Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 200 - Año V - 9 de marzo de 1997
Director: José María Gil


Portada

Acuerdo para salvar las catedrales

La Iglesia católica y el Estado han firmado un convenio de colaboración para actuar sobre los 89 templos catedralicios españoles

El Plan director de la Catedral de Badajoz está prácticamerte ultimado y el de la Concatedral de Mérida se halla en sus inicio

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, don Elías Yanes, y la ministra de Educación y Cultura, doña Espéranza Aguirre,han firmado el Acuerdo de colaboración entre el estado y la Iglesia Católica para el Plan Nacional de Catedrales, que será el marco de referencia en el se encuadrebn las futuras actuaciones sobre uno de los sectores más importantes del patriomnio cultural de nuestro país: los 89 templos catedralicios, para cuya conservación serán necearios dos mil millones de pesetas c ada año.
Don Francisco Tejada Vizuete, director del Secretariado diocesano del Patrimonio Histórico-Artístico nos ha informado que el Plan director de la Catedral de Badajoz está prácticamnete ultimado, a falta de la cuantificación económica de las actuaciones, mientras que ya se ha iniciado la elaboración del de la Concatedral de Mérida. Los recursos económicos y actuaciones oficiales a emprender entre una y otra se recaban en la mesa de negociación de la Comisión mixta entre la Junta de Extremadura y la Iglesia extremeña.


Editorial

Doscientos números ya

Sí; otra cifra redonda en el caminar de Iglesia en Camino. Lo suyo es marchar a compás con una Iglesia peregrina, la de Mérida-Badajoz, en comunión con las otras de la Iglesia universal, encarnada en nuestra tierra y nuestro pueblo, abierta a todos los hombres, proyectada hacia el Reino futuro, pero construyéndolo aquí esforzadamente con el anuncio del Evangelio y la vivencia del misterio pascual.
Esta revista, hija del Sínodo pacense del 92, intenta desde enero del 93 mantener vivo entre nosotros, semana tras semana, el espíritu y el programa de aquel acontecimiento de gracia. Lo suyo es llevar a los lectores, en el mapa dilatado de la archidiócesis de Mérida-Badajoz, el latido del Pueblo de Dios, dentro y fuera de sus confines geográficos. Una revista diocesana no pretende ser el duplicado de las homilías, las catequesis o los programas de formación de grupos.. Obligada sí que está a hacerles de altavoz y darles cobertura de afecto y de estímulo.
Pero lo propio de Iglesia en Camino, que es nuestro caso, es aportar a la maduración cristiana y a la adultez eclesial de los lectores, del clero y del laicado, de profesiones civiles y de vida consagrada, dos elementos teológica y pastoralmente ineludibles: la información y la comunicación. Abrir las comunidades parroquiales, religiosas, apostólicas, educativas, hacia una pertenencia activa y gratificante a la Iglesia diocesana; abrir también a ésta -pastores y demás fieles- al horizonte de la Iglesia universal y del mundo entero. Y servir de plataforma para que todos conozcan lo de todos, hasta donde sea posible, para incremento de la comunión.
Mantenerse con buen ánimo durante cuatro años, mirar hacia adelante con ánimo de mejora y contemplar el pasado con cierta satisfacción, son signos de una bendición de Dios, que reconocemos y seguimos implorando. Y, como es obvio, nuestro talante es corregir yerros y hacerlo mejor cada día, para seguir mereciendo la confianza de tantos miles de lectores, de dentro y de fuera de Extremadura.


Carta del Arzobispo

La negra envidia

Querámoslo o no, el ser humano presenta, como la luna, su cara oculta o su zona de sombras. En ésta clavan sus raíces la soberbia y la envidia, la avaricia y la lujuria, los siete clásicos y famosos pecados capitales. Son como plantas venenosas que, si las dejas crecer y campar por sus respetos, pervierten a la persona y van causando estropicios por doquier.
Vamos hoy con la negra envidia. Negra, ¿porqué?Porque jamás enseña la cara y es raiz oculta de otros muchos desmanes: la murmuración, el odio, el resentimiento. De la envidia hablan mucho los libros santos y la literatura espiritual de todos los tiempos. El que mejor la define, ¿cuándo no?, es santo Tomás de Aquino, que la presenta como tristeza por el bien ajeno. Pero no una tristeza arrugada y paciente, no; la envidia reacciona con antipatía y hostilidad contra el prójimo que ha tenido mejor suerte o, al menos, así lo ve el envidioso.
Este, si no frena a tiempo, se ve arrastrado hacia un incordio constante contra el envidiado, a quien le busca las cosquillas como sea, achacándole fallos de otra índole, atribuyéndole intenciones inconfesables, sin pararse, en casos extremos, ni incluso ante la calumnia.
A la envidia, en su peor rostro, solemos considerarla como propia de espíritus mezquinos. Pero, como abunda demasiado, aunque sea en versiones más benignas, no estamos vacunados contra ella ninguno de los que, a estos efectos, nos consideramos como gente normal. Normales, pero no del todo.

