Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 523. 28 de marzo de 2004

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

El jueves, festividad de la Anunciación, se celebró el Día Internacional de la Vida

Los avances científicos en materia genética no siempre van acompañados de avances éticos

Día 25, coincidiendo con la festividad de la Anunciación, se celebraba este año por primera vez en todo el mundo el Día Internacional de la Vida, que pretende ser una llamada de atención para que se tome en consideración el respeto de la vida humana desde la concepción hasta la extinción natural. Junto a las grandes manifestaciones de desprecio a la vida humana, como el terrorismo, se ponen de manifiesto otras como el aborto, más de 70.000 cada año en España, donde se dice que se produce uno cada siete minutos.

Junto al aborto y otras formas de atentados contra la vida que se manifiestan con dolor, se habla en los últimos años con esperanza, pero a la vez con cautela, de las posibilidades que la ciencia ofrece en materia genética, donde los avances científicos no siempre van acompañados de avances paralelos en el terreno ético y moral.


Esperanza frente al terrorismo

Reunidos hoy en Madrid en nuestra primera sesión ordinaria después del infame atentado terrorista del 11 de marzo, los miembros del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal deseamos dirigir de nuevo una palabra a los católicos y a todos los españoles.

Es muy grande el dolor de muchas familias, del pueblo de Madrid y de toda España. Pero el sufrimiento no debería abrir el paso al miedo incontrolado ni al desánimo. El terrorismo, sufrido por nuestra sociedad desde hace ya demasiados años, puede amenazarnos ahora también desde otras instancias y lugares. Pretende, como siempre, extender el miedo y el odio entre todos para doblegar las voluntades y someter a la sociedad y al Estado a sus propios fines. No lo conseguirá si no cedemos a su chantaje y mantenemos el ánimo sereno e incluso la magnanimidad para el perdón. No se puede negociar con el terrorismo, de modo que sus acciones criminales obtengan rendimientos sociales o políticos. Los terroristas responderán de sus crímenes ante la justicia humana y ante la de Dios. Pero si no nos hacen perder el ánimo y la generosidad, se habrán quedado sin armas para someternos.

La respuesta de los madrileños y de toda España frente a la barbarie terrorista ha sido admirable en innumerables gestos concretos de ayuda y de cercanía con las víctimas que han mostrado cómo el amor es más fuerte que el odio y que la muerte.

Hemos recibido muestras de condolencia, de solidaridad y de unidad en la oración desde todo el mundo. Casi todas las Conferencias Episcopales nos han escrito asegurándonos su cercanía espiritual para con la víctimas, sus familias y todo el pueblo español. En particular, el Santo Padre, Juan Pablo II, ha seguido y sigue de cerca lo acontecido y acompaña con su oración a quienes han sido golpeados de uno u otro modo por el flagelo cruel del terror.

¡No tengáis miedo! Al final, Dios está con nosotros. Podrán quitarnos la vida, pero nunca la esperanza en la vida eterna, la vida divina para la que hemos sido creados y para la que nos ha redimido la sangre de Jesucristo.

En la nueva etapa política que se abre después de las elecciones del pasado 14 de marzo, las autoridades legítimas han de contar con la colaboración de todos en la tarea absolutamente prioritaria de la lucha contra el terrorismo. Los católicos se la prestaremos sin vacilación alguna; y aportaremos el ánimo fuerte que se alimenta de una esperanza que no defrauda.

Nota del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española


Escritos Episcopales

Frente al odio, sólo cabe el amor

Homilía del Cardenal-Arzobispo de Madrid, en la Eucaristía con ocasión de los atentados terroristas en Madrid ocurridos el 11 de Marzo de 2004

Majestades

Altezas

Excelentísimos Señores y Señoras

Mis queridos familiares de las víctimas de los atentados terroristas del pasado día 11 de marzo en Madrid, queridos hermanos en el Señor:

I. Dolor, esperanza y oración compartidas

Mucho y muy grande ha sido el dolor que ha embargado vuestras vidas y la de vuestras familias desde aquel día negro en el que la brutal violencia terrorista, programada y ejecutada con indecible crueldad, segaba la vida de vuestros seres más queridos. Vuestro dolor se convirtió desde el primer momento -el de la búsqueda angustiada y de la verificación inevitable de los vuestros- en el dolor de nuestra querida ciudad de Madrid, de Frente al odio España y, muy pronto, de todo el mundo. Hemos llorado y orado juntos, hemos tratado de ofreceros consuelo, cercanía y ayuda personal e institucional. No queremos dejaros solos ni ante la duda o incertidumbre, tan humanas, sobre la suerte final de vuestros muertos, sacrificados desalmadamente por el terrorismo -la muerte es siempre en sí misma un enigma indescifrable para el hombre; no digamos la muerte violenta- ni sobre el valor de sus sufrimientos y de los vuestros que Dios bien conoce. La condolencia de España, sentida y manifestada tan unánime y conmovedoramente todos estos días, se quiere sintetizar en este Funeral de Exequias propiciado por las más altas instituciones del Estado, al que se han querido sumar con gesto de exquisita delicadeza los más ilustres representantes de los pueblos y naciones, amigas y hermanas de todo el mundo, especialmente de Europa y América.

