Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 199 - Año V - 2 de marzo de 1997
Director: José María Gil


Portada

Una Iglesia acogedora

El Consejo de Pastoral pide a nuestra diócesis que la acogida y la misericordia estén presente en todas sus acciones

En la mayoría de las parroquias se hace más visible en este tiempo de Cuaresma y, sobre todo después en Semana Santa, uno de los fenómenos asociativos más concurridos: las hermandades y cofradías. A ellas pertenecen miles de fieles movidos por diversas razones, que van desde las devocionales hasta las de identificación con su raíces culturales y sociales. En las hermandades y cofradías ha encontrado siempre la religiosidad popular uno de sus cauces de expresión más fecundos y han servido no poco a lo largo de los siglos al florecimiento de la vida cristiana.
La Iglesia reconoce estos valores y ve en ellas un elemento evangelizador de primer orden para el presente y para el futuro, sobre todo por su cercanía al sentir del pueblo. De ahí que, siguiendo las directrices del Sínodo Pacense y continuando con la tarea de renovación que iniciara en los pasados años la Vicaría de Culto y Espiritualidad, nuestra diócesis dé un nuevo paso en este proceso de renovación, mediante la creación del Secretariado diocesano de Hermandades y Cofradías para hacer de estas asociaciones auténticas plataformas eclesiales para la nueva evangelización.


Editorial

Tele-Babel a la vista

Para ir al grano en unas líneas, nos saltamos las explicaciones técnicas sobre la televisión digital, el entramado de los satélites y de los codificadores y todo el pleito de la retransmisión, codificada o no, de los partidos de fútbol. No es que nos traiga indiferentes cualquier monopolio privado o estatal de las emisiones televisivas. Aparte los motivos económicos, de enriquecimiento en las emisiones y de ahorro en los usuarios, nos importa lógicamente que gocemos de la máxima libertad para elegir y se reduzcan al mínimo, o a la nada, que ya es mucho decir, las posibilidades de que nadie nos manipule desde la pantalla doméstica.
La novedad más llamativa, más atractiva y también más inquietante, estriba en que con la televisión digital, y no sólo con ella, se nos viene encima un diluvio de programaciones audiovisuales, que discurrirán noche y día del emisor al televidente, a través de pongamos, más de quinientos, canales. No es que tengamos que nutrirnos de todos a la vez, pero la selva de imágenes y de ruidos resultará para nosotros cada vez más amazónica, con el riesgo de que el bosque no deje ver a los árboles. ┐Dónde escoger?
Damos por supuesto que con este aluvión de mensajes nos llegará también, por la misma telemática, un Manual del conductor, una Guía pormenorizada que nos ilustre sobre el contenido y el valor aproximado, incluso en términos culturales y morales, de cada producto informativo e informático. A los productores de programas, a través de estos canales, temáticos, o sea, de contenidos especializados, de los tubos de esta organería. íMenudo desafío! íMenuda responsabilidad! ┐Podrán, sabrán y querrán servirnos una buena mercancía?La calidad de las televisiones actuales no es, que digamos, un buen presagio.
Pero lo nuestro, lo de los usuarios del mando a distancia, tampoco es manco. Elija usted, en el babélico supermercado, lo que quiera o, perdón, lo que deba. ┐Poseen formación, criterio, voluntad, para elegir productos dignos, la media de los televidentes actuales? ┐No tendrán ya estragado el paladar por la televulgaridad precedente? Hora, pues, de pensar. O de encomendarse a santa Bárbara.


Centrales

Propuesta del Consejo de Pastoral aprobada por el Arzobispo

La acogida y la misericordia, tarea para toda nuestra Iglesia diocesana

Como ya informamos a nuestros lectores, el Consejo Pastoral de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz ha elaborado, en sendas sesiones plenarias de 1996 y 1997, el documento que sigue, fruto de la colaboración personal de sus miembros, expresada en la propuesta de enmiendas, del trabajo en equipo de la Comisión Permanente, y del debate posterior en los Plenos. El texto final ha recibido la aprobación del señor Arzobispo.
Después de haber contribuído en el año anterior a la redacción del Plan trienal diocesano de Pastoral, este Consejo, representativo de todos los estamentos de nuestra Iglesia local, aborda ahora un tema del mayor interés, al sugerirle a toda la Comunidad eclesial, pastores y demás fieles, estas líneas inspiradoras de una actitud evangélica de misericordia y de acogida, en todo su tratoo con las personas y, singularmente, con las más alejadas y las más humildes.