Todos los pasan mal

En mayor o menor grado, la envidia destila siempre un triple malestar: el del envidioso, el del envidiado y el de aquellos ante los que se vierten estos sentimientos. En nada como en esto se percibe tan a las claras en los seres humanos la herida del pecado de Adán. Ejemplo al canto. En una familia con tres niños pequeños, el recién nacido recibe, explicablemente, los mimos más tiernos de sus progenitores. Pero, ¡cuidado con el hermano de dos años o la mayorcita de cinco! Como los padres no estén muy sobreaviso, pueden desencadenar en cualquiera de los otros hermanitos una reacción dolorida, que llega a traducirse en hostilidad contra el pequeño. Así somos.
La envidia, ¡qué pena!, suele hacer presa en los seres más cercanos y queridos entre sí: entre hermanos de sangre, compañeros de estudio, colegas de profesión, o amigos de siempre. Mas, no carguemos las tintas. Proliferan también, y con profusión, en la familia humana, lo mismo en la infancia que en las edades juvenil y adulta, las flores del bien. Son las personas de buen natural y de corazón sano, propensas a contemplar amablemente el rostro de sus semejantes. Es verdad que hay muchos otros, cuya índole suspicaz o quisquillosa los predispone para el deslizamiento hacia la envidia. Pero aseguran los sicólogos y pedagogos que ésta puede ser evitable mediante un adecuado tratamiento educativo.
La envidia es corregible con el apoyo de una buena formación, un autodominio responsable y, no digamos, por un entrenamiento religioso en la práctica de la caridad. Por algo es la caridad, fuente y cima de todas las virtudes, la que en la lista de los pecados capitales se pone como antídoto a la envidia. Para evitar que ésta germine o crezca en nuestro corazón, nada mejor que recordar sus estragos en personajes emblemáticos de la Sagrada Escritura. Por envidia de sus cosechas y bendiciones mató Caín a su hermano Abel. Por envidia de sus sueños de grandeza quisieron eliminar primero, y vendieron después, los once patriarcas, hijos de Jacob, a su hermano José.
Y, en las parábolas de Jesús, encontramos al respecto personajes muy significativos: los obreros de la viña , que protestaron por cobrar el mismo sueldo que otros con menos horas de trabajo; los invitados al banquete que pugnaban por los primeros puestos; y, sobre todo, el hermano del Hijo pródigo, irritado por el trato que dispensó su padre a éste, cuando volvió arrepentido a la casa familiar.

Nuestro vicio nacional

Nada es tan saludable y beneficioso como erradicar la envidia de un corazón, de una comunidad o de un país. A los españoles se nos tilda de que la envidia es nuestro vicio nacional. ¡Ay del que sobresale, del que medra, ya sea or su inteligencia, su esfuerzo o su virtud. Aquí todo se atribuye a la suerte, a las intrigas, al favoritismo o al enchufe. Y, por el contrario, los demás nos sentimos maltratados por la vida y víctimas de una mala suerte que no nos permite levantar cabeza. La reacción de muchos, e este grito solidario: ¡A por él! Lo mismo si destaca en la política, que si se señala en el deporte o en la cátedra universitaria, hay que apearlo con urgencia del pedestal.
Sé que estoy exagerando, para hacerme entender. Pero, ahí queda la caricatura, para que nos lleve a la meditación. De nuestro pueblo decía Ortega, y remacha Julián Marías, que aborrece la excelencia.
Aunque sea en tono menor y con pretextos fútiles, la envidia hace presa también en las comunidades de Iglesia, entre personas de otras cualidades y méritos. Se habla incluso de la invidia clericalis, que nos es propia a los miembros del estamento eclesiástico. Tengo que cuidarme, tienes que cuidarte. Sobre todo, porque nos corta las alas del amor. Porque nos hace pequeños, en el mal sentido, ante Dios, ante nosotros mismos y ante los demás. La caridad, dice san Pablo, en el párrafo lapidario de Corintios 13, que es benigna, que no s pica, que acoge de buen grado a los demás y los perdona siempre.
En los albores de la poesía castellana, el famoso escritor judíoDon Sem Tob satirizaba agudamente sobre la desgracia de la envidia con estos versos lapidarios: "Qué venganza pudiste/ haber del envidioso,/ mayor que estar él triste,/ mientras tú estás gozoso".

Por la fealdad a la hermosura

Todos los pecados ofrecen, al menos en apariencia, algún placer como cebo de la infracción. De ahí el chiste perverso de que todo lo que agrada o engorda es pecado. Pase, como broma. Pero en pocos casos funciona tan a la perfección la lógica del absurdo como en el pecado de la envidia. Te corroe estúpidamente por dentro, en tanto que la persona que es el blanco de esa inquina sigue tan campante, cuando no lo sabe; y, si sufre por saberlo, eso no cura al envidioso. A no ser que -y esto raya en lo siniestro- que al pobre o a la pobre en cuestión desciendan al peldaño más bajo de la envidia: alegrarse por el daño y por el sufrimiento ajeno. ¡Media vuelta! ¡Ar! ¿Les parece bien a ustedes que nos salgamos al aire libre, nos vayamos al Monte de las Bienaventuranzas o, alargando la escalada, subamos hasta el Tabor? A veces la fealdad del pecado nos empuja tanto, o más, hacia arriba como la hermosura de la virtud.

+Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

La Iglesia y el Estado firman un acuerdo para salvar las catedrales

Serían necesarios 2.000 millones de pesetas cada año para mantenerlas en buen estado

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Elías Yanes, y la ministra de Educación y Cultura, doña Esperanza Aguirre, han firmado el Acuerdo de colaboración entre dicho departamento y la Iglesia Católica para el Plan Nacional de Catedrales. En el convenio, que viene a ser el marco de referencia en el que se encuadren las futuras actuaciones, se empieza haciendo una declaración de intenciones y argumentando las razones de esta colaboración entre la Iglesia y el Estado. Entre otras cosas, se señala que el Gobierno "reconoce la función primordial de culto y la utilización con fines religiosos de las catedrales. Por su parte, la Iglesia reitera su voluntad de que continúen al servicio del pueblo español, así como de cuidarlas y utilizarlas de acuerdo con su valor artístico e histórico".
Después se fijan las cláusulas del acuerdo, especificando que "la ejecución de las obras necesarias para la conservación de las catedrales, exigirá que previamente esté realizado el Plan Director de las mismas", salvo para ejecuciones de emergencia.

