la resurrección de entre los muertos.

No es que ya haya conseguido el premio, o que ya esté en la meta: yo sigo corriendo a ver si lo obtengo, pues Cristo Jesús lo obtuvo para mí.

Hermanos, yo no pienso haber conseguido el premio. Sólo busco una cosa: olvidándome de lo que queda atrás y lanzándome hacia lo que está por delante, corro hacia la meta, para ganar el premio, al que Dios desde arriba llama en Cristo Jesús.

 

Evangelio de san Juan 8,1-11

En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos. Al amanecer se presentó de nuevo en el templo, y todo el pueblo acudía a Él y, sentándose, les enseñaba. Los escribas y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio y, colocándola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; tú, ¿qué dices?. Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo.

Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo. Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra. E, inclinándose otra vez, siguió escribiendo. Ellos, al oirlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos. Y quedó solo Jesús, con la mujer, en medio,que seguía allí delante. Jesús se incorporó y le preguntó: Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado? Ella contestó: Ninguno, Señor. Jesús dijo: Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más.

 

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

2, lunes: Dn 13,1-9.15-17.19-30.33-62; Jn 8,1-11
3, martes: Nm 21,4-9; Jn 8,21-30
4, miércoles: Dn 3,14-20.91-92.95; Jn 8, 31-42
5, jueves: Gn 17,3-9; Jn 8, 51-59
6, viernes: Jr 20,10-13; Jn 10, 31-42
7, sábado: Ez 37, 21-28; Jn 11, 45-56
8, domingo: Is 50, 4-7; Fil 2, 6-11; Lc 22, 14-23,26
 

 

Comentario litúrgico

No penséis en lo antiguo

Es recurrente el tema cuaresmal de la reconciliación y por eso lo volvemos a encontrar este domingo. Las lecturas de hoy se fijan más en el hecho del perdón. Esa actitud divina que para muchos es difícil de aceptar, no por falta de fe, sino porque creen que su caso no tiene solución. Están anclado en lo que hicieron mal.

Algo parecido tenía que pasar en el corazón de los israelitas que se veían en el destierro. Era un justo castigo por sus pecados de idolatría. Pero, en esa situación, les viene las palabras del profeta Isaías: "No penséis en lo antiguo; mirad que hago algo nuevo... Abriré un camino por el desierto". Dios tenía la solución para aquellos hombres.

La página evangélica nos presenta un cuadro desolador: una mujer adúltera rodeada de un montón de hombres decididos a matarla a pedradas, según mandaba la Ley. Aquella pobre mujer, no sólo exteriormente sino también interiormente, se vería atrapada, sin salida por donde pudiera escapar de su pasado. En este caso no es un profeta, sino Cristo mismo es quien le abre una senda hacia el futuro: primero la libera de sus acusadores y, después, le dice: "Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más".

también san Pablo nos sitúa en esta actitud espiritual de creer que el pasado personal, sea el que sea, está saldado por la misericordia de Dios y que como creyentes todo lo hemos de esperar del futuro pues nuestro Dios es el que constantemente llega a nuestra vida para lanzarla hacia el encuentro con El: "Sólo busco una cosa: olvidándome de lo que queda atrás y lanzándome hacia lo que está por delante.. corro hacia la meta".

 

Antonio Luis Martínez

 

 

Santoral

27 de marzo: B. Francisco Faá di Bruno (1825-1888)

Un noble del norte de Italia, capitán del ejercito piamontés, se prepara para ser preceptor de los hijos de Victor Manuel II, pero el anticlericalismo de los ministros, impide que un católico eduque a los príncipes. ¿Les suena de algo esta postergación de un hombre valioso por motivos religiosos?. A mi sí. Pero la providencia gana la partida, pues el capitán Francisco Faá puede dedicarse a fundar asilos, residencias de curas pobres, orfanatos, congregaciones religiosas y escuelas para desheredados... toda una febril actividad, nacida de sus convicciones y vida interior. Había aprendido en el París de mediados de siglo que el catolicismo no es eficaz sino en la medida en que fecunda la vida de los más pobres. Su labor política y universitaria no le parecerá tampoco suficiente y en 1876, con 51 años, deseará ordenarse sacerdote. Su obispo se lo impide, pues lo quiere seglar comprometido en la acción social, pero el papa Pío IX, en persona, determina que tiene derecho a ser ordenado.

Estamos ante un laico excepcional que no perteneció al clero común de su época -no sé si de la nuestra- cuyos especímenes alguien a clasificado así: sotanosaurios, o sea, apegados a la sotana; parroquidermos, instalados en su puesto de párrocos; arciprestaceos, entronizados en su condición de arciprestes; pulpitodontes, enamorados de sus dotes oratorias; episcopótamos, aburridos de no llegar a obispos. Menos mal que Francisco Faá, apóstol antes que cura, llegó al sacerdocio después de haber acumulado buenas obras y sin deseos de prestigio falso. Así sí...

Manolo Amezcua

Los santos de la semana

2, lunes: Francisco de Paula, Teodosia, Policarpo, Abundio.
3, martes: Sixto I, Ulpiano, Ricardo.
4, miércoles: Isidoro, José B. Dusmet
5, jueves: Vicente Ferrer, Iren, María Crescencia.
6, viernes: Irineo, Eutiquio, Gala, Guillermo.
7, sábado: Juan de la Salle, Jorge, Ursulina.
8, domingo: Dionisio, Amancio, Martín, Gualterio.