I. A la luz de la Palabra de Dios

1. Estamos inmersos en una cultura muy sensible y receptiva a la defensa de los derechos humanos y a toda acción humanizadora y solidaria; pero, al mismo tiempo, vivimos en el seno de una cultura donde se multiplican las relaciones funcionales e impersonales; cultura donde se propicia el desamparo, la soledad, el aislamiento y la exclusión de muchas personas. Y es en medio de esta realidad cultural, que "cree más a los testigos que a los maestros" (E.N. 41; R.M. 42), donde los creyentes podemos darle hoy un rostro histórico a ese Dios invisible y misterioso, que es acogida infinita e insondable, el Dios "cariñoso con todas las criaturas", el "Dios rico en misericordia" (Ef. 2,4), que en Jesús se nos ha revelado como el Padre del amor (cf. 1Jn. 4,8).
"Jesús, sobre todo con su estilo de vida y con sus actuaciones, ha demostrado cómo en el mundo en que vivimos está presente el amor operante, el amor que se dirige al hombre y abraza todo lo que forma su humanidad. Este amor se hace notar particularmente en el contacto con el sufrimiento, la injusticia, la pobreza; en contacto con toda la "condición humana" histórica, que de distintos modos manifiesta la limitación y la fragilidad del hombre, bien sea física, bien sea moral. Cabalmente el modo y el ámbito en que se manifiesta el amor es llamado "misericordia en el lenguaje bíblico" (Dives in misericordia, 15).
2. Y este Jesús que viene a hacer presente al Padre en cuanto amor y misericordia es el que nos pide que seamos misericordiosos como nuestro Padre es misericordioso (cf. Lc. 6,36). Él nos pide que tratemos a los hermanos como queremos que nos traten a nosotros: "Todo lo que querais que los hombres hagan con vosotros, hacedlo también vosotros a ellos, porque esta es la ley y los profetas" (Mt. 7,12). Lo que importa, nos dirá Jesús, es amar al hermano, ganárselo, buscar que no se pierda (cf. Mt. 18,4), y si hace falta, se le corrige desde el amor y con amor (cf. Mt.18,15 ss).
3. Por tanto, la comunidad cristiana ha de acoger a los hombres con amor y misericordia como lo hace Dios. La Iglesia, mirando el corazón y las entrañas de Dios, contemplando cómo Jesús ama y acoge, ha de comportarse como Iglesia samaritana, Iglesia habitable y humanizadora, Iglesia con rostro paterno y materno, Iglesia que evangeliza desde el amor, que comunica la Buena Noticia del Evangelio y transmite esperanza, salvando y liberando.
4. Cuando la Iglesia cultiva asíduamente su dimensión contemplativa, se hace más humana, es decir, más comprensiva, cercana y acogedora; potencia la finura en la acogida, sin discriminaciones, multiplicando incluso la atención a los que no tienen sitio en la mesa común de nuestro mundo: los pobres y excluídos. Con esta actitud contemplativa la Iglesia se hace también más tolerante, abre sus puertas de par en par y se convierte en casa común, lugar de encuentro, ámbito de reposo (cf. Mt. 11,28-30), hogar de reconciliación y perdón. "Acogeos mútuamente como Cristo nos acogió a nosotros para gloria de Dios" (Rom.15,7). Al mismo tiempo, la Iglesia se convierte en familia misionera, cuyos miembros salen en busca de los alejados (cf. Lv.15) y viven una espiritualidad encarnada, siguiendo las huellas del Maestro, que "pasó haciendo el bien".
5. Con estos sencillos presupuestos bíblico-teológico-pastorales, señalamos ahora los rasgos configuradores de la pastoral de la acogida y de la misericordia, sin pretender agotar todos los aspectos y elementos que cada creyente y cada comunidad cristiana tendrán que desarrollar y concretar en sus vidas, a fin de poder llevar a cabo la pastoral misionera en el contexto actual de la Nueva Evangelización.

II. Agentes de la acogida

1.El sujeto de la pastoral de la acogida y la misericordia:
La acogida y la misericordia tienen por sujeto a toda la comunidad cristiana y a cada uno de sus miembros, quienes habrán de acoger al otro en los ámbitos propios (laboral, social, familiar, etc) donde se desarrolla la vida de cada uno. Los que tienen una responsabilidad y ejercen un servicio dentro de la comunidad humana y cristiana (padres, maestros, autoridades, médicos, sacerdotes, agentes de pastoral, etc.), han de ejercer de forma especial esta pastoral de la acogida y la misericordia.
2.Actitudes personales y comunitarias:
La pastoral misionera es dinámica. Este dinamismo ha de expresarse no sólo en la búsqueda de los evangelizandos, sino también en los nuevos modos de comunicación con ellos. De ahí que presentemos algunas de las actitudes que son necesarias para realizar un encuentro pastoral eficaz y evangelizador:

III. Criterios fundamentales

1. El criterio marco: La pastoral de la acogida y la misericordia cristianas habrán de estar siempre configuradas por la "sym-pathia" de Jesús (Heb. 4,15); esa "sym-pathia" se verifica en la acogida y la misericordia que han de perfilar el rostro de la Iglesia; por ello la acogida habrá de ser un valor transversal de todas sus acciones pastorales.
La comunidad eclesial ha de hacerse "coloquio" (cf. E.S. 49), lugar de encuentro, abriendo puertas y no cerrándolas, sabiendo acoger gratuitamente como Jesús, su oferta ha de ser gratuita. Todas las actividades eclesiales deben inspirarse en la búsqueda y promoción de los valores del Reino, llevando a cabo todo el poder humanizador de la fe y promoviendo la justicia y la solidaridad.
2. Criterios pastorales y evangelizadores.
La acogida personal:
Es necesario acoger a cada uno como persona, con su propia dignidad. La gente no acepta regañinas de quien no conoce o no estima, o de personas o instituciones hacia las que se siente desconfianza. Sólo una acogida amable y familiar permitirá hacer las correcciones y precisiones que sean necesarias. Hay que actuar desde un diálogo constructivo, pues la misión de la Iglesia es abrir puertas y no cerrarlas, evitando llegar a la ruptura y a actitudes que nejuicien o condenen: "otra señal de este amor es el cuidado de no herir a los demás, sobre todo si son débiles en su fe" (E.N. 79). Comprensióny denuncia profética:
La exigencia crítica del evangelizador no se contrapone con la actitud comprensiva. Más aún, será más comprensivo cuanto más crítico haya sido ante el mal. La comprensión emana de la actitud de perdón que Dios mantiene con su pueblo.
Comprender es situarse en el lugar de los evangelizandos y descubrir las dificultades, las contrariedades, los sufrimientos, etc. que pesan sobre ellos. No significa cerrar los ojos a una situación pastoral claramente ajena o contraria a la fe, sino asumir las circunstancias implícitas en esa situación y los obstáculos que hay que salvar para salir de ella. La actitud comprensiva se contrapone a la intransigencia pastoral, al dogmatismo doctrinal, al legalismo moral.
La pastoral de la acogida y la misericordia ha de ejercerse también desde la función profética con el anuncio y la denuncia que se verifican en el amor solidario, liberador y justo; el cual se compromete en el respeto de la dignidad del ser humano y se erige en voz que clama, con urgencia, por la restitución del sitio y la palabra que le corresponde al pobre dentro de la comunidad humana.

IV. Acciones concretas

1. Formar a los creyentes para que sepan acoger en sus ambientes propios. Cada miembro de la comunidad tiene que acoger en sus ámbitos propios, tiene que cultivar las relaciones humanas y manifestar preocupación por las alegrías y las penas de las personas en el trabajo o en el paro, en los espacios de tiempo libre, y en su ámbito personal y familiar. Los miembros de la comunidad conforman el rostro visible de la Iglesia en sus ambientes.
2. Introducir como transversal la pastoral de la aogida en todas las mediaciones pastorales. Todas las acciones de la comunidad han de estar impregnadas de esta pastoral: la acción litúrgica, sin ritualismo; los servicios de despacho, sin burocracia; la atención a las personas necesitadas, sin paternalismos, etc. Esta acogida no sólo se ha de realizar en lo litúrgico, sino que ha de estar presente en todas las situaciones que vive la comunidad.
3. Fomentar espacios de acogida, acercamiento y de lazos de fraternidad La acogida no debe realizarse sólo en circunstancias dolorosas o límites, sino también en las alegres y festivas. Para ello es necesario preparar personas para la acogida, formando a los agentes de pastoral en las relaciones humanas, escogiendo a las personas más preparadas o más aptas para realizar la acogida. 4. Revalorizar los contactos personales.
Cuidar los momentos y lugares en los que se acerquen personas alejadas o en búsqueda, y muy particularmente hemos de cuidar la acogida a los pobres, los incultos, sencillos, etc.


Al encuentro de las personas alejadas

Los alejados:

Hay que atender no sólo a los que se fueron, sino también a los que nunca estuvieron. La pastoral misionera parte del hecho de que muchos están fuera del alcance de la pastoral ordinaria. El derecho, sin embargo, que tienen a conocer y vivir la buena nueva de Jesús nos obliga a salir a su encuentro y buscarlos donde quiera que estén. En la medida en que la parroquia y las asociaciones laicales se abran al exterior están haciendo posible el encuentro misionero y en la medida en que la cuestión del hombre les preocupe y se interesen por ellas están evangelizando.
Espacios y lugares de encuentro con los alejados:
Hay que darle a la vida de la parroquia, y particularmente en los momentos y lugares en los que se acerquen personas alejadas o en búsqueda, un ambiente de atención a la persona, de escucha, haciendo que se encuentren a gusto.
Es contrario a esto la sofisticación, la desconfianza, el legalismo frente a gente "no nuestra" y el apresuramiento con que a veces se liquidan demandas poco pertinentes. La evangelización debe llevarnos a dejar siempre las puertas abiertas, porque el Espíritu del Señor actúa en cualquier momento y de cualquier manera.
En los casos difíciles

Ante las situaciones difíciles o los casos especiales pastorales no conviene dramatizar en exceso. En cualquier caso es importante tener en cuenta la parábola de la cizaña, pues es muy difícil distinguir en cada caso lo que hay detrás de cada situación.
Hay que procurar sobremanera no caer en respuestas simples que minimizan la situación; o con exigencias legalistas, que normalmente sólo ofrecen una preparación a los sacramentos en términos intelectuales.
Lo más acertado es presentar la imagen de una Iglesia amiga, que les ofrece a todos motivaciones claras, métodos respetuosos, un clima comunitario amistoso y significativo, que anima y no aleja.
No actuar, por tanto, a la defensiva, porque algunos no quieran o no sepan acoger nuestro talante. Hemos de saber aceptar el riesgo de la derrota y la banalización de nuestra actitud y nuestros argumentos, pues éstos se basan en la benignidad y la gratuidad, que son connaturales a la propuesta de la fe.
Ya que la Iglesia no puede dejar de ser conciencia crítica en medio de la sociedad, no habrá nunca de confundir la acogida, el acompañamiento, la comprensión y el cariño para toda persona con la dejación de las responsabilidades y exigencias que su misión comporta.