El Plan director

Este plan director, imprescindible para cualquier actuación, viene a ser como el programa a seguir para la restauración y conservación de cada catedral y "deberá ser elaborado y aprobado por representantes del Ministerio de Educación y Cultura, de las comunidades autónomas y del obispado al que concierna". El ministerio se compromete incluso a facilitarle el plan director a cada diócesis, costeándolo conjuntamente con la comunidad autónoma respectiva.
Se especifican, además, los contenidos que ha de tener el mencionado plan director de cada catedral, en el cual se han de incluir desde la descripción técnica de su estado de conservación y factores de riesgo, hasta las propuestas de actuación, su duración y el presupuesto total estimado de cada una de ellas y sus fases.

Sobre la financiación y dada la importancia del volumen de gastos que la restauración y conservación de las 89 catedrales españolas supondrían y a los que no puede hacer frente de ninguna manera la Iglesia, se establece que "la financiación de las obras se realizará por el Ministerio de Educación y Cultura, la comunidad autónoma y, en aquellos casos en que sea posible, por el obispado y el cabildo titulares de la catedral". Aparte estas líneas de financiación, el acuerdo anima a que se realicen "cuantas gestiones se estimen oportunas para que participe en la financiación cualquier persona física o jurídica, pública o privada, que pueda estar interesada en colaborar en la conservación de las catedrales".
Estas iniciativas ya se han puesto en marcha en muchos lugares como Burgos y León. Hay que señalar la que el año pasado llevó a cabo el Banco Bilbao-Vizcaya con la campaña "Conservemos las catedrales. El futuro de nuestra historia", entregando posteriormente el dinero recaudado (casi 235 millones de pesetas) a la Conferencia Episcopal Española.
En Badajoz también se están abriendo en este sentido, iniciativas de cooperación no sólo con organismos oficiales, sino también con entidades ciudadanas como son la Asociación "San José", de vecinos del casco antiguo de Badajoz, que es consciente de que cualquier mejora en la catedral repercute de manera decisiva a favor del comercio y del turismo de cualquier ciudad en que estén estas ubicadas.
Siendo esto así, la Catedral de Badajoz sería uno de los mejores reclamos para la atracción de visitantes al casco antiguo de la ciudad pacense, zona que necesita una potente y decidida reactivación.

España tiene 89 catedrales

Con la firma entre la Iglesia y el Gobierno del acuerdo sobre el Plan Nacional de Catedrales, se da un paso importante que permitirá reparar la grave falta de omisión que está soportando uno de los sectores más importantes del patrimonio cultural de nuestro país: los 89 templos catedralicios. Mientras en Francia el Estado destina una cantidad anual para el mantenimiento de las catedrales, cercana a los 20.000 millones de pesetas para 45 catedrales, aquí estamos observando con pasividad como muchas se resquebrajan.
El Plan Nacional de catedrales sólo ha invertido 1.321 millones de pesetas entre 1984 y 1993.Los gobiernos autonómicos son los que más han contribuido con sus escasos presupuestos a paliar de alguna manera el deterioro de los templos catedralicios por tenerlos más próximos. Sobresale el Gobierno foral de Navarra que ha invertido 570 millones en la catedral de Pamplona.

Salir del abandono

La situaciones dramáticas de muchas catedrales está a la vista: en Cádiz las piedras están muy deterioradas por su cercanía al mar; en Tarazona su templo catedralicio lleva cerrado más de 15 años por sus estado ruinoso, habiéndose acabado de paso con el turismo de la ciudad; en la de Burgos se caen esculturas debido a la erosión de la piedra, originada por el combinado mortal de los muchos siglos, las heladas, la contaminación y los excrementos de las aves. Lo mismo cabría decir de la de León, añadiendo el deterioro que sufren sus 1.800 metros cuadrados de vidrio policromado en rosetones y ventanales; en la de Astorga las filtraciones de agua han ocasionado graves daños en sus piedras; en Córdoba las termitas han dañado gran parte de las maderas que alberga la estructura de la Mezquita, en Palencia fallan las bóvedas, en Tortosa las cubiertasÉ Y así un largo y triste elenco de monumentos que ha sobrevivido a guerras y a catástrofes y a duras penas lo hacen al siglo que cuenta con los mejores medios técnicos y más cualificados recursos humanos.
Puestos a hacer cálculos, los Técnicos que trabajan para la Conferencia episcopal española dicen que si el Ministerio de Educación y Cultura invirtiera 2.000 millones anuales, junto a las aportaciones de las comunidades autónomas y de la Iglesia, en diez años conseguiríamos que las catedrales españolas estuvieran en perfecto estado.
A todos toca cooperar en responsabilidad, máxime en tiempos de recorte presupuestario como es el que nos toca vivir. Pero esta casa no podemos dejarla sin barrerÉ

José María Gil


El Plan director de la catedral de Badajoz está casi ultimado y el de la concatedral de Mérida en el inicio

La Comisión Junta de Extremadura-Iglesia perfila qué recursos se necesitarán y el orden de las actuaciones

Francisco Tejada Vizuete une a su tarea diocesana sobre el Patrimonio histórico-artístico de la Archidiócesis la responsabilidad sobre la Fábrica de la Catedral de Badajoz, de cuyo museo también es director. Además, forma parte de la subcomisión de la Comisión mixta Gobierno autonómico-Iglesia católica, integrada por expertos en el Patrimonio de Extremadura.
P. ¿En qué situación se encuentran en estos momentos el Plan director de la catedral de Badajoz y el de la concatedral de Mérida? R. El de Badajoz se halla prácticamente ultimado. Aunque se trate de noticiosa oficiosa, sabemos que sólo resta por hacer un último apartado relativo a la cuantificación económica de las actuaciones. Del de Mérida me llega la noticia, también oficiosa, de haberse iniciado.

