Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 520. 7 de marzo de 2004

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

Este domingo se celebra el 'Día de Hispanoamérica'

La Iglesia española reflexiona este domingo sobre su especial compromiso con Hispanoamérica

La Iglesia en España celebra este domingo el "Día de Hispanoamérica", una jornada con la que se quiere recordar el especial compromiso que tiene nuestra iglesia con la de este continente hermano.

España es uno de los primeros paises a nivel mundial en número de misioneros. Y es, precisamente, el continente americano el principal destino de nuestros misioneros y misioneras, tanto laicos como religiosos o sacerdotes. Según los datos facilitados por la Oficina de Estadística de Obras Misionales Pontificias (OMP) al 13 de octubre de 2003 había más de 16.000 misioneros españoles repartidos por los cinco continentes, de los que 11.658 desarrollan su labor en el contienente americano.

Entre las diócesis españolas, la de Mérida-Badajoz se sitúa en un punto intermedio en cuanto a número de misioneros, con unos 150, de los que cerca de 90 desarrollan su labor evangelizadora en Hispanoamérica.


Editorial

Una llamada a la misión juvenil

Hace unos días se ha presentado en Madrid el informe "Jóvenes 2000 y Religión", patrocinado por la Fundación Santa María y en el que, basándose en una encuesta realizada a 1.075 jóvenes, se realiza una amplia radiografía de la religiosidad de nuestros compatriotas más jóvenes.

Entre otros datos, en dicho informe se señala que sólo un 66 por ciento de los jóvenes españoles se declaran católicos y practicante el 35 por ciento. También se subraya que solamente el 12 por ciento -sobre todo chicas- acude a la misa dominical con regularidad y el 57 por ciento no lo hace casi nunca. Pocos se confiesan y sólo la tercera parte de nuestros chicos y chicas ha recibido la Confirmación.

Las grandes verdades de la fe cristina son diversamente aceptadas en el mundo juvenil y la doctrina moral de la Iglesia es con frecuencia contestada.

En el ámbito vocacional sólo entre el 5 y el 6 por ciento se ha planteado alguna vez su vocación y nada más que el 0,5 lo ha hecho con cierta seriedad.

Aunque puedan ser matizados en un sentido u otro en nuestro peculiar ambiente urbano o rural de Extremadura, estos datos, a los que los autores del estudio aseguran más de un noventa por ciento de confianza, y de los que por esto mismo no tenemos por qué dudar -otra cosa son las interpretaciones-, no vienen sino a constatar el ambiente secularizado de la sociedad actual.

Por esta razón estas cifras del informe no han de causar, en consecuencia, ninguna sorpresa a quienes trabajan en la pastoral juvenil, ya sea en el ámbito parroquial, familiar o escolar, conocedores de las dificultades que este sector presenta hoy en día.

Mucho menos estos datos han de llevarnos a un cruce de culpabilidades o a un pesimismo paralizante, antes al contrario, han de ser una verdadera llamada a realizar -con la ayuda de Dios- una auténtica misión juvenil en toda regla y a establecer, como se ha hecho ya en nuestra diócesis, la pastoral juvenil como una tarea urgente y prioritaria.

De evangelizar auténticamente a la juventud depende -no lo olvidemos- la vitalidad de la Iglesia en un futuro próximo, y de forma más concreta la existencia de vocaciones a la vida sacerdotal y consagrada, así como auténticos hogares cristianos. Es la hora de la misión.


Carta del Arzobispo

La escalada cuaresmal

Excusas no nos faltan. Lo del ayuno hoy en día, más que una privación penitencial de alimento es o puede ser una dieta de adelgazamiento, cuando no un brote de anorexia. Lo de la abstinencia de carne puede encarecer la dieta con un pescado o marisco de alta calidad, más caro que la ternera y, por supuesto que el pollo. Lo de la limosna esta muy cuestionado con la plaga de mendigos profesionales, cuando no drogatas para el vicio, más los que nos acechan en la calle o la ventanilla del coche. Lo de la oración no se pone en solfa, pero queda muy esquilmado por el frenesí y el estruendo de los tiempos de que disfrutamos.

Aunque las excusas no nos convencen, y de ellas hablaremos enseguida, comprendo que para mentes así no resulta hoy ni atractivo ni hacedero buscar la ocasión de adentrarse en la propia interioridad con el ánimo de afianzar los compromisos bautismales y dar un paso serio hacia delante en el seguimiento de Cristo. Antes lo teníamos relativamente claro: a más del triángulo oración- ayuno ­ limosna, entraban en el proceso de la Cuaresma la confesión y comunión anual ­cumplir con pascua- mediante las prácticas encomiables del Vía crucis y horas santas, más luego, entrada la Semana Mayor, los divinos oficios del Triduo Sacro, y el devoto, a veces brillante y fastuoso, cortejo de las procesiones de Cristos, Vírgenes y escenas completas de la Pasión del Señor.