Criterios para ser acogedores con los demás

La exigencia crítica del evangelizador no se contrapone con la actitud comprensiva, Más aún, será más comprensivo cuanto más crítico haya sido ante el mal. La comprensión emana de la actitud de perdón que Dios mantiene con su pueblo

Talante acogedor:
Este talante debe manifestarse a través de la disponibilidad, hospitalidad, amor servicial y gratuidad: "La obra de la evangelización supone, en el evangelizador, una amor fraternal siempre creciente hacia aquellos a los que evangeliza" (E.N. 79).
Acoger con una sonrisa, sabiendo dar explicaciones con respeto y calma, incluso cuando sea preciso rectificar informaciones equivocadas. Hay que tener en cuenta que muchos de los que se acercan a nosotros llegan a un ambiente al que están poco habituados y ante el que sienten cierta timidez y falta de familiaridad.
Capacidad de diálogo y respeto: Tener una actitud de escucha, en especial, para con aquellos que se sienten no escuchados, sabiendo que es necesario mantener un "respeto a la situación religiosa y espiritual de la persona que se evangeliza. Respeto a su conciencia y a sus convicciones, que no hay que atropellar" (E.N. 79).
Actuar desde el diálogo constructivo, respetando la diversidad de los carismas y movimientos hacia dentro y hacia fuera. Desde el diálogo hemos de buscar la verdad: "de todo evangelizador se espera que posea el culto a la verdad, puesto que la verdad que él profundiza y comunica no es otra que la verdad revelada y, por tanto, más que ninguna otra, forma parte de la verdad primera que es el mismo Dios. El predicador del Evangelio será aquel que, aún a costa de renuncias y sacrificios, busca siempre la verdad que debe transmitir a los demás. No vende ni disimula jamás la verdad por el deseo de agradar a los hombres, de causar asombro, ni por originalidad o deseo de aparentar. No rechaza nunca la verdad. No oscurece la verdad revelada por pereza de buscarla, por comodidad, por miedo. No deja de estudiarla. La sirve gratuitamente sin avasallarla" (E.N. 78,2).
Con humildad y educación:
Actuar desde la pobreza compartida, como hermanos vulnerables que conocen y son conocidos, cuidan y son cuidados, que necesitan de las personas tanto como las personas necesitan de ellos. Dispuestos a confesar nuestra fragilidad y a pedir perdón, si fuera preciso, a aquellos a quienes se ofrecen sus servicios ministeriales.
Pedagogía motivadora:
Saber reconocer y despertar el bien profundo que hay en el corazón de la gente y el ansia y la necesidad de Dios que, consciente o inconscientemente, hay en muchos. El amor estimula lo mejor que hay en el indivíduo.
Mirar la realidad con ojos caritativos, pacientes, misericordiosos, amistosos y cordiales:
"Animad a los apocados, sostened a los d;ebiles, sed pacientes con todos. Mirad que nadie devuelva a otro mal por mal, esmeraos en hacer el bien unos con otros y a todos" (I Tes. 5,13-15).


Pertenecen al Programa Internacional Católico de Evangelización

Jóvenes de nueve países realizan una experiencia evangelizadora en Badajoz

A lo largo de una semana ha tenido lugar en Badajoz, en diferentes comunidades cristianas, especialmente en la parroquia de la Concepción, en los colegios de N.S. de Guadalupe, de los Maristas y de los Salesianos, en el Centro Penitenciario y en la Casa de la Iglesia, diversos actos de evangelización llevados a cabo por una veintena de jóvenes de 9 países, pertenecientes al Programa Internacional Católico de Evangelización (ICPE), con sede en Malta, y vinculado a la Renovación Carismática Católica.
Según ha señalado a nuestra revista Enrique Ferrer, uno de los responsables de la Renovación Carismática en nuestra diócesis y el que ha acompañado e introducido al grupo en la capital pacense, se trata "de una experiencia en que se toca la verdad del Evangelio. El Señor quiere movernos el corazón para que salgamos a evangelizar."

Práctica evangelizadora

La evangelización ha sido el tema y la práctica llevada a cabo en las diferentes intervenciones del grupo de ICPE, mediante relatos de testimonios de vida, charlas, balet, mímica, etc. Incluso anunciando a Jesús en las calles donde los jóvenes de Badajoz se concentra en la llamada "movida nocturna".
En todos los escenarios el componente juvenil no sólo fue mayoritario en los evangelizadores, sino también en los asistentes. "Lo que hacen estos jóvenes, señala Enrique Ferrer, es proclamar lo esencial del Evangelio: que Jesús nos ha salvado, que El viene a nuestras vidas y está deseoso de que le abramos la puerta del corazón ."
El grupo del ICPE está formado por personas dedicadas a tiempo completo a la evangelización y que organizan cursos de formación de cinco meses de duración en los que preparan a gente proveninete de todo el mundo y que quieren dedicar un tiempo de sus vidas a la evangelización.
Desde el año 1989 en que se inició este Programa Internacional Católico de Evangelización, han sido más de 100.000 personas aquellas con las que se ha mantenido algún encuentro evangelizador en numerosos países del mundo, siendo la de los pasados días en Badajoz, la primera que llevan a cabo en España. Actualmente son 60 las personas (icluidas familias completas) las que se dedican de manera plena a este proyecto evangelizador que cuenta con tres centros: en Alemania, en Nueva Zelanda y en Malta.