La plegaria desgranada en las Eucaristías celebradas por los fallecidos en el terrible atentado del 11 de marzo en todas las Catedrales e Iglesias de Madrid y de toda la geografía española, y la oración silenciosa de tantas almas y comunidades consagradas a Dios, que no han cesado ni un solo momento de pedir por ellos y su eterno descanso y por vosotros, sus familiares, encuentra en esta solemnísima Eucaristía concelebrada por los Obispos de España su máxima expresividad e intensidad eclesiales. Nuestras comunidades diocesanas, sus pastores y fieles, unidos al Santo Padre, que no ha dejado ni un solo instante de acompañarnos con su oración personal y su bendición, queremos rodearos, junto a todas la demás víctimas del terrorismo, con nuestro afecto fraterno, el apoyo incondicional y la oración más sincera.

II. "Tu hermano resucitará"

Ante la magnitud de la tragedia ocurrida y, sobre todo, ante vuestro inmenso dolor, es muy comprensible que le dirijáis a Jesús, "el amigo del alma", la misma queja que le hizo Marta al verlo llegar a su casa cuatro días después de la muerte de su hermano Lázaro, tan querido por el Maestro: "Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano". Aunque inmediatamente añadirá: "Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá". ¿Dónde estaba Jesús, el Hijo del Dios vivo, el hermano y salvador del hombre, el Señor de la vida y de la muerte, en aquella terrible mañana madrileña de las bombas y de los cuerpos destrozados de tantos amigos por los que Él había dado su vida en la Cruz? Lo que llevamos de más terrenalmente humano en el corazón nos tienta a la formulación desconcertada e incluso rebelde de la pregunta.

La contestación de Jesús, sin embargo, no se hizo esperar en el caso de Marta; tampoco se hace esperar en nuestro caso, queridos familiares y amigos de los fallecidos: "Tu hermano resucitará". Aún más, Jesús precisa el contenido extraordinariamente lacónico de su respuesta, luminosa por lo demás hasta límites insospechados para el hombre, cuando la hermana de Lázaro le replica con la resignada constatación de que el acontecimiento de esa resurrección se dilatará hasta "el último día". Jesús le habla a aquella mujer de un presente transido ya de resurrección y de vida, que se hace accesible y operante por la fe a los que peregrinan en este mundo: "Yo soy la Resurrección y la Vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?" Si creemos y oramos por nuestros difuntos, si creemos y revisamos nuestras propias vidas delante de Jesucristo Crucificado y Resucitado por nuestra salvación, conoceremos y sabremos con esperanza indestructible que nuestros seres queridos asesinados por la vesania terrorista han alcanzado las puertas de la vida eterna y bienaventurada y que nosotros, por nuestra parte, "no moriremos para siempre". Más aún, venceremos y triunfaremos con Él "que dio su vida por nosotros". En el sacrificio de la vida de nuestros hermanos, en el sufrimiento de los heridos, queremos vislumbrar, con la certeza que nos proporciona la esperanza cristiana, cómo una nueva llama del amor misericordioso de Dios ilumina ya e irreversiblemente los trasfondos de la historia humana, aun los más trágicos y dolorosos; cómo a través del servicio heroicamente prestado por tantos hermanos nuestros en estos días de lacerante dolor alumbra de nuevo la esperanza.

III. Frente a la estrategia del odio, la estrategia del amor

"Ya sabéis que ningún homicida lleva en sí vida eterna". A la vista de los atentados, tan terribles, de Madrid, sería lícita la siguiente glosa de este versículo de la primera carta de San Juan: el terrorista lleva en sí la semilla de la muerte eterna. Y homicida es "el que odia a su hermano". En la estrategia del terrorismo opera siempre la siembra del odio como su inspiración y motivación últimas y decisivas. Así ha ocurrido también con la masacre del día 11 de marzo. La forma de proyectar, disponer y actuar de los terroristas no puede ser calificada de otro modo que como la estrategia del odio que porta en sus entrañas el asesinato y la muerte. No hay que dejarse engañar con relación a la verdadera naturaleza de sus planes y objetivos últimos. Los terroristas se han propuesto atacar y dañar profundamente la convivencia, la concordia y la paz de los españoles y, a la vez, avanzar en la consecución de uno de sus más importantes objetivos: el de minar progresiva y aceleradamente las bases morales y espirituales sobre las que descansan nuestras sociedades y naciones de raíces cristianas; a saber: la afirmación de la dignidad inviolable de todo ser humano desde su concepción hasta su muerte natural, la integridad de los derechos fundamentales que le son inherentes y la comprensión solidaria del bien común.

Frente a la estrategia del odio sólo cabe al final una sola respuesta eficaz: la del amor, que implica y exige para su puesta en práctica una estrategia divina: la de la Ciudad de Dios, opuesta a la de la Ciudad Terrena, que diría San Agustín, cuando de ella se apodera el puro y duro egoísmo. ¿Cuándo y cómo se puede hablar verazmente de amor? Cuando se mira a Cristo clavado en la Cruz, dando la vida por nosotros, y cuando unidos a Él, e imitándole, damos la vida por los hermanos. Cuando esto sucede, sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida ya en este mundo y que una nueva civilización comienza a perfilarse en el horizonte de la propia historia.