Otros modelos de cuaresma

Todo ello en un marco de austeridad y de devociones tradicionales que, si se vivía en familia, tanto mejor. No tratamos ahora ni de reproducir, ni de añorar ese modelo, que en buena parte de sus elementos sigue todavía en circulación, con buenos frutos a la vista. Sí que también con el peligro de que siga evaporándose gradualmente el jugo religioso de esas manifestaciones externas y vayan a menos otros valores como el de la penitencia sacramental, la oración personal y la autenticidad de vida.

Sin que éstos se vean sustituidos, al menos como regla general, por otros modelos, digamos que más conciliares, por llamarlo de algún modo: de vida de fe más personalizada, experiencia auténtica de Dios, donación efectiva a nuestro prójimo y testimonio misionero. Aunque confieso que también esto puede quedarse en palabras vacías si no está fundamentado en una teología nutricia, una experiencia constante de conversión y una eclesialidad sin fisuras. La cuaresma habrá de revestir siempre una fuerte dimensión comunitaria.

Para comprender la Cuaresma hay que partir siempre de una recta intelección, creyente y experiencial, del misterio pascual de la Pasión, muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. No cabe un motivo más grandioso, ni de mayor trascendencia en el destino de la humanidad. Es el eje central de la Iglesia, de la liturgia, de la fe y de la vida cristiana. Vivimos, morimos, resucitamos con Él. Todo el tiempo litúrgico del año y singularmente de la Cuaresma gira en torno a la Pascua del Señor. La cual, en el ámbito de la espiritualidad, es la que ha de dar jugo y talante a nuestro comportamiento humano y cristiano en la sociedad y en la Iglesia. Somos la comunidad del Resucitado.

Me encanta por eso la petición litúrgica cuaresmal de la oración colecta del primer domingo de Cuaresma: "Al celebrar un año más la Santa Cuaresma, concédenos, Señor todopoderoso, avanzar en la intelección del misterio de Cristo y vivirlo en su plenitud", de eso se trata: de conocimiento y de vida, con Jesús como referente y modelo, y muy marcadamente, en su realidad pascual de muerte y resurrección.

Experiencia de desierto

Para eso está pensada y nos sirve la Cuaresma, que con sabia previsión estableció la Iglesia desde sus primeros tiempos, con una cuarentena de entrenamiento espiritual y corporal, que nos evoca otras experiencias bíblicas de alta significación: el éxodo y los cuarenta años de los judíos en el desierto de Arabia y el ayuno y las tentaciones de Jesús, durante cuarenta días en el de Judea. La primera lección sobre Cuaresma nos viene muy directamente de esa vivencia aleccionadora del Maestro, que fue "llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo". En el desierto estaban tres: Jesús, el Espíritu y el Demonio. Desierto no equivale a vacío, esterilidad y muerte: sino a la oración, penitencia -pasó hambre- prueba, tentación y victoria.

La Cuaresma debe implicar siempre una experiencia interior de desierto, experiencia de silencio y de domino propio, de penitencia útil para hacernos más libres, de espacios amplios para la plegaria, a la escucha de y al habla con Dios. ¿Cómo lograr eso en plena e intensa vida ordinaria, de estudiante, de funcionario, de enfermera o de ama de casa? Cosa difícil, pero no imposible. Entra aquí la ayuda de la Iglesia, primero a través de un acompañamiento espiritual de otra persona, que ha de buscarse con tino y confianza. Él podrá facilitar a quien lo busca, directa o indirectamente los apoyos convenientes para ello. Ojalá que personas que viven en esta clave pudieran cristalizarla en experiencias tan ricas como los Ejercicios espirituales en la vida ordinaria, Retiros y convivencias al alcance del o de la interesada.

El triángulo de cuaresma

La Cuaresma, en fin de cuentas, tendrá que contar con los elementos de siempre que Jesús estableció en el Sermón de la montaña como tres columnas de la vida cristiana en todas las circunstancias: la oración, el ayuno y la limosna, entendidos en la amplitud que dan de sí el modelo de Cristo y la experiencia bimilenaria de la Iglesia. La oración cubre todo el terreno de Dios, preces personales y comunitarias, culto divino, sacramentos de la fe, en el centro la Eucaristía. El ayuno abarca todo el campo de la vida personal: los deberes para con nosotros mismos: la penitencia bíblica y cristiana de dominio de las pasiones del cuerpo, pereza, gula y lujuria, con el plus de gratuidad del sacramento de la Penitencia; la limosna comprende todo el ámbito de nuestro prójimo, al que hemos de amar como a nosotros mismos y como Cristo nos amó: socorriendo a los más indigentes de cuerpo y de espíritu y poniendo las bases de una sociedad más justa y más libre, en la que los pobres desaparezcan o se reduzcan al mínimo. Limosna es hoy amor fraterno y comunicación cristiana de bienes, pero lo es también como solidaridad y como voluntariado.