Anuario Pontificio 1997

Aumenta el número de sacerdotes en el mundo

El Cardenal Secretario de Estado Angelo Sodano ha presentado al Santo Padre la edición del Anuario Pontificio de 1997. La Santa Sede estableció nuevas relaciones diplomáticas con las Repúblicas de Tadjikistan, de Turkmenistan y de Sierra Leona. En 1996 se nombraron 161 obispos, siendo el número total de 4.224. Ese mismo año, el número de sacerdotes era de 404.750, 289 más respecto a 1995. El aumento corresponde íntegramente a los sacerdotes diocesanos, ya que los sacerdotes religiosos disminuyeron en 593. Las 8.800 ordenaciones sacerdotales de 1996 superaron en casi 800 el número de sacerdotes fallecidos ese año. Los diáconos permanentes aumentaron un 5,3% respecto al año precedente. Por vigésimo año consecutivo se incrementó el número de seminaristas inscritos en cursos de filosofía y de teología.


Para los obispos, los problemas con la asignatura de Religión siguen pendientes

Ante la reciente sentencia del Tribunal Supremo, de 31 de enero de 1997, sobre la enseñanza de la Religión en la escuela, y la interpretación dada por algunos medios de comunicación, se ha creado un clima de confusión e inquietud en muchos padres de familia. La Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis ha creído oportuno hacer algunas reflexiones para dar a conocer a la opinión pública, en primer lugar, que el recurso dirimido por la sentencia no fue planteado por ningún organismo de la Conferencia Episcopal Española, sino por dos asociaciones y una persona particular.
La Sentencia del Tribunal Supremo, especifica la Comisión Episcopal, se limita únicamente a constatar que los artículos por los que se regula la enseñanza religiosa escolar, no vulneran los derechos fundamentales en dos supuestos concretos: que las enseñanzas alternativas a la Religión deban referirse exclusivamente a contenidos morales y que dichas enseñanzas sean necesariamente objeto de evaluación.

Cuestión no zanjada

Lo que si hacer constar expresamente la sentencia es que no se juzga sobre la relación de estos temas con el Acuerdo entre la Santa Sede y el Estado Español sobre enseñanza y Asuntos Culturales, de 3 de enero de 1997l. Por tanto, la posibilidad de que se está incumpliendo tal Acuerdo sigue siendo una cuestión aun no zanjada.
En todo caso se debe asegurar el carácter de la enseñanza de la Religión católica como área o materia equiparable a las áreas o materias del currículo, el respeto a la libertad de los alumnos para que pueda optar por la enseñanza de la Religión en todas las etapas y la no discriminación de ningún alumno por el hecho de optar o no por la enseñanza de la Religión.
Y se termina puntualizando que la correcta aplicación de esta sentencia no modifica el actual funcionamiento de la enseñanza de la Religión católica en la escuela y por consiguiente, la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis mantiene los planteamientos que en repetidas ocasiones ha manifestado sobre el particular.


Badajoz: Misión popular en las parroquias de Nuestra S. de Gracia y San Pedro de Alcántara

Como ya ocurriera el pasado mes de enero en las parroquias pacenses de san Andrés y San Roque, ahora le ha tocado el turno de la celebración de la misión popular a las de Nuestra Señora de Gracia, en la barriada de Antonio Domíngez, y a la de San Pedro de Alcántara, en la barriada de la Suerte de Saavedra, en las que está teniendo lugar en estas semanas la experiencia evangelizadora dirigida por el equipo misionero de la comunidad claretiana de Almendralejo, del que forman parte cinco sacerdotes, un matrimonio y una religiosa.
La etapa de misión que ahora se está desarrollando en la parroquias de Nuestra Señora de Gracia y en la de San Pedro de Alcántara es la fase central de la misión. En la primera de ellas comenzó el día 20 y terminará el día 9 marzo, y en la segunda el día 24 y durará hasta el día 19 de marzo.
Durante dos semanas se lleva a cabo un gran programa de renovación religiosa que abarca desde escuelas de oración, la eucaristía, la celebración de la penitencia y las distintas celebraciones religiosas, hasta la evangelización directa de puertas a fuera del templo, en la calle de estos nuevos barrios pacenses, a través de las llamadas asambleas familiares, que son reuniones en las que un vecino acoge en su casa diariamente a otro grupo de vecinos y juntos oran, reflexionan sobre las exigencias de la fe cristiana y comparten sus experiencias e inquietudes, bajo la guía de un monitor, fomentando así el sentido comunitario. Son unas 75 las asambleas familiares que están funcionando en la parroquia de N.S. de Gracia y en la de San Pedro de Alcántara, al cierre de nuestra revista, unos 70 vecinos han ofrecido sus casas para tener en ellas asambleas familiares.
La segunda semana de la misión estará centrada en la presentación de Cristo como Salvador del mundo, tema que este año cobra una particular actualidad al ser el dedicado a Él dentro de la preparación del Gran Jubileo Cristiano del Año 2000. Se celebra también el llamado pregón misionero, cargado de ricos símbolos y la celebración de la Penitencia.
En estos días de la misión se van a tener encuentros con los distintos niveles de edad que componen la comunidad parroquial: jóvenes, niños, Tercera Edad, matrimonios, exponiéndoles lo fundamental del mensaje cristiano y animándoles a colaborar en la vida de la parroquia. Previamente a esta fase central, estas parroquias han tenido la pre-misión o etapa preparatoria que iniciaron en enero de 1995 y ha durado hasta ahora. En ella un grupo de seglares se han ido formando para ser agentes de evangelización, se han visitado todos los domicilios del barrio y se ha elaborado un informe sobre la realidad religiosa y social de la parroquia, para que así la acción evangelizadora de la misión esté orientada a la problemática concreta y real del barrio.
Estas misiones populares están encuadradas dentro de las que se llevan a cabo en el arciprestazgo de San Juan de Ribera. La próxima parroquia en la que tendrá lugar será en la de la Santísima Trinidad en la Carretera de la Corte, donde comenzará el día 10 de abril.

