Iglesia en camino

 

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 385. 25 de marzo de 2001

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

La Archidiócesis prepara una Asamblea
para actualizar el Sínodo de 1992

Se pretende evaluar y potenciar sus propuestas

La Archidiócesis de Mérida-Badajoz prepara una Asamblea Diocesana para actualizar el Sínodo Pacense de 1992.

El objetivo es que, cuando se va a cumplir el décimo aniversario, la Iglesia local evalúe cómo se han ido asumiendo las propuestas sinodales, a la vez que se analizan teniendo en cuenta el tiempo transcurrido para encontrar en nuestra sociedad de principio de milenio respuestas desde Cristo.

La Asamblea Diocesana se centraría en una de las urgencias que se plantean en la pastoral, la de acercar el Evangelio a los alejados.

El viario general, don Amadeo Rodríguez ha manifestado que esta iniciativa encuentra otra razón para meditar su oportunidad en la Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte, que recuerda que éste es un momento oportuno para una apasionante tarea de renacimiento pastoral, invitando a las Iglesias locales a establecer indicaciones programáticas concretas.


Editorial

Violencia ciega, fortaleza moral

TRaemos hoy al recuadro de portada nuestra absoluta indignación, compartida con los Obispos de España y los de Extremadura, ante los dos atentados mortales que, con la crueldad de siempre, acaba de perpetrar ETA en Rosas (Gerona) y en Lasarte (Guipuzcoa) los días 17 y 20 de marzo, en las personas del policía don Santos Santamaría Avendaño y del Teniente de Alcalde don Florián Elespe Inciarte.

Dos crímenes sin paliativos, sin justificación posible, que acreditan tan solo el odio ciego y crueldad inhumana de sus autores materiales y morales, e inundan de sufrimiento a sus familias, dejando en dos hogares de familias pacíficas y honradas un hueco irreparable para siempre.

El carácter de servidores públicos de ambas víctimas nos mueve a rendirles nuestro homenaje por su entrega profesional a la sociedad, con el demostrado riesgo de sus propias vidas. Que Dios los acoja en su seno misericordioso y premie sus desvelos por el bien común.

Con nuestros obispos, con las autoridades civiles y políticas que sustentan nuestro sistema democrático y nuestra seguridad ciudadana, reiteramos el compromiso de no sacrificar ningún valor al chantaje de la violencia. Y a resistirla con firmeza, confiados en Dios y en la fuerza del bien.


Carta del Arzobispo

Entre el fariseísmo y el respeto humano

Me llaman poderosamente la atención los tres avisos de Jesús en el Sermón de la Montaña a los judíos observantes del trinomio religioso oración­ayuno­limosna: cuando vayas a orar, escóndete; cuando ayunes, perfúmate; cuando des limosna, que no se entere tu otra mano. Lo contrario de lo que hacen los hipócritas (aquí no nombra a los fariseos): oran a gritos por calles y plazas, para que se entere el vecindario; maquillan sus rostros, para exteriorizar el hambre; trompetean por calles y plazas cuando socorren a los pobres.

En los tres casos se corrompe la obra buena por el autobombo, el culto a la imagen, el alarde humillante. Resultado espiritual, cero. En la conducta cristiana germina pura y limpia la virtud desde el corazón como incienso agradable al Señor, sin reservarnos nosotros, a título de inventario, otros dividendos. Ocurre, empero, que se nos pegan a menudo, en la sincera búsqueda de Dios, otros flecos de vanidad y amor propio que aminoran el valor de nuestra ofrenda. Pero en absoluto puede llamárseles hipocresía o fariseísmo, porque éstos llevan siempre el ingrediente de la doblez consciente y refinada. Los fallos que empañan nuestra sinceridad y lastran nuestra pureza de intenciones, serán para el creyente auténtico un campo de pruebas, un camino inacabable de purificación.

El fariseísmo, ya digo, es cosa bien distinta. Ocupa un lugar de privilegio en el reino infame de la mentira. Puede darse aquí, como en otros campos de la vida moral, un fallo ocasional, un grueso disimulo en el que, por ambición, flaqueza o simple cobardía, se falsifica una situación para escapar cuanto antes del enredo. Condenable y feo, por supuesto, pero abierto al perdón y a la enmienda, sin que un episodio de hipocresía me instale, sin más, en el fariseísmo. Lo malo, lo pésimo, es residenciarse en la mentira, moverse en las coordenadas de una doble vida, para lo cual no es preciso falsificar pasaportes, ni ejercer la medicina sin titulación ni tener un amante secreto. Toda vida doble supone hipocresía, pero no toda hipocresía requiere lo otro.

¡Ay de vosotros!

Pisamos aquí un campo de minas. Porque, en nada como en el fariseísmo, fue tan severo el Señor para recriminar a los falsificadores de la religión judaica. Sí, ya se que los fariseos no eran, de por sí, más que un sector representativo del judaísmo de entonces, no necesaria ni mayoritariamente corruptos. Jesús tuvo incluso amigos entre ellos, pero allí encontró focos de podredumbre y de explotación del pueblo, que provocaron en él la indignación ante los primeros y la compasión ante los segundos. Ellos le pagaron con odio y fueron agentes malignos de su condena y de su muerte. Las terribles acusaciones de Jesús se contienen principalmente en los capítulos 23 de San Mateo y 11 de San Lucas. Estremecen ciertamente, y nos hacen meditar con cierto temor, las siete diatribas del Señor contra los fariseos (contra el fariseísmo). ¡Ay de vosotros... ! ¡Ay de vosotros... ! ¡Ay de vosotros...! (que ahuyentáis del Reino, guías ciegos, sepulcros blanqueados, asesinos de profetas...).