Sólo así estaremos preparados para celebrar el Jueves santo la Cena pascual del Señor, el Viernes santo su Cruz redentora y en la Noche Pascual su Resurrección y la nuestra.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

Una invitación a los católicos españoles a renovar el compromiso con aquellas tierras

Este domingo se celebra el 'Día de Hispanoamérica'

Bajo el lema "Nos unimos a su compromiso misionero" se celebra este domingo la jornada misionera del "Día de Hispanoamérica", una jornada que se celebra únicamente en las diócesis españolas. A ellas está dirigido el mensaje de la presidencia de la Pontificia Comisión para América Latina, "con ocasión de la celebración del 'Día de Hispanoamérica', la Pontificia Comisión para América Latina desea hacer llegar a los fieles de las diócesis españolas su vivo aprecio y fervoroso aliento en la obra de sostenimiento y ayuda a la evangelización en América Latina".

España evangelizadora

En el mensaje mencionado, se empieza recordando el papel de nuestro país en la evangelización del continente americano y cómo la semilla plantada hace más de 500 años sigue dado frutos. "Las tierras de Iberoamérica fueron bendecidas con el don de la fe hace más de 500 años. España tiene muchos méritos en ello. Hoy, en la alborada del tercer milenio, el Continente de la Esperanza cuenta con cerca de la mitad de todos los católicos del mundo, una cultura forjada al calor del Evangelio y una Iglesia joven, pujante, viva; aún insuficiente en recursos humanos y materiales, pero rica en entusiasmo y dinamismo evangelizador". Ante esto, el mensaje reconoce que "es necesario incrementar el número y promover la formación de evangelizadores, personas consagradas y laicos (catequistas, delegados de la Palabra, animadores de la Fe, etc.), para la misión en América Latina y la missio ad gentes".

Para cumplir con esta tarea se señala directamente a España, "hoy como en el pasado, la Iglesia que está en España desea apoyar a las Iglesias hermanas de América en esa importante tarea". Y reconoce que "España tiene una rica y fructífera tradición misionera. Durante siglos, millares de españoles, hombres y mujeres, sacerdotes, religiosos y laicos, han cruzado los mares para llevar la luz de la fe, especialmente en Hispanoamérica, donde hoy en día tantos sacerdotes de la OCSHA,miembros de institutos religiosos y otras instituciones misioneras, laicos, incluso familias misioneras, continúan trabajando con tanto amor y esfuerzo por la causa de Cristo".

Compromiso eficaz

Además, "el compromiso efectivo con la tarea misionera es una expresión de vitalidad eclesial, de generosidad, de esperanza y confianza en la fuerza transformadora del Evangelio". Por eso, "la Pontificia Comisión para América Latina anima a los católicos de España a comprometerse eficazmente en esta apasionante empresa, cada uno según las propias posibilidades; con la oración, la ayuda al sostenimiento de los misioneros y de las obras de apostolado que promueven, con la participación concreta en la acción misionera".

Los misioneros en cifras

En las diócesis españolas esta llamada siempre ha resonado con fuerza y, por eso, España es uno de los primeros paises a nivel mundial en número de misioneros. Y es, precisamente, el continente americano el principal destino de nuestros misioneros y misioneras, tanto laicos como religiosos o sacerdotes. Según los datos facilitados por la Oficina de Estadística de Obras Misionales Pontificias (OMP) al 13 de octubre de 2003 había más de 16.000 misioneros españoles repartidos por los cinco continentes, de los que 11.658 desarrollan su labor en el continente americano, seguidos muy de lejos por África, con 2.326 misioneros y aun más por Oceanía con 897 misioneros. Entre las diócesis españolas, la de Mérida-Badajoz se sitúa en un punto intermedio en cuanto a número de misioneros, con unos 150, muy alejada, eso sí, de las grandes "potencias misioneras" como pueden ser Burgos (1.732 misioneros) o Pamplona (1.634 misioneros).

No obstante hay que destacar que la edad media de nuestros misioneros es alta, pues más del 85% supera los 50 años, lo que hace más acuciante ese relevo misionero al que se invita en esta Jornada.

 

Juan Pablo II anima a los jóvenes a aprender a descubrir a Jesús

Mensaje papal para la XIX Jornada Mundial de la Juventud

"Queridos jóvenes, dejaos mirar en los ojos de Jesús para que crezca en vosotros del deseo de ver la Luz, de gustar el esplendor de la Verdad", dice Juan Pablo II en su mensaje con ocasión de la XIX Jornada Mundial de la Juventud, que este año tiene como tema la petición realizada por algunos 'griegos' a los apóstoles: 'Queremos ver a Jesús' (Jn 12,21).