¡Amar a los hermanos! ¡Abandonar "el amor de sí mismo" como el absoluto de la conciencia personal y colectiva! He ahí la tarea ante la que nos coloca el amor del Señor compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en piedad y clemencia, que invocábamos y cantábamos con el salmista. Éste ha de ser nuestro programa: amor compasivo y entrañable para con vosotros, queridos familiares de la víctimas de los atentados del pasado 11 de marzo; amor compasivo y activo en el cuidado de los que todavía se encuentran heridos en los hospitales de Madrid; amor suplicante para que el Señor convierta y traiga a penitencia y conversión a los terroristas -¡que se entreguen a la justicia y abandonen sus siniestros planes!-; amor agradecido para todos los que se han dado y vaciado en gestos y actitudes de heroica y generosa disponibilidad en la atención incansable a los heridos y atribulados, material y espiritualmente; y amor esperanzado y orante por los que luchan, justa y denodadamente, en la superación y erradicación del terrorismo.

IV. Nuestra plegaria por los jóvenes de España

Amor que queremos expresar ya, desde ahora mismo, en plegaria ardiente a la Virgen María, Madre de Dios y Madre de la Iglesia, Madre de la Vida y del Amor Hermoso, Vida, Dulzura y Esperanza nuestra, por la paz y el bien de España y del mundo: ¡Que vele por nuestros jóvenes! ¡Que les tome de la mano para que respondan valiente y coherentemente a la llamada que el Papa Juan Pablo II les dirigía en el Aeródromo de Cuatro Vientos en el atardecer primaveral de aquella inolvidable Vigilia mariana del tres de mayo del año pasado!:

"Responded a la violencia ciega y al odio inhumano con el poder fascinante del amor. Venced la enemistad con la fuerza del perdón. Manteneos lejos de toda forma de nacionalismo exasperado, de racismo y de intolerancia. Testimoniad con vuestra vida que las ideas no se imponen, sino que se proponen. ¡Nunca os dejéis desalentar por el mal!".

Los Obispos españoles, a través de la Nota del Comité Ejecutivo de la CEE del pasado 17 de marzo, afirmábamos que "los terroristas responderán de sus crímenes ante la justicia humana y ante la de Dios. Pero si no nos hacen perder el ánimo y la generosidad, se habrán quedado sin armas para someternos". Si todos nosotros, en especial nuestros jóvenes, nos disponemos decididamente a poner amor -en el sentido de San Juan de la Cruz (Carta 26)- "adonde no hay amor", entonces sacaremos amor, y se abrirán de nuevo para nuestro tiempo los amplios y luminosos caminos de la paz.

Amén.

Catedral de La Almudena, 24.III.2004

+ Antonio María Rouco-Varela
Cardenal-Arzobispo de Madrid


Centrales

En España se produce un aborto cada siete minutos

El jueves, festividad de la Anunciación, se celebró el Día Internacional de la Vida

Este año, por primera vez, se ha celebrado en todo el mundo el Día Internacional de la Vida.

Junto a las grandes manifestaciones de desprecio a la vida humana, como el terrorismo, se ponen de manifiesto otras como el aborto, más de 70.000 cada año en España, uno cada 7 minutos.

Para la vicepresidenta de la Asociación Provida de Badajoz, "para nosotros es una gran alegría que se haya instituido esta jornada, a raíz de un congreso internacional provida, celebrado en Madrid en el mes de noviembre del año pasado ."

La Asociación Provida de Badajoz lleva a cabo charlas y conferencias en aquellos lugares en los que se requiere su colaboración como asociaciones de mujeres, centros de enseñanza, asociaciones culturales, parroquias etc. Pero junto a ello realizan una gran labor de apoyo a mujeres embarazadas que demandan su ayuda. "En este sentido, apunta doña Inmaculada Álvarez, ofrecemos asistencia en diversos frentes: médica, jurídica, psicológica, de acompañamiento en general ante una situación difícil". Junto a esto, la Asociación Provida presta ayuda material, principalmente leche maternizada, a madres con escasos recursos económicos. Cada año atiende a más de un centenar de mujeres.

Madre con dos niños

Soralla es una madre joven. Tiene dos hijos, un niño de cuatro años y una niña de siete meses, que en un primer momento parecían un problema pero que después han constituido dos poderosas razones para vivir y luchar a pesar de las dificultades. "Yo voy a la sede de Provida, a la calle Afligidos número 4 cada quince días. Allí me dan leche maternizada, cuando hay pañales o cereales también me dan. Son muchas las mujeres que acudimos y los recursos de los que disponen no son todo lo necesarias que deberían ser". Según Soralla, cuando acudió a Provida, antes de nacer su hija pequeña fue importante la buena acogida que le dispensaron. Posteriormente le proporcionaron asesoramiento jurídico, apoyo psicológico, "me sentí muy arropada, destaca, me solucionaron un problema que yo pensaba que no tenía solución porque carecía de medios económicos".

Sobre los ingresos de la Asociación, doña Inmaculada Álvarez señala las aportaciones de los socios, recaudación de una cena benéfica anual y ayuda del Banco de Alimentos, además de aportaciones periódicas como la recibida este año del Fondo Diocesano de Solidaridad, de la firma Nestlé o de varias farmacias de la provincia.