Todo, en última instancia, se cifra en las palabras iniciales y más planas de Jesús: "En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y fariseos. Haced, pues, y observad todo lo que os digan, pero no imitéis su conducta, porque dicen y no hacen. Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren cogerlas..." (Mt 23, 2­4). No cabe suponer en Jesús un arrebato impremeditado, ni en los evangelistas el regusto malsano de un episodio caliente. A lo sumo, como en otras alocuciones del Maestro, los oyentes o los aludidos de entonces eran mediadores ocasionales y coyunturales de un mensaje, alegre o severo, dicho para todos y para siempre, para nosotros.

Jesús nos presenta esta vez, con tintes casi apocalípticos, los males que lleva dentro y los destrozos que genera en la trayectoria histórica de la religión judeo-cristiana el virus del fariseísmo. Es la gran farsa, la vuelta absoluta del revés a la santidad del bautismo, a los dones del Espíritu, a la comunión de los santos, a la belleza de la Iglesia y la dignidad de sus pastores. Todo queda invadido por la pandemia de la mentira, en palabras y conductas dentro del Pueblo de Dios. Antes que liturgia, sacramentos, doctrina y jerarquía, el cristianismo, o sea Cristo, es camino, verdad y vida, al que podríamos definir como exactamente lo contrario del fariseísmo convencional: sencillez, sinceridad, modestia, respeto, misericordia, tolerancia, amor.

Peligro de fariseísmo

Para no incurrir en fariseísmo, cuando estamos hablando de él, considero un deber evidente meditar, como antaño los guías de Israel, en que somos los pastores de la Iglesia de hoy los más expuestos al virus del fariseísmo y ¡ay del que se considere inmune a él! Los aniversarios longevos y redondos (bodas de oro) que se nos avecinan a algunos de nosotros, son un fuerte reclamo del Maestro, para recordar, con amor y temblor, aquellas palabras suyas: "Os digo que si vuestra justicia (bondad, santidad) no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los cielos" (Mt 5, 20). A otros y a mí nos gustaría responderle a Jesús lo que Pedro a sus preguntas junto al Tiberiades: Tú lo sabes todo, etc.

Superada esa flaqueza sentimental, sí debo aclarar un equívoco, frecuente en esto del fariseísmo, que, ya lo dije antes, es un campo de minas. Porque si se entiende mal a Cristo cuando nos pide que recemos en el sótano, nos acicalemos en la austeridad y ocultemos nuestras dádivas; si nos estremecen los fariseos hablando de Dios por los codos y desacreditando con sus propias obras esa predicación, ¿no será lo más prudente no decir ni pío, o al menos, hablar lo mínimo de todo aquello en lo que uno no está dando un ejemplo relevante? ¡Estaba arreglada la Iglesia si todos los predicadores, incluídos los seglares en sentido amplio, sólo habláramos de Dios y de Cristo cuando estuviéramos a la altura de esos santísimos personajes! No es fariseo, sino todo lo contrario, todo aquel que desde la conciencia honrada de su pequeñez, y sin engañar a nadie, proclama con fuerza el Reino de Dios para sí y para los otros. A Pablo y a nosotros nos ha escogido el Señor "para que ningún mortal se gloríe en la presencia de Dios" (I Cor 1, 29).

Pobre respeto humano

La alergia al fariseísmo no debe reducir el empuje misionero de la Iglesia, ni menos todavía amortiguar o anular el testimonio explícito de su fe por parte de los cristianos en la vida social. A millones de creyentes, varones en su mayoría, les agarrota aparecer como gentes de Iglesia, aunque conserven la fe personal y una conducta honesta de inspiración cristiana. Otros, practicantes inclusive, reducen al mínimo las expresiones de su fe para que no parezca un alarde, porque eso no se lleva, porque lo religioso pertenece a la vida privada, para no parecer beatos y, menos, fariseos. ¡Vaya, hombre! ¡Acabáramos! Resulta que para evitar el fariseísmo se incurre en otro fariseísmo al revés: El del respeto humano de siempre, disfraz de la cobardía. Eres cristiano y disimulas tu condición, no apareciendo como eres. Para tí estas palabras de Jesús: "Vosotros sois la luz del mundo. Vosotros sois la luz de la tierra... Luzca así vuestra luz delante de los hombres para que, viendo vuestras buenas obras, den gloria a vuestro Padre que está en los cielos" (Mt 5, 13-16).

+ ANTONIO MONTERO MORENO
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Centrales

Una Asamblea Diocesana analizará y potenciará
las propuestas del Sínodo Pacense de 1992

Entre las principales preocupaciones estará la Pastoral de Alejados

La Archidiócesis de Mérida-Badajoz prepara una Asamblea Diocesana para actualizar, en el décimo aniversario, el Sínodo Pacense del año 1992.

Según don Amadeo Rodríguez, vicario general, "transcurridos diez años de la experiencia sinodal que, como es evidente para todos, ha servido de guía para la Iglesia diocesana, parece oportuno evaluar cómo se han ido asumiendo sus sugerencias y propuestas. También parece conveniente actualizar para el presente y el próximo futuro de nuestra Iglesia local de Mérida-Badajoz todo lo que de las Constituciones Sinodales sigue siendo válido, pero que el tiempo transcurrido se ha encargado de borrar de nuestra memoria y de nuestra experiencia actual.