En el mensaje fechado el 22 de febrero, fiesta de la Cátedra de San Pedro, el Santo Padre escribe: "El deseo de ver a Dios habita en el corazón de cada hombre y de cada mujer. (...) ¿También vosotros queréis, queridos jóvenes, contemplar la belleza de este Rostro? Esta es la pregunta que os dirijo en esta Jornada Mundial de la Juventud 2004», que se celebrará el día 4 de abril, Domingo Ramos.

Deseo de ver a Dios

"No respondáis ­continúa el Papa­ con demasiada prisa. Antes que nada, pensad en silencio. Dejad que surja de lo más profundo del corazón este ardiente deseo de ver a Dios, un deseo que a veces es sofocado por los ruidos del mundo y por las seducciones del placer. Dejad que nazca este deseo y experimentaréis la maravilla del encuentro con Jesús".

Juan Pablo II recuerda a los jóvenes que "solamente el encuentro con Jesús podrá dar sentido pleno" a su vida. "Si aprendéis a descubrir a Jesús en la Eucaristía, lo sabréis descubrir también en vuestros hermanos y hermanas, en particular en los pobres. La Eucaristía recibida con amor y adorada con fervor es una escuela de libertad y de caridad para realizar el mandamiento del amor".

Tras recordar que al final del Año Santo de la Redención (1984) entregó a los jóvenes una gran Cruz de madera, que "desde entonces ha recorrido diversos países, en preparación para las Jornadas Mundiales", el Papa afirma que este año la Cruz será acogida solemnemente en Berlín. Desde allí, peregrinando por toda Alemania, llegará a Colonia el año que viene", donde se celebrará el vigésimo encuentro mundial de jóvenes. (Servicio de Información del Vaticano)

 

Monseñor Cordes advierte que acción social y evangelización son inseparables en la Iglesia

El presidente del Consejo Pontificio 'Cor Unum' analizó en la Universidad Católica de Murcia el fenómeno del voluntariado

No debe separarse dentro de la Iglesia la ayuda humanitaria de la evangelización, afirmó el presidente del Consejo Pontificio 'Cor Unum', el arzobispo Paul Josef Cordes, durante las Jornadas de Voluntariado de la Universidad Católica de Murcia.

El prelado alemán aclaró que en la Iglesia existen dos tendencias complementarias: la doctrina social de la Iglesia y la práctica de la caridad. "La caridad habita en un nivel individual, aunque secundariamente sea preciso cambiar las estructuras perjudiciales de la sociedad --explicó--. Por eso las metáforas existenciales del Nuevo Testamento despiertan, en quien escucha la Palabra de Dios, el impulso a actuar".

"Los miembros de la Iglesia siempre han sido defensores de quienes son víctimas de la pobreza y la miseria. El llamamiento del Evangelio a vivir la caridad sigue vivo mientras haya un residuo de sufrimiento social, material, psíquico o físico", subrayó monseñor Cordes.

La caridad creció en suelo bíblico

"Contra la suposición vaga de algunos filántropos, hay que afirmar que la caridad hacia el prójimo ha crecido en suelo bíblico, no es fruto del humanismo secular ­afirmó también­. Menos aún es resultado de nuestra magnanimidad, de nuestro heroico esfuerzo cristiano".

"Nosotros, los cristianos, sabemos que seremos juzgados según la realización u omisión hacia el más pequeño de nuestros hermanos. Y este mandamiento del Señor no puede ser aislado del anuncio del Evangelio", advirtió el prelado.

Asimismo constató que frente a una sociedad postmoderna -­en la que el respeto del ciudadano ante las estructuras sociales de servicio ha decaído­, y de forma contemporánea, "se ha desarrollado el voluntariado", "un signo de los tiempos que los cristianos no podemos dejar de tener en cuenta", "que se propaga continuamente e influye cada vez más en la sociedad".

Nuevos movimientos

eclesiales

Dentro del fenómeno del voluntariado, monseñor Cordes aludió a los nuevos movimientos, comunidades o nuevas realidades eclesiales. "Su número exacto es desconocido. Estimaciones realistas cifran que de mil millones de católicos, un 10% se relaciona con ellos".

La diferencia con otros voluntarios es que, según el prelado, "los movimientos no buscan ­como en Cancún o Bombay­ la resistencia a un "sistema preestablecido"; de ningún modo protestan contra la Iglesia jerárquica. Están más bien enraizados en la comunión de la fe. Intentan contribuir en la Iglesia con una variedad mayor y dan un nuevo empuje de autenticidad para la evangelización". (Zenit)

 

El 80% de los padres españoles decide que sus hijos estudien religión

El 80% de los padres españoles elige el curso de religión católica para sus hijos en las escuelas públicas. Según la Conferencia Espiscopal Española, el 78,71% de los alumnos encuestados entre el 2002 y 2003 llevó la asignatura de religión optativa, lo que supone un incremento del 2,6% con respecto al año anterior.

El 85% de los alumnos de las escuelas públicas de primaria en España optó por la asignatura y el 60,8 % de los estudiantes de secundaria eligió como curso impartido la religión católica, 5 puntos más que el año anterior. Además, el 41% de los alumnos del nuevo Bachillerato eligió estudiar religión.