Células madre

Los avances científicos no siempre van acompañados de avances paralelos en el terreno ético y moral. Últimamente, estamos asistiendo a otros ataques a la vida como son la experimentación con embriones humanos. Para el sacerdote y profesor de Bioética don José Manuel Álvarez Maqueda, los avances científicos son tan rápidos que no siempre tenemos tiempo de pararnos a pensar si sería conveniente ponerlos en práctica todos. "En España tenemos la problemática de los miles de embriones congelados generados para fecundación "in vitro". Es una de las situaciones, pero hay muchas".

Para don José Manuel Álvarez Maqueda, "En bioética nos encontramos con situaciones muy complejas para las que hay que ofrecer soluciones". Preguntado sobre el futuro, se muestra optimista porque "se habla de células madre, pero esas células pueden ser encontradas no solamente en embriones, también en células adultas, en diferentes lugares del cuerpo humano. Tanto el tratamiento de unas como las de otras todavía no es del todo fácil".

Embriones y experimentación

La Subcomisión Episcopal Familia y Vida mostraba ya su preocupación por la utilización de embriones humanos en la investigación sobre células madre en una nota hecha pública el 19 de diciembre de 2002. En ella se hacía un análisis de los espectaculares avances de la biomedicina y se hablaba de los diversos tipos de células madre. "Las células madre -se dice- son células indiferenciadas a partir de las cuales se pueden obtener células de distintos tejidos. Se caracterizan por la posibilidad de poder ser cultivadas indefinidamente en un medio experimental. Se pueden clasificar por su origen y por su diferenciación. Por su origen, pueden ser embrionarias o de tejidos adultos. Por su diferenciación, pueden ser totipotentes (pueden dar lugar a un individuo completo de su especie), pluripotentes (pueden dar lugar a células de todo tipo de tejidos), multipotentes (pueden dar lugar a células de diversos tejidos) y unipotentes (sólo dan lugar a células de un solo tejido). Las células madre embrionarias se logran extrayéndolas de los embriones humanos, de los producidos directamente para obtenerlas o de los producidos por las técnicas de fecundación in vitro, congelados o no. Su implante permitiría que a partir de ellas se formaran células específicas del tejido que se pretende regenerar. Como vemos, ello supone manipulación, utilización y destrucción de embriones humanos."

La Subcomisión recordaba que en los últimos años, se ha puesto de manifiesto que no sólo se encuentran células madre multipotentes en los embriones, sino que también las hay en diversos tejidos adultos (en la médula ósea, en el tejido hepático, en el tejido adiposo, etc). Estas células madre multipotenciales, procedentes de organismos adultos, ofrecen similares posibilidades de investigación y de aplicación terapéutica a las embrionarias, sin las graves implicaciones éticas que conlleva el uso de embriones humanos. En la nota se pedía un "respeto incondicionado a todo embrión humano", advirtiendo que "la ciencia y la técnica requieren la ética para no degradar sino promover la dignidad humana".

 

El padre de una víctima del 11-S escribe a las víctimas del 11-M

"La muerte no tiene la última palabra", recuerda.

El padre de Silvia de San Pío, víctima española del 11-S en las Torres Gemelas de Nueva York, ha escrito una carta a las víctimas del 11-M, difundida por Cáritas Madrid, donde José Luis de San Pío es voluntario desde aquella tragedia.

El contenido de la carta es el siguiente:

Mi querido amigo/a:

Millones de personas están expresando su solidaridad con cada uno de vosotros como víctima de los terribles atentados de Madrid.

Quiero que sepas que yo también estoy contigo. Si no lo hiciera sería además un egoísta, pues no estaría correspondiendo a las muestras de solidaridad que recibí cuando el 11-S mi hija Silvia y su marido John fallecieron como consecuencia del terrorismo, entonces en las Torres Gemelas de Nueva York.

Pero quiero también que sepas que somos muchos los que hemos rezado por ti y por cada uno de los afectados, y lo seguimos haciendo.

Si desgraciadamente alguno de tus seres queridos ha fallecido en los atentados y, si como yo eres creyente, recuerda que la última palabra no la tiene la muerte, sino la misericordia infinita del Señor, que es más grande y más fuerte que todo el mal del mundo. Espero que esa fe en Dios sea, también para ti, la gran ayuda que se necesita para superar los difíciles momentos que me consta estás pasando.

A mí me ayudó también la reacción que tuve de ahogar los sentimientos de rencor y de venganza. Son sentimientos negativos que no te van a ayudar a recuperar tu paz interior. Sé que no es fácil, pero deberías intentarlo.

El ser víctima del terrorismo cambia nuestras vidas, pero no necesariamente a peor. Deseo que sepas que mi vida cambió después del 11-S. Me ayudaron el apoyo que recibí y la acogida que tuve en mi parroquia y encontré fuerzas para salir de mi angustia decidiendo colaborar a la construcción de un mundo más solidario en Cáritas Madrid, poniendo lo mejor de mí mismo y lo que sé al servicio de los pobres. Te invito a escuchar la voz de Dios en tu corazón. Ella te guiará a que el cambio de tu vida sea positivo.