Etapa preparatoria

Previamente a esta fase central, estas parroquias han tenido la pre-misión o etapa preparatoria que iniciaron en enero de 1995 y ha durado hasta ahora. En ella un grupo de seglares se han ido formando para ser agentes de evangelización, se han visitado todos los domicilios del barrio y se ha elaborado un informe sobre la realidad religiosa y social de la parroquia, para que así la acción evangelizadora de la misión esté orientada a la problemática concreta y real del barrio.
Estas misiones populares están encuadradas dentro de las que se llevan a cabo en el arciprestazgo de San Juan de Ribera. La próxima parroquia en la que tendrá lugar será en la de la Santísima Trinidad en la Carretera de la Corte, donde comenzará el día 10 de abril.


Opinión

El sentido de autoridad

Tienen razón los que se quejan de que cada vez es más débil en nuestra sociedad el sentido de la autoridad. Es verdad que ha cambiado radicalmente el modo de ejercerla y, naturalmente, también el modo de reconocerla y aceptarla; pero una cosa es eso y otra muy distinta la baja aceptación que tiene este valor tan necesario para la convivencia social. La familia, la escuela y las autoridades públicas están sufriendo esta pobre cotización de la autoridad.
En concreto, ante éstas últimas los ciudadanos tenemos derecho a discrepar de sus acciones y decisiones y a mostrar esa discrepancia a través de los cauces de participación que las instituciones democráticas prevén. Pero nuestro legítimo derecho a desacuerdo ha de ser compatible con el "deber de dar a la autoridad los honores que le son debidos y de rodear de respeto a las personas que la ejercen" como dice el Catecismo de la Iglesia Católica. Es necesario establecer esta diferencia entre las decisiones que toman y la función que realizan para que no se vea dañado el necesario valor de la autoridad.
Esto es exigible de un modo especial a los medios de comunicación, por su ejemplaridad para los demás ciudadanos. No es correcto llegar a la descalificación personal e institucional en la discrepancia de las decisiones, como tampoco lo es la ironía corrosiva que sistemáticamente ridiculiza. Los que así actúan no se dan cuanta de que de este modo no sólo destruyen al "enemigo", sino que también destruyen poco a poco el valor que sostiene la función pública que realizan.
Amadeo Rodríguez


Página litúrgica

Celebramos el III Domingo de Cuaresma

Palabra de Dios:

Libro del Exodo, 20, 1-17

El Señor pronunció las siguientes palabras: Yo soy el Señor, tu Dios, que yo saqué de Egipto, de la esclavitud.
No tendrás otros dioses frente a mí.
No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso. Porque no dejará el Señor impune a quien pronuncie su nombre en falso.
Fíjate en el sábado para santificarlo,
Honra a tu padre y a tu madre: así se prolongarán tus días en la tierra, que el Señor, tu Dios, te va a a dar.
No matarás.
No cometerás adulterio.
No robarás.
No darás testimonio falso contra tu prójimo.
No codiciarás los bienes de tu prójimo: no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de él.

Salmo 18, 8, 9, 10, 11

R. Señor, tú tienes palabras de vida eterna.
La ley del Señor es perfecta/ y es descanso del alma;/ el precepto del Señor es fiel/ e instruye al ignorante.

Carta de S. Pablo a los Corintios 1, 22-25

Hermanos: Los judíos exigen signos, los griegos buscan sabiduría.
Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los griegos; pero para los llamados a Cristo đjudíos o griegosđ: fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Pues lo necio es más sabio que los hombres; y lo débil es más fuerte que los hombres.

Evangelio según san Juan 2, 13-25

En aquel tiempo, se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: "Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre".
Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: "El celo de tu casa me devora". Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: "┐Qué signos nos muestras para obrar así?".
Jesús contestó: "Destruid este templo, y en tres días lo levantaré".
Los judíos replicaron: "Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ┐y tú los vas a levantar en tres días?"
Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.
Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque El sabía lo que hay dentro de cada hombre.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

3, lunes: 2Re 5, 1-15a; Lc 4, 24-30.
4, martes: Dan 3, 25, 34-43; Mt 18, 21-35.
5, miércoles: Dt 4, 1, 5-9; Mt 5, 17-19.
6, jueves: Jr 7, 23-28; Lc 11, 14-23.
7, viernes: Os 14, 2-10; Mc 12, 28b-34.
8, sábado: Os 6, 1-6; Lc 18, 9-14.
9, domingo: 2Cro 36, 14-16, 19-23; Ef 2, 4-10; Jn 3, 14-21.


Comentario

Examen de conciencia

En el corazón de la Cuaresma, las lecturas nos invitan a revisar nuestro propio vivir como algo muy conforme con este tiempos litúrgico. El evangelio termina con una frase que nos descubre la urgente necesidad de tal tarea: "(Jesús) no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque el sabía lo que hay dentro de cada hombre". Sí, podemos estar engañándonos estúpidamente al abrigo del aturdimiento que produce el ajetreo de cada día, por eso es necesario que nos examinemos a la luz la Palabra para vernos como nos ve el Señor.
El texto del Éxodo nos propone lo que llamamos el "decálogo". En realidad, en un tono categórico, nos presenta una serie de preceptos que abarca un campo amplísimo de conducta, pero en un contexto muy personalísta. Son las "palabras" que el Señor dirige a todos los que quieran vivir la alianza con Él. Su lectura puede descubrirnos lagunas importantes en nuestra vida cristiana y nos acerca a las fuentes, sin el eco de tantas interpretaciones como llegan a nosotros.
San Pablo aporta un criterio para enfocar nuestro análisis de la realidad y alcanzar una escala de auténticos valores: "Lo necio de Dios es más sabio que los hombres; y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres". Está claro que no es oro todo lo que reluce en nuestros juicios de valor.
San Juan añade la nota cristológica a nuestro examen de conciencia al presentarnos la perdurabilidad de lo cristiano: "Destruid este templo, y en tres días lo levantaré". Sólo desde la fuerza salvadora de la resurrección de Cristo podemos encontrar la medida exacta de las exigencias evangélicas.
Antonio Luis Martínez


Santoral

3 de marzo

Emeterio y Celedonio (s. III)

El hecho, canónicamente justo, de preservar los derechos históricos de las sedes episcopales, hace que, cuando varias cercanas se unifican, las diócesis terminen con nombres similares a los de las líneas de autobuses interurbanos. Así, "Santo Domingo de la Calzada-Calahorra-Logroño" es el autobusero nombre de la Iglesia particular plantada en La Rioja. Esta tierra de buen vino dio fruto martirial en las personas de Emeterio y Celedonio, soldados romanos de la Legión VII Gémina.
La gran polémica paleocristiana fue la consideración del Bautismo por encima de la Circuncisión judía. Aclarado đno sin tensionesđ este punto, los cristianos han de encontrar que su religión choca con no pocos preceptos de las leyes civiles y militares: estaba claro que los sacrificios comunitarios a los dioses y a las estatuas imperiales eran un acto de idolatría. Muchos pagaron con su vida el universalismo de su fe, tan antijudío, o el exclusivismo de su creencia en un sólo Dios, tan antipagano.
Los cristianos sabemos que nuestra salvación es para todos, no sólo para una raza, y conocemos que nuestro Dios, por único, no admite ofrendas a los ídolos. Por eso murieron Emeterio y Celedonio, soldados que, al ofrecerse, aseguraron: "Ya es hora de dar a Dios los que es de Dios". Calahorra los guarda en la Catedral y los tiene por patronos de una diócesis con nombre de línea de autobuses.
Manuel Amezcua


Santos de la semana

3, lunes: Marino, Asterio,Emeterio, Celedonio, Anselmo.
4, martes: Casiano, Adriano, Humberto III, Cristóbal Bales, Capitón.
5, miércoles: Lucio, Eulogio, Focas, Hadriano.
6, jueves: Marciano, Victoriano, Olegario, Rosa, Inés.
7, viernes: Perpetua, Felicidad, Eusebio, Eugenio, Teresa Margarita.
8, sábado: Juan de Dios, Cirilo, Verecundo de Irache.
9, domingo: Francisca Romana, Paciano, Catalina.


Contraportada

Los seminarios de Badajoz y Jaén (Perú): un hermanamiento con futuro

La Iglesia celebra hoy en España la Jornada dedicada a Hispanoamérica, en concreto a mirar la responsabilidad misionera que tiene contraída nuestra nación con el Nuevo Mundo al que no sólo descubrió, sino que llevó la luz del Evangelio, mediante una de las proezas misioneras más grandes de la historia y en la que Extremadura ha tenido un protagonismo de primer orden a lo largo de cinco siglos y que continúa hoy a través de numerosos misioneros de nuestra tierra que misionan en los países de América Latina. Entre ellos están 14 sacerdotes diocesanos, enviados por nuestro Arzobispo como señal de comunión con aquellas diócesis latinoamericanas.
Las formas de colaboración que hay establecidas son muy variadas y de ellas hemos dado cuenta con frecuencia desde estas páginas. Pero hay una que por su importancia de cara el futuro, traemos hoy: el hermanamiento entre el Seminario de Badajoz y el del Vicariato Apostólico peruano de Jaén, en el que estudian seminaristas mayores de 5 demarcaciones eclesiásticas. Allí se trasladan cada verano para impartir clases algunos profesores del Seminario pacense, en concreto lo han hecho hasta ahora Ricardo Cabezas, Luis Maya, Fermín Muñoz, y sobre todo, José Moreno Losada.
En estos pasados días devolvía visita el vicerrector del seminario peruano, el jesuita P. Miguel Cuevas, con quien conversamos para nuestros lectores.
R.┐A qué es debido su paso por Badajoz?
P.Desde hace cuatro años estamos recibiendo en el Seminario de Jaén (Perú) la colaboración de los profesores del Seminario de Badajoz, por eso el sentido de mi presencia en esta capital es, en primer lugar, agradecer a la Archidiócesis de Mérida-Badajoz esta colaboración que nos presta, este hermanamiento entre ambos seminarios; en segundo lugar he venido para hacer expresar la importancia y el valor que nosotros damos a esta colaboración porque supone un apoyo desde el punto de vista académico. Pero no es ese el único aspecto: hay otra colaboración más importante como puede ser el intercambio de experiencia entre los formadores, lo cual permite tomar el pulso a lo uno realiza para ver si realmente uno va por un camino adecuado.Hay, además, otro aspecto muy importante de cara a los seminaristas de allá y es que al tener aquellas jurisdicciones eclesiásticas muy poco clero diocesano autóctono, lo seminaristas ven curas diocesanos como los de Badajoz que sacan adelante su diócesis.

Ejemplo de los curas diocesanos

P.┐De dónde eran entonces los sacerdotes que tenían?
R.Sobre todo extranjeros, muchos religiosos. Por eso le decía que para los seminaristas recibir de los sacerdotes de Badajoz que van allá a dar clases un testimonio de sacerdotes diocesanos bien formados que viven con alegría su ministerio sacerdotal. Este último aspecto de la colaboración entre los dos seminarios lo valoramos mucho.
P.┐En qué consiste concretamente la colaboración académica que les presta el Seminario de Badajoz? R.Fundamentalmente en el apoyo académico ya que son profesores de Seminario de acá que van a Perú a dictar cursos de manera intensiva durante los meses de agosto y septiembre, aprovechando las vacaciones. Los profesores que hacen este servicios sacrifican así una parte de sus vacaciones.

Prestación social sustitutoria

P.┐La colaboración se reduce sólo al envío de profesores?
R.Estoy también aquí para estudiar otras posibles vías de colaboración en otros terrenos, sin olvidar el académico donde hay que estudiar si es posible que también se haga en otras fechas, con periodos de tiempo quizá más largos. No hay que dejar fuera tampoco cuestiones económicas como pueden ser ayudas para el pago de la pensión de los seminaristas. Incluso con los propios seminaristas de Badajoz estamos viendo la posibilidad de que realicen en Perú alguna prestación social sustitutoria del Servicio Militar al terminar sus estudios. Se está haciendo con otros profesionales comos son médicos, ingenieros.
P.Supongo que será muy diferentes los seminaristas de Jaén y los de Badajoz╔
R.Los seminaristas del Seminario de Jaén proceden de clases sociales muy sencillas, muy populares y pobres. Al Seminario mayor llegan de lo distintos pre-seminarios que tienen las diócesis o jurisdicciones eclesiásticas. En este pre-seminarios, los muchachos que han terminado sus estudios secundarios, tienen un año de preparación o discernimiento antes de pasar al Seminario Mayor de Jaén. Esa extracción pobre tienen además en Perú otras dificultades añadidas que inciden en el proceso formativo, como puede ser las difíciles situaciones familiares que muchos de estos chicos viven. A este respecto baste señalar un dato: según un estudio de la Conferencia Episcopal peruana, el 60 por ciento de los niños que nacen en el Perú no lo hacen en el seno de una familia establemente constituida, sino en familias desestructuradas. Otra de las dificultades formativas es el bajo nivel académico de allá que es estructural a todo el país.
P.Con esas carencias, ┐no puede ser considerado el entrar en el Seminario y hasta el mismo sacerdocio como una promoción social ?
R.En la realidad social del Perú sí supone todavía un cierta promoción. Pero aunque el papel social del sacerdote sea todavía relevante, hay al mismo tiempo un rechazo fuerte de las familias peruanas a que los hijos sigan la vocación sacerdotal. Es un contracte curioso, pero es real.
P.Vayamos a lo positivo╔
R.En este sentido hay una religiosidad popular muy fuerte, que constituye la base de la que tenemos que partir para la formación; hay además un gran interés de los chicos por formarse. Todo esto nos permite realizar nuestro trabajo formativo con esperanza╔

Ayuda económica

P.┐Perciben estos seminaristas peruanos que ellos van a ser precisamente ellos quienes recojan el relevo de responsabilidades en sus diócesis, como sacerdotes autóctonos o nativos ?
R.Sí lo entienden así y además nosotros se lo hemos inculcado. Para los que somos de fuera, nuestra labor allá es transitoria y vamos de hecho incorporando sacerdotes peruanos en el equipo de formadores del Seminario. También han visto que en el Vicariato de Jaén todas las parroquias han pasado ya a ser regidas por el clero diocesano. El que ellos vayan asumiendo todas las tareas ministeriales es uno de los objetivos que nos guía en nuestro trabajo.
P. Dada la situación del Perú, económicamente no andarán ustedes muy desahogados en el Seminario de Jaén.
R. Pienso que sería muy positivo todos los cauces de ayuda económica que se puedan abrir para ayudar a nuestros seminario, por ejemplo mediante la financiación de becas para seminaristas. Los mismos profesores que van desde el Seminario de Badajoz, podrían hacer un seguimiento concreto de esas ayudas.

José María Gil


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org