La Constitución consagra el derecho de los padres a elegir la educación religiosa y moral de los hijos; un derecho del que la Carta Magna hace garantes a los poderes públicos y del cual se benefician millones de personas. (ACI)


Información diocesana

Los seminaristas mayores de las tres diócesis extremeñas celebran su encuentro anual

En él han reflexionado sobre moral, mariología y filosofía

Durante los días 25, 26 y 27 de febrero, los seminaristas de las tres diócesis de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz se han reunido en Plasencia como cada año desde hace ya dieciséis para profundizar en temas concretos de su formación teológica. En esta ocasión, los días estuvieron repartidos entre Plasencia y Guadalupe, ya que los seminaristas aprovecharon para peregrinar al Santuario de la Patrona de Extremadura con motivo del Año Jubilar Guadalupense.

El miércoles 25 de febrero, tras la acogida por parte de Monseñor Amadeo Rodríguez, Obispo de Plasencia, los seminaristas escucharon las ponencias de don José Román Flecha Andrés, catedrático de Teología Moral y Decano de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca, sobre la sexualidad y el amor bajo el título genérico de "Un cuerpo para el Señor (1Co 6,13)". Ya por la tarde, tras la tercera conferencia, celebraron la Eucaristía en la Santa Iglesia Catedral, presidida por don Amadeo Rodríguez Magro. Pudieron, además, disfrutar del concierto que, en la capilla del Seminario, les ofreció el coro placentino Laetare, dirigido por don Juan M. Ramos Berrocoso, profesor del Seminario Diocesano de Plasencia.

Peregrinación a Guadalupe

El jueves 26 los seminaristas peregrinaron al Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe. En la sala capitular, Monseñor Ciriaco Benavente, Obispo de Coria-Cáceres, impartió la conferencia "Guadalupe, Santuario de María", tras la cual celebraron la Eucaristía en la Basílica, presidida por don Antonio Montero, Arzobispo de Mérida-Badajoz, y concelebrada por los obispos de Coria-Cáceres y Plasencia, así como por sacerdotes de las tres diócesis. Por la tarde, tras la visita guiada por el monasterio y el rezo de vísperas, regresaron a Plasencia.

El viernes 27 la celebración eucarística, en la capilla del Seminario, fue presidida de nuevo por el Obispo de Plasencia. Las conferencias fueron impartidas por don Carlos Díaz, profesor titular de Historia de la Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, con el título genérico de "Ser filósofo y cristiano hoy". Con la comida fueron clausuradas las jornadas hasta el año próximo, que se celebrarán en el Seminario de Cáceres.

Estrechar lazos

Estas jornadas, que se vienen celebrando desde hace dieciséis años en los tres seminarios de la provincia eclesiástica, son un elemento importante dentro de la formación académica de los aspirantes al sacerdocio, pero, además, son un medio valioso para el encuentro y el conocimiento mutuo de los seminaristas extremeños, que de este modo estrechan entre sí lazos de amistad y comunicación que se extienden en el tiempo una vez ya ordenados sacerdotes. Es, pues, también una forma de comunión entre los futuros presbíteros de las tres diócesis, lo cual contribuye a la vida de la provincia eclesiástica.

 

Inaugurado el Proyecto "Damasco"

Casi un centenar de adolescentes reflexionan sobre su vocación

El pasado fin de semana se inauguró el Proyecto "Damasco" del Plan Diocesano de Animación Vocacional (PDAV).

Es la primera de una serie de cuatro convivencias que van a celebrarse en nuestra Diócesis. En ésta han participado 94 adolescentes y jóvenes naturales de Jerez de los Caballeros, Feria, Oliva de la Frontera, San Vicente de Alcántara, Bodonal de la Sierra, Fregenal de la Sierra, Valencia del Ventoso, La Codosera y el Seminario.

Sensibilización

El Proyecto Damasco se sitúa en la etapa de sensibilización del PDAV, y la vocación se trabaja desde la figura de S. Pablo en tres niveles distintos distribuidos por edad. Además de las celebraciones y los juegos, los chicos pudieron participar en rondas de testimonios donde intervinieron un matrimonio, unos jóvenes laicos y una religiosa junto con un sacerdote.

La acogida mostrada por Jerez, que ofreció la casa de la iglesia, la implicación en la cocina por parte de miembros de los ENS y de cuatro sacerdotes de nuestra Diócesis de distintas comunidades, muestran que esta es una tarea de todos, y que es un trabajo compartido que dará sus frutos.

 

La asistencia a este encuentro fue masiva

Comenzó el segundo año del Plan de Formación Sistemática del Profesorado de Religión en la diócesis de Mérida-Badajoz

El Seminario Metropolitano de San Atón acogió la primera sesión del segundo año del "Plan de Formación Sistemática Complementaria para Profesores de Religión".