Espero que lo que te digo más arriba pueda serte útil en estos difíciles momentos. Con esa intención y con todo afecto lo he escrito.

¡Ánimo, no estás solo!

José Luís de San Pío

(Zenit-Veritas)


Información diocesana

Don Antonio Montero, Doctor Honoris Causa por la Universidad Pontificia de Salamanca

Iglesia en camino ofrecerá una amplia información del evento la próxima semana

Al cierre de esta edición, todo estaba preparado para la investidura, el jueves, del arzobispo de Mérida-Badajoz, como Doctor Honoris Causa por la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA) en el Aula Magna, por lo que daremos cumplida información del acto en nuestro próximo número.

La propuesta había partido de la Facultad de Comunicación de la UPSA, formulada por su decano, don José Angel Losada, quien justificaba esta petición en virtud de la labor intelectual, el apoyo constante a esa Facultad y la permanente preocupación por todos aquellos asuntos relacionados con el periodismo, los medios de comunicación y su relación con la Iglesia, que ha desempeñado siempre don Antonio Montero.

Autoridades

La víspera del acto habían confirmado su asistencia a la ceremonia de investidura, el obispo de Bilbao y Gran Canciller de la UPSA, Monseñor Ricardo Blázquez; los arzobispos de Pamplona, Monseñor Fernando Sebastián; Valladolid, Monseñor Braulio Rodríguez; y Zaragoza, Monseñor Elías Yanes; y los obispos de Salamanca, Monseñor Carlos López; Ciudad Rodrigo, Monseñor Atilano Rodríguez; Jerez de la Frontera, Monseñor Juan del Río; Coria-Cáceres, Monseñor Ciriaco Benavente, Plasencia, Monseñor Amadeo Rodríguez y de León, Monseñor Julián López. Junto a ellos, otras autoridades civiles y académicas: el Presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra; la Presidenta de la Diputación de Salamanca, Isabel Jiménez; el Rector Magnífico de la UPSA, Marceliano Arranz; el Secretario General del Consejo de Universidades, José Tomás Raga y el Rector de la Universidad Católica de Ávila, José Manuel Sánchez Caro.

El nuevo Doctor Honoris Causa

Don Antonio Montero Moreno nació en la localidad granadina de Churriana de la Vega el 28 de agosto de 1928. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Granada. Está licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Granada y en Historia de la Iglesia por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Su tesis doctoral, cursada en la Universidad Pontificia de Salamanca, versó sobre la historia de la última persecución religiosa en España. En 1964, se graduó en Periodismo, en la Escuela Oficial de Periodismo de la Iglesia de Madrid.

El 19 de mayo de 1951 recibió la ordenación sacerdotal. Desde primera hora compatibilizó su ministerio sacerdotal con el ejercicio del periodismo ­en la revista "Ecclesia", en la editorial PPC, en el diario "Ya"- y con la enseñanza universitaria.

Nombrado Obispo Auxiliar de Sevilla, recibió la ordenación episcopal en la catedral hispalense de manos del Cardenal José María Bueno Monreal, el 17 de mayo de 1969. Durante once años fue Obispo Auxiliar de Sevilla y desde 1980 rige la Iglesia local pacense, convertida en sede metropolitana en 1994.

En la Conferencia Episcopal Española, ha sido presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación en seis trienios. En la actualidad es miembro de esta misma Comisión Episcopal.

Es Académico de la Real Academia de Extremadura de las Artes y las Letras, Medalla de Oro de la Comunidad Autónoma de Extremadura y Premio "¡Bravo!". Es colaborador del diario "ABC" y de esta publicación y autor de varios libros.

 

Asamblea del Movimiento de Jóvenes de Acción Católica

En ella participaron 50 jóvenes diocesanos

El Movimiento de Jóvenes de Acción Católica (MJAC) ha celebrado, el pasado sábado, su tercera asamblea diocesana bajo el lema "Ser dentro para estar fuera".

Esta asamblea se desarrolló en San Jorge de Alor, y hasta allí se desplazaron una cincuentena de jóvenes pertenecientes a los grupos de Alburquerque, Ribera del Fresno, Salvatierra de los Barros, Badajoz, Olivenza y de San Jorge de Alor, que son las localidades donde, de momento, está implantado este movimiento.

Con esta asamblea el MJAC ha consolidado sus estructuras internas, culminando así un proceso iniciado hace dos años en la primera asamblea celebrada en Ribera del Fresno, con la elección de un presidente, secretario y tesorero diocesanos. Además, en esta asamblea se aprobó que, de cara al curso que viene, sea "el compromiso transformador" el elemento a trabajar.

 

Villagarcía de la Torre

Décimo aniversario del JUNIOR

La rama infantil de la Acción Católica, conocida como Movimiento Junior, de Villagarcía de la Torre está celebrando el décimo aniversario de su implantación en dicha localidad con una serie de actos culturales y festivos.

Desde excursiones hasta exposiciones fotográficas, pasando por la charla-coloquio que impartirá don Luis Romero, Delegado Episcopal del Apostolado Seglar, y una peregrinación al Real Monasterio de Santa María de Guadalupe son algunos de los eventos que se están organizando.