Sin embargo, la finalidad de la posible Asamblea Diocesana no es sólo la evaluación de la memoria de ese pasado, ni siquiera la sola evaluación de lo hecho o lo omitido, si bien todo esto es necesario. Si se plantea una nueva "movida" de las aguas de la vida ordinaria, es para que encontremos juntos, con el método que perturbe lo menos posible la marcha de nuestras parroquias, y que no agobie excesivamente nuestra ya cargada vida pastoral, nuevos horizontes en objetivos y acciones, para los próximos años.

Evangelio y sociedad

Don Amadeo afirma que "para esto último es obligatorio que atendamos también a todo lo que ha ocurrido en nuestra sociedad, para encontrarle respuestas evangélicas y, naturalmente, hemos de inspirarnos en las riquezas que hemos ido acumulando en la vida de la Iglesia a lo largo de estos últimos años. De un modo especial nos hemos de acordar de la experiencia pastoral de preparación y celebración del Jubileo del año 2000, con los retos que ya apuntaba para la evangelización de los comienzos del nuevo milenio".

La Asamblea Diocesana se centraría en una de las urgencias de que se plantean en la pastoral, la de acercar el Evangelio a los alejados, pero contemplado en el marco de una pastoral misionera; se apoyaría en una de las experiencias más significativas de nuestra Iglesia local en los últimos años, como ha sido el Congreso para la Pobreza en Extremadura, que ahora necesita concreción y aplicación de sus propuestas; se ocuparía del desarrollo en la vida personal y comunitaria de los creyentes de la experiencia de Dios; y se propondría encontrar pistas para un mejor, más coherente y más corresponsable servicio pastoral, tanto del ministerio presbiteral como de la presencia institucional de la Iglesia en nuestros pueblos y ciudades.

Ante el nuevo milenio

El vicario general afirma que esta iniciativa ha encontrado otra razón para meditar su oportunidad en la Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte, que recuerda que éste es un momento oportuno para una apasionante tarea de renacimiento pastoral, y para ello invita a las Iglesia locales "a establecer indicaciones programáticas concretas -objetivos y métodos de trabajo, de formación y valorización de los agentes y la búsqueda de los medios necesarios- que permitan que el anuncio de Cristo llegue a las personas, modele las comunidades e incida profundamente mediante el testimonio de los valores evangélicos en la sociedad y en la cultura".

Síntesis del proyecto

Una síntesis global del proyecto, sin concretar el método, para el que se escucharán sugerencias de los órganos de consulta de la Diócesis, se podría formular de la siguiente forma.

Objetivo:

Orientar pastoralmente el futuro inmediato de nuestra Iglesia diocesana desde la memoria del Sínodo Pacense y a la luz de la Nueva Evangelización, al comienzo del nuevo milenio

Ocasión:

La celebración del décimo aniversario del Sínodo Pacense de 1992

Contenido:

Lectura y reflexión de las ponencias y propuestas sinodales para:

l) recordar y evaluar lo vivido en experiencia sinodal movidos por el Espíritu y descubrir en qué hay que seguir profundizando, porque aún está pendiente: actitudes, criterios y acciones.

2) enriquecerlo con nuevas retos, a la luz de lo que sugiere la rica experiencia de la Iglesia en los últimos años y nuestra realidad diocesana.

- Esta nueva mirada al Sínodo la haremos en clave esperanzada y desde estas cuatro cuestiones, ya que se trata de una lectura sectorial o transversal:

a) Mirando preferentemente a los alejados en los ámbitos más afectados por esta situación, procuraremos acentuar una pastoral misionera que, con creatividad, incida en todos los sectores de la vida de la Iglesia diocesana.

b)Para nuestras comunidades cristianas se buscará el cultivo de la experiencia de Dios y el fomento de la santidad de sus miembros, para lo que se pondrá un especial cuidado en potenciar la vida de oración, en propiciar una participación plena, consciente y activa en las celebraciones litúrgicas, especialmente en el domingo, y en acompañar personalmente los procesos vocacionales de cada cristiano, y en especial de los más jóvenes,y en leer e interpretar los signos de los tiempos a la luz de la Palabra de Dios.

c)Para el servicio pastoral diocesano, además de estudiar la situación actual y futura, se buscarán nuevas formas de atención pastoral a las comunidades y nuevas expresiones en el ejercicio de la corresponsabilidad en la misión.

d) En el servicio a los pobres, se continuará profundizando en la solidaridad cristiana desde las conclusiones del Congreso para la Pobreza en Extremadura.

- Como ayuda a esta lectura transversal del Sínodo Pacense volverán a formularse estas tres preguntas, que ya condujeron el itinerario sinodal:

¿Qué necesidades espirituales, humanas y sociales de nuestro pueblo están aún sin resolver?

¿Qué aspiraciones del pueblo cristiano no han sido aún satisfechas?

¿A qué llamadas de la Iglesia de estos últimos años (Nueva Evangelización, Tertio Millennio, Novo Millennio Ineunte ... ) no hemos respondido todavía?

 

El Papa afirma que la santidad femenina
es indispensable en la vida de la Iglesia

Mensaje a la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas, reunida en Roma

"La santidad femenina es indispensable en la vida de la Iglesia», afirma Juan Pablo II en un mensaje que ha enviado a la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC), fundada en 1910, que ha reunido en Roma a unas 800 mujeres de 63 países de los cinco continentes para afrontar el tema 'La misión profética de las mujeres'.

La Unión Mundial coordina hoy a 94 organizaciones afiliadas en 56 países. Su objetivo principal es la promoción de la presencia, participación y compromiso de las mujeres, tanto en el ámbito eclesial como civil.