Dos edificios bien diversos

P. ¿Cuál es el estado de conservación de cada uno de estos dos templos y cuáles las actuaciones más necesarias, por urgentes, que se han de acometer a corto y largo plazo?
R. Si nos referimos sólo a la fábrica del templo, nos encontramos ante dos edificios bien diversos, no sólo por la superficie construida, sino por la función desempeñada por cada uno de ellos. El de Mérida, suficiente como iglesia parroquial, tiene sobre sí las ventajas que dimanan de su menor tamaño y del hecho de contar todavía con una comunidad estable de feligreses, lo que ha facilitado su conservación. Su problema es cómo adecuar el espacio existente a su nueva función. La catedral de Badajoz, por el contrario, resulta menos abarcable de lo que a primera vista pudiera parecer: sólo la zona museística (claustro, salas capitulares, etc.) supera los mil metros cuadros de superficie; añádanse otras grandes superficies, además de la del propio templo, como la del Sagrario, capillas laterales, espacios destinados a biblioteca, archivo, salas de reunión del Cabildo, patios interiores, etc., etc., y se comprenderá la magnitud de sus problemas que, a corto y largo plazo, se deberán centrar en actuaciones sobre la complicada cubierta de un edificio de esta índole.

Comisión Junta-Iglesia

P. ¿Qué líneas de actuación piensan ustedes abrir para recabar recursos tantos oficiales como de la sociedad civil a fin de acometer las actuaciones necesarias en la catedral y concatedral?
R. Para una y otra los recursos y actuaciones oficiales pasan por la mesa de negociación de la llamada Comisión Mixta (Gobierno autónomico e Iglesia católica). Es en ella, pues, donde se seguirán perfilando tales recursos y el orden de actuaciones, dentro de los esquemas de racionalidad que comporta un Plan director. Pero, por suerte y además, al Cabildo de Badajoz no le ha cogido de improviso la filosofía que dimana del Acuerdo recientemente firmado por el presidente de la Conferencia Episcopal y la ministra de Educación y Cultura: logro importantísimo en su haber en los últimos años, que seguirá dando sus frutos, es haber movilizado el interés hacia la catedral de diversas entidades económicas y culturales de la ciudad, así como el de numerosos ciudadanos. Los resultados consecuentes son ya más que visibles, aunque todavía quede un gran trecho por recorrer.

El Museo Catedralicio

R. En el citado Acuerdo se establece expresamente que ambas partes procurarán "poner al servicio de los ciudadanos todos los elementos que integran las catedrales en su condición específica de legado cultural, con especial atención a los museos y archivos catedralicios, actividades musicales, actos y exposiciones...".
P. ¿En qué situación se encuentra el museo catedralicio de Badajoz y qué ayuda o actuaciones necesita para cumplir su finalidad cultural en favor del pueblo?
R. Cabe decir, y no es arrogancia alguna, que el Cabildo de Badajoz ha realizado en los últimos años un extraordinario y plausible esfuerzo: primero, creando, de hecho, el que ahora es un excelente museo de arte religioso en la ciudad; segundo, dotándolo progresivamente de un mayor y mejor espacio: ahí está el tan acertadamente restaurado, según la crítica, claustro gótico (en estos días se acaba de preparar también la capilla claustral de la Soledad que, además de recuperar su destino religioso, se abre al mismo museo); tercero, iniciando, en un proyecto sin precedentes, la restauración de todos sus fondos, cuya difusión mediante guías, postales, posters y otros auxilios didácticos tampoco tiene precedentes.
Por todas las razones antedichas el Museo catedralicio se ha convertido en referencia importantísima de la actividad cultural de la ciudad, a la vez que ofrece un espacio muy versátil para la misma, como lo demuestran las dos extraordinarias exposiciones que han querido contar con dicho espacio: la de los Artistas de la Academia de Extremadura, a finales del 96, y la que tiene lugar en estos días bajo el título "La Estrategia de la Memoria", sobre el incendiado Chiado lisboeta, organizada por el Colegio de Arquitectos. Pero todo esto no supone "echar las campanas al vuelo". Quedan pendientes difíciles problemas, como es dotarlo de personal suficiente cara a la más frecuente demanda, por ejemplo, de carácter escolar en todos los niveles y también el universitario. Pienso que cuantos pretenden potenciar la dimensión turística de la ciudad Ğincluido, o por delante, el AyuntamientoĞ tendrían que arbitar fórmulas que redundarían, desde luego, en beneficio incluso del decrépito "casco antiguo" de Badajoz. No es ninguna broma decir que la revitalización del mismo depende en buena medida de la revitalización de la catedral.


Noticias

Badajoz: Las religiosas del Buen Pastor celebran el bicentenario de su fundadora

Con gran asistencia de público y organizado por la comunidad de religiosas de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor de la Parroquia pacense de la Concepción, ha tenido lugar en Badajoz una conferencia sobre la pedagogía activa en el talante educativo de esta congregación, que fue pronunciada por la superiora provincial, Carmen Hernández Martínez, dentro de los actos que a lo largo de este curso se vienen desarrollando para celebrar el bicentenario del nacimiento de santa María EufrasiaPelletier (1796-1996), fundadora de este instituto religioso que está presente en numerosos países del mundo realizando una gran obra de acogida y de promoción de las personas más abandonadas, más despreciadas, más faltas de amor, en todos los campos donde se sufre la marginación. Siguiendo este carisma, las religiosas de esta congregación, que son actualmente unas siete mil en todo el mundo, trabajan, según dijo la ponente en su conferencia, con un estilo pedagógico de potenciación de los valores personales que hay en todo ser humano a fin de hacerlo a éste protagonista de su propia promoción humana y cristiana, tal y como hizo santa María Eufrasia adelántandose a su tiempo.
El acto concluyó celebrándosede la Eucaristía, presidida por el vicario general de la diócesis, don Amadeo Rodríguez.

En la Parroquia de la Concepción

En Badajoz las religiosas de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor están presentes desde 1986 en que fundaron una comunidad en la Parroquia de la Concepción, en el casco antiguo de la ciudad. Allí desarrollan su apostolado en la atención a los drogadictos y a sus familias, a las prostitutas y familias desectructuradas, a la atención de personas enfermas y ancianos solos. Llevan también a cabo actividades de promoción de la mujer marginal, mediante talleres de corte y confección industrial y escuelas de alfabetización.
En estos poco más de 10 años de servicio en Badajoz, estas religiosas han conseguido un gran aprecio por parte de los vecinos.


Se celebró en Plasencia el Día del Misionero Diocesano en Extremadura

El pasado día 1 de marzo, como preparación a la Jornada de Hispanoamérica, que conmemoró la Iglesia española el día 2, se celebró el Día del Misionero Diocesano en Extremadura. El lema elegido para este IV Encuentro, al que han asistido más de quinientas personas, entre ellos numerosos misioneros y misioneras, ha sido "Conoce, amar, seguir y anunciar a Jesucristo", que ayuda a conectar con la preparación del Tercer Milenio.
Como la gran mayoría de nuestros misioneros se encuentran en Hispanoamérica, las diócesis extremeñas de Coria-Cáceres, Plasencia y Mérida-Badajoz aprovecharon la jornada para tener presente de un modo especial a los misioneros y a sus familiares. Uno de los asistentes, don José Gil, sacerdote diocesano, con más de 30 años en varios países hispanoamericanos y actualmente párroco en Jarandilla, habló sobre la Nueva Evangelización, y de cómo hay que apoyarla. Olvidar las misiones sería traicionar la esencia de la Iglesia.
A continuación se realizó un canto al misionero para recordar a todos que él es el signo viviente de la Iglesia y por eso se le rinde merecido homenaje. Una vez finalizada la charla, los asistentes reflexionaron sobre la ponencia a partir de un cuestionario previamente entregado. La jornada concluyó con un acto mariano en el Santuario de la Virgen del Puerto, patrona de Plasencia.


Don Juan José Asenjo Pelegrina, nombrado Obispo auxiliar de Toledo

El Papa ha nombrado Obispo auxiliar de Toledo al reverendo don Juan José Asenjo Pelegrina, vicesecretario para Asuntos Generales de la Conferencia Episcopal Española, al que le ha sido asignada la sede titular de Iziriana.
Monseñor Asenjo es sacerdote diocesano de SigŸenza-Guadalajara. Nacido en SigŸenza en 1945, en cuyo seminario estudió, fue ordenado sacerdote en 1969. Obtuvo la licenciatura en Teología en 1971 y desde 1977 a 1979 se especializó en Roma en archivística y biblioteconomía.
También cursó los estudios de Doctorado en Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana.

VII Encuentro de jóvenes cursillistas en Villagonzalo

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad desde su Escuela de Mérida ha organizado el VII Encuentro de Jóvenes bajo el lema: "¿Quieres vivir?". Los propios cursillistas prepararon los coloquios y las actividades para desarrollar este tema.
Más de treinta jóvenes de Azuaga, Badajoz, Balboa, Calamonte, Castuera, La Garrovilla, Mérida, Aldea de Retamal, Talavera la Real, Valencia del Mombuey, Villanueva del Fresno y Zalamea fueron considerando los diversos aspectos del encuentro con Cristo, pasando por el encuentro con el hermano y en la Iglesia, hasta llegar al de la Eucaristía, para terminar en una actitud de total disponibilidad para ser testigos.
Estos Encuentros tienen por finalidad servir de precursillos a quienes desean estar en la línea del compromiso cristiano y también servir de estímulo a los que ya han pasado por cursillos y quieren seguir profundizando. Se realizan periódicamente a lo largo del curso y a ellos asisten cuantos desean, especialmente jóvenes, darle un nuevo sentido a su vida.
El próximo cursillo comenzará el 21 de marzo y hará el número 200 de los celebrados en nuestra diócesis.


Sacerdotes de La Serena concelebraron en Madrid la Misa de TVE

Varios sacerdotes de la Serena concelebraron el pasado domingo en Madrid la Misa de Televisión Española (TVE).
Presididos por el párroco de Malpartida de la Serena y vicario de Quintana , don Andrés Román, los sacerdotes de la zona de la Serena don José Romero, don José Corrales y don José María Barrantes han concelebrado en la sede del Colegio "Joyfe" de Madrid la misa que el pasado domingo retransmitió en directo TVE, dentro del programa "El Día del Señor".
A esta celebración, llena de un alegre y religioso ambiente juvenil y familiar, asistió una numerosa representación de jóvenes de las mencionadas parroquias pacenses y se encuadra dentro de la línea de actividades conjuntas que vienen desarrollando desde hace años con el Colegio "Joyfe" y la madrileña parroquia de Nuestra Señora de Sonsoles.
Esta colaboración se manifiesta en convivencias juveniles conjuntas tanto en la capital de España como en Extremadura, donde los jóvenes participantes son acogidos por familias y la vez estrechan lazos de unión con los emigrantes extremeños en Madrid. El objetivo de estas convivencias entre jóvenes de ambiente rural y urbano Ğde La Serena y de MadridĞ es ofrecerles la posibilidad de un mayor conocimiento y de compartir distintas experiencias de vivencia cristiana.
El madrileño Colegio "Joyfe", que este año cumple sus 35 de funcionamiento, es un centro educativo privado de inspiración cristiana, basado en el espíritu de los Hermanos de la Salle.


Noticiario diocesano

Encuentro de Grupos Parroquiales de Jóvenes en Ribera del Fresno

Promovido por el Secretariado Diocesano de Pastoral de Jóvenes y organizado por los animadores y jóvenes de la parroquia, se ha celebrado en Ribera del Fresno, el Segundo Encuentro Diocesano de los Grupos Parroquiales de Jóvenes al que han asistido ciento cincuenta personas de las parroquias de La Zarza, La Parra, Jerez de los Caballeros, Los Santos de Maimona, La Morera, Monesterio, Salvatierra y Mirandilla. Después de la oración de la mañana, que giró sobre el lema de la jornada: "Vive en grupo la aventura de la fe", los participantes hicieron una "marcha" al pozo de San Juan Macías donde trabajaron sobre el funcionamiento de los Grupos Parroquiales de Jóvenes.

La Escuela -Taller de Higuera la Real rehabilita la iglesia de Santa Catalina

La Escuela Taller "Higuera la Real II" ha rehabilitado la iglesia de Santa Catalina Mártir de Higuera. Esta Escuela, que cuenta con 36 alumnos-trabajadores distribuidos en cuatro talleres de formación, ha realizado ya importantes trabajos, entre ellos la restauración interior de esta iglesia de Santa Catalina, que data de 1512, y un ala del claustro del antiguo convento jesuítico de Higuera la Real, fundado por el caballero de la Orden de Santiago, don Francisco Fernández Dávila que, aunque vivió en la ciudad de los Reyes del Perú, era natural de esta localidad.

Día Internacional de la Mujer

Las Mujeres Trabajadoras Cristianas de Almendralejo hicieron público un manifiesto con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebró ayer, 8 de marzo. En él rechazan toda clase de marginación hacia la mujer y reclaman guarderías para dejar a sus hijos mientras trabajan; servicios de Puericultura para informarse de las enfermedades de los niños; residencias de mayores para que no tengan que esperar años en ser admitidas; centros de formación laboral y que las labores del hogar sean compartidas por el matrimonio".


Opinión

Actos de piedad

Es la oración uno de los pilares en los que se apoya nuestro recorrido cuaresmal hacia la identificación con Cristo, muerto y resucitado. En ella nuestra vida se orienta hacia El que una vez más se acerca a nosotros con el generoso regalo de su gracia redentora.
Nuestra oración nos sitúa ante la presencia de Dios y, cogidos de su mano paterna, crecemos poco a poco hasta la estatura de Jesús: meta d ela vida cristiana, que se actualiza y cobra intensidad en este tiempo litúrgico.
En torno a la celebración cuaresmal hay toda una riqueza oracional y celebrativa, que se ha ido acumulando a lo largo de los siglos, y que enriquece y estimula nuestro proceso de incorporación al misterio pascual. Además, la creatividad pastoral ofrece la posibilidad de otros actos, individuales y comunitarios, en los que se expresa la piedad de los cristianos.
Es verdad que la cumbre y la fuente de nuestra vida de fe es la liturgia, por ser en ella donde se actualiza la obra de la salvación y a donde llega, para ser transformada, nuestra respuesta pobre y libre al amor de Dios. Pero de ella, recibiendo su aliento, surgen actos de piedad, necesarios para mantener el calor de la fe y para enriquecer con el colorido de la espontaneidad y la sencillez la vivencia los misterios que celebramos.
Actos de piedad como el Via Crucis, la visita a los Monumentos o las mismas procesiones no sólo prolongan la liturgia y la acercan, especialmente, a los más sencillos, sino que le ponen ternura a la memoria que actualizamos en los signos sacramentales.

Amadeo Rodríguez


Página litúrgica

Celebramos el IV Domingo de Cuaresma

Palabra de Dios:

Libro II de las Crónicas 36, 14-16, 19-23

En aquellos días, todos los jefes de lo sacerdotes y el pueblo multiplicaron sus infidelidades, según las costumbres abominables de los gentiles, y mancharon la Casa del Señor, que Él se había construido en Jerusalén.
El Señor, Dios de sus padres, les envió desde el principio avisos por medio de sus mensajeros, porque tenía compasión de su pueblo y de su morada. Pero ellos se burlaron de los mensajeros de Dios, despreciaron sus palabras y se mofaron de sus profetas, hasta que subió la ira del Señor contra su pueblo a tal punto que ya no hubo remedio. Los caldeos incendiaron la Casa de Dios y derribaron las murallas de Jerusalén; pegaron fuego a todos sus palacios y destruyeron todos sus objetos preciosos. Y a los que escaparon de la espada los llevaron cautivos a Babilonia, donde fueron esclavos del rey y sus hijos hasta la llegada del reino de los persas; para que se cumpliera lo que dijo Dios por boca del profeta Jeremías: 'Hasta que el país haya pagado sus sábados, descansará todos los días de la desolación, hasta que se cumpla los setenta años'.
En el año primero de Ciro, rey de Persia, en cumplimiento de la palabra del Señor, por boca de Jeremías, movió el Señor el espíritu de Ciro, rey de Persia, que mandó publicar de palabra y por escrito en todo su reino: "Así habla Ciro, rey de Persia: El Señor, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra.
Él me ha encargado que le edifique una casa en Jerusalén, en Judá. Quien entre vosotros pertenezca a su pueblo, ¡sea su Dios con él y suba!".


Salmo 136, 1-2, 3, 4, 5, 6

R. Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti. Junto a los canales de Babilonia nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión; en los sauces de sus orillas colgábamos nuestras cítaras.


Carta de san Pablo a los Efesios 2, 4-10

Hermanos: Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó: estando nosotros muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo Ğpor pura gracia estáis salvadosĞ, nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado en el cielo con Él. Así muestra en todos los tiempos la inmensa riqueza de su gracia, su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque estáis salvados por su gracia y mediante la fe. Y no se debe a vosotros, sino que es un don de Dios; y tampoco se debe a las obras, para que nadie pueda presumir. Somos, pues, obra suya. Dios nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras, que Él determinó practicásemos.


Evangelio según san Juan 3, 14-21

En aquel tiempo dijo Jesús a Nicodemo: Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en Él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que no perezca ninguno de los que creen en Él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. El que cree en Él no será condenado; el que no cree ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. Esta es la causa de la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz, y no se acerca a la luz, para que se vean que sus obras están hechas según Dios.


Lecturas bíblicas para los días de la semana

10, lunes: Is 65, 17-21; Jn 4, 43-54.
11, martes: Ez 47, 1-9, 12; Jn 5, 1-16.
12, miércoles: Is 49, 8-15; Jn 5, 17-30.
13, jueves: Ex 32, 7-14; Jn 5, 31-47.
14, viernes: Sb 2, 1a, 12-22; Jn 7, 1-2, 10, 25-30.
15, sábado: Jr 11, 18-20; Jn 7, 40-53.
16, domingo: Jr 31, 31-34; Hb 5, 7-9; Jn 12, 20-33.


Comentario

Dejarse iluminar

El pasado domingo las lecturas nos proponían hacer una revisión de vida para conocer su verdad, es decir, lo que el Señor conoce de nuestro interior. La ruta cuaresmal quiere dar un paso más y nos anima a consentir que la fuerza iluminadora de la Palabra trasforme nuestra existencia.
La primera lectura, en un resumen demasiado corto, nos ofrece un ejemplo negativo de lo que sucede cuando no se admite que la Palabra sea semilla que produzca la gracia de la conversión. Nos narra que los sacerdotes y el pueblo "multiplicaron sus infidelidades"; el Señor, por medio de los profetas, les envió "avisos" para que reconocieran sus pecados, pero "despreciaron sus palabras y se mofaron de sus profetas" por lo que les vino el desastre del destierro "los llevaron cautivos a Babilonia".
En plano diferente, el diálogo de Jesús con Nicodemo nos sitúa en el gran envite que es para todos nosotros la salvación ofrecida en Cristo. En primer lugar, está la generosidad del Padre que entrega a su único Hijo para que "no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna". A pesar de esto es posible nuestra obstinada evasiva: "La luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas".
Como para evitar ese riesgo, San Pablo describe la salvación como una realidad ya conseguida: "Dios (el Padre)... nos ha hecho vivir con Cristo, nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado en el cielo con él". Sabemos que por el bautismo participamos de esa realidad, sólo nos falta que "nos dediquemos a las buenas obras, que él nos asignó para que las practicásemos".

Antonio Luis Martínez


Santoral

15 de febrero

San Longinos (s. I)

Longinos significa "El de la lanza". La tradición dice que se llamó Casio, que suena a nombre de reloj barato, pero lo único cierto que sabemos de él son estas palabras evangélicas: "Verdaderamente este hombre era inocente" (S. Lucas). Como el lector habrá adivinado estamos en el Calvario, hacia las tres de la tarde del primer Viernes Santo de la historia de los hombres y de la historia de Dios; aquí está la grandeza de nuestra fe: Dios entra en la historia para nacer, vivir y entregar su vida.
Longinos, o como quiera que se llamase aquel soldado, es el primero en admirarse y dolerse de una muerte tan injusta como aquella. Pero fue la injusticia que nos justifica, la inocencia que nos libra de la culpa y la muerte que nos dio vida. Quiere la leyenda que Casio se cambie el nombre por "lanceador", que esto significa Longinos: el profesional de la milicia cuyo deber le llevó a perforar el costado redentor y hacer brotar la sangre y el agua de las que nace la Iglesia.
Dicen que su lanza, conservada en Constantinopla, fue regalada por el sultán Bayaceto al papa Inocencio VIII. Conservada en San Pedro de Roma, se exponía en una tribuna junto a la tumba del Apóstol en la basílica vaticana. Bernini lo esculpió en un mármol gigantesco: Longinos parece admirarse, atléticamente asido a su lanza, tanto de la muerte de Cristo como de la inmensa cúpula cuyo interior contempla.
Bendito lancero, enséñanos a abrir el Corazón de Cristo para bañarnos en su misericordia y recuperar, por la suya, nuestra inocencia.

Manuel Amezcua


Santos de la semana

11, lunes: Cayo y Alejandro, Juan Ogilvie, Pedro Tchoi.
12, martes: Ágape, Constantino, Vicente, Eulogio, Luis Orione.
13, miércoles: Pionio, Maximiliano, Inocencio, Justina F. Bezzoli.
14, jueves: Rodrigo, Salomón, Patricia, Modesta, Cristina, Leandro.
15, viernes: Alejandro, Lázaro, Matilde.
16, sábado: Zacarías, Leocracia, Luisa de Marillac, Raimundo.
17, domingo: Hilario, Taciano, Eusebia, Juan de Brébeuf.


Contraportada

Alfredo Martín, de Higuera la Real, y Toni Cuevas, de Sevilla, un matrimonio en misión evangelizadora

Como ya todos nuestros lectores saben, se están celebrando en diversas parroquias de Badajoz una misión popular de carácter fundamentalmente evangelizador. Se trata de un serio experimento que intenta llegar a muchas personas alejadas de la Iglesia y llevar a cabo una renovación parroquial en la línea que marca el Vaticano II, para que toda persona que quiera vivir y compartir su fe en la parroquia pueda hacerlo. Desde hace algunos años, este despliegue evangelizador lo están realizando en toda nuestra diócesis un equipo misionero compuesto por cinco sacerdotes claretianos de Almendralejo, una religiosa Ğo a veces un laicoĞ y un joven matrimonio, Alfredo Martín y Toni Cuevas, que por separado, primero, y después unidos decidieron un día seguir el consejo evangélico y lo dejaron todo en pos de É Suena a algo nuevo, pero no lo es, es la continuación de Priscila y Aquila. Primer siglo del cristianismo. Hemos vuelto a Pablo.
R. ¿Cómo llegásteis hasta aquí?
P. Debemos puntualizar que nuestros caminos han sido distintos Ğafirma AlfredoĞ. Yo vivo en Higuera la Real, tengo un trabajo estable, en el que me defiendo muy bien, una noviaÉ, pero un día llega a mi pueblo la Misión Popular Renovadora Claretiana y empiezo a adquirir un compromiso de trabajar con ellos durante mis vacaciones. Llega un momento donde, por experiencias concretas, creo que Dios me está pidiendo más y yo, que aún no conocía a Toni, me planteo mis inquietudes y decido dejarlo todo: padres, novia, trabajoÉ para integrarme, como laico, en la misión evangelizadora. P. ¿Fuiste el primer laico de esta nueva experiencia ?
R. Dentro de la provincia Bética (en otras no sé) fui el primero en integrarme al grupo de sacerdotes como seglar. Recibí un proceso continuado de formación, pero sin hacer ningún voto. Vivo en un piso aparte, aunque cuando doy el paso de dejarlo todo e integrarme en el grupo, voy abierto para aceptar estar allí donde el Señor me llame.

De la rebeldía hasta Dios

R. Y tú, Toni, ¿cuál fue tu camino?
P. Mis circunstancias son distintas. Alfredo contaba con un buen ambiente familiar, un apoyo. Se puede decir que vengo de la otra orilla: de la rebeldía, de no creer en nada y Dios me sacó con su mano. Cuando entro en contacto con los claretianos, a través de un grupo parroquial, mi vida estaba ya asentada, es decir, yo había sufrido una auténtica experiencia de conversión. Vivía en Sevilla, donde también tenía un buen trabajo estable y en un principio empecé dedicando, como él, mi mes de vacaciones a colaborar con la misión popular. En una de estas misiones conocí a Alfredo que ya estaba integrado en el grupo. Empezamos a tratarnos y nos hicimos novios. Nos casamos y aquí estamos.
R. ¿Cómo se desarrolla la vida de un matrimonio laico integrado de una manera total en un proceso de misión popular?
P. Tenemos nuestro piso en Sevilla, pero la verdad es que allí es donde menos paramos: como mucho una semana al mes para poder arreglar la ropaÉ, porque claro nosotros llegamos a casa y somos un matrimonio normal con problemas de lavadora, compra, de cocinaÉ Somos muy normalitos y esto es algo que sorprende mucho cuando vamos de misión.
R. ¿No se acostumbran a ver a un matrimonio joven como misionero, en este llamado Primer Mundo?
P. Se piensa que dentro de la Iglesia, el seglar, si quiere ser misionero, tiene que irse al Tercer Mundo. Nosotros queremos hacer entender que somos un matrimonio normal puesto en este camino por Dios.
R. Pero vuestra generosidad rebasa todo límite de normalidad.
P. Yo esto lo veo en relación con la parábola de los talentos.
Dios los da según la capacidad de cada uno. Por ejemplo, aún no tenemos hijos; si los tuviéramos no podríamos hacer una entrega total de nuestro tiempo.
Dentro de esto Ğpuntualiza AlfredoĞ quiero hacer notar que el equipo claretiano respeta y cuida muchísimo nuestra vida de matrimonio. Siempre después de una acción misionera tenemos unos días libres para poder convivir nosotros.

Integración en el equipo

R. ¿Cómo es vuestra vivencia dentro del equipo?
P. De total integración. Se procura tener siempre una semana al mes de "equipo", es decir, los sacerdotes se integran para hacer vida con su comunidad, y en esa semana Toni y yo nos hacemos presentes dos días para evaluar juntos lo realizado y programar el trabajo futuro.
R. Y de cara al futuro, ¿os planteáis esto como algo definitivo o una experiencia pasajera?
P. La propia familia te lo plantea y lo único que yo digo siempre es que el día de mañana está en manos de Dios. Cuando Dios le dice a Abrahán: sal de tu casa...y Yo te indicaréÉDe momento aquí estamos, el día de mañanaÉ Dios irá abriendo camino.

No es un fogonazo, es una vocación

P. ¿Te sientes feliz, Toni?
R. Totalmente y vivo tranquila pese a las dificultades, que las tenemos y muchas pues esto no es siempre un camino de rosas. Lo nuestro no es un fogonazo, es una vocación y por eso tenemos paz interior.
Quiero puntualizar Ğagrega AlfredoĞ que cuando yo tomé la decisión de seguir al grupo claretiano fue algo muy pensado y meditado, por ellos y por mí. Era una decisión de enorme responsabilidad. Hice entonces una opción por la Providencia, pero con los pies en el suelo. Toni decía que vive feliz, yo también, aunque tal vez no tan tranquilo como ella porque desde una perspectiva, tal vez machista, tengo que ocuparme de algunos problemas materiales, pero todo se va solucionando. Yo ahora mismo me siento llamado a una vocación que renuevo cada día, cada mañana.
R. Todo parece fácil pero ¿cómo os planteáis los problema cotidianos de cualquier pareja?
P. Es una realidad que tal vez Toni podría matizar mejor. Ella es la mística dentro de nuestro matrimonio, la que me va poniendo el freno. Desde luego tenemos nuestros "altibajos", pero ahí está ella para animarme, para ayudarme a cuidar la pareja, para dialogar. A veces nos tomamos unas vacaciones.
Sí Ğresponde ToniĞ y no tenemos más remedio que "perdernos" los dos algunos días porque no dejamos de ser un matrimonio muy normal.En misión también lo somos, pero estás tan entregada que te ocupas menos de tu vida de pareja. Cuando llegan los "altibajos" nos apoyamos mutuamente y la oración de uno sostiene al otro.

Mary Murillo


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org