 

Campaña evangelizadora 'puerta a puerta' en el Cerro de Reyes

Han participado más de doscientos miembros de la Legión de María

Del 13 al 20 de marzo, casi doscientos miembros de Legión de María han estado compartiendo muchas horas con los vecinos del barrio del Cerro de Reyes, en Badajoz. merced a la invitación del párroco de Jesús Obrero, don Manuel Malagón, y que es la parroquia donde se enclava esta barriada pacense.

El mismo día de la llegada, y con motivo de los recientes y tristes acontecimientos terroristas, había organizada una Eucaristía por las víctimas que llenó el nuevo y hermoso templo de Jesús Obrero, fue un acto emotivo que además de las oraciones, dejó numerosas velas y flores como testimonio de solidaridad.

Desde Madrid, Toledo y Palencia acudió un equipo de ocho legionarios que mañana y tarde formaban parejas con otros de la localidad para ir casa por casa con el mensaje del párroco y dando testimonio de su compromiso eclesial.

Grupo permanente

Cada día se dedicaba tiempo a la oración y a la participación en la Eucaristía y por deseo expreso del párroco se trabajó para que allí quede un grupo de Legión de María comprometido y que siga en contacto con las personas que así lo han pedido.

 

Encuentro de jóvenes

El pasado fin de semana más de treinta jóvenes participaron en el encuentro cuaresmal organizado por el arciprestazgo de Villanueva de la Serena.

El mencionado encuentro tuvo lugar en la casa de la iglesia de Campanario, durante toda la tarde del sábado, y en él los jóvenes estuvieron acompañados por el sacerdote diocesano Manuel Fernández Rico, formador del Seminario Menor "San Atón" de Badajoz y por seis monitores juveniles de Zalamea, Magacela y Campanario.

El tema de este encuentro giró en torno a qué le pide Dios a cada uno de los jóvenes y descubrirlo a la luz de lo que está pasando en el mundo. Además, se analizaron los problemas que hoy más preocupan a los jóvenes y a qué están dispuestos ellos para solucionarlos.

 

Museo Devocional de Almendralejo

Donado un retrato del obispo don Doroteo Fernández

El hermano del que fuera obispo de la diócesis de Badajoz, don Doroteo Fernández, ha donado al museo devocional de Almendralejo un retrato al óleo sobre lienzo del mencionado obispo.

El cuatro es obra del pintor santanderino Enrique Fernández Criach, nacido en 1930 y que cursó estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Fue profesor de la Universidad Complutense de Madrid y en 1969 se trasladó a México, en donde permanece hasta nuestros días. Es relevante su faceta como retratista. Ha realizado retratos a personalidades del mundo de la cultura, como, Plácido Domingo, de la política, como los presidentes de México y algunos del Estado de Israel... Se pueden contar más de cuatrocientos retratos a personalidades de todo el mundo, entre las que se encuentra monseñor Doroteo Fernández, retrato que firmó en 1962.

 

Tercera convivencia del Proyecto Damasco

El pasado fin de semana 19-20 y 21 de marzo participaron 35 chicos y chicas en la tercera convivencia de Damasco que el PDAV tenia organizada para este curso. Se celebró en el albergue municipal de Berlanga.

Los participantes pertenecían al primer nivel del proyecto, y provenían a Fuente el Arco, Azuaga, Valverde de Llerena y Maguilla.

La eucaristía del domingo fue compartida con los padres de los chicos y con sacerdotes de la zona. Al igual que en las otras convivencias, la cocina la llevaron matrimonios.

Todos los participantes de las convivencias tendrán un encuentro de una jornada para conocerse y preparar el campamento de verano que será en Solana de Ávila entre los días 1 al 10 de agosto de 2004.

Los 30 monitores de las distintas zonas revisarán la actividad y reflexionarán sobre ella.

 

Encuentro de visitadores de enfermos

Más de medio centenar de visitadores de enfermos del arciprestazgo de Villanueva de la Serena, junto a los sacerdotes, participaron el pasado sábado en un encuentro organizado por el Secretariado Diocesano de Pastoral de la Salud, bajo el lema "Más cerca de los que están lejos".

En el se impartió una conferencia tras la cual se abrió un diálogo en el que los asistentes manifestaron su forma de trabajo, las actividades que llevan a cabo en sus parroquias, las principales dificultades con las que se encuentran y las satisfacciones que da esta tarea de acercamiento a través de la escucha de las personas que sufren enfermedad, ancianos y personas que viven en soledad. Entre las experiencias narradas, los visitadores coincidieron en la gran riqueza que supone para ellos escuchar al que sufre y pidieron que en los temas de formación se incluya la humanización a través de valores como el diálogo, la amistad, la ternura o el humor.


Liturgia dominical

Celebramos el V Domingo de Cuaresma

Palabra de Dios

Libro de Isaías 43, 16-21

Así dice el Señor, que abrió camino en el mar/ y senda en las aguas impetuosas; / que sacó a batalla carros y caballos, / tropa con sus valientes; / caían para no levantarse, / se apagaron como mecha que se extingue: / No recordéis lo de antaño, / no penséis en lo antiguo; / mirad que realizo algo nuevo; / ya está brotando, ¿no lo notáis? / abriré un camino por el desierto, / ríos en el yermo. / Me glorificarán las bestias del campo, / chacales y avestruces, / porque ofreceré agua en el desierto, / ríos en el yermo, / para apagar la sed de mi pueblo, de mi escogido, / el pueblo que yo formé, para que proclamara mi alabanza.