El Papa quiso darles la bienvenida con un mensaje en el que recuerda a las delegadas y a esta organización de Iglesia el compromiso por remover los obstáculos que impiden un pleno reconocimiento de la dignidad de la misión de las mujeres.

Interesantes intervenciones

En este sentido, se han dado interesantes intervenciones, como la de Lucienne Sallé, del Consejo Pontificio para los Laicos, quien se mostró convencida de que la mujer tiene un papel decisivo en la participación del profetismo de Cristo, y que las mujeres se acercan a la humanidad de Jesús a través de las propias acciones cotidianas.

Marie Thérèse Avemeka, ministra para la Integración de las Mujeres en el Desarrollo, de Congo Brazzaville, se centró en la defensa de los derechos fundamentales del hombre, y exhortó a las mujeres a colaborar entre sí para construir un futuro de paz y desarrollo.

En el congreso intervino la guatemalteca Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz, quien ofreció su testimonio sobre los desafíos que esperan a las mujeres católicas. "Las mujeres tienen en sí una fuerza de esperanza que puede ayudar a toda la humanidad", fue la conclusión de su intervención.

Queda camino por recorrer

El camino recorrido en el Siglo XX, continúa diciendo el Papa en su mensaje, ha sido importante para ofrecer a las mujeres de muchos países libertad de movimientos, de decisión, de autoexpresión.

Ahora bien, añade, en algunos contextos, sin embargo, hay todavía necesidad de intervenir para defenderlas de diversas violencias vergonzosas, tales como el turismo sexual o la esterilización de masa. A esto se añade luego, dice el pontífice, el hecho de que la cultura dominante "difunde e impone modelos de vida contrarios a la más íntima naturaleza de la mujer".

Juan Pablo II confía a estas mujeres católicas extendidas una misión específica: "Procurar un creciente apoyo material y moral a mujeres en dificultad, víctimas de la pobreza y de la violencia".

Más información sobre la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas en http://home.pi.net/wucwo/.

Zenit


Noticiario diocesano

El Tren de la Esperanza saldrá de Mérida
este año por primera vez

Encuentro de miembros de la Hospitalidad de Lourdes en San Vicente de Alcántara

La hospitalidad de Lourdes ya está preparando la IX Peregrinación al Santuario francés. Se realizará del 21 al 27 de junio y este año por primera vez el Tren de la Esperanza partirá de Mérida. El plazo de inscripción comenzará después de Semana Santa.

Así se puso de manifiesto en un encuentro de esta hospitalidad celebrada el pasado día 17 en San Vicente de Alcántara, al que asistieron ochenta personas procedentes de Cáceres, Badajoz y Mérida para convivir con los miembros de esta asociación residentes en la localidad sanvicenteña.

Los enfermos y voluntarios visitaron las instalaciones de la empresa Corchos de Mérida, donde el personal que allí trabaja les mostró la manufacturación del corcho y la fabricación de tapones.

En la parroquia de san Vicente Mártir se celebró la Eucaristía, que estuvo presidida por el párroco don Rafael Navarrete, peregrino desde varios años, a Lourdes como voluntario y que, junto a un grupo de voluntarios, preparó esta jornada.

Una comida de hermandad y varios testimonios de enfermos y voluntarios y la obligada visita al Santuario de la Virgen de Fátima, patrona de San Vicente, completaron el programa de la jornada.

 

Las IX Jornadas de Vida Religiosa en Extremadura
se celebraron en la Casa de Ejercicios de Gévora

El objetivo fue reflexionar sobre la identificación de los religiosos con Cristo Pobre

El pasado fin de semana se han celebrado en la Casa de Espiritualidad de Gévora las IX Jornadas de Vida Religiosa en Extremadura, con asistencia de 110 Religiosas y Religiosos procedentes de las tres diócesis extremeñas (76 de Mérida-Badajoz, 23 de Coria-Cáceres, y 11 de Plasencia).

El objetivo de las jornadas, en cumplimiento del acuerdo de la última Asamblea general de CONFER-EX, era reflexionar sobre las conclusiones del Congreso &laqno;La Iglesia de Extremadura ante la Pobreza». La reflexión debía llevar a una interiorización de la llamada que el Congreso significó para la Vida Religiosa, y a un mayor compromiso en la presencia de la Vida Religiosa entre los más pobres.

Durante toda la mañana del sábado se trató de profundizar, en ambiente de reflexión y oración, en la llamada a la identificación de los religiosos con Cristo Pobre, entre los pobres de nuestros días. La reflexión fue guiada por María de Magdala de la comunidad de Hermanas del Santo Ángel de Vivares.

Presentación de experiencias

Durante la tarde de ese día se presentaron experiencias concretas de inserción en el mundo de los pobres en cinco campos distintos: enseñanza (religiosos de la Preciosa Sangre de Fuente de Cantos), mundo de la salud y acción social (Hospitalarias del Sagrado Corazón de Cáceres), barrios Marginales (Carmelitas de la Caridad de la Suerte de Saavedra, Badajoz), mundo rural (Sociedad del Sagrado Corazón de Mata de Alcántara e Hijas de San José de Erías), mundo del trabajo temporero (Hermanitas de Jesús de, Valverde, del Fresno). Esta presentación dio lugar a un amplio debate y reflexión durante toda la tarde.