 

Contraportada

Piden intensificar el compromiso, potenciar la formación y profundizar en la espiritualidad

La Acción Católica General de Adultos celebró
en Mérida su III Asamblea Diocesana

 

 

La Acción Católica General de Adultos celebraba el pasado domingo su III Asamblea Diocesana en la parroquia de Nuestra Señora de los Milagros de Mérida.
En ella estuvieron presentes, entre otros el Arzobispo, don Antonio Montero y la presidenta nacional de la Acción Católica General de Adultos, doña Araceli Cavero, que fue la encargada de presentar la ponencia, que jiró en torno a la militancia cristiana.
Doña Araceli declaraba a Iglesia en camino que la Acción Católica "no tiene fin en sí misma, tiene el mismo fin que la Iglesia Universal: la evangelización". Al mismo tiempo animó a los laicos a comprometerse en el mundo desde su ser creyentes.

La presidenta de la Acción General de Adultos asegura que este movimiento "ofrece una formación profunda a los cristianos de dentro de las parroquias, cristianos un poco conscientes ya de su fe, para que, con esa formación, sean levadura en las estructuras y que éstas se vayan transformando por la acción evangelizadora".

Actualmente la Acción Católica General de adultos cuenta en la Archidiócesis de Mérida-Badajoz con una veintena de grupos ya creados y seis más en iniciación.

El movimiento es una realidad con proyección internacional y con estructura nacional, está presente en 44 diócesis. Este movimiento no es nuevo, sin embargo se "reestructuró" en el año 93 y en la actualidad está dividida en Acción Católica General, a la que pertenece la de Adultos, el Movimiento Junior y la Juventud de Acción Católica y en la Acción Católica Especializada, a la que se adscriben los movimientos estudiantiles y de trabajadores. Según doña Araceli Cavero, cada una tiene su misión. "La Acción Católica General -declara- nace para ser el motor de animación en las parroquias, en todos los grupos de laicos, animar a que los laicos se comprometan, mientras que los movimientos especializados, trabajando también en la parroquia, tienen más incidencia en el ámbito del trabajo, caso de la Hermandad Obrera de A.C (HOAC) o la Juventud Obrera Cristiana (JOC) , o en el ámbito estudiantil, como la Juventud Estudiante Católica (JEC)".

Espacio propio

La presidenta nacional habla del papel de los laicos en la Iglesia, de los que dice "tenemos nuestro propio lugar, somos Iglesia". Opina que hay que continuar desarrollando el Vaticano II, a la vez que asegura que hay muchos sacerdotes que no dejan hacer a los laicos y que hay laicos que están muy cómodos sin comprometerse.

En este punto, preguntada sobre qué le pediría al laico, no duda en responder "que ocupe su lugar, que se sienta ciudadano del mundo y miembro de la Iglesia. Tenemos esa doble pertenencia, hacemos presente a la Iglesia en el mundo y los problemas del mundo los trasladamos a la Iglesia como madre que es para ayudar a los demás".

Par a esta mujer, que respira vitalidad, hay espacios privilegiados para la transformación de las estructuras sociales como son los partidos políticos o los sindicatos. "Eso -reconoce- es difícil, se tiene que tener muy claro y se hace necesario el apoyo de la comunidad. Vivimos en un mundo muy materialista, que valora la posesión de cosas en detrimento de la persona misma".

 

Conclusiones

- La Asamblea se hace consciente de que hay grupos que han de dar el paso a ser miembros activos del movimiento.
- Para hacer realidad una de las notas de la Acción Católica, protagonismo de los laicos, sería imprescindible que todos los grupos contarán con un animador laico.
- Como un objetivo de cada grupo al inicio de curso se debería potenciar la asistencia a los encuentros diocesanos programados.
- A través de ejercicios espirituales o jornada de reflexión habría que posibilitar el proyecto personal de vida.
- Desde la Comisión gestora del Movimiento quisiera haceros una llamada a una mayor participación en lo que, como Movimiento, vamos organizando, dando pasos juntos en orden a la coordinación.
- Damos gracias a Dios por habernos elegido para ser laicos asociados sin más especificación que ser miembros de esta Iglesia diocesana, unidos a nuestro Obispo Antonio y a nuestros pastores en la urgencia misionera de evangelizar cada sector de nuestras Parroquias, pueblos y barrios. Por ello es especial para nosotros que don Antonio esté hoy con nosotros, no sólo por lo que es y representa para toda la Diócesis, sino por la especial unión que los fieles laicos de Acción Católica tenemos con el pastor diocesano.
- Agradecemos al Movimiento de Acción Católica General de Adultos su servicio como tal y lo que nos trasmiten para llevar a cabo nuestra capacitación como militantes cristianos. Hoy, en especial la presencia, que en la persona de Araceli, ha tenido entre nosotros.
- Y por último, dar las gracias a la comunidad parroquial Ntra. Sra. de los Milagros por su disponibilidad y apertura.

 

Juan José Montes

 


 

La Iglesia en América Latina:

http://www.aciprensa.com/iglesia.htm

 



Return to Camino