 

Salmo 125, 1-5

R. El Señor ha estado grande con nosotros,

y estamos alegres.

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,

nos parecía soñar:

la boca se nos llenaba de risas,

la lengua de cantares.

 

Carta de san Pablo a los Filipenses 3, 8-14

Hermanos: Todo lo estimo pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por Él lo perdí todo, y todo lo estimo basura con tal de ganar a Cristo y existir en Él, no con una justicia mía, la de la Ley, sino con la que viene de la fe de Cristo, la justicia que viene de Dios y se apoya en la fe.

Para conocerlo a Él, y la fuerza de su resurrección, y la comunión con sus padecimientos, muriendo su misma muerte, para llegar un día a la resurrección de entre los muertos.

No es que ya haya conseguido el premio, o que ya esté en la meta: yo sigo corriendo a ver si lo obtengo, pues Cristo Jesús lo obtuvo para mí.

Hermanos, yo no pienso haber conseguido el premio. Sólo busco una cosa: olvidándome de lo que queda atrás y lanzándome hacia lo que está por delante, corro hacia la meta, para ganar el premio, al que Dios desde arriba llama en Cristo Jesús.

 

Evangelio según san Juan 8, 1-11

En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos. Al amanecer se presentó de nuevo en el templo, y todo el pueblo acudía a Él y, sentándose, les enseñaba. Los escribas y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio y, colocándola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; tú, ¿qué dices?. Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo.

Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo. Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra. E, inclinándose otra vez, siguió escribiendo. Ellos, al oirlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos. Y quedó solo Jesús, con la mujer, en medio,que seguía allí delante. Jesús se incorporó y le preguntó: Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado? Ella contestó: Ninguno, Señor. Jesús dijo: Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

29, lunes: Dn 13, 1-9.15-17.19-30.33-62; Jn 8, 1-11.
30, martes: Nm 21, 4-9; Jn 8, 21-30.
31, miércoles: Dn 3, 14-20.91.92.95; Jn 8, 31-42.
1, jueves: Gn 17, 3-9; Jn 8, 51-59.
2, viernes: Jr 20, 10-13; Jn 10, 31-42.
3, sábado: Ez 37, 21-28; Jn 11, 45-56.
4, domingo: Is 50, 4-7; Flp 2, 6-11; Lc 22,14-23,56.

 

Apunte litúrgico

Abriré un camino por el desierto

Un gran maestro de la esperanza, el profeta Isaías, se impuso la tarea de levantar el ánimo de los israelitas que sufrían un largo destierro en Babilonia y apenas se atrevían a soñar con una liberación que los devolviera a su querida Tierra, la que Dios había prometido a sus antepasados cuando sufrían la esclavitud de Egipto y en la que vieron prosperar a su pueblo y hacerse una comunidad política y religiosa siempre a la sombra protectora del Señor.

El profeta acomete esa tarea evocando uno de los momentos estelares de la historia de Israel: su caminar por el desierto hacia la Tierra Prometida . El pregón profético quería suscitar en el corazón del pueblo cautivo la seguridad de que Dios no les había abandonado, que Él sería capaz de volver a realizar la epopeya del Éxodo. Todo lo sintetiza en una frase: "Abriré un camino por el desierto, ríos en el yermo... para apagar la sed de mi pueblo".

Las palabras desierto, yermo y sed nos conducen a una persona que se siente absolutamente sola aunque tenga una multitud apiñada a su alrededor, alguien que se siente tan seca por dentro que ni sus propias lágrimas pueden saciar su sed. Esa persona es la adúltera que nos presenta la lectura evangélica.

Efectivamente la situación de aquella mujer debió ser tan deprimente y opresiva que su alma, su corazón se resquebrajarían ante tanto odio, intolerancia e hipocresía como la rodeaban. Pero de pronto una sombra se abrió entre el corro de energúmenos, un silencio paró de sopetón el griterío: Jesús de Nazaret apareció en escena con su palabra divina de liberación: "Yo tampoco te condeno".

Antonio Luís Martínez

 

Santoral

30 de marzo: San Juan de la Escalera (579-649)

Recordáis aquella canción: "Para subir al cielo se necesita una escalera larga y otra cosita... ay, arriba y arriba"?.

Pues bien, nuestro santo debió conocer la escalera y la "otra cosita", digo esto porque a los hombres se les suele conocer por su apellido, pero a este Abad del monasterio del Sinaí se le conoce por el nombre de su obra: "Escalera para subir al cielo", en griego, "climax", de ahí Juan Clímaco. El libro se organiza en treinta escalones que, de modo sencillo y lleno de sentido común, acompañan nuestra ascensión a la búsqueda del Dios que nos está buscando a nosotros, hasta propiciar el ansiado encuentro: para los que aseguran que la religión es un esfuerzo humano por encontrar a Dios y la revelación un esfuerzo divino por encontrar al hombre, cabría asegurar que desde que Cristo se encarna, asume también las ansias humanas por llegar a lo divino.