En la mañana del domingo, el presidente y la vicepresidenta de la CONFER Regional, Francisco Martín de los Oblatos de María Inmaculada, y Magdalena Gallego, del Santo Ángel, dirigieron la reflexión sobre las conclusiones de futuro y los compromisos que podía asumir la CONFER para buscar cauces operativos que respondan a las demandas y modos de animación y estímulo para todas las comunidades religiosas de Extremadura.

Se propuso a la Asamblea un sencillo comunicado, expresión del compromiso personal e institucional en el mundo de la pobreza .

La mañana concluyó con la Eucaristía presidida por don Ciriaco Benavente, Obispo de Coria-Cáceres, y concelebrada por el vicario general de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz y los religiosos sacerdotes que habían participado en las Jornadas.

La comida fraternal de despedida cerró estos días de convivencia intensa y oración común.

 

Celebrada en Los Santos de Maimona la VI Semana de la Parroquia con actividades para todos los sectores

La comunidad parroquial de Los Santos de Maimona ha celebrado entre el 10 y el 18 de marzo la VI Semana de la Parroquia que, con el lema "Construyendo una comunidad de hermanos" ha pretendido abrirse a todos los sectores de la localidad.

La semana era inaugurada con una eucaristía presidida por el Arzobispo, don Antonio Montero, que se refirió en la homilía a la parroquia como compromiso de todos.

El sacerdote don Manuel Malagón, capellán de la Prisión Provincial, compartió con la comunidad la problemática, lejana o desconocida para la mayoría de las personas, de los reclusos.

Jóvenes

Durante la semana se organizó una mesa redonda para los jóvenes en la que tomaron parte miembros de la Delegación Diocesana de Jóvenes, Ayuntamiento santeño y Pastoral Juvenil de la parroquia, que dialogaron y se interrogaron sobre la problemática actual de los jóvenes en todos los niveles.

"Los amigos de Dios" fue el tema de la homilía que don Enrique Cruz Barrientos, delegado diocesano de Cáritas, compartió con la comunidad. El sacerdote se refirió al mundo del dolor, los inmigrantes, drogadictos y enfermos de Sida.

Don Manuel Álvarez Vivas delegado diocesano de Apostolado Familiar, presidió la Eucaristía de clausura. En la homilía se refirió a la familia como valor perenne de nuestra sociedad; animó a la comunidad parroquial a defender e incrementar los auténticos valores de la familia cristiana como trampolín de lanzamiento hacia otras realidades y compromisos. En esta eucaristía 16 matrimonios celebraron sus Bodas de Plata y 6 las de Oro, como ejemplo y testimonio de que la fidelidad y el amor es posible en nuestra sociedad.

Música

El Coro Angelus y la Coral Municipal con sus cantos hicieron que las eucaristías fueran más vivas.

Mención especial merece el concierto de órgano que el sábado, día 10 ofreció don Joaquín Fernández Picón en un órgano recientemente restaurado gracias a la gestión del Ayuntamiento local.

Ese mismo día, al finalizar la Eucaristía, se hizo entrega de la terminación de las obras de la parroquia y el órgano parroquial por parte del Alcalde, don Cipriano Tinoco al Arzobispo en documento firmado ante la feligresía.

 

El Cristo de las Misericordias vuelve a su ermita,
en Almendral, tras ser restaurado

El Cristo de las Misericordias de Almendral regresaba a su ermita el pasado día 11, después de ser restaurado en el taller de don Luis Peña, en Llerena. Esta imagen, cuyo autor se desconoce, fue llevada a Almendral el 20 de agosto de 1659, procedente del convento de Nuestra Señora de la Merced de Villagarcía de la Torre.

El Cristo está realizado con cañareja, un material extraño para este tipo de obras.

El tratamiento efectuado por los restauradores ha consistido en la limpieza con métodos físico-químicos, empleando para ello los disolventes apropiados al tipo de policromía, escalpelos y bisturis, posteriormente neutralizados. Como consolidantes del volumen escultórico se han empleado colas animales, pasta de cañareja, algodón, fibra de lino y tornillos inoxidables, junto a desinfectantes y conservantes.

Refuerzo de la cabeza

Según los restauradores, en el interior de la cabeza se ha introducido una pieza de madera de cedro para insertar las potencias sin que se reproduzcan los daños ocasionados anteriormente en este proceso. En el interior de la espalda se ha colocado un punto de sujeción del Cristo a la cruz con el fin de que el peso del mismo no descanse en las extremidades. También se han reforzado los huecos de los clavos y repuesto los volúmenes perdidos con el paso del tiempo.

 

La Adoración Nocturna de Mérida-Badajoz
congregó a 119 personas en el retiro cuaresmal

La Adoración Nocturna Española de Mérida-Badajoz ha llevado a cabo un retiro espiritual de Cuaresma en el que participaban 119 personas de la Adoración Nocturna masculina y femenina de Badajoz, Almendralejo, Castuera, Fuente del Maestre, Granja de Torrehermosa, Hornachos, Ribera del Fresno, Santa Marta, y Villafranca. Los participantes tenían la oportunidad de meditar sobre la renovación personal y profundización del valor y sentido de la Adoración Nocturna Española en el nuevo milenio.

El presidente del Consejo Diocesano, don Daniel Fernández Gómez, daba la bienvenida a los asistentes, invitándolos a llenarse del Espíritu Santo y pedirle que "nos ayude a dar el impulso hacia adelante para que nuestra obra crezca y se extienda por todas partes en este milenio que acabamos de estrenar, ya que este mundo tiene una necesidad de imperiosa de santos laicos, de hombres y mujeres entregados totalmente a Cristo".