El primer tema de esta segunda fase era "La persona humana", tema que fue impartido por el sacerdote diocesano don José Moreno Losada, profesor del Instituto de Ciencias Religiosas, institución de la que se pretende se haga cargo, de manera progresiva, de la formación de este profesorado de religión en nuestra Diócesis.

Las temas que componen este segundo año se irán desarrollando a lo largo de un calendario que permitirá a los profesores reunirse por arciprestazgos atendiendo a la proximidad geográfica y trabajarlos según las cuestiones para la reflexión personal y en grupo que cada uno de esos temas recoge.

Raíces cristianas de la cultura

Este segundo año todo el material a estudiar aparece bajo el título "Raíces cristianas de la Cultura. Síntesis teológica presente en la enseñanza religiosa escolar" dividido en cuatro grandes temas, "Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo"; "La Iglesia"; "María, Madre de Dios y Madre nuestra"

La participación en este Plan de formación, tras haber finalizado el pasado año el primero de los tres ciclos que tuvo como título "Educar desde el Evangelio", conlleva un tercer año de formación que se recoge en un material con el título "Id y Enseñad" sobre unos contenidos que buscan especialmente la programación y didáctica de la enseñanza religiosa.

 

Cuatro nuevos candidatos al sacerdocio

El pasado domingo, 29 de febrero, durante la celebración de la Eucaristía en la Santa Iglesia Catedral, cuatro seminaristas fueron admitidos como candidatos al sacerdocio por el Arzobispo, don Antonio Montero. Se trata de cuatro alumnos de cuarto curso de Estudios Eclesiásticos: José Jiménez Reinoso, de Corte de Peleas, Francisco Pecero Barroso, de Almendralejo, Javier Rivera Carrizosa, de Azuaga, y José Rubio Domínguez, de Fuente del Arco.

Mediante un sencillo rito, los nuevos candidatos se comprometieron a formarse integralmente para la misión a la que han sido llamados. Por su parte, la Iglesia diocesana y más concretamente, su Pastor, el Arzobispo, se comprometen a facilitarles dicha formación y a acompañarlos en este camino. De este modo, la Iglesia reconoce a estos cuatro jóvenes como aspirantes al sacerdocio, vocación cuya respuesta renuevan en este humilde pero significativo gesto.

 

Se celebra el primer encuentro del Proyecto David

El sábado 28 se celebró en el Colegio Diocesano San Atón (Badajoz) el primer encuentro del Proyecto David, destinado a jóvenes entre 18 y 30 años que trabajan con la música en sus parroquias o en sus grupos.

En él "se trabajó sobre el poder y la influencia que tiene la música en nuestra sociedad, se habló del lugar que lugar ocupa Dios en nuestras vidas y cómo entendemos la música como relación con Dios y como manifestación de su amor a los hombres, por lo que se aludió a la importancia que debe ocupar la preparación espiritual y musical que los músicos cristianos necesitamos", según don Juan Román, director del Secretariado de Juventud. Al encuentro asistieron 30 jóvenes de diversas parroquias de la diócesis, que adquirieron el compromiso de seguir caminando y volver a reunirse en un próximo encuentro antes de la convivencia diocesana del 24 de abril en Guadalupe.

 

Agenda

Proyectos "Nazaret" y "Galilea"

El próximo día 13 de marzo, en el Seminario Metropolitano de Badajoz y en el Centro Parroquial "San Miguel" de Zafra, comienza el Proyecto "Nazaret", del Secretariado Diocesano de Juventud. Está destinado a padres e hijos que quieran mejorar la comunicación en su ambiente familiar. Se divide en talleres bimensuales el primero de los cuales es "La escucha activa".

Más adelante, el 17 de marzo en Mérida y el 25 de marzo en Badajoz, comienza el Proyecto Galilea. Destinado a jóvenes con inquietudes sociales o políticas, el título del primer encuentro es "La inmigración: un nuevo reto para el siglo XXI".

Más información e inscripciones en la página web http://www.yosoyprotagonista.com


 

Liturgia dominical

Celebramos el II Domingo de Cuaresma

Palabra de Dios

Libro del Génesis 15, 5-12. 17-18

En aquellos días, Dios sacó fuera a Abrán y le dijo: "Mira al cielo; cuenta las estrellas, si puedes". Y añadió: "Así será tu descendencia". Abrán creyó al Señor, y se lo contó en su haber.

El Señor le dijo: "Yo soy el Señor, que te sacó de Ur de los Caldeos, para darte en posesión esta tierra".

Él replicó: "Señor Dios, ¿cómo sabré yo que voy a poseerla?"

Respondió el Señor: "Tráeme una ternera de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón".

Abrán los trajo y los cortó por el medio, colocando cada mitad frente a la otra, pero no descuartizó las aves. Los buitres bajaban a los cadáveres, y Abrán los espantaba. Cuando iba a ponerse el sol, un sueño profundo invadió a Abrán, un terror intenso y oscuro cayó sobre él. El sol se puso, y vino la oscuridad; una humareda de horno y una antorcha ardiendo pasaban entre los miembros descuartizados. Aquel día el Señor hizo alianza con Abrán en estos términos: "A tus descendientes les daré esta tierra, desde el río de Egipto al Gran Río Éufrates".

 

Salmo 26, 1. 7-8a. 8b-9abc. 13-14

R. El Señor es mi luz y mi salvación.

El Señor es mi luz y mi salvación,

¿a quién temeré?

El Señor es la defensa de mi vida,

¿quién me hará temblar?

 

Carta a los Filipenses 3, 17-4, 1

Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde aguardamos un Salvador: el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo humilde, según el modelo de su cuerpo glorioso, con esa energía que posee para sometérselo todo.

Así pues, hermanos míos queridos y añorados, mi alegría y mi corona, manteneos así, en el Señor, queridos.

 

Evangelio según san Lucas 9, 28b-36

En aquel tiempo, Jesús cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto de la montaña, para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos.

De repente, dos hombres conversaban con Él: eran Moisés y Elías, que, apareciendo con gloria, hablaban de su muerte, que iba a consumar en Jerusalén.

Pedro y sus acompañantes se caían de sueño, y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con Él. Mientras éstos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: "Maestro, qué bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías". No sabía lo que decía.

Todavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía: "Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle".

Cuando sonó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos guardaron silencio y, por el momento, no contaron a nadie nada de lo que habían visto.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

8, lunes: Re 5, 1-15a; Lc 4, 24-30.
9, martes: Dn 3, 25, 34-43; Mt 18, 21-35.
10, miércoles: Dt 4, 1, 5-9; Mt 5, 17-19.
11, jueves: Jr 7, 23-28; Lc 11, 14-23.
12, viernes: Os 14, 2-10; Mc 12, 28b-34.
13, sábado: Os 6, 1-6; Lc 18, 9-14.
14, domingo: 1S 16, 1b, 6-7, 10-13a: Ef 5, 8-14; Jn 9, 1-41.

 

 

Apunte litúrgico

Tiempo fuerte de esperanza

La liturgia de la Palabra del pasado domingo nos invitaba a profundizar en nuestras actitudes de fe. La de hoy nos ayuda a dar un paso en la misma dirección pero alertándonos de que caminar en la fe es vivir de la esperanza.

Si leemos con detenimiento lo que nos dice hoy el Génesis detectaremos fácilmente que si es verdad que Abrahán fue el primer creyente, incluso el padre de todos los creyentes, su vivencia de fe la tuvo que construir desde la virtud de la esperanza, pues la alianza que Dios hace con él está en clave de futuro: "Así será tu descendencia", "A tus descendientes les daré esta tierra".

Para nuestro haber de cristiano, san Pablo describe, como en un díptico, lo que es vivir sin esperanza o vivir apoyado en ella. Nos puede servir de programa cuaresmal el díptico paulino: no viven en la esperanza quienes "andan como enemigos de la cruz de Cristo" o "solo aspiran a cosas terrenas". Por el contrario, apoyamos nuestra vida cristiana en la esperanza si &laqno;somos ciudadanos del cielo, de donde aguardamos un salvador»

La escena de la Transfiguración también hay que leerla en clave de esperanza, pues si los discípulos fueron testigos de la gloria de Cristo en el Tabor, también es cierto que fue para que no perdiesen aquella virtud durante la noche oscura de la Pasión.

Está claro que en nuestro programa cuaresmal hemos de darle amplia cabida a la esperanza, acercándola a la vida diaria. Para conseguirlo tenemos que vivir el presente con la mirada puesta en la promesa de salvación, fiándonos más de la palabra de Jesús que de los valores tangibles que acosan nuestro egocentrismo.

Antonio Luis Martínez

 

 

Santoral

8 de marzo: San Juan de Dios (1495-1550)

Este es un santo de por aquí cerca: nació en Montemor o Novo, de la vecina diócesis portuguesa de Évora, y aprendió a hacer el bien, bien hecho, en Guadalupe. Tras una vida de soldado mercenario, Juan de Dios ayuda en el hospital de Guadalupe a cuidar a los enfermos. Este centro es entonces un núcleo de estudios anatómicos de primerísimo orden, donde se dan pasos importantísimos en el terreno de la cirugía y de la enfermería. Aquí aprende la clasificación de los enfermos según su diagnóstico, para evitar el contagio: es tan elemental como procurar que el tiñoso no termine tuberculoso y viceversa, si se los coloca a los dos muy juntos. Estas obviedades de hoy eran entonces novedosas y serían puestas en práctica en Granada tras la conversión de nuestro hombre, por efecto de la gracia de Dios a través de la predicación de san Juan de Ávila.

Está visto que no basta con hacer el bien, hay que hacerlo bien hecho, porque el bien descuidadamente construido es una chapuza, y puede convertirse en perjudicial para quien da y para quien recibe.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios es un modelo de bondad en la cantidad, pero en la calidad también.

Por tu parte y por la mía se hace necesario imitar a los santos en la inmensidad de su amor, pero también en la intensidad de su buen hacer. ¡Olé por san Juan de Dios!

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

8, lunes: Juan de Dios, Apolonio y Filemón, Poncio, Veremundo.
9, martes: Francisca Romana, Paciano, Bruno, Domingo Savio.
10, miércoles: Cayo y Alejandro, Juan Ogilvie, Macario, Simplicio.
11, jueves: Constantino, Eulogio, Juan Nepomuceno, Pionio.
12, viernes: Gregorio I Magno, Maximiliano, Simón, Teófanes.
13, sábado: Cristina, Modesta, Patricia, Leandro, Sabino, Sancha.
14, domingo: Alejandro, Lázaro, Matilde, Leobino.


Contraportada

La razón de elegir el Monasterio está en la celebración del Año Jubilar Guadalupense

Cofrades de toda la diócesis celebraron en Guadalupe su XI encuentro

Alrededor de 250 cofrades de toda la diócesis de Mérida-Badajoz se dieron cita el pasado domingo en el Monasterio de Guadalupe, que celebra su año jubilar, para celebrar el XI Encuentro de Juntas de Gobierno de Hermandades y Cofradías. El Encuentro tuvo como centro la figura de la Virgen María como modelo de estas asociaciones de la Iglesia, por lo que el lema elegido fue "María, madre de las cofradías".

-Tras la acogida de los participantes por parte del guardián del Monasterio, fray Guillermo Cerrato y la oración inicial, tenía lugar una ponencia, a cargo del sacerdote don Manuel Amezcua, director del Secretariado Diocesano de Hermandades, que centró su intervención en cuatro pilares: María como modelo de la Iglesia, de las cofradías, del cofrade y María y su "devoción" por nosotros.

Los participantes en la jornada tuvieron ocasión de expresar sus opiniones en una reunión por grupos posterior, en la que respondieron a un cuestionario de cuatro preguntas en relación a las cofradías y la devoción mariana, ya que buena parte de las hermandades de la diócesis se organizan en torno a esta devoción.

La Eucaristía, que fue presidida por el vicario general, don Francisco Maya y concelebrada por una decena de sacerdotes, dio paso a la comida de hermandad en la hospedería. El programa de la jornada se cerró con la salve en la basílica.

Los cofrades responden

El cuestionario propuesto a los hermanos mayores para la reflexión, señalaba que ninguna nación del mundo tiene, ni de lejos, tantas cofradías marianas como España, ante lo cual se preguntaba hasta qué punto era esto un compromiso de acción. En las respuestas entregadas por los responsables de cada grupo se señalaba que ello es un honor para estas asociaciones, pero que exige un esfuerzo de las cofradías y los cofrades por prestar ayuda material y personal a todos aquellos que los necesiten, recordando que las hermandades nacen con una clara vocación de servicio. Los cofrades apuntaron una exigencia de unión entre sacerdotes y laicos para la evangelización, sacar partido a la catequesis popular que hacen las cofradías con las procesiones.

Sobre el compromiso, se destacó potenciar y promover el espíritu cofrade entre los jóvenes. También hubo autocrítica, se denunció la existencia de cierta superficialidad en muchas cofradías y la reducción de la acción cofrade al culto en determinados periodos del año.

Preguntados por las notas esenciales de una verdadera devoción a la Virgen en el seno de las hermandades, los cofrades destacaron algunas de las acciones caritativas y sociales que realizan a lo largo del año: trabajos en Cáritas, visitas a enfermos y personas mayores, colaboración con centros de transeúntes...Otras de tipo cultual como la organización de triduos, novenas etc. y otras variadas como el fomento de la formación entre los hermanos de la cofradía, práctica de la acogida y fomento de la oración y la unión dentro de la hermandad.

El modelo de María

El cuestionario interrogaba a los cofrades si caminan según el modelo de María: sencillez, disponibilidad de servicio, aceptación del plan de Dios, búsqueda de la voluntad del Señor.

Las respuestas señalan un intento de seguir a María como modelo, si bien se destaca la vida como camino en el que hay de todo: momentos de fuerza y de debilidad. También en este punto algunas cofradías hacen autocrítica cuando aseguran que falta testimonio.

Profundidad

Finalmente, preguntados en qué cosas la devoción de las cofradías a la Virgen es profunda y en cuáles superficial, unas cofradías piensan que se realizan esfuerzos principalmente en el culto, que a veces se vuelve tradicional, poco profundo y demasiado marcado por la estética. La caridad gana terreno en las cofradías, aunque "somos deficitarios".

Juan José Montes


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com




Return to Camino