Ya tenemos la "escalera larga", ahora nos falta la "otra cosita". ¿Cuál? San Juan Clímaco nos dice: "la lujuria la pueden curar los hombres, para la maldad se necesita un angel, pero la soberbia sólo la puede curar Dios".

Estas palabras dan en el clavo: por muchos escalones que pretendamos subir, sin verdadera humildad es imposible que Dios pueda bajar hasta encontrarse con nosotros. El Dios que nos encuentra necesita la sencillez para ser reconocido en la vida diaria.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

29, lunes: Armogasto, Arquimino, Ludolfo, Eustasio.
30, martes: Antonio Daveluy, Domnino, Juan Clímaco.
31, miércoles: Agilolfo, Amós, Balbina, Benjamín.
1, jueves: Agape, Quionia, Celso, Gilberto.
2, viernes: Francisco de Paula, Abundio de Cómo, Afiano.
3, sábado: Cresto, Papio, José, Nicetas.
4, domingo: Isidoro de Sevilla, Agatópodo Ambrosio.


Contraportada

Entrevista al arzobispo Fernando Filoni, nuncio de Su Santidad en Irak

"Los iraquíes viven en situación de supervivencia, sin esperanzas de reconstrucción"

Al cumplirse un año del inicio de las operaciones militares anglo-estadounidenses contra Irak, el arzobispo Fernando Filoni, nuncio apostólico en Irak, concedía a la emisora "Radio Vaticano" una entrevista donde realizaba un análisis de la situación en la que se encuentra el país. Ofrecemos la transcripción de dicha entrevista.

--¿Ha terminado la guerra?

--Monseñor Filoni: Ciertamente ha terminado el primer capítulo, el de los enfrentamientos entre dos ejércitos, si es que tuvo lugar en algún momento propiamente hablando. De todos modos, este capítulo está cerrado. Ciertamente todavía queda abierto el capítulo de la normalización de un país que tiene problemas para aceptar el estado de ocupación y, obviamente, todo lo que de ello se deriva.

Evitar el caos

--¿Sería deseable el retiro de las tropas extranjeras de Irak?

--Monseñor Filoni: La cuestión es muy delicada, pues en este momento falta una auténtica autoridad local y, al disolverse todas las estructuras precedentes, el problema sería saber qué seguridad puede haber si falta en este momento la ayuda de quienes ya están sobre el terreno. Por tanto, siendo concretos, ¡no hay que dejar el país en el caos!

--Hace un año, usted junto al embajador de Cuba, fue el único diplomático que se quedó en Bagdad, durante el ataque anglo-estadounidense a la capital iraquí. ¿Qué recuerda de aquellos días?

--Monseñor Filoni: Más que recuerdos, quisiera mencionar la lección que todos tenemos que sacar de este acontecimiento y de este año que ha vivido Irak, con sus repercusiones internacionales: no se pueden resolver problemas tan complejos con la guerra, sin diálogo, sin buena voluntad de paz. La guerra no resuelve los problemas, puede más bien agravarlos.

--¿Cómo vive hoy la población iraquí?

--Monseñor Filoni: Es una población que no tiene una economía propiamente hablando. Trata de sobrevivir con lo poco que puede hacer, a causa de la falta de trabajo. Afronta problemas de salud, problemas de servicio eléctrico, de teléfono, etc. Es una situación de supervivencia, no es una auténtica economía. Pero, dado que es un país rico, se da la esperanza de que pueda reconstruirse un tejido económico sobre el que después pueda fundamentarse el desarrollo de todo el país.

--¿Ha afectado la guerra a la convivencia entre cristianos y musulmanes?

--Monseñor Filoni: No, no; los cristianos han vivido los mismos problemas de los musulmanes, las mismas dificultades, han tenido muertos, han tenido heridos, al igual que toda la población. El problema, en este momento, no es un problema religioso, es un problema de todo Irak.

La iglesia sigue adelante

--¿Qué ha cambiado para la Iglesia católica con la caída de Sadam Husein?

--Monseñor Filoni: La Iglesia católica continúa su obra, tratando de salir al paso de las necesidades espirituales de la gente, y de ofrecer apoyo moral y psicológico. Seguimos ofreciendo las iniciativas de obra humanitaria, con una cierta autonomía y libertad, pues antes todo tenía que ser autorizado. Ahora se da una autonomía y libertad para organizarse según las necesidades cotidianas.

--Esta situación de caos que está viviendo Irak, ¿daña a la vida pastoral de la minoría católica?

--Monseñor Filoni: Más que dañar, a veces limita, pues la falta de seguridad impide a las personas salir de casa después de una cierta hora, por ejemplo, no pueden participar en algunas celebraciones tradicionales.

--¿Qué prevé para el futuro de Irak?

--Monseñor Filoni: Como hombres de Iglesia, como cristianos, la esperanza es una virtud. En el idioma tradicional se suele decir "Inshalá", es decir, "si Dios quiere". La esperanza se mantiene y creemos que paulatinamente puede realizarse un futuro mejor.

Zenit


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com




Return to Camino