A continuación, el vicepresidente Rafael Carracedo Gallardo dio a conocer el proyecto elaborado por el Consejo Nacional para la conmemoración del 125 aniversario de la fundación de la Adoración Nocturna en España por don Luis Trelles y Noguerol.

Terminado dicho acto dio comienzo el retiro con la exposición del Santísimo seguido de dos meditaciones a cargo de don Miguel Ponce Cuéllar, director espiritual del Consejo Diocesano de la Adoración Nocturna Española de Mérida-Badajoz. Don Miguel resaltó el valor de la Oración, la Eucaristía y la Reconciliación para los adoradores. Terminó con la bendición la reserva del Santísimo.

Tras la comida de hermandad, la programación de la tarde comenzó con una charla del mismo ponente, a la que siguió la celebración de la Eucaristía. Un canto de despedida a la Virgen puso el cierre a la jornada.

 

Experiencia de Cuaresma en la parroquia de La Zarza

Con motivo del tiempo cuaresmal, la parroquia de La Zarza ha llevado a cabo unos ejercicios espirituales, dirigidos por la hermana Pilar, de la congregación religiosa Fraternidad Reparadora Apostólica. En estos ejercicios ha tomado parte un grupo muy numeroso de fieles.

Paralelamente, se ha desarrollado un ciclo de charlas cuaresmales dirigidas a niños, jóvenes y matrimonios en las que ha intervenido también la hermana Pilar. Desde la parroquia no se ha olvidado a los enfermos y ancianos que, en distintas casas de los diversos distritos del pueblo, se han reunido para recibir orientación religiosa.

El párroco, don Vicente Cortés, recogiendo el sentir de la comunidad parroquial, ha señalado que "han sido unos días de intensa vida espiritual que esperamos den su fruto".

 

Los carpinteros de Hornachos premian al misionero Nemesio Frías

La Hermandad de san José de Hornachos, integrada por los carpinteros de la localidad, ha concedido su premio "Hornachego de mejor madera" al sacerdote y misionero de esa localidad, don Nemesio Frías Palanco.

Don Nemesio desempeña su labor pastoral como misionero desde junio de 1999 en la diócesis de Huange, en Zimbabue (África), donde hay 19 misiones y unos 30.000 católicos, lo que viene a suponer el diez por ciento de la población. Junto a él evangelizan otros dos sacerdotes extremeños, don Serafín Suárez, natural de Ribera del Fresno, localidad próxima a Hornachos, y don Ildefonso Trujillo, de la diócesis de Plasencia.

A través de este premio, la Hermandad de San José pretende premiar la labor que, en favor de los demás, realizan los premiados.

Los carpinteros programaron para el día de san José un amplio programa de actos religiosos, culturales y festivos.


Al paso de Dios

Por qué ayunas

Afortunadamente aún hay cristianos que procuran ser fieles al ayuno y a la abstinencia. Sin embargo, en muchos casos, el sacrificio que tendrían que suponer estas penitencias cuaresmales es meramente formal; pues en nuestra sociedad del bienestar consumista es facilísimo sustituir un menú con carne por otro más exquisito a base de alimentos alternativos.

Evidentemente se ha de mantener la norma de la penitencia cuaresmal, incluso en su materialidad, pero ésta ha de ser sólo el signo de un nuevo estilo penitencial que lleve a otros valores, como la austeridad, la renuncia a lo superfluo y la solidaridad. Tanto personal como comunitariamente, pues de ambas formas se viven hoy los compromisos de la cuaresma, hay que promover un modo de vida que se conforme con las cosas estrictamente necesarias y en el que todo tenga la sencillez y la moderación de quien busca identificarse en el "ser" y en el "parecer" a Cristo pobre. Porque la pobreza es siempre reflejo de una actitud: es vivir agradecidos por lo gratuito que se recibe y así hacer de la vida pura gratuidad.

Por eso nuestra austeridad y renuncia se quedarían alicortas si no tuvieran su proyección en la generosidad hacia los que no pueden ser libremente austeros. Los ayunos y las abstinencias son más "en espíritu y en verdad" si se hacen mirando al rostro concreto de los pobres y acercándonos a ellos con nuestra ayuda y cercanía.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos el IV Domingo de Cuaresma

Palabra de Dios

Libro de Josué 5, 9a. 10-12

En aquellos días el Señor dijo a Josué: "Hoy os he despojado del oprobio de Egipto." Los israelitas acamparon en Guilgal y celebraron la pascua al atardecer del día catorce del mes, en la estepa de Jericó. El día siguiente a la pascua, ese mismo día, comieron del fruto de la tierra: panes ázimos y espigas fritas. Cuando comenzaron a comer del fruto de la tierra, cesó el maná. Los israelitas ya no tuvieron maná, sino que aquel año comieron de la cosecha de la tierra de Canaá.

 

Salmo 102, 1-2, 2-4, 6-7, 8 y 11

R. El Señor es compasivo y misericordioso.

Bendice, alma mía, al Señor,
y todo mi ser a su santo nombre.
Bendice, alma mía, al Señor,
y no olvides sus beneficios.

 

Carta 2ª de san Pablo a los Corintios 5, 17-21

Hermanos: El que es de Cristo es una criatura nueva. Lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado. Todo esto viene de Dios, que por medio de Cristo nos reconcilió consigo y nos encargó el ministerio de la reconciliación. Es decir, Dios mismo estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo, sin pedirle cuenta de sus pecados, y a nosotros nos ha confiado la palabra de la reconciliación. Por eso, nosotros actuamos como enviados de Cristo, y es como si Dios mismo os exhortara por nuestro medio. En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios. Al que no había pecado Dios lo hizo expiación por nuestro pecado, pero que nosotros, unidos a él, recibamos la justificación de Dios.


Evangelio según san Lucas 15, 1-3, 11-32

En aquel tiempo, solían acercarse a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los escribas murmuraban entre ellos: Ese acoge a los pecadores y come con ellos. Jesús les dijo esta parábola: &laqno;Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte que me toca de la fortuna. El padre les repartió los bienes. No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un país lejano y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente. Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un hambre terrible y empezó él a pasar necesidad. Fue entonces, y tanto le insistió a un habitante de aquel país, que lo mandó a sus campos a guardar cerdos. Le entraban ganas de llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos; y nadie le daba de comer. Recapacitando, entonces, se dijo: Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: "Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a tus jornaleros". Se puso en camino adonde estaba su padre; cuando todavía estaba lejos observó, su padre lo vio y se conmovió; y, echando a correr, se le echó al cuello y se puso a besarlo. Su hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo. Pero el padre dijo a sus criados: Sacad en seguida el mejor traje y vestidlo; ponedle un anillo en la mano y sandalia en los pies; traed el ternero cebado y matadlo; celebraremos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado. Y empezaron el banquete.

Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música y el baile, y llamando a uno de los mozos, le preguntó qué pasaba. Éste le contestó: Ha vuelto tu hermano; y tu padre ha matado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con salud. Él se indignó y se negaba a entrar; pero su padre salió e intentaba persuadirlo. Y él replicó a su padre: Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; y cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado. El padre le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; deberías alegrarte, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado».

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

26, lunes: Is 7, 10-14; 8, 10; Hb, 10, 4-10; Lc 1, 26-38.
27, martes: Ez 47, 1-9. 12; Jn 5, 1-16.
28, miércoles: Is 49, 8-15; Jn 5, 17-30.
29, jueves: Ex 32, 7-14; Jn 5, 31-47.
30, viernes: Sab 2, 1a. 12-22; Jn 7 1-2. 10. 25-30.
31, sábado: Jr 11, 18-20; Jn 7, 40-53.
1, domingo: Is 43, 16-21; Flp 3, 8-14; Jn 8, 1-11.

Comentario litúrgico

Nos reconcilió consigo

Una de la tónicas del tiempo de Cuaresma es la reconciliación, la tarea: ajustar nuestra vida en unas buenas relaciones con Dios. Acudamos a las lecturas de hoy.

Si empezamos por el evangelio, nos sale al encuentro Cristo. Se ve acosado por los fariseos y les escribas que le denunciaban porque: &laqno;Ese acoge a los pecadores y come con ellos». Para entender el meollo de aquella queja tenemos que tener en cuenta que Jesús trataba con pecadores públicos, con gente de mal vivir, e incluso le gustaba ser invitado a comer por ellos. Todo esto sin exigirle una previa confesión de sus pecados o signos reales de conversión.

Para explicar su modo de proceder Jesús les expone la parábola del hijo pródigo en la que, bien leída, nos damos cuenta de que si el hijo menor vuelve a la casa del padre no es porque estuviese arrepentido o por amor filial sino porque pasaba hambre. Quien sentía amor y estaba vuelto al otro era el padre, que corre hacia el hijo, que no le exige excusa alguna, sino que le anuncia que es tal su alegría por verle de nuevo en casa que organizará una gran fiesta.

Por el contexto, está claro que Jesús les quiere explicar a los que critican su actitud que, si obra a sí con los pecadores, es porque quiere revelar a los hombres el amor del Padre, un amor que se adelanta y espera.

San Pablo ha captado perfectamente esta idea de Jesús cuando explica lo esencial de su ministerio como anunciar que Dios se ha reconciliado con los hombres. A nosotros nos toca aceptar esa mano tendida como signo de amistad. Oigamos al apóstol que nos ruega: "En nombre de Cristo os pedimos que os reconcilies con Dios".

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

24 de marzo: B. Diego José de Cádiz (1743-1801)

José García Pérez nació en Cádiz y creció en Ubrique, donde ingresa como capuchino y se ordena sacerdote en 1766.

Son los tiempos en los que el Rey de España es el papa en su reino. Ya lo eran los Austrias, pero la dinastía de Borbón, quizá un regalo de la Providencia para hacernos más humildes a los españoles, impulsaba las "regalías" o derechos eclesiásticos del rey y los ministros hasta límites increíbles. En un ambiente ya tardobarroco y enciclopedista, José se pone a predicar y lo hace con tal acierto que las multitudes se agolpan no ya sólo en los templos, siempre insuficientes, sino en las calles y plazas de prácticamente la totalidad de España.

La palabra de Diego José de Cádiz reúne a tantos que, en ocasiones, es necesario impedir que hable: en Barcelona el Ayuntamiento hubo de reconocer su incapacidad para gobernar a más de cincuenta mil fieles, suprimiendo los sermones no sin algún altercado público. Lo curioso es que todas estas masas no iban a que se les regalase el oído, sino a escuchar rigor sobre la fe y las costumbres, amor al enemigo, reconciliación sacrificada y proclamas de libertad de una Iglesia cuyos jerarcas estaban demasiado aliados con el trono borbónico, ilustrado sí, pero instalado en el despotismo.

Seguramente las prédicas hicieron más por el amor a Dios y a los pobres que muchos obispos sagrados y ministros católicos. ¿No será que la pastoral de alejados consistirá también en predicar adecuada y acertadamente?

Manolo Amezcua

Los santos de la semana

26, lunes: Anunciación del Señor. Cástulo, Eutiquio, Desiderio.
27, martes: Ruperto, Gelasio, Pablo.
28, miércoles: Castor, Cirilo, Marcos, Esteban Harding.
29, jueves: Eustasio, Guillermo Tempiero.
30, viernes: Juan Clímaco, Zósimo, Antonio Daveluy.
31, sábado: Segundo, Benjamín, Blas de Amorio.
1, domingo: Venancio, Celso, Hugo, Juan Bretton.


Contraportada

Inmigrantes: un viaje de ida

Los extranjeros piden un trato humano y denuncian explotación laboral

El debate sobre la inmigración sigue vigente, tan abierto como pudo estarlo hace unos años Alemania o Francia. Ellos fueron tocados antes que nosotros por esa postmodernidad postmaterialista que el politólogo americano Ronald Inglehart define, entre otras cosas, por la subsistencia garantizada. El problema es que esa garantía es sólo para un grupo selecto de escogidos, con apenas conciencia de privilegiados, que ven con asombro, indignación, preocupación o lástima cómo las playas se siembran de prófugos o de cadáveres. Es el todo o nada de una carrera hacia no se sabe dónde, pero del que se tiene la seguridad de que es mejor.

La cara del sentimiento liberador que preside la actuación del inmigrante, va acompañada de la cruz de la razón, que manifiesta la imposibilidad de meter a tres cuartas partes pobres del mundo en el trocito que sobra. Las causas son muchas y echarle toda la culpa a Occidente no deja de ser demagogia; de aquí llegó la ley y el mercado, pero allí se institucionalizó la corrupción de gobiernos déspotas y opresores.

Cuenta el escritor y periodista francés Dominique Lapierre que El Cordobés, le dijo a su madre una tarde que triunfaría o tendría que llevar luto por él. De ahí nació el título de uno de los libros que ese autor escribió junto a Larry Collins: "O llevarás luto por mi". Salvando las distancias, tanto en el espacio como en el tiempo, no es difícil imaginar qué pensarán muchos de esos chicos africanos cuando se suben a una patera o esos otros hispanoamericanos cuando empeñan su vida para hacerse con un billete de ida y vuelta con la intención de utilizarlo una sola vez. Y es que "más cornadas da el hambre", sobre todo en un mundo globalizado donde se conoce el paraíso terrenal o, al menos, se sabe que existe.

Endeudados para venir

Edwin es ecuatoriano. Cuenta que su llegada a España ha sido difícil "porque se cruza todo el Atlántico y el billete es muy caro. Se compra de ida y vuelta, aunque no se regresa. No me acogí al retorno voluntario porque tengo que devolver el dinero que me prestaron para venir acá. Si yo llego a mi país ¿de dónde pago, con qué dinero regreso?"

Reconoce que la mayoría de la gente viene empeñándolo todo. Él aún no ha encontrado trabajo.

Este ecuatoriano joven declara que su venida a España es "para realizar un sueño que ojalá pueda cumplir y es que mis hijos no pasen lo que yo pasé. Allá en mi país se trabajan muchas horas, se gana poco, escasamente para sobrevivir".

Amanda es Venezolana y lleva cuatro meses en Badajoz. Afirma que allí se habla bien de España, a la vez que denuncia casos de explotación más propios de los estados sureños antes de la guerra de Secesión que de la Europa del siglo XXI. "Conozco- declara a Iglesia en camino- el caso de una pareja, ella con 25 años y él con 30, que están todo el día trabajando en el campo y no les pagan, trabajan por la comida".

El consuelo de esta gente es que, dentro de su miseria, sobreviven. Si denuncian, el empresario se desentiende de ellos.

A gusto en Extremadura

Afortunadamente eso no es lo normal porque -dice Amelia, una joven colombiana abogada de profesión- "En Extremadura la gente es, en términos generales, muy acogedora y nos identificamos con muchas cosas. De aquí salió mucha gente para América".

Amelia lleva 10 meses en Badajoz. Aunque es abogada trabaja cuidando a una persona mayor "absolutamente dulce", según sus propias palabras. El caso de esta mujer es más peliagudo ya que se encuentra amenazada de muerte en su país, desangrado en una guerra civil no declarada, con cuatro grupos guerrilleros ejerciendo una barbarie que encuentra eco además en los grupos de narcotraficantes y los paramilitares.

Amenazas de muerte

Amelia declara que se vino "porque tenía amenazas en mi país. Cuando tú te conviertes en un objetivo porque a alguien le da la gana, eres un objetivo y punto; o pagas un dinero, o te mueres o se muere alguien de tu familia, o .... Yo ni siquiera he pedido asilo, he pedido un permiso de trabajo. Cuando me dijeron no, se me puso la piel de gallina. Si regreso a mi país ...¡yo no puedo regresar a mi país!, ¿a qué voy a regresar, a que me maten?"

Son las reflexiones de tres personas con sus historias, sus ilusiones y sus miedos, el de que un día tengan que marcharse por no tener en regla unos papeles por los que darían la misma vida.

No pocas veces, más a la vista de estas cosas, uno piensa lo absurdo que es supeditar la vida a los sistemas, dejar pudrir la fruta en los árboles para mantener los precios en el mercado o poner fronteras al campo, esos muros imaginarios que con frecuencia no marcan más que el lugar donde a los políticos se les terminó el dinero para seguir haciendo la guerra.

Juan José Montes

 


 

La Iglesia en América Latina:

http://www.aciprensa.com/iglesia.htm

 



Return